Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar Ayuda Contáctenos



El Reloj de la Vida Bruno y Louise Huber .pdf



Nombre del archivo original: El Reloj de la Vida-Bruno y Louise Huber.pdf
Título: El reloj de la vida
Autor: Huber, Bruno y Louise

Este documento en formato PDF 1.4 fue generado por PScript5.dll Version 5.2.2 / Acrobat Distiller 5.0 (Windows), y fue enviado en caja-pdf.es el 18/03/2017 a las 19:00, desde la dirección IP 95.19.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 2621 veces.
Tamaño del archivo: 4.2 MB (400 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


ElRelojdelaVida/port_ElRelojdelaVida/port 14/02/11 9:46 Página 1

Psicología astrológica
El punto de la edad señala los ciclos de la vida del individuo en el
horóscopo. Como si se tratara de un reloj de la vida, en cada momento
podemos ver en qué fase de la vida nos encontramos, en qué área de
interés está enfocada nuestra conciencia y qué tipo de cualidad
estamos desarrollando o desarrollaremos.

Bruno Huber (1930-1999) y Louise Huber son los fundadores del API
(Astrologish-Psychologischen Institut) o Instituto de Psicología
Astrológica de Adliswil/Zurich, una escuela de astrología de gran
prestigio internacional en la que se enseña una nueva psicología de
orientación astrológica.

EL RELOJ DE LA VIDA

A modo de ejemplo se incluye un seguimiento de la vida de C. G. Jung
desde la óptica del punto de la edad con referencias a sus textos
autobiográficos.

El punto de la edad
y las fases de la vida
en el horóscopo

Huber

No es un método de pronóstico sino un método psicológico que
facilita la comprensión del punto de vista subjetivo de la persona en
cada etapa de su vida. Muchos astrólogos, psicólogos, educadores,
terapeutas y asistentes sociales emplean los principios enunciados en
este libro en su trabajo desde hace años.

EL RELOJ DE LA VIDA

Bruno y Louise Huber

Bruno & Louise Huber

El reloj de la vida
El punto de la edad
y las fases de la vida
en el horóscopo
Estructura, funcionamiento, técnica
y reglas de interpretación
Cambio del propio destino
a través del autoconocimiento

API Ediciones España, S.L.
3

Este libro forma parte de una serie sobre psicología astrológica

Título original: Die Lebensuhr: Alterspunkt und Lebensphasen im Horoskop
Editor original: API-Verlag, Adliswil/Zürich
Traducción: Joan Solé © con la colaboración de Jana Mayer, Angela
Wilfart y Andrés Schmidt
© 1990, 2ª edición 1997,API-Verlag, Michael Huber, CH-8134,Adliswil
© 2003, API Ediciones España, S.L.
C/ Santa Bárbara 54, 2-2
08210 Barberá del Vallés
www.api-ediciones.com
ISBN 84-932790-2-1
Depósito legal: B.22246-2003
Maquetación: Rossell Imatge Digital, S.L.
Impresión: Novagràfik, S.L. 08110 Montcada i Reixac

4

Índice
Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Consideraciones generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

13
14

1. Funcionamiento de la progresión de la edad
El descubrimiento del punto de la edad . . . . . . . . . . . .
Diferencias con los métodos de predicción . . . . . . . . . .
La técnica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El paso cíclico del PE por las doce casas . . . . . . . . . . .
Dinámica de desarrollo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El funcionamiento de la progresión de la edad . . . . . .
Sistema de casas de Koch . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Métodos parecidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El ritmo de 6 años y el ritmo de 7 años . . . . . . . . . . .
El número cósmico 72 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El número 6: la clave de la progresión de la edad . . . . .
La progresión de la edad y el curso cósmico del tiempo . .
La división en partes de 5 grados . . . . . . . . . . . . . . . .
El paso del PE por los signos . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Casas pequeñas y casas grandes . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cambio de signo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cruz y temperamento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Paso de signo de agua a signo de fuego . . . . . . . . . . . .
Paso de signo de fuego a signo de tierra . . . . . . . . . . .
Paso de signo de tierra a signo de aire . . . . . . . . . . . . .
Paso de signo de aire a signo de agua . . . . . . . . . . . . .
El PE en las cruces . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

20
23
25
27
28
30
31
32
33
34
34
35
36
38
39
39
41
43
44
45
46
48

2. Fundamentos de interpretación
de la progresión de la edad
Espacio y tiempo: ritmos vitales . . . . . . . . . . . . . . . . .
Ciclos vitales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Períodos de la vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Lo esencial son las vivencias, no los acontecimientos . .
Determinación de los temas básicos de una edad . . . . .
Cuestiones sobre las que el punto de la edad
aporta claridad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

52
55
57
57
59
60

5

3. Reglas de interpretación y aspectos
de la progresión de la edad
Los siete aspectos principales (gráfico a color) . . . . . . . 64 A

Efecto y valoración de los aspectos del PE .
Reglas para determinar el efecto de los aspectos . . . . .
Reglas para la localización de los aspectos del PE . . . .
La secuencia de aspectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Duración del efecto de los aspectos del PE . . . . . . . . .
Comienzo del efecto del planeta en la entrada del PE
en el signo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Intensidad de los aspectos del PE . . . . . . . . . . . . . . . .
Superposición de elementos de progresión . . . . . . . . .
Momentos concretos y lapsos de tiempo . . . . . . . . . . .
Paso del PE sobre un planeta . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Acumulaciones de planetas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Dirección de la estructura de aspectos . . . . . . . . . . . . .

65
67
69
71
73
74
75
76
76
79
80
80

Las energías planetarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
82
1. Planetas masculinos, femeninos y neutros . . . . . . . . .
82
2. Planetas duros y suaves . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
83
Efecto de los aspectos según su color . . . . . . . . . . . . .
84
“Activación” de una figura de aspectos . . . . . . . . . . . .
86
Planetas inaspectados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
86
Paso del PE por un espacio vacío . . . . . . . . . . . . . . . .
88
Huecos en la estructura de aspectos . . . . . . . . . . . . . .
90
Punto medio entre dos planetas: punto de cambio . . . .
90
Cambio de figura de aspectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
95
Horóscopo ejemplo (color) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96 A
Interpretación de los aspectos del PE en tres pasos . . . .
98
Consideración de la globalidad del horóscopo . . . . . . .
99
El ciclo de aspectos del PE . . . . . . . . . . . . . . . .
Aspectos primarios del PE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Conjunción del PE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Oposición del PE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Inicio del ciclo completo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los dos semiciclos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

6

100
103
104
106
107
108

Las cinco etapas intermedias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Primer semiciclo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Segundo semiciclo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Reglas generales relativas a la secuencia de aspectos . . .
Aspectos primarios en la infancia . . . . . . . . . . . . . . . .
Indicaciones para la interpretación . . . . . . . . . . . . . . .
Inicio del ciclo del PE en los cuatro cuadrantes . . . . . .

109
109
113
114
115
116
118

Los tres tipos de aspectos . . . . . . . . . . . . . . . . .

124
124
126
129
132

Aspectos rojos: conjunción, oposición y cuadratura . . .
Aspectos azules: sextil y trígono . . . . . . . . . . . . . . . . .
Aspectos verdes: semisextil y quincuncio . . . . . . . . . . .
Las tres etapas de desarrollo del quincuncio del PE . . .

4. Aspectos del punto de la edad a los diez
planetas y al Nodo Lunar
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
Aspectos del PE a los tres planetas principales . . . . . . . 137
El Sol: conjunción del PE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
Posición del Sol por casa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140
Aspectos y ciclo de aspectos del Sol . . . . . . . . . . . . . . 141
La Luna: conjunción del PE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143
Posición de la Luna por casa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
Aspectos y ciclo de aspectos de la Luna . . . . . . . . . . . . 145
Subjetividad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146
Aspectos verdes del PE con la Luna . . . . . . . . . . . . . . 146
Sentimiento de autoestima (basado en la sensitividad) . 147
La naturaleza de los opuestos en el cuerpo emocional . 148
El yo lunar infantil: la espontaneidad . . . . . . . . . . . . . . 149
Saturno: conjunción del PE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
Posición de Saturno por casa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153
Aspectos y ciclo de aspectos de Saturno . . . . . . . . . . . 153
Mercurio, Marte,Venus y Júpiter: conjunción del PE
y ciclo de aspectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
Tabla de planetas (color) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160 A
Urano, Neptuno y Plutón: conjunción del PE
y ciclo de aspectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
Nodo Lunar: conjunción del PE y ciclo de aspectos . . 177

7

5. Efecto psicológico de la progresión de la edad
Fases de la progresión de la edad . . . . . . . . . . . . . . . . .
Duración de las fases de expansión y de contracción . .
Las tres fases de cada casa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las tres cualidades de las cruces en cada casa . . . . . . . .
Repetición de las fases en la misma secuencia . . . . . . .
Cambios en la estructura de comportamiento . . . . . . .
Efecto anticipado de las cúspides de las casas . . . . . . .
Signos con dos cúspides . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Signos interceptados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Duración de la fase de punto de reposo . . . . . . . . . . .
La progresión de la edad y las fechas exactas . . . . . . . .
Improntas de la infancia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Ejemplos de la consulta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Casos de estudio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

180
182
183
183
184
185
185
188
189
190
191
193
199
201

6. División espacial del horóscopo
Ritmos de la naturaleza y de la vida del ser humano . .
Fases de desarrollo en el horóscopo . . . . . . . . . . . . . .
División del horóscopo en diferentes etapas vitales . . .
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

212
213
216
217

La división en dos partes . . . . . . . . . . . . . . . . . .

218
218
219
219
222
222

Primera mitad de la vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Segunda mitad de la vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Polaridad y procesos de individualización . . . . . . . . . .
Ser uno mismo: el centro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El punto de la edad: foco de nuestra conciencia . . . . . .

La división en los cuatro cuadrantes . . . . . . .
Formación del yo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Desarrollo social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cultivo del contacto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Ser uno mismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

La división en tres partes . . . . . . . . . . . . . . . . .
Desarrollo y maduración del yo . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los cuatro temperamentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las tres fases del desarrollo de la personalidad . . . . . . .

8

224
225
226
227
228
229
230
231
232

La división en seis partes: procesos sociales .
Los seis impulsos hacia la manifestación . . . . . . . . . . .
Las seis fases de crisis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

235
241
242

7. La vida como recorrido a través
de las doce casas
Las 36 (ó 45) fases de la edad . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Palabras clave - Visión general . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

246
248

El punto de la edad a través de las doce casas

252
255
259
264
269

Casa
Casa
Casa
Casa
Casa

1:
2:
3:
4:
5:

Formación del yo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Creación del propio espacio vital . . . . . . . . .
Fase de aprendizaje y de formación . . . . . . . .
Emancipación del hogar paterno . . . . . . . . . .
Fase de experimentación y de prueba de uno
mismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Casa 6: Superación de la existencia . . . . . . . . . . . . . .
Casa 7: Intensa inclinación al tú . . . . . . . . . . . . . . . .
Casa 8: Fase de transformación. Procesos de muerte y
renacimiento. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Casa 9: Formación de una filosofía de vida propia . . .
Casa 10: Vocación y autorrealización . . . . . . . . . . . . .
Casa 11: Relaciones libremente elegidas . . . . . . . . . . .
Casa 12: Fase de interiorización . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Ascendente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El punto cero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Segundo paso por las tres primeras casas . . . . . . . . . . .
Casa 1: Fase de renacimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Casa 2: Desapego, recuerdos, sueños . . . . . . . . . . . . .
Casa 3: Pensamientos, cambios, restitución . . . . . . . . .

272
275
281
286
292
297
302
308
312
313
314
316
320
324

8. La progresión de la edad en el horóscopo
de Carl Gustav Jung
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Por qué la vida de Jung? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El horóscopo de Jung: interpretación de la figura
de aspectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Sol Leo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La relación con el padre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

330
330
333
335
336

9

La relación con la madre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 337
Tabla de la progresión de la edad (fechas y aspectos) . . 340
La progresión de la edad y la vida de Jung . . . . . . . . . . 343
Infancia y adolescencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 343
De estudiante de medicina a médico jefe . . . . . . . . . . 345
Sigmund Freud, el amigo paternal . . . . . . . . . . . . . . . . 347
Crisis vitales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 350
La ruptura con Freud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 352
Horóscopo de Jung (color) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 352 A
Período de ínterin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 355
Procesos de transformación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 359
Viajes, expansión de conciencia y energética . . . . . . . . 361
Actividad pública, éxito y reconocimiento . . . . . . . . . . 363
Infarto de miocardio y otras enfermedades . . . . . . . . . 364
Respuesta a Job . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 366
Recuerdos, sueños y pensamientos . . . . . . . . . . . . . . . 368
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 371

Anexo
Breve introducción a la psicología astrológica . .
El horóscopo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
1. Los cuatro niveles del ser humano . . . . . . . . . . . . . .
2. Las funciones básicas de los diez planetas . . . . . . . . .
3. Los planetas en los signos zodiacales . . . . . . . . . . . .
4. Los planetas en las casas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
5. Posiciones fuertes y débiles de los planetas . . . . . . . .
6. Los aspectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
7. La estructura de aspectos o la estructura
de la conciencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
8. Concordancia o divergencia entre signo y casa
(disposición hereditaria y comportamiento aprendido)
9. Predicciones y problemas psicológicos . . . . . . . . . . .
Tabla PE-PR-PI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

10

373
374
374
375
378
379
380
381
384
386
387
391
392

Símbolos de los planetas
Sol

Marte

Luna

Júpiter

Saturno

Urano

Mercurio

Neptuno

Venus

Plutón

Nodo Lunar Ascendente

Símbolos de los signos
Aries

Libra

Tauro

Escorpio

Géminis

Sagitario

Cáncer

Capricornio

Leo

Acuario

Virgo

Piscis

Abreviaturas
AC
IC
DC
MC
PE

= Ascendente
= Immum Coeli
= Descendente
= Medium Coeli
= Punto de la edad

HNL = Horóscopo del Nodo
Lunar
CC = Cúspide de casa
PR = Punto de reposo
PI = Punto de inversión

Sinónimos: Progresión de la edad y punto de la edad (PE) significan
lo mismo.
Números entre paréntesis: Estos números hacen referencia a los
libros de la bibliografía de la página 392.

11

El tiempo pasa y la sabiduría queda.
Cambia sus formas y sus ritos
pero en todas las épocas se basa en el mismo fundamento:
la integración del ser humano en la naturaleza,
en el ritmo cósmico.
Hermann Hesse

12

Prólogo
Querido lector:
La progresión de la edad es un método relativamente
nuevo para profundizar en el camino vital, tanto en el propio como en el de otras personas. En un primer momento esta obra se editó en dos volúmenes (en castellano sólo
se editó el primero: El reloj de la vida – La progresión de la
edad, Ed. Indigo, 1990) pero, una vez agotada, decidimos
hacer una nueva edición resumida en sólo un volumen.
En la primera parte del libro abordamos los elementos
estructurales y cualitativos del método de la progresión de
la edad incluyendo la técnica y la forma de cálculo de las
diferentes etapas de la vida. A continuación dedicamos un
espacio especial a los planetas y a los aspectos. Como ejemplo práctico hemos seleccionado el horóscopo de Carl
Gustav Jung. Su ejemplar biografía habla por sí misma.
Durante la lectura de este libro es recomendable tener a
mano el propio horóscopo para realizar el seguimiento de
la progresión de la edad en nuestra vida y comprobar el
buen funcionamiento del método. En www.api-ediciones.com
puedes obtener gratuitamente tu horóscopo dibujado
según los estándares del API (Astrologisch-Psychologiches
Institut) o Instituto de Psicología Astrológica y los datos de
la progresión de la edad. Para los lectores que no estén
familiarizados con la psicología astrológica, en el anexo
incluimos una pequeña introducción y un resumen de los
principales conceptos de la misma.
Bruno y Louise Huber
13

Consideraciones generales
Actualmente, muchos de los profesionales que se dedican
al asesoramiento psicológico se esfuerzan por hallar nuevos caminos creativos para dar respuesta a los problemas
que se les plantean. Los métodos antiguos no son lo suficientemente satisfactorios y buscan nuevas técnicas que
permitan obtener un mejor conocimiento de la psique
humana y que sean efectivos para las personas que acuden a la consulta en busca de ayuda. Muchos profesionales se han acercado a la astrología e intentan emplear el
saber astrológico en su práctica. Cada vez más médicos,
psicólogos, sociólogos y educadores emplean el horóscopo como herramienta de ayuda para el diagnóstico. Por
otro lado, los astrólogos también están cada vez más cualificados para integrar los puntos de vista psicológicos en
su pensamiento astrológico.
En las últimas décadas se ha demostrado que la síntesis
entre astrología y psicología es beneficiosa para ambas
partes. Su combinación permite obtener una imagen global y más completa del ser humano. Los conocimientos
psicológicos modernos han permitido delinear un modelo conceptual del ser humano y de su estructura psicológica y espiritual. Mientras la astrología tradicional basa sus
afirmaciones en la observación de acontecimientos y
deduce sus reglas de la interpretación de síntomas, la
astrología moderna penetra cada vez más en el nivel causal. Las personas aceptan cada vez menos ser juzgadas sólo
por los síntomas o por su comportamiento. Quieren ser
reconocidas en su esencia interior y sentirse comprendidas. Quieren saber por qué son como son y por qué tienen determinados problemas.Ya no tiene sentido dividir
los aspectos ni los horóscopos en “buenos” y “malos”. La
creencia en la predeterminación ha quedado atrás.
14

Los nuevos métodos de interpretación nos permiten
reconocer las interrelaciones psicológicas y espirituales,
las tonalidades, los matices y las causas profundas de una
determinada problemática, así como el sentido y el objetivo de una “buena” o “mala” configuración planetaria.
La psicología astrológica valora a la persona según su disposición básica interna, según su propia constitución
individual (una constitución que está reflejada en su
horóscopo) y, de esta forma, hace justicia a su esencia.
Quiere conducir al ser humano hacia su interior para
que desarrolle la capacidad de dirigir su propio destino y
para convertirlo en el señor de sí mismo y en el dueño
de “sus estrellas”.
La psicología astrológica se acerca cada vez más a la psicología individual y a la psicología evolutiva de nuestros
días, y también incorpora cada vez más los conocimientos y objetivos de la psicología transpersonal. La psicología astrológica proporciona al ser humano nuevas directrices y nuevos principios éticos orientados a conseguir
una integración natural en la vida y le ofrece criterios de
valoración para llevar una vida llena de sentido. De esta
forma, además de permitir una comprensión diferenciada
de la personalidad, también posibilita la integración y la
remodelación del ser humano, es decir, su psicosíntesis.
Estos nuevos conocimientos se basan en las enseñanzas
simbólicas tradicionales sobre planetas, aspectos, signos
zodiacales y casas. Las más recientes investigaciones
demuestran que estos elementos pueden trasladarse de
forma relativamente sencilla al pensamiento psicológico.
El horóscopo, calculado para el momento de nacimiento
con una exactitud de minuto, es una imagen simbólica
del ser humano y de su mundo subjetivo en la que, con
15

un método de interpretación psicológico, pueden deducirse las singularidades del carácter de la persona y las
tendencias y posibilidades de su desarrollo individual.
La relación entre la mecánica celeste y el carácter del ser
humano todavía no puede explicarse desde el punto de
vista científico. No obstante, empleando métodos de
diagnóstico psicológicos, esta relación puede demostrarse de forma pragmática. Sabemos que la astrología funciona pero no sabemos el porqué. Esto hace que sea una
ciencia muy controvertida. Pero no hay duda de que es
una ciencia, puesto que trabaja con métodos de medición exactos y con criterios empíricamente verificados,
y con ella pueden realizarse afirmaciones de claro valor
psicológico perfectamente comprobables.
Del mismo modo que un voltímetro es un aparato de
medida que mide la tensión eléctrica, las configuraciones
planetarias con las que trabajamos sólo son aparatos de
medida. El voltímetro no produce electricidad, sólo indica su existencia y la cuantifica. Nuestro horóscopo es un
instrumento parecido que, con todos sus elementos, no
hace nuestro carácter ni tampoco determina nuestro comportamiento sino que es una especie de “reloj” que mide
y señala con precisión los flujos energéticos existentes en
la constitución biológica, psicológica y espiritual de un ser
humano. En la práctica psicológica, el empleo del horóscopo como instrumento de diagnóstico tiene un valor
incalculable. Si se tiene la suficiente experiencia, de un
vistazo se puede comprender la problemática de una persona en un momento determinado de su vida y también
se pueden ver las posibilidades de solución de la misma.
La progresión de la edad es una técnica relativamente
nueva en astrología. Fue desarrollada por Bruno Huber
16

como resultado de un largo trabajo de investigación y ha
sido empleada en la práctica con éxito durante más de
veinte años, tanto en asesoramiento como en enseñanza.
No es un método elaborado de forma teórica: surgió de
forma pragmática y muchos astrólogos y psicólogos lo
utilizan en su práctica cotidiana.
La progresión de la edad es una mecánica de tiempo
inherente al horóscopo (una especie de reloj de la vida
individual). Es una técnica que nos permite saber en qué
punto del horóscopo nos encontramos en un determinado momento de nuestra vida, qué es lo mejor que
podemos hacer en la situación presente, qué tipo de problemas hemos tenido hasta ese momento y qué nos
espera. Pero no en cuanto a acontecimientos sino en lo
referente a procesos de desarrollo psicológicos durante
el transcurso cíclico de nuestra vida.
Con el nuevo método de progresión que presentamos en
este libro no intentamos predecir acontecimientos. Lo
que pretendemos es comprender las actitudes psicológicas básicas de los diferentes períodos vitales para que
encajen de la mejor forma posible en la vida.
La transformación del pensamiento formalista en pensamiento psicológico no sólo es un elemento muy importante en nuestros días sino que también es una exigencia. Si queremos trabajar con una astrología progresista
sin riesgos, no debemos concentrarnos en los acontecimientos futuros. Debemos aprender a pensar, no sólo en
términos formalistas y materialistas, sino también en
términos de cualidades psicológicas, energías y estados
de conciencia. En nuestros días se está produciendo una
“psicologización” del pensamiento que llega incluso a la
vida cotidiana. La astrología también tiene la necesidad
17

urgente de incorporar la dimensión psicológica. La
astrología de hoy es inconcebible sin el pensamiento
psicológico.

18

1. Funcionamiento de la
progresión de la edad
El descubrimiento del punto de la edad.
Diferencias con los métodos de predicción.
La técnica.
El paso cíclico del PE por las doce casas.
Dinámica de desarrollo.
El funcionamiento de la progresión de la edad.
Sistema de casas de Koch.
Métodos parecidos.
El ritmo de 6 años y el ritmo de 7 años.
El número cósmico 72.
El número 6: la clave de la progresión de la edad.
La progresión de la edad y el curso cósmico del tiempo.
La división en partes de 5 grados.
El paso del PE por los signos.
Casas pequeñas y casas grandes.
Cambio de signo.
Cruz y temperamento.
Paso de signo de agua a signo de fuego.
Paso de signo de fuego a signo de tierra.
Paso de signo de tierra a signo de aire.
Paso de signo de aire a signo de agua.
El PE en las cruces.

19

El descubrimiento del punto de la edad
El descubrimiento del punto de la edad tuvo lugar a finales de los años 50 en el Instituto de Psicosíntesis de
Roberto Assagioli, en Florencia, y puede decirse que se
produjo por accidente. Bruno Huber se encontraba en
una fase de su vida en la que se dedicaba intensamente a
la investigación (en esa época descubrió, entre otras
cosas, la curva de distribución de la energía de las casas y
el punto de reposo) y un día se dio cuenta de que los
casos de varios clientes estaban relacionados con problemas o cambios en el área laboral. Si bien las razones de
tales cambios, ya realizados o sólo planificados, eran individualmente distintas, se producía un fenómeno común
en todos sus horóscopos: aproximadamente en la mitad
de la casa 6 tenían un cambio de signo.
Tras considerar también la casa 10
con su temática de vocación para
finalmente descartarla, constató que
la regularidad con que los horóscopos de las personas en cuestión tenían un cambio de signo en la mitad
de la casa 6 era manifiesta. Por ejemplo, en la primera mitad de la casa estaba Libra y en la
segunda mitad estaba Escorpio. El otro indicio era que
todas esas personas tenían treinta y tantos años, es decir,
que se encontraban en la mitad de la vida. El concepto de
mitad se repetía (mitad de signo y mitad de la vida) y eso
permitió plantear la hipótesis de la existencia de una
mecánica de tiempo dentro de la casa. Aquí empezaba el
verdadero trabajo: había que determinar la magnitud
matemática o la unidad de tiempo según la que se movía
esa mecánica de tiempo.Tras varias pruebas y cálculos, la
20

investigación llegó al siguiente resultado: al dividir la casa
6 en 72 partes iguales (72 es la esperanza media de vida),
el cambio de signo se producía en una cifra que coincidía con la edad en que la persona había cambiado de trabajo o había debido ocuparse intensamente de este ámbito de su vida.
Bruno Huber continuó la investigación considerando
otro tipo de situaciones vitales en sus correspondientes
casas (por ejemplo, cambios familiares en la casa 4, cambios de vivienda y situaciones de emigración en las casas
3 y 9, cambios en la actitud con respecto a las posesiones
en las casas 2 y 8, etc.). Siguiendo el criterio de dividir
cada casa en 72 partes o años, siempre encontraba que los
cambios relativos a una determinada temática de la vida
se producían a la edad que indicaba el cambio de signo
en la casa correspondiente. El método fue bautizado con
el nombre de “punto de la edad” (PE).
Por ejemplo, si una casa tiene dos signos (como ocurre
en la casa 6 de la figura de la página siguiente) y el cambio de signo se encuentra aproximadamente a tres cuartos de la casa después de la cúspide, entonces el cambio
en el ámbito de la vida correspondiente a la casa se produce, más o menos, a la edad de 52 años. Si la frontera
entre dos signos se encuentra al principio de la casa
(como ocurre en las casas 3 y 9 de la misma figura), el
cambio se produce en la adolescencia. Si una casa tiene
tres signos (uno de ellos interceptado, como ocurre en las
casas 4 y 10), entonces tienen lugar dos cambios importantes en la vida en relación con la temática de la casa:
uno en la infancia o en la adolescencia y otro en la
madurez.

21

El punto de la edad pequeño en las diferentes casas

Como se verá más adelante, la Tabla PE-PR-PI (página
391) está pensada para otras finalidades pero si el lector
desea calcular a qué edad se produce el paso del PE por
un cambio de signo en una determinada casa, puede utilizar esta tabla. Lo primero que hay que hacer es calcular
el tamaño de la casa (este procedimiento sólo es válido si
se emplea el sistema de casas de Koch). En segundo lugar
debe determinarse el paso anual del PE en la casa, es
decir, cuantos grados avanza el PE en un año en esa casa
(lo cual depende del tamaño de la casa). Este valor puede
obtenerse en la columna “Mensual” de la tabla, en la fila
correspondiente al tamaño de la casa (columna “Tamaño
de la casa” de la tabla). En tercer lugar hay que medir el
ángulo entre la cúspide de la casa y el cambio de signo.
Y, por último, dividir esta última cifra por el paso anual
del PE encontrado en la tabla. El resultado es la edad en
años en la que se produce el cambio de signo en la casa.
22

Si había un punto de la edad “pequeño” que funcionaba
en las casas, la analogía permitía pensar que tal vez también existiera un punto de la edad “grande” que funcionara, no en una casa, sino en la totalidad del sistema de
casas. Con un poco de trabajo quedó claro que, aplicando los 72 años a todo el sistema de casas, el punto de la
edad grande también funcionaba: el punto de la edad
daba la vuelta al sistema de casas en 72 años.
Los numerosos casos estudiados con esta mecánica temporal produjeron resultados sorprendentes. El paso del
punto de la edad (PE) por los cambios de signo continuaba siendo relevante pero también lo era su paso sobre un
planeta (conjunción del PE con el planeta). Y también
resultaban significativos los momentos de la vida en que
el PE formaba otros aspectos (oposiciones, trígonos, etc.)
con los planetas. El punto de la edad era comparable a la
manecilla de un reloj que empezaba su recorrido en la
cúspide de la casa 1 (esto es, en el Ascendente) y que,
moviéndose en sentido cósmico directo (o sea, en sentido contrario a las agujas del reloj), en el curso de la vida
iba haciendo aspectos con los diferentes puntos importantes del horóscopo. (En un ciclo completo de 72 años
realiza un total de 132 aspectos con los distintos planetas).

Diferencias con los métodos de predicción
La progresión de la edad es una mecánica de tiempo
inherente al horóscopo cuyo movimiento se produce (es
decir, se basa) en el sistema de casas (¡no en el zodíaco!). Por lo tanto, un horóscopo no es sólo una imagen
del ser humano tomada en el momento de su nacimiento sino que, además, contiene una especie de “reloj de
la vida” que indica en qué momento de su desarrollo se
23

encuentra la persona. La progresión de la edad (PE), que
también llamamos punto de la edad, no es más que la
manecilla de ese reloj de la vida que recorre las casas del
horóscopo durante el transcurso de la vida. La progresión
de la edad nos permite tener una visión global del curso
de nuestra vida y también analizarla de forma detallada.
Los métodos de predicción hacen referencia a períodos
de tiempo concretos. Se concentran en los días en que
los aspectos son exactos y pueden actuar de estímulo o
desencadenar acontecimientos. La progresión de la edad
es completamente diferente de estos métodos. La consideración de los tránsitos individuales como elementos
desencadenantes de acontecimientos en el tiempo tiene
el riesgo de perder de vista la globalidad. El primero en
realizar planteamientos para intentar resolver este problema fue Dane Rudhyar. Posteriormente, Alex Ruperti
desarrolló las ideas de Rudhyar de manera consecuente y
las plasmó en su libro Los ciclos del devenir (29), donde
propone considerar los movimientos de todos los planetas del sistema solar de forma conjunta, analizando sus
interconexiones.
Con respecto a los métodos de predicción generalmente utilizados, la progresión de la edad tiene la ventaja de
que se trabaja con un sólo elemento y de que, además, se
trata de un elemento personal inherente al individuo.
Para interpretar bien la progresión de la edad no debemos caer en el error de interpretar posiciones aisladas ni
de especular sobre sus posibles efectos detallados. La
correcta interpretación de la progresión de la edad
requiere considerar al ser humano y su vida desde el
punto de vista psicológico y con una perspectiva global.
La progresión de la edad no muestra acontecimientos
24

sino procesos psicológicos: va marcando las diferentes
fases activas y pasivas de la vida, con sus correspondientes momentos altos y bajos, que surgen y desaparecen
como si fueran olas. La progresión de la edad muestra la
línea de desarrollo del individuo en el tiempo. Los detalles concretos de un determinado momento en el tiempo son sólo una parte de todo el proceso de desarrollo,
y solamente la suma de todos ellos nos proporciona una
visión del camino vital de la persona. La progresión de
la edad nos permite reconocer la temática psicológica
básica de cualquier momento en la vida de la persona.
Esto tiene una gran importancia puesto que el resto de
influencias derivadas de los distintos elementos astrológicos están subordinadas a esta temática psicológica
básica.

La técnica
La técnica de la progresión de la edad es muy
sencilla. La manecilla del
reloj de la vida se pone en
marcha en el momento del
nacimiento en el Ascendente y avanza en sentido
contrario a las agujas del reloj (sentido antihorario), es
decir, se mueve siguiendo la secuencia de casas (casa 1,
casa 2, casa 3, etc.). El punto de la edad tarda 6 años en
recorrer cada casa, independientemente del tamaño de la
casa. Así pues, en el momento de nacimiento el PE está
en el AC, a los 6 años está en la cúspide de la casa 2, a
los 12 en la cúspide de la casa 3, a los 18 en el IC, etc. A
los 72 años, el PE está de nuevo sobre el AC, y a los 78
otra vez en la cúspide de la casa 2.
25

Para determinar el paso anual del PE en una determinada casa, esto es, para calcular cuántos grados avanza cada
año en esa casa, debemos proceder de la siguiente forma:
1. Determinamos el tamaño de la casa en grados.
2. Dividimos por 6: el resultado es el paso anual del PE
en la casa.
3. Marcamos cada año con una pequeña raya en el borde
del horóscopo (como en el gráfico adjunto).

Otra forma de proceder: tras determinar el tamaño de
una casa (que suele estar entre 20º y 50º, aunque puede
ser mayor), acudimos a la Tabla PE-PR-PI (página 391) y
localizamos el paso anual del PE (columna “Anual”)
correspondiente al tamaño de la casa en cuestión
(columna “Tamaño de la casa”). Contamos la cifra obtenida (en grados y minutos) a partir de la cúspide de la
casa y marcamos la posición. A partir de esa posición,
volvemos a contar la misma cifra y marcamos una nueva
posición. Repitiendo este proceso 5 veces, obtendremos
las posiciones de los 6 años de una casa. Este proceso
debe realizarse para cada una de las seis primeras casas. En
las casas restantes (de la casa 7 a la casa 12) no es necesario repetir el cálculo puesto que las posiciones anuales
26

del PE en cada una de estas casas se encuentran exactamente a 180º de lo indicado en la casa opuesta, es decir,
36 años más adelante.
Si el lector desea tener uno o más horóscopos con las
posiciones del PE marcadas de 0 a 72 años como el de la
figura de la página anterior, puede obtenerlos gratuitamente en www.api-ediciones.com.

El paso cíclico del PE por las doce casas
El punto de la edad tarda 6 años en recorrer cada casa.
Esta cifra es siempre la misma, independientemente del
tamaño de la casa. Esto significa que cada 6 años también
varían los intereses y la postura psicológica básica del
individuo frente a la vida. Evidentemente, este cambio
no se produce de forma brusca sino de forma progresiva, en unos períodos de transición que duran entre uno
y dos años.
El paso de la progresión de la edad por las doce casas va
marcando el desarrollo del plan vital del individuo. Si
bien cada individuo lo experimenta de una forma distinta, este ritmo de 6 años es común a todas las personas.
Ordena la vida en doce temáticas básicas que representan
un proceso de desarrollo natural. A medida que sigue su
curso por las diferentes casas, el punto de la edad va
poniendo a la persona en contacto con nuevas experiencias y procesos que van conformando su desarrollo.
Los efectos de estos ciclos de 6 años están directamente
relacionados con el significado y la temática de la casa.
Por ejemplo, los seis primeros años de vida están relacionados con la casa 1, es decir, con la formación del yo; en
27

la casa 2, que va de los 6 a los 12 años, el niño se crea su
propio espacio vital (posesiones); en la casa 3 el adolescente amplia y consolida sus conocimientos; en la casa 4
se produce un enfrentamiento con la familia y el individuo quiere volar fuera del nido; en la casa 5 la persona
sale al mundo para probarse a sí misma y en la casa 6 se
trata de encontrar el trabajo adecuado para asegurarse la
existencia.
En la casa 7 la persona aspira a la colaboración y la asociación con el tú; en la casa 8 aspira a alcanzar un status
y a ser una personalidad socialmente reconocida; en la
casa 9 desarrolla su propia filosofía de vida; en la casa 10
el individuo lo ha conseguido todo y es una autoridad;
en la casa 11 se limita a un reducido círculo de conocidos: sus amigos, y en la casa 12, tras haber completado el
trabajo de su vida, se retira a su interior.

Dinámica de desarrollo
El camino que sigue la progresión de
la edad, que va desde el Ascendente
(AC) hasta el Fondo del Cielo (IC),
desde ahí hasta el Descendente (DC),
luego hasta el Medio Cielo (MC) y
que después regresa de nuevo al
Ascendente, muestra la dinámica de desarrollo del ser
humano. El individuo nace en el AC. En el IC ya ha crecido y, normalmente, deja el hogar paterno. En el DC se
enfrenta al entorno o a la pareja. En el MC es una individualidad madura y, por último, regresa de nuevo al AC:
a sí mismo.
En este camino de desarrollo podemos distinguir diferentes estadios o etapas de la vida. Para ello podemos
28

dividir el horóscopo en 2, 3, 4, 6, 12 y 36 partes. Cada
una de estas divisiones nos dará una perspectiva distinta de las diferentes fases de la vida del ser humano.
De esta forma obtendremos una visión global de todas
las fases de su vida; no obstante, las posibilidades individuales de desarrollo están indicadas por las posiciones de los planetas y la disposición de los signos del
horóscopo.
Teniendo en cuenta que la vida comienza en el AC y que
el eje AC-DC representa el horizonte o la superficie de
la Tierra, vemos que lo primero que hacemos al nacer es
sumergirnos en la vida material.Tras nacer, el PE se dirige hacia abajo por el espacio inconsciente situado bajo el
horizonte en el horóscopo. Nos sumergimos gradualmente en la vida real. Después del IC aspiramos a llegar
de nuevo a la superficie y en el DC llegamos a la luz del
día, apareciendo en el espacio consciente.
Tras salir y liberarnos de la muchedumbre del espacio
colectivo en el que hemos estado involucrados, en el DC
emergemos sobre la línea del horizonte.Y ahí es donde
la vida empieza a ser verdaderamente interesante. Los
primeros dieciocho años de vida son fundamentalmente
años de formación. Durante esta fase, el individuo tiene
una actitud pasiva ante la vida: se sumerge en el mundo
para dejarse moldear.
En el IC (el polo opuesto al MC) recibimos un fuerte
impulso que nos induce a buscar nuestra propia individualidad. Cuando estamos en uno de los puntos angulares, siempre aspiramos a llegar al opuesto. En el AC, el
impulso vital del nacimiento nos lanza a la vida con la
temática del DC como meta. Del IC al DC todavía
podemos utilizar el impulso del nacimiento pero para
29

continuar avanzando debemos utilizar la fuerza del espíritu. Algunas personas cuya educación ha estado muy
orientada a alcanzar el éxito material en la vida, cuando
llegan al DC tienen la impresión de que ya han “acabado”. No saben qué hacer con las dimensiones vitales que
se les acercan después del DC y, si continúan buscando el
éxito exclusivamente en lo material y en lo externo, normalmente sufren un colapso en el ámbito de la casa 8 o
de la casa 9.
Pero si nos preparamos con antelación para las esferas
más elevadas de la vida, podemos llegar al MC en buenas
condiciones y continuar nuestro desarrollo. En el MC la
individualidad debe florecer y llegar a la plena madurez
para que el camino de regreso al AC pueda realizarse de
forma plenamente consciente.

El funcionamiento de la progresión
de la edad
Por lo tanto, es como si durante la vida hiciéramos un
viaje por nuestro horóscopo o por nuestro carácter. Es
algo parecido a lo que ocurre en una representación teatral cuando, al principio de la obra, un foco proyecta un
cono de luz sobre el protagonista, que lo acompaña a lo
largo de las diferentes escenas. Del mismo modo que el
actor pasa por la obra, nuestra conciencia pasa por la
vida y se va encontrando con los distintos factores de
nuestro carácter y de nuestro entorno que están representados en el horóscopo por las posiciones de los planetas en los signos.
Cuando el punto de la edad pasa sobre un planeta,
la conciencia se enfoca en la capacidad básica que
representa ese planeta.
30

El planeta o la capacidad básica queda iluminada. Dicho
de otro modo, en el período de tiempo en que el PE pasa
sobre el planeta, se producen situaciones en las que la
persona debe ocuparse de las cualidades y de las características de ese planeta de una forma especial. Es un
momento en que el individuo debe emplear de forma
consciente esa capacidad disponible que está simbolizada
por el planeta correspondiente.
El paso del PE por una casa activa la cualidad de esa
casa en nuestra vida.
Con el avance de la progresión de la edad, en el interior
de la persona se van activando procesos psíquicos básicos
que se manifiestan en el exterior en forma de intereses y
actitudes cada vez nuevas. Esto origina determinados
comportamientos con respecto al entorno y con respecto a los amigos y conocidos: en determinados momentos
la actitud es activa y en otros pasiva, en ciertos períodos
se está más dispuesto al contacto, en otros menos, etc. El
comportamiento en una determinada casa también está
influenciado por la cualidad del signo de la misma. Más
adelante abordaremos este tema con mayor detalle.

Sistema de casas de Koch
En astrología se emplean diversos sistemas de casas. Los
sistemas de casas más utilizados en la actualidad son:
Koch, Placidus y Campanus. En el método API utilizamos el sistema de casas de Koch (el sistema de casas del
lugar de nacimiento del Dr. Walter Koch) porque es el
único que proporciona resultados psicológicamente
correctos con la progresión de la edad. En el cálculo de
las cúspides principales (AC, IC, DC y MC), los tres
31

sistemas mencionados dan los mismos resultados pero en
el cálculo de las cúspides de las casas intermedias cada sistema da resultados distintos. Por lo tanto, la correcta aplicación de la técnica de la progresión de la edad requiere
la utilización del sistema de casas de Koch.

Métodos parecidos
En el pasado existió un método que, en lugar de utilizar
el ritmo de 6 años por casa que se emplea en la progresión de la edad, trabajaba con un ciclo de 5 años por casa.
En su libro Nova Methodus (1654), el Pater Yves, un clérigo francés, describe este método que recorre el sistema
de casas de Placidus en un ciclo de 60 años. En nuestro
siglo, el astrólogo hamburgués A. Frank Glahn intentó
introducir un ciclo de 100 años en sentido horario (es
decir, en sentido contrario al de las casas) pero no obtuvo demasiado éxito.
Desde 1956, el astrólogo muniqués Wolfgang Döbereiner
enseña un método parecido pero, en lugar de utilizar el
ciclo de 100 años, emplea un ciclo de 84 años, también
en sentido horario. En el año 1932, C.C. Schneider (31)
publicó en una revista astrológica un artículo sobre un
sistema parecido que se movía por el sistema de casas en
un ciclo de 72 años, a un ritmo de 6 años por casa, pero
no hacía ningún tipo de afirmación individualizada.
Los vieneses Wilhelmine y Arnold Keyserling desarrollaron
el método más parecido a la progresión de la edad. Su sistema se mueve de una casa a otra con un ritmo de 7 años
y sostienen que, en los cambios de signo y al pasar por
encima de un planeta, pueden observarse cambios esenciales en el comportamiento de la persona.
32

El ritmo de 6 años y el ritmo de 7 años
Con respecto a la progresión de la edad, siempre nos preguntan por qué utilizamos el ritmo de 6 años y no el
(mucho más conocido) ritmo de 7 años. La respuesta es
siempre la misma: el ritmo de 6 años se ha determinado
de forma empírica tras realizar varias pruebas con distintas cifras. El único ritmo que ha dado resultados correctos en los distintos períodos de la vida es el ritmo del 6.
Como demostramos más adelante, el número 6 está
estrechamente relacionado con el número cósmico 72. El
número 6 permite la división del círculo en 2, 3, 4, 6 y
12 partes. En cambio, el círculo de 360º no es divisible
por 7.
Los números 7 y 84 son cifras de ciclos astrológicos
secundarios. Sólo pueden derivarse del período orbital
del planeta Urano en su movimiento alrededor del Sol,
de aproximadamente 84 años. Algunos astrólogos también consideran los movimientos de Saturno y de la
Luna. La Luna tarda 29 días en girar alrededor de la
Tierra y Saturno 29 años en girar alrededor del Sol. Pero
el número 29 no es divisible por 7.
Como vemos, el ritmo del 7 se deriva de un número que
está relacionado con el movimiento de un único planeta
y, por lo tanto, no puede tener ninguna función de división temporal o espacial de la vida del ser humano. Por
eso no empleamos este número como elemento de progresión en la rueda de la vida. El número 7 se utiliza muy
a menudo como ritmo biológico, mientras que el ritmo
del 6 es claramente psicológico.

33

El número cósmico 72
En la progresión de la edad, el número 72 tiene una gran importancia.
Una vuelta completa del punto de
la edad alrededor del sistema de casas
equivale a 72 años. Evidentemente,
esto no significa que la vida acabe a los 72 años. Cuando
se alcanza esa edad, empieza una nueva vuelta (espiral).
En el círculo de 360º del horóscopo, el número 12 es el
más estrechamente relacionado con las cifras 6 y 72 (12
x 6 = 72). El número 12 representa el cosmos como un
todo. Al dividirlo en 12 partes se originan 6 pares de
polaridades (los ejes). Si se divide el número 72 entre 12
(el número de casas), se obtiene la cifra 6. De ahí que:
Una casa del horóscopo
Un cuadrante (= 3 casas)
Un tercio (= 4 casas)
Una mitad (= 6 casas)

72 : 12 = 6 años
72 : 4 = 18 años
72 : 3 = 24 años
72 : 2 = 36 años

El número 6: la clave de la
progresión de la edad
Según Pitágoras, el número 6 simboliza el “mundo”. El mundo siempre
se ha representado con un círculo, y
el círculo se determina por su radio.
Si se dibuja un hexágono dentro de un círculo, el lado del
hexágono mide lo mismo que el radio del círculo. Luego,
el número 6 determina el círculo, que también se considera como la unidad primordial de la vida. El agua se solidifica en formas hexagonales (copos de nieve) y también
podrían citarse muchos más ejemplos de física, química y
34

biología.Así pues, en el 6 encontramos una norma del sistema numérico, un número de medida de la naturaleza y
del Todo, y un número clave de la progresión de la edad.

La progresión de la edad y el curso
cósmico del tiempo
El número 72 también tiene una gran importancia en
astronomía. La precesión de los equinoccios (movimiento retrógrado del punto vernal) recorre un grado del
zodíaco en 71,7 años. Es decir, 72 años representan casi
1/360 de una vuelta completa del punto vernal.
Dicho de otro modo: dentro de 72 x 360 años = 25.920
años (exactamente 25.816 años) el punto cero grados de
Aries se encontrará en la misma posición en la que se
encuentra en este momento.
Este período de tiempo recibe el nombre de año cósmico
o año ptolomeico. Por lo tanto, 2.160 años (exactamente
2.151 años, esto es, un movimiento de 30º de la precesión
de los equinoccios) son un mes cósmico, y 72 años son 1
día cósmico. Las siguientes cifras ilustran estos hechos
astronómicos (las cifras están redondeadas):
72 años x 360º = 25.920 años = 1 año cósmico
72 años x 30º = 2.160 años = 1 mes cósmico
2.160 años : 30º =
72 años = 1 día cósmico

Considerando años de 360 días (72 x 5 = 360), los 72
años que el punto vernal necesita para desplazarse 1º
equivalen a 25.920 días (72 x 360 = 25.920). Por otra
parte, hemos visto que 1 año cósmico son 25.920 años.
Es decir, se pone de manifiesto la existencia de una relación microcósmica-macrocósmica de un significado
35

extraordinario. En promedio, la esperanza media de vida
de los países de la Europa occidental es de 72 años. Desde
el punto de vista cósmico, el ser humano tiene una existencia fugaz.
El movimiento del Sol también está relacionado con el
número cósmico 72, aunque de otra forma. La correspondencia se produce a través del corazón. El pulso normal promedio de un corazón sano es de 72 pulsaciones
por minuto. En un minuto el corazón palpita 72 veces:
así bombea la sangre por todo el cuerpo.También existe
una relación con la respiración: el ser humano inspira y
espira 24 veces por minuto (72 : 3 = 24). Existen muchas
más analogías y correspondencias de este tipo que nos
recuerdan una y otra vez la armonía del cosmos.

La división en partes
de 5 grados
El número 72 también está relacionado con la estrella de 5 puntas (el símbolo de Ishtar: Venus en la cultura
babilónica). Al dibujar la estrella de
cinco puntas dentro de un círculo se forman arcos de 72
grados.Además, la relación entre los segmentos que se forman por la intersección de las líneas que conforman la
estrella es la base de la definición de la proporción áurea.
Por otra parte, al dividir los 360º del círculo en 72 partes
se obtienen arcos de 5º. Estos 5º son el paso anual del PE
en el sistema de casas (considerando casas de 30º).
Como vemos, el 5 y el 6 son números de gran importancia y también tienen un determinado significado tanto
en armónicos como en numerología. En el libro Los
armónicos en astrología (1) el ángulo de 5º se relaciona con
36

el desarrollo individual y con una personalidad fuerte e
inteligente que, gracias a su capacidad de diferenciación,
puede realizar sus elecciones libremente. En su recorrido
por el sistema de casas, la progresión de la edad (que se
basa en los números 5 y 6) también muestra las posibilidades de autorrealización, de despliegue de capacidades
latentes y de desarrollo espiritual del ser humano.

La división en partes de 5 grados

De este diagrama se desprenden las siguientes relaciones:
1 casa
= (72 años : 12) = 6 años
1 año
= (30º : 6) = 5º
1º de casa = (72 años : 360º) = 0,2 años = 73 días
Expresado de una forma distinta, 360º : 72 años da un
recorrido de 5º por año (en casas de 30º). El movimiento del PE por un grado de casa (72 años: 360º) dura una
quinta parte de un año, es decir, 73 días.
37

El paso del PE por los signos
En el horóscopo, el punto de la edad no pasa sólo por las
casas sino que, al mismo tiempo, también lo hace por los
signos zodiacales que se encuentran en las casas. El PE
permite determinar muy fácilmente a qué edad se entra
en cada signo.
Como hemos visto anteriormente, el PE recorre cada
casa en 6 años pero, como el tamaño de las casas es variable (una casa puede abarcar sólo parte de un signo o
incluir varios signos), el tiempo necesario para recorrer
cada signo también es variable. En realidad, el paso del
PE por un signo puede durar entre 3 y 12 años, dependiendo del tamaño de la casa. Si bien (como veremos más
adelante) la secuencia de los planetas con los que el PE
va haciendo aspectos en un determinado horóscopo es
siempre la misma y podemos calcularla con antelación, el
ritmo (los intervalos de tiempo) con que se producen los
aspectos es distinto en cada casa. El tramo de zodíaco que
el PE recorre en un año es directamente proporcional al
tamaño de la casa (mayor en una casa grande que en una
casa pequeña).
La regla es: la velocidad del PE (expresada en grados
zodiacales por unidad de tiempo) es menor en las
casas pequeñas y mayor en las casas grandes.
La diferente combinación de signos y casas en cada
horóscopo individual se traduce en una interesante variación de ritmos que se va produciendo a medida que el
PE pasa por las diferentes casas y signos.

38

Casas pequeñas y casas grandes
Como hemos visto, en una casa pequeña, el PE invierte
más tiempo en recorrer un mismo tramo de signo o en
pasar sobre un planeta que en una casa grande. En las
casas grandes el PE “pasa más rápido” que en las pequeñas. Por eso, en las casas pequeñas, el paso del PE se experimenta con mayor intensidad, mientras que en las casas
más grandes los efectos se perciben de una forma más
superficial.

Diferentes velocidades del PE por los signos

Hay una antigua regla astrológica que dice:“Cuanto más
lento es un movimiento, más profundo es su efecto”. Por
lo tanto, cuanto más dure el contacto del PE con un elemento del horóscopo, más hondo llega. Cuando el PE
pasa por una casa grande puede observarse que, a menudo, los acontecimientos se suceden a gran velocidad. Los
sucesos se producen y pasan sin suponer una carga
importante para el individuo.

Cambio de signo
Cuando el PE pasa por un cambio de signo se produce
un cambio en la actitud básica del individuo, en sintonía
con la cualidad del signo en el que entra. El grado de
39

intensidad de este cambio depende de diferentes factores.
Uno de ellos es la distribución de los signos en el sistema de casas. La cuestión esencial es si la cualidad del
signo concuerda con la cualidad de la casa.
Por ejemplo, si una casa cardinal está ocupada por un
signo cardinal y uno fijo, el cambio no es muy intenso.
Pero si se produce un cambio de signo de Tauro (fijo) a
Géminis (mutable) en la casa 3, sin duda se percibirá de
forma muy clara.
El conocimiento básico de las características de las cruces y de los temperamentos es esencial para comprender,
no sólo los cambios de signo de la progresión de la edad,
sino también la cualidad global del horóscopo.
En general, puede decirse que el cambio de motivación
y de forma de hacer las cosas que supone un cambio de
signo se produce de forma inconsciente, es decir, no es
algo deseado ni planificado.
Los signos representan cualidades que se encuentran
en lo profundo de nuestro interior a modo de potenciales disponibles. Por eso, la transformación que se
produce proviene de las capas más profundas y ocasiona una nueva actitud básica ante la vida. Cuando se
produce el cambio de signo, de pronto tenemos a disposición cualidades de las que antes no éramos conscientes. La cualidad ya estaba en nosotros pero ahora
aparece de una forma más intensa, sobre todo si el
signo está ocupado por planetas. Si el nuevo signo no
contiene planetas, el cambio de signo no se manifiesta en forma de nuevas peculiaridades en el carácter
sino más bien como un cambio en los intereses y en la
actitud ante la vida.
40

Por ejemplo, en un cambio de Piscis a Aries, la diferencia se percibe de forma considerable. Durante el período
de Piscis, a menudo, nos sentimos bastante inseguros con
respecto a la vida; en cambio, cuando el PE activa las cualidades arianas podemos autorrealizarnos e imponernos
mucho más fácilmente en la vida.

F = Fuego
T = Tierra
Ai = Aire
Ag = Agua

C = Cardinal
F = Fijo
M = Mutable

(+) = Masculino
(–) = Femenino

Los 12 signos zodiacales en su combinación de cruz y temperamento

Cruz y temperamento
Todos los signos zodiacales pertenecen a una cruz y a un
temperamento, y además tienen un planeta regente. La
clasificación según su temperamento es la siguiente:
41

FUEGO
TIERRA
AIRE
AGUA

(Aries, Leo, Sagitario)
(Tauro,Virgo, Capricornio)
(Géminis, Libra, Acuario)
(Cáncer, Escorpio, Piscis)

A veces, el paso del PE a un nuevo temperamento se percibe de forma bastante intensa, ya que los signos consecutivos tienen polaridades opuestas. Los signos masculinos (positivos, activos) son: Aries, Géminis, Leo, Libra,
Sagitario y Acuario; es decir, los signos de fuego y de
aire. Los signos femeninos son: Tauro, Cáncer, Virgo,
Escorpio, Capricornio y Piscis; es decir, los signos de tierra y de agua.
Los signos también pueden clasificarse según su motivación básica, esto es, según su pertenencia a una determinada cruz. Los signos cardinales son: Aries, Cáncer,
Libra y Capricornio. Los signos fijos son: Tauro, Leo,
Escorpio y Acuario. Los signos mutables son: Géminis,
Virgo, Sagitario y Piscis. Las palabras clave que corresponden a las cruces cardinal, fija y mutable son respectivamente: impulso, persistencia y ritmo.
Además de estas características, cada signo tiene asignada
la cualidad de un planeta. Según la tradición y la experiencia, Aries es un signo marciano.Y, cuando Marte está
en este signo, sus cualidades (las de Marte) se expresan de
la forma más intensa posible. Pero el signo de Aries tiene
cualidades marcianas aún cuando Marte no esté en el
signo, y lo mismo ocurre con el resto de signos y sus planetas regentes.
En lo referente a la progresión de la edad, es suficiente
con considerar las cualidades de cruz y temperamento
42

del signo en que se encuentra. Esto nos permite observar
en nosotros mismos las cualidades típicas del signo en
cuestión. Por ejemplo, cuando estamos en un signo de
fuego nos sentimos activos; en cambio, cuando estamos
en un signo de agua nos sentimos pasivos. Con un poco
de práctica podemos percibir las diferencias de cualidad
y orientar nuestra vida según las mismas. Cuando el PE
pasa por un determinado signo, tenemos la oportunidad
de emplear las cualidades del mismo de forma práctica en
la vida. Entonces podemos experimentar las cualidades
especiales del signo y, si lo deseamos, podemos transformarnos en el sentido que nos sugiere esa cualidad o activarla en nosotros (si nos faltara).

Paso de signo de agua a signo de fuego
Piscis/Aries, Cáncer/Leo, Escorpio/Sagitario
Cuando el PE pasa de un signo de agua a un signo de
fuego (de un signo de color azul a un signo de color
rojo), por ejemplo de Cáncer a Leo, el efecto que se produce puede describirse con la siguiente imagen visual: el
agua se vierte sobre el fuego. El agua, un elemento pasivo, se ve sometida por el fuego a un proceso termodinámico que produce fuertes silbidos y se transforma en
vapor que se eleva, es decir, se ve obligada a producir un
determinado rendimiento o trabajo activo.
En el caso de Leo, este rendimiento puede llegar a ser
imponente o, por lo menos, puede parecerlo. El paso del
PE de un signo de agua a un signo de fuego es tan abrupto porque el agua tiende a buscar una forma o un recipiente en el que adaptarse con cada una de sus moléculas y sentirse protegida pero el fuego no puede ofrecer este lugar
seguro que el agua busca. El agua se ve transformada o
43

(utilizando la imagen anterior) se ve obligada a producir
un determinado trabajo. Por lo demás, de forma general,
el cambio de estilo que se produce en el comportamiento consciente está condicionado por el hecho de que se
pasa de un signo femenino o pasivo a un signo masculino o activo. Cuando el PE entra en un nuevo signo, las
cualidades del signo se ponen de manifiesto aunque no
contenga ningún planeta. El signo de Leo (igual que
Aries y Sagitario) está orientado a la acción aún cuando
no contenga ningún planeta que nos permita pensar en
un tipo de carácter orientado a la acción. El PE en un
signo de fuego nos hace sentir llenos de energía y dispuestos a la acción; de todos modos, el tipo de acción y
el objetivo que persigue dependen de la casa en la que se
encuentran el signo y el PE (y de los aspectos del PE con
las herramientas disponibles, esto es, con los planetas).
De todos modos, con el PE en un signo de fuego no sólo
nos sentimos más activos y productivos sino que, en sintonía con las cualidades del elemento fuego, también nos
dirigimos hacia nuevas metas y nos volvemos más creativos.Y antes de que se extinga la última brizna de fuego,
el Ave Fénix surge de las cenizas (el producto del fuego).
Por lo general, cuando el PE está en un signo de fuego,
casi nada fracasa: es una fase de la vida en la que nos sentimos llenos de optimismo y tenemos grandes oportunidades de autorrealización.

Paso de signo de fuego a signo de tierra
Aries/Tauro, Leo/Virgo, Sagitario/Capricornio
Cuando el PE sale de un signo de fuego y entra en un
signo de tierra, entramos en una fase en la que debemos
materializar los objetivos vislumbrados en la etapa anterior, tan llena de optimismo. Empezamos una fase de
44

estabilización y de consolidación. No obstante, si el cambio, la adaptación o la nueva orientación nos resulta difícil, podemos experimentar una especie de “frenazo”
traumático. Es como si, tras estar volando largo tiempo a
mucha altura,“aterrizáramos” de golpe. Bajamos a la realidad y volvemos a tener los pies en el suelo.
Ya no estamos impulsados por la fuerza del fuego. En el
signo de tierra, la palabra clave ya no es impulso sino planificación. Las realizaciones espontáneas de la etapa anterior dejan paso a los objetivos a largo plazo. Todos los
pormenores se analizan con detalle, todo se calcula con
exactitud y todo se sopesa, y a menudo se encuentra
excesivamente ligero. En esta fase, una actitud excesivamente crítica puede conducir a depresiones: de pronto
todo deja de funcionar. Ésta es la parte negativa de los
signos de tierra. En cambio, si la orientación es positiva,
constatamos la maduración gradual de nuestros planes a
largo plazo, cuyos detalles, tantas veces rechazados, ahora
superan cualquier tipo de crítica. Pensemos por ejemplo
en Virgo, que con su férreo control de calidad no admite ningún tipo de negligencia. Las palabras clave para el
paso del PE por un signo de tierra son: planificación
paciente, estabilización y efectos a largo plazo.

Paso de signo de tierra a signo de aire
Tauro/Géminis,Virgo/Libra, Capricornio/Acuario
En el precedente signo de tierra ya empezamos a pensar, puesto que la planificación requiere pensamiento,
pero se trataba de un pensamiento orientado hacia objetivos concretos a largo plazo. En el signo de aire nos
movemos en una atmósfera exclusivamente mental,
libres del trasfondo material: nuestro pensamiento está
orientado hacia lo abstracto y lo teórico.
45

Aquí, pensamiento no es sinónimo de planificación sino
de aprendizaje. En esta fase se nos da mejor solucionar
problemas teóricos o desarrollar fórmulas científicas que
elaborar un plan que sea la base para la realización de un
determinado proyecto futuro.
El paso del PE por un signo de aire es siempre un buen
momento para aprender algo nuevo, para ampliar los
estudios o para profundizar en la formación profesional.
En esta fase, el aprendizaje resulta más fácil porque se
tiene una orientación mucho más intelectual. El aprendizaje puede incluso ser un objetivo en sí mismo.
Sentimos la necesidad de aprender y queremos estar bien
informados. Normalmente, el destino nos trae nuevos
contactos que pueden enriquecernos mucho. De pronto
surgen oportunidades de formación cuya posibilidad
antes ni siquiera se había planteado.
Nuestra actitud se flexibiliza y nos adaptamos con mayor
facilidad a las circunstancias. Si durante la anterior fase
en el signo de tierra nos habíamos agarrado obstinadamente a algo, ahora podemos modificar la rigidez de
nuestra postura. Al constatar la manifestación de las cualidades de los signos del zodíaco en nuestra propia vida
(en este caso, el aprendizaje en los signos de aire y la planificación en los signos de tierra), reconocemos que la
atenta observación del punto de la edad puede sernos de
gran ayuda.

Paso de signo de aire a signo de agua
Géminis/Cáncer, Libra/Escorpio, Acuario/Piscis
Como sabemos, el agua tiene que ver con los sentimientos.
Cuando entramos en un signo de agua nos adentramos en
profundas dimensiones psíquicas. El paso de aire a agua no
es tan abrupto como el paso de agua a fuego pero, como
46

en el resto de casos, también se produce un cambio de
polaridad. En este caso pasamos de un signo positivo (activo y masculino) a un signo negativo (pasivo y femenino).
Al entrar en un signo de agua es recomendable “desconectar” el intelecto para evitar conflictos con los sentimientos. Las personas muy mentales (predominio de planetas en signos de aire) incluso corren el riesgo de caer
en una fase depresiva. Debemos tener en cuenta que, en
esta etapa, los sentimientos ejercerán el control sobre el
pensamiento y, como bien sabemos, los sentimientos no
son siempre objetivos. “Escuchando mis sentimientos
diría...”. Así abordamos en esta fase la valoración de los
asuntos que no hemos podido comprender del todo con
la mente o que, debido a una fuerte carga emocional
momentánea, no queremos analizar con la razón.
Al entrar en un signo de agua nos volvemos más subjetivos y caprichosos, y reaccionamos con gran sensibilidad
a las críticas. Pero, en esta fase en la que nos resulta muy
difícil ser objetivos, podemos aprender a ser subjetivos en
sentido positivo. Al reconocer y ejercitar la introversión
asociada a nuestros propios signos de agua, nos es posible
confrontar nuestro yo (el sujeto) de forma abierta con el
tú y cultivar nuestros contactos sin sentir la vulnerabilidad propia de los introvertidos. En general, el reconocimiento de la existencia de un cierto énfasis de agua en el
horóscopo también puede desencadenar un proceso de
aprendizaje en el área de los sentimientos. En realidad,
todo cambio de signo ocasiona un pequeño shock que
nos hace tomar conciencia de cualidades de nuestro ser
que antes desconocíamos y, en definitiva, nos sirve para
avanzar en el proceso de autoconocimiento.

47

El PE en las cruces
Cardinal, fija y mutable
Al considerar el paso del PE por los diferentes temperamentos hemos visto las distintas formas de reacción que
se producen ante los estímulos del entorno, en función
del elemento del signo en el que se encuentra el PE. El
temperamento nos indica la forma de actuar y el modo
de hacer las cosas. En cambio, la cruz nos habla de la
motivación interna. Cuando el PE cambia de signo, el
cambio de actitud que se produce se debe tanto al cambio de temperamento como al cambio de cruz. La combinación de cruz y temperamento produce los correspondientes cambios en la motivación, en los intereses, en
la postura básica ante la vida, en la actitud psíquica y
mental, y sobre todo en la relación con el entorno.
Las cruces son tres: cardinal, fija y mutable. Estas tres
motivaciones, tendencias o ritmos de movimiento pueden asimilarse a tres fuerzas básicas: impulso (cardinal),
persistencia (fija) y ritmo (mutable).
Cuando el PE pasa por un signo cardinal (Aries, Cáncer,
Libra o Capricornio), normalmente surge un impulso de
iniciar o crear algo. Es como abrir paso. La dirección del
movimiento es claramente hacia delante. Nos sentimos
manifiestamente estimulados a utilizar nuestras fuerzas y
expuestos a una tensión energética que nos exige la realización de algún trabajo productivo.
Cuando el PE pasa por un signo fijo (Tauro, Leo,
Escorpio o Acuario) percibimos una clara tendencia a la
estabilización, a la consolidación y a la persistencia.
Defendemos lo que hemos creado o conseguido de las
posibles amenazas externas, e intentamos que todo siga
48

un orden preestablecido. El tipo de movimiento que
corresponde a la cruz fija es el movimiento en círculo.
En los signos mutables (Géminis,Virgo, Sagitario y Piscis)
surge la crítica hacia lo existente.Aquí tenemos en cuenta las diferentes circunstancias y, si es necesario, estamos
dispuestos a cambiar de dirección. Vamos de un lado a
otro.Vamos saltando entre las distintas posibilidades existentes y cambiamos constantemente nuestros objetivos
entre el corto y el largo plazo.
Una vez el PE ya ha pasado por las tres cruces, al producirse un cambio de signo mutable a cardinal se desencadena un nuevo impulso y comienza un nuevo proceso
creativo que tomará forma en el siguiente signo fijo, y
será adaptado y modificado en el próximo signo mutable. La progresión de la edad nos muestra que el cambio
de cruz supone un cambio fundamental de motivación
en los procesos de actuación dirigidos a la producción de
cosas en el sentido más amplio, lo cual debemos ver
como una manifestación externa del impulso natural de
desarrollo del ser humano.
El paso del PE por las diferentes cruces nos muestra
cuándo es más adecuado persistir, cuándo puede ser
mejor cambiar de dirección (en un asunto) tras un detallado análisis de las circunstancias y cuándo es oportuno
lanzarse de nuevo hacia adelante.

49

Zodíaco árabe
Representación Persa (siglo VIII ó IX)

50


Documentos relacionados


Documento PDF los signos del zod aco louise huber
Documento PDF reglas de los signos
Documento PDF hgcs i medio 58 135
Documento PDF sign writers bizhouse uk
Documento PDF estufas de lena
Documento PDF bono 3   resumen de bolsillo


Palabras claves relacionadas