madre piedad y el colegio de soncillo .pdf



Nombre del archivo original: madre piedad y el colegio de soncillo.pdf
Título: Microsoft Word - Madre Piedad y el colegio de Soncillo.doc
Autor: Administrador

Este documento en formato PDF 1.3 fue generado por PScript5.dll Version 5.2 / GNU Ghostscript 7.05, y fue enviado en caja-pdf.es el 03/12/2020 a las 11:12, desde la dirección IP 85.84.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 85 veces.
Tamaño del archivo: 6.8 MB (30 páginas).
Privacidad: archivo público



Vista previa del documento


BEATIFICACIÓN DE MADRE PIEDAD
Con su fe sublima lo sencillo, lo de cada día...
Al recordar a Madre Piedad con motivo de su Beatificación, el día 21 de marzo de 2004 por el
Papa Juan Pablo II en la Basílica de San Pedro en Roma, se agolpan algunos recuerdos y datos
de su vida relacionados con el pueblo. Naturalmente que todo ello con la satisfacción de su
presencia. Era un alma grande, capaz de trasformar lo sencillo en obras agradables a Dios,
siempre en beneficio del pobre y del necesitado. El Papa lo reconoce con su beatificación, y nos
dice que fue verdad, que su vida trascurre en la humildad y santidad, y que Madre Piedad vive y
que está con nosotros. El milagro de su presencia espiritual, pero real, ha sido posible gracias a
su muerte que ha trasformado su vida. Ya es como los árboles de hoja perenne, capaz de cobijar
bajo sus ramas a quienes buscan su protección. Con su nacimiento se inició su trayectoria y no se
quedó en el kilómetro X-X del camino con su muerte. Todo lo contrario fue su segundo y
definitivo nacimiento. Desde esta situación se hizo contemporánea de todos los hombres, de
todos los lugares y de todos los tiempos. La razón es bien sencilla, su beatificación nos afirma
que está junto a Dios y por Él, junto a nosotros en el camino.

Madre Carmela, el Presidente del Patronato y un grupo de vecinos de Medina de Pomar el día de
su beatificación
Así, con esta cercanía, se nos presenta como ejemplo y modelo. Nos enseña que su vida fue
una entrega a Dios en el servicio de los más pobres y sobre todo como un testigo de esperanza.
Esta fue su tarea, su proyecto, humilde y sencillo, sin que se produjeran acontecimientos
extraordinarios, ni de milagros, ni de profecías. Eso sí, desde la mañana hasta la noche
convirtiendo su trabajo en oración al realizarlo en el nombre de Dios. Al igual que los apóstoles
lo hicieran en el mar de Tiberíades, después de una noche aciaga de redes vacías, cuando San
Pedro le dice a Jesús: “En tu nombre echaré las redes” (Lc 5, 5), ahí estaba el secreto de su
rendimiento.
Bien sabía ella que al obrar así quedaba todo en manos de Dios, que su trabajo estaba
cualificado y que su eficacia a la hora de los frutos podía multiplicarse. Cualquier tarea para ella
era un encargo de Dios. Quisiera ser intérprete, con humildad y con su venia, de esas
encomiendas:
1





Me mostraste, Señor, una mesa vacía y me dijiste llénala de pan.
Me mostraste otra mesa vacía y me dijiste llénala del pan de la enseñanza.
Me mostraste, Señor, un campo estéril, de dolor, de pobreza, de soledad... y me dijiste
llénale de alegría, compañía, curación de los cuerpos y almas.
Himno de La Liturgia de las Horas

Esa era su disponibilidad en las manos de Dios, el ese “aquí estoy para hacer tu voluntad” que
tantos recuerdos buenos nos evoca. Responde a la ejecución de sus carismas que había recibido
del cielo, como un regalo de Dios, que debía llevar a donde faltara enseñanza o asistencia al
pobre necesitado. Pero a su vez bien sabía que esos carismas eran demasiado poco si no estaban
asistidos por el amor y la caridad. Por tanto vivir para ella es amar. Enseñar para ella es amar.
Este es el reto que le esperaba. Y todo esto contando siempre con la Divina Providencia ¡Vaya si
tenía que contar! Al fin llegaban los medios. Es comprensible que para realizarlo debía estar
llena de Dios y a la vez vacía de sí misma, pero en esa aparente contradicción radicaba toda su
fuerza, había asimilado y cumplía bien el consejo del Señor “todo el que quiera venir en pos de
mí, niéguese a sí mismo, cargue con su cruz y sígame” (Lc 9, 23). Ahora descubrimos el porqué
de su nombre DE LA CRUZ. Sencillamente es el hecho. Lo contrario hubiera sido una
incoherencia.
Madre Piedad es un ejemplo de virtudes cristianas y religiosas. Para ello debe estar enamorada
del Corazón de Cristo y de María, Madre de Misericordia. De ella ha aprendido lo de esclava -lo
de servir-, y sigue sus pisadas. Es el modelo para todos de una vida santa, por su austeridad, su
oración y su fe.
Entre los distintos lugares a donde Madre Piedad llegó, tuvieron la gran suerte los habitantes de
este pueblo, que ella de una manera providencial y generosa aceptara la encomienda de hacerse
cargo del colegio. Estaba cerrado y había que reabrirlo de nuevo con las hijas de su
congregación. En esta tarea la vamos a ver pisando las calles del pueblo de Soncillo.

2

En la imagen se ven todas las partes comprometidas. Su trama se desenvuelve en el amor y desde
el amor y la mesa se encuentra al completo, unos niños a punto de aprender, unos ancianos
necesitados de compañía y a Madre Piedad le espera servirla y ahora a su Congregación.

EL COLEGIO DE LA ASUNCIÓN

3

Al recordar algunos de los pasos y acontecimientos que en el pueblo y la parroquia se han
venido sucediendo no podía faltar lo que fue característico e importante por los muchos frutos
que dio: EL COLEGIO DE LA ASUNCIÓN, de enseñanza primaria de niñas. En aquellos años
en los que todo estaba marcado por la necesidad y carencia de medios para satisfacer algo, al
referirse a la enseñanza de las niñas, podemos hablar de una excepción impensable, pero así fue,
al disfrutar del colegio que satisfizo uno de los problemas más importantes que tenían todos los
pueblos como eran el de la educación. Muchos de ustedes fueron testigos de aquella situación.
Simplemente con decir, que faltaban mesas, sillas, que no podían situarse, ya está dicho todo. Es
cierto que fueron los años más crecidos. La matrícula era de 100 niños para el maestro y de niñas
alguna más. Con este panorama resuelto, el pueblo podía cantar victoria, y decir que la
educación era casi un lujo a su alcance.
Durante todo el siglo XIX y más de la mitad del siglo XX, debido a muchas causas que no es el
caso referirlas, el Estado de la Nación era incapaz de atender las necesidades más elementales de
las personas. Durante todo el siglo pasado, harto tuvimos los españoles con tirarnos los trastos,
con la inmediata repercusión del abandono de dos aspectos fundamentales de la vida: la
enseñanza y la asistencia a las personas mayores.
Ante esta realidad de amplia pobreza por doquier, hubo personas providenciales, con un
sentido más allá de lo normal, extraordinario, que iluminado por el amor cristiano no sólo
detectaron estas lagunas de pobreza y miseria, sino que pusieron todo lo que estaba a su alcance,
incluso sus propios medios materiales para suplirlas. En la cresta de la nada, bien se podían ver
el abandono de algunos ancianos, la desatención de los niños y el dolor de los enfermos. Algo
común a toda España. A su vez, en este pequeño lugar se dejan ver dos mujeres muy grandes:
DOÑA FRANCISCA GÓMEZ-SALAZAR Y LUCIO DE VILLEGAS
Construye la casa-colegio
Y
MADRE PIEDAD DE LA CRUZ ORTIZ REAL
Fue el alma del colegio
“Una mujer hacendosa, ¿quién la encontrará?” (Pr 31, 10).
“Difícil es hallarla, pero difícil es también ignorarla” (San Agustín).
Ambas de feliz memoria y recuerdo para el pueblo. La primera unida a Soncillo por ser el lugar
de nacimiento de su padre, Don Juan Ángel, que contrae matrimonio con Doña Basilisa, de
Arija. Es en este pueblo donde ella nace en el año 1.835.
Preocupada e inquieta por estas carencias que hemos referido y aumentadas por un buen
número de habitantes que habitan los pueblos –este lugar alcanza las mil personas-, se decide
construir una casa colegio para Soncillo y Arija. Lo hace a sus expensas. Compra el terreno
necesario para la edificación y los patios de juego y le dota del mobiliario de enseñanza. Juzga
necesaria una capilla y la hace porque es consciente del sentido espiritual de la persona, que no
debe abandonarse.
Según la placa recordatorio que estaba colocada en el interior de la casa frente a la escalera
principal dice que la inauguración fue el día 12 de octubre de 1.894. Sin embargo en la
documentación del archivo parroquial consta que empieza a funcionar debidamente un año más
tarde, el día 2 de septiembre de 1.895. Para ello ha habido que realizar todos los trámites previos
de la constitución del Patronato que tutelará la Fundación benéfico-docente de Doña Francisca
Gómez Salazar. Es el Presidente de la Obra Pía del Colegio de la Asunción el señor Arzobispo
4

de Burgos, a la sazón Don Gregorio Mª Aguirre. A su vez fue el encargado de tramitar ante el
ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes toda la documentación necesaria.
Durante los primeros años de su actividad se encargan de la enseñanza las Hijas de la Caridad
que de una manera sacrificada en el ejercicio de su misión hicieron bueno el colegio durante más
de trece años. Transcurrido este período surgen una serie de problemas que darán lugar a una
crisis profunda y traumática en el pueblo con la consecuencia de que las cuatro religiosas que
forman la comunidad deciden su abandono el día 12 de diciembre de 1.908 y el 22 del mismo
mes entregan las llaves del colegio.
Un año antes, el día 27 de julio de 1.907, moría Doña Francisca, fundadora de la Casa Colegio
en el pueblo de Nofuentes de Cuesta Urria, acogida por las religiosas en el convento de clausura
M.M. Clarisas, donde ella quiso terminar su vida en la oración y en la esperanza del encuentro
con el Señor. Fue otro motivo más que se suma a la mencionada crisis.
Formación de una comisión
Se nombra una comisión formada por el párroco, la junta vecinal administrativa del pueblo y 7
vecinos, padres de algunas niñas. De inmediato no se consigue nada y el colegio lleva
desaparecido 15 meses. Sigue comprometida la misma comisión y logra con su intervención que
el patronato ceda los locales de enseñanza del colegio. Se contratan unas maestras. Este trámite
se hace el día 7 de abril del año 1.910. El arreglo va a durar muy poco. Mientras, siguen en la
búsqueda de lo que consideran la verdadera solución: encontrar una comunidad religiosa que se
haga cargo del colegio con su fundación instituida en él.
Las conversaciones con distintas personas y algunas comunidades religiosas van a toda prisa y
es en este intervalo relativamente corto, desde el mes de abril hasta el día 2 de agosto del mismo
año cuando otra mujer providencial aparece en los diálogos con el mejor presentimiento de que
pueda solucionar el gran problema pendiente.

¿Quién es esta mujer?

MADRE PIEDAD DE LA CRUZ ORTIZ REAL
Como un pequeño homenaje recordamos los datos más importantes de su vida.
FAMILIA CRISTIANA. Nace en Bocairante (Valencia) el día 12 de noviembre del
año 1.842 en el seno de una familia cristiana. Es sencilla, humilde, paciente para
acercarse a quienes lo necesitan. Con su obra, también su persona permaneció oculta
ante los ojos de los poderosos.
FUNDADORA. Su vida es un reflejo de Dios. Tiene como consigna hacer lo que Dios
quiere y el camino recto es unir su voluntad a la de Dios. Decía “habremos llegado a
gran perfección, cuando nuestra voluntad esté unida en todo a la de nuestro Divino
Modelo”. Después de esta identificación al precio de su voluntad y valiéndome de la
imagen de un instrumento de música, Madre Piedad ya está preparada, afinada para
escuchar y tocar esa melodía de Dios que en aquel momento era la Fundación de las
Hermanas Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús, en el año 1.890, en el pueblo de
Alcantarilla (Murcia). A su biógrafa, Madre Teresa de Jesús Arribas, le cupo la
satisfacción de escuchar sus palabras a la pregunta de que si fue el Sagrado Corazón, le
responde “Lo vi con estos mis ojos”.

5

Vidriera que reproduce la visión espiritual que tuvo del Sagrado Corazón de Jesús
SERVIDORA DE LOS POBRES. Desde su fe descubre quienes son los preferidos
del Señor, porque nadie como ellos responden a su presencia. En este servicio se
desenvuelve toda su vida. Dirigida a la formación de la persona, según el dicho
“enseñándoles a pescar” y a asistir a los pobres, solos, enfermos, desafortunados...
SU CARISMA. La enseñanza. Le duele la lacra del analfabetismo de las gentes,
especialmente de los niños. Son pocos los que saben leer y escribir. Comprende la
magnitud del problema y desde la grandeza de su alma y de su fe en Dios se revela
contra él e intenta el remedio. La tarea que le espera es grande, confía en Dios. En todas
las fundaciones pide permiso para erigir una escuela dedicada a los niños pobres,
objetivo fundamental de su obra.
FUNDACIONES DE MADRE PIEDAD. Comienza su actividad fundadora. Toda su
vida se desenvuelve en esta tarea de recortar el abanico de las necesidades humanas
más elementales, manifestadas en esas mesas vacías de Dios, de salud, de acogida y de
enseñanza. Esperan su servicio que pasan por las distintas fundaciones que ella hace y
dirige. Se necesitan residencias, hospitales, colegios y personas cualificadas para
atenderlos. Crea colegios donde no hay. En ocasiones les suple con imaginación, pero
con los pies en el suelo, para que hagan las veces. Es el caso de la escuela dominical de
Alcantarilla.
He aquí algunas:
o En Puebla de Soto (Murcia), año 1.884, pone el fundamento de la congregación
de las Terciarias Carmelitas (desaparece en el año 1.890), dando lugar a dos
institutos religiosos, las Hermanas de la Virgen María del Monte Carmelo y las
Hermanas Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús de Alcantarilla. La Casa
Madre.
o Desde 1.884-1.889 gestiona la fundación del hospital de Caudete (Albacete) y el
hospitalillo de Casa Miñano (Murcia).
o En esta línea de hospitales a la que en algunos une también la enseñanza, funda
en Altea (Alicante) un hospital-colegio, año 1.901. En Villajoyosa (Alicante),
año 1.802, se hace cargo del hospital municipal de aquella villa y el año 1.903
6

las autoridades de Benisa (Alicante) le piden que atienda el hospital del pueblo
y se compromete a hacerlo.
o En Madrid realiza varias fundaciones:
Se hace presente en la clínica de Doctor Barajas en el año 1.908.
Otra de acogida de minusválidos y personas mayores que sufren gran
invalidez, el año 1.909.
Una tercera casa-cuna de los marqueses de Aledo el mismo año.
Siguieron después otras en distintos barrios de Madrid.
La cuarta es un asilo-colegio en el barrio de Tetuán, en el año 1.906.
Casa-asilo de Callosa de Ensarriá (Alicante), año 1.899.
En la provincia de Albacete, el asilo de la Roda, año 1.900 y un colegio de
niñas.
Casa-asilo-colegio, en Alhama (Murcia), año 1.907.
Colegio de la barriada del Mar, en Jávea (Alicante) y de una casa-asilo, año
1.907. Es un barrio de pescadores, tiene capacidad para que resida la
comunidad salesiana y en su entorno construye también la Iglesia abierta para
cuantos quieran.
También en Jávea, el año 1.895, funda la Casa del Calvario, donde las
hermanas atienden el santuario de Jesús Nazareno y a la vez un colegio.
Estas fundaciones son una pequeña muestra de lo que Madre Piedad fue realizando.
SU MUERTE. El día 26 de febrero de 1.916 muere como ha vivido, en perfecta
sintonía de su voluntad a la de Dios y con la satisfacción del deber cumplido. Antes de
morir advierte a las hermanas que su mortaja y honras fúnebres deben estar revestidas
de color blanco. El color de la alegría, porque es el día de su natalicio para el cielo y
por tanto es un día de gloria. Muere con fama de santa: “ha muerto la Madre de los
pobres”, decían algunos. Otros, el pueblo sencillo: “ha muerto la Madre santa”, y las
niñas huérfanas decían: “ha muerto nuestra Madre”.

Sentada en este sillón entregó su alma a Dios hecho hombre, quiso parecerse a Él, en la vida y en
la muerte. De pie, pisando tierra, como el centinela que aguarda la venida de su señor.
BEATIFICADA. Fue el reconocimiento de este natalicio el día 21 de marzo de 2004.
Previo otro reconocimiento duro, exigente de examen de pruebas, de testimonios
aportados por aquellas personas, testigos que la conocieron directamente en su vida y
7

evidencian con toda contundencia de verdad, que todo lo que dicen de su vida y de sus
obras es cierto y que Madre Piedad en el cuerpo y en el alma, era de Dios. Es lo que se
conoce con el nombre de la positio, y por si fuera poco, interviene el fiscal, conocido
coloquialmente en el ámbito de la Iglesia, como el abogado del diablo, por su misión de
acusador. En este campo, todo rigor es poco, para que el punto y final lo ponga el Papa
con su aprobación.

FUNDACIONES EN BURGOS Y PROVINCIA
Prosigue su actividad fundadora. ¿Quién lo iba a pensar que Madre Piedad viniera por aquí?
Pues así fue. Y así fueron los planes de Dios realizados por ella. Funda en este pueblo de
Soncillo, posiblemente es una de las últimas fundaciones de su vida, según el testimonio de sus
hijas, fue una fundación predilecta. Goza de su aprecio y cuando la visita, le agrada su estancia.
Más adelante y en el transcurso de la página veremos su proceso, sus datos, matices...
Las otras tres fundaciones, dos de enseñanza y una asistencial corresponden al pueblo de
Medina de Pomar. Sor Teresa de Jesús, biógrafa de la Madre, habla de ellas y dice: “El primero
de octubre de 1.920 nos hacemos cargo de una casa colegio y en la misma hidalga ciudad el día
23 de septiembre tomamos posesión del hermoso asilo-hospital de Nuestra Señora del Rosario”
En la actualidad recoge a 49 personas y su directora es Madre Carmela Marcos.
La tercera de las fundaciones es el colegio de San Apolinar. Es un barrio humilde y en su gran
mayoría, trabajadores de la RENFE. Hoy las Hermanas continúan esta misión enseñando a sus
alumnos a ser personas y vivir como personas cristianas.
Atienden el servicio y la enfermería de los Seminarios Mayor y Menor desde 1.924 hasta
1.972. Quien escribe cuando tenía 14 años fue testigo de este servicio al sufrir la enfermedad del
sarampión, de aquella Religiosa bajita, menudita, pero grande en su alma, que atendía la
enfermería. Si vive, que me perdone porque no recuerdo su nombre. A lo mejor ya no está
escuchando quejidos sino alegrías.
La congregación continúa su carisma
Como se puede apreciar por las fechas, estas tres últimas fundaciones son obra de sus Hijas, las
Hermanas Salesianas. Es como si Madre Piedad siguiera fundando, ya que su congregación
encarna su persona, su espíritu y su carisma. Es ella misma la que se ha perpetuado en el tiempo.
A todas las une en la raíz de su fundadora el vínculo transformante del amor. Moralmente son
una, de ahí que su congregación sea su presencia viviente. El Papa así lo reconocía en la homilía
de su beatificación. Éstas eran sus palabras: “Madre Piedad reunió a diversas jóvenes deseosas
de mostrar a los humildes y a los pobres el amor del Padre providente, manifestado en el
Corazón de Jesús, dando así vida a una familia religiosa”.
No necesita demasiada explicación. Unas imágenes del Evangelio lo ilustran. La del grano de
trigo que produce el ciento por uno (Mt 13, 1-9) y la de la semilla de mostaza (Mt 13, 31-32).
¡Vaya cómo estas imágenes reflejan y cumplen la obra de la Madre! Sólo han transcurrido unos
pocos años desde la primera fundación hasta su muerte y las comunidades salesianas atienden a
más de 1.000 niñas, pobres, desamparados o huérfanas. A 500 párvulos, a 200 ancianos y a 1.700
enfermos. Además se da trabajo y hogar a más de 100 jóvenes empleados en sus casas. No podía
ser menos, porque su fundadora en su nuevo estado de vida, es como el trigo bueno que
multiplica la cosecha. Es la Congregación de sus Hijas a las que acompaña y camina con ellas, a
la vez que sigue al frente del timón de su barquilla.
Es justo reseñar que en esta tarea de la máxima responsabilidad en la Congregación, la de
continuar haciendo posible el servicio de la mesa de la enseñanza y de la de los necesitados,
encontramos a 5 religiosas de estas tierras hidalgas, de la provincia de Burgos, como así le
gustaba llamarlas a Madre Teresa de Jesús Arribas, dirigiendo la Congregación. La primera, la
8

citada religiosa, que fue superiora durante 3 períodos. Desde 1.928 hasta 1.949. Madre Eulalia
García Tordable, natural de Avellanosa de Muñó. Elegida para dos períodos, 1.962-1.971. Madre
Teresa Arribas Andino, natural de Medina de Pomar y sobrina de la primera, superiora en otros
dos períodos, 1.977-1.988. Madre Rosario García, natural de Castrogeriz, fue superiora durante
los años 1.988-2.000. Y Madre Consuelo López, natural de Arroyuelo y actual superiora de la
Congregación.
Me gustaría añadir a la imagen de estas tierras hidalgas, lo de un suelo profundo de fe cristiana
muy hermanado con la Congregación.

Residencia Nuestra Señora del Rosario de Medina de Pomar
La Congregación en Hispanoamérica
Por si fuese útil para alguien, bien porque quiera conocer mejor la Congregación o porque
requiera algún servicio de ella anotamos las direcciones de sus casas:
HH. Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús


Paraguay
Chóferes del Chaco 248-Casilla 3111 Asunción
Tfno.: 600762



Chile
C/ Aurora de Chile 2728 Comuna Independencia Santiago de Chile
Tfno.: 376762

9



Argentina
Gorriti 3520 Autopista del Buen Ayre 1686 Hurligham Pcia Buenos Aires
Tfno.: 44526167



Bolivia
Casillas 4467 El Alto (La Paz)
Tfno.: 831655

En España- La Casa Madre
C/ Madre Piedad de la Cruz, 12
CP: 30820 – Alcantarilla (Murcia)
Tfno.: 968 80 77 26

Madre Piedad. Las Hermanas y Soncillo
La comisión encargada de la búsqueda de una comunidad ha trabajado fuerte. Va a tener la
suerte de contar con una ayuda privilegiada, la de Don Manuel Gómez, Arzobispo de Burgos y
hermano de Doña Francisca. En pocos meses ha conseguido lo que pretendía. Que Madre Piedad
aceptara su requerimiento y que un grupo de religiosas de su comunidad se hiciera cargo del
colegio. Y así fue, la victoria estaba ganada. Copio literalmente su misma decisión del libro
VIDA DE LA SIERVA DE DIOS: “Y ahora se va nuestra venerable Madre a las tierras hidalgas
de la vieja Castilla; y en una villa escondida entre las montañas de la vertiente cántabra,
requerida por el señor Arzobispo de la diócesis de Burgos, funda en una casa solariega de Doña
Francisca Gómez Salazar, lujosamente amueblada, en la villa de Soncillo, un colegio de niñas”.
Toma de posesión
El día 2 de agosto de 1.910 las Hermanas Salesianas del Sagrado Corazón toman posesión del
colegio. Aquél día parecía que el pueblo renacía de nuevo. La alegría se respiraba por todas
partes. Sólo faltaba que hablaran las piedras. Extracto de la toma de posesión lo que considero
más apropiado y como es muy descriptiva y amena merece que la reproduzca casi al máximo
(resulta agradable recordar aquellos ritos tan expresivos de las llaves... y sobre todo la emoción y
la alegría del pueblo por acontecimiento tan grande).
“Mediante Decreto del Arzobispado, se encuentra facultado el sacerdote de la parroquia Don
Gregorio Gutiérrez para entregar a las R.R. H.H. Terciarias Salesianas del Sagrado Corazón de
Jesús:
Sor Teresa de Jesús Arribas, natural de Medina de Pomar
Sor Adoración del Calvario Cortes
Sor Dolores de la Fe Valans
Sor Ángeles de la Cruz Chaveli
la casa colegio fundada en esta villa por Doña Francisca destinada a la educación e instrucción
de las niñas de repetida Soncillo y Arija”.
Se constituyó ante la hermosa puerta de hierro del jardín que da entrada al mismo, donde
teniendo ante sí a las referidas hermanas y en presencia de los señores Alcalde constitucional,
juez municipal, junta local administrativa, comisión gestora, varios señores curas de los pueblos,
10

algunos religiosos escolapios y de la casi totalidad de los habitantes de la villa, habiendo
mandado cesar el volteo de las campanas, y el incesante disparo de cohetes que en incontable
número hendían el aire, obtenido el necesario silencio leyó con voz clara el siguiente decreto:
“Nos, doctor Don Benito Murua López, Arzobispo de Burgos. Por las presentes en vista de lo
que nos ha expuesto y accediendo a lo solicitado por la R. M. Sor Piedad de la Cruz, Fundadora
y Superiora de la Congregación religiosa de H. S. ... venimos a conceder por lo que a Nos toca,
nuestra autorización y licencia para que pueda instalar canónicamente una comunidad de dicha
congregación en la citada villa, destinado al efecto las religiosas que hayan de formarla y
conforme a su reglamento y estatutos habrán de consagrarse y dedicarse a la enseñanza de las
niñas en el colegio escuela fundada por Doña Francisca, ateniéndose a las condiciones prescritas
en la fundación y al reglamento que para el cumplimiento de la misma rigiera con nuestra
aprobación o de nuestros sucesores”.

Puerta de hierro del jardín donde se cumplió el rito de las llaves

11

Terminada la lectura del anterior decreto, el señor Arcipreste Don Gregorio Gutiérrez entregó a
Sor Teresa de Jesús Arribas la llave de la puerta del jardín que estaba cerrada, invitándola a que
la abriera y luego la cerrara y la volviera a abrir, como así tuvo la bondad de hacerlo.
Dirigiéndose a la puerta principal procedió a repetir el mismo rito. Entró en el vestíbulo y
reconoció el hermoso oratorio público con un pequeño retablo de estilo neogótico. Igualmente el
local destinado a la enseñanza.
Sin interrupción, la dicha hermana subió la escalera imperial que conduce al piso principal, vio
la sala de espera y la preciosa sala de visita y su sillería, donación de la fundadora. A
continuación visitó la cocina económica, comedor, dormitorio y demás habitaciones supletorias
del colegio. Así mismo por la parte oeste de la casa salió a la huerta y patios.

Escalera imperial, así se conocía
12

Recibimiento
Para terminar esta prolija acta, dejar constancia del recibimiento que el pueblo las hizo, sin
excepción de clases ni categorías, sino tan digno como ellas se merecen, espléndido y sobre todo
sincero y afectuoso, pues, aparte de lo que ya se ha manifestado, fueron a recibirlas a la estación
de ferrocarril de la Robla a Bilbao, los señores comisionados que gestionaron su venida, a las
que condujeron en coche a esta villa, no sin haber tenido, insinuadas señoras, precisión moral de
apearse a más de un kilómetro de distancia, para satisfacer y manifestar, en la forma posible, la
gratitud que sentían hacia la multitud de los fieles que habían ido hasta allí a encontrarlas,
ensordeciendo con sus vítores e incesantes aclamaciones. (De la toma de posesión).

Alumnas del colegio. Año 1.918. Religiosas: Sor Benjamina, Sor Amalia y Madre Josefa

SEGUNDA ETAPA DEL COLEGIO Y MADRE PIEDAD
Entiende el colegio como un don de Dios y una necesidad de los niños a satisfacer.
Comienza su 2ª trayectoria en septiembre del mismo año. La noticia se corre y la matrícula se
hace pronto. No se conservan datos, es de suponer que las hermanas les recogieran para dejar
constancia en sus archivos de las distintas actividades de la congregación.
Vemos ahora a Madre Piedad comprometida a otro nivel, en la marcha y el desarrollo de las
actividades del colegio. Es la superiora y sobre ella, en último término, recae toda la
13

responsabilidad. Examina y revisa los planes de educación, lo mismo que el progreso de las
niñas, todo con miras a dar y recibir los conocimientos necesarios en las distintas disciplinas
establecidas, sin olvidar su formación humana.
Ella, que leía el Evangelio, recordaba lo que dice acerca del crecimiento del niño Jesús, “crecía
en edad, sabiduría y gracia” (Lc 2, 52). Extrapolarlo a las niñas era el reto de la educación que
ella quería. Una educación que es formación al completo de la persona humana, que mira al
saber y vivir conforme a unos principios y valores. Parte, además, de la verdad incuestionable
para ella, que el ser humano es espiritual y que esa vertiente debe ser atendida con solicitud.

Una imagen que habla. Es la imagen que dejó Madre Piedad en el colegio, hoy la conservamos
en la parroquia. Con este gesto y con su vida dejó el mejor libro de educación. En todas las
fundaciones que hizo, quedaba el testimonio gráfico de la imagen del Niño Jesús, que ella
llamaba EL FUNDADOR. Presidía las clases y ocupaba en las celebraciones litúrgicas un lugar
preferente. Era una constante llamada para que los niños volvieran los ojos a aquel Niño que
como ellos crecía en edad, ahora también ellos en sabiduría y gracia.
Madre Piedad lo tiene asumido y claro. Todo lo que ella hace está inspirado en el Evangelio, la
enseñanza no podía quedar aparte, máxime cuando enseñar al que no sabe es como un ascua para
14

ella, que le quema el corazón y que arranca de este libro sagrado. Por eso, la educación que ella
ofrece en sus fundaciones debe estar inspirada en la concepción cristiana. Naturalmente sabe
respetar las discrepancias de los otros, sin que esto quiera decir que deba claudicar de lo suyo, ya
que obraría en contra de su conciencia. Si además, le pidiéramos sus razones nos diría que esta
forma de educación les ayuda a vivir, descubre los valores morales, como puede ser el sentido de
la justicia, ayuda a comprender al prójimo y amarle, se razona mejor el esfuerzo y el sacrificio
que conlleva el crecimiento educativo y sobre todo, responde al deseo de vida inmortal que
abriga el ser humano. Deseo que descubre para vivir en esperanza. En consecuencia, el ser
humano se entiende y se explica mejor desde Dios que sin Él.
A esta educación cristiana, por expreso deseo de ella, se unía la enseñanza en valores humanos,
en hábitos que son virtudes de bien obrar, como el trabajo, el deber, la responsabilidad,
convivencia, respeto, espíritu de sacrificio y de lucha. De la solidaridad con el necesitado, se
aprendía respondiendo a las distintas campañas misioneras de los pueblos del tercer mundo.
No fueron tiempos fáciles. Estuvieron marcados por muchas carencias que suplieron con
optimismo, con la buena administración de las religiosas y con su espíritu de trabajo y sacrificio.
Los recursos económicos de los que dependían eran escasos. La dotación de la fundación era
pequeña, la paga de los maestros reducida. Gracias, sin embargo, a la ayuda generosa de los
vecinos. Cooperaron en metálico y en especie. De la huerta le sacaban alguna partida. La leña
para la cocina y las estufas que todos los años se repartía entre los vecinos del pueblo, se
apartaba un lote mayor para el colegio.

ALGUNOS DATOS DEL COLEGIO
Habitualmente la comunidad de hermanas la constituían cinco o seis religiosas.
Tenía una capilla privada que atendía el capellán. Los sacerdotes Don Gregorio
Gutiérrez y Don Aurelio Varona lo hicieron muchos años.
El número de matrícula oscilaba alrededor de las cien niñas o más. Estaban distribuidas
en dos grupos, de menores de siete años, párvulos. Este grupo era mixto. Y las niñas de
edad escolar de siete años a catorce. Los niños a los siete años pasaban a la escuela del
pueblo.
Durante la vida del colegio, según este promedio de matrícula, pasarían por él varios
centenares de niñas.
Además de las clases dedicadas a las asignaturas fuertes, había otros espacios dirigidos
a despertar las cualidades artísticas de las niñas, pequeñas obras de teatro, comedias,
sainetes, que después representaban para el pueblo y repetían en algunos otros de la
zona.
No faltaban las clases de urbanidad. Saber estar, comportarse con educación, hablar
bien...
Existían también pequeños talleres de pintura, bordados, música (conocido hoy como
trabajos manuales).
Tenía un pequeño internado con capacidad suficiente para recoger a un grupito de niñas
de los pueblos limítrofes.
Dejó la impronta de su huella buena:
a. En las niñas que se educaban para trabajar y vivir.
b. En el pueblo cuyo nivel cultural fue mayor. Es verdadero aquél dicho de que si
estás en el agua te mojas aunque no sepas nadar.
c. En la parroquia constituía una parte importante de ella. Además de solemnizar
las fiestas religiosas ¡vaya si se notaba en sus comportamientos humanos y
cristianos!

15

EL CIERRE DEL COLEGIO
Aunque a quien escribe le queda un poco lejos, ha podido constatar de los vecinos lo que
supuso su pérdida. Es cierto que se veían venir las cosas, pero no por enunciado dejó de ser
menos triste. El colegio se había hermanado con el pueblo. Fueron muchos años los que convivió
con él y significó mucho para ellos. Como es comprensible también me estoy refiriendo a
quienes fueron su alma, las Hermanas de la Congregación Salesiana. Su presencia era querida y
estimada. ¡Qué grande es la compañía cuando es buena! El día que vinieron las religiosas al
pueblo, las abrió las puertas de par en par. Así lo demuestra el acta de su toma de posesión y
durante todo el tiempo de su estancia estuvieron abiertas, pero llegó el momento y se produjo
uno de esos contrasentidos de la vida, en los que las personas que sirven y las personas que las
quieren se ven obligadas mutuamente a cerrar sus puertas y poner fin a una trayectoria que tanto
bien hizo. El día 23 de octubre del año 1.966 Sor María Eulalia García, Superiora General de la
Congregación entregaba el inventario del colegio y aquellas llaves con las que Sor Teresa de
Jesús Arribas le abriera por primera vez hacía 56 años. Las recibe el sacerdote de la parroquia
Don Francisco Gutiérrez.
Claro, todo el mundo entendía a qué respondía esta decisión. La situación del pueblo había
cambiado por completo. Las personas se habían hecho mayores, los más jóvenes ya se habían ido
a la capital y seguían yéndose a toda prisa del pueblo buscando una vida mejor. Cada vez el
grupo de niñas era menor. A esta situación debemos añadir la prosperidad económica a la que
había llegado España, capaz de llenar aquellos vacíos de entonces que suplieron con tanta
dignidad las instituciones religiosas. Como dato anecdótico se había pasado de carecer de unas
mesas y sillas para los niños a unas escuelas en las que había de todo.
Efectivamente el cierre del colegio y la marcha de las religiosas fue dolorosa y poco menos que
traumática. Alguien me ha dicho que la fueron aliviando con la nostalgia buena que proporciona
el recuerdo de lo que se quiso y de lo que aún se sigue queriendo.
El colegio fue una obra grande para el pueblo, se sumaba a otras importantes, personalmente
considero que así fue. Había razones para pensar que el pueblo de Soncillo, en el norte de la
provincia de Burgos, se conocía aparte de las ferias, por su colegio. Llegó ese reconocimiento en
el año 1.970, con el premio de embellecimiento, que la Diputación Provincial otorgaba a los
pueblos distinguidos.
...Y la casa colegio cambia de finalidad
Los testigos de entonces que lo conocieron y los que no, todos recuperamos la alegría de
nuevo, porque esa casa colegio ya transformada se haya convertido en una pequeña residencia de
ancianos de este ayuntamiento de Valdebezana. Nuestro deseo es ampliarla para que ahora como
entonces, con el signo contrario, de acoger a otros niños mayores, no se vayan de su terruño. Está
solicitada su ampliación. Hasta la fecha sólo buenas palabras. Debiera atenderse la petición de
subvención, porque hay personas para llenarla, mucho tiempo después a lo mejor no hace falta.
La nueva trayectoria. El colegio público
El final de la estancia de la Hermanas Religiosas le puso la construcción de las nuevas
escuelas, el año 1.966. A partir de esta fecha el Estado de la Nación, a través del Ministerio de
Educación y Ciencia, afronta la educación de los niños y de las niñas. Los locales terminados y
preparados están esperando, el grupo de profesores también y todo el material necesario. Se
inicia una nueva trayectoria, incluso, abierta a la posibilidad de que este centro pueda servir para
toda la comarca. Se ha cumplido. La emigración en aquellos años se agudiza fuertemente,
dejando los pueblos casi vacíos. La concentración de todos los niños de la zona era necesaria.

16

Y de la Fundación... ¿qué?
La pregunta es lógica. Se la habrán hecho muchos de ustedes, estaba unida al colegio de la
Asunción y éste ha desaparecido. ¿Qué ha pasado con ella?, ¿ha desaparecido también? No. (A
título de curiosidad, un comentario sobre la Fundación. Estos actos benéficos llevan un sello casi
de inmortalidad. Son para siempre. Aquellas disposiciones legales de antaño y de ahora,
protegen a los benefactores y les dejan bien tranquilos sabiendo que después de su muerte las
cosas quedan atadas y bien atadas). Es el caso de esta Fundación que, por ahora tiene vida para
rato, si bien es cierto de una manera testimonial, al carecer de recursos económicos que hagan
posible su normal funcionamiento. Siempre fueron escasos, sin embargo, por esta razón nunca se
cerró el colegio. No estaría muy lejos Madre Piedad para seguir implorando de la Providencia
Divina esos dineros necesarios, ahora desde el cielo, despertando la generosidad de las personas
buenas.
Cuántos y cuáles son los recursos económicos








Unos proceden de la misma Fundación. Una pequeña cantidad en metálico de 289 euros
(48.086 pts), que producen unos mínimos intereses. Una sillería con su mesa que
conserva la parroquia. Algunos libros, el Año Santo de Croiset y parte del diccionario
geográfico de Miñano. Algunas imágenes que presiden la capilla de la Iglesia y un
Niño Jesús en su cuna.
Y otros de la herencia de unas fincas A ESPERAR. Doña Petra Hidalgo lega a la
Fundación sus propiedades agrarias, pero antes deja usufructuaria a una sobrina, Doña
Victoria Hidalgo y a los hijos de ésta. Fallecidas las dos generaciones pasa a la
Fundación.
La casa colegio que se enajenó a favor del ayuntamiento para reconvertirla en la
residencia de ancianos, le supuso la cantidad de 56.767,72 euros (9.445.267 pts). Este
capital no puede destinarse a otros fines que no sean docentes, aunque la Fundación
ahora se haya ampliado al campo asistencial (para entenderse mejor la casa colegio
continúa pero en metálico).
La casa de Doña Aurelia Mazón con su huerta fue venta al Arzobispado. Nada tiene
que ver con la Fundación. Como saben está en trámite de venta. El informe de la
parroquia ha sido negativo.

LA ENSEÑANZA Y EL FRACASO ESCOLAR
Después de hacer esta reseña del colegio de la Asunción, lo que supuso para el pueblo, dirigido
por la Madre Piedad a través de las Hermanas Salesianas que ella fundara, procede y casi se hace
necesaria una referencia a la enseñanza de hoy. El título dice bastante, fracaso escolar. Algo no
va bien. Ante lo cual, con toda razón se debe cuestionar y preguntar el por qué, el cómo se educa,
sus contenidos, pasando por la asignatura de religión denostada e insuficientemente valorada.
Es un problema serio por las consecuencias graves que tiene. Afecta a los que el día de mañana
van a tener sus responsabilidades en la sociedad, que será lo que sean ellos. Es comprensible que
preocupe a todos, especialmente a los padres de los niños. No menos debiera de serlo a los
responsables de la educación aportando soluciones urgentes. Es que se lleva arrastrando desde
hace muchos años. Leyes que se implantan, medidas que no llegan, frutos que no dan. Todo
igual, hasta dar la impresión de que la única postura es la resignación de algo inevitable. ¡Qué
contrasentido! ¿Qué diríamos de una vela que se enciende para iluminar y no luce? ¿Qué
diremos de la enseñanza que no educa?
17

Para esta reflexión me llevan de la mano la experiencia de los padres y los abuelos de los
niños, cotejando la educación que ellos recibieron con la de hoy. La acepto porque la considero
válida. ¿Es que acaso la experiencia deja de ser luz por tener muchos años? Ahí estriba su fuerza,
su sensatez y su aporte. Ambos están muy de acuerdo en afirmar: “lo que antes faltaba, ahora
sobra y lo que antes sobraba, ahora falta”. A nadie se le oculta a qué se refieren estas palabras, al
aspecto material y formal de la enseñanza. Dejando el primer aspecto fruto de la prosperidad
económica del país, (que pasa de una matrícula excesiva de hasta cien niños por clase, que faltan
escuelas y mobiliario y que además su asistencia es baja), se centra en el aspecto formal. A
primera vista nos ofrece unas diferencias grandes. Mientras la enseñanza de los mayores se
basaba en la autoridad y se gestionaba por la obediencia, insistiendo en el compromiso, en la
exigencia, en el estudio y en una serie de principios aceptados por la inmensa mayoría como la
responsabilidad y el mismo carácter religioso de la persona; hoy la enseñanza se imparte desde la
premisa de la bondad natural del educando (caso omiso de su pereza, de su egoísmo...), apoyada
en su libertad, con menoscabo de su deber y responsabilidad y sin exigencia de contrapartida
alguna, pues a corto plazo y en el peor de los casos la recompensa está garantizada.. Gestiona
todas sus acciones desde el marco permisivo de la misma, que en ocasiones raya con el
permisivismo de la desobediencia y de la indisciplina, en la línea del que todo vale porque es
igual. En este contexto no es extraño que emerja el aspecto de amoralidad, que da lugar a
defectos, errores y deformaciones de la educación. La primera educación con sus tonos exigentes
deja ver su cara tosca, difícil, poco deseada, pero con resultados eficaces. Por el contrario, la
segunda, con sus tonos permisivos, la cara bonita, fácil, querida, pero con la firma del fracaso. A
la hora de enjuiciar, queda claro la verdad de su ofrecimiento, como también lo es su espejismo,
que olvida el ser de las personas, no son ángeles y que la vida tiene forma y parte de lucha.
Se podrían edulcorar las palabras, tanto en la una como en la otra, prefiero decirlas así, porque
todos entienden que en la práctica están descafeinadas. Eso sí, revelan cómo la sociedad está
partida en un aspecto importante. Existen dos tendencias claras con comportamientos distintos.
Carezco de resultados de la enseñanza de antes, pero intuyo que no fueron los mejores. De la de
hoy, podemos aportar estadísticas.
Algunos datos del fracaso
Aunque afecta al completo de la persona, se concretan en dos aspectos y algunos colaterales.
Aspecto intelectual. No alcanza el mínimo necesario según varemo establecido. Su
bagaje académico pobre.
Según el estudio realizado por EUROSTAT cifra el fracaso escolar en España de
un 28,3 %, el segundo más grande de toda Europa, sólo por detrás de Portugal.
Otros estudios lo sitúan en el 30 %.
Aspecto psicológico. Provoca lagunas y deformaciones de la persona. Fomenta niñatos,
blandengues, inestables. Tampoco su madurez responde a la edad. La vida les va a negar
lo que a raudales les ha ofrecido la educación.
Trastornos de conducta. Delincuencia juvenil y cada vez más baja en edad. Falta
de respeto a las personas, desprecio a los bienes de los demás, con una
propensión al desorden, al vicio y abiertos a la droga.
Incide de forma colateral:
Profesores. Su trabajo les resulta penoso, duro, por su pérdida de autoridad,
desbordados en ocasiones hasta la desobediencia y agresiones, frustrada en gran
parte su vocación y no menos herida su salud.
Padres y familia. Sufren la impotencia de no saber ni poder ayudar a sus hijos, las
relaciones se hacen difíciles y el trato de padres e hijos es cada vez menor. De
igual modo consideran que sus quejas ante los responsables pueden ser inútiles.

18

Y de rebote a la misma sociedad a la que el día de mañana deben prestar sus
servicios.
Malestar de padres y abuelos
Hemos visto los resultados de la estadística de una educación que no consigue lo que debiera.
A todos debiera decir mucho, pero son unos pocos, los políticos los que tienen en su mano la voz
y los medios de actuar. Por supuesto que no son esos abuelos y padres que comentan su
desacuerdo. Seguimos con ellos y se preguntan ¿hasta cuándo?, y dirigiéndose a los susodichos
responsables les interrogan ¿tan difícil es llegar al punto medio de ambas concepciones de la
enseñanza? Situarlas en su justa valoración? Fuera todo exceso. Dejen ustedes a un lado todo
atisbo ideológico y busquen el bien del alumno. Todo el mundo sabe que hay ideas buenas, otras
mejores y algunas que no sirven para nada, salvo para crear situaciones del fracaso escolar.
Efectivamente la enseñanza no goza de buena salud y cualquiera se da cuenta de que las causas
que lo producen tienen raíces hondas y que no se puede afrontar con medidas superficiales. Por
tanto, se requiere una revisión profunda para devolver a la enseñanza toda la grandeza de su buen
hacer.
Ante un hecho tan reiteradamente consumado no estaría de más aplicar el remedio de la
experiencia. Aún sabiendo que siempre llega tarde no deja de ser bien venido, pues sigue siendo
válido al ser madre de la ciencia y fuente de verdad. Nadie quiere equivocarse dos veces. Por eso
de sabios es rectificar tomando trayectorias distintas de aquellas que llevaron a la desilusión, al
desengaño y en definitiva al escarmiento.
Con todo da la impresión de que hay personas que parecen gustarles más bien curar que
prevenir y todo a cambio de cierta blandenguería incompatible con el esfuerzo personal y
disciplina de la educación. Cualquier método medianamente válido advierte claramente su error.
Es inconcebible una buena educación que no exija un mínimo de esfuerzo. Algo que es normal
como exigencia de que todo lo bueno cuesta, máxime cuando se trata de evitar algo malo que
degrada y empobrece. La falta de estas disposiciones hace inviable la sembradura educativa.
Siempre se dijo que un médico es bueno, cuando sabe curar las enfermedades, porque aplica el
remedio correspondiente para combatir el mal, pero que es mejor cuando sabe prevenirlas, bien
sea en forma de vacuna o de algo similar, o simplemente aplicando la fuerza de la voluntad del
interesado. Ojalá la enseñanza siguiera estos pasos del médico inteligente y práctico. Evitaría
mucho sufrimiento y haría mucho bien a los alumnos. En ocasiones también será necesaria esta
terapia, pero no porque no se haya intentado evitarla. A todas luces el fracaso escolar sería
menor.
Puede iluminar esta situación un proverbio chino muy clarificador y universal, que enseña a
valorar en su justa medida el presente de una acción con los efectos seguros que conlleva. Lo
dejo a tu consideración: “El hombre cuando obra ve la ganancia pero no el daño. El pez ve el
cebo pero no el anzuelo”. Como ves la conclusión es sencilla. Merece la pena su reflexión.
Este padre y abuelo que me han acompañado en la escritura de estas líneas, a quien le
corresponda le preguntan: “¿Por qué ante un tema tan delicado y de tanta importancia, no existe
un acuerdo a nivel de instituciones, asociaciones, confederaciones, profesores, alumnos e incluso
personas acreditadas por su saber y por su experiencia, para que todo este campo de la educación
no quede solamente en manos de los políticos?
Y con el mismo destino de a quien le corresponda terminan pidiendo la asignatura de religión.
Valorada en su justa medida, para que quienes la pidan se comprometan en su estudio. Y para
quienes no la pidan, se sustituya por algo equivalente en la línea del aprendizaje de unos
comportamientos dignos de respeto y de amor a los demás como son los mandamientos de la Ley
de Dios para los que optan por ella.

19

LA ASIGNARURA DE RELIGIÓN
Antes de nada expresamos un deseo de esperanza. Dada la contemporaneidad de Madre Piedad,
que a todos alcanza y puesta nuestra confianza en ella, porque los santos están junto a Dios y
junto a nosotros, le pedimos que bendiga la asignatura de religión y que como sembradura del
trigo de bien, de fruto constante en el crecimiento y a lo largo de la vida de los que se educaron
en ella.
De todos es bien conocido los problemas que ha pasado y está pasando esta asignatura. Es
como un mal endémico que arrastra desde hace muchos años y lo que es peor se viene aceptando
como algo inevitable. Quiero pensar que la raíz de su mal se reduce a que no se ve en ella la
suficiente utilidad que debe prestar al alumno. Pero resulta paradójico que esta ineficiencia sólo
lo vean algunos y que otros tengan justamente la opinión contraria, de que es útil, válida y
aprovechable y claro, los que así piensan son los que realmente debieran tener la palabra para
decidir. Me estoy refiriendo a los padres y aquellos que tienen esta responsabilidad sobre los
niños, que deciden por ellos y que piden para ellos la asignatura de religión. Este grupo alcanza
el 80%, y en años pasados algo más. Con este proceder se está confundiendo a los niños,
privando a los padres y a sus hijos de un derecho sagrado y dividiendo a la misma sociedad en
una materia que debiera ser un referente de unión para todos.
En fin, para qué continuar, pero no sin antes aplicar el dicho: doctores tiene nuestra santa
Madre la Iglesia... ¡que pena que, a una tarea tan digna como la educación, de la que depende la
sociedad del mañana, arrastre una comprensión tan frívola!
A pesar de esto muchos continúan constatando su bondad y su eficiencia en el aporte a una
buena educación. Estas son sus razones:
Explica el hecho religioso.
Enseña a ser personas.
Enseña a vivir como personas cristianas.
Hecho religioso
Ahí está. Es claro y evidente. Le sigue a la persona como la sombra al cuerpo. Hunde sus
raíces en toda la humanidad. Alcanza a los de hoy, a los de ayer y a los de siempre, en todos los
lugares del planeta. No distingue de razas. Efectivamente es un hecho universal. Le motiva una
fuerza interior que no viene de fuera y lo hace para manifestar su dependencia de un SER A SÍ
MISMO, y que por tanto no depende de nadie. A ese ser se le conoce como Dios. En este
ejercicio la persona humana llena su vacío y en esta relación encuentra su equilibrio. Cada
religión lo expresa a su modo, manifestado en su cultura.
La religión cristiana
Primeramente, manifestar los efectos que ha generado la religión cristiana en el transcurso de
los tiempos. Ha constituido, aparte de sus frutos espirituales y del aporte a la convivencia
humana, un patrimonio cultural amplísimo en todos los campos del saber. Desde las obras más
sencillas de la escultura, con la talla de algunas imágenes sagradas, hasta las catedrales más
esbeltas y majestuosas, pasando por otras tantas iglesias, muchas desconocidas, pero con un
valor artístico grande, reflejado en ellas los distintos estilos arquitectónicos que se han venido
sucediendo en el tiempo. Comprende además la literatura, la pintura y la música.
Este patrimonio nació desde la vivencia de la fe. Ahora en ella se consolida, se conserva y en
algunas ocasiones se aumenta. Modestia aparte, el año 1.990, la Iglesia de este pueblo colocó
unas vidrieras artísticas.
Este patrimonio ha exigido grandes esfuerzos a sus feligreses. Sólo, unas personas así,
predispuestas pudieron realizarlo. Carecían de medios económicos y técnicos, incluso en algún
20

tiempo hasta el pan era escaso. Solamente disponen de aquellos instrumentos más elementales de
unas poleas, plomadas compás y niveles... todo lo demás lo tiene que inventar y suplirlo con su
ingenio.
Tiene sencillamente, una clave explicativa. El convencimiento de que su trabajo se dignificaba
con estas obras, a la vez que iba haciendo posible casi lo que era imposible. Sabían que estas
obras constituían la casa de Dios, el lugar de oración y el encuentro de los creyentes, y tal vez el
presentimiento de alguna clave de futuro que pudieran ser la honra y la gloria de un pueblo, por
la admiración de sus descendientes. Y ha sido así. Pues cuando nos encontramos ante estas
maravillas nos evocan una de las joyas más valiosas de una civilización y no podemos por menos
de decir ¡qué grandes y qué artistas fueron nuestros antepasados!
Esto aún siendo mucho porque es justo su reconocimiento y realza la cultura de la persona no
es lo más importante. De ahí que convenga precisar que en la asignatura de religión se está
refiriendo al Dios verdadero y a su enviado Jesucristo, que quiere que todos los hombres se
salven y lleguen al conocimiento de la verdad. Decían de Jesús, que enseñaba con autoridad, con
la fuerza de la razón y de la verdad que era Él. El conocimiento de esta asignatura responde al
uso de la razón y de la fe. A la primera, en cuanto le es posible descubrir las verdades de la
existencia de Dios y de la inmortalidad del alma. A la segunda, de la fe, como respuesta a unos
datos revelados. Esta comprensión añade un plus especial en sus compromisos y en su
recompensa.
Su mensaje a nivel popular, dirigido a la enseñanza en el tiempo se ha realizado a través del
catecismo, de la Historia Sagrada y ahora en la asignatura de religión, más en sintonía con el
carácter académico.
La asignatura de religión enseña a ser personas y a vivir como personas cristianas
El campo de su actividad es grande, lo mismo que sus fines, pero el espacio apremia, por eso
me detengo solamente en este aspecto, que enseña a ser y vivir como personas. Lo primero que
se pregunta es el conocimiento de su destinatario. ¿Quién es y cómo es la persona? Es un ser de
naturaleza espiritual, que tiene conciencia de sí mismo y que es libre. En esta línea de lo
espiritual, va a generar preguntas de difícil contestación. Inquietudes y deseos que le desbordan.
Verdades a las que no llega. Experiencias que no puede explicar. En boca de Séneca y San Pablo
esa contrariedad que experimentan –de hacer lo que no quieren y dejar de hacer lo que quieren(Rom 7, 14-25). Interrogantes, dudas acerca de la vida, de la muerte, del dolor y del
sufrimiento..., cientos de cosas que se le escapan a la sola razón.
La asignatura de religión, con modestia, puede aportar lo necesario a lo que le falta a la razón,
para dar unas respuestas válidas a estos interrogantes misteriosos.
La asignatura de religión le enseña a valorar la conciencia y la libertad de la persona. Sobre su
conciencia, le advierte que es la voz interior de una ley natural que Dios ha grabado en su ser. Le
enseña a formarla bien, para que pueda emitir juicios válidos y verdaderos, porque no todo es
igual.
De igual manera, le enseña a valorar su libertad, a usarla con medida y le advierte que la
libertad de una persona termina donde empieza la de la otra. Le descubre que toda libertad
implica el ejercicio de responsabilidad. Dicho de otro modo, todo derecho responde a un deber.
Incluso en alguna ocasión va más lejos, para marcar unos límites en su bien. La privación de algo
para bienes mayores. Varios ejemplos se pueden aducir. El caso de la venganza que satisfacía
incluso hasta los dioses, conduce a lo peor, a la destrucción. La envidia anda siempre flaca,
porque asimila lo que come y respecto de la gula y de lo sexual, funciones en sí buenas, cuando
se cae en el libertinaje se pagan serias consecuencias (Año Litúrgico. J. Hernández).
No es verdad que la asignatura de religión rechaza todo lo deleitable. Sí, fomenta el valor de la
renuncia y del sacrificio como caminos de felicidad. Quien pretenda buscarla fuera, por el
camino del vicio, del desorden, de la vanidad, no la encontrará nunca.

21

La asignatura de religión, a estas características de la persona, le añade un plus especial, que el
ser humano ha sido creado por Dios y que es hijo de Dios, gracias a la obra salvadora de Nuestro
Señor Jesucristo. A su Redención. Por ser persona, ya goza de dignidad. Por ser hijo de Dios, se
sublima.
La asignatura de religión, ayuda a vivir como personas cristianas y complementa la ley natural
con la Palabra revelada, del amor que responde al mandato de Dios hecho hombre. “HACED
TODO POR AMOR”. El amor verdadero es entrega, donación, comunicación. El falso, es
egoísmo.
La asignatura de religión, con su parte de verdad revelada, descubre un destino feliz que ahora
se vive en esperanza. Destino de nuestra inmortalidad “en el que ya no tendremos ni hambre, ni
sed y ni el sol, ni nada semejante les hará daño, porque el amor de Dios les cobija y les enjugará
las lágrimas de sus ojos” (Ap 7, 17).
Enseñar así, es educar al modo de SER DE LA PERSONA MÁS HUMANA, CRISTO, que
pasó haciendo el bien (Hch 10, 38), con la garantía que Él nos prometió de estar donde está Él
(Jn 14, 1-3).

EL PUEBLO Y LA BEATIFICACIÓN DE MADRE PIEDAD
Aquí dejó un trocito de su vida

22

Sabíamos por la Hermana Elena García, natural de este pueblo y miembro de la Congregación
Salesiana, que estaba a punto de producirse la buena noticia. Pues bien, ya ha llegado y desde
esta página, además de dejar constancia de ella, manifestamos que también es algo nuestro. No
tanto, porque los santos son de todos, cuanto por su proximidad y cercanía material a la Beata.
Nos resulta gratificante pensar que un poco de su vida santa, la labró en este pueblo, a través del
colegio de niñas.. Fue la razón determinante de que ella pisara nuestras calles, rezara en nuestra
Iglesia. Por lo menos, de aquí arrancó un compromiso más, otra entrega que llevaría en su vida.
Atendió en su día a aquellos comisionados de la junta vecinal del pueblo, que se entrevistaron
para pedirle una pequeña comunidad de Hermanas que ella había fundado. El colegio estaba
vacío, la fundación benéfico-docente sin cumplir su misión y unas niñas y sus padres esperando
ansiosamente la solución de su apertura. Sonaría en su conciencia aquella obra de misericordia
de enseñar al que no sabe o aquellas otras palabras del Maestro “quien acoge a un niño a mí me
acoge” (Lc 9, 48).

Interior de la Iglesia de la Parroquia. Varias veces la visitó y en ella encontraba la compañía de
Dios, la paz y la fuerza de luchar

23

Recepción en la sala de audiencias del Vaticano

En la plaza de San Pedro con la Basílica al fondo

24

Un grupo de vecinos de Medina de Pomar
A Madre Piedad le va a resultar familiar este pueblo, a la vez que quedará apuntado en la
agenda de su cabeza y de su alma. Muchas veces contactaría con las hermanas para preguntar de
todo lo relacionado con él. Si tenían medios, si había problemas, cómo se encontraban las niñas...
Naturalmente ella era responsable de su funcionamiento. Otras tantas, las visitaría
personalmente y se acercaría a la capilla del colegio para dar gracias al gran Fundador, Servidor
y Dador de todo bien. Y siempre con el corazón puesto en el colegio –como el de una madre en
su hijo- en esa nueva criatura de la enseñanza que había dado a luz.
Abundando en sus distintas estancias al colegio, recuerdo la anécdota que Madre Carmela,
Superiora de la Residencia de ancianos de Medina de Pomar, me contaba –y que a su vez había
escuchado a alguna religiosa mayor-, que Madre Piedad, algunos días en verano, cuando sus
obligaciones se lo permitían, lo pasaba en el colegio de este pueblo. Aquí reparaba fuerzas,
templaba el espíritu o restañaba alguna herida sufrida por la dureza del camino. Bien, por lo que
fuere, lo tenía merecido. Este lugar, dadas sus características de alta montaña, de zona verde y de
brisa de cierzo, contrarresta los rigores de un verano caluroso. Como el verano de 2003, lugar
con unas condiciones ideales para reponerse.
La última vez cuando visitó el pueblo y partió de él, se dirigió al Santuario de la Virgen de
Lourdes, para cumplir el deseo de encomendarle a la Madre, de la que era fiel devota, la
congregación, las fundaciones y su propia vida.
De seguro, que si el pueblo lo sabía, estaría bien contento de tener una compañía tan digna, de
ahí que nosotros queramos aportar un dato más de su cercanía.
En definitiva, creemos y queremos ver el sentido de este colegio y todo lo relacionado con
él, como un peldaño más en el ascenso al trampolín divino de su beatificación.
Existen algunos testigos del pueblo en el proceso. Fueron Doña Jesusa Peña, Doña Carmen
Varona, Doña María Luisa Peña, Doña Elvira Martínez y Doña Florinda Varona. Conocieron a
Madre Piedad y les cupo la satisfacción y el honor de aportar algunos testimonios de su vida
santa.
Sus devotos ya pueden rezarle y pedirle su intercesión. Desde ahora gozará de su fiesta
religiosa con su Misa propia y todo ello en espera de su canonización.

25

A MADRE PIEDAD Y A LAS HERMANAS SALESIANAS

ANUNCIO DE SU FIESTA
MES DE FEBRERO
DIA 26
Memoria obligatoria para Burgos y su Congregación
El que quiera ser grande sea vuestro servidor (Mt 20, 25).
Sufre, si quieres gozar;
baja, si quieres subir;
pierde, si quieres ganar;
muere, si quieres vivir.
Consejo de la venerable Madre

A MADRE PIEDAD Y A LAS HERMANAS SALESIANAS,
DE SONCILLO, GRACIAS Y ENHORABUENA
El pueblo y la parroquia, porque lo sentimos como nuestro, nos unimos a este acontecimiento
entrañable del que disfrutan y gozan todas las hermanas de la congregación. Participamos de su
gozo y alegría y una vez de dar gracias a Dios, nos encomendamos a la Beata para pedirle su
intercesión y que nos tenga de su mano como así lo hiciera cuando se comprometió a sacar
adelante otra vez el colegio. Enhorabuena.
Gracias a Doña Francisca, que en paz descanse, fundadora del colegio.
Gracias a toda la Congregación Salesiana presidida por su Beata, porque un grupo de
Hermanas durante 56 años quisieron compartir con este pueblo un trocito de su vida. Supieron
estar cerca de sus necesidades, a su lado en todo aquello que la vida les iba deparando, ya fuesen
acontecimientos alegres, tristes o sencillamente el quehacer de cada día, además de cumplir con
su sagrada obligación de la enseñanza. Esto sucede fácilmente en los pueblos pequeños, que
terminan siendo una familia grande. Ahí estaban integradas las religiosas. Pienso en aquellos
detallitos de la ración de la matanza, de los cumpleaños, de las primeras comuniones...
26

Para vuestra satisfacción, todavía es el día de hoy que os recuerdan con cariño. Este aprecio me
evoca a aquel otro recibimiento a otras hermanas vuestras, el día que tomaron posesión de la casa
colegio. La alegría de aquél día, respondía al deseo cumplido de su presencia y eso es lo que
constantemente las distintas comunidades que han pasado por el colegio habéis despertado.
Sencillamente os querían de verdad, porque con vuestra presencia hacíais al pueblo un poco más
feliz. Lo demuestra, el que después de casi 40 años, os siguen recordando con el mejor de los
recuerdos.
En este mutuo intercambio de acogida y de entrega por parte del pueblo y de las hermanas que
así regularon la mejor convivencia, es justo resaltar la entrega de un grupo de jóvenes de la
parroquia, que sintieron la llamada de la vocación salesiana. Hoy, sólo representada por Sor
Elena García, a la que hacemos llegar por este medio el recuerdo y el aprecio de sus paisanos.
Nos alegramos de su sencillez y de su disposición de servicio a las personas mayores y estamos
bien seguros que donde se encuentre sirve paz, alegría de vivir y fraternidad en la mesa de Madre
Piedad. Recibe un saludo de tu pueblo.

Sor Elena García
A este grupo, que ya partieron a la Casa del Padre, un recuerdo en la oración y la esperanza.
Fueron Sor Clara Corrales y sus tres hermanas carnales Aurelia, Hortensia y Asunción. A las
también hermanas Felisa de la Nuez y Luisa y a Sor Agripina Montiel.
Después de este agradecimiento, la parroquia, a las hermanas hace el ofrecimiento de una casa
en el pueblo, lo suficientemente amplia para que puedan darle algún fin concreto. Bien de alguna
actividad, convivencia o simplemente descaso. Ahí queda.
MISA DE ACCIÓN DE GRACIAS
El día 18 del mes de julio de 2004, a las 12.30 h., en la parroquia, el pueblo celebrará una
Eucaristía de Acción de Gracias por la beatificación de Madre Piedad. Están invitados todos,
especialmente, todos los que sienten en su alma el reconocimiento de su gratitud hacia ella.
LAS ANTIGUAS ALUMNAS
Las antiguas alumnas del colegio de las Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús, de la
localidad de Soncillo, en la provincia de Burgos, en agradecimiento y buen hacer, que en su día
hicieron estas Religiosas, por todos los niños y niñas de esta localidad, también quieren unirse al
gozo de la beatificación de Madre PIEDAD.
A continuación se relacionan alumnos-as de años diferentes y de la última hora, y dan las
gracias en nombre de todos, por la sembradura de valores humanos y cristianos.
27

Alumnas del curso 1.952

Alumnas del colegio. Año 1.960

28

BENITA FERNANDEZ
CARMEN CORRALES
AMALIA PEREZ
JOSE MARIA SEDANO
DANIEL SIERRA
AMELIA PEÑA
MARGARITA GUADALUPE
Mª LUISA PEREZ
INOCENCIA DE LA NUEZ
TERESA ESTEBANEZ
MANUELA ESTEBANEZ
LOLI MARTIN
MIGUEL A. VARONA
FERNANDO PEÑA
ANDRES DIAZ
Mª BEGOÑA PEÑA
CHELITO VARONA
LOLI SEDANO
MANCHU VARONA
MARI CARMEN VARONA
GONZALO ALZUA
MENCHU ALVAREZ
PEDRO GARCIA
TOMAS ORTIZ
LALI GARCIA
MAXI CARCIA
ROSA MARI DIAZ
VISITACIÓN CANDELAS DIAZ
JEUS Mª MARTINEZ
AMELIA PEREZ

AURELIA CORRALES
MILAGROS PEREZ
FELIPE SEDANO
FELIPA SIERRA
Mª JESÚS PEÑA
CARMEN PEÑA
ELVIRA PEREZ
LUCIO DE LA NUEZ
CONCHA ESTEBANEZ
CONSUELO ROSALES FIDALGO
PILAR RUIZ
CARMEN S MARTIN
JOSEFINA PEREZ
ESPERANZA SERNA
Mª ASUN PEÑA
EMILIA SEDANO
CHUS VARONA
JOSE MARI SEDANO
VICENTE VARONA
MAITE ALZUA
LUIS ALZUA
CARLOS GARCIA
SANTI MARTINEZ
ANGELINES DIEZ
SINA GARCIA
JOSETXU GARCIA
MARI CARMEN DIAZ
MARI PAZ DIAZ
Mª DEL CARMEN ANDINO

En nombre de todos de los que figuran y de los que faltan, MUCHAS GRACIAS.
Nota : La señora que recoge estos nombres tuvo de profesora a Sor Consuelo de San Luis.
Parroquia de San Cosme y San Damián de Soncillo, a 18 días de junio del año 2004,
festividad del Sagrado Corazón de Jesús.

Claudio Lezcano, Párroco de Soncillo.

29


madre piedad y el colegio de soncillo.pdf - página 1/30
 
madre piedad y el colegio de soncillo.pdf - página 2/30
madre piedad y el colegio de soncillo.pdf - página 3/30
madre piedad y el colegio de soncillo.pdf - página 4/30
madre piedad y el colegio de soncillo.pdf - página 5/30
madre piedad y el colegio de soncillo.pdf - página 6/30
 




Descargar el documento (PDF)

madre piedad y el colegio de soncillo.pdf (PDF, 6.8 MB)





Documentos relacionados


Documento PDF emt 2015 2
Documento PDF discomovil
Documento PDF mensaje del papa para la cuaresma de 2014
Documento PDF gu a para la semana de oraci n julio 2015
Documento PDF reflexin para domingo cuarto de pascua 2020
Documento PDF 46003494278347622129 1

Palabras claves relacionadas