Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



PROGRAMA SECUNDARIA FORMACION CIVICA Y ETICA 2011 .pdf



Nombre del archivo original: PROGRAMA SECUNDARIA FORMACION CIVICA Y ETICA 2011.pdf

Este documento en formato PDF 1.6 fue generado por Adobe InDesign CS5 (7.0) / Adobe PDF Library 9.9, y fue enviado en caja-pdf.es el 23/06/2013 a las 06:17, desde la dirección IP 159.16.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 5505 veces.
Tamaño del archivo: 3.4 MB (146 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


PROGRAMAS
DE ESTUDIO 2011
GUÍA PARA EL MAESTRO
Educación Básica
Secundaria
Formación Cívica
y Ética

Secretaría de Educación Pública

Alonso Lujambio Irazábal

Subsecretaría de Educación Básica

José Fernando González Sánchez

Dirección General de Desarrollo Curricular

Leopoldo Felipe Rodríguez Gutiérrez

Dirección General de Formación Continua de MAESTROS en Servicio

Leticia Gutiérrez Corona

Dirección General de Materiales Educativos

María Edith Bernáldez Reyes

Dirección General de Desarrollo de la Gestión e Innovación Educativa

Juan Martín Martínez Becerra

Dirección General de Educación Indígena

Rosalinda Morales Garza

PROGRAMAS
DE ESTUDIO 2011
GUÍA PARA EL MAESTRO
Educación Básica
Secundaria
Formación Cívica
y Ética

Programas de estudio 2011. Guía para el Maestro. Educación Básica. Secundaria. Formación Cívica y Ética fue elaborado por personal académico de la Dirección General de Desarrollo Curricular (DGDC) y de la Dirección General de Formación Continua de Maestros en Servicio
(DGFCMS), que pertenecen a la Subsecretaría de Educación Básica de la Secretaría de Educación Pública.
La Secretaría de Educación Pública agradece la participación, en la elaboración de este documento, de las maestras y los maestros
de educación secundaria, especial e indígena, los directivos, los coordinadores estatales de Asesoría y Seguimiento, los responsables de
Educación Especial, los responsables de Educación Indígena, y el personal técnico y de apoyo de las entidades federativas, así como las
aportaciones de académicos y especialistas de instituciones educativas nacionales y de otros países.

PROGRAMAS DE ESTUDIO 2011

GUÍA PARA EL MAESTRO

Coordinación general DGDC
Leopoldo Felipe Rodríguez Gutiérrez

Coordinación general DGFCMS
Leticia Gutiérrez Corona

Coordinación académica
Noemí García García

Coordinación académica
Jessica Baños Poo, María Teresa Vázquez Contreras,
Ana Francisca Juárez Hernández y Magdalena
Rodríguez de la Huerta

Responsable de contenidos
José Ausencio Sánchez Gutiérrez
REVISIÓN TÉCNICO-PEDAGÓGICA
Enrique Morales Espinosa, Rosa María Nicolás Mora
y Natividad Rojas Velázquez

RESPONSABLES DE CONTENIDOS
Silvia Lourdes Conde Flores, Ivonne Klein Kreisler,
María Concepción Chávez Romo y Leticia Gabriela
Landeros Aguirre

Coordinación editorial
Gisela L. Galicia

COORDINACIÓN DE DISEÑO
Mario Enrique Valdes Castillo

COORDINACIÓN DE DISEÑO
Marisol G. Martínez Fernández

CORRECCIÓN DE ESTILO
Felipe Gerardo Sierra Beamonte

CORRECCIÓN DE ESTILO
Rubén Cortez Aguilar

DISEÑO DE FORROS E INTERIORES
Mario Enrique Valdes Castillo

DISEÑO DE INTERIORES
Marisol G. Martínez Fernández

FORMACIÓN
Enrique Castillo Garza y Cesar Flores Mendoza

FORMACIÓN
Mauro Fco. Hernández Luna y
Marisol G. Martínez Fernández

PRIMERA edición, 2011
D. R. © Secretaría de Educación Pública, 2011, Argentina 28, Centro, C. P. 06020, Cuauhtémoc, México, D. F.
ISBN: en trámite
Impreso en México
MATERIAL GRATUITO/Prohibida su venta

Í ndice

Presentación

7

PROGRAMAS DE ESTUDIO 2011
Introducción

11

Propósitos

13

Enfoque didáctico

15

Organización de los aprendizajes

35

Segundo grado

39

Tercer grado

47

GUÍA PARA EL MAESTRO
Introducción

57

Enfoque del campo de formación

77

Competencias cívicas y éticas en secundaria: nociones, capacidades
y principios fundamentales

87

Orientaciones para la planificación, la didáctica y la evaluación

101

Bibliografía

134

P resentación
7

L 

a Secretaría de Educación Pública, en el marco de la Reforma Integral de la Educación
Básica (RIEB), pone en las manos de maestras y maestros los Programas de estudio

2011. Guía para el Maestro. Educación Básica. Secundaria. Formación Cívica y Ética.
Un pilar de la Articulación de la Educación Básica es la RIEB, que es congruente
con las características, los fines y los propósitos de la educación y del Sistema Educativo Nacional establecidos en los artículos Primero, Segundo y Tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en la Ley General de Educación. Esto
se expresa en el Plan de estudios, los programas y las guías para los maestros de los
niveles de preescolar, primaria y secundaria.*
La Articulación de la Educación Básica se centra en los procesos de aprendizaje
de las alumnas y los alumnos, al atender sus necesidades específicas para que mejoren las competencias que permitan su desarrollo personal.
Los Programas de estudio 2011 contienen los propósitos, enfoques, Estándares
Curriculares y aprendizajes esperados, manteniendo su pertinencia, gradualidad y coherencia de sus contenidos, así como el enfoque inclusivo y plural que favorece el cono-

* En los programas de estudio 2011 y las guías para las educadoras, las maestras y los maestros de educación preescolar, primaria y secundaria, la Secretaría de Educación Pública emplea los términos: niño(s),
adolescentes, jóvenes, alumno(s), educadora(s), maestro(s) y docente(s), aludiendo a ambos géneros, con
la finalidad de facilitar la lectura. Sin embargo, este criterio editorial no demerita los compromisos que la SEP
asume en cada una de las acciones y los planteamientos curriculares encaminados a consolidar la equidad
de género.

cimiento y aprecio de la diversidad cultural y lingüística de México; además, se centran
en el desarrollo de competencias con el fin de que cada estudiante pueda desenvolverse en una sociedad que le demanda nuevos desempeños para relacionarse en un marco
de pluralidad y democracia, y en un mundo global e interdependiente.
La Guía para maestras y maestros se constituye como un referente que permite
apoyar su práctica en el aula, que motiva la esencia del ser docente por su creatividad
y búsqueda de alternativas situadas en el aprendizaje de sus estudiantes.
La SEP tiene la certeza de que los Programas de estudio 2011. Guía para el Maestro. Educación Básica. Secundaria. Formación Cívica y Ética será de utilidad para orientar el trabajo en el aula de las maestras y los maestros de México, quienes a partir del
trabajo colaborativo, el intercambio de experiencias docentes y el impacto en el logro
educativo de sus alumnos enriquecerán este documento y permitirá realizar un autodiagnóstico que apoye y promueva las necesidades para la profesionalización docente.

SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PÚBLICA

8

Programas
de estudio
2011

I ntroducción
11

L 

a Reforma Integral de la Educación Básica (RIEB) presenta áreas de oportuni-

dad que es importante identificar y aprovechar, para dar sentido a los esfuer-

zos acumulados y encauzar positivamente el ánimo de cambio y de mejora continua
con el que convergen en la educación las maestras y los maestros, las madres y
los padres de familia, las y los estudiantes, y una comunidad académica y social
realmente interesada en la Educación Básica.
Con el propósito de consolidar una ruta propia y pertinente para reformar la Educación Básica de nuestro país, durante la presente administración federal se ha desarrollado una política pública orientada a elevar la calidad educativa, que favorece la
articulación en el diseño y desarrollo del currículo para la formación de los alumnos de
preescolar, primaria y secundaria; coloca en el centro del acto educativo al alumno, el
logro de los aprendizajes, los Estándares Curriculares establecidos por periodos escolares, y favorece el desarrollo de competencias que le permitirán alcanzar el perfil de
egreso de la Educación Básica.
La RIEB culmina un ciclo de reformas curriculares en cada uno de los tres niveles
que integran la Educación Básica, que se inició en 2004 con la Reforma de Educación
Preescolar, continuó en 2006 con la de Educación Secundaria y en 2009 con la de
Educación Primaria, y consolida este proceso aportando una propuesta formativa pertinente, significativa, congruente, orientada al desarrollo de competencias y centrada
en el aprendizaje de las y los estudiantes.

La Reforma de la Educación Secundaria se sustenta en numerosas acciones, entre ellas: consultas con diversos actores, publicación de materiales, foros, encuentros,
talleres, reuniones nacionales, y seguimiento a las escuelas; se inició en el ciclo escolar
2004-2005, con la etapa de prueba en aula en 127 escuelas secundarias, de las cuales se
obtuvieron opiniones y sugerencias que permitieron fortalecer los programas.
La consolidación de la Reforma en Educación Secundaria ha planteado grandes
desafíos a los docentes y al personal directivo. El avance en este proceso de cambio
–y tomando en cuenta las opiniones y sugerencias del personal docente y directivo, derivadas de su experiencia al aplicar los programas de estudio 2006– requirió introducir
modificaciones específicas para contar hoy día con un currículo actualizado, congruente,
relevante, pertinente y articulado en relación con los niveles que le anteceden (preescolar
y primaria), sin alterar sus postulados y características esenciales; en este sentido, al
proceso se le da continuidad.
La acción de los docentes es un factor clave, porque son quienes generan ambientes propicios para el aprendizaje, plantean situaciones didácticas y buscan motivos
diversos para despertar el interés de los alumnos e involucrarlos en actividades que

12

les permitan avanzar en el desarrollo de sus competencias.
La RIEB reconoce, como punto de partida, una proyección de lo que es el país hacia
lo que queremos que sea, mediante el esfuerzo educativo, y asume que la Educación
Básica sienta las bases de lo que los mexicanos buscamos entregar a nuestros hijos: no
cualquier México, sino el mejor posible.
La Secretaría de Educación Pública valora la participación de docentes, directivos,
asesores técnico pedagógicos, madres y padres de familia, y toda la sociedad, en el
desarrollo del proceso educativo, por lo que les invita a ponderar y respaldar los aportes de los Programas de estudio 2011 de Educación Secundaria en el desarrollo de las
niñas, los niños y los adolescentes de nuestro país.

P ropósitos
13

Propósitos del estudio de la Formación Cívica
y Ética en la Educación Básica
Con el estudio de la asignatura de Formación Cívica y Ética en la Educación Básica se
pretende que los alumnos:
• Se asuman como sujetos dignos, capaces de desarrollarse plenamente mediante el
disfrute y cuidado de su persona, de tomar decisiones responsables y autónomas
para orientar la realización de su proyecto de vida y su actuación como sujetos de
derechos y deberes que participan en el mejoramiento de la sociedad.

• Reconozcan la importancia de ejercer su libertad al tomar decisiones con responsabilidad y regular su conducta de manera autónoma para favorecer su actuación
apegada a principios éticos, el respeto a los derechos humanos y los valores democráticos.

• Comprendan que los diferentes grupos a los que pertenecen son iguales en dignidad, aunque diferentes en su forma de ser, actuar, pensar, sentir, creer, vivir,
convivir; como personas tienen los mismos derechos que les permiten participar de manera conjunta en el diseño de formas de vida incluyentes, equitativas
y solidarias para asumir compromisos de proyectos comunes que mejoren el
entorno natural y social.

• Comprendan y aprecien la democracia como forma de vida y de gobierno, por
medio del análisis y práctica de valores y actitudes que se manifiestan en la convivencia próxima y mediante la comprensión de la estructura y funcionamiento del
Estado mexicano para aplicar los mecanismos que regulan la participación democrática, con apego a las leyes e instituciones, en un marco de respeto y ejercicio de
los derechos humanos, con un profundo sentido de justicia.

Propósitos del estudio de la Formación Cívica
y Ética en la educación secundaria
Con el estudio de la asignatura de Formación Cívica y Ética en la educación secundaria
se pretende que los alumnos:
• Se reconozcan como sujetos con dignidad y derechos, capaces de tomar decisiones, y de asumir compromisos que aseguren el disfrute y cuidado de su persona,

14

tanto en su calidad de vida personal como en el bienestar colectivo, encaminados
hacia la construcción de su proyecto de vida.

• Comprendan que los derechos humanos y la democracia son el marco de referencia para tomar decisiones autónomas que enriquezcan la convivencia, el cuestionar
acciones que violen el derecho de las personas y afecten su ambiente natural y
social.

• Reconozcan que las características de la democracia en un Estado de derecho les
permiten regular sus relaciones con la autoridad, las personas y los grupos, al participar social y políticamente de manera activa en acciones que garanticen formas
de vida más justas, democráticas, interculturales y solidarias.

E nfoque

didáctico

15

E 

l trabajo que maestros y alumnos realicen en la asignatura, requiere tener en
cuenta una serie de orientaciones centradas en el desarrollo de la autonomía del

alumnado y en la adquisición de compromisos ciudadanos teniendo como marco de
referencia los principios y valores democráticos, el respeto a las leyes y a los principios fundamentales de los derechos humanos. A continuación se mencionan los principios que orientan la Formación Cívica y Ética en la Educación Básica.
El trabajo en torno a valores inscritos en el marco constitucional. La orientación
ética del programa tiene como referencia los principios del artículo tercero constitucional. La laicidad, como escenario donde tiene lugar el ejercicio efectivo de los derechos
y libertades fundamentales, apela a la contribución de la escuela para que en su seno
convivan alumnos con diversos antecedentes culturales, al tiempo que establece condiciones para propiciar el pensamiento crítico e independiente de los alumnos sobre los
criterios que deben compartirse con los demás para favorecer la convivencia armónica.
Además, se ejercen actitudes de respeto ante los rasgos que dan singularidad a
las personas y a los grupos; dichas actitudes contribuyen al aprecio de su dignidad. La
democracia apunta a fortalecer una ciudadanía activa basada en el respeto a la diversidad y la solidaridad, la responsabilidad, la justicia, la equidad y la libertad, que cobran
vigencia en el marco de una sociedad plural.

El carácter nacional:
• Plantea el reconocimiento de lazos que nos identifican como integrantes de un país
diverso por medio de los cuales se comparten retos y compromisos para contribuir
a su mejoramiento, y donde se asume el respeto a las diferencias como fundamento de la convivencia.

• Favorece el reconocimiento de los rasgos que se comparten con personas y grupos de otras partes del mundo, independientemente de su lengua, cultura, género,
religión, condición de salud o socioeconómica.

• Plantea el respeto, la promoción y la defensa de los derechos humanos como condición básica para el desarrollo de la humanidad.

La formación de la personalidad moral como un proceso dinámico de interrelación
entre el individuo y la sociedad. Desde la Educación Básica se pretende contribuir al
proceso de desarrollo moral de los alumnos estimulando el examen crítico de los principios y valores en la organización social y la manera en que se asumen en la actuación

16

cotidiana.
El desarrollo de la personalidad moral puede favorecerse con las experiencias
escolares y mediante la reflexión sobre asuntos de la vida cotidiana como los que se incluyen en los contenidos de la asignatura. En este sentido, se busca generar actitudes
de participación responsable en un ambiente de respeto y valoración de las diferencias,
donde la democracia, los derechos humanos, la diversidad y la conservación del ambiente forman parte de una sociedad en construcción.
La construcción de valores dentro de un ambiente de aprendizaje basado en la
comunicación y el diálogo. Se asume que el papel de la escuela es impulsar en los
alumnos su desarrollo como personas, por medio de la reflexión de las circunstancias que se les presentan día a día y les plantean conflictos de valores. Un ambiente
favorable para dialogar y comunicar ideas contribuirá a fortalecer la capacidad para
analizar, deliberar, tomar decisiones y asumir compromisos de manera responsable,
sin presión alguna.
El marco ético, inspirado en los derechos humanos y la democracia, constituye
una referencia importante en la conformación de una perspectiva propia en la que se
ponderen valores culturales, propios del contexto en que se desenvuelven los alumnos.
El fortalecimiento de una cultura de la prevención. Se proponen recursos para el
manejo de situaciones en que pueden estar en riesgo los alumnos que demandan anticipar consecuencias para su vida personal y social. El trabajo en clase de situaciones
hipotéticas contribuye a la reflexión sobre sus características, aspiraciones individuales
y a la facultad para elegir un estilo de vida sano, pleno y responsable basado en la confianza en sus potencialidades y en el apego a la legalidad.

El aula y la escuela como espacios de aprendizaje de la democracia. Son espacios
donde se pretende que los alumnos vivan y practiquen los valores inspirados en los
derechos humanos y en la democracia; por ello, se incorpora el análisis de asuntos relacionados con la organización de la cultura escolar. Este análisis contribuye a la creación y conservación de un clima de respeto, participación y convivencia democrática.
Estos principios constituyen el fundamento de las acciones vinculadas con la
formación ética y ciudadana que debe favorecerse en los alumnos de la Educación
Básica.
En concordancia con estos principios, los contenidos de Formación Cívica y Ética han planteado una serie de retos en cuanto al aprendizaje, debido a que se busca
promover el desarrollo de competencias cívicas y éticas, que implica movilizar conocimientos, habilidades, actitudes y valores de manera articulada, y superar un manejo
exclusivamente informativo y acumulativo de los contenidos.

La asignatura
17
Esta asignatura promueve un espacio de aprendizaje donde se da prioridad a las necesidades e intereses de los alumnos como sujetos individuales y sociales. Con esto se
pretende fortalecer en los alumnos el desarrollo de su capacidad crítica y deliberativa
para responder a situaciones que viven en los contextos donde participan. Se busca que
aprendan a dar respuestas informadas acordes con los principios que la humanidad ha
conformado a lo largo de la historia y reconozcan la importancia de la actuación libre y
responsable para el desarrollo personal pleno y el mejoramiento de la vida social.
La asignatura de Formación Cívica y Ética se concibe como un conjunto de experiencias organizadas y sistemáticas que contribuyen a formar criterios y a asumir posturas y compromisos relacionados con el desarrollo personal y social de los alumnos,
teniendo como base los derechos humanos y los principios democráticos. La asignatura conforma su enfoque con saberes, fundamentos y métodos provenientes de varias
disciplinas: la filosofía –particularmente la ética–, el derecho, la antropología, la ciencia
política, la sociología, la psicología, la demografía y la pedagogía, entre otras. En este
sentido se hace una selección y un ordenamiento de contenidos que dan origen a tres
ejes formativos: Formación de la persona, Formación ética y Formación ciudadana.
Una formación encaminada al logro de las competencias cívicas y éticas demanda
una acción formativa, organizada y permanente del directivo y de los docentes, por lo
que desde esta perspectiva la asignatura pretende promover en los educandos experiencias significativas por medio de cuatro ámbitos que concurren en la actividad diaria
de la escuela: el aula, el trabajo transversal, el ambiente escolar y la vida cotidiana del
alumnado.

Ejes formativos
En esta asignatura se brinda un tratamiento didáctico a las discusiones relevantes de
estos ejes que demandan la formación personal, ética y ciudadana en los alumnos.
Cada eje constituye un área formativa y de atención a los alumnos en la Educación
Básica, que se fundamenta en el avance y los hallazgos que cada una de las disciplinas
anteriores ha alcanzado de manera independiente, además de fungir como orientadores de problemas y situaciones cotidianas que vinculan los contenidos con las vivencias de los alumnos.
A continuación se presentan las características y la aportación concreta de
cada eje.

Formación de la persona
Este eje se refiere al proceso de desarrollo y expansión de las capacidades de la
persona para enfrentar los retos de la vida cotidiana, formular proyectos de vida que

18

satisfagan sus intereses, necesidades y aspiraciones que promueven su desarrollo
integral, así como para asumir compromisos con las acciones que contribuyen al
mejoramiento del bienestar social, cultural, económico y político de la comunidad,
del país y del mundo.
Busca que los alumnos que cursan la Educación Básica aprendan a conocerse
y a valorarse, a adquirir conciencia de sus intereses y sentimientos, a disfrutar de las
diferentes etapas de su vida, a regular su comportamiento, a cuidar su cuerpo y su integridad personal, a tomar decisiones y a encarar de manera adecuada los problemas
que se les presenten. En este eje se distinguen dos dimensiones: la personal y la social.
La dimensión personal pone en el centro del proceso educativo al niño y al adolescente con la finalidad de facilitar el desarrollo, la formación de todas las potencialidades que contribuyen al conocimiento y la valoración de sí mismo que le permiten
enfrentar –conforme a principios éticos– los problemas de la vida cotidiana, optar por
un sano desarrollo de su persona y tomar conciencia de sus intereses y sentimientos.
De este modo, el alumno podrá orientarse, de manera racional y autónoma, en la construcción de su proyecto de vida y de autorrealización.
La dimensión social atiende un conjunto de necesidades colectivas básicas para
el desarrollo de facultades de los individuos que les permite enfrentar los retos que
plantean sociedades complejas, heterogéneas y desiguales como la nuestra; tal es el
caso de la convivencia social y la protección y defensa de los derechos humanos en
una sociedad democrática. Esta dimensión contribuye al reconocimiento de los alumnos como sujetos de derechos y deberes.

Formación Ética
La intención de este eje es contribuir a que los alumnos aprecien y asuman un conjunto
de valores y normas que conforman un orden social incluyente. Se orienta al desarrollo de la autonomía ética, entendida como la capacidad de las personas para elegir
libremente entre diversas opciones de valor, considerando como referencia central los
derechos humanos y los valores que permitan el respeto irrestricto de la dignidad humana, la conservación del ambiente y el enriquecimiento de las formas de convivencia.
Este eje incide en el desarrollo ético de los alumnos, e implica la reflexión
sobre los criterios y principios orientados al respeto y defensa de la dignidad
humana y los derechos humanos, de un uso racional de los recursos materiales,
económicos y ambientales, y el reconocimiento y valoración de la diversidad,
entre otros. Se espera que a partir de la formación ética los alumnos se apropien
y actúen de manera reflexiva, deliberativa y autónoma, conforme a principios y
valores como justicia, libertad, igualdad, equidad, responsabilidad, tolerancia, solidaridad, honestidad y cooperación, entre otros.

Formación Ciudadana
Este eje se refiere a la promoción de una cultura política democrática que busca el
desarrollo de sujetos críticos, deliberativos, emprendedores, comprometidos, responsables, solidarios, dispuestos a participar activamente y contribuir al fortalecimiento de
las instituciones y organizaciones gubernamentales y de la sociedad civil en un Estado
de derecho, social y democrático.
Este eje pretende promover en los alumnos el interés por lo que ocurre en su entorno y en el país –pero a la vez frente al impacto de procesos globales sociales, políticos
y económicos–, el aprecio y apego a una cultura política democrática y a un régimen
de gobierno democrático, el conocimiento y respeto de la ley, la relación constructiva de
gobernantes y gobernados mediante mecanismos de participación democrática, la
construcción de ciudadanía como acción cívica, social y política, el reconocimiento
de su derecho legítimo de acceder a información pública gubernamental, a solicitar
rendición de cuentas y transparencia de autoridades y personas para poder deliberar y
emitir su opinión razonada y/o participar en asuntos públicos, y a tomar decisiones, dialogar, organizarse y resolver conflictos de manera no violenta.
Los componentes esenciales de la formación ciudadana son la participación social, la formación de sujetos de derecho y la formación de sujetos políticos.
Los tres ejes formativos contribuyen a que la formación cívica y ética favorezca que
los alumnos reflexionen, analicen y acepten los retos y oportunidades que la sociedad
mexicana y el mundo les presentan, para asumir compromisos al participar en acciones

19

que les permitan convivir y actuar de manera comprometida con el mejoramiento de la
vida social.
Desde esta perspectiva, para la formación cívica y ética se requiere contar con
programas que establezcan una estrategia integral en dos sentidos:
1. Actuar y responder a situaciones de la vida personal y social en las que requieren
tomar decisiones que involucran un posicionamiento ético o la formulación de juicios de valor. En este sentido favorecen el desarrollo de competencias cívicas y éticas, las cuales se movilizan en función de los retos que los alumnos deben resolver
como parte de su aprendizaje y que repercuten en el desarrollo de su perspectiva
y conocimiento del mundo.

2. Demandar de la comunidad escolar el desarrollo de una experiencia de aprendizaje
que involucre la intervención de cuatro ámbitos de formación: el aula, el trabajo
transversal, el ambiente escolar y la vida cotidiana del alumnado.

20

Competencias cívicas y éticas que se favorecen
en los alumnos con la asignatura
Los ejes formativos de la asignatura favorecen el desarrollo gradual y sistemático de
ocho competencias cívicas y éticas durante los seis grados de la educación primaria,
mismas que se fortalecen y continúan en segundo y tercer grados de la educación
secundaria.
Las competencias cívicas y éticas involucran una perspectiva que permite a los
alumnos deliberar, elegir entre opciones de valor, tomar decisiones, encarar conflictos
y participar en asuntos colectivos. Su desarrollo demanda un ejercicio práctico, tanto
en situaciones de la vida diaria como en aquellas que representan desafíos de complejidad creciente; asimismo, los aprendizajes logrados mediante el desarrollo de las
competencias pueden generalizarse a múltiples situaciones y enriquecer la visión de
los alumnos acerca de sí mismos y del mundo en que viven.
Al centrarse en el desarrollo de competencias, se reformulan los planteamientos
basados exclusivamente en la elaboración de conceptos que resultan abstractos y se
facilita la generación de situaciones didácticas concretas que pueden ser más accesibles para los alumnos. Además, este planteamiento favorece el trabajo colectivo en
torno a los valores al plantearlos en contextos que promueven su reforzamiento mutuo
por medio de las competencias.

El desarrollo de las competencias cívicas y éticas es progresivo, por lo que se describen en una secuencia gradual que orienta los alcances posibles en los programas
de la asignatura de cada grado y nivel. A continuación se mencionan los supuestos
básicos para la gradación, complejidad y distribución de las competencias.

Gradación

• Se determina un desarrollo progresivo y gradual de las competencias.
• Se establece una gradación que se vincula con el desarrollo cognitivo y moral que se
favorece en preescolar y que mantiene continuidad en primaria y secundaria.

Complejidad

• Se organizan las competencias de lo concreto a lo abstracto y de lo particular a lo general.
• Se aumenta la complejidad de las competencias conforme avanzan en los grados que
constituyen la Educación Básica; de 1° a 6° grados de primaria, y en 2° y 3° de secundaria.

Distribución

• Las competencias se desarrollan todo el tiempo.
• Para efectos didácticos, de acuerdo con el grado y nivel educativo, en cada bloque se
destaca el desarrollo de dos o tres competencias cívicas y éticas.

Debe mencionarse que los docentes realizarán los ajustes convenientes para promover las competencias cívicas y éticas de acuerdo con la modalidad, el contexto de
la escuela y el nivel educativo en que se desempeñen.
A continuación se describen las ocho competencias cívicas y éticas.
Competencias

cívicas y éticas

Conocimiento y cuidado de sí mismo. Esta competencia es un punto de referencia para todas
las demás; consiste en la identificación de características físicas, emocionales y cognitivas que
hacen a cada persona singular e irrepetible, reconociéndose con dignidad y valor, aptitudes y potencialidades para establecer relaciones afectivas para cuidar su salud, su integridad personal y el
medio natural, así como para trazarse un proyecto de vida orientado hacia su realización personal.
Se desarrolla a la par que el reconocimiento y la valoración de los otros, implicando el ejercicio
de un pensamiento crítico y autónomo sobre su persona, puesto que un sujeto que reconoce los
valores, la dignidad y los derechos propios puede asumir compromisos con los demás.
Autorregulación y ejercicio responsable de la libertad. En el ejercicio de la libertad se expresa la
capacidad de las personas para discernir los intereses y motivaciones personales respecto de los
demás, así como el análisis de conflictos entre valores; consiste en la facultad de los sujetos de
ejercer su libertad al tomar decisiones y regular su comportamiento de manera responsable y autónoma con base en el conocimiento de sí mismos, trazándose metas y esforzándose por alcanzarlas. Aprender a autorregularse implica reconocer que todas las personas pueden responder
ante situaciones que despiertan sentimientos y emociones, pero también que poseen la facultad
de regular su manifestación para no dañar la propia dignidad o la de otras personas.

21

Respeto y valoración de la diversidad. Se refiere a las facultades para reconocer la igualdad
de las personas en dignidad y derechos, así como a respetar y valorar sus diferencias en su forma de
ser, actuar, pensar, sentir, creer, vivir y convivir. La diversidad es una condición inherente a cualquier forma de vida y se expresa en aspectos como edad, sexo, religión, fisonomía, costumbres,
tradiciones, formas de pensar, gustos, lengua y valores personales y culturales.
También implica tener la posibilidad de colocarse en el lugar de los demás, de poner en segundo plano los intereses propios frente a los de personas en desventaja o de aplazarlos para el
beneficio colectivo. Abarca la habilidad para dialogar con la disposición de trascender el propio
punto de vista para conocer y valorar los de otras personas y culturas. A su vez implica equidad,
lo cual demanda el desarrollo de la capacidad de empatía y solidaridad para comprender las
circunstancias de otros, así como poder cuestionar y rechazar cualquier forma de discriminación,
valorar y asumir comportamientos de respeto a la naturaleza y sus recursos.

22

Sentido de pertenencia a la comunidad, la nación y la humanidad. Esta competencia consiste
en la posibilidad de que los alumnos se identifiquen y enorgullezcan de los vínculos de pertenencia
a los diferentes grupos de los que forman parte, en los que se adquieren referencias y modelos
que repercuten en la significación de sus características personales y en la construcción de su
identidad personal. El sentido de pertenencia se desarrolla desde los entornos social, cultural y
ambiental inmediato en que las personas desarrollan lazos afectivos, se saben valoradas y comparten un conjunto de tradiciones, un pasado común, pautas de comportamiento, costumbres,
valores y símbolos patrios que contribuyen al desarrollo de compromisos en proyectos comunes.
Mediante el ejercicio de esta competencia se busca que los alumnos se reconozcan como
integrantes responsables y activos de diversos grupos sociales generando disposiciones para
participar constructivamente en el mejoramiento del ambiente social y natural, interesarse en la
situación económica del país, cuestionar la indiferencia ante situaciones de injusticia y solidarizarse con las personas o grupos de diferentes latitudes y contextos, desde la familia, los grupos de
amigos y la localidad, hasta ámbitos más extensos, como la entidad, la nación y la humanidad, de
manera que se sientan involucrados, responsables y preparados para incidir en los acontecimientos de su entorno próximo y ante el impacto de los procesos de globalización económica, política
y social, y sensibles con lo que les ocurre a otros seres humanos sin importar sus nacionalidades.
Manejo y resolución de conflictos. Esta competencia se refiere a la facultad para resolver conflictos cotidianos sin usar la violencia, privilegiando el diálogo, la cooperación, la negociación y la
mediación en un marco de respeto a la legalidad. El conflicto se refiere a las situaciones en que se
presentan diferencias de necesidades, intereses y valores entre dos o más perspectivas, y que
afectan la relación entre individuos o grupos. El desarrollo de esta competencia involucra la disposición para vislumbrar soluciones pacíficas y respetuosas de los derechos humanos, de abrirse a
la comprensión del otro para evitar desenlaces socialmente indeseables y aprovechar el potencial
que contiene la divergencia de opiniones e intereses, privilegiando la pluralidad y las libertades de
los individuos. Su ejercicio implica que los alumnos reconozcan los conflictos como componentes de la convivencia humana, y que su manejo y resolución demanda de la escucha activa, el
diálogo, la empatía y el rechazo a todas las formas de violencia. Asimismo, plantea que analicen
los factores que generan los conflictos, entre los que se encuentran diferentes maneras de ver
el mundo y de jerarquizar valores, siendo una oportunidad para explorar y formular soluciones
creativas a un problema.

Participación social y política. La participación se refiere a las acciones encaminadas a la búsqueda del bien común por medio de los mecanismos establecidos en las leyes para influir en las
decisiones que afectan a todos los miembros de la sociedad. Esta competencia consiste en la
capacidad de tomar parte en decisiones y acciones de interés colectivo en distintos ámbitos de
la convivencia social y política; para participar en el mejoramiento de la vida social es necesario
que los alumnos desarrollen disposiciones para tomar acuerdos con los demás, participar en
tareas colaborativas de manera responsable, comunicar con eficacia sus juicios y perspectivas
sobre problemas que afectan a la colectividad, y formular propuestas y peticiones a personas
o instituciones sociales y políticas, así como desarrollar su sentido de corresponsabilidad con
representantes y autoridades de organizaciones sociales y políticas. También propicia que se
reconozcan como sujetos con derecho a intervenir e involucrarse en asuntos que les afectan
directamente y en aquellos de interés colectivo, como la elección de representantes y el ejercicio
del poder en las instituciones donde participan, mediante diferentes mecanismos democráticos,
como el diálogo, la consulta, la votación, el consenso y el disenso. Asimismo, se considera tener
en cuenta la situación de personas que viven en condiciones desfavorables, como un referente
insoslayable para la organización y la acción colectiva.
Apego a la legalidad y sentido de justicia. El apego a la legalidad es un principio rector que implica la observancia irrestricta de la ley. La legalidad refiere al reconocimiento, respeto y cumplimiento de normas y leyes de carácter obligatorio para todos los miembros de una colectividad, y se
encuentra estrechamente vinculada con el valor de la justicia al considerar que ninguna persona
se encuentra por encima de las leyes. Esta competencia alude a la capacidad del individuo de actuar con apego a las leyes e instituciones, siendo éstas producto del acuerdo entre los miembros
de la comunidad, estableciendo derechos y obligaciones para ciudadanos y responsabilidades
para servidores públicos, y limitando el poder de los gobernantes en el ejercicio del poder público;
constituyen la base para la solución de conflictos en una sociedad como mecanismos que regulan
la convivencia democrática y protegen sus derechos. Se busca que los alumnos comprendan que
las leyes y los acuerdos internacionales garantizan los derechos de las personas, promoviendo
su aplicación siempre en un marco de respeto a los derechos humanos. Asimismo, plantea que
reflexionen sobre la importancia de la justicia social como criterio para juzgar las condiciones de
equidad entre personas y grupos.
Comprensión y aprecio por la democracia. La democracia alude, en el presente programa, tanto a una forma de gobierno como a una forma de actuar y relacionarse en la vida diaria, donde se
garantiza el respeto y el trato digno a todas las personas. Así, esta competencia consiste en
comprender, practicar, apreciar y defender la democracia como forma de vida y de organización política y social. Su ejercicio plantea que los alumnos participen en actividades de grupo,
expresen sentimientos e ideas de manera respetuosa y consideren los puntos de vista de los
demás, colaboren en acciones colectivas para mejorar la organización y el funcionamiento del
grupo, lleven a cabo, de manera responsable y eficiente, las tareas asignadas, y participen
en la resolución de conflictos, así como que valoren las ventajas de vivir en un régimen democrático, tomen parte en la construcción de una convivencia democrática en los espacios
donde se relacionan, y se familiaricen con mecanismos y procesos democráticos para la deliberación, toma de decisiones y elección de representantes y autoridades, como la consulta,
las votaciones, la iniciativa popular, el referéndum y el plebiscito; para ello es necesario que
conozcan los fundamentos y la estructura del Estado y el gobierno en México, e identifiquen
los mecanismos de que disponen los ciudadanos para influir en las decisiones públicas, acceder a información veraz, oportuna y transparente sobre la gestión en el manejo de recursos
públicos y la rendición de cuentas del desempeño de servidores públicos.

23

La vinculación de los ejes formativos con las competencias cívicas y éticas asegura el equilibrio y gradación de los contenidos que serán desarrollados en cada nivel
de la Educación Básica.
Las competencias cívicas y éticas en cada grado de Educación Básica parten de
los asuntos que refieren a la esfera personal de los alumnos y avanza hacia los contenidos que involucran la convivencia social más amplia, mediados por el sentido ético y
cívico presente en todas las competencias.

24

Autorregulación
y ejercicio
responsable
de la libertad

p
e
r
s
o
n
a

Conocimiento
y cuidado
de sí mismo

Respeto
y valoración
de la diversidad

Manejo
y resolución
de conflictos

Sentido de
pertenencia a
la comunidad,
la nación y la
humanidad

s
o

Participación
social y política

Apego
a la legalidad
y sentido
de justicia

c
i
e
d
a
d

Comprensión y
aprecio por la
democracia

Al respecto, es necesario considerar que existen características específicas que
se relacionan con la edad del alumnado, su nivel de desarrollo físico y sociocognitivo,
así como con la manera en que se da la gestión y se organiza tanto la escuela primaria
como la secundaria. En este sentido, favorecer la formación cívica y ética en los niveles
que integran la Educación Básica demanda estrategias diferenciadas.
Por ello, la presencia de los Ejes formativos y los Ámbitos demanda distintos matices. Por ejemplo, en primaria los alumnos conviven con un grupo en un mismo espacio y son coordinados por un docente, quien cuenta con la posibilidad de tener más

cercanía con ellos; el docente trabaja con todas o con la mayoría de las asignaturas, lo
que permite que pueda ubicar puntos de encuentro entre los contenidos de las asignaturas y establecer formas de trabajo adecuadas, por lo cual en este nivel educativo el
trabajo diario de la asignatura en el aula se organiza a partir de ámbitos que favorecen
el desarrollo de competencias. Los ejes formativos en este nivel se organizan a partir
del desarrollo de las competencias cívicas y éticas.
En secundaria, los alumnos cuentan con un mayor desarrollo sociocognitivo que
facilita el acercamiento a contenidos disciplinares, lo cual hace que los ejes formativos
sean más visibles en este nivel educativo. Los ámbitos no tienen un apartado específico, pero están incluidos como contenidos de los programas de estudio, pues éstos
convocan a los alumnos a reflexionar y analizar en el aula lo que sucede en la vida diaria
y a movilizar saberes y competencias aprendidas para buscar alternativas a los retos
que presenta la sociedad; esto presupone que el adolescente, después de apropiarse
los saberes que considera relevantes, los convertirá en una experiencia formativa que
llevará de manera autónoma a los ámbitos del ambiente escolar y a su vida cotidiana.

Ámbitos de la Formación Cívica y Ética
Los ámbitos son el espacio social de interacción formativa que incluye el espacio físico,
de gestión y convivencia, así como el curricular, en el que se promueven experiencias
que favorecen el desarrollo de competencias cívicas y éticas. Se delimitan por los participantes y las intenciones de la interacción, más que por el espacio físico donde ocurren los encuentros. Son espacios donde el alumnado moviliza experiencias significativas que construyen su perspectiva ética y ciudadana, para posibilitar un aprendizaje
significativo que contribuye al desarrollo integral de la persona.
Los ámbitos que se proponen para favorecer la formación ética y ciudadana son:
• El aula.
• El trabajo transversal.
• El ambiente escolar.
• La vida cotidiana del alumnado.

El aula
La asignatura de Formación Cívica y Ética representa un espacio curricular, organizado y sistemático, para la recuperación de saberes, experiencias, habilidades, actitudes y
valores de los alumnos en torno al mundo social en que viven y el lugar que ocupan en
el mismo.

25

El trabajo en el aula se basa en la aplicación de estrategias que estimulen la toma de
decisiones, la formulación de juicios éticos, el análisis, la comprensión crítica y el diálogo.
También demanda el empleo de fuentes informativas de diversos tipos, el uso de medios
impresos y electrónicos, de los libros de texto de las diversas asignaturas y las bibliotecas de Aula y Escolar, entre otros recursos. Además, se enriquece con las experiencias y
aprendizajes que los alumnos adquieren en los demás ámbitos, pues se tiene en cuenta
la convivencia diaria en el aula, la escuela y la comunidad donde viven, al tiempo que los
aprendizajes promovidos en la asignatura encuentran sentido en la convivencia diaria.
Las aproximaciones a la formación cívica y ética se estructuran en torno de situaciones que demandan a los alumnos plantearse preguntas, emplear información
de diversos tipos, contrastar perspectivas, formular explicaciones y juicios, proponer
alternativas a problemas, asumir y argumentar posturas, entre otras tareas que contribuyen al desarrollo de las competencias cívicas y éticas.
Corresponde a los docentes promover estrategias para que los alumnos analicen
y reflexionen los contenidos y sus puntos de vista al respecto, con el fin de que distingan los conocimientos, creencias, preferencias y datos que los integran. De este modo

26

avanzarán paulatinamente en su capacidad para realizar razonamientos y juicios éticos
cada vez más complejos.

El trabajo transversal
Lograr la integración de saberes y experiencias desarrolladas en las distintas asignaturas que se cursan en la educación primaria y secundaria hace posible trabajar
temáticas o situaciones socialmente relevantes de manera transversal en más de una
asignatura. Esta forma de trabajo permite la integración de conocimientos que respondan a los retos que demanda una sociedad en constante cambio.
Las temáticas para el trabajo transversal o situaciones socialmente relevantes
deben involucrar conflictos de valores en diversas situaciones de la vida social. Dichas
situaciones se relacionan con retos que, en nuestros días, enfrenta la sociedad contemporánea y demandan el establecimiento de compromisos éticos y la participación
responsable de la ciudadanía.
La asignatura Formación Cívica y Ética contempla el trabajo transversal de sus contenidos, por lo que el análisis de dichas situaciones o temáticas implica que los alumnos
recuperen contenidos de otras asignaturas, con el fin de que la reflexión ética enriquezca
el trabajo de los bloques mediante un proyecto integrador que promueve tareas de indagación, reflexión y diálogo. A esta forma de vinculación de la formación cívica y ética con
el análisis de temáticas y situaciones de relevancia social que se realiza en y desde otras
asignaturas se le denomina trabajo transversal, lo cual permite aprovechar los conocimientos, habilidades, actitudes y valores que se promueven en todo el currículo.

Entre tales temáticas destacan las relacionadas con:
• Educación ambiental para la sustentabilidad.
• Educación para la paz y los derechos humanos.
• Educación intercultural.
• Perspectiva de género.
• Educación para la salud.
• Educación sexual.
• Consumo ético.
• Educación económica y financiera.
• Educación vial.
• Transparencia y rendición de cuentas.
• Cultura de la prevención.
• Uso racional y ético de la tecnología.
Al proponer el trabajo transversal se establece un nexo entre la escuela y un conjunto de necesidades sociales e individuales que demandan la reflexión, la toma de
postura y el compromiso colectivo. La propuesta de trabajo transversal no se agota
con las temáticas mencionadas, pues también permite que los docentes aborden en el
aula situaciones concretas que se presentan en la convivencia escolar o en entornos
cercanos a los alumnos y que demandan la reflexión y el intercambio de puntos de vista
para buscar solución a las mismas. De esta manera, el docente tiene autonomía para
incorporar en el aula planteamientos transversales afines a la formación cívica y ética
que permitan reflexionar sobre situaciones de interés colectivo y favorezcan el análisis
de la realidad.

El ambiente escolar
El ambiente de convivencia se desarrolla, día a día, en el aula y en la escuela con
la participación de todos sus integrantes: alumnos, docentes, padres de familia, directivos escolares y personal de la escuela. En cada centro educativo este ambiente
presenta cambios a lo largo del ciclo escolar. Los rasgos que lo definen son la manera
como se resuelven los conflictos, se establecen normas de convivencia, se comparten
espacios comunes y se relacionan los integrantes de la comunidad escolar. Asimismo,
las características físicas y materiales de la escuela y del entorno natural en que se
encuentra constituyen elementos que influyen en los significados con que se asume la
experiencia escolar.
El ambiente escolar tiene un impacto formativo que puede aprovecharse para promover prácticas y pautas de relación donde se expresen y se vivan valores y actitudes

27

orientadas al respeto de la dignidad de las personas y a la democracia. Por medio de él,
los alumnos pueden aprender de sus propias experiencias el sentido de valores y actitudes
vinculados con los derechos humanos, la democracia y su desarrollo como personas.
Los diferentes espacios de la escuela (bibliotecas, salones, áreas administrativas y
de recreo) ofrecen a los alumnos oportunidades formativas, ya que en ellos se relacionan y conviven de formas específicas. Estos espacios conforman el ambiente escolar y
son relevantes para la formación de los alumnos. Lo ideal es que la comunidad educativa se fije metas respecto al trabajo académico y a las relaciones interpersonales que
se establecen, con la finalidad de que la escuela actúe de manera coordinada, donde
sus miembros participen articuladamente para apoyar la formación de los alumnos.
Si el propósito de la Formación Cívica y Ética es educar para la convivencia democrática, la participación ciudadana y la toma de decisiones por sí mismos, el ambiente escolar
ofrece oportunidades para que los alumnos ejerciten el diálogo, desarrollen paulatina y
sistemáticamente la toma de decisiones en lo personal y en grupo, reflexionen acerca de
sus actos como un gesto de responsabilidad ante lo que sucede a su alrededor, y abre
posibilidades de colaboración con otros en la búsqueda del bien común.

28

Como parte del programa, los docentes requieren identificar las posibilidades para
promover en los alumnos el desarrollo de las competencias cívicas y éticas. Asimismo,
deben establecer acuerdos sobre sus características, rasgos deseables y la manera en
que esperan que se expresen en la convivencia diaria. Estos acuerdos pueden formar
parte del proyecto escolar, por lo que la formación cívica y ética es una responsabilidad
colectiva.
La formación cívica y ética se verá favorecida al considerarse en el proceso de
elaboración del proyecto escolar, así como en el Consejo Técnico Consultivo, espacios
para la definición de criterios que orienten la intervención en el ambiente escolar.
Un ambiente escolar que favorece el aprendizaje académico y es acorde con los
propósitos planteados por la asignatura es resultado de una serie de decisiones del
colectivo docente y del personal directivo para consolidar condiciones favorables para
la convivencia democrática. Entre tales condiciones pueden mencionarse:
• El respeto a la dignidad de las personas.
• La resolución de conflictos y la negociación de intereses personales y comunitarios.
• La equidad y la inclusión.
• La participación.
• La existencia de normas claras y construidas de manera democrática.
Es importante considerar que las condiciones anteriores pueden servir de base
para que el colectivo docente analice las características de su ambiente escolar, y de
ellas derive otras que atiendan a las necesidades particulares de su escuela.

La vida cotidiana del alumnado
La formación cívica y ética no se limita al contexto de la escuela. Con frecuencia la
información que los alumnos obtienen de los acontecimientos de la comunidad cercana, del país y del mundo a través de los medios, son los principales insumos para
la reflexión y la discusión. Lo anterior constituye parte de las referencias que llevan
al aula y que requieren considerarse como recursos para el aprendizaje. En sentido
inverso, el trabajo de la escuela requiere articularse y cobrar sentido hacia lo que
sucede fuera de ella.
El trabajo sistemático con madres y padres de familia, la recuperación de situaciones y problemas cotidianos, la vinculación de la escuela con organizaciones de la localidad, la participación de la escuela en proyectos o acciones para aportar soluciones
a problemas específicos de la comunidad son, entre otros, aspectos que fortalecen el
desarrollo de competencias cívicas y éticas desde este ámbito.
Las experiencias cotidianas de los alumnos sintetizan parte de su historia individual y colectiva, sus costumbres y los valores en que se han formado como personas.
Los alumnos han constituido una forma de ser, una identidad individual y colectiva, a
partir de la condición social y económica de su familia de procedencia. Esta identidad
se construye en una situación cultural en la cual el entorno natural y social enmarca
las posibilidades de trabajo, convivencia, colaboración entre las personas, acceso a la
cultura y a la participación política.
Actualmente se reconoce que la escuela forma parte del contexto cultural y es
fuertemente influida por el mismo. Una escuela abierta a la comunidad obtiene grandes
apoyos del entorno al establecer relaciones de colaboración con otros grupos e instituciones de la localidad: autoridades, organizaciones ciudadanas y productivas.
También se reconoce la importancia de que la escuela establezca una relación de
colaboración e intercambio con las familias de los alumnos y con su comunidad; dicha
relación es mutuamente benéfica, pues vincula a dos instituciones cuya finalidad es la
formación de niñas, niños y adolescentes. Por esta razón es recomendable que entre
ambas exista un buen nivel de comunicación, colaboración y confianza.
Para que el cuerpo docente y directivo se abra a las experiencias de los alumnos,
su primer compromiso es escuchar y observar lo que ellos dicen y sus formas de actuar
durante las clases, en los recreos y la organización de los trabajos individuales y colaborativos. Este es un primer paso para que la diversidad cultural que representan los
alumnos y sus familias sea reconocida y sus aportes puedan aprovecharse.
La escuela tiene como compromiso promover una convivencia basada en el respeto a la integridad de las personas, además de brindarles un trato afectuoso que les
ayude a restablecer su autoestima y reconocer su dignidad y, con base en un trabajo
educativo, posibilitar la eliminación de cualquier forma de discriminación por género,
procedencia social, pertenencia religiosa, estado de salud u otro.

29

Las relaciones entre la escuela, las familias y la comunidad pueden organizarse en
torno a los siguientes elementos.
• Cuidado de sí mismo, identidad y expectativas personales y familiares.
• Derechos y responsabilidades en el hogar, en la comunidad y en el país.
• Respeto y valoración de la diversidad, participación y resolución de conflictos.
• Los alumnos, la familia y los medios de comunicación.
El trabajo planeado y permanente en los cuatro ámbitos favorece el desarrollo de
las competencias cívicas y éticas.

Papel del docente y procedimientos formativos
Corresponde a los docentes promover aprendizajes, diseñar estrategias y proponer
situaciones didácticas para que los alumnos analicen, reflexionen y contrasten puntos

30

de vista sobre los contenidos, con el fin de que distingan los conocimientos, creencias,
preferencias y datos que los integran. De este modo avanzarán paulatinamente en su
capacidad para realizar razonamientos y juicios éticos cada vez más complejos.
El docente debe escuchar activamente lo que los alumnos dicen, observando sus
formas de actuar durante las clases, en los recreos, espacios de interacción cotidiana,
así como durante la organización de los trabajos individuales y colaborativos. Es importante que los docentes brinden oportunidades equivalentes para el aprendizaje, la socialización y la formación de los alumnos sin prejuicios ni discriminación de algún tipo;
es decir, que generen un ambiente de confianza respetuosa en el aula al llamar a cada
persona por su nombre, convocando a la reflexión sobre las burlas y los sobrenombres
que lesionan la dignidad y la autoestima de las personas.
La construcción de un ambiente escolar con estas características requiere que
docentes y directivos tengan la disposición de formar a los alumnos en habilidades
para el diálogo, la negociación y la escucha activa dentro de la escuela, así como realizar actividades de autoformación para apoyar a los alumnos en el desarrollo de las
competencias cívicas y éticas.
En este espacio curricular la labor del docente va más allá de propiciar un manejo
abstracto de información o de prácticas circunscritas al seguimiento lineal del libro de
texto. Por ello tiene un importante papel como:
1. Promotor y ejemplo de actitudes y relaciones democráticas en la convivencia escolar. Dado que el aula constituye el espacio de convivencia social inmediato, una
labor continua del docente será propiciar un ambiente de comunicación, respeto y

participación en los diversos espacios escolares. Esto implica que fomente en los
alumnos el trabajo colaborativo y relaciones de trabajo basadas en la confianza y
la solidaridad, con la finalidad de fomentar el mejoramiento personal y colectivo de
los integrantes del grupo.
2. Sujeto de un proceso de mejora personal. El docente, como adulto y profesional de
la educación, debe poseer una serie de cualidades y experiencias para enriquecer
su propio desarrollo cívico y ético, y clarificar y analizar sus valores para entender
los retos que enfrentarán sus alumnos. Mantener una disposición permanente a la
mejora continua contribuirá a consolidar el manejo de contenidos, fortalecer las
relaciones con otros integrantes de la escuela, y a definir formas flexibles de intervención en el desarrollo ético de sus alumnos.
3. Interesado en comprender explicaciones y problemáticas disciplinarias y de formación cívica. Esta asignatura requiere de un conocimiento amplio y actualizado de
conceptos y nociones provenientes de varias disciplinas, las cuales contribuyen
a identificar y comprender procesos y problemas de la sociedad contemporánea
que puedan vincularse con los intereses y experiencias de los alumnos. Así, estará
en condiciones de impulsar la capacidad de los alumnos para tomar decisiones
con responsabilidad, fortalecer progresivamente su autonomía, afrontar conflictos
y elegir opciones de vida enriquecedoras y justas.
4. Problematizador de la vida cotidiana. Las actividades que diseñe el docente deben
propiciar la búsqueda, el análisis y la interpretación de información que lleve a los
alumnos a cuestionar aspectos de su vida diaria. Asimismo, el docente diseñará
estrategias que permitan movilizar los conocimientos y las experiencias de los integrantes del grupo relativas a sus propias personas, a la cultura de pertenencia y a
la vida social, de tal manera que contribuya al análisis y modificación de actitudes
y conductas sociales.
5. Agente integrador del conocimiento. El docente debe impulsar la realización de
proyectos de trabajo con otras asignaturas del mismo grado, en los cuales se movilicen conocimientos de diversas áreas para analizar, comprender y formular propuestas de acción ante situaciones de la vida cotidiana. Con ello se propicia la
integración de aprendizajes en términos de los valores y actitudes que los alumnos
desarrollan mediante el estudio y la convivencia escolar.
6. Orietador en el desarrollo de estrategias que fortalezcan la autonomía del alumno. Al
enfrentarse a problemas y proyectos de trabajo en contextos concretos, los alumnos tendrán la oportunidad de generar, probar y modificar estrategias diversas para
aprender a convivir y resolver situaciones.

7. El docente requiere estimular su ejercicio y guiar la valoración de las mismas, favoreciendo, además, la participación. El despliegue de esta autonomía demanda
un acompañamiento a los alumnos en las tareas de búsqueda, selección y análisis

31

de la información, así como la valoración de las pruebas y errores como fuentes de
aprendizaje. En este sentido, el docente también debe promover en los alumnos la
investigación y el estudio por cuenta propia en fuentes diversas.

8. Previsor y negociador de necesidades específicas personales y del grupo. Es posible que el docente se encuentre ante procesos o situaciones no previstas que
requieran de su intervención oportuna mediante el diálogo y la negociación con
los alumnos. Igualmente podrá detectar aspectos que requieren fortalecerse en el
aprendizaje de los alumnos. También deberá prestar atención al clima de trabajo y
de interacción social en el aula, lo cual implicará altos en el camino, la reflexión con
el grupo y la redefinición de pautas de relación, así como la toma de decisiones y la
resolución no violenta de conflictos.

9. Promotor de la formación cívica y ética como labor colectiva. Demanda la convergencia de esfuerzos de todos los integrantes de la comunidad escolar. En este
sentido, el docente debe desempeñar un papel importante para impulsar –cuando
sea el caso–, con los colegas de otras asignaturas, los propósitos de Formación
Cívica y Ética para que se vean reflejados en todas ellas, tanto en los contenidos

32

como en las actitudes y acciones cotidianas con los alumnos. Por medio del trabajo colegiado, el docente tiene la oportunidad de plantear estrategias para alentar
conductas que favorezcan la convivencia armónica, solidaria y respetuosa, y proponer la creación de espacios de comunicación con los alumnos para que en ellos
expresen su opinión sobre situaciones que les inquietan dentro del aula, la escuela
y en la vida diaria.

Los recursos didácticos
Se sugiere que entren al aula diferentes tipos de materiales que faciliten a los alumnos tareas como localizar, consultar, contrastar, evaluar y ponderar información. Se
recomienda utilizar constantemente los materiales educativos impresos y digitales que
existen en los centros escolares como los libros de texto, los acervos de las bibliotecas
de Aula y Escolar, materiales en las diferentes lenguas indígenas y de multigrado, entre
otros. Además de los materiales publicados por la Secretaría de Educación Pública,
es necesario considerar el empleo de otros que pueden contribuir a las tareas de indagación y análisis que se proponen, como publicaciones y boletines de instituciones
y organismos públicos, revistas, prensa escrita y publicaciones periódicas, materiales
audiovisuales y otras tecnologías de la información y la comunicación (tic).
Otros recursos son el diálogo –como una forma de reflexión para resolver conflictos o diferencias y como mecanismo para tomar distancia de la propia perspectiva
ética en situaciones de la vida diaria– y la discusión de dilemas morales en situaciones

en que dos o más valores entran en conflicto. Además de manifestarse durante la enseñanza y el aprendizaje, el diálogo como recurso es fundamental en el diseño de situaciones didácticas, así como en el tipo de relaciones que se establecen entre docentes
y alumnos.

Procedimientos formativos
Para la asignatura se han considerado como procedimientos formativos fundamentales: el diálogo, la empatía, la toma de decisiones, la comprensión y la reflexión crítica,
el desarrollo del juicio ético, los proyectos de trabajo y la participación. Éstos podrán
integrarse con otras estrategias y recursos didácticos que los docentes adopten.
El diálogo plantea el desarrollo de capacidades para expresar con claridad las
ideas propias, tomar una postura, argumentar con fundamentos; escuchar para comprender los argumentos de los demás, respetar opiniones, ser tolerante, autorregular
las emociones y tener apertura a nuevos puntos de vista.
La empatía es una disposición a considerar a los otros en cuanto a sus ideas y
sus emociones presentes durante el diálogo, en la toma de decisiones, la reflexión,
la participación y la convivencia en general. Es un elemento actitudinal fundamental
de la comprensión mutua, que es necesaria en la construcción del trabajo colaborativo y de la concordia en las relaciones interpersonales.
La toma de decisiones favorece la autonomía de los alumnos al asumir con responsabilidad las consecuencias de elegir y optar, tanto en su persona como en los
demás, así como identificar información pertinente para sustentar una elección. Involucra la capacidad de prever desenlaces diversos, de responsabilizarse de las acciones
que se emprenden y de mantener congruencia entre los valores propios y la identidad
personal.
La comprensión y la reflexión crítica representan la posibilidad de que los alumnos analicen problemáticas, ubiquen su sentido en la vida social y actúen de manera
comprometida y constructiva en los contextos que exigen de su participación para el
mejoramiento de la sociedad donde viven. Su ejercicio demanda el empleo de dilemas
y el asumir roles.
El desarrollo del juicio ético es una forma de razonamiento por medio de la cual los
alumnos reflexionan, juzgan situaciones y problemas en los que se presentan conflictos
de valores y en los que tienen que optar por alguno, dilucidando lo que se considera
correcto o incorrecto, conforme a criterios valorativos que de manera paulatina se asumen como propios.
La capacidad para emitir juicios éticos varía con su edad y el desarrollo cognitivo,
y constituye la base para que se formen como personas autónomas y responsables.
Para ello se propone la discusión de situaciones, dilemas y casos basados en el con-

33

texto en que viven los alumnos y que demandan tomar decisiones individuales y colectivas, dialogar, negociar y establecer acuerdos.
Los proyectos de trabajo permiten abordar temáticas socialmente relevantes para
la comunidad escolar. Implican la realización de actividades de investigación, análisis
y participación social, mediante las cuales los alumnos integran los aprendizajes desarrollados en la asignatura, donde pueden recuperarse aspectos del ambiente escolar y
la experiencia cotidiana de los alumnos. Estas experiencias son producto de la exploración del contexto próximo en torno a problemáticas que demandan una toma de postura ética y una actuación consecuente con la misma. Además de proporcionar insumos
para la reflexión, la discusión colectiva y la comprensión del mundo social, contribuyen
en los alumnos al desarrollo de habilidades que favorecen la búsqueda, selección, análisis e interpretación de la información que se presenta en diferentes formatos y medios.
La participación en el ámbito escolar equivale, en principio, a hablar de democracia. Es un procedimiento por medio del cual los alumnos pueden hacer escuchar su
voz directamente en un proceso de comunicación bidireccional, donde no sólo actúan
como receptores, sino como sujetos activos. Asimismo, contribuye a que tome parte

34

en trabajos colaborativos dentro del aula y la escuela, y sirve de preparación para una
vida social sustentada en el respeto mutuo, la crítica constructiva y la responsabilidad.
Las oportunidades de servicio a otros compañeros o personas dentro y fuera de la escuela, contribuirán a dotar de un sentido social a la participación organizada.

O rganización

de los aprendizajes

35

L

a asignatura Formación Cívica y Ética comprende seis cursos en primaria y dos en
secundaria. Al tratarse de un espacio curricular que pretende favorecer de manera

gradual, secuencial y sistemática el desarrollo de las competencias cívicas y éticas en
la Educación Básica, la organización de los contenidos posee las siguientes características.
• La distribución de las competencias en los bloques. Las competencias se desarrollan todo el tiempo. Con el fin de asegurar la presencia de las ocho competencias
en los seis grados del programa de primaria y en los dos de secundaria, éstas se
han distribuido en cinco bloques, lo cual facilita su tratamiento mediante contenidos que convocan al análisis, la reflexión y la discusión.
Si bien el desarrollo de cada competencia moviliza a las restantes, para efectos didácticos en cada bloque se hace hincapié en dos o tres competencias afines
con el propósito de reforzar su desarrollo. Esto implica que al destacar algunas
competencias el resto se trabajan, pues se complementan mutuamente. Los bloques consideran dos competencias en primaria y tres en secundaria.
Su distribución en los bloques que conforman los programas de la asignatura
se presentan de la siguiente manera.

Bloque

Primaria

Secundaria

Conocimiento y cuidado de sí mismo.
Sentido de pertenencia a la comunidad, la nación y la humanidad.
I
Autorregulación y ejercicio
responsable de la libertad.

II

Autorregulación y ejercicio responsable de la libertad.
Apego a la legalidad y sentido de justicia.
Conocimiento y cuidado de sí mismo.

III

Respeto y valoración de la diversidad.
Sentido de pertenencia a la comunidad, la nación y la humanidad.
Manejo y resolución de conflictos.

36
IV

Apego a la legalidad y sentido de justicia.
Comprensión y aprecio por la democracia.
Participación social y política.
Participación social y política.

V
Manejo y resolución de conflictos.

Respeto y valoración de la diversidad.
Sentido de pertenencia a la
comunidad, la nación y la humanidad.

• El desarrollo de los contenidos. En la organización de los programas de la asignatura los contenidos se ordenan por niveles de complejidad y profundidad, de 1° a
6° grados en educación primaria, y muestran continuidad en 2° y 3° de secundaria.
Conforme se avanza en el trayecto o proceso formativo aumenta la complejidad
y se reconocen las posibilidades cognitivas, éticas y ciudadanas de los alumnos.

Respecto a los bloques que conforman cada grado, los contenidos parten de los
asuntos que refieren a la esfera personal y avanzan hacia los que involucran la convivencia social más amplia, es decir, se organizan de lo concreto a lo abstracto y de lo
particular a lo general. El docente debe considerar que cada alumno es diferente y, por
lo tanto, la apropiación de los contenidos corresponde a sus características personales, experiencias y contexto en que vive.
Contribuir al enriquecimiento de la perspectiva cívica y ética de los alumnos que
cursan la Educación Básica demanda considerar los procesos de crecimiento y desarrollo sociocognitivo. En este sentido, para organizar los contenidos de los programas
de primaria se hace hincapié en los ámbitos de la asignatura, al considerar que son
espacios formativos que aportan significados para el desarrollo gradual, secuencial y
sistemático de las competencias con el fin de favorecer la formación ética y ciudadana
de los alumnos.
En primaria, el docente tiene mayores posibilidades de conocer a sus alumnos,
recuperar experiencias y situaciones que viven en la escuela y los contextos cercanos
para convertirlos en situaciones didácticas, así como vincular contenidos de la asignatura con otras a partir de temáticas comunes. Para favorecer la reflexión y dar sentido a
la clase es importante que los contenidos en este nivel educativo se organicen a partir
de los ámbitos.
Respecto a los programas de secundaria, los contenidos de la asignatura se organizan a partir de los ejes formativos al considerar que el alumno de este nivel educativo
cuenta con mayor desarrollo sociocognitivo que le permite el acercamiento a los contenidos disciplinares complejos, vive transformaciones significativas que le demandan
actuar y tomar decisiones con mayores niveles de autonomía, cuenta con más recursos
para prever las consecuencias de sus acciones y puede considerar escenarios futuros
que le demanda una participación consciente, intencionada y responsable.

37

Bloques de estudio
Cada bloque temático está integrado por los siguientes elementos:

Título



Competencias

Expresa de manera general el contenido del bloque y tiene
relación con las competencias cívicas y éticas que se desarrollan
de manera integral.

cívicas y éticas.

En cada uno de los bloques se presentan las competencias
prioritarias a desarrollar, que pueden ser dos o tres, sin olvidar
que se articulan con las demás.

Ejes. Precisa los ejes formativos a los cuales, por fines didácticos, se da mayor importancia en

el bloque. Aparecen de manera explícita en los programas de secundaria y la forma como
están organizados se corresponde con el sentido en que pueden desarrollarse los temas.

38

Aprendizajes

esperados

Son pautas para el trabajo que es
necesario impulsar en la asignatura. Expresan rasgos de los aprendizajes que se espera logren los
alumnos al concluir cada bloque.
Constituyen indicadores para el
maestro sobre los aspectos a evaluar. Manifiestan lo que los alumnos
saben y saben hacer como resultado de sus aprendizajes individuales
y colectivos.

Contenidos
Favorecen la reflexión sobre situaciones personales y colectivas de índole ética y ciudadana, fundamentales para
el desarrollo de una ciudadanía democrática respetuosa
de los derechos humanos. Es importante atender al enfoque y cubrir todos los contenidos que se presentan en
los programas, con la finalidad de garantizar su gradualidad y secuencialidad en el abordaje de los mismos.

Ámbitos. Precisa el espacio social de interacción formativa al que pertenece el contenido a desarrollar. Aparecen de manera explícita en los programas de primaria. Es importante mencionar, que el desarrollo de competencias se favorece de manera organizada
y permanente a partir de los ámbitos. Ambiente escolar y Vida cotidiana se presentan
en un mismo apartado, pues están internamente relacionados.

Segundo grado

Bloque I. La Formación Cívica y Ética en el desarrollo social y personal
Competencias

que se favorecen: Conocimiento

y cuidado de sí mismo • Autorregulación y ejercicio responsable de la libertad • Sentido de
pertenencia a la comunidad, la nación y la humanidad

E jes : P ersona , É tica
A prendizajes

y

C iudadanía
C ontenidos

esperados

• Distingue, acepta y aprecia los cambios
físicos, afectivos y psicosociales que vive
en su adolescencia y comprende que
la formación cívica y ética favorece su
desarrollo personal y social.
• Reconoce la importancia de asumir
una perspectiva ética y ciudadana
para enfrentar retos ante los problemas
del entorno natural y social.
• Comprende la necesidad de ser
congruente con lo que piensa, siente, dice
y hace en situaciones de la vida cotidiana.
• Participa en la construcción de reglas y
normas en distintos contextos y argumenta
por qué éstas rigen sus actos en espacios
privados y públicos.

L a F ormación C ívica

y

É tica

y los adolescentes

• La escuela: un espacio para la formación cívica y ética que favorece el aprendizaje, la
convivencia y el desarrollo personal y social. La importancia de conformar una perspectiva
personal sobre sí mismo y el mundo en que vivimos. Reconocimiento, aceptación y valoración de sí mismo. El significado de los cambios físicos, psicosociales y afectivos en la
experiencia de los adolescentes.

La

dimensión moral de la vida humana

• Los seres humanos y su capacidad para pensar y juzgar sus acciones. Intereses y necesidades que guían la actuación humana. La congruencia entre pensar y actuar. Dar cuenta de
las decisiones. Libertad para elegir y decidir: característica que distingue a los humanos
de otros seres vivos. Condiciones y límites de la libertad.
• La formación ética y la construcción autónoma de valores. El compromiso consigo mismo
y con los demás. Principios éticos que orientan las acciones y decisiones personales.
• Distinciones y relaciones entre ética y moral.
• Los adolescentes ante los retos y problemas del entorno natural y social. Características
de las sociedades contemporáneas: complejidad, diversidad, funcionalidad, individualidad,
competitividad y volatilidad de paradigmas tradicionales.

R eglas

y normas en la vida cotidiana

• Las reglas y normas en diversos ámbitos de la vida de los adolescentes. Disciplina y figuras
de autoridad en diferentes espacios. Capacidad para participar en la definición y modificación de acuerdos y normas. Compromisos y responsabilidades en los espacios privados
y públicos.
• Distinción de diversos tipos de normas en la vida diaria. Obligaciones y normas externas
e internas al individuo. La importancia de las reglas y las normas en la organización de la
vida social.

SEGUNDO GRADO

41

Bloque II. Los adolescentes y sus contextos de convivencia
Competencias

que se favorecen: Conocimiento

y cuidado de sí mismo • Autorregulación y ejercicio responsable de la libertad • Apego a la
legalidad y sentido de justicia

E jes : P ersona , É tica
A prendizajes

• Rechaza situaciones que dañan las
relaciones afectivas y promueve formas
de convivencia respetuosas de la dignidad
humana en contextos sociales diversos.
• Cuestiona los estereotipos que promueven
los medios de comunicación y propone
acciones que favorecen una salud integral.

42

• Asume decisiones responsables e
informadas ante situaciones que ponen
en riesgo su integridad personal como
consecuencia del consumo de sustancias
adictivas y trastornos alimentarios.

C iudadanía
C ontenidos

esperados

• Discute sobre las acciones y las
condiciones que favorecen u obstaculizan
el derecho al desarrollo integral de los
adolescentes.

y

El

significado de ser adolescente en la actualidad

• Valoración social y cultural de la pubertad y la adolescencia en diferentes contextos. Aprender de las diferencias: respeto y solidaridad ante las diferencias físicas y personales. Formas de relación y de comunicación entre los adolescentes: el lenguaje, la música y las
tecnologías de la información y la comunicación.
• Los adolescentes como sujetos con derechos y responsabilidades. Su derecho a un desarrollo integral: educación, alimentación, salud, salud sexual, recreación, convivencia pacífica, trabajo y participación social.

I dentificación

y pertenencia de personas y grupos

• Significado de las relaciones de amistad y compañerismo en la adolescencia. Clarificación
de las condiciones que benefician o afectan las relaciones de amistad: autoestima, respeto en las relaciones afectivas, equidad de género, violencia, reciprocidad y abusos en
la amistad.
• Relaciones sentimentales en la adolescencia: noviazgo, vínculos afectivos, amor, atracción
sexual, disfrute, afinidad, respeto y compromiso. Diferentes significados de la pareja en distintas etapas de la vida de los seres humanos. Reconocimiento y prevención de la violencia
al interior de las relaciones de noviazgo y la pareja.
• Importancia de los componentes de la sexualidad en las relaciones humanas y en la realización personal: reproducción, género, erotismo y vinculación afectiva. Información sobre
los derechos sexuales y reproductivos. Prevención y rechazo a la violencia sexual.

Los

adolescentes ante situaciones que enfrentan en los ámbitos donde participan

• Identificación de trastornos alimentarios: anorexia, bulimia y obesidad, entre otros. Análisis
de los estereotipos que promueven los medios de comunicación y su influencia en la salud
integral. Acciones que favorecen una alimentación correcta y una salud integral.
• Riesgos en el consumo de sustancias adictivas. Drogadicción, alcoholismo y tabaquismo.
• Percepción del riesgo en los adolescentes ante situaciones que atentan contra su salud y
su integridad: violencia en la familia, maltrato, bullying, acoso, abuso y explotación sexual.
Infecciones de transmisión sexual. Responsabilidad en la autoprotección. Recursos para
responder asertivamente ante la presión de los demás en el entorno próximo.
• Derecho a la información sobre personas, grupos, organizaciones e instituciones que brindan ayuda y orientación a los adolescentes en situaciones de riesgo. Regulación jurídica,
marco de acción preventiva y correctiva.

SEGUNDO GRADO

Bloque III. La dimensión cívica y ética de la convivencia
Competencias

que se favorecen: Respeto

y valoración de la diversidad • Manejo y resolución de conflictos • Sentido de pertenencia a la
comunidad, la nación y la humanidad

E jes : P ersona , É tica
A prendizajes

y

C iudadanía
C ontenidos

esperados

• Distingue distintos tipos de principios
y valores para orientar sus acciones,
teniendo como criterio el respeto a los
derechos humanos.
• Valora la diversidad cultural en las
sociedades contemporáneas y asume
actitudes de corresponsabilidad ante
situaciones que afectan la convivencia
cotidiana y el entorno natural y social.
• Cuestiona y rechaza conductas
discriminatorias de exclusión,
restricción, distinción o preferencia que
degradan la dignidad de las personas,
por motivos sociales, económicos,
culturales y políticos.
• Analiza situaciones de la vida diaria en
donde se presentan conflictos de valores y
propone soluciones no violentas basadas
en la convivencia pacífica, la cooperación,
el diálogo, la negociación y la conciliación.

Los

principios y valores como referentes de la reflexión y la acción moral

• Diferentes tipos de valores: económicos, estéticos, culturales y éticos. Criterios y cualidades que empleamos para valorar. Las razones y argumentaciones individuales.
• Valores compartidos y no compartidos: libertad, igualdad, justicia, equidad, pluralismo,
tolerancia, cooperación, solidaridad y respeto.
• Consideración de los demás en la reflexión ética: sus perspectivas, necesidades e intereses.

R esponsabilidades

en la vida colectiva

• Responsabilidad y autonomía en la conformación de una perspectiva ética. Responsabilidad ante sí mismo y ante los demás. Pertenencia a grupos diversos en la conformación de
la identidad personal. La interdependencia entre lo personal y lo colectivo.
• Valoración de los derechos de los demás. Valores sociales, culturales y tradiciones que
favorecen una convivencia armónica con el medio social y natural.

El

reto de aprender a convivir

• Aspectos de la convivencia que enriquecen a las personas y favorecen la cohesión social:
conocimiento mutuo, interdependencia, comunicación, solidaridad, cooperación, creatividad y trabajo.
• La equidad de género en las relaciones entre mujeres y hombres. Los estereotipos que
obstaculizan la equidad. Diferencias y relaciones entre sexo y género.
• Actitudes que deterioran y obstaculizan la convivencia: etnocentrismo y discriminación
basada en el origen étnico o nacional; sexo, edad, discapacidad; la condición social o
económica; condiciones de salud, embarazo; lengua, religión, opiniones; preferencias
sexuales, estado civil o cualquier otra.
• Prácticas discriminatorias que reproducen la desigualdad, la exclusión, la pobreza y atentan contra los derechos fundamentales de las personas, obstaculizan el desarrollo nacional
e impiden la consolidación democrática del país.
• El conflicto en la convivencia. Relaciones de autoridad: fuerza, influencia y poder entre personas y grupos. Perspectiva y derechos de los adolescentes ante las figuras de autoridad
y representación.
• Vías para la construcción de formas no violentas de afrontar y solucionar el conflicto: el
diálogo, la negociación y la conciliación.

SEGUNDO GRADO

43

Bloque IV. Principios y valores de la democracia
Competencias

que se favorecen: Apego

a la legalidad y sentido de justicia • Comprensión y aprecio por la democracia • Participación social
y política

E jes : P ersona , C iudadanía
A prendizajes

• Asume principios y emplea procedimientos
democráticos para establecer acuerdos
y tomar decisiones en asuntos de interés
colectivo.

44

• Establece relaciones entre los
componentes de un gobierno democrático
y la importancia del respeto y ejercicio de
los derechos políticos, sociales y culturales
de los ciudadanos.
• Reconoce su responsabilidad para
participar en asuntos de la colectividad
y el derecho para acceder a información
pública gubernamental, solicitar
transparencia y rendición de cuentas del
quehacer de los servidores públicos.

SEGUNDO GRADO

É tica
C ontenidos

esperados

• Reconoce que los derechos humanos
son una construcción colectiva en
transformación que requieren de leyes
que los garanticen, instituciones y
organizaciones que promuevan su respeto
y toma una postura ante situaciones
violatorias de estos derechos.

y

L os

derechos humanos : criterios compartidos a los que aspira la humanidad

• Desarrollo histórico de los derechos humanos en México y el mundo: el respeto a la dignidad humana, el trato justo e igual en la convivencia democrática.
• Generaciones de los derechos humanos. Construcción colectiva y en transformación,
orientada a la dignidad humana, a la autonomía, la libertad de los individuos, la justicia
social y el respeto a las diferencias culturales. Análisis y rechazo de situaciones que comprometen la dignidad humana.
• Organizaciones de la sociedad civil que defienden, dan vigencia y exigen el respeto a los
derechos humanos. La argumentación y el diálogo como herramienta para defender
los derechos humanos de todas las personas.

P rincipios ,

normas y procedimientos de la democracia como forma de vida

• Experiencias y manifestaciones cotidianas de la democracia: respeto a diferentes formas
de ser, trato solidario e igual, disposición al diálogo, a la construcción de acuerdos y al
compromiso con su cumplimiento.
• Participación en asuntos de interés colectivo: la construcción del bien común en diversos
ámbitos de convivencia. Formulación de argumentos informados, articulados y convincentes para dirimir diferencias de interés y de opinión. Responsabilidades y compromisos
en la acción colectiva. El papel de los representantes y los representados en el contexto
próximo.

La

democracia como forma de gobierno

• El gobierno democrático. Los derechos políticos, sociales y culturales como derechos
humanos.
• Procedimientos democráticos: el principio de la mayoría y defensa de los derechos de las
minorías. Respeto al orden jurídico que se construye de forma democrática y se aplica a
todos por igual; ejercicio de la soberanía popular.
• Mecanismos de representación de los ciudadanos en el gobierno democrático. Sistema
de partidos y elecciones democráticas. La transparencia y la rendición de cuentas. Importancia de la participación razonada y responsable de la ciudadanía mediante el acceso a la
información pública gubernamental.
• Repercusiones de la conformación de gobiernos y aparatos legislativos democráticos en la
vida de los adolescentes. Presencia de los adolescentes y los jóvenes en la vida institucional del país. Asuntos de interés colectivo que comparten los adolescentes.

Bloque V. Hacia la identificación de compromisos éticos
Competencias

que se favorecen: Sentido

de pertenencia a la comunidad, la nación y la humanidad • Respeto y valoración de
la diversidad • Participación social y política

E jes : C iudadanía , É tica
A prendizajes

• Impulsa prácticas de convivencia
democrática ante comportamientos
discriminatorios relacionados con
el género, la preferencia sexual,
discapacidad, condición económica,
social, cultural, étnica o migrante.
• Formula estrategias que promueven la
participación democrática en la escuela
y emplea la resolución no violenta de
conflictos en contextos diversos.

P ersona
C ontenidos

esperados

• Diseña acciones que contribuyen a un
desarrollo ambiental para la sustentabilidad
en su localidad o entidad y se involucra en
su ejecución.

y

P royecto
C ompromisos

con el entorno natural y social

• Entorno natural y social en la satisfacción de necesidades humanas. Ciencia, tecnología y
aprovechamiento racional de los recursos que ofrece el medio. Recursos naturales como
bien común. Desarrollo humano y equidad.
• Experiencias culturales que fortalecen una convivencia armónica con el medio. Diseño de
estrategias de educación ambiental para la sustentabilidad. Identificación de procesos
de deterioro ambiental y deterioro de la convivencia.

P royecto
Características

y condiciones para la equidad de género en el entorno próximo

• Caracterización de las relaciones de género en el entorno: roles, estereotipos y prejuicios.
Convivir y crecer con igualdad de oportunidades. Formulación de estrategias que favorecen la equidad de género.
• Derecho a la información científica sobre procesos que involucran la sexualidad. Argumentos en contra de actitudes discriminatorias hacia personas que padecen vih-sida y otras
infecciones de transmisión sexual, así como a alumnas embarazadas y a personas con
preferencias sexuales diversas.

P royecto
La escuela como comunidad democrática y espacio para la solución no violenta de conflictos
• Relaciones de convivencia y confianza en el trabajo escolar. Solidaridad, respeto, cooperación y responsabilidad en el trabajo individual y de grupo. Compañerismo y amistad en
la escuela.
• Identificación de situaciones que propician conflictos en la escuela. Situaciones de hostigamiento, amenazas, exclusión y discriminación en el espacio escolar. Recursos y condiciones para la solución de conflictos sin violencia. Análisis y formulación de propuestas
basadas en el diálogo colaborativo.

SEGUNDO GRADO

45

Tercer grado

Bloque I. Los retos del desarrollo personal y social
Competencias

que se favorecen: Conocimiento

y cuidado de sí mismo • Autorregulación y ejercicio responsable de la libertad • Sentido de
pertenencia a su comunidad, la nación y la humanidad

E jes : P ersona , É tica
A prendizajes

• Toma decisiones que favorecen su calidad
de vida y autorrealización, expresando su
capacidad para responder asertivamente.
• Propone acciones colectivas para enfrentar
problemas de orden social y ambiental
que afectan a la comunidad, al país y la
humanidad.
• Vincula las condiciones que favorecen
o limitan el derecho de todos los seres
humanos a satisfacer sus necesidades
básicas con el logro de niveles de bienestar
y justicia social.

C iudadanía
C ontenidos

esperados

• Ejerce sus derechos sexuales y
reproductivos de manera responsable e
informada, y emplea recursos personales
para establecer relaciones de pareja o
noviazgo, sanas y placenteras.

y

I ndividuos

y grupos que comparten necesidades

• Asuntos privados de carácter público: salud integral, educación, ejercicio de la sexualidad,
adicciones, el derecho a la privacidad y bienestar socioafectivo.
• La dimensión social de las necesidades básicas: desigualdad y contrastes sociales en los
niveles de bienestar y desarrollo humano en México y el mundo.
• Repercusiones del desarrollo social en la vida personal. Recursos y condiciones para crecer, aprender y desarrollarse en el entorno. Identificación de desafíos para el desarrollo y el
bienestar colectivo: justicia, libertad, igualdad, equidad, solidaridad, cooperación, inclusión
y sustentabilidad.

A prender

a tomar decisiones de manera informada

• Elementos para la toma de decisiones personales: valoración de alternativas, ventajas,
desventajas, posibilidades y riesgos. Toma de decisiones informada y basada tanto en el
cuidado de sí como en el respeto a los derechos de los demás.
• Toma de decisiones colectivas ante problemáticas de orden social y ambiental que afectan
a un grupo, una comunidad, una organización social o una nación: salud, pobreza, desempleo, inseguridad, violencia, corrupción, falta de equidad de género y deterioro ambiental,
entre otros.
• Situaciones que afectan la convivencia y ponen en riesgo la integridad personal: el tráfico
y el consumo de drogas, problema que lesiona a las personas en sus derechos humanos,
genera inseguridad, violencia y deteriora la calidad de vida de los integrantes de la sociedad.
• Información sobre salud reproductiva, una necesidad para tomar decisiones responsables:
métodos y avances tecnológicos de la anticoncepción. El significado y el compromiso social y personal de la maternidad y paternidad en la adolescencia. Los derechos reproductivos. Autoestima y asertividad ante presiones en el noviazgo y en las relaciones de pareja.

TERCER GRADO

49


Documentos relacionados


Documento PDF manual de convivencia escolar liceo eduardo de la barra 2014
Documento PDF codigo de etica mecatronica
Documento PDF v de gowin competencias linguisticas
Documento PDF cursoseducacionsexual
Documento PDF etica
Documento PDF articulos constitucion espanola


Palabras claves relacionadas