Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Inversion social AL (3).pdf


Vista previa del archivo PDF inversion-social-al-3.pdf

Página 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13

Vista previa de texto


 
 
 
Sin   embargo,   vale   la   aclaración   que   este   gráfico   puede   ser   engañoso,   ya   que   no  
muestra  la  realidad  completa,  toda  vez  que  un  dólar  en  Haití  no  presenta  el  mismo  poder  de  
compra   que   un   dólar   en   México   o   en   Venezuela.   Para   subsanar   este   conflicto,   el   Fondo  
Monetario   Internacional   (FMI)   ideó   una   fórmula   que   actualiza   los   datos   del   PBI   de   los  
distintos   países   por   lo   que   ellos   llaman   PPA   (qué   es   la   actualización   de   datos   entre   países   Por  
Poder  Adquisitivo).   Esto   permite   que  todos  los  presupuestos  sean  comparables  en  función  de  
una   moneda   con   una   misma   capacidad   de   compra.   Algunos   países   tienen   una   moneda  
devaluada,   mientras   que   otros   países   mantienen   una   moneda   apreciada   en   relación   con   el  
dólar   estadounidense.   Mediante   la   utilización   de   la   tabla   realizada   por   el   FMI   se   logra  
comparar   realidades   similares.   Claro   que   es   una   similitud   teórica,   la   cual   sólo   facilita   la  
realización   de   estudios   comparados   más   acordes   a   la   realidad   cambiante   en   el   mundo  
globalizado.  
 
 
Por   otro   lado,   cabe   señalar   que   el   hecho   de   poder   trabajar   con   una   moneda  
similar   o   comparable   no   asegura   poder   realizar   una   comparación   razonable.   América   Latina   y  
el   Caribe   presentan   realidades   tan   disímiles   de   población   y   de   superficie   ocupada   por   esas  
poblaciones  que,  la  simple  medición  en  puntos  del  PBI,  no  permite  medir  con  racionalidad  el  
esfuerzo   que   cada   país   realiza   para   brindar   cobertura   de   seguridad   social   adecuada   al  
conjunto  de  la  población.  Como  ejemplo  basta  comparar  a  Saint  Kitts  y  Nevis,  que  tiene  algo  
más   de   50   mil   habitantes   y   una   superficie   de   216   kilómetros   cuadrados   con   México,   que  
cuenta   con   más   120   millones   de   habitantes   y   casi   2   millones   de   kilómetros   cuadrados   de  
superficie.  En  la  región  conviven  conglomerados  urbanos  en  condiciones  de  hacinamiento  con  
enormes   zonas   absolutamente   despobladas.   Resulta   evidente   que   no   es   lo   mismo   dar  
cobertura  social  a  comunidades  urbanas  que  en  zonas  semidesérticas.  Ni  hablar  la  diferencia  
de  costos  en  salud  para  dar  atención  en  zonas  de  baja  o  alta  densidad  de  poblacional.  Por  ello,  
pareciera   que   la   forma   más   lógica   de   medir   la   inversión   es   en   relación   al   esfuerzo   que   cada  
habitante  de  la  región  hace  para  lograr  una  sociedad  más  equitativa.    
 
Así,   para   medir   los   datos   incluidos   en   el   gráfico   anterior   según   este   razonamiento,    
corresponde  tomar  como  base  el  PBI  per  cápita  actualizado  por  PPA  según  los  datos  de  FMI.  
 
Es   decir,   del   mencionado   gráfico   surge   el   porcentaje   de   PBI   que   destina   cada   país   al  
pago  de  las  prestaciones  de  la  Seguridad  Social  y  la  atención  de  la  Salud  de  su  población.  Ese  
porcentaje   se   relaciona   con   el   PBI   per   cápita   actualizado   por   la   tabla   que   realiza   el   FMI   por  
poder  adquisitivo  PPA,  dando  como  resultado  los  guarismos  indicados  en  el  gráfico  siguiente.  

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

7