Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Yohanan .pdf



Nombre del archivo original: Yohanan.pdf

Este documento en formato PDF 1.6 fue generado por / ilovepdf.com, y fue enviado en caja-pdf.es el 05/03/2019 a las 21:56, desde la dirección IP 190.231.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 154 veces.
Tamaño del archivo: 593 KB (35 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


YOHANAN

JUAN

Yohanan (Pergamino)
(90 D.M.)
“La Preexistencia de Yahshua”
1:1 En el principio existía el Portador de la Davar (Palabra), y el Portador de la Davar
estaba con Yahweh Elohé, y el Portador de la Davar (Palabra) era Poderoso.
1:2 Él ya estaba en el principio con Yahweh Elohé.
1:3 Y todas las cosas fueron creadas por medio de él, y sin él no se hizo nada de lo que se
ha hecho.
1:4 En él estaba la Vida, y esa Vida era la Luz de los hombres.
1:5 Porque la luz resplandece en medio de las tinieblas, y las tinieblas no la han vencido.
“Aparición de Yohanan el Inmersor”
1:6 Apareció un hombre, enviado por Yahweh Elohé, que se llamaba Yohanan.
1:7 Este vino como testigo, para dar testimonio de la Luz, para que todos creyeran por
medio de él.
1:8 No era él la Luz, sino que vino para dar testimonio de la Luz.
1:9 Aquél era la luz verdadera que alumbra a todo hombre que venía al olam (mundo).
1:10 En el olam estuvo, y el olam fue hecho por medio de él, pero el olam no lo conoció.
1:11 A los suyos vino (Bayit de Yahudah), pero los suyos no lo recibieron.
1:12 Sin embargo, a todos los que lo recibieron, a los que creen en su nombre ( Yahshua
Ha Mashiaj), les dio la legitimidad de llegar a ser benei de Yahweh Elohé (benei de
Yahweh Elohé);
1:13 Y esto amados, no es por linaje de sangre, ni tampoco por el deseo carnal, ni siquiera
por la voluntad del hombre, sino que es por Voluntad de Yahweh, Elo hé de Yisrael.
1:14 El Portador de la Davar (Palabra) se hizo humana y vivió entre nosotros, y vimos su
tiferet (gloria), una tiferet como del Unigénito del Abba Yahweh, lleno de ahavah y emet
(ahavah y verdad).
1:15 Yohanan el Inmersor, dio testimonio de él y clamó, diciendo, Éste era del que yo
anunciaba, él que viene después de mí, es antes de mí, porque era primero que yo .
1:16 Porque de su llenura todos nosotros recibimos, ahavah y más ahavah.
1:17 La Instrucción de la Torah se dio al pueblo de Yisrael por medio de Moshé, pero el
ahavah y la verdad nos han llegado por medio de Yahshua el Mashíaj.
1:18 A Avinú YAHWEH nadie lo ha visto jamás; el Unigénito de Yahweh Elohé, que estaba al
lado del Abba Yahweh, él lo ha dado a conocer.
1:19 Y éste es el testimonio de Yohanan el Inmersor: Que cuando las autoridades del
Sanedrín le enviaron de Yahrusalaim unos kohanim y lewitas para preguntarle: ¿Quién
eres tú?
1:20 Yohanan declaró la emet sin negarles nada, sino que les dijo: Yo no soy el Mashíaj de
Yisrael.
1:21 Así que le volvieron a preguntar: ¿Entonces, qué? ¿Eres tú EliYah? Y dijo: No lo soy.
¿Eres tú un Nabí (Profeta)? Y respondió: No lo soy.
1:22 Le preguntaron de nuevo: Entonces ¿Quién eres?, para que demos respuesta a los que
nos han enviado (El Sanedrín). ¿Qué dices en cuanto a ti mismo?
1:23 Él dijo: Yo soy la voz de uno que anuncia en el midbah: Enderecen el camino de
YAHWEH como nos dijo el Nabí YeshaYah (40: 3–8).
1:24 Los enviados eran de los Prushim.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1463

YOHANAN

JUAN

1:25 Y le preguntaron: ¿Entonces, por qué sumerges en agua, si tú no eres el Mashíaj, ni
EliYah, ni un Nabí?
1:26 Yohanan les respondió: Yo hago tevilá en agua, pero en medio de ustedes ya está uno
a quien ustedes aún no conocen.
1:27 El es el que viene después de mí, a quien yo no soy digno de desatarle la correa del
calzado.
1:28 Esto sucedió en Bet-Hiní, al otro lado del rio Yardén, donde Yohanan estaba haciendo
tevilá.
1:29 Al yom (día) siguiente, Yohanan vio a Yahshua que venía hacia él y lo reconoció
enseguida y dijo de él: “Este es el Cordero que viene de YAHWEH que quita el pecado
del olam”.
1:30 Este es aquel de quien dije anteriormente: Después de mí viene un hombre que ha
llegado a ser antes de mí, porque existía primero que yo.
1:31 Yo no lo conocía; pero para que él se manifestara a Yisrael fue que vine yo haciendo
tevilá en agua.
1:32 Además, Yohanan dijo: He visto el Ruaj bajar del shamaim como paloma, y posarse
sobre él.
1:33 Yo no lo conocía, pero el que me envió a hacer tevilá en agua me dijo: Aquel sobre
quien veas bajar el Ruaj y posarse sobre él, éste es el que hace tevilá en el Ruaj de
kadushá.
1:34 Y yo lo he visto y he dado testimonio de que éste es el Ben de Yahweh Elohé.
1:35 Al día siguiente, estaba de nuevo con dos de sus talmidím.
1:36 Al ver a Yahshua que andaba por allí, dijo: Este es el Cordero que viene de YAHWEH
1:37 Y dos talmidím de Yohanan lo oyeron hablar y entonces, se fueron y siguieron a
Yahshua.
1:38 Yahshua, al voltearse y ver que lo seguían, les preguntó: ¿Qué buscan? Y ellos le
dijeron: Rabí (que significa Rabí), ¿dónde vives?
1:39 Él les dijo: Vengan y verán. Así que fueron y vieron dónde vivía y se quedaron con él
aquel día, porque era como la hora décima.
1:40 Andrés, el ají de Shimón Kefá, era uno de los dos que habían oído a Yohanan y habían
seguido ahora a Yahshua.
1:41 Este se encontró primero con su ají (hermano) Shimón y le dijo: Hemos encontrado al
Mashíaj.
1:42 El lo llevó a Yahshua, y al verlo Yahshua le dijo: Tú eres Shimón ben de Yohanan.
Tú te llamarás desde ahora Kefá; (que significa piedra).
1:43 Al día siguiente, Yahshua quiso salir para el Galil y se encontró con Felipe. Y Yahshua
le dijo: Sígueme.
1:44 Felipe era de Bet-Tsaidah, la ciudad de Andrés y de Kefá.
1:45 Felipe encontró a Netanel y le dijo: Hemos encontrado a aquel de quien profetizo y
escribió Moshé en la Torah, y también hablaban los Profetas: a Yahshua el Natzarat, el
ben de Yosef.
1:46 Y le dijo Netanel: ¿De Natséret puede salir algo bueno? Felipe le dijo: Ven y ve.
1:47 Yahshua vio que Netanel venía hacia él y dijo de él: Este es un verdadero
Yisraelita, en quien no hay engaño
1:48 Netanel le preguntó: ¿De dónde me conoces? Yahshua le respondió: Antes que
Felipe te llamara, cuando estabas haciendo tefilat debajo de la higuera, yo te
escuché.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1464

YOHANAN

JUAN

1:49 Netanel le respondió: Rabí, tú eres el Ben de Yahweh Elohé, tú eres el Melej (rey) de
Yisrael
1:50 Yahshua le dijo en respuesta: ¿Crees porque te dije que te vi haciendo tefilat
debajo de la higuera? Cosas mayores que éstas verás
1:51 Y les dijo: En verdad, en verdad les digo que verán el shamaim abierto y a los
mensajeros de Yahweh Elohé subiendo y bajando sobre el Ben Ha Adan.
2:1 Al tercer día se celebró una boda en QaNajum del Galil, y estaba allí la ima (madre) de
Yahshua, Miriam.
2:2 Fue invitado también Yahshua con sus talmidím a la boda.
2:3 Y cuando se acabó el vino, la ima de Yahshua le dijo: Ya no tienen vino.
2:4 Yahshua le dijo: ¿Qué tenemos que ver tú y yo con eso, mujer? Todavía no ha
llegado mi hora.
2:5 Su ima les dijo a los que servían: Hagan todo lo que él les diga.
2:6 Había allí seis tinajas de piedra para agua, para la purificación de acuerdo con los ritos
de los yahuditas. En cada una de ellas cabían dos o tres cántaros.
2:7 Yahshua les dijo: Llenen de agua las tinajas. Y las llenaron hasta el borde.
2:8 Luego les dijo: Saquen ahora y llévenle al encargado de la fiesta para que dé su visto
bueno;
2:9 y cuando el encargado de la fiesta probó el agua ya hecha vino, sin saber de dónde
provenía (aunque los sirvientes que habían sacado el agua sí lo sabían), llamó al novio
2:10 y le dijo: Todo el mundo sirve primero el buen vino; y cuando ya han tomado bastante,
Entonces saca el inferior. Pero tú has guardado el buen vino hasta ahora.
2:11 Este, el primero de sus milagros, lo hizo Yahshua en QaNajum del Galil, y manifestó su
tiferet; y sus talmidím creyeron en él.
2:12 Después de esto, él bajó a Kefar Najum con su madre, sus ajim de sangre y sus
talmidím; pero no se quedaron allí muchos días.
2:13 Estaba próximo el Pésaj, y Yahshua subió a Yahrusalaim.
2:14 En el Templo se encontró con los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los
cambistas sentados.
2:15 Y después de hacer un látigo de cuerdas, los echó a todos del Templo, junto con las
ovejas y los bueyes. Desparramó el dinero de los cambistas y volcó las mesas.
2:16 A los que vendían palomas les dijo: Quiten de aquí estas cosas y no hagan más
de la casa de mi Abba una casa de mercado
2:17 Entonces recordaron sus talmidím que estaba escrito: El celo por tu casa me
consumirá (Tehilim 69:9).
2:18 Los dirigentes de los yahuditas intervinieron y le preguntaron: Ya que haces estas
cosas, ¿qué señal nos muestras?
2:19 Yahshua les respondió: Destruyan este templo, y en tres días lo Levantaré.
2:20 Por eso los yahuditas dijeron: Durante cuarenta y seis años se construyó este templo,
¿y tú lo Levantarás en tres días?
2:21 Pero él hablaba del templo de su cuerpo.
2:22 Por eso, cuando fue resucitado de entre los muertos, sus talmidím se acordaron de
que había dicho esto y creyeron en la Escritura y en las palabras que Yahshua había dicho.
2:23 Mientras él estaba en Yahrusalaim, en una de las fiesta de el Pésaj, muchos creyeron
en su nombre al observar los milagros que hacía.
2:24 Pero Yahshua mismo no se fiaba de ellos, porque los conocía el lev/corazón de todos,

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1465

YOHANAN

JUAN

2:25 y porque no necesitaba que nadie le diera testimonio acerca de las personas, pues él
conocía lo que había en el interior del hombre.
3:1 Había un hombre de los Prushim que se llamaba Nakdimón, un dirigente del Sanedrín.
3:2 Este vino a Yahshua privadamente de noche y le dijo: Rabí, se que has venido de
Yahweh Elohé como Rabí; porque nadie puede hacer estos milagros que tú haces, a
menos que Yahweh Elohé esté con él.
3:3 Yahshua le respondió: En verdad, en verdad te digo que a menos que uno nazca
de nuevo no puede ver el Maljut de YAHWEH.
3:4 Nakdimón le preguntó: ¿Cómo puede nacer un hombre si ya es viejo? ¿Puede acaso
entrar por segunda vez en el vientre de su madre y nacer?
3:5 Yahshua respondió: (lo que sigue en este pasuk ES UN AÑADIDO POSTERIOR)
3:6 Lo que ha nacido de la carne, carne es; y lo que ha nacido del Ruaj, Ruaj es.
3:7 No te maravilles de que te dije: Te es necesario nacer de nuevo.
3:8 El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; pero no sabes ni de dónde
viene ni a dónde va. Así es todo aquel que ha nacido del Ruaj.
3:9 En respuesta Nakdimón preguntó: ¿Cómo puede suceder eso?
3:10 Yahshua le respondió: Tú eres Rabí en Yisrael, ¿y no sabes esto?
3:11 En verdad, en verdad te digo que hablamos de lo que sabemos; y testificamos
de lo que hemos visto. Pero ustedes, los líderes en Yisrael, no reciben nuestro
testimonio.
3:12 Si les hablé de cosas terrenales y no creen, ¿cómo creerán si les hablo de las
celestiales?
3:13 Nadie ha subido al shamaim, sino el que descendió del shamaim, el Ben Ha Adan.
(Que estaba en el shamaim ESTO ES UN AÑADIDO POSTERIOR).
3:14 Y como Moshé Levantó la serpiente en el midbah, así es necesario que
Levanten al Ben Ha Adan;
3:15 para que todo el que crea en él tenga vida eterna.
3:16 Porque de tal manera amó Yahweh Elohé a los que viven en el mundo, que ha
enviado al mundo a su Ben (Hijo) Amado, para que todo el que crea en él no se
pierda, sino que alcance por medio de él LA VIDA ETERNA.
3:17 Porque Yahweh Elohé no envió a su Ben al mundo para condenar al mundo
que llegue a creer a través de él, sino para que el mundo que crea se salve por
medio de él.
3:18 El que cree en Yahshua Ben de Yahweh no se condenará; pero el que no cree
en él, ya se ha condenado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito Ben
de Yahweh (Yahshua).
3:19 Y ésta es y será la condenación: que la Luz (Yahshua) ha venido al mundo, y
los hombres que no creyeron, amaron más las tinieblas que la Luz, porque sus
obras eran manifiestas y eran malas.
3:20 Porque todo aquel que practica lo malo aborrece la Luz, y no viene a la Luz,
para que la Luz no le censuren sus malas obras.
3:21 Pero el que practica la verdad viene a la Luz para que se vean sus buenas
obras, porque se han hecho conforme a la Voluntad de Yahweh Elohé.
3:22 Después de esto, Yahshua fue con sus talmidím a la tierra de Yahudah; allí pasaba un
tiempo con ellos y hacían tevilá, aunque Yahshua mismo no lo hacía.
3:23 Yohanan también estaba sumergiendo en Enáyim, junto a Shalem, porque allí había
mucha agua; y muchos venían y se sumergían en la tevilá,

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1466

YOHANAN

JUAN

3:24 ya que a Yohanan todavía no lo habían encarcelado.
3:25 Entonces surgió una discusión entre los talmidím de Yohanan y un yahudita acerca de
la purificación.
3:26 Fueron a Yohanan y le dijeron: Rabí, el que estaba contigo al otro lado del rio Yardén,
de quien tú has dado testimonio (de Yahshua), mira, sus talmidím están haciendo tevilá,
y todos van a él
3:27 Yohanan respondió: Un hombre no puede apropiarse de nada si el shamaim no se lo
permite.
3:28 Ustedes mismos me son testigos de que yo os dije siempre a todos que yo no soy el
Mashíaj, sino que me han enviado delante de él.
3:29 El que tiene a la novia es el novio; pero el javer del novio, que ha estado presente,
cuando lo escucha, se alegra mucho de oír la voz del novio. Por eso este gozo mío ya es
completo.
3:30 A él le conviene crecer, y a mí menguar.
3:31 El que viene enviado de arriba está por encima de todos. El que procede de la tierra es
terrenal, y su habla procede de la tierra. El que viene del shamaim está por encima de
todos.
3:32 Testifica de lo que ha visto y oído, sin embargo nadie recibe su testimonio.
3:33 El que recibe su testimonio atestigua que Yahweh Elohé es veraz.
3:34 Porque el enviado de Yahweh habla las palabras de Elohé, pues YAHWEH nos da el
Ruaj por medida.
3:35 El Abba ama al Ben y ha puesto todas las cosas en su mano.
3:36 El que cree en el Ben de Yahweh, Yahshua Ha Mashiaj, tiene vida eterna; pero el que
desobedece al Ben de Yahweh, no verá la vida, sino que la ira de Yahweh Elohé
permanece sobre él.
4:1 Cuando el Rabí Yahshua se enteró de que los Prushim habían oído que él hacía y
sumergía más talmidím que Yohanan
4:2 (aunque él mismo no sumergía, sino sus talmidím),
4:3 se retiró de Yahudah y se fue otra vez a Galil.
4:4 Y como tenía que pasar por Shomrón,
4:5 llegó a una ciudad de Shomrón llamada Shekhem, cerca del campo que Yaakov le había
dado a su ben Yosef.
4:6 Allí estaba el pozo de Yaakov. Entonces Yahshua, cansado del viaje, estaba sentado
junto al pozo. Era como la hora sexta.
4:7 Vino una mujer de Shomrón para sacar agua, y Yahshua le dijo: Dame de beber.
4:8 (Porque los talmidím habían ido a la ciudad a comprar de comer.)
4:9 Entonces la mujer shomronita le dijo: ¿Cómo es que tú, siendo yahudita, me pides de
beber a mí, que soy una mujer shomronita?
4:10 Yahshua le respondió: .Si conocieras el don de YAHWEH, y quién es el que te
dice: Dame de beber, tú le hubieras pedido a él, y él te habría dado agua viva
4:11 La mujer le dijo: Rabí, no tienes con qué sacar, y el pozo es hondo. ¿De dónde,
Entonces, obtienes esa agua viva?
4:12 ¿Acaso eres tú mayor que nuestro Abba Yaakov que nos dio este pozo, de donde
bebían él, sus benei y su ganado?
4:13 Yahshua le respondió: Todo el que bebe de esta agua del pozo volverá a tener
sed.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1467

YOHANAN

JUAN

4:14 Pero cualquiera que beba del agua que yo le daré, nunca más tendrá sed, sino
que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida
eterna.
4:15 La mujer le dijo: Rabí, dame esa agua, para que no tenga sed, ni venga más aquí a
sacarla.
4:16 Yahshua le dijo: Ve, llama a tu esposo y ven.
4:17 La mujer le respondió: No tengo esposo. Le dijo Yahshua: Bien has dicho que no
tienes esposo;
4:18 porque cinco esposos has tenido, y el que tienes ahora no es tu esposo.
Tienes razón en lo que has dicho.
4:19 La mujer le dijo: Rabí, veo que tú eres profeta.
4:20 Nuestros Padres adoraron en este monte; sin embargo ustedes dicen que en
Yahrusalaim está el lugar donde se debe adorar.
4:21 Yahshua le dijo: Créeme cuando te digo mujer, que vendrá un tiempo cuando ni
en este monte ni en Yahrusalaim adorarán ustedes al Abba Yahweh.
4:22 Y ustedes, los shomronitas, adoráis lo que no conocen; pero nosotros los
yahuditas, adoramos lo que si conocemos, porque sabemos que la salvación
procede de la Bayit (Casa) de Yahudah.
4:23 Shemá (Escucha) mujer, pero viene un tiempo, y ahora ya comienza, cuando
los verdaderos adoradores adorarán al Yahweh Elohé en Ruaj y en Verdad;
porque también el Abba busca a los que son así para que lo adoren.
4:24 Yahweh Elohé es Ruaj; y por tanto, es necesario que los que lo adoran, lo
adoren en Ruaj y en Verdad.
4:25 Le dijo la mujer: Sé que viene el Mashíaj. Y cuando él venga, nos declarará todas las
cosas.
4:26 Yahshua le dijo: Yo soy Ha Mashiaj, el que habla contigo.
4:27 En ese momento llegaron sus talmidím y se asombraban de que hablara con una
mujer shomronita; sin embargo, ninguno le dijo: ¿Qué buscas? o ¿Qué hablas con ella?
4:28 Entonces la mujer dejó rápidamente su cántaro, y se fue a la ciudad y les dijo a los
hombres de allí:
4:29 Vengan a ver un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho. ¿Será posible que
éste sea el Mashíaj?
4:30 Entonces salieron de la ciudad y fueron hacia él.
4:31 Mientras tanto, los talmidím le rogaban diciendo: Rabí, come.
4:32 Pero les dijo: Yo tengo una comida para comer que ustedes no saben.
4:33 Entonces sus talmidím se decían el uno al otro: ¿Le habrá traído alguien algo de
comer?
4:34 Yahshua les dijo: Ahora mi comida es hacer la voluntad del que me envió y
acabar su obra.
4:35 ¿No dicen ustedes: Todavía faltan cuatro meses para que llegue la cosecha?
Pues miren, les digo: Levanten la vista y miren los campos, que ya están blancos
para la cosecha.
4:36 El que cosecha recibe un salario y recoge fruto para vida eterna, para que el
que siembra y el que cosecha se gocen juntos.
4:37 Porque en esto es verdadero el dicho: Uno es el que siembra, y otro el que cosecha
(Miqueas 6:15).
4:38 Yo los he enviado a cosechar lo que ustedes no han cultivado. Otros han cultivado, y
ustedes han recogido sus frutos.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1468

YOHANAN

JUAN

4:39 Muchos de los shomronitas de aquella ciudad creyeron en él por la davar de la mujer
que daba testimonio diciendo: Me dijo todo lo que he hecho.
4:40 Entonces, cuando los shomronitas vinieron a él, le rogaron que se quedara con ellos, y
se quedó allí dos días.
4:41 Y muchos más creyeron por su davar.
4:42 Ellos le decían a la mujer: Ya no creemos por la davar tuya, porque nosotros mismos
hemos oído y sabemos que verdaderamente éste es Ha Mashiaj Prometido.
4:43 Pasados los dos días, salió de allí para Galil,
4:44 porque Yahshua mismo dio testimonio de que un profeta no tiene honra en su propia
tierra.
4:45 Luego, cuando entró en Galil, lo s galileos lo recibieron, ya que habían visto cuántas
cosas había hecho en Yahrusalaim en la Fiesta; porque ellos también habían ido a la
Fiesta.
4:46 Así que Yahshua vino otra vez a QaNajum del Galil donde había convertido el agua en
vino. Había un funcionario del rey cuyo ben estaba enfermo en Kefar Najum.
4:47 Cuando éste oyó que Yahshua había salido de Yahudah y estaba presente en el Galil,
fue a él y le rogó que bajara y sanara a su ben, porque estaba a punto de morir.
4:48 Entonces Yahshua le dijo: A menos que ustedes vean milagros y prodigios,
jamás creerán.
4:49 El oficial del rey le dijo: Rabí, baja antes que muera mi ben.
4:50 Yahshua le dijo: Vete, que tu ben vive. El hombre creyó la davar que le dijo Yahshua
y se puso en camino.
4:51 Mientras iba bajando, sus siervos salieron a recibirlo diciendo que su ben vivía.
4:52 Entonces él les preguntó la hora en que comenzó a mejorarse, y le dijeron: Ayer, a la
hora séptima se le quitó la fiebre.
4:53 El Abba Entonces cayó en cuenta de que en aquella hora fue que Yahshua le dijo: Tu
ben vive. Y creyó él con toda su familia.
4:54 Este fue el segundo milagro que hizo Yahshua cuando vino de Yahudah al Galil.
5:1 Después de esto hubo una fiesta de los yahuditas, y Yahshua subió a Yahrusalaim.
5:2 En Yahrusalaim, junto a la puerta de las Ovejas, hay un estanque con cinco pórticos que
en hebreo se llama Bet-Zata.
5:3 ESTE PASUK NO EXISTE, FUE UN AÑADIDO POSTERIOR
5:4 ESTE PASUK NO EXISTE, FUE UN AÑADIDO POSTERIOR
5:5 Se encontraba allí cierto hombre que había estado enfermo durante treinta y ocho años.
5:6 Cuando Yahshua lo vio tendido y supo que hacía tanto tiempo que estaba así, le
preguntó: ¿Quieres sanarte?
5:7 NO EXISTE ES UN AÑADIDO POSTERIOR
5:8 Y el enfermo le dijo que si y Yahshua le respondió: Levántate, coge tu camilla y anda.
5:9 Y en seguida el hombre quedó sano, cogió su camilla y anduvo. Y aquel día era Shabbat.
5:10 Entonces los dirigentes yahuditas le decían a aquel que había quedado sano: Es
Shabbat, y no te está permitido cargar tu camilla.
5:11 Pero él les respondió: El mismo que me sanó me dijo: Coge tu camilla y anda.
5:12 Entonces le preguntaron: ¿Quién fue el hombre que te dijo: Coge tu camilla y anda?
5:13 Pero el que había sido sanado no sabía quién había sido, porque Yahshua se había
retirado, pues había mucha gente en el lugar.
5:14 Después Yahshua lo halló en el Templo y le dijo: Mira, has quedado sano; no
peques más, para que no te ocurra algo peor.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1469

YOHANAN

JUAN

5:15 El hombre se fue y le informó a los dirigentes yahuditas que Yahshua era el que lo
había sanado.
5:16 Por este motivo los dirigentes yahuditas perseguían a Yahshua, porque hacía estas
cosas en Shabbat.
5:17 Pero Yahshua les respondió: Mi Abba Yahweh hasta ahora trabaja; y yo también
trabajo.
5:18 Por esta razón los dirigentes yahuditas aún más trataban con mayor empeño de
matarlo, porque no sólo quebrantaba el Shabbat, sino que también llamaba a Yahweh
Elohé su propio Abba, haciéndose igual a Elohé.
5:19 Por eso Yahshua tomó la davar y les dijo: En verdad, en verdad les digo que el
Ben no puede hacer nada de su propia iniciativa, sino lo que ve hacer al Abba.
Porque todo lo que él hace, lo hace también el Ben de igual manera.
5:20 Porque el Abba ama al Ben y le muestra todo lo que él mismo hace. Y le
mostrará obras mayores que éstas, para que ustedes se asombren.
5:21 Porque así como el Abba resucita a los muertos y les da vida, así también el
Ben da vida a los que quiere.
5:22 Porque el Abba no juzga a nadie, sino que todo el juicio se lo dio al Ben,
5:23 para que todos honren al Ben como honran al Abba. El que no honra al Ben,
no honra al Abba que lo envió.
5:24 En verdad, en verdad les digo que el que oye mi davar y le cree al que me
envió (Yahweh) tiene vida eterna. El tal no va a juicio, sino que ha pasado de
muerte a vida.
5:25 En verdad, en verdad les digo que viene el tiempo, cuando los muertos oirán
la voz del Ben de Yahweh Elohé, y los que le oigan vivirán.
5:26 Porque así como el Abba Yahweh tiene vida en sí mismo, así también le
concedió al Ben Yahshua el tener vida en sí mismo.
5:27 Y también le dio autoridad para hacer Juicio, porque él es el Ben Ha Adan.
5:28 No se asombren de esto, porque vendrá la hora cuando todos los que están en
los sepulcros oirán su voz
5:29 y saldrán, los que hicieron el bien para la resurrección de vida, pero los que
practicaron el mal para la resurrección de juicio.
5:30 Yo no puedo hacer nada de mí propia iniciativa. Como oigo, juzgo; y mi juicio
es Tzadik, porque no busco la voluntad mía, sino la voluntad del que me envió,
Yahweh Elohé.
5:31 Si yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio no es verdadero.
5:32 El que da testimonio de mí es otro, y sé que el testimonio que da de mí es
verdadero.
5:33 Ustedes enviaron mensajeros a Yohanan, y él ha dado testimonio de la verdad.
5:34 Pero yo no recibo el testimonio de parte del hombre; más bien, digo esto para
que ustedes se salven.
5:35 El era una antorcha que ardía y alumbraba, y ustedes quisieron regocijarse
por un poco en su luz.
5:36 Pero yo tengo un testimonio mayor que el de Yohanan; porque las obras que
el Abba Yahweh me ha dado para cumplirlas, las mismas obras que hago dan
testimonio de mí, de que el Abba Yahweh me ha enviado.
5:37 Y el Abba Yahweh que me envió a dado testimonio de mí. Pero ustedes nunca
han oído su voz, ni han visto su apariencia ,

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1470

YOHANAN

JUAN

5:38 ni tienen su Davar morando en ustedes; porque ustedes no creen a quien él
envió.
5:39 Ustedes escudriñan las Escrituras, porque les parece a ustedes que en ellas
podrán tener Vida Eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí,
5:40 y sin embargo ustedes no quieren venir a mí que soy quien da esa Vida Eterna
para que la puedan alcanzar.
5:41 No recibo tiferet de parte de los hombres.
5:42 Pero a ustedes yo los conozco y sé que no tienen el ahavah de Elohé en
ustedes.
5:43 Yo he venido en nombre de mi Abba Yahweh, y ustedes no me reciben. Si otro
viene en su propio nombre, a ese lo reciben.
5:44 ¿Cómo van a poder ustedes creer cuando reciben tiferet unos de otros y no
buscan la tiferet que viene de parte de Yahweh Elohé?
5:45 No piensen que yo los voy a acusar delante del Abba. El que los acusará es
Moshé, en quien ustedes solo han puesto su esperanza.
5:46 Porque si ustedes le creyeran a Moshé, me creerían a mí; pues él escribió de
mí.
5:47 Pero si no creen a sus escritos, ¿cómo creerán a mis palabras?
6:1 Después de esto Yahshua se fue a la otra orilla del mar del Galil (o sea, de Tiberias),
6:2 y lo seguía una gran multitud, porque veían los milagros que hacía en los enfermos.
6:3 Yahshua subió a un monte y se sentó allí con sus talmidím.
6:4 Estaba cerca el Pésaj.
6:5 Cuando Yahshua alzó la vista y vio que se le acercaba una gran multitud, le dijo a
Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos?
6:6 Pero decía esto para probarlo, porque Yahshua sabía lo que iba a hacer.
6:7 Felipe le respondió: Doscientos denarios de pan no bastan, para que cada uno de ellos
reciba un poco.
6:8 Uno de sus talmidím, Andrés, el ají de Shimón Kefá, le dijo:
6:9 Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos pescaditos. Pero, ¿qué es
eso para tantos?
6:10 Entonces Yahshua dijo: Hagan primero recostar a la gente. Había mucha hierba en
aquel lugar (no era una montaña árida). Así que se recostaron como cinco mil
hombres.
6:11 Entonces Yahshua tomó los panes, y después de dar gracias, los repartió entre los que
estaban recostados. De igual manera repartió de los pescados, cuanto quisieran.
6:12 Cuando se saciaron, le dijo a sus talmidím: Recojan los pedazos que han sobrado,
para que no se pierda nada.
6:13 Así que los recogieron, y llenaron doce canastas con los pedazos de los cinco panes de
cebada que les sobraron a los que comieron.
6:14 Entonces, cuando aquella gente vio el milagro que había hecho Yahshua, decían:
Verdaderamente, éste es el profeta que ha de venir al mundo
6:15 Como Yahshua entendió que iban a venir para tomarlo por la fuerza y hacerlo rey, se
retiró de nuevo al monte, él solo.
6:16 Cuando anochecía, sus talmidím bajaron al mar,
6:17 abordaron una embarcación, e iniciaron la travesía por el mar hacia Kefar Najum. Ya
había oscurecido, y Yahshua todavía no los había alcanzado.
6:18 Mientras tanto el mar se iba encrespando porque soplaba un viento fuerte.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1471

YOHANAN

JUAN

6:19 Después que hubieron remado como cinco o seis kilómetros, vieron a Yahshua
caminando sobre el mar y acercándose a la embarcación, y tuvieron miedo.
6:20 Pero él les dijo: Soy yo; no teman
6:21 Entonces ellos lo recibieron con gusto en la embarcación, y enseguida la embarcación
llegó a la tierra a donde iban.
6:22 Al día siguiente, la multitud que había estado al otro lado del mar notó que no había
allí más que una sola embarcación, y que Yahshua no había entrado en la embarcación
con sus talmidím, sino que éstos se habían ido solos.
6:23 Sin embargo, de Tiberias habían llegado otras embarcaciones cerca del lugar donde
habían comido el pan después que el Rabí Yahshua hubo dado gracias.
6:24 Entonces, cuando la multitud vio que Yahshua no estaba allí ni tampoco sus talmidím,
ellos entraron en las embarcaciones y fueron a Kefar Najum buscando a Yahshua.
6:25 Cuando lo hallaron al otro lado del mar, le preguntaron: Rabí, ¿cuándo llegaste acá?
6:26 Yahshua les respondió: En verdad, en verdad les digo que ustedes me buscan,
no porque hayan visto los milagros, sino porque comieron de los panes y se
saciaron.
6:27 Trabajen, no por la comida que perece, sino por la comida que permanece
para vida eterna, que el Ben Ha Adan les dará; porque en éste, el Abba Yahweh
Elohé ha puesto su sello.
6:28 Entonces le dijeron: ¿Qué debemos hacer para realizar las obras de Yahweh Elohé?
6:29 Yahshua les respondió: Esta es la obra de Yahweh Elohé: que crean en aquel
que él envió, a mí.
6:30 Entonces le dijeron: ¿Y qué señal haces tú, para que veamos y creamos en ti? ¿Qué
obra haces?
6:31 Nuestros padres comieron el maná en el midbah (desierto), como está escrito: Pan
del shamaim les dio a comer.
6:32 Así que Yahshua les dijo: En verdad, en verdad les digo que no fue Moshé quien
les dio el pan del shamaim; no, fue mi Abba Yahweh quien les da el verdadero
pan del shamaim.
6:33 Porque el pan de Yahweh Elohé es Aquel que desciende del shamaim y le da
vida al mundo (Yahshua Ha Mashiaj).
6:34 Ellos le dijeron: Rabí, danos siempre ese pan.
6:35 Yahshua les dijo: Yo soy el pan de vida. El que viene a mí nunca tendrá hambre,
y el que cree en mí no tendrá sed jamás.
6:36 Pero ya les he dicho que ustedes me han visto, y sin embargo no creen.
6:37 Todos los que el Abba me ha dado vendrán a mí; y al que a mí viene, jamás lo
echaré fuera.
6:38 Porque yo he descendido del shamaim, no para hacer la voluntad mía, sino la
voluntad del que me envió.
6:39 Y ésta es la voluntad del que me envió: que yo no deje perder a ninguno de
los que me ha dado, sino que los resucite en el día final.
6:40 Esta es la voluntad de mi Abba: que todo aquel que mire al Ben y crea en él
tenga vida eterna, y que yo lo resucite en el día final.
6:41 Entonces los yahuditas murmuraban de él porque había dicho: Yo soy el pan que
descendió del shamaim.
6:42 Y decían: ¿Éste no es Yahshua, el ben de Yosef? ¿No conocemos a su abba/padre y a
su ima/madre? ¿Cómo es que ahora dice: He descendido del shamaim?
6:43 Yahshua les respondió: No murmuren más entre ustedes.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1472

YOHANAN

JUAN

6:44 Nadie puede venir a mí, a menos que el Abba Yahweh que me envió lo traiga;
y yo lo resucitaré en el día final.
6:45 Está escrito en los Profetas: Y todos recibirán enseñanza de YAHWEH. Así que,
todo el que oye y aprende de la Torah (Instrucción) del Abba viene a mí.
6:46 No es que alguien haya visto al Abba, solamente aquel que proviene de
YAHWEH ha visto al Abba.
6:47 En verdad, en verdad les digo: El que cree en mí tiene vida eterna.
6:48 Soy yo el pan de vida.
6:49 Sus padres comieron el maná en el midbah y aún así murieron.
6:50 Soy yo el pan que desciende del shamaim, para que el que coma de mi no
muera.
6:51 Soy yo el pan vivo que descendió del shamaim; si alguno come de este pan,
vivirá para siempre. El pan que yo daré por la vida de los que creen en mi es mi
carne.
6:52 Entonces los dirigentes yahuditas discutían entre ellos, diciendo: ¿Cómo puede éste
darnos a comer su carne?
6:53 Y Yahshua les dijo: En verdad, en verdad les digo que si no comen la carne del
Ben Ha Adan y no beben su sangre, no tienen vida en ustedes. (Hebraísmo que
no fue entendido por los dirigentes)
6:54 El que come mi carne (cree que yo he venido en carne y me acepta) y bebe mi
sangre (acepta mi sacrificio de muerte expiatoria) tiene vida eterna, y aunque
muera, yo lo resucitaré en el día final.
6:55 Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.
6:56 El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí, y yo en él.
6:57 Así como me envió el Yahweh, el Abba Viviente, y yo vivo por el Abba, así
mismo el que me acepta también vivirá por mí.
6:58 Este es el verdadero pan que descendió del shamaim. No como el que
comieron los padres y murieron; porque el que coma de este pan vivirá para
siempre.
6:59 Estas cosas dijo en la sinagoga, cuando enseñaba en Kefar Najum.
6:60 Entonces, al oír esto, muchos de sus talmidím dijeron: Esa declaración está fuerte;
¿quién la puede entender?
6:61 Sabiendo Yahshua en sí mismo que sus talmidím murmuraban de esto, les dijo: ¿Esto
los escandaliza?
6:62 ¿Y si vieran al Ben Ha Adan subir a donde estaba primero?
6:63 El Ruaj es el que da vida; la carne no aprovecha para nada. Las palabras que
yo les he hablado son Ruaj y son vida.
6:64 Pero hay entre ustedes algunos que no creen. Pues desde el principio Yahshua
sabía quiénes eran los que no creían y quién lo iba a entregar,
6:65 y decía: Por esta razón les he dicho que nadie puede venir a mí, a menos que
se lo haya permitido el Abba.
6:66 Desde Entonces, muchos de sus talmidím se volvieron atrás, y ya no andaban con él.
6:67 Entonces Yahshua les dijo a los Doce: ¿Quieren irse ustedes también?
6:68 Shimón Kefá le respondió: Adon, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.
6:69 Y nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Kadosh de YAHWEH.
6:70 Yahshua les respondió: ¿No los escogí yo a ustedes doce, y uno de ustedes es
acusador?

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1473

YOHANAN

JUAN

6:71 Él se refería a Yahudah ben de Shimón el Iscariote; porque éste, siendo uno de los
Doce, estaba por entregarlo.
7:1 Después de esto, Yahshua siguió andando por el Galil. No quería andar por Yahudah,
porque los dirigentes yahuditas lo buscaban para matarlo.
7:2 Estaba próxima Chag HaSukkot (la Fiesta de las Cabañas).
7:3 Por eso, sus ajim de sangre le dijeron: Sal de aquí y vete a Yahudah, para que también
allí tus talmidím vean las obras que haces.
7:4 Porque nadie que quiere darse a conocer hace algo en oculto. Ya que haces estas cosas,
manifiéstate al mundo.
7:5 Pues ni aún sus ajim de sangre creían en él.
7:6 Entonces Yahshua les dijo: Mi tiempo no ha llegado todavía, pero el tiempo de
ustedes siempre está a la mano.
7:7 El mundo no puede aborrecerlos a ustedes; pero a mí me aborrece porque yo
doy testimonio de él, que sus obras son malas.
7:8 Suban ustedes a la Fiesta de las Cabañas. Yo no subo todavía a esta fiesta,
porque mi tiempo aún no se ha cumplido.
7:9 Después de decir esto, se quedó en el Galil.
7:10 Pero después que sus ajim subieron a la Fiesta de las Cabañas, Entonces él también
subió, no abiertamente sino en secreto.
7:11 Los yahuditas lo buscaban en la Fiesta y decían: ¿Dónde está aquél?
7:12 Se hacían muchos comentarios sobre él entre las multitudes. Unos decían: Él es bueno.
Pero otros decían: No, pero engaña a la gente.
7:13 Sin embargo, nadie hablaba abiertamente de él, por miedo a los dirigentes yahuditas.
7:14 Cuando ya había pasado la mitad de la Fiesta, Yahshua subió al Templo y se puso a
enseñar.
7:15 Entonces los yahuditas se asombraron, y dijeron: ¿Cómo sabe éste de letras, sin haber
estudiado?
7:16 Por eso Yahshua les respondió: Mi enseñanza no es mía, sino del que me envió.
7:17 Si alguien quiere hacer Su voluntad, conocerá si mi enseñanza proviene de
Elohé o si yo hablo por mi propia cuenta.
7:18 El que habla de sí mismo busca su propia tiferet; pero el que busca la tiferet
del que lo envió, ése es verdadero, y en él no hay inj usticia.
7:19 ¿No les dio Moshé la Torah? Y ninguno de ustedes la cumple. ¿Por qué tratan
de Matarme?
7:20 La multitud respondió: Tienes un demonio. ¿Quién trata de matarte?
7:21 Yahshua les respondió: Una sola obra hice, y todos se asombran.
7:22 Por esto Moshé les dio la circuncisión (no que sea de Moshé, sino de los
padres), y en Shabbat ustedes circuncidan al hombre.
7:23 Si el hombre recibe la circuncisión en Shabbat para que no se quebrante la
Torah de Moshé, ¿se enojan conmigo porque en Shabbat sané a un hombre por
completo?
7:24 No juzguen según las apariencias; juzguen con juicio Tzadik.
7:25 Decían Entonces algunos de Yahrusalaim: ¿No es éste a quien buscan para Matarlo?
7:26 Miren, está hablando públicamente, y no le dicen nada ¿Será que los gobernantes han
reconocido ya que es el Mashíaj?
7:27 Sin embargo éste, sabemos de dónde es; pero cuando venga el Mashíaj, nadie sabrá
de dónde sea.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1474

YOHANAN

JUAN

7:28 Entonces Yahshua alzó la voz en el Templo, mientras enseñaba, y dijo: Así que
ustedes me conocen y saben de dónde soy. Sin embargo yo no he venido por mí
mismo sino que me envió el que es verdadero; pero a ese ustedes no lo conocen.
7:29 Yo lo conozco, porque de él provengo, y él me envió.
7:30 Entonces procuraban apresarlo, pero nadie le puso la mano encima, porque todavía no
le había llegado la hora.
7:31 Muchos del pueblo creyeron en él y decían: Cuando venga el Mashíaj, ¿hará más
milagros que los que ha hecho éste?
7:32 Los Prushim oyeron que la multitud comentaba estas cosas sobre él, y los principales
kohanim y los Prushim enviaron guardias para apresarlo.
7:33 Entonces Yahshua dijo: Todavía estaré con ustedes un poco de tiempo; luego iré
al que me envió.
7:34 Ustedes me buscarán pero no me hallarán, pues a donde yo voy a estar
ustedes no podrán ir.
7:35 Entonces los yahuditas se decían entre ellos: ¿A dónde se irá éste que nosotros no lo
hallemos? ¿Acaso se irá a la dispersión entre los griegos, para enseñarles a los griegos?
7:36 ¿Qué significa esa afirmación que hizo: Ustedes me buscarán pero no me hallarán, y
no podrán ir a donde yo voy a estar?
7:37 En el último día, el día 8º, el día grande de la Fiesta de las Cabañas, Yahshua se puso
de pie y alzó la voz diciendo: Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba.
7:38 El que crea en mí, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su
interior.
7:39 Esto dijo acerca del Ruaj que iban a recibir los que creyeran en él, pues todavía no se
había dado el Ruaj, porque Yahshua aún no había sido glorificado.
7:40 Entonces, cuando algunos de la multitud oyeron estas palabras, dijeron:
Verdaderamente, éste es el Profeta
7:41 Otros decían: Este es el Mashíaj. Pero otros decían: ¿Del Galil podrá salir el Mashíaj?
7:42 ¿No dice la Escritura que el Mashíaj vendrá de la descendencia de Dawid y de la aldea
de Bet Léjem, de donde era Dawid?
7:43 Así que había disensión entre la gente por causa de él.
7:44 Algunos de ellos querían tomarlo preso, pero ninguno le echó mano.
7:45 Luego los guardias regresaron a los principales kohanim y a los Prushim, y ellos les
dijeron: ¿Por qué no lo trajeron?
7:46 Los guardias respondieron: Ningún hombre habló jamás como habla ese hombre
7:47 Entonces los Prushim les respondieron: ¿Será posible que ustedes también hayan sido
engañados?
7:48 ¿Habrá creído en él alguno de los principales o de los Prushim?
7:49 Pero esta gente que no conoce la Torah es maldita.
7:50 Nakdimón, el que fue a Yahshua al principio y que era uno de ellos, les dijo:
7:51 ¿Juzga nuestra ley a un hombre sin oírlo primero y entender qué hace?
7:52 Ellos le respondieron: ¿Eres tú también del Galil? Investiga y verás que del Galil no se
Levanta ningún profeta.
7:53 Entonces se fue cada uno a su casa.
8:1 NO EXISTE
8:2 NO EXISTE
8:3 NO EXISTE
8:4 NO EXISTE

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1475

YOHANAN

JUAN

8:5 NO EXISTE
8:6 NO EXISTE
8:7 NO EXISTE
8:8 NO EXISTE
8:9 NO EXISTE
8:10 NO EXISTE
8:11 NO EXISTE
8:12 Yahshua les habló otra vez a los Prushim y les dijo: Yo soy la luz que alumbra al
mundo; el que me sigue nunca andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la
vida.
8:13 Entonces los Prushim le dijeron: Tú das testimonio de ti mismo; tu testimonio no es
confiable.
8:14 Yahshua les respondió: Aun si yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio es
confiable, porque sé de dónde vine y a dónde voy. Pero ustedes no saben de
dónde vengo ni a dónde voy.
8:15 Ustedes juzgan según la carne, pero yo no juzgo a nadie .
8:16 Y aún si yo juzgo, mi juicio es verdadero; porque no soy yo solo, sino yo y el
Abba Yahweh que me envió.
8:17 En la Torah de ustedes está escrito que el testimonio de dos personas es
confiable.
8:18 Yo soy el que doy testimonio de mí mismo, y el Abba que me envió también
da testimonio de mí.
8:19 Entonces le decían: ¿Dónde está tu Abba? Respondió Yahshua: Ustedes ni me
conocen a mí ni conocen a mi Abba. Si me conocieran a mí, conocerían también
a mi Abba.
8:20 Estas palabras las habló Yahshua mientras enseñaba en el Templo en el lugar de las
ofrendas; pero nadie lo detuvo, porque todavía no le había llegado la hora.
8:21 Luego les dijo otra vez: Yo me voy, y ustedes me buscarán; pero morirán en su
pecado: a donde yo voy, ustedes no pueden ir.
8:22 Entonces los yahuditas decían: ¿Será que va a matarse, y por eso dice: A donde yo
voy, ustedes no pueden ir.
8:23 El les decía: Ustedes son de abajo; yo soy de arriba. Ustedes son de este
mundo; yo no soy de este mundo.
8:24 Por esto les dije que morirán en sus pecados; porque a menos que crean en
quién soy yo, en sus pecados morirán.
8:25 Entonces le preguntaron: ¿Y ¿quién eres tú? Yahshua les dijo: El mismo que les
vengo diciendo desde el principio.
8:26 Muchas cosas tengo que decir y juzgar de ustedes. Pero el que me envió es
veraz; y lo que he oído de parte de él le hablo al mundo.
8:27 Pero no entendieron que les hablaba del Abba Yahweh.
8:28 Entonces Yahshua les dijo: Cuando hayan Levantado al Ben Ha Adan, entonces
entenderán quién soy yo, y que nada hago por mi propia cuenta; sino que hablo
estas cosas porque así me las enseñó el Abba.
8:29 Porque el que me envió, está siempre conmigo. El Abba no me ha dejado solo,
porque yo hago siempre lo que le agrada a él.
8:30 Mientras él decía estas cosas, muchos creyeron en él.
8:31 Entonces, Yahshua les dijo a los yahuditas que habían creído en él: Si ustedes
permanecen en mi, serán verdaderamente mis talmidím;

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1476

YOHANAN

JUAN

8:32 y conocerán la verdad sobre mí, y la verdad sobre mí los hará libres.
8:33 Ellos le respondieron: Somos descendientes de Avraham y jamás hemos sido esclavos
de nadie. ¿Cómo dices tú: Llegarán a ser libres?
8:34 Yahshua les respondió: En verdad, en verdad les digo que todo el que hace del
pecado una práctica, es esclavo ya del pecado.
8:35 El esclavo no permanece en la casa para siempre; el Ben de Yahweh sí
permanece para siempre.
8:36 Así que, si el Ben de Yahweh los hace libres, serán verdadera-mente libres.
8:37 Sé que ustedes son descendientes de Avraham; sin embargo, procuran
matarme, porque mi davar no tiene cabida en ustedes.
8:38 Yo hablo de lo que he visto estando con el Abba Yahweh, y ustedes hacen lo
que han oído de parte de su Abba.
8:39 Ellos le respondieron: Nuestro Abba es Avraham. Yahshua les dijo: Pues si son benei
de Avraham, hagan las obras de Avraham.
8:40 Pero ahora procuran matarme a mí, un hombre que les he hablado la verdad
que oí de parte de Yahweh Elohé. Eso no lo hizo Avraham.
8:41 Ustedes hacen las obras de su Abba. Ellos le dijeron: Nosotros no hemos nacido de
fornicación. Tenemos un solo Abba, Elohé.
8:42 Entonces Yahshua les dijo: Si Yahweh Elohé fuera su Abba, ustedes me amarían;
porque yo he salido y he venido de Elohé. Yo no he venido por mí mismo, sino
que él me envió.
8:43 ¿Por qué no comprenden lo que digo? Porque no pueden oír mi davar.
8:44 Ustedes son de su abba el ha satán, y quieren satisfacer los deseos de su
Abba. El ha sido homicida desde el principio y no se ha basado jamás en la
verdad, porque no hay ni habrá verdad en él. Y cuando habla mentira, de lo suyo
propio habla, porque es mentiroso y abba de mentira.
8:45 Pero a mí, porque les digo la verdad, no me creen.
8:46 ¿Quién de ustedes me halla culpable de pecado? Y si digo la verdad, ¿por qué
ustedes no me creen?
8:47 El que es de Yahweh Elohé escucha las palabras de Yahweh Elohé. Por eso
ustedes no las escuchan, porque no son de Yahweh Elohé.
8:48 Los yahuditas le respondieron: ¿No decimos con razón que tú eres shomronita y que
tienes un demonio?
8:49 Yahshua respondió: Yo no tengo un demonio, sino que honro a mi Abba y
Yahweh Elohé; pero ustedes me deshonran.
8:50 Yo no busco mi tiferet; hay quien la busca y se atreve a juzgar.
8:51 En verdad, en verdad les digo que si alguno practica mi halajá, nunca verá la
muerte para siempre.
8:52 Entonces los yahuditas le dijeron: Ahora sabemos que tienes un demonio Avraham
murió, y también los profetas; y tú dices: Si alguno guarda mi halajá, nunca gustará la
muerte para siempre.
8:53 ¿Eres tú acaso mayor que nuestro Abba Avraham quien murió, o los profetas quienes
también murieron? ¿Quién pretendes ser?
8:54 Yahshua respondió: Si yo me glorifico a mí mismo, mi tiferet no es nada. El que
me glorifica es mi Abba Yahweh, de quien ustedes dicen: Es nuestro Elohé.
8:55 Y ustedes no lo conocieron ni le conocen, pero yo sí lo conozco perfectamente.
Y si dijera que no lo conozco, sería un mentiroso como lo son todos ustedes.
Pero yo lo conozco y obedezco su Davar.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1477

YOHANAN

JUAN

8:56 Avraham, quien dicen ustedes que era su abba, se alegró de ver mi día; él lo
vio y se gozó.
8:57 Entonces le dijeron los dirigentes yahuditas: Todavía no tienes ni cincuenta años, ¿y
dices que has visto a Avraham?
8:58 Yahshua les dijo: En verdad, en verdad les digo que desde antes que Avraham
naciera, yo existía.
8:59 Entonces cogieron piedras para tirárselas, pero Yahshua se ocultó y salió del recinto
del Templo.
9:1 Al pasar adelante, vio a un hombre ciego de nacimiento,
9:2 y sus talmidím le preguntaron: Rabí, ¿por el pecado de quién nació ciego ese?
9:3 Yahshua respondió: Ni pecó él ni sus padres; eso fue para que se manifestaran
en él las obras de Yahweh Elohé.
9:4 Tengo que hacer las obras del que me envió, mientras dure el día. La noche
viene cuando nadie puede trabajar.
9:5 Y mientras yo esté en el mundo, soy luz para el mundo.
9:6 Dicho esto, escupió en tierra, hizo lodo con la saliva y con el lodo untó los ojos del
ciego.(costumbre talmúdica que se usaba para demostrar si era hijo legitimo o
no)
9:7 Y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Shilóaj (que significa enviado). Así que
él fue, se lavó y regresó viendo.
9:8 Entonces los vecinos y los que antes lo habían visto que era un mendigo, preguntaban:
¿No es ése el que se sentaba a mendigar?
9:9 Unos decían: Ese es. Y otros: No, pero se parece a él. Y él decía: sí, soy yo.
9:10 Entonces le preguntaron: ¿Cómo se te abrieron los ojos?
9:11 El respondió: El hombre que se llama Yahshua hizo lodo, me untó los ojos y m e dijo:
Ve a Shilóaj y lávate. Entonces cuando fui y me lavé, recibí la vista.
9:12 Y le preguntaron: ¿Dónde está él? El dijo: No sé.
9:13 Llegaron ante los Prushim al que había sido ciego,
9:14 porque el día en que Yahshua hizo lodo y le abrió los ojos era Shabbat.
9:15 Entonces, los Prushim le volvieron a preguntar de qué manera había recibido la vista,
y les dijo: El me puso lodo sobre los ojos; me lavé y veo.
9:16 Entonces algunos de los Prushim decían: Este hombre no es de Elohé, porque no
guarda el Shabbat. Pero otros decían: ¿Cómo puede un hombre pecador hacer tales
milagros? Había una división entre ellos.
9:17 Entonces volvieron a preguntarle al ciego: ¿Qué piensas tú de él, ya que te abrió los
ojos? Y él dijo: Que es un profeta.
9:18 Pero los dirigentes yahuditas no creían que él había sido ciego y que había recibido la
vista, hasta que llamaron a los padres del que había recibido la vista,
9:19 y les preguntaron: ¿Es éste su ben, el que ustedes dicen que nació ciego? ¿Y cómo es
que ahora ve?
9:20 Sus padres respondieron: Sabemos que éste es nuestro ben y que nació ciego.
9:21 Pero cómo ve ahora, no lo sabemos; o quién le haya abierto los ojos, nosotros
tampoco lo sabemos. Él tiene edad; pregúntenle, y él hablará por su cuenta.
9:22 Sus padres dijeron esto porque tenían miedo de los dirigentes yahuditas, porque ya los
dirigentes yahuditas habían acordado que si alguno confesaba que Yahshua era el Mashíaj,
lo expulsarían de la sinagoga.
9:23 Por eso fue que sus padres dijeron: Él tiene edad; pregúntenle a él.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1478

YOHANAN

JUAN

9:24 Así que por segunda vez llamaron al hombre que había sido ciego y le dijeron: Di la
verdad ante Elohé. Nosotros sabemos que ese hombre es pecador.
9:25 Entonces él respondió: Si es pecador o no lo es, no lo sé. Pero una cosa si s é: que yo
antes era ciego y ahora veo.
9:26 Luego le preguntaron: ¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos?
9:27 Él les contestó: Ya les dije, y no escucharon. ¿Por qué lo quieren oír otra vez? ¿Acaso
quieren también ustedes hacerse sus talmidím?
9:28 Entonces lo insultaron y dijeron: Talmid de ese lo serás tú Nosotros somos talmidím de
Moshé
9:29 Sabemos que Yahweh Elohé habló por medio de Moshé, pero éste, no sabemos de
dónde sea.
9:30 El hombre les respondió: Pues eso sí que es maravilloso Que ustedes no sepan de
dónde es, y a mí me abrió los ojos.
9:31 Sabemos que Elohé no oye a los pecadores; pero si alguien es temeroso de YAHWEH y
hace su voluntad, a ése lo oye.
9:32 Nunca jamás se ha oído decir que alguien le haya abierto los ojos a uno que nació
ciego.
9:33 Si éste no viniera de Yahweh Elohé, no podría hacer nada.
9:34 Ellos le contestaron: Tú naciste sumido en pecado, ¿y quieres enseñarnos a nosotros?
Y lo expulsaron.
9:35 Yahshua oyó decir que lo habían echado fuera; y cuando se encontró con él le
preguntó: ¿Tú crees en el Ben Ha Adan?
9:36 El respondió: Rabí, dime quién es, para creer en él.
9:37 Yahshua le dijo: Ya lo has visto: es el mismo que habla contigo.
9:38 Y dijo: Creo, Rabí Y se postró ante él, honrándole.
9:39 Y Yahshua dijo: Para juicio he venido a este mundo; para que vean los que no
ven, y los que ven queden ciegos.
9:40 Al oír esto, algunos de los Prushim que estaban con él le dijeron: ¿Acaso nosotros
también somos ciegos?
9:41 Yahshua les dijo: Si fueran ciegos, no tendrían pecado; pero como ahora
ustedes dicen que ven, su pecado permanece.
10:1 En verdad, en verdad les digo que el que no entra al redil de las ovejas de
Yisrael, por la puerta, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y asaltante.
10:2 Pero el que entra por la puerta es el Pastor de las ovejas.
10:3 A él le abre el portero, y las ovejas oyen su voz. A sus ovejas las llama por
nombre y las conduce afuera.
10:4 Y cuando saca fuera a todas las suyas, va delante de ellas; y las ovejas lo
siguen, porque conocen su voz y confían en él.
10:5 Pero al falso pastor jamás lo seguirán; más bien, huirán de él, porque no
conocen la voz de los extraños.
10:6 Yahshua les dijo esta figura, pero ellos no entendieron lo que les quería decir.
10:7 Entonces Yahshua les habló de nuevo: En verdad, en verdad les digo que soy yo
la puerta de las ovejas.
10:8 Todos los que vinieron antes de mí eran ladrones y asaltantes, por eso las
ovejas no les hicieron caso.
10:9 Yo soy la puerta. Si alguien entra por mí, se salvará; entrará y saldrá, y
hallará pastos.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1479

YOHANAN

JUAN

10:10 El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Yo he venido para que
tengan vida, y para que la tengan en abundancia.
10:11 Soy yo el buen pastor; el buen pastor pone su vida por las ovejas.
10:12 Pero el pastor asalariado, que no es el verdadero Pastor, y a quien no le
pertenecen las ovejas, cuando ve que viene el lobo, las abandona y huye; y el
lobo persigue y esparce las ovejas.
10:13 Y huye porque es asalariado, y a él, en realidad, no le importan las ovejas.
10:14 Soy yo el buen Pastor y yo conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a
mí.
10:15 Y como el Abba Yahweh me conoce, y yo también le conozco a Él; y él sabe
que pongo mi propia vida por las ovejas.
10:16 También tengo otras ovejas que no son de este redil de Yahudah. Y a ellas
también tengo que traerlas (las 10 tribus perdidas de la bayit de Yisrael) , y
oirán mi voz. Y así habrá un solo rebaño (las 12 tribus reunidas) y un solo
Pastor que las guíe, yo mismo.
10:17 Y por eso me ama el Abba Yahweh, porque yo estoy dispuesto a poner mi
vida por ellas, para después, volverla a recibir.
10:18 Que quede claro, que nadie me la quita, sino que soy yo, quien la pongo por
mi propia decisión. Tengo derecho de ponerla, y tengo derecho de volverla a
recibir. Este fue el Mitzvot (Mandamiento) que recibí de mi Abba Yahweh cuando
fui enviado del shamayim.
10:19 Y de nuevo hubo división entre los dirigentes yahuditas a causa de estas palabras de
Yahshua,
10:20 y por eso, muchos de ellos decían: Tiene un demonio y está desquiciado. ¿Por qué le
hacen caso?
10:21 Otros decían: Esas palabras no son las de un endemoniado. ¿Podrá un demonio abrir
los ojos de los ciegos?
10:22 Se celebraba Entonces la Fiesta de la Dedicación del Templo de Shelomoj ( NO ERA
JANUKA) en Yahrusalaim. Era invierno, (Divré Bet 3, Melajim Alef 6)
10:23 y Yahshua se paseaba por el Templo como hacía casi siempre, pero esta vez lo hizo
en el pórtico de Shelomoj como era la costumbre en esa fiesta.
10:24 Entonces lo rodearon los dirigentes yahuditas y le dijeron: ¿Hasta cuándo nos tendrás
en suspenso? Si tú eres el Mashíaj, dínoslo abiertamente.
10:25 Yahshua les contestó: Ya se lo he dicho, pero ustedes no creen. Las obras que
yo hago en nombre de mi Abba Yahweh, ésas dan testimonio de mí.
10:26 Pero ustedes no creen, porque no son de mis ovejas.
10:27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen.
10:28 Y yo les doy Vida Eterna, y no perecerán jamás, y nadie las podrá arrebatar
jamás de mi mano.
10:29 Porque mi Abba Yahweh que me las ha dado, es mayor que todos ustedes; y
nadie las puede arrebatar de las manos del Abba Yahweh.
10:30 Yo y el Abba Yahweh somos Ejad (Uno) en un acuerdo.
10:31 Y los dirigentes yahuditas volvieron a tomar piedras para apedrearlo.
10:32 Y Yahshua les respondió: Muchas obras buenas les he mostrado de parte del
Abba Yahweh. ¿Por cuál de esas obras me van a apedrear?
10:33 Los dirigentes yahuditas le respondieron: No te vamos a apedrear por una obra
buena, sino porque blasfemas y porque tú, siendo hombre, te haces divino.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1480

YOHANAN

JUAN

10:34 Yahshua les respondió: ¿No está escrito en la Torah de Moshé: Yo dije:
Ustedes son poderosos?
10:35 Y si llamó poderosos a aquéllos a quienes se les dirigió la Davar de Yahweh
Elohé (y la Escritura no se puede quebrantar),
10:36 ¿Por qué me dicen ustedes a mí, a quien el Abba santificó y envió al mundo:
Tú blasfemas, porque dije que soy Ben de Elohé?
10:37 Si no hago las obras de mi Abba, no me crean.
10:38 Pero si las hago, aunque a mí no me crean, créanles a las obras; para que
conozcan y crean que el Abba Yahweh está mi lado, y yo estoy al lado del Abba
Yahweh.
10:39 Por eso trataron otra vez de apresarlo, pero él se les escapó de las manos.
10:40 Y se retiró otra vez al otro lado del Yardén, al lugar donde al principio Yohanan había
estado haciendo tevilá, y se quedó allí.
10:41 Muchos acudieron a él, y decían: Yohanan, en realidad, no hizo ningún milagro; todo
lo que Yohanan dijo de éste era verdad.
10:42 Y muchos creyeron en él allí.
11:1 Estaba entonces enfermo un hombre llamado Elazar, de Bet-Hiní (Betania), la aldea
de Miryam y de su ajot Marta.
11:2 Miryam fue la que ungió al Rabí con perfume y le secó los pies con sus cabellos
(Mardokhay 14). Y Elazar, que estaba enfermo, era su ají.
11:3 Entonces sus ajayot le mandaron decir: Rabí, mira, tu javer está enfermo.
11:4 Pero cuando Yahshua oyó esto dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino
para la tiferet de Yahweh Elohé; para que el Ben de Yahweh Elohé se glorifique
por ella.
11:5 Yahshua quería mucho a Marta, a su ajot Miryam y a Elazar.
11:6 Sin embargo, cuando oyó que estaba enfermo pero no era una enfermedad de muerte,
se quedó aún dos días más en el lugar donde estaba.
11:7 Entonces, después de esto, les dijo a sus talmidím: Vamos a Yahudah otra vez.
11:8 Ellos le dijeron: Rabí, hace poco los dirigentes yahuditas procuraban apedrearte, ¿y
vas a ir allá otra vez?
11:9 Yahshua respondió: ¿No tiene la luz solar del día doce horas? Si uno camina de
día con su luz, no tropieza, porque ve la luz solar.
11:10 Pero si uno camina de noche, tropieza porque no hay luz del día en él.
11:11 Después de decir estas cosas, les dijo: Nuestro javer Elazar se durmió, pero voy
para despertarlo.
11:12 Entonces dijeron sus talmidím: Rabí, si duerme, se sanará.
11:13 Sin embargo, Yahshua había dicho esto de la muerte de Elazar, pero ellos pensaron
que hablaba del reposo del sueño.
11:14 Así que, luego Yahshua les dijo claramente: Elazar ha muerto;
11:15 y por ustedes me alegro de que yo no haya estado allá, para que crean. Pero
vayamos donde él.
11:16 Entonces Tomá, el llamado Gemelo, dijo a sus condiscípulos: Vamos también
nosotros, para que muramos con él.
11:17 Cuando llegó Yahshua, halló que hacía ya cuatro días que Elazar estaba en el
sepulcro.
11:18 Bet-Hiní estaba cerca de Yahrusalaim, como a quince estadios dos millas (tres
kilómetros),

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1481

YOHANAN

JUAN

11:19 y muchos de los yahuditas habían venido donde Marta y Miryam para consolarlas por
la muerte de su ají.
11:20 Entonces cuando oyó que venía Yahshua, Marta salió a recibirlo, pero Miryam se
quedó sentada en casa.
11:21 Marta le dijo a Yahshua: Rabí, si hubieras estado aquí, mi ají no habría muerto.
11:22 Pero ahora también sé que todo lo que le pidas a Elohé, Elohé te lo concederá.
11:23 Yahshua le dijo: Tu ají resucitará.
11:24 Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección del día final.
11:25 Yahshua le dijo a Marta: Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí,
aunque muera, vivirá.
11:26 Y todo aquel que vive y cree en mí no morirá para siempre. ¿Crees esto?
11:27 Le dijo: Sí, Rabí; yo he creído que tú eres el Mashíaj, el Ben de Yahweh Elohé, el que
había de venir al mundo.
11:28 Y después de decir esto, fue y llamó en secreto a su ajot Miryam, diciendo: El Rabí
está aquí y te llama.
11:29 Ella, cuando lo oyó, se Levantó de prisa y fue a donde él estaba;
11:30 pues Yahshua todavía no había llegado a la aldea, sino que estaba en el lugar donde
Marta lo había encontrado.
11:31 Entonces, los yahuditas que estaban en la casa con ella consolándola, cuando vieron
que Miryam se Levantó de prisa y salió, la siguieron, porque pensaban que iba al sepulcro
a llorar allí.
11:32 Luego, cuando Miryam llegó al lugar donde estaba Yahshua y lo vio, se postró a sus
pies diciéndole: Rabí, si hubieras estado aquí, mi ají no habría muerto.
11:33 Entonces Yahshua, al verla llorando y al ver a los yahuditas que habían venido con
ella también llorando, se conmovió en su Ruaj y se entristeció.
11:34 Y dijo: ¿Dónde lo han puesto? Le dijeron: Rabí, ven y verás.
11:35 Y Yahshua lloró.
11:36 Entonces dijeron los yahuditas: Miren cuánto lo quería.
11:37 Pero algunos de ellos dijeron: ¿No podía éste, que abrió los ojos al ciego, evitar
también que Elazar muriera?
11:38 Yahshua, conmovido otra vez dentro de sí, fue al sepulcro. Era una cueva y tenía
puesta una piedra contra la entrada.
11:39 Yahshua dijo: Quiten la piedra. Marta, la ajot del que había muerto, le dijo: Rabí,
ya hiede, porque tiene cuatro días que ha muerto.
11:40 Yahshua le dijo: ¿No te dije que si crees verás la tiferet de Yahweh Elohé?
11:41 Luego quitaron la piedra, y Yahshua alzó los ojos arriba y dijo: Abba, te doy gracias
porque me oíste.
11:42 Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la gente que está
alrededor, para que crean que tú me has enviado.
11:43 Después de decir esto, llamó con voz fuerte: Elazar, ven fuera
11:44 Y el que había estado muerto salió, atados los pies y las manos con vendas y su cara
envuelta en un sudario. Yahshua les dijo: Desátenlo y déjenlo ir.
11:45 Muchos de los yahuditas que habían venido donde Miryam y habían visto lo que había
hecho Yahshua, creyeron en él.
11:46 Pero algunos de ellos fueron donde los Prushim y les dijeron lo que había hecho
Yahshua.
11:47 Entonces los principales kohanim y los Prushim reunieron al Sanhedrín y decían:
¿Qué hacemos? Pues este hombre hace muchos milagros.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1482

YOHANAN

JUAN

11:48 Si lo dejamos seguir así, todos creerán en él; y vendrán los romanos y destruirán
nuestro lugar y nuestra nación.
11:49 Entonces uno de ellos, Kayafá, que era que era Kohen HaGadol ese año, les dijo:
Ustedes no saben nada;
11:50 ni consideran que les conviene que un solo hombre muera por el pueblo, aunque sea
inocente y no que perezca toda la nación.
11:51 Pero esto no lo dijo de sí mismo; sino que, como era el Kohen HaGadol de aquel año,
anunció y decidió que Yahshua había de morir por la nación;
11:52 y no solamente por la nación, sino también para reunificar a los benei de YAHWEH
que estaban esparcidos.
11:53 Así que, desde aquel día resolvieron matarlo.
11:54 Por eso Yahshua ya no andaba abiertamente entre los yahuditas, sino que se fue de
allí a la región que está junto al midbah (desierto), a una ciudad que se llama Efráyim; y
estaba allí con sus talmidím.
11:55 Ya estaba próximo el Pésaj, y muchos subieron de esa región a Yahrusalaim antes de
Pésaj para Hiteharuh (purificarse).
11:56 Buscaban a Yahshua y se decían unos a otros, estando en el Templo: ¿Qué les
parece? ¿Que tal vez ni venga a la fiesta de Pésaj?
11:57 Los principales kohanim y los Prushim habían dado órdenes de que si alguno supiera
dónde estaba, lo informara para apresarlo.
12:1 Seis días antes de Pésaj, llegó Yahshua a Bet-Hiní, donde estaba Elazar, a quien él
había resucitado de entre los muertos.
12:2 Y le hicieron allí una cena. Marta servía, y Elazar era uno de los que estaban sentados a
la mesa con él.
12:3 Entonces Miryam, que había traído una libra de perfume de nardo puro de mucho valor,
ungió los pies de Yahshua y los limpió con sus cabellos. Y la casa se llenó con el olor del
perfume.
12:4 Pero uno de sus talmidím, Yahudah el Iscariote, el que estaba por entregarlo, dijo:
12:5 ¿Por qué no se vendió ese perfume por trescientos denarios y se le dio a los pobres?
12:6 Pero dijo esto, no porque le importaran los pobres, sino porque era ladrón, y como
tenía la bolsa a su cargo sustraía de lo que se echaba en ella.
12:7 Entonces Yahshua dijo: Déjala. Para el día de mi sepultura ha guardado esto.
12:8 Porque a los pobres siempre los tienen con ustedes, pero a mí, no siempre me
tendrán.
12:9 Entonces mucha gente de los yahuditas se enteró de que él estaba allí; y fueron, no
sólo por Yahshua, sino también para ver a Elazar, a quien él había resucitado de entre los
muertos.
12:10 Pero los principales kohanim resolvieron matar también a Elazar,
12:11 porque por causa de él muchos de los yahuditas se apartaban y creían en Yahshua.
12:12 Al día siguiente, cuando oyeron que Yahshua venía a Yahrusalaim, la gran multitud
que había venido a la Fiesta
12:13 tomó ramas de palmera y salió a recibirlo, y lo aclamaban a gritos: Hoshía-na Barut
el que viene en el nombre de YAHWEH, el Rey de Yisrael
12:14 Yahshua encontró un burrito, y se montó sobre él, como está escrito:
12:15 No temas, hija de Tzión, Mira, tu Rey viene, sentado sobre una cría de asna

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1483

YOHANAN

JUAN

12:16 Sus talmidím no entendieron estas cosas al principio. Pero cuando Yahshua fue
glorificado, Entonces se acordaron de que esto estaba escrito acerca de él, y que así
mismo se había cumplido en él.
12:17 La gente que estaba con él daba testimo nio de cuando llamó a Elazar del sepulcro y
lo resucitó de entre los muertos.
12:18 Por esto también la multitud salió a recibirlo, porque oyeron que él había hecho aquel
milagro.
12:19 Entonces los Prushim dijeron entre ellos: Ya ustedes ven que no adelantan nada.
Miren cómo todo el mundo se va detrás de él.
12:20 Había ciertos prosélitos entre los que habían subido a adorar a Yahweh en la Fiesta.
12:21 Ellos se acercaron a Felipe, que era de Bet-Tsaidah del Galil, y le rogaban: Rabí,
quisiéramos ver a Yahshua.
12:22 Felipe fue y se lo dijo a Andrés, y Andrés y Felipe se lo dijeron a Yahshua.
12:23 Y Yahshua les respondió: Ha llegado la hora para que el Ben Ha Adan se
glorifique.
12:24 En verdad, en verdad les digo que a menos que el grano de trigo caiga en la
tierra y muera, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.
12:25 El que ama su vida, la pierde; pero el que menosprecia su vida en este mundo,
la conserva para vida eterna.
12:26 El que quiera servirme, que me siga; y donde yo esté, allí también estará mi
servidor. Si alguno me sirve, el Abba lo honrará.
12:27 Ahora me siento turbado. ¿Qué diré: Abba, sálvame de este momento? Pero
si para eso he venido, para este momento.
12:28 Abba, glorifica tu nombre. Entonces vino una voz del shamaim: Ya lo he
glorificado y lo glorificaré otra vez
12:29 La multitud que estaba presente y escuchó, decía que había sido un trueno. Otros
decían: Un mensajero le ha hablado
12:30 Yahshua respondió: No fue por mí que se oyó esa voz, sino por ustedes.
12:31 Ahora es el juicio de este mundo. Ahora echarán fuera el príncipe de este
mundo.
12:32 Y yo, cuando me levanten de la tierra, atraeré a todos hacia mí.
12:33 Decía eso para dar a entender de qué manera iba a morir.
12:34 Entonces la gente le respondió: Nosotros hemos oído que, según la Toráh, el Mashíaj
permanece para siempre. ¿Y cómo es que tú dices que el Ben Ha Adan tiene que ser
levantado? ¿Quién es ese Ben Ha Adan?
12:35 Entonces Yahshua les dijo: Todavía por un poco de tiempo estará la luz entre
ustedes. Caminen mientras tienen la luz, para que no los sorprendan las
tinieblas. Porque el que anda en tinieblas no sabe a dónde va.
12:36 Mientras tengan la luz, crean en la luz, para que sean benei de la luz. Estas
cosas las habló Yahshua, y luego se apartó y se escondió de ellos.
12:37 Pero a pesar de haber hecho tantos milagros delante de ellos, no creían en él;
12:38 así se cumplió la declaración del profeta YeshaYah que dijo: YAHWEH, ¿quién ha
creído a nuestro mensaje? ¿A quién se le ha revelado el brazo de YAHWEH?
12:39 Por eso no podían creer, porque YeshaYah dijo en otra ocasión:
12:40 El ha cegado los ojos de ellos y endureció su lev/corazón, para que no vean con los
ojos ni entiendan con el lev/corazón, ni se conviertan, y yo los sane.
12:41 Estas cosas dijo YeshaYah porque vio su tiferet y habló acerca de él.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1484

YOHANAN

JUAN

12:42 Sin embargo, aún de entre los dirigentes, muchos creyeron en él, pero por causa de
los Prushim no lo confesaban, para que no los expulsaran de la sinagoga.
12:43 Porque amaron la tiferet de los hombres más que la tiferet de Yahweh Elohé.
12:44 Pero Yahshua alzó la voz y dijo: El que cree en mí, no es en mí que cree, sino en
el que me envió, Yahweh Elohé, mi Abba;
12:45 y el que me ve a mí, ve al que me envió, porque yo le represento.
12:46 Yo he venido al mundo como luz, para que todo el que crea en mí no
permanezca en las tinieblas.
12:47 Si alguien oye mis palabras y no las pone en práctica, yo no lo juzgo; porque
yo no vine para juzgar al mundo, sino para salvar al mundo.
12:48 El que me rechaza y no recibe mis palabras tiene quien lo juzgue: el
testimonio de la davar que he hablado lo juzgará en el día final.
12:49 Porque yo no hablé por mí mismo; sino que el Abba Yahweh que me envió, él
me ha dado Miztvot de lo que debo decir y de lo que debo hablar.
12:50 Y sé que Su mandamiento es vida eterna. Así que, lo que yo hablo, lo hablo
tal y como me lo ha dicho el Abba Yahweh.
13:1 Antes de la Fiesta de Pésaj, sabiendo Yahshua que le había llegado la hora para pasar
de este mundo al Abba, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los
amó hasta el fin.
13:2 Durante la cena, como el ha satan ya había puesto en el lev/corazón de Yahudah ben
de Shimón el Iscariote que lo entregara,
13:3 y sabiendo Yahshua que el Abba había puesto todas las cosas en sus manos y que él
había salido de Elohé y a Elohé iba,
13:4 se Levantó de la cena; se quitó el manto, y tomando una toalla, se ciñó con ella.( esto
tiene un gran significado en el pueblo yisraelita de la antigüedad)
13:5 Luego echó agua en una vasija y comenzó a lavar los pies de los talmidím
(costumbre yisraelita de atender a los invitados) y a secarlos con la toalla con que
estaba ceñido.
13:6 Entonces, cuando llegó a Shimón Kefá, éste le dijo: Rabí, ¿tú me lavas los pies a mí?
13:7 Yahshua le respondió: Lo que yo hago, tú no lo entiendes ahora, pero lo
comprenderás después.
13:8 Kefá le dijo: Jamás me lavarás los pies Yahshua le respondió: Si no te lavo, no
tendrás parte conmigo.
13:9 Shimón Kefá le dijo: Entonces, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza.
13:10 Yahshua le dijo: El que se ha lavado no tiene necesidad de lavarse más que los
pies, pues está todo limpio. Ya ustedes están limpios, aunque no todos.
13:11 Porque sabía quién lo iba a entregar, por eso dijo: No todos están limpios.
13:12 Después que les lavó los pies, recogió su manto, se volvió a sentar a la mesa y les
dijo: ¿Entiendan lo que he hecho con ustedes?
13:13 Ustedes me llaman Roeh y Rabí; y dicen bien, porque lo soy.
13:14 Pues bien, si yo, el Rabí y el roeh, les lavé los pies, también ustedes deben
lavarse los pies unos a otros.
13:15 Porque les he dado un ejemplo, para que ustedes también hagan como yo
hice con ustedes.
13:16 En verdad, en verdad les digo que el siervo no es mayor que su amo, ni
tampoco el enviado es mayor que el que lo envió.
13:17 Si saben estas cosas, serán Asheret/Felices si las practican.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1485

YOHANAN

JUAN

13:18 No estoy hablando de todos ustedes. Yo sé a quiénes he escogido; pero es
para que se cumpla la Escritura: El que comía pan conmigo levantó contra mí su
pie.
13:19 Desde ahora se lo digo, antes de que suceda, para que cuando suceda, crean
en lo que soy yo.
13:20 En verdad, en verdad les digo que el que recibe al que yo envío, a mí me
recibe; y el que me recibe a mí, recibe al Abba que me envió.
13:21 Después de haber dicho esto, Yahshua se conmovió en su ruaj y declaró: En verdad,
en verdad les digo que uno de ustedes me va a entregar.
13:22 Entonces los talmidím se miraban unos a otros, dudando de quién hablaba.
13:23 Uno de sus talmidím, a quien Yahshua quería mucho, estaba a la mesa recostado
junto a Yahshua.
13:24 Shimón Kefá le hizo señas para que preguntara a quién era que se refería.
13:25 Entonces él, recostándose sobre el pecho de Yahshua, le dijo: Rabí, ¿quién es?
13:26 Yahshua contestó: Es aquel a quien yo le dé el pedazo de pan que voy a mojar.
Y después de mojar el pedazo de pan, se lo dio a Yahudah, ben de Shimón el Iscariote.
13:27 Después del bocado, el Ha satán entró en él. Entonces Yahshua le dijo: Lo que vas a
hacer, hazlo pronto.
13:28 Ninguno de los que estaban a la mesa entendió por qué le dijo esto;
13:29 porque algunos pensaban, como Yahudah tenía la bolsa, que Yahshua le había dicho
que comprara lo necesario para la preparación de la Moedim de Pésaj, o que le diera algo
a los pobres.
13:30 Cuando tomó el bocado, él salió en seguida; y ya era de noche (yom 12 del 1º
jodesh).
13:31 Cuando Yahudah salió, Yahshua dijo: Ahora se glorifica el Ben Ha Adan, y
Yahweh Elohé se glorifica en él.
13:32 Si Elohé se glorifica en él, también Elohé lo glorificará en sí mismo. Y pronto lo
glorificará.
13:33 Hijitos, todavía seguiré un poco con ustedes. Ustedes me buscarán, pero
como les dije a los yahuditas: A donde yo voy ustedes no pueden ir, así les digo
a ustedes ahora.
13:34 Un mandamiento renovado les doy: que se amen unos a otros. Como yo los
he amado, ámense también ustedes unos a otros.
13:35 En esto conocerán todos que son mis talmidím, si tienen verdadero ahavah
los unos por los otros.
13:36 Shimón Kefá le preguntó: Rabí, ¿a dónde vas? Yahshua le respondió: A donde yo
voy, no me puedes seguir ahora (a su muerte); pero me seguirás más tarde.
13:37 Kefá le preguntó: Rabí, ¿por qué no te puedo seguir ahora? Mi vida pondré por ti
13:38 Yahshua le respondió: ¿Tu vida pondrás por mí? En verdad, en verdad te digo
que no cantará el gallo (kohen que salía de madrugada para dar un anuncio)
antes que me hayas negado tres veces.
14:1 No se turbe su lev/corazón. Confíen en YAHWEH, y confíen también en mí.
14:2 En la Casa de mi Abba hay muchas habitaciones. Si así no fuera, se lo hubiera
dicho. Así que voy a preparar un lugar para ustedes.
14:3 Cuando vaya y les prepare un lugar, vendré otra vez y los recibiré conmigo;
para que donde yo esté, ustedes también estén.
14:4 Y ustedes saben el camino a donde yo voy.
14:5 Tomá le dijo: Rabí, no sabemos a dónde vas; ¿cómo podemos saber el camino?

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1486

YOHANAN

JUAN

14:6 Yahshua le dijo: soy yo, el Derech, la Emet, y la Jayim (El Camino, la Verdad y
la Vida): todo hombre no puede llegar al Abba Yahweh, a no ser que sea
presentado por mi mano.
14:7 Si ustedes me han conocido a mí, también conocerán a mi Abba; y desde
ahora lo conocen y lo han reconocido a través de mí.
14:8 Felipe le dijo: Rabí, muéstranos al Abba, y nos basta.
14:9 Yahshua le dijo: Tanto tiempo que he estado con ustedes, Felipe, ¿y no has
conocido al Abba a través de mí? El que me ha visto a mí, ha visto al Abba que
me envió. ¿Cómo dices tú: Muéstranos el Abba?
14:10 ¿No crees que yo esté en el Abba y el Abba en mí? Las palabras que yo les
hablo, no las hablo por mi propia cuenta; sino que el Abba que mora en mí hace
Sus Obras.
14:11 Créanme que yo estoy en el Abba, y el Abba en mí; o si no, crean por las
mismas obras.
14:12 En verdad, en verdad les digo que el que cree en mí, él también hará las
obras que yo hago. Y mayores que éstas harán, porque yo ahora voy al Abba.
14:13 Y todo lo que ustedes pidan en mi nombre, eso haré, para que el Abba se
glorifique en el Ben.
14:14 Si le piden algo a Yahweh Elohé en mi nombre, yo lo haré.
14:15 Si me aman, guardarán mis Miztvot.
14:16 Y yo rogaré al Abba que les dé otro poder defensor, para que esté con
ustedes para siempre:
14:17 el Ruaj de la verdad. Y que el mundo no puede recibirlo, porque no lo ve ni lo
conoce. Ustedes lo conocen, porque permanece con ustedes y está en ustedes.
14:18 No los dejaré huérfanos; volveré a ustedes.
14:19 Dentro de poco, el mundo no me verá más; pero ustedes me verán. Por
cuanto yo vivo, también ustedes vivirán.
14:20 En ese día ustedes conocerán que yo estoy en mi Abba, y ustedes en mí, y yo
en ustedes. (EJAD entre Yahweh y Yahshua y las ovejas de Yisrael)
14:21 El que tiene mis Miztvot y los guarda, ese es el que me ama. Y al que me
ama lo amará mi Abba, y yo también lo amaré y me manifestaré a él.
14:22 Le preguntó Yahudah, (no el Iscariote): Rabí, ¿cómo es que te vas a manifestar a
nosotros y no al mundo?
14:23 Yahshua le respondió: Si alguno me ama, guardará mi davar. Y mi Abba lo
amará, y vendremos a él y haremos nuestra morada con él.
14:24 El que no me ama no guarda mis palabras. Y la davar que ustedes oyen no es
mía, sino del Abba que me envió.
14:25 Les he hablado estas cosas mientras todavía estoy con ustedes.
14:26 Más el Melitz Yosher (El Poder Consolador), el Ruaj de kadushá que el Abba
enviará en mi nombre, ese Poder les enseñará todas las cosas y les hará
recordar todo lo que yo les he dicho.
14:27 La shalom les dejo, mi shalom les doy. Yo no se la doy como el mundo la da.
No se turbe su lev/corazón, ni tenga miedo.
14:28 Ustedes oyeron que les dije: Me voy, pero volveré a ustedes. Si me amaran,
se gozarían de que voy al Abba, porque el Abba es mayor que yo.
14:29 Ahora se lo he dicho antes que suceda, para que cuando suceda, ustedes
crean.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1487

YOHANAN

JUAN

14:30 Ya no hablaré mucho con ustedes, porque viene el príncipe de este mundo;
aunque él no tiene nada en mí.
14:31 Pero es para que el olam conozca que yo amo al Abba, y lo que el Abba me
mandó, eso es lo que hago. Levántense y vámonos de aquí
15:1 Yo soy la vid verdadera, y mi Abba es el labrador.
15:2 Toda rama mía que no está produciendo fruto, él Abba la quita; y toda rama
que está produciendo fruto, el Abba la limpia para que dé más fruto.
15:3 Ya ustedes están limpios por la davar que les he hablado.
15:4 Permanezcan, por tanto, en mí, y yo estaré en ustedes. Como la rama no
puede levantar fruto por sí sola, si no permanece en la vid, así tampoco ustedes,
si no permanecen en mí.
15:5 Yo soy la vid, ustedes las ramas. El que permanece en mí y yo en él, éste
produce mucho fruto. Pero separados de mí, nada pueden hacer.
15:6 Si alguien no permanece en mí, lo echan fuera, y se seca, como las ramas,
que las recogen y las echan en el fuego, y las queman.
15:7 Si permanecen en mí, y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que
quieran conforme a la Voluntad de Yahweh Elohé, y se les concederá.
15:8 En esto se glorifica mi Abba: en que ustedes produzcan mucho fruto y sean
mis talmidím.
15:9 Como el Abba me amó, también yo los he amado; permanezcan en mi ahavah.
15:10 Si guardan mis Miztvot, permanecerán en mi ahavah; como yo también he
guardado los Miztvot de mi Abba y permanezco en su ahavah.
15:11 Les he hablado estas cosas para que mi gozo esté en ustedes y su gozo sea
completo.
15:12 Este es mi mandamiento renovado: que se amen unos a otros, como yo los
he amado.
15:13 Nadie tiene mayor ahavah que éste: que uno ponga su vida por sus javerim.
15:14 Ustedes son mis javerim, si hacen lo que les mando.
15:15 Ya no los llamo más avadim (siervos), porque el avadim no sabe lo que hace
su amo. Pero los he llamado javerim, porque les he dado a conocer todo lo que
oí de mi Abba.
15:16 Ustedes no me escogieron a mí; más bien, yo los escogí a ustedes, y los he
puesto para que vayan y produzcan fruto, y para que su fruto permanezca; a fin
de que todo lo que le pidan al Abba conforme a Su Voluntad en mi nombre, él se
lo conceda.
15:17 Esto les mando: que se amen unos a otros.
15:18 Si el mundo los aborrece, sepan que a mí me aborreció antes que a ustedes.
15:19 Si ustedes fueran del mundo, el mundo los amaría como suyos. Pero ya no
son del mundo, sino que yo los escogí del mundo; por eso el mundo los aborrece.
15:20 Acuérdense de la davar que les dije: El siervo no es mayor que su amo. Si a
mí me han perseguido, también a ustedes los perseguirán. Si han guardado mi
davar, también guardarán la de ustedes.
15:21 Pero todo esto les harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que
me envió.
15:22 Si yo no hubiera venido ni les hubiera hablado, no tendrían pecado; pero
ahora no tienen excusa por su pecado.
15:23 El que me aborrece, también aborrece a mi Abba.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1488

YOHANAN

JUAN

15:24 Si yo no hubiera hecho entre ellos obras como ningún otro las ha hecho, no
tendrían pecado. Pero ahora las han visto, y aún así nos han aborrecido tanto a
mí como a mi Abba.
15:25 Pero esto sucedió para cumplir la davar que está escrita en la Torah que
ellos cada yom leen pero que no entienden: Soneai chinom atzmu Sin motivo me
aborrecieron.
15:26 Pero cuando venga el Poder de lo Alto, el Ruaj de la verdad que yo les
enviaré de parte del Abba, y que procede del Abba, ese dará testimonio de mí.
15:27 Además, ustedes también testificarán, porque han estado conmigo desde el
principio.
16:1 Les he dicho esto para que no se escandalicen.
16:2 Los expulsarán de las sinagogas, y hasta viene un tiempo cuando cualquiera
que los mate pensará que le presta un servicio a Elohé.
16:3 Pero ellos harán eso porque no conocen ni al Abba ni a mí.
16:4 Sin embargo, les he dicho estas cosas, para que cuando venga su hora, se
acuerden de ellas, que yo se las dije. No les dije esto al principio, porque yo
estaba con ustedes.
16:5 Pero ahora voy al Abba que me envió, y ninguno de ustedes me pregunta: ¿A
dónde vas?
16:6 Más bien, porque les he dicho esto, su lev/corazón se ha llenado de tristeza.
16:7 Pero yo les digo la verdad: les conviene que yo me vaya; porque si no me voy,
el Poder de lo Alto no vendrá a ustedes. Y si me voy, se lo enviaré.
16:8 Cuando venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.
16:9 En cuanto a pecado, porque no creen en mí;
16:10 en cuanto a justicia, porque me voy al Abba, y no me verán más;
16:11 y en cuanto a juicio, porque al príncipe de este mundo lo han juzgado.
16:12 Tengo todavía muchas cosas que decirles, pero ahora no las pueden soportar.
16:13 Y cuando venga el Poder de lo Alto, el Ruaj de la verdad, ese los guiará a
toda la verdad; pues no enseñará por su propia cuenta, sino que enseñará todo
lo que oiga y les anunciará las cosas venideras.
16:14 El me glorificará, porque recibirá de lo mío y se lo comunicará a ustedes.
16:15 Todo lo que tiene el Abba es mío; por eso dije que recibirá de lo mío y se lo
comunicará a ustedes.
16:16 Dentro de poco, ustedes no me verán; pero poco más tarde me verán.
16:17 Entonces algunos de sus talmidím se dijeron unos a otros: ¿Qué significa eso que nos
dice: Dentro de poco no me verán; pero poco más tarde me verán. Y porque voy al
Abba?
16:18 Y se preguntaban: ¿A qué se refiere cuando dice: un poco? No entendemos lo que
está diciendo.
16:19 Yahshua comprendió que querían preguntarle y les dijo: ¿Preguntan entre ustedes
sobre esto que dije: Dentro de poco no me verán; pero un poco más tarde me
verán?
16:20 En verdad, en verdad les digo que ustedes llorarán y se lamentarán; pero el
mundo se alegrará y todo esto por mi muerte. Y ustedes estarán tristes, pero su
tristeza se convertirá en gozo cuando resucite.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1489

YOHANAN

JUAN

16:21 La mujer, cuando da a luz, sufre dolor, porque le ha llegado la hora. Pero
después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda del dolor, por el gozo de
que ha nacido un hombre en el mundo.
16:22 También ustedes, por cierto, tienen tristeza ahora; pero yo los veré otra vez;
y sus levim se alegrarán, y nadie les quitará su simja (gozo).
16:23 En ese día no me preguntarán nada. En verdad, en verdad les digo que todo
lo que le pidan al Abba en mi nombre, él se lo dará a través de mí.
16:24 Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre. Pidan y recibirán, para que
su gozo sea completo.
16:25 Les he hablado de estas cosas en figuras; pero viene la hora cuando ya no
les hablaré más en figuras, sino que les manifestaré las cosas del Abba.
16:26 En ese día ustedes pedirán en mi nombre, y no les digo que yo rogaré al
Abba por ustedes,
16:27 pues el Abba mismo los ama, porque ustedes me han amado y han creído
que yo he salido de la presencia de Yahweh Elohé.
16:28 Yo salí de la presencia del Abba y he venido al mundo; otra vez dejo el
mundo y voy al Abba.
16:29 Sus talmidím le dijeron: ¿Ves? Ahora estás hablando claramente y no hablas en
parábolas.
16:30 Ahora entendemos que sabes todas las cosas, y no necesitas que nadie te pregunte.
Por eso creemos que has venido de parte de Yahweh Elohé.
16:31 Yahshua les respondió: ¿Ahora creen?
16:32 Miren, viene el tiempo, y ha llegado ya, en que se dispersarán cada cual por
su lado y me dejarán solo. Pero no estoy solo, porque el Abba está conmigo.
16:33 Les he hablado de estas cosas para que en mí tengan shalom. En el mundo
tendrán aflicción, pero tengan valor; yo he vencido al mundo.
17:1 Terminadas estas palabras, Yahshua levantó la vista al shamaim y dijo: Abba, ha
llegado la hora. Da Tiferet a tu Ben para que el Ben te de Tiferet a Ti,
17:2 pues le has dado autoridad sobre toda persona, para que les dé vida eterna a
todos los que le has dado.
17:3 Y de esto depende la vida eterna: que te conozcan a ti como el único Elohé
verdadero, y a mí, como el Mashíaj que tú has enviado.
17:4 Yo te he glorificado en la tierra, llevando a cabo la obra que me
encomendaste hacer.
17:5 Así que ahora, Abba, glorifícame junto a ti, con la tiferet que tuve contigo
antes que existiera el mundo.
17:6 Yo les he dado a conocer Tu Nombre a los hombres que del mundo me diste
(sus talmidím). Eran tuyos, y me los diste; y han guardado tu Davar.
17:7 Ahora han conocido que todo lo que me has dado procede de ti;
17:8 porque les he dado las palabras que me diste, y ellos las recibieron; y
conocieron verdaderamente que provengo de Ti, y creyeron que Tú me enviaste.
17:9 Yo ruego por ellos. No ruego por el olam, sino por los que me has dado;
porque son tuyos.
17:10 Todo lo mío es tuyo, y todo lo tuyo es mío; y me he glorificado en ellos.
17:11 Yo ya no estoy en el olam; pero ellos están en el olam, y yo me voy contigo.
Abba Kadosh, protégelos con Tu Nombre (Yahweh) que me has dado, para que
todos ellos sean EJAD, así como nosotros somos EJAD también.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1490

YOHANAN

JUAN

17:12 Mientras he estado con ellos, yo los he protegido con Tu Nombre que me has
dado. Y los he cuidado, y ninguno de ellos se perdió excepto el ben de perdición,
para que se cumpliera la Kitbé.
17:13 Pero ahora me voy contigo y hablo esto en el mundo, para que tengan en
ellos mi gozo completo.
17:14 Yo les he dado tu Davar, y el olam los aborreció; porque no son del olam,
como tampoco yo soy del olam.
17:15 No ruego que los quites del olam, sino que los protejas del maligno.
17:16 Ellos no son del olam, como tampoco yo soy del olam.
17:17 Dales Kadushá con Tu Verdad; porque Tu Davar es la Verdad.
17:18 Así como tú me enviaste al olam, también yo los he enviado al olam.
17:19 Por ellos yo me consagro a mí mismo, para que ellos también se consagren
en la verdad.
17:20 Pero no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en
mí por medio de la davar de ellos;
17:21 para que todos ellos sean EJAD, así como tú, Abba, y yo somos EJAD, que
también ellos lo sean en nosotros; para que el olam crea que Tú me enviaste.
17:22 Yo les he dado la tiferet que tú me has dado, para que sean EJAD, así como
también nosotros somos EJAD.
17:23 Yo en ellos y tú en mí, para que estén perfectamente unidos; para que el
olam conozca que tú me has enviado y que los has amado, como también me
has amado a mí.
17:24 Abba, quiero que donde yo esté, también estén conmigo aquéllos que me
has dado, para que vean mi tiferet que me has dado, porque me has amado
desde antes de la fundación del mundo.
17:25 Abba Tzadik, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y éstos
han conocido que Tú me enviaste.
17:26 Abba Yahweh, yo les he dado a conocer Tu Kadosh Nombre y se lo seguiré
dando a conocer, para que el ahavah con que me has amado esté en ellos, y yo
en ellos.
18:1 Después de decir estas cosas, Yahshua salió con sus talmidím para el otro lado del
arroyo de Kidrón, donde había un huerto; allí entró con sus talmidím.
18:2 También Yahudah, el que ya lo había traicionado, conocía aquel lugar, porque Yahshua
solía reunirse allí con sus talmidím.
18:3 Entonces Yahudah, tomando una compañía de soldados romanos y guardias de los
principales kohanim y de los Prushim del Templo, fue allí con antorchas, lámparas y
armas.
18:4 Pero Yahshua, sabiendo todas las cosas que le iban a suceder, se adelantó y les dijo:
¿A quién buscan?
18:5 Le contestaron: A Yahshua el Natzarat. Yahshua les dijo: Soy yo. Estaba también con
ellos Yahudah, el que lo entregaba.
18:6 Cuando les dijo: Soy yo, retrocedieron y cayeron al suelo. ES UN AÑADIDO
POSTERIOR.
18:7 Y él les preguntó de nuevo: ¿A quién buscan? Ellos dijeron: A Yahshua el Natzarat.
18:8 Yahshua respondió: Les dije que soy yo. Pues si me buscan a mí, dejen ir a
éstos.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1491

YOHANAN

JUAN

18:9 Hizo esto para que se cumpliera la davar que él dijo: De los que me diste, ninguno de
ellos perdí.
18:10 Entonces Shimón Kefá, que tenía una espada, la sacó, e hirió al siervo (Malko) del
Kohen Gadol, cortándole la oreja derecha. El siervo se llamaba Malko.
18:11 Entonces Yahshua le dijo a Kefá: Mete tu espada en la vaina. Esta es la copa que
me ha dado el Abba, ¿y no la habré de beber?
18:12 Entonces la compañía de soldados, el comandante y los guardias del Templo
apresaron a Yahshua y lo ataron.
18:13 Luego lo llegaron primero ante Janán, porque era el suegro de Kayafá, el Kohen
Gadol de aquel año.
18:14 Kayafá era el que había dicho a los yahuditas que convenía que un hombre muriera
por el pueblo.
18:15 Shimón Kefá y otro talmid seguían a Yahshua. Este talmid era conocido del Kohen
Gadol y entró con Yahshua al patio del Kohen Gadol;
18:16 pero Kefá se quedó fuera, a la puerta. Y salió el otro talmid que era conocido del
Kohen Gadol, le habló a la portera y llevó a Kefá adentro.
18:17 Entonces la criada portera le dijo a Kefá: ¿Tú no serás también de los talmidím de
ese hombre? El dijo: No lo soy.
18:18 Y los siervos y los guardias estaban de pie, pues habían encendido unas brasas
porque hacía frío; y estaban calentándose. Kefá también estaba de pie con ellos,
calentándose.
18:19 El Kohen Gadol le preguntó a Yahshua acerca de sus talmidím y de su enseñanza.
18:20 Yahshua le respondió: Yo he hablado abiertamente al mundo. Siempre he
enseñado en la sinagoga y en el Templo, donde se reúnen todos ustedes. No he
hablado nada en secreto.
18:21 ¿Por qué me preguntas a mí? Pregúntales a los que han oído lo que yo les he
hablado. Mira, ellos saben lo que dije.
18:22 Cuando dijo esto, uno de los guardias que estaba allí le dio una bofetada a Yahshua,
diciéndole: ¿Así le respondes al Kohen Gadol?
18:23 Yahshua le contestó: Si he dicho algo malo, testifica en qué consiste lo malo;
pero si está bien, ¿por qué me golpeas?
18:24 Entonces Janán lo envió atado donde Kayafá, el Kohen Gadol.
18:25 En eso estaba Kefá de pie calentándose, y le dijeron: ¿Tú no serás también de sus
talmidím? Él lo negó y dijo: No lo soy.
18:26 Uno de los siervos del Kohen Gadol, pariente de aquel a quien Kefá le había cortado
la oreja, le dijo: ¿No te vi yo en el huerto con él?
18:27 Kefá lo negó otra vez, y en seguida el kohen salió para hacer el anuncio de la
madrugada.
18:28 Llegaron a Yahshua de la casa de Kayafá al Pretorio, yo estaba amaneciendo. Pero
ellos no entraron al Pretorio para no contaminarse antes de que comience la Moedim y así
poder comer el Pésaj (el Yom de Pésaj estaba prohibido contaminarse con goyim).
18:29 Por eso Pilato salió afuera de su casa a donde ellos se habían quedado y preguntó:
¿Qué acusación traen contra este hombre?
18:30 Le respondieron: Si éste no fuera un malhechor, no te lo habríamos entregado.
18:31 Entonces Pilato les dijo: Llévenselo ustedes y juéguenlo según su ley. Los dirigentes
le dijeron: A nosotros no se nos permite darle muerte a nadie.
18:32 Así sucedió para que se cumpliera la davar que había dicho Yahshua, indicando qué
clase de muerte iba a sufrir.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1492

YOHANAN

JUAN

18:33 Entonces Pilato entró otra vez al Pretorio, llamó a Yahshua y le preguntó: ¿Eres tú el
rey de los yahuditas?
18:34 Yahshua le respondió: ¿Preguntas eso por ti mismo, o porque otros te lo han
dicho de mí?
18:35 Pilato respondió: ¿Acaso yo soy yahudita? Tu propia nación y los principales kohanim
te entregaron a mí. ¿Qué has hecho?
18:36 Yahshua contestó: Mi Maljut no es de este mundo. Si mi Maljut fuera de este
mundo, mis servidores pelearían para que no me entregaran a los dirigentes
yahuditas. Pero es que mi Maljut no es de aquí.
18:37 Entonces Pilato le dijo: ¿Así que tú eres en verdad rey? Yahshua respondió: Tú lo
dices, soy rey. Para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar
testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad oye mi voz.
18:38 Pilato le preguntó: ¿Y qué es la verdad? Después de preguntar esto, Yahshua no le
respondió y Pilatos salió de nuevo afuera a donde se habían quedado los yahuditas y les
dijo: Yo no hallo ningún delito en él.
18:39 Pero ustedes están acostumbrados a que les suelte un preso en el día de Pésaj.
¿Quieren que les suelte al rey de los yahuditas en ese día?
18:40 Entonces todos gritaron de nuevo: A ese no, sino a Bar-Aba Y Bar-Aba era un
asaltante.
19:1 Entonces Pilato tomó a Yahshua y mando que lo azotaran.
19:2 Los soldados romanos entretejieron una corona de espinas y se la pusieron en la
cabeza. Lo vistieron con un manto de púrpura,
19:3 y venían hacia él y le decían: Viva el rey de los yahuditas Y le daban bofetadas.
19:4 Pilato salió otra vez y les dijo: Miren, se lo traigo fuera, para que sepan que no hallo
ningún delito en él.
19:5 Entonces Yahshua salió llevando la corona de espinas y el manto de púrpura. Y Pilato
les dijo: Ahí tienen al hombre
19:6 Cuando lo vieron los principales kohanim y los guardias, gritaron: Al madero con él Al
madero con él Pilato les dijo: Llévenlo ustedes al madero, porque yo no hallo ningún
delito en él.
19:7 Los yahuditas le respondieron: Nosotros tenemos una ley, y según nuestra ley él debe
morir, porque se hizo a sí mismo Ben de Elohé.
19:8 Cuando Pilato oyó esa declaración, le dio aún más miedo.
19:9 Entró en el Pretorio otra vez y le preguntó a Yahshua: ¿De dónde eres tú? Pero
Yahshua no le dio respuesta.
19:10 Entonces Pilato le dijo: ¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para
soltarte y tengo autoridad para ejecutarte en un madero?
19:11 Yahshua respondió: No tendrías ninguna autoridad contra mí, si no te la dieran
de arriba. Por eso, el que me entregó a ti (los del Sanedrín) tiene mayor pecado.
19:12 Desde Entonces Pilato empezó a tratar de soltarlo. Pero los yahuditas gritaron: Si
sueltas a ese, no eres javer del César. Todo el que se hace rey se opone al César.
19:13 Cuando Pilato oyó estas palabras, llevó a Yahshua afuera y se sentó en el tribunal, en
el lugar llamado El Enlosado, y en Hebreo Gabatá.
19:14 Era el día de la Preparación de el Pésaj (Yom 13), y como la hora sexta. Entonces les
dijo a los yahuditas: Ahí tienen a su rey.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1493

YOHANAN

JUAN

19:15 Pero ellos gritaron: Fuera Fuera Al madero con él Pilato les dijo: ¿Voy a enviar al
madero a su rey? Los principales kohanim respondieron: No tenemos más rey que el
César
19:16 Y con esto Entonces lo entregó a ellos para que lo ejecutaran en el madero. Así que
se llegaron a Yahshua,
19:17 y él salió cargando su madero hacia el lugar que se llama de la Calavera, y en Hebreo
Gólgota.
19:18 Allí lo clavaron a un madero, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Yahshua estaba
en medio.
19:19 Pilato escribió y puso sobre el madero un letrero en el cual estaba escrito: YAHSHUA
EL NETSARÍ, REY DE LOS YAHUDITAS.
19:20 Muchos de los yahuditas leyeron este letrero, porque el lugar donde clavaron a
Yahshua en el madero estaba cerca de la ciudad, y el letrero estaba escrito en hebreo, en
latín y en griego.
19:21 Los principales kohanim de los yahuditas le dijeron a Pilato: No escribas: Rey de los
yahuditas, sino: Este dijo: Soy rey de los yahuditas.
19:22 Pilato respondió: Lo que he escrito, así se queda.
19:23 Cuando los soldados clavaron en el madero a Yahshua, cogieron la ropa de él y la
dividieron en cuatro partes, una para cada soldado. Además, cogieron la túnica, pero la
túnica no tenía costura; era tejida entera de arriba abajo.
19:24 Por eso se dijeron uno al otro: No la partamos; mejor vamos a sortearla, para ver a
quién le toca. Esto sucedió para que se cumpliera la Escritura que dice: Repartieron entre
ellos mi ropa, y sobre mis vestiduras echaron suertes. Y así lo hicieron los soldados.
19:25 Junto al madero de Yahshua estaban su madre, la ajot de su madre, Miryam esposa
de Qlofá, Miryam la Magdala y Yohanan su ají.
19:26 Cuando Yahshua vio a su ima (madre) y a su talmid preferido (su ají Yohanan), de
pie junto a ella, le dijo a su madre: Mujer, ahí tienes a tu ben.
19:27 Después le dijo a Yohanan: Ahí tienes a tu madre. Y desde aquel momento
Yohanan se hizo responsable de su cuidado y la recibió en su casa y se hizo cargo de ella.
19:28 Después de esto, sabiendo Yahshua que ya todo se había consumado, para que se
cumpliera la Escritura, dijo: Tengo sed.
19:29 Había allí una vasija llena de vinagre. Entonces pusieron en una vara de hisopo una
esponja empapada en vinagre y se la acercaron a la boca.
19:30 Cuando Yahshua recibió el vinagre, dijo: Se ha consumado Y después de inclinar la
cabeza, entregó el aliento.
19:31 Entonces los yahuditas, como era el día de la Preparación y se estaba acabando, y
para que los cuerpos no permanecieran sobre el madero en el Pésaj, le rogaron a Pilato
que se les quebraran las piernas y los quitaran.
19:32 Luego los soldados fueron y le quebraron las piernas al primero, y después al otro
que había sido ejecutado con él.
19:33 Pero cuando llegaron a Yahshua, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las
piernas;
19:34 pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y salió al instante sangre
y agua.
19:35 El que vio esto (yo, Yohanan) doy testimonio, y mi testimonio es confiable. Yo sé
que digo la verdad, para que ustedes también la crean.
19:36 Porque estas cosas sucedieron así para que se cumpliera la Escritura que dice: No
quebrarán ninguno de sus huesos.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1494

YOHANAN

JUAN

19:37 También otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.
19:38 Después de esto, Yosef de Ramatáyim, que era talmid de Yahshua, aunque en
secreto por miedo a los yahuditas, le pidió a Pilato que le permitiera retirar el cuerpo de
Yahshua antes de que comience Pésaj. Pilato se lo permitió. Así que él fue y se llevó su
cuerpo.
19:39 También Nakdimón, que al principio había venido a Yahshua ocultamente, fue
llevando un compuesto de mirra y áloes, como cien libras.
19:40 Así que cogieron el cuerpo de Yahshua y lo envolvieron en lienzos con las especias,
de acuerdo con la costumbre judía de sepultar.
19:41 En el lugar donde lo habían ejecutado había un huerto, y en el huerto había un
sepulcro nuevo, en el cual todavía no habían puesto a nadie.
19:42 Así que, por causa del día de Pésaj que estaba a punto de comenzar y porque aquel
sepulcro estaba cerca, pusieron allí a Yahshua.
20:1 Y después de pasar Pésaj y el día siguiente que era Shabbaton (Shabbat semanal y
Panes sin Levadura), muy de madrugada, siendo aún oscuro, Miryam de Magdala fue al
sepulcro, y vio que habían quitado la piedra del sepulcro.
20:2 Entonces corrió y fue a Shimón Kefá y Yohanan, y les dijo: Han sacado al Rabí del
sepulcro, y no sabemos dónde lo han puesto.
20:3 Así que salieron Kefá y Yohanan y se dirigieron al sepulcro.
20:4 Los dos corrían juntos, pero Yohanan corrió más rápidamente que Kefá y llegó primero
al sepulcro.
20:5 Y cuando se inclinó, vio que los lienzos habían quedado allí; sin embargo, no entró.
20:6 Entonces llegó Shimón Kefá siguiéndolo, y entró en el sepulcro. Y vio los lienzo s que
habían quedado,
20:7 y el sudario que había estado sobre su cabeza, no puesto con los lienzos, sino doblado
en un lugar aparte.
20:8 Entonces entró también Yohanan que había llegado primero al sepulcro, y vio y creyó
en su resurrección.
20:9 Pues aún no entendían la Escritura, que él tenía que resucitar de entre los muertos.
20:10 Entonces Kefá y volvieron a donde estaban los demás talmidím.
20:11 Pero Miryam de Magdala estaba llorando fuera del sepulcro. Mientras lloraba, se
inclinó para mirar dentro del sepulcro
20:12 y vio a dos mensajeros con vestiduras blancas que estaban sentados, uno a la
cabecera y el otro a los pies, donde estuvo colocado el cuerpo de Yahshua.
20:13 Y ellos le dijeron: Mujer, ¿por qué lloras? Les dijo: Porque se han llevado a mi Rabí, y
no sé dónde lo han puesto.
20:14 Después de decir esto, se volteó hacia atrás y vio a Yahshua de pie; pero no se daba
cuenta de que era Yahshua.
20:15 Yahshua le dijo: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era
el jardinero, le dijo: si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto, para llevármelo.
20:16 Yahshua le dijo: Miryam Ella se volvió y le dijo en Hebreo: Rabuní –que quiere decir
Rabí.
20:17 Yahshua le dijo: no me abraces, porque aún no he subido al Abba. Pero ve a
mis ajim y diles: Yo subo a mi Abba y Abba de ustedes, a mi Elohé y Elohé de
ustedes.
20:18 Miryam la Magdala fue a darles la noticia a los talmidím: He visto al Rabí También les
contó que él le había dicho estas cosas.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1495

YOHANAN

JUAN

20:19 Al atardecer de aquel día, Yom Rishom, el primero de la semana, estando las puertas
cerradas en el lugar donde se reunían los doce talmidím por miedo a los yahuditas,
Yahshua entró, se puso en medio de ellos y les dijo: Shalom a ustedes
20:20 Después de decir esto, les mostró las manos y el costado. Los talmidím se alegraron
cuando vieron al Rabí.
20:21 Entonces Yahshua les dijo otra vez: Shalom a ustedes Como me ha enviado el
Abba, así también yo los envío a ustedes.
20:22 Después de decir esto, sopló y les dijo: Reciban el Ruaj de kadushá.
20:23 A quienes ustedes les perdonen los pecados, les han sido perdonados; y a
quienes se los retengan, les han sido retenidos.
20:24 Pero Tomá, el llamado Gemelo, uno de los Doce, no estaba con ellos cuando llegó
Yahshua.
20:25 Entonces los otros talmidím le decían: Hemos visto al Rabí Pero él les dijo: Si yo no
veo en sus manos la marca de los clavos, y si no meto mi dedo en la marca de los clavos
y si no meto mi mano en su costado, no creeré jamás.
20:26 Ocho días después, sus talmidím estaban adentro otra vez, y Tomá estaba con ellos.
Y aunque las puertas estaban cerradas, Yahshua entró, se puso en medio y dijo: Shalom
a ustedes
20:27 Luego le dijo a Tomá: Pon tu dedo aquí y mira mis manos; pon acá tu mano y
métela en mi costado; y no seas incrédulo sino creyente.
20:28 Entonces Tomá respondió y le dijo: Oh Adon mío Oh Poderoso mío
20:29 Yahshua le dijo: ¿Porque me has visto, has creído? Asheret/Felices los que
creen sin ver
20:30 Por cierto Yahshua hizo muchos otros milagros en presencia de sus talmidím, los
cuales no están escritos en este libro.
20:31 Pero estas cosas se han escrito para que ustedes crean que Yahshua es el Mashíaj, el
Ben de Elohé, y para que creyendo tengan vida en su nombre.
21:1 Después de esto, Yahshua se manifestó otra vez a sus talmidím en el mar de Tiberias.
Se manifestó de esta manera:
21:2 Estaban juntos Shimón Kefá, Tomá el llamado Gemelo, Netanel que era de QaNajum
del Galil, los benei de Zavday, y otros dos de sus talmidím.
21:3 Shimón Kefá les dijo: Voy a pescar. Y le dijeron: Vamos nosotros también contigo.
Salieron y entraron en la embarcación, pero aquella noche no atraparon nada.
21:4 Al amanecer, Yahshua se presentó en la playa, aunque los talmidím no se daban
cuenta de que era Yahshua.
21:5 Entonces Yahshua les dijo: Hijitos, ¿no tienen nada de comer? Ellos le contestaron: No.
21:6 El les dijo: Echen la red al lado derecho de la embarcación, y hallarán. Ellos la echaron,
y luego no podían sacarla por la gran cantidad de peces.
21:7 Entonces aquel talmid que era favorito de Yahshua, le dijo a Kefá: Es el Rabí Cuando
Shimón Kefá oyó que era el Rabí, se ciñó el manto, pues se lo había quitado, y se tiró al
mar.
21:8 Los otros talmidím llegaron con la embarcación, arrastrando la red con los peces;
porque no estaban Lejos de tierra, sino como a cien metros.
21:9 Cuando bajaron a tierra, vieron brasas puestas, con pescado encima, y pan.
21:10 Yahshua les dijo: Traigan de los pescados que pescaron ahora.
21:11 Entonces Shimón Kefá subió y sacó a tierra la red llena de grandes pescados, ciento
cincuenta y tres de ellos; y aunque eran tantos, la red no se rompió.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1496

YOHANAN

JUAN

21:12 Yahshua les dijo: Vengan y coman. Ninguno de los talmidím se atrevió preguntarle:
Tú, ¿quién eres?, pues sabían que era el Rabí.
21:13 Entonces Yahshua vino y cogió el pan y les dio; y también hizo lo mismo con el
pescado.
21:14 Esta era ya la tercera vez que Yahshua se manifestaba a sus talmidím después de
haber resucitado de entre los muertos.
21:15 Después de comer, Yahshua le dijo a Shimón Kefá: Shimón ben de, ¿me amas tú
más que éstos? Él le dijo: Sí, Rabí; tú sabes que te quiero. Yahshua le dijo: Apacienta
mis corderos.
21:16 Le volvió a decir por segunda vez: Shimón ben de, ¿me amas? Le contestó: Sí, Rabí;
tú sabes que te quiero. Yahshua le dijo: Pastorea mis ovejas.
21:17 Y le dijo por tercera vez: Shimón ben de, ¿me quieres? Kefá se entristeció de que le
preguntara por tercera vez si lo quería; y le dijo: Rabí, tú conoces todas las cosas. Tú
sabes que te quiero. Yahshua le dijo: Apacienta mis ovejas.
21:18 En verdad, en verdad te digo que cuando eras más joven, tú te vestías e ibas a
donde querías; pero cuando seas viejo, extenderás las manos, y te vestirá otro y te
levantará a donde no quieras.
21:19 Dijo esto indicando con qué muerte Kefá había de glorificar a Elohé. Después de
haber dicho esto le dijo: Sígueme.
21:20 Kefá dio vuelta y vio que los iba siguiendo el talmid preferido de Yahshua, Fue el
mismo que se recostó sobre su pecho en la cena y le dijo: Rabí, ¿quién es el que te va a
entregar?
21:21 Así que al verlo, Kefá le dijo a Yahshua: Rabí, ¿y qué será de éste?
21:22 Yahshua le dijo: Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿qué tiene esto que ver
contigo? Tú, sígueme.
21:23 Por eso se difundió entre los ajim el rumor de que aquel talmid no habría de morir.
Pero Yahshua no le dijo que no moriría, sino: Si quiero que él quede hasta que yo venga,
¿qué tiene que ver eso contigo?
21:24 Este es el talmid que da testimonio de estas cosas y las escribió. Y sabemos que su
testimonio es confiable.
21:25 Hay también muchas otras cosas que hizo Yahshua que, si se escribieran una por una,
pienso que ni aún en el mundo cabrían los libros que se podrían escribir.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1497


Documentos relacionados


Documento PDF yohanan
Documento PDF yohanan alef
Documento PDF yohanan bet
Documento PDF maasher
Documento PDF yohanan gimmel
Documento PDF romaynim


Palabras claves relacionadas