Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Rut .pdf



Nombre del archivo original: Rut.pdf

Este documento en formato PDF 1.6 fue generado por / ilovepdf.com, y fue enviado en caja-pdf.es el 05/03/2019 a las 21:50, desde la dirección IP 190.231.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 110 veces.
Tamaño del archivo: 247 KB (4 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


RUT

RUTH

Rut

1:1 En los días en que gobernaban los capitanes, hubo hambre en el país; y un hombre de
Bet Lejem de Yahudah, con su esposa y dos benei, se fue a vivir en el país de Moab.
1:2 El hombre se llamaba Elimélekh; su esposa se llamaba Naomí, y sus dos benei se
llamaban Majlón y Kilyón –efratitas de Bet Lejem de Yahudah. Llegaron al país de Moab y
se quedaron allí.
1:3 Elimélekh, esposo de Naomí, murió; y ella quedó con sus dos benei.
1:4 Ellos se bayitron con mujeres Moabitas, una llamada Orpah, y la otra Rut, y vivieron allí
como diez años.
1:5 Después murieron también los dos, Majlón y Kilyón; de manera que la mujer se quedó
sin sus dos benei y sin su esposo.
1:6 Ella emprendió viaje con sus nueras para regresar del país de Moab; porque oyó en el
país de Moab que Yahweh había tomado nota de su pueblo y les había dado alimento.
1:7 Acompañada de sus dos nueras, salió del lugar donde había estado viviendo; y
emprendieron el camino para regresar a la tierra de Yahudah.
1:8 Pero Naomí les dijo a sus dos nueras: ¡Vuélvanse, cada cual a la bayit de su madre! Que
Yahweh las trate con bondad, como ustedes han tratado con los difunto s y conmigo.
1:9 Yahweh les conceda que cada una halle seguridad en la bayit de un esposo! Y las
despidió con un beso. Ellas rompieron a llorar
1:10 y le dijeron: No, nosotras volveremos contigo a tu pueblo.
1:11 Pero Naomí respondió: ¡Vuélvanse, hijas mías! ¿Para qué habrían de venir conmigo?
¿Acaso tengo más benei en el vientre, que puedan ser esposos para ustedes?
1:12 Vuélvanse, hijas mías, que yo ya soy demasiado vieja para bayitrme. Aunque pensara
que tengo esperanza, y aun si me bayitra esta noche y diera a luz benei,
1:13 ¿esperarían ustedes hasta que crecieran? ¿Habrían de quedase sin bayitr por causa de
ellos? ¡Oh no, hijas mías! Mi suerte es más amarga que la de ustedes, porque la mano de
Yahweh se ha Levantado contra mí.
1:14 Ellas rompieron a llorar otra vez, y Orpah se despidió de su suegra con un beso. Pero
Rut se quedó con ella.
1:15 Ella le dijo: Mira, tu cuñada ha regresado a su pueblo y a sus deidades. Vuélvete tú
tras ella.
1:16 Pero Rut respondió: No insistas en que te deje y que me aparte de ti, porque a
dondequiera que tú vayas, iré yo; y dondequiera que te alojes, me alojaré yo. Tu pueblo
será mi pueblo, y tu Elohé será mi Elohé.
1:17 Donde tú mueras, moriré yo; y allí me sepultarán. Que así y más me haga Yahweh si
algo que no sea la muerte me separa de ti.
1:18 Cuando Naomí vio cuán resuelta estaba Rut a ir con ella, cesó de argumentar con ella;
1:19 y siguieron las dos hasta que llegaron a Bet Lejem. Cuando llegaron a Bet Lejem, toda
la ciudad se conmovió a causa de ellas. Las mujeres decían: ¿Será esta Naomí?
1:20 Y ella les respondía: No me llamen Naomí; llámenme Mará, porque el Omnipotente ha
hecho muy amarga mi vida.
1:21 Yo me fui llena, y Yahweh me ha hecho volver vacía. ¿Cómo pueden llamarme Naomí,
cuando Yahweh me ha tratado con dureza, cuando el Omnipotente ha traído desgracia
sobre mí?
1:22 Así volvió Naomí del país de Moab; volvió con su nuera Rut la Moabita. Llegaron a Bet
Lejem al comienzo de la cosecha de la cebada.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1187

RUT

RUTH

2:1 Naomí tenía un pariente por parte de su marido, un hombre de bienes, de la familia de
Elimélekh, que se llamaba Bóaz.
2:2 Y Rut la Moabita le dijo a Naomí: Me gustaría ir a los campos a recoger entre las espigas
detrás de alguien que me muestre bondad. Ella le respondió. Sí, hija mía, vete,
2:3 y ella se fue. Llegó y se puso a espigar en el campo, detrás de los cosechadores. Y se dio
la coincidencia de que aquella parcela del campo pertenecía a Bóaz, que era de la familia
de Elimélekh.
2:4 En eso llegó Bóaz de Bet Lejem y saludó a los cosechadores: Yahweh esté con ustedes.
Y ellos respondieron: Yahweh te bendiga.
2:5 Bóaz le preguntó al criado que estaba encargado de los cosechadores: ¿De quién es esa
muchacha?
2:6 El criado encargado de los cosechadores respondió: Ella es una muchacha Moabita que
volvió con Naomí del país de Moab.
2:7 Ella me dijo: Por favor, déjeme espigar y recoger entre las gavillas detrás de los
cosechadores. Ha estado en pie desde que vino esta mañana. No ha descansado más que
un ratito en la cabaña.
2:8 Bóaz le dijo a Rut: Escúchame, hija: No vayas a espigar a otro campo: No vayas a
ninguna otra parte, sino quédate cerca de mis muchachas.
2:9 Mira bien el campo que están cosechando, y síguelas. Yo les he ordenado a los hombres
que no te molesten. Y cuando tengas sed, ve a las tinajas y bebe del agua que han
sacado los hombres.
2:10 Ella se postró con su rostro hasta el suelo, y le dijo: ¿Por qué usted es tan bondadoso
que se ha fijado en mí, siendo yo una extranjera?
2:11 Bóaz le dijo en respuesta: Me han contado todo lo que hiciste por tu suegra después de
la muerte de tu esposo, cómo dejaste a tu padre y a tu madre y la tierra donde naciste y
viniste a un pueblo que no habías conocido antes.
2:12 Que Yahweh recompense tus acciones. ¡Que tengas una recompensa completa de parte
de Yahweh el Elohé de Yisrael, bajo cuyas alas has buscado refugio!
2:13 Ella respondió: Usted es tan bondadoso, mi amo, al consolarme y hablarle gentilmente
a su servidora –aunque yo no soy ni como una de sus criadas.
2:14 A la hora de la comida, Bóaz le dijo: Acércate aquí y participa de la comida, y moja tu
bocado en el vinagre. Entonces ella se sentó junto a los cosechadores. Él le dio grano
tostado, y ella comió hasta saciarse, y le sobró.
2:15 Cuando ella se Levantó otra vez para espigar, Bóaz les ordenó a sus criados: No
solamente dejen que recoja espigas entre las gavillas, sin interferencia,
2:16 sino que también deben sacarle algunas espigas de los manojos y dejarlas para que
ella las recoja, y no la reprendan.
2:17 Ella espigó en el campo hasta el atardecer. Luego desgranó lo que había espigado
había como un efah de cebada
2:18 y se lo llevó consigo al poblado. Cuando su suegra vio lo que había espigado, y cuando
también sacó lo que le había sobrado de la comida después de haberse saciado y se lo
dio,
2:19 su suegra le preguntó: ¿Dónde espigaste hoy? ¿Dónde trabajaste? ¡Bendito sea el que
se haya fijado en ti! Así que ella le contó a su suegra con quién había trabajado,
diciendo: El hombre con quien trabajé hoy se llama Bóaz.
2:20 Naomí le dijo a su nuera: ¡Sea él bendito de Yahweh, quien no le ha fallado en su
bondad ni a los vivos ni a los que han muerto! Naomí le explicó a su nuera: Ese hombre
es un familiar nuestro; él es uno de nuestros parientes redentores.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1188

RUT

RUTH

2:21 Rut la Moabita dijo: Además de esto, me dijo: Quédate junto a mis criados hasta que
se acabe toda mi cosecha.
2:22 Y Naomí le respondió a Rut su nuera: Es mejor, hija, que salgas con sus criadas, para
que no te vayan a molestar en otro campo.
2:23 Así que se quedó junto a las criadas de Bóaz, y espigó hasta que terminó la cosecha de
la cebada y la cosecha del trigo. Entonces se quedó a vivir con su suegra.
3:1 Naomí su suegra le dijo: Hija, tengo que buscar un hogar para ti, donde puedas ser feliz.
3:2 Ahora, ahí está nuestro pariente Bóaz, con cuyas criadas has estado. Mira, esta noche él
va a estar aventando la cebada en la era.
3:3 Así que tú te bañas, te perfumas, te vistes y bajas a la era. Pero no te des a conocer al
hombre hasta que él haya acabado de comer y de beber.
3:4 Cuando él se acueste, tú observas el lugar donde se acuesta, y vas y destapas un sitio a
sus pies y te acuestas ahí. El te va a decir lo que debes hacer.
3:5 Ella le respondió: Voy a hacer todo lo que me dices.
3:6 Ella bajó a la era e hizo tal como su suegra le había indicado.
3:7 Bóaz comió y bebió, y con el ánimo contento se retiró a dormir al lado del montón de
grano. Entonces ella fue sigilosamente, destapó un sitio a sus pies y se acostó.
3:8 A la media noche él se estremeció y se volteó y vio a una mujer acostada a sus pies.
3:9 Entonces él le preguntó: ¿Quién eres tú? Y ella respondió: Soy Rut, su servidora.
Extienda su manto sobre su servidora, porque usted es pariente redentor.
3:10 El exclamó: Yahweh te bendiga, hija. Esta última acción tuya es mejor que la primera,
porque no has ido tras los jóvenes, sean pobres o ricos.
3:11 Y ahora, hija, no temas. Yo haré por ti todo lo que tú pidas, pues todos los ancianos de
mi pueblo saben que tú eres una mujer muy decente.
3:12 Pero, aunque es cierto que yo soy pariente redentor, hay otro pariente redentor más
cercano que yo.
3:13 Pasa la noche. Luego cuando sea de día, si él actúa como redentor, está bien; que te
redima. Pero si él no quiere actuar como redentor contigo, ¡por vida de Yahweh, que yo
te redimiré! Acuéstate hasta la mañana.
3:14 Así durmió a sus pies hasta la mañana. Pero se levantó antes que una persona pudiese
distinguir a otra, porque él pensó: Que no se sepa que la mujer vino a la era.
3:15 También le dijo: Coge el manto que tienes encima y sosténlo. Ella lo sostuvo, y él llenó
seis medidas de cebada y se las puso encima. Cuando ella regresó al poblado,
3:16 fue donde su suegra, y ésta le preguntó: ¿Cómo te fue, hija? Ella le contó todo lo que
el hombre había hecho por ella:
3:17 y añadió: Me dio estas seis medidas de cebada y me dijo: Para que no vayas a tu
suegra con las manos vacías.
3:18 Y Naomí dijo: Quédate aquí, hija, hasta que sepas cómo resulta el asunto. Porque el
hombre no va a descansar hasta que resuelva hoy mismo el asunto. Entretanto,
4:1 Bóaz había subido a la puerta de la ciudad y se sentó allí. Y en eso pasaba por allí aquel
pariente redentor que había mencionado Bóaz. Éste lo llamó: ¡Eh, Fulano! Ven acá, y
siéntate. Y él fue y se sentó.
4:2 Entonces Bóaz tomó a diez de los ancianos de la ciudad y les dijo: Siéntense aquí; y
ellos se sentaron.
4:3 Entonces le dijo al redentor: Naomí, que ha vuelto del país de Moab, tiene que vender el
pedazo de tierra que perteneció a nuestro ají Elimélekh.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1189

RUT

RUTH

4:4 Yo pensé que debía hacértelo saber y decirte que lo adquieras, en presencia de los que
están sentados aquí y en presencia de los ancianos de mi pueblo. Si estás dispuesto a
redimir, redime. Pero si no vas a redimir, dímelo, para yo saberlo. Porque no hay otro
que pueda redimir excepto tú, y yo después de ti. El le respondió: Yo estoy dispuesto a
redimir.
4:5 Bóaz continuó: Cuando adquieras la propiedad de manos de Naomí y de Rut la Moabita,
deberás también adquirir a la mujer del difunto, para perpetuar el nombre del difunto
sobre su heredad.
4:6 El pariente redentor respondió: Entonces no puedo redimirla para mí, no sea que
perjudique mi propia heredad. Toma tú mi derecho de redención, porque yo no puedo
ejercerlo.
4:7 Ahora bien, esto era lo que se hacía antes en Yisrael en casos de redención o de
intercambio: para validar cualquier transacción, uno se quitaba la sandalia y se la daba al
otro. Tal era la práctica en Yisrael.
4:8 Así que cuando el pariente redentor le dijo a Bóaz: Adquiérelo tú, se quitó la sandalia.
4:9 Y Bóaz le dijo a los ancianos y a todo el pueblo: Ustedes son testigos hoy de que
adquiero de mano de Naomí todo lo que le que perteneció a Elimélekh y todo lo de Kilyón
y de Majlón.
4:10 También estoy adquiriendo a Rut la Moabita, la esposa de Majlón, como mi esposa,
para perpetuar el nombre del difunto sobre su propiedad, para que no desaparezca el
nombre del difunto de entre sus parientes ni de la puerta de su ciudad. Ustedes son
testigos hoy.
4:11 Todas las personas del pueblo que estaban en la puerta y los ancianos dijeron: Somos
testigos. Que Yahweh haga a la mujer que entra en tu bayit, como a Rajel y a Leah,
quienes juntas edificaron la Bayit de Yisrael. Que te hagas próspero en Efratah, y
perpetúes tu nombre en Bet Lejem.
4:12 Y que tu bayit sea como la bayit de Pérets a quien Tamar le dio a Yahudah – mediante
la descendencia que Yahweh te dé por medio de esta joven.
4:13 Así que Bóaz se casó con Rut; ella vino a ser su esposa, y cohabitó con ella. Yahweh le
concedió que concibiera y diera a luz un ben.
4:14 Entonces las mujeres le decían a Naomí: ¡Alabado sea Yahweh, que hizo que no te
faltara hoy un redentor! Que su nombre se perpetúe en Yisrael.
4:15 El renovará tu vida y sustentará tu vejez; porque lo ha dado a luz tu nuera, que te ama
y es mejor para ti que siete benei.
4:16 Naomí tomó al niño y lo puso en su regazo. Ella vino a ser su nodriza.
4:17 y las vecinas le dieron nombre, diciendo: ¡Le ha nacido un ben a Naomí! Y lo llamaron
Oved servidor; él fue el padre de Yishay, padre de Dawid.
4:18 Este es el linaje de Pérets: Pérets engendró a Jetsrón,
4:19 Jetsrón engendró a Ram, Ram engendró a Aminadab,
4:20 Aminadab engendró a Najshón. Najshón engendró a Salmah,
4:21 Salmón engendró a Bóaz, Bóaz engendró a Oved,
4:22
Oved
engendró
a
Yishay,
y
Yishay
engendró
a
Dawid.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1190


Rut.pdf - página 1/4
Rut.pdf - página 2/4
Rut.pdf - página 3/4
Rut.pdf - página 4/4

Documentos relacionados


Documento PDF yahoshua
Documento PDF rut
Documento PDF yonah
Documento PDF zekharyah
Documento PDF hagay
Documento PDF shofetim


Palabras claves relacionadas