La Astrología y los Siete Rayos Bruno y Louise Huber .pdf



Nombre del archivo original: La Astrología y los Siete Rayos-Bruno y Louise Huber.pdf
Título: La astrología y los siete rayos
Autor: Huber, Bruno y Louise

Este documento en formato PDF 1.4 fue generado por PScript5.dll Version 5.2.2 / Acrobat Distiller 5.0 (Windows), y fue enviado en caja-pdf.es el 18/03/2017 a las 19:10, desde la dirección IP 95.19.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 4016 veces.
Tamaño del archivo: 1.6 MB (260 páginas).
Privacidad: archivo público



Vista previa del documento


Ahora podemos conocer nuestra combinación de
rayos y la de las personas allegadas. El conocimiento de los siete rayos es una puerta abierta a
la psicología esotérica de la Nueva Era y estimula el desarrollo espiritual.
Bruno Huber y Louise Huber han enseñado desde
hace más de treinta años una nueva psicología de
orientación astrológica, desarrollada en gran medida sobre la base de las enseñanzas de Alice Bailey y
de la psicosíntesis de Roberto Assagioli. Los autores
son los fundadores del API o Instituto de Psicología
Astrológica de Adliswil/Zürich, una escuela de
astrología de gran prestigio internacional.
Este libro es una obra fundamentall para adentrarnos en la psicología de la Nueva Era.

LA ASTROLOGÍA Y LOS SIETE RAYOS

La combinación de la astrología con los siete
rayos es un método fascinante y efectivo para
comprender la motivación más profunda de las
personas. Los siete rayos son flujos de energías
cósmicas que penetran en todo lo existente y de
este modo determinan la vida en nuestro planeta.
Unir los rayos a la astrología hace que sea más
fácil comprenderlos y experimentarlos en la vida
cotidiana. Este libro es una introducción a la aplicación psicológica de los siete rayos, apoyada con
claro material gráfico, que nos da más información que la que normalmente se obtiene del
horóscopo. Bruno Huber (1930-1999) desarrolló
este método que permite identificar los rayos individuales en el horóscopo de manera sencilla.

LA ASTROLOGÍA Y
LOS SIETE RAYOS

Huber

Nuevas dimensiones en la astrología

Psicología astrológica

Nuevos métodos para la determinación
de los rayos en el horóscopo
ed

Bruno y Louise Huber

ed

Bruno y Louise Huber

La astrología y
los siete rayos
Psicología esotérica
Energías cósmicas para el desarrollo
de la conciencia del alma
Nuevos métodos para la determinación
de los rayos en el horóscopo

ed

API Ediciones España, S.L.

Título original: Astrologie und die Sieben Strahlen
Editor original: API-Verlag, Adliswil/Zürich
Traducción: Joan Solé © con la colaboración de Andrés Schmidt

© 2006, API Verlag, Michael Huber, CH-8134, Adliswil
© 2007, API Ediciones España, S.L.
C/ Santa Bárbara 54, Bajos
08210 Barberá del Vallés
www.api-ediciones.com
ISBN 978-84-932790-7-3
Depósito legal: B.2879-2007
Maquetación: José Antonio Rodríguez
Impresión: Novagràfik, S.L. 08110 Montcada i Reixac

Índice
Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

9

1. Los siete rayos: una ciencia esotérica
¿Qué es el esoterismo? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El mundo etérico y los siete rayos . . . . . . . . . . . . . . .
El significado de los siete rayos . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Qué es la luz? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El éter y la ciencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los cuatro cuerpos sutiles del ser humano . . . . .
El cuerpo etérico (el cuerpo físico) . . . . . . . . . . . . . .
El cuerpo astral (los sentimientos) . . . . . . . . . . . . . . .
El cuerpo mental (el pensamiento) . . . . . . . . . . . . . .
El cuerpo causal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los siete centros o chacras. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

12
13
13
14
15
17
17
17
18
18
19

2. ¿Qué significa esoterismo?
El pensamiento esotérico . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Por qué?: la pregunta esotérica . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las motivaciones, las energías y los principios . . . . . . .
Las cruces y los temperamentos . . . . . . . . . . . . . . . . .
La separación de los planos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La conciencia y la voluntad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los siete rayos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La astrología y el pensamiento esotérico . . . . . . . . . . .
La psicosíntesis y la astrología . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los siete planos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
1. El plano físico (el cuerpo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
2. El plano físico-etérico (prana) . . . . . . . . . . . . . . . . .
3. El plano emocional (kama) . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
4. El plano mental (el intelecto) . . . . . . . . . . . . . . . . .
5. El plano manásico: Urano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
6. El plano búdico: Neptuno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
7. El plano átmico: Plutón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

24
24
25
27
28
28
30
31
32
34
34
35
36
37
37
40
41

3

3. Las entidades de los siete rayos cósmicos
Entidad: un ser vivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Pensamiento universal y analógico . . . . . . . . . . . . . . .
El sistema solar y los siete Espíritus ante el Trono . . . .
El plano etérico y el Logos Planetario . . . . . . . . . . . .
Shamballa: Primer Rayo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los siete rayos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cruces, temperamentos, planetas . . . . . . . . . . . . . . . .
Primer Rayo: «Voluntad y Poder» . . . . . . . . . . . . . . .
Segundo Rayo: «Amor y Sabiduría» . . . . . . . . . . . . . .
Tercer Rayo: «Inteligencia Activa» . . . . . . . . . . . . . . .
Cuarto Rayo: «Armonía a través del Conflicto» . . . . .
Quinto Rayo: «Conocimiento Concreto» . . . . . . . . . .
Sexto Rayo: «Devoción e Idealismo» . . . . . . . . . . . . .
Séptimo Rayo: «Magia y Orden Ceremonial» . . . . . . .
Transformaciones globales . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La llama violeta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El reino de las almas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Iniciación del Logos Planetario . . . . . . . . . . . . . . . . .
Iniciaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Plutón en Sagitario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los métodos de los siete rayos . . . . . . . . . . . . . . .

48
49
50
52
52
55
55
55
56
56
57
58
59
60
63
64
64
66
67
68
70

4. Los siete rayos en el horóscopo individual
Los rayos en el horóscopo individual . . . . . . . . . . . . .
El rayo de la personalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Personalidad de Séptimo Rayo . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los rayos de los tres cuerpos . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Combinaciones de rayos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El horóscopo de Albert Einstein . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar y los rayos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El rayo del alma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El cuerpo causal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Claves de forma y color . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Reglas principales: rayo principal . . . . . . . . . . . . . . . .
Regla secundaria: subrayo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

4

75
75
77
79
81
90
94
99
100
103
103
105

Cambio de rayo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los rayos de personalidades famosas . . . . . . . . . . . . . .

111
111

5. El efecto de los rayos en la personalidad
Tipología de psicosíntesis . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El trasfondo de Assagioli . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La psicología de la Nueva Era . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Desarrollo de métodos para la determinación
de los rayos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La constitución del ser humano . . . . . . . . . . . . . .
El rayo de la personalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El rayo del cuerpo mental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El rayo del cuerpo emocional . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El rayo del cuerpo físico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

116
118
118
119
122
122
136
143
151

6. Transformaciones
El rayo del alma y el rayo de la personalidad . .
Las transformaciones de los siete rayos . . . . . . . . . . . .
Los mantras (palabras de poder) de los siete rayos . . . .
El Séptimo Rayo y la Nueva Era . . . . . . . . . . . . .
Corazón y mente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Avatar de Síntesis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Transformación de conciencia . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La invocación y la evocación . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La constitución del ser humano . . . . . . . . . . . . . .
Conciencia del alma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La construcción del antakarana . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los rayos y las iniciaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los rayos, los tipos de personalidades
y los signos zodiacales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Shamballa, el Plan y la Jerarquía . . . . . . . . . . . . . . . . .
Evolución cósmica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El propósito del alma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los planetas sagrados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La mónada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Meditación sobre la mónada . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los rayos y los maestros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

160
160
165
171
171
172
174
175
176
178
178
183
183
183
184
184
185
186
189
190

5

7. La ley de los triángulos en los signos
Los signos del zodíaco y los rayos . . . . . . . . . . . .
Aries, Leo, Capricornio: Primer Rayo . . . . . . . . . . . .
Libra:Tercer Rayo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Crisis de transformación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Cáncer:Tercer Rayo y Séptimo Rayo . . . . . . . . . . . .
Acuario: Quinto Rayo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sagitario: Cuarto Rayo, Quinto Rayo y Sexto Rayo . .
Escorpio,Tauro: Cuarto Rayo . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Virgo, Piscis: Segundo Rayo y Sexto Rayo . . . . . . . . .
Géminis: Segundo Rayo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los colores y los rayos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Rayos, tipos de personalidad y signos zodiacales . . . . .
El materialista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

194
194
195
196
197
197
198
200
201
202
204
206
207

8. Los planetas transpersonales y el
crecimiento espiritual
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La autoiniciación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los planetas espirituales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Capacidades paranormales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El tiempo y el orden cósmico . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Valores materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El efecto de los planetas espirituales no cultivados . . .
Motivación y función de los planetas espirituales . . . .
Reglas para la interpretación de los planetas
espirituales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Conjunciones con los planetas espirituales . . . . . . . . .
Psicología astrológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Observaciones finales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

210
211
213
215
217
218
219
228

Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

245

6

230
237
241
244

Anexo
Índice de gráficos
. El aura, los chacras y los siete rayos
. El huevo de Assagioli
. El ánfora
. Los siete rayos cósmicos primordiales
. La personalidad tripartita
. La constitución del ser humano
. Los triángulos de los signos
. Los regentes planetarios y los siete rayos

Símbolos de los planetas
Luna

d
f

Saturno

g

Sol

Mercurio
Venus

h
j

Nodo Lunar Ascendente

k
l
y
x
c
b

Marte
Júpiter
Urano
Neptuno
Plutón

Símbolos de los signos
Aries
Tauro
Géminis
Cáncer
Leo
Virgo

q
w
e
r
t
z

u
i
o
p
a
s

Libra
Escorpio
Sagitario
Capricornio
Acuario
Piscis

7

Prólogo
Querido lector:
Este libro contiene un acercamiento nuevo y práctico a
la enseñanza de los siete rayos y a la relación de ésta con
la astrología.
Bruno y yo impartimos en las últimas décadas muchos
seminarios sobre la astrología y los siete rayos, pero el que
celebramos del  de agosto al  de septiembre de 
en el Beacon Center de Exeter (Reino Unido), organizado por API-UK, fue especial por la buena comunicación que tuvimos con los participantes.
La posterior transcripción del seminario reflejaba de una
manera tan clara y fluida el temario tratado que decidimos traducirla del inglés al alemán, revisarla, añadirle
algunos capítulos y reducir otros para, finalmente, darle
forma de libro.
Bruno desarrolló un método para identificar la combinación individual de rayos de una persona en su horóscopo.
El conocimiento de nuestros rayos y los de las personas
allegadas nos permite comprendernos más profundamente a nosotros mismos y a las personas con las que nos relacionamos.
Este conocimiento es, por otra parte, un valioso complemento a las enseñanzas de Alice Bailey que además abre
una nueva puerta hacia la psicología esotérica de la
Nueva Era.
Desde el punto de vista espiritual, el estudio de los siete
rayos es una búsqueda de la fuente original, del «camino
9

de regreso a la casa del Padre» o de lo que en la literatura esotérica se conoce como «el sendero de iniciación».
Éste es también el objetivo de la astrología esotérica que,
con ayuda de los tres planetas espirituales, el horóscopo
radix, el horóscopo de las casas y el horóscopo del Nodo Lunar,
permite comprender los pasos y los procesos de transformación y expansión de conciencia necesarios para avanzar en el camino espiritual. Los siete rayos aportan, además, una nueva dimensión a este proceso pues nos acercan al potencial de nuestra alma, lo que nos conduce a
una nueva experiencia de identidad que nos permite
estructurar nuestra vida en armonía con el cosmos.
Espero que el estudio de los siete rayos te ayude a avanzar en tu proceso de autoconocimiento y en tu camino
espiritual.
Louise Huber

10

1. Los siete rayos, una ciencia
esotérica
Louise Huber
¿Qué es el esoterismo?
El mundo etérico y los siete rayos.
El significado de los siete rayos.
¿Qué es la luz?
El éter y la ciencia.
Los cuatro cuerpos sutiles del ser humano
El cuerpo etérico (el cuerpo físico).
El cuerpo astral (los sentimientos).
El cuerpo mental (el pensamiento).
El cuerpo causal.
Los siete centros o chacras.

11

¿Qué es el esoterismo?
Según Alice Bailey, los siete rayos son la base de la psicología de la Nueva Era, una ciencia que recibe el nombre
de psicología esotérica. Empezaremos definiendo qué
entendemos por «esoterismo». En un diccionario etimológico veremos que el término «esoterismo» deriva del
griego esoterikós, que significa interior u oculto. Lo esotérico hace referencia a lo que se encuentra en el interior,
detrás de las apariencias externas, esto es, a las energías
invisibles que son el origen de la existencia de los diferentes cuerpos y formas. El esoterismo se ocupa del mundo
sutil constituido por energías y fuerzas, de lo esencial, del
yo superior o alma que mora en el interior de todas las
formas externas. Este concepto es aplicable tanto a un ser
humano como a un planeta o a cualquier ser de la creación, ya sea el organismo de un átomo, una planta, un animal... El factor esotérico es el principio cualitativo (vital)
del que todo organismo obtiene su energía vital.
El esoterismo se ocupa del trasfondo de las formas, es
decir, del principio vital que penetra en todas las formas,
las irriga y las mantiene vivas, desde el más minúsculo
átomo hasta las gigantescas globalidades que denominamos planeta Tierra o Sistema Solar. Es importante, por eso,
comprender que cada persona no es más que una parte
minúscula de una globalidad inmensa que todo lo abarca
y que las energías que impulsan a todo ser humano (y que
sustentan todo lo vivo) son las energías de «la Vida Una en
la que vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser». Para
entender el esoterismo debemos comprender que la idea
de que estamos aislados o separados del Todo no es más
que una ilusión.Viéndolo así, comprendemos que todo lo
existente proviene de una fuente única.
12

El estudio de los siete rayos es precisamente la búsqueda
de esta fuente original, la búsqueda del «camino de
regreso a la casa del Padre» que en la literatura esotérica
se conoce como el «sendero de iniciación». De esto se
ocupa la astrología esotérica que, con la ayuda de los tres
planetas espirituales y los tres horóscopos (horóscopo base,
horóscopo de las casas y horóscopo del Nodo Lunar), permite
indagar en los diferentes niveles de la realidad humana y
obtener información sobre los procesos de transformación y expansión de conciencia.

El mundo etérico y los siete rayos
En la literatura esotérica, el principio vital que da vida a
todas las formas se conoce como «éter» (en la filosofía
hindú recibe el nombre de prana). El éter penetra todos los
planos, adopta su forma y color y, de esta manera, produce siempre nuevas formas de expresión de la vida. El éter
se encuentra en los siete planos cósmicos. El pensador esotérico sabe que detrás del mundo aparente se encuentra el
mundo etérico, un mundo espiritual que es, en realidad, la
fuerza que anima y controla todos los cuerpos vivos. El
éter o la luz del espacio es el campo en el que actúan y a
través del cual producen sus efectos las energías provenientes de distintas fuentes. La enseñanza de los siete rayos se
basa en este hecho. El cuerpo etérico de una persona (y
también el de nuestro planeta y el de todo el universo) es
como una red dorada de líneas energéticas en constante
movimiento (un medio eterno para la transmisión y el
intercambio de información y energía).
El significado de los siete rayos
Este punto de vista nos permite comprender también el
efecto de los siete rayos. Los siete rayos cósmicos son siete
formas o manifestaciones de luz referidas a la sustancia
13

específica de un plano determinado. Es decir que, cuando la luz se dirige hacia la materia o la sustancia de cada
uno de los siete planos cósmicos, se origina una cualidad
de color distinta. Los colores del espectro de la luz son
un ejemplo de esto. Como sabemos, cuando los rayos de
luz alcanzan un objeto determinado, debido al fenómeno de la reflexión, se originan colores que dependen de
la constitución del objeto.Y cuando un rayo de luz ilumina un cristal tallado o una gota de agua, debido al
fenómeno de la refracción, se crea un espectro de color.
Podemos imaginarnos el efecto de los siete rayos cósmicos como algo parecido a esto. Los siete rayos penetran y
dan vida a todo: son la causa de nuestra existencia. Es
decir, que están por encima de la astrología normal. Son
energías primordiales que condicionan nuestra vida,
crean el mundo y lo mantienen en movimiento.

¿Qué es la luz?
La luz es el principio vital centralizador, el éter, la energía
vital capaz de crear y mantener el pulso de la realidad. La
luz es una cualidad divina. Desde otra perspectiva, las siete
energías cósmicas o rayos son la manifestación de los siete
tipos de fuerzas que corresponden a las siete cualidades de
la divinidad. Cada una de estas siete cualidades actúa de
siete maneras diferentes sobre la materia y las formas de
todo el universo, y la relación entre ellas se produce también de siete modos distintos. La complejidad de la combinación, interacción e interpenetración de cualidades en
este entretejido de luz del universo es tan fantástica que
imaginarlo nos resulta muy difícil. La ley de la analogía
nos facilita su comprensión.
La mejor manera de imaginarnos esta red de luz que
todo lo une y abarca es considerar que existe un mundo
14

etérico (que en esoterismo se conoce como mysterium
magicum) de donde proviene y a donde regresa todo lo
existente. En otras palabras, la luz y el éter son lo mismo,
es la luz del alma, el fohat de la mónada o el alma universal que hace de matriz del universo.
En su manifestación en el plano astral, el éter se denomina también registro akáshico. El éter es aquella sustancia en
la que queda reflejado todo lo que alguna vez ha existido.
En los antiguos libros esotéricos, la dimensión etérica se
compara con un desierto de arena en el que quedan las
huellas de todas las épocas y vidas humanas. El horóscopo
del Nodo Lunar contiene esas huellas.

El éter y la ciencia
La ciencia moderna se ocupa también de investigar el
mundo etérico desde la óptica de las energías. Físicos y
astrónomos saben que el espacio está lleno de líneas y
campos electromagnéticos en permanente movimiento
que intercambian información de forma ininterrumpida.
Biólogos y médicos investigan las claves de los fenómenos electromagnéticos en el reino animal y también en la
transmisión de estímulos nerviosos y en la actividad cerebral humana. Bajo el microscopio electrónico, la materia
aparentemente inerte muestra las fuerzas que actúan en
su interior y las estructuras de las mismas.
El micromundo de la física atómica se muestra como un
yacimiento de conocimientos en el que podemos experimentar. Entretanto, las investigaciones sobre la teoría
cuántica y las hipotéticas partículas elementales conocidas
como «quarks» avanzan cada vez más profundamente en
la estructura sutil del mundo invisible a la mirada del ojo
humano. Comprendemos cada vez mejor las conexiones
15

entre energía y materia, y entre orden y caos. Muchas
afirmaciones de los científicos modernos se acercan cada
vez más al antiguo conocimiento de los esotéricos y los
filósofos, lo cual deja asombrados a los profanos. La visión
global, holística, del mundo se está imponiendo cada vez
más como una verdad.
El desarrollo de la ciencia actual es un buen ejemplo del
hecho de que, a través del conocimiento científico, cada
vez sabemos más acerca del trasfondo de nuestra existencia.
Lo que antes estaba oculto, era secreto y no era comprensible para la gente común, es ahora mucho más accesible.
Hoy abordamos muchos hechos «enigmáticos» de un
modo puramente científico y objetivo, sin darnos cuenta
de que se trata de temas que en el pasado se consideraban
verdaderos misterios pero que ahora ocupan un lugar en la
conciencia perdiendo su carácter esotérico.
Otra aproximación a este tema es tener en cuenta el
modelo esotérico de la constitución del ser humano. Este
enfoque nos permite reconocer la gran importancia de
los siete rayos dentro del proceso de la evolución.

16

Los cuatro cuerpos sutiles del ser humano
El gráfico . del anexo, de título «El aura, los chacras y
los siete rayos», representa la constitución del ser humano desde el punto de vista esotérico. En él vemos que el
cuerpo etérico se encuentra justo alrededor del cuerpo
físico, en la capa intermedia está el cuerpo emocional
(también llamado cuerpo astral), después el cuerpo mental y en la parte exterior, el cuerpo causal.

El cuerpo etérico (el cuerpo físico)
Las enseñanzas esotéricas postulan que el ser humano
toma la fuerza vital para el cuerpo físico de la materia
sutil del ámbito etérico. La corporalidad sin éter es materia muerta (un cadáver). Con la muerte, el éter (o cuerpo vital) se desprende del cuerpo físico y vuelve al éter
planetario del que proviene, mientras que el cuerpo físico se convierte en polvo en la Tierra. El cuerpo etérico
es algo mayor que el cuerpo físico y durante toda la vida
nutre de vitalidad a todos los órganos. Astrológicamente,
el cuerpo vital está relacionado con Saturno. Como
veremos más adelante, deducimos el rayo del cuerpo físico de la posición de Saturno en el horóscopo.
El cuerpo emocional (los sentimientos)
El cuerpo etérico consigue su energía del cuerpo astral
(también llamado cuerpo emocional), donde se originan
todos los impulsos emocionales, desde la ira hasta el
amor más abnegado. El cuerpo astral corresponde al
plano lunar y su contenido está reflejado en el horóscopo
del Nodo Lunar. Aquí dominan las polaridades y los
opuestos.Amor y odio, flujo y reflujo, bueno y malo... se
intercambian constantemente con un ritmo incesante
similar al pulso de la vida. Astrológicamente, el cuerpo
17

emocional corresponde a la Luna. El rayo del cuerpo
emocional se deduce de la posición de la Luna en el
horóscopo.

El cuerpo mental (el pensamiento)
El cuerpo emocional está situado dentro del cuerpo
mental, que está formado por una materia aún más sutil
y con mayor capacidad de penetración. En el cuerpo
mental se dan los procesos de pensamiento y, a través de
él, se envían y reciben las corrientes de pensamiento.
Aquí se almacena el conocimiento y, en constantes procesos de aprendizaje, se produce la liberación de la dualidad y la tendencia al engaño del cuerpo astral. A través
del pensamiento se desarrolla la inteligencia necesaria:
mediante la discriminación se aprende a pensar de
forma abierta y sin valoraciones previas, y a comprender
cada vez más las leyes de la vida en sus conexiones cósmicas. Astrológicamente, el cuerpo mental (la capacidad
de pensamiento y de juicio) corresponde al Sol. El rayo
del cuerpo mental se deduce de la posición del Sol en el
horóscopo.
El cuerpo causal
Detrás de estos tres cuerpos humanos reposa el yo superior
permanente e inmortal (simbolizado en el horóscopo por
el círculo central). Ahí, todas las experiencias emocionales
y mentales de la Tierra son seleccionadas y almacenadas en
forma de esencia, cualidad de vida o motivación. Se trata
del cuerpo causal, que se encuentra en un intercambio permanente con lo que se denomina registro akáshico. Aquí es
donde los videntes pueden leer el pasado o el futuro de una
persona. Cada vida que una persona vive es procesada en el
plano causal y su esencia se extrae y se almacena como producto de la experiencia.
18

Al final de la vida, el contenido del cuerpo causal se
representa mediante una figura geométrica. Sabemos que,
en el horóscopo, los aspectos forman líneas simbólicas que
representan la geometría y la estructura de la imagen de
la conciencia individual.Visto así, podríamos decir que la
figura de aspectos refleja el cuerpo causal y nos proporciona una indicación sobre el rayo del alma de la persona
en cuestión. Más adelante entraremos en más detalles.

Los siete centros o chacras
El gráfico . del anexo muestra también los siete centros o chacras con sus correspondientes planetas y rayos
asociados. El control de la forma a través de siete tipos de
energías o mediante los siete centros es una regla fundamental para la comprensión de la estructura interna del
ser humano. Cinco de estos centros o flores de loto se
encuentran alineados sobre la columna vertebral y los
restantes están en la cabeza.
1. El centro coronario está regido por el Primer Rayo,
Plutón y Vulcano. Corresponde a la glándula pineal
(epífisis) y funciona sólo en las personas espiritualmente despiertas. Específicamente es el órgano de la fuerza
de voluntad espiritual. Exotéricamente, la glándula
pineal está regida por Saturno.
2. El centro ajna se encuentra entre las cejas. Está regido
por el Cuarto Rayo y por Venus. Es el centro de la personalidad integrada y en cuanto a su función y ubicación corresponde a la hipófisis (glándula pituitaria), que
está regida por Júpiter.
3. El centro laríngeo (tiroides y paratiroides) corresponde al
Tercer Rayo y está regido por la Tierra y Saturno. La
glándula tiroides es el órgano de la actividad inteligente creativa y está regida por Mercurio.

19

4. El centro cardíaco corresponde al timo. Este centro está
regido exotéricamente por el Sol y esotéricamente por
Júpiter.Transmite las energías de Segundo Rayo (el rayo
de «Amor y Sabiduría»).
5. El centro del plexo solar es el chacra de los sentimientos y
las emociones personales. Está regido por el Sexto Rayo
(el rayo de «Devoción e Idealismo»), Marte y Neptuno.
Corresponde al páncreas, que está regido por Venus.
6. El centro sacro está regido por el Séptimo Rayo y por
Urano. Corresponde a las gónadas o glándulas sexuales,
que están regidas por la Luna.
7. El centro de la base de la columna vertebral es el órgano
de la fuerza vital. En este centro se encuentra oculta en
estado latente una fuerza muy especial que se conoce
como kundalini. Este chacra está regido por el Primer
Rayo (el rayo de «Voluntad y Poder») y por Plutón.
Corresponde a las glándulas suprarrenales, que están
regidas por Marte.

Esta correspondencia entre centros y rayos es aplicable a
la gran mayoría de personas. En otro contexto, Alice
Bailey relaciona el centro ajna con el Quinto Rayo y el
centro base de la columna vertebral con el Cuarto Rayo
(Tratado sobre los siete rayos, Tomo I, página ). Esto hace
referencia a un nivel de desarrollo especial que la persona ya ha alcanzado.
En lo referente a la distribución de la energía dentro de
los chacras, recientes investigaciones han puesto de manifiesto que la vibración de los centros puede medirse por
la energía que irradian y que también puede determinarse qué tipo de fuerzas sanadoras pueden emplearse cuando un centro está debilitado. Por ejemplo, mediante una
meditación sobre nuestros chacras podemos purificar
20

nuestros centros y recargarlos de energía. Con el tiempo
se descubrirá que mediante vibraciones y colores también se puede actuar sobre los chacras para revitalizarlos
o sanarlos. Según Alice Bailey, muchas enfermedades del
ser humano se deben al estancamiento o la atrofia de
algún centro etérico. Para más información al respecto
véanse los libros La curación esotérica y Telepatía y el vehículo etérico de Alice Bailey.

21

El hombre de tierra, natural y oscuro
Johann Georg Gichtel, Teosophia practica, 

22

2. ¿Qué significa «esoterismo»?
Bruno Huber
El pensamiento esotérico
¿Por qué?: la pregunta esotérica.
Las motivaciones, las energías y los principios.
Las cruces y los temperamentos.
La separación de los niveles.
La conciencia y la voluntad.
Los siete rayos
La astrología y el pensamiento esotérico.
La psicosíntesis y la astrología.
Los siete planos
1. El plano físico (el cuerpo).
2. El plano físico-etérico (prana).
3. El plano emocional (kama).
4. El plano mental (el intelecto).
5. El plano manásico: Urano.
6. El plano búdico: Neptuno.
7. El plano átmico: Plutón.
Preguntas.

23

El pensamiento esotérico
Como la doctrina de los siete rayos es una ciencia esotérica, la primera cuestión que quiero abordar es la siguiente: «¿Qué es en realidad el esoterismo?». Si reflexionamos
sobre esto, nos daremos cuenta de que muchas personas
desconocen el significado de esta palabra que se aplica a
cosas muy diferentes. El esoterismo, por ejemplo, no
tiene nada que ver con el hecho de excluir la carne de la
dieta personal, esto es una decisión individual. Una postura de este tipo no se puede justificar desde el punto de
vista del esoterismo, es una decisión que concierne sólo
al plano físico y por lo tanto no tiene nada que ver con
el esoterismo.

¿Por qué?: la pregunta esotérica
El pensamiento esotérico va más allá de la superficie de
las cosas, se pregunta por lo que hay detrás de las formas,
las apariencias y los síntomas que se manifiestan en la
vida. La pregunta central del pensamiento esotérico es:
«¿Por qué es esto así?» y la siguiente: «¿Podría ser de otro
modo...?». El pensador esotérico quiere comprender el
sentido de los acontecimientos y captar las interconexiones profundas. La pregunta «¿por qué?» no lo explica
todo pero es esencial en el pensamiento esotérico. El
esoterismo aspira a comprender el funcionamiento de las
energías que se encuentran detrás de los sucesos y las formas de la vida cotidiana, pues sabe que estas energías son
las causantes de los fenómenos físicos y las creadoras de
las formas de nuestro mundo.
La habitación en la que nos encontramos está hecha de
diversos materiales y tiene una forma visible. Nuestro
mundo es así. Cada persona tiene una cara distinta que
podemos diferenciar de las otras.A cada cara le corresponde un nombre... Esto no es más que una mera aceptación
de los hechos.También sabemos que cada una de estas caras
se comporta de una manera diferente y probablemente nos
24

resulten más atractivas unas que otras... Todo esto no son
más que observaciones superficiales... sólo vemos los
hechos, las formas, las apariencias.
Pero también podemos preguntarnos por qué una cara
en particular está estructurada de una determinada
manera. Desde la perspectiva del esoterismo, una cara no
es una casualidad sino la expresión de algo más profundo: un carácter, un individuo, un potencial humano. Y
este potencial, la personalidad humana, tiene un destino.
De nuevo, podemos contemplar el destino de un ser
humano teniendo en cuenta sólo lo superficial. Por
ejemplo, podemos saber que alguien se fracturó la pierna
el último día de octubre. Esto es un hecho y, evidentemente, este acontecimiento forma parte del destino de la
persona. Pero no sabemos por qué esta persona tuvo este
accidente. ¿Por qué unas personas se fracturan la pierna y
otras no? ¿Por qué determinadas personas atraen ciertas
enfermedades? ¿Por qué?... ésta la pregunta que pone en
marcha el pensamiento esotérico. El pensador esotérico
asume que debe existir algún motivo y busca descubrir
qué hay detrás de los hechos, cuáles son las fuerzas o las
condiciones que los desencadenan o bien (y esto es aún
más profundo) cuál es el propósito subyacente.

Las motivaciones, las energías y los principios
El ser humano tiene motivaciones. Algunas personas son
conscientes de ellas, otras creen tener alguna idea al respecto pero en realidad no saben qué hay detrás de sus
actos, y la mayoría no tiene la menor noción acerca de sus
motivaciones. Como sabemos, existe algo que se llama
motivación vital. Podemos verla en la figura de aspectos
del horóscopo individual. La estructura de aspectos, tema
al que hemos dedicado nuestro libro Astrología de la figura
de aspectos, es una estructura motivacional que nos muestra, veladamente, el secreto de nuestra vida. Cada persona
necesita encontrarse con determinadas condiciones para
25

poder resolver ciertos problemas en la vida, para abordar
asuntos que probablemente van más allá de su ámbito
personal y afectan a toda la humanidad.
Todos necesitamos aprender ciertas cosas que nos permitan avanzar en nuestro proceso de desarrollo. Y esta
necesidad crea una estructura motivacional que después
dirige nuestra vida. Esta estructura motivacional explica
los acontecimientos de nuestra vida (y no al revés). Esta
manera de pensar es distinta de la usual pero el pensamiento esotérico se ha ocupado desde siempre de estas
fuerzas motivadoras.
Pero aún no hemos llegado al nivel más profundo. Bajo
el plano de las formas se encuentra el plano de las energías.Ya vimos qué entendemos por formas: son las cosas
que vemos, que percibimos, que manejamos, sobre las
que reflexionamos... Debajo está el plano energético, las
energías que mueven las cosas, que penetran en las formas y las apariencias, vitalizándolas. Pero hay otros planos
más profundos.
También existen los principios. Los científicos los llaman leyes naturales (es otra manera de expresar lo
mismo). Los principios representan el potencial creativo
y las leyes naturales hacen lo mismo, proporcionan un
modelo o un patrón en el que el ser humano puede
moverse y actuar de modo creativo. También nos dicen
que hay cosas que son imposibles, cosas que no forman
parte de nuestro cosmos. Los principios contienen un
potencial, no un potencial energético sino mental, de
pensamiento, de conocimiento. Son potenciales de conciencia y causan cosas mediante conocimiento, no a través de energía. Los principios establecen: «Esto debe ser
así...»... entonces las energías empiezan a trabajar para
crear las correspondientes formas.
26

Las cruces y los temperamentos
En el plano de los principios hay también subplanos y ahí
es donde nos encontramos con la astrología. Como sabemos, el zodíaco se construye mediante la combinación
de las tres cruces y los cuatro temperamentos. Los planetas también son una parte importante de la astrología
pero no pertenecen al zodíaco. Así pues, en la base de
todo, tenemos los números tres y cuatro. Estos números
los encontramos también, por ejemplo, en la cábala, que
es una estructura de conocimiento esotérico de gran
complejidad.

10
11

9

8
7

12
6

1
2

3

5
4

El zodíaco: combinación de cruces y temparamentos

27

Cada cruz contiene los cuatro temperamentos o elementos. Las cruces tienen una importancia especial porque
nos muestran la motivación, esto es, nos indican el «porqué» y el «para qué». En el siguiente nivel tenemos a los
temperamentos, que nos indican el «dónde», el «cuándo»
y el «cómo». Es esencial clarificar la diferencia entre
ambos planos. Ante todo debemos conocer el porqué, es
decir, el objetivo o la finalidad, de lo contrario cualquier
acción que emprendamos es inútil. Después, los temperamentos nos dan información sobre cómo va a suceder.
Así pues, las cruces responden a las preguntas «por qué»
y «para qué». Mientras que los temperamentos nos dan
información sobre el «cómo», el «dónde» y el «cuándo».

La separación de los planos
En el pensamiento esotérico es muy importante discriminar de manera clara los diferentes niveles o planos. Si
mezclamos términos de niveles distintos no conseguiremos nuestro objetivo e ignoraremos la razón. Éste es uno
de los principales problemas de la astrología actual. En
ella se mezclan muchas veces conceptos de niveles diferentes y, con los argumentos así encontrados, se intenta
demostrar algo. Esto no tiene ninguna utilidad pues no
aporta claridad sino confusión. Por eso es muy importante diferenciar bien los niveles. Debemos saber de qué
plano estamos hablando y, al hacerlo, no debemos emplear términos correspondientes a otros planos. Lo que sí
debemos hacer es relacionar los términos (esto es algo
distinto), mostrando que un término de un plano produce otros términos en otros planos. Ésta es la manera
correcta de proceder, pues así se ponen de manifiesto las
interrelaciones entre los diferentes planos.
La conciencia y la voluntad
Todo tiene un inicio, un desarrollo y una manifestación
final, el mundo real en el que vivimos, esto es, las formas.
El esoterismo retrocede plano a plano hasta llegar a la
28

fuente original, que es siempre conciencia que quiere
crear. Así pues, tenemos tres principios fundamentales de
propósito (que persiguen una meta). Las tres cruces tienen el rango de «originadoras de una voluntad consciente de tres tipos». No hablamos de Dios, pues en ese caso
nos referiríamos al Uno. En todas las grandes religiones
se maneja el concepto de la divina trinidad, porque Dios,
la Unidad o la Voluntad Primordial no se puede nombrar
ni definir. Pero en las principales religiones, las tres primeras manifestaciones de Dios son estos tres principios
básicos, estas tres formas de voluntad.Y cada una de estas
tres voluntades dispone, para trabajar, de los cuatro temperamentos.

29

Los siete rayos
La correspondencia entre los siete rayos y las cruces y los
temperamentos es una relación totalmente lógica. Las
cruces corresponden a los tres rayos mayores (también
llamados rayos de aspecto) y los temperamentos a los cuatro rayos menores (también llamados subrayos o rayos de
atributo). La tabla adjunta resume esta correspondencia.
Rayo

Cruz

Rayo

Temperamento

Primer Rayo

Cardinal

Cuarto Rayo

Agua

Segundo Rayo

Mutable

Quinto Rayo

Aire

Tercer Rayo

Fija

Sexto Rayo

Fuego

Séptimo Rayo

Tierra

Los astrólogos me preguntan siempre por qué la velocidad del punto de la edad es de seis años por casa y no de
siete (tienen una fijación con el siete). Siempre respondo que el siete es el número de la forma viva, una forma
con la que podemos vivir y una forma que podemos
crear. En los siete rayos, el número siete es el principio
creador de la forma definitiva. El siete es muy diferente
al seis. Desde el punto de vista esotérico, el siete es una
combinación del tres y el cuatro. Pero el tres y el cuatro
son de órdenes distintos. El cuatro sirve al tres (esto es
muy importante). Los cuatro temperamentos están al
servicio de las tres cruces, por eso aparecen en las tres
cruces. Pero cada cruz emplea los temperamentos de
una manera diferente ya que persigue un propósito distinto. Tres más cuatro son siete pero no son números
equivalentes: el tres tiene un significado distinto al cuatro. No debemos situarlos en el mismo plano, sería erróneo y nos conduciría a resultados incorrectos. La suma
de tres y cuatro es siete, y en el siete tenemos la creación
completa. En cambio, el seis todavía aspira a este estado
30

de realización completa. Está antes del siete y, con idealismo, intenta alcanzar ese estado. El seis es un número
psicológico y está relacionado con el desarrollo.

La astrología y el pensamiento esotérico
En mi opinión, la astrología es la expresión más avanzada del pensamiento esotérico. No existe ninguna otra
disciplina que se acerque tanto al uso tan completo del
pensamiento esotérico que hace la astrología. En mi
juventud estudié muchas disciplinas, pero ninguna de
ellas aplica siempre de una manera tan consecuente los
mismos principios espirituales.
Esto no debe sorprendernos pues en los inicios de nuestra cultura, en las primeras civilizaciones, la astrología y el
esoterismo estaban unidos. En los templos de aquella
época, los iniciados y los aspirantes eran instruidos en las
verdades esotéricas. La astrología se inició en Sumer,
aproximadamente en el  a.C, y sobre el  a.C. el
sistema ya se había completado. Lo que vino después fueron sólo refinamientos y complementos. Los fundamentos y la expresión del pensamiento esotérico estaban ahí
desde muy temprano en la historia de la humanidad.Y lo
más fantástico de esto es que este conocimiento es directamente aplicable en el proceso de comprensión de la
existencia, el carácter y el destino de los seres humanos,
que nos ayuda a conocer al ser humano de una manera
muy personal y absolutamente individual.
No es necesario buscar otras disciplinas que hagan algo
parecido: ¡No hay ninguna! Todas están especializadas en
aspectos determinados de la vida. Nos encontramos ante
algo verdaderamente impresionante, una disciplina que
desde sus orígenes tiene que ver de manera estricta con
la culturización de la mente humana: la auto educación
de la mente del ser humano. Porque así es como se crea
la conciencia humana: se cultiva a sí misma día a día. En
algunos casos de manera inconsciente (estas personas
31

tienen un ritmo lento), en otros de manera consciente
(más rápido) y en otros de modo muy consciente (a gran
velocidad). La velocidad es distinta pero en lo básico el
ser humano está construido así. Avanza progresivamente
en el proceso de expansión de su conciencia y de comprensión del universo. Tenemos el hilo conductor para
avanzar en este proceso en la astrología o en el pensamiento esotérico, podemos llamarlo como queramos,
pues en el fondo son lo mismo. Estamos, pues, ante algo
fascinante.

La psicosíntesis y la astrología
El gráfico . del anexo muestra «el huevo de Assagioli».
En este esquema,Assagioli refleja estos principios básicos
en términos puramente psicológicos (de psicosíntesis, no
de psicoanálisis). En el huevo se diferencian claramente
tres niveles. Según Assagioli, la conciencia humana se
mueve dentro del huevo. El huevo simboliza la personalidad humana con sus diferentes partes, unas inconscientes, otras conscientes y otras supraconscientes.
En el gráfico tenemos también siete niveles:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.

El
El
El
El
El
El
El

inconsciente profundo.
inconsciente medio.
inconsciente superior o supraconsciente.
campo de conciencia.
yo personal (consciente).
yo superior (transpersonal).
inconsciente colectivo.

También podemos hacer otras diferenciaciones manteniéndonos en este marco conceptual de los siete planos,
donde encontramos siempre los tres principios básicos y
las cuatro divisiones adicionales que, en definitiva, son
inherentes a los siete planos.
32

A partir de mi encuentro y colaboración con Assagioli
(que conocía la astrología pero no era astrólogo) siempre
quise relacionar el esquema del huevo con los principios
astrológicos. Mis intentos no obtuvieron resultados suficientemente satisfactorios y finalmente decidí desarrollar
mi propio esquema. Así surgió «el ánfora» (también llamada «la botella de Huber»), que está representada en el
gráfico . del anexo. Es un modelo conceptual del ser
humano en el que he trabajado durante más de veinte
años.
El ánfora contiene en su interior al huevo de Assagioli
pero en la parte superior tiene un cuello y está abierta. Los
diferentes colores que vemos en el gráfico simbolizan planos de cualidades energéticas con funciones diferentes.
Esto es pensamiento esotérico en los términos planteados
por Helena Blavatsky, Alice Bailey y otros. En el ánfora
están también representados los planetas (y también podrían incluirse los signos zodiacales y las casas). La idea básica del ánfora es representar al ser humano en su relación
con el cosmos. Nadie vive en los niveles superiores. La
gente normal no tiene ninguna noción de que existe algo
ahí arriba. En la iglesia, por ejemplo, les cuentan que ahí
está Dios. ¡Y eso es todo! Pero esto es muy vago. En cambio, el pensamiento esotérico se basa en un esquema muy
diferenciado, el mismo que está representado en el ánfora.
En el ánfora vemos también la aplicación del color. Al
mirarla detenidamente vemos el espectro de color. Los
diferentes colores corresponden a determinados planos
de energía, sustancia y cualidad. Pero ahora prefiero no
entrar en los detalles de los colores sino tan sólo poner
de manifiesto la interrelación entre los diferentes elementos en esta manera diferente de ver las cosas.

33

Los siete planos
Para la discriminación de los diferentes niveles esotéricos
es importante saber que existen siete planos principales
(que corresponden también a los siete rayos).Y que cada
uno de estos planos se divide, a su vez, en siete subplanos
o subniveles. Nos encontramos nuevamente con el principio creativo (el principio de la creación), pues el siete
siempre tiene que ver con este principio, con la creación.
En estos siete planos, a través de la creación, se pueden
manifestar formas. Los seres humanos suelen crear a partir del plano del pensamiento concreto hacia abajo (normalmente no lo hacen desde niveles superiores). Pero
algunos artistas e investigadores son capaces de llegar más
arriba y crear desde planos superiores (aunque son casos
excepcionales). La mayoría de las personas viven en la
zona que va desde el instinto al pensamiento concreto.
Éste es el ámbito en el que se mueve la conciencia de una
personalidad normal.Todos tenemos cuerpo, sentimientos
y un aparato intelectual. Pero estas partes se ocupan fundamentalmente del mundo físico, se concentran en salir
adelante en la vida y en tener una existencia lo mejor
posible. No hay necesidad de subir más arriba, a planos
superiores. Si lo que queremos es sólo tener una vida más
o menos aceptable, podemos permanecer en estos niveles.
Esto es el mundo humano, pero en estos tres planos (físico, emocional y mental) también podemos ser creativos.

1. El plano físico (el cuerpo)
En este plano debemos hacer una diferenciación muy
importante. Como se ve en el degradado de color de la
parte inferior del ánfora, el mundo físico se compone de
dos partes. Una parte es el plano físico en el sentido de los
cuerpos físicos densos o formas. Esta parte comprende no
sólo el cuerpo físico humano sino también todo lo que
existe en la naturaleza y todo lo que los humanos han
construido a partir de ella como las casas, los muebles, los
34

coches...Todo lo que es físico y denso en este sentido. Ésta
es la parte inferior. Las tres subdivisiones del subplano físico corresponden a los conocidos niveles de sólido, líquido y gaseoso, aunque también existe un cuarto nivel, el
plasmático. Son los cuatro estados de la materia que están
relacionados con los cuatro elementos astrológicos: el
estado sólido corresponde a la tierra, el líquido al agua, el
gaseoso al aire y el plasmático al fuego. Son los cuatro
estados físicos que conocemos en el universo. En su trabajo, los astrónomos se manejan en un ,% con plasma pues en el universo hay muy poca materia sólida,
líquida o gaseosa.

2. El plano físico-etérico (prana)
El plano etérico es un nivel de orden superior al plano
físico. En este plano se dan los fenómenos de los que se
ocupan los que empiezan a plantearse cuestiones esotéricas como la telepatía, la videncia... Según Alice Bailey
y Helena Blavatsky, en el plano etérico, todo cuerpo vivo
tiene un «doble vital» (también llamado cuerpo vital o
etérico). Las plantas también tienen un doble etérico en
este plano. El cuerpo vital o doble etérico tiene la cualidad de principio causativo. Cuando el cuerpo vital se
disipa, la forma física muere. Saber esto es importante
cuando se produce una muerte. Normalmente, el cuerpo
se entierra el tercer día después de la muerte. Este tiempo es el necesario para que el cuerpo etérico se separe
completamente del cuerpo físico. Si el cuerpo se enterrara o incinerara antes del tercer día, el cuerpo etérico
podría resultar dañado. Esto podría ser perjudicial en el
proceso de restitución hacia niveles superiores y los efectos podrían manifestarse en la siguiente encarnación. Por
eso es importante esperar al tercer día. Curiosamente, la
mayoría de las personas que se dedican a la actividad
funeraria no tienen este conocimiento pero hacen los
entierros o las incineraciones a los tres días.
35

Hasta aquí hemos visto el plano físico con sus siete subplanos. Tres de estos subplanos son etéricos y contienen
el cuerpo causativo de la apariencia física del ser humano. Los cuatro subplanos restantes son los niveles de
manifestación en la existencia puramente física.

3. El plano emocional (kama)
El cuerpo emocional tiene también dos niveles principales. El superior es el nivel de los sentimientos. Todos
tenemos sentimientos: algunas personas o cosas nos gustan mucho y otras nos resultan desagradables. Esto es algo
de lo que somos conscientes. A los sentimientos que nos
resultan agradables los llamamos «buenos». Pero aunque
no queramos, también tenemos otros sentimientos que
nos disgustan. Estos últimos pueden causarnos sentimientos de culpabilidad e incluso podemos llegara a
odiarnos por el hecho de tenerlos. Pero somos conscientes de ellos. A esto me refiero cuando hablo de «sentimientos». En cambio, las «emociones» son inconscientes
y compulsivas. Como son inconscientes pero quieren ser
vividas, son compulsivas. Esto significa que, cuando recibimos un estímulo emocional, sencillamente reaccionamos. No necesitamos ninguna explicación racional para
hacerlo. Probablemente nos justifiquemos con algún
argumento del tipo: «¡Me ha mirado mal, por eso le he
golpeado!». Pero con seguridad ésta no es la verdadera
razón. Lo cierto es que en mí hay una determinada
estructura emocional que es la responsable de mi reacción y que probablemente estaba esperando esta oportunidad para manifestarse. Este tipo de reacciones se dan
muy a menudo y no sabemos por qué. Como en otros
casos, en el nivel superior consciente de los sentimientos
encontramos los patrones que nos sirven para explicar las
emociones.Así como el cuerpo etérico vitaliza al cuerpo
físico, también tenemos unos sentimientos conscientes
que, en cierto modo son la filosofía que necesitamos para
tener emociones. Resumiéndolo brevemente: somos
36

conscientes de los sentimientos, mientras que las emociones son inconscientes y automáticas.

4. El plano mental (el intelecto)
En el plano mental ocurre algo similar. Primero encontramos el nivel mental inferior, que es el nivel en el que
normalmente funcionamos con nuestro pensamiento,
con nuestro intelecto. Cuando reflexionamos sobre los
acontecimientos de la vida, pensamos en el mundo físico
y en las personas como seres vivos físicos, recapacitamos
sobre cómo se comportan, qué hacen... En realidad acumulamos muchos conocimientos que no tienen nada
que ver con las personas que conocemos o que no son
importantes para nuestra supervivencia. Lo que aprendemos en la escuela, por ejemplo, es todo intelecto inferior
(conocimientos que tal vez algún día podamos necesitar).
Los jóvenes que están en edad escolar suelen decir: «¿Por
qué debo aprender esto? ¡No lo necesito para nada!». Es
una actitud ingenua pues en realidad no saben si algún
día lo necesitarán. Y sin embargo dicen: «¡No quiero
aprenderlo!»
Con este pensamiento podemos saber mucho acerca del
mundo, podemos aprender durante toda una vida pero
no llegaremos a conocer todo lo cognoscible acerca de
este mundo. Porque éste es el pensamiento de lo que
podemos conocer o explicar científicamente, pero no el
instrumento capaz de realizar nuevos descubrimientos,
de captar cosas desconocidas.

5. El plano manásico: Urano o el ámbito
mental superior
Como vemos en el ánfora, Urano está situado justo en el
borde de la zona del pensamiento abstracto. El símbolo
que empleamos para Urano está compuesto de un círculo con un punto en el centro (el símbolo del Sol) y una
flecha dirigida hacia arriba. El círculo del Sol simboliza la
37

conciencia de la persona, que ha aprendido todo lo que
podía aprender del mundo. El punto del centro del círculo muestra la posición del yo en el espacio de conciencia
de la persona representado por el círculo. Esto es lo que
significa el símbolo del Sol. Y luego tenemos la flecha
dirigida verticalmente hacia arriba (a diferencia del símbolo de Urano, el de Marte tiene la flecha inclinada, lo
cual indica que debe ser dirigido, y carece del punto del
centro del círculo, es decir, no tiene la conciencia del yo
que existe en el Sol y Urano). Urano tiene una gran base
de conocimientos pero hace que continuamente nos preguntemos qué hay más allá. Y este «más allá» tan sólo
puede ser un nivel superior, un ámbito más elevado que
aún desconocemos. Debemos ir más arriba para encontrar
una razón superior que nos permita comprender lo que
no entendemos dentro de nuestro marco actual de conocimiento. Urano nos da, pues, un impulso hacia arriba
que se traduce en una expansión de nuestra conciencia.
El impulso uraniano es el que siguen, por ejemplo, los
investigadores científicos o las personas que estudian
astrología. La astrología nos lleva más allá de lo que
aprendimos en la escuela o en los libros. Nos proporciona razones y argumentos que no podríamos encontrar en
ninguna otra área de conocimiento. Por esta razón,
muchos dicen que Urano es el planeta de los astrólogos.
En este sentido esto es cierto, pero también hay buenos
argumentos para afirmar que es Neptuno...
El plano mental superior es el ámbito donde reina el pensamiento abstracto. En este nivel no se necesita la implicación del «yo», es decir, para interesarnos por un acontecimiento, éste no debe estar necesariamente relacionado
con una cuestión personal como la supervivencia o el
deseo de tener una vida más o menos confortable. Aquí
buscamos el conocimiento por el conocimiento, para
saber, para comprender (no a nosotros mismos sino el
ordenamiento de las cosas, de manera que nos permita
38

entender determinados fenómenos de la vida humana).
Nadie puede explicar todos los fenómenos del mundo.
Por eso siempre hay una razón para continuar investigando, para buscar comprender por qué determinadas cosas
se repiten una y otra vez. Muchas veces no podemos
hacer nada ante ciertos acontecimientos porque no sabemos de dónde provienen o por qué se producen. Por eso
empezamos a buscar. Éste es el impulso que nos da
Urano. Personalmente lo llamo el «perforahuevos» porque
rompe la cáscara del huevo desde el interior y busca en
un nivel superior para encontrar una explicación a algo
que desde el interior del huevo resulta incomprensible.
Urano, el perforahuevos, agujerea la cáscara del huevo
para descubrir lo nuevo. Urano simboliza una función
muy importante del ser humano y, si bien sólo está activa en una minoría, desde siempre ha mantenido en marcha el desarrollo de la humanidad. Urano no tiene nada
que ver con intereses de tipo personal, su función nace
de la necesidad de comprender los fenómenos que producen perturbaciones en la vida humana y que debemos
poder explicar para tenerlos bajo control. Tener el control de las cosas es una necesidad humana y se satisface a
través de la comprensión. Es el único camino. El mero
hecho de saber lo que pasa no nos da ningún control,
pues todavía no sabemos por qué sucede. Esto es muy
importante: sólo alcanzamos la comprensión cuando nos
preguntamos el porqué. Si no nos lo preguntamos, jamás
tendremos un control completo porque los fenómenos
que no comprendemos están fuera de nuestro control.
Éste es el impulso de Urano y, como vemos, tiene una
gran importancia. Urano representa la necesidad de establecer un orden superior que nos dé seguridad, esto es, un
orden superior al de Saturno. Saturno se siente bien con
lo que conoce y con esto levanta gruesos muros de protección alrededor de él. Sólo después de mucho tiempo
comprende que el muro no sirve de nada pues continua
39

siendo franqueado una y otra vez.Afuera debe haber algo
responsable de lo que sucede. Urano empieza entonces a
investigar y buscar las razones. Esto es un proceso de gran
importancia para la conciencia humana. Con Urano
obtenemos una gran cantidad de conocimiento sobre
cómo funciona el mundo y sus múltiples variaciones.
Entonces alcanzamos el estado que Goethe describe en
su obra Fausto: «Y ahora me encuentro, ¡pobre de mí! tan
sabio como antes». El prólogo empieza con la idea básica de: «Sé mucho sobre el mundo pero no comprendo
nada». Esto es el final del proceso de desarrollo mental.
El funcionamiento mental es el pensamiento en términos de causa y efecto. Este pensamiento nos puede llevar
lejos pero, como máximo, hasta el punto en el que acaba
el mundo de los fenómenos, allí donde empieza la
dimensión de los principios. A partir de ahí, el pensamiento lógico ya no es útil. Es el final de la línea del
desarrollo mental. Hay personas que continúan acumulando más y más conocimientos, creyendo que esto les da
sentido pues, en realidad, han perdido el norte de su vida:
se encuentran en el cuello del ánfora. Esta zona puede
estar bloqueada por un exceso de conocimientos que no
tienen ningún sentido. Esto actúa como un corcho que
tapona el cuello del ánfora impidiendo la salida.

6. El plano búdico: Neptuno
Sólo hay un camino para alcanzar el siguiente nivel: el
amor. El amor es la cualidad del siguiente nivel, el plano
búdico. Éste es el plano de Neptuno.Y esto significa identificación con «ser», ser uno mismo, ser cualquier otro ser
vivo... sin límites. «Ser» significa «estoy aquí», «me relaciono, tengo un encuentro» y también «estoy ahí».
Ésta es una cualidad necesaria para los astrólogos. Si,
como sucede en muchos casos, un astrólogo trabaja sólo
con Urano, el resultado puede ser duro para los clientes
pues éstos son «analizados lógicamente». Cuando sólo
40

funciona Urano lo sabemos todo sobre nosotros pero, en
realidad, nos comprendemos menos que nunca. Todavía
hay muchos astrólogos que trabajan de una manera
exclusivamente uraniana. Saben mucho de astrología,
conocen con detalle el contenido de muchos libros pero
sobre el amor saben muy poco. Este enfoque suele confundir a los clientes y, en el peor de los casos, puede
incluso provocar algún daño en sus vidas.
La astrología necesita a Neptuno. Necesita la comprensión
que surge de «ser», de la identificación con cualquier ser
con el que me encuentre, incluso conmigo mismo. Se trata
de ser para comprender qué es ser, para experimentar la
particular y fantástica combinación de cualidades que se
dan en cualquier ser. Esto no es una cuestión de lógica
sino una experiencia neptuniana. Si alcanzamos esta cualidad, el tapón del corcho del cuello del ánfora se disuelve
y podemos pasar a través de él hasta el siguiente nivel.

7. El plano átmico: Plutón
Como vemos, la cuestión de los nombres se ha ido complicando un poco. Primero vimos Manas, después Budi y
ahora Atma. Son términos de origen sánscrito. Atma significa voluntad. La astrología normal relacionaría la
voluntad con la posición de Marte en el horóscopo.
Marte y la voluntad podrían describirse como «poner en
marcha el motor para trabajar». Pero Plutón es la voluntad superior.Vimos que, en la parte superior del ánfora,
Urano crece y crece en el ámbito mental hasta llegar a
un punto de atascamiento. Arriba en el ánfora hay un
límite para todos: la frontera de la vida transpersonal, de
la conciencia transpersonal. Más allá de esta frontera se
necesitan unas formas de vida, actuación y comunicación
completamente diferentes de las usuales. Ahí arriba lo
importante no son las cuestiones personales, por ejemplo
cómo salir adelante en la vida o pasárselo bien, sino cuestiones globales como el interés por la vida de todos los
41

seres humanos y la esperanza de que la humanidad siga
un camino de mejora permanente. Es un interés transpersonal o espiritual, una motivación supraconsciente.
Después debemos atravesar el plano de Neptuno para ser
impregnados por la experiencia de unidad con todos los
seres vivos en los diferentes niveles y, de este modo, obtener una nueva comprensión del mundo, del cosmos. No
podemos concebir que este mundo (no me refiero al
mundo creado por el ser humano sino a la Tierra, el sistema solar o el cosmos) fuera creado sin sentido. Los científicos, en especial los astrónomos, buscan explicaciones
sobre cómo se originó el cosmos... la cosmología del big
bang, que intenta dar una explicación un tanto parecida a la
de la Biblia sólo que un poco más complicada: la creación
del cosmos a partir de una explosión primordial. La personas de niveles preuranianos o uranianos medio y superior
intentan explicar cómo empezó todo. Pero una y otra vez
se ven en la necesidad de cambiar el modelo y añadir nuevos postulados porque las cosas no acaban de encajar... algo
típico de un funcionamiento extremadamente uraniano.
Pero el impulso a descubrir qué hay detrás de la creación,
cuál es su sentido, está ahí. Nos encontramos de nuevo
con la pregunta «por qué», pero ahora en una dimensión
gigantesca. No podemos poner límites al pensamiento de
Plutón en el plano cósmico. Los límites son los límites de
nuestro pensamiento y, si pensamos de esta manera, no
conseguiremos conectar con el nivel de Plutón. El pensamiento plutoniano o conciencia del mundo real puede
penetrar en cualquier dimensión sin dificultad, porque
no es una cuestión de dimensiones, sino de comprender
cómo deben funcionar las cosas para que la evolución
progrese o de por qué la humanidad está aquí y ahora en
este nivel de desarrollo y cuáles serán los siguientes niveles. Éste es el marco del pensamiento en este nivel. Aquí
tratamos del pensamiento en términos de evolución.
42

Para llegar al plano plutoniano es necesario haber pasado
previamente por los planos anteriores, pero ya en los planos inferiores, por ejemplo en el área mental inferior,
podemos tener presentimientos que nos estimulan a
avanzar hacia arriba. En muchos casos es así como se produce el despertar espiritual: a través de una visión repentina de una grandeza inexplicable que no sabemos cómo
llegó a nuestra conciencia. Entonces empieza el proceso
de desarrollo espiritual y de expansión de conciencia.
Al considerar la evolución en nuestros días, podemos alegrarnos por el hecho de que en la actualidad muchas
personas se interesan por el pensamiento esotérico. En el
siglo xx, el número de interesados en el esoterismo ha
aumentado de manera notable, lo que es una clara indicación de desarrollo. Esto se constata en todas las áreas
vitales. La cantidad de personas que van tras el «¿por
qué?» crece constantemente. Por supuesto que a lo largo
de la historia de la humanidad siempre hubo personas así
pero eran una minoría, no hacían demasiado ruido y no
se mostraban en público. Fueron personas que hicieron
su camino y escribieron su experiencia o la transmitieron a otros, y poco a poco su conocimiento se fue difundiendo en la masa. Es un proceso que necesita tiempo. En
el pasado se necesitaban siglos o milenios pero hoy, probablemente, algunas décadas bastan para que el mundo
cambie a través del pensamiento de unos pocos... (que
son cada vez más).
Conclusión: esto ha sido un pequeño viaje a través de los
diferentes planos. Este conocimiento esotérico básico es
necesario para facilitar la comprensión de la enseñanza
de los siete rayos. En los próximos capítulos profundizaremos más, pero lo visto hasta aquí son los fundamentos.
Es importante que recordemos constantemente la diferenciación que hicimos al principio: tenemos tres principios que tienen cuatro modos de acción. Esto nos da la
cifra siete, que es el número de la manifestación.
43

Preguntas
Público: Ha dicho que estos principios ya eran conocidos
entre el  y el  a.C., pero que ahora están siendo redescubiertos. ¿Por qué precisamente ahora?
Bruno: Los especialistas en lenguas antiguas consiguieron,
hace seis o siete años, descifrar el idioma sumerio.Antes no
podíamos leerlo y por eso sabíamos muy poco sobre el
pueblo sumerio. Hace unos años empezó la traducción de
las tablillas de arcilla de esa época (en el Museo Británico
hay todavía . tablillas esperando ser traducidas).
Pasarán años antes de que la cultura sumeria llegue a ser
bien conocida. Pero en lo referente al desarrollo de la astrología, las cosas están bastante claras. Hacia el  a.C., a
finales del primer reino sumerio, ya habían desarrollado la
astrología que hoy conocemos. Los sumerios no eran semitas sino indogermánicos y venían del norte. Se establecieron en el sur de Mesopotamia y con su mayor inteligencia
y su modo de vida más avanzado, pronto controlaron la
zona. Dominaron a los babilonios, a los caldeos y también
a otros pueblos cercanos. La cultura sumeria inventó la
escritura y la rueda (avances que se habían atribuido a otras
culturas). ¡Un pueblo asombroso!
¿Por qué nos llega ahora este conocimiento? Creo que el
motivo es que vivimos en una época en la que, en general,
hemos perdido la orientación. Sólo pensamos en los síntomas y en los valores superficiales y materiales. Si vamos a
algún lugar público y preguntamos a la gente «¿por qué»,
obtendremos por respuesta un «¿eh?» o una frase evasiva
porque no estamos acostumbrados a preguntarnos el porqué. «¿Por qué miras así al escaparate?»... «¡Porque quiero
eso!». Nadie se formula la pregunta «¿por qué?». O tengo el
dinero y lo compro, o no lo tengo y me voy a casa.
Público: Otra posible respuesta sería que, según Alice
Bailey, la explosión de la bomba atómica es un reflejo del
impulso repentino que el alma está ejerciendo sobre la
44

personalidad humana. Desde  se puede constatar un
incremento importante del conocimiento espiritual, que
está mucho más orientado al alma que a la personalidad.
Bruno: Yo sería prudente al respecto.Alice Bailey sabía de
lo que hablaba, pero esto es un ejemplo de un ámbito
determinado en una época concreta. El desarrollo espiritual en el último siglo ha sido gigantesco comparado con
tiempos pasados. Sin duda nos encontramos en un
momento de un nuevo comienzo. El hecho de que veamos tantos acontecimientos terribles en el mundo se
debe a que la gran masa de gente todavía se resiste a
plantearse la pregunta «¿por qué». La formación que se
imparte en nuestros días pone a mucha gente en la situación de poder reflexionar sobre esto, pero no lo hacen.
La mayoría de personas se sienten bien dejándose llevar
por los pocos que sí lo hacen. Pero estos pocos se están
convirtiendo en muchos en este siglo, y esto es una clara
indicación de desarrollo.

45

Pentáculo y proporción áurea

46

3. Las entidades de los siete
rayos cósmicos
Louise Huber
Entidad: un ser vivo.
Pensamiento universal y analógico.
El sistema solar y los siete Espíritus ante el Trono.
El plano etérico y el Logos Planetario.
Shamballa: Primer Rayo.
Los siete rayos
Cruces, temperamentos, planetas.
Primer Rayo: «Voluntad y Poder».
Segundo Rayo: «Amor y Sabiduría».
Tercer Rayo: «Inteligencia Activa».
Cuarto Rayo: «Armonía a través del Conflicto».
Quinto Rayo: «Conocimiento Concreto».
Sexto Rayo: «Devoción e Idealismo».
Séptimo Rayo: «Magia y Orden Ceremonial».
Transformaciones globales
La llama violeta.
El reino de las almas.
Iniciación del Logos Planetario.
Iniciaciones.
Plutón en Sagitario.
Los métodos de los siete rayos

47

Entidad: un ser vivo
La expresión empleada en el título de este capítulo
puede resultar un tanto sorprendente: «Las entidades de
los siete rayos cósmicos». Como sabemos, una entidad es
un ser vivo. Partimos, por lo tanto, de la base que los siete
rayos son entidades vivas.
Ver los siete rayos como entidades es otra manera de
comprender las cualidades de los rayos. Como vimos en
el capítulo anterior, estamos tratando sobre principios,
sobre el sentido de la vida, y lo que planteamos es realizar un acercamiento interno a estas cualidades. La doctrina de los siete rayos es una manera muy profunda de
acercarse a la vida. Y trata, en esencia, de la luz. Como
sabemos, la luz que obtenemos del Sol nos es imprescindible. Sin luz no podríamos vivir. Es lo más importante
en nuestra vida. Sin luz no hay creación posible. Los siete
rayos tienen que ver con el hecho de que la luz es esencial para la vida (la luz de nuestro corazón, de nuestra
vida, de cualquier lugar al que vayamos). Sin luz estaríamos en la oscuridad y no podríamos ver nada.
La luz es la causa original de nuestra vida. Como sabemos, el Sol mantiene la vida en la Tierra. Los rayos del
Sol atraviesan diferentes planos situados alrededor de
nuestra Tierra antes de alcanzarla con su luz.Y lo mismo
sucede con nuestra personalidad. Según la ley de la analogía, alrededor de nuestro cuerpo existen también siete
planos. Son los mismos niveles que describimos en el
capítulo anterior. Así pues, además del cuerpo físico,
tenemos el cuerpo etérico, el cuerpo emocional, el cuerpo mental, el cuerpo causal, el cuerpo del alma y el cuerpo espiritual. Siete en total.
48

Como sabemos, la luz cambia de color dependiendo del
material sobre el que se refleje. Los siete rayos corresponden a los siete colores, tal como aparecen en los diferentes niveles del espectro del color o en el arco iris.Tomar
conciencia de que la verdadera causa de nuestra vida es
la luz y que las distintas apariencias se originan a través
de los siete colores es una visión fantástica.
Los colores del espectro de la luz son también, como
sabemos, los siete colores del arco iris. Tratamos estos
colores de manera muy distinta dependiendo del plano en
el que aparezcan. Es muy importante tener presente que
cuando nos referimos a los siete rayos estamos hablando
de luz, amor y vida. Y esta vida es tan importante, que
debemos saber más sobre ella. Nuestra existencia tiene
lugar en un espacio vivo de luz y rayos. La doctrina de los
siete rayos nos permite comprender interconexiones de
gran importancia.Al considerar el efecto de los diferentes
rayos en los distintos planos obtenemos una visión profunda de la esencia del ser humano, del universo, de nuestra vida personal y de la vida de todo el planeta.

Pensamiento universal y analógico
El conocimiento esotérico se basa en la ley hermética:
«Como es arriba, es abajo, como es adentro es afuera».
Esta ley es la base del pensamiento analógico, universal u
holístico. Quién haya estudiado astrología estará muy
familiarizado con el pensamiento analógico. Sin él no
podríamos trabajar con la astrología ni comprender los
siete rayos. El conocimiento de los siete rayos nos permite expandir la conciencia hacia todo el universo.
Cuando nos referimos a los siete rayos como entidades,
intuitivamente comprendemos de qué se trata. El espacio
49


La Astrología y los Siete Rayos-Bruno y Louise Huber.pdf - página 1/260
 
La Astrología y los Siete Rayos-Bruno y Louise Huber.pdf - página 2/260
La Astrología y los Siete Rayos-Bruno y Louise Huber.pdf - página 3/260
La Astrología y los Siete Rayos-Bruno y Louise Huber.pdf - página 4/260
La Astrología y los Siete Rayos-Bruno y Louise Huber.pdf - página 5/260
La Astrología y los Siete Rayos-Bruno y Louise Huber.pdf - página 6/260
 




Descargar el documento (PDF)

La Astrología y los Siete Rayos-Bruno y Louise Huber.pdf (PDF, 1.6 MB)





Documentos relacionados


Documento PDF la astrolog a y los siete rayos bruno y louise huber
Documento PDF los signos del zod aco louise huber
Documento PDF folleto formacion de profesores de kundalini yoga 2014 medell n
Documento PDF kundalini yoga 2015
Documento PDF kundalini yoga 2015
Documento PDF kundalini yoga 2015

Palabras claves relacionadas