5645fecb53436.pdf


Vista previa del archivo PDF 5645fecb53436.pdf


Página 1...3 4 56714

Vista previa de texto


BMW
Media
Information
6/2006
Page 5

2. Tres generaciones de ABS
de BMW Motorrad.
Rememorando una solución pionera.

En la primavera de 1988, los expertos en motocicletas aplaudieron una
«revolución tecnológica» y elogiaron «el progreso más importante en materia
de seguridad activa». BMW acababa de presentar, como primer fabricante
de motos del mundo, el modelo K 100 con un sistema antibloqueo ABS
electrónico e hidráulico. El sistema pesaba 11,1 kilogramos y, de inmediato,
fue un gran éxito. Ya en 1989, aproximadamente el 70 por ciento de
los clientes pedía su K 100 con el sistema ABS. Hasta finales de 1995, se
entregaron, en total, unas 60.000 motos con el ABS de la primera generación.
Este primer sistema de ABS para motos se diferenció claramente de los
sistemas usuales en los coches. En éstos, se utilizan válvulas hidráulicas
sincronizadas y de accionamiento intermitente para modular la presión del
sistema de frenos. Este sistema genera una pulsación que se siente en
el pedal del freno. Las válvulas utilizadas en aquella época en el sistema ABS
de las motos, generaban una pulsación de la presión al activarse la regulación
del ABS, con lo que dicha pulsación se sentía en la maneta del freno.
Tal sensación fue considerada poco apropiada en las motos, por lo que su
aceptación entre los motoristas no llegó a generalizarse. También los primeros
sistemas ABS de automóviles provocaban fuertes golpes en el pedal
del freno, lo que irritó a los conductores, al menos al principio. Por ello,
BMW Motorrad y la empresa FAG Kugelfischer desarrollaron un así llamado
sistema Plunger, que permitía el funcionamiento sin que incidiera en
la maneta. Al activarse la regulación ABS, un émbolo de regulación (Plunger)
controla el volumen del líquido de freno y, por lo tanto, la presión del sistema.
La maneta (o el pedal) se desacopla hidráulicamente mediante una válvula
mecánica de bola, de modo que ya no se sienten las pulsaciones del ABS.
La acogida que el sistema tuvo por parte de los clientes, confirmó que se
trató de la opción correcta.
Ya en el año 1993 apareció la siguiente generación: el ABS II. Fue presentado
junto con el primer modelo de la nueva generación de motores tipo bóxer de
cuatro válvulas, la R 1100 RS. Este nuevo ABS pesaba casi la mitad (5,96 kg)
y, además, era mucho más compacto que el ABS de la primera generación.
El sistema electrónico era de moderna tecnología digital, con lo que su
fiabilidad fue superior. Pero el gran progreso se produjo en el modo de
regulación. Mediante un sistema integrado de medición de recorridos, se
detectaba el recorrido del émbolo regulador durante los primeros ciclos
de activación. De esta manera fue posible ajustar la presión apropiada en el
sistema de frenos, apenas transcurridos algunos pocos ciclos de regulación,