Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



CONCILIACION Y O CORRESPONABILIDAD. LOS CUIDADOS.pdf


Vista previa del archivo PDF conciliacion-y-o-corresponabilidad-los-cuidados.pdf

Página 1 2 3 4 5 6 7 8 9

Vista previa de texto


Género e Igualdad en el Trabajo Social.
Conciliación y/o corresponsabilidad: Los Cuidados.
Francisco José Vidal mazo
Fecha de Emisión: Enero 2015

3.- ¿En qué consiste la estructura “sincrética” de la condición de mujer?
Consiste en un cambio de mentalidad en la mujer. Es extraordinario observar cómo la
mayoría de las mujeres, aún las escolarizadas y modernas, las políticas y participativas, las
mujeres que generan ingresos o tienen poderes sociales diversos, aceptan como un destino,
los cuidados de los demás.
Aunque reconocen que no conducen a la deseada igualdad, le parece que estas
facilidades les hacen sacar un pie del empleo, lo que puede conducirles a perder el equilibrio.
A este respecto, es ilustrativo el caso de países de industrialización tardía y rápida como
Corea del Sur, de EEUU y de algunos latinoamericanos, donde las tasas de empleo femeninas
han aumentado vertiginosamente sin gran concurrencia de medidas de conciliación‘. En
realidad, esto es lo que ha pasado también en los países europeos: estas medidas siempre han
ido detrás de la incorporación de las mujeres al mercado de trabajo.
Una vez más, la clave está en el punto de referencia: bajo la perspectiva del menos es
nada‘, podría ser aceptable intentar que las mujeres se incorporen al empleo aunque fuera
accesoriamente y cuando sus responsabilidades‘se lo permitieran. Pero esa perspectiva, que
pudo ser progresista hace un siglo, está ampliamente superada. El objetivo ya no puede ser un
sistema que se ha demostrado injusto, que mantiene a unas personas dependientes
económicamente de otras o en la pobreza, sin derechos laborales y sociales, etc. Hoy se
asume que todas las personas tienen derecho a un trabajo digno, a la independencia
económica, a una pensión digna, a vacaciones pagadas, al salario mínimo, a igualdad de
remuneración para igualdad de capacitación, al ocio en las mismas condiciones, a una jornada
laboral de menos de cuarenta horas, al descanso semanal, etc. Y ninguno de estos derechos
Con esa subjetividad de las mujeres subordinada a la organización social, a las
instituciones como la familia, la iglesia y el Estado, y a los hombres, no estaremos en
condiciones de desmontar la estructura sincrética de la condición de la mujer, imprescindible
para eliminar las causas de la enajenación cuidadora y dar paso a las gratificaciones posibles
del cuidado. La vía imaginada por las feministas y las socialistas utópicas desde el siglo XIX
y puesta en marcha parcialmente en algunas sociedades tanto capitalistas como socialistas y
tanto en países del primer y del tercer mundo, ha sido la socialización de los cuidados,
2