Iyov .pdf



Nombre del archivo original: Iyov.pdf

Este documento en formato PDF 1.6 fue generado por / ilovepdf.com, y fue enviado en caja-pdf.es el 05/03/2019 a las 21:45, desde la dirección IP 190.231.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 352 veces.
Tamaño del archivo: 568 KB (30 páginas).
Privacidad: archivo público



Vista previa del documento


IYOV
Iyov

JOB

(Job)

1:1 Había un hombre en la tierra de Urz llamado Iyov. Aquel hombre era intachable y recto;
respetaba a Elohé y se apartaba del mal.
1:2 Le nacieron siete benei y tres hijas;
1:3 sus propiedades eran siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes y
quinientas asnas, y una familia bien grande. Aquel hombre era más rico que cualquiera
en el Oriente.
1:4 Era la costumbre de sus benei hacer fiestas, cada cual en su día establecido en su
propia bayit. Invitaban a sus tres ajayot a comer y beber con ellos.
1:5 Cuando terminaba una ronda de fiestas, Iyov les mandaba a decir que se santificaran y,
levantándose temprano en la mañana, hacía ofrendas quemadas, una por cada uno de
ellos; porque Iyov pensaba: Tal vez mis benei han pecado y han blasfemado a Elohé en
sus pensamientos. Esto es lo que hacía Iyov siempre.
1:6 Un día los benei de Elohé se presentaron delante de Yahweh, y el Ha satán vino junto
con ellos.
1:7 Yahweh le dijo al Ha satán: ¿Dónde has estado? El Ha satán le respondió a Yahweh: He
estado volteando por toda la tierra.
1:8 Yahweh le dijo al Ha satán: ¿Has notado a mi servidor Iyov? No hay nadie como él
sobre la tierra, ¡un hombre intachable y recto que respeta a Elohé y se aparta del mal!
1:9 El Ha satán le respondió a Yahweh: ¿No tiene Iyov una buena razón para servirle a
Elohé?
1:10 Porque tú lo has cercado alrededor, a él y a su familia y todo lo que tiene. Has
bendecido sus esfuerzos de modo que sus propiedades se esparcen por el país.
1:11 Pero ponle la mano a todo lo que tiene y ciertamente te blasfemará en la cara.
1:12 Yahweh le respondió al Ha satán: Mira, todo lo que él tiene está en tu poder;
solamente no le pongas una mano a él. El Ha satán salió de la presencia de Yahweh.
1:13 Un día, cuando sus benei e hijas estaban comiendo y bebiendo vino en la bayit de su
ají mayor,
1:14 llegó un mensajero donde Iyov y dijo: Los bueyes estaban preparando y las asnas
estaban pastando junto a ellos
1:15 cuando los sabitas los atacaron y se los llegaron, y pasaron a los muchachos a espada;
solamente yo escapé para decírtelo.
1:16 Éste estaba todavía hablando cuando vino otro y dijo: Un fuego de Elohé bajó del
shamaim, agarró a los muchachos y las ovejas, y los quemó; solamente yo escapé para
decírtelo.
1:17 Todavía estaba éste hablando cuando llegó otro y dijo: Una formación de tres filas de
kasditas hizo un saqueo entre los camellos y se los llegaron y pasaron a los muchachos a
espada; solamente yo escapé para decírtelo.
1:18 Todavía estaba éste hablando cuando vino otro y dijo: Tus benei y tus hijas estaban
comiendo y bebiendo vino en la bayit de su ají mayor
1:19 cuando de repente vino un viento poderoso del midbah. Golpeó las cuatro esquinas de
la bayit de manera que se derrumbó sobre los jóvenes y murieron; solamente yo escapé
para decírtelo.
1:20 Entonces Iyov se Levantó, desgarró sus ropas, se cortó el cabello, y se tiró al suelo y
adoró.
1:21 Dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá; Yahweh dio y
Yahweh quitó; bendito sea el nombre de Yahweh.
1:22 Por todo eso Iyov no pecó ni le hizo reproche a Elohé.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1152

IYOV

JOB

2:1 Un día los benei de Elohé se presentaron delante de Yahweh. El Ha satán vino junto con
ellos para presentarse delante de Yahweh.
2:2 Yahweh le dijo al Ha satán: ¿Dónde has estado? El Ha satán le respondió a Yahweh: He
estado volteando por toda la tierra.
2:3 Yahweh le dijo al Ha satán: ¿Has notado a mi siervo Iyov? No hay nadie como él sobre
la tierra, un hombre intachable y recto que respeta a Elohé y se aparta del mal. Todavía
retiene su integridad; así que me has incitado contra él para destruirlo sin ninguna buena
razón.
2:4 El Ha satán le respondió a Yahweh: Piel por piel, todo lo que el hombre tenga lo dará
por su vida.
2:5 Pero ponle una mano sobre sus huesos y su carne, y ciertamente te blasfemará en tu
cara.
2:6 Así que Yahweh le dijo al Ha satán: Mira, él está en tu poder; solamente guarda su vida.
2:7 El Ha satán salió de la presencia de Yahweh y le infligió a Iyov una severa inflamación
desde la planta de los pies hasta la coronilla de la cabeza.
2:8 Éste tomaba un tiesto para rascarse mientras se sentaba en cenizas.
2:9 Su esposa le dijo: ¡Todavía mantienes tu integridad! ¡Blasfema a Elohé y muérete!
2:10 Pero él le dijo: ¡Hablas como hablaría cualquier mujer desvergonzada! ¿Vamos a
aceptar solamente lo bueno de Elohé y no vamos a aceptar lo malo? Por todo eso, Iyov
no dijo nada pecaminoso.
2:11 Cuando los tres amigos de Iyov oyeron de todas estas calamidades que le habían
venido, vino cada cual de su bayit,Elifaz el temanita, Bildad el shuhita, y Tzefanyah ar el
naatita. Se reunieron para ir a consolarlo y reconfortarlo.
2:12 Cuando lo vieron a la distancia, no podían reconocerlo, y rompieron a llorar
fuertemente; cada uno desgarró sus ropas y arrojó polvo al aire sobre su cabeza.
2:13 Se sentaron con él en el suelo por siete días y siete noches. Ninguno le habló una
davar porque veían que era grandísimo su sufrimiento.
3:1 Más tarde, Iyov empezó a hablar y a maldecir el día de su nacimiento.
3:2 Iyov habló y dijo:
3:3 Perezca el día en que nací, y la noche en que se anunció: ¡Se ha concebido un varón!
3:4 Que ese día se vuelva tinieblas;
3:5 que la oscuridad y la lobreguez lo rodeen, amen; que lo cubra una sombra; que lo que
oscurece el día lo aterrorice.
3:6 Que la oscuridad se le esa noche; que no se cuente entre los días del año; que no
aparezca en ninguno de sus meses;
3:7 que sea desolada esa noche; que no se oiga sonido de gozo en ella;
3:8 que los que le echan hechizos al día la condenen, los que están preparados para
incapacitar al leviatán;
3:9 que sus estrellas del crepúsculo se queden oscuras; que espere luz y no le venga
ninguna; que no vea los destellos de la aurora
3:10 porque no bloqueó el vientre de mi madre para esconder de mis ojos los problemas.
3:11 ¿Por qué no morí al nacer, o expiré cuando salía del vientre?
3:12 ¿Por qué hubo rodillas para recibirme, o pechos para yo mamar?
3:13 Porque ahora estaría yaciendo en reposo, dormido y descansando,
3:14 con los melejim y consejeros del mundo que se reedifican ruinas,
3:15 o con nobles que poseen oro y que llenan sus Casas de plata.
3:16 ¿O por qué no fui como un abortivo sepultado, como bebés que nunca vieron la luz?
3:17 Allá los malvados dejan de dar problemas; allá descansan los que gastan sus fuerzas.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1153

IYOV

JOB

3:18 Los prisioneros están completamente en reposo; no oyen la voz del capataz.
3:19 Pequeños y grandes por igual están allá, y el esclavo está libre de su amo.
3:20 ¿Por qué él le da luz al que sufre y vida al amargado de Ruaj;
3:21 a los que esperan la muerte y no le viene, que la buscan más que a un tesoro,
3:22 que se gozan en extremo, y se alegran de llegar al sepulcro;
3:23 al hombre que ha perdido su camino, a quien Elohé ha acorralado?
3:24 Mi gemido me sirve de comida; mi quejido se derrama como agua.
3:25 Porque lo que temía me ha sobrevenido; lo que me aterraba ha venido sobre mí.
3:26 No tenía reposo, ni tranquilidad, ni descanso, y vino el problema.
4:1 Entonces Elifaz el temanita dijo en respuesta:
4:2 Si uno se aventura a cruzar una davar contigo, ¿será demasiado? ¿Pero quién puede
recoger sus palabras?
4:3 Mira, tú has animado a muchos; has fortalecido manos debilitadas.
4:4 Tus palabras han evitado que caiga el que tropieza; has abrazado rodillas que cedían.
4:5 Pero ahora que te toca a ti, es demasiado; te alcanza a ti, y no tienes valor.
4:6 ¿No cifras tu esperanza en tu piedad, en tu confianza, en tu integridad?
4:7 Piensa ahora, ¿qué inocente ha perecido jamás? ¿Dónde han destruido al recto?
4:8 Hasta donde he visto, los que preparan el mal y siembran la perversidad la cosechan.
4:9 Perecen por un soplido de Yahweh Elohé, desaparecen al aliento de su nariz.
4:10 El león puede rugir, el cachorro puede aullar, pero los dientes del melej de las bestias
se rompen.
4:11 El león perece por falta de presa, y sus crías se dispersan.
4:12 Me vino una davar en secreto; mi oído captó un susurro de ello.
4:13 En visiones nocturnas llenas de pensamientos, cuando el sueño profundo cae sobre los
hombres,
4:14 Temor y temblor vinieron sobre mí, haciendo temblar de miedo todos mis huesos.
4:15 un viento pasó junto a mí, haciendo encrespárseme los vellos.
4:16 Se detuvo; su apariencia era extraña para mí; una forma se vislumbraba ante mis
ojos; oí un murmullo, una voz:
4:17 ¿Pueden los mortales ser exonerados por Elohé? ¿Puede el hombre ser excusado por
su Hacedor?
4:18 Si no puede Él confiar en sus propios servidores, y tiene reproches para sus
mensajeros,
4:19 cuánto menos los que moran en Casas de barro, cuyo origen es el polvo, que se
aplastan como la polilla,
4:20 que se rompen entre el amanecer y el oscurecer, pereciendo para siempre,
inadvertidos.
4:21 Se les levanta el cordón y mueren, y no con sabiduría.
5:1 ¡Llama ahora! ¿Responderá alguien? ¿A quién entre los seres kadosh te volverás.
5:2 La molestia Mata al necio; la pasión mata al simplón.
5:3 Yo mismo vi a un necio que había echado raíces; impulsivamente, maldije su hogar:
5:4 Que sus benei estén lejos del éxito; sean oprimidos en la plaza sin que nadie los libre;
5:5 que los hambrientos devoren su cosecha, y se profanen en canastas; que los sedientos
se traguen su riqueza.
5:6 El mal no crece del suelo, ni la maldad brota de la tierra;
5:7 porque el hombre nace para hacer maldades, como vuelan hacia arriba las chispas.
5:8 Pero yo recurriría a Elohé; expondría mi caso delante de Elohé,
5:9 que realiza grandes obras que no se pueden escrutar, cosas maravillosas sin Número;

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1154

IYOV

JOB

5:10 que le da lluvia a la tierra, y envía agua sobre los campos;
5:11 que levanta al humillado y lo pone en alto, para que el abatido esté seguro en victoria;
5:12 que tuerce el designio de los tramposos para que sus manos no alcancen éxito;
5:13 que atrapa a los astutos en su propia astucia; los planes de los tramposos son
perversos.
5:14 Por el día encuentran tinieblas, a la tarde tantean como en la noche.
5:15 pero salva al necesitado de la espada de sus bocas, de las garras del fuerte.
5:16 Así que hay esperanza para el desdichado, la boca de la maldad se detiene.
5:17 Mira qué feliz es el hombre a quien Elohé reprende; no rechaces la disciplina de
Shaddai.
5:18 El hiere, pero también venda; él corta, pero sus manos curan.
5:19 El te librará de seis problemas; en siete ningún mal te alcanzará:
5:20 En el hambre te redimirá de la muerte; en guerra, de la espada.
5:21 Serás protegido de la lengua que azota; no tendrás temor cuando venga la violencia.
5:22 Te reirás de la violencia y del hambre, y no tendrás temor de bestias salvajes.
5:23 Porque tendrás una alianza con las rocas en el campo, y las bestias del campo serán
tus aliadas.
5:24 Sabrás que todo va bien en tu Tienda; cuando visites a tu esposa nunca fallarás.
5:25 Verás que tu prole es mucha, tus descendientes como la hierba de la tierra.
5:26 Irás al sepulcro en edad bien avanzada, se recogen las espigas de grano en su época.
5:27 Mira, nosotros hemos investigado esto y es así; óyelo y acéptalo.
6:1 Entonces dijo Iyov en respuesta:
6:2 Si se prepararan mis angustias, si se pusiera toda mi calamidad en balanzas,
6:3 pesaría más que la arena del mar; por eso es que hablo temerariamente.
6:4 Porque las flechas de Shaddai están en mí; mi Ruaj absorbe su veneno; los terrores de
Elohé están en fila contra mí.
6:5 ¿Rebuzna el asno salvaje cuando tiene hierba? ¿Muge un buey sobre su forraje?
6:6 ¿Puede comerse sin sal algo desabrido? ¿Puede tener algún sabor el jugo de malva?
6:7 Yo me niego a tocarlos; son como comida cuando estoy enfermo.
6:8 Quisiera que se me concediera mi petición, que Elohé me diera lo que deseo;
6:9 quisiera que Elohé hubiera consentido en aplastarme, que hubiera soltado la mano y me
hubiera cortado.
6:10 Entonces esto sería mi consuelo, mientras me retorcía en crueles dolores: que no
suprimí mis palabras contra el Kadosh.
6:11 ¿Qué fuerza tengo yo para soportar? ¿Cuánto tiempo viviré para que tenga que ser
paciente?
6:12 ¿Es mi fuerza la fuerza de una roca? ¿Es mi carne de bronce?
6:13 Verdaderamente, no me puedo ayudar a mí mismo; estoy privado de recursos.
6:14 Un amigo le debe lealtad al que falla, aunque olvide el respeto al Omnipotente;
6:15 mis camaradas son inconstantes como un arroyo, como un cauce por el que una vez
pasaron corrientes.
6:16 Se opacan con el hielo; la nieve los oscurece;
6:17 pero cuando se derriten, se evaporan; en el calor, desaparecen donde están.
6:18 Su ruta es torcida y con curvas; corren al midbah y perecen.
6:19 Las caravanas de Temán los miran; las procesiones de SIvrima cuentan con ellos.
6:20 Se decepcionan de sus esperanzas; cuando llegan al lugar se quedan espantados.
6:21 Así ustedes son como nada: a la vista de la desgracia, se asustan.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1155

IYOV

JOB

6:22 ¿Les dije yo a ustedes: Necesito su regalo; páguenme un soborno de su riqueza;
6:23 líbrenme de las garras de mi enemigo; redímanme de los hombres violentos?
6:24 Enséñenme; estaré callado; díganme en qué estoy equivocado.
6:25 Cuán eficaces son las palabras honradas; pero ¿qué clase de reprensión viene de
ustedes?
6:26 ¿Planean ustedes palabras de reprensión, pero cuentan como viento las palabras de un
hombre sin esperanza?
6:27 Ustedes hasta echarían suertes sobre un huérfano, o cambiarían a su amigo.
6:28 Ahora sean buenos y enfréntenseme; no les mentiré en la cara.
6:29 ¡Apláquense! Que no haya injusticia; ¡apláquense! aún estoy en lo correcto.
6:30 ¿Hay injusticia en mi lengua? ¿No puede mi paladar discernir el mal?
7:1 Verdaderamente el hombre tiene un término de servicio sobre la tierra; sus días son
como los de un asalariado,
7:2 –como un esclavo que suspira por las sombras de la tarde, como un asalariado que
espera por su paga.
7:3 Así se me han asignado meses en vano; noches de miseria se me han entregado.
7:4 Cuando me acuesto, pienso: ¿Cuándo me levantaré? Pero la noche se me alarga, y me
hastío de voltearme hasta el crepúsculo de la mañana.
7:5 Mi carne está cubierta de gusanos y costras; mi piel está cuartelevada y enconada.
7:6 Mis días vuelan más veloces que la lanzadera de un tejedor, y llegan a su fin sin
esperanza.
7:7 Considera que mi vida no es más que viento; nunca volveré a ver la felicidad.
7:8 El ojo que me contempla no me verá; tu ojo me buscará pero me habré ido.
7:9 Como se disipa una nube, así el que baja a la Fosa no vuelve a subir;
7:10 No vuelve más a su hogar; su lugar no lo conoce.
7:11 Por mi parte, no hablaré con restricción; le daré voz a la angustia de mi Ruaj; me
quejaré en mi sentimiento de amargura.
7:12 ¿Soy yo el mar o el dragón, que has montado guardia sobre mí?
7:13 Cuando pienso: Mi cama me consolará, mi lecho compartirá mi tristeza,
7:14 tú me atemorizas con sueños, y me aterrorizas con visiones,
7:15 hasta que prefiero la estrangulación, la muerte, antes que mi desecho de esqueleto.
7:16 Estoy hastiado de él. No viviré para siempre; déjame quieto, que mis días son un
aliento.
7:17 ¿Qué es el hombre, que lo tienes en tanto, que fijas tu atención en él?
7:18 Lo inspeccionas cada mañana, lo examinas cada minuto.
7:19 ¿Es que no vas a apartar de mí tu mirada por un momento, y dejarme quieto, hasta
que trague saliva?
7:20 Si he pecado, ¿qué te he hecho, Vigilante de los hombres? ¿Por qué hacer de mí tu
blanco, y una carga para mí mismo?
7:21 ¿Por qué no perdonas mi transgresión y excusas mi maldad? Porque pronto yaceré en
el polvo; cuando me busques, me habré ido.
8:1 Bildad el shuhita dijo en respuesta:
8:2 ¿Hasta cuándo vas a estar hablando cosas como esas? ¡Tus expresiones son un viento
fuerte!
8:3 ¿Acaso Elohé pervertirá el derecho? ¿Pervertirá Shaddai la justicia?
8:4 Si tus benei pecaron contra él, él los despachó por la transgresión de ellos.
8:5 Pero si tú buscas a Elohé y le suplicas al Omnipotente,
8:6 si eres intachable y recto, él te protegerá, y le concederá bienestar a tu justo hogar.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1156

IYOV

JOB

8:7 Aunque tu comienzo sea pequeño, al final te harás muy grande.
8:8 Pregúntale a la generación pasada, estudia lo que han investigado sus padres
8:9 porque nosotros somos de ayer y no sabemos nada; nuestros días sobre la tierra son
una sombra.
8:10 Seguramente ellos te enseñarán y te contarán, hablando de su entendimiento.
8:11 ¿Puede crecer el papiro sin pantano? ¿Puede crecer el pasto sin agua?
8:12 Mientras están aún tiernos, sin arrancar todavía, se secarán antes que cualquier otra
hierba.
8:13 Así es el destino de todos los que se olvidan de Elohé; la esperanza del malvado queda
en nada
8:14 su esperanza pende de un hilo, su confianza es una telaraña.
8:15 Se apoya en su bayit, y no queda en pie; la agarra, pero no se sostiene.
8:16 Se mantiene fresco aún en el sol; sus renuevos brotan en el jardín;
8:17 sus raíces están entretejidas alrededor de un montón, se agarran de una bayit de
piedra.
8:18 Cuando lo arrancan de su lugar, éste lo niega, diciendo: Nunca te he visto.
8:19 Esta es su feliz suerte; y de la tierra crecerán otros.
8:20 Seguramente Elohé no desprecia al intachable; no respalda a los malhecho res.
8:21 Todavía llenará tu boca de risa, y tus labios de gritos de gozo.
8:22 Tus enemigos se vestirán de desgracia; la Tienda del malvado se eliminará.
9:1 Iyov dijo en respuesta:
9:2 Verdaderamente yo sé que es así: el hombre no puede ganar una dem anda contra
Elohé.
9:3 Si insistiera en un juicio con él, no contestaría ni a una acusación entre mil.
9:4 Sabio de y poderoso en fuerza ¿quién lo desafió jamás y salió intacto?–
9:5 El que mueve montañas sin que se den cuenta, que las derriba en su ira;
9:6 que remueve la tierra de su lugar, hasta que tiemblan sus columnas;
9:7 que manda al sol que no brille; que sella las estrellas;
9:8 el que tendió solo el shamaim, y caminó sobre el lomo del mar;
9:9 el que hizo la Osa y el Orión, las Pleyades, y las cámaras de viento sureño;
9:10 el que realiza grandes obras que no pueden escrutarse, y maravillas sin Número.
9:11 Él me pasa por el lado y no lo veo; va junto a mí, pero no lo percibo.
9:12 El arrebata ¿y quién puede detenerlo? ¿Quién puede decirle: ¿Qué estás haciendo??
9:13 Elohé no restringe su ira; hondo se hunden los ayudantes de Rahab.
9:14 ¿Cómo Entonces puedo responderle, o escoger mis argumentos contra él?
9:15 Aunque tuviera yo la razón, no hablaría, sino que imploraría Rajem de mi Juez.
9:16 Si yo lo invocara y él me respondiera, no creería que me prestaría atención.
9:17 Porque él me aplasta por un cabello, me hiere sin ninguna causa.
9:18 No me deja tomar aliento, sino que me llena de amargura.
9:19 Si es una prueba de fuerza , él es el fuerte; si es un juicio en la corte –¿quién lo
convocará por mí?
9:20 Aunque yo fuera inocente, mi boca me condenaría; aunque fuera intachable, el
probaría que soy corrupto.
9:21 Yo soy intachable, estoy perplejo; estoy hastiado de la vida.
9:22 Todo es lo mismo, por eso digo: El destruye al intachable y al culpable.
9:23 Cuando de pronto un azote trae muerte, él se burla del fracaso del inocente.
9:24 La tierra se la ha entregado al malvado; él le tapa los ojos a sus Shofetim. Si no es él,
¿quién, Entonces?

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1157

IYOV

JOB

9:25 Mis días vuelan más rápido que un corredor; vuelan sin ver la felicidad;
9:26 pasan como botes de juncos, como águila que se abalanza sobre su presa.
9:27 Si yo dijera: Me olvidaré de mi queja; abandonaré mi tristeza y me divertiré,
9:28 seguiría atemorizado de todos mis sufrimientos; sé que no me tendrá por inocente.
9:29 Yo seré quien estará equivocado; ¿para qué Entonces malgastar esfuerzos?
9:30 Si me lavara con jabón, si me limpiara las manos con lejía,
9:31 tú me hundirías en el lodo hasta que mis propias ropas me aborrecieran.
9:32 El no es un hombre como yo para poder responderle, para poder ir a la ley juntos.
9:33 No hay árbitro entre nosotros que ponga su mano sobre los dos.
9:34 Si solamente apartara su vara de mí y no dejara que su terror me asustara,
9:35 Entonces yo hablaría sin temor a él; porque sé que ahora no estoy así.
10:1 Estoy aborrecido de la vida; daré rienda suelta a mi queja, hablaré con la amargura
que siento.
10:2 Le digo a Elohé: No me condenes; déjame saber de qué me acusas.
10:3 ¿te beneficia defraudar, despreciar la obra de tus manos, mientras le sonríes al
consejo de los malvados?
10:4 ¿Tiene ojos de carne? ¿Es tu visión la de meros hombres?
10:5 ¿Son tus días los de un mortal, son tus año s los años de un hombre,
10:6 para que busques mi maldad y rebusques mi pecado?
10:7 Tú sabes que no soy culpable, y no hay quien libre de tu mano.
10:8 Tus manos me diseñaron y me formaron, luego destruyeron cada parte mía.
10:9 Considera que tú me formaste como barro; ¿me convertirás Entonces en polvo?
10:10 Tú me derramaste como leche, me cuajaste como queso;
10:11 Me vestiste de piel y carne y me tejiste con huesos y nervios;
10:12 me prodigaste vida y cuidado; tu providencia vigiló mi Ruaj.
10:13 Sin embargo estas cosas las guardaste en tu; yo sé que tenías esto en mente:
10:14 vigilarme cuando pecaba y no limpiarme de mi maldad;
10:15 Si salgo culpable ¡pobre de mí! Y aún si salgo inocente, no puedo alzar la cabeza; así
de lleno estoy de vergüenza, y hundido en mi miseria.
10:16 ¡Es algo por lo cual estar orgulloso el cazarme como a un león, demostrarte
maravilloso a través de mí una y otra vez!
10:17 Sigues enviando testigos nuevos contra mí, dejando que crezca tu enojo conmigo. Yo
sirvo mi término y soy mi propio reo.
10:18 ¿Por qué me dejaste salir del vientre? Hubiera mejor expirado antes de que viera
algún ojo,
10:19 sería como si nunca hubiera sido, me habrían llevado del vientre al sepulcro.
10:20 Mis días son pocos, ¡así que desiste! Déjame tranquilo, deja que me divierta un poco
10:21 antes de que me vaya, para nunca volver, para la tierra de lóbrega oscuridad;
10:22 una tierra cuya luz es oscuridad, toda sombría y sin orden, cuya luz es como tinieblas.
11:1 Entonces Tzofar el naatita dijo en respuesta:
11:2 ¿Es incontestable una multitud de palabras? ¿Tiene que tener la razón el hombre
locuaz?
11:3 Tu palabrería podrá callar a los hombres; podrás burlarte sin que te reprendan,
11:4 y decir: Mi doctrina es pura, y he sido inocente a tu vista.
11:5 Pero quisiera que Elohé se expresara, y él mismo te hablara.
11:6 El te diría los secretos de la sabiduría, pues la sagacidad tiene muchos lados; y sabe
que Elohé te ha pasado por alto parte de tu maldad.
11:7 ¿Descubrirías tú el misterio de Yahweh Elohé? ¿Descubrirías el límite de Shaddai?

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1158

IYOV

JOB

11:8 Es más alto que el shamaim ¿qué puedes tú hacer? Más hondo que la Fosa ¿qué
puedes saber?
11:9 Su medida es más larga que la tierra y más ancha que el mar.
11:10 Si él pasa, o si confina, o si convoca asamblea, ¿quién puede detenerlo?
11:11 Porque él conoce a los hombres engañosos; cuando ve la maldad, ¿no la discierne?
11:12 Un hombre casquivano obtendrá entendimiento, cuando un burro salvaje nazca como
hombre.
11:13 Pero si diriges tu mente y extiendes hacia él tus manos,
11:14 si hay maldad en tus manos, elimínala, y no dejes que la injusticia resida en tu
morada;
11:15 Entonces, libre de mancha, mantendrás la frente en alto, y cuando estés en aprietos,
no temerás.
11:16 Entonces te olvidarás de tu sufrimiento; lo considerarás como aguas que ya pasaron.
11:17 La vida te será más resplandeciente que el mediodía; brillarás, serás como la
alborada.
11:18 Estarás confiado, porque hay esperanza; y atrincherado, descansarás seguro.
11:19 Te recostarás sin que nadie te moleste; los grandes implorarán tu favor.
11:20 Pero los ojos de los malos languidecerán; no habrá para ellos escapatoria, y su
esperanza será su último suspiro.
12:1 Entonces Iyov dijo en respuesta:
12:2 Ciertamente ustedes son la voz del pueblo, y con ustedes morirá la sabiduría.
12:3 Pero yo también, como ustedes, tengo una mente; y no soy inferior a ustedes. ¿Quién
no sabe tales cosas?
12:4 He venido a ser un hazmerreír para mi amigo, uno que clama a Yahweh Elohé, y él
responde, intachablemente inocente, un hazmerreír.
12:5 En el pensamiento del complacido hay desprecio para la calamidad; está lista para los
pies que resbalan.
12:6 Los ladrones viven tranquilos en sus Tiendas, y los que provocan a Elohé están
seguros, aquéllos que ha producido la mano de Elohé.
12:7 Pero pregúntales a los bestias, y ellas te enseñarán; a las aves del shamaim, y te
informarán.
12:8 O háblale a la tierra, ella te enseñará; a los peces del mar, y te informarán.
12:9 ¿Cuál de todos ellos no sabe que la mano de Yahweh ha hecho esto?
12:10 En sus manos está la vida de todo ser y el aliento de toda la humanidad.
12:11 Ciertamente, el oído prueba los argumentos como el paladar prueba la comida?
12:12 En los ancianos hay sabiduría; y en la mucha edad, entendimiento.
12:13 Con Elohé están la sabiduría y el valor; suyo es el consejo y el entendimiento.
12:14 Lo que él destruye, no se volverá a edificar; al que él aprisiona no habrá quien lo
libre.
12:15 Cuando él detiene las aguas, se secan; cuando las deja ir, trastornan la tierra.
12:16 Con él están el poderío y el entendimiento; suyo es el que yerra y el que hace errar.
12:17 A los consejeros los despoja, y enloquece a los Shofetim.
12:18 El les suelta los cinturones a los melejim, y los ciñe con una cuerda.
12:19 Hace ir desnudos a los kohanim, y extravía a los servidores del templo.
12:20 Priva del habla a los confiables, y a los ancianos les quita la razón.
12:21 Derrama menosprecio sobre los nobles, y afloja el cinturón de los fuertes.
12:22 Descubre los misterios de las tinieblas, y saca a la luz cosas oscuras.
12:23 Exalta las naciones, y luego las destruye; expande a los pueblos y luego los destruye.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1159

IYOV

JOB

12:24 Priva de entendimiento a los jefes del pueblo de la tierra, y les hace errar sin rumbo
en el vacío.
12:25 Van a tientas si luz en las tinieblas; los hace vagar como borrachos.
13:1 Todo esto lo han visto mis ojos; mis oídos lo han escuchado y entendido.
13:2 Lo que ustedes saben, yo también lo sé; en nada soy menos que ustedes.
13:3 Ciertamente, le hablaré al Omnipotente, insisto en argumentar con Elohé.
13:4 Pero ustedes inventan mentiras; todos ustedes son médicos fatulos.
13:5 Si tan siquiera se quedarán callados eso se les contaría como sabiduría.
13:6 Oigan ahora mis argumentos, escuchen mi defensa.
13:7 ¿Van a hablar ustedes injustamente en favor de Elohé? ¿Van a hablar con engaño en
su favor?
13:8 ¿Le van a mostrar parcialidad? ¿Van a defender la causa de Elohé?
13:9 ¿Les irá bien cuando él los examine? ¿Se burlarán de él como quien se burla de un
hombre?
13:10 Ciertamente él los reprenderá, si en secreto muestran parcialidad.
13:11 La majestad de él los espantará, y caerá sobre ustedes su pavor.
13:12 Las máximas de ustedes son proverbios absurdos; sus defensas son insustanciales.
13:13 Quédense callados; yo voy a hablar, venga lo que venga sobre mí.
13:14 ¿Por qué he de morderme los labios con los dientes? Voy a poner mi vida en mis
manos.
13:15 Puede que él me Mate; puede que no tenga yo esperanz a; pero defenderé mi causa
delante de él.
13:16 En esto también está mi salvación: en que ningún impío puede estar en mi presencia.
13:17 Oigan bien mis palabras; presten atención a mi discurso.
13:18 Miren ahora, yo he preparado un caso; sé que lo voy a ganar.
13:19 ¿Por qué quién es el que me va a desafiar? Entonces me quedaría callado y expiraría.
13:20 Sólo dos cosas no hagas conmigo, para que no tenga que esconderme de ti:
13:21 Aparta de mí tu mano, y que no me espante tu terror.
13:22 Entonces llámame y yo responderé; o yo hablaré, y tú me responderás:
13:23 ¿Cuántas son mis faltas y mis pecados? Hazme entender mi transgresión y mi pecado.
13:24 ¿Por qué escondes tu rostro, y me tratas como a un enemigo?
13:25 ¿Vas a aterrar a una hoja caída? ¿Vas a perseguir a una paja seca?
13:26 Pues decretas contra mí cosas amargas, y me haces responder por los pecados de mi
juventud.
13:27 Pones mis pies en el cepo y vigilas todas mis sendas; ¡me sigues los pasos!
13:28 Así el hombre se gasta como un trapo, como un vestido comido por la polilla.
14:1 El hombre, nacido de mujer, es corto de vida y lleno de problemas.
14:2 Brota como una flor y se marchita; se desvanece como una sombra y no perdura.
14:3 ¿Sobre uno así fijas tu mirada? ¿Vas a ir a juicio conmigo?
14:4 ¿Quién puede sacar algo limpio de lo inmundo? ¡Nadie!
14:5 Sus días están determinados: tú conoces el Número de sus meses; tú le has fijado
límites que no puede traspasar.
14:6 Aparta de él tu mirada, para que descanse hasta que, cual jornalero, haya concluido
su día.
14:7 Para el árbol hay esperanza; si lo cortan, se renovará; sus retoños no cesarán.
14:8 Si su raíz se envejece en la tierra y su tronco muere en el suelo,
14:9 al percibir el agua reverdecerá y echará ramas como planta.
14:10 Pero los mortales languidecen y desaparecen; el hombre expira, ¿y dónde está?

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1160

IYOV

JOB

14:11 Las aguas de un lago se agotan, y un río mengua y se seca;
14:12 así yace el hombre para no volver a levantarse; despertará solamente cuando ya no
haya shamaim, sólo entonces se levantará de su sueño.
14:13 ¡Cómo quisiera que me escondieras en la Fosa, que me ocultaras hasta que se
apaciguara tu furor, y que fijaras un plazo para atenderme!
14:14 Si el hombre muere, ¿volverá a vivir? Todos los días de mi milicia esperaré hasta que
llegue mi reo.
14:15 Entonces llamarás, y yo te responderé; pondrás tu en la obra de tus manos.
14:16 Entonces no me contarás los pasos, ni vigilarás mi pecado.
14:17 Mi transgresión estará sellada en una bolsa; tú encubrirás mi in iquidad.
14:18 Las montañas caen y se deshacen; las peñas se zafan de su lugar.
14:19 Las aguas desgastan las piedras; los torrentes erosionan la tierra; así destruyes la
esperanza del hombre.
14:20 Para siempre prevaleces contra él y perece; desfiguras su rostro y lo despides.
14:21 Sus benei alcanzan honores y él no lo sabe; son humillados y él no se percata.
14:22 Siente solamente el dolor de su carne, y su Ruaj hace duelo por él.
15:1 Entonces Elifaz el temanita dijo en respuesta:
15:2 ¿Acaso responde un sabio con opiniones vanas, y llena su vientre de viento oriental?
15:3 ¿Debería de argumentar con expresiones inútiles, con palabras sin provecho?
15:4 Tú anulas la piedad y restringes la tefilat a Elohé.
15:5 Tu pecaminosidad dicta tu habla, por eso adoptas un lenguaje astuto.
15:6 Tu propia boca te condena, no yo; tus labios testifican contra ti.
15:7 ¿Fuiste tú el primer hombre que nació? ¿Fuiste creado antes que las colinas?
15:8 ¿Has escuchado en el concilio de Elohé? ¿Tienes posesión exclusiva de la sabiduría?
15:9 ¿Qué sabes tú que no sepamos nosotros? ¿Qué entiendes tú que nosotros no
entendamos?
15:10 Entre nosotros hay ancianos muy canosos, mucho mayores que tu padre.
15:11 ¿No te basta el consuelo de Elohé, y las palabras que te dice con ternura?
15:12 ¡Cómo te ha arrebatado tu , cómo te han fallado tus ojos,
15:13 para que ventiles tu ira contra Elohé, y dejes salir tales palabras de tu boca!
15:14 ¿Qué es el hombre para que se limpie de culpa, el nacido de mujer, para que tenga la
razón?
15:15 Si Elohé no se fía ni de sus kadosh; ni aún el shamaim está sin culpa ante sus ojos,
15:16 ¿cuánto menos el abominable y corrupto, el hombre que bebe maldad como agua?
15:17 Yo te informaré, escúchame; te contaré lo que he visto
15:18 lo que los sabios nos han transmitido de sus padres, y no nos lo han negado;
15:19 sólo a ellos les fue dada la tierra, y ningún extraño pasó entre ellos.
15:20 El impío se retuerce en tormento todos los días; y un cierto Número de años se han
reservado para el tirano.
15:21 Sonidos espantosos resuenan en sus oídos; cuando está en shalom le cae encima un
ladrón.
15:22 Nunca está seguro de que ha de volver de las tinieblas; una espada se le queda
mirando a la cara.
15:23 Vaga en busca de pan ¿y dónde está? Sabe que el día de las tinieblas está listo para
él.
15:24 Los problemas lo aterrorizan, la ansiedad lo domina, como un melej que espera un
ataque.
15:25 Porque ha extendido su mano contra Elohé, y se ha hecho el héroe contra Shaddai.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1161

IYOV

JOB

15:26 Porque embiste contra él desafiantemente, con su escudo gruesamente recamado.
15:27 Su cara está cubierta de gordura y su cintura de pliegues de grasa.
15:28 Habita en ciudades condenadas a la ruina, en Casas que nadie vivirá, que están
destinadas a ser escombros.
15:29 No se enriquecerá; no le durarán sus bienes; su producto no se doblará hasta el
suelo.
15:30 Nunca escapará de las tinieblas; las llamas secarán sus ramas; por el soplo de Su
boca desaparecerá.
15:31 No confiarán en él; será engañado por la falsedad, y la falsedad será su recompensa.
15:32 Se secará antes de tiempo, sin que haya retollado jamás sus ramas.
15:33 Como la vid dejará caer sus uvas sin madurar; arrojará sus flores como el olivo.
15:34 Porque la compañía de los impíos es estéril; y el fuego consume las moradas del
sobornador;
15:35 porque han concebido maldad, y han dado a luz iniquidad; y su vientre ha producido
engaño.
16:1 Iyov dijo en respuesta:
16:2 Muchas veces he oído cosas como éstas; todos ustedes son consoladores fastidiosos.
16:3 ¿No tienen límite las palabras vacías? ¿Qué te aflige para que hables?
16:4 Yo también hablaría como ustedes si estuviera en su lugar; los abrumaría de palabras;
sacudiría mi cabeza por ustedes.
16:5 Yo los alentaría con palabras, el movimiento de mis labios traería alivio.
16:6 Si hablo, mi dolor no se va a aliviar; y si no hablo ¿qué habré perdido?
16:7 Ahora Él me tiene agobiado de veras; Tú has destruido toda mi compañía,
16:8 me has llenado de arrugas; mi debilidad sirve de testigo , testifica contra mí.
16:9 En su furor me despedaza y me persigue; contra mí hace crujir sus dientes; mi Ha
satán me apuñala con la mirada.
16:10 Me abren la boca; burlándose de mí, me dan en la cara, se inflaman contra mí.
16:11 Elohé me entrega al perverso, me ha empujado a las garras de los impíos.
16:12 Yo estaba tranquilo, y él me destrozó en pedazos; me agarró por el cuello y me
despedazó; me puso como su blanco;
16:13 sus arqueros me rodearon; atravesó mis riñones, ni tuvo compasión; derramó po r
tierra mi hiel.
16:14 Abrió brechas en mí, brecha tras brecha; arremetió contra mí como un guerrero.
16:15 Cosí ropa de luto sobre mi piel; hundí mi gloria en el polvo.
16:16 Mi cara está roja por el lllevanto; la oscuridad me cubre los ojos,
16:17 sin ninguna injusticia de mi parte y a pesar de ser pura mi tefilat.
16:18 ¡Oh tierra, no encubras mi sangre! ¡Que no haya lugar de reposo para mi clamor!
16:19 Verdaderamente, ahora mi testigo está en el shamaim; en las alturas está el que
puede testificar por mí.
16:20 Oh mis defensores, mis amigos, mis ojos derraman lágrimas ante Elohé,
16:21 Que Él arbitre entre el hombre y Elohé como entre el hombre y su prójimo!
16:22 Porque unos pocos años más pasarán, y yo me iré por el camino sin retorno.
17:1 Mi Ruaj está aplastado, mis días se extinguen; el sepulcro me espera.
17:2 Verdaderamente los burladores me hacen compañía, y mis ojos se cierran ante sus
provocaciones.
17:3 ¡Ven ahora, deposita contigo una fianza para mí! ¿Quién me dará una mano?
17:4 Tú has ocultado el entendimiento de sus mentes; por eso no debes exaltarlos.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1162

IYOV

JOB

17:5 Hay quien denuncia a sus amigos por una parte de su propiedad, y los ojos de sus
benei desfallecen.
17:6 El me expuso como refrán entre la gente; he venido a ser el horro r de toda cara.
17:7 Mis ojos me fallan por la angustia; todas las formas me parecen como sombras.
17:8 Los rectos se asombran de esto; el inocente se Levanta contra el impío.
17:9 El justo se aferra a su camino; el limpio de manos aumentará sus fuerzas.
17:10 Pero vuelvan ahora todos ustedes; vengan, no hallaré ningún sabio entre ustedes.
17:11 Se han acabado mis días; se han deshecho mis tendones, las ligaduras de mi.
17:12 Ellos dicen que la noche es día, que la luz está aquí, frente a las tinieblas.
17:13 Si tengo que esperar la Fosa como mi bayit, y hacer mi cama en las tinieblas,
17:14 decirle al Hoyo: Tú eres mi padre, y a los gusanos: Mi madre y mi ajot,
17:15 ¿dónde está, Entonces, mi esperanza? ¿Quién puede ver esperanza para mí?
17:16 ¿Descenderán a la Fosa? ¿Bajaremos juntos hasta el polvo?
18:1 Entonces Bildad el sujita dijo en respuesta:
18:2 ¿Hasta cuándo? ¡Pónganle fin a las palabras? Consideren, y después hablaremos.
18:3 ¿Por qué nos tienen por animales, nos consideran ustedes como torpes?
18:4 ¡Ustedes que se despedazan a sí mismos con furor! ¿Se perturbará el orden de la
tierra por tu causa? ¿Se zafará la peña de su lugar?
18:5 Ciertamente, la luz de los impíos se apaga; no resplandece la llama de su fuego.
18:6 La luz se oscurece en su morada; se le apaga la lámpara.
18:7 Sus malvados pasos se hacen estrechos; su propio plan lo hace caer.
18:8 Sus propios pies lo dirigen a la red; deambula en la maraña.
18:9 Una trampa lo atrapa por el talón; el enredo se apodera de él.
18:10 Para él está escondida una cuerda en el suelo; para él hay un lazo en el sendero.
18:11 Por todas partes lo asaltan los terrores, y hacen que vuelen sus pies.
18:12 Su progenie pasa hambre; a su esposa le espera el desastre.
18:13 Se consumen los tendones bajo su piel; el primogénito de la muerte consume sus
tendones.
18:14 Lo arrancan de la seguridad de su morada; el terror lo conduce ante el melej.
18:15 Se aloja en su Tienda desolada; esparcen azufre sobre su bayit.
18:16 Por abajo se secan sus raíces, y por arriba se marchitan sus ramas.
18:17 Toda mención de él desaparece de la tierra; no tiene nombre en las calles.
18:18 Lo arrojan de la luz a las tinieblas; lo echan fuera del mundo.
18:19 No tiene prole ni descendiente entre su pueblo; ni sobreviviente donde una vez vivió.
18:20 Las generaciones por venir se horrorizarán de su destino, como los anteriores se
sobrecogen por el espanto.
18:21 Éstas eran las moradas del impío; aquí estaba el lugar del que no conoció a Elohé.
19:1 Iyov dijo en respuesta:
19:2 ¿Hasta cuándo angustiarán ustedes mi Ruaj y me triturarán con palabras?
19:3 Ya me han injuriado diez veces, y no se avergüenzan de atacarme.
19:4 Si en verdad he errado, conmigo permanece mi error.
19:5 Aunque ustedes se jactan contra mí, reprochándome con mi desgracia,
19:6 sin embargo saben que Elohé ha actuado mal conmigo; me ha envuelto en su red.
19:7 Yo grito: ¡Violencia!, pero no me responden; doy voces, pero no consigo justicia.
19:8 Él me ha cerrado el camino; no puedo pasar; ha puesto tinieblas en mi sendero.
19:9 Me ha despojado de mi gloria, me ha quitado la corona de la cabeza.
19:10 Por todos lados me despedaza, perezco; arranca mi esperanza como a un árbol.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1163

IYOV

JOB

19:11 Enciende su furor contra mí; me considera como a uno de sus Adversarios.
19:12 Sus tropas avanzan juntas; allanan su camino contra mí, y acampan alrededor de mi
Tienda.
19:13 Él apartó de mí a mis ajim; mis amigos me abandonan.
19:14 Mis parientes se han ido; mis amigos me han olvidado.
19:15 Mis dependientes y mis criadas me consideran un extraño; soy un extranjero para
ellos.
19:16 Llamo a mi siervo, y no responde; yo mismo le tengo que rogar.
19:17 Mi aliento es repulsivo para mi esposa; les apesto hasta a mis benei.
19:18 Hasta los niños me desprecian; cuando me levanto, hablan contra mí.
19:19 Todos mis amigos íntimos me detestan; aquéllos a quienes amo se han vuelto contra
mí.
19:20 Mis huesos se pegan a mi piel y a mi carne; he escapado por un pelo.
19:21 ¡Compadézcanse de mí! ¡Compadézcanse de mí; ustedes son mis amigos! Porque la
mano de Elohé me ha golpeado.
19:22 ¿Por qué me persiguen ustedes como lo hace Elohé, perjudicándome
insaciablemente?
19:23 ¡Oh, si se escribieran mis palabras¡ ¡Oh, si se registraran en un libro!
19:24 ¡Si se grabaran para siempre en una roca con un cincel de hierro y con plomo!
19:25 Pero yo sé que mi Vindicador vive, y al final testificará sobre la tierra—
19:26 esto, después que hayan deshecho mi piel. Pero aún en mi carne he de ver a Elohé,
19:27 yo mismo, no otro, lo contemplaré; lo veré con mis propios ojos: Mi se consume
dentro de mí.
19:28 Ustedes dicen; ¿Cómo lo acosaremos? La raíz del asunto se halla en él.
19:29 Tengan temor de la espada, porque la furia de ustedes es iniquidad digna de espada;
¡sepan que hay un juicio!
20:1 TzefanYah el naatita dijo en respuesta:
20:2 En verdad, mis pensamientos me urgen a responder (es a causa de mis sentimientos
20:3 cuando oigo reprensión que me insulta); un Ruaj de mi entendimiento me mueve a
responder.
20:4 ¿Acaso no sabes esto, que desde tiempo inmemorial, desde que se puso al hombre
sobre la tierra,
20:5 el gozo de los malvados ha sido breve, la felicidad del impío ha sido fugaz?
20:6 Aunque se suba hasta el shamaim, y su cabeza alcance a las nubes,
20:7 perece para siempre, como su propio excremento; los que lo vean dirán: ¿Dónde está
él?
20:8 Como un sueño se esfuma y no lo pueden hallar; se disipa como una visión nocturna.
20:9 Los ojos que lo veían no lo ven más; no lo vuelven a ver en su lugar.
20:10 Sus benei les piden favores a los pobres; sus propias manos tienen que devolver su
riqueza.
20:11 Sus huesos, aún llenos de vigor, yacer con él en el polvo.
20:12 Aunque el mal sea dulce en su boca, y lo esconda debajo de su lengua,
20:13 aunque lo guarde y no lo deje ir, y lo retenga en su paladar,
20:14 su comida se convierte dentro de él en veneno de víboras.
20:15 Las riquezas que se tragó, las vomita; Elohé se las saca de su vientre.
20:16 Chupa veneno de serpientes; lo Matará la lengua de la víbora.
20:17 No disfrutará los arroyos, los ríos de miel, los arroyos de leche.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1164

IYOV

JOB

20:18 Devolverá el fruto de su labor sin haberlo tragado; el valor de las riquezas, sin
haberlas digerido.
20:19 Porque oprimió y torturó a los pobres, no edificará la bayit que tomó por la fuerza.
20:20 No verá a sus benei tranquilos; no preservará ni uno de sus seres queridos.
20:21 Sin un sobreviviente que la disfrute, su fortuna no prosperará.
20:22 Cuando tenga todo lo que desea, vendrá el problema; lo azotarán infortunios de
todas clases.
20:23 Eso llenará su estómago; Elohé desatará sobre él su ira ardiente, y hará llover sobre
él sus armas.
20:24 Huyendo de las flechas de hierro, lo atraviesa una flecha de bronce.
20:25 Hundida y atravesada en su cuerpo, la hoja, a través de su hiel, lo llena de terror.
20:26 Densas tinieblas le esperan a sus atesorados; un fuego sin atizar lo consumirá; los
que sobrevivan en su morada quedarán quebrantados.
20:27 El shamaim le revelará su iniquidad; la tierra se Levantará contra él.
20:28 A su familia la arrastrarán por un torrente, la expulsarán en el día de Su furor.
20:29 Esta es la porción del hombre impío de parte de Elohé, la heredad que Elohé ha
ordenado para él.
21:1 Iyov dijo en respuesta:
21:2 Escuchen bien lo que digo, y sea esto su consuelo.
21:3 Sopórtenme mientras hablo, y después que yo haya hablado, pueden burlarse.
21:4 ¿Acaso se dirige mi queja a algún hombre? ¿Por qué no he de perder la paciencia?
21:5 Mírenme y horrorícense, y pónganse la mano sobre la boca.
21:6 Cuando pienso en eso me espanto; y un estremecimiento se apodera de mi cuerpo.
21:7 ¿Por qué los impíos siguen viviendo, prosperan y se hacen ricos?
21:8 Sus benei están siempre con ellos, y ven los benei de sus benei.
21:9 Sus hogares están seguros, sin temor; no sienten la vara de Elohé.
21:10 Su toro fecunda sin fallar; sus vacas paren y no pierden crías.
21:11 Dejan correr a sus pequeños como ovejas, y sus niños van danzando.
21:12 Cantan al son del tamboril y del arpa, y se regocijan al son de la flauta.
21:13 Pasan sus días en felicidad, y bajan a la Fosa en shalom.
21:14 Le dicen a Elohé: ¡Apártate de nosotros, no queremos aprender tus caminos.
21:15 ¿Quién es Shaddai para que le sirvamos? ¿Qué ganaremos con orarle a él?
21:16 La felicidad de ellos no está en sus propias manos. ¡Lejos están de mí los
pensamientos de los impíos!
21:17 ¡Cuán raras veces se apaga la lámpara de los impíos, o les sobreviene la calamidad
que merecen, o Él les reparte su parte de la ira!
21:18 ¡Que lleguen a ser como paja al viento, como paja que arrebata el torbellino!
21:19 Ustedes dicen: Elohé está reservando su castigo para sus benei. ¡Que se le pague a
él con lo mismo, para que lo sienta!
21:20 ¡Que sus ojos vean su ruina, y que beba de la ira de Shaddai!
21:21 Porque, ¿qué le importa a él el destino de su familia, cuando el Número de sus meses
llega a su fin?
21:22 ¿Se le puede enseñar sabiduría a Elohé, al que juzga desde tales alturas?
21:23 Uno muere con una salud robusta, estando bien tranquilo y sin problemas;
21:24 con sus baldes llenos de leche; y sus huesos empapados de tuétano.
21:25 Y otro muere amargado, sin haber probado jamás la felicidad.
21:26 Ambos yacen en el polvo y los cubren los gusanos.
21:27 Oh, yo conozco sus pensamientos y las tácticas que plantearán contra mí.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1165

IYOV

JOB

21:28 Ustedes dirán: ¿Dónde está la bayit del noble? –¿Y dónde está la Tienda donde
moraban los impíos?
21:29 Debieron haber consultado a los que pasan por el camino; no pueden negar la
evidencia de ellos.
21:30 Porque al malo lo preservan en el día de la calamidad, en el día que se conduce la ira.
21:31 ¿Quién lo reprende en su propia cara? ¿Quién le da su merecido por lo que ha hecho?
21:32 A él lo conducen al sepulcro, y se hace vigilia en su tumba.
21:33 Los terrones del valle son dulces para él, todo el mundo lo sigue, y son innumerables
los que lo preceden.
21:34 ¿Por qué Entonces me ofrecen ustedes consuelo hueco? De sus respuestas sólo
queda la perfidia.
22:1 Elifaz el temanita dijo en respuesta:
22:2 ¿Puede el hombre fuerte serle útil a Elohé? ¿Puede el hombre inteligente serle de
provecho?
22:3 ¿Gana algo Shaddai Yahweh con que tú seas justo? ¿Se beneficia con que tú conducta
sea intachable?
22:4 ¿Es por tu piedad que él te reprende o entra en juicio contigo?
22:5 Tú sabes que tu maldad es grande, y que tus iniquidades no tienen límite.
22:6 Tú tomas prenda de tus ajim sin razón, y los dejas desnudos, despojados de sus ropas.
22:7 No le das de beber agua al cansado; le niegas el pan al hambriento.
22:8 La tierra le pertenece al fuerte; la ocupa el privilegiado.
22:9 Tú has despedido a las viudas con las manos vacías; la fuerza de los huérfanos se
quebranta.
22:10 Por eso hay trampas a tu alrededor, y te asustan los terrores repentinos,
22:11 o las tinieblas, de modo que no puedes ver; te cubre un diluvio de aguas.
22:12 Elohé está en las alturas celestiales; .Observa las elevadas estrellas, cuán altas
están!
22:13 Sin embargo, tú dices: ¿Qué sabe Elohé? ¿Podrá gobernar a través de la densa nube?
22:14 Las nubes le son un velo y no puede ver mientras se pasea por el circuito del
shamaim.
22:15 ¿Has observado el viejo camino que han transitado los hombres malvados;
22:16 cómo fueron arrebatados antes de su tiempo y sus fundamentos se derramaron como
un río?
22:17 Ellos le decían a Elohé: Apártate de nosotros; ¿qué puede hacer Shaddai?
22:18 Pero fue él quien llenó sus Casas de bienes. (¡Lejos están de mí los pensamientos de
los impíos!)
22:19 Los justos, al verlo, se gozaban; el inocente se burlará:
22:20 De veras han sido destruidos sus bienes, y el fuego ha consumido lo que quedó de
ellos.
22:21 Acércate a Él de todo, por ello te vendrán cosas buenas.
22:22 Acepta instrucción de su boca; pon sus palabras en tu.
22:23 Si te vuelves al Omnipotente Yahweh, serás restaurado, si alejas de tu morada la
maldad;
22:24 si consideras al tesoro como polvo, al oro de Ofir, como piedras del arroyo,
22:25 y si Shaddai es tu tesoro y tu plata más escogida,
22:26 cuando busques el favor de Shaddai, y alces tu rostro hacia Elohé,
22:27 orarás a él, y él te escuchará; y podrás pagar tus votos.
22:28 Decidirás algo, y se te realizará; y la luz brillará sobre tus asuntos.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1166

IYOV

JOB

22:29 Cuando otros se hundan, tú dirás que es orgullo; porque Él salva al humilde.
22:30 Él librará al inocente; se librará por la limpieza de tus manos.
23:1 Iyov dijo en respuesta:
23:2 Hoy también es amarga mi queja; mi fuerza se agota por causa de mi gemido.
23:3 Quisiera saber cómo llegar hasta Él, cómo llegar a su morada.
23:4 Expondría delante de él mi causa y llenaría mi boca de argumentos.
23:5 Yo sabría qué respuestas tendría Él para mí, y cómo me respondería.
23:6 ¿Contendería conmigo insoportablemente? ¡Seguramente no me acusaría!
23:7 Allí él disculparía al justo, y yo me libraría para siempre de mi Juez.
23:8 Pero si voy al oriente, él no está allí; y si voy al occidente, aún no lo percibo.
23:9 al norte como está escondido, no lo diviso; al sur está oculto, y no puedo verlo.
23:10 Pero él conoce el camino en que ando; si me pone a prueba, saldré puro como oro.
23:11 Yo he seguido en sus huellas; he guardado su camino sin apartarme.
23:12 No me he desviado de lo que han mandado sus labios; he atesorado sus palabras
más que mi pan cotidiano.
23:13 Pero él es único; ¿quién lo hará desistir? Todo lo que desea, lo hace.
23:14 Porque Él completará mi plazo, pero tiene a su disposición muchos otros.
23:15 Por eso me aterrorizo en su presencia; cuando lo considero, le tengo miedo.
23:16 Elohé ha debilitado mi valor; Shaddai me ha aterrorizado.
23:17 Sin embargo no me han silenciado las tinieblas; Él ha ocultado de mí la densa
oscuridad.
24:1 ¿Por qué no ha reservado tiempos para juicio Shaddai? Aun los que están cerca de él
no pueden prever sus acciones.
24:2 La gente remueve los linderos, roba rebaños y los apacienta;
24:3 se llevaban el asno de los huérfanos, y toman en prenda el buey de la viuda;
24:4 a los necesitados los desvían del camino; a todos los pobres de la tierra los fuerzan a
esconderse.
24:5 Como los asnos monteses del midbah, salen a su trabajo en busca de una presa; el
midbah les provee sustento para sus pequeños.
24:6 Cosechan en el campo su forraje y rebuscan en la viña del impío.
24:7 Pasan la noche desnudos por falta de ropa, no tienen cubierta contra el frío.
24:8 Se empapan con la lluvia de los montes, y a falta de refugio se abrazan a las rocas.
24:9 Arrancan del pecho a los infantes huérfanos, y toman en prenda al bebé de los pobres.
24:10 Andan desnudos por falta de ropa, y hambrientos, recolectan gavillas;
24:11 entre hileras de olivos exprimen el aceite; y sedientos, pisan uvas en lagares.
24:12 Los hombres gimen en la ciudad; claman los heridos de muerte; pero Elohé no lo
considera un reproche.
24:13 Ellos son rebeldes contra la luz; son extraños a sus caminos, ni permanecen en su
senda.
24:14 De tarde se Levanta el asesino para Matar al pobre y necesitado, y de noche actúa
como ladrón.
24:15 Los ojos del adúltero aguardan el anochecer, pensando: Nadie me verá Entonces, y
se enmascara.
24:16 En la oscuridad escalan las Casas; de día se encierran; no conocen la luz.
24:17 Para ellos la mañana es oscuridad; es Entonces que disciernen los terrores de la
oscuridad.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1167

IYOV

JOB

24:18 ¡Que floten en la superficie de las aguas; que la porción de ellos sea maldita en la
tierra; que ninguno vuelva por el camino de sus viñas!
24:19 ¡Que la sequía y el calor arrebaten sus aguas de nieve, y la Fosa arrebate a los que
han pecado!
24:20 ¡Que el vientre Materno se olvide de él; que sea dulce a los gusanos; que nadie lo
recuerde; que sean quebrantados como árboles los malhechores!
24:21 ¡Que corteje a una mujer estéril que no da a luz, que deje a su viuda privada de
bienes!
24:22 Aunque tenga fuerzas para Levantar bueyes, ¡que viva sin seguridad de sobrevivir!
24:23 Pero Elohé le da seguridad en la cual confiar, y vigila sus asuntos.
24:24 Aunque sean ensalzados por un poco, ¡que desaparezcan; que sean abatidos, y se
derritan como malvas, y se marchiten como cabezas de espiga!
24:25 Ciertamente, nadie puede desmentirme, ni probar que estoy equivocado.
25:1 Bildad el sujita dijo en respuesta:
25:2 El dominio y el terror son de Él; Él impone la shalom en sus alturas.
25:3 ¿Pueden contarse sus tropas? ¿Sobre quién no brilla su luz ?
25:4 ¿Cómo puede el hombre ser justo ante Elohé? ¿Cómo puede estar libre de culpa el que
nace de mujer?
25:5 Si ni la misma luna es brillante, ni las estrellas son puras ante sus ojos.
25:6 ¡Cuánto menos el hombre, que es una lombriz; el ser humano, que es un gusano!
26:1 Entonces Iyov dijo en respuesta:
26:2 Tú ayudarías sin tener las fuerzas; librarías con brazos que no tienen poder.
26:3 Sin tener sabiduría, ofreces consejo y das libremente tu orientación.
26:4 ¿A quién le has dirigido palabras? ¿El aliento de quién ha salido de ti?
26:5 Las sombras de los muertos tiemblan debajo de las aguas y de sus habitantes.
26:6 La Fosa está desnuda delante de Él, y el lugar de destrucción no tiene cubierta.
26:7 Él es quien despliega el Norte sobre el vacío, quien suspende la tierra sobre la nada.
26:8 El encerró las aguas en Sus nubes, y las nubes no se rompen por su peso.
26:9 Él tapa la vista de Su trono, extendiendo una nube sobre él.
26:10 El trazó una frontera sobre la superficie de las aguas, en el extremo donde se
encuentra la luz con las tinieblas.
26:11 Las columnas del shamaim se estremecen, atónitas ante Su reprensión.
26:12 Él aquietó el mar con su poder; con su destreza derribó a Rahab.
26:13 Con su soplo calmó el shamaim; su mano atravesó a la Serpiente Evasiva.
26:14 Éstos son tan sólo vislumbres de Su dominio, un simple murmullo que percibimos de
él; ¿quién puede absorber el trueno de sus obras portentosas?
27:1 Iyov reanudó su discurso y dijo:
27:2 ¡Por Elohé que me ha quitado mi derecho! ¡Por Shaddai que me ha amargado la vida!
27:3 Mientras haya vida en mí y esté en mi nariz el aliento de Elohé,
27:4 mis labios no hablarán perversidad, ni mi lengua proferirá engaño.
27:5 Lejos esté de mí el darles la razón; hasta que muera mantendré mi integridad.
27:6 Persisto en mi rectitud y no cederé; estaré libre de reproches mientras viva.
27:7 Que sea como el malvado mi enemigo, y como el malhechor el que se Levanta contra
mí.
27:8 Porque, ¿qué esperanza tiene el impío cuando lo talan, cuando Elohé le quita la vida?
27:9 ¿Escuchará Elohé su clamor, cuando se le venga encima la calamidad,

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1168

IYOV

JOB

27:10 cuando busque el favor de Shaddai, e invoque a Elohé en todo tiempo?
27:11 Yo les explicaré el poder de Elohé; no ocultaré lo que concierne al Omnipotente.
27:12 Si todos ustedes lo han visto, ¿por qué hablar tanta tontería?
27:13 Esta es la porción de parte de Elohé para el hombre impío, la heredad que los tiranos
reciben de parte de Shaddai:
27:14 Si tiene muchos benei, están señalados para la espada; sus descendientes nunca se
saciarán de pan.
27:15 Sus sobrevivientes serán sepultados en una plaga, y sus viudas no llorarán.
27:16 Si amontona plata como polvo, y si amontona ropa como barro–
27:17 él la preparará, pero el justo se vestirá con ella, y el inocente repartirá la plata.
27:18 La bayit que construye es un nido de pájaros, como la cabaña que hace un guardián.
27:19 Se acuesta rico, con su riqueza intacta; cuando abre los ojos ha desaparecido.
27:20 Los terrores lo alcanzan como un diluvio; la tormenta lo arrebata por la noche.
27:21 El viento oriental lo arrastra Lejos, y se va; lo arranca de su lugar.
27:22 Entonces arremete contra él sin compasión; y trata de escapar de su poder.
27:23 Contra él bate las manos, y silba contra él desde su lugar.
28:1 Hay una mina para la plata, y un lugar donde refinan el oro.
28:2 El hierro se extrae del polvo, y el cobre se funde de la piedra.
28:3 El hombre pone fin a la oscuridad, examina todos los límites, las rocas en las más
profundas tinieblas.
28:4 Abren minas lejos de las poblaciones, en lugares olvidados por los transeúntes;
destituidos de los hombres, extremadamente alejados.
28:5 La tierra, de la cual crece el alimento, se transforma abajo como con fuego.
28:6 Sus piedras son fuente de zafiros; contiene también polvo de oro.
28:7 Ningún ave de rapiña conoce esa senda; ni jamás la ha mirado el ojo del halcón.
28:8 Nunca la han pisoteado fieras arrogantes, ni la ha cruzado el león.
28:9 El hombre extiende su mano hacia el pedernal, y trastorna de raíz las montañas.
28:10 Abre canales en las rocas; sus ojos ven todo lo preciado.
28:11 Represa las fuentes de los ríos de modo que lo escondido salga a la luz.
28:12 Pero, ¿dónde se puede hallar la sabiduría? ¿Dónde está la fuente del entendimiento?
28:13 Ningún hombre puede asignarle un valor; no se puede hallar en la tierra de los vivos.
28:14 El océano dice: Ella no está en mí. El mar dice: Yo no la tengo.
28:15 No puede cambiarse por oro, ni se puede pagar plata como su precio.
28:16 No se puede pagar por ella con el más fino oro de Ofir, ni con ónice precioso, ni con
zafiro.
28:17 Ni el oro ni el cristal comppreparan con su valor; ninguna vasija de oro fino se puede
cambiar por ella.
28:18 El coral y el cristal de roca no se pueden mencionar junto a ella; pues el valor de la
sabiduría es mayor que el de los rubíes.
28:19 El topacio de Kush no iguala su valor; no se puede pagar por ella con oro puro.
28:20 ¿Pero de dónde proviene la sabiduría? ¿Dónde está la fuente del entendimiento?
28:21 Está oculta de los ojos de todo ser viviente; escondida de las aves del shamaim.
28:22 La Destrucción y la Muerte dicen: Solamente hemos oído hablar de ella.
28:23 Elohé entiende el camino hacia ella; él conoce su fuente.
28:24 Porque él ve hasta los confines de la tierra, observa todo lo que hay debajo del
shamaim.
28:25 Cuando él fijó el peso de los vientos, y determinó la medida de las aguas;

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1169

IYOV

JOB

28:26 cuando le puso una regla a la lluvia y un camino a relámpagos y truenos,
28:27 Entonces él la vio y la declaró; la estableció y también la escudriñó.
28:28 Le dijo al hombre: Mira, el respeto al Soberano es la sabiduría; apartarse del mal es
entendimiento.
29:1 Iyov continuó su discurso y dijo:
29:2 ¡Oh si yo fuera como en los meses pasados, como en los días cuando Elohé me
guardaba!
29:3 Cuando él hacía brillar su lámpara sobre mi cabeza, cuando a su luz yo caminaba en la
oscuridad.
29:4 Cuando yo estaba en los días de mi vigor, cuando la compañía de Elohé favorecía mi
morada;
29:5 cuando Shaddai estaba aún conmigo, cuando mis benei estaban a mi alrededor;
29:6 cuando mis pies se bañaban en crema, y las rocas me vertían corrientes de aceite.
29:7 Cuando yo iba al tribunal de la ciudad, y tomaba mi asiento en la plaza.
29:8 Los jóvenes me veían y se hacían a un lado; los ancianos se Levantaban y
permanecían de pie.
29:9 Los nobles detenían sus palabras, y se ponían la mano sobre la boca.
29:10 Las voces de los príncipes se acallaban, su lengua se pegaba a su paladar.
29:11 Los oídos que me oían me llamaban dichoso; los ojos que me veían, me daban
elogios.
29:12 Porque yo salvaba al pobre que clamaba, al huérfano que no tenía quien le ayudara.
29:13 La bendición del moribundo caía sobre mí, y yo alegraba el de la viuda.
29:14 Yo me vestía de rectitud y ella me envolvía; mi mlevanto y mi turbante era la justicia.
29:15 Yo era ojos para el ciego y pies para el cojo.
29:16 Era un padre para los necesitados, e investigaba la causa del extraño.
29:17 Yo le rompía las quijadas al malvado, y de sus dientes arrancaba la presa.
29:18 Yo pensaba que terminaría mis días con mi familia, y que multiplicaría mis días como
la arena.
29:19 Mis raíces llegaban hasta las aguas, y el rocío se posaba en mis ramas.
29:20 Mi vigor se renovaba, mi arco siempre nuevo en mi mano.
29:21 La gente me escuchaba con expectación; y esperaba mi consejo en silencio.
29:22 Después que yo hablaba no tenían nada que decir; mis palabras eran como gotas de
rocío sobre ellos.
29:23 Me esperaban como a la lluvia, y abrían su boca como a la lluvia tardía.
29:24 Cuando me sonreía con ellos, ¡no lo creían! Nunca esperaban una señal de mi favor.
29:25 Yo escogía el camino para ellos y presidía sobre ellos; vivía como un melej entre sus
tropas, como uno que consuela a los dolientes.
30:1 Pero ahora se burlan de mí esos que son más jóvenes que yo, aquéllos a cuyos padres
yo habría desdeñado poner junto con los perros de mi rebaño.
30:2 ¿Para qué me sirve la fuerza de sus manos? Todo su vigor se les ha ido.
30:3 Por la miseria y el hambre están anémicos; huyen a una tierra reseca, a una tierra
arruinada y desolada.
30:4 Recogen malvas entre los arbustos; raíces de retama para comer.
30:5 Expulsados de la sociedad, les gritan como a ladrones.
30:6 Viven en los barrancos de los arroyos, en los huecos de la tierra y de las peñas.
30:7 Chillan entre los arbustos, se apiñan debajo de los espinos.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1170

IYOV

JOB

30:8 Insensatos, no son nadie, echados a golpes de la tierra.
30:9 Pero ahora soy el objeto de sus canciones; soy el tema de su habladuría.
30:10 Me aborrecen; se mantienen a distancia de mí; no se refrenan de escupirme la cara.
30:11 Porque el Elohé me ha desarmado y me ha humillado, ellos se han desenfrenado en
mi presencia.
30:12 A la derecha me asalta la chusma; me hacen huir; preppreparan caminos para mi
ruina.
30:13 Arruinan mi senda; promueven mi caída, aunque no les aprovecha a ellos.
30:14 Entran como por amplia brecha; arrollan como oleajes destructivos.
30:15 Los terrores se me vienen encima; arrastran mi honor como el viento; mi dignidad se
desvanece como nube.
30:16 Ahora mi vida se me escapa; días de miseria se han apoderado de mí.
30:17 La noche me taladra los huesos; los que me corroen no reposan.
30:18 Con gran esfuerzo me cambio la ropa; el cuello de mi túnica me sirve en la cintura.
30:19 Él me considera como lodo, he llegado a ser como el polvo y la ceniza.
30:20 Clamo a ti, pero tú no me respondes; me presento, y tú no me atiendes.
30:21 Te has vuelto cruel conmigo; con el poder de tu mano me persigues.
30:22 Me Levantas y me montas sobre el viento; haces que se derrita mi valor.
30:23 Yo sé que me conduces a la muerte, la bayit asignada a todos los vivos.
30:24 Ciertamente no golpeará a un arruinado si, en la calamidad, uno clama a él.
30:25 ¿No he llorado yo por el infortunado? ¿No me he compadecido del necesitado?
30:26 Cuando esperaba el bien, me vino el mal; cuando aguardaba la luz, vino la oscuridad.
30:27 Mis entrañas se retuercen sin sosiego; días de miseria me confrontan.
30:28 Ando en lobreguez sin sol; me levanto en la asamblea y clamo.
30:29 He venido a ser un ají para los chacales, un compañero para los avestruces.
30:30 Mi piel ennegrecida se me cae; mis huesos están abrasados por el calor.
30:31 Así que mi arpa se ha entregado al duelo, mi flauta a acompañar a los que lloran.
31:1 He hecho una alianza con mis ojos para no fijarme en una virgen.
31:2 ¿Cuál destino decreta Elohé desde arriba? ¿Qué porción reparte Shaddai desde lo alto?
31:3 La calamidad es seguramente para el maligno; el infortunio para los que hacen
perversidad.
31:4 Ciertamente él observa mis caminos, lleva cuenta de todos mis pasos.
31:5 Si he andado con los indignos, o si mi pie se ha apresurado al engaño,
31:6 Entonces que Elohé me pese en la balanza de justicia; que conozca así mi integridad.
31:7 Si mis pies se han extraviado de su senda, y mi se fue en pos de mis ojos, o si alguna
mancha se pegó a mis manos,
31:8 Entonces que otro coma lo que yo siembre, y que arranquen lo que plante.
31:9 Si mi ha sido seducido por la esposa de mi prójimo, y si he acechado a su puerta,
31:10 Entonces que muela para otro mi esposa, y que sean otros los se inclinen sobre ella.
31:11 Porque aquello sería una infamia y una ofensa criminal.
31:12 Sería un fuego que arde hasta la destrucción, consumiendo las raíces de toda mi
producción.
31:13 Si he menospreciado el derecho de mi siervo o de mi sierva, cuando tuvieron litigio
conmigo,
31:14 ¿qué haré cuando Elohé se levante? ¿Qué le responderé cuando me pida cuentas?
31:15 El que me hizo a mí en el vientre, ¿no lo hizo también a él? ¿No nos formó Uno
mismo en la Matriz?

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1171

IYOV

JOB

31:16 Nunca les he negado a los pobres lo que necesitaban, ni he dejado desfallecer a la
viuda,
31:17 ni he comido mi alimento yo solo sin que haya comido de él también el huérfano.
31:18 Desde mi juventud yo lo crié como un padre y desde mi nacimiento lo guié.
31:19 Nunca he visto a un marginado sin ropa, a un necesitado sin abrigo,
31:20 cuyas espaldas no me hayan bendecido al abrigarse con la lana de mis ovejas.
31:21 Si he alzado mi mano contra el huérfano cuando me vi apoyado en el tribunal,
31:22 que se me desgaje del hombro mi brazo, y se separe mi brazo desde el codo.
31:23 Porque he temido el castigo de Elohé, no puedo soportar su amenaza.
31:24 Si puse mi confianza en el oro, o consideré al oro fino como mi seguridad,
31:25 si me he alegrado por mi gran riqueza, o por haber logrado tanto,
31:26 si he visto el brillo del sol, la luna desplazándose en su gloria,
31:27 y si en secreto sucumbí, y mi boca les envió un beso con la mano,
31:28 esto también habría sido una ofensa criminal; porque habría negado al ha´Êl de lo
alto.
31:29 Nunca me he alegrado por el infortunio de mi enemigo, ni me regocijé cuando lo
alcanzó el mal.
31:30 Nunca he dejado pecar mi boca deseándole la muerte con maldición.
31:31 (De hecho, los hombres de mi clan decían: ¿Quién podrá hallar a alguien que no se
haya saciado con su carne?
31:32 El forastero no pasaba la noche en la calle; yo abría mis puertas al caminante.
31:33 ¿Alguna vez he encubierto mis transgresiones como Adam, escondiendo en mi seno
mi iniquidad,
31:34 para que ahora le tema a la gran multitud y me atemorice el desprecio de las familias,
de modo que me calle y no salga de mi puerta?
31:35 ¡Oh, si yo tuviera quién me oyera! ¡Oh, si Shaddai respondiera por mi firma! ¡Si mi
acusador me presentara una factura verdadera!
31:36 Yo la levantaría sobre el hombro, me la ceñiría cual corona.
31:37 Yo le rendiría cuentas de todos mis pasos; se las ofrecería como a un comandante.
31:38 Si mi tierra clama contra mí, si junto con ella lloran sus surcos;
31:39 si he comido su producto sin pagarlo, y si he hecho desesperar a sus dueños,
31:40 Entonces que me broten cardos en lugar de trigo, y cizaña en lugar de cebada.
Terminaron las palabras de Iyov.
32:1 Estos tres hombres cesaron de responder a Iyov, porque él era justo para sí mismo.
32:2 Entonces se llenó de ira contra Iyov Elihú ben de Beraqel el buzita, de la familia de
Ram, se llenó de ira contra Iyov porque se justificaba más a sí mismo que a Elohé.
32:3 Se llenó de ira también contra los tres amigos, porque no hallaban qué responder, sino
simplemente condenaban a Elohé.
32:4 Elihú había esperado para hablarle a Iyov, porque ellos eran mayores que él.
32:5 Pero al ver Elihú que aquellos tres hombres no tenían nada que responder, se llenó de
ira.
32:6 Entonces intervino Elihú ben de Beraqel el buzita y dijo: Yo sólo tengo pocos años, y
ustedes son ancianos; por eso tuve miedo y temí declararles mi opinión.
32:7 Pensé: Que hable la edad; que los años avanzados declaren cosas sabias.
32:8 Pero en verdad es el Ruaj en el hombre, el soplo de Shaddai, lo que le da
entendimiento.
32:9 No son los mayores los sabios, ni los viejo los que entienden cómo juzgar.
32:10 Por eso digo: Escúchenme, yo también expresaré mi parecer.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1172

IYOV

JOB

32:11 Aquí he esperado sus discursos; he escuchado sus discernimientos, mientras
rebuscaban qué decir.
32:12 Pero mientras les prestaba atención, vi que ninguno de ustedes podía argumentar
con Iyov, ni responder a sus afirmaciones.
32:13 Temo que ustedes dirán: Hemos hallado la sabiduría; Elohé lo refutará, no el hombre.
32:14 Él no dirigió su rodeen amo contra mí, ni yo usaré los razonamientos de ustedes para
responderle.
32:15 Se desconcertaron y ya no pueden responder; les fallaron las palabras.
32:16 He esperado hasta que ellos dejaran de hablar, hasta que terminaran y dejaran de
responder.
32:17 Ahora yo también tendré mi parte; yo también quiero expresar mi parecer.
32:18 Porque estoy lleno de palabras; me impulsa una inspiración en mi interior.
32:19 Mi pecho es como vino sin respiradero, como odres nuevos listos para reventar.
32:20 Déjenme hablar, pues, y desahogarme; déjenme abrir los labios y responder.
32:21 Yo no haré distinción de personas, ni atemperaré mi habla por causa de nadie.
32:22 Porque nunca he sabido atemperar mi habla – ¡mi Hacedor me levantaría en breve!
33:1 Pero ahora, Iyov, escucha mis palabras; presta atención a todo lo que diga.
33:2 Ahora abro mis labios, mi lengua forma palabras en mi boca.
33:3 Mis palabras declarará, la rectitud de mi; lo que saben mis labios lo dicen con
sinceridad.
33:4 El Ruaj de Elohé me formó; el aliento de Shaddai me sostiene.
33:5 Si acaso puedes, respóndeme; argumenta contra mí, asume una posición.
33:6 Tú y yo somos lo mismo ante Elohé; yo también fui formado del barro.
33:7 Tú no te llenas de terror ante mí; mi presión no es demasiada sobre ti.
33:8 En verdad, tú hablaste a oídos míos; te oí decir las palabras:
33:9 No soy culpable, estoy libre de transgresión; soy inocente, sin maldad.
33:10 Pero el Elohé haya razones para oponérseme, me considera su enemigo.
33:11 Él pone mis pies en el cepo, vigila todas mis sendas.
33:12 En esto no tienes razón; yo te responderé: Elohé es más grande que cualquier
hombre.
33:13 ¿Por qué te quejas contra él de que él no responde a ninguna de las acusaciones del
hombre?
33:14 Porque Elohé habla una y otra vez, aunque nadie lo percibe
33:15 por sueños, en visión nocturna, cuando el sueño profundo cae sobre los hombres,
cuando se adormecen en la cama.
33:16 Entonces él les abre el entendimiento a los hombres, y disciplinándolos estampa su
firma
33:17 para apartar al hombre de una acción, para suprimir la arrogancia del varón.
33:18 Él lo libra del Hoyo, libra su persona de perecer por la espada.
33:19 Recibe reprensión con dolores en su cama, y con constante temblor en sus huesos.
33:20 Aborrece el alimento; su comida favorita le es repulsiva.
33:21 Su carne se consume hasta que no se puede ver, y sus huesos se desgastan hasta
que se hacen invisibles.
33:22 Se acerca al Hoyo, su vida llega al borde de la muerte.
33:23 Si tiene un representante, un intercesor contra mil, para declarar la justicia del
hombre,
33:24 Entonces Él le tiene piedad y decreta: Líbralo de descender al Hoyo, pues he obtenido
su rescate.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1173

IYOV

JOB

33:25 Que su carne se vuelva más saludable que en su juventud, que vuelva a sus días de
joven.
33:26 Haz tefilat a Elohé y éste lo acepta; entra en su presencia con gritos de gozo, porque
Elohé recompensa al hombre por su justicia.
33:27 Éste le dice a la gente: Yo había pecado; había pervertido lo recto; pero no se me
pagó por ello.
33:28 Él lo libró de pasar al Hoyo, disfrutará de la luz.
33:29 Verdaderamente, Elohé le hace todas estas cosas al hombre, dos y tres veces,
33:30 para restaurarlo del Hoyo, para iluminarlo con la luz de la vida.
33:31 Atiende, Iyov, y escúchame; quédate callado, y yo hablaré.
33:32 Si tienes lo que dices, respóndeme; habla, que estoy ansioso por vindicarte.
33:33 Pero si no, escúchame. Quédate callado, y yo te enseñaré sabiduría.
34:1 Elihú continuó diciendo:
34:2 Escuchen, oh sabios, mis palabras; ustedes los que tienen conocimiento, atiéndanme.
34:3 Porque el oído distingue los argumentos como el paladar prueba la comida.
34:4 Decidamos por nosotros mismos lo que es justo; conozcamos entre nosotros lo que es
bueno.
34:5 Porque Iyov ha dicho: Yo tengo razón; Elohé me ha privado de mis derechos.
34:6 Yo declaro falso el juicio contra mí; mi herida de flecha es mortal, a pesar de que
estoy libre de transgresión.
34:7 ¿Qué hombre hay como Iyov, que bebe la burla como agua,
34:8 que hace causa común con los malhechores, y anda con hombres impíos?
34:9 Porque él dice: El hombre no gana nada con estar en el favor de Elohé.
34:10 Por tanto, óiganme, hombres entendidos: ¡Lejos esté de Elohé la impiedad, de
Shaddai la maldad!
34:11 Porque él retribuye al hombre de acuerdo con sus obras, y le da conforme a su
conducta.
34:12 Porque Elohé seguramente no actúa perversamente; Shaddai no pervierte la justicia.
34:13 ¿Quién lo ha puesto a cargo de la tierra? ¿Quién ordenó el mundo entero?
34:14 Si él se propusiera de, podría retirar su Ruaj y su aliento;
34:15 toda carne expiraría de una vez, y la humanidad volvería al polvo.
34:16 Si quieres entender, oye esto; presta atención a lo que digo.
34:17 ¿Acaso gobernará el que aborrece la justicia? ¿Condenarás al Justo y Poderoso?
34:18 ¿Llamarías perverso al melej, o impíos a los nobles?
34:19 Él no se parcializa con los príncipes; no favorece al rico ante el pobre, pues todos son
obra de sus manos.
34:20 Algunos mueren de repente a medianoche; la gente se estremece y pasa; hasta los
grandes hombres se eliminan y no por manos humanas.
34:21 Porque los ojos de Elohé están sobre los caminos del hombre; él observa todos sus
pasos.
34:22 Ni las tinieblas ni la oscuridad ofrecen escondite para los malhechores.
34:23 Elohé no ha fijado un plazo para que el hombre comparezca ante él en juicio.
34:24 Él quebranta a hombres fuertes sin Número, y en lugar de ellos pone a otros.
34:25 Verdaderamente, él conoce los hechos de ellos; en una noche los trastorna, y quedan
aplastados.
34:26 Los derriba con los malvados, donde la gente puede verlos,
34:27 porque le han sido desleales y no han entendido ninguno de sus caminos;

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1174

IYOV

JOB

34:28 así hace que el clamor del pobre llegue ante él; él oye el clamor de los afligidos.
34:29 Si él calla, ¿quién condenará? Si esconde su rostro, ¿quién lo verá, sea una nación o
un individuo?
34:30 El impío no gobierna más, ni los que le ponen trampas al pueblo.
34:31 Porque, ¿quién le ha dicho a Elohé: Yo soportaré mi castigo y no volveré a ofender;
34:32 enséñame tú lo que yo no pueda ver; y si hice maldad, no lo volveré a hacer?
34:33 ¿Acaso ha de retribuir según tus condiciones? ¡Si tú lo has despreciado! Tú eres quien
decide, no yo; habla lo que sabes.
34:34 Los hombres entendidos, hombres sabios que me escuchan, me dicen:
34:35 Iyov no habla con conocimiento; sus palabras carecen de entendimiento.
34:36 ¡Quisiera que examinaran a Iyov a fondo, pues responde como los hombres
pecaminosos!
34:37 Él le añade su pecado; aumenta su transgresión entre nosotros; multiplica sus
palabras contra Elohé.
35:1 Elihú continuó diciendo:
35:2 ¿Piensas tú que es correcto que digas: Soy más justo que Elohé?
35:3 Si tú preguntas cómo te beneficia: ¿Qué he ganado yo con no pecar?
35:4 Yo te daré una respuesta, a ti y a tus amigos contigo:
35:5 Mira el shamaim y observa; contempla las nubes, muy por encima de ti.
35:6 Si pecas, ¿qué logras tú contra él? Si tus transgresiones se multiplican, ¿cómo lo
afectas a él?
35:7 Si eres justo, ¿qué le das a él; qué recibe él de tu mano?
35:8 Tu impiedad afecta a los hombres como tú; tu justicia, a los mortales.
35:9 Por la opresión gritan los oprimidos; gritan por el poderío de los grandes.
35:10 Pero nadie pregunta: ¿Dónde está mi Elohé, mi Hacedor, que da fortaleza en la noche,
35:11 que nos da más conocimiento que a las bestias de la tierra, que nos hace más sabios
que las aves del shamaim?
35:12 Entonces claman, pero él no responde, a causa de la arrogancia de los malos.
35:13 Ciertamente es falso que Elohé no atienda, que Shaddai no tome nota de ello.
35:14 Aunque tú digas: Tú no lo notas, tu causa está delante de él; así que espera en él.
35:15 Pero como ahora no lo parece así, él ventila su ira; no se da cuenta de que a lo mejor
ya lo ha considerado.
35:16 Por eso Iyov expresa palabras vanas, y sin conocimiento multiplica palabras.
36:1 Y Elihú siguió diciendo:
36:2 Espera un poco y déjame informarte; aún tengo más que decir a favor de Elohé.
36:3 Daré a conocer ampliamente mis opiniones; justificaré a mi Hacedor.
36:4 En verdad, mis palabras no son falsas; ante ti está alguien de sanas opiniones.
36:5 Mira, Elohé es poderoso, pero no desprecia a nadie. Es poderoso en fortaleza y en
mente.
36:6 No le otorga vida al impío, pero a los afligidos les concede justicia.
36:7 No aparta sus ojos de los justos; los hace sentar en tronos junto con los melejim para
siempre, y los enaltece.
36:8 Si están presos con grilletes y atrapados con cuerdas de aflicción,
36:9 él les declara lo que han hecho, y que sus transgresiones son excesivas;
36:10 él les abre el entendimiento mediante la disciplina, y les manda que se vuelvan de la
maldad.
36:11 Si ellos le sirven obedientemente, acabarán sus días con felicidad, sus años en deleite.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1175

IYOV

JOB

36:12 Pero si no son obedientes, perecerán por la espada, morirán por falta de
entendimiento.
36:13 Pero los impíos se enfurecen; no claman por ayuda cuando él los aflige.
36:14 Ellos mueren en su juventud, expiran entre los depravados.
36:15 Él libra al humilde de su aflicción; y abre el entendimiento de ellos mediante la
angustia.
36:16 Ciertamente, él te saca de las fauces de la tribulación a un lugar espacioso donde no
hay restricciones; tu mesa está llena de ricos alimentos.
36:17 Tú estás obsesionado con la causa de los impíos, pero la justicia de la causa se
sostendrá.
36:18 Que no te engañe la ira en su estallido; ni te desvíe el mucho soborno.
36:19 ¿Te servirá de algo tu ilimitada riqueza, todos tus poderosos esfuerzos?
36:20 No anheles la noche, cuando los pueblos se desvanecen en su lugar.
36:21 ¡Cuídate! No te vuelvas a la maldad, por causa de eso has sido probado por la
aflicción.
36:22 Mira, Elohé está fuera de alcance en su poder; ¿quién gobierna como él?
36:23 ¿Quién lo ha reprendido jamás por su conducta? ¿Quién le ha dicho alguna vez: Has
hecho mal?
36:24 Acuérdate, pues, de engrandecer su obra, de la cual han cantado los hombres,
36:25 la cual han contemplado todos los hombres; han visto de Lejos los seres humanos.
36:26 Mira, Elohé es más grande de lo que podemos conocer; no se puede contar el
Número de sus años.
36:27 El forma las gotas de agua, las que se convierten en lluvia, proveniente de él.
36:28 Las nubes destilan; derraman aguaceros sobre la humanidad.
36:29 ¿Puede alguien, en verdad, contemplar la expansión de las nubes, los truenos de su
pabellón?
36:30 Mira, él despliega su relámpago sobre ella; ella llena el cauce del mar.
36:31 Por medio de estas cosas él controla a los pueblos; da comida en abundancia.
36:32 El rayo llena sus manos; él le manda dar en su blanco.
36:33 Su trueno anuncia su presencia; el encendido de su ira contra la iniquidad.
37:1 También por esto tiembla mi, y salta de su lugar.
37:2 Oigan atentamente el estruendo de su voz, el retumbo que sale de su boca.
37:3 Debajo de todo el shamaim lo desencadena su relámpago cubre los confines de la
tierra.
37:4 Después de él, deja salir un rugido; truena con su majestuosa voz. Cuando se oye su
sonido, ya nadie puede hallar rastros de él.
37:5 Elohé truena maravillosamente con su voz; hace maravillas que no podemos
comprender.
37:6 Pues a la nieve le dice: ¡Cae a la tierra!, y a la lluvia y al aguacero; su impetuosa lluvia
y aguacero,
37:7 es una señal en la mano de todo hombre, para que todos los hombres reconozcan Sus
obras.
37:8 Entonces la fiera entra en su escondrijo, y permanece en su guarida.
37:9 El huracán viene de su cámara; y el frío, de las constelaciones.
37:10 Por el aliento de Elohé se forma el hielo, y se solidifica la extensión de las aguas.
37:11 El también carga las nubes de humedad, y riega la nube de relámpagos.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1176

IYOV

JOB

37:12 Por sus estratagemas sigue haciendo girar los sucesos, para que realicen todo lo que
les ordene sobre la faz de su tierra habitada,
37:13 haciendo que cada uno de ellos le ocurra a Su tierra, sea como castigo o como
bendición.
37:14 Presta atención a esto, Iyov; detente a considerar las maravillas de Elohé.
37:15 ¿Sabes tú qué orden les da Elohé cuando brillan sus nubes de rayos?
37:16 ¿Conoces tú las maravillas obradas sobre la expansión de nubes por Aquel cuyo
conocimiento es perfecto?
37:17 ¿Por qué tus ropas se calientan cuando el viento del sur calma la tierra?
37:18 ¿Puedes tú ayudarle a extender el shamaim, firme como espejo de metal laminado?
37:19 Infórmanos, Entonces, qué le podemos decir; no podemos argumentar porque
estamos en tinieblas.
37:20 ¿Le llega algo a él cuando yo hablo? ¿Puede decir algo el hombre cuando está
confundido?
37:21 Ahora, pues, no se puede ver el sol, aunque brille en el shamaim, hasta que venga el
viento y los despeje de nubes.
37:22 Por los vientos del norte emergen los rayos dorados; el esplendor alrededor de Elohé
es majestuoso.
37:23 Shaddai, a quien no podemos alcanzar, es grandioso en poder y en justicia y
abundante en rectitud; él no atormenta.
37:24 Por tanto, los hombres le temen a Aquel a quien ninguno de los sabios puede percibir.
38:1 Entonces Yahweh le respondió a Iyov desde un torbellino y dijo:
38:2 ¿Quién es ese que oscurece el consejo, hablando sin conocimiento?
38:3 Ajústate el cinturón, como un hombre; yo te preguntaré, y tú me informarás.
38:4 ¿Dónde estabas tú cuando yo echaba los fundamentos de la tierra? Habla, si tienes
entendimiento.
38:5 ¿Sabes quién fijó sus dimensiones o quién la midió con un cordel?
38:6 ¿Sobre qué están afirmados sus cimientos? ¿Quién puso su piedra angular,
38:7 cuando aclamaban juntas las estrellas del alba, y gritaban de júbilo todos los benei de
Elohé?
38:8 ¿Quién contuvo mediante compuertas el mar cuando, irrumpiendo, salió del vientre;
38:9 cuando lo vestí de nubes, y lo cubrí de densas nubes;
38:10 cuando le puse la marea como límite, y le puse trancas y puertas.
38:11 Le dije: Hasta aquí llegarás y no más allá; aquí se detendrá el empuje de tus olas.
38:12 ¿Alguna vez le ordenaste al día que amaneciera? ¿Le has asignado a la aurora su
lugar,
38:13 para que agarre la tierra por los extremos, y sacuda de ella a los impíos?
38:14 Ella se transforma como la arcilla en el molde hasta que se fijan sus colores como los
de una vestidura.
38:15 La luz se le quita a los impíos, y se quebranta el brazo enaltecido.
38:16 ¿Has penetrado hasta las fuentes del mar, o has andado por las cuencas del abismo?
38:17 ¿Se te han revelado las puertas de la muerte? ¿Has visto las puertas de la densa
oscuridad?
38:18 ¿Has medido la expansión de la tierra? Si sabes todo eso, ¡dímelo!
38:19 ¿Cuál camino lleva a donde mora la luz, y dónde está el lugar de las tinieblas,
38:20 para que las les a sus dominios y conozcas el camino a su morada?
38:21 Seguramente tú lo sabes, porque para Entonces ya habías nacido, y es muy grande
el Número de tus días.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1177

IYOV

JOB

38:22 ¿Has penetrado en los depósitos de la nieve, o has visto los depósitos del granizo,
38:23 que tengo reservados para el tiempo de la adversidad, para el día de la batalla y de
la guerra?
38:24 ¿Por cuál camino se dispersa el viento occidental, y se desplaza sobre la tierra el
viento oriental?
38:25 ¿Quién le abre un cauce al torrente, y un camino a los relámpagos y truenos,
38:26 para que llueva sobre la tierra deshabitada, sobre el midbah donde no hay un ser
humano;
38:27 para saturar la tierra arruinada y desolada, y hacer brotar la cosecha de hierba?
38:28 ¿Acaso la lluvia tiene un padre? ¿Quién engendró las gotas del rocío?
38:29 ¿Del vientre de quién salió el hielo? A la escarcha del shamaim, ¿quién la dio a luz?
38:30 Las aguas se congelan como piedra, y se endurece la superficie del océano.
38:31 ¿Podrás unir con cadenas a las Pleyades o aflojar las cuerdas del Orión?
38:32 ¿Puedes hacer salir las constelaciones en su respectivo tiempo, guiar a la Osa con sus
benei?
38:33 ¿Conoces las leyes del shamaim o puedes imponer su dominio sobre la tierra?
38:34 ¿Puedes darles una orden a las nubes para que te cubra un montón de agua?
38:35 ¿Puedes enviar al relámpago en una misión, y hacer que te responda: ¡Estoy listo!?
38:36 ¿Quién puso sabiduría en las partes ocultas? ¿Quién le dio inteligencia a la mente?
38:37 ¿Quién es lo bastante sabio para sacar cuenta del shamaim? ¿Quién puede hacer que
se inclinen las tinajas del shamaim,
38:38 cuando el polvo se derrite en una masa, y sus terrones se pegan unos con otros?
38:39 ¿Puedes cazar presa para la leona, y saciar el apetito del melej de las bestias?
38:40 Ellos se recuestan en sus guaridas, ponen emboscadas en sus escondrijos.
38:41 ¿Quién le provee al cuervo su comida cuando sus polluelos claman a Elohé y vagan
sin alimento?
39:1 ¿Conoces tú el tiempo en que paren las cabras monteses? ¿Puedes determinar el
tiempo cuando paren las gacelas?
39:2 ¿Puedes contar los meses que tienen que cumplir? ¿Conoces el tiempo cuando deben
de parir,
39:3 cuando se encorvan para expulsar sus crías, para parir sus cachorros?
39:4 Sus benei se fortalecen y crecen en campo abierto; luego se van y no vuelven más a
ellas.
39:5 ¿Quién deja libre al asno montés? ¿Quién suelta las ataduras del onagro?
39:6 Yo puse el Arabáh como su bayit, y las tierras saladas como su morada.
39:7 Se burla del bullicio de la ciudad; no escucha los gritos del arriero.
39:8 Explora los montes tras su pasto, y busca todo lo que es verde.
39:9 ¿Consentirá en servirte el toro salvaje? ¡Pasará la noche en tu pesebre?
39:10 ¿Puedes atar al toro salvaje con coyundas para el surco? ¿Arará los valles tras de ti?
39:11 ¿Confiarías en su gran fuerza y le dejarías a él tu labor?
39:12 ¿Confiarías en él para que te traiga el grano y lo recoja de tu era?
39:13 Las alas del avestruz se agitan alegremente, ¿pero son sus alas y su plumaje como
los de la cigüeña?
39:14 Porque ella abandona sus huevos en la tierra, y sobre el polvo los deja calentarse.
39:15 Y se olvida de que un pie los puede aplastar o que los animales del campo los pueden
pisotear.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1178

IYOV

JOB

39:16 Abandona cruelmente a sus benei, como si no fueran suyos; su trabajo es en vano
porque no se ocupa.
39:17 Es que Elohé la privó de sabiduría, no le repartió inteligencia.
39:18 De otro modo se subiría muy alto, burlándose del caballo y del jinete.
39:19 ¿Le diste su fuerza al caballo? ¿Engalanaste de crines su cuello?
39:20 ¿Lo haces brincar como una langosta, esparciendo el terror con el resoplido de su
nariz.
39:21 Patea con fuerza, corre con vigor; sale a la batalla.
39:22 Se burla del miedo; no se espanta; no vuelve atrás ante la espada.
39:23 Una andanada de flechas le pasan silbando, la hoja de la lanza y la jabalina.
39:24 Con estrépito y furor devora la distancia; no se echa a un lado al toque de la corneta.
39:25 Relincha cada vez que suena la corneta, y desde Lejos olfatea la batalla, la voz
tronadora de los oficiales y el grito de guerra.
39:26 ¿Es por tu sabiduría que el halcón echa plumas, y extiende sus alas hacia el sur?
39:27 ¿Es por tu mandato que el águila se eleva y pone en lo alto su nido,
39:28 habita en las peñas, y pernocta en la cumbre de la peña inaccesible?
39:29 Desde allí acecha a su presa; sus ojos la observan de muy Lejos.
39:30 Luego sus polluelos se tragan la sangre; donde haya cadáveres, allí estará ella.
40:1 Yahweh le dijo en respuesta a Iyov:
40:2 ¿Se quejará contra Shaddai uno que debería ser disciplinado? El que argumenta con
Elohé debe responder.
40:3 Iyov le respondió a Yahweh:
40:4 Mira, yo soy insignificante; ¿qué te puedo responder? Me pongo la mano sobre la boca.
40:5 Una vez hablé y no volveré a responder; dos veces, pero no continuaré.
Manifestaciones del poder de Yahweh
40:6 Entonces Yahweh le respondió a Iyov desde el torbellino y dijo:
40:7 Ajústate el cinturón como un hombre; yo te preguntaré, y tú me informarás:
40:8 ¿Acaso impugnarás mi justicia? ¿Me condenarás a mí para justificarte tú?
40:9 ¿Tienes tú un brazo como el de Elohé? ¿Puedes tronar con una voz como la de él?
40:10 Adórnate ahora de grandeza y eminencia; vístete de gloria y majestad.
40:11 Difunde tu furiosa indignación; mira a todo soberbio y humíllalo.
40:12 Mira a todo soberbio y somételo; pisotéalos en su sitio.
40:13 Sepúltalos a todos en la tierra; encierra sus rostros en lo oscuro.
40:14 Entonces yo mismo te aré Hallel por el triunfo que te habrá ganado tu diestra.
40:15 Considera ahora al Behemot, al cual yo hice así como a ti; come hierba como el buey.
40:16 Su fuerza está en sus lomos; su poder está en los músculos de su vientre.
40:17 Pone su cola tensa como un cedro, y los nervios de sus muslos están entretejidos.
40:18 Sus huesos son como tubos de bronce, su osamenta como barras de hierro.
40:19 Es una obra maestra de Elohé; sólo su Hacedor puede sacar la espada contra él.
40:20 Los montes producen hierba para él, donde retozan todas las bestias del campo.
40:21 Se recuesta debajo de los lotos, en lo oculto de los juncos del pantano.
40:22 Los lotos lo cubren con su sombra; lo rodean los sauces del arroyo.
40:23 Él puede aguantar el río cuando crece; está confiado de que el Yardén fluirá a su
mandato.
40:24 ¿Pueden atraparlo por sus ojos? ¿Le pueden perforar la nariz con ganchos?
41:1 ¿Puedes sacar al leviatán con un anzuelo? ¿Puedes sujetar su lengua con una cuerda?

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1179

IYOV

JOB

41:2 ¿Puedes ponerle un aro en la nariz? ¿Puedes horadar con un alambre su quijada?
41:3 ¿Acaso te colmará de ruegos? ¿Te hablará con palabras suaves?
41:4 ¿Hará un trato contigo, para que lo tomes como esclavo perpetuo?
41:5 ¿Podrás jugar con él como con un pájaro, y atarlo para tus niñas?
41:6 ¿Negociarán con él los negociantes? ¿Se lo repartirán entre sí los mercaderes?
41:7 ¿Podrás llenar de arpones su piel o su cabeza con lanza de pescar?
41:8 Ponle una mano encima, ¡y nunca volverás a pensar en la batalla!
41:9 Mira, toda esperanza de capturarlo tiene que quedar frustrada; ante su solo aspecto
uno cae hacia atrás.
41:10 No hay nadie tan osado que lo despierte; ¿quién Entonces podrá hacerme frente a
mí?
41:11 ¿A cualquiera que me confronte le ajustaré cuentas. ¡Pues todo lo que hay debajo del
shamaim es mío!
41:12 No guardaré silencio acerca de él ni de la hallel de sus proezas marciales.
41:13 ¿Quién podrá Levantar su vestidura exterior? ¿Quién puede penetrar los pliegues de
su coraza?
41:14 ¿Quién se atreve a abrir sus fauces? Sus dientes infunden terror.
41:15 Sus escamas protectoras son su orgullo, selladas con un sello hermético.
41:16 Una escama se junta con la otra; ni siquiera el aire puede pasar entre ellas.
41:17 Están pegadas unas con otras; están entrelazadas de manera que no se pueden
separar.
41:18 Sus estornudos lanzan destellos de luz; y sus ojos son como el centellear del alba.
41:19 De su boca salen llamaradas; escapan chispas de fuego.
41:20 De sus narices sale humo, como de una caldera de vapor que hierve.
41:21 Su aliento enciende los carbones, de su boca salen llamaradas.
41:22 Su fuerza reside en su cuello; el poder se debilita ante su presencia.
41:23 Los pliegues de su carne son apretados; son sólidos e inamovibles.
41:24 Su es sólido como una roca, firme como la piedra inferior de un molino.
41:25 Cuando él se Levanta, los seres divinos sienten pavor; retroceden cuando él cae.
41:26 Ninguna espada que lo alcance puede afectarlo; tampoco la lanza, ni el dardo, ni la
jabalina.
41:27 Al hierro lo considera como paja, y al bronce como madera podrida.
41:28 Ninguna flecha lo puede hacer huir; las piedras de la honda le son como pajitas.
41:29 Al garrote lo considera como paja; se burla del blandir de la jabalina.
41:30 Por debajo tiene escamas puntiagudas; deja huellas como un trillo sobre el lodo.
41:31 Hace hervir el abismo como una caldera; hace hervir el mar como una olla de
ungüentos.
41:32 Deja a su paso un sendero luminoso; hace parecer el océano como si tuviera una
blanca cabellera.
41:33 No existe sobre la tierra quien pueda dominarlo; está hecho exento de temor.
41:34 Menosprecia todo lo encumbrado; es el melej de todas las bestias arrogantes.
42:1 Iyov le respondió a Yahweh y dijo:
42:2 Reconozco que tú todo lo puedes, que nada que te propongas es imposible para ti.
42:3 ¿Quién es éste que oscurece el consejo sin conocimiento? Ciertamente hablé sin
entendimiento de cosas fuera de mi comprensión, que yo no conocía.
42:4 Escucha, por favor, y hablaré: Yo te preguntaré, y tú me informarás.
42:5 Sólo de oídas sabía de ti, pero ahora mis ojos te ven.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1180

IYOV

JOB

42:6 Por eso, me retracto y me arrepiento, no siendo más que polvo y ceniza.
42:7 Después que Yahweh le dirigió estas palabras a Iyov, Yahweh le dijo a Elifaz el
temanita: Estoy enojado contigo y con tus dos compañeros, porque ustedes no han
hablado la verdad acerca de mí, como mi siervo Iyov.
42:8 Ahora cójanse siete toros y siete carneros y vayan donde mi siervo Iyov y sacrifiquen
una ofrenda quemada por ustedes. Y que mi siervo Iyov ore por ustedes, porque a él lo
atenderé para no tratarlos duramente, porque ustedes no han hablado la verdad acerca
de mí, como mi siervo Iyov.
42:9 Elifaz el temanita, Bildad el sujita y Tzefanyah ar el naatita fueron e hicieron como
Yahweh les había dicho; y Yahweh atendió a Iyov. Restauración de la prosperidad de Iyov
42:10 Yahweh restauró la suerte de Iyov cuando él oró por sus amigos, y Yahweh le dio a
Iyov el doble todo lo que tenía antes.
42:11 Entonces vinieron a él todos sus ajim, todas sus ajayot y todos sus antiguos amigos,
y comieron con él en su bayit. Ellos se compadecieron de él y lo consolaron por todo
aquel infortunio que Yahweh había traído sobre él. Cada uno de ellos le dio una pieza de
dinero y un anillo de oro.
42:12 Así Yahweh le dio a Iyov, berahot (bendición) los últimos años de su vida y su
postrer estado fue mucho mejor que el primero porque les dejo 14 000 ovejas, 6,000
camellos, 1,000 yuntas de bueyes y 1,000 asnos.
42:13 Tuvo también siete benei y tres hijas.
42:14 Llamo el nombre de primera, Yemihah, el de la segunda, Cesia, y el de la tercera
KeremHapur.
42:15 En ninguna parte del país se hallaban mujeres tan hermosas como las hijas de Iyov
42:16 Después de esto, Iyov vivió 140 años para ver a sus benei, y los benei de sus benei y
asi hasta la cuarta generación
42:17
Y asi murió
Iyov anciano y lleno
de vitalidad y de felicidad.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1181


Iyov.pdf - página 1/30
 
Iyov.pdf - página 2/30
Iyov.pdf - página 3/30
Iyov.pdf - página 4/30
Iyov.pdf - página 5/30
Iyov.pdf - página 6/30
 




Descargar el documento (PDF)

Iyov.pdf (PDF, 568 KB)





Documentos relacionados


Documento PDF devarim
Documento PDF iyov
Documento PDF melakhim bet
Documento PDF yermyah
Documento PDF maasher
Documento PDF mikah

Palabras claves relacionadas