Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



ELVALORSALVIFICODELSUFRIMIENTO.pdf


Vista previa del archivo PDF elvalorsalvificodelsufrimiento.pdf

Página 1 2 34542

Vista previa de texto


3

manifiesta a su manera la profundidad pr op ia de l h o mb re y de a lgú n m od o
la sup e r a. El sufr i mi ento p ar e c e p e r t e ne c e r a l a trascendencia del
hombre; es uno de esos puntos en los que el hombre está en cierto sentido
«destinado» a superarse a sí mismo, y de manera misteriosa es llamado a
hacerlo". (SD 2)
"El sufrimiento humano suscita compasión, suscita también respeto, y a su
manera atemoriza. En efecto, en él está contenida la grandeza de un
misterio específico. Ele particular respeto por todo sufrimiento humano debe
ser puesto al principio de cuanto será expuesto a continuación desde la más
profunda necesidad del corazón, y también desde el profundo
imperativo de la fe: la necesidad del corazón nos manda vencer el temor, y el
imperativo de la fe... brinda el contenido, en nombre y en virtud del cual
osamos tocar lo que parece en todo hombre algo tan intangible: porque el
hombre, en su sufrimiento, es un misterio intangible". (SD 4)
¿Qué entendemos por dolor y qué entendemos por sufrimiento?
"El sufrimiento es algo todavía más amplio que la enfermedad, más complejo y
a la vez aún más profundamente enraizado en la humanidad misma. Una cierta idea
de este problema nos viene de la distinción entre sufrimiento físico y
sufrimiento moral. Esta distinción toma como fundamento la doble dimensión del
ser humano, e indica el elemento corporal y espiritual como el inmediato o
directo sujeto del sufrimiento... El sufrimiento físico se da cuando de cualquier
manera «duele el cuerpo», mientras que el sufrimiento moral es «dolor del
alma».
Se trata, en efecto, del dolor de tipo espiritual, y no sólo de la dimensión
«psíquica» del dolor que acompaña tanto el sufrimiento moral como el físico". (SD 5)
Hay que notar como cuando sufrimos tiene una importancia fundamental
descubrir el sentido de nuestro sufrir. Es distinta la situación de quien sufre
sin saber el por qué, de quien sufre habiendo descubierto el por qué de su
sufrimiento. Cada uno de nosotros se dispone mejor a sufrir los dolores de una operación
y del tiempo post operatorio, si sabe que esto le servirá para recuperar la salud.
Mientras, al contrario, un enfermo de cáncer, que sabe que se va a morir en un breve
espacio de tiempo, aunque tenga menos dolores, sufre mucho más. En el primer caso, en
efecto, soportamos mejor porque tenemos la certeza de ser curados, mientras
que quien está sin esperanza está tentado por la desesperación y, a lo mejor de,
quitarse la vida4.
"Dentro de cada sufrimiento experimentado por el hombre, y también en lo profundo
del mundo del sufrimiento, aparece inevitablemente la pregunta: ¿por qué? Es una
pregunta acerca de la causa, la razón; una pregunta acerca de la finalidad
(para qué); en definitiva, acerca del sentido. Esta no sólo acompaña el
sufrimiento humano, sino que parece determinar incluso el contenido humano, eso
por lo que el sufrimiento es propiamente sufrimiento humano.
Obviamente el dolor, sobre todo el físico, está ampliamente difundido en el
mundo de los animales. Pero solamente el hombre, cuando sufre, sabe que
sufre y se pregunta por qué; y sufre de manera humanamente aún más
profunda, si no encuentra una respuesta satisfactoria". (SD 9).

Algunas respuestas al problema del sufrimiento
Antes de exponer la respuesta de la Revelación al problema del sufrimiento, echemos una
3

George Weigel, Biografía de Juan Pablo II, Testigo de esperanza, Plaza & Janés, Barcelona 1999, (cf. p. 636s).

3