Investigación .pdf



Nombre del archivo original: Investigación.pdf

Este documento en formato PDF 1.4 fue enviado en caja-pdf.es el 15/03/2015 a las 23:20, desde la dirección IP 187.194.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1146 veces.
Tamaño del archivo: 3.1 MB (11 páginas).
Privacidad: archivo público



Vista previa del documento


Investigación escrita por: Francisco Javier Maldonado Hdz 

 
Fenómeno estético y cultural del tatuaje  
¿como de un acto vandálico, el tatuaje ha pasado a ser un fenómeno estético 
cultural? 
 
 
Estamos  entrando  en  la  época  en  que  el  tatuaje  deja  de  ser   un  acto  vandálico  para 
pasar  a ser  el surgimiento  de  una nueva  normalidad estética y vivencial  en el  seno  de 
la  sociedad  y  la configuración de la nueva subjetividad de los tatuados, entendida como 
un proceso interactivo,  innovador, emotivo y reflexivo, en el  que el  cuerpo se convierte 
en  forma  de  expresión  y  construcción  del  sujeto  en  base  a  pensamientos y vivencias 
del mismo entorno en el que vive. 
En esta investigación podremos ver como la industria cultural del tatuaje como lo 
son:  Herramientas,  diseños,  tatuadores  y  estudios   de  tatuajes,  han  transitado  de  los 
espacios  clandestinos, sucio,  vacíos y baratos,  a  los espacios semipúblicos  y  después 
a  los  espacios   públicos,  haciéndose  visible  y  accesible  cada  vez  a  público  más 
heterogéneo. 
Como  el  tatuaje  ahora  es  más  frecuente  verlo en  distintos  sectores sociales  sin 
restricción  (o  muy  poca)  de  género,  de  edad o de estatus  social,  el tatuaje  incursiono 
en  nuevos  contextos  sociales  y  adquirió  nuevos  significados  junto   con  nuevos 
pensamientos.  ¿Como   se  produjo  tal  cambio?¿Porque  ahora  es  más  fácil  pensarlo 
como arte corporal? 
 
También  nos  podremos  dar  cuenta,  el  como  con  el  paso  del  tiempo  tiene 
múltiples  cadenas  de  significación  en  el  acto  de tatuarse,  se  piensa  que el  diseño  del 
tatuaje  es  lo  más  importante  para  entender  su  significado,  pero  la  acción  misma  de 
tatuarse  y la  zona  del  cuerpo  elegida para fijar la imagen, muchas veces tienen mayor 
importancia  que  el  dibujo  o  el  diseño,   el  tatuaje  a  su  vez  conecta  el  cuerpo  con  una 
dimensión  simbólica y lo  distingue  esto como un lienzo y por esto se le considera como 
un arte. 
 

Investigación escrita por: Francisco Javier Maldonado Hdz 

 
 
En el  siglo XlX y siglo XX se reconocía al tatuaje como una práctica marginal, de barrio, 
y vandálica, que era para clases bajas.1 
Un  hecho  fundamental  Que  ayudó  y  revolucionó  el  fenómeno  del tatuaje fue  la 
invención  de  la  máquina  eléctrica  a  principios  del  siglo  XX​
,  esto  revolucionó 
(imagen1)​
aspectos  claves  como  la  reducción del tiempo de  trabajo en cada tatuaje, mejor calidad 
en trazos  y  manejo de dibujo  en  la piel, ahora con esto el tatuador se metió más a este 
oficio  y  con  esto  inicio  la  denominació  “profesionalización  del  tatuaje”  siendo  esto  un 
gran salto al oficio de los tatuadores. 

 

 

(Imagen1 maquina para tatuar siglo XX) 

Con  esto  se  pretendía  una transformación del  estatus del tatuador aficionado a 
profesional  artista,  pero esa transformación no sería nada fácil debido a la larga historia 
de  desprestigio  y  estigmatización  que  la  sociedad percibe  en esa época  como  la serie 
de valores  negativos con lo que se asocia: sucio, peligroso, prohibido y contaminado ya 
que  no  existían lugares  establecidos  para  tatuar  y  con esto  la  sociedad veía el  tatuaje 
como algo impuro.  
1

 PEREZ FONSECA ANDREA, 2009, p. 72; CUERPOS TATUADOS, ALMA TATUADA. 

Investigación escrita por: Francisco Javier Maldonado Hdz 

 
Como  dice  goffman  (1985)  Por  más  especializada  y  singular  que sea una  práctica, su 
fachada  social tenderá  a  reivindicar hechos  que  pueden ser igualmente reivindicados y 
defendidos  por  otras  prácticas  algo  diferentes[...]  Mientras,  de  hecho,  esos  padrones 
abstractos  tengan  un  significado  diferente  en  diferentes  desempeños  de  servicios,  el 
observador es conducido a resaltar las semejanzas abstractas”2 
 

En  esta  época  estaba  asociado  el  tatuaje  con  suciedad  y  esta  puede ser vista 
como  una  forma  social  de  reacción  frente  a  una  acción  considerada  peligrosa 
provocadora  de  desorden  y  generadora  de  algún  tipo  de  anormalidad,  esto porque  la 
normalidad  del  cuerpo  al modificarse viola su  estado natural, alterar  el cuerpo es crear 
un desequilibrio en el orden de las cosas. 
 
 
El  acto  de  tatuarse  provoca  intensas  emociones  físicas  y  psicológicas, 
estudios  sobre  el  tatuaje  afirman  que  la  adrenalina  aumenta  y  con  ella  las 
sensaciones de felicidad, satisfacción y relajación. 
Con  el paso  del tiempo buscaban  transgredir las normas establecidas, es 
decir,  redescubrir  la eficacia simbólica del trabajo sobre el  cuerpo  y  con  esto  se 
empiezan  a  crear nuevos  propósitos y satisfacciones del tatuaje, van haciendo a 
un lado los tatuajes carcelarios y de clase baja. 
El  tatuaje  ahora  se  empieza a  plasmar  en  el cuerpo en  tanto espacio  mediador 
entre  el yo y la  sociedad, por medio del tatuaje se hace presente lo ausente y se 
expande  hacia sentidos  abstractos  de un cuerpo posmodernos  que  se  libera  de 
la  presión  de los otros y recompone sus lazos de identidad. La realidad actual de 
las  modificaciones  corporales  empieza  a  escapar  de  los  lugares  marginales  y 
clandestinos. 

2

 GOFFMAN, 1985 

Investigación escrita por: Francisco Javier Maldonado Hdz 

En relación a  las  más  recientes  evoluciones del  tatuaje  da un paso  al marco  de 
las  culturas  urbanas  y  se  asocia  fuertemente con la  emergencia y desarrollo  de 
los  grupos  juveniles  en  méxico  principalmente  predominaron  a  finales  de  los 
años 70` y principio  de  los años  80` más tarde en los años 90` con el auge de la 
meditación se encuentra otro sentido más al tatuaje y este se denomina la marca 
del  poder, es como una  marca personal, única  e irremplazable que gusta por la 
adrenalina  y  sensación  de  pellizco  que  duele  pero  gusta,  esto  se  apropia  y 
resignifica  en  el  marco  de  las  culturas  urbanas  juveniles  para  llenarlos  de 
significado  y  sentido  complejo  y  diversos  agregando  significado  mistico  y 
magico.3 
 
 
 
 
Rossana  Reguillo  propone  una  tipología  mediante  un  análisis  e  investigación  con 
grupos  urbanos  juveniles,  esta  tipología  sugiere organizar  los tatuajes en dos  campos 
cada uno dividido en tres categorías. 4 

3
4

 Rodrigo Ganters, 2001, p 36, De cuerpos, tatuajes y culturas juveniles. 
 Rossana Reguillo, 2005, la juventud: situación, prácticas y símbolos. 

Investigación escrita por: Francisco Javier Maldonado Hdz 

 

 
 
El  tatuajes  es  una  forma  de  comunicación  exclusiva,  que  exterioriza  una  identidad, 
sirviéndose  del  cuerpo  como medio de comunicación al igual que se muestra como una 
marca  corporal,  la  cual   ostentaba  al  público  su deseo  de  romper las  reglas  sociales y 
situarse en los márgenes de su propia sociedad. 
En esta etapa del  tatuaje todavía no era  muy bien visto el tatuaje  en los jóvenes, por el 
mismo  contexto  en  el  que  ellos  estaban  envueltos  y  la  sociedad  veía  esto  como  una 
alteración  del  cuerpo  generando  un  desequilibrio  en  el  orden  de  las  cosas,  ya  que  la  
sociedad  esta  regida  por  el  pensamiento  cristiano  y  en  el  que  toda  modificación 
corporal  se  percibe  como  una  profanación del  cuerpo y de la  imagen de  dios,  por  eso 
en  ese  entonces  el  tatuaje  es  encasillado  en  la  categoría  y  como  un  acto  impuro  y 
asociado con todos los valores negativos que provoca.  
 
 
 
Un  punto  importante,  el  cual  influyó  mucho  en  la  evolución  del  tatuaje  fueron  los 
tatuadores,  el  ser tatuador  con el tiempo se ha convertido más que una profesión en un 

Investigación escrita por: Francisco Javier Maldonado Hdz 

estilo  de  vida   o  una  forma  nueva  de  vivir el  arte,  los exponentes  de  esta  disciplina  se 
han multiplicado con el paso del tiempo ya son más. 
A  finales del  siglo  XlX  las personas  que  tatuaban  no  contaban  con equipo profesional, 
fue  entonces  que  ingeniaban  máquinas  para  poder  tatuar,  al  igual  que  lugares 
escondidos,  en  donde  no  pudieran  ver  cuando  ellos  realizaban  sus  tatuajes  ya  que la 
sociedad  en  ese  tiempo  no  veían  de  buena  manera  el  acto  de  tatuar,  y  con  esto  los 
lugares  eran   sucios,  no  había  higiene  en  las  maquinas  de  tatuar,   al  igual  que  los 
tatuajes  no  eran  muy  estilizados  ni  bien  definidos  por  falta  de  equipo  ​

(imagen2)​

 
( imagen2 lyle tuttle 1953 su cochera era su estudio de tatuaje)

 

 
Fue  entonces   que  con  el  paso  del  tiempo empezaron nuevas  tecnologías  y  maquinas 

Investigación escrita por: Francisco Javier Maldonado Hdz 

de  tatuar,  mejores  métodos  y  comenzó  la  profesionalización  de  este  oficio,  con   esto 
ayudando  a  que  se  desmitifique  su  carga  social,  acabando  poco  a  poco  con  los 
estigmas  de  la  sociedad,  con  estudios  especiales  para  tatuar  contando  con  equipo 
necesario,  maquinas  de  tatuar  eléctricas,  guantes  de  latex,  agujas  esterilizadas  y 
desechables para una sola sesión del tatuaje.  
Con  esto la  sociedad  empezó  a ver  al tatuador  como  un  pintor  que  vende cuadros en 
la piel. 
Con  el paso  de los años fue incrementando el número de personas con este interés por 
tatuar,  teniendo  la  práctica  y  conocimiento   sobre  el  dibujo,  las  personas  se  dieron 
cuenta  que  cada  vez  incrementaban  más  los  artistas  de  la  piel,  entonces  para  esto 
aparecen tres  actores;  la persona que  tiene  la  idea,  aquel que lo plasma y la piel como 
elemento  en  el  cual  se  plasma aquella  idea,  la concepción de  esta idea convertida en  
elemento  transmisor   de  los  signos  establecidos  y  los  cuales  son  asociados  por 
influencias sociales previamente determinadas.  
Entonces los tatuadores pasaron a ser artistas de la piel.  
 
 
El  tatuaje  ha  sido simbólico a través de los tiempos, pero a su vez también rechazado y 
juzgado,  la  imagen  por  medio  del  cual  se  refleja,  al  principio utilizaban  imágenes con 
poca  trascendencia  como  los  marinos,  corazones,  etc.  con  colores pocos  vivos y esto 
ocurria que con el sol se fueran despintando al pasar los años.  
El  tatuaje  se  ha  considerado  una  representación  simbólica,  ya  que  con  el  tatuaje 
pueden  mostrar  su   descendencia  o  inclinación  cultural,  la  imagen  juega  parte 
importante  en  este  proceso,  así  mismo  el  desarrollo  de  las  técnicas  y  en  especial  la 
maquinaria  han  evolucionado,  partiendo  de  agujas  y  rocas  con  las cuales se tatuaban 
inicialmente  a  máquinas rudimentarias de 3 agujas muy filosas hasta manejarse hoy en 
día  una  sola  aguja  y  manejando mucho mayor  precisión y calidad, así mismo el tatuaje 
es utilizado por moda, libertad, y la mayoría de veces para expresar un modo de pensar 
vivir y sentir. 

Investigación escrita por: Francisco Javier Maldonado Hdz 

Así  mismo  la  imagen  ha  ido  trascendiendo  y  desde  imágenes  religiosas,  rostros 
familiares, algunas pinturas, hadas, dragones, trebol, tribales, entre otros el  ser humano 
a tratado de  plasmar  sus  emociones,  sentimientos  y  plasmar un poco  lo que  es el y su 
entorno es su cuerpo. 
Dentro del desarrollo del tatuaje otro aspecto que ha ido cambiando son los colores han 
ido  mejorando  sus tonalidades y existen  gran  variedad,  los tatuajes ya hacen  parte de 
la  cultura, ya no es  llamada moda ya que ha permanecido y seguirá innovando tanto en 
la  imagen  en  los  colores,  como  en  las nuevas  técnicas que unos  arriesgados quieren 
poner  sobre  sus  cuerpos  para  ser  diferente  a  los  demás,  o  siendo  esta  una  forma  de 
expresión  que  significa  una  marca  permanente  en  sus  vidas.  Aunque  la  técnicas  y 
maquinaria  halla  avanzado  es  necesario  tener  gran  variedad  de  ideas  a  la  hora  de 
plasmar  las  imágenes  dispuestos  a  la  originalidad  y  al  toque  que hace  diferente a  un 
tatuador de los demás. 
 
 
 
En  años  pasados  (siglo  XlX)  el  tatuaje  tenía  bien  definido  el  tipo  de  persona,  como 
piratas,  carceleros, maleantes.  Pero con el  paso del  tiempo se creó el nuevo sujeto del 
tatuaje,  no  parece  tener  un  rostro  definido,  es  diverso  no  tiene  fronteras  de  género y 
cada  vez  menos  de  generación,  ahora  transita  por  diferentes clases  sociales,  al igual 
que tiene  distintos  niveles educativos, hace varias actividades, en fin no posee un perfil 
social determinado. 
Aunque  simbólicamente  perdure  el  sentido   de  “gueto”  que  identifica al  tatuaje  con  los 
sectores  marginales,  rebeldes  o  de  clase  baja,  con  la  práctica  y tiempo se  rompieron  
esos  límites  sociales  desde  su  ingreso  al  mundo  del  mercado  convirtiéndose  en  una 
opción estético­corporal accesible a los distintos públicos. 
 
Hoy  en  día  se  puede hablar  de  los tatuajes como algo  decorativo del  cuerpo, algo que  
identifique  nuestra  personalidad  o  simplemente  alguna  imagen  que  nos  guste  como 

Investigación escrita por: Francisco Javier Maldonado Hdz 

para  querer  llevarla  en  el  cuerpo  para  toda  la  vida.  en  la  antigüedad  el  proceso  del 
tatuaje  era  mucho  más  elaborado  que  en  la  actualidad,  ya  que   tenía  un  carácter 
significativamente  más  ritualista  que  en  el  mundo  contemporáneo.  El  tatuaje 
contemporáneo urbano se define  como “la marca de poder, es como tu marca personal, 
única  e  irremplazable, se puede entender como una obra de arte adherida a la piel, que 
se puede apreciar cuando se desee. 
 
Podemos  ver  los  tatuajes  en  sociedades  pasadas  siendo  estos  marcas  de  identidad, 
incluso  dependiendo  de  la  sociedad,  de  su  contexto,  un  mismo tatuaje,  dibujo,  puede 
significar  cosas  muy  diferentes  en  cada  cultura.  Para  algunos  el tatuaje era una parte 
natural  y  espiritual  de  su  vida,  tenía  un  profundo  significado  cultural  y  social,  y  era 
normal  que  el  respeto  hacia  una  persona  se  midiera  por  la  cantidad  de  tatuajes  que 
tuviera. 
El  tatuaje  es  además  un  documento  histórico  y socio­antropológico, y en rigor una  de 
las  primeras  manifestaciones  de  graffiti,  en  el  contexto  de  las  culturas  juveniles 
urbanas,  las  prácticas  del  tatuaje,  se  nutre  de  las  construcciones  sociales  que  las 
diferentes épocas realizan sobre sus cuerpos. 
  El  tatuaje  tiene  para  el  sujeto  un  sentido  expresivo  y  narrativo  que  adopta  sus 
particularidades  a  partir  de  su  universo  individual, los  tatuajes  son un modo de hablar 
de sí  mismo, permitiendo  identificarse en sus aspectos  más significativos y valorados y 
hacerlos  visibles.  Así,  representan  afectos,  vínculos  y  valores que al hacerse explícitos 
sobre  la  piel permiten al sujeto autoafirmarse, tanto desde aquello que lo hace diferente 
como  de  aquello  que  permite  reconocer  su  pertenencia  a  un  grupo  de  sujetos  bien 
diferenciado. El tatuaje hoy en día actúa reafirmando el sentido de ser único y diferente, 
mientras preserva el sentido de pertenencia. 
 
Los tatuajes actúan como  testimonio de la evolución y devenir del sujeto, de su historia 
personal  y  por   ello  los  significados  de  las  figuras  tatuadas  son  profundamente 
personales,  el  cuerpo  tatuado  habla  de  las  memorias  y  proyectos  del  sujeto:  de  sus 

Investigación escrita por: Francisco Javier Maldonado Hdz 

dichas,  desdichas,  ansias,  temores,  ideales,  lealtades,  ideologías,  convicciones  y 
luchas.  
 
A  lo  largo  del  tiempo  y  su  permanencia,  el  tatuaje  evidencia  los  más  firmes 
compromisos  que tiene que ver con los afectos y con el modo de verse a sí mismo ante 
la  vida.  El  tatuaje   es  motivado  por  el  deseo   de  expresar  la  propia  voluntad,  por  la 
necesidad  de  afirmar  de  manera  permanente  ante  sí mismo y ante los  otros la  propia 
identidad  y  la  diferencia,  tanto como  hacer  explícita la  propia filosofía de  vida, exponer 
el  ser  interior,  objetivar   lo  subjetivo  y  evidenciarse  desde  un  registro  impreso  de  la 
experiencia de vida. 
 
Ahora el  tatuaje  se  ve  como  síntesis  visual  del sujeto, la  principal motivación, más allá 
del  elemento  estético  es  pues,  la  de  dejar  testimonio  imborrable  de  sí  mismo  en  su 
unicidad,  en  el  sentido  justamente  de  trascendencia  ontológica.  Por  otra  parte  los 
logros  en  este  tipo  de  práctica  tiene  que ver con la  potencia expresiva  del  tatuaje  que 
reflejan  la  singularidad  del  sujeto;  la  “indelebiilidad”  del  tatuaje,  la permanencia  de su 
sello hasta  la  muerte  como  una  memoria  que  sobrevive al  olvido,  es un costo que a su 
vez se constituye en una de las motivaciones que más fuerza le imprimen.  
 
La práctica del  tatuaje  tiene que ver con una  necesidad  de  sentido en  un  momento  de 
la  vida,  de  integrar  experiencias  y  de querer  expresar  un aspecto de sí  mismo, frente a 
lo  cual la  decisión  de hacerlo  marcando  la piel parece responder a esa búsqueda, que 
puede  experimentarse  en  sí  misma  como  un  logro  personal  de  compromiso  con  una 
idea, valor,  experiencia.  Las circunstancias del inicio resumen algún interés  que puede 
ser estético, expresivo o de pertenencia a un grupo. 
 
El  tatuaje  se  inicia  al  identificar  el  cuerpo  como  un  lienzo  vivo  y  sensible,  como 
posibilidad de  expresión artística que  permite hablar  de  sí, el dolor que se experimenta 
al  tatuarse  también  da  sentido a  la  práctica,  el cuerpo es la  expresión  del sí  mismo en 

Investigación escrita por: Francisco Javier Maldonado Hdz 

tanto es  texto  pictórico, grabado en la piel,  que tiene el valor de hacer presente ante los 
ojos, de manera permanente  y  para  toda la vida una narración, una historia que cuenta 
las  experiencias,  sentimientos  y vínculos  significativos  del  sujeto.  El tatuaje,  entonces, 
no es parte  de  sí  mismo: es una síntesis del sí mismo, al identificar de manera explícita 
y objetiva aspectos de la subjetividad.  
El  cuerpo, entonces se percibe eminentemente como dimensión expresiva y estética, la 
percepción  de  otros,  interlocutores,  adquiere  por  tanto  un  lugar  muy  importante  en la 
construcción  del  sí  mismo  en  tanto  aquellos  son   destinatarios,  intérpretes  del  texto  y 
confirman  el  mensaje  que  es  texto  vehicula,  en  la  relación  sí  mismo­otros.  De  igual 
modo,  la  percepción  de  otros  respecto  al  sujeto  se  vuelve  “tema”  sobre  el  cual  sujeto 
re­elabora sus propios significados respecto a sí mismo y los escribe en el tatuaje.  
 
 
 
 
 
 


Investigación.pdf - página 1/11
 
Investigación.pdf - página 2/11
Investigación.pdf - página 3/11
Investigación.pdf - página 4/11
Investigación.pdf - página 5/11
Investigación.pdf - página 6/11
 




Descargar el documento (PDF)

Investigación.pdf (PDF, 3.1 MB)





Documentos relacionados


Documento PDF investigacio n
Documento PDF desollado gaceta versicular sock
Documento PDF revista numero 18 cands en la memoria
Documento PDF material taller de lengua guaran prof sonia emmert
Documento PDF 2011 que es un dispositivo a parte rei
Documento PDF digital de la palabra 1

Palabras claves relacionadas