Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



El lenguaje de la ciencia.pdf


Vista previa del archivo PDF el-lenguaje-de-la-ciencia.pdf

Página 1 23425

Vista previa de texto


mundo y por que se comporta así, cuando describimos y conjeturamos
sobre las entidades, relaciones y uniformidades que se dan en el universo,
cuando postulamos taxonomías sobre lo que hay y cómo se relaciona una
cosa con otra, utilizamos teorías formuladas en expresiones lingüísticas.
Las teorías, en consecuencia, son discursos o narraciones lingüísticas
acerca de la realidad. Apelar a una representación pictórica o en cualquier
otra modalidad será, en el mejor de los casos, una ayuda para la
comprensión de la narración y, aunque como heurística aparece
recomendable, ella sólo facilita la comprensión del discurso, pero no lo
sustituye (v.gr; como cuando utilizamos modelos a escala de un barco,
diagramas, mapas, etc)3. Como dice Aristóteles, la verdad o falsedad de
nuestras afirmaciones acerca de la realidad sólo está vinculada a las
expresiones lingüísticas y, en términos aún más acotados, a las
expresiones lingüísticas enunciativas -en términos aristotélicos apofánticas-.
En consecuencia, el valor cognoscitivo de las afirmaciones que hacemos
acerca del mundo dependerá del tipo de lenguaje concebido para hablar
sobre él, las expresiones lingüísticas declarativas, informativas, enunciativas
del tipo x es y v.gr: el hombre es mortal o alguna expresión equivalente
como si x es un hombre, entonces x debería ser mortal, de la cuales
podemos decir que son verdaderas o falsas, es decir que su negación
necesariamente adquiere el valor de verdad contrario a su afirmación, no
pudiendo estar en un medio denso en que sus valores tengan limites
difusos y puedan transitar paulatinamente de un estado a otro (cfr.nota 3).
Susan Haack4 (1982, p.96) dice que:
"Las oraciones con el verbo principal en modo indicativo son declarativas, sólo que
«declarativas» se considera que es bastante más amplio que «indicativas», para incluir,
por ejemplo, las condicionales cuyo verbo principal está en subjuntivo. Intuitivamente, se
podría decir que las oraciones declarativas son las seleccionadas para la verdad y
falsedad, mientras que las oraciones no declarativas no lo son;".

Cualquier oración del lenguaje natural gramaticalmente correcta
como: "¡Abre la puerta!"; "Entra, ¿quieres?", u oraciones declarativas
entresacadas de un lenguaje poético como "la noche está estrellada y titilan
azules los astros a lo lejos" no cumplen con la función de ser descripciones
verdaderas o falsas de la realidad. Esta última, por ejemplo, es
engañosamente enunciativa ya que no está desempeñando la función de