Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Inversion social AL (3) .pdf



Nombre del archivo original: Inversion social AL (3).pdf
Título: Microsoft Word - Inversion social AL.docx
Autor: lalala

Este documento en formato PDF 1.3 fue generado por Microsoft Word / Mac OS X 10.6.8 Quartz PDFContext, y fue enviado en caja-pdf.es el 26/08/2015 a las 22:38, desde la dirección IP 181.171.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1073 veces.
Tamaño del archivo: 1 KB (13 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


 

 

La  inversión  social  en  América  Latina  y  el  Caribe  
y  el  gran  debate  de  la  Seguridad  Social  en  la  Argentina  
 

 
Introducción  
 

 
Dr.  Miguel  Ángel  Fernández  Pastor  
Dra.  Nora  Inés  Marasco  
 
 
El  aprendizaje  de  las  relaciones  humanas  coloca  a  los  individuos  
 en  la  encrucijada  de  la  interdependencia,  ya  que  para  lograr  una  
 plena  autonomía  deben  concretar  el  aprendizaje  básico  de  
 “aprender  a  depender  de  los  demás”  

Durante   los   siglos   XIX   al   XXI,   la   historia   económica   y   social   de   diversos   países   ha  
demostrado  que  la  Seguridad  Social  representa  la  herramienta  más  idónea  que,  hasta  la  fecha,  
ha   sido   inventada   por   los   seres   humanos   para   delinear   una   sociedad   mas   justa   y   equitativa.  
Por   ello,   la   forma   en   que   un   gobierno   define   sus   políticas   en   materia   de     seguridad   social  
permite  inferir  y  determinar  SU  ideología.  En  pocas  áreas  de  gestión  se  percibe  de  forma  tan  
palmaria   cuándo   un   gobierno   presenta   una   ideología   en   materia   económica   de   raigambre  
liberal   o   neoliberal   y   cuando   es   progresista,   erigiéndose   esta   situación   como   el   verdadero  
debate  ideológico  que  debe  darse  en  la  región  latinoamericana  en  general,  y  en  la  Republica  
Argentina  en  particular.  
 
No   fue   casual   que,   durante   la   década   de   los   ’90   en   Latinoamérica   se   haya   intentado  
hacer   estallar   a   los   sistemas   de   seguridad   social.   En   algunos   países   se   logró   plenamente   el  
resultado  buscado,  privatizando  casi  todas  las  prestaciones  del  sistema  de  seguridad  social;  en  
otros   el   tiempo,   como   eterno   tirano,   no   alcanzó   para   semejante   faena.   En   el   caso   de   la  
Argentina,  a  pesar  que  lograron  privatizar  la  previsión  social,  se  pudo,  con  coraje,  retrotraer  el  
camino  a  tiempo.  
 
Tampoco   es   casual   que,   en   años   recientes,   numerosos   países   hayan   comenzado   a  
recorrer  un  camino  inverso,  promoviendo  diversos  planes  sociales  que  paulatinamente  fueron  
incorporando   a   personas   expulsadas   de   los   sistemas   sociales   y   económicos   por   las   políticas  
aplicadas  a  fines  del  siglo  anterior.  En  la  Argentina,  como  en  ningún  otro  país  de  la  región,  se  
logró   lo   que   parecía   imposible,   se   desandó   el   camino   de   la   privatización   del   sistema  
previsional.   Ello   significó   un   fortalecimiento   significativo   de   la   Seguridad   Social,   sumando  
nuevas   prestaciones   e   incorporando,   por   primera   vez,   una   prestación   de   las   llamadas  
técnicamente   “prestaciones   sociales   condicionadas”   como   lo   es,   la   Asignación   Universal   por  
Hijo   (AUH),   sobre   la   cual   el   informe   presentado   por   Bernardo   Kliksberg   “El   Gran   Desafío,  
Romper   la   Trampa   de   la   Desigualdad   Desde   la   Infancia,   Aprendizajes   de   la   Asignación   Universal  
por   Hijo”,   Editorial   Biblos   –   Sociedad   –   2015   (al   que   se   hará   referencia   más   abajo)   exime   de  
mayores   comentarios,   en   cuanto   a   su   impacto   en   la   disminución   de   la   pobreza   y   otras  
cuestiones  sociales  allí  detalladas.  

 

1  

 
 
La  idea  del  presente  documento  no  se  orienta  a  formular  un  análisis  del  impacto  de  las  
prestaciones   de   la   seguridad   social   en   las   personas   individualmente   consideradas,   sino  
mostrar  la  otra  cara  o  la  “contra-­‐cara”  del  impacto  de  invertir  montos  crecientes  en  salud,  en  
jubilaciones,   en   cobertura   de   riesgos   del   trabajo,   etc.   En   realidad,   el   objetivo   perseguido   es  
demostrar  el  impacto  en  el  conjunto  social,  algo  que  es  siempre  bastardeado  cuando  se  habla  
de   “gasto   social”   o   de   “impuestos   al   trabajo”,   cuando   en   realidad   cabe   hablar   de   “inversión  
social”  y  valorar  adecuadamente  el  impacto  de  esa  inversión.    
 
A  esta  altura,  cabe  indicar  que  se  parte  de  la  premisa  de  considerar  que  los  recursos  
destinados   al   pago   de   las   prestaciones   de   la   seguridad   social   y   la   salud   son   clara   e  
indudablemente   una   inversión,   en   contraposición   con   la   postura   economicista   que   las  
considera  un  simple  gasto.  Si  bien  ambas  palabras  representan  conceptos  similares  -­‐  ya  que  
implican   destinar   recursos   para   lograr   un   fin   -­‐,   por   lo   general,   cuando   se   utiliza   el   vocablo  
“gasto”  se  hace  referencia  a  algo  superfluo  que  puede  dejar  de  hacerse  para  lograr  un  ahorro  
de   dinero   con   destino   a   un   objetivo   mejor   considerado,   o   en   su   defecto,   a   mantener  
simplemente   lo   que   se   tiene.   Mientras   que   cuando   se   usa   el   término   “inversión”   lo   que   se  
pretende  indicar  es  una  acción  que  emerge  de  un  contexto  más  amplio,  más  planificado,  que  
tiene   como   objetivo   alcanzar   resultados   a   lo   largo   del   tiempo   bajo   una   idea   de   “proceso”,   lo  
cual  permite  ir  consiguiendo  diversos  estadíos  de  mejora  y  desarrollo  en  múltiples  ámbitos  en  
forma   simultánea.   En   definitiva,   el   concepto   de   gasto   así   considerado   facilita   la   noción   que  
permite   que   si   no   se   gasta   se   acumulará   “dinero”,   mientras   que   el   de   inversión   induce   a  
cristalizar   la   acumulación   de   capital,   en   este   caso,   capital   social.   No   es   una   mera   diferencia  
semántica,  sino  que    es  una  cuestión  conceptualmente  bien  distinta.  
 
Este   informe   pretende   ser   objetivo   pero   no   aséptico.   No   procura   ser   complaciente   con  
ninguna  gestión  de  gobierno,  sino  que  aspira  a  demostrar  que  la  seguridad  social  es  la  mejor  
política  activa  que  un  gobierno  puede  implementar  para  lograr  una  sociedad  mas  justa  y  más  
equitativa.  

 
Antecedentes  
 

En   oportunidad   de   visitar   nuestro   país   con   motivo   de   la   presentación   del   libro   de  
Bernardo   Kliksberg   e   Irene   Novacovsky   (“El   Gran   Desafío,   Romper   la   Trampa   de   la  
Desigualdad   Desde   la   Infancia,   Aprendizajes   de   la   Asignación   Universal   por   Hijo”,   Editorial  
Biblos–   Sociedad   -­‐   2015-­‐   que   el   ingenio   porteño   rápidamente   bautizó   como   “El   Informe  
Kliksberg”),   el   Secretario   Nacional   de   Ingreso   de   Ciudadanía   del   Ministerio   de   Desarrollo  
Social   y   Combate   al   Hambre   de   Brasil,   Dr.   Helmut   Schwarzer,   obsequió   al   autor   de   este  
documento  un  informe  coordinado  por  él,  cuando  era  Especialista  Senior  de  Seguridad  Social  
para   las   Américas   del   Departamento   de   Protección   Social   de   la   OIT,   junto   con   el   Contador  
Pablo  Casalí,  quien  es  especialista  en  Seguridad  Social  de  la  Oficina  de  la  OIT  para  los  Países  
Andinos,   con   sede   en   Lima   –   Perú,   que   cubre   Bolivia,   Colombia,   Ecuador,   Perú   y   Venezuela   -­‐   y  
Fabio  Bertranou,  en  ese  momento  Especialista  Principal  en  Mercado  de  Trabajo  y  Protección  
Social  de   la   Oficina   de   la   OIT   en   Argentina,   denominado   “El   papel   de   los   pisos   de   protección  
social  en  América  Latina  y  el  Caribe   –  La  estrategia  de  Desarrollos  de  los  sistemas  de  Seguridad  
Social   de   la   OIT”.   Cabe   aclarar   que   estos   destacados   investigadores   cuentan   con   un   gran  
prestigio   y   reconocimiento   en   la   materia   y   han   elaborado   numerosas   investigaciones   a   lo  
largo  de  estos  años.    

 

 

 

2  

 
 
En  la  Página  17  del  referido  informe  figura  un  gráfico  -­‐  que  más  abajo  se  reproduce  -­‐,  
titulado   ”América  Latina  y  Caribe:  gasto  público  total  en  Seguridad  Social  y  Salud  (porcentaje  de  
PIB),  2009-­‐2011”.  

 

 

 

En  el  gráfico  puede  apreciarse  que  la  República  Argentina  destina  para  la  cobertura  de  
las  prestaciones  de  la  Seguridad  Social,  incluidas  las  de  salud,  el  18,1%  del  PIB.  Ese  dato,  en  
principio,   resulta   llamativo,   no   porque   fuera   bajo   -­‐   ya   que   el   18.1%   del   PIB   no   es   un   guarismo  
despreciable   -­‐,   sino   por   que   aún   siendo   relevante   sólo   es   superado   por   dos   países:   Brasil   y  
Cuba.  En  particular,  la  comparación  con  esos  países,  a  priori,    genera  ciertas  dudas:  cómo  es  
posible   que   actualmente   Argentina   quede   por   debajo   de   Brasil   cuando,   por   ejemplo,   el  

 

3  

 
programa   “Bolsa   de   familia”   en   Brasil   contemple   una   prestación   aproximada   de   U$S   30  
mensuales   mientras   que   la   Asignación   Universal   por   Hijo   ronda   los   U$S100   dólares,   o   que  
Argentina  tenga  la  jubilación  mínima  más  alta  de  América  Latina  y  sin  embargo  Brasil  invierta  
3%   más   de   su   PBI   en   esa   materia   que   la   Argentina.   En   el   entendimiento   que   algún   dato  
contendría  errores,  o  que  ciertas  incoherencias  podrían  llevar  a  conclusiones  equivocadas,  se  
consideró   apropiado   analizar   la   situación   actual   de   la   “inversión   social   en   la   Argentina”   de  
manera   de   despejar   dudas.   En   otras   palabras,   determinar,   con   la   mayor   exactitud   posible,   qué  
porcentaje   del   PBI   Argentina   destinó,   durante   el  año  2014,   al   pago   de   las   prestaciones   de   la  
Seguridad  Social  y  de  Salud.    

 
La  inversión  Social  en  la  Argentina  
 
Como   primera   aproximación,   se   plantea   la   idea   de   extrapolar   el   dato   obtenido   en   el  
grafico  citado  obrante  en  el  informe  de  la  OIT.  Si  bien  las  fechas  no  son  coincidentes,  al  estar  
los   valores   expresados   en   “porcentaje   del   PBI”   y   corresponder   a   años   cercanos   al   2014,   de  
existir  una  eventual  desviación  ésta  no  podría  ser  significativa.  Por  otro  lado,  cabe  señalar  que  
el  objeto  es  meramente  comparativo.  
 
En   un   análisis   preliminar   e   intuitivo,   y   partiendo   de   la   creencia   que   el   dato  
correspondiente   a   la   República   Argentina   presentaba   alguna   distorsión,   se   imaginó   que   el  
error  podría  estar  vinculado  a  los  datos  correspondientes  a  la  prestaciones  de  salud,  habida  
cuenta  de  la  particularidad  del  sistema  de  salud  que  opera  en  el  país:  la  República  Argentina  
es   el   único   país   que   posee   un   régimen   de   Obras   Sociales   sindicales   que   brindan   y   administran  
la   cobertura   de   salud   para   los   trabajadores   activos   formales   y   su   grupo   familiar;     a   su   vez,  
también  en  la  Argentina  existe  una  Obra  Social  específica  abocada  a  la  cobertura  de  salud  de  
jubilados  y  pensionados  del  sistema  previsional  como  lo  es  el  PAMI;  complementariamente,  el  
sistema  de  salud  contempla  un  esquema  de  libre  opción  y  cambio  de  obra  social  por  parte  de  
los   beneficiarios,   tanto     activos   como     pasivos;     por   otro   lado,   la   Argentina   es   un   país   federal   y  
por   lo   tanto   las   tres   jurisdicciones   –   nacional,     provincial   y   municipal   –   otorgan   y   administran  
prestaciones   de   Salud   Pública.   En   consecuencia,   en   el   marco   de   la   cobertura   de   salud,   en   la  
Argentina  co-­‐existen  seis  efectores,  a  saber:    
 
1.
El  régimen  de  Obras  Sociales  
2.
La  Salud  Pública  Nacional  
3.
La  Salud  Pública  Provincial  
4.
La  Salud  Pública  Municipal  
5.
El  PAMI,  y  
6.
Los  seguros  médicos  privados  
 
Además   de   estos   efectores   corresponde   agregar   el   gasto   privado   en   salud.   Así,   el  
marco   señalado   es   lo   suficientemente   complejo   como   para   justificar   la   confusión   o   el   error   en  
una   adecuada   captura   de   los   datos   involucrados,   por   lo   que   conviene   identificar   ahora   de  
donde  surgen  los  guarismos  concretos  de  este  esquema  de  salud.    
 
Los   datos   de   la   Salud   Pública   -­‐   nacional,   provincial   y   municipal   -­‐   surgen   de   los  
presupuestos  de  sus  respectivas  jurisdicciones,  por  lo  que  su  identificación  y  recolección  es  de  
fácil   obtención.   Una   situación   similar   ocurre   con   la   cobertura   brindada   por   el   PAMI,   donde  
tanto   gastos   como   ingresos   surgen   directamente   del   presupuesto   nacional,   el   cual   es  
fácilmente   identificable.   El   problema   se   origina   cuando   se   requiere   obtener   información   del  
sistema   de   obras   sociales   y   de   los   seguros   médicos   privados,   ya   que   los   mismos   no   figuran   en  

 

4  

 
ningún   presupuesto   gubernamental,   sino   que   su   obtención   implica   trabajar   en   el   área   de  
recaudación  impositiva  nacional  (para  el  universo  de  los  trabajadores  activos  en  el  marco  de  
los   aportes   y   contribuciones   patronales),   y   también   identificar   las   restantes   fuentes   de  
ingresos  destinados  a    la  cobertura  de  salud.  
 
Algo  de  similar  complejidad  resulta  el  determinar  el  gasto  privado  en  salud  ya  que  es  
necesario  recurrir  a  las  fuentes  más  diversas  para  obtener  un  dato  confiable.  
 
Para   el   año   2014,   para   el   área   de   acción   de     la   Seguridad   Social   y   de   Salud,   los  
porcentajes  del  PBI  invertidos  se  distribuyeron  de  la  siguiente  manera:    

 
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
13.
14.

ANSES      
 
 
 
Desarrollo  Social  
 
 
Riesgos  del  Trabajo    
 
Caja  Policial    
 
 
IAF  –  FA  
 
 
 
Cajas  Prov.,    Munic.  y  Profesionales  
Obras  Sociales  Sindicales  
 
Obras  Sociales  Provinciales    
PAMI    
 
 
 
Salud  Pública  Nacional  
 
Salud  Publica  Provincial  
 
Salud  Pública  Municipal  
 
Seguros  Médicos  
 
 
Gasto  de  bolsillo  
 
 

 
Total  Seguridad  Social  y  Salud  

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

9.08%1  
1.21%2  
0.95%3  
0.04%4  
0.07%5  
1.89%6  
1.59%7  
0.74%8  
1.03%9  
0.36%10  
1.50%11  
0.35%12  
1.46%13  
3.18%14  

23.45%  

                                                                                                               
1Incluye:  jubilaciones  y  pensiones;  pensiones  no  contributivas;  asignaciones  familiares;  subsidio  por  desempleo,  AUH,  conectar  

igualdad  y  otras  prestaciones  dinerarias  que  otorga  ANSES  –  Administración  Nacional  de  la  Seguridad  Social  -­‐Fuente  Presupuesto  
Nacional  (2014)    

2Corresponde  al  presupuesto  del  Ministerio  de  Desarrollo  Social.  Fuente:  Presupuesto  Nacional  (2014)  

3Corresponde  a  la  recaudación  del  las  Administradoras  de  Riesgos  del  Trabajo  que  realiza  AFIP  en  la  DDJJ  electrónica  mensual.  

Recaudación  últimos  12  meses.  Fuente:  AFIP  (2014)  

4Fuente:  Presupuesto  Nacional  (2014)  

5Instituto  de  Ayuda  Financiera  de  las  Fuerzas  Armadas,    quien  administra  las  prestaciones  de  la  seguridad  social  para  las  Fuerzas  

Armadas.    Fuente:  Presupuesto  Nacional  (2014)  

6Corresponde   a   la   sumatoria   de   las   Cajas   previsionales   provinciales   no   transferidas   a   la   Nación,   las   cajas   municipales   de  

provincias  que  no  transfirieron  su  régimen  previsional  a  la  Nación  y  de  las  Cajas  profesionales.    Elaboración  propia  de  datos  de  
diversas  fuentes  (2014)  

7Obras  Sociales  Sindicales.  Fuente  recaudación  AFIP  y  Superintendencia  de  Servicios  de  Salud–  año  2014-­‐  
8Obras  Sociales  Provinciales,  sumatoria  de  los  distintos  presupuestos.  Elaboración  propia  (2014)  
9PAMI  Obra  Social  de  los  jubilados  y  pensionados.  Fuente  Presupuesto  Nacional  (2014)  
10Salud  Pública  Nacional.  Fuente  Presupuesto  Nacional  (2014)  

11Salud  Pública  Provincial,  corresponde  a  la  sumatoria  de  los  presupuestos  provinciales  de  salud.  Fuente:  Presupuestos  

Provinciales  (2014)  

12Salud  Pública  Municipal  Fuente:  Elaboración  Propia  -­‐2014  -­‐  
13Seguros  Médicos.  Fuente:  Asociación  de  Medicina  Privada-­‐  ADEMP  (2014)  
14Corresponde  al  Gasto  directo  en  Salud  realizado  por  los  particulares,  incluye: Medicamentos; Insumos médicos; Lentes ópticos;

Aparatos ortopédicos y terapéuticos; Consulta médica; Intervención medica en operaciones; Honorarios de otros profesionales; Servicio
dental; Análisis y servicios de laboratorio y rayos; Servicio de hospitalización; Servicio de emergencia móvil.   Fuente:   Cepal   (2013)  
ADMP  (2015)

 

5  

 
 
La   suma   de   los   referidos   guarismos   da   por   resultado   que   la   inversión   total   en  
Seguridad   Social   y   Salud   en   la   República   Argentina   para   el   año   2014   alcanzó   un   valor   de  
23,45%  del  PBI.    
 
De   esta   manera,   el   escenario   del   gasto   social   de   Latinoamérica,   incluyendo   el   dato  
obtenido  para  Argentina  en  el  gráfico  obrante  en  el  informe  de  la  OIT  citado,  sería  el  que  se  
observa  a  continuación.  

 

 

 

 

6  

 
 
 
Sin   embargo,   vale   la   aclaración   que   este   gráfico   puede   ser   engañoso,   ya   que   no  
muestra  la  realidad  completa,  toda  vez  que  un  dólar  en  Haití  no  presenta  el  mismo  poder  de  
compra   que   un   dólar   en   México   o   en   Venezuela.   Para   subsanar   este   conflicto,   el   Fondo  
Monetario   Internacional   (FMI)   ideó   una   fórmula   que   actualiza   los   datos   del   PBI   de   los  
distintos   países   por   lo   que   ellos   llaman   PPA   (qué   es   la   actualización   de   datos   entre   países   Por  
Poder  Adquisitivo).   Esto   permite   que  todos  los  presupuestos  sean  comparables  en  función  de  
una   moneda   con   una   misma   capacidad   de   compra.   Algunos   países   tienen   una   moneda  
devaluada,   mientras   que   otros   países   mantienen   una   moneda   apreciada   en   relación   con   el  
dólar   estadounidense.   Mediante   la   utilización   de   la   tabla   realizada   por   el   FMI   se   logra  
comparar   realidades   similares.   Claro   que   es   una   similitud   teórica,   la   cual   sólo   facilita   la  
realización   de   estudios   comparados   más   acordes   a   la   realidad   cambiante   en   el   mundo  
globalizado.  
 
 
Por   otro   lado,   cabe   señalar   que   el   hecho   de   poder   trabajar   con   una   moneda  
similar   o   comparable   no   asegura   poder   realizar   una   comparación   razonable.   América   Latina   y  
el   Caribe   presentan   realidades   tan   disímiles   de   población   y   de   superficie   ocupada   por   esas  
poblaciones  que,  la  simple  medición  en  puntos  del  PBI,  no  permite  medir  con  racionalidad  el  
esfuerzo   que   cada   país   realiza   para   brindar   cobertura   de   seguridad   social   adecuada   al  
conjunto  de  la  población.  Como  ejemplo  basta  comparar  a  Saint  Kitts  y  Nevis,  que  tiene  algo  
más   de   50   mil   habitantes   y   una   superficie   de   216   kilómetros   cuadrados   con   México,   que  
cuenta   con   más   120   millones   de   habitantes   y   casi   2   millones   de   kilómetros   cuadrados   de  
superficie.  En  la  región  conviven  conglomerados  urbanos  en  condiciones  de  hacinamiento  con  
enormes   zonas   absolutamente   despobladas.   Resulta   evidente   que   no   es   lo   mismo   dar  
cobertura  social  a  comunidades  urbanas  que  en  zonas  semidesérticas.  Ni  hablar  la  diferencia  
de  costos  en  salud  para  dar  atención  en  zonas  de  baja  o  alta  densidad  de  poblacional.  Por  ello,  
pareciera   que   la   forma   más   lógica   de   medir   la   inversión   es   en   relación   al   esfuerzo   que   cada  
habitante  de  la  región  hace  para  lograr  una  sociedad  más  equitativa.    
 
Así,   para   medir   los   datos   incluidos   en   el   gráfico   anterior   según   este   razonamiento,    
corresponde  tomar  como  base  el  PBI  per  cápita  actualizado  por  PPA  según  los  datos  de  FMI.  
 
Es   decir,   del   mencionado   gráfico   surge   el   porcentaje   de   PBI   que   destina   cada   país   al  
pago  de  las  prestaciones  de  la  Seguridad  Social  y  la  atención  de  la  Salud  de  su  población.  Ese  
porcentaje   se   relaciona   con   el   PBI   per   cápita   actualizado   por   la   tabla   que   realiza   el   FMI   por  
poder  adquisitivo  PPA,  dando  como  resultado  los  guarismos  indicados  en  el  gráfico  siguiente.  

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

7  

 
 
 
 
 
Inversión  social  medida  en  PBI  per  cápita  actualizado  por  PPA  
0  
Haití  
Honduras  
Guatemala  
Nicaragua  
Jamaica  
Belice  
Ecuador  
Granada  
Paraguay  
Guyana  
República  Dominicana  
El  Salvador  
Santa  Lucia  
Bolivia  
Perú  
San  Vicente  y  las  Granadinas  
Saint  Kitts  y  Nevis  
Venezuela(República  Bolivariana  de)    
Panamá  
México  
Colombia  
Bahamas  
Antigua  y  Barbuda  
Barbados  
Costa  Rica  
Chile  
Trinidad  y  Tobago  
Brasil  
Uruguay  
Argentina  

1000  

2000  

3000  

4000  

5000  

6000  

58  
208  
330  
332  
379  
478  
495  
515  
541  
565  
625  
626  
696  
753  
819  
884  
1181  
1221  
1284  
1377  
1410  
1578  
1603  
1845  
2304  
2389  
2893  
3428  
3680  
5307  

 

Fuente:  Elaboración  propia  en  base  a  datos  de  OIT  (informe  citado)  y  FMI    

 
Como  puede  apreciarse,  el  cambio  es  significativo    y  el  ordenamiento  de  los  países  se  
ha  modificado  sustancialmente.    
 

 

8  

 
Ahora  bien,  en  términos  prácticos,  ¿qué  impacto  reviste  que  un  país  invierta  mayores  
o   menores   recursos   en   seguridad   social   y   en   salud?   En   el   cuadro   siguiente   pueden  
identificarse   tres   indicadores,   muy   simples   de   obtener   ya   que   se   encuentran   en   múltiples  
informes  disponibles  en  la  web.  Estos  indicadores  son:    
 
• El   Salario   Mínimo   (en   Argentina,   salario   mínimo,   vital   y   móvil):   representa   el  
haber  mínimo  legal  y  obviamente  se  refiere  a  los  trabajadores  formales.  
• La  Jubilación  Mínima:  en  algunos  países  se  usa  el  término  jubilación  mientras  que  
en  otros  se  utiliza  pensión  
• El  Coeficiente  “Gini”:  es  un  índice  ideado  por  quien  le  dio  su  nombre  y  representa  
el   nivel   de   igualdad   de   una   sociedad   donde   la   igualdad   perfecta   seria   cero   y   la  
desigualdad  absoluta  uno.  En  consecuencia,  cuanto  más  cerca  de  cero  sea  el  valor  
del   país,   éste   presentará   una   mejor   distribución   del   ingreso   y   por   el   contrario,  
cuanto  se  acerque  a  uno,  mayor  será  la  desigualdad  en  su  población.  

 
 
País  
Argentina  
Brasil  
Bolivia  
Chile  
Colombia  
Ecuador  
México  
Paraguay  
Perú  

Salario  
Mínimo  
551  
280  
240  
360  
263  
354  
121  
395  
236  

Jubilación  
Mínima  
420  
280  
201  
139  
210  
159  
121  
 
130  

Indice  Gini  
0.367  
0.526  
0.466  
0.503  
0.538  
0.477  
0.482  
0.526  
0.460  

Uruguay  

405  

287  

0.380  

 
Los   valores   correspondientes   a   salario   mínimo   y   jubilación   mínima,   se   encuentran  
expresados  en  dólares  corrientes,  no  actualizados  por  PPA.    
 
Se   han   tomado   diez   países   representativos   de   la   región,   ya   que   se   incluye   a   los   de  
Sudamérica   con   excepción   de   Venezuela   debido   al   alto   proceso   inflacionario   registrado   allí,  
que   complica   identificar   un   valor   relativamente   estable   en   el   tiempo,   y   se   ha   agregado   a  
México  por  ser  el  segundo  país  mas  poblado  de  Latinoamérica.    
 
De   la   información   obrante   en   el   cuadro,   surge   que   los   dos   países   que   muestran   los  
mejores   indicadores,   son   quienes   a   su   vez   (y   como   surge   del   Grafico   3)   más   invierten   en  
seguridad  social  y  salud.  Esos  países  son    Argentina  y  Uruguay.  
 
El  caso  de  Brasil  es  muy  particular,  porque  si  bien  es  muy  significativo  el  esfuerzo  en  
inversión  social  que  se  ha  estado  realizando  los  últimos  15  años,  la  complejidad  de  su  realidad  
social,   su   cultura   y   su   historia  han   dificultado   apreciar   en  los   indicadores   sociales   la   magnitud  
del  esfuerzo  realizado  en  inversión  social.  
 
 

 

9  

 
 
 

 
El  caso  argentino:  
 
En  particular,  el  resultado  que  muestran  los  indicadores  sociales  en  la  Argentina  son  
muy  significativos.    
 
La  magnitud  del  salario  mínimo  –  al  mes  de  Setiembre  de  2015  en  $  5.588  (a  partir  del  
1/1/2016  $6.060),  con    un  tipo  de  cambio  de  $  9,27  por  dólar,  equivalente  a  U$S  602,80  -­‐  es  
especialmente  relevante.  Y  lo  es  aún  cuando  ese  valor  pudiera  no  alcanzar  a  cubrir  la  totalidad  
de   las   necesidades   de   un   trabajador.   Aunque   corresponde   destacar   que   es   un   parámetro  
mínimo,   lo   cual   implica   que   todos   los   trabajadores   formales,   incluidos   en   los   convenios  
colectivos   de   trabajo,   perciben   un   ingreso   superior   a   ese   valor.   Esto,   que   parece   ser   una  
verdad  de  “Perogrullo”,  es  bueno  remarcarlo.  Mayor  relevancia  adquiere  el  monto  del  salario  
mínimo  actual  si  se  lo  compara  con  otras  etapas  históricas,  por  ejemplo  el  valor  en  dólares  del  
salario   mínimo   actual   de   U$S   602,80     con   el   de   199415,   que   era   de   U$S   200,   lo   cual   permite  
identificar   que   el   mismo   se   ha   triplicado   en   el   término   de   20   años.     Podrá   decirse   que   el   valor  
del  dólar  de  1994  no  es  comparable  con  el   dólar  actual  “oficial”  y  que  existen,  hoy  en  día,  una  
diversidad  de  dólares,  pero  qué  sucede  si  la  comparación  se  realiza  con  algún  producto  de  la  
canasta   básica,   por   ejemplo   la   leche,   que   en   el   año   1994   valía   $   0.45   y   hoy   cuesta   $   8,5.   El  
resultado  arroja  que  con  el  salario  mínimo  vigente  en    1994  se  podía  comprar  444  litros  y  en  
Setiembre  de  2015  se  pueden  comprar  657  litros16.  Por  lo  tanto,  el  salario  mínimo  medido  por  
su  poder  de  compra  real,  muestra  un  incremento  del  48%  en  20  años.      
 
La   comparación   de   otros   indicadores   económicos   y   sociales   permite   visualizar   la  
consistencia  del  crecimiento  económico  y  la  mejora  en  la  distribución  del  ingreso  registrada  
en  esos  20  años.  Por  ejemplo,  el  índice  de  desocupación  en  el  año  1994  fue  de  10.7%  mientras  
que   en   agosto   de   2015   es   de   6.6%;   respecto   del   trabajo   registrado17,   los   puestos   laborales  
registrados   en   el   Sistema   Integrado   de   Jubilaciones   y   Pensiones   (SIJP)   en   el   año   1996  
ascendían   a   4   millones   de   puestos   totales   (privados   más   empleo   público   nacional   y   de  
provincias   transferidas   a   la   nación),   mientras   que   en   el   año   2012   fue   de   7,8   millones   (entre  
2002   y   2012   los   puestos   privados   se   incrementaron   80%   y   los   públicos     69%),   y   para  
Diciembre  de  2014  el  Ministerio  de  Trabajo  informó  que  la   cantidad   de   trabajadores   totales  
registrados   superó   los   11   millones;   por   su   parte,   la   tasa   de   empleo   no   registrado   en   el   año  
1996   era   del   37,4%   mientras   que   en   marzo   de   2015   fue   de   31,9%;   por   su   parte,   el   total   de  
jubilados   y   pensionados   se   ha   duplicado   en   esos   años18  respecto   de   la   tasa   de   inversión,   entre  
1993  y  2001,  la  inversión  alcanzó  el  18,2%  del  PBI  en  promedio,  mientras  que  entre  2003  y  
2012  ascendió  al  21,0%,  2,8  puntos  arriba,  teniendo  en  cuenta  que  en  el  año  2011    la  tasa  de  
inversión  alcanzó  su  máximo  histórico:  24,5%  del  PIB.    
 
Del  análisis  de  la  información  citada  parecería  desprenderse  que  la  lógica  -­‐  inculcada  
durante   muchos   años   en   la   Argentina   y   ampliamente   aceptada   por   diversos   sectores-­‐,  

                                                                                                               
15  Ex  profeso  se  eligió  el  año  1994  por  corresponder  dicho  año  al  de  mayor  apogeo  del  proceso  neoliberal  de  la  última  
década  del  sigo  pasado.  
16Leche  marca  La  Serenisima  en  sachet  según  “precios  cuidados”  para  el  Supermercado  Coto  de  Capital  Federal.    
17  Fuente:  La  macroeconomía  Argentina  2003-­‐2012  -­‐  Secretaría  de  Política  Económica  y  Planificación  del  Desarrollo  
Subsecretaría  de  Programación  Macroeconómica  Dirección  Nacional  de  Política  Macroeconómica  
18  Fuente  ANSES  “el  Sistema  de  Seguridad  Social  en  la  Argentina”

 

   

10  

 
vinculada   a   que   el   “gasto   social”   ocasiona   un   impacto   negativo   en   los   salarios   y   favorece   el  
aumento  de  la  desocupación  y  precarización  laboral  (con  el  argumento  que  un  mayor  “gasto  
social”   requiere   como   contrapartida   un   incremento   de   impuestos   que   son   aplicados   a   la  
actividad  productiva  restando  recursos  de  inversión  al  sector  empresario),  al  mismo  tiempo  
que   para   mejorar   la   cantidad   y   calidad   del   empleo   es   necesario   “disminuir   los   impuestos   al  
trabajo”,   es   decir   bajar   los   aportes   y   contribuciones   sobre   el   salario   tal   como   se   hizo   en   la  
Argentina   en   la   década   del   ’90,   definitivamente   no   se   ha   plasmado   en   la   realidad   económica   y  
social  del  país.  Por  lo  tanto,  dicha  lógica,  planteada  la  mayoría  de  las  veces  como  una  verdad  
revelada   y   aconsejada   por   numerosos   organismos   internacionales   al   momento   de   brindar  
asesoramiento  a  los  países  para  que  éstos  pudieran  llegar  a  obtener  condiciones  económicas  y  
sociales   adecuadas   para   recibir   financiamiento   externo,   ha   sido   fácticamente   desvirtuada,   al  
menos   para   la   Argentina   y   en   el   marco   de   las   políticas   económicas   adoptadas.   Y   de   esta  
manera,  podría  inferirse  que  estas  verdades  reveladas  tienen  por  único  objetivo  mantener  la  
desigualdad  y  la  concentración  de  bienes  y  oportunidades  en  unos  pocos.  
 
En  otras  palabras,  la  realidad  se  ocupó  de  destruir  esas  premisas,  toda  vez  que  en  la  
República  Argentina,  en  los  últimos  12  años,  la  inversión  social  ha  presentado  un  incremento  
paulatino   y   constante,   los   índices   de   desempleo   y   de   trabajo   informal   han   descendido  
significativamente   mientras   que,   en   paralelo,   se   ha   registrado   un   incremento   real   de   los  
salarios   para   todos   los   sectores   económicos   a   partir   de   negociaciones   colectivas   anuales   y  
cristalizado  una  importante  mejora  en  la  distribución  de  la  riqueza  entre  todos  los  integrantes  
de  la  sociedad.    
 
 
Un   punto   interesante   del   análisis   resulta   de   establecer   la   relación   entre   el   haber   de   un  
trabajador   pasivo   y   el   salario   de   un   trabajador   activo:   mientras   que   20   años   atrás   un   jubilado  
cobraba   el   53%   de   lo   que   percibía   un   trabajador   activo   de   su   sector,   actualmente   esa   relación  
llega   al   76%,   y   producto   de   la   aplicación   de   la   ley   de   movilidad   jubilatoria19  es   muy   posible  
que  siga  acortándose  la  brecha  entre  uno  y  otro.  
 
A   la   luz   de   lo   acontecido   en   la   Argentina,   parecería   reafirmarse   que   el   crecimiento  
económico   no   sólo   no   es   incompatible   con   una   inversión   social   importante   y   con   una  
inversión   en   protección   social   abarcativa   y   universal,   sino   que   es   justamente   su   origen   y   su  
elemento  dinamizador.      

 
El  debate  necesario  para  la  cuestión  social  
 

Durante  los  últimos  24  años  la  sociedad  argentina  ha  vivido  la  cuestión  social  en  dos  
tramos   diferenciados.     En   el   primero   de   ellos   (de   1990   a   2002),   tuvo   lugar   la   privatización   del  
sistema   previsional,   la   disminución   de   las   contribuciones   patronales,   la   disminución   de   las  
asignaciones   familiares,   de   los   haberes   jubilatorios   y   de   las   remuneraciones   de   los  
trabajadores  públicos,    la  desregulación  de  las  obras  sociales,  el  crecimiento  de  las  empresas  
de  medicina  prepaga  y  la  masificación  de  los  seguros  médicos,  la  transferencia  de  los  servicios  
sociales  nacionales  a  las  provincias  y  el    
 
congelamiento   de   los   valores   de   las   diferentes   prestaciones.   El   resultado   de   la  
aplicación   de   estas   medidas   desembocó   en   una   fuerte   disminución   de   la   cobertura   tanto  
previsional   como   de   salud,   en   un   incremento   considerable   del   desempleo,   llegando   éste   a  
guarismos  inéditos  en  el   país  al  alcanzar   el  21.5%  en  2001,  en  una  precarización  generalizada  

                                                                                                               
19  Ley  26.417  sancionada  el  1  de  octubre  de  2008  
 

11  

 
del   empleo   donde   el   trabajo   informal   alcanzó   el   48.5%   y   la   suma   entre   desocupados   e  
informales  llegó  al  70%.    
 
A   su   vez,   durante   el   segundo   tramo   de   los   últimos   24   años   (de   2003   al   2015),   se  
reestatizó  el  sistema  previsional,  se  crearon  nuevas  prestaciones  que  impactan  en  diferentes  
áreas   de   política   económica   y   social,   ampliando   el   alcance   de   la   protección   social   en   la  
Argentina 20 .   La   aplicación   de   estas   iniciativas   permitieron   que   la   cobertura   previsional  
alcanzara  el   record  histórico  del  98%  de  los  hombres  a  los   65   años   de   edad   y   de  las   mujeres  a  
los   60   años   de   edad,   el   desempleo   disminuyó   hasta   el   6,6%   mientras   que   la   informalidad  
laboral  disminuyó  al  31,9%.    
 
Hoy   en   día,   en   el   marco   de   la   campaña   electoral   para   la   elección   de   presidente   en  
octubre   de   2015,   los   medios   de   comunicación   dan   a   conocer   con   insistencia   frases   hechas  
respecto   de   que   se   mantendrán   los   beneficios   sociales   conquistados   en   este   periodo   por  
quienes,  hasta  no  hace  mucho  tiempo  atrás,  pensaban  y  manifestaban  que  eran  perjudiciales  
para   la   economía   del   país.   Cabe   señalar   que   la   población   ha   incorporado   con   agrado   a   su   vida  
diaria   el   conjunto   de   beneficios   y   conquistas   sociales   obtenidas   a   lo   largo   de   los   últimos   años,  
por   lo   que   es   impensable   considerar   que   un   candidato   a   presidente   pueda   llegar   a   serlo  
expresando  su  voluntad  de  limitar  o  eliminar  los  mismos.  Esta  situación  provoca  que  en  todo  
el   espectro   político   los   distintos   candidatos   a   la   presidencia   coincidan   en   mantener   en   la  
práctica  las  políticas  sociales  de  inclusión,  aunque  su  tradición  ideológica  indique  lo  contrario.  
 
Por  ello,  aún  cuando  resulte  sencillo  para  algunos  dirigentes  políticos  desdecirse  hoy  
de   lo   planteado   en   el   pasado   y   afirmar   que   se   mantendrá,   por   ejemplo,   la   AUH,   el   planteo  
resulta   al   menos,   poco   creíble,   toda   vez   que   aún   cumpliendo   la   “palabra   empeñada”  
manteniendo   la   prestación,   se   puede   limitar   el   acceso   de   nuevos   beneficiarios   incorporando  
nuevos   requisitos   o   limitando   el   alcance;   o   plantear   mantener   los   beneficios   previsionales   a  
aquellos  que  los  obtuvieron  por  medio  del  Programa  de  Inclusión  Social  para  luego  incorporar    
limitaciones  que  paulatinamente  dejen  fuera  del  sistema  a  millones  de  personas  como  ocurrió  
en  la  década  de  los  ’90,  afirmando,  sin  embargo,  que  se  cumple  con  la  promesa  electoral.  
 
Por  ello,  el  verdadero  debate  no  consiste  en  afirmar  si  se  mantendrá  o  no  determinado  
beneficio   social,   sino   en   identificar   claramente   cual   es   la   concepción   ideológica   respecto   del  
impacto    del  “gasto”  o  de  la  “inversión”  social  en  el  proceso  económico.    
 
A  lo  largo  de  este  trabajo  se  intento  dejar  en  claro  que:  
 
 
Es   falsa   la   afirmación   que   una   inversión   creciente   en   materia   de   seguridad   social  
implique,   inexorablemente,   el   desfinanciamiento   de   las   cuentas   públicas.   Si   esa   inversión   se  
realiza   con   prudencia   e   inteligencia,   orientar   los   recursos   de   la   sociedad   hacia   ese   destino  
puede   transformarse   en   un   factor   de   reactivación   (ya   que   los   ingresos   percibidos   por   quienes  
más   necesitan   las   prestaciones   sociales   se   vuelcan   en   su   totalidad   y   rápidamente   al   consumo)  
y  por  ende  lograr  que  los  recursos  invertidos  regresen  al  sistema  de  seguridad  social  (mayor  
nivel   de   actividad   y   consumo   tienen   un   efecto   directo   y   positivo   sobre   la   recaudación  
impositiva),     generan   un   circulo   virtuoso   por   el   cual   es   posible   avizorar   un   futuro   con  
crecimiento  y  equidad.  

                                                                                                               
20  Prestación   Asignación   Universal   por   Hijo,   Programa   Conectar   Igualdad,   Programa   de   Inclusión   Jubilatoria,   el   plan  
Progresar  y  el  Procrear  entre  otros.    

 

12  

 
 
La  mayor  inversión  en  seguridad  social  no  se  contrapone  con  el  crecimiento  del  salario  de  
los  trabajadores  en  actividad,  ni  perjudica  la  generación  de  empleo.  Por  el  contario,  favorece  
la  distribución  de  la  riqueza  y  potencia  la  generación  de  la  misma.  

 
En   el   marco   de   la   democracia   participativa,   lo   mínimo   que   corresponde   pedir   a  
quienes   tendrán   responsabilidad   de   dirigir   los   destinos   del   conjunto   de   la   población,   es   que  
demuestren,   con   honestidad   intelectual,   sus   convicciones,   y   expliciten   con   claridad   si   la  
Argentina   avanzará   en   el   camino   de   la   justa   distribución   de   la   riqueza   o   por   el   contrario,   si    
regresará   a   un   pasado   de   ajuste,   ya   conocido   y   probado   en   el   pasado   reciente,   donde   se  
dejaron   libres   las   variables   económicas   para   que   cada   uno   “se   salve”   como   pueda   y,   en   el  
mejor  de  los  casos,  si  puede.  
 
Alcanzar  una  razonable  equidad  social  por  medio  del  ejercicio  de  la  solidaridad  social  
es   posible.   Perder   el   rumbo   y   caer   nuevamente   en   el   camino   del   individualismo   también   es  
posible,  por  ello  hay  que  estar  atentos  para  no  desviarse  de  la  senda  de  la  inclusión  
 
 
 
 
 
Agradecimientos:  
• Al   Diputado   Nacional   Eduardo   Santín   y   a   Florencia   Jaccoud   quienes   nos   brindaron    
datos  económicos.  
• A  Carolina  Pestana  por  sus  gráficos.  
• A  Andrea  Pellegrino  quien  le  dio  forma  al  documento  

 

 

 
 

13  


Documentos relacionados


Documento PDF inversion social al 3 1
Documento PDF portafolio previges sas 17 06 2015
Documento PDF propuestas del frente renovador daireaux
Documento PDF boletin del mes de abril
Documento PDF orientacionlaboral
Documento PDF mi postulaci n


Palabras claves relacionadas