Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Transformaciones Bruno y Louise Huber .pdf



Nombre del archivo original: Transformaciones-Bruno y Louise Huber.pdf
Título: Transformaciones
Autor: Huber, Bruno & Louise

Este documento en formato PDF 1.4 fue generado por ADOBEPS4.DRV Version 4.50 / Acrobat Distiller 5.0 (Windows), y fue enviado en caja-pdf.es el 18/03/2017 a las 19:07, desde la dirección IP 95.19.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 3110 veces.
Tamaño del archivo: 6.6 MB (382 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


TRA-port.qxd

09/01/2004

9:24

PÆgina 1

Psicología astrológica

En su trabajo descubrieron que, con una
frecuencia cada vez mayor, las causas de
los problemas psicológicos se encuentran
no tanto en los conflictos cotidianos como
en las aspiraciones de avanzar en el proceso de desarrollo espiritual.
Los autores describen los procesos de
transformación como pasos naturales del
camino de desarrollo del individuo. Estos
procesos están relacionados no sólo con
la fase de edad de la persona sino también
con la evolución de la humanidad y de
todo el universo.
Al establecer relaciones en el microcosmos y el macrocosmos se producen
expansiones de conciencia que permiten a
cualquier persona emprender el camino
de crecimiento espiritual con alegría y
confianza.

TRANSFORMACIONES

Esta palabra es electrizante y está en total
sintonía con el espíritu de la nueva era. En
este libro, los autores presentan nuevas
técnicas astrológicas que han desarrollado en su trabajo de investigación en el API
(Astrologisch-Psychologisches Institut) o
Instituto de Psicología Astrológica de
Adliswill/Zurich y comprobado ampliamente.

La astrología
como camino espiritual

Huber

Transformaciones

TRANSFORMACIONES

ed

Bruno y Louise Huber

ed

TRA00.Intro.qxd

09/01/2004

18:21

PÆgina 1

Psicología astrológica

TRA00.Intro.qxd

09/01/2004

18:21

PÆgina 2

TRA00.Intro.qxd

09/01/2004

18:21

PÆgina 3

Bruno y Louise Huber

Transformaciones
La astrología
como camino espiritual
Métodos específicos de la escuela API
El significado espiritual
de la progresión de la edad

ed

API Ediciones España, S.L.

TRA00.Intro.qxd

12/01/2004

12:07

PÆgina 4

Este libro forma parte de una serie sobre psicología astrológica

Título original: Transformationen: Astrologie als geistiger Weg
Editor original: API-Verlag, Adliswil/Zürich
Traducción: Joan Solé © con la colaboración de Andrés Schmidt,
Michèle Petermann y Ángela Wilfart
© 1996, API-Verlag, Michael Huber, CH-8134, Adliswil
© 2004, API Ediciones España, S.L.
C/ Santa Bárbara 54 Bajos
08210 Barberá del Vallés
www.api-ediciones.com
ISBN 84-932790-4-8
Depósito legal: B.3333-2004
Maquetación: José Antonio Rodríguez
Impresión: Novagrafik, S.L. 08110 Montcada i Reixac

TRA00.Intro.qxd

09/01/2004

18:21

PÆgina 5

Índice
Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

12

1. Desarrollo y evolución
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Microcosmos y macrocosmos . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Doctrinas evolutivas orientales
(karma y reencarnación) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El principio de la causalidad – La ley de causa y efecto,
o el karma en la progresión de la edad . . . . . . . . . . . . .
Experiencias vitales en las tres cruces . . . . . . . . . . . . .
Problemas kármicos en las cruces . . . . . . . . . . . . . . . . .

18
19
20
22
24
25

2. Los cuadrantes dinámicos
El sistema dinámico de casas
Los cuadrantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los cuadrantes dinámicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los cuatro cuadrantes dinámicos . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Diferencia entre pensamiento y actuación . . . . . . . . .
Técnica para determinar la secuencia
de comportamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El formulario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las nueve fases de la secuencia de comportamiento . .
Reglas de interpretación de la secuencia de reflejos
(secuencia de comportamiento) . . . . . . . . . . . . . . . . .
Principio y final de la secuencia de comportamiento
(tabla de palabras clave) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Secuencia de planetas = Secuencia de comportamiento
Tabla de planetas (color) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Marte como último planeta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Comparación de parejas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Selección de equipos de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . .

32
36
38
40
42
44
45
50
60
62
64A
65
69
73

5

TRA00.Intro.qxd

09/01/2004

18:21

PÆgina 6

Espacios vacíos rellenados por colaboradores . . . . . . .
Las nueve fases de la práctica profesional . . . . . . . . . .
Los planetas de la personalidad . . . . . . . . . . . . . . . . .
Inicio con Sol, Luna y Saturno . . . . . . . . . . . . . . . . .

73
74
75
76

3. Planetas en estrés
¿Qué son los planetas en estrés? . . . . . . . . . . . . . . . . .
Explicación técnica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Patrones de comportamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Compensaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El efecto Gauquelin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Marte en zona de estrés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Efecto psicológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Caricaturas del yo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Apropiación de energía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Compensación, sublimación, transformación . . . . . . . .
Los tres niveles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Meditación de transformación de los planetas en estrés
Planetas en estrés en las tres cruces . . . . . . . . . . . . . . .
Planetas en estrés en la cruz cardinal . . . . . . . . . . . . . .
Fuerzas del yo antes del AC, del IC, del DC y del MC
Planetas de la personalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Júpiter en la zona de estrés antes del AC,
del IC, del DC y del MC . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Planetas en estrés en la cruz fija . . . . . . . . . . . . . . . . .
Casas 2, 5, 8 y 11 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Planetas en estrés en la cruz mutable . . . . . . . . . . . . . .
Casas 3, 6, 9 y 12 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El punto de la edad en las zonas de estrés . . . . . . . . . . . .
El asesoramiento y el proceso de transformación . . . .

80
81
82
83
84
86
87
90
90
92
92
97
100
103
103
104
107
115
117
131
134
139
142

4. Influencia de la disposición
hereditaria y del entorno
El horóscopo de las casas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El descubrimiento (Michael A. Huber) . . . . . . . . . . . .

6

146
148

TRA00.Intro.qxd

09/01/2004

18:21

PÆgina 7

Aplicación del horóscopo de las casas . . . . . . . . . . . . . .
153
Cambio de color de los aspectos
y de la figura de aspectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
155
Horóscopos ejemplo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
158
Los planetas de la personalidad: Saturno, Luna y Sol . .
160
Horóscopo base y horóscopo de las casas (color) . . . . . . . . 160A
El horóscopo local . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
168
Discrepancias entre disposición hereditaria y entorno .
175
El punto de la edad en signo y casa . . . . . . . . . . . . . . .
178
Combinaciones de signo y casa según la cruz . . . . . . .
180

5. Los cuatro temperamentos
y el punto de la edad
Efecto conjunto de cruz y temperamento . . . . . . . . .
Algunas consideraciones sobre los temperamentos . . .
Correspondencias en ciencias naturales . . . . . . . . . . .
Correspondencias esotéricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Tipología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Aplicación en el PE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Temperamentos del yo y del tú . . . . . . . . . . . . . . . . .
Combinaciones de signo y casa
según el temperamento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Síntesis de signo y casa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Discrepancia entre signo y casa (método de cálculo) . .
El PE en casas más y en casas menos . . . . . . . . . . . . .
Experiencia de globalidad (unidad de
disposición hereditaria y entorno) . . . . . . . . . . . . . . .

186
186
187
188
189
190
191
193
207
209
211
213

6. El punto de la edad del temperamento (PET)
El punto de la edad del temperamento (PET) . . . . . . . . . .
219
El desarrollo en espiral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
220
Cuadrantes y temperamentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
220
1. Desarrollo de la personalidad . . . . . . . . . . . . . . . . .
222
La fase de fuego . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
223
Espiral de desarrollo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 224A
2. Desarrollo social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
226

7

TRA00.Intro.qxd

09/01/2004

18:21

PÆgina 8

La fase de tierra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
3. Relaciones externas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La fase de aire . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
4. Orientación interior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La fase de agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

227
230
231
234
235

7. El punto de la edad en los doce
signos zodiacales
Consideraciones generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El PE en el punto cero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El PE en Aries . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El PE en Tauro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El PE en Géminis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El PE en Cáncer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El PE en Leo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El PE en Virgo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El PE en Libra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El PE en Escorpio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El PE en Sagitario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El PE en Capricornio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El PE en Acuario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El PE en Piscis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

242
242
244
245
246
247
248
249
250
252
253
255
256
258

8. El círculo de color astrológico
La vida humana del rojo al violeta
El círculo de color astrológico (color) . . . . . . . . . . . . . . . . 256A
El arco iris . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
262
El espectro de color . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
262
El círculo de color astrológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
263
Los tres colores primarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
265
Efecto psicológico de los colores . . . . . . . . . . . . . . . .
266
El rojo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
267
El amarillo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
268
El azul . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
268
Los tres colores secundarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
269

8

TRA00.Intro.qxd

09/01/2004

18:21

PÆgina 9

El círculo de color como reloj de la vida . . . . . . . . . .
Principio y fin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El púrpura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

270
271
274

9. El Nodo Lunar
El sistema del Nodo Lunar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las casas lunares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La función sombra del horóscopo del Nodo Lunar . . . . .
El horóscopo de integración (base y Nodo Lunar) . . . . . . .
Aspectos en el horóscopo de integración . . . . . . . . . . . . .
Combinación de signos zodiacales (horóscopo base
y del Nodo Lunar) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El punto de la edad en los signos zodiacales . . . . . . . . .
El punto de la edad del Nodo Lunar . . . . . . . . . . . . . .
Comparación del PE del horóscopo base
con el PE del Nodo Lunar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El cruce de los dos puntos de la edad . . . . . . . . . . . . . .
El horóscopo de Jiddu Krishnamurti . . . . . . . . . . . . .
El PE del horóscopo de Jiddu Krishnamurti . . . . . . . .

278
279
279
281
288
296
296
298
300
301
304
310

10. El camino iniciático a través de las
estaciones de punto de reposo
Los cinco niveles (color) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 320A
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
322
Los cinco niveles del horóscopo . . . . . . . . . . . . . . . .
322
Ciclos e intervalos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
325
El significado espiritual de las estaciones
de punto de reposo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
328
El círculo del centro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
331
Experimentación del horóscopo de forma meditativa .
333
Ejercicio de visualización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
335
Puntos de reposo: puntos de acceso al centro . . . . . . . . .
336
Meditación sobre el horóscopo . . . . . . . . . . . . . . . . .
340
El ritmo de la respiración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
343
Crisis de desarrollo y de conciencia . . . . . . . . . . . . . .
344
Las tres cruces y la transformación del yo . . . . . . . . . .
348

9

TRA00.Intro.qxd

09/01/2004

18:21

PÆgina 10

La cruz cardinal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
351
Las tres cruces (color) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 352A
Los puntos de reposo de las casas cardinales . . . . . . . . . .
354
La cruz fija . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
356
Los puntos de reposo de las casas fijas . . . . . . . . . . . . . .
361
La cruz mutable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
363
Los puntos de reposo de las casas mutables . . . . . . . . . .
367

Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Color de los aspectos
Trígono y sextil
Cuadratura y oposición
Semisextil y quincuncio
Conjunción
Colores de
Fuego =
Tierra =
Aire
=
Agua
=

=
=
=
=

azul
rojo
verde
naranja

G
F

H
m

371

E
n

D

los temperamentos
rojo
verde
amarillo
azul

Sinónimos: Progresión de la edad y punto de la edad significan lo
mismo. Su abreviatura es PE.
Números entre paréntesis: Estos números hacen referencia a los
libros de la bibliografía de la página 371.

10

TRA00.Intro.qxd

09/01/2004

18:21

PÆgina 11

Símbolos de los planetas
Luna

d
f

Saturno

g

Sol

Mercurio
Venus

h
j

Nodo Lunar Ascendente

k
l
y
x
c
b

Marte
Júpiter
Urano
Neptuno
Plutón

Símbolos de los signos
Aries
Tauro
Géminis
Cáncer
Leo
Virgo

q
w
e
r
t
z

u
i
o
p
a
s

Libra
Escorpio
Sagitario
Capricornio
Acuario
Piscis

Abreviaturas
AC = Ascendente
IC = Immum Coeli
DC = Descendente
MC = Medium Coeli
PE = Punto de la edad
PET = Punto de la edad
del temperamento

CC = Cúspide de casa
PR = Punto de reposo
PI = Punto de inversión
HB = Horóscopo base o radix
HC = Horóscopo de las casas
HNL = Horóscopo del Nodo
Lunar

11

TRA00.Intro.qxd

09/01/2004

18:21

PÆgina 12

Prólogo
Querido lector:
Muchas de las personas que han estudiado astrología han
comprobado que es una herramienta que proporciona
una gran ayuda para progresar en la vida, tanto desde el
punto de vista psicológico como en lo referente a la
orientación espiritual. Desde hace más de 30 años, en el
Instituto de Psicología Astrológica (API – Astrologisch
Psychologisches Institut) enseñamos una astrología cuyo
objetivo prioritario es el desarrollo de ser humano como
personalidad independiente. A lo largo de muchos años
de trabajo de investigación, y debido a la creciente
demanda, hemos desarrollado nuevos métodos astrológicos que son de gran ayuda para encontrar el camino de
desarrollo, tanto desde el punto de vista personal como
espiritual. Durante todos estos años el pensamiento esotérico ha estado siempre en nuestro corazón. Tras participar durante tres años en la organización de la Escuela
Arcana de Alice A. Bailey en Ginebra y, posteriormente,
aprender psicosíntesis directamente de Roberto Assagioli
en Florencia, sentimos la necesidad de incorporar a la
astrología la amplia visión que habíamos obtenido del ser
humano y su mundo.
En otras escuelas astrológicas también se utiliza cada vez
más el horóscopo como herramienta de ayuda para
encontrar el camino hacia la globalidad, la síntesis y el
desarrollo espiritual. Esta nueva orientación astrológica
apunta hacia la inclusión en la misma de las leyes de crecimiento espiritual, que tienen mucho más que ver con
el pensamiento esotérico, la religión y la meditación de
lo que hasta hace poco se suponía. Este libro pretende ser
una contribución en la línea de este nuevo desarrollo.
12

TRA00.Intro.qxd

09/01/2004

18:21

PÆgina 13

A modo de visión general, a continuación incluimos una
relación de métodos que sirven para el crecimiento espiritual y para el desarrollo del ser humano hacia la globalidad, y que se están aplicando en las escuelas API a nivel
mundial:
1.

2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
13.
14.

Comprensión visual de la figura de aspectos como
globalidad: color, forma, disposición espacial, figuras
de aspectos individuales.
La estructura gráfica como expresión de la motivación en la vida: triangular, cuadrangular, lineal.
Interpretación del horóscopo en tres niveles: físico,
emocional y mental.
La curva de intensidad: posiciones fuertes y débiles de
los planetas.
Integración de la personalidad tripartita.
Influencia de la disposición hereditaria y del
entorno (horóscopo de las casas).
El modelo de familia: Sol, Luna, Saturno.
Comparación de horóscopos de parejas con los
horóscopos de clics.
Cálculos dinámicos: transformaciones de la motivación.
Planetas en zona de estrés: compensación, sublimación, transformación.
El Nodo Lunar (Nodo Norte) como punto de
partida del desarrollo espiritual.
El horóscopo del Nodo Lunar (personalidad sombra).
El horóscopo de integración (personalidad y sombra).
El reloj de la vida en el horóscopo (la progresión de
la edad).
13

TRA00.Intro.qxd

09/01/2004

18:21

PÆgina 14

15. El círculo de color astrológico como camino vital.
16. El camino iniciático a través de las estaciones de
punto de reposo.
17. Improntas de la infancia: fondo donde encontrar
puntos fuertes del carácter.
18. Planetas espirituales: transformación e iniciación.
19. Regentes esotéricos: transformación de la conciencia.
20. Signo del Ascendente: pensamiento semilla/meta
del desarrollo.
21. Trabajo con los tres horóscopos: horóscopo base
o radix, horóscopo de las casas y horóscopo del
Nodo Lunar.
22. Meditación sobre el horóscopo.
23. Meditaciones sobre el zodíaco.
En este libro sólo abordamos una parte de estos métodos.
Aparte de la explicación del concepto de cuadrantes dinámicos y de las secuencias de comportamiento definidas
por los mismos, también describimos el efecto compensatorio de los planetas en estrés y su proceso de transformación. Además, también nos ocupamos de la aplicación
psicológica del horóscopo de las casas y del potencial de
desarrollo que se hace visible en las diferencias entre la
disposición hereditaria y el comportamiento. Por otra
parte, también tratamos el horóscopo del Nodo Lunar: el
efecto conjunto de los tres horóscopos (horóscopo base o
radix, horóscopo de las casas y horóscopo del Nodo Lunar) nos
permite tener una visión de la personalidad dentro de su
proceso de desarrollo.
También explicamos de forma detallada el significado
espiritual de la progresión de la edad. Además tratamos el
14

TRA00.Intro.qxd

09/01/2004

18:21

PÆgina 15

círculo de color astrológico, que permite comprender mejor
el camino vital, y las estaciones de punto de reposo, que
permiten constatar si nos encontramos ante un conflicto
entre disposición hereditaria y comportamiento, ante
una crisis de transformación o ante una crisis psíquica
normal de crecimiento de la personalidad. Esta diferenciación, así como la toma de conciencia de que las crisis
son parte del proceso de evolución, pueden hacer que la
persona vuelva a sentirse en armonía con las leyes que
regulan la naturaleza y también consigo misma.
Esperamos que este libro sea un estímulo para realizar
nuevas investigaciones y que proporcione una buena
orientación a las personas que han emprendido la búsqueda del camino espiritual. Por último, de todo corazón, queremos dar las gracias a todas las personas que han
colaborado en el proceso de realización de este libro.
Bruno y Louise Huber

15

TRA00.Intro.qxd

09/01/2004

18:21

PÆgina 16

TRA01.Desarrollo-y-evoluci n.qxd

09/01/2004

18:27

PÆgina 17

1. Desarrollo y evolución
Introducción.
Microcosmos y macrocosmos.
Doctrinas evolutivas orientales
(karma y reencarnación).
El principio de la causalidad – La ley de causa y
efecto o el karma en la progresión de la edad.
Experiencias vitales en las tres cruces.
Problemas kármicos en las cruces.

17

TRA01.Desarrollo-y-evoluci n.qxd

09/01/2004

18:27

PÆgina 18

Introducción
La psicología astrológica está en total sintonía con la idea
de que el ser humano se encuentra en un continuo proceso de evolución. En su concepción básica, la psicología
astrológica contempla al ser humano de forma global:
tanto cuando lo considera como una psique humana
estrechamente interrelacionada con el entorno y con el
Todo cósmico, como cuando lo ve como una entidad
espiritual (individualidad) que, de forma libre y consciente, puede establecer una relación con ambos.
La psicología astrológica parte, además, de la base de que
la creación se desarrolla conforme a un plan de evolución según el cual el alma humana desciende desde un
nivel de conciencia pura (la conciencia divina) hasta la
materia para manifestarse en el plano físico. Pero llega el
momento en que debe emprender el camino de regreso
a su origen. Este retorno empieza con una conversión
interna que se produce cuando se toma conciencia de la
insignificancia y del carácter efímero de la vida material.
La progresión de la edad o el punto de la edad (PE) es una
gran ayuda para avanzar en este camino, puesto que nos
indica las diferentes etapas de desarrollo que se dan en
del transcurso rítmico de la vida. La ley del desarrollo,
con sus continuos procesos cíclicos de germinación,
maduración y muerte, está activa en toda la naturaleza.
Esta idea de evolución y desarrollo nos proporciona una
nueva comprensión del sentido del tiempo. Nos ofrece una
visión mucho más amplia del mismo, nuestra conciencia se
expande y nos ayuda a comprender mejor el presente.
Obtenemos una visión general de nuestra propia vida, así
como de la historia del desarrollo de la humanidad. El pensamiento evolucionista esotérico nos permite reconocer el
18

TRA01.Desarrollo-y-evoluci n.qxd

09/01/2004

18:27

PÆgina 19

sentido que se encuentra oculto detrás de todo.Todo lo que
nos sucede está sujeto a esta dinámica de desarrollo y tiene
la finalidad de convertirnos en seres humanos más completos, eliminando y corrigiendo todas las tendencias erróneas en el desarrollo de nuestra personalidad. (En este contexto, el término «completos» debe entenderse como globales
u holísticos, esto es, no divididos en partes). Desde este
punto de vista, todo lo que experimentamos y todo lo que
está indicado en el horóscopo está repleto de sentido; todo
tiene un significado simbólico para nuestro desarrollo. Ésta
es la idea principal que debemos tener presente al contemplar el desarrollo desde la perspectiva astrológica.
A continuación queremos ilustrar este proceso de desarrollo desde diferentes puntos de vista para poner de
manifiesto que la progresión de la edad es un elemento de
gran ayuda para el crecimiento de la personalidad. Como
nuestra vida personal está entretejida en el gran acontecer cósmico, es conveniente que hagamos el ejercicio de
investigar estas regularidades de arriba abajo, es decir,
desde lo grande a lo pequeño. Antes de poder entender
las posibilidades de desarrollo de nuestra (relativamente)
pequeña vida humana, es importante que, en primer
lugar, contemplemos el efecto de la ley de desarrollo en
un ámbito de actuación mayor.

Microcosmos y macrocosmos
El ser humano es un microcosmos en el macrocosmos,
esto es, una pequeña imagen de la gran realidad cósmica. Cada persona es una diminuta parte de la inmensa
totalidad universal. Las energías vitales que se mueven a
través nuestro y a través de toda la naturaleza son las
energías de un gran Ser dentro del que vivimos y nos
desarrollamos.
19

TRA01.Desarrollo-y-evoluci n.qxd

09/01/2004

18:27

PÆgina 20

El establecimiento de relaciones entre lo pequeño y lo
grande, o sea, entre el ser humano y el cosmos, y la consideración de todos los problemas humanos desde el
punto de vista de la Vida Una nos permite ver las cosas
con la orientación y la proporción adecuadas, valorarlas
en su justa medida y obtener una comprensión profunda
de las interconexiones.
Tanto en la naturaleza como en las personas, el desarrollo siempre tiende hacia el equilibrio. Podemos observarlo en todas partes: en la vida de los animales y de las personas, en las relaciones humanas y también en el cosmos,
en el movimiento de los planetas, las estrellas fijas (que se
mueven tan lentamente que no lo percibimos) y las galaxias. Un inmenso y maravilloso orden regula y mantiene
en equilibrio todo lo existente. Cuando algo perturba
este equilibrio, la naturaleza encuentra los medios y
caminos (a veces inesperados e incomprensibles para los
humanos) para restablecer el equilibrio.

Doctrinas evolutivas orientales
Karma y reencarnación
En las religiones hinduistas y en el budismo, este proceso de compensación se explica con la ley del karma y la
reencarnación. Se parte de la suposición de que el alma
es inmortal mientras que la forma (el cuerpo físico) está
sometida a las leyes materiales y muere. El alma o yo
superior existe eternamente y, según las leyes cósmicas de
la evolución, se encarna una y otra vez en la Tierra para
alcanzar una completa conciencia de sí mismo y de todo
el universo.
Se piensa que cada ser humano tiene una meta evolutiva
y que ésta es imposible de alcanzar en una sola vida. Por
20

TRA01.Desarrollo-y-evoluci n.qxd

09/01/2004

18:27

PÆgina 21

esto son necesarias muchas reencarnaciones. Cada nueva
vida es una nueva oportunidad de acercarse a esta meta
evolutiva. La doctrina de la reencarnación o del renacimiento de las religiones orientales sostiene que el desarrollo se produce en una secuencia cíclica de vidas hasta
que el ser humano alcanza la perfección y es capaz de
manifestarse como hijo de Dios en la Tierra.
Las preguntas ¿De dónde vengo? ¿Para qué he nacido?
¿Cuál es el objeto de mi vida? ¿Por qué debo sufrir este
destino? ¿Por qué otros lo tienen más fácil que yo? se
explican con la ley del karma. Esta ley, que también se
conoce como ley de causa y efecto, es la responsable de
restablecer continuamente el equilibrio en el proceso de
desarrollo. Todo lo que pensamos, deseamos o hacemos
queda registrado en un gran almacén de energía del cosmos y algún día recae sobre nosotros. Esto explica las
grandes diferencias en el destino de los seres humanos:
por qué unos tienen todo lo que necesitan y otros, en
cambio, deben luchar por la supervivencia física.
Según la sabiduría oriental, la ley del karma tiene un doble
efecto. En primer lugar, la persona se ve obligada a pagar
las deudas de sus vidas anteriores. En segundo lugar, continúa desarrollándose bajo la ley de causa y efecto, y en el
proceso aprende a no volver a hacer determinadas cosas
pues hacerlas tiene consecuencias no deseadas. Los elementos que actúan de forma liberadora son la inteligencia, la capacidad de diferenciación y decisión voluntaria.
Los principios de la psicología astrológica están en
total sintonía con esto. A través del conflicto y de la
fricción, el ser humano se ve obligado a emplear y
desarrollar las capacidades que antes no sabía que tenía
a disposición porque estaban dormidas o latentes en su
21

TRA01.Desarrollo-y-evoluci n.qxd

09/01/2004

18:27

PÆgina 22

inconsciente. A partir de las experiencias aprendemos a
establecer un intercambio positivo con nuestro ser
interior y con el entorno. Al tomar conciencia de
nuestro ser interior, conseguimos liberarnos cada vez
más del «inevitable destino» que resulta de nuestros
propios impulsos inconscientes, comportamientos psíquicos erróneos, temores y tendencias de protección
inútiles, sentimientos de culpabilidad y obsesiones... en
otras palabras, de nuestro karma.
Si podemos entender y clasificar correctamente estas
fuerzas, el nombre que les demos es lo de menos. El mero
hecho de darnos cuenta de que algunos de nuestros problemas provienen de nuestra disposición hereditaria y
otros nos son transmitidos por el entorno, o el conocimiento de que las causas de nuestras dificultades son de
naturaleza kármica pueden ayudarnos a liberarnos de los
problemas o a adoptar una actitud distinta frente a los
mismos. Lo esencial es tomar conciencia de las interconexiones causales que están activas en nosotros.

El principio de la causalidad – La ley de
causa y efecto o el karma en la
progresión de la edad
Como instrumento de indicación de los ciclos vitales, la
progresión de la edad está especialmente relacionada con la
ley de causa y efecto. «Recogemos lo que sembramos».
De un sólo vistazo al horóscopo, el punto de la edad nos
permite tener una visión general del pasado, el presente
y el futuro de nuestra vida. Nos permite localizar rápidamente los períodos de nuestra vida en que cometimos
errores o tomamos decisiones que, posteriormente, se
tradujeron en dificultades o en circunstancias favorables.
22

TRA01.Desarrollo-y-evoluci n.qxd

09/01/2004

18:27

PÆgina 23

Nos permite explicarnos qué nos hizo reaccionar de una
manera determinada y nos ayuda a comprender si, en
aquel momento, nuestra actuación fue consciente o estuvo motivada por fuerzas impulsivas inconscientes.
Como dijimos antes, el nombre que demos a estos
impulsos de actuación obligatorios (determinismo,
mecanismos automáticos o karma) es lo de menos. En
cualquier caso parece que la ley del karma actúa fundamentalmente en el inconsciente. Las reacciones ciegas
provienen sobre todo de nuestra naturaleza instintiva, es
decir, de los tres impulsos básicos: el impulso de autoconservación (hambre, sed), el impulso de reproducción
(sexualidad) y el impulso de autoafirmación o autoimposición. La ley de causa y efecto está completamente activa en el área de los impulsos y los instintos y, si funcionamos a ese nivel, estamos controlados por la naturaleza
instintiva. Es el mecanismo de reacción que, de forma
completamente automática, hace que estemos a favor o
en contra de algo y que, a través de la ley del equilibrio,
produce karma nuevo.
Normalmente, cuando alguien nos pone la zancadilla y
tropezamos, nos enfadamos y reaccionamos de forma
agresiva. La reacción automática nos impulsa a pagar con
la misma moneda. Se requiere mucho autocontrol para
reaccionar como si no hubiera pasado nada. Si reaccionamos con rabia y permitimos que afloren deseos de
venganza, quedamos sujetos a la ley del karma: nuestra
acción regresará a nosotros como un boomerang. En cambio, si reaccionamos con tranquilidad o incluso mostramos comprensión por los motivos que la persona nos ha
puesto la zancadilla, estamos contribuyendo a esclarecer
las causas y eliminar el karma.
23

TRA01.Desarrollo-y-evoluci n.qxd

09/01/2004

18:27

PÆgina 24

El desarrollo del ser humano está dirigido a alcanzar un
cierto control sobre sí mismo y sobre el entorno, a liberarse de las obligaciones y dependencias, y a desligarse de
las necesidades internas y del control de los instintos. Los
actuales conocimientos psicológicos y espirituales son
una valiosa ayuda para avanzar en esta dirección, puesto
que nos permiten sondear nuestras propias profundidades
y reconocer tanto nuestra libertad como nuestras fronteras. La astrología es una herramienta excelente para avanzar hacia este objetivo.
Con la progresión de la edad, la psicología astrológica permite que practiquemos una autoobservación constante,
lo cual es una gran ayuda para progresar en el camino del
autoconocimiento y el autocontrol. Para profundizar en
nuestro autoconocimiento debemos tomar conciencia de
nuestros mecanismos de funcionamiento, de nuestras
tendencias de desarrollo psíquicas y mentales, y también
de los posibles peligros y contratiempos kármicos que
pueden aparecer en la vida.
En todo horóscopo hay muchos factores que pueden
indicar experiencias por las que más o menos forzosamente deberemos pasar. En este momento no deseamos
abordarlos todos, sin embargo, sí queremos concentrarnos en los componentes kármicos relacionados con las tres
cruces, puesto que éstas tienen que ver con los niveles de
motivación más profundos del ser humano.

Experiencias vitales
en las tres cruces
Al contemplar la progresión de la edad debemos tener presente que, la mayoría de las veces, no somos nosotros mismos quienes nos imponemos una determinada tarea, sino
24

TRA01.Desarrollo-y-evoluci n.qxd

09/01/2004

18:27

PÆgina 25

que es el entorno quien lo hace y, además, insiste tercamente hasta que la llevamos a cabo. Si no lo hacemos en
el período correspondiente a la casa donde se encuentra
el PE, más adelante debemos enfrentarnos de nuevo con
la misma tarea aunque, entonces, la dificultad es mayor.
Cualquier fleco pendiente de la tarea debe ser afrontado
con mayor esfuerzo y, probablemente, con menor éxito.
Por ejemplo, si en la casa 5 nos quedaron temas pendientes, en la casa 8 debemos enfrentarnos nuevamente con
ellos y, esta vez, los problemas son más difíciles de solucionar. En cierto modo existe cierta interdependencia de
temas que están unidos por la misma cruz. Esto significa
que, en las sucesivas fases de la vida correspondientes a las
casas de la misma cruz, los problemas o las tareas se repiten
de una forma más aguda. Si en la casa 5 no tuvimos verdaderas experiencias de amor por cuestiones de miedo o de
tabúes, en la casa 8, los miedos y los tabúes aparecen con
mayor intensidad haciendo que nuestra existencia y nuestra posición social se vean amenazadas. Si en la casa 8 no
hicimos la transformación interior requerida, en la casa 11
no tenemos oportunidad de tener amigos auténticos.
Veamos este tema desde la óptica de los ejes de las cruces.

Problemas kármicos en las cruces
En la cruz cardinal los problemas
kármicos de relación entre el yo y el tú
42
aparecen en el eje de encuentro (casas
7
0
AC
DC
36
1 y 7). En la casa 1, sobre todo en los
1
primeros cuatro años de vida, el niño
6
4
24
sólo experimenta impulsos de auto18
IC
conservación y autoafirmación. Es el
período de formación del yo. Para el niño, los demás
todavía no existen de forma consciente. Si, debido a las
60

10

MC
54

25

TRA01.Desarrollo-y-evoluci n.qxd

09/01/2004

18:27

PÆgina 26

circunstancias externas, el niño no recibe suficiente
amor o su voluntad se ve quebrada, se retrae en sí
mismo, se endurece y pierde la capacidad de amar.
Nuestra capacidad de contacto depende en gran medida de las experiencias de nuestros primeros años de vida.
Si en estos primeros años tuvimos vivencias negativas,
entre los 36 y los 42 años, cuando el PE se encuentra en
la casa 7, debemos enfrentarnos a problemas de pareja o
de colaboración.
No obstante, esta problemática del yo o este egocentrismo ya se activa entre los 18 y los 24 años, durante el
paso del PE por la casa 4. Nuestros comportamientos
erróneos en los contactos y en las relaciones íntimas nos
aportan experiencias dolorosas. En realidad, no nos sentimos comprendidos ni recibimos amor del tú hasta que
aprendemos a dar amor. En la casa 7 nos vemos envueltos en enfrentamientos, luchas y peleas con el tú hasta
que encontramos un equilibrio armónico entre nosotros
y nuestros semejantes. Debemos reparar los efectos
negativos que, consciente o inconscientemente, con
nuestra actuación produjimos en los demás, en el tú. En
esta fase de la vida se producen muchas separaciones
matrimoniales.
En cuanto al otro eje de cardinal (casas 4 y 10), entre los
54 y los 60 años, esto es, en la casa 10, normalmente
recogemos lo que sembramos en la casa 4 y también en
la casa 7. Si tuvimos un comportamiento correcto con
los demás y asumimos nuestras responsabilidades y nuestras obligaciones, en la casa 10 recibimos respeto y reconocimiento. En cambio, si nuestro comportamiento no
fue adecuado, por ejemplo, si no accedimos a reconciliarnos con nuestros adversarios o empleamos medios incorrectos para alcanzar una posición de prestigio, en esta
26

TRA01.Desarrollo-y-evoluci n.qxd

09/01/2004

18:27

PÆgina 27

fase de la vida, el karma nos golpea, nos pone en nuestro
lugar, somos destronados y quedamos fuera de juego.
En la cruz fija, el karma se manifiesta en
todas las exigencias y estados fijos. Por
11
8
66
42
ejemplo, si durante el paso del PE por la
DC
AC
casa 2 (entre los 6 y los 12 años), condi6
30
cionados por el entorno, establecimos
2
5
un sistema de defensa alrededor nuestro,
12
24
IC
puede ser que en la casa 5 (entre los 24
y los 30 años) suframos desengaños amorosos porque este
mismo sistema impide que el tú llegue hasta nosotros. Si, en
la casa 5, este problema no se resuelve o incluso se produce
un endurecimiento del mismo, durante el paso del PE por
la casa 8 (entre los 42 y los 48 años) los procesos de transformación se intensifican. Entonces, el proceso de muerte y
renacimiento, es decir, el hecho de soltar la seguridad física
y la superación de las formas de comportamiento erróneas
originadas en los períodos de las casas 2 y 5, requieren
emplear mucha más energía. El mismo destino se encarga
de desencadenar el proceso de transformación. Esto suele
suceder en el punto de reposo de la casa 8 (entre los 45 y los
46 años) pero también puede producirse con anterioridad,
durante el paso del PE por la cúspide de la casa (a los 42
años), o incluso antes, en el momento de la entrada del PE
en el signo en que se encuentra la cúspide de la casa. En esta
situación, muchas personas necesitan golpes o empujones
para disolver las formas cristalizadas y derribar los muros
erigidos, erróneamente, en defensa del yo.
60

MC

48

El otro eje de la cruz fija (casas 5 y 11) también tiene que
ver con el desarrollo de patrones de comportamiento fijos.
Si en la casa 5 (entre los 24 y los 30 años), por miedo o por
inhibiciones morales, no tuvimos relaciones de amor o las
eludimos voluntariamente, no pudimos experimentar la
27

TRA01.Desarrollo-y-evoluci n.qxd

09/01/2004

18:27

PÆgina 28

verdadera cualidad de la casa. En este caso, probablemente
en la casa 8 (entre los 42 y los 48 años) o incluso en la casa
11 (entre los 60 y los 66 años) intentemos recuperar el
tiempo perdido. Es el típico caso de esos hombres y mujeres que se comportan como adolescentes y buscan experiencias de amor por todas partes. Pero sólo pueden experimentar lo que no vivieron en su momento si el verdadero amor despierta en ellos como potencia interna. Pues, en
la casa 8, donde las formas cristalizan con gran facilidad y
donde existe el peligro de que estemos encadenados por las
rutinas de la vida, el amor es precisamente un elemento
regenerador y curativo. Pero, si en estas experiencias se
comete el error de «comprar» el amor o la amistad, éstos
desaparecen muy pronto y dejan un amargo vacío que
puede llevar a una crisis de falta de sentido.
En la cruz mutable, el karma tiene
que ver con las cuestiones existencia66
les tanto materiales como espirituales.
12
36
AC
DC
Durante el paso del PE por la casa 9
72
6
(entre los 48 y los 54 años), las
30
3
improntas de la casa 3 (entre los 12 y
12
18
IC
los 18 años) producen un efecto
intenso. Si entonces tuvimos que someternos al entorno
y a las normas de comportamiento del colectivo para
salir adelante y tuvimos que renunciar a nuestros ideales,
en la casa 9 tenemos de nuevo la oportunidad de desarrollar nuestra individualidad y de encontrar nuestro propio estilo de vida, sobre todo, si el concepto del mundo,
los sueños, las visiones y los ideales de nuestra juventud
todavía están vivos en nuestro interior.
MC
54

9

48

El otro eje de la cruz mutable (casas 6 y 12) también
tiene una relación kármica directa con esto, puesto que lo
28

TRA01.Desarrollo-y-evoluci n.qxd

09/01/2004

18:27

PÆgina 29

alcanzado en la casa 6 en términos de comprensión
social, integración en la comunidad, aceptación de obligaciones y participación en tareas sociales, nos es devuelto en la casa 12 en forma de paz interior.
Si nuestra actuación estuvo basada en criterios de servicio y amor al prójimo, puede ser que en la casa 9 encontremos oportuno ayudar o enseñar a los demás.
Probablemente, en la casa 6 ya adquirimos la preparación
adecuada para ello. De este modo podremos regresar a
casa con la conciencia tranquila en la casa 12. Pero, si en
la casa 6 (entre los 30 y los 36 años) escurrimos el bulto
ante el trabajo, si no pudimos superar la lucha existencial
y vivimos a costa de los demás, en la casa 9 (entre los 48
y los 54 años) no podemos progresar. Si tenemos todas
nuestras necesidades materiales cubiertas sin haber tenido que luchar por ello, en la fase vital de la casa 9 y, sobre
todo, en el punto de reposo (entre los 51 y los 52 años) nos
cuestionamos: «¿Para quién o para qué debo hacer algo?
Lo tengo todo, ¿qué debería hacer?». Nos resignamos, nos
atrofiamos anímicamente y, en la vejez, no encontramos
acceso a la patria espiritual. Nosotros mismos nos hemos
cerrado las puertas.

29

TRA01.Desarrollo-y-evoluci n.qxd

09/01/2004

18:27

PÆgina 30

La historia de la creación, de Blake

30

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

2. Los cuadrantes dinámicos
El sistema de casas dinámico
Los cuadrantes.
Los cuadrantes dinámicos.
Los cuatro cuadrantes dinámicos.
Diferencia entre pensamiento y actuación.
Técnica para determinar
la secuencia de comportamiento.
El formulario.
Las nueve fases de la secuencia de comportamiento.
Reglas de interpretación: sucesión de reflejos
(secuencia de comportamiento).
Principio y final de la secuencia de comportamiento.
Sucesión de planetas = Secuencia de comportamiento.
Marte como último planeta.
Comparación de parejas.
Selección de equipos de trabajo.
Espacios vacíos rellenados por colaboradores.
Las nueve fases de la práctica profesional.
Los planetas de la personalidad.
Inicio con Sol, Luna y Saturno.

En los siguientes apartados utilizamos el sistema de casas de Koch. Otros
sistemas de casas no son adecuados para las cuestiones aquí planteadas.

31

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

INDIVIDUO

CO
12

NSCIENTE
SER

PENSAMIENTO

Formación
consciente del yo

Adaptación
consciente

AUTORREALIZACIÓN

YO

9

MC

11

8

CONCEPTO DE LA VIDA

PERCEPCIÓN
del yo

4

3

PERSISTENCIA
del yo

1

2

RECONOCIMIENTO
del entorno



DC

AC

CONDICIONAMIENTO

CONSTITUCIÓN
Disposición
hereditaria

Mecanismos de acción
y reacción

IMPULSO

2

IN
3

CO

DOMINIO
del entorno

6

INSTINTO

NSCIEN
IC

TE
5

COLECTIVO

Los cuatro cuadrantes (estáticos)

Los cuadrantes
Los cuadrantes dinámicos son una nueva manera de ver el
sistema de casas. A diferencia de los cuadrantes clásicos,
cada uno de los cuales empieza en un eje principal y
acaba en el siguiente eje principal, cada cuadrante dinámico
empieza en el punto de reposo (PR) de una casa fija y acaba
en el punto de reposo de la siguiente casa fija. En astrología
tradicional, salvo alguna excepción (como en el sistema
de casas iguales), el sistema de casas queda determinado
por los ejes principales. El primer cuadrante empieza en
32

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

el AC y acaba en el IC, el segundo empieza en el IC y
acaba en el DC... Por lo tanto, los cuadrantes están delimitados por los puntos AC, IC, DC y MC, también llamados ejes principales o puntos cardinales del sistema de
casas. El efecto de las casas empieza en el AC con una casa
cardinal, a continuación, sigue una casa fija y, después, una
mutable. La secuencia de las cruces (C-F-M) condiciona
un proceso de desarrollo en fases de tres etapas, que se inicia en los ejes principales con un impulso a la acción (la
acción como causa).
El sistema de casas estático
Los cuatro cuadrantes se originan a partir del retículo,
que divide el círculo en cuatro partes iguales (véase nuestro libro Las casas astrológicas). La cruz está clavada en el
suelo por el eje vertical, esto es, tiene un emplazamiento
fijo que no puede cambiarse con facilidad. Desde el
punto de vista psicológico, este anclaje corresponde a la
idea del enraizamiento en la familia y el colectivo, y tiene
una cualidad de firmeza y condición estática.
El sistema de casas estático, construido tomando como
base el retículo, se utiliza mucho en la astrología tradicional. Esto explica la rigidez de los conceptos que se
asignan a las casas; por ejemplo, casa 1: apariencia, casa 2:
posesiones... Evidentemente, el pensamiento estático
sólo podía basarse en palabras clave sencillas y se ha aferrado a estos conceptos fijos durante siglos. Pero estos
conceptos no son ya satisfactorios para el ser humano
actual y lo que en realidad consiguen es alejar a muchas
personas de la astrología. Si bien se está imponiendo
cada vez más el pensamiento psicológico, en muchas
ocasiones todavía se realizan afirmaciones deterministas
basadas en el sistema de casas.
33

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

El sistema de casas dinámico
En nuestros días, gracias a los avances de la psicología,
muchos conceptos han cambiado y se han ampliado de
manera considerable. En astrología, además de las consideraciones psicológicas, nos enfrentamos cada vez más a
cuestiones y problemas espirituales. Recurrimos al
horóscopo, no sólo para aclarar conflictos emocionales,
sino también buscando nuevos caminos que nos permitan avanzar en el proceso de desarrollo. Pero, para esto, los
viejos métodos no sirven. Lo espiritual tiene que ver con
procesos de crecimiento y no con estados estáticos; por
eso, el sistema de casas dinámico encuentra una aplicación
extraordinaria. La elección del sistema de casas con el
que trabajar depende del tipo de cuestiones que se planteen. Si se abordan cuestiones relacionadas con el tema
del desarrollo, es recomendable utilizar el sistema de casas
dinámico, en el que las casas van de punto de reposo a punto
de reposo. Si las cuestiones hacen referencia a estados y
condiciones estáticas de un ámbito determinado de la
vida, se utiliza el sistema de casas estático.
Consideración de la globalidad
Cuando consideramos el horóscopo como una globalidad
y queremos efectuar una interpretación diferenciada de las
posiciones planetarias, además del sistema de casas dinámico
(en cierta medida, en el trasfondo), utilizamos también el
sistema de casas estático. Así pues, para la interpretación del
horóscopo base o radix empleamos ambos sistemas de casas,
considerándolos como dos niveles superpuestos.Al estudiar
su efecto conjunto surgen ideas interesantes. Para indagar
este efecto, utilizamos la curva de intensidad (véase Las casas
astrológicas). En el sistema de casas estático, por ejemplo, la casa
9 va desde la cúspide de la casa 9 hasta la cúspide de la casa
10. En cambio, en el sistema de casas dinámico, el efecto de la
34

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

casa 9 empieza después del punto de reposo de la casa 8 y
finaliza en la cúspide de la casa 10. En el dibujo adjunto se
muestra la superposición de los dos sistemas de casas sobre
el zodíaco y se pone de manifiesto que el efecto de una casa
empieza en el punto de reposo de la casa anterior.
MC

9

10

8

11

12

7

1

6

AC

DC

2

5

3

4

IC

Curva de intensidad

El resultado de esta superposición es que el área que va
desde el punto de reposo hasta la cúspide es doblemente sensible. Un planeta que se encuentre en esta zona debe ocuparse de los temas de dos casas y recibe una doble exigencia que, en realidad, supone una carga excesiva. Por este
motivo se lo denomina planeta en estrés. En el siguiente
capítulo se describen los mecanismos de compensación y
los procesos de transformación de estos planetas.

35

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

Cuadrante dinámico 4
MC

Individuo

9

8

11

AC

12

7

1

6



Yo

2

5

3

DC

Cuadrante dinámico 3

Cuadrante dinámico 1

10

4

Colectivo

IC
Cuadrante dinámico 2

Cuadrantes dinámicos

Los cuadrantes dinámicos
Aplicando la ley de la analogía («Como es en lo pequeño, es en lo grande») podemos trasladar el concepto de la
curva de intensidad a todo un cuadrante. El resultado son
los cuadrantes dinámicos. Así como el efecto de cada casa
empieza en el punto de reposo de la casa anterior, el de
cada cuadrante lo hace en un punto equivalente que es
el punto de reposo de la casa fija del cuadrante anterior (2,
5, 8 u 11). En esta analogía, partimos de la base de que
los puntos de reposo de las casas fijas son puntos cero especiales del sistema de casas. En ellos, las fuerzas van hacia
adentro y todo impulso llega a un estado de paralización.
36

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

Las casas mutables y cardinales enmarcan los cuatro ejes
principales. En estos polos dinámicos de los ejes cardinales (AC, IC, DC y MC), las energías producen un gran
efecto en la vida; en cambio, en los puntos de reposo de las
casas fijas las fuerzas se retiran hacia el interior. Como
sabemos, en el punto de reposo de una casa, las fuerzas
empiezan a concentrarse y dirigirse hacia la cúspide de la
casa siguiente. Una vez allí, empiezan a descargarse y desplegarse hasta que, en el punto de reposo de la casa siguiente, estas fuerzas impulsoras desaparecen nuevamente. Esta
pauta rítmica, con su punto más alto y su punto más bajo,
también tiene lugar en los cuadrantes.
Así pues, un cuadrante dinámico va desde el punto de reposo
de una casa fija hasta el punto de reposo de la siguiente. En
su mitad se encuentra el eje cardinal desencadenante de
acciones (que da nombre al cuadrante). Por consiguiente, todo cuadrante dinámico empieza con una casa mutable,
sigue con una cardinal y termina con una fija. La triple
fase empieza con la crítica de lo existente y la planificación de lo nuevo, de acuerdo con el principio: «Primero
pensamos y después actuamos» (pensamiento, energía,
forma). Más adelante volveremos sobre esto. Esta división
es dinámica y muy clarificadora en las cuestiones psicológicas y espirituales.
Puntos de reposo
El primer cuadrante del sistema de casas dinámico no
empieza en el AC sino en el punto de reposo de la casa 11
y va hasta el punto de reposo de la casa 2 (véase el gráfico
adjunto). Este inicio se ha seleccionado de forma muy
consciente y corresponde a la clásica fórmula creativa de
la antigüedad: «Del pensamiento proviene la energía
que produce la forma».
37

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

En el punto de reposo de la casa 11 todo está en calma
y las fuerzas se concentran para un nuevo comienzo.
Aunque ahí no hay ningún verdadero impulso, las cosas
transcurren por sus vías acostumbradas. No es una situación de inmovilidad absoluta sino un estado en el que
todo funciona como por sí solo. Puede ser que estemos
aferrados a una rutina sobradamente probada. Existe un
cierto atascamiento y, en algún momento, aparecen sentimientos de insatisfacción o resignación que hacen que
empecemos a buscar el sentido de lo que ocurre. La
secuencia de desarrollo empieza con la casa mutable en
la que se originan nuevos pensamientos e impulsos que
nos llevan hacia adelante.
Puntos cardinales
Como puede verse en el gráfico, los ejes principales se
encuentran en medio de los cuadrantes dinámicos y, entre
ellos, se encuentran las otras cúspides de casas. En los ejes
principales se libera energía de impulso cardinal, es decir,
los planetas que se encuentran en las zonas del AC, IC,
DC y MC pueden emplearse con éxito en el entorno.

Los cuatro cuadrantes dinámicos
Los cuadrantes dinámicos caracterizan cuatro formas básicas
de comportamiento del ser humano. Los planetas actúan
en el entorno de manera correspondiente a la temática
del cuadrante en que se encuentran.A continuación describiremos brevemente sus efectos.
Cuadrante dinámico 1
El cuadrante del yo (desde PR 11 hasta PR 2)

Los planetas de este cuadrante están interesados en el desarrollo de la propia personalidad. Se ocupan principalmente
38

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

de la manifestación de las propias fuerzas del yo, de forma
positiva y negativa, tanto en sentido mundano como espiritual. Esta zona constituye el verdadero ámbito íntimo de
la persona, donde nadie puede entrar sin permiso y donde
el yo debe sentirse fuerte y seguro.
Cuadrante dinámico 2
El cuadrante del colectivo (desde PR 2 hasta PR 5)

Con los planetas de este cuadrante tendemos a sentirnos
iguales que los demás, a querer formar parte de algún tipo
de colectivo, estar presentes en el mismo y participar. En
este cuadrante nos sentimos parte de la humanidad y nos
vemos como una célula en un todo mayor. Nos comportamos siguiendo las normas del colectivo y hacemos lo
mismo que los demás hacen o consideran correcto.
Cuadrante dinámico 3
El cuadrante del tú (desde PR 5 hasta PR 8)

En este cuadrante estamos intensamente dedicados al tú,
esto es, al entorno. A los planetas de este cuadrante les
resulta muy difícil sustraerse del entorno. Las personas
con posiciones en esta zona son muy sensibles a las necesidades y demandas del tú. Cuando deben hacer algo sólo
para sí mismas, hay una gran probabilidad de que tengan
sentimientos de culpabilidad. Tienen que ocuparse del
tú, tanto si les va bien como si no; aunque se trate de
enfrentamientos o dependencias, siempre tienen que ver
con el tú y el entorno.
Cuadrante dinámico 4
El cuadrante del individuo (desde PR 8 hasta PR 11)

Aquí nos experimentamos como una individualidad en el
mundo, como alguien que determina por sí mismo qué
hace y deja de hacer. Nos sentimos como un individuo, es
39

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

decir, como una torre solitaria en el paisaje. En ese paisaje
sobresalimos, pero no hay que olvidar que, sin él, la torre
no estaría en ningún lugar. El paisaje es el colectivo del que
no podemos prescindir (segundo cuadrante dinámico).
También hay otras torres, esto es, otras individualidades.
Debemos vivir con ellas aunque las experimentemos
como rivales.
Proceso en tres etapas
En los cuadrantes dinámicos también determinamos el grado
de intercambio que tenemos con el entorno por medio de
los planetas. Para ello, debemos observar la secuencia según
las cualidades de las cruces. Como dijimos antes, empezamos con la casa mutable que se encuentra después del punto
de reposo de la casa 11, a continuación sigue la casa cardinal
tras el punto de reposo de la casa 12 y, después, la casa fija que
empieza en el punto de reposo de la casa 1. Aquí, el proceso
también transcurre según las tres etapas correspondientes a
las cualidades de las cruces. Pero, en este caso, se trata de un
desarrollo orgánico, un proceso creativo en tres etapas de
acuerdo con el principio: Pensamiento (mutable) Energía (cardinal) - Forma (fija); no como en la secuencia
estática: Energía (cardinal) - Forma (fija) - Pensamiento
(mutable).

Diferencia entre pensamiento
y actuación
Una aplicación de los cuadrantes dinámicos muy productiva
desde el punto de vista psicológico es la determinación de
la secuencia de comportamiento reflejo, asunto del que nos
ocuparemos más adelante. Estas tres fases (pensamiento,
energía y forma) deben tenerse en cuenta, sobre todo, en
lo referente a la ejecución de tareas en la vida diaria y el
40

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

mundo del trabajo. Si tenemos totalmente claro que cualquier acción empieza con un pensamiento, entenderemos
que para poder establecer una meta clara, todo proceso creativo debe tener previamente una fermentación. Entonces
es cuando tenemos una creación consciente, obtenemos los
mejores resultados y, en definitiva, producimos algo útil. Si
ponemos la acción por delante, la mayoría de las veces, acabamos en una crisis (fase mutable al final del proceso) en la
que averiguamos por qué no hemos tenido éxito y qué es
lo que hemos hecho mal. ¡Cuántas veces debemos efectuar
correcciones o retirarnos por actuar de forma precipitada!
Esto, además, cuesta tiempo y energía. Por eso, es más adecuado proceder según las casas dinámicas. En ellas tiene
lugar un proceso de desarrollo natural, según el viejo y
sabio principio: «¡Piensa primero y después actúa!».
Primero hay un pensamiento, una idea (mutable) a partir
de la cual crece la fuerza para realizar (cardinal) esta idea
y, después, la forma originada permite una utilización
óptima (fija). En las casas mutables tenemos experiencias,
vivencias, conocimientos y sacamos conclusiones, en las
casas cardinales actuamos de manera creativa en el entorno y en las casas fijas utilizamos las formas creadas y las
disfrutamos hasta que, de nuevo, en las casas mutables, el
ciclo se reinicia. Los cuadrantes dinámicos siguen la ley
esotérica de la creación antes mencionada:
PENSAMIENTO
ENERGÍA
FORMA
Estos conceptos son las palabras clave para la sucesión de
las tres cruces en los cuadrantes dinámicos: mutable-cardinal-fija. En realidad, todos los sucesos de la vida, incluso
41

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

los más pequeños, empiezan con una percepción instintiva, un deseo o un pensamiento, por breve o fugaz que sea.
Estas definiciones corresponden a la cruz mutable. Si opinamos que todo empieza con una acción, tenemos la
ordenación clásica de los cuadrantes (cardinal, fija y mutable), en la que primero hacemos, después tenemos y por
último reflexionamos sobre el todo. Probablemente, ésta
sea la razón de la poca valoración o el pobre prestigio de
las casas mutables en el pasado, como se pone de manifiesto en los nombres utilizados para referirse a las mismas
(casas cadentes o lábiles). Reflexionar sólo con posterioridad
suele ser poco provechoso.
Así pues, al considerar los cuadrantes dinámicos, las preguntas correctas son:
- ¿Cómo acepto una tarea en mi conciencia? (Zona
mutable).
- ¿Cómo la llevo a la práctica? (Zona cardinal).
- ¿Qué obtengo con ella? (Zona fija).

Técnica para determinar la secuencia
de comportamiento
Para poder responder a estas preguntas hemos desarrollado un nuevo método. Los cuatro cuadrantes con sus posiciones planetarias se superponen (en un formulario) de
manera que las cuatro casas de cada cruz estén situadas
una sobre otra, formando cuatro segmentos de 90º de
casa. La nueva ordenación de planetas que se origina indica la secuencia de reflejos del patrón de comportamiento. En la práctica, esto quiere decir lo siguiente: cuando
iniciamos algo, empezamos un proceso o aceptamos una
tarea, comenzamos con el planeta que se encuentra más a
la izquierda (en nuestro ejemplo, Júpiter).A continuación
42

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

seguimos con el planeta que está inmediatamente a la
derecha del primero (en el ejemplo, Plutón). Así continuamos con toda la serie de planetas hasta que, finalmente, cerramos el asunto con el planeta que se encuentra más
a la derecha (en el ejemplo, el Nodo Norte). Aquí finaliza la secuencia de comportamiento. Al aplicar este método, sólo tenemos en cuenta la secuencia en que aparecen
los planetas en el formulario (de izquierda a derecha). Si
bien los distintos niveles del formulario nos permiten
identificar en qué cuadrante se encuentra cada planeta,
inicialmente, no lo tenemos en cuenta.
7

6

C

9

10

11

6

7

8

3

4

5

12

1

2

M

C

F

Pensamiento

Energía

Forma

Ind

9

PR



PI

Col

Resignado
Consolidación
Económico
Impulso a poseer

Acción inmed.
Ofensivo
Proceso
creativo
Afán de rendir

Planificador
Formación
de voluntad
Impaciente
por rendir

Largo plazo
Prudente

PR

Ind

PI



PR

Col

PI

8
F

Yo

PR

Investigador
Contemplativo

Espontáneo
Intuitivo
Formación
de ideas
Observador

Conservador
Desconfiado
Duda y
crítica
Vacilante

5

4

Yo

3

Disfrute
Conservación
Defensivo

2
M

Asiduo
Organizador
Utilización
Pensamiento
de utilidad

1

Formulario ejemplo

La observación de la realidad permite demostrar que, en
nuestras tareas diarias (pequeñas o grandes), ponemos nuestros planetas en funcionamiento siempre con la misma
secuencia. Esta secuencia está indicada por la disposición de
los planetas en los cuadrantes dinámicos. Es un esquema de
acción o actuación totalmente personal. Es un patrón de
43

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

comportamiento aprendido en la infancia, que indica
cómo abordamos las cosas y las situaciones de la vida.

El formulario
El formulario del cuadrante dinámico contiene todo lo necesario para su interpretación. El espacio interior para colocar los planetas está dividido en cuatro filas que corresponden a cada uno de los cuadrantes dinámicos (los números en
formato pequeño del interior indican las casas). En los
márgenes aparecen los nombres de los puntos cardinales
correspondientes: cuadrante del yo, cuadrante del colectivo, cuadrante del tú y cuadrante del individuo. (Los planetas de un mismo cuadrante se ocupan del mismo tema).
Esto permite una interpretación más detallada, puesto que
es importante tener en cuenta si un determinado planeta
aborda una tarea de forma centrada en el yo, orientada al
tú, teniendo en cuenta al colectivo o de manera individualista. No obstante, la secuencia de comportamiento tiene
lugar siempre de izquierda a derecha, es decir, es independiente de los cuadrantes.
División
El espacio de los planetas está dividido por líneas verticales
en nueve fases de comportamiento. Las líneas gruesas
corresponden a las cúspides de las casas y las delgadas a los
puntos de reposo y de inversión. El margen superior contiene
una serie de palabras clave que describen cada una de las
fases. Su secuencia es autoexplicativa. En la parte inferior se
muestra el perfil de la curva de intensidad en los cuadrantes y
las tres fases principales se indican con los conceptos clave
antes mencionados (Pensamiento – Energía – Forma). Las
fases principales (que aparecen en negrita y subrayadas)
son: Duda y crítica, Formación de ideas, Formación de voluntad,
Proceso creativo, Consolidación, Utilización y Conservación.
44

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

Las nueve fases de la secuencia
de comportamiento
1. Fase de Duda y cr{itica
(Desde PR de casa fija hasta CC mutable)

Al acercarnos a los puntos de reposo de las casas fijas, nuestros impulsos se disipan, llegamos a una situación de
calma y, tal vez, pensemos que ese estado pueda ser definitivo. Sin embargo, justo después del punto de reposo
empezamos a ver con claridad que no será así. El intenso bienestar alcanzado empieza a agrietarse. Todo estaba
bien pensado y sólidamente organizado; sin embargo,
ahora empezamos a desconfiar de la calma.
En esta fase, nuestra conciencia se vuelve crítica (o, al
menos, lo hace nuestro subconsciente). Naturalmente,
esto se manifiesta de manera diferente en distintos tipos
de personas. Quizá queramos escapar de la rutina a la que
está sometida nuestra vida. También puede ser que le
encontremos defectos a lo existente, lo cual puede ir
desde darnos cuenta de pequeñas imperfecciones hasta
experimentar injusticias o constatar incapacidades. El
resultado es que nos surgen dudas y nos mostramos críticos con la situación actual. Tal vez, al principio, reprimamos u ocultemos las dudas y las críticas por miedo a
los posibles cambios pero, si en esta zona tenemos planetas activos o mutables como Marte, Mercurio, Júpiter, el
Sol, Urano... a la larga no podremos mantenerlas ocultas.
2. Fase de Formación de ideas
(Desde CC hasta PI de casa mutable)

En esta fase aparecen ideas espontáneas, intuiciones y
visiones que, por lo general, tienen un claro carácter idealista. Queremos poner remedio a los defectos e intentamos hallar la manera de cambiar el mundo o crear uno
45

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

nuevo. La formación de ideas también depende mucho
del tipo de persona. De todos modos, tenemos que concentrarnos en lo realmente factible, y esto significa que
debemos enfrentarnos a la realidad existente con los
medios disponibles. En esta fase, la observación desempeña un papel muy importante y, evidentemente, debemos llevarla a cabo con los planetas disponibles en esta
zona (lo que puede dar resultados bien distintos). Si en la
fase anterior (la fase de duda) no tenemos ningún planeta, en esta fase (dependiendo de los planetas) también
aparecen ideas pero carentes de realismo. Esto hace que
su puesta en práctica sea cuestionada y, en muchos casos,
se produzcan desilusiones. No obstante, estas experiencias son necesarias para el desarrollo.
3. Fase de Profundización
(Desde PI hasta PR de casa mutable)

En esta fase intermedia tiene lugar una especie de incubación. Reflexionamos una y otra vez sobre las ideas de
la fase anterior empleando las capacidades disponibles en
la zona (los planetas) y realizamos pruebas para constatar
su viabilidad. También podemos preguntar a los demás,
recurrir a la opinión de expertos o, en una especie de
actitud contemplativa, buscar los fallos, los agujeros y los
errores de la construcción mental. Pero, en ocasiones, en
esta fase también puede aparecer una cierta inseguridad
con respecto a las propias ideas que, en determinados
casos, nos puede llevar a la resignación. Las dudas demasiado grandes sobre uno mismo pueden abortar el proceso. La manera de superar los escollos es avanzar tranquilamente hacia la fase siguiente (y, en caso de que no tengamos ningún planeta en la zona, pedir ayuda a personas
competentes que tengan algo que ofrecer ahí mismo).
46

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

4. Fase de Formación de voluntad
(Desde PR de casa mutable hasta CC de casa cardinal)

Ahora, lo importante es que realicemos una planificación
esmerada y cuidadosa de lo que viene a continuación y nos
aseguremos de que los medios, las herramientas y los materiales necesarios estén disponibles. Ésta es una zona de estrés
y, en nuestra sociedad orientada al rendimiento, es frecuentemente mal interpretada. Quisiéramos pasar a la acción ya
(fase 5). Las preparaciones precipitadas, impulsadas por la
impaciencia y la exigencia de resultados rápidos pueden
llegar a tiempo pero, a la larga, ocasionan fracasos. Esta tendencia aparece, sobre todo, con posiciones del Sol o Marte
en esta zona. En lugar de esto, lo que debemos hacer es llevar a cabo una planificación esmerada que actúe como
freno y controle el motor que está en marcha, de manera
que podamos concentrar todas las fuerzas de voluntad.
En esta fase debemos transformar los impulsos instintivos
(que ocasionan la dispersión y disipación de los esfuerzos)
para permitir que emerja la voluntad consciente y, finalmente, concentrar todas las fuerzas disponibles sobre un
objetivo. Sólo así podremos obtener grandes éxitos.
5. Fase de Acción (proceso creativo)
(Desde CC hasta PI de casa cardinal)

En esta fase se produce el desencadenamiento de todo el
potencial de fuerzas acumuladas en la fase anterior.
Finalmente, llegamos a la realización de lo pensado y
deseado. Ahora se requiere acción inmediata; es el
momento de actuar de manera enérgica, impetuosa y, si es
necesario, drástica. La forma de reacción de los planetas de
esta zona es rápida y esencialmente ofensiva.
Cuanto mejor haya sido el proceso de formación de
voluntad (fase 4), con más éxito y menos dificultades de
47

18:28

PÆgi

TRA02. El cuadrante dinÆmico. El sistema de casas dinÆmico.qxd

09/01/2004

todo tipo transcurre el proceso creativo. De todos
modos, debemos tener cuidado de no caer en un delirio
en el que sólo cuente el rendimiento puesto que, en este
sector, las fuerzas están siempre disponibles. No debemos
confundir la voluntad con la fuerza; de lo contrario, el
proceso creativo puede llegar a convertirse en una fase de
hiperactividad descontrolada e inútil (Marte, Sol, Júpiter,
Urano, Plutón) o derivar en un comportamiento de
pavoneo exagerado (Saturno, Venus, Mercurio, Luna,
Neptuno).
6. Fase de Ampliación
(Desde PI hasta PR de casa cardinal)

En esta fase intermedia, el impulso de la cúspide cardinal
va disminuyendo progresivamente. Aquí, lo nuevo sólo
puede tener éxito a largo plazo. Pero, si tenemos la suficiente paciencia, sale bien. Con frecuencia, ésta es la fase
de finalización de lo que creamos en la fase 5. Esta fase
requiere prudencia y cautela a la hora de atribuir carácter definitivo a lo que hemos hecho. En caso contrario,
podemos caer en un comportamiento según el patrón:
«Maestro, el trabajo está acabado – ¿Puedo proceder a
corregirlo?». Es decir, que podemos estar permanentemente ocupados en mejorar, limpiar y ordenar lo creado
en la fase anterior.
7. Fase de Consolidación
(Desde PR de casa cardinal hasta CC de casa fija)

En el camino hacia la cúspide de la casa siguiente (zona
de estrés de cúspide fija), suele aparecer la sensación de
que «ya nada funciona». En el caso de personas claramente extrovertidas, la sensación de que la actividad no es
suficiente para eliminar las inseguridades puede producir
angustia o conducir a la resignación. Surgen miedos a las
48

18:28

PÆgi


Documentos relacionados


Documento PDF escrito horquilla
Documento PDF la astrolog a y los siete rayos bruno y louise huber
Documento PDF el reloj de la vida bruno y louise huber
Documento PDF las casas astrol gicas bruno huber
Documento PDF cartilla hacia el desarrollo de procesos lectores 1
Documento PDF informe de rendicion de cuentas heliconia abril


Palabras claves relacionadas