Wilhelm Reich Carlos Frigola & Gerard Ponthieu (1979) .pdf



Nombre del archivo original: Wilhelm Reich - Carlos Frigola & Gerard Ponthieu (1979).pdf
Título: Wilhelm Reich
Autor: Carlos Frigola / Gerard Ponthieu, 1979.

Este documento en formato PDF 1.4 fue generado por Writer / OpenOffice 4.1.2, y fue enviado en caja-pdf.es el 17/11/2016 a las 12:35, desde la dirección IP 77.27.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1682 veces.
Tamaño del archivo: 3 MB (59 páginas).
Privacidad: archivo público



Vista previa del documento


Wilhelm Reich

Carlos Frigola / Gerard Ponthieu

2

Carlos Frigola / Gerard Ponthieu

Wilhelm Reich

« El amor, el trabajo y el conocimiento son las fuentes de nuestra vida;
también deberían gobernarla. »

3

A Eva Reich

Indice :
Cronología………………………………….………………………………………………………………………….5
1. La energía de los impulsos..……………………………………………………………………………17
2. El nacimiento del análisis del carácter..…………………………………………………………24
3. Más allá de Freud, más allá de Marx .……….……………………………………………………30
4. La pulsión biológica …………………………………….………………………………………………….49
5. La biopatía, enfermedad de la vida…….………….………………………………………………55
Bibliografía ……………………………………………………………………………………………………….…60

Portada: Wilhelm Reich con su hijo Peter, 1947.
Página anterior: Wilhelm Reich en 1953.
Sobre el autor: Carlos Frigola nació en Borrassá, Gerona, Cataluya, en 1944. Psiquiatra, psicoanalista y
médico orgonomista. Fue alumno de la Davistock Clinic y del Institute of Group Analysis de Londres. En
1978 constituyó con Eva Reich la Fundación Wilhelm Reich de España: www.wilhelm-reich.org

4

En la actualidad nadie puede comenzar a pensar, sentir u obrar
sino desde el punto de partida de su propia alienación
Ronald D. Laing

Cronología
1897. El 24 de marzo, nace Wilhelm Reich en Dobrzcynica, en este lugar de la Galitcia que
pertenecía por aquel entonces al imperio austríaco y hoy adherida a Polonia. La familia
paterna es de origen judío (algún antepasado fue un célebre rabino), pero su padre León
no es creyente. En la familia sólo se habla alemán, sin educación religiosa ni tan sólo
judía (Freud, Reich, los judíos y las religiones).
La madre es Cecilia Roniger, originaria de esta región de Austria, incorporada hoy a
Rumania. Después del nacimiento de Wilhelm, la familia emigra a la parte ucraniana de
Austria-Hungría, en Juzinetz. Es una familia acomodada, tanto por el lado paterno como
por el materno, se los encuentra como diputados en el parlamento austríaco y miembros
de profesiones liberales. Su nueva casa de campo es una vasta explotación de ganado
bovino. León Reich tiene un contrato con el gobierno alemán para el aprovisionamiento
de carne al ejército. Su comportamiento es tan dominante con sus obreros agrícolas
como con su mujer y sus hijos. Su mujer permanece en la sombra, de personalidad
oscura y poco inteligente. Wilhelm no tiene amigos de infancia, él mismo ha dicho a
menudo que estaba abandonado, sin compañeros de juego, ya que no se le permitía
relacionarse, ni con los pequeños campesinos ucranianos, ni con los niños de lengua
yiddish de las familias vecinas. Lo que no hace que intime con su hermano menor,
Robert, del que no hablará prácticamente nunca durante su vida: al nacer Robert pronto
se desinteresa de él ya que esperaba una niña. Debido a ello estaban siempre en competición, disputándose el primer lugar en el corazón de su madre, como cazadores o
jinetes. Wilhelm es particularmente turbulento, y tanto Robert como él comparten la
misma propensión a los accesos violentos de cólera: «¡Actúas como padre!» es el
reproche favorito que se envían mutuamente. Wilhelm idolatra a su madre durante toda
su vida. Con su padre aprende el manejo del fusil, pero en adelante la idea de matar por
placer le horroriza. En La muerte de Cristo (1953) ilustra la impotencia total de la vida
frente a la «bestialidad humana» con esta imagen: «La mirada de un ciervo moribundo
dirigiendo por última vez los ojos sobre su asesino, resume inmejorablemente la
situación emocional pestilente». Ya no desea más tirar al blanco ni tener un arma en sus
manos: «No golpeo a los niños, no voy de pesca, no mato a los cabritillos o conejos.
Pero soy un tirador prestigioso y casi siempre doy en el blanco» escribirá en Escucha
hombrecito.
El joven Willy, así es su sobrenombre, estudia en la casa familiar con dos preceptores
particulares que lo preparan para entrar en el instituto alemán de Czenowitz, a la edad
de 14 años. Entonces sufre el mayor trauma de su infancia: el suicidio de su madre.
Según Ilse Ollendorf, fue el suceso que más influyó en su vida, y además: No es de
extrañar que Reich haya influido en la muerte de su madre haciendo notar a su padre las
relaciones íntimas entre ella y uno de sus maestros. Si no pudo llevar a término su
psicoanálisis es muy probable que fuera debido a causa de este fracaso. (La sexualidad
de Reich).
1914. León Reich, agobiado por la muerte de su mujer, desistiendo del suicidio por la sola idea
de dejar solos a sus hijos, muere de una pulmonía suicida que evoluciona en tuberculosis
(testimonio de Ottie Heifetz). Reich reemplaza a su padre en el trabajo y a la vez
prosigue sus estudios. De los años de infancia en la granja conservará una viva
nostalgia; tenía toda la razón de guardar en el recuerdo a las hermosas jóvenes
ucranianas que lo rodeaban (La sexualidad de Reich). Recordará también las canciones
populares y las danzas campesinas en las que participaba. Conoció en esta época una
vida bucólica cercana a la naturaleza; evocará a menudo los perfumes del campo, del
heno, de las cosechas.

5

1916. Entra en filas incorporándose en el ejército austríaco en guerra y se hace oficial. La vida
militar parece complacerle; participa en las operaciones militares del frente italiano,
conoce los bombardeos y las trincheras. Tengo la impresión de que en esta época, su
conciencia social no estaba todavía muy desarrollada y se había acomodado fácilmente a
la guerra sin preocuparse demasiado del fundamento por el que luchaba. Hasta este
momento todavía no era un «rebelde». (I.O.)
1918. Después de la guerra se inscribe en la facultad de derecho de la universidad de Viena.
Luego pasa a la facultad de medicina. Comparte un pequeño alquiler con su hermano y
otro estudiante. En la total miseria y como testimonio, unas palabras dejadas por su
camarada: Willy, he dejado patatas pero no las comas todas, guarda algo para Robert.
Sin traje civil, Reich debe conservar el uniforme militar para asistir a clase... Llega a
disecar el cerebro cuando los otros están todavía en el principio. Manifiesta vivo interés
por la biología. Su inteligencia irrita a más de un condiscípulo. Da clases particulares
para poder sobrevivir.
1919. Asiste a una conferencia sobre psicoanálisis. Decide consagrarse a la psiquiatría. Se le
admite excepcionalmente en la sociedad psicoanalítica de Viena como estudiante de
medicina no diplomado. Sigue cursos de hipnosis y terapia por sugestión. En una nota de
su diario fechada el primero de marzo, escribe: «Fundándome en mi experiencia y
observando a los demás y a mí mismo, he llegado a la convicción de que la sexualidad es
el centro alrededor del cual gravitan, no tan sólo la vida íntima del individuo, sino
también la vida social».
1920. Presenta su primer trabajo psicoanalítico: «Conflictos de la libido y formaciones
delirantes en Peer Gynt de Ibsen». Tiene 22 años. Más tarde no vacilará en referirse a
este personaje por el que siente bastante afinidad. Peer Gynt es, en el sentido popular,
el original, el loco, el que «después de mucho tiempo ha llegado a anularse dentro de sí
mismo; si no fuera así, la vida resultaría demasiado difícil y peligrosa». Con 13 años de
antelación se deja ya entrever el Reich de Psicología de masas del fascismo, al escribir
en este comunicado: «(...) La humanidad se encuentra todavía en la fase infantil de la
necesidad de protección y sugestibilidad; como el individuo niño, rechazo y demanda de
autoridad son las tendencias en contradicción de la humanidad infantil. Bajo este punto
de vista, el progreso socialista (la conquista de la individualidad espiritual inmanente al
concepto materialista de comunidad) significa convertirse en hombre: madurez
filogenética (N.d.l.r.: del griego phule, tribu y genesis, origen, refiriéndose aquí a la
madurez transmitida durante el proceso histórico, en oposición a la madurez individual
«espontánea» por así decirlo), aptitud para asumir una responsabilidad total condicionando su conciencia a la propensión reaccionaria de las masas».
1921. Se casa con Annie Pink, «una de las estudiantes más atractivas, destacadas y
cortejadas». Empieza a ganarse la vida como psicoanalista. Annie hace también de
psicoanalista y participa con Reich en el movimiento socialista. El 14 de diciembre
presenta a la sociedad psicoanalítica:«El complejo sintomático en la histeria de
conversión». En esta ocasión, Freud le aconseja que no lea más una conferencia; lo
hará, renunciando a todo texto escrito para tomar la palabra, a pesar de que siempre
había preparado cuidadosamente la menor charla. (I.O.)
Es elegido jefe del seminario de sexología. Presenta un trabajo sobre «El concepto de
la libido de Forel a Jung»: «Llegué a la conclusión de que la libido para Freud no es lo
mismo que la libido de la era prefreudiana. Para ésta última, la libido era el deseo sexual
consciente. La libido de Freud no era más que la energía del instinto sexual» [La función
del orgasmo (1942)].
1922. Médico diplomado por la universidad de Viena (24 años). Continúa con su formación
psiquiátrica. Se convierte en el primer auxiliar de la policlínica psicoanalítica fundada por
Freud. Será su subdirector de 1928 a 1930, fecha de su partida de Viena.
Durante los años veinte, Reich está totalmente absorbido por el psicoanálisis y su
interés por la bio-energía queda relegado a segundo plano, pero no deja de estar
presente tal como lo señala Ilse Ollendorf: Su gran idea fue, desde siempre, el concepto

6

de la energía. La teoría del orgasmo y el descubrimiento de la energía vital (orgón) están
ya grabados desde el principio en su investigación, como lo atestigua un artículo suyo,
publicado en 1923 en la Revista de Sexología, bajo el título de «Energía de las
pulsiones».
1924. Empieza a estudiar el origen social de las enfermedades mentales, lo que le lleva al
intento de conciliar los conceptos marxistas y freudianos (hecho que provocará que sea
desacreditado por los dos bandos). Dirige el seminario de técnica psicoanalítica (instituto
de formación de los psicoanalistas). Es miembro del partido socialista austríaco.
1926. Conferencias y seminarios sobre la genitalidad y esbozo de la teoría del orgasmo, que
según Reich, enlaza las bases biológicas y científicas de la teoría psicoanalítica.
1927. Aparición de Die Funktion des Orgasmus (La función del orgasmo) que marca la primera
piedra de la teoría reichiana: el bloqueo de la función orgásmica hace imposible
desarrollarse, vivir, expresarse, amar con plenitud. Es una obra básicamente clínica (no
confundir con la otra función del orgasmo publicada en EE.UU. en 1945) que concluye,
de alguna forma, lo que suele llamarse período psicoanalítico de Reich, en el sentido básico de que contiene los gérmenes del conflicto con Freud y los psicoanalistas ortodoxos.
Para el diagnóstico y la terapia señala la importancia de la genitalidad, es decir, la
posibilidad de una vida sexual satisfactoria. Reich se opone a la tendencia de los
psicoanalistas de entonces a «domesticar» la sexualidad y organizar además su represión. Abreviando un poco, se puede decir que esta divergencia se acentúa con la
tendencia de Freud a abandonar relativamente su tesis de «las neurosis actuales» en
relación directa con los trastornos de la vida sexual, en provecho de los conflictos y
complejos de la infancia. Esto tenía como ventaja afianzar a los partidarios y practicantes
de un psicoanálisis de carácter jesuítico o puramente especulativo. La controversia se
hace cada vez más directa, particularmente al publicar a Freud: Inhibición, síntoma y
angustia, en que daba como conclusión el origen endógeno de las neurosis. Con parecida
lógica, Freud había formulado la hipótesis de un masoquismo primitivo en el hombre, lo
que conducía a abandonar toda esperanza de mejora de la condición humana,
eliminando la represión sexual y social. Reich no puede resignarse a tal pesimismo, al
contrario, oponía con insistencia su resolución libertaria y revolucionaria.
En este año aparece también su ensayo Del análisis caracterológico, esbozo de lo que
llegará a ser El análisis del carácter (1933-1940), en realidad la primera obra de técnica
psicoanalítica. Reich se va alejando cada vez más del papel pasivo del terapeuta, mero
intérprete de los productos de un paciente, procurando intervenir de una forma más
activa y directa sobre el proceso patológico; de ahí la necesidad de analizar el carácter y
sus diferentes expresiones psíquicas y corporales; de ahí también, las nociones de coraza
caracterial y muscular.
Los analistas que seguían el seminario de Reich en Viena, recuerdan estos momentos
como los más estimulantes y apasionantes de su formación. La vitalidad y entusiasmo de
Reich galvanizaban al grupo; nadie escapaba a su influencia. Entre otras dotes Reich
poseía la de actor. Nos contaban cómo parodiaba las actitudes de las diferentes
enfermedades mentales, las expresiones faciales típicas y las actitudes corporales, para
hacerlas más comprensibles a sus alumnos, lográndolo con éxito. (I.O.)
Por entonces Reich padece una tuberculosis pulmonar, viéndose obligado a
permanecer en un sanatorio de Davos, en Suiza, durante varios meses. Desde el punto
de vista psicoanalítico, el origen de esta biopatía («enfermedad de la vida») según
neologismo del propio Reich, resultaría interesante de determinar. ¿Hay que atribuirla al
hecho de que su padre y hermano hayan muerto de la misma enfermedad? o
probablemente, ¿hay que ver en ella una reacción de su ruptura con Freud que rehusó
realizar su análisis? Resumiendo, creo que Reich veía en Freud un sustituto de su padre
y vivió este rechazo como algo intolerable respondiendo a él con una grave depresión.
(1.0.) En Davos termina Reich Die Funktion des Orgasmus, en cuya dedicatoria escribe:
«A mi maestro, el profesor Sigmund Freud, en testimonio de un profundo respeto».
1928. Al regreso del sanatorio duplica su actividad, principalmente en el aspecto político.

7

Decepcionado por los social-demócratas austríacos a los que acusa de venderse a la
patronal, se afilia al partido comunista y comienza a militar con ardor: manifestaciones,
octavillas, mítines y tomas de palabra. Más tarde, en People in Trouble, evoca la increíble
ingenuidad que le hace suponer que la adhesión a la revolución sería suficiente para
conseguir la razón de sus adversarios políticos. También habla de lo que motivó su deseo
de comprender a la clase obrera, las masas, y sus reacciones. De estas experiencias
extrae sin duda las mejores enseñanzas que llegarán a hacerle poner en duda la
ideología y práctica políticas, hasta el punto de que durante sus últimos años, negará
haber militado jamás. Es cierto que no aceptó nunca las responsabilidades políticas, pero
leyendo un resumen de sus actividades y hablando con los que estaban a su lado por
aquel entonces, no hay duda de su compromiso político, aunque sus actividades
estuvieran limitadas a cuestiones de higiene mental. (I.0.)
1929. Comprendiendo, con bastante antelación sobre sus contemporáneos, la necesidad
apremiante de crear centros de higiene social y sexual, Reich funda con otros cuatro
analistas y tres ginecólogos la Sociedad socialista de investigación sexual.
Más tarde abren las primeras clínicas de higiene sexual destinadas a obreros y
asalariados: información sobre el control de natalidad, puericultura, educación sexual de
niños y jóvenes, conferencias, debates públicos. Es la época de ilusiones obreristas.
Reich, en efecto, se abandona un poco al mito de un proletariado exento de la conta minación del microbio burgués. En Funktion des Orgasmus escribe que la genitalidad del
obrero no está recargada con las restricciones que comportan los intereses económicos y
los de la propiedad, siendo menos inhibida la genitalidad en cuanto la condición
económica es peor; «las neurosis son más escasas en el proletariado».
Esta actividad política aumenta con la investigación teórica dirigida a conciliar
marxismo y psicoanálisis. Aparición del «Materialismo dialéctico y psicoanálisis», en una
revista moscovita. Septiembre. Estancia en la URSS. Reich queda fascinado por las
transformaciones que aporta la revolución de octubre, tales como la liberación de las
leyes sobre el matrimonio, el divorcio, el aborto, la homosexualidad, el control de
natalidad y, también, las nuevas perspectivas en materia de educación sobre el niño y
adolescente. Organiza una gira de conferencias con algunos colegas rusos, que a su vez
le permitirá observar algunos centros educativos experimentales y escuelas maternales.
Así establece amplios contactos, principalmente con Vera Smith, célebre educadora y
animadora de un jardín de infancia experimental. Reich cataloga este intento bastante
desacreditado, sin duda como «el primero en la historia de la pedagogía para dar un
contenido a la teoría de la sexualidad infantil». Reich no vacila sin embargo en
reprocharle algunas concesiones a los conceptos psicoanalíticos de la época como la de
haber tomado como dogma la necesidad de la «sublimación por el principio del placer»
en el niño en vistas de su «adaptación a la realidad». Se muestra ahí, sin duda, un
efecto del «patriotismo político» que tanto criticó.
1930. A finales de septiembre Reich se marcha de Viena a Berlín. Probables razones: 1) por un
lado está realmente decepcionado del comunismo austríaco (tan sólo 3000 inscripciones
en todo el país) en un momento que él estima políticamente muy activo; 2) en Berlín
espera encontrar mejor contexto para propagar sus ideas (el partido comunista tiene una
base particular mucho más importante y la reforma sexual hace progresos bajo el
impulso de pioneros como Helen Stoker y Magnus Hirschfeld); 3) por otro lado, la
frialdad -por no decir hostilidad- que cada vez más le oponen los psicoanalistas vieneses;
4) se añade el deseo de hacerse analizar por Rado en Berlín. Después de haber
«husmeado» la atmósfera berlinesa, se da cuenta del extremo interés manifestado sobre
todo por los jóvenes respecto de sus tesis referentes a la estrecha relación entre
sexualidad y política. Desde entonces Reich concibe el propósito de impulsar igualmente,
a nivel práctico, un trabajo de integración entre la liberación sexual y la socioeconómica.
Hasta el punto de que para él todo terapeuta debe examinar, no tan sólo los problemas
individuales de cada paciente, sino los de la sociedad en su conjunto, ya que no basta
con tratar y en lo posible curar, sino también prevenir.
Reich se encuentra como miembro de la sociedad psicoanalítica de Berlín y militante

8

activo del partido comunista. Sus ideas son compartidas entonces por analistas como
Fromm, Berneld y Fenichel, que organizan un grupo de «psicoanalistas marxistas».
1931. Esta forma de inocular el virus político, el de la «peste emocional», que Reich combatirá
ferozmente, sobre/en el cuerpo psicoanalítico, provoca pronto fenómenos de rechazo.
Esta época, especialmente revuelta en Alemania, incita a maniobrar bajo mano con la
finalidad primordial de excluir a Reich de la Asociación psicoanalítica internacional y, más
tarde, del partido comunista. Anteriormente, el partido comunista, desaprueba la
creación de la Asociación alemana para una política sexual proletaria, es decir, la Sexpol.
Aparecen también las ediciones Sexpol Verlag con los folletos de educación sexual para
niños «Cuando vuestro hijo pregunta» y «La lucha sexual de los jóvenes», un librito del
que Reich reniega más tarde debido a su opción política: «Los aspectos políticos de esta
obra están superados y anticuados, por lo tanto sin valor» (1953).
No está de más citar un libro atrevido, en el sentido en que Reich no duda en desafiar
a la moral de la época -muy represiva se supone-, su código penal y todo un arsenal de
penas previstas para la corrupción de menores (de tanta actualidad no tan sólo en
Alemania).
Ahora bien, este libro dedicado a «la juventud sin límites de edades inferiores o
superiores» está destinado a subvertir la moral corriente: «Los jóvenes no tienen tan
sólo derecho al conocimiento sexual sino que, además, tienen derecho a una vida sexual
satisfactoria (...). Un derecho no se mendiga sino que se conquista». En La lucha sexual
de los jóvenes, Reich hace pedazos esta concepción reductora y castradora de la sexualidad cuya finalidad sería la reproducción de la especie. Habría sido un gran error de la
naturaleza el dotar a la mujer y al hombre de sexos destinados a acoplarse tan sólo las
veces necesarias y suficientes para la procreación, mientras que el deseo impulsa al coito
miles de veces durante una existencia... Quedando mucho que hablar todavía de la
función del placer. En esta época, impregnada como está de economismo, Reich designa
como únicos responsables de la represión sexual al capitalismo, la burguesía y a sus
objetivos aliados.
Se propone federar también las casi 80 organizaciones de consulta e investigación
sexual, obra de los pioneros Helen Stocker y Auguste Forel, las cuales contaban en total
con unos 35.000 miembros, muchos más que los de cualquier gran partido de Alemania
en aquel tiempo. Pero, dispersas, sino divididas por sus afiliaciones a los diferentes
partidos, su papel es limitado. De aquí el proyecto de Reich de coordinar estas
organizaciones entre ellas y ligarlas al partido comunista. Con el acuerdo de éste, Reich
elabora una «plataforma de política sexual». La acogida favorable del público conduce
rápidamente a la creación de la Asociación alemana para la política sexual proletaria,
abreviadamente Sexpol.
El primer congreso tiene lugar en 1931, en Dusseldorf, con la presencia de ocho
asociaciones que reagrupan en total 20.000 miembros, número que se duplicó
rápidamente en algunos meses. El rápido desarrollo de la Sexpol y la influencia creciente
que fue tomando hizo que los dirigentes del PC comenzaran a inquietarse primero y a
oponerse después, sobre la base de argumentos por lo demás escabrosos, como estas
declaraciones hechas por un médico comunista: Los problemas del orgasmo son un
asunto burgués. Para el proletariado lo importante es la obligación de procrear
(Congreso Sexpol de 1933, en el cual Reich fue cesado y la asociación disuelta).
1932. Reich desarrolla la crítica de las costumbres sexuales burguesas tomando como
referencia los trabajos antropológicos de Malinowski sobre los indígenas de las islas
Trobriand; publica también La irrupción de la moral sexual. En este mismo año, durante
la manifestación del 1° de mayo en Berlín, conoce a Elsa Lindenberg, bailarina de ópera
que formaba parte de la misma célula (así como Artur Koestler). Más tarde coincide con
ella en Dinamarca. En su trabajo como terapeuta de los movimientos corporales y como
profesora de danza moderna, utilizará la teoría de las corazas musculares. Se convierte
en su segunda compañera hasta que Reich parte a los EE.UU.
1933. Se le excluye del partido comunista. Hitler toma el poder. El partido comunista alemán,

9

precisamente los funcionarios de las oficinas políticas, temen que las actividades de
Reich, en favor de una sexualidad libre, debiliten el fervor revolucionario de los jóvenes.
Sobre este aspecto, los dirigentes comunistas no hacen más que alinearse a la
concepción freudiana de la sublimación. Se ordena retirar sus obras de las librerías
comunistas, con prohibición de difundir sus libros y folletos en el interior del partido. Lo
que por otro lado provoca «agitaciones de la base». Pero, una semana más tarde, Hitler
será más radical. En marzo, Reich y su mujer Annie se ven obligados a abandonar
Alemania y dirigirse a Viena cuyo ambiente no es más tranquilo. Y además sus relaciones
de pareja se degradan.
En el plan profesional, Reich ha roto prácticamente con sus antiguas relaciones, la
distancia se ha ensanchado debido a la importancia de los últimos acontecimientos de
Alemania, por lo que se ve totalmente negado por las organizaciones progresistas. En
enero, Reich firmó un contrato con la editorial del movimiento psicoanalítico alemán para
la publicación de El análisis caracterial; había corregido el borrador cuando, recién
llegado a Viena, se entera de que el contrato es anulado «debido a la situación política».
En cambio, se le autoriza a publicar la obra por su cuenta y riesgo. Después de su carta
de protesta, se emprenden diversas maniobras en su contra por la sociedad vienesa de
Psicoanálisis, cuyo presidente llega al punto de pedirle la dimisión. La mayoría
conservadores, los psicoanalistas temen represalias del poder si garantizan a personas
como Reich. A la llegada de Hitler, creen ingenuamente que la exclusión de los
«bolcheviques» les libraría de problemas. El ambiente vienés se hace pronto tan
irrespirable que Reich decide partir a Dinamarca, a Copenhague, donde llega el 1 de
mayo. Aparición en junio de El análisis caracterial y, en agosto, de Psicología de masas
del fascismo, enriqueciéndolo en el último momento con las reflexiones sobre los
acontecimientos que sacuden Alemania.
El primer incidente sucede con la aparición de un artículo de Reich en un periódico
danés titulado «¿A dónde va el movimiento nudista?» en el que Reich pone de manifiesto
el aspecto pequeño burgués y sensato de los nudistas (todavía de actualidad). Pero el
tema en sí, añadido a un error de traducción de la palabra alemana wipfe (pene),
sobresalta al ministro danés de justicia, que aunque sea pro-socialista acusa al editor de
pornografía (también de actualidad). Este rehusa prolongar a Reich el permiso de
residencia. Se dan algunas manifestaciones en su favor, pero finalmente ha de
abandonar el país a últimos de noviembre. Entonces realiza una pequeña gira por
Europa: Londres, donde se encuentra con Malinowski; París, Zurich, un período en El
Tirol para ver a sus hijos, luego una travesía temeraria por la Alemania nazi
confirmándole su punto de vista sobre la psicología colectiva.
1934. Decide instalarse en Suecia, en Malmö, cerca de la capital. Funda la Revista de
psicología política y economía sexual, cuya aparición durará cuatro años, alentada por la
«oposición» marxista dentro del movimiento psicoanalítico. La principal publicación, con
el seudónimo de Ernest Parell, es «¿Qué es la conciencia de clase?», en la que expone
las reflexiones de su incursión por la Alemania nacional socialista.
Junio. Una vez más, se ve obligado a «desalojar»: el permiso de residencia y de
trabajo le ha sido retirado también en Suecia. En agosto, es excluido de la Sociedad
Internacional de Psicoanálisis por una orden autoritaria y, además, camuflada. No
obstante, presenta en el congreso de Lucerna un comunicado titulado «Contacto físico y
corriente vegetativa» siendo la primera contribución importante de la unidad
psicosomática. En este congreso, se divulgaron los primeros chismes sobre su «locura»,
de la que manifestaba ya los «síntomas» y, por otro lado, se le calumnia diciendo que
hacía lo posible para «seducir a todas las mujeres que tenía en tratamiento». Aparte de
los argumentos políticos avanzados que justifican esta exclusión, evidentemente son los
síntomas característicos de la «plaga emocional», los que se oponen cada vez más a
Reich.
Octubre. Se instala en Oslo con Elsa Lindenberg. Inicia sus experiencias sobre
bioelectricidad.
1935. La Gestapo prohibe y confisca todas las publicaciones de Reich aparecidas o por

10

aparecer ya que son de origen perturbador del orden y la seguridad públicas. En Noruega
empieza un período de actividades relativamente apacibles. Organiza un seminario de
psicoterapia, conferencias e investigaciones experimentales sobre la función eléctrica de
la sexualidad y de la angustia.
1936. Funda el Instituto de investigaciones biológicas de la economía sexual, que se halla en
un gran edificio que reagrupa actividades de laboratorio, de edición y cursos teóricos y
prácticos. Su equipo está formado por médicos, psicólogos, monitores de escuelas
maternales y de jardines de infancia, sociólogos y auxiliares de laboratorio. Problemas de
organización que hacen germinar la idea de la «democracia en el trabajo». Elabora un
nuevo método terapéutico, la vegetoterapia, (de vegetus, vivo, vigoroso), que evolucionará hacia la orgonterapia; consiste en establecer la unidad funcional de los
fenómenos biológicos y de la economía sexual por una parte y de la psique y soma por
otra. Reich parte del «análisis caracterial», análisis de las formas, extendiéndolo a la
estructura corporal. De esta forma, quebranta el viejo tabú psicoanalítico de no tocar
jamás el cuerpo del paciente, y Reich pone la mano -si se atreve a decirse- a la «masa
muscular» de la que trata de desenmascarar los nudos, las crispaciones, los bloqueos,
estasis de energía, para hacer consciente al paciente de sus represiones, actuando de
esta forma sobre las tensiones psíquicas.
1937. Artículos sobre «El reflejo orgásmico». Aparición del libro Reflejo orgásmico, actitud
muscular y expresión corporal. Reich multiplica las investigaciones de laboratorio sobre
la tensión y la carga bioeléctrica de los protozoarios, relacionados en la pulsación
orgásmica y biológica, expresada por la fórmula «tensión-carga-descarga-relajación». El
científico francés Roger de Teil se une con él para las investigaciones sobre los «biones»,
o vesículas de energía vital. (Los archivos del Fondo Wilhelm Reich encierran centenares
de metros de película sobre estas y otras experiencias). Reich se interesa por el cáncer
en correlación con el bloqueo emocional, estasis energéticos y desintegración celular.
Seducido por la consistencia de Psicología de masas del fascismo, el pedagogo
libertario inglés Alexander S. Neill entra en el Instituto, donde en seis semanas de
vegetoterapia, «experimenta más emoción que durante años de análisis». Una amistad
indestructible nace entre los dos hombres. Iniciada ya con algunos artículos, la campaña
de difamación contra Reich se intensifica, tanto por parte de psiquiatras y biólogos como
por la prensa fascista y comunista. Insinuaciones y mentiras, o semi-verdades sin
fundamentos científicos y, menos aún, racionales.
1938. Aparición de Die Bione (Los Biones). Es calificado por los científicos de charlatán y
psicópata. La ciencia oficial lo designa como su enemigo directo y no cesará de hacerlo
sin reparo, pero sin examinar científicamente los descubrimientos e hipótesis de Reich.
De septiembre de 1937 a noviembre de 1938, más de cien artículos hostigan a Reich
tratándolo de judío pornográfico o, mejor aún, de Dios Reich creando la vida. Reich no
quiere descender al ruedo, pero no deja de estar afectado por esta campaña de
calumnias.
1939. Antes de que su permiso de residencia le sea retirado una vez más, decide aceptar la
invitación del doctor Teodoro Wolfe y se dirige a EE.UU. a dar una serie de cursos sobre
la «vegetoterapia caracteroanalítica». El 19 de agosto se va de Noruega y Elsa
Lindenberg rehusa acompañarle. Elsa Lindenberg comenta esta consternante serie de
sucesos: Se hubiera dicho que cada vez que había de partir de cero, Reich se elevaba
todavía más alto, hacía descubrimientos más importantes; pero hay que manifestar
también que, proporcionalmente, sus decepciones le parecían cada vez más crueles y
difíciles de soportar.
Pocos días antes de estallar la guerra, Reich desembarca en Nueva York, como
profesor. Theodore Wolfe le había preparado, con antelación, una cátedra de análisis
caracterial en la New School for Social Research. Instala su laboratorio en su casa de
Forest Hills. Sus hijas Eva y Lora, están también en Nueva York con su madre desde
1938. Reencuentro con Ilse Ollendorf.

11

1940. Durante las «vacaciones con camping» en la proximidad del Canadá, descubre el Estado
de Maine, que le recuerda extraordinariamente Noruega. Encuentra un pequeño chalet
de madera por alquilar a orillas del Mooselookmeguntic Lake, cerca de Rangeley. Además
de la belleza del lugar, la atmósfera particularmente pura y seca le seduce y le incita a
activar sus observaciones visuales. Descubre el orgón atmosférico. Bautiza el chalet
«Orgonotic Lodge» convirtiéndose, en efecto, en el «cuartel general de la orgonomía»
hasta 1946 en que Reich decide, después de haber hecho construir Orgonon, abandonar
definitivamente Nueva York. La permanencia y la serenidad de la naturaleza, impulsó a
que Reich volviera siempre aquí y le proporcionó durante tan largo tiempo la fuerza para
soportar la adversidad. (I.O.)
El 13 de febrero se dirige a Prinde Town para reunirse con Einstein. El encuentro, muy
cordial, dura cerca de cinco horas. Einstein lamenta que Reich no sea doctor en física, le
divierte el orgonoscopio que le ha llevado Reich... Este, además, le hace partícipe de su
descubrimiento: la diferencia entre la temperatura interior del acumulador y la
temperatura exterior, fenómeno cuya observación haría objetiva la existencia de la
irradiación orgonómica. Sería una gran bomba para el mundo de la física, declara
Einstein, pidiendo verificarlo él mismo a partir de un acumulador. Reich regresa
entusiasmado. A partir de febrero, vuelve a ver a Einstein con un pequeño acumulador;
la experiencia parece ser concluyente. Sin embargo, Einstein quiere proseguir las
observaciones durante dos o tres semanas y promete escribir a Reich, realizándolo 10
días después. Como Reich, reduce la diferencia de temperatura, pero de acuerdo con las
observaciones de su asistente, le atribuye otra causa: la circunstancia de la convección
del calor. El 20 de febrero, Reich responde con una larga carta-memoria en la que
rehusa la objeción del asistente de Einstein con una serie de argumentos y exposiciones
de contra-experimentos que descartan el fenómeno de la convección. Einstein por
razones desconocidas, no llegará jamás a responder, excepto para oponerse a la
publicación, anunciada por Reich, de la correspondencia intercambiada en este asunto.
En el colmo de la paciencia, Reich no publicará esta experiencia hasta 1953 (El asunto
Einstein).
Una de las explicaciones aventuradas al comportamiento de Einstein es que quizás
había entrevisto el alcance de los trabajos de Reich, pero que estaba demasiado
preocupado entonces por la energía atómica para aventurarse en otra investigación. A
pesar de todo, como siempre, Reich se rehace pronto de esta amarga decepción y vuelve
a centrar sus esfuerzos en el Instituto Orgón.
1941. En Forest Hills, los vecinos se inquietan, sospechan, espían, fantasmean: ven ratones
por todos sitios y, además, un criado negro auxiliar de Reich. Este extraño extranjero,
¿será fascista, comunista o un abortador? Pronto dirigen una petición al propietario de la
casa que, realizando una verificación, no encuentra evidentemente nada que decir. Pero
Reich no soporta ser espiado y prefiere cambiar a otra casa, mejor adaptada a sus
actividades; siempre en Forest Hills. El 12 de diciembre, a las 10 de la mañana, es detenido por dos agentes del FBI y arrestado durante más de tres semanas para algunas
«verificaciones». Después de registrar su domicilio, se le deja en libertad el 5 de enero
de 1942, sin otra explicación. Oficialmente el FBI niega que se haya tratado de agentes a
su servicio.
1942. Publicaciones de La función del orgasmo, una de las obras más importantes o, en todo
caso, la más sintética que constituye el tomo I del descubrimiento del Orgón. Artículos
en la International Journal of Sex Economy and Orgone Research.
Compra del terreno que se convertirá en Orgonon. (Reich autofinanciará siempre sus
realizaciones a partir de los ingresos procedentes de sus cursos, de sesiones de
orgonterapia (a excepción del uso de acumuladores, alquilados simbólicamente en
provecho de la fundación de Reich y sobre todo, de los derechos de autor procedentes de
sus libros en circulación que siempre ha sido y es importante). Reich hace planes sobre
el futuro, proyecta laboratorios y centros de investigación, hospital, biblioteca, centro
infantil, sala de estudios, habitaciones y un observatorio astronómico. En parte, esto se
realizará a su muerte.
1943. Se ponen sus conceptos en ecuaciones matemáticas, en forma de una «ecuación

12

orgonométrica», expresión del funcionalismo biofísico, que publica al año siguiente, junto
con una exposición de sus descubrimientos. Comentaba que éstos «deberían llevar a
cambios sociales y a combatir el fenómeno del fascismo».
1944. El nacimiento de su hijo Peter duplica su interés por los recién nacidos. Da a conocer a
Neill su admiración, escribiendo que, después de 25 años de psiquiatría, se sentía como
un estudiante al mirar al niño.
Consagra lo esencial de sus ingresos al equipo y a la instalación de Orgonon.
Compramos muebles de ocasión que reparaba en los momentos perdidos. En esta época,
Reich adquirió un nuevo aparato de rayos X destinado al estudio de los fenómenos
energéticos. (I.0.)
Desarrolla el concepto de «democracia en el trabajo» a cuyo propósito dice a uno de
sus estudiantes: «No deseamos la anarquía, queremos el orden. Tomamos nuestro
racional fundamento en el anarquismo y el comunismo. Profeso una gran admiración por
Kropotkin, pero no olvidamos que los tiempos cambian, que las verdades de ayer son
mentiras hoy». Trata de aplicar la democracia del trabajo en sus propias organizaciones,
en las que sólo los que efectúan el trabajo tienen derecho a su regulación.
Puesta a punto de un orgonómetro destinado a medir los campos energéticos de la
materia viva (seres humanos, animales o plantas).
1945. Se construye el Orgonon Studentes Laboratory que comprende esencialmente una sala
especial tapizada por entero de hojas de acero y equipada con numerosos instrumentos
destinados al estudio orgonómico.
Seminario sobre los recién nacidos con participación de varios pediatras y de una
escuela maternal.
Primer artículo sobre la «plaga emocional». Aparece en inglés la traducción, hecha por
el doctor Wolfe, del Análisis caracterial.
1946. A pesar de su gran expediente, llega a ser ciudadano americano. Empieza a escribir
Escucha hombrecito, como una descarga personal (sin ser destinado a publicaciones), y
contra las incesantes agresiones de la sociedad de los «fascistas ordinarios». Primer
curso en el laboratorio de Orgonon. Aparece la traducción inglesa de Psicología de masas
del fascismo, edición revisada y aumentada por Reich.
1947. Tentativa de linchamiento. Se presenta a Reich una mujer con recomendaciones de
amigos de California. De hecho es periodista, y cuando Reich se entera, dice que no
quiere nada de publicidad. Mildred Edie Brady ha tenido éxito: conoce lo suficiente desde
su punto de vista para publicar en abril, en Harpers Magazine, un artículo sensacionalista
con el título evocador: «¡El nuevo culto del sexo y la anarquía!» El 26 de mayo reincide
con otro artículo titulado «El extraño caso Wilhelm Reich» en la revista New Republic
considerada como progresista mezclando, insidiosamente, verdades, semiverdades y
mentiras. Este artículo servirá no sólo de alimento base de la prensa de carroña, con una
cascada de subproductos difamatorios, abarcando hasta los periódicos con reputación de
serios, sino que también provoca una encuesta de la Food and Drug Administration
(organismo de control de los productos alimenticios y farmacéuticos) sobre los
acumuladores de orgón y las prácticas médicas de Reich. Todo y habiendo Reich
informado regularmente a la FDA de sus trabajos, el primer inspector de la FDA se
presenta durante el verano en Orgonon, refiriéndose a los artículos de Brady. Más tarde
le siguieron otros con sus preguntas, cuya motivación científica es evidente: ¿Cuántas
mujeres hay en el Instituto Orgón? etc. La pesquisa llega a otros médicos orgonomistas
y a sus enfermos. Reich rehusa admitir la menor competencia a la FDA para juzgar sus
técnicas terapéuticas: « ¿Deberemos capitular delante de cualquiera de la FDA que se
ocupa de la aspirina y otras mercancías por el estilo?».
Este mismo año aparece el primer número de Annals of the Orgone Institute y tiene

13

lugar el segundo curso de verano en Orgonon. El interés científico del público americano
va en aumento.
1948. Trabaja con un arquitecto sobre los planos de Orgon Energy Observatory, cuyos trabajos
se inician pronto. Experiencia con contadores Geiger y tubos al vacío. Transferencia del
laboratorio de Nueva York a Orgonon. Ensayos de un motor de orgón. Las experiencias
se filman con vistas al primer congreso orgonómico internacional que tiene lugar en
Orgonon en presencia de 35 participantes (sin impedir que el doctor Hoppe, procedente
de Israel, sea arrestado en el aeropuesto y puesto en libertad dos días después).
Publicación de Escucha hombrecito, que constituye para Reich la respuesta a los
ataques pérfidos de la sociedad «emocionalmente apestante». Dibujos humorísticos de
William Steig. Publicación del tomo 2 del Descubrimiento del Orgón bajo el título: La
biopatía del cáncer. Maniobras llevadas a cabo por la Asociación psicoanalítica americana
para parar al progreso de la psicoterapia orgonótica, y se despide de algunos hospitales
a varios psiquiatras formados por Reich. Se rumorea que Reich había sido admitido como
enfermo en un hospital psiquiátrico. Como réplica, 23 médicos psiquiatras crean la
American Association Medical Orgonomy.
1949. Desarrolla los trabajos sobre ecuaciones orgonométricas. Publicación revisada y
aumentada de la tercera edición del Análisis caracterial. Sufre varios ataques graves de
taquicardia que atribuye al temor de ver su obra reducida a la nada por una mala
comprensión y deber renunciar a ella por desespero.
Uno de sus asistentes desaparece con el motor de orgón, proyecto sobre el que había
trabajado como matemático. Reich cree que el proyecto ha sido raptado por
conspiradores comunistas. Esta desaparición no será jamás aclarada. El curso
experimental de verano sobre el cáncer alcanza tal éxito que debe prepararse un
segundo curso. El proyecto del hospital toma fuerza, se construye una carretera con
excavadora. La construcción del observatorio finaliza en agosto/septiembre: «se abren
las puertas» de Orgonon, más de 200 personas de la región visitan el lugar y pueden
liberar sus fantasias referentes al «misterioso doctor». Reich lanza las bases de La
muerte de Cristo, su libro más paradigmático.
Creación de la Fundación Wilhelm Reich, organismo de investigación y enseñanza sin
fines lucrativos, destinado a «patrocinar» todos los trabajos orgonómicos llevados a cabo
por Reich u otros.
1950. Se crea en Nueva York el Orgone Energy Clinic, destinado a detectar las biopatías.
Creación del Orgonomic Infant Research Center dedicado al estudio del niño desde el
estado prenatal hasta la adolescencia. Instalación definitiva en Orgonon.
Segunda conferencia internacional de Orgonomía con 55 participantes entre los que se
encuentran famosos biólogos. Las autoridades americanas rehusan el visado a Alexander
Neill. Eva Reich, que acaba de doctorarse en medicina, se reúne con su padre y se
instala en Rangeley.
En verano, un agente del FBI, se dirige a un campamento de niños, a cuestionar, con
el fin de realizar denuncias calumniosas de carácter sexual. Noviembre. Observaciones
durante una tempestad ciclónica.
15 de diciembre: principio de la experiencia ORANUR (Orgontic Anti-Nuclear Radiation)
cuyo objeto es contribuir a contrarrestar los efectos mortíferos de las radiaciones
atómicas. Reich lo advirtió en Atomo Energy Commission. Pionero de las luchas
ecologistas y de las actuales campañas anti-nucleares.
1951. ORANUR. Efectos desastrosos en contra de las previsiones. La energía nuclear duplica su
fuerza bajo la acción del orgón. Los asistentes se ven afectados por vómitos. Mueren
numerosas ratas. El laboratorio ha de ser evacuado. Perturbaciones emocionales. Varios
colaboradores han de abandonar Orgonon, entre ellos su hija Eva. Su mujer Ilse ha de
ser operada. En octubre, más tarde que los demás, Reich nota los efectos de la

14

experiencia: una grave crisis cardíaca le obliga a guardar cama durante seis semanas. Se
cura con el acumulador orgón. Se pone a pintar en forma frenética (10 telas grandes en
dos semanas): «Si el arte es una enfermedad -escribe a Neill-, Oranur ha liberado en mí
al artista». Reich trata de comprender el desarrollo imprevisto de la experiencia que él
había esperado conducir hasta alcanzar un procedimiento de inmunización contra los
rayos ionizantes. «Sobre Oranur descansa mi existencia científica v personal» (carta a
Neill). Sigue escribiendo La muerte de Cristo y People in Trouble. Publica, en el Orgone
Energy Bulletin entre otros, artículos sobre la experiencia XX, sobre el recién nacido, así
como una interpretación orgonómica de los fenómenos de radiestesia. Publicación del
informe Oranur Experiment y de un folleto sobre el acumulador. Aparición de Eter, Dios
y el Diablo y de Superposición cósmica.
1952. Reanudación de la experiencia XX y de las medidas atmosféricas. Inicio de la fase CORE
(Cosmic Orgone Engineering) tratando de los fenómenos cósmicos, del espacio, de las
naves espaciales, de la meteorología y de los desiertos. Construcción del primer
cloudbuster y experimentación durante el verano. Los periódicos locales señalan varias
lluvias inesperadas.
Julio: Visita improvisada de tres inspectores de la FDA; Reich rehusa recibirles.
1953. Nuevos ataques de las asociaciones americanas de médicos y psiquiatras contra los
orgonomistas. Publicación de La muerte de Cristo. Eva y su marido, Bill Moise, se
instalan en Maine participando en las experiencias de cloudbusting que provocan lluvia
durante la sequía de verano. En otoño, Reich dispensa una gran atención al problema de
los platillos volantes que pone en relación con algunos fenómenos inexplicables,
especialmente con los cloud-busters. Según Reich, los aparatos espaciales funcionan
como energía orgónica y rechazan la DOR o energía orgónica muerta.
Cada vez se siente más aislado y se aisla cada vez más. Según Ilse Ollendorf,
encuentra una evasión en el alcohol: Es como si le fuera necesario escaparse lejos de
todo, hasta el olvido total, y bebía a menudo hasta embrutecerse totalmente.
1954. Ataque en regla de la FDA con una citación de la justicia el 10 de febrero, contra Reich y
sus «colaboradores» acusados de haber especulado fraudulentamente sobre la
«inexistente energía del orgón». Ninguna contrapartida se presenta con la acusación.
Estimando que ningún tribunal puede juzgar descubrimientos científicos, Reich decide no
presentarse. Está dispuesto a ir a la cárcel para defender el principio de su rigor moral
que no le concierne jurídicamente. Contra tal obstinación, el juez responde el 19 de
marzo con una orden, prescribiendo la destrucción de los acumuladores de orgón por
medio del fuego, auto de fe de la mayor parte de las obras de Reich -comprendiendo las
anteriores al descubrimiento del orgón- consideradas como propaganda o textos
publicitarios.
Reich se convence cada vez más de que es objeto de las conspiraciones de «fascistas
rojos». En todo caso, no deja de ser intrigante y sospechoso saber que el procurador del
asunto es el mismo que fue abogado de Reich y del Orgone Institute, algunos años
antes, y hasta 1952, consejero jurídico de la Fundación Reich.
Reich espera dedicarse a sus trabajos en curso sobre la orgonomía cósmica y se
instala, por así decirlo, «en las nubes» (hasta el punto en que llega a creer que tiene
ventaja sobre la causa, imaginándose protegido por el gobierno y Eisenhower). Julio. La
muerte de Theodore Wolfe le afecta particularmente.
Agosto. Ilse Ollendorf abandona a Reich y Orgonon: Para mí es cuestión de vida o
muerte (...) si deseaba conservar mi propia estima y aún más, ser honrada conmigo
misma, no podía quedarme con un hombre que a la menor contrariedad me echaba en
cara que era una criminal que participaba con los que atentaban contra la vida.
Octubre. Parte hacia Arizona donde se llevará a cabo -hasta abril de 1955- la
operación OROPDESERT, en compañía de Eva, Peter, Bill Moise y Robert McCullough.
Después de haber cruzado América, con un cloud-buster situado en un camión, se

15

instalan en los alrededores de Tucson. El experimento es televisado y los periódicos
relatan el éxito de la operación: llueve en el desierto.
1955. Reich ha de vender la mayor parte de sus instrumentos de laboratorio para pagar los
gastos de la justicia y sus últimas investigaciones. Se encuentra prácticamente solo en
Orgonon. Gladys Meyer Wolfe atestigua que, durante todo el verano, Reich se alimentó
de patatas de Orgonon, leyendo a Rousseau y el Nuevo Testamento. Su salud no es
buena; el estado de su corazón le inquieta; pensando en su muerte, se hace cavar un
hoyo en su lugar favorito de Orgonon. Finales de agosto: conferencia de orgonomistas.
Reich presenta un informe sobre OROP-DESERT: íntima relación con una joven biólogo,
Aurora Karrer.
El doctor Michael Silvert, médico orgonomista y colaborador de Reich, es arrestado al
transportar acumuladores. A los dos, así como a la Fundación Reich, se les inculpa, por el
antiguo abogado Mills («el Judas Iscariote del siglo XX», dirá Reich) de ultraje a la
magistratura. Escribe a Neill: «No ves, amigo Neill, cómo tu edificio de respeto liberal de
la neurosis se desmorona, que no hay que confundir la realidad del hombre patológico
con el principio de la dignidad humana de Locke. Se ha arrastrado a la humanidad entera
hacia el abismo a causa de esta especie de confusión liberal...»
La preparación de su defensa le tiene ocupado todo el otoño. Se instala en un hotel de
Washington.
1956. Se fija el proceso para el 30 de abril ante el tribunal de Portland. Reich todavía no
comparece. Se hace objeto de una orden de arresto. Detenido el 1 de mayo y conducido
con las muñecas esposadas.
El proceso tiene lugar los días 3, 4, 5 y 7 de mayo. Reich rehusa defenderse de la
acusación de ultraje al tribunal, tan sólo habla de la validez de sus descubrimientos,
combatidos sin cesar por «el complot comunista». Después de 10 minutos de
deliberación, un jurado de «pequeños hombres» da su veredicto: culpable.
La sentencia tiene lugar el 25 de mayo: se condena a la Fundación a una multa de
10.000 dólares. Silvert a un año de prisión y Reich a dos años de prisión. Anteriormente,
un dictamen psiquiátrico deduce que Reich está «perfectamente sano de espíritu», sin
embargo, había sido habitual hacerlo pasar por loco. Los dos condenados hacen una
apelación y obtienen su liberación bajo fianza durante los diez meses que dura la
tramitación. El 29 de mayo, escribe a Ilse Ollendorf: «Tienes razón: difícilmente me
someteré al régimen penitenciario y muy probablemente será mi asesinato».
En Orgonon agentes de la FDA acaban de ordenar la destrucción de los acumuladores
y la incineración de todos los boletines, folletos y revistas que han sido encontrados en el
laboratorio. En Nueva York, el 23 de agosto, un camión repleto de todas las obras
encontradas en el Orgonon Institute, se destruye en el fuego del incinerador de
Gansevoort.
1957. Se confirma el juicio y Reich es detenido el 11 de marzo y encarcelado el 12 en la
penitenciaría federal de Danbury, Connecticut. El 22 es transferido a Lewisburg. Se
instala en la cárcel, trabaja en la biblioteca, elabora un libro sobre conceptos
orgonométricos. En mayo se preocupa de las formalidades para alcanzar la gracia
presidencial, pero en vano. Escribe a Peter (...) «Me siento orgulloso de encontrarme en
tan buena compañía, Sócrates, Cristo, Bruno, Galileo, Moisés, Savonarola, Dostoievski,
Gandi, Nehru, Midzenki, Lutero y todos los que combatieron contra el diablo de la
ignorancia, los decretos legítimos y las plagas sociales... Has aprendido a confiar en Dios
de la misma forma que nosotros hemos comprendido la existencia y el reino universales
de la Vida y el Amor».
Espera su liberación bajo palabra el 5 de noviembre. Muere el 3 de noviembre por la
noche. Paro cardíaco, dirá el acta de defunción. Es enterrado en Orgonon durante una
ceremonia no religiosa, conforme a su última voluntad.

16

1. La energía de los impulsos
Reich encuentra a Freud
La pregunta «¿qué es la Vida?» está presente en toda la obra de Reich, que siempre se alejó
de la superespecialización, es decir, jamás se permitió observar tan de cerca a los árboles
-cosa bastante corriente en nuestros díascomo para perder de vista el bosque. Si miramos
atrás, vemos al joven estudiante, interesarse no sólo en las ciencias médicas, sino también en
«aquello» que se oculta en la inmensidad del bosque, lo que emerge de él: literatura,
sexología, filosofía, escritos psicoanalíticos o historia del materialismo.
De todos es sabido que Reich se introdujo en el mundo psicoanalítico por pura casualidad.
En enero de 1919, algunos estudiantes de medicina de la universidad de Viena organizaron un
seminario de sexología con el propósito de llenar el vacío que la medicina clínica mostraba
respecto al tema de la sexualidad humana (todavía de actualidad). A través de este contexto,
Reich empezó a leer por primera vez al librepensador y honorable profesor Sigmund Freud. El
intento de comprender los fenómenos biológicos de los procesos orgánicos le llevó a una ávida
e infatigable búsqueda de conocimientos, a interesarse por la forma cómo la realidad humana
y la experiencia subjetiva se entrecruzan. Siendo estudiante de medicina ya dudaba entre el
mecanicismo y el vitalismo, leyendo siempre que podía, robando minutos al sueño, todos los
libros interesantes que caían en sus manos: La vida sexual de nuestro tiempo de Iwan Bloch,
La evolución creadora de Bergson, El manual de sexología de Boll, el trabajo de Semon sobre
la memoria, La cuestión sexual de Forel, La heredabilidad de los caracteres adquiridos de
Kammerer, el Buddha de Grimm y el que posiblemente más le impresionó: Peer Gynt de Ibsen.
Durante algunos meses, Reich se situó al margen del seminario, sin tomar parte activa en
las discusiones, por algún motivo, diríamos hoy, de contra-transferencia, a pesar de participar
en ellas algún experto psicoanalista. En su diario escribió poco después: «Quizá mi sentido
moral rechaza estas charlas: y sin embargo, basándome en mi experiencia y en la observación
de mí mismo y de los demás, he llegado a persuadirme de que la sexualidad es el centro de
gravitación alrededor del que gira no sólo la vida íntima del individuo, sino que también la vida
social». El enfoque de la sexualidad por parte de los psicoanalistas y sexólogos era patologista,
interesados, no en la libre expresión de la energía «viva» de los organismos orientada hacia la
consecución del placer, sino en los aspectos perversos y morbosos, todo esto dentro de una
actitud culturalista sexofóbica (todavía de actualidad). En este «caldo de cultivo» moralista,
difícilmente soportable para una personalidad como la de Reich, decide presentar finalmente,
hacia finales de verano de 1919, un ensayo sobre: El concepto de libido desde Forel a Jung.
Reich contrasta el término «libido», usado por los investigadores prefreudianos como un deseo
sexual consciente, con el que Freud usaba en el sentido de la energía del impulso sexual,
utilizando para ello analogías con la energía eléctrica como el proceso objetivo responsable de
las experiencias subjetivas, es decir, las manifestaciones emotivas resultantes de la esencia
biológica del instinto. Esta analogía, encontrada quizá casualmente, le llevaría posteriormente
hacia las experiencias que, catorce años más tarde, desarrollaría sobre el concepto de la
bioelectricidad en los organismos vivos (los biones).
Los miembros del seminario de sexología, maravillados por las interpretaciones de Reich, lo
eligen «director» del mismo, responsable de la coordinación de los diferentes grupos de
trabajo. Por esta razón, empezó a entrar en contacto con autores conocidos: Stekel,
Kammerer, Adler y el propio Freud. Posiblemente el contacto con Freud y con las ideas
psicoanalíticas le hicieron decidir a terminar prematuramente la carrera de medicina y a
dedicarse exclusivamente a la tarea psicoanalítica. Mirando atrás con una cierta nostalgia, le
vemos acudir directamente al domicilio de Freud y plantearle directamente la cuestión: «Le
dije que éramos estudiantes de medicina que considerábamos que en ninguna facultad de
medicina se contaba con un curriculum de sexología, y que mis colegas y yo queríamos
modificar la situación. Pedíamos su ayuda y se mostró presto a dárnosla. Se arrodilló ante un
estante de su librería y sacó Trieb-Schicksale, Das Unbewusste y demás. Habló largo rato
sobre ello y se mostraba muy contento. Se sentía muy interesado. Dijo: «Por fin. Ya es hora».
Freud -escribiría años más tarde Reich hablando de esta primera impresión- hablaba como un ser

17

humano normal. Tenía ojos penetrantes e inteligentes, pero no intentaba con ellos magnetizar la
mirada del interlocutor, con pose profética. Eran ojos rectos y honestos que miraban al mundo...
Tenía un modo de hablar fácil, preciso y vivo. Movía sus manos con naturalidad. Todo cuanto
decía o hacía tenía un tinte señorial de ironía. Yo había entrado en su casa en un estado de
nerviosismo, y salí lleno de un sentimiento de placer y de amistad. Fue el punto de partida de
catorce años de trabajo en el psicoanálisis y para el psicoanálisis.

Teoría y práctica psicoanalíticas
No todo el mundo conoce o admite abiertamente que la teoría psicoanalítica surgió como una
respuesta clínica a los múltiples problemas psiquiátricos que presentaban las pacientes
histéricas. Los síntomas histriónicos desaparecían si los recuerdos infantiles podían ser
«revividos» emocionalmente en las sesiones. En 1895 Freud y Breuer habían publicado
Estudios sobre la histeria. Atraído por las ideas de Brücke, Helmholtz y Johanes Müller, Freud
usaba el término cantidad de excitación para describir la energía de las emociones y los
síntomas en sus pacientes, llegando a la conclusión de que esta excitación es algo capaz de
ser aumentado, disminuido, desplazado o descargado.
En el análisis de los síntomas histéricos aparece «revelado» el sustrato sexual de las
excitaciones. «El resultado principal de esta consecuente persecución del análisis consiste en
descubrirnos que en todo caso, y cualquiera que sea el síntoma que tomemos como punto de
partida, llegamos indefectiblemente al terreno de la vida sexual». La neurosis de ansiedad,
contrariamente a los síntomas histéricos (psiconeurosis), originados por la deflexión de la
excitación, debido a disturbios de la vida sexual infantil, aparece como el resultado de la
frustración de la excitación de la vida sexual cotidiana, tal como el coitus interruptus o la abstinencia. Sin embargo, el problema principal que concernía a la relación entre la tensión sexual y
la experiencia del placer se hallaba, tal como había señalado Freud en 1905, en Tres ensayos
sobre teoría sexual, en completa oscuridad:
El resultado, poco satisfactorio, de estas investigaciones sobre las perturbaciones de la vida
sexual se debe a nuestra ignorancia de los procesos biológicos, que constituyen la esencia de la
sexualidad, no siéndonos posible construir con los escasos datos que poseemos una teoría capaz
de explicar suficientemente los caracteres, tanto normales como patológicos, de la actividad
sexual.

Reich publicó sus primeros escritos en la Revista de sexología (Zeitschrift für
Sexualwisnschaft), dirigida por Magnus Hirschfeld, cuando ya era miembro activo de la
Sociedad Vienesa de Psicoanálisis, donde ya manifiesta sus ideas directrices que
posteriormente se desarrollarán a lo largo de su obra. En «Una teoría energética del impulso»
(Zur Triebenergetik») empieza a reconocer que la esencia del proceso de la excitación sexual
nos «llevaría inevitablemente hacia las profundidades de la realidad biológica». Apoyándose en
el material clínico de algunos pacientes, observa las sensaciones placenteras y la actividad
motora (dos maneras de ver el mismo proceso de excitación) que más tarde le llevarían al
concepto psicosomático de identidad y antítesis.
La excitación procedente de las zonas erógenas de la totalidad del organismo, alcanza su punto
culminante en la concentración de los genitales y se extingue otra vez hacia su punto de partida.
Son como las olas que golpean la superficie de las rocas en la orilla del mar, que las empuja otra
vez esparciéndolas sobre otras áreas. Es comprensible que en el coitus interruptus, la prevención
de las olas de excitación en las zonas erógenas deba producir tensiones displacenteras que
conducirán finalmente a los síntomas neurasténicos y a las neurosis de ansiedad.

La importancia que Reich atribuyó a la sexualidad en la psicogénesis de las neurosis le
conducirá, apoyándose en su experiencia en el recién creado dispensario psicoanalítico de
Viena en el que vio a cientos de pacientes, al concepto de potencia orgásmica. Aparece el
esbozo en un artículo importante sobre «El coito y los dos sexos» («Der Koitus und die
Geschlechter»).
El tema de controversia dentro de la Sociedad psicoanalítica era la noción poco clara de
sexualidad «normal», no patológica. Era evidente, y las historias clínicas lo demostraban, que
un hombre que sufría de impotencia o una mujer de frigidez, su sexualidad estaba, diríamos,
perturbada; sin embargo, muchos psicoanalistas eran de la opinión de que algunos

18

«neuróticos» tenían una vida sexual «muy» normal (todavía de actualidad, sobre todo dentro
de los partidarios del falo y de los nuevos desórdenes amorosos). Un hombre que fornicaba
era, sin lugar a dudas, un hombre «potente». Reich, y aquí está la actualidad -hoy diremos
«transversalidad- no se contentó con las simples banalidades, de la pequeña burguesía con
aquello de «hoy me he acostado con fulana o fulano», sino que se interesó por los detalles de
las fantasías que acompañaban al acto sexual, escuchando sobre todo las descripciones de las
sensaciones corporales. A un buen psicoanalista le concernían sólo los acontecimientos
pasados o las memorias infantiles, y no los fantasmas. Aquello le permitió encontrarse cara a
cara con los estereotipos sexuales de la cultura vienesa, con sus cargas correspondientes de
«masculinidad» y «feminidad» enlatadas (conquistas sexuales, ausencia absoluta de
sentimientos, aceptación pasiva, máscaras de ansiedad, falta de placer, etcétera).

La primacía de los genitales
Reich fue el que por primera vez formuló la importancia de la genitalidad, que el
restablecimiento de una vida sexual genital activa era el factor diferencial entre las personas
que han superado los síntomas neuróticos y los que no los han superado. Rompe por primera
vez el tabú de la masturbación y denuncia la posición represiva. Fue algo muy valiente, en
aquellos años, defender, delante de los consagrados, el derecho que tienen, no sólo los niños,
sino también los adultos a masturbarse. La masturbación era un fenómeno natural y sano y no
una aberración que causa neurastenia y enfermedades nerviosas, tal como la medicina y la
psiquiatría oficial enseñaban. En noviembre de 1923 decide presentar un importante ensayo
sobre la «Genitalidad desde el punto, de vista del pronóstico y la terapéutica psicoanalíticas
(Uber Genitalität vom Standpunkt der psychoanalytischen Prognose und Therapie) en el que
comprueba que «de mis veintiocho casos masculinos y catorce femeninos de neurosis, no he
encontrado ninguno que no haya dado pruebas de impotencia o de frigidez, en particular bajo
la forma de abstinencia». Reich analiza el efecto terapéutico de la libido genital, a pesar de un
desarrollo imperfecto del análisis, ya que en este proceso psico-biológico «el analista no puede
quitar ni añadir nada».
Al permanecer reprimida, la libido es demasiado fuerte, o el curso del análisis aporta por ejemplo
una solución de las posiciones anales antes de la de las genitales; entonces es poco verosímil que
un análisis incompleto elimine los síntomas, dado que únicamente la libido genital se alivia por
alguna tolerancia de parte de la realidad reprimente. En tales casos, resulta de ello la persistencia
bien conocida de uno o de varios síntomas, pese a su explicación. De la vía que toma el análisis
es la que depende entonces el resultado... Nos encontramos en el análisis ante la tarea de hacer
jugar las fuerzas pulsionales plásticas, no reprimidas, contra las que están reprimidas o fijadas
(Freud). Podemos además considerar cómo la libido genital liberada de la represión se pone al
servicio de la tendencia a la curación, cómo otras fuerzas pulsionales fijadas en las luchas de la
transferencia o de los conflictos recientes se vuelven más flexibles, más capaces de adaptación y,
o bien se subordinan a la corriente genital normal, o bien llegan a la sublimación de alguna
manera. La condición de esta solución feliz es cierta cantidad de actividad cuyo carácter distintivo
es la erótica genital.

Reich había estudiado algunas formas de onanismo dominadas por fantasmas pregenitales y
había llegado a la conclusión que para juzgar a la genitalidad, más que las quejas neuróticas
del paciente, había que partir de las fantasías, en el sentido que los actos equivalentes a la
masturbación (Ferenci) podían probar una genitalidad más fuerte (aunque reprimida) que el
hecho de haberse masturbado durante largo tiempo pero con fantasías pregenitales. En el
trabajo «Sobre la especificidad de las formas onanísticas» (Über Spezifität der onanieformen)
que trata de la función pregenital en el onanismo, cree que es posible un «proceso inverso al
de la genitalización de zonas no-genitales (Ferenci), a saber la ocupación del aparato genital
por la libido de procedencia no genital... (cf. Sadner); el pene del homosexual en función del
pecho (Abraham); la invasión del pene por la libido uretral en la eyaculación precoz (Federn);
pene y sadismo y la teoría genital de Ferenci...; en los comienzos del análisis puede ilusionar
una primacía genital». Mirando de cerca la economía libidinal, Reich encuentra que la
genitalidad tiene un núcleo psíquico propio que puede tomar diversas rutas: quedar estancada
por completo; fijarse «en la organización genital-narcisista» en la etapa genital del complejo
de Edipo; desplazarse, «genitalización histérica de las zonas erógenas»; reprimirse hacia
posiciones sádico-anales u obsesivas; fijarse parcialmente en estadios pregenitales, o
finalmente, que la libido no alcance el período genital, en cuyo caso no existirá una fuerza

19

pulsional que se dirija hacia el exterior y aplique el vínculo sexual en la realidad.
Las ideas de Reich son recibidas con un respetuoso silencio, otras veces seguidas de
discusiones cada vez más hostiles hacia sus confirmaciones. Sin embargo, amplía sus
conclusiones, basándose en numerosos casos clínicos, en el congreso psicoanalítico de
Salzburgo, en un trabajo sobre «La importancia terapéutica de la libido genital» (Die
therapeutische Bedeutung der Genital-libido) en el que se define el concepto de «potencia
orgásmica» como «la capacidad de abandonarse al fluido de la energía biológica sin ninguna
inhibición, la capacidad para descargarse completamente de la excitación sexual estancada a
través de las contracciones involuntarias y placenteras del cuerpo».

La teoría sexo-económica de la ansiedad
Las preguntas para el joven médico recién salido de la universidad surgían por doquier: ¿era
necesaria la represión sexual? ¿era correcta la teoría de los instintos de Freud? ¿era completa
la teoría freudiana de las neurosis? ¿era posible una síntesis comprensible de la teoría y la
técnica psicoanalíticas? En esta época el trabajo de Reich es suplementario al de Freud, con la
ventaja para el primero de disponer de muchos más pacientes, los que acudían a la policlínica
psicoanalítica de la que fue primer ayudante de 1922 hasta 1928 y vicedirector desde 1928
hasta 1930. Estos hallazgos le llevaron a considerar que en toda psiconeurosis existiría un
núcleo actual neurótico e inversamente, en cada neurosis actual (ansiedad actual) existiría una
estructura psico-neurótica. Freud había demostrado cómo la estasis sexual o la satisfacción
inadecuada («ansiedad estásica» según la terminología reichiana) podría provocar
inmediatamente la angustia. En 1924, Reich trató a dos mujeres afectas de neurosis cardíaca
que habían acudido al dispensario y encontró que cualquier represión de las sensaciones
pélvicas o vaginales llevaba inevitablemente a un aumento de la ansiedad junto con una mayor
opresión en la zona cardíaca, y en una de ellas, a un aumento de escozor y urticaria en la piel.
Esto le llevó a considerar que el placer genital se podía convertir en ansiedad si estimulaba el
sistema cardio-vascular.
En un artículo que apareció publicado en 1925 sobre «El rol de la genitalidad en la terapia de
las neurosis» (Die Rolle der Genitalitaet in der Neurosentherapie) desarrolla esta teoría de la
ansiedad como el equivalente psíquico de las enfermedades psicosomáticas; sin embargo, llega
a la conclusión de que no toda la angustia neurótica tiene el mismo origen. En un artículo
posterior sobre «las fuentes de la angustia neurótica» (Quellen der neurotische Angst), sale al
encuentro de las dos formas más conocidas de angustia: el trauma natal, de Otto Rank, y la
agresividad reprimida: «Aunque en realidad la angustia del nacimiento sea ontogénicamente
anterior, y que quizá sobre esta base la angustia toma tan frecuentemente del proceso de
nacimiento sus contenidos de sofocación, de oscuridad, de claustrofobia, etc.; es -en lo que
concierne a su valor dinámico- una fuente secundaria de angustia y su eficacia es el efecto de
una regresión patógena». En tanto que fuente primaria de angustia, Reich considera que no
podría obrar más que allí donde ya los primeros desarrollos posnatales han sido sacudidos por
fuertes dificultades externas, por ejemplo por perturbaciones serias en la fase oral. «La
búsqueda del seno materno es, por consiguiente, la expresión de una huida sin defensa».
Respecto a la angustia que resulta de la represión de la agresividad, muy corriente en algunos
pacientes homosexuales respecto a un tipo particular de mujeres (fálico-agresivas), Reich
encuentra que «la cadena de las acciones y reacciones es esquemáticamente la siguiente:
aparición de amor genital en el objeto, angustia de castración, huida de este peligro por la
agresión sádica (castración activa), refuerzo de la angustia de castración y angustia moral
(Gewissenangst), nueva huida, etc.; o bien también represión poderosa de la agresividad y de
la depresión, entonces enmascaradas».
Reich se interesa sobre todo por las reacciones emocionales durante el tratamiento analítico,
así como por el proceso de curación, llegando a la conclusión de que la estasis libidinal
ocasionaría componentes, o bien sádico-agresivos o pasivo-obsesivos. En ambos, aparece la
fragmentación del orgasmo, y la represión, bajo la influencia de sentimientos de culpa
inconscientes, lleva a «las racionalizaciones de las ideologías ascéticas, según las cuales el
coito es sucio (anal) y bestial (sádico)».
...los deportistas acérrimos que, en sus actividades descargan las tendencias agresivas (boxeo,
fútbol, etc), afirman que las relaciones sexuales son un obstáculo para los triunfos deportivos. Se

20

puede, pues, afirmar que la estasis libidinal es la fuente individual demostrable de la agresividad
destructora y que el sadismo le debe la existencia.

Reich, consciente cada vez más de las implicaciones socio-políticas de sus teorías, resume el
artículo afirmando que tanto la angustia producida por el trauma natal (con sus componentes
titánico -esfuerzo que hace el feto por salir-, sadomasoquista-sexual -movimientos orgásticos
de la madre y el feto durante el parto- y finalmente escatológico); la angustia de la agresión
reprimida en las personas impulsivas que tienden a frenar sus impulsos sádico-destructivos, o
bien la ocasionada por la nostalgia del útero materno, siempre se hallan influidas por la
situación sexo-económica de la libido; en otras palabras, la estasis libidinal sólo tiene una
resolución: el orgasmo.
El masoquismo primario, el instinto complementario del sadismo tal como señalaba Freud en
su libro Mas allá del principio del placer, de naturaleza esencialmente biológica e insuperable,
que conduce inevitablemente a la autodestrucción tanto individual como social, no puede
sentar bien a una personalidad vitalista y libertaria como la de Reich. Aquí empieza el
verdadero conflicto con Freud. La meta de toda vida es la muerte, y con igual fundamento: lo
inanimado era antes que lo animado, jamás sentó bien al Hombre-Reich.

La función del orgasmo
La teoría del orgasmo, según la cual éste es el factor sexo-económico más importante de
toda neurosis, había sido presentada en el congreso de Salzburgo y recibida con bastante
entusiasmo, principalmente por Karl Abraham. Sin embargo, aunque entrara bien dentro del
mundo psicoanalítico, el entusiasmo fue decreciendo paulatinamente debido a que los analistas
se alejaban, por varias razones, de la teoría de la libido centrada en el concepto de la energía
psíquica hacia las nuevas teorías sobre estructura psíquica dentro de la psicología del yo. Por
otra parte, durante estos años (1925-1926), Freud, que se hallaba envuelto en una nueva
revisión de sus ideas, llega a una sugerente hipótesis sobre el origen de la ansiedad, sin que
contradiga sus últimas investigaciones, en su libro Inhibición, Síntoma y Angustia, que sale
publicado en el otoño de 1926, precisamente cuando las pruebas para Die Funktion des
Orgasmus, están ya preparadas para la imprenta. Freud señala que la ansiedad, ocasionada
por la represión, ya no puede ser explicada desde un punto de vista económico, y abandona
completamente su teoría sobre la transformación directa de la libido en angustia intentando
explicarla por el mecanismo de la frustración mediante los nuevos conceptos del ello y el
super-yo. Aunque Freud nunca rechazó abiertamente la teoría reichiana cuando recibió el
manuscrito, el 6 de mayo de 1926, mantuvo hacia Reich una actitud muy fría. Esta situación
fue muy ambivalente; por una parte, Freud escribe a Reich al final de aquel mismo año
diciéndole que «encuentra el libro de gran valor, vivo en observación y pensamiento»,
mientras que al hacerlo a Lou Andreas Salomé en una carta posterior añade: Tenemos aquí un
doctor Reich, un bravo pero joven e impetuoso caballero de batallas, que actualmente
considera al orgasmo genital el contra-veneno de todas las neurosis.
La teoría del orgasmo consiguió dividir a los psicoanalistas; los más jóvenes la reconocieron
como una innovación de fundamental importancia, porque daba a la teoría freudiana de las
neurosis un significado fisiológico y psicológico, considerando al trabajo de Reich de gran valor,
situándolo después de la teoría del yo y el ello de Freud. Sin embargo, varios eminentes
psicoanalistas, entre ellos Schilder, Kardiner, Federn, Number y Blun se opusieron
formalmente, fruto en algunos casos de la incomprensión o la envidia. A pesar de todo ello,
tanto la teoría del orgasmo como la del «análisis del carácter» fueron reconocidas
públicamente por Ana Freud como unas de las mayores contribuciones al movimiento
psicoanalítico.
En el prefacio del libro Die Funktion des Orgasmus, escrito en octubre de 1926, Reich
concluye: «Numerosos años de estudio continuo de las causas, manifestaciones y efectos de la
estasis libidinal somática me han llevado a la convicción de que la teoría freudiana de las
neurosis actuales, que resiste ya numerosas objeciones desde el punto de vista analítico es...
una pieza indispensable de la psicopatología y de la teoría terapéutica del análisis». El libro,
esencialmente clínico, se basa en una estadística sobre 338 casos que han sido tratados en el
dispensario psicoanalítico de Viena durante un año, desde noviembre de 1923 a noviembre de

21

1924. En las historias clínicas, basadas todas ellas en una simple anamnesis, se encuentra:
De 166 pacientes varones

De 91 pacientes hembras

17 se consideran potentes.
18 se consideran solamente impotentes.
69 son neuróticos y abstinentes.
27 son neuróticos e incapaces de erección.
14 son neuróticos con eyaculación precoz.
9 son pervertidos e incapaces de erección.
5 son pacientes ancianos.
7 neuróticos actuales por coitus interruptus.

6 se consideran simplemente frígidas.
27 son neuróticas y abstinentes.
37 son neuróticas y frígidas.
12 son neuróticas por conflictos conyugales
actuales y frígidas.
9 son pacientes ancianas.

Dado que hasta el momento no existe ninguna traducción al castellano de la obra Die
Funktion des Orgasmus, creo que puede ser de interés traducir directamente los anunciados de
cada capítulo así como de los diferentes conceptos psicoanalíticos. Esto servirá para que el
lector pueda desarrollar sus propias conclusiones.
Reich pasa a describir seguidamente las diferentes perturbaciones psíquicas del orgasmo: a)
la disminución de la potencia orgásmica que se halla en el onanismo y en la neurosis obsesiva;
b) la fragmentación del orgasmo en el cual existe un fallo en el placer final, así como una curva
intermitente en la fase de excitación, tal como ocurre en la polución nocturna. Siguen varios
ejemplos clínicos que ilustran esta fragmentación: una neurastenia aguda en un estudiante de
veintidós años, una neurosis crónica hipocondríaca, etc., llegando a la conclusión de que todos
ellos presentan una etiología directa somática y una indirecta psíquica; c) impotencia
orgásmica absoluta con las diferentes formas de frigidez debidas a fantasías masoquistas; d) la
excitación sexual en la ninfomanía, donde describe un caso de una mujer de veintisiete años
que, después del coito, se encontraba mucho más excitada todavía y en la que encuentra un
intenso terror a la castración. La potencia orgásmica como una satisfacción conforme a la
estasis libidinal del momento estaría caracterizada por una fase de control voluntario y una
segunda de contracciones musculares involuntarias y sería directamente proporcional a la
tensión sexual concentrada sobre los genitales.
En el capítulo cuarto, Reich se refiere a la estasis somática de la libido y el estado de
angustia, que no sería nada más que la represión de aquella (neurosis actual) o el signo de
una defensa (fobia) o las dos a la vez. La angustia en el sistema neuro-vegetativo tomaría las
formas de sudores, sensaciones de calor y frío, vértigos, hormigueos, etcétera. Las causas
psíquicas de la neurosis actual serían la angustia de castración y la represión caracterial de la
sexualidad; a la parte psico-neurótica le correspondería una etiología histórica (complejo de
Edipo).

Distingue en el concepto de genitalidad tres elementos fundamentales: a) la erogeneidad

22

local o excitabilidad genital, b) la libido somática centrada en el aparato genital y c) la libido
psico-genital o deseo genital.
Reich se refiere luego al onanismo clitoridiano y al deseo del pene y encuentra que en el tipo
obsesivo-masculino, la masturbación del clítoris se acompaña de fantasías sádicas y homosexuales activas, mientras que en el tipo histérico-femenino va a la par con representaciones
heterosexuales y a menudo masoquistas de coito. En el capítulo siguiente que trata de las
relaciones entre el instinto de destrucción y la angustia, llega a la conclusión de que la
frustración de la satisfacción sexual hace emerger la agresividad y que la combinación de
deseo de venganza y la prohibición de la pulsión sexual engendra la tendencia a la destrucción
y al sadismo.
Quizá el capítulo más interesante del libro sea el que trata de la significación social de las
tendencias genitales:
Consideramos que la moral sexual actual está sostenida por la burguesía tradicional y la
burguesía capitalista. Se encuentran en ella elementos que son completamente análogos a la
ideología neurótica obsesiva: 1) la relación sexual extraconyugal se considera en general como
bestial (sádica) y sucia (anal); 2) el ascetismo pre y extraconyugal está recomendado,
propaganda en la que los médicos son los primeros en contribuir; 3) la mas turbación es el mal
por excelencia; 4) las aspiraciones amorosas se encuentran escindidas... muchos neuróticos
manifiestan un gran desprecio por la mujer... Un agujero siempre es un agujero; 5) el rol del
erotismo en la sociedad masculina, es decir, la importancia de la homosexualidad para la
constitución del Estado masculino y de las asociaciones de hombres; 6) allí donde el amor genital
objetal no puede ejercerse, la necesidad de poder y la brutalidad hacen su aparición.

Reich analiza seguidamente las consecuencias para el matrimonio de la separación de la
sexualidad, llegando a considerar que el hombre que quiera «conquistar» y «poseer» llegará
mucho antes a la «indiferencia» una vez casado ya que: «la parte narcisista y sádica de la
genitalidad quedará insatisfecha». En el último apartado del libro acerca del sentido de la
realidad erótica sobre la vida social, en la cual la función del orgasmo ejerce una influencia
decisiva en las actividades culturales y sociales de los individuos, Reich se enfrenta
directamente con el concepto freudiano de sublimación y rechaza la antinomia sexualidad/trabajo. «El hombre sano, es decir, el hombre capaz de trabajo y de amor, aplica su
genitalidad esencialmente a fines sexuales, su pulsión destructora y sus tendencias
pregenitales a fines sociales y culturales. En los enfermos se produce lo contrario: sus acciones
sociales están sexualizadas y su pulsión destructora así como sus pulsiones pregenitales
dominan su vida amorosa».
Las sublimaciones alterarían las energías libidinales modificadas por el orgasmo, y la
represión, lejos de favorecerlas, lo que haría sería desexualizar la libido. En la sublimación
intervendrían tres factores pulsionales: a) la agresividad destructora desviada de la
aniquilación del objeto (conciencia social, sentimientos comunitarios, etc.); b) las tendencias
pregenitales desviadas de los fines autoeróticos (interés cultural, por el dinero, ambición, etc.)
y c) interés genital no sublimado, que después de la descarga orgásmica, se alía a las
tendencias sublimadas. La sublimación y la satisfacción sexual no serían -según Reichopuestas; pero la sublimación y la actividad sexual insatisfactoria lo son, a causa de la
sexualización de las acciones sociales. El eslogan reichiano, contrariamente a aquellos que
predican la ascecis (Freud), es el de «reemplazar la divisa Civilización o Sensualidad por la de
Civilización en la Sensualidad».
Reich llega al término del libro afirmando que el fin de toda terapéutica psicoanalítica (que
no puede ser alcanzada sin medios educativos) «es la instauración de la aptitud para el trabajo
y el amor». La solución que esboza en el último párrafo del libro, que por cierto está teñido de
un sentido del humor típicamente reichiano (al referirse, por ejemplo, al estereotipo de que
para curar a una mujer histérica lo que el médico debe hacer es recomendarle que haga el
amor), es netamente socio-económico y pesimista por lo que respecta a la eficacia de la
terapéutica analítica:
Queda todavía la esperanza de eliminar los prejuicios sociales concernientes a la sexualidad. Por
esos dos caminos, la organoterapia y la difusión en el pueblo de una educación sexual no ética
pero científicamente fundada, que reaccionaría también sobre la educación y la ciencia, el

23

psicoanálisis individual podría ganarse aliados poderosos. Pero no es creíble que podamos gozar,
en un futuro previsible, de estas facilidades para nuestro trabajo.

2. El nacimiento del análisis del carácter
El seminario vienés
«Actualmente nos encontramos en la situación de que el psicoanálisis no dispone de una
simple y sistemática teoría del carácter», fue la conclusión a la que llegó Reich después de
asistir al congreso psicoanalítico de Berlín, celebrado en esta ciudad la última semana de
septiembre de 1922, y en el que Freud introdujo, por primera vez, los conceptos del Yo y el
Ello. Lo que más preocupaba al ambiente psicoanalítico era la evidencia de que algunos
pacientes no mejoraban durante el tratamiento, a pesar de todos los esfuerzos que hacía el
analista; los pacientes quedaban anclados en .las redes de sus neurosis y en sus deseos
masoquistas de «sufrir»: lo que Freud había denominado reacción terapéutica negativa. Por
otra parte se pensaba en una fuerza psíquica inconsciente, llamada por entonces «instinto de
muerte» y que se oponía tenazmente a la curación.
Al final de dicho congreso, Freud intentó contentar a todos y buscó una solución al problema
de la relación entre la teoría analítica y la técnica terapéutica. De todos era sabido que la
piedra fundacional -incuestionable- sobre la cual descansaba toda la estructura del psicoanálisis era la «doctrina de la represión». Por otra parte, desde la técnica de la concentración
hipnótica -que sirviera a Freud para el análisis de los síntomas histéricos- hasta el moderno (y
actual) principio de la «asociación libre» (mucho más seguro y menos fatigante porque
permitía controlar las reacciones de los pacientes) todo eran cuestiones prácticas a ser
resueltas: encontrar una mejor metodología para enfrentarse al fenómeno más importante en
psicoanálisis: la transferencia. Esta consistía en una actitud emocional intensa (sexual, hostil,
agresiva, etc.) que la figura del analista evocaba en el paciente. Reich, que intuía la presencia
de un vasto territorio para ser explorado, propuso la formación de un «seminario técnico» que
sirviera tanto para profundizar en los problemas terapéuticos, como para investigar, en el
material de las sesiones clínicas, los casos más difíciles. El recién creado «Seminario vienés de
terapia psicoanalítica» tuvo que pasar por tres etapas diferentes, probablemente influenciadas
por la personalidad y entrega de cada uno de los directores responsables: Edward Hitschmann,
que desempeñaba también el cargo de director de la policlínica; Nunberg que lo dirigió hasta
1924 y Reich, desde 1924 hasta 1930, que fue cuando se marchó a Berlín en busca de sus
amigos «marxistas».
Reich, con veintisiete años, líder reconocido de la joven generación psicoanalítica, era cada
vez más consciente de que el psicoanálisis dejaba de ser un tratamiento sintomático para
convertirse más y más en una terapia del carácter. «La neurosis es ante todo una neurosis
caracterial» escribió en su libro El carácter impulsivo (Der Triebhafte Charakter), del que más
tarde hablaremos. En realidad, Reich había ya tratado varios casos en los que, a pesar de
haber llegado al núcleo neurótico (la primitiva escena traumática del coito de los padres),
seguían persistiendo los síntomas. En uno de estos, un joven camarero que padecía de una
ausencia total de erección, había descubierto que el síntoma era debido a un complejo de
castración, pero a pesar de interpretarlo correctamente, la impotencia persistía. Al darle de
alta porque no podía hacer nada más por él, el paciente, en vez de negarse, aceptó
«estoicamente» (masoquísticamente) la pérdida de toda esperanza para la relación sexual.
Esta simple anécdota no pasó desapercibida a Reich; al contrario, vio en esta aceptación
pasiva la resistencia «caracterial», es decir, la sumisión o el rechazo a no querer curarse y
persistir así con su impotencia.
La situación del seminario técnico que se reunía cada quince días era bastante confusa,
hasta que Reich introdujo la idea de que no era tanto la «transferencia positiva», es decir, la
actitud de entrega y cooperación entre el analista y el paciente, la que intervendría en el
proceso de curación o que cuando más profundo fuera el análisis más fuertes serían las
resistencias, sino que había que pensar en una auto-crítica de los diferentes modelos de
resistencia que iban apareciendo día a día a lo largo de la relación terapéutica. Las resistencias
que aparecían en la transferencia eran debidas a una «hostilidad latente» hacia la persona del

24

analista, pero Reich sugirió que no debía interpretarse (la hostilidad) hasta que el paciente era
consciente, es decir, cuando podía expresarla directa o indirectamente en forma de miedo,
rabia, agresión o angustia. Esto fue lo que llevó a Reich a tomar un rol terapéutico mucho más
activo y a exponerse para enfrentarse así con la ingenuidad del paciente.
Reich presentó estos hallazgos en la reunión del seminario, resumiéndolos en cuatro tipos de
pacientes: a) aquellos que se lo creen todo y tienden a idealizar excesivamente al terapeuta;
b) los que se conservan calmados y aparentemente sin ninguna emoción, incluso en
situaciones de tensión; c) los pacientes «correctos» y educados con un excesivo respeto por la
formalidad de las relaciones, en los cuales su compulsión y odio se han convertido en «cortesía
a toda costa»; y, d) por último, aquellos que bajo la máscara de una sonrisa, que sugiere que
nada importante está pasando en ellos, esconden el verdadero conflicto: su neurosis narcisista.
A finales de 1926, Reich, aprovechando la reunión que tiene lugar todos los miércoles en la
casa de Freud, habla por primera vez de la técnica «caractero-analítica», pero éste le sugiere
que interprete el material inconsciente a medida que va surgiendo y no espere al análisis
caracterial. Por supuesto -añadió Freud- uno debe analizar e interpretar las fantasías
incestuosas tan pronto como aparezcan.
A lo largo de los tres años siguientes, Reich continúa trabajando en la policlínica -que por
cierto era gratuita y tiene la ocasión de estudiar a algunos pacientes que no eran buenos
candidatos al análisis, entre otras razones porque mostraban una conducta antisocial: la
mayoría de ellos eran psicópatas. Esto le llevó a plantearse la cuestión de que las personas
que cabalgan entre la neurosis y la psicosis, es decir, los «casos borderline» (la palabra es
original de Reich), próximos a la locura y a la despersonalización, no todas ellas entraban de
lleno dentro del concepto freudiano de represión por el super-yo, («inconsciente» no significa
necesariamente «reprimido»), por lo que llega a establecer una línea divisoria entre las
neurosis compulsivas y el carácter impulsivo. En las primeras existiría un super-yo severo,
incrustado dentro del propio yo, que es su subordinado, todo ello teñido de una fuerte represión. Los impulsos sádicos, junto con los sentimientos de culpa, le otorgan a este carácter
superconsciente, un enjambre de ideologías ascéticas. Contrariamente, en el carácter
impulsivo, escrupuloso, el yo permanece ambivalente y, aunque aparezcan impulsos sádicos,
éstos no van acompañados de sentimientos de culpa.
En el X congreso psicoanalítico de Innsbruck introduce el concepto de «armadura
muscular» en un trabajo sobre «La técnica del análisis del carácter», en el que habla de la
dificultad de atravesar la barrera narcisista: las resistencias caracteriológicas. «Además de los
sueños, asociaciones, actos fallidos y otras comunicaciones de los pacientes, merece especial
atención su actitud, esto es, la numera en que relatan sus sueños, cometen actos fallidos y
producen sus asociaciones... » Las resistencias caracteriológicas se expresarían, no en el
material, lo que el paciente dice o hace, sino en el aspecto formal del comportamiento: cómo
habla, censura o distorsiona. «En el análisis del carácter nos preguntamos por qué el paciente
engaña, habla de manera confusa, por qué sus afectos están bloqueados, etc.; tratamos de
despertar el interés del paciente en sus rasgos de carácter a fin de poder, con su ayuda,
explorar analíticamente su origen y significado».
Según Reich, el análisis de las resistencias debe anteponerse al análisis de las experiencias
infantiles o, en todo caso, superponerse, pero no al revés: «la educación para el análisis por el
análisis», es decir, su significado actual.
En 1929, Reich empieza a mirar las estructuras de carácter a través de un nuevo prisma:
aquellas que se formarían por la represión de los impulsos naturales y que darían lugar al
carácter neurótico y otras que se basarían en la plena auto-expresión de los impulsos
sexuales: el carácter genital, que correspondería al antiguo concepto de «potencia orgásmica».
Y es en esta época precisamente cuando publica su famoso artículo «El carácter genital y el
carácter neurótico» (Der genitale und der neurotische Charakter), en el cual los nuevos
conceptos psicoanalíticos reichianos van tomando una dimensión y crítica social. «El carácter
-afirma Reich- es en esencia un mecanismo de protección narcisista... se forma bajo la
influencia del amenazante mundo exterior y de los impulsos instintivos que luchan por su
expresión (...). El yo, parte de la personalidad expuesta al mundo exterior, es el lugar de la
formación del carácter; es una almohadilla en el conflicto entre el ello y el mundo exterior».

25

Reich pasa a describir seguidamente el aspecto económico-libidinal así como las diferencias
cuantitativas y cualitativas entre estos dos caracteres. El carácter genital, (C.G.) en el cual
existen medios disponibles para ligar la angustia como son la satisfacción orgásmica genital o
la sublimación, oscila entre la tensión libidinal y la satisfacción adecuada. No así el carácter
neurótico (C.N.) que utiliza medios inadecuados tales como la satisfacción pregenital o las
formaciones reacticas. Por lo que respecta a la estructura del ello, en el C.G., «el complejo de
Edipo no tiene una existencia actual, no está reprimido, sino libre de catexis. Las tendencias
pregenitales, tales como analidad, erotismo oral, voyeurismo, etcétera, no se hallan reprimidas
sino que están en parte ancladas en sublimaciones culturales y en parte gratificadas
directamente en actos placenteros; como quiera que sea están subordinadas por la
genitalidad». En la estructura del super-yo, el C.G. afirma el sexo. No existen prohibiciones
sexuales ni sadismo. En cambio, en el C.N., el super-yo es hostil a la sexualidad y está en
conflicto permanente con el ello. Tanto el complejo de Edipo como la prohibición del incesto
perturban todo tipo de relación sexual. Los impulsos sádicos, como resultante de la represión
sexual y de la estasis libidinal, toman la forma de una moralidad brutal. En cuanto a la
estructura del yo, en el C.G., éste se ocupa de la libido genital así como de las tendencias pregenitales, sin sentimientos de culpa, ya que al estar las demandas instintivas satisfechas por
las descargas orgásmicas, el ello está esencialmente satisfecho, y el super-yo sádico no exige
ninguna presión sobre el yo.
Es precisamente en este punto donde la teoría reichiana de la homosexualidad ha sido más
combatida, no por los «ortodoxos», sino por los movimientos de liberación «gay». Pero tengo
la impresión de que a tal afán combativo le ha faltado, por otro lado, una verdadera lectura del
texto reichiano.
Una tendencia homosexual, por ejemplo, tendrá escasa significación si al mismo tiempo se
satisface la heterosexualidad; tendrá importancia, en cambio, si existe al mismo tiempo una
estasis de la libido. Esto es fácil de comprender desde el punto de vista económico: en la
gratificación heterosexual -a condición de no estar reprimida la homosexualidad; a condición,
en otras palabras, de no estar excluida del sistema de comunicación de la libido- se extrae
energía también de los impulsos homosexuales... Como el carácter genital no es rígido ni duro
en ningún aspecto, encontramos lo mismo en las formas de su sexualidad. Por ser capaz de
gratificación, es capaz de monogamia sin compulsión o represión; por otra parte, si se dan
fundamentos racionales, también es capaz, sin sufrir daño por ello, de un cambio de objeto o
de poligamia. No se aferra a su objeto sexual por sentimientos de culpa o por razones
morales; mantiene una relación sexual sólo porque la pareja sexual le brinda placer.
La sociabilidad del carácter genital no se basa en la agresión reprimida sino en la sublimada,
puesto que la primacía de las ideas es inconcebible sin la primacía de los genitales: cuanto más
hago el amor más cerca estoy de la revolución. En el carácter neurótico, que como hemos
dicho es esencialmente anal y sádico, el «yo», bloqueado afectivamente, se encuentra
acorazado entre el placer y el displacer; por otra parte, el pensamiento racionalizado y estereotipado se convierte aquí en las clásicas «ideas fijas».
Las implicaciones sociales de estos hallazgos, es decir, la relación existente entre las
estructuras psico-sexuales de los individuos y las estructuras socio-políticas eran bien
evidentes; por lo que no le fue nada fácil al joven psicoanalista seguir manteniendo las
relaciones intelectuales con sus colegas vieneses portavoces de la moralidad tradicional. Los
bien intencionados psicoanalistas vieneses basaban su éxito en ésta, con sus contratos legales
y sus conceptos de obediencia y eficiencia. Reich, al profundizar en estas interrelaciones (lo
individual y lo político) se vio envuelto de lleno en las complejidades así como en las
diferencias de las diferentes estructuras caracterológicas, que en una primera descripción
incluyó las siguientes:
a) carácter fálico-narcisista: esencialmente controlado, agresivo, provocativo y seguro
de sí mismo, se anticipa, por lo general, a cualquier ataque, atacando primero. La típica madre
«masculina» induce a su hijo a reprimir los impulsos tiernos que éste siente hacia ella al
comienzo de la niñez, por lo que provoca, a la larga, las típicas actitudes vengativas hacia las
mujeres, o la dificultad de contacto afectivo con los hombres. Si bien son potentes erectivamente, son impotentes orgásmicamente y sus relaciones sexuales están pervertidas
precisamente por este desprecio hacia el sexo femenino. El pene o el clítoris no están al

26

servicio del amor, como diría Reich; por el contrario, es un instrumento de agresión y
venganza.
b) carácter pasivo femenino: se debe a una excesiva severidad por parte del padre, lo
que provoca en el hijo el que deba reprimir sus sentimientos de hostilidad hacia él o bien
sublimarlos con una actitud femenina y sumisa. Evita la agresión por medio del «contenerse»,
«retenerse» o «refrenarse»; es decir, con perversiones masoquistas y tendencias anales. La
madre ha sido, por otro lado, excesivamente estricta en la fase anal, utilizando, por ejemplo,
el orinal como un instrumento de poder.
c) carácter histérico: con escasa tendencia a las actividades intelectuales, a la
sublimación y a las formaciones reactivas, se presenta siempre con una conducta sexual
evidente. La coraza caracterial está menos solidificada: el andar blando y la expresión facial
provocadora. Fijado en la etapa genital, el niño ni siquiera puede satisfacer sus impulsos pregenitales (ano o boca), a causa quizá de la moralidad compulsiva de los padres. El histérico lo
genitaliza todo; flirtea y tantea, no por un deseo sexual auténtico, sino para prevenir la
angustia que surge frente a la propuesta sexual del otro.
d) carácter compulsivo: tiene una preocupación excesiva por el orden; todo debe seguir
un programa preconcebido, esencialmente circunstanciado. Ya en la parodia, encontraríamos al
coleccionista o al avaro. El inconsciente, plagado de ideas violentas y sádicas, ha tenido que
sucumbir frente al programa super-estructurado de la limpieza infantil y de la educación de los
esfínteres. Lo «sucio» sólo puede tener lugar en la fantasía, para lo cual debe fabricar
organizaciones compensadoras: el estricto control de la fase anal. Cuando no dominan éstas,
lo hacen los impulsos sádicos, manifestando las típicas reacciones de compasión y
sentimientos de culpa, o bien la indecisión, la duda o la desconfianza.
e) carácter masoquista: publicado bajo este mismo nombre en 1932, en el Internat.
Zeitschr. f. Psychoanalyse, representa la primera refutación clínica a la teoría freudiana del
instinto de muerte, y aunque Freud accediera a publicarlo en su revista, sería a condición de
añadir una nota explicando que Wilhelm Reich había escrito este artículo contra el instinto de
muerte «al servicio» del partido comunista. Los psicoanalistas berlineses se opusieron, pero
finalmente tuvieron que ceder, apareciendo publicado conjuntamente con una réplica a cargo
de Bernfeld.
Freud había ya explicado en un trabajo previo, «El problema económico del masoquismo», que
éste era esencialmente «primario» y que la tendencia a sufrir era la manifestación compulsiva
del instinto de muerte. Sin embargo, admitió que su hipótesis estaba fuera de toda experiencia
clínica. Reich, que había tratado a un paciente con perversiones masoquistas durante los
últimos tres años, terminó el análisis en 1931, con bastante buen resultado, y atribuyó esto a
que había interpretado cada rasgo masoquista por su contrario: el sadismo, el deseo reprimido
de hacer daño. Dicho artículo no fue, de hecho, nada optimista por lo que respectaba al
pronóstico, a pesar del brillante trabajo del análisis, por lo que ocasionó más de una
controversia. Los supuestos de Sadger de un masoquismo erógeno, o la polémica de Alexander
en la que la necesidad de castigo y el sufrimiento intentaban explicar la conversión del
displacer en placer, no satisfacieron a Reich, quien discutió el problema partiendo, no de la
perversión masoquista como era usual, sino de una base caracterológica. «Los rasgos típicos
del carácter masoquista -que, como señala Reich, se encuentran en todos los caracteres
neuróticos son, subjetivamente, una sensación crónica de sufrimiento, que se presenta
objetivamente como una tendencia a quejarse; una tendencia constante a perjudicarse y a
menospreciarse («masoquismo moral»), y una compulsión a torturar a los demás, que hace
sufrir al paciente no menos que al objeto. Todos los caracteres masoquistas tienen un
comportamiento torpe, forzado, en sus relaciones con los demás, tan pronunciado a menudo
que da la impresión de deficiencia mental. Pueden existir otros rasgos, pero éstos son los
típicos y específicos».

La plaga emocional
La primera edición del Análisis del carácter (Charakteranalyse: Technik und Grundlagen),
aparece en 1933 en Viena; los españoles hemos tenido que esperar hasta 1957 para disponer

27

del texto en nuestro idioma. Sin embargo, durante este intervalo, el libro ha sido reeditado
tres veces, ha participado en el propio desarrollo de la teoría implícita, al mismo tiempo que se
le han impuesto nuevas revisiones, algunas muy importantes, tales como las que hacer
referencia al «reflejo del orgasmo», «la plaga emocional» o la «orgonterapia». Por otra parte,
como el mismo Reich señalara en el prólogo de la primera edición, «la estructura de carácter
es la sistematización del proceso sociológico de una determinada época».
La caracterología de Reich actuaba en tres frentes: a) el área sexo-económica (desde la
conducta neurótica a la sana) dejando de ser un cóctel descriptivo-teórico o una evaluación
moral para convertirse en una clara formulación de la meta de la terapia, b) como una técnica
de interpretación de las actitudes del carácter, con sus mecanismos de defensa; y c) una
descripción sistemática de los diferentes tipos de carácter. La formación del carácter era, pues,
el producto de la colusión entre el deseo natural del niño y las frustraciones impuestas por los
padres. Los niños son auténticos hasta que el «otro» impide que sean ellos mismos. «No
debes -un verbo que no existe en el vocabulario reichiano- sentir esto». «No debes moverte de
allí». «Estate quieto». «Pórtate bien». «No grites». «No corras». «No llores». «No hagas
esto»... es decir, se le impide la plena experiencia de sí mismo: su auto-expresión, la energía
placentera de su propio organismo biológico. Todas estas interferencias de las funciones
naturales que el niño siente, convierten a su cuerpo en una «estructura», el cual, para
sobrevivir, ha tenido que aprender a reprimir sus impulsos: contenerse, protegerse, retenerse,
refrenarse, etc. De acuerdo con Reich, la formación del carácter dependería de seis factores
que determinarían un tipo particular de defensa: 1) del tiempo que tiene lugar la frustración
del impulso instintivo; 2) de la extensión e intensidad de las frustraciones; 3) del impulso
contra el cual la frustración principal se dirige; 4) del sexo de la persona en cuestión; 5) de la
distancia psicológica (represión, sobreexcitación, seducción, etc.) entre la frustración y la
permisión; y 6) de las contradicciones de las mismas frustraciones.
En el capítulo XII del libro Análisis del carácter, Reich se refiere a la «plaga emocional» como
una biopatía crónica del organismo que procede de una frustración genital con una incapacidad
de experimentar una plena gratificación orgásmica y capaz de producir, en el organismo que la
padece, impulsos tremendamente sádicos. El individuo que sufre de la «plaga emocional» está,
por lo general, dotado de un nivel alto de energía, de una inteligencia innata y de una
habilidad para llevarla a cabo, pero, por el contrario, tiene un bloqueo genital que no le
permite la descarga de la energía acumulada. En dicho individuo, en vez de desarrollarse un
síntoma neurótico, para que de esta forma pudiera descargarse esta energía, su mecanismo
«pestilente» de defensa se dirige hacia el control de los demás y del ambiente, para prevenir
así, cualquier excitación o placer, lo que haría aún más intolerable su impotencia orgásmica. A
menudo, dicho individuo proyecta una furia sádica y no está nunca dispuesto al cambio; por el
contrario, con sus actitudes destructivas y alineadas y sus racionalizaciones continuas, sigue
manteniendo a toda costa el status quo. Es muy difícil combatirle, porque utiliza su inteligencia
no para llegar a una conclusión correcta sino para confirmar una conclusión irracional existente
previamente en él y posteriormente racionalizarla. Al no tolerar ningún pensamiento racional,
es inaccesible a toda argumentación. Si alguien le contradice en su modo de pensar y de vivir,
provoca en él una fuerte cólera y oposición. La «plaga emocional», que puede tomar matices
epidémicos, es siempre sádica y pornográfica, es decir, sádicamente moralista, sobre todo
hacia los niños y adolescentes.
La «plaga emocional» no tiene ninguna connotación difamatoria, aunque puede tomar
formas contagiosas, como en el caso del fascismo (todavía de actualidad); al contrario, es un
fenómeno cotidiano. Los adolescentes y jóvenes, que por una parte son erotizados
pornográficamente, no encuentran ninguna forma de satisfacción y descarga sexual (la
necesidad de privacidad, facilidades para obtener anticonceptivos, derecho a su vida sexual,
centros de información e higiene sexual, etc.). La prevención y la lucha contra la «plaga» sólo
es posible -como diría Reich- permitiendo y restableciendo una vida sexualmente satisfactoria,
llena de amor hacia los niños y adolescentes, permitiéndoles las expresiones de alegría,
libertad, creatividad y placer natural.

La estratificación de las defensas

28

La teoría reichiana del carácter surgió de la lucha contra los conceptos mecanicistas del
psicoanálisis: el descubrimiento y la eliminación de las defensas. Reich llegó al concepto de la
estratificación de las defensas (Panzerschichtung), ordenando el análisis de las resistencias
estrato por estrato, en un paciente, un joven pasivo-femenino que presentaba síntomas
histéricos, y que sufría de impotencia «ascética». Este caso «histórico», que ya había
empezado a tratar a principios de 1925, le sirvió para presentar la teoría económico-sexual del
carácter, tal como hiciera Freud con su famoso caso, también «histórico», de la joven histérica
Anna O.
Este joven era una persona excesivamente amable y «educada» y, a causa del miedo, muy
tímido. Cedía a cualquier situación. Su amabilidad era la «fachada» más externa y visible de su
estructura. El material del análisis era la fijación sexual con su madre, pero «ofrecía» el mate rial sin ninguna convicción interna, simplemente relataba y sonreía. Reich, en vez de analizar y
discutir el material edípico, se limitó a señalarle que su amabilidad era una defensa contra
cualquier sentimiento afectivo. De hecho, a medida que pasaba el tiempo, su agresividad
latente empezó a surgir en los sueños, y su aparente amabilidad, fue tiñendo cada vez más en
odio y rabia, volviéndose, en cada sesión, más y más agresivo. Reich se percató de que
aquella amabilidad era una defensa contra los impulsos de odio, por lo que dejó salir
plenamente aquellos impulsos hasta que el paciente se diera cuenta de que el odio y la
amabilidad eran antitéticos, que cada uno era la manifestación disfrazada del otro. A su vez, el
odio escondía un miedo tremendo a sus padres, que también era una defensa del yo contra la
angustia, que fue la que progresivamente dominó las demás actitudes del paciente. A medida
que el análisis progresaba, el odio fue cediendo hasta producir una nueva angustia, que era, al
mismo tiempo, otra defensa contra un odio mucho más profundo y destructor. No obstante, si
el primer odio quedaba satisfecho mediante el desprecio y el ridículo la actitud más profunda
de odio era ya una amalgama de impulsos tremendamente asesinos contra la figura del padre,
que se expresaron en algunas fantasías y sentimientos en la transferencia.
El odio destructor hacia el padre era lo reprimido, mantenido a raya por la angustia, pero al
mismo tiempo -y esto es lo que intuyó Reich- este odio destructor era, a su vez, una reacción
defensiva contra el miedo de ser destruido (castrado) por el padre. Además, el miedo a ser
castrado (enmascarado por el odio contra el padre) era en sí mismo una defensa contra otro
estrato todavía más profundo de agresión: la tendencia a castrar al padre para liberarse de él
y conseguir así a la madre. De esta manera, Reich elaboró la teoría de la identidad antitéticofuncional de lo reprimido y de las defensas correspondientes.
Las contradicciones psíquicas tenían una entidad histórica y estructuralmente comprensible.
Reich, que fue tratando el caso a lo largo de varios años, se dio cuenta de que, si bien el
segundo estrato era simplemente destructivo, el tercero era destructivo con una connotación
sexual. Este, como hemos visto, estaba frenado y mantenido a raya por el miedo a la
castración, pero a su vez, también contenía otro estrato todavía más hondo e intenso: una
atracción pasiva y femenina hacia el padre. Y a su vez, «ser femenino frente al padre», era el
resultado de una previa castración por el padre: no tener pene; de modo que el niño se defendía de este sentimiento mediante una fuerte agresividad destructora. Estos hallazgos, que
fueron publicados ocho años después de haber sido descubiertos, permitían observar
simultáneamente las vivencias actuales y las infantiles; desaparecía la antítesis entre lo
histórico y lo contemporáneo.
Reich, viéndose situado entre Freud y Adler, se preguntó si no había llegado a las mismas
conclusiones que este último, a las funciones de defensa y protección con sus impulsos de
auto-afirmación, inferioridad o a la voluntad de poder. Pero había una evidencia y una
diferencia fundamental: Reich se introducía en el análisis del carácter a través del análisis de
la conducta sexual y tuvieron que pasar varios años antes de ver más claro: «la destructividad
fijada en el carácter no es nada más que cólera derivaba de la frustración en general y de la
negación de la satisfacción sexual en particular».

3. Más allá de Freud, más allá de Marx
Hoy día, no existe la sexología «no política» (...) En la esfera de la biopsiquiatría se sabe bien que

29

en lo sucesivo la sexualidad y la sexología no pueden ser tratadas más que en estrecha relación
la una con la otra. Y no tardará mucho tiempo en que la patología orgánica, al evaluar la lesión
de un tejido, piense tanto en su origen social como en su origen sexual. Los hombres son
organismos biosexuales y sociales que desarrollan perturbaciones de sus funciones titulares de la
misma manera que lo hacen en su vida emocional.

Estas líneas, extraídas de La biopatía del cáncer datan de 1948, es decir, de la época así
llamada «americana» de Reich, en la cual, muchos de sus despreciadores tienen la costumbre
de situar la «locura» del autor de La Revolución sexual, «locura» que evidentemente se
apresuran a hacer coincidir con un pretendido abandono de sus preocupaciones sociales.
Es corriente -y plenamente actual- que los disidentes sean relegados a los pabellones
psiquiátricos desde que comienzan a poner en evidencia el proceso de disimulación de un
sistema detrás del cual los dirigentes y sus cómplices intentan enmascarar su propia miseria.
Reich fue uno de los primeros en mostrar hasta qué punto puede ser peligroso el indicar la
salida de la prisión a los prisioneros que, por miedo a la libertad, no quieren salir. Y en una de
sus últimas obras, People in Trouble (1953), Reich tiene la audacia imperdonable de reincidir:
«El bloqueo de los procesos vitales simples y naturales engendrado por los animales humanos
biópatas, se ancla en el carácter de las masas humanas de forma bio-física, y adquiere así una
importancia social».
En suma, estas dos citas marcan el punto «final» del paso orbital hacia un pensamiento
auténticamente revolucionario. Final en el sentido de que su vector vivo debía perecer poco
después bajo los golpes de la «peste emocional» en una penitenciaría de los EE.UU.
Revolucionario en el sentido astronómico del término, en un movimiento infinito por el cual, a
través del tiempo, un elemento del espacio retorna hacia su punto de partida sin que no
obstante regrese a él: se ha producido un desplazamiento real por un avance en una dirección
y desde su punto de partida hasta su punto de «llegada», el pensamiento de Reich, vamos a
verlo a lo largo de estas páginas, ha seguido una dirección, una coherencia no lineal, sino
revolucionaria.

El compromiso militante
En principio, el médico psiquiatra parte de la constante de la neurosis individual. En seguida
descubre la causa social y se compromete a combatirla: es la época de los dispensarios de
higiene sexual y del movimiento Sexpol para los cuales los descubrimientos fundamentales de
Freud deben ser llevados a la calle para realizar su alcance revolucionario.
Segundo tiempo: Reich mide la amplitud colectiva de la neurosis y los estragos desastrosos
que causa en la psicología de las masas; y extrae entonces la lección del fascismo alemán
volviendo a una nueva cuestión: ¿por qué y cómo la clase obrera ha sufrido una tal derrota?
Marx debe dejar la calle y, de alguna manera, tenderse sobre el diván analítico...
Tercer tiempo: Reich descubre que la estructura de carácter de las masas expresa el
fundamento material de la ideología y del irracionalismo político. El fracaso patente de la
revolución soviética, convertida en «fascismo rojo», le lleva a considerar la política como una
«biopatía organizada». Sus trabajos en los países nórdicos, sobre la función del placer y la
bioelectricidad indican su preocupación por encontrar un fundamento científico a sus
descubrimientos psico-políticos.
Cuarto tiempo final: la ciencia no puede ser neutra; su objeto es el conocimiento que,
inseparable del trabajo y del amor, compone el tríptico reichiano que debe gobernar la vida.
Aparece entonces el concepto de la democracia del trabajo y su corolario: la profilaxis social
para la prevención de las neurosis, ésta será la tarea de los Niños del Futuro.
Este bosquejo apresurado que vamos a desarrollar, parece indispensable pues muchos
reductores simplistas se dedican siempre, sobre todo en relación a Reich, a no considerar en
su alcance general, a lo largo de cuarenta años de intensa actividad, la profunda dinámica de
un pensamiento en movimiento constante. En particular cuando se trata de las relaciones de
Reich con Freud y Marx, es ya «clásico» que el primero sea reducido y fijado a los segundos en
un pretendido «freudo-marxismo». Ahora bien, aunque se encuentran en Reich huellas impor-

30

tantes de Freud y Marx -lo que por otra parte él nunca negó, sino al contrario -éste escapa, no
obstante, de los dos sistemas. No solamente porque sus conceptos sobre la autorregulación
bio-política se oponen tanto a la civilización autoritaria como a la dialéctica económico-política,
sino, como vamos a ver, porque del freudismo y del marxismo niega conceptos tales como el
complejo de Edipo, el instinto de muerte, la función de la sublimación y el economismo, a los
cuales opone un funcionalismo vitalista centrado sobre la preeminencia de la sexualidad.

Sociología práctica
Así pues, es al final de Die Funktion des Orgasmus (1927) que Reich formula por primera
vez, por escrito, sus preocupaciones sociales. Se trata de interrogantes sobre las pulsiones
destructivas, sobre la sexualidad matrimonial y monogámica, sobre el sentido de la realidad
erótica y social. Reich nota por ejemplo que los crímenes sexuales se producen sobre todo
durante los períodos de continencia de sus autores, y continúa:
Si el rechazo de la genitalidad y, en particular, la falta de satisfacción genital aumenta las
pulsiones sádicas, debemos concluir que la negación general de la sexualidad por la sociedad (...)
juega un papel decisivo en el surgimiento del sadismo humano.

Después extiende su argumentación a consideraciones sobre el nacionalismo y el sadismo
de las masas. Pero será sobre todo en el curso de los años siguientes que Reich se situará
realmente en un plano socio-político. Y esto, ante todo de una manera netamente obrerista
cuando, en particular, se hace cómplice de este mito típico del socialismo y del comunismo: a
saber, que comparado con la burguesía, el proletariado sería más «sano moral y
psíquicamente». Si ese era el caso, ¿cómo explicar entonces la pasividad de las masas ante la
opresión y la represión?
En efecto, es, según un método que Reich no abandonará jamás, sobre el terreno que Reich
va a buscar las respuestas a sus incansables «porqué» encontrándose sin cesar frente a
numerosos interrogantes que no dejarán de alimentar su insaciable curiosidad.
Así va enseguida a confrontar sus conocimientos teóricos con la experiencia directa,
desenmohecedora de la praxis. Por ejemplo, cuando dirige y atiende los dispensarios de
higiene sexual que había fundado en Viena y Berlín puede medir directamente la terrible
extensión de la represión sexual entre las clases populares y su cortejo de neurosis. Lo que le
lleva a una primera revisión de sus afirmaciones un poco dogmáticas y que, por otra parte,
van a contribuir a alejarlo de los medios psicoanalíticos. Este distanciamiento no apunta
solamente a un cuerpo institucional poco inclinado a comprometerse en la lucha social y
política, sino también a un campo teórico demasiado cerrado para no generar sus anticuerpos.
Es así que Reich ataca a la concepción freudiana según la cual la sociabilidad y la sexualidad
deberían fatalmente oponerse mutuamente como contradictorios. La sublimación, estima
Reich, no es, como Freud la presentaba, una panacea terapéutica y sobre todo un cierto
resultado positivo de la represión sexual:
Sublimación y satisfacción sexual no son de ningún modo incompatibles. Es al contrario, con una
actividad sexual no satisfecha, que la sublimación es incompatible (...) ¿Puede la sublimación
estar amenazada por la satisfacción sexual? (...) A esta cuestión se debe responder
negativamente, sobre la base del hecho, fácilmente constatable, de que las personas
genitalmente satisfechas son las más constantemente capaces de un trabajo creador...

Por otra parte, añade Reich, no se puede disociar la capacidad de sublimar del medio socioeconómico considerado: sólo los intelectuales de las clases acomodadas pueden ofrecerse el
lujo de reinvestir, de alguna manera, sus insatisfacciones vitales en la actividad estética. Así,
abriendo un debate teórico, Reich coloca a los psicoanalistas frente a sus responsabilidades
sociales.
El peso de su argumentación, Reich lo va a encontrar en esta verdadera escuela de
sociología práctica que será para él el compromiso político. No se trata por otra parte tanto de
la adhesión ideológica o partisana, -es miembro del partido socialista austríaco desde 1924-

31

como de esa clase de pulsión de conocer que le lleva a Reich a estar con los otros. Y es
precisamente con ellos que por ejemplo se encuentra la tarde del 30 de enero de 1927, en
Schattendorf, pequeña ciudad austríaca donde se ha previsto una asamblea socialista. Pero
poco antes del inicio de la asamblea, un grupo de antiguos monárquicos abre fuego sobre la
muchedumbre, matando a un niño e hiriendo a numerosos militantes. Ahora bien, los asesinos
no tienen ninguna dificultad para emprender la huida a pesar de la atrocidad del crimen y del
hecho de que se haya producido en una localidad casi enteramente socialista; la población no
encuentra otra cosa mejor a hacer que confiar el desarrollo del caso a la autoridad judicial.
¿Cómo es esto posible? se indigna Reich; ¿por qué la multitud no reaccionó persiguiendo ella
misma a los asesinos?
Todo lo que pasa después continúa asombrando a Reich y en particular el hecho de que sólo
una huelga de protesta de quince minutos fue decretada al día siguiente por los dirigentes
socialistas... Estos últimos intentaron justificar una tal inercia por una pretendida preocupación
por evitar las provocaciones antiburguesas y no excitar el espíritu de los obreros... los asesinos
-finalmente encontrados ¡fueron absueltos! Esta vez, la indignación sacudió a las masas
obreras que fueron a la huelga y organizaron manifestaciones en Viena, al día siguiente del
juicio. Aquí se produjeron enfrentamientos con la policía, que abrió fuego matando a
numerosos manifestantes. Reich estaba presente y quedó sorprendido sobre todo por la
calmada determinación de los obreros, resolviendo la irresponsabilidad de sus dirigentes, los
cuales no hicieron nada por evitar el baño de sangre, lo que estaba en sus manos
interponiendo sus «unidades socialistas de seguridad» (la Schutzbund contaba con 50.000
hombres entrenados militarmente) entre los manifestantes -sin armas- y la policía. Esto fue
para Reich un choque profundo que contribuyó a acercarlo al partido comunista en el cual se
inscribió al año siguiente.

¿El sadismo de las masas?
Pero la otra enseñanza que Reich saca de estos acontecimientos es de orden psicológico, a
saber, el cuestionamiento de la existencia de un sadismo innato que, según la psicología
freudiana, determinaba el comportamiento del individuo y de las masas. Cuando se dirigía
hacia el Palacio de Justicia que estaba en llamas, Reich encontró una unidad de policías
armados, Muchos de entre ellos eran socialdemócratas y advirtió que daban la impresión de ir
a disgusto, como muertos de vergüenza. Por su parte, la población los cubría de insultos: «¡No
tiréis!, ¡No seáis imbéciles! », « ¡Asesinos de los trabajadores! ». El número de los heridos era
elevado y la muchedumbre estaba muy excitada; pero la mayoría se contentaba con asistir
pasivamente a los acontecimientos.
«Quedé asombrado -escribe Reich en People in Trouble- de la mansedumbre de la población.
La muchedumbre era tan fuerte que hubiera podido literalmente desintegrar a estos policías.
Pero reinaba una atmósfera pacífica y casi alegre. Los policías podían ir y venir sin armas entre
la muchedumbre, a pesar de que, en la vecindad inmediata, los ciudadanos hubiesen sido
matados como conejos. Esto me pareció incomprensible. ¿Por qué la multitud miraba sin hacer
nada, absolutamente nada por parar la carnicería? ¿Dónde se encontraba entonces el sadismo
de las masas?».
Con ocasión de un nuevo enfrentamiento asesino, Reich se interroga
comportamiento inhumano, mecánico, de los policías: «Robots» exclama y añade:

sobre

el

Yo también, durante la guerra, había sido la rueda de un engranaje. Yo también había tirado
ciegamente sin pensar en nada... En su ensayo Psicología del grupo y análisis del Yo, Freud había
buscado demostrar que en las organizaciones de masas, lo gregario abdica su perso nalidad
individual y se identifica con el jefe o la idea. Cesa, en suma, de ser él mismo y regresa hacia la
fase infantil de su desarrollo para efectuar esta identificación (...) Las afirmaciones de Freud eran
exactas. Se podía observar directamente la identificación con el jefe, y la pérdida de la
individualidad era igualmente evidente (...) Y no obstante, no obstante... todo esto no era
satisfactorio: ya que esto eternizaba el fenómeno y lo anclaba en una ley biológica.

A partir de estos acontecimientos nace en Reich, como una intuición, el sentimiento del
absurdo fundamental de la organización social:

32

Antes de 1927, si alguien me hubiera dicho que ciertas instituciones sociales que existen desde
hace miles de años eran esencialmente irracionales y «biopáticas», me hubiera encontrado entre
sus contradictores más firmes. (People in Trouble)

Frente al aborto
En una vuelta necesaria -y dialéctica- a la teoría, Reich profundiza entonces en la lectura de
clásicos del marxismo. Y se interesa en particular por El origen de la familia de Friedrich
Engels, por La sociedad primitiva de Morgan y por El Matriarcado de Bachofen. Esta época
marca una viva búsqueda psico-antropológica: cuatro años que darán como resultado La
irrupción de la moral sexual; pero también cuatro años de una actividad militante intensa.
Funda entre otras la Asociación socialista de consulta e investigaciones sexuales, que organiza
en Viena, en colaboración con el P C austríaco, los primeros centros de consulta psicológica
basados sobre la «economía sexual» y destinados a obreros y asalariados. En poco tiempo, los
seis dispensarios de barrio fueron literalmente invadidos, lo mismo que las salas donde tenían
lugar las conferencias y debates.
¿Cómo pues hacer frente a una tal demanda, a un tal desarrollo? Se trataba -¡y sigue
siéndolo!- de los embarazos no deseados, o dicho de otra manera, del aborto del cual Reich
fue el primero desde 1929 en sentar públicamente sus dimensiones humanas y políticas:
Muy raramente se presentaban motivos válidos para reconocer una indicación médica en el
sentido corriente del término. Dictar una indicación de este tipo, esconderse detrás de ella, cerrar
los ojos sobre el motivo principal, era una actitud estúpida y criminal con relación a las madres y
a los niños por nacer (...) Estas mujeres y jóvenes eran de todo punto incapaces de amar a un
niño, de ocuparse de él, de comprenderlo, de educarlo, de no destruirlo. Todas las mujeres, sin
excepción, estaban gravemente enfermas desde el punto de vista emocional. Todas, sin
excepción, tenían una relación falsa (o no tenían ninguna) con el hombre que las había dejado
embarazadas. Eran frígidas, agotadas por la fatiga, íntimamente sádicas y abiertamente
masoquistas, esquizofrénicas latentes o maníaco-depresivas, muñecas llenas de vanidad o bestias
de carga extremadas (...) que tenían tres o seis niños, o cuidaban de los niños de las otras.
Odiaban a sus hijos antes de que éstos hubieran nacido. (People in Trouble)

Henos aquí en el núcleo mismo de lo que constituye la profunda y original actitud de Reich:
atacar a la enfermedad y sus causas sociales al mismo tiempo que su núcleo sexual; pues
lazos profundos y determinantes unen los equilibrios de la vida sexual a todos los otros
equilibrios individuales y sociales. Es esta una posición activa que será la de Reich a todo lo
largo de su vida.
De esta práctica sobre el terreno y de esta voluntad de comunicación -de estar con los
otros-, Reich saca también la preocupación de hacer todo conocimiento accesible al mayor
número de personas posible, de vulgarizar -en el sentido etimológico de la palabra: poner al
alcance de la multitud- y romper al mismo tiempo con la abstracción del lenguaje
psicoanalítico:
«Me sentía ridículo cuando oía decir a un robusto mecánico o albañil que debía aprender a
“sublimar su sexualidad” si quería convertirse en un «ser civilizado». Si este hombre estaba
sano abrazaba a su mujer con amor y sin complicaciones. Si estaba enfermo, se comportaba
como lo habría hecho no importa que otro neurótico en las mismas condiciones».

Materialismo dialéctico y psicoanálisis
Reich consagra una parte importante de su autobiografía política, People in Trouble, a este
período de su vida de militante activo e incluso de agitador. Y lo hará con un alejamiento
crítico acerbo, pero no exento de humor. Así explica cómo, en otoño de 1928, se encontró ante
un centenar de hombres, investidos por la dirección * del partido comunista, con la pesada
carga de desviar a unas 40.000 personas ¡de una manifestación social-demócrata! Esta
epopeya, digna de las Aventuras de Tintin, no fue de ninguna manera sentida como tal por
Reich; sino que, al contrario, reforzó todavía más su voluntad de lucha revolucionaria, como lo
atestiguan una serie de conferencias que dio este mismo año 1928 sobre temas tales como: el

33

sufrimiento sexual de las masas, la relación entre el psicoanálisis y la sociología marxista. Para
esta última conferencia, los organizadores comunistas habían hecho venir especialmente un
psiquiatra de Moscú... Este trató groseramente al psicoanálisis que, según él, no tenía ningún
lugar en la lucha revolucionaria, llegando incluso a declarar que el complejo de Edipo era una
«fantasía antimarxista».
Fue el primero y duro contacto con el dogmatismo ideológico y la sexofobia de los políticos
así dichos «marxistas» a los cuales Reich intentó oponerse con un libro importante,
Materialismo dialéctico y psicoanálisis, que por otra parte, será editado en Moscú en 1929.
Esta obra arroja un puente entre los problemas sociopolíticos y lo que se llama psicología de
las profundidades, o si se quiere, las relaciones entre Marx, Engels y Freud. Para Reich no se
trata de un ensayo cualquiera, síntesis de las dos corrientes, sino que, por el contrario, se
dedica a poner en claro las profundas diferencias y, sobre todo, el rol predominante de la
sociología marxista frente a la cual, dice, «el psicoanálisis puede representar una parte de una
ciencia auxiliar, por ejemplo, bajo la forma de una psicología social». Una tal formulación, por
un lado restricta con respecto al psicoanálisis, parecería demostrar bastante devoción
doctrinaria para hacernos temer lo peor de lo siguiente... En suma no es nada. Nada más que,
en cualquier caso, esa especie de incondicionalidad ideológica, de este «patriotismo de
partido» con los cuales Reich será tan severo años más tarde en sus juicios. Una incondicionalidad que, en resumidas cuentas, no resistirá profundamente a la propia exigencia crítica de
Reich. Podemos decir que éste tiene todavía ciertas dificultades para liberarse de su profunda
convicción de que la revolución económica había constituido en Rusia una auténtica revolución
social y, de esta manera, no se permite poner en duda la doctrina marxista. Por otra parte, ¿es
la única doctrina que es necesario cuestionar cuando todo el edificio de la ilusión revolucionaria
se viene abajo? Más tarde lo veremos.
Reich comienza pues por destruir las dos objeciones principales que los doctrinarios
marxistas hacen al psicoanálisis; así, según éstos, éste sería:
1. Un fenómeno de descomposición de la burguesía decadente: un «capricho a la
moda» en los salones burgueses, como había dicho Lenin;
2. Una ciencia idealista.
Pasemos sobre el primer punto, fácilmente rechazado por Reich con, según sus propias
palabras, los otros «instrumentos de la barbarie pseudomarxista». En cuanto a la segunda
objeción, ésta da lugar a interesantes acontecimientos.
Reich critica sobre todo el materialismo mecanicista según el cual los procesos psíquicos
carecen de toda realidad. «El error mecanicista -dice Reich- reside en el hecho de identificar
con la materia lo que es medible y ponderable, es decir, tangible» (notemos de pasada que
son los mismos comentarios que Reich hará al oponerse a sus detractores futuros y todavía actuales a propósito de la energía orgónica). En ninguna parte, prosigue Reich, Marx habla de
negar la realidad material de la actividad espiritual: si así fuera, ¿en qué se convertirían las
nociones de «conciencia de clase», «voluntad revolucionaria», «ideología religiosa», etcétera?
¿qué sería de las ecuaciones de química o de electricidad? No se trata pues de oponer el
materialismo al espiritualismo sino al idealismo. El materialismo que se opone al espiritualismo
es el materialismo burgués, que Marx rechazaba con fuerza.

La energía del instinto sexual
Reich vuelve a recordar el concepto materialista de la libido, tal como lo expresó Freud en su
primera época: se trata de la energía del instinto sexual, desarrollada en el organismo como
un todo -y más concretamente en las zonas genitales y erógenas- y, podríamos decir,
sostenida por la superestructura de las funciones psíquicas.
Además, añade Reich, la significación material efectiva del concepto freudiano de la libido ha
sido completamente confirmada por los fisiólogos que han descubierto hasta en el aparato
sexual de los recién nacidos procesos evolutivos que validan la teoría de la sexualidad infantil.

34

Pero es también en Materialismo dialéctico y psicoanálisis que Reich desarrolla sus primeros
argumentos contra la noción de pulsión de muerte y las hipótesis formuladas por Freud a
propósito de este tema en Más allá del principio del placer. Escribe por ejemplo:
Según el propio Freud, el «instinto de muerte» es una hipótesis extra-clínica; pero no es por azar
que haya sido plenamente aceptado, que se juegue con él y que haya abierto la puerta, en
psicoanálisis, a especulaciones inútiles. Para reaccionar contra la corriente idealista que ha
surgido en psicoanálisis contra la nueva teoría de los instintos, he intentado concebir el instinto
de destrucción como dependiente de la libido, o sea incluirlo en la teoría materialista de la libido.
Esta tentativa se basa sobre la observación clínica de que las disposiciones hostiles de un
individuo y sus sentimientos de culpabilidad dependen, por lo menos en lo que concierne a su
intensidad, del estado de su libido, la insatisfacción sexual aumenta la agresividad, la satisfacción
la disminuye.
Según esta concepción -concluye Reich- el instinto de destrucción es psicológicamente una
reacción a la falta de satisfacción sexual y su base material es el des plazamiento de la excitación
libidinal hacia el sistema muscular. Pero es innegable que el instinto agresivo es igualmente un
instrumento del instinto de nutrición y se refuerza particularmente cuando el deseo de alimento
no es suficientemente satisfecho. En nuestra opinión, el instinto de destrucción es una formación
secundaria y tardía del organismo, determinada por las condiciones en las que el instinto de
nutrición y la sexualidad son satisfechas.

De una manera global, en Materialismo dialéctico y psicoanálisis, Reich reacciona contra
todas las tendencias del freudismo de reducir la importancia de la sexualidad y de presentar la
educación y la sociedad represiva como necesidades de la civilización; no se resigna y critica
también el «principio de realidad» y, más precisamente, la interpretación reaccionaria que de
él hacen Freud y el psicoanálisis ortodoxo, legitimando de alguna manera el fundamento
represivo de nuestras sociedades «civilizadas»:
Todo está fundado sobre las condiciones económicas: La clase dominante posee un principio de la
realidad que sirve a la conservación de su predominancia. Inculcar este principio al proletariado,
hacérselo admitir como absolutamente válido en nombre de la cultura, equivale a hacer suscribir
al proletariado su propia frustración, y a hacerle aceptar la sociedad capitalista. Hace falta ver
claramente que el principio de realidad, tal como es concebido hoy en día por numerosos
psicoanalistas, corresponde a una actitud conservadora (aunque inconsciente) y se encuentra
pues en contradicción con el carácter objetivamente revolucionario del psicoanálisis. El principio
de realidad tenía en su origen otro contenido. Este será modificado en la medida en que lo será el
orden social.

Problema social también, tal como Reich estima, la teoría freudiana del inconsciente y de la
represión de los instintos, tomado en su sentido original, no alterado por las degeneraciones
reaccionarias ulteriores. Pues la ideología social actúa sobre los individuos, principalmente por
intermedio de la familia, a través de la cual, pretende Reich, las estructuras económicas
intervienen hasta en la relación edípica. Pero nos extenderemos más tarde sobre el rol de esta
«célula ideológica fundamental».

Sexualidad y política
Es así, en Materialismo dialéctico y psicoanálisis, que Reich desarrolla su «dialéctica del
psiquismo» y muestra cómo, por ejemplo, el placer se transforma en displacer por el juego de
la represión -o el simple ahogamiento- de las pulsiones instintivas: si una excitación no
consigue llegar a la satisfacción final, se convierte en fuente de dolor. Aquí interviene la
dialéctica de la tensión y la distensión que conducirá a Reich a su famosa teoría del orgasmo,
centrada, como ya hemos señalado, sobre el ciclo contracción-expansión de la materia
viviente.
Reich estima pues en esta época que el psicoanálisis, en tanto que terapia y profilaxis de las
neurosis, está «condenado a permanecer socialmente ineficaz en la sociedad burguesa»; no
puede jugar su papel sino en el socialismo. Y por «socialismo» entiende una sociedad de
economía colectivizada, el modelo aceptado de la cual sería, según le parecía entonces, la
Unión Soviética. Por otra parte se siente reticente a desembarazarse de esta fidelidad
filosoviética. El la acentúa más todavía con un compromiso militante más intenso que le hace

35

dejar Viena -y la falta de ardor, casi el inmovilismo del P C. austríaco- y dirigirse a Berlín. Es
para él una manera de arraigarse más profundamente en el terreno socio-político, como una
justa vuelta a la práctica después del acceso de teoría de sus años vieneses.
En seguida se juntó con el movimiento berlinés de juventudes comunistas, y encontró aquí
el más vivo interés por sus tesis sobre las estrechas relaciones entre la sexualidad y la política.
Al mismo tiempo, por otra parte, la prensa burguesa de Europa se desencadena torpemente
contra la URSS, dedicada según ellos al derrumbamiento de la cultura y a la depravación
sexual. La nueva legislación soviética acababa de tomar en efecto una serie de medidas
revolucionarias tales como la legalización del aborto, la propaganda en favor de la
contracepción, la abolición del concepto de hijo ilegítimo, la supresión de sanciones en lo
concerniente al incesto (en la medida en que no hubiera tenido lugar mediante violencia o
intimidación), la homosexualidad, la emancipación profesional de la mujer, la protección de la
joven frente a la contención familiar abusiva.

Regreso de la URSS: La lucha sexual de los jóvenes
Había pues bastantes elementos para que Reich se decidiera a ir directamente sobre el
terreno. Aunque años más tarde se defenderá vivamente, Reich es literalmente conquistado
por el nuevo régimen soviético, como lo fueron también numerosos intelectuales progresistas.
Hasta el punto que fue cegado por el descubrimiento que hacía de las manifestaciones de
vanguardismo que le fueron ostensiblemente mostradas, mientras que escapaba a su mirada
crítica la permanencia de toda una serie de antiguas concepciones reaccionarias relativas a la
sexualidad, por ejemplo el hecho de que la sexología permanecía en el coto cerrado de
urólogos y fisiólogos moralistas, campo por otra parte totalmente abandonado por los
dirigentes comunistas. Al mismo tiempo, «la nueva línea» stalinista se esforzaba, con los
métodos «radicales» que actualmente conocemos, a dar la «razón» a las manifestaciones
libertarias que se expresaban en el bolchevismo, bien a nivel de la organización de trabajo, de
la pedagogía (como los jardines de infancia de la psicoanalista Vera Schmidt, que Reich visitó
con un entusiasmo desbordante) o, más generalmente, del ejercicio de la democracia.
De vuelta de Rusia, publica Adolescencia, castidad y moral matrimonial que es una
verdadera apología prosoviética y pan-economista, reduciendo la moral sexual represiva a la
sola función de apoyo de la sociedad capitalista y de la propiedad privada...
Reich hace aquí todo un conjunto de observaciones y deducciones pertinentes: muestra
claramente cómo el matrimonio monogámico está estrechamente ligado a la formación y a la
perpetuación de la ideología burguesa, con la imagen omnipotente de la autoridad paterna,
símbolo (le toda autoridad y cómo la represión de la sexualidad infantil y juvenil permite la
sujeción de los niños a la autoridad. Así se había pasado de las diferentes prácticas de
mutilaciones genitales (como las que existen todavía en algunos países de obediencia islámica,
sobre todo) de principios de la era patriarcal, a una «castración psíquica» generadora de
sentimientos de culpabilidad y de angustia sexual de efectos desastrosos tanto individual como
socialmente.
Pero por sus conclusiones pan-economistas, se puede decir que Reich quedaba parado a
medio camino, ya que estas no podían aplicarse, por ejemplo, a comunidades religiosas; en
efecto, no se puede explicar en éstas una represión sexual-más severa todavía que la de la
familia- por la preocupación de preservar una línea hereditaria masculina o por monogamia...
Se puede hacer el mismo tipo de objeción a propósito de los países donde la propiedad privada
ha sido abolida pero no la represión sexual, la dimensión psico-política de las cuales no se
incluye en este momento, entre las preocupaciones del «patriota del partido» de vuelta de su
peregrinación... Actitud que por otra parte no ha cambiado cuando, en 1931, escribe La lucha
sexual de los jóvenes que representa el punto culminante de su compromiso con el
movimiento comunista del que renegará más tarde en estos términos: «los aspectos políticos
de esta obra están desfasados y son caducos, por lo tanto desprovistos de valor» (nota de su
biografía general, 1953).
Desde este punto de vista se trata de un libro dépassé; pero en lo que concierne a la
represión de los adolescentes, no se puede negar que presenta una incontestable actualidad,
incluso en nuestras sociedades, llamadas liberales y «permisivas»:

36

La verdad, escribe, es que los que predican la moral por una parte, y la literatura pornográfica
por otra, intoxican a los jóvenes de manera igualmente peligrosa para la sociedad (...). La
intimidación moral tiene el mismo efecto patológico que la pornografía y las condiciones de
incertidumbre económica en las cuales vive la mayor parte de nuestra juventud.

La revolución sexual significa la toma de medidas precisas en tanto que positivas con
relación a la sexualidad de los jóvenes; no se trata de una tolerancia en este terreno pues «los
jóvenes y los adolescentes tienen no sólo el derecho al conocimiento sexual sino que tienen
también el derecho, pleno derecho, a una vida sexual satisfactoria (...). Deben ocuparse
personalmente de su propia causa».
Reich aborda a continuación las cuestiones del aborto y de la contracepción, la del deporte
en tanto que práctica de sublimación represiva, y de la sublimación en general a la cual opone,
por primera vez, la noción de autorregulación que, en este caso, lleva al adolescente
sexualmente satisfecho a expresarse positivamente en el trabajo, el arte y las relaciones
sociales.

Homosexualidad...
Un largo capítulo está consagrado a la homosexualidad, a propósito del cual Reich será
frecuentemente reprochado de una cierta... ambivalencia: sobre todo por parte de los
homosexuales, que no admiten ser considerados como enfermos, vistos como anormales,
sospechando en él una crítica distante no desprovista de irracionalismo, si no de moralismo; y
a partir de aquí evocar en él (como también lo ha hecho por otra parte su segunda esposa, Ilse
Ollendorf) algún conflicto parental no resuelto...
Pero en términos psicoanalíticos (y sobre todo en lo que concierne a los desarrollos
típicamente reichianos sobre la genitalidad) o socio-políticos, la posición de Reich sobre la
homosexualidad es totalmente coherente. En particular en el capítulo de La lucha sexual de los
jóvenes donde el autor comienza por revelar que toda persona presenta caracteres bisexuales,
tanto físicos como psíquicos; que hasta los tres meses de existencia un embrión no es
sexualmente diferenciado; que los órganos del otro sexo continúan subsistiendo en el cuerpo,
aunque atrofiados o sin función; que existen también casos en los cuales los órganos
masculinos y femeninos se desarrollan simultáneamente; etc. No obstante, continúa Reich,
los homosexuales de origen orgánico no constituyen más que una minoría. La mayor parte de los
homosexuales son perfectamente normales en lo que concierne a su estructura orgánica. Ciertos
aspectos concernientes al otro sexo que podemos observar en la forma de caminar, de hablar y
de moverse, podemos siempre descubrir mediante un análisis cuidadoso de su desarrollo psíquico
que estas personas no se han comportado siempre así; sino que, por el contrario, han adoptado
estas actitudes como consecuencia de ciertas circunstancias de su vida psicosexual. Es por ello
que externamente se parecen al sexo con el cual se identifican. Por otra parte hay gran cantidad
de hombres que, física y psíquicamente tienen un aspecto viril y desean no obstante a jóvenes de
aspecto femenino con los cuales se comportan como un hombre con una mujer. Y hay también
mujeres absolutamente femeninas que con respecto a mujeres duras de carácter y de aspecto
masculino, se comportan como una mujer en relación con un hombre. Todos estos homosexuales
no lo son por razones físicas sino como consecuencia de un desarrollo sexual defectuoso en la
primera infancia, que se ha concretizado en la experiencia de una gran decepción en las
relaciones con el otro sexo. Por ejemplo, los chicos pueden convertirse en homosexuales cuando,
a causa de una madre rígida y severa, han experimentado grandes decepciones afectivas. De la
misma manera, las chicas se convierten más fácilmente en homosexuales cuando en edad
temprana sus padres las han decepcionado gravemente. Estos niños vuelven la espalda
fácilmente al sexo opuesto y se dirigen hacia el propio.

…y sexualidad natural
Es pues a la represión de la sexualidad natural que Reich atribuye la causa fundamental de
la homosexualidad. Pone de relieve también que son numerosos los homosexuales afectados
psíquica y sexualmente, independientemente incluso de la presión del medio: es decir, que
presentan signos de una neurosis sintomática o caracterial. En cuanto a los que consiguen vivir
como les conviene y se sienten bien así -y que protestan vivamente contra la tesis de Reich-,

37

el autor de La lucha sexual de los jóvenes les opone una argumentación no moral sino de
orden «técnico».
Se puede demostrar, por ejemplo, que la satisfacción sexual de una persona heterosexual «con
buena salud psíquica» es más intensa que la del homosexual también «con buena salud». Este es
un hecho muy importante para la economía psíquica. Como contraposición a la Tesis de ciertos
homosexuales que pretenden pertenecer a una especie particular pero de ninguna manera
enferma, se puede oponer el hecho de que con un tratamiento psicoanalista eficaz, todo
homosexual tiende a abandonar la homosexualidad, mientras que no se ha visto jamás que un
heterosexual se haga homosexual después de un tratamiento tal.

Podemos evidentemente preguntarnos lo que hay que entender por este criterio cuantitativo
de «más intensa» y que puede «ser demostrado» y si Reich no comete en estas circunstancias
una confusión irracional por el hecho (le que parece separar abusivamente los componentes
psíquicos y físicos de la sexualidad humana. Sus experiencias futuras sobre la bioelectricidad y
más tarde sobre la biofísica del orgón no le aportarán en esta área, como en el área de la
masturbación por otra parte, respuestas determinantes. Es de notar de todos modos que, en
adelante, Reich no considerará más, realmente, estas particularidades de la sexualidad, sobre
todo cuando ya no habla más que de «superposiciones» de corrientes vegetativas, limitándose
a constatar que «era viviente».
Volviendo a los argumentos expuestos en La lucha sexual de los jóvenes, Reich no aparece
mucho más convincente cuando invoca referencias antropológicas: «Según los últimos
descubrimientos de Malinowski, la homosexualidad en los primitivos se manifiesta en la medida
en que los misioneros (estos rufianes del capital) introducen la moral cristiana en la vida
sexual natural y empieza la segregación de sexos. Esto confirma el resto de la observación
corriente de que allí donde las relaciones naturales entre el hombre y la mujer están sometidas
a obstáculos (colegios, ejército, cuarteles, etc.) la homosexualidad se desarrolla en seguida».
Se puede en efecto objetar a este tipo de argumento, como ya se había hecho, que la ausencia
de homosexualidad en los trobriandeses puede también ser consecuencia de una presión social
interna, en la medida en la que este pueblo desaprueba la homosexualidad. Es pues bien
difícil, sino superfluo, querer separar la cuestión de lo innato o de lo adquirido de las
tendencias homosexuales.
Así, nosotros preferimos quedarnos de Reich las siguientes conclusiones a propósito de la
cuestión de la homosexualidad:
Sería de cualquier manera absurdo querer deducir de lo que precede que los homosexuales
deben ser perseguidos o considerados con desprecio o suspicacia. Esto sería cometer un error tan
grave como el de condenar la homosexualidad, bajo la influencia inconsciente de la moral
burguesa, como un comportamiento antiproletario (...). En tanto que la educación sexual será tal
que empujará a la gente a la homosexualidad, nadie tiene el derecho a inmiscuirse en la
existencia de estas gentes mientras, sin molestar a nadie, se organicen a su manera y se
encuentren bien. La constatación de que la homosexualidad constituye un desarrollo no natural
no da el derecho a nadie a castigar, condenar o hacer uso de la discriminación. Se debe intentar
el curar a los homosexuales que sufren de su condición, pero nadie se debe creer investido de la
tarea de obligarlos o empujarlos a la curación.

Añadimos finalmente que fue el restablecimiento de la URSS, algunos años más tarde, de
leyes represivas contra los homosexuales que sacudió el entusiasmo pro-soviético de Reich y
lo llevó a desplazar su economismo hacia otros conceptos tales como la «estructura autoritaria
gregaria», reflejo de la estructura sexual sado-masoquista creada por la represión.
Hemos ya visto varias veces, y en particular sobre esta cuestión de la homosexualidad, que
Reich invoca frecuentemente la idea de naturaleza o el concepto de sexualidad natural. Esta
será una referencia constante en todos sus trabajos, referencia que extenderá por otra parte
ulteriormente a la idea de la Vida (en mayúsculas) y también aquella de Vida viviente, para
llegar al vitalismo orgonómico con el cual designará su teoría de la energía vital o bioenergía.
Un vitalismo que, a despecho de sus manifestaciones, no se podría calificar demasiado
prematuramente de místico. Sería pues necesario en primer lugar ponernos de acuerdo sobre
la sustancia del misticismo y saber si forma o no parte de la realidad profunda del «animal
humano»: y sobre todo si cada cual puede pretender no mostrarlo jamás en un momento u
otro de su existencia. También, en lo que se refiere al Reich del último período de su vida,
creemos que conviene mejor hablar de religiosidad en el sentido etimológico de lo que religa a

38

la naturaleza, extendida hasta el cosmos y que tiene muy poco que ver con la religión de las
Iglesias. Se trata, en el fondo, de ese sentimiento/sensación oceánico cuya realidad no puede
ser negada: es un compuesto fundamental que caracteriza la experiencia humana, y que no se
le había escapado ni a Freud ni a Marx. Es la tergiversación y después la negación de esta
realidad la que engendra las desviaciones del misticismo tal como Reich las había siempre
denunciado, principalmente como uno de los componentes fundamentales del fascismo latente
de las masas humanas reprimidas.

Marx y el trabajo viviente
Si hemos hablado pues de sustancia para evocar el «misticismo» del «último» Reich, es
porque se puede clasificar su vitalismo de materialista1. Una de sus últimas obras, People in
Trouble, es una de las más explícitas a este respecto, en particular el capítulo titulado «La
fuerza productiva viviente, la fuerza del trabajo de Karl Marx», publicado por primera vez en
1944 y donde dice: «La plusvalía está producida sobre la base del carácter específico de la
fuerza del trabajo viviente. El núcleo de la economía de Marx es la diferencia fundamental
entre la fuerza productiva viviente y la fuerza productiva inerte». Y es este «núcleo» que Reich
intentará en sus últimas investigaciones poner en contacto con el estudio orgonómico de la
actividad biológica humana. Es esta actividad, dice Reich, que es creadora de plusvalía, la cual
no es un carácter específico del capitalismo pues:
No se encuentra en ninguna parte de la teoría económica de Marx la afirmación según la cual en
el socialismo no habrá más producción de plusvalía (...). El problema fundamental que proponía
Marx no era el saber si el socialismo comporta o no la plusvalía; el problema era el de la
naturaleza de la plusvalía, de saber de dónde viene y quién dispone de ella (...). Después de
haber descubierto la naturaleza de la fuerza productiva viviente y la del origen de la plusvalía,
podemos preguntarnos a continuación a quién revierte la plusvalía. La plusvalía revierte siempre
a los que poseen los medios sociales de producción: en el capitalismo privado son los capitalistas
individuales, en el capitalismo de Estado, es el Estado, y en una democracia libre de trabajo, es el
conjunto de los individuos que trabajan como fue el caso de las sociedades primitivas, y como se
prevé en una sociedad verdaderamente democrática.

Según Reich, es bajo el efecto de la peste emocional que la teoría científica del valor de
Marx se ha pervertido: «En sus tentativas para excitar las emociones en las masas y de
conciliarlas, los políticos de partido olvidaron la explicación neutra del valor de la fuerza del
trabajo; unieron al concepto objetivo de «plusvalía» un sentimiento afectivo compuesto de
resentimiento, de odio, de celos y ganas de meterse en sus bolsillos la plusvalía». Esto es,
añade Reich, una de las causas fundamentales que «llevaron a la ruina de todo el movimiento
obrero».
Todo esto nos ayuda mejor a comprender hasta qué punto la filosofía reichiana se apoya
sobre la primacía de lo viviente, y que si ésta no tiene finalidad (la vida no tiene objetivo pero
sí una función que es... vivir) no debe autodestruirse por la pérdida de su capacidad de
autorregulación funcional. Tal es para Reich, a escala humana, el sentido de la organización
social, sobre el cual volveremos a propósito de la democracia del trabajo y de la biopolítica.

La lección de los salvajes
Como ninguna forma de pensamiento puede ser disociada de las condiciones materiales en
las cuales se ha desarrollado tenemos que hacer notar, en términos biográficos, la doble
vertiente de sus orígenes campesinos y la atracción que manifestó muy pronto por las ciencias
de la naturaleza (acentuada todavía más por sus estudios de biología y medicina, y sin duda
también por una cierta predisposición caracterial) que han vivificado -podemos decirlo así- las
fuentes de su vitalismo. Y el ardor de su deseo de naturaleza era tanto más fuerte cuanto más
particularmente viva era su voluntad de remontarse a los orígenes de la pérdida del «paraíso
terrestre». De aquí esta pregunta lancinante: ¿en qué momento de su historia, por qué causa
y por qué el Hombre ha perdido su armonía original con la naturaleza y su capacidad de
1

En el sentido que hemos precisado antes, el materialismo no niega la espiritualidad. No se trata aquí de
abordar el debate metafísico sobre la primacía del espíritu o de la materia.

39

autorregularse en tanto que sistema biológico y social?
Partiendo de aquí era inevitable que Reich se interesara por la etnología y la antropología.
Lo hizo, lo hemos visto, como estudiante de las obras de Engels, Morgan y Bachofen. Pero a la
luz del psicoanálisis, aparecía la necesidad imperiosa de ir más lejos, más profundamente en el
sentido de la psicología de las profundidades.
En efecto, si las tesis freudianas sobre la destructividad innata del hombre -el «instinto de
muerte»- y sobre la dependencia de toda civilización de la represión severa de la sexualidad
eran fundadas, parecía imposible concebir una sociedad que no estuviera acompañada de una
educación y de una moral constriñentes o, dicho de otra manera, una sociedad diferente de la
nuestra. Entonces ¿para qué entregarse apasionadamente a conseguir el proyecto socialista?
No iba a ser la antropología tradicional la que, con su cortejo de imágenes superficiales, de
descripciones más o menos estereotipadas sobre las «extrañas costumbres», iba a esclarecer a
Reich en su marcha de pionero. Pero un antropólogo de origen polaco, Bronislav Malinowski,
iba a contribuir grandemente, en particular con su estudio titulado Sex and Repression in
savage society, publicado en Londres en 1927. El autor analizaba en profundidad las
costumbres sexuales de los habitantes de las Islas Trobriand, en Melanesia, a partir de las
últimas adquisiciones del psicoanálisis.
Malinowski había sobre todo constatado que, en los trobriandeses, lo que entonces se había
dado en llamar «el complejo de Edipo», estaba socavado en sus cimientos: el odio profundo
del hijo hacia el padre estaba no sólo ausente sino que, por el contrario, cedía el puesto a una
amistad sin ambivalencias. El antropólogo estableció una relación directa entre esta
particularidad y la organización social de los indígenas: en los trobriandeses, en efecto, el
padre estaba desprovisto de las atribuciones autoritarias y antisexuales características de las
sociedades patriarcales. Por otra parte, anota Reich, en los trobriandeses, «excepto en lo que
se refiere a la prohibición del incesto, no existe ninguna moral hostil a la sexualidad; al
contrario, el yo, es decir, el ideal-del-yo, se desarrolla favorablemente a la sexualidad». Había
que añadir todavía que, en relación al incesto, su prohibición no debería ser considerada como
una restricción sexual, desde el momento que la sexualidad puede satisfacerse plenamente.
Los niños y jóvenes tienen tiendas reservadas donde pueden ejercer su vida sexual; en la
familia no existe ninguna estructura rígida: los padres y los hijos están ligados por un
sentimiento de igualdad; las relaciones sexuales propiamente dichas están exentas de
sentimentalismo a la manera romántica occidental, basado éste en la nostalgia de la
satisfacción orgástica.
Tenían pues los trobrianeses, -en los primeros tiempos- una autorregulación fundada en la
satisfacción orgástica de las pulsiones vitales, sin celos, ni perversiones, ni neurosis. La
universalidad del complejo de Edipo se veía así impugnada, lo que evidentemente dio lugar, en
los medios psicoanalíticos, a vivas controversias sobre todo en relación al origen de las
neurosis y al papel que juega la sublimación. «Pero -comenta Reich- no se hablaba nunca de la
necesidad de una satisfacción sexual directa». En efecto, prosigue, «vemos en seguida (en la
práctica psiquiátrica) que no existe una neurosis sin trastornos de orden genital y signos
visibles de estasis sexual». De la misma manera que «la instauración de la organización y de la
satisfacción genital completa constituye el factor esencial e indispensable para la curación»,
con la condición de que el medio social no se oponga a la satisfacción de las exigencias
sexuales.
Así cuestionaba de nuevo la implicación social de la terapia y, más precisamente: si el
psicoanálisis se confesaba incapaz de realizar una terapia de masas, vista la amplitud social de
las neurosis, ¿cómo llegar a una profilaxis auténtica, es decir, a una supresión preventiva de
las causas de las neurosis?
Otra pregunta fundamental era si, contrariamente a las tesis de Freud, no es la represión lo
que engendra la civilización, sino a la inversa, «¿qué interés tiene la sociedad en promover la
represión de la sexualidad»?

Del «comunismo original» al patriarcado

40

Es en La irrupción de la moral sexual (1932), que Reich vuelve a considerar en detalle las
observaciones y los análisis de Malinowski para interpretarlos bajo la óptica de la economía
sexual, es decir, de la circulación de la energía libidinal entre los individuos sociales. Una gran
parte de la obra está consagrada al examen de la organización socio-económica de los
trobriandeses y sus repercusiones sobre la moral sexual local. Reich quiere sobre todo
encontrar las premisas del «comunismo original», no sin dificultades por otra parte ya que la
estructura matrilineal se conjuga con ciertas costumbres de origen patriarcal. Reich no
pretende postular la preeminencia del matriarcado sobre el patriarcado en tanto que valor
positivo para la organización social ideal. Lo que es seguro, en cualquier caso, a la luz de los
trabajos de Malinowski, es que en los trobriandeses se observa un desplazamiento progresivo
de las condiciones económicas, sociales e ideológicas del matriarcado hacia el patriarcado
como lo atestigua:
1. La transferencia del ejercicio del poder de la mujer al hombre por el paso del
matrimonio matrilocal al matrimonio patrilocal;
2. el paso de una vida sexual prematrimonial libre a la obligación de fidelidad conyugal
al mismo tiempo que la mujer se convierte en un objeto de posesión;
3. el paso de una aceptación a una negación del sexo, ligado al interés económico del
cual es beneficiario el hombre gracias a la práctica del tributo;
4. la división de la sociedad en explotadores y explotados a medida que la propiedad
común se transforma en propiedad individual.
Es precisamente en la práctica del tributo donde Reich sitúa el origen de la degradación de
la autorregulación inicial ligada al principio del placer.
Así pues, mientras que al principio el verdadero jefe de la familia es el hermano de la madre
(el tío) -no se reconocía el papel del hombre en la fecundidad-, el padre, cuya autoridad se ha
afirmado poco a poco, concede privilegios a sus hijos, en detrimento del sobrino materno que,
según la ley tribal, es el heredero. En el desarrollo de esta «evolución», el matrimonio que
aparece en seguida como el más provechoso es el que se realiza entre el hijo del jefe del clan
y la hija de su hermana (primos cruzados). ¿Por qué? ¡Porque el hermano y los padres de la
esposa deben pagar un tributo anual al esposo!
He aquí el esquema que Reich establece para ilustrar las ventajas que el jefe del clan
obtiene del matrimonio polígamo conjugado con el matrimonio entre primos cruzados, práctica
que le permite acumular los tributos:
No podemos extendernos aquí demasiado sobre las combinaciones complejas y múltiples
permitiendo por este procedimiento la explotación y la división del trabajo en dos clases. Pero
lo que resalta es hasta qué punto el factor económico perturba la libre expresión de las
pulsiones naturales y transforma una sociedad autorregulada por la restricción de la vida
sexual, especialmente por la instauración de la indisolubilidad del matrimonio.

Familia e ideología monogámica
Está pues claro en lo sucesivo, concluye Reich «que la represión sexual es de origen
sociológico y no biológico» y que su punto de fijación es la familia patriarcal y autoritaria. Esta,
a su vez, condiciona la evolución social de tres maneras, que Reich presenta así en La
Revolución sexual, obra publicada en 1936 en Copenhague:
1.- Desde el punto de vista económico, la familia patriarcal era al nacimiento del capitalismo la
unidad de producción económica, tal como subsiste en el campesinado y en los pequeños
comerciantes.
2.- Desde el punto de vista social, su papel en la sociedad autoritaria es el de proteger a la
mujer y a los niños, desprovistos de derechos económicos y sexuales.

41

3.- Desde el punto de vista político, mientras que en la fase precapitalista de economía
doméstica y en los comienzos del capitalismo la familia se arraigaba en la economía familiar (...),
el desarrollo de las fuerzas productivas y la colectivización del modo de producción se han
acompañado de un cambio de la función de la familia (...). Ella es la correa de transmisión entre
la estructura económica de la sociedad conservadora y su estructura ideológica.

Así la familia se ha convertido en una «fábrica de ideologías autoritarias y estructuras
mentales conservadoras» y un relevo que mantiene el orden social existente; y esto cualquiera
que sea la clase social a la que la familia pertenece: «El tipo pequeño-burgués de familia es
válido no sólo para la pequeña burguesía, sino también para las clases superiores e incluso
para la clase obrera».
La familia, prosigue Reich, se perpetúa a través de la educación, cuyo objetivo es «educar a
los niños en vistas al matrimonio y a la familia» a fin de preservar los intereses económicos
bien conocidos. Pero desde el punto de vista de la economía sexual las consecuencias son
mucho menos unívocas pues es imposible «que un individuo intacto se someta a las exigencias
de la moral conyugal, es decir, no tener más que un solo compañero, y para toda la vida». De
aquí la aparición, tanto en el hombre como en la mujer, de estasis sexual, y de represiones en
un proceso que lleva al matrimonio a destruirse a sí mismo. Esta ideología monogámica
impregna la familia patriarcal por la identificación de los hijos con los padres que «muestran el
rostro exterior de la monogamia».

Esquema que muestra cómo el matrimonio por primos cruzados es ventajoso para el jefe, ya que hace que vuelva a él
el tributo del matrimonio que proporciona a su cuñado y permite así una acumulación de riquezas. (Los trazos
continuos indican el circuito del tributo del matrimonio).

De esta manera, la familia patriarcal autoritaria aparece como el lugar privilegiado de la
represión sexual universal, y por tanto de las perversiones y las neurosis como consecuencia
de la represión sexual y de las fijaciones pregenitales. Será también en este lugar cerrado
donde se forje la psicología colectiva, incluso cuando el esquema familiar clásico ha
desaparecido formalmente pero donde subsiste -como por ejemplo en las comunidades,
religiosas o no- una estructura autoritaria; pues aquí, el poder patriarcal es ejercido por un
jefe, sustituto del padre que garantiza y personifica la ideología represiva. Esta es la conclusión
a la que llega Reich en otra obra destacable: La psicología de masas del fascismo.

La psicología de masas del fascismo

42

Este libro, aparecido en Dinamarca en 1933, fue escrito durante el auge del nazismo al que,
siguiendo su costumbre, Reich analiza como testigo comprometido y activo.
¿Cuáles son las razones que mantienen la represión sexual y la moral autoritaria? ¿Por qué
esta pretensión moral de querer reprimir las pulsiones naturales? ¿Cómo es que los hombres,
en su inmensa mayoría, aceptan el sistema social que los oprime? Es a estas preguntas sobre
todo a las que Reich intentará buscar las respuestas en su libro sobre el más espantoso e
irracional momento histórico engendrado por la humanidad.
Por su situación económica catastrófica, Alemania se encontraba en esta época en una
situación objetivamente -por tomar la terminología marxista- revolucionaria. Sin embargo, el
país y con él el movimiento obrero han basculado hacia el fascismo, sorprendiendo a los
marxistas reductores, ignorantes de los factores históricos subjetivos. Hay pues, piensa Reich,
un fallo en el análisis de las fuerzas contradictorias del capitalismo; un fallo cuyo
descubrimiento permitiría comprender el desfase entre la base económica y la ideología, entre
la situación material y la estructura caracterial de los hombres.

Ambivalencia caracterial
Según Reich, el economismo no puede explicar las razones por las cuales el trabajador no
asome su responsabilidad en relación a su propia clase social. Pues en realidad, el trabajador
no es «ni decididamente revolucionario ni decididamente reaccionario, sino que se encuentra
atraído por estas dos tendencias antagónicas, reaccionarias y revolucionarias». De aquí la
ambivalencia de la estructura caracterial: es revolucionario frente a la represión «de sus
deseos materiales brutos», pero se somete a la represión de sus necesidades sexuales.
Si en la Alemania de 1925 había unos trece millones de pequeños burgueses, no había
menos de veintidós millones de obreros sin los cuales el fascismo no habría tomado una tal
magnitud. ¿Por qué pues el trabajador se ha dejado arrastrar hasta tal punto aun engaño tan
grande? ¿Por qué no ha respondido a la llamada de sus dirigentes, a pesar de estar armados
de las mejores intenciones «revolucionarias»? Ciertamente, en razón de su ambivalencia
caracterial evocada anteriormente, pero también y por consecuencia -del hecho de que se
había aburguesado integrando el modo de vida y la moral sexual de la burguesía-, fueron
numerosos los que se dejaron seducir por el «discreto encanto» de la socialdemocracia.
De aquí, para Reich, este descubrimiento de que la adhesión al fascismo no era debida a un
«momento de perturbación» como decían los «marxistas» de la época, ni era la prueba de un
masoquismo primario como pretendían los «freudistas». El fascismo sólo puede ser explicado
si nos remontamos a sus fuentes, que son la familia autoritaria y la educación represiva, que
estructuran al individuo de una manera rígida desde los primeros años de la vida:
«Invistiendo todo movimiento de vida y de libertad de una pesada carga de angustia», la
inhibición moral «paral4iza las fuerzas de la revuelta en el hombre y le deteriora, imponiéndole
la prohibición de pensar en cosas sexuales, su potencia intelectual y su sentido crítico». O
bien: «La obstrucción del camino de la realidad sexual transforma el lazo biológico del niño con
la madre y también el de la madre con los hijos en fijaciones sexuales indisolubles y en una
ineptitud para contraer otros lazos». En cuanto al rol autoritario del padre, «refleja su rol
político y desvela la relación de la familia con el estado autoritario. En efecto, en el interior de
la familia el padre adopta la misma actitud que su jefe jerárquico fija en relación al proceso de
producción. Y se apresura a transmitir a sus hijos e hijas, y muy especialmente a sus hijos, su
estado de sujeción en relación a la autoridad establecida». Cuando el niño se convierte en
adolescente, su estructura es sumida y angustiada, y tiene necesidad, fuera de su medio
familiar, de un ambiente de seguridad parecido al que encuentra en la familia. Necesita un
Führer, tal como tuvo necesidad la masa de la población alemana para transferir «el conjunto
de actitudes afectivas que se dirigían no ha mucho a su padre protector y representativo».
Caracterialmente idénticos, los individuos se identifican con el Führer, experimentando al

43

mismo tiempo un sentimiento de deseo infantil de protección. A su vez, el Führer, yendo al
encuentro de este deseo de las masas entra, si se puede decir, en «armonía» con la estruc tura
media de ésta; así el cuadro familiar se convierte en nacional y la masa se identifica con la
pareja Führer-Patria por una formidable fuerza a la vez narcisista y masoquista.
En esta «lógica» es importante que la madre sea la patria del niño y a su vez la paria
alemana sea la madre de todos los alemanes. Así Goebbels, instituyendo la Fiesta de las
Madres reforzó la estructura de la familia patriarcal, haciendo de la mujer alemana el emblema
de la pureza y del sacrificio que permitían perpetuar «la raza humana».
Asimismo, Reich muestra por otra parte hasta qué punto el simbolismo sexual de la cruz
gamada contribuyó a «sublimar» las pulsiones vitales en «el honor y la fidelidad».

La sustitución mística
En su análisis del fascismo alemán, Reich se entretiene largamente sobre las
manifestaciones del misticismo, al cual religa por otra parte al racismo. Éste permite, en
efecto, llevar el proceso de identificación del Führer hasta una verdadera comunión
nacionalista: decretando que el «ario puro» tiene por misión dominar las «razas inferiores» a
fin de preservar la civilización -es decir- la pureza de la raza aria. Para exaltar esta mística,
Hitler «inocula» una verdadera psicosis colectiva del «envenenamiento de la raza» por la
prostitución, por la «mezcla con sangre judía» y por el «materialismo judío de Marx». La
pureza se convierte así en el tema obsesivo de una cruzada mística que justifica todas las
atrocidades.
Cuando Reich se dedica a estudiar las formas del misticismo que impregna el fascismo
alemán, lo hace con la preocupación constante de radicalizar, es decir de ir a la raíz de las
cosas, allí donde las ideologías vulgares -empezando por los «marxistas»- se contentaban con
hablar de «maniobras de diversión» o bien de proferir anatemas, cuando no «utilizan las
mismas trompetas de la Iglesia para condenar y contrarrestar la sexualidad juvenil». «Si el
fascismo, escribe, se apoya con tanto éxito sobre el pensamiento y la sensibilidad mística de
las masas, la lucha contra el misticismo no puede ser ganada más que si se combate con
métodos pedagógicos y terapéuticos la contaminación mística de las masas». Reich muestra en
primer lugar cómo el nazismo utiliza el cristianismo transfiriendo en su provecho, y de una
forma exagerada, los principios místicos de la Iglesia fundados sobre la inhibición sexual. Pues
las experiencias místicas son, prosigue, «procesos de excitación del aparato sexual que
suscitan estados de tipo narcótico y hacen nacer un vivo deseo de satisfacción orgástica».
Todo esto metido en una manga estrecha da lugar a una nostalgia de la cual se alimentan,
hasta el éxtasis religioso, oraciones y ensueños. «La potencia y la perseverancia de los
religiosos no se explica, concluye Reich, más que por esta contradicción interna de la emoción
religiosa que es a la vez anti-sexual y formación sustitutiva». Es también por esto que la
Iglesia refuerza considerablemente la estructura de la familia autoritaria patriarcal, de la que
ella deriva por otra parte: con ella la identificación con el padre se convierte en la identificación
con Dios (Dios-Padre) y las pulsiones libidinales se transforman en angustia sexual y en
sentimiento de culpa (institucionalizado de alguna manera por la obligación de la confesión).
De esto se deriva toda la lógica represiva, el matrimonio monogámico de por vida con la
obligación de procrear, de aquí la condena del adulterio y del aborto: todos los tributos a pagar
por el sacrificio y la renuncia, para ganar la dicha en el «otro mundo». Otro mundo que, en
este caso, y aunque más terrestre pero no menos mistificado, pudo ser el de la mortífera
aventura nazi.
Con el fascismo, las contradicciones culminan entre el deseo sexual y la inhibición moral; de
aquí toda la llamarada de neurosis y de comportamientos sexuales asociados y
deliberadamente sádicos que encuentran salida en la guerra y en el holocausto: «Nórdico
-escribe Reich- se convierte en sinónimo de luminoso, celeste, asexual, puro; el Próximo
Oriente, a la inversa, es instintual, demoníaco, sexual, extático, orgástico». Esta dicotomía
peligrosamente simplista no está exenta sin embargo de ambigüedad, ya que el moralismo
sexual se encuentra ligado a una exaltación viril basándose en una homosexualidad masculina,
por una parte, y por otra en una profunda nostalgia inconsciente del deseo orgástico.
Ambigüedad que ilustra bien a las claras el slogan nazi: «La pulsación de la sangre alemana y
su pureza».

44

Por otra parte, si ninguna teoría socio-económica había previsto la adhesión de las clases
medias al nazismo es, estima Reich, en razón de la ignorancia de su estructura psíquica
modelada por la familia patriarcal. Por encima del hecho de que las clases medias eran
extrañas a los medios de producción, por encima de oposiciones de intereses que dividían la
burguesía, el nacional-socialismo llegó a reunir una solidaridad de facto, no alrededor de un
sistema económico coherente sino sobre la estructura psíquica inherente a la familia autoritaria
y reinvestida en sus sustitutos místico-políticos: el empleado se identifica con la empresa, el
funcionario con el Estado y así «la ideología se convierte en una potencia material». En lo que
concierne al campesinado, la exaltación de la ligazón a la tierra (la «alianza indisoluble de la
sangre y de la tierra») debía bastar ya que la ideología campesina era, debido a su medio de
producción, demasiado represiva en el dominio sexual para no engendrar en los campesinos
las más fuertes «rigideces enfermas». Se comprende mejor a partir de aquí por qué Hitler
pudo escribir: La destrucción de la familia significaría el fin de toda la humanidad superior... Se
comprende mejor también por qué toda revolución política auténtica será al mismo tiempo una
revolución sexual.

Más allá del economismo
Y es precisamente en su obra La Revolución sexual, que toma y renueva en 1945 La
Sexualidad en el combate cultural, publicada en 1936, que Reich intenta dar una forma
eficiente a su proyecto sexo-político: por una parte sobrepasando de manera radical las
«buenas intenciones» de los reformistas en esta área; por otra parte desencadenando una
verdadera liberación del marxismo vulgar por una franca voladura libertaria hacia la
«democracia del trabajo».
Se puede destacar, con relación a esto, la existencia de un componente libertario en la
estructura misma del joven Reich desde que tomó el pulso a la miseria humana, componente
que no tardó en convertirse en una fuente de conflictos latentes con los aparatos políticos y
psicoanalíticos, y que acabó por explotar literalmente bajo la presión de los acontecimientos de
orden histórico. La formación del movimiento Sexpol fue la ocasión de una primera grieta entre
sus relaciones con el aparato comunista: grieta que se abre con la explosión del nazismo y se
agranda todavía más a medida que Reich pone de relieve la importancia de los factores
psicológicos (estructura de carácter e ideología) dejando a los factores económicos
(capitalismo privado, división de clases, alineación económica, etc.) en su justa proporción,
mientras que los partidos «marxistas» quedaban fijados en su inmovilismo.
Hasta hoy -escribía Reich en La sexualidad en el combate cultural- la ideología social ha sido
presentada como la simple suma de conceptos que los procesos económicos producen «en la
cabeza de la gente». Hoy, después de la victoria de la reacción política en Alemania y lo que nos
ha enseñado el comportamiento irracional de las masas, la ideología no puede seguir siendo con cebida como un simple reflejo. Apenas una ideología se ha arraigado en la estructura de carácter
de las masas y la ha deformado, se convierte en una fuerza política concreta. No existe un solo
proceso socio-económico históricamente importante que no esté anclado en la estructura
psicológica de las masas y que no sea expresado en su comportamiento. Lo que se llama el
«comportamiento autónomo de los medios de producción» no existe de hecho: es solamente un
desarrollo de la inhibición de la estructura, de la sensibilidad y del pensamiento del hombre que
está basado en los procesos económicos.

Pero en el prefacio de La revolución sexual, escrita ocho años más tarde, Reich vuelve a
cuestionar este equilibrio dialéctico economía/psicología; cuestionamiento en el cual interfiere
grandemente el fracaso, ya patente, de la revolución soviética:
El material de este libro, escribe, ha sido recogido entre 1918 y 1935, en el cuadro del
movimiento revolucionario europeo. Este movimiento era prisionero del concepto erróneo de que
toda ideología autoritaria se identifica con la «burguesía» y que toda ideología «libertaria» se
identifica con el «proletariado». Este error fundamental ha causado la ruina del movimiento
revolucionario europeo. Los acontecimientos de estos últimos doce años nos han dado, no
obstante, una lección sangrante que ha permitido corregir este error.
Nos han demostrado que las ideologías autoritarias y las ideologías libertarias no tienen nada
que ver con la división de clases. La ideología de una capa social no es, en efecto, un reflejo
inmediato de su situación económica. Las excitaciones emotivas y místicas de las masas
populares -por los procesos sociales- son de una importancia igual, por no decir superior, a sus

45

intereses puramente económicos.

¿Luchas tú, o no, por una mayor libertad?
Y Reich prosigue: «La coerción autoritaria penetra en todas las capas de la sociedad, y en
todos los países; se puede decir lo mismo de los pensamientos y actos que se dirigen hacia la
libertad. Si bien se pueden trazar divisiones de clases en materia del status social y
económico, la estructura caracterial no conoce tales divisiones. No se trata, en suma, de
«lucha de clases» entre el proletariado y la burguesía, como pretende hacer creer una
sociología abstracta y mecanicista. No: las personas dotadas de una estructura caracterial
capaz de libertad luchan con los que tienen una estructura caracterial autoritaria (...) Es así
que no es raro que miembros de las clases superiores dotadas de una estructura caracterial
libertaria luchen, arriesgando su vida, por los derechos de todos los trabajadores contra los
dictadores que, entre paréntesis, salen frecuentemente del proletariado».
Este texto vemos que marca una evolución importante ya que Reich pone en marcha un
nuevo giro por el cual son en lo sucesivo los factores caracteriales los que serán considerados
en primer lugar en su concepción del devenir histórico de la humanidad:
La cuestión esencial, explica todavía, no es ya: ¿eres tú rico o pobre, burgués o proletario, de
profesión liberal u obrera?, sino ¿luchas tú, o no, por la defensa y el desarrollo de una más
grande libertad humana? Si las preguntas sociales fundamentales son formuladas de esta
manera, aparece como evidente que las funciones vitales de todo individuo, incluso el más pobre,
constituyen el núcleo de todo esfuerzo social consciente. Y a este respecto, la importancia que,
desde hace quince años, me he visto obligado a atribuir a la represión social de la sexualidad,
toma dimensiones gigantescas.

No se trata pues, de ninguna manera, de un abandono de las preocupaciones socio-políticas
de Reich, como algunos han tan frecuentemente pretendido, sino, al contrario, de la
acentuación radical de la determinación de tratar más profundamente todavía los procesos
históricos. Y precisa:
La economía sexual individual y social ha demostrado, en efecto, que la represión de la vida
sexual infantil y adolescente es el mecanismo fundamental por el cual se producen y reproducen
las estructuras caracteriales que soportan la esclavitud política, ideológica y económica de las
masas.
No es suficiente el presentar el carnet blanco, rojo, amarillo o negro de un partido político para
demostrar que se tienen «buenas intenciones». Se trata de reconocer, de promover y de
defender plenamente las manifestaciones libres y sanas de la vida en los recién nacidos,
adolescentes, las mujeres y los hombres -lejos de toda superchería social- o, al contrario, de
suprimirlos, de pervertirlos, aunque sea con las más nobles intenciones: es decir, en interés de
tal o cual Estado, sea éste «proletario» o «capitalista», de tal o cual religión, igual si es judía o
cristiana o islámica, y deberá ser reconocido como tal si se quiere poner fin al engaño organizado
de las masas trabajadoras, si se quiere demostrar que se toman en serio los ideales democráticos
que se proclaman.

La política
¿Podemos dejar de ver en estas líneas toda la ardiente actualidad del autor de La revolución
sexual? ¿Cómo no adherirse -no por una cierta «fe» superflua, sino simplemente mirando
directamente a nosotros mismos y a nuestra sociedad- a la fuerza de las constataciones que
Reich hacía hace ya veinticinco años, a saber, que el núcleo viviente del hombre ha quedado
desprovisto de representación social en detrimento de los diversos grupos políticos e
¡deológicos que son la expresión de la capa secundaria y perversa de la estructura caracterial
humana? Lo que hay de natural en el hombre -es decir, esencialmente lo que no se dirige a su
autodestrucción (¡energía nuclear incluida!)-, lo que le permite integrarse armoniosamente en
el cosmos, no ha encontrado su expresión propia más que en el arte, en particular la música y
la pintura. De aquí lo que constataba Reich, lamentando que estas tan raras manifestaciones
de lo viviente no hayan tenido, hasta ahora, más que una influencia ligera sobre la humanidad,
que en su casi totalidad está bajo la influencia de la «peste emocional», que él define como «la
suma de todas las funciones vitales irracionales del animal humano». Es esta misma peste

46

emocional que, añade, «hizo de la ciencia marxista el marxismo de los partidos políticos, que
no tiene la menor relación con esta ciencia y tiene una gran parte de responsabilidad en el
nacimiento del fascismo». La condena, vemos, es brutal y expresa bien el disgusto profundo
que profesa entonces hacia todo este vector ideológico del cual él fue por tanto un partidario
hasta el límite de la incondicionalidad. Así añade:
La observación de Marx de que él «no era marxista» expresa bien este pensamiento. El no habría
jamás soñado fundar una organización política si hubiese sido el pensamiento racional y no el
pensamiento irracional lo que habría regido las masas humanas. El aparato político era
frecuentemente indispensable, pero constituía siempre una medida de apuro, convertida en
necesaria por el irracionalismo de los hombres. Si el trabajo coincidiese con la ideología social, si
hubiese identidad entre deseo, satisfacción de los deseos, medios de satisfacción de los deseos y
estructura humana, la política no existiría pues sería superflua.

Y Reich llega a la conclusión de que la única política buena sería la que convertiría la política
en algo inútil: «Debemos considerar como un sociólogo objetivo y racional al político que
ayuda a la sociedad humana a reconocer también las motivaciones irracionales de la existencia
de la política y de su “necesidad” que toda política se convertirá en superflua». Algunos años
más tarde, en People in Trouble, será más acerbo todavía cuando escribe: «Una política
auténticamente democrática no puede en principio ser otra cosa que la desmitificación y la
eliminación radical de toda clase de política».

La democracia del trabajo
Entonces... entonces, ¿si hay todavía alguna salida posible al irracionalismo generalizado,
cuál puede ser? ¿Cómo hacer que la verdadera política deje de sembrar ilusiones y de recoger
decepciones?
La idea de la «democracia del trabajo» había germinado en Reich desde 1937: por entonces
se encontraba exiliado en Noruega. Pero fue durante su estancia en Estados Unidos que la
desarrolló y, por otra parte, la puso en práctica en el marco mismo de sus actividades de
investigador. Esta concepción parte de la constatación de que en el trabajo concreto las
diferencias ideológicas tienden a borrarse, mientras que la competencia y la capacidad
creadora se afirman. En política se produce lo contrario: «Allí donde la vida acorazada domina
la escena de la vida social, se encuentra en el núcleo de toda actividad una plétora de palabras
y de conceptos que no sirven más que para tergiversar los principios simples de la vida».
Reich hace notar que un republicano, por ejemplo, puede de la noche a la mañana
convertirse en demócrata, como en la Alemania pre-nazi un comunista podía fácilmente
convertirse en fascista, un liberal comunista en social-demócrata, o nacionalista. Esta
intercambiabilidad de las actitudes ideológicas demuestra bien a las claras hasta qué punto la
ideología y la política son extrañas a la vida real, la vida «viviente». Reich ilustra la incompatibilidad total «entre la peste política y el proceso de trabajo» con el siguiente ejemplo:
Es todavía fácil para un trabajador entenderse en ë: Curso de una discusión con un técnico, un
obrero de la industria o un médico. Cuando la conversación versa sobre la ideo logía, el
entendimiento está excluido. Es típico que tantos dictadores y políticos hayan abandonado su
actividad profesional dedicándose a la política. Un zapatero que cae en un éxtasis místico, que se
imagina ser el salvador del pueblo enviado por Dios, se equivocará infaliblemente al contar las
suelas, y coserá mal los zapatos y morirá de hambre. Un político que se comprometiera en este
sentido encontraría por el contrario el poder y la riqueza.

Con el concepto de democracia del trabajo, Reich se defiende de introducir una nueva
ideología pues, dice, no se trata de «una glorificación o una idealización del trabajo». En
efecto, Reich no considera de ninguna manera el trabajo alienante de nuestras sociedades
productivas y de consumo sino que distingue entre trabajo vital Y su contrario: «Calificamos de
no-trabajo toda actividad perjudicial al proceso de la vida». En su preocupación anti-ideológica,
Reich se cuida igualmente de no movilizar su energía contra tal o cual corriente política o
contra tal o cual político, sino para los objetivos concretos realzando «todo trabajo»
indispensable «al mantenimiento de la vida humana y del aparato social».

47

En un contexto tal, toda crítica debe tener un real conocimiento del dominio de la actividad
impugnada y apuntar hacia el logro del trabajo considerado y no a su fracaso. Se trata en fin
de acabar con una concepción errónea:
La ideología política de las clases dominantes pero ociosas ha menospreciado a través de los
siglos el trabajo de interés vital y presentado el no-trabajo como un signo de nobleza. La reacción
de la ideología socialista de todo tipo ha sido la inversión rígida y mecánica de esta evaluación:
ha reservado el término «trabajo» a las ocupaciones que el régimen feudal había menospreciado,
es decir, esencialmente el trabajo manual (...). Esta inversión mecánica de la evalución ideológica
correspondía exactamente a la noción política de dos clases sociales estrictamente disociadas en
el plano económico y personal, la clase dominante y la clase dominada (...). En la perspectiva
bio-sociológica no se podrían trazar fronteras rigurosas entre las clases, ni ideológicas, ni psicológicas, y todavía menos desde el punto de vista del trabajo.

¿Cómo, pues, organizar concretamente la sociedad según los criterios de la democracia del
trabajo? Ciertamente, liquidando la política como tal ya que «la política es esencialmente la
satisfacción organizada de las emociones biopáticas de los miembros de los partidos». Pero,
¿qué más? Hay que reconocer que a esta pregunta Reich no ha aportado una respuesta muy
satisfactoria, reconociendo él mismo que había hecho una exposición «un poco simplista»; y el
acoso del cual fue objeto, no le dejó tiempo libre para desarrollar sus concepciones en esta
área, ya que se encontró blanco de una marea sin precedentes de ataques y descrédito que le
pusieron físicamente y, en cierta manera, psíquicamente en peligro.
No quedan más que las premisas de una «política de lo viviente» o bio-política, que fueron
dejadas por Reich como unas semillas, las cuales debemos esperar todavía que crezcan un día
y puedan recogerse y contradecir la «fatalidad» de la Historia. Pero la fe testamentaria que
Reich puso finalmente en los Niños del Futuro -y que su propia hija Eva propaga con fervor
promoviendo en todo el mundo el «nacimiento sin violencia» y los derechos de los niños y
adolescentes como seres humanos auto-regulados- ¿podrá finalmente contrapesar su
pesimismo en cuanto a la capacidad real de los hombres de asumir su propia libertad?

4. La pulsión biológica
Orgasmo y bioelectricidad
Las técnicas de Friedrich Kraus, un internista berlinés que había publicado un libro sobre los
fluidos eléctricos, y en el que había llegado a la conclusión de que muchas enfermedades,
tanto orgánicas como funcionales, tendrían en último lugar un sustrato energético vegetativo,
debieron entusiasmar enormemente a Reich. Este, basándose en el concepto de Kraus de
corriente vegetativa, amplía la «teoría del orgasmo», llegando a la conclusión de que podría
tratarse de un fenómeno de descarga bioeléctrica. De esta manera, quizá anecdótica, la
fórmula paradigmática del orgasmo (descrita en un pequeño artículo, «Der Orgamus als
electrophysiologische Entladung», veinticinco años antes de que lo hicieran los respetables
Master y Johnson, que por cierto, consiguieron finalmente convertir el orgasmo americano
pequeño-burgués en algo respetable), fue presentada por primera vez a la bibliografía médica
siguiendo el esquema todavía actual de: 1) tensión mecánica que lleva a un aumento de la tumescencia de los tejidos; 2) tensión mecánica asociada a un aumento de la carga bioeléctrica;
3) descarga a través de las contracciones musculares clónicas, y 4) detumescencia y
relajación.
Reich, que había abandonado Berlín, volvió a su antigua teoría sexo-económica (antítesis
entre la sexualidad y la angustia) pero ahora, en vez de hacerlo a través del campo psicológico
-debido a que un número cada vez mayor de cuestiones empezaban a surgir a raíz de la nueva
fórmula del orgasmo (tensión-carga-descarga-relajación)- tomó la ruta de la fisiología.
¿Posibles motivos? Probablemente la situación política en Europa, el desencanto, y el interés
cada vez más imperante por las nuevas publicaciones que sobre electro-fisiología y bioquímica
empiezan a surgir en la literatura médica. Es en esta época precisamente cuando dos
importantes psiquiatras, Walter y Käthe Misch, estaban tratando las neurosis de ansiedad
mediante inyecciones de acetil-colina; sin embargo, parece ser que lo que impresionó a Reich,
no fueron tanto los resultados sino las respuestas fisiológicas antitéticas que tenían lugar en

48

los diferentes órganos del cuerpo: musculatura, corazón, pupilas, piel, etc. Por otro lado, había
salido la tercera edición de Die Lebensnerven de Müller, sobre el sistema nervioso, con una
detallada descripción de las funciones que tenían lugar en los sistemas simpático y
parasimpático. Además, los experimentos de Kraus y Zondek sobre los efectos que las
soluciones de potasio y calcio producían sobre los músculos cardíaco y periférico, debieron
convencer finalmente a Reich, quien introdujo, a principios de 1933, el concepto de la
dirección del flujo de fluido, basado en la observación clínica de que el placer genital se
expande hacia la periferia; en cambio la ansiedad cardíaca, se contrae desde la periferia.
Reich, sin saberlo, estaba avanzando hacia la teoría de la antítesis de la vida vegetativa, lo que
hoy día se llama medicina psicosomática.
Durante el verano y el otoño de 1933, Reich permanece en Copenhague donde dispone de
tiempo para profundizar en la base teórica de todos estos hallazgos de la moderna electrofisiología, principalmente las investigaciones de Dressel y Greeley sobre las soluciones
coloidales y el trabajo de Stern sobre las propiedades eléctricas de las plantas. Esto le lleva a
interesarse por los movimientos plasmáticos de los animales unicelulares, viendo en éstos la
expansión y la contracción del sistema de la libido, proceso que existe en todos los animales a
través de los nervios vegetativos. Hartmann había descubierto tres tipos de movimientos en la
ameba que podían confirmar la hipótesis de Reich: a) movimientos externos de traslación, b)
movimientos internos desde el centro a la periferia y c) movimientos de contracción y
expansión; pero éste no hizo alardes de haber descubierto algo importante, más bien continuó
pacientemente el estudio de estos fenómenos biológicos. Mientras tanto, una serie de
acontecimientos catastróficos iban a ocurrir en Alemania: la derrota de los movimientos sexopolíticos y la total desaparición del trabajo sociológico de Reich en Berlín.

De Dinamarca a Noruega
El primero de diciembre, Reich tiene que abandonar Copenhague por orden del ministro de
justicia que le niega la renovación del permiso de residencia. Además, la situación no era nada
agradable para Reich. Un artículo aparecido en el Berlinske Tidende, con fecha 29 de octubre,
intuyendo la posible expulsión, se expresaba en este tono: ... para prevenir que uno de estos
alemanes, llamados sexólogos, engañen a nuestros jóvenes y los perviertan, convirtiéndolos a
esta perversa pseudo-ciencia del psicoanálisis.
En el cuarto día del XII Congreso Internacional de Psicoanálisis celebrado en Lucerna a
finales de agosto de 1934, y en el que se le comunicó oficialmente la expulsión de la
Asociación Psicoanalítica Alemana, presenta un trabajo con el sugestivo título de «Contacto
psíquico y corriente vegetativa» (Psychische Kontakt und Vegetative Stromung). Allí la
atmósfera le es cada vez más hostil. Algunos de sus colegas, que presentan comunicaciones
sobre sus teorías, omiten estratégicamente su nombre. Entre éstos, Käthe Misch, que habla
sobre «la base biológica de la teoría freudiana de la ansiedad», a pesar de ser una alumna de
Reich en Berlín, y haberla citado en un trabajo previo sobre «La base antitética de la vida
vegetativa». George Gerö, otro de los estudiantes berlineses, habla sobre «la teoría y la
técnica del análisis del carácter», sin hacer casi mención a Reich; lo mismo que Otto Fenichel
que presentó una comunicación sobre el problema de la ansiedad, olvidando la teoría sexoeconómica.
La situación privada no era muy halagüeña para Reich. En menos de dieciocho meses, había
sido expulsado de tres países, del partido comunista y de la asociación psicoanalítica. Decidió
volver otra vez a Dinamarca como un vulgar emigrante con el supuesto nombre de Peter Stein.
Reich funda en Malmö, después de recibir una invitación oficial del profesor Schjelderup para
residir en Oslo, su primera revista independiente, el Zeitschrift für Sexual-ökonomie und
politische Psychologie, portavoz y medio en el cual circularán sus ideas, hasta finales de 1939,
que fue el tiempo que permaneció en Noruega. Los múltiples pacientes que había tratado en
Copenhague le habían «mostrado» cómo las defensas caracteriales se transformaban en
energía vegetativa; en otras palabras, cómo a través de abrir progresivamente las emociones
de ansiedad, rabia, tristeza o placer, aparecían reacciones vegetativas que envolvían la
totalidad del organismo. Hacia 1935 empezó a darse cuenta de las dificultades de respiración
que padecían sus pacientes neuróticos, siendo la liberación de ésta, la base del tratamiento.

49

Por otra parte, el análisis de las funciones corporales, tales como los movimientos, la
respiración o los sentimientos, le llevó a desarrollar el concepto de armadura muscular que ya
había introducido brevemente en Lucerna. Las neurosis estaban ancladas en la realidad
biológica del cuerpo; de esto no había la menor duda. La neurosis tomaba expresión en los
diferentes segmentos corporales que podían llegar a ser bloqueados; por ejemplo, el pánico, la
sospecha o la rabia contenidas, así como la represión del llanto aparecían «caracterialmente»
entre la musculatura de los ojos. Muchos pacientes entraban a la terapia con muecas
sarcásticas y máscaras de desesperación y paulatinamente se relajaban envueltos entre
impulsos de morder, chupar o llorar, lo que les llevaba a poder revivir las memorias de las
experiencias traumáticas infantiles.

¿Quién tiene miedo del orgasmo?

Históricamente, los hechos clínicos iban tomando cuerpo en la totalidad de la teoría
reichiana de las emociones, pero ya fuera del movimiento psicoanalítico, aunque Reich
siguiera, por otra parte, dando clases de caracteroanálisis en la universidad de Oslo, rodeado
de cientos de entusiastas estudiantes. Reich postulo que el hombre usa la armadura muscular,
su coraza caracterológica, su careta, su fachada, cuando se convierte en introspectivo; es
decir, cuando sabe que se está viendo a sí mismo y sospecha que los demás puedan verlo.
Esta conciencia de auto-percepción, en la que él mismo es objeto de la atención, crea, a la
larga, una división en su personalidad. Lo que Ronald Laing llamaría el «yo dividido», el querer
ocultarse «esquizofrénicamente» lo que uno es realmente. Los jóvenes sienten miedo (de ellos
mismos) y usan su armadura contra el terror interno y la perplejidad en un esfuerzo por
controlar sus propias sensaciones. Se sienten especialmente aterrorizados ante la sensación de
libertad, abandono, placer y entrega durante el orgasmo. Todo menos dejarse ir.
El carácter de una persona sería, de acuerdo con Reich, la suma de sus pasadas
experiencias. El niño nace con una estructura emocional sana y, por supuesto, sin ninguna
clase de armadura. Tiene una carga básica de energía, y su natural agresividad y facilidad de
movimientos depende de la experiencia de libertad de crecimiento dentro del útero. La
agresividad, en el sentido estricto de la palabra, nada tiene que ver con el sadismo o con la
destructividad. Toda manifestación positiva de la vida es agresiva, tanto la actitud placentera
sexual como el asegurarse el alimento», señalaba con razón Reich en La función del orgasmo.
Inmediatamente después del nacimiento, al niño se le obliga a repetir las restricciones de su
función natural, y cada inhibición, prohibición o sublimación, se convertirán en parte de su
carácter. Cuanto más rígido y represivo sea el ambiente, más restringida será su agresión y
cuanto más alta sea su carga de energía, es decir, cuanto más necesidad tenga de
autoexpresarse, más conflictos tendrá, pues el efecto «espástico» producirá en el niño una
mayor comprensión y represión. La armadura del carácter actúa de esta forma, como una
auto-perpetuación. Los padres armados producen hijos neuróticos. La causa de todo esto es la
necesidad por parte del niño (para poder sobrevivir) de aceptar -sin discutir- las actitudes
contranaturales y las condiciones de enseñanza intolerables. El resultado final será la reducción
de la movilidad del organismo, que protege a la persona contra los peligros internos y
externos. Cuando la armadura se cronifica, la persona actúa sólo en situaciones de tensión y
represión, experimentando un terror irracional frente a situaciones de expansión y movimiento. La persona tiene una sensación de estallar o perder el control. Reich llamó a esta
situación, «el terror de vivir» que causa problemas en el reflejo del orgasmo.
Lo contrario del reflejo orgásmico es la clásica «actitud militar» que es completamente
opuesta a la actitud natural de movilidad.
Los ojos deben estar fijos y aparentemente vacíos. El cuello debe mantenerse erguido y la
cabeza inclinada hacia atrás. El mentón y la boca deben tener una apariencia fuerte y masculina y
el pecho sacado hacia fuera. Los brazos deben estar tensos a lo largo del cuerpo y las manos
extendidas a lo largo de la costura de los pantalones. El estómago metido hacia dentro y la pelvis
hacia atrás. Las piernas están rectas y duras. La extensión de la articulación del tobillo es un
signo clínico típico del control artificial de las sensaciones y emociones.

Nuestros cuerpos participan normalmente de toda la actividad emocional, sea placer, cólera
o ansiedad, así como de la capacidad de movimiento, dirigiéndose, bien hacia el exterior (la
piel y el entorno físico) en forma de agresión, expansión o placer, o por el contrario hacia el
interior (retirada) manifestándose en forma de ansiedad, contracción o angustia. En las
personas «armadas» existe una disminución de la energía de la pelvis que se manifiesta en

50


Wilhelm Reich - Carlos Frigola & Gerard Ponthieu (1979).pdf - página 1/59
 
Wilhelm Reich - Carlos Frigola & Gerard Ponthieu (1979).pdf - página 2/59
Wilhelm Reich - Carlos Frigola & Gerard Ponthieu (1979).pdf - página 3/59
Wilhelm Reich - Carlos Frigola & Gerard Ponthieu (1979).pdf - página 4/59
Wilhelm Reich - Carlos Frigola & Gerard Ponthieu (1979).pdf - página 5/59
Wilhelm Reich - Carlos Frigola & Gerard Ponthieu (1979).pdf - página 6/59
 




Descargar el documento (PDF)

Wilhelm Reich - Carlos Frigola & Gerard Ponthieu (1979).pdf (PDF, 3 MB)





Documentos relacionados


Documento PDF wilhelm reich carlos frigola gerard ponthieu 1979
Documento PDF genero como construcci n social glosario de terminos
Documento PDF freud duelo y melancol a
Documento PDF practica 5 roj sap v 4845 2005
Documento PDF apunte n 3 observatorio formato pedag gico
Documento PDF feminismo y marxismo un matrimonio mal avenido

Palabras claves relacionadas