Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Zekharyah .pdf



Nombre del archivo original: Zekharyah.pdf

Este documento en formato PDF 1.6 fue generado por / ilovepdf.com, y fue enviado en caja-pdf.es el 05/03/2019 a las 21:56, desde la dirección IP 190.231.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 151 veces.
Tamaño del archivo: 338 KB (10 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


ZEKHARYAH
ZekharYah

ZACARIAS

ZACARIAS

1:1 En el octavo mes del segundo año de Daryáwesh, vino la Davar de Yahweh al nabí
Zekharyah ben de Berekhyah ben de Idó:
1:2 Yahweh estuvo muy enojado con los padres de ustedes.
1:3 Diles además: Así dijo Yahweh Tzva’ot: Vuelvan a mí, dice Yahweh Tzva’ot , y yo
volveré a ustedes, dijo Yahweh Tzva’ot .
1:4 ¡No sean como sus padres! Porque cuando los nabíes anteriores los llamaron: Así dijo
Yahweh Tzva’ot: Vengan, vuélvanse de sus malos caminos y sus malas obras, no
obedecieron ni me hicieron caso, declara Yahweh.
1:5 ¿Dónde están sus padres ahora? ¿Y vivieron para siempre los nabíes?
1:6 Pero las advertencias y los decretos que les encargué a mis servidores los nabíes
alcanzaron a sus padres ¿no es verdad? y al final tuvieron que admitir: Yahweh nos ha
tratado según nuestros caminos y nuestras obras, tal como se lo propuso.
1:7 El día 24 del undécimo jodesh (mes) del segundo año de Daryáwesh, en el mes de
Shevat (nombre babilónico adoptado en el destierro de babilonia) vino esta Davar
de Yahweh al nabí Zekharyah ben de Berekhyahu ben de Idó:
1:8 En la noche, tuve una visión. Vi a un hombre, montado en un caballo bayo, parado entre
los mirtos de la hondonada, y detrás de él había caballos bayos, rojizos, y blancos.
1:9 Yo pregunté: ¿Qué son esos, moreh mío? Y el mensajero que hablaba conmigo contestó:
Te voy a dejar saber qué son esos.
1:10 Entonces el hombre que estaba parado entre los mirtos habló y dijo: Estos fueron
enviados por Yahweh a recorrer la tierra.
1:11 Y de hecho, ellos le informaron al mensajero de Yahweh que estaba parado entre los
mirtos: Hemos recorrido la tierra, y hemos hallado que toda la tierra vive en tranquilidad.
1:12 En eso el mensajero de Yahweh exclamó: ¡Oh Yahweh Tzva’ot! ¿Hasta cuándo le
negarás el perdón a Yahrusalaim y a los poblados de Yahudah, que pusiste bajo maldición
hace setenta años?
1:13 YAHWEH respondió con palabras bondadosas y consoladoras al mensajero que hablaba
conmigo.
1:14 Entonces el mensajero que hablaba conmigo me dijo: ¡Proclama! Así dijo Yahweh
Tzva’ot: Estoy muy celoso por Yahrusalaim y por Tzión.
1:15 y estoy muy enojado con aquellas naciones que están tranquilas; porque yo solamente
estuve un poco enojado, pero ellas se excedieron en el castigo.
1:16 Ciertamente, así dijo Yahweh: Yo vuelvo bondadosamente a Yahrusalaim. Mi Bayit se
edificará en ella, declara Yahweh Tzva’ot, el cordel de medir se le aplicará a Yahrusalaim.
1:17 Proclama además: Así dijo Yahweh Tzva’ot: Mis poblados volverán a rebosar de bienes.
Porque Yahweh volverá a consolar a Tzión; volverá a escoger a Yahrusalaim.
1:18 Levanté la vista, y vi cuatro cuernos.
1:19 Le pregunté al mensajero que hablaba conmigo: ¿Qué son esos? El respondió: Esos son
los cuernos que dispersaron a Yahudah, a Yisrael, y a Yahrusalaim.
1:20 Entonces Yahweh me mostró cuatro herreros.
1:21 Yo pregunté: ¿Qué vienen a hacer? El respondió: Aquéllos son los cuernos que
dispersaron a Yahudah, de modo que nadie pudiera levantar cabeza; pero estos hombres
han venido para hacerlos caer en pánico, para derribar los cuernos de las naciones que
levantaron un cuerno contra el país de Yahudah, para dispersarlo.
2:1 Levanté la vista, y vi a un hombre que sostenía un cordel de medir.
2:2 Le pregunté: ¿A dónde vas? El respondió: A medir a Yahrusalaim, para ver cuán larga y
ancha va a ser.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1037

ZEKHARYAH

ZACARIAS

2:3 Pero el mensajero que hablaba conmigo vino, y otro mensajero vino a su encuentro.
2:4 El primero le dijo: Corre donde ese joven y dile: Yahrusalaim será poblada como ciudad
sin murallas, así será la multitud de hombres y ganado que contendrá.
2:5 Y yo mismo, declara Yahweh, seré un muro de fuego alrededor de ella, y seré una
Tiferet dentro de ella.
2:6 ¡Oigan, oigan! Huyan de la tierra del norte, dice Yahweh, aunque yo los dispersé allá
como los cuatro vientos del shamaim, declara Yahweh.
2:7 ¡Oye, Tzión, escapa, tú que moras en la Hermosa Bavel!
2:8 Porque así dijo Yahweh Tzva’ot, el que me envió tras la tiferet, concerniente a las
naciones que te han tomado como despojo: El que los toca a ustedes, toca la niña de mis
ojos.
2:9 Porque yo levantaré mi mano contra ellos, y serán despojo para aquéllos a quienes
esclavizaron. Entonces sabrán ustedes que me envió Yahweh Tzva’ot.
2:10 ¡Grita de gozo, Hermosa Tzión! Porque mira, yo vengo; y moraré en tu medio, declara
Yahweh.
2:11 En ese día muchas naciones se unirán a Yahweh y llegarán a ser su pueblo, y él morará
en tu medio. Entonces sabrán ustedes que Yahweh Tzva’ot me envió a ustedes.
2:12 Yahweh tomará a Yahudah para sí como su porción en la Tierra Kadosh, y volverá a
escoger a Yahrusalaim.
2:13 ¡Haga silencio toda carne ante Yahweh! Porque se ha levantado de su Kadosh
habitación.
3:1 Me mostró además a Yahoshua, el sumo kohen, de pie delante del mensajero de
Yahweh, y el Ha satán, (el Acusador) estaba a su derecha para acusarlo.
3:2 Pero el mensajero de Yahweh le dijo al Ha satán: ¡Yahweh te reprenda, Ha satán,
Yahweh que ha escogido a Yahrusalaim te reprenda! Porque este es un tizón arrebatado
del fuego.
3:3 Ahora bien, Yahoshua estaba vestido de ropa sucia cuando se puso delante del
mensajero.
3:4 Este habló y les dijo a sus asistentes: ¡Quítenle la ropa sucia! Y le dijo: Mira, he quitado
de ti tu culpa, y te vestirán con vestiduras sacerdotales.
3:5 Entonces dio la orden: Que le pongan una diadema pura en la cabeza. Y le pusieron una
diadema pura en la cabeza y lo vistieron con vestiduras sacerdotales, mientras el
mensajero de Yahweh estaba presente.
3:6 Y el mensajero de Yahweh le encargó a Yahoshua:
3:7 Así dijo Yahweh Tzva’ot: Si caminas en mis sendas y guardas mi ordenanza, tú
gobernarás mi Bayit y guardiarás mis atrios, y te permitiré moverte entre estos
asistentes.
3:8 ¡Escucha bien, sumo kohen Yahoshúa, tú y tus compañeros kohanim que se sientan
delante de ti! Porque esos hombres son una señal de que voy a traer a mi Servidor, el
Retoño.
3:9 Porque fíjate bien en esa piedra que pongo delante de Yahoshua, una sola piedra con
siete ojos. Yo le haré su grabado, declara Yahweh Tzva’ot, y eliminaré la culpa del país en
un solo día.
3:10 En ese día, declara Yahweh Tzva’ot, ustedes estarán invitándose unos a otros a la
sombra de las vides y las higueras.
4:1 El mensajero que hablaba conmigo volvió y me despertó como se despierta a un hombre
de su sueño.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1038

ZEKHARYAH

ZACARIAS

4:2 Me preguntó: ¿Qué ves? Y respondí: Veo un candelabro todo de oro, con un tazón
encima. Las lámparas en él son siete en total, y las lámparas encima de él tienen siete
tubos;
4:3 y junto a él hay dos olivos, uno a la derecha del tazón y uno a su izquierda.
4:4 Yo entonces le pregunté al mensajero que hablaba conmigo: ¿Qué significan esas cosas,
moreh mío?
4:5 El mensajero que hablaba conmigo preguntó: ¿No sabes lo que significan esas cosas? Y
yo dije: No moreh mío.
4:6 Entonces me explicó lo siguiente: Esta es la Davar de Yahweh para Zerubavel: No con
ejército ni con fuerza, sino con mi Ruaj, dijo Yahweh Tzva’ot.
4:7 ¡Quienquiera que seas, oh gran montaña en el paso de Zerubavel, vuélvete suelo llano!
Porque él producirá esa excelente piedra; y la saludarán con gritos de ¡Hermosa!
¡Hermosa!
4:8 Y vino a mí la Davar de Yahweh:
4:9 Las manos de Zerubavel han fundado esta Bayit y las manos de Zerubavel la han
completado. Entonces sabrán que fue Yahweh Tzva’ot quien me envió a ustedes.
4:10 ¿Se burla alguien de los comienzos pequeños? Cuando vean la piedra de distinción en
la mano de Zerubavel se gozarán. Esos siete son los ojos de Yahweh, que recorren toda
la tierra.
4:11 Le pregunté: ¿Y qué son esos dos olivos, uno a la derecha y otro a la izquierda del
candelabro?
4:12 Y le pregunté además: ¿Qué son las dos ramas de olivo que vierten su dorado aceite
por esos tubos de oro?
4:13 Me preguntó: ¿No sabes lo que son? Yo respondí: No, Moreh mío.
4:14 Entonces explicó: Ellos son los dos dignatarios Ungidos que asisten al Amo de toda la
tierra.
5:1 Volví a levantar la vista, y vi un rollo que volaba.
5:2 El preguntó: ¿Qué ves? Y respondí: Un rollo que vuela, de veinte codos de largo y veinte
codos de ancho.
5:3 El me explicó: Esa es la maldición que sale sobre todo el país. Porque to do el que ha
robado, según se prohibe en un lado del rollo, ha quedado sin castigo; y todo el que ha
jurado falsamente, según se prohibe en el otro lado de él, ha quedado sin castigo.
5:4 Pero la he enviado, declara Yahweh Tzva’ot, y la maldición entrará en la bayit del ladrón
y en la bayit del que jura falsamente por mi nombre, y se hospedará dentro de sus Casas
y las consumirá hasta la última tabla y piedra.
5:5 Entonces vino el mensajero que hablaba conmigo y dijo: Ahora levanta la vista observa
este otro objeto que se acerca.
5:6 Yo pregunté: ¿Qué es? Y él dijo: Ese canasto que se acerca, eso, dijo él, es la culpa de
ellos en todo el país.
5:7 Y vi que levantaron una tapa de plomo, revelando una mujer sentada dentro del canasto.
5:8 El dijo: Esa es la maldad; y, empujándola dentro del canasto, lo tapó con la tapa de
plomo.
5:9 Volví a levantar la mirada y vi a dos mujeres que venían remontándose con el viento en
sus alas, tenían alas como de cigüeña, y llegaron el canasto entre la tierra y el shamaim.
5:10 Le pregunté al mensajero que hablaba conmigo: ¿A dónde llevaban el canasto?
5:11 Y contestó: A edificarle un altar en la tierra de Shinar; le erigirán un pedestal, y la
pondrán allí sobre el pedestal.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1039

ZEKHARYAH

ZACARIAS

6:1 Volví a levantar la vista, y vi: Cuatro carros venían de entre las dos montañas; las
montañas eran de cobre.
6:2 Los caballos del primer carro eran bayos, los caballos del segundo carro eran negros;
6:3 los caballos del tercer carro eran blancos, y los caballos del cuarto carro eran pintos –
manchados.
6:4 Yo hablé y le pregunté al mensajero que hablaba conmigo: ¿Qué son esos, Moreh mío?
6:5 En respuesta, el mensajero me dijo: Esos son los cuatro vientos del shamaim que salen
después de presentarse delante del Amo de toda la tierra.
6:6 El de los caballos negros sale hacia la región del norte; los blancos han salido hacia lo
que está al oeste de ellos; los pintos han salido hacia la región del sur;
6:7 y los manchados han salido. Estaban listos para salir y recorrer la tierra, y él les dio la
orden: ¡Salgan y recorran la tierra! Y recorrieron la tierra.
6:8 Entonces me alertó, y me dijo: ¡Fíjate bien! Los que salieron hacia la región del norte
han hecho lo que me agrada en la región del norte.
6:9 Vino a mí la Davar de Yahweh:
6:10 Recibe algo de la comunidad exiliada, de Jelday, de Tobiyah, y de Yedayah, que han
venido de Bavel y ve tú el mismo día a la bayit de Yosiyah ben de TzefanYah.
6:11 Toma plata y oro y haz coronas. Pon una en la cabeza del Sumo Kohen Yahoshua ben
de Yahotsadaq,
6:12 y dile: Así dijo Yahweh Tzva’ot: Mira, un hombre llamado el Retoño retollará del lugar
donde está, y edificará el Templo de Yahweh.
6:13 Edificará el Templo de Yahweh y asumirá la majestad, y se sentará en su trono y
gobernará. Y habrá también un kohen sentado en su trono, y prevalecerá un
entendimiento armonioso entre ellos.
6:14 Las coronas se quedarán en el Templo de Yahweh como memorial a Jelem, Tobiyah,
Yedayah, y Jen ben de TzefanYah.
6:15 Vendrán hombres de lejos y participarán en la edificación del Templo de YAHWEH, y
ustedes sabrán que Yahweh Tzva’ot me ha enviado a ustedes –¡sólo si ustedes obedecen
a Yahweh su Elohé!
7:1 En el año cuatro del melej Daryáwesh, el día cuatro del noveno mes, Kislew (nombre
traido de babilonia), vino la Davar de Yahweh a Zekharyah
7:2 cuando BethelSharézer y Réguem Mélekh y sus hombres enviaron a implorar el favor de
Yahweh,
7:3 y a dirigir esta petición a los kohanim de la Bayit de Yahweh y a los nabíes: ¿Debo llorar
y practicar abstinencia en el quinto mes, como he estado haciendo todos estos años?
7:4 Entonces vino a mí la davar de Yahweh:
7:5 Dile a todo el pueblo del país y a los kohanim: Cuando ustedes ayunaban y lamentaban
en el quinto y en el séptimo mes todos estos setenta años, ¿ayunaban para mi beneficio?
7:6 Y cuando ustedes comen y beben, ¿quién sino ustedes come, y quién sino ustedes bebe?
7:7 Miren, este es el mensaje que proclamó Yahweh mediante los nabíes anteriores, cuando
Yahrusalaim y los pueblos alrededor de ella estaban poblados y tranquilos, cuando el
Néguev y la Shefelah estaban poblados.
7:8 Y la davar de Yahweh a Zekharyah continuó:
7:9 Así dijo Yahweh Tzva’ot: Administren verdadera justicia; traten con lealtad y compasión
unos con otros.
7:10 No defrauden a la viuda, al huérfano, y al pobre; y no tramen el mal unos contra otros.
7:11 Pero no quisieron hacer caso. Me dieron la espalda rebeldemente y se hicieron los
sordos.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1040

ZEKHARYAH

ZACARIAS

7:12 Endurecieron sus corazones como diamante para no hacer caso de la instrucción y la
amonestación que Yahweh Tzva’ot les envió por su Ruaj mediante los nabíes anteriores;
y una terrible ira salió de Yahweh Tzva’ot.
7:13 Y según él llamó y no escucharon, Así, dijo Yahweh Tzva’ot, llamarán y yo no escucharé.
7:14 Yo los dispersé entre todas esas naciones que no habían conocido, y la tierra tras ellos
quedó desolada, sin nadie que fuera y viniera. Ellos provocaron que una tierra deleitable
se volviera una desolación.
8:1 Vino a mí la Davar de Yahweh:
8:2 Así dijo Yahweh Tzva’ot: Estoy muy celoso de Tzión, estoy fieramente celoso por ella.
8:3 Así dijo Yahweh: He vuelto a Tzión, y moraré en Yahrusalaim. A Yahrusalaim se le
llamará la Ciudad de Fidelidad, y al monte de Yahweh Tzva’ot el Monte Kadosh.
8:4 Así dijo Yahweh Tzva’ot: Todavía habrá ancianos y ancianas en las plazas de
Yahrusalaim, cada cual con su bastón en la mano por su avanzada edad.
8:5 Y las plazas de la ciudad estarán llenas de muchachos y muchachas que jugarán en las
plazas.
8:6 Así dijo Yahweh Tzva’ot: Aunque esto le parecerá imposible al remanente de este pueblo
en esos días, ¿será también imposible para mí?, dice Yahweh Tzva’ot.
8:7 Así dijo Yahweh Tzva’ot: Yo rescataré a mi pueblo de los países del occidente,
8:8 y los traeré aquí para que habiten en Yahrusalaim. Ellos serán mi pueblo, y yo seré su
Elohé, en verdad y sinceridad.
8:9 Así dijo Yahweh Tzva’ot: Cobren valor, ustedes que oyen ahora estas palabras que
hablaron los nabí cuando se echaron los fundamentos para la edificación del Templo, la
Bayit de Yahweh Tzva’ot.
8:10 Porque antes de ese tiempo, la paga de los hombres era nula, y la ganancia de las
bestias era ninguna. No era seguro andar en los negocios de uno por causa de los
enemigos; y puse a todos los hombres unos contra otros.
8:11 Pero ahora no trataré como antes al remanente de este pueblo, declara Yahweh Tzva’ot.
8:12 pero lo que siembre prosperará: La vid rendirá su fruto, la tierra dará su producto, y
los shamaim proveerán su humedad. Le otorgaré todas estas cosas al remanente de este
pueblo.
8:13 Y así como ustedes fueron una maldición entre las naciones, oh Bayit de Yahudah y
Bayit de Yisrael, así, cuando yo los vindique, vendrán a ser una berajot. ¡No teman;
tengan valor!
8:14 Porque así dijo Yahweh Tzva’ot: Así como yo planeé afligirlos y no me contuve cuando
sus padres me provocaron a ira, dijo Yahweh Tzva’ot
8:15 así, en estos días, he vuelto a planear hacerle bien a Yahrusalaim y a la Bayit de
Yahudah. ¡No teman!
8:16 Esto es lo que deben ustedes hacer: Hablen la verdad unos a otros, administren justicia
verdadera y perfecta en sus cortes.
8:17 Y no maquinen el mal unos contra otros, y no amen el perjurio, todo eso son cosas que
yo odio, declara Yahweh.
8:18 Y vino a mí la davar de Yahweh, diciendo:
8:19 Así dijo Yahweh Tzva’ot: El ayuno del cuarto mes, el ayuno del quinto mes, el ayuno
del séptimo mes, y el ayuno del décimo mes vendrán a ser ocasiones de gozo y alegría,
Asheret/Felices festividades para la Bayit de Yahudah; pero ustedes tienen que amar la
honradez y la integridad.
8:20 Así dijo Yahweh Tzva’ot: Todavía vendrán pueblos y habitantes de muchas ciudades

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1041

ZEKHARYAH

ZACARIAS

8:21 los habitantes de una ciudad irán a la otra y dirán: Vayamos a implorar el favor de
Yahweh, busquemos a Yahweh Tzva’ot. Yo iré también.
8:22 Los muchos pueblos y la multitud de naciones vendrán a buscar a Yahweh Tzva’ot en
Yahrusalaim y a implorar el favor de Yahweh.
8:23 Así dijo Yahweh Tzva’ot: En esos días, diez hombres de naciones de todo idioma se
aferrarán a un yahudí por el borde de su manto y dirán: Queremos ir contigo, porque
hemos oído que Elohé está contigo.
9:1 Pronunciamiento: La davar de Yahweh. Él residirá en la tierra de Jadrakh y Daméseq;
porque los ojos de todos los humanos se volverán a Yahweh, como todas las tribus de
Yisrael,
9:2 incluyendo a Jamat, que colinda con ella, y Tsor y Tsidón, aunque son muy sabias.
9:3 Tsor se ha edificado una fortaleza; ha amasado plata como polvo, y oro como fango en
las calles.
9:4 Pero Adon la empobrecerá; derrotará sus fuerzas en el mar, y ella misma será
consumida por fuego.
9:5 Ashqelón lo verá y se asustará, Azá temblará violentamente, y Eqrón, al desvanecerse
sus esperanzas. El reinado desaparecerá de Azá, Ashqelón quedará sin habitantes,
9:6 y un pueblo mestizo se establecerá en Ashdod. Yo desarraigaré la grandeza de Filisteos.
9:7 Pero limpiaré la sangre de su boca, y las cosas detestables de entre sus dientes. Sus
sobrevivientes, también, pertenecerán a nuestro Elohé: llegarán a ser como un clan en
Yahudah, y Eqrón será como los yebuseos.
9:8 Y yo acamparé en mi Bayit contra Ejércitos, contra cualquiera que vaya o venga, y
ningún opresor volverá a pasarles por encima; porque ahora he tomado nota con mis
propios ojos.
9:9 ¡Gózate grandemente, Hermosa Tzión; Levanta un clamor, Hermosa Yahrusalaim! Mira,
tu melej viene a ti. Viene victorioso, triunfante, sin embargo humilde, montado en un
asno, en un burro parido por una asna.
9:10 Expulsará carros de Efráyim y caballos de Yahrusalaim; el arco del arquero será
eliminado. Llamará a las naciones a rendirse, y su gobierno se extenderá de mar a mar y
del océano hasta el fin de la tierra.
9:11 Tú, por tu parte, has liberado a tus prisioneros del hoyo seco, por causa de la sangre
de tu pacto,
9:12 diciendo: Vuelvan a Bizarón, oh prisioneros de esperanza. En cambio yo anuncio en
este día: Te pagaré el doble.
9:13 Porque he tensado a Yahudah, y le he aplicado la mano a Efráyim como a un arco, y
levantaré a tus benei, oh Tzión, contra tus benei, oh Yawán, y te haré como espada de
guerrero.
9:14 Y Yahweh se manifestará a ellos, y sus flechas destellan como relámpagos; Yahweh
sonará el shofar y avanzará en una tormentosa tempestad.
9:15 Yahweh Tzva’ot los protegerá: sus piedras de honda devorarán y conquistarán; ellos
beberán, alborotarán como con vino, y se llenarán de él como un tazón de agitar, como
las esquinas de un altar.
9:16 Yahweh su Elohé los prosperará en ese día; pastoreará a su pueblo como ovejas. Ellos
serán como joyas de corona que reSilvanoen en su suelo.
9:17 ¡Qué amables, qué hermosos serán, produciendo jóvenes como grano nuevo, doncellas
como vino nuevo!
10:1 Pídanle a Yahweh lluvia en la estación de lluvia tardía. Es Yahweh quien causa los
aguaceros; y él les proveerá abundantes lluvias, hierba en los campos para todos.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1042

ZEKHARYAH

ZACARIAS

10:2 Porque los terafim hablaron engaño, los augurios predijeron falsedad; y los soñadores
hablan mentiras y consuelan con ilusiones. Por eso es que mi pueblo se ha extraviado
como rebaño, sufren por falta de un pastor.
10:3 Mi ira se alza contra los pastores, y castigaré los cabros. Porque Yahweh Tzva’ot se ha
puesto a pensar en favor de su rebaño, la Bayit de Yahudah; los hará como majestuosos
cargueros en batalla.
10:4 De ellos saldrán piedras angulares, de ellos clavijas de Tienda, de ellos arcos de
combate, y todo capitán saldrá también de ellos.
10:5 Y juntos serán como guerreros en batalla, que pisan duro en el polvo de las calles;
pelearán, porque Yahweh estará con ellos, y harán avergonzar a los jinetes.
10:6 Le daré la victoria a la Bayit de Yahudah, y el triunfo a la Bayit de Yosef. Los restauraré,
porque los he perdonado, y serán como si nunca los hubiera deshonrado; porque yo
Yahweh soy su Elohé, y contestaré sus tefilot (oraciones).
10:7 Efráyim será como un guerrero, y se alegrarán como con vino; sus benei lo verán y se
gozarán, se alegrarán en Yahweh.
10:8 Yo les silbaré y los reuniré, porque los redimiré; ellos aumentarán y seguirán
aumentando.
10:9 Porque aunque yo los esparcí como semilla entre las naciones, en los lugares distantes
se acordarán de mí, escaparán con sus benei y volverán.
10:10 Volveré a traerlos de la tierra de Mitzraim y a reunirlos de Ashur; y los traeré a la
tierra de Guilad y el Levanón, y aún éstas no serán suficientes para ellos.
10:11 Una fuerza rodedada pasará sobre el mar y batirá las olas en el mar; y todas las
profundidades del Río Nilo se secarán. Se vendrá abajo el orgullo de Ashur, y el cetro de
Mitzraim desaparecerá.
10:12 Pero yo los haré poderosos a través de mí Nombre, y ellos marcharán orgullosos en
mi nombre, declara Yahweh.
11:1 ¡Abre tus puertas, oh Levanón, y que el fuego consuma tus cedros!
11:2 ¡Aúllen, oh cipreses, que han caído los cedros! ¡Cómo han sido despojados los
poderosos! ¡Aúllen, encinas de Bashán, que han tumbado el majestuoso bosque!
11:3 Escuchen, el aullido de los pastores, porque han despojado sus ricos pastos; escuchen,
el rugido de las grandes bestias, porque han despojado la selva del Yardén.
11:4 Así dijo Yahweh mí Elohé: Atiendan las ovejas para la matanza,
11:5 cuyos compradores matarán impunemente, cuyo vendedor dirá: ¡Alabado sea Yahweh!
Me haré rico, y cuyo pastor no se apiadará de ellas.
11:6 Porque no tendré más piedad de los habitantes del país, declara Yahweh, sino que
dejaré a cada hombre a merced de otro hombre y a merced de su melej; romperán el
país en pedazos, y no lo rescataré de sus manos.
11:7 Así que yo atendí el rebaño destinado a la Matanza, por aquéllos pobres del rebaño.
Conseguí dos cayados, a uno de los cuales llamé Favor y al otro Unidad, y procedí a
atender el rebaño.
11:8 Pero perdí los tres pastores en un mes; Entonces se estaba agotando mi paciencia con
ellos, y ellos a su vez estaban disgustados conmigo.
11:9 Así que decl aré: No los voy a atender a ustedes; que el que vaya a morir muera y el
que se vaya a perder se pierda; ¡y el resto, que devore cada cual la carne del otro!
11:10 Tomando mi callado Favor, lo partí en dos, para anular el pacto que hice con todos los
pueblos;
11:11 y cuando quedó anulado ese día, los mismos pobres del rebaño que me observaban
reconocieron que era un mensaje de Yahweh.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1043

ZEKHARYAH

ZACARIAS

11:12 Entonces les dije: Si están satisfechos, páguenme mi salario; si no, no. Así que
pesaron mi salario, treinta siclos de plata
11:13 la noble suma que valía yo en opinión de ellos. Yahweh me dijo: Deposítalo en el
tesoro. Y tomé los treinta siclos y los deposité en el tesoro en la Bayit de Yahweh.
11:14 Entonces partí en dos mi segundo cayado, Unidad, para anular la hermandad entre
Yahudah e Yisrael.
11:15 Yahweh me dijo además: Consíguete los aperos de un pastor necio.
11:16 porque voy a levantar en el país a un pastor que ni echará de menos la oveja perdida,
ni buscará la extraviada, ni curará la herida, ni cargará la débil, sino que festejará con la
carne de las cebadas y les arrancará las pezuñas.
11:17 ¡Ay del pastor indigno que abandona el rebaño! ¡Que caiga una espada sobre su brazo
y sobre su ojo derecho! Su brazo se le secará; su ojo derecho se le quedará ciego.
12:1 Pronunciamiento: La davar de Yahweh concerniente a Yisrael. La declaración de
Yahweh, que extendió los shamaim y afirmó la tierra, y creó el aliento del hombre dentro
de él:
12:2 Miren que haré a Yahrusalaim una copa que hace tambalear a todos los pueblos de
alrededor. Yahudah quedará atrapada cuando asedien a Yahrusalaim,
12:3 cuando todas las naciones de la tierra se junten contra ella. En ese día haré de
Yahrusalaim una piedra para que todos los pueblos la Levanten; todos los que la
Levanten se herirán.
12:4 En ese día, declara Yahweh, afectaré con pánico a todo caballo, y con locura a todo
jinete. Pero vigilaré a la Bayit de Yahudah mientras afecto a todo caballo de los pueblos
con ceguera.
12:5 Y los clanes de Yahudah se dirán: Los moradores de Yahrusalaim son una tarea que nos
asigna su Elohé, Yahweh Tzva’ot.
12:6 En ese día, haré a los clanes de Yahudah como brasero ardiente entre leña y como
antorcha ardiente entre gavillas. Devorarán a todos los pueblos que los asedian a diestra
y siniestra; y Yahrusalaim continuará en su lugar, en Yahrusalaim.
12:7 Yahweh les dará la victoria a las Tiendas de Yahudah primero, para que la tiferet de la
Bayit de Dawid y la tiferet de los habitantes de Yahrusalaim no sea demasiado grande
para Yahudah.
12:8 En ese día, Yahweh escudará a los habitantes de Yahrusalaim; y el más débil de ellos
será en ese día como Dawid, y la Bayit de Dawid como un ser espiritual, como un
mensajero de Yahweh, a la cabeza de ellos.
12:9 En ese día me empeñaré en aniquilar a todas las naciones que hayan venido contra
Yahrusalaim.
12:10 Pero llenaré a la Bayit de Dawid y a los habitantes de Yahrusalaim de un Ruaj de
piedad y compasión; y se lamentarán por el que mataron, llorando por él como por un
ben favorito y mostrando amarga tristeza como por un ben primogénito.
12:11 En ese día, el llanto en Yahrusalaim será tan grande como el llanto en Jadad Rimón en
la llanura de Meguidó.
12:12 El país lamentará, cada familia por sí misma: la familia de la Bayit de Dawid por ellos
mismos, y sus mujeres por ellas mismas; la familia de la Bayit de Natán por ellos mismos,
y sus mujeres por ellas mismas;
12:13 la familia de la Bayit de Lewí por ellos mismos, y sus mujeres por ellas mismas; la
familia de los shimeítas por ellos mismos, y sus mujeres por ellas mismas;
12:14 y todas las demás familias, cada familia por sí misma, con sus mujeres por ellas
mismas.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1044

ZEKHARYAH

ZACARIAS

13:1 En ese día se abrirá una fuente para la Bayit de Dawid y para los habitantes de
Yahrusalaim, para la purificación y la limpieza.
13:2 En ese día, también, declara Yahweh Tzva’ot, borraré los nombres de sus ídolos del
país; no los mencionarán más. Y también haré desaparecer del país a los nabíes y al ruaj
inmundo.
13:3 Si alguien profetiza después de eso, su propio padre y madre, que lo trajeron al mundo,
le dirán: Morirás, porque has mentido en el nombre de Yahweh; y su propio padre y
madre, que lo trajeron al mundo, le darán muerte cuando profetice.
13:4 En ese día, todo nabí se avergonzará de las visiones que tuvo cuando profetizó. Para
engañar, no levantará un manto velloso,
13:5 y declarará: Yo no soy nabí; soy un labrador del suelo; ustedes ven que he bregado
con barro desde mi juventud.
13:6 Y si le preguntan: ¿Qué son esas inflamaciones en tu espalda? él responderá: De los
golpes que me dieron en las Casas de mis amigos.
13:7 ¡Oh espada! Levántate contra mi pastor, el hombre encargado de mi rebaño, dice
Yahweh Tzva’ot. Golpea al pastor y que se dispersen las ovejas; y también volveré mi
mano contra todos los pastorcitos.
13:8 En todo el país, declara Yahweh, dos terceras partes perecerán, morirán, y una tercera
parte sobrevivirá.
13:9 A esa tercera parte la meteré en el fuego, y los derretiré como se derrite la plata y los
probaré como se prueba el oro. Ellos me invocarán por nombre, y yo les responderé.
Declararé: Ustedes son mí pueblo, y ellos declararán: ¡Yahweh es nuestro Elohé!
14:1 ¡Miren, viene un día de Yahweh cuando tu despojo se repartirá en medio de ti misma!
14:2 Porque yo reuniré a todas las naciones en Yahrusalaim para la guerra. La ciudad será
capturada, elevadas las Casas, y violadas las mujeres; y una parte de la ciudad irá en
exilio. Pero el resto de la población no será desarraigada de la ciudad.
14:3 Entonces vendrá Yahweh y hará guerra contra esas naciones como acostumbra
guerrear en día de batalla.
14:4 En ese día, posará sus pies en el Monte de los Olivos, cerca de Yahrusalaim al oriente;
y el Monte de los Olivos se dividirá en dos de este a oeste, y una parte del monte se
moverá hacia el norte y la otra hacia el sur, una inmensa llanura.
14:5 y el Valle en las Colinas quedará obstruido, porque el Valle de las Colinas llegará hasta
Atsel; quedará obstruido como quedó obstruido a causa del terremoto en los días del
melej Uziyah de Yahudah y vendrá a ustedes Yahweh mi Elohé, con todos los seres
kadosh.
14:6 En ese día, no habrá luz de sol ni luz de luna,
14:7 sino que será un día continuo, sólo Yahweh sabe cuándo, sin día ni noche, y habrá luz
al caer la tarde.
14:8 En ese día, fluirá agua fresca de Yahrusalaim, parte de ella hacia el Mar Oriental y
parte hacia el Mar Occidental, durante el verano y el invierno.
14:9 Y Yahweh será melej sobre toda la tierra; en ese día habrá un solo Yahweh con un solo
nombre.
14:10 Entonces todo el país se volverá como el Aravah, desde Guebá hasta Rimón al sur de
Yahrusalaim. Ésta, sin embargo, se levantará alto donde está, y será habitada desde la
Puerta de Binyamín hasta el sitio de la Puerta Antigua, hasta la Puerta de la Esquina, y
desde la Torre de Jananel hasta los lagares del melej.
14:11 Nunca más se decretará destrucción, y Yahrusalaim habitará segura.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1045

ZEKHARYAH

ZACARIAS

14:12 Y en cuanto a esos pueblos que le hicieron la guerra a Yahrusalaim, Yahweh los
golpeará con esta plaga: La carne de ellos se les pudrirá estando ellos en pie; los ojos se
les pudrirán en sus cuencas; y las lenguas se les pudrirán en sus bocas.
14:13 En ese día, caerá sobre ellos un gran pánico de Yahweh, y cada uno le echará mano a
su compañero, y cada uno levantará su mano contra la mano de todos los demás.
14:14 Yahudah se unirá a la batalla en Yahrusalaim, y se reunirán todas las riquezas de
todas las naciones de alrededor, inmensas cantidades de oro, plata, y vestidos.
14:15 La misma plaga golpeará a los caballos, las mulas, los camellos, y los asnos; la plaga
afectará a todos los animales en esos campamentos.
14:16 Todos los sobrevivientes de todas aquellas naciones que vinieron contra Yahrusalaim
harán un peregrinaje año por año para postrarse ante el Melej Yahweh Tzva’ot y para
observar la Fiesta de las Cabañas.
14:17 Cualquiera de las comunidades de la tierra que no haga el peregrinaje a Yahrusalaim
para postrarse ante el Melej Yahweh Tzva’ot no recibirá lluvia.
14:18 Sin embargo, si la comunidad de Mitzraim no hace ese peregrinaje, no será visitada
por la misma aflicción con la que golpeará Yahweh a las otras naciones que no suban
para observar la Fiesta de las Cabañas.
14:19 Tal será el castigo de Mitzraim y de todas las demás naciones que no suban a celebrar
la Fiesta de las Cabañas.
14:20 En ese día, hasta en las campanillas de los caballos se escribirá: Consagrado a
Yahweh. Las ollas de metal en la Bayit de Yahweh serán como los tazones delante del
altar;
14:21 ciertamente, toda olla de metal en Yahrusalaim y en Yahudah será consagrada a
Yahweh Tzva’ot. Y todos los que sacrifiquen vendrán y tomarán de ellas para cocinar su
carne sacrificial; en ese día no habrá más mercaderes en la Bayit de Yahweh Tzva’ot.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1046


Documentos relacionados


Documento PDF zekharyah
Documento PDF hagay
Documento PDF yermyah
Documento PDF ezra
Documento PDF yeshayah
Documento PDF hoshea


Palabras claves relacionadas