Novena del perdón .pdf



Nombre del archivo original: Novena del perdón.pdf

Este documento en formato PDF 1.4 fue enviado en caja-pdf.es el 10/03/2014 a las 06:54, desde la dirección IP 186.81.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1156 veces.
Tamaño del archivo: 204 KB (10 páginas).
Privacidad: archivo público



Vista previa del documento


NOVENA DE LA PAZ Y EL PERDÓN

1er Día
Para tener paz en el corazón



Reflexión:

No es de Dios lo que roba la paz del alma (Camino, n. 258).
Característica evidente de un hombre de Dios, de una mujer de Dios, es la paz en su alma:
tiene «la paz» y da «la paz» a las personas que trata
Hay que unir, hay que comprender, hay que disculpar. No levantes jamás una cruz sólo para
recordar que unos han matado a otros. Sería el estandarte del diablo. La Cruz de Cristo es
callar, perdonar y rezar por unos y por otros, para que todos alcancen la paz (Via Crucis, VIII
estación, n. 3).
Como Cristo “pasó haciendo el bien” (Hch 10, 38), así también noso­tros tenemos que
desarrollar una gran siembra de paz por los caminos humanos (Es Cristo que pasa, n. 166).



Intención

Señor, Tú sabes cuánto deseo tener tu paz dentro de mí. Pero sé bien que no podré conseguirla
mientras guarde amarguras y resentimientos en el corazón, como heridas que nunca
cicatrizarán.
Desearía ser capaz de hacer lo que dice San Pablo: “Sobrellevaos mu­tuamente y perdonaos
cuando alguno tenga queja contra otro. Y que la paz de Cristo se adueñe de vuestros
corazones” (Col 3, 13.15). Sin tu ayuda, Señor, sólo con mi esfuerzo, nunca voy a alcanzar esa
paz.
Por eso, te pido humildemente, por intercesión de San Josemaría, la gra­cia de saber perdonar.
Limpia mi corazón de la contaminación del odio, de la rabia, de la aversión y de otros
sentimientos amargos que dividen, por más que yo considere que mi reacción es acorde con
las faltas y ofensas de los demás.

Oración para todos los días
Oh, Señor, hazme un instrumento de Tu Paz .
Donde hay odio, que lleve yo el Amor.
Donde haya ofensa, que lleve yo el   Perdón.
Donde haya discordia, que lleve yo la Unión.
Donde haya duda, que lleve yo la Fe.
Donde haya error, que lleve yo la Verdad.
Donde haya desesperación, que lleve yo la Alegría.
Donde haya tinieblas, que lleve yo la Luz.
Oh, Maestro, haced que yo no busque tanto ser consolado, sino consolar;
ser comprendido, sino comprender;
ser amado, como amar.
Porque es:
Dando , que se recibe;
Perdonando, que se es perdonado;
Muriendo, que se resucita a la
Vida Eterna.
HOOPONOPONO
“Divino Creador, padre, madre, hijo todos en uno...
Si yo, mi familia, mis parientes y antepasados ofendieron,
a tu familia, parientes y antepasados en pensamientos, palabras,
hechos y acciones desde el inicio de nuestra creación hasta el presente,
nosotros pedimos tu perdón...
Deja que esto se limpie, purifique, libere, corta todas las memorias, bloqueos,
energías y vibraciones negativas
y transmuta estas energías indeseables en pura luz, amor, armonía y abundancia
así sea hecho”.

LO SIENTO ­ PERDÓN ­ TE AMO ­ GRACIAS

2° Día
Para comprender y disculpar



Reflexión:

No  admitas  un  mal pensamiento  de  nadie,  aunque  las  palabras  u  obras  del  interesado  den  pie
para juzgar así razonablemente (Camino, n. 442).
Más  que  en  «dar»,  la  caridad  está  en  «comprender».  –  Por  eso  busca  una  excusa  para  tu
prójimo –las hay siempre–, si tienes el deber de juzgar (Camino, n. 463).
Ponte  siempre   en  las  circunstancias  del  prójimo:  así  verás   los  proble­mas  o  las  cuestiones
serenamente,  no  te  disgustarás,  comprenderás,  dis­culparás,  corregirás  cuando  y  como  sea
necesario, y llenarás el mundo de caridad (Forja, n. 958).



Intención

Jesús,  Tú  ves  cuánto  me  cuesta  comprender  a  los demás, verlos con bue­nos ojos  y disculpar
sus faltas, grandes o pequeñas, cuando me pertur­ban y me hieren.
Quiero  pedirte  la  gracia  de  cumplir  lo  que   Tú  nos mandaste: “No juzguéis y no seréis juzgados;
no condenéis y no seréis condenados. Perdonad y seréis perdonados” (Lc 6, 37).
Tú  sabes,  Señor,  que  con   frecuencia  me   fijo,  primero  que  todo,  en  el  lado  negativo  de  las
personas,  aquello  que  me  incomoda,  lo  que  consi­dero  absurdo  e  insoportable,  lo  que  me
amarga. Y, así, adquiero el vicio de pensar mal y de hablar mal de los demás.
Señor,  ten  misericordia  de  mí,  que  soy  tan  poco  misericordioso.  Aunque  no  lo  merezca,  te
ruego  me  concedas,  por  intercesión  de  San  Josemaría,  un  corazón  capaz  de  comprender,  de
disculpar y de perdonar.

3er Día
Para vencer el orgullo



Reflexión:

Si eres tan miserable, ¿cómo te extraña que los demás tengan miserias?
(Camino, n. 446).

Conforme:  aquella  persona  ha  sido  mala  contigo.  –  Pero,  ¿no  has  sido  tú  peor  con  Dios?
(Camino, n. 686).
Esfuérzate,  si  es  preciso,  en  perdonar  siempre  a  quienes  te  ofendan,  desde  el  primer instante,
ya  que,  por  grande  que  sea  el  perjuicio o  la ofensa que te hagan, más te ha perdonado Dios a ti
(Camino, n. 452).
[Vamos]  a  rechazar  la  soberbia,  a  ser  compasivos,  a tener caridad;  a prestaros mutuamente el
auxilio de la oración y de la amistad sincera
(Forja, n. 454).



Intención

Señor, es verdad que yo rezo y, en la oración, te pido perdón…, pero sigo sin perdonar a los que
me  ofenden.  Perdóname  por  haber  despre­ciado  las  palabras   de  tu  Hijo  Jesús,  que  tantas
veces  repito  al  rezar  el  Padrenuestro:  “perdónanos   nuestras  ofensas,  así  como   nosotros
perdo­namos a los que nos ofenden” (Mt 6, 12).
Comprendo  que,  si  fuese   sincero,  en  el fondo de  esa dureza descubriría mi orgullo. Reconozco
que  soy  susceptible,  que  me  muestro  fácilmente  amargado,  que  interpreto  mal  lo  que  los
demás dicen o hacen, y que la
menor   insinuación  me  deja  trastornado…  Y   Tú,  Jesús,  ¿qué  hacías  cuando  te  maltrataban?
¿Qué  haces  conmigo  cuando  te  maltrato  con  mis  pecados?  Bien  sé  que,  todas  las  veces  que
voy a confesarme, Tú me dices: “Yo te absuelvo”.
Señor,  ¡no  quiero  ser  hipócrita!  Por intercesión de San Josemaría, con­cédeme la  gracia de ser
humilde, condición imprescindible para poder perdonar.

4° Día
Para vencer la ira


Reflexión:

Eso  mismo  que  has  dicho  dilo  en  otro  tono,  sin  ira,  y  ganará  fuerza tu raciocinio, y, sobre todo,
no ofenderás a Dios (Camino, n. 9).
No  reprendas  cuando  sientes  la  indignación  por  la  falta  cometida.  –Es­pera  al  día  siguiente,  o
más  tiempo  aún. –Y  después,  tranquilo y puri­ficada la  intención, no dejes de reprender. –Vas a
conseguir más con una palabra afectuosa que con tres horas de pelea. –Modera tu genio
(Camino, n. 10).

Calla  siempre   cuando  sientas  dentro  de  ti  el  bullir  de  la  indignación.  –Y  esto,  aunque  estés
justísimamente  airado.  –Porque,  a  pesar  de  tu  discre­ción,  en  esos  instantes  siempre  dices
más de lo que quisieras (Camino, n. 656).



Intención

Pienso,  Jesús,  en   Ti  y  en  tus palabras: “Aprended de mí, que soy manso y humilde de  corazón”
(Mt  11,   29).  Y  después  pienso  en  mí:  en  mis  irritaciones,  en  mis  reacciones  violentas,  en  mi
brusquedad,  en  la  ira  que  hierve  por  dentro,  asumiendo  que  es  lógico  tratar  duramente  a  los
demás porque “yo tengo razón”. Y, así ¡me creo cristiano!
También  cristiano  era  San  Pablo, que pedía: “Que desaparezca de vosotros toda amargura, ira,
indignación,  griterío  o  blasfemia”  (Ef  4,   31).  Cristiano  era  San  Josemaría,  que  respondía  a  las
calumnias con una actitud constante de “callar, trabajar, perdonar, sonreír”.
Sólo  salía  en  defensa  de  la  justicia  cuando  la  injuria  ofendía  cosas  de  Dios  o  a  terceras
personas  inocentes.  Corazón   manso  y  humilde  de  Jesús,  por  intercesión  de  San  Josemaría,
haz mi corazón semejante al tuyo.

5° Día
Para vencer el resentimiento



Reflexión: Palabras de San Josemaría Escrivá

¡Qué  alma más estrecha la de los que guardan celosamente su «lista de agravios»!... Con esos
desgraciados es imposible convivir (Surco,
n. 738).

Perdonar.  ¡Perdonar  con  toda  el  alma  y  sin  resquicio  de   rencor!  Actitud  siempre  grande  y
fecunda.  –Ese  fue el gesto de Cristo al ser enclavado en la cruz: «Padre, perdónales,  porque no
saben lo que hacen», y de ahí vino tu salvación y la mía (Surco, n. 805).
Dios  no  se  escandaliza  de  los hombres.  Dios  no  se  cansa  de nuestras infidelidades (Es Cristo
que pasa, n. 64).
Nunca  he  maltratado  a  nadie  que  me  haya  vuelto  la  espalda,  ni  siquiera  cuando  a  mis  deseos
de ayudar me han pagado con un descaro (Amigos de Dios, n. 59).


Intención

Dios  mío,  yo  sé  que  el  resentimiento  es  una  herida  que  el  amor   propio,  orgulloso,  abre  y
remueve  en  el  corazón,  que  es  una  gangrena  que  el  odio  cultiva  dentro  del  alma.  Yo  lo  temo,
Dios mío, porque ya lo descubrí den­tro de mí, aferrado como un cáncer.
Alguien  decía  que  el  resentimiento  es  el  horno  del   diablo.  Tenía razón. Yo también siento que  el
rencor   es  un  fuego  maldito  que  quema  el  amor,  la  comprensión  y  la  paz  que   deberían  marcar
siempre la relación entre los hijos de Dios.
¡Líbrame  de  él,  Jesús!  Ayúdame  a  expulsar  ese  mal  por  medio  de  la  confe­sión  frecuente.
Concédeme,  por  intercesión  de  San   Josemaría,  fuerzas  del  Cielo  para  perdonar,  para  olvidar.
Que yo no guarde ningún rencor.
Al  contrario,  que  guarde  mis  amarguras  dentro  de  tu  corazón  y  allí  apren­da  a  decir:  “¡Padre,
perdónalos!” (Lc 23, 34).

6° Día
Para vencer las discordias familiares



Reflexión: Palabras de San Josemaría Escrivá

La  convivencia  es  posible  cuando  todos  tratan  de  corregir  las  propias deficiencias  y  procuran
pasar por encima de las faltas de los demás
(Conversaciones, n. 108).
[Es]  La  paciencia  la que nos  impulsa  a  ser  comprensivos  con  los  de­más, persuadidos de que
las almas, como el buen vino, se mejoran con el tiempo (Amigos de Dios, n. 78).
El  amor   debe  ser  sacrificado,  diario,  hecho  de  mil  detalles  de   compren­sión,  de  sacrificio
silencioso, de entrega que no se nota (Es Cristo que pasa, n. 36).
De callar no te arrepentirás nunca: de hablar, muchas veces (Camino, n. 639).


Intención

Dios  mío,  Tú  sabes  que  me  cuesta  mucho  disculpar,  en  la  vida  familiar,  las  faltas  de
consideración  para  conmigo:  faltas  de  atención,  de  respeto,  de  paciencia   y  de  delicadeza;  y
sabes  que  me  cuesta  aún  más  admitir  que  también  yo  caigo  en  esas  mismas  faltas.  Te  pido
ayuda  para  que,  con  tu  gracia  y,  por  la   intercesión  de  San  Josemaría,  sea  capaz  de  vencer  la
falsa  autoestima  y  de  vivir  como  nos  pide  San  Pablo:  “con  toda  humildad y mansedumbre, con
longanimidad, sobrellevándoos unos a otros con cari­dad” (Ef 4, 2).
Líbrame,  Señor,  de  la  obsesión  temeraria  de  considerar  que  sólo  yo  tengo   la  razón;  de  la
grosería,  de  la   impaciencia  ante  pequeñas  faltas,  de  las  dis­cusiones  por  cosas  sin
trascendencia…  Te  pido  la  caridad  de  saber callar, sonreír, hacer buena cara, y pedir disculpas
por mis excesos al corregir.
Y  si  hubiera  necesidad,  te  pido  el  espíritu   heroico  del  perdón  con  que  acogiste  a  Judas  en  el
huerto, en la hora de la traición.

7° Día
Para dar el primer paso



Reflexión:

Nuestro  Padre  del Cielo perdona cualquier ofensa, cuando el hijo vuel­ve de nuevo a Él, cuando
se  arrepiente  y  pide  perdón.  Nuestro  Señor  es  tan Padre, que previene nuestros deseos de ser
perdonados, y se adelan­ta, abriéndonos los brazos con su gracia (Es Cristo que pasa, n. 64).
El  Señor  tomó  la iniciativa, viniendo a nuestro encuentro. Nos dio ese ejemplo (Amigos de Dios,
n. 228).
En  el  Sacramento  de  la  Penitencia  es  donde  tú  y  yo  nos  revestimos  de  Jesucristo  y  de  sus
merecimientos (Camino, n. 310).



Intención

Dios,  Padre  de  misericordia,  abro  el  Evangelio  y  veo  que  Jesús  me  pide  dar  siempre  el  primer
paso  de  la  reconciliación,  ser  yo el primero en tomar la iniciativa de pedir y ofrecer perdón; “deja
allí tu ofrenda ante el altar, ve primero a reconciliarte con tu hermano” (Mt 5, 24).
Es  justo  que   me  pidas  hacer  lo  mismo  que  Tú  hiciste.  De  hecho,  San  Pa­blo  dice  que  “siendo
todavía  pecadores,  Cristo  murió  por  nosotros”  (Rm  5,  8).  Dios  mío,  ¡cómo  me  cuesta  dar  ese
paso cuando estoy convencido de que yo tengo la razón, y de que el ofendido soy yo! Me  parece
algo sobrehumano. ¡Sólo con tu fuerza, Señor!
San  Josemaría,  intercede  por  mí,  para  que  me  decida a buscar el auxilio de Dios,  haciendo una
confesión sincera, pues es, en ese sacramento, que puedo encontrar la gracia que necesito.

8° Día
Para devolver bien por mal



Reflexión:

A  nuestra  reincidencia  en  el  mal,  responde  Jesús   con  su   insistencia  en  redimirnos,  con
abundancia de perdón (Via Crucis, VII estación).
Valen  tanto  los  hombres,  su  vida  y  su  felicidad,  que  el  mismo  Hijo  de  Dios  se  entrega  para
redimirlos, para limpiarlos, para elevarlos (Es Cristo que pasa, n. 165).
Tarea del cristiano: ahogar el mal en abundancia de bien (Surco, n. 864).
Acostúmbrate   a  apedrear  a  esos  pobres  «odiadores»,  como  respuesta  a  sus  pedradas,   con
Avemarías (Forja, n. 650).



Intención

Buen  Jesús,  yo  reconozco  que,  cuando  me  siento  ofendido,  comienza  a  hervir  dentro  de  mí  el
deseo del desquite. ¡Exactamente lo que Tú no hiciste!
¡Qué  difícil  es  contener  la  fantasía  de  las  venganzas  pequeñas  o  grandes  que  mi  imaginación
construye. Y, sin embargo, sé que debería pensar en perdonar!
Haz,  Señor,  que,  cuando  me  sienta  así,  vengan  a  mi  memoria  tus  palabras:  “Amad  a  vuestros
enemigos   y  rezad   por  los  que  os  persigan”  (Mt  5,  44),  y  las  de  San  Pablo:  “no  te   dejes  vencer
por el mal; al contrario, vence el mal con el bien” (Rm 12, 21).
Yo  te  suplico,  Señor,  que  la  meditación  de  las  palabras  de  San  Josemaría  para  el  día  de  hoy
despierten  en  mí,  por  su  intercesión,  decisiones  de  rezar  siempre  por  los  que  me  causan  un
mal y de desearles el bien, de “ahogar el mal en abundancia de bien”.

9° Día
Para pedir la ayuda de Nuestra Señora



Reflexión: Palabras de San Josemaría Escrivá

Debió  de  sufrir  mucho  el  Corazón dulcísimo  de  María,  al  presenciar  aquella crueldad colectiva,
aquel  ensañamiento  que  fue,  de  parte  de   los  verdugos,  la  Pasión  y  Muerte  de  Jesús.  Pero
María  no  habla.  Como  su  Hijo,  ama,  calla  y  perdona.  Esa   es  la  fuerza  del  amor  (Amigos  de
Dios, n. 237).
Cuando   somos  de  verdad  hijos  de  María  comprendemos  esa  actitud  del  Señor,  de  modo  que
se agranda nuestro corazón y tenemos entrañas de misericordia (Es Cristo que pasa, n. 146).
Acostúmbrate  a  poner  tu  pobre  corazón  en  el Dulce e  Inmaculado Co­razón de María, para que
te   lo  purifique  de  tanta  escoria,  y  te  lleve  al  Corazón   Sacratísimo  y  Misericordioso  de  Jesús
(Surco, n. 830).



Intención

Madre   de  misericordia,  consoladora  de los afligidos, refugio de los  pe­cadores, Tú que estuviste
unida  al  sacrificio  de  Jesús,  cuando  derramaba la sangre en la Cruz para limpiarnos de nuestro
pecados, ten compasión de nosotros, pobres pecadores, que no conseguimos perdonar.
Haz  que,  cuando  sintamos  que  nos  quema  el  rencor,  la  rabia  o  el  deseo  de  venganza,  nos
acordemos   de  Ti;  haz  que  no  olvidemos  que  tenemos  una  Madre  que  nos  ama  y  que  quiere
ablandar la dureza de nuestro cora­zón con el calor de su corazón inmaculado.
Acógenos,  Madre,  en  tu  regazo  como  niños  pequeños;   calma  con  tu  sonrisa  nuestra  cólera;
consíguenos  de  tu  Hijo  el  don  de  disculpar,  de  olvidar  y  de no remover amarguras; y también  el
de  amar  y  querer  bien  a  los  que no nos quieren bien. Llévanos, Madre bien adentro del Corazón
Sacratísimo y Misericordioso de Jesús.


Novena del perdón.pdf - página 1/10
 
Novena del perdón.pdf - página 2/10
Novena del perdón.pdf - página 3/10
Novena del perdón.pdf - página 4/10
Novena del perdón.pdf - página 5/10
Novena del perdón.pdf - página 6/10
 




Descargar el documento (PDF)

Novena del perdón.pdf (PDF, 204 KB)





Documentos relacionados


Documento PDF novena del perdo n
Documento PDF librito domingo de resurrecci n
Documento PDF gu a para los rezos del adviento 4 semanas
Documento PDF gu a para la semana de oraci n julio 2015
Documento PDF mensaje del papa para la cuaresma de 2014
Documento PDF novena inmaculada concepcion

Palabras claves relacionadas