Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



El lenguaje de la ciencia.pdf


Vista previa del archivo PDF el-lenguaje-de-la-ciencia.pdf

Página 1 2 3 45625

Vista previa de texto


Los seres humanos estamos en el mundo de un modo esencialmente
diferente de cómo lo está una piedra o un árbol, estamos en el mundo
teniendo conciencia de él y de nosotros mismos, es decir, conscientes de
… y autoconscientes de nosotros mismos. Es una perogrullada decir que no
estamos en el mundo con el ser del mundo, sino que estamos en el mundo
con un contenido representacional de él. Estamos en un mundo, usando la
expresión kantiana, fenoménico y todo lo que podemos afirmar lo
afirmamos desde nuestra experiencia fenoménica de él. En el lenguaje de
la filosofía a esta condición se le conoce como la intencionalidad de la
mente y se describe como un estado de tres posiciones: (i) un sujeto (o
mente), (ii) una actitud hacia un contenido representacional y (iii) una
representación:
S actitud (p)
donde S está por el sujeto, actitud por la disposición del sujeto hacia p y p
por el contenido representacional que tiene el sujeto acerca de un estado
del mundo (cualquier experiencia fenoménica). La creencia, por ejemplo,
que tiene Juan de que la puerta está abierta se representa como:
Juan cree (la puerta está abierta)
y se dice de ella que es una actitud proposicional. Como es el caso que
para la ciencia sólo son fundamentales los puntos (ii) y (iii), la identificación
del valor ilocucionario aseverativo y la oración enunciativa, dejaremos fuera
de nuestro análisis las expresiones que incluyan (i), (ii) y (iii), es decir las
actitudes proposicionales ya que, como veremos en un capítulo posterior,
éstas presentan características que las hacen refractarias a un análisis
propio de las oraciones de la ciencia.
En el lenguaje, al emitir la oración “la puerta está abierta” ésta puede
estar en cualquiera de estas tres posiciones: creer (la puerta está abierta),
desear

(la puerta esta abierta), ordenar (la puerta está abierta), y a pesar de

tener el mismo contenido representacional pertenecen a distintos modos
ilocucionarios. Simétricamente, la mente que cree está en un estado
intencional aseverativo, la mente que exige en uno directivo y la mente que