Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



divre bet .pdf



Nombre del archivo original: divre-bet.pdf

Este documento en formato PDF 1.6 fue generado por / api.ilovepdf.com, y fue enviado en caja-pdf.es el 06/03/2019 a las 01:08, desde la dirección IP 190.231.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 237 veces.
Tamaño del archivo: 562 KB (41 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


DIVRÉ HAYAMIM BET
Divré Hayamim Bet

2ª DE CRONICAS

2ª Cronicas

1:1 Shelomoj ben de Dawid se afianzó en su reino, porque YAHWEH su Elohé estaba con él y
lo engrandeció inmensamente.
1:2 Shelomoj convocó a todo Yisrael –a los oficiales de millares y de centenas, a los
Shofetim y a todos los dirigentes de todo Yisrael, jefes de los clanes.
1:3 Entonces Shelomoj, y toda la asamblea con él, fue al altar que había en Guibón;
porque allí se encontraba la Tienda de Reunión de Ha´Elohé, que Moshé siervo de
Yahweh había hecho en el midbah.
1:4 (Pero el Arca de Ha´Elohé, Dawid la había subido desde QiryatYearim al lugar que le
había preparado Dawid; porque le había erigido una Tienda en Yahrusalaim.)
1:5 El altar de bronce que había hecho salel ben de Urí, ben de Jur, estaba también allí
delante de la Morada de Yahweh, y Shelomoj y la asamblea fueron a él.
1:6 Allí Shelomoj subió al altar de bronce ante Yahweh, el cual estaba en la Tienda de
Reunión, y presentó sobre él mil ofrendas quemadas.
1:7 Aquella noche, Elohé se le apareció a Shelomoj y le dijo: Pide lo que quieras que yo te
dé.
1:8 Shelomoj le respondió a Elohé: Tú trataste con mucha bondad a mi padre Dawid, y
ahora me has constituido melej en su lugar.
1:9 Ahora, oh Yahweh Elohé, que se cumpla la promesa que le hiciste a mi padre Dawid;
porque tú me has hecho melej sobre un pueblo tan numeroso como el polvo de la tierra.
1:10 Concédeme pues la sabiduría y el conocimiento para dirigir a este pueblo, porque
¿quién podrá gobernar a tu gran pueblo?
1:11 Elohé le dijo a Shelomoj: Por cuanto has pedido eso, y no has pedido riquezas, ni
propiedades, ni gloria, ni has pedido la vida de tu enemigo, ni larga vida para ti, sino que
has pedido la sabiduría y el conocimiento para gobernar a mi pueblo sobre el cual te he
constituido melej,
1:12 se te concede sabiduría y conocimiento, y también te daré riquezas, propiedades y
gloria tales como nunca han tenido los melejim que fueron antes de ti, ni ninguno
después de ti.
1:13 Desde el altar en Guibón, de la Tienda de Reunión, Shelomoj volvió a Yahrusalaim y
comenzó a reinar sobre Yisrael.
1:14 Shelomoj acumuló carros y jinetes; tenía 1,400 carros y 12,000 caballos que puso en
los pueblos de los carros y en Yahrusalaim junto al melej.
1:15 El melej hizo que la plata y el oro fueran tan abundantes en Yahrusalaim como las
piedras, y los cedros tan abundantes como los sicómoros que hay en la Shefelah.
1:16 Los caballos de Shelomoj eran importados de Mitzraim y de Qewé; los mercaderes
del melej los adquirían en Qewé al precio del mercado.
1:17 Cada carro importado de Mitzraim costaba 600 shékels de plata; y cada caballo, 150.
Estos a su vez los exportaban ellos a todos los melejim de los jetitas y a los melejim de
los aramitas.
2:1 Entonces Shelomoj resolvió edificar una Bayit para el nombre de Yahweh, y un palacio
real para sí.
2:2 Así que reclutó a 70,000 cargadores, a 80,000 canteros en las colinas, y a 3,600
supervisores.
2:3 Shelomoj le envió este mensaje a Juram el melej de Tsor: En vista de lo que hiciste
por mi padre Dawid al enviarle cedro para que se edificara un palacio de residencia

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1301

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

2:4 mira, yo me propongo edificar una Bayit para el nombre de Yahweh mi Elohé; se la
dedicaré para hacer ofrendas de incienso de especias dulces en su honor, para las hileras
regulares de panes, y para las ofrendas quemadas Matutinas y vespertinas de los Sabatot,
de los Rosh Jodesh y de las festividades, como es el deber eterno de Yisrael.
2:5 La bayit que me propongo edificar será grande, porque nuestro Elohé es más grande
que todos los Ha´Elohé.
2:6 Pero, ¿quién es capaz de edificarle una Bayit? ¡Ni siquiera el shamaim supremo lo
pueden contener! ¿Y quién soy yo para que le edifique una Bayit – excepto como lugar
para hacerle ofrendas quemadas?
2:7 Ahora, envíame un artesano para trabajar en oro, en plata, en bronce, en hierro, en
púrpura, en carmesí y en Material azul, y que sepa hacer tallados, para trabajar junto con
los artesanos que tengo aquí en Yahudah y en Yahrusalaim, a quienes proveyó mi padre
Dawid.
2:8 Envíame del Levanón madera de cedro, de ciprés y de sándalo; porque yo sé que tus
siervos son diestros en cortar los árboles del Levanón. Mis siervos trabajarán con los
tuyos,
2:9 para que me suministren un buen abasto de madera; porque la Bayit que voy a
edificar va a ser singularmente grande.
2:10 Para tus siervos, los cortadores que derriban árboles, he dedicado 20,000 kores de
trigo molido y 20,000 kores de cebada, 20,000 batos de vino y 20,000 de aceite.
2:11 Juram, melej de Tsor, le envió a Shelomoj este mensaje escrito en respuesta: Porque
Yahweh ama a su pueblo, te hizo melej sobre ellos.
2:12 Y Juram continuó: ¡Bendito sea Yahweh, el Elohé de Yisrael, que hizo el shamaim y la
tierra, que dio al melej Dawid un ben sabio, dotado de inteligencia y entendimiento para
edificar una Bayit para Yahweh y un palacio real para sí.
2:13 Ahora le envío a un hombre diestro e inteligente, JuramAví,
2:14 el ben de una mujer danita, y su padre es un hombre de Tsor. Él es diestro en
trabajar el oro, la plata, el bronce, el hierro, la piedra, la madera, la púrpura, el Material
azul, el lino fino y el carmesí; y también en tallar y diseñar cualquier cosa que se requiera,
al lado de tus artesanos y de los artesanos de Su Majestad, su padre Dawid.
2:15 En cuanto al trigo, la cebada, el aceite y el vino que mencionó Su Majestad, envíeselo
a sus siervos.
2:16 Nosotros nos encargaremos de cortar en el Levanón todos los árboles que usted
necesite, y de enviarlos en balsas por mar hasta Yafo; usted los transportará hasta
Yahrusalaim.
2:17 Shelomoj hizo un censo de todos los extranjeros que había en la tierra de Yisrael,
aparte del censo que había hecho su padre Dawid, y se halló que eran 153,600.
2:18 De ellos designó a 70,000 cargadores, a 80,000 canteros, y a 3,600 supervisores
para que velaran que la gente trabajara.
3:1 Entonces Shelomoj comenzó a edificar la Bayit de Yahweh en Yahrusalaim, en el
monte Moriyah, donde se le había aparecido a su padre Dawid, en el lugar que Dawid
había designado, en la era de Ornán el yebusita.
3:2 Comenzó a edificar en el segundo día del mes segundo del cuarto año de su reinado.
3:3 Estas fueron las tres dimensiones que Shelomoj estableció para edificar la Bayit de
Ha´Elohé: su longitud en codos, por la medida antigua, era de sesenta, y su anchura era
de veinte.
3:4 La longitud del pórtico del frente era igual a la anchura de la bayit, veinte codos, y su
altura era de ciento veinte. Por dentro lo revistió de oro puro.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1302

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

3:5 La Bayit misma la forró con madera de ciprés. La recubrió de oro fino y le grabó
encima palmeras y cadenas.
3:6 Revistió la Bayit con piedras preciosas para ornamento; el oro era oro de Parwáyim.
3:7 Recubrió la Bayit de oro, las vigas, los umbrales, sus paredes y sus puertas; y talló
querubines sobre las paredes.
3:8 Hizo también el Lugar Santísimo: su longitud era igual a la anchura de la Bayit de
veinte codos, su anchura era de veinte codos. La recubrió con seiscientos talentos de oro
fino.
3:9 Los clavos pesaban cincuenta shékels de oro; los aposentos superiores los recubrió de
oro.
3:10 Hizo dos querubines esculpidos en el Lugar Santísimo, recubiertos de oro.
3:11 Las alas extendidas de los querubines medían veinte codos de largo: un ala de cinco
codos que llegaba hasta una pared de la Bayit, y la otra ala de cinco codos que tocaba el
ala del otro querubín;
3:12 un ala del otro querubín, de cinco codos, se extendía hasta la pared de la Bayit, y la
otra ala, de cinco codos, tocaba el ala del primer querubín.
3:13 Las alas extendidas de estos querubines medían así veinte codos de largo, y ellos
estaban de pie, con sus rostros hacia el centro de la Bayit.
3:14 Hizo la cortina de Material azul, de púrpura, de carmesí y de lino fino; y en el mismo
bordó querubines.
3:15 Al frente de la Bayit hizo dos columnas de treinta y cinco codos de alto; los capiteles
de encima de ellas medían cinco codos de alto.
3:16 Hizo cadenillas en el Santuario interior y las puso en la parte superior de las
columnas; hizo cien granadas y las puso en las cadenillas.
3:17 Erigió las columnas delante del Gran Salón, una a su derecha y otra a su izquierda; a
la de la derecha la llamó Yakhín, y a la de la izquierda, Bóaz.
4:1 Hizo un altar de bronce de veinte codos de largo, veinte codos de ancho y diez codos
de alto.
4:2 Hizo la fuente de metal fundido que tenía diez codos de borde a borde, perfectamente
circular; tenía cinco codos de alto, y una circunferencia de treinta codos.
4:3 Debajo tenía figuras de bueyes todo alrededor, de diez codos, rodeando la fuente; los
bueyes estaban en dos hileras, fundidos en una pieza con ella.
4:4 Estaba asentada sobre doce bueyes: tres miraban al norte, tres al oeste, tres al sur y
tres al este, con la fuente colocada sobre ellos; sus ancas daban hacia el lado interior.
4:5 La fuente tenía un palmo de espesor, y su borde se hizo como el de una copa, como
los pétalos de un lirio. Podía contener 3,000 batos.
4:6 Hizo diez piletas para los lavamientos; puso cinco de ellas al sur y cinco al norte; para
que lavaran en ellas las presas para la ofrenda quemada; pero la fuente les servía a los
kohanim para lavarse.
4:7 Hizo diez candelabros de oro según lo establecido, y los puso en el Gran Salón, cinco a
la derecha y cinco a la izquierda.
4:8 Hizo diez mesas y las puso en el Gran Salón, cinco a la derecha y cinco a la izquierda.
Hizo cien tazones de oro.
4:9 Hizo el atrio de los kohanim y el gran atrio, y puertas para el gran atrio; revistió de
bronce sus puertas.
4:10 Colocó la fuente en el lado derecho, en la esquina sureste.
4:11 Juram hizo las ollas, las palas y los tazones. Con eso completó Juram la obra que
había emprendido para el melej Shelomoj en la Bayit de Ha´Elohé:

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1303

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

4:12 las dos columnas, los globos, y los dos capiteles en la parte superior de las
columnas; y las dos redes que cubrían los dos globos de los capiteles en la parte superior
de las columnas;
4:13 las cuatrocientas granadas para las dos redes, dos hileras de granadas para cada red,
para cubrir los dos tazones de los capiteles en la parte superior de las columnas;
4:14 hizo las diez bases y las piletas sobre las bases;
4:15 una fuente con los doce bueyes debajo de ella;
4:16 las ollas, las palas y los tazones. Y todos los utensilios que le hizo JuramAbí al melej
Shelomoj para la Bayit de Yahweh eran de bronce pulido.
4:17 El melej los hizo fundir en moldes hechos de barro, en la llanura del Yardén entre
Sukot y Tseredat.
4:18 Shelomoj hizo una gran cantidad de utensilios; el peso del bronce no se pudo
determinar.
4:19 Y Shelomoj hizo todos los utensilios de la Bayit de Ha´Elohé: el altar de oro, las
mesas para el pan de la presentación;
4:20 los candelabros con sus lámparas de oro fino, para arder según lo prescrito en frente
del Santuario interior;
4:21 y los pétalos, las lámparas y las tenazas, de oro purísimo;
4:22 las despabiladeras, los tazones, las cucharas y los incensarios eran de oro sólido; y
de la entrada de la Bayit: las puertas de la parte interior de la Bayit, el Lugar Santísimo,
y las puertas del Gran Salón de la Bayit, eran de oro.
5:1 Cuando se completó toda la obra que se propuso Shelomoj para la Bayit de YAHWEH,
Shelomoj trajo las cosas que su padre Dawid había consagrado –la plata, el oro y los
utensilios– y los depositó en los tesoros de la Bayit de Ha´Elohé.
5:2 Entonces Shelomoj convocó en Yahrusalaim a los ancianos de Yisrael a todos los jefes
de las tribus y a los jefes ancestrales de los Yisraelitas, para subir el Arca de la Alianza de
Yahweh desde la Ciudad de Dawid, que es Tzión.
5:3 Todos los hombres de Yisrael se congregaron ante el melej en la Fiesta, en el séptimo
mes.
5:4 Cuando hubieron llegado todos los ancianos de Yisrael, los lewitas tomaron el Arca.
5:5 Subieron el Arca y la Tienda de Reunión y todos los utensilios sagrados que estaban en
la Tienda los kohanim lewitas los subieron.
5:6 Entretanto, el melej Shelomoj y toda la comunidad de Yisrael, que se había reunido
junto a él delante del Arca, sacrificaban ovejas y vacas en tal abundancia que no se
podían contar ni numerar.
5:7 Los kohanim llegaron el Arca de la Alianza de Yahweh a su lugar en el Santuario
interior de la Bayit, en el Lugar Santísimo, debajo de las alas de los querubines;
5:8 porque los querubines extendían las alas sobre el lugar del Arca de modo que los
querubines cubrían el Arca y sus varas por encima.
5:9 Las varas se proyectaban más allá del Arca y los extremos de las varas se podían ver
desde el frente del Santuario interior, pero no se podían ver desde afuera; y allí
permanecen hasta el día de hoy.
5:10 No había nada dentro del Arca, excepto las dos tablas que Moshé había puesto allí en
Jorev, cuando Yahweh hizo una alianza con los Yisraelitas después de su salida de
Mitzraim.
5:11 Cuando los kohanim salieron del santuario, todos los kohanim presentes se habían
santificado sin distinción de sus grupos

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1304

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

5:12 todos los cantores lewitas, Asaf, Hemán y Yedutún, con sus benei y sus ajim,
vestidos de lino fino y portando címbalos, liras y arpas, estaban de pie al este del altar, y
con ellos había ciento veinte kohanim que tocaban las trompetas;
5:13 Los trompetistas y los cantores se unieron en unísono para alabar y loar a Yahweh; y
cuando se elevó más el sonido de las trompetas, los címbalos y otros instrumentos
musicales, y cuando alababan a Yahweh diciendo: Porque él es bueno, porque su amor es
eterno, la Bayit, la Bayit de Yahweh, se llenó con una nube.
5:14 Los kohanim no pudieron quedarse para realizar el servicio por causa de la nube,
porque la gloria de Yahweh había llenado la bayit de Ha´Elohé.
6:1 Entonces Shelomoj declaró: Yahweh ha escogido habitar en la densa nube.
6:2 Yo te he edificado una Bayit sublime, un lugar donde puedes habitar para siempre.
6:3 Entonces, mientras toda la kehila de Yisrael estaba de pie, el melej se volvió y bendijo
a toda la kehila de Yisrael.
6:4 Dijo: ¡Bendito sea Yahweh el Elohé de Yisrael, quien ha cumplido palpablemente lo
que le prometió a mi padre Dawid. Porque dijo:
6:5 Desde el momento en que saqué a mi pueblo de la tierra de Mitzraim, no había
escogido ninguna ciudad de todas las tribus de Yisrael para edificar una Bayit donde
estuviese mi nombre, ni había escogido a nadie que fuese el caudillo sobre mi pueblo
Yisrael.
6:6 Pero elegí a Yahrusalaim para que allí estuviera mi nombre, y elegí a Dawid para que
gobierne a mi pueblo Yisrael.
6:7 Estuvo en el de mi padre Dawid el anhelo de edificar una bayit al nombre de Yahweh,
el Elohé de Yisrael.
6:8 Pero Yahweh le dijo a mi padre Dawid: En cuanto a que quieras edificar una Bayit para
mi nombre, haces bien en querer eso.
6:9 Sin embargo, tú no edificarás la Bayit; tu ben que te va a nacer será quien edificará la
Bayit a mi nombre.
6:10 Ahora Yahweh ha cumplido la promesa que hizo. Yo he sucedido a mi padre Dawid y
he ascendido al trono de Yisrael, como prometió Yahweh. He edificado la Bayit para el
nombre de Yahweh, el Elohé de Yisrael,
6:11 y he puesto aquí el Arca que contiene la Alianza que hizo Yahweh con los Yisraelitas.
6:12 Entonces se puso de pie delante del altar de Yahweh, frente a toda la kehila de
Yisrael, y extendió sus manos.
6:13 Shelomoj había hecho una plataforma de bronce y la había puesto en medio del Gran
Atrio; era de cinco codos de largo, cinco codos de ancho y tres codos de alto. Se puso de
pie sobre ella, y arrodillándose frente a toda la kehila de Yisrael, extendió las manos al
shamaim,
6:14 y dijo: ¡Oh Yahweh, Elohé de Yisrael, no hay Elohé como tú, ni en el shamaim ni en
la tierra! Tú mantienes firme la Alianza para con tus servidores que caminan delante de ti
con todo su corazón.
6:15 Tú has cumplido las promesas que le hiciste a tu siervo Dawid, mi padre; hiciste una
promesa y la has cumplido, como es ahora el caso.
6:16 Y ahora, oh Yahweh, Elohé de Yisrael, cumple con tu siervo Dawid, mi padre, lo que
le prometiste diciendo: Nunca te faltará delante de mí un descendiente que se siente en
el trono de Yisrael, con tal que tus benei guarden su camino para andar en la senda de mi
Torah como tú has andado delante de mí.
6:17 Ahora pues, oh Yahweh, Elohé de Yisrael, quede confirmada la promesa que le hiciste
a tu siervo Dawid.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1305

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

6:18 ¿Es verdad que Elohé habita con los hombres sobre la tierra? ¡Ni siquiera el shamaim
y el shamaim supremo te pueden contener; cuánto menos esta Bayit que he edificado!
6:19 Sin embargo, oh Yahweh, Elohé mío, vuélvete hacia la tefilat y la súplica de tu siervo,
y escucha el clamor y la tefilat que te ofrece tu siervo.
6:20 Que estén abiertos tus ojos de día y de noche hacia este templo, hacia el lugar donde
has resuelto hacer que habite tu nombre; para que escuches la tefilat que tu siervo
ofrezca hacia este lugar.
6:21 Y cuando escuches las súplicas que tu siervo y tu pueblo Yisrael ofrezcan hacia este
lugar, escucha tú desde tu morada celestial, escucha y perdona.
6:22 Si alguna persona comete una ofensa contra su prójimo, y se le exige un juramento,
haciéndolo jurar contra sí mismo, y él entra con su juramento delante de tu altar en esta
Bayit,
6:23 Entonces escucha tú desde el shamaim y actúa para juzgar a tus siervos, dando la
paga al que no tiene la razón, haciendo recaer el castigo sobre su cabeza y vindicando al
que tiene la razón, dándole conforme a su justicia.
6:24 Si tu pueblo Yisrael queda derrotado delante del enemigo por haber pecado contra ti,
y ellos una vez más reconocen tu nombre y ofrecen tefilat y súplica ante ti en esta bayit,
6:25 Entonces escucha tú desde el shamaim y perdona el pecado de tu pueblo Yisrael, y
restáuralos a la tierra que les diste a ellos y a sus padres.
6:26 Cuando el shamaim se cierre y no haya lluvia por haber ellos pecado contra ti, si
oran hacia este lugar y confiesan tu nombre y se arrepienten de sus pecados, cuando tú
los humilles,
6:27 Entonces escucha tú en el shamaim y perdona el pecado de tus siervos y de tu
pueblo Yisrael, ya que le has enseñado el camino apropiado por el que deben andar y le
has dado lluvia sobre tu tierra, la cual has dado a tu pueblo por heredad.
6:28 Así también, cuando haya hambre en el país, cuando haya una plaga, tizón, añublo,
langosta u oruga, o cuando sus enemigos lo asedien en cualquiera de las comunidades de
su tierra. En cualquier plaga y en cualquier enfermedad,
6:29 cualquier tefilat o súplica que ofrezca alguna persona entre todo tu pueblo Yisrael –
cada uno reconociendo su plaga y su dolor– cuando extienda sus manos hacia esta Bayit,
6:30 Entonces escucha tú desde el shamaim, el lugar de tu morada, y perdona. Trata a
cada uno conforme a todos sus caminos, según conozcas que sea su corazón, porque sólo
tú conoces el de todos los hombres
6:31 para que te respeten y anden en tus caminos todos los días que vivan sobre la tierra
que les diste a nuestros padres.
6:32 O si un extranjero que no sea de tu pueblo Yisrael viene de una tierra lejana a causa
de tu gran nombre, de tu poderosa mano y de tu brazo extendido, y viene a orar hacia
este templo,
6:33 Entonces escucha tú desde tu morada celestial y concédele todo aquello por lo cual el
extranjero clame a ti. Así todos los pueblos de la tierra conocerán tu nombre y te
reverenciarán, como hace tu pueblo Yisrael; y reconocerán que tu nombre está ligado a
esta bayit que he edificado.
6:34 Cuando tu pueblo salga a la batalla contra sus enemigos en una campaña a la que lo
envíes, y ellos oren a ti en dirección a esta ciudad que tú has elegido y a la Bayit que he
edificado a tu nombre,
6:35 Entonces escucha desde el shamaim su tefilat y su súplica y ampara su causa.
6:36 Cuando pequen contra ti, pues no hay persona que no peque, y te enojes contra ellos
y los entregues al enemigo, y sus captores los lleven a tierra enemiga, lejana o cercana;

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1306

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

6:37 si ellos recobran el sentido en la tierra a donde hayan sido llevados cautivos, y se
arrepienten y te suplican en la tierra de su cautiverio, diciendo: Hemos pecado, hemos
actuado perversamente, hemos actuado impíamente;
6:38 y si en la tierra de su cautiverio a donde los hayan llevado, ellos se vuelven a ti con
todo su y con todo su ser, y oran en dirección a la tierra que diste a sus padres, a la
ciudad que has elegido y a la Bayit que he edificado para tu nombre
6:39 –Entonces escucha desde tu morada celestial su tefilat y su súplica, ampara su causa,
y perdona a tu pueblo que ha pecado contra ti.
6:40 Ahora, Elohé mío, que estén abiertos tus ojos y atentos tus oídos a la tefilat hecha en
este lugar. Y ahora:
6:41 Avanza, oh Yahweh Elohé, al lugar de tu reposo, tú y tu Arca poderosa. Tus kohanim,
oh Yahweh Elohé, están vestidos de triunfo; tus leales se regocijan en tu bondad.
6:42 Oh Yahweh Elohé, no rechaces a tu ungido; acuérdate de la lealtad de tu siervo
Dawid.
7:1 Cuando Shelomoj terminó de orar, descendió fuego del shamaim y consumió la
ofrenda quemada y los sacrificios, y la gloria de Yahweh llenó la Bayit.
7:2 Los kohanim no pudieron entrar en la Bayit de Yahweh, porque la gloria de Yahweh
había llenado la Bayit de Yahweh.
7:3 Todos los benei de Yisrael vieron descender el fuego y la gloria de Yahweh sobre la
Bayit; se arrodillaron con el rostro sobre el suelo y se postraron, alabando a Yahweh:
Porque él es bueno, porque su amor es eterno.
7:4 Entonces el melej y todo el pueblo ofrecieron sacrific ios delante de Yahweh.
7:5 Shelomoj ofreció en sacrificio 22,000 toros y 120,000 ovejas. Así el melej y todo el
pueblo dedicaron la Bayit de Ha´Elohé.
7:6 Los kohanim estaban de pie en sus puestos; los lewitas tenían los instrumentos de
música de Yahweh, que el melej Dawid hiciera para alabar a Yahweh: porque su amor es
eterno, por medio de las hallels de Dawid que conocían. Los kohanim tocaban trompetas
frente a ellos, y todo Yisrael estaba de pie.
7:7 Shelomoj consagró la parte central del atrio frente a la Bayit de Yahweh, pues allí
presentó las ofrendas quemadas y los sebos de los sacrificios de bienestar, porque el
altar de bronce que Shelomoj había hecho no podía contener las ofrendas quemadas, las
ofrendas de comida, y los sebos.
7:8 En aquella ocasión Shelomoj observó la Fiesta por siete días, y todo Yisrael con él, una
gran kehila desde LeboJamat hasta el arroyo de Mitzraim.
7:9 Al octavo día hicieron una asamblea solemne; celebraron la dedicación del altar por
siete días, y celebraron la Fiesta durante siete días.
7:10 El día veintitrés del mes séptimo envió al pueblo a sus moradas, alegres y de buen
ánimo por la bondad que Yahweh le había mostrado a Dawid, a Shelomoj y a su pueblo
Yisrael.
7:11 Así terminó Shelomoj la Bayit de Yahweh y el palacio real; Shelomoj tuvo éxito en
todo lo que se había propuesto realizar con relación a la Bayit de Yahweh y a su palacio.
7:12 Yahweh se le apareció a Shelomoj de noche y le dijo: Yo he escuchado tu tefilat y he
elegido este lugar como mi Bayit de sacrificios.
7:13 Si cierro el shamaim de modo que no haya lluvia; si mando la langosta para que
devore la tierra; o si envío plaga contra mi pueblo,
7:14 si mi pueblo que lleva mi nombre se humilla, si oran y buscan mi favor y se apartan
de sus malos caminos, Entonces yo oiré desde mi morada celestial y perdonaré sus
pecados y sanaré su tierra.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1307

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

7:15 Ahora mis ojos estarán abiertos y mis oídos atentos a la tefilat hecha en este lugar.
7:16 Y ahora he elegido y he consagrado esta Bayit para que en ella esté mi nombre para
siempre. Mis ojos y mi estarán en ella todos los días.
7:17 Y en cuanto a ti, si andas delante de mí como anduvo tu padre Dawid, haciendo
todas las cosas que te he mandado y guardando mis leyes y mis reglas,
7:18 Entonces estableceré tu trono real, según la alianza que hice con tu padre Dawid,
diciendo: No te faltará un descendiente que gobierne en Yisrael.
7:19 Pero si ustedes se apartan de mí y abandonan mis leyes y mis Miztvot que he puesto
delante de ustedes, y se van y sirven a otras deidades y las adoran,
7:20 Entonces los arrancaré de mi suelo que les dado, y esta Bayit que he consagrado
para mi nombre, la arrojaré de mi presencia, y la convertiré en refrán y burla entre todos
los pueblos.
7:21 Y en cuanto a esta bayit, una vez tan exaltada, todo el que pase por ella se
asombrará y preguntará: ¿Por qué ha hecho así Yahweh a esta tierra y a esta Bayit?
7:22 Y la respuesta será: Porque abandonaron a Yahweh, el Elohé de sus padres, que los
libró de la tierra de Mitzraim, y adoptaron otras deidades y las adoraron y les sirvieron;
por eso él ha traído sobre ellos toda esta calamidad.
8:1 Al cabo de veinte años, durante los cuales Shelomoj había edificado la Bayit de
YAHWEH y su propio palacio
8:2 –Shelomoj también reedificó las ciudades que le había dado Juram a Shelomoj, y
estableció Yisraelitas en ellas y
8:3 Shelomoj marchó contra JamatTsovah y se apoderó de ella.
8:4 Reedificó Tadmor en el midbah (desierto), y todos los poblados de guarniciones que
había edificado en Jamat.
8:5 Edificó Jorón Alta y Jorón Baja como ciudades fortificadas con murallas, puertas y
trancas;
8:6 así como Baalat y todos los poblados de guarniciones que tenía Shelomoj, todos los
poblados para los carros y los poblados para los de la caballería –todo lo que Shelomoj se
propuso edificar en Yahrusalaim, en el Levanón y en toda la tierra que gobernaba.
8:7 A todo el pueblo que había quedado de los jetitas, emoritas, perezitas, jiwitas y
yebusitas, ninguno de los cuales era de descendencia Yisraelita
8:8 aquéllos de su descendientes que habían quedado después de ellos en la tierra, a
quienes los Yisraelitas no aniquilaron y a éstos Shelomoj los sometió a trabajo forzado,
como es todavía el caso.
8:9 Pero los Yisraelitas, a ninguno de los cuales Shelomoj esclavizó para sus obras,
servían como soldados y como sus oficiales principales, y como comandantes de su
carrocería y su caballería.
8:10 Estos eran los prefectos de Shelomoj, 250 capataces sobre el pueblo.
8:11 Shelomoj trasladó a la hija del Paroh de la Ciudad de Dawid al palacio que le había
edificado, porque dijo: Ninguna esposa mía va a vivir en un palacio de Dawid el melej de
Yisrael, pues el área donde ha entrado el Arca de Yahweh es sagrada.
8:12 En esa ocasión Shelomoj presentó ofrendas quemadas a Yahweh sobre el altar de
Yahweh que había edificado delante del pórtico.
8:13 Lo que debía ofrecerse cada día lo sacrificaba conforme al mitzvot de Moshé para los
Shabbat, los Rosh Jodesh y las tres Festividades anuales, la Fiesta de los
Inleudos (Panes sin levadura), la Fiesta de las Semanas (Shavuot), y la Fiesta
de las Cabañas (Sukkot).

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1308

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

8:14 Siguiendo las prescripciones de su padre Dawid, estableció las divisiones de los
kohanim para sus deberes, y a los lewitas según sus turnos, para dar Hallel y servir
frente a los kohanim, según los requerimientos de cada día, y a los porteros según sus
turnos, en cada puerta, porque así lo había mandado Dawid, hombre de Ha´Elohé.
8:15 No se apartaron del mandato del melej con relación a los kohanim y a los lewitas en
ningún asunto, incluyendo el de los tesoros.
8:16 Así se ejecutó toda la obra de Shelomoj desde el día en que se pusieron los cimientos
de la Bayit de Yahweh, hasta que quedó completamente terminada la Bayit de Yahweh.
8:17 En aquella ocasión Shelomoj fue a EtsyónGuéber y a Elot en la costa de la tierra de
Edom.
8:18 Juram le envió, por medio de sus servidores, una flota con una tripulación de peritos
marineros; éstos fueron con los siervos de Shelomoj a Ofir, y obtuvieron allí 450 talentos
de oro, y los llegaron al melej Shelomoj.
9:1 La reina de SIvrima oyó de la fama de Shelomoj, y vino a Yahrusalaim para probar a
Shelomoj con preguntas difíciles, acompañada de un gran séquito, incluyendo camellos
cargados de especias, una gran cantidad de oro, y piedras preciosas. Cuando vino a
Shelomoj, habló con él de todo lo que tenía en su mente.
9:2 Shelomoj tuvo respuestas para todas sus preguntas; no había nada que Shelomoj no
conociera, nada sobre lo que no le pudiese responder.
9:3 Cuando la reina de SIvrima vio cuán sabio era Shelomoj y el palacio que había
edificado,
9:4 los manjares de su mesa, las sillas de sus cortesanos, el servicio y las vestiduras de
sus siervos, sus coperos y sus vestiduras, y las ofrendas quemadas, y la procesión con la
que él subía a la Bayit de Yahweh, se quedó sin aliento.
9:5 Le dijo al melej: ¡Lo que había oído en mi tierra acerca de ti y de tu sabiduría era
verdad!
9:6 Yo no creía lo que decían hasta que vine y vi con mis propios ojos que ni siquiera se
me había descrito la mitad de tu gran sabiduría; tú superas el informe que yo había oído.
9:7 ¡Qué afortunados son tus hombres, y qué afortunados son estos cortesanos tuyos que
siempre están atendiéndote y pueden escuchar tu sabiduría!
9:8 ¡Barut ata Yahweh tu Elohé, que te favoreció y te puso en su trono como melej para
Yahweh tu Elohé! Por el ahavah (amor) de tu Elohé por Yisrael y para establecerlo para
siempre es que te ha puesto como melej sobre ellos para que practiques la recta justicia.
9:9 Ella le obsequió al melej ciento veinte talentos de oro, y una inmensa cantidad de
especias y piedras preciosas. Nunca hubo especias como las que la reina de SIvrima le
dio al melej Shelomoj,
9:10 también los siervos de Juram y los de Shelomoj, que traían oro de Ofir, trajeron
madera de sándalo y piedras preciosas.
9:11 El melej hizo con la madera de sándalo escalinatas para la Bayit de Yahweh y para el
palacio real, y arpas y liras para los músicos como las que nunca antes se habían visto en
la tierra de Yahudah.
9:12 El melej Shelomoj en cambio le dio a la reina de SIvrima todo lo que ella quiso
pedirle, más de lo que ella le había llevado al melej. Entonces ella se volvió y regresó con
sus cortesanos a su tierra.
9:13 El oro que Shelomoj recibía cada año pesaba 666 talentos de oro,
9:14 aparte del que traían los mercaderes y los comerciantes importadores, y del oro y la
plata que todos los melejim de Arabia y los gobernadores del país le traían a Shelomoj.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1309

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

9:15 El melej Shelomoj hizo doscientos escudos grandes de oro batido, seiscientos shékels
de oro batido por cada escudo,
9:16 y trescientos escudos pequeños de oro batido, trescientos shékels de oro por cada
escudo pequeño. El melej los puso en la Bayit del Bosque del Levanón.
9:17 El melej también hizo un gran trono de marfil, enchapado en oro puro.
9:18 Seis escalones daban al trono; y el trono tenía un estrado recubierto de oro, y brazos
a ambos lados del asiento. Junto a los brazos había dos leones de pie,
9:19 y había también doce leones de pie sobre los seis escalones, seis a cada lado. Jamás
se hizo algo semejante para ningún otro reino.
9:20 Todos los vasos de beber del melej Shelomoj eran de oro, y toda la vajilla de la Bayit
del Bosque del Levanón era de oro puro; la plata se contaba como nada en los días de
Shelomoj.
9:21 La flota del melej viajaba a Tarshish con los siervos de Juram. Una vez cada tres
años venía la flota de Tarshish, trayendo o ro, plata, marfil, monos y pavos reales.
9:22 El melej Shelomoj superaba a todos los melejim de la tierra en riqueza y en sabiduría.
9:23 Todos los melejim de la tierra venían a rendirle homenaje a Shelomoj y a oír la
sabiduría con la que Ha´Elohé lo había dotado.
9:24 Cada uno traía su tributo, objetos de plata y de oro, vestiduras, armas, especias,
caballos y mulos.
9:25 Shelomoj tenía 4,000 establos para los caballos y los carros, y 12,000 jinetes, a los
cuales puso en los poblados de los carros, y con el melej en Yahrusalaim.
9:26 Él gobernaba sobre todos los melejim desde el Río hasta la tierra de los filisteos y
hasta la frontera con Mitzraim.
9:27 El melej hizo que la plata fuera tan común en Yahrusalaim como las piedras, y que el
cedro fuera tan abundante como los sicómoros en la Shefelah.
9:28 Se importaban caballos para Shelomoj, de Mitzraim y de todos los países.
9:29 Los demás eventos del reinado de Shelomoj, los primeros y los últimos, están
registrados en la crónica del profeta Natán y en la profecía de Ajiyah el shilonita, y
en las visiones del vidente Yedo acerca de Yarovam ben de Nabat.
9:30 Shelomoj reinó cuarenta años sobre todo Yisrael en Yahrusalaim.
9:31 Shelomoj se durmió con sus padres, y lo sepultaron en la Ciudad de su padre Dawid;
su ben Rejavam le sucedió como melej.
10:1 Rejavam fue a Shekhem, porque todo Yisrael había ido a Shekhem para proclamarlo
melej.
10:2 Yarovam ben de Nevat se enteró de eso cuando estaba en Mitzraim, a donde había
huido a causa del melej Shelomoj, y Yarovam regresó de Mitzraim.
10:3 Mandaron a llamarlo, y Yarovam vino con todo Yisrael, y hablaron a Rejavam
diciendo:
10:4 Tu padre hizo pesado nuestro yugo: Ahora alivia tú el duro trabajo y el pesado yugo
que tu padre puso sobre nosotros, y te serviremos.
10:5 El les respondió: Vuelvan a mí dentro de tres días. Así que el pueblo se fue.
10:6 El melej Rejavam consultó a los ancianos que habían servido durante la vida de su
padre Shelomoj: Les preguntó: ¿Qué respuesta aconsejan ustedes que le dé a este
pueblo?
10:7 Ellos le respondieron: Si tratas bien a este pueblo y los aceptas y les hablas palabras
bondadosas, ellos serán tus siervos para siempre.
10:8 Pero él ignoró el consejo que le habían dado los ancianos, y consultó a los jóvenes
que se habían criado con él y que estaban a su servicio.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1310

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

10:9 Les preguntó: ¿Qué aconsejan ustedes que respondamos a este pueblo que me ha
dicho: Alivia el yugo que tu padre puso sobre nosotros?
10:10 Y los jóvenes que se habían criado con él le contestaron: Respóndele así al pueblo
que te ha dicho: Tu padre hizo pesado nuestro yugo; ahora hazlo tú más liviano sobre
nosotros. Diles: Mi dedo meñique es más grueso que los lomos de mi padre.
10:11 Mi padre les impuso a ustedes un yugo pesado, pero yo añadiré a su yugo; mi
padre los castigó con látigos, pero yo lo haré con escorpiones.
10:12 Yarovam vino con todo el pueblo a donde Rejavam al tercer día, siendo que el melej
les había dicho: Vuelvan al tercer día.
10:13 El melej les habló con dureza; así el melej Rejavam ignoró el consejo de los
ancianos.
10:14 Les habló de acuerdo con el consejo de los jóvenes, y les dijo: Yo voy a hacer
pesado su yugo, y le voy a añadir; mi padre los castigó con látigos, pero yo lo haré con
escorpiones.
10:15 El melej no hizo caso del pueblo, porque esto estaba dispuesto de parte de
Ha´Elohé, para que Yahweh cumpliera la promesa que le había hecho mediante Ajiyahu
el shilonita a Yarovam ben de Nevat.
10:16 Cuando todo Yisrael vio que el melej no les había hecho caso, el pueblo le respondió
al melej: ¡No tenemos parte con Dawid! ¡No tenemos herencia en el ben de Yishay! ¡A tus
moradas, oh Yisrael! ¡Vela ahora por tu propia bayit, Dawid! Entonces todo Yisrael se fue
a sus moradas.
10:17 Pero Rejavam continuó reinando sobre los Yisraelitas que habitaban en las ciudades
de Yahudah.
10:18 El melej Rejavam envió a Hadoram, que estaba a cargo del trabajo forzado, pero los
Yisraelitas lo apedrearon y murió. Entonces el melej Rejavam se apresuró a montarse en
su carro y huyó a Yahrusalaim.
10:19 Yisrael ha estado en revuelta contra la bayit de Dawid hasta el día de hoy.
11:1 Cuando Rejavam llegó a Yahrusalaim, reunió a los de la Bayit de Yahudah y de
Binyamín, 180,000 guerreros escogidos, para combatir contra Yisrael y devolverle el
reino a Rejavam.
11:2 Pero la davar de Yahweh vino a Shemayah, el hombre de Ha´Elohé, diciendo:
11:3 Háblale a Rejavam ben de Shelomoj, melej de Yahudah, y a todos los Yisraelitas que
están en Yahudah y Binyamín, diciendo que
11:4 así ha dicho Yahweh: No salgan a combatir contra sus ajim. Vuélvase cada uno a su
bayit, porque esto lo he producido yo. Ellos hicieron caso a las palabras de Yahweh y
desistieron de marchar contra Yarovam.
11:5 Rejavam habitó en Yahrusalaim y edificó pueblos fortificados en Yahudah.
11:6 Edificó Lejem, Etam, Teqoa,
11:7 Tsur, Sokhó, Adulam,
11:8 Gat, Mareshá, Zif,
11:9 Adoráyim, Lakhish, Azeqá,
11:10 Tsorá, Ayalón y Jevrón, ciudades fortificadas en Yahudah y en Binyamín.
11:11 También reforzó los pueblos fortificados y puso en ellos comandantes, provisiones,
aceite y vino,
11:12 y escudos y lanzas en todos los pueblos. Los fortificó en gran manera; así Yahudah
y Binyamín eran suyos.
11:13 Los kohanim y los lewitas de todos sus territorios en Yisrael se pasaron a él.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1311

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

11:14 Los lewitas abandonaban sus campos y sus posesiones, y se fueron a Yahudah y a
Yahrusalaim, porque Yarovam y sus benei les habían impedido servirle a Yahweh como
kohanim.
11:15 El nombró sus propios kohanim para los altares, para los demonios cabríos, y para
los becerros que había hecho.
11:16 De todas las tribus de Yisrael, aquéllos que habían decidido buscar a Yahweh el
Elohé de Yisrael los siguieron hasta Yahrusalaim, para ofrecer sacrificios a Yahweh, el
Elohé de sus padres.
11:17 Estos fortalecieron el reino de Yahudah y apoyaron a Rejavam ben de Shelomoj
durante tres años, porque tres años anduvieron en los caminos de Dawid y de Shelomoj.
11:18 Rejavam se casó con Majalat hija de Yerimot, ben de Dawid, y de Avijáyil hija de
Eliav, ben de Yishay.
11:19 Ella le dio a luz estos benei: Yeúsh, Semaryah y Záham.
11:20 Después tomó a Maakhá hija de Avshalom, la cual le dio a luz a Abiyah, a Atay, a
Zizá y a Shelomit.
11:21 Rejavam amaba a Maakhá hija de Avshalom más que a todas sus otras esposas y
concubinas –pues él tomó dieciocho esposas y sesenta concubinas, y engendró veintiocho
benei y sesenta hijas.
11:22 Rejavam designó a Abiyah ben de Maakhá como jefe y caudillo entre sus ajim,
porque se proponía que él fuera su sucesor.
11:23 Pero con prudencia distribuyó al resto de sus benei por todas las regiones de
Yahudah y de Binyamín, y por todos los pueblos fortificados; les proveyó abundantes
provisiones, y les buscó muchas esposas.
12:1 Cuando se estableció firmemente el reinado de Rejavam, y éste se fortaleció,
abandonó la Torah de Yahweh, y todo Yisrael con él.
12:2 En el quinto año del melej Rejavam, Shishaq el melej de Mitzraim subió contra
Yahrusalaim, porque se habían rebelado contra Yahweh
12:3 con mil doscientos carros, sesenta mil jinetes y tropas innumerables que venían con
él de Mitzraim: lubios, sukitas y kushitas.
12:4 Tomó los pueblos fortificados de Yahudah y llegó hasta Yahrusalaim.
12:5 El profeta Shemayah fue a Rejavam y a los gobernadores de Yahudah, que estaban
reunidos en Yahrusalaim por causa de Shishaq, y les dijo: Así dijo Yahweh: Ustedes me
han abandonado; así que yo los estoy abandonando a ustedes en manos de Shishaq.
12:6 Entonces los oficiales de Yisrael y el melej se humillaron y declararon: Yahweh tiene
la razón.
12:7 Cuando Yahweh vio que se habían sometido, vino la davar de Yahweh a Shemayah,
diciendo: Como se han humillado, no los destruiré sino que les concederé cierta medida
de liberación, y mi ira no se derramará sobre Yahrusalaim por medio de Shishaq.
12:8 Pero serán sus siervos, y verán la diferencia entre servirme a mí y servir a los reinos
de la tierra.
12:9 Él tomó los tesoros de la Bayit de Yahweh y los tesoros del palacio real, lo tomaron
todo; tomó los escudos de oro que había hecho Shelomoj.
12:10 En lugar de ellos, el melej Rejavam hizo escudos de bronce y los entregó a la
custodia de los jefes de la escolta que guardaban la entrada del palacio real.
12:11 Cuantas veces el melej entraba en la Bayit de Yahweh, los de la escolta los llevaban,
y después los volvían a poner en la armería de la escolta.
12:12 Después que se humilló, la ira de Yahweh se apartó de él y no lo destruyó del todo.
Además, en Yahudah las cosas marchaban bien.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1312

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

12:13 El melej Rejavam se hizo fuerte en Yahrusalaim y eYirmeYahció su reinado.
Rejavam tenía cuarenta y un años cuando se hizo melej, y reinó diecisiete años en
Yahrusalaim, la ciudad que Yahweh había elegido de entre todas las tribus de Yisrael para
establecer allí su nombre. El nombre de su madre era Naamah la amonita.
12:14 Él hizo lo malo, porque no dispuso su para buscar a Yahweh.
12:15 Los hechos de Rejavam, los primeros y los últimos, están registrados en las
crónicas del profeta Shemayah y del vidente Idó, a manera de genealogía. Hubo
guerra continua entre Rejavam y Yarovam.
12:16 Rejavam se durmió con sus padres y lo sepultaron en la Ciudad de Dawid. Su ben
Abiyah le sucedió como melej.
13:1 En el año dieciocho del melej Yarovam, comenzó a reinar Abiyah sobre Yahudah.
13:2 Reinó tres años en Yahrusalaim; el nombre de su madre era Mikhayahu hija de Uriel,
de Guibá. Hubo guerra entre Abiyah y Yarovam.
13:3 Abiyah entró en batalla con un ejército de 400,000 guerreros selectos. Yarovam se
preparó para la batalla contra él con 800,000 hombres selectos, guerreros valientes.
13:4 Abiyah se paró sobre el monte Tsemaráyim en la serranía de Efráyim, y dijo:
Oiganme, Yarovam y todo Yisrael:
13:5 Ustedes saben bien que Yahweh el Elohé de Yisrael le dio a Dawid el reinado sobre
Yisrael para siempre, a él y a sus benei, mediante una alianza de sal.
13:6 Yarovam ben de Nevat había estado al servicio de Shelomoj ben de Dawid, pero se
levantó y se rebeló contra su amo.
13:7 Unos hombres ociosos y perversos se juntaron con él y presionaron a Rejavam ben
de Shelomoj. Rejavam era joven y tímido, y no pudo hacerles frente.
13:8 Y ahora ustedes se inclinan a oponerse al reino de Yahweh que está en manos de los
benei de Dawid, porque son una gran multitud y `poseen los becerros de oro que
Yarovam les hizo como deidades.
13:9 ¿No excluyeron ustedes a los kohanim de Yahweh, los benei de Aharón, y a los
lewitas, y han nombrado a sus propios kohanim, a la manera de los pueblos de otras
tierras? Cualquiera que venga a consagrarse con un becerro y siete carneros se convierte
en kohen de lo que no es Elohé.
13:10 En cuanto a nosotros, Yahweh es nuestro Elohé, y no lo hemos abandonado. Los
kohanim que ministran para Yahweh son los benei de Aharón, y los lewitas están en sus
tareas.
13:11 Ellos presentan a Yahweh las ofrendas quemadas cada mañana y cada tarde, y el
incienso aromático, y las hileras de pan sobre la mesa limpia; y encienden el candelabro
de oro con sus lámparas, para que ardan cada noche, porque nosotros guardamos la
ordenanza de Yahweh nuestro Elohé, pero ustedes la han abandonado.
13:12 Miren, Ha´Elohé está con nosotros como nuestro jefe, y sus kohanim tienen las
trompetas de señal para tocar contra ustedes. ¡Benei de Yisrael, no Silvanohen contra
Yahweh el Elohé de sus padres, porque no tendrán éxito!
13:13 Yarovam, sin embargo, había dirigido una emboscada para que rodeara y viniera
por detrás de ellos, así el cuerpo principal estaba frente a Yahudah, mientras que la
emboscada estaba detrás de ellos.
13:14 Cuando Yahudah se volvió y vio que tenían la batalla por delante y por detrás,
clamaron a Yahweh, y los kohanim tocaron las trompetas.
13:15 Los hombres de Yahudah earon un grito; y cuando los hombres de Yahudah earon
el grito, Ha´Elohé derrotó a Yarovam y a todo Yisrael delante de Abiyah y de Yahudah.
13:16 Los Yisraelitas huyeron delante de Yahudah, y Elohé los entregó en sus manos.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1313

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

13:17 Abiyah y su ejército les infligieron una gran derrota; 500,000 hombres de Yisrael
cayeron.
13:18 Los Yisraelitas fueron aplastados en aquella ocasión, mientras que el pueblo de
Yahudah triunfó porque confiaban en Yahweh, el Elohé de sus padres.
13:19 Abiyah persiguió a Yarovam y capturó algunas de sus ciudades, El con sus
dependencias, Yeshaná con sus dependencias, y Efráyim con sus dependencias.
13:20 Yarovam no pudo volver a recuperar su poderío en los días de Abiyahu. Después
Yahweh lo hirió, y murió.
13:21 Pero Abiyahu se hizo fuerte. Se casó con catorce mujeres y engendró veintidós
benei y dieciséis hijas.
13:22 Los demás eventos del reinado de Abiyah, su conducta y sus hechos están escritos
en la historia del profeta Idó.
14:1 Abiyah se durmió con sus padres y lo sepultaron en la Ciudad de Dawid; su ben Asá
le sucedió como melej. El país estuvo sin disturbios por diez años.
14:2 Asá hizo lo que era bueno y recto ante los ojos de Yahweh su Elohé.
14:3 Abolió los altares extranjeros y los santuarios; rompió las columnas rituales y quebró
los postes sagrados.
14:4 Mandó a los de Yahudah que volvieran a Yahweh, el Elohé de sus padres, y que
pusieran por obra la Torah y el Mitzvot.
14:5 Abolió los santuarios y los estantes de incienso en to das las ciudades de Yahudah, y
el reino se mantuvo sin disturbios bajo él.
14:6 Edificó pueblos fortificados en Yahudah, porque había tranquilidad en la tierra en
aquellos años y no estaba envuelto en guerra, porque Yahweh le había dado reposo.
14:7 Le dijo a Yahudah: Edifiquemos estas ciudades y rodelevémoslas de murallas, torres,
puertas y trancas, mientras la tierra esté a nuestra disposición, porque hemos buscado a
Yahweh nuestro Elohé, nos hemos vuelto a él y él nos ha dado reposo por todas partes.
Tuvieron éxito en sus edificaciones.
14:8 Asá tuvo un ejército de 300,000 de Yahudah, que llevaban escudos grandes y lanzas;
y 280,000 de Binyamín, que llevaban escudos pequeños y disparaban con el arco; todos
eran hombres valientes.
14:9 Zéraj el kushita marchó contra ellos con un ejército de un millón de hombres y
trescientos carros. Cuando llegó hasta Mareshá,
14:10 Asá se le enfrentó, y se enfrascaron en batalla en el valle de Tsefatá, junto a
Mareshá.
14:11 Asá invocó a Yahweh su Elohé, diciendo: Oh Yahweh, es lo mismo para ti ayudar al
numeroso como al desvalido. Ayúdanos, oh Yahweh, Elohé nuestro, porque en ti
confiamos, y en tu nombre hemos venido contra esta gran multitud. Tú eres Yahweh
nuestro Elohé. ¡Que ningún mortal te estorbe!
14:12 Entonces Yahweh derrotó a los kushitas delante de Asá y de Yahudah, y los kushitas
huyeron.
14:13 Asá y el ejército que estaba con él los persiguieron hasta Guerar. Muchos de los
kushitas cayeron heridos sin remedio, pues quedaron destrozados delante de Yahweh y
de su campamento. Les tomaron un botín bien grande.
14:14 Atacaron todas las ciudades en la vecindad de Guerar, porque un terror de Yahweh
había caído sobre ellas, saquearon todas las ciudades, y obtuvieron mucho botín.
14:15 También saquearon el campamento de pastores, y capturaron muchas ovejas y
camellos. Luego volvieron a Yahrusalaim.
15:1 El Ruaj de Elohé vino sobre Azaryahu ben de Oded.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1314

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

15:2 Este salió al encuentro de Asá y le dijo: Óiganme, Asá y todo Yahudah y Binyamín:
Yahweh está con ustedes mientras ustedes estén con él. Si se vuelven a él, él
les responderá; pero si lo abandonan, él los abandonará.
15:3 Yisrael estuvo por mucho tiempo sin el Elohé verdadero, sin kohen que les diera
Torah, y sin Torah.
15:4 Pero cuando en su angustia se volvieron a Yahweh el Elohé de Yisrael, y lo buscaron,
él les respondió.
15:5 En aquéllos tiempos ningún transeúnte estaba seguro, porque había mucho tumulto
entre todos los habitantes de los países.
15:6 Una nación destruía a otra nación, y una ciudad a otra ciudad, porque Elohé los hizo
caer en pánico con toda clase de calamidades.
15:7 Pero ustedes, sean fuertes, no se descorazonen, porque hay una recompensa para su
obra.
15:8 Cuando Asá oyó estas palabras, la profecía del profeta Oded, se animó y eliminó las
abominaciones de toda la tierra de Yahudah y de Binyamín, y de las ciudades que él
había capturado en la serranía de Efráyim. También restauró el altar de YAHWEH que
estaba delante del pórtico de Yahweh.
15:9 Reunió a todo el pueblo de Yahudah y de Binyamín, y a los que residían con ellos de
Efráyim, Menasheh y Shimón; pues muchos de Yisrael se habían pasado a él, al ver que
Yahweh su Elohé estaba con él.
15:10 Se reunieron en Yahrusalaim en el mes tercero del año 15 del reinado de Asá.
15:11 Aquel día ofrecieron como sacrificio a Yahweh: 700 vacas y 7,000 ovejas del botín.
15:12 Entraron en una alianza para adorar a Yahweh, el Elohé de sus padres, con todo su
y con todo su ser.
15:13 A todo el que no adorara a Yahweh el Elohé de Yisrael le darían muerte, fuera
grande o pequeño, hombre o mujer.
15:14 Así que le hicieron un juramento a Yahweh en voz alta y con júbilo, al son de
trompetas y de cornetas.
15:15 Todo Yahudah se alegró por dicho juramento, porque juraron con todo su y lo
buscaron con toda su voluntad. Yahweh les respondió y les dio reposo por todas partes.
15:16 También depuso a Maakhá, madre del melej Asá, del rango de reina madre, porque
ella había hecho una abominable imagen de Asherah. Asá le destruyó la abominable
imagen, la desmenuzó y la quemó junto al arroyo de Qidrón.
15:17 Los santuarios en sí no fueron abolidos en Yisrael; sin embargo el de Asá fue
íntegro toda su vida.
15:18 Él introdujo en la Bayit de Ha´Elohé lo que habían consagrado su padre y él, plata,
oro y utensilios.
15:19 No hubo guerra hasta el año treinta y cinco del reinado de Asá.
16:1 En el año treinta y seis del reinado de Asá, el melej Bashá de Yisrael marchó contra
Yahudah y empezó a edificar a Ramah para impedir todo movimiento de Asá, melej de
Yahudah.
16:2 Asá sacó toda la plata y el oro de los tesoros de la Bayit de Yahweh y del palacio real,
y se los envió a BenJadad, melej de Aram, que habitaba en Darméseq, con este mensaje:
16:3 Hay una alianza entre tú y yo, como la había entre mi padre y tu padre. Aquí te envío
plata y oro; ve y anula tu alianza con Bashá, melej de Yisrael, para que se retire de mí.
16:4 BenJadad accedió al pedido del melej Asá; envió a los comandantes de su ejército
contra los pueblos de Yisrael y saquearon a Iyón, a Dan, a AMáyim, y todas los pueblos
de guarniciones de Naftalí.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1315

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

16:5 Cuando Bashá oyó esto, dejó de reedificar a Ramah, le puso fin a su obra.
16:6 El melej Asá convocó a todo Yahudah, y se llegaron las piedras y la madera con las
que Bashá estaba edificando a Ramah; con ellas reedificó Guebá y Mitspah.
16:7 En aquel tiempo el vidente Janani fue donde Asá, el melej de Yahudah, y le dijo: Por
haberte apoyado en el melej de Aram y no haberte apoyado en Yahweh tu Elohé, por eso
el ejército del melej de Aram se te ha escapado de las manos.
16:8 Los kushitas y los lubios eran un ejército poderoso con carro s y jinetes en muy
grande número, sin embargo, como te apoyaste en Yahweh, él los entregó en tu mano.
16:9 Porque los ojos de Yahweh recorren toda la tierra para darles apoyo a los que están
de todo con él. Tú has actuado neciamente en este asunto, y de ahora en adelante habrá
guerras contra ti.
16:10 Asá se enojó contra el vidente y lo puso en la cárcel, porque estaba furioso con él
por esto. Asá infligió crueldades en algunos del pueblo en aquel tiempo.
16:11 Los hechos de Asá, los primeros y los últimos, están registrados en los anales de los
melejim de Yahudah y de Yisrael.
16:12 En el año treinta y nueve de su reinado Asá contrajo una aguda enfermedad de los
pies; pero aún en su enfermedad no se volvió a Yahweh, sino a los médicos.
16:13 Asá se durmió con sus padres. Murió en el año cuarenta y uno de su reinado,
16:14 y lo sepultaron en el sepulcro que había cavado para sí en la Ciudad de Dawid. Lo
acostaron en un féretro, el cual llenaron de especias de todo tipo, mezcladas con pericia;
e hicieron una gran hoguera en su honor.
17:1 Su ben Yosafat le sucedió como melej, y fortificó su posición sobre Yisrael.
17:2 Puso tropas en todos los pueblos fortificados de Yahudah, y puso destacamentos en
la tierra de Yahudah y en las ciudades de Efráyim que su padre Asá había capturado.
17:3 Yahweh estuvo con Yosafat porque anduvo en los primeros caminos de su padre
Dawid, y no adoró a los Baales,
17:4 sino que adoró a Elohé de su padre y siguió sus Miztvot, distinto a la conducta de
Yisrael.
17:5 Por eso Yahweh afirmó el reino en su mano, y todo Yahudah daba regalos a Yosafat.
Tuvo riquezas y gloria en abundancia.
17:6 Elevó su mente hacia los caminos de Yahweh, y quitó otra vez de Yahudah los altares
y los postes sagrados.
17:7 En el tercer año de su reinado envió a sus oficiales BenJáyil, Obadyah, Zekharyah,
Netanel y Mikayahu por las ciudades de Yahudah para ofrecer Torah.
17:8 Con ellos estaban los lewitas Shemayahu, Netanyahu, Zevadyahu, Asael,
Shemiramot, Yahonatán, Adoniyahu, Toviyahu y Tob Adoniyah; y con los lewitas, a los
kohanim Elishamá y Yahoram.
17:9 Ellos ofrecieron Torah en Yahudah, llevando consigo el Libro de la Torah de Yahweh.
Hicieron una gira por todas las ciudades de Yahudah, instruyendo al pueblo.
17:10 Un terror de Yahweh se apoderó de todos los reinos de las tierras alrededor de
Yahudah, y no hicieron guerra contra Yosafat.
17:11 De entre los filisteos le trajeron a Yosafat un cargamento de plata como tributo.
También los ismaelitas le llegaron ganado: 7,700 carneros y 7,700 chivos.
17:12 Yosafat se fue engrandeciendo cada vez más, y edificó fortalezas y pueblos de
guarniciones en Yahudah.
17:13 Desarrolló extensas obras en las ciudades de Yahudah, y tenía guerreros, hombres
valientes en Yahrusalaim.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1316

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

17:14 Estaban registrados según sus clanes. De Yahudah: los jefes de millares, el jefe
AdNajum, con sus 300,000 hombres valientes.
17:15 Después de él estaba el capitán Yahojanán, con sus 280,000.
17:16 Después de éste estaba Amasyah ben de Zikhrí, que había hecho ofrenda voluntaria
para Yahweh, y sus 200,000 hombres valientes.
17:17 De Binyamín: Elyadá, un hombre valiente, con sus 200,000 hombres armados de
arco y escudo.
17:18 Después de éste estaba Yahozabad, con sus 180,000 hombres listos para la guerra.
17:19 Éstos le servían al melej, además de los que el melej había asignado a los pueblos
fortificados por todo Yahudah.
18:1 Así que Yosafat tenía riquezas y honores en abundancia, y formó una alianza con
Ajab mediante un Matrimonio.
18:2 Después de pasados algunos años bajó a Shomrón Samaria para visitar a Ajab. Ajab
Mató ovejas y vacas en abundancia para él y para la gente que estaba con él, y lo
persuadió para que marchara contra Ramot de Guilad.
18:3 Ajab, melej de Yisrael, le preguntó a Yosafat, melej de Yahudah: ¿Me acompañarás a
Ramot de Guilad? Y él le respondió: Yo haré lo que tú hagas; mis tropas serán tus tropas
y te acompañarán en la batalla.
18:4 Entonces Yosafat le dijo al melej de Yisrael: Pero primero consulta a Yahweh.
18:5 Así que el melej de Yisrael reunió a los nabí, 400 hombres, y les preguntó: ¿Debo
marchar contra Ramot de Guilad, o no debo? Ellos respondieron: Marcha, que Ha´Elohé
la entregará en manos del melej.
18:6 Entonces preguntó Yosafat: ¿No hay aquí algún profeta de Yahweh mediante el cual
podamos consultar?
18:7 El melej de Yisrael respondió a Yosafat: Hay un hombre más por medio del cual
podríamos consultar a Yahweh; pero yo lo aborrezco, porque nunca me profetiza nada
bueno sino siempre lo malo. Es Mikhayhu ben de Yimlá. Yosafat respondió: No diga el
melej una cosa así.
18:8 Entonces el melej de Yisrael llamó a un oficial y le dijo: Trae pronto a Mikhayhu ben
de Yimlá.
18:9 El melej de Yisrael y Yosafat, melej de Yahudah, vestidos de gala, estaban sentados
cada uno en su trono, situados en la era a la entrada de la puerta de Shomrón; y todos
los nabí estaban profetizando delante de ellos.
18:10 Tsidqiyahu ben de Kenaaná se había hecho unos cuernos de hierro y decía: Así ha
dicho Yahweh: ¡Con éstos embestirás a los aramitas, hasta acabar con ellos!
18:11 Todos los demás nabí profetizaban de igual manera: Marche contra Ramot de Guilad
y salga victorioso, porque Yahweh la entregará en manos de Su Majestad.
18:12 El mensajero que había ido a llamar a Mikháyhu le dijo: Mira, las palabras de los
nabí son unánimemente favorables para el melej. Que tu davar sea como la del resto de
ellos, di una davar favorable.
18:13 Pero Mikhayhu respondió: Por vida de Yahweh, que hablaré solamente lo que mi
Elohé me diga. Cuando llegó delante del melej,
18:14 el melej le preguntó: Mikháyhu, ¿debemos marchar a la guerra contra Ramot de
Guilad, o no debemos? El respondió: ¡Marchen y salgan victoriosos! Serán entregados en
sus manos.
18:15 El melej le dijo: ¿Cuántas veces tengo que hacerte jurar que no me digas sino la
verdad en el nombre de Yahweh?

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1317

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

18:16 Entonces dijo: Vi a todo Yisrael dispersado por los montes como ovejas que no
tienen pastor; y Yahweh dijo: Estos no tienen un amo; que cada uno regrese a su bayit
en shalom.
18:17 El melej de Yisrael le dijo a Yosafat: ¿No te dije que no me profetizaría el bien, sino
sólo el mal?
18:18 Luego dijo Mikhayhu: De hecho, escuchen ahora la davar de Yahweh: Yo vi a
Yahweh sentado en su trono, con todo el ejército del shamaim presente a su derecha y a
su izquierda.
18:19 Yahweh preguntó: ¿Quién entrampará a Ajab, melej de Yisrael, para que marche y
caiga en Ramot de Guilad? Y uno decía una cosa y otro decía otra,
18:20 hasta que cierto Ruaj se acercó y se puso delante de Yahweh y dijo: Yo lo
entramparé. Yahweh le preguntó: ¿De qué manera?
18:21 Y él respondió: Saldré y me volveré un Ruaj de mentira en la boca de todos sus
nabí. Y él dijo: Tú lo entramparás con éxito. Sal y hazlo así.
18:22 Así que Yahweh ha puesto un Ruaj de mentira en la boca de estos nabí tuyos;
porque Yahweh ha decretado la desgracia para a ti.
18:23 Entonces se acercó Tsidqiyahu ben de Kenaaná y le dio en la cara a Mikhayhu, y
exclamó: ¿Cómo fue que se apartó de mí el Ruaj de Yahweh, para hablarte a ti?
18:24 Y Mikhayhu respondió: ¡Ah! Ya lo verás el día cuando trates de esconderte en el
cuarto más recóndito.
18:25 Entonces el melej de Yisrael dijo: Agarren a Mikhayhu y entréguenselo a Amón, el
alcalde de la ciudad, y al Príncipe Yoash,
18:26 y díganles: Las órdenes del melej son: Pongan a éste en la cárcel y manténganlo
con una escasa ración de pan y de agua, hasta que yo vuelva en shalom.
18:27 A lo que Mikhayhu respondió: Si logras volver en shalom, Yahweh no ha hablado
por medio de mí. Y añadió: ¡Oiganlo, pueblos todos!
18:28 El melej de Yisrael y Yosafat el melej de Yahudah marcharon contra Ramot de
Guilad.
18:29 El melej de Yisrael le dijo a Yosafat: Yo me disfrazaré y entraré en la batalla; pero
tú, usa tus vestiduras. Así que el melej de Yisrael se disfrazó, y entraron en la batalla.
18:30 El melej de Aram les había dado estas órdenes a sus oficiales de carrocería: No
ataquen a nadie, ni pequeño ni grande, excepto al melej de Yisrael.
18:31 Cuando los oficiales de carrocería vieron a Yosafat, lo tomaron por el melej de
Yisrael y se dirigieron hacia él para atacarlo; pero Yosafat gritó, y Yahweh le ayudó, y
Elohé los desvió de él.
18:32 Y cuando los oficiales de carrocería vieron que no era el melej de Yisrael, cesaron la
persecución.
18:33 Entonces un hombre tiró al azar con su arco e hirió al melej de Yisrael por entre las
junturas de la armadura, y éste le dijo a su cochero: ¡Da la vuelta y sácame del
campamento; ¡estoy herido!
18:34 La batalla arreció todo el día, y al melej de Yisrael lo tuvieron que sostener en pie
en el carro, frente a los aramitas, hasta el atardecer; murió al ponerse el sol.
19:1 Yosafat el melej de Yahudah volvió en shalom a su palacio en Yahrusalaim.
19:2 El vidente Yahú ben de Janani le salió al encuentro y le dijo al melej Yosafat: ¿Se
debe ayudar al impío y hacer amistad con los que aborrecen a Yahweh? Por eso es que la
ira de Yahweh está contra ti.
19:3 Sin embargo, hay algo bueno en ti, porque has eliminado del país los postes
sagrados y te has dedicado a adorar a Ha´Elohé.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1318

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

19:4 Yosafat permaneció en Yahrusalaim un tiempo y luego salió entre la gente que iba de
BeerSIvrima hasta la serranía de Efráyim; y los hizo volver a Yahweh el Elohé de sus
padres.
19:5 Nombró Shofetim en la tierra en todos los pueblo s fortificados de Yahudah, en todos
y cada uno de los pueblos.
19:6 Les ordenó a los Shofetim: Consideren lo que hacen, porque ustedes no juzgan en
lugar del hombre, sino en lugar de Yahweh, y él estará con ustedes cuando pasen juicio.
19:7 Así que haya respeto a Yahweh en ustedes; actúen con cuidado, porque con Yahweh
nuestro Elohé no hay injusticia, favoritismo, ni aceptación de soborno.
19:8 Yosafat también nombró en Yahrusalaim a algunos de los lewitas, de los kohanim y
de los jefes de los clanes Yisraelitas para administrar la justicia en asuntos de Yahweh, y
para los pleitos. Entonces regresaron a Yahrusalaim.
19:9 Y les ordenó: Así es como deben ustedes actuar: con respeto a Yahweh, con fidelidad,
y con íntegro.
19:10 Cuando venga ante ustedes un pleito de sus ajim que viven en sus ciudades, sea en
cuanto a homicidio, o a ritual, o a leyes o a reglas, ustedes deben instruirlos para que no
incurran en culpa delante de Yahweh y que no haya ira contra ustedes y contra sus ajim.
Actúen de este modo y no incurrirán en culpa.
19:11 Miren, el sumo kohen Amariyahu presidirá sobre ustedes en cualquier caso
concerniente a Yahweh, y Zevadyahu ben de Yishmael es el comandante de la Bayit de
Yahudah en cualquier caso concerniente al melej. Los oficiales lewíticos también están a
su disposición; sean resueltos y activos, y Yahweh esté con el bueno.
20:1 Después de eso, unos Moabitas y unos amonitas, junto con algunos de los amonitas,
se enfrascaron en guerra contra Yosafat.
20:2 A Yosafat le informaron: Una gran multitud viene contra ti de la otra orilla del mar,
de Aram, y se encuentra ahora en HatsetsónTamar, es decir, en EnGuedí.
20:3 A Yosafat le dio miedo; decidió acudir a Yahweh y proclamó un ayuno para todo
Yahudah.
20:4 Yahudah se reunió para rogarle a Yahweh. También vinieron de todos los pueblos de
Yahudah para buscar a Yahweh.
20:5 Yosafat se puso de pie ante la kehila de Yahudah y de Yahrusalaim, en la Bayit de
Yahweh, al frente del atrio nuevo,
20:6 y dijo: Oh Yahweh, Elohé de nuestros padres, verdaderamente tú eres Elohé en el
shamaim y tú gobiernas sobre todos los reinos de las naciones; tú tienes la fuerza y
poder, nadie se te puede oponer.
20:7 Oh Elohé nuestro, tú desprotegíste a los habitantes de esta tierra delante de tu
pueblo Yisrael, y se la diste a los descendientes de tu amigo Avraham para siempre.
20:8 Ellos se establecieron en ella y te edificaron aquí una Bayit para tu nombre. Dijeron:
20:9 Si nos sobreviene la desgracia, espada de castigo, pestilencia o hambre, nos
presentaremos delante de esta Bayit y delante de ti, porque tu nombre está en esta Bayit
y clamaremos a ti en nuestra angustia, y tú escucharás y nos librarás.
20:10 Ahora, el pueblo de Amón, de Moab y de la serranía de Seír, en cuya tierra no
dejaste entrar a Yisrael cuando venía de la tierra de Mitzraim, por lo que se apartaron de
ellos y no los destruyeron;
20:11 ahora ellos nos pagan viniendo a expulsarnos de tu propiedad que tú nos diste
como heredad.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1319

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

20:12 Oh Elohé nuestro, seguramente tú los castigarás, porque nosotros estamos
impotentes contra esta gran multitud que viene contra nosotros, y no sabemos qué hacer,
pero nuestros ojos están en ti.
20:13 Todo Yahudah estaba de pie delante de Yahweh, con sus pequeños, sus mujeres y
sus benei.
20:14 Entonces en medio de la kehila el Ruaj de Yahweh vino sobre Yajaziel ben de
Zekharyahu, ben de Benayah, ben de Yeiel, ben de Matanyah el lewita, de los benei de
Asaf,
20:15 y dijo: Escuchen, todo Yahudah y habitantes de Yahrusalaim, y tú, oh melej Yosafat,
así les ha dicho Yahweh: No teman ni desmayen delante de esta gran multitud porque la
batalla no es de ustedes sino de Elohé.
20:16 Bajen contra ellos mañana cuando ellos vengan subiendo por la Cuesta de Tsits;
ustedes los encontrarán al final del valle, frente al midbah de Yeruel.
20:17 No es para que ustedes entren en batalla; quédense quietos, esperen, y presencien
la liberación que Yahweh logrará para ustedes, oh Yahudah y Yahrusalaim; no teman ni
desmayen; salgan mañana a su encuentro, y Yahweh estará con ustedes!
20:18 Yosafat se inclinó con su rostro hasta el suelo, y todo Yahudah y los habitantes de
Yahrusalaim se arrojaron delante de Yahweh para adorar a Yahweh.
20:19 Luego se levantaron los lewitas de los benei de Qehat y de los benei de Qóraj para
alabar con fuerte y alta voz a Yahweh el Elohé de Yisrael.
20:20 Temprano a la mañana siguiente se Levantaron y salieron hacia el midbah de Teqoa.
Mientras ellos salían, Yosafat se puso de pie y dijo: Oiganme, Yahudah y habitantes de
Yahrusalaim: ¡Confíen firmemente en Yahweh su Elohé, y estarán seguros! ¡Confíen
firmemente en sus nabí y tendrán éxito!
20:21 Después de consultar con el pueblo, designó cantantes para Yahweh que alabaran a
Aquel que es majestuoso en santidad, mientras iban delante de la vanguardia, diciendo:
¡Den Hallel a Yahweh, porque su amor es eterno.
20:22 Cuando comenzaron sus gozosos cantos y hallels, Yahweh puso emboscadas contra
los benei de Amón, los de Moab y los de la serranía de Seír que habían marchado contra
Yahudah, y fueron derrotados.
20:23 Los amonitas y los Moabitas se volvieron contra los de la serranía de Seír, para
exterminarlos y aniquilarlos. Cuando acabaron con los de la serranía de Seír, cada cual
contribuyó a la destrucción de su compañero.
20:24 Cuando los de Yahudah llegaron a cierta altura sobre el midbah y miraron hacia la
multitud, los vieron tirados en el suelo como cadáveres; ninguno había sobrevivido.
20:25 Yosafat y su ejército fueron para despojarlos, y entre los cadáveres hallaron una
abundancia de bienes, y objetos preciosos, los que arrebataron en tal cantidad que no los
podían levantar. Por tres días estuvieron cogiendo el botín, de tanto que había.
20:26 Al cuarto día se congregaron en el Valle de Bendición –porque allí bendijeron a
YAHWEH; por eso es que aquel lugar se llama Valle de Bendición hasta hoy.
20:27 Todos los hombres de Yahudah y de Yahrusalaim, con Yosafat a la cabeza,
regresaron gozosos a Yahrusalaim; porque Yahweh les había dado motivo de gozo sobre
sus enemigos.
20:28 Llegaron a Yahrusalaim, a la Bayit de Yahweh, con acompañamiento de arpas, liras,
y trompetas.
20:29 El terror de Elohé se apoderó de todos los reinos de aquellas tierras cuando oyeron
que Yahweh había combatido contra los enemigos de Yisrael.
20:30 El reino de Yosafat tuvo tranquilidad, y su Elohé le dio reposo por todas partes.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1320

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

20:31 Yosafat reinó sobre Yahudah; tenía treinta y cinco años cuando comenzó a reinar, y
reinó veinticinco años en Yahrusalaim. Su madre se llamaba Azubah hija de Shiljí.
20:32 Siguió el derrotero de su padre Asá sin desviarse de él, haciendo lo que es
agradable para Yahweh.
20:33 Sin embargo no quitó los altares; el pueblo aún no había dirigido su hacia el Elohé
de sus padres.
20:34 En cuanto a los demás eventos del reinado de Yosafat, los primeros y los últimos,
están registrados en los anales de Yahú ben de Jananí, los cuales fueron incluidos en el
libro de los melejim de Yisrael.
20:35 Más tarde, Yosafat, melej de Yahudah, se asoció con Ajazyah, melej de Yisrael, en
lo cual actuó impíamente.
20:36 Lo hizo su socio para hacer barcos que fueran a Tarshish, y construyeron barcos en
EtsyónGuéber.
20:37 Eliézer ben de Dodawahu, de Mareshá, profetizó contra Yosafat: Porque te has
asociado con Ajazyahu, Yahweh destruirá tu obra. Los barcos se destrozaron y no
pudieron ir a Tarshish.
21:1 Yosafat se durmió con sus padres y lo sepultaron con sus padres en la Ciudad de
Dawid; su ben Yahoram le sucedió como melej.
21:2 Yahoram tenía estos ajim, benei de Yosafat: Azaryahu, Yejiel, Zekharyahu, Azaryahu,
Mikhael y Shefatyahu; todos éstos eran benei de Yosafat, melej de Yisrael.
21:3 Su padre les había dado muchos regalos de plata, oro y otros obsequios, así como
pueblos fortificados en Yahudah; pero a Yahoram le había dado el reino, porque él era el
primogénito.
21:4 Yahoram procedió a tomar posesión firme del reino de su padre, y Mató a espada a
todos sus ajim, como también a algunos de los oficiales de Yisrael.
21:5 Yahoram tenía treinta y dos años cuando comenzó a reinar, y reinó ocho años en
Yahrusalaim.
21:6 El siguió las prácticas de los melejim de Yisrael haciendo como había hecho la Bayit
de Ajab, porque se casó con una hija de Ajab; hizo lo malo ante los ojos de Yahweh.
21:7 Sin embargo, Yahweh no quiso destruir la Bayit de Dawid a causa de la alianza que
había hecho con Dawid, y en armonía con la promesa de mantener una lámpara para él y
sus descendientes para siempre.
21:8 Durante su reinado, los edomitatas se rebelaron contra el dominio de Yahudah y
pusieron un melej por su cuenta.
21:9 Yahoram avanzó contra ellos con sus oficiales y toda su carrocería. Se Levantó de
noche y atacó a los edomitatas que los habían rodeado a él y a los co mandantes de los
carros.
21:10 Edom ha estado en Rebelión contra el dominio de Yahudah, hasta el día de hoy;
Libná también se rebeló contra su dominio en aquel tiempo, porque él había abandonado
a Yahweh, el Elohé de sus padres.
21:11 Además, edificó altares en la serranía de Yahudah; hizo que los habitantes de
Yahrusalaim se prostituyeran, y empujó a Yahudah a lo mismo.
21:12 Entonces le llegó una carta del profeta EliYah que decía: Así ha dicho Yahweh, el
Elohé de tu padre Dawid: Como no has seguido las prácticas de tu padre Yosafat, ni las
prácticas de Asá, melej de Yahudah,
21:13 sino que has seguido las prácticas de los melejim de Yisrael, haciendo que Yahudah
y los habitantes de Yahrusalaim se prostituyan, como se prostituyó la Bayit de Ajab, y
además has asesinado a tus ajim, a la familia de tu padre, los cuales eran mejores que tú,

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1321

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

21:14 por eso Yahweh infligirá un gran azote sobre tu pueblo, sobre tus benei, sobre tus
mujeres y sobre todas tus posesiones.
21:15 A ti te herirá severamente con un desorden de los intestinos año tras año hasta se
te salgan los intestinos.
21:16 Yahweh despertó contra Yahoram el Ruaj de los filisteos y de los ismaelitas que
eran vecinos de los kushitas.
21:17 Estos subieron contra Yahudah, rompieron sus defensas, y se llegaron todos los
bienes que hallaron en el palacio del melej, como también a sus benei y a sus esposas. El
único ben que le quedó fue Yahoajaz, su ben menor.
21:18 Después de esto, Yahweh lo afligió con una enfermedad incurable de los intestinos.
21:19 Algunos años más tarde, al final de dos años, se le salieron los intestinos a causa de
su enfermedad, y murió con graves dolores. Su pueblo no hizo una hoguera por él, como
la habían hecho por sus padres.
21:20 Tenía treinta y dos años cuando comenzó a reinar, y reinó ocho años en
Yahrusalaim. Se fue sin que lo elogiaran, y lo sepultaron en la Ciudad de Dawid, pero no
en las tumbas de los melejim.
22:1 Los habitantes de Yahrusalaim proclamaron melej en su lugar a Ajazyahu, su ben
menor, a todos los mayores los Mataron las tropas que habían penetrado el campamento
con los ismaelitas. Ajazyahu el ben de Yahoram asumió el mando como melej de Yahudah.
22:2 Ajazyahu tenía veintidós años cuando comenzó a reinar, y reinó un año en
Yahrusalaim. Su madre se llamaba Atalyahu hija de Omrí.
22:3 El también siguió las prácticas de la Bayit de Ajab, porque su madre le aconsejaba a
practicar el mal.
22:4 Hizo lo que desagradaba a Yahweh, como la Bayit de Ajab, porque después de la
muerte de su padre, ellos le aconsejaban para su perdición.
22:5 Además, siguió sus consejos y con Yahoram ben de Ajab, melej de Yisrael, marchó a
la guerra contra Jazael, melej de Aram, en Ramot de Guilad, donde los aramitas hirieron
a Yoram.
22:6 Éste volvió a Yizreel para recobrarse de las heridas que le habían ocasionado en
Ramot cuando combatía contra Jazael, melej de Aram. Azaryahu ben de Yahoram, melej
de Yahudah, bajó a Yizreel para visitar a Yahoram ben de Ajab, porque éste estaba
enfermo.
22:7 Elohé causó la caída de Ajazyahu porque éste visitó a Yahoram. Durante su visita
salió con Yahoram contra Yahú ben de Nimshí, a quien Yahweh había ungido para
exterminar a la bayit de Ajab.
22:8 Cuando Yahú ejecutaba juicio contra la bayit de Ajab, encontró a los jefes de
Yahudah y a los benei de los ajim de Ajazyahu, ministros de Ajazyahu, y los Mató.
22:9 Mandó buscar a Ajazyahu, a quien capturaron en Shomrón, donde se había
escondido; lo llegaron donde Yahú y lo Mataron. Le dieron sepultura, porque dijeron: Era
nieto de Yosafat, quien adoró a Yahweh con todo su corazón. Así que la Bayit de
Ajazyahu no pudo reunir el poder para gobernar.
22:10 Cuando Atalyahu, la madre de Ajazyahu, vio que su ben había muerto, exterminó
prontamente a toda la descendencia real de la bayit de Yahudah.
22:11 Pero Yahoshav´at, hija del melej, hurtó a Yoash ben de Ajazyahu de entre los
príncipes a quienes estaban dando muerte, y lo puso con su nodriza en un dormitorio.
Yahoshav´at, hija del melej Yahoram y esposa del kohen Yahoyadá era ajot de Ajazyahu,
lo escondió de Atalyahu para que no lo Matara.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1322

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

22:12 Estuvo con ellos seis años, escondido en la Bayit de Ha´Elohé, mientras Atalyahu
reinaba en el país.
23:1 Al séptimo año, Yahoyadá cobró ánimo y trajo, para hacer un convenio con ellos, a
los jefes de centenas: Azaryah ben de Yerojam, Yishmael ben de Yahojanán, Azaryahu
ben de Oved, Maaseyahu ben de Adayahu y Elishafat ben de Zikhrí.
23:2 Ellos recorrieron Yahudah y reunieron a los lewitas de todas las ciudades de Yahudah
y a los jefes de los clanes de Yisrael. Fueron a Yahrusalaim
23:3 y toda la asamblea hizo un convenio con el melej en la Bayit de Ha´Elohé. Él les dijo:
El ben del melej será melej según la promesa de Yahweh acerca de los benei de Dawid.
23:4 Esto es lo que ustedes deben hacer: Una tercera parte de ustedes, los kohanim y los
lewitas que están de turno por la semana, serán guardias en las puertas;
23:5 otra tercera parte estará en el palacio real, y la otra tercera parte estará en la Puerta
del Cimiento. Todo el pueblo estará en los atrios de la Bayit de Yahweh.
23:6 Que nadie entre en la Bayit de Yahweh, excepto los kohanim y los lewitas que
ministran. Estos podrán entrar, porque están consagrados; pero todo el pueblo guardará
la proscripción de Yahweh.
23:7 Los lewitas rodearán al melej por todos lados, cada uno con sus armas en la mano; y
a cualquiera que entre en el templo lo Matarán. Quédense cerca del melej cuando entre y
cuando salga.
23:8 Los lewitas y todo Yahudah hicieron tal como había ordenado el kohen Yahoyadá;
tomaron cada uno a sus hombres a los que iban a entrar de turno esa semana y a los que
iban a salir de su turno esa semana, porque el kohen Yahoyadá no dio licencia a los
grupos.
23:9 El kohen Yahoyadá les dio a los jefes de centenas las lanzas y los escudos pequeños
y grandes del melej Dawid que estaban guardados en la Bayit de Ha´Elohé.
23:10 Puso a toda la gente en su lugar, cada uno con su arma en la mano, desde el lado
sur de la Bayit hasta el lado norte de la Bayit, en el altar y en la Bayit, para custodiar al
melej por todos lados.
23:11 Luego sacaron al ben del melej, y le pusieron la corona y la insignia. Lo
proclamaron melej, y Yahoyadá y sus benei lo ungieron y gritaron: ¡Viva el melej!
23:12 Cuando Atalyahu oyó la gritería de la gente y de los guardias que aclamaban al
melej, se acercó a la gente en la Bayit de Yahweh.
23:13 Cuando miró, vio al melej de pie junto a su columna, a la entrada, a los jefes con
sus trompetas junto al melej, y a toda la gente del país que se regocijaba y tocaba
trompetas, y a los cantores que dirigían la hallel con instrumentos musicales. Atalyahu
rasgó sus vestidos y gritó: ¡Traición! ¡Traición!
23:14 Entonces el kohen Yahoyadá les ordenó a los jefes de centenas que estaban al
mando del ejército: ¡Sáquenla de entre las filas, y si alguien la sigue, mátenlo a espada!
Porque el kohen había dicho que no la mataran en la Bayit de Yahweh.
23:15 Ellos le abrieron paso y cuando ella llegó a la entrada de la puerta de los Caballos
del palacio real, allí la Mataron.
23:16 Entonces Yahoyadá solemnizó una alianza entre él y el pueblo y el melej, de que
serían el pueblo de Yahweh.
23:17 Después, todo el pueblo entró en el templo de Báal; lo derribaron y destrozaron sus
altares y sus imágenes, y Mataron a MattiYahán, el kohen de Báal, en frente de los
altares.
23:18 Yahoyadá puso a los oficiales de la Bayit de Yahweh a cargo de los kohanim lewitas,
a quienes Dawid había asignado sobre la Bayit de Yahweh para presentar las ofrendas

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1323

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

quemadas de Yahweh, como está prescrito en la Torah de Moshé, acompañados de
canciones alegres según lo ordenó Dawid.
23:19 Puso a los porteros junto a las puertas de la Bayit de Yahweh para impedirle la
entrada a toda persona impura por cualquier razón.
23:20 Tomó a los jefes de centenas, a los nobles, a los que gobernaban el pueblo y a toda
la gente del país, y escoltaron al melej desde la Bayit de Yahweh hasta el palacio real por
la puerta superior, y sentaron al melej en el trono real.
23:21 Toda la gente del país se regocijó, y la ciudad estaba en calma. En cuanto a
Atalyahu, le habían dado muerte a espada.
24:1 Yoash tenía siete años cuando comenzó a reinar, y reinó cuarenta años en
Yahrusalaim. Su madre se llamaba Tsibyah, de BeerSIvrima.
24:2 Todos los días del kohen Yahoyadá, Yoash hizo lo que era agradable para Yahweh.
24:3 Yahoyadá tomó para el melej dos mujeres, y éste engendró benei e hijas.
24:4 Después de esto, Yoash decidió renovar la Bayit de Yahweh.
24:5 Reunió a los kohanim y a los lewitas, y les ordenó: Recorran las ciudades de Yahudah
y colecten dinero de todo Yisrael para la reparación anual de la Bayit de su Elohé.
Háganlo pronto. Pero los lewitas no actuaron con prontitud.
24:6 Entonces el melej llamó a Yahoyadá, el sumo kohen, y le dijo: ¿Por qué no has
requerido de los lewitas que traigan de Yahudah y de Yahrusalaim la contribución que
Moshé, siervo de Yahweh, y la kehila de Yisrael establecieron para la Tienda de la
Alianza?
24:7 Porque los benei de la malvada Atalyahu habían violado la Bayit de Ha´Elohé, y
también habían empleado para los Baales las cosas sagradas de la Bayit de Yahweh.
24:8 El melej ordenó que hicieran un cofre y lo pusieron fuera, junto a la puerta de la
Bayit de Yahweh.
24:9 Hicieron proclamar en Yahudah y en Yahrusalaim que le traían a Yahweh la
contribución que Moshé, siervo de Ha´Elohé, había establecido para Yisrael en el midbah.
24:10 Todos los oficiales y todo el pueblo traían alegremente sus contribuciones y las
echaban en el cofre, hasta que se llenó.
24:11 Cuando era tiempo de levantar el cofre al oficial del melej por medio de los lewitas y
veían que había mucho dinero, el escriba del melej y el oficial del sumo kohen iban y
vaciaban el cofre, y lo llevaban y lo ponían de nuevo en su lugar. Así lo hacían a diario, y
recogían mucho dinero.
24:12 El melej y Yahoyadá entregaban el dinero a los que supervisaban la obra de
reparación de la Bayit de Yahweh. Contrataban canteros y carpinteros para que
renovaran la Bayit de Yahweh, como también artesanos en hierro y en bronce, para que
repararan la Bayit de Yahweh.
24:13 Los supervisores hacían su trabajo; la obra progresó en sus manos, y restauraron la
Bayit de Ha´Elohé a su forma original y la repararon.
24:14 Cuando acabaron, le llegaron al melej y a Yahoyadá lo que quedó del dinero, y con
él hicieron utensilios para la Bayit de Yahweh: utensilios para el servicio y para hacer
ofrendas, copas y cucharas, utensilios de oro y de plata. Regularmente presentaban
ofrendas quemadas en la Bayit de Yahweh todos los días de Yahoyadá.
24:15 Yahoyadá alcanzó una edad bien avanzada, y murió; tenía ciento treinta años
cuando murió.
24:16 Lo sepultaron en la Ciudad de Dawid, junto con los melejim, porque había hecho
bien en Yisrael, y en favor de Ha´Elohé y su Bayit.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1324

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

24:17 Pero después de la muerte de Yahoyadá vinieron los jefes de Yahudah y se
postraron ante el melej, y el melej los escuchó.
24:18 Abandonaron la Bayit de Yahweh, el Elohé de sus padres, para rendir culto a los
postes sagrados y a los ídolos. Y la ira vino contra Yahudah y contra Yahrusalaim, a causa
de esta culpa suya.
24:19 Yahweh les envió nabí para que los hicieran volver a él; y éstos los amonestaron,
pero ellos no les hicieron caso.
24:20 Entonces el Ruaj de Elohé envolvió a Zekharyah, ben del kohen Yahoyadá, quien se
puso de pie más alto que el pueblo y les dijo: Así ha dicho el Ha´Elohé: ¿Por qué
transgreden ustedes los Miztvot de Yahweh? No van a prosperar; porque por haber
abandonado a Yahweh, él también los abandonará a ustedes.
24:21 Ellos conspiraron contra él, y por mandato del melej lo apedrearon en el atrio de la
Bayit de Yahweh.
24:22 El melej Yoash no tomó en cuenta la bondad que Yahoyadá, padre de Zekharyah,
había mostrado con él y Mató a su ben. Cuando estaba muriendo dijo: ¡Que Yahweh lo
vea y ajuste cuentas!
24:23 A la vuelta del año, marchó contra él el ejército de Aram; invadieron a Yahudah y a
Yahrusalaim, y destruyeron de entre la población a todos los oficiales del pueblo, y le
enviaron todo el botín que tomaron al melej en Darméseq.
24:24 El ejército invasor de Aram había venido con poca gente, pero Yahweh entregó en
su mano un ejército muy numeroso, porque habían abandonado a YAHWEH, el Elohé de
sus padres. Le infligieron castigos a Yoash.
24:25 Cuando se alejaron de él, dejándolo con muchas heridas, sus cortesanos
conspiraron contra él por el asesinato de los benei del kohen Yahoyadá, y lo Mataron en
su cama. Murió y lo sepultaron en la Ciudad de Dawid, no lo sepultaron en las tumbas de
los melejim.
24:26 Los que conspiraron contra él fueron: Zabad, ben de Shimeat la amonita, y
Yahozabad, ben de Shimrit la Moabita.
24:27 Lo referente a sus benei, a las muchas profecías acerca de él y a su restauración de
la Bayit de Ha´Elohé, está registrado en la historia del libro de los melejim. Su ben
Amatiyahu le sucedió como melej.
25:1 Amatiyahu tenía veinticinco años cuando comenzó a reinar, y reinó veintinueve años
en Yahrusalaim. Su madre se llamaba Yahoadán, de Yahrusalaim.
25:2 El hizo lo que era agradable para Yahweh, pero no con un íntegro.
25:3 Una vez que tuvo el reino firmemente bajo control, ejecutó a los cortesanos que
habían asesinado al melej, su padre.
25:4 Pero no dio muerte a los benei de ellos porque actuó conforme a lo que está escrito
en la Torah, en el Libro de Moshé, donde Yahweh ordenó: Los padres no morirán por
culpa de los benei, ni los benei morirán por culpa de los padres; sino que cada cual
morirá por su propio crimen.
25:5 Amatiyahu reunió a los de Yahudah y los organizó por todo Yahudah y Binyamín, de
acuerdo con sus clanes bajo oficiales de millares y de centenas. Reunió a los de veinte
años para arriba y halló que eran 300,000 escogidos aptos para el servicio, capacitados
para portar lanza y escudo.
25:6 Además contrató a 100,000 hombres valientes de Yisrael, por cien talentos de plata.
25:7 Entonces fue donde él un hombre de Ha´Elohé y le dijo: Oh melej, no deje que vaya
con usted el ejército de Yisrael, porque Yahweh no está con Yisrael ni con ninguno de los
efrayimitas.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1325

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

25:8 Vaya usted solo y hágalo; tenga valor para la batalla, si no, Ha´Elohé lo hará caer
delante del enemigo. Porque en Elohé hay poder para ayudar o para hacer caer.
25:9 Amatiyahu preguntó al hombre de Ha´Elohé: ¿Y qué voy a hacer con los cien talentos
que le he dado a la tropa Yisraelita? El hombre de Ha´Elohé respondió: Yahweh tiene los
medios para darle mucho más que eso.
25:10 Entonces Amatiyahu apartó las tropas que habían venido a él de Efráyim,
ordenándoles que se fueran a sus Casas. Ellos se enojaron muchísimo contra Yahudah y
se volvieron a sus Casas enfurecidos.
25:11 Amatiyahu cobró valor y, dirigiendo a su ejército, marchó al Valle de la Sal. Mató a
10,000 de los benei de Seír;
25:12 a otros 10,000, los benei de Yahudah los capturaron vivos y los llegaron a la
cumbre de Sela. Los arrojaron desde la cumbre de Sela y todos se reventaron.
25:13 Las tropas que Amatiyahu había despedido para que no fuesen con él a la batalla,
saquearon las ciudades de Yahudah desde Shomrón hasta Jorón, Mataron a 3,000 de
ellos y se llegaron mucho despojo.
25:14 Después que Amatiyahu regresó de derrotar a los edomitatas, hizo que traían las
deidades de los benei de Seír, y las instaló como sus deidades; se inclinó ante ellos y les
hizo sacrificio.
25:15 Yahweh se enfureció con Amatiyahu, y le envió un profeta que le dijo: ¿Por qué
estás adorando las deidades de un pueblo que no pudieron librar a su pueblo de tu
mano?
25:16 Cuando él le habló estas cosas, Amatiyahu le respondió: ¿Te hemos nombrado a ti
como consejero del melej? ¡Cállate, o te van a Matar! El profeta concluyó diciendo: Veo
que Elohé ha decidido destruirte, porque actúas de esa manera y desprecias mi consejo.
25:17 Amatiyahu, melej de Yahudah, tomó consejo y mandó a decir a Yoash ben de
Yahoajaz, ben de Yahú, melej de Yisrael: ¡Ven, y enfrentémonos!
25:18 Y Yoash, melej de Yisrael, mandó a decir a AMattiYahsyahu, melej de Yahudah: El
cardo que está en el Levanón mandó a decirle al cedro que está en el Levanón: Dale tu
hija a mi ben en matrimonio. Pero pasó una fiera salvaje del Levanón y pisoteó el cardo.
25:19 Tú te jactas de haber derrotado a los edomitatas y estás ambicioso por obtener más
gloria. Ahora, quédate en tu bayit, no sea que provoques un desastre y caigas,
arrastrando contigo a Yahudah.
25:20 Pero Amatiyahu no hizo caso, era obra de Ha´Elohé, para entregarlos porque
habían adorado a las deidades de Edom.
25:21 Yoash, el melej de Yisrael, subió; y se enfrentaron él y Amatiyahu, melej de
Yahudah, en Shémesh de Yahudah.
25:22 Los de Yahudah fueron derrotados ante Yisrael y huyeron, cada uno a su morada.
25:23 Yoash, el melej de Yisrael, capturó en Shémesh a Amatiyahu, melej de Yahudah e
ben de Yoash, ben de Ajazyahu, lo llevó a Yahrusalaim y abrió una brecha de 400 codos
en el muro de Yahrusalaim, desde la puerta de Efráyim hasta la puerta de la Esquina.
25:24 Luego tomó todo el oro, la plata y todos los utensilios que se hallaban en la Bayit de
Ha´Elohé en la custodia de OvedEdom, y con los tesoros del palacio real y con los
rehenes, y regresó a Shomrón.
25:25 Amatiyahu ben de Yoash, melej de Yahudah, vivió quince años después de la
muerte de Yoash ben de Yahoajaz, melej de Yisrael.
25:26 Los demás eventos del reinado de Amatiyahu, los primeros y los últimos, están
registrados en el libro de los melejim de Yahudah y de Yisrael.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1326

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

25:27 Desde el tiempo en que Amatiyahu se apartó de Yahweh, se formó una conspiración
contra él en Yahrusalaim, y huyó a Lakish; pero enviaron gente tras él a Lakish, y lo
Mataron allí.
25:28 Lo llegaron sobre caballos y lo sepultaron con sus padres, en la Ciudad de Yahudah.
26:1 Entonces todo el pueblo de Yahudah tomó a Uziyahu, que tenía dieciséis años de
edad, y lo proclamaron melej en lugar de su padre Amatiyahu.
26:2 El fue quien reedificó Elot y la restituyó a Yahudah, después que el melej Amatiyahu
se durmió con sus padres.
26:3 Uziyahu tenía dieciséis años cuando se hizo melej, y reinó cincuenta y dos años en
Yahrusalaim. Su madre se llamaba Yekholyah, de Yahrusalaim.
26:4 El hizo lo que le agradaba a Yahweh, tal como había hecho su padre Amatiyahu.
26:5 Se aplicó a la adoración de Elohé en los días de Zekharyahu, instructor en el respeto
a Ha´Elohé; durante el tiempo en que adoró a Yahweh, Ha´Elohé lo prosperó.
26:6 Salió a combatir contra los filisteos y abrió brecha en el muro de Gat, en el muro de
Yavné y en el muro de Ashdod; edificó ciudades en la región de Ashdod y entre los
filisteos.
26:7 Ha´Elohé le ayudó contra los filisteos, contra los cuervos que habitaban en Gur Báal
y contra los meunitas.
26:8 Los amonitas pagaron tributo a Uziyahu, y su fama se difundió hasta la entrada de
Mitzraim, porque se había hecho poderoso en extremo.
26:9 Uziyahu también edificó torres en Yahrusalaim, junto a la Puerta de la Esquina, junto
a la Puerta del Valle y junto al Angulo, y las fortificó.
26:10 Edificó torres en el midbah y cavó muchos pozos, porque tenía mucho ganado, y
agricultores en la Sefelah y en la costa, y viñadores en las montañas y en los campos
fértiles, porque le encantaba la tierra.
26:11 Uziyahu mantuvo un ejército de guerreros, una tropa entrenada para la batalla,
convocada según su lista por el escriba Yeiel y por el oficial Maaseyahu, bajo la dirección
de Jananyahu, uno de los funcionarios del melej.
26:12 El Número total de los jefes de los clanes, valientes, sumaba 2,600;
26:13 bajo su mando estaba un ejército adiestrado de 307,500 guerreros, que guerrelevan
con fuerza y poder para ayudar al melej contra los enemigos.
26:14 Uziyahu les proveyó –a todo el ejército– escudos, lanzas, cascos, cotas de malla,
arcos y piedras para las hondas.
26:15 En Yahrusalaim hizo máquinas ingeniosas, puestas en las torres y en las esquinas,
para lanzar flechas y grandes piedras. Su fama se difundió muy Lejos, porque halló ayuda
de manera sorprendente, hasta que se hizo fuerte.
26:16 Cuando se hizo fuerte, se puso tan arrogante que actuó co rruptamente. Transgredió
contra Yahweh su Elohé al entrar en la Bayit de Yahweh para ofrecer incienso en el altar
del incienso.
26:17 El kohen Azaryahu, con otros ochenta kohanim valientes de Yahweh, lo siguieron
26:18 y, confrontando al melej Uziyahu, le dijeron: No te corresponde a ti, Uziyahu,
ofrecer incienso a Yahweh, sino a los kohanim aharonitas, que han sido consagrados para
ofrecer el incienso. Sal del santuario, que has transgredido. Esto no te servirá de gloria
delante de Yahweh Elohé.
26:19 Uziyahu, que tenía en la mano un incensario para quemar incienso, se llenó de ira;
pero al airarse contra los kohanim, le brotó lepra en la frente, en presencia de los
kohanim en la Bayit de Yahweh, junto al altar del incienso.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1327

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

26:20 Cuando el sumo kohen Azaryahu y todos los kohanim lo miraron, vieron que tenía la
frente leprosa, así que se apresuraron a sacarlo de allí; él mismo se apresuró a salir,
porque Yahweh lo había azotado con una plaga.
26:21 El melej Uziyahu quedó leproso hasta el día de su muerte. Siendo leproso, vivía en
una bayit aislada, porque había sido excluido de la Bayit de Yahweh mientras que su ben
Yotam tenía a su cargo la bayit del melej y gobernaba a la gente del país.
26:22 Los demás eventos del reinado de Uziyahu, los primeros y los últimos, los ha
registrado el profeta YeshaYah ben de Amos.
26:23 Uziyahu se durmió con sus padres, y lo sepultaron con sus padres en el campo de
sepultura de los melejim, porque decían que era un leproso; su ben Yotam le sucedió
como melej.
27:1 Yotam tenía veinticinco años cuando comenzó a reinar, y reinó dieciséis años en
Yahrusalaim; su madre se llamaba Yerushah hija de Tsadoq.
27:2 El hizo lo que le agradaba a Yahweh, tal como había hecho su padre Uziyahu, pero no
entró en el Templo de Yahweh; sin embargo, el pueblo continuaba actuando
corruptamente.
27:3 El fue quien edificó la Puerta Superior de la Bayit de Yahweh, e hizo muchas
edificaciones en la muralla del Ofel.
27:4 Edificó pueblos en la serranía de Yahudah, y fortalezas y torres en los bosques.
27:5 Además, combatió contra el melej de los amonitas y los venció. Aquel año los
amonitas le dieron cien talentos de plata, 10,000 kores de trigo y 10,000 kores de
cebada; eso fue lo mismo que le pagaron los amonitas el segundo y el tercer año.
27:6 Yotam se hizo fuerte, porque mantuvo un derrotero fiel delante de Yahweh su Elohé.
27:7 Los demás eventos del reinado de Yotam, todas sus guerras y sus actividades, están
registradas en el libro de los melejim de Yisrael y de Yahudah.
27:8 Tenía veinticinco años cuando comenzó a reinar, y reinó dieciséis años en
Yahrusalaim.
27:9 Yotam se durmió con sus padres, y lo sepultaron en la Ciudad de Dawid; su ben Ajaz
le sucedió como melej.
28:1 Ajaz tenía veinte años cuando comenzó a reinar, y reinó dieciséis años en
Yahrusalaim. No hizo lo que era agradable para Yahweh, a diferencia de su padre Dawid,
28:2 sino que siguió los caminos de los melejim de Yisrael; y hasta hizo imágenes fundidas
de los Baales.
28:3 Hizo ofrendas en el valle de BenHinom, y echó a sus benei en el fuego, según la
aborrecible costumbre de las naciones que Yahweh había destruido delante de los benei
de Yisrael.
28:4 Ofreció sacrificios e hizo ofrendas en los altares, sobre las colinas y debajo de todo
árbol frondoso.
28:5 Yahweh su Elohé lo entregó en manos del melej de Aram, quien lo derrotó y le tomó
muchos cautivos, y los llevó a Darméseq. También lo entregaron en manos del melej de
Yisrael, quien le ocasionó una gran derrota.
28:6 Péqaj ben de Remalyahu Mató en Yahudah a 120,000 en un so lo día —todos hombres
valientes, porque habían abandonado a Yahweh, el Elohé de sus padres.
28:7 Zikhrí, un campeón de Efráyim, Mató a Maaseyahu, ben del melej, a Azriqam,
encargado del palacio, y a Elqaná que era segundo después del melej.
28:8 Los Yisraelitas capturaron a 200,000 de sus paYeshaYahnos, mujeres, niños y niñas;
además, tomaron de ellos un gran botín y se lo llegaron a Shomrón.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1328

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

28:9 Había allí un profeta de Yahweh que se llamaba Oded, el cual salió al encuentro del
ejército en su regreso a Shomrón. El les dijo: Debido a la furia de Yahweh el Elohé de sus
padres contra Yahudah, él los entregó a ustedes, y ustedes los Mataron con una ira tal
que llegaba hasta el shamaim.
28:10 ¿Tienen ahora la intención de subyugar a los hombres y mujeres de Yahudah y de
Yahrusalaim como sus siervos y siervas? ¡Como están las cosas, ustedes no tienen nada
más que ofensas contra Yahweh su Elohé!
28:11 Ahora, escúchenme y hagan volver a los cautivos que han tomado de sus ajim,
porque la ardiente ira de Yahweh está sobre ustedes.
28:12 Algunos hombres principales de los efrayimitas –Azaryahu ben de Yahojanán,
Berekyahu ben de Meshilemot, Yejizqiyahu ben de Shalum y Amasá ben de Jadlay–
confrontaron a los que volvían de la campaña
28:13 y les dijeron: No traigan acá a esos cautivos, porque eso nos hará culpables delante
de Yahweh, añadiendo a nuestros pecados y nuestras ofensas; porque ya es bastante
grande nuestra ofensa, y la ira está ya sobre Yisrael.
28:14 Así que el ejército liberaron a los cautivos y el botín en presencia de los jefes y de
toda la kehila.
28:15 Entonces los hombres antes mencionados procedieron a tomar a los cautivos, y
vistieron del botín a todos los que entre ellos estaban desnudos, los vistieron, los
calzaron y les dieron de comer y de beber, y los ungieron, condujeron en asnos a todos
los débiles, y los llegaron hasta Yerikhó, la ciudad de las palmeras, junto a sus ajim.
Después regresaron a Shomrón.
28:16 En aquel tiempo el melej Ajaz envió a pedir ayuda al melej de Ashur.
28:17 Otra vez habían venido los edomitatas y le habían infligido una derrota a Yahudah,
lándHoshea cautivos.
28:18 Y los filisteos habían hecho una incursión en las ciudades de la Shefelah y del
Néguev de Yahudah; habían tomado Shémesh, Ayalón, Guederot, Sokó con sus aldeas,
TimNajum con sus aldeas y Guimzó con sus aldeas; y se establecieron en ellas.
28:19 Así humilló Yahweh a Yahudah por causa de Ajaz, melej de Yisrael, porque él había
permitido la corrupción en Yahudah y había transgredido contra Yahweh.
28:20 TilgatPilnéser, el melej de Ashur, marchó contra él y le causó problemas, en lugar
de apoyarlo.
28:21 Porque Ajaz había despojado la Bayit de Yahweh, la bayit del melej y las Casas de
los gobernadores, para darle un regalo al melej de Ashur, pero no le sirvió de nada.
28:22 En su tiempo de angustia, el melej Ajaz transgredió aún más contra Yahweh,
28:23 ofreciendo sacrificios a las deidades de Darméseq que lo habían derrotado, porque
dijo: Como las deidades de los melejim de Aram les ayudan, yo les ofreceré sacrificios,
para que me ayuden a mí; pero ellas fueron su ruina y la de todo Yisrael.
28:24 Ajaz recogió los utensilios de la Bayit de Ha´Elohé, destrozó los utensilios de la
Bayit de Ha´Elohé. Cerró las puertas de la Bayit de Yahweh, y se hizo altares en todos los
rincones de Yahrusalaim.
28:25 En todas las ciudades de Yahudah hizo altares para presentar ofrendas a otras
deidades, provocando el enojo de Yahweh, el Elohé de sus padres.
28:26 Los demás eventos de su reinado y toda su conducta, los primeros y los últimos,
están registrados en el libro de los melejim de Yahudah y de Yisrael.
28:27 Ajaz se durmió con sus padres y lo sepultaron en la ciudad de Yahrusalaim, pero no
lo pusieron en las tumbas de los melejim de Yisrael. Su ben Yejizqiyahu le sucedió como
melej.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1329

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

29:1 Yejizqiyahu comenzó a reinar cuando tenía veinticinco años, y reinó veintinueve años
en Yahrusalaim; su madre se llamaba Abiyah hija de Zekharyahu.
29:2 El hizo lo que era agradable para Yahweh, tal como había hecho su padre Dawid.
29:3 En el mes primero del primer año de su reinado, abrió las puertas de la Bayit de
Yahweh y las reparó.
29:4 Convocó a los kohanim y a los lewitas, los reunió en la plaza oriental.
29:5 Y les dijo: Óiganme, lewitas: Santifíquense ahora, y santifiquen la Bayit de Yahweh,
el Elohé de sus padres, y saquen del Lugar Kadosh la inmundicia.
29:6 Porque nuestros padres han transgredido y han hecho lo que desagrada a Yahweh,
nuestro Elohé; lo han abandonado y han apartado sus rostros de la Morada de Yahweh, y
le han vuelto las espaldas.
29:7 También han cerrado las puertas del pórtico y han apagado las lámparas; no han
ofrecido incienso ni han hecho ofrendas quemadas en el lugar kadosh al Elohé de Yisrael.
29:8 La ira de Yahweh ha venido sobre Yahudah y Yahrusalaim; los ha hecho objeto de
horror, asombro y burla, como lo ven con sus propios ojos.
29:9 Nuestros padres han caído a espada, y nuestros benei, nuestras hijas y nuestras
esposas están en cautiverio por causa de esto.
29:10 Ahora yo deseo hacer una alianza con Yahweh el Elohé de Yisrael, para que aparte
de nosotros su ardiente ira.
29:11 Ahora, benei míos, no sean negligentes, porque Yahweh los ha escogido para que lo
atiendan y le sirvan, para que sean sus ministros y le hagan ofrendas.
29:12 Entonces se Levantaron los lewitas –Májat ben de Amasay y Yoel ben de Azaryahu,
de los benei de Qehat; y de los benei de Merarí: Qish ben de OvadYahí y Azaryahu ben
de Yahalelel; y de los guershonitas: Yóaj ben de Zimá y Eden ben de Yóaj;
29:13 y de los benei de Elitsafán: Shimrí y Yeiel; y de los benei de Asaf: Zekharyahu y
Matanyahu;
29:14 y de los benei de Hemán: Yejiel y Shimí; y de los benei de Yedutún: Shemayah y
Uziel
29:15 y reunieron a sus ajim, se purificaron, y entraron para purificar la Bayit de Yahweh,
conforme al mandato del melej, basado en las ordenanzas de Yahweh.
29:16 Los kohanim entraron en la Bayit de Yahweh para purificarla, y sacaron al atrio de
la Bayit de Yahweh toda la inmundicia que hallaron en el Templo de Yahweh; allí los
lewitas las recibieron, para sacarlas afuera, al arroyo de Qidrón.
29:17 Comenzaron la purificación el primer día del mes primero; al octavo día del mes
llegaron al pórtico de Yahweh. Purificaron la Bayit de Yahweh en ocho días, y acabaron el
día dieciséis del mes primero.
29:18 Luego entraron en el palacio del melej Yejizqiyahu, y le dijeron: Ya hemos limpiado
toda la Bayit de Yahweh, el altar de la ofrenda quemada y todos sus utensilios;
igualmente, la mesa del pan de la presentación y todos sus utensilios;
29:19 y hemos preparado y consagrado todos los utensilios que en su transgresión había
puesto de lado el melej Ajaz mientras reinaba. Están frente al altar de Yahweh.
29:20 El melej Yejizqiyahu se levantó temprano, reunió a los oficiales de la ciudad, y subió
a la Bayit de Yahweh.
29:21 Llegaron siete toros, siete carneros, siete corderos y siete chivos como ofrenda por
el pecado a favor del reino, del Santuario y de Yahudah. Y mandó a los kohanim
aharónicos que los ofrecieran sobre el altar de Yahweh.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1330

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

29:22 Mataron los toros, y los kohanim recibieron la sangre y la esparcieron sobre el altar;
Mataron los carneros y esparcieron la sangre sobre el altar; Mataron los corderos y
esparcieron la sangre sobre el altar.
29:23 Después hicieron acercar ante el melej y la multitud los chivos de la ofrenda por el
pecado, y pusieron sus manos sobre ellos.
29:24 Los kohanim los degollaron y con su sangre hicieron el rito de purificación en el
altar, para hacer expiación por todo Yisrael, porque el melej había designado que la
ofrenda quemada y el sacrificio por el pecado fuera por todo Yisrael.
29:25 Puso a los lewitas en la Bayit de Yahweh, con címbalos, arpas y liras, como habían
ordenado Dawid y Gad, el vidente del melej, y el profeta Natán; porque esa fue la
ordenanza de Yahweh mediante sus nabí.
29:26 Cuando los lewitas estuvieron en su lugar con los instrum entos de Dawid, y los
kohanim con las trompetas,
29:27 Yejizqiyahu dio la orden para que se presentara la ofrenda quemada sobre el altar.
Cuando comenzó la ofrenda quemada, comenzó el canto a Yahweh, y las trompetas
comenzaron también, junto con los instrumentos de Dawid, melej de Yisrael.
29:28 Toda la kehila se postró mientras resonaba el canto y sonaban las trompetas todo
esto hasta acabarse la ofrenda quemada.
29:29 Cuando terminó la ofrenda, el melej y todos los que estaban con él se arrodillaron y
se postraron.
29:30 El melej Yejizqiyahu y los dirigentes mandaron a los lewitas que alabaran a Yahweh
con las palabras de Dawid y del vidente Asaf; así ellos alabaron con gran arrobamiento, y
se inclinaron y se postraron.
29:31 Luego Yejizqiyahu tomó la davar y dijo: Ahora ustedes se han consagrado a
Yahweh; acérquense y presenten sacrificios de bienestar y de gratitud en la Bayit de
Yahweh. La kehila presentó sacrificios de bienestar y de gratitud, y todos los de
generoso trajeron ofrendas quemadas.
29:32 El Número de las ofrendas quemadas que trajo la kehila fue de Setenta toros, cien
carneros y doscientos corderos, todos éstos para ofrendas quemadas a Yahweh.
29:33 Las ofrendas consagradas fueron de 600 toros y 3,000 ovejas.
29:34 Los kohanim eran muy pocos para poder desollar todos las ofrendas quemadas, de
modo que sus parientes los lewitas les ayudaron, hasta que acabaron la obra y hasta que
el resto de los kohanim se purificaron. Los lewitas habían sido más concienzudos que los
kohanim en cuanto a purificarse.
29:35 Porque además del gran número de ofrendas quemadas, hubo los sebos de los
sacrificios de bienestar y las libaciones de cada ofrenda quemada; así quedó restablecido
el servicio de la Bayit de Yahweh.
29:36 Yejizqiyahu y todo el pueblo se alegraron por lo que Ha´Elohé había capacitado al
pueblo para realizar, porque había sucedido tan de pronto.
30:1 Yejizqiyahu envió mensajes por todo Yisrael y Yahudah; y también escribió cartas a
los de Efráyim y Menasheh para que acudieran a la Bayit de Yahweh en Yahrusalaim para
celebrar el Pésaj de Yahweh el Elohé de Yisrael.
30:2 El melej y todos sus oficiales y la kehila en Yahrusalaim habían acordado celebrar el
Pésaj en el mes segundo,
30:3 porque en aquel tiempo no la pudieron celebrar, ya que no se habían purificado
suficientes kohanim, ni el pueblo se había reunido en Yahrusalaim.
30:4 Al melej y a toda la kehila le pareció apropiado

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1331

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

30:5 emitir un decreto y proclamar por todo Yisrael, desde BeerSIvrima hasta Dan para
que acudieran a celebrar el Pésaj a Yahweh el Elohé de Yisrael, en Yahrusalaim –no era a
menudo que actuaban de acuerdo con lo que estaba escrito.
30:6 Los corredores salieron con las cartas del melej y de sus oficiales por todo Yisrael y
Yahudah, por orden del melej, que decían: Oh Yisraelitas, vuelvan a Yahweh el Elohé de
sus padres, Avraham, Yitsjaq e Yisrael, y él se volverá al remanente de ustedes que
escapó de las manos de los melejim de Ashur.
30:7 No sean como sus padres y sus ajim, que transgredieron contra Yahweh el Elohé de
sus padres y él los entregó a un horror, como ustedes ven.
30:8 Ahora pues, no sean testarudos como sus padres; sométanse a Yahweh y vengan a
su Santuario, que él ha consagrado para siempre, y sírvanle a Yahweh su Elohé para que
su ira se aparte de ustedes.
30:9 Si ustedes se vuelven a Yahweh, sus ajim y sus benei serán tratados con compasión
por sus captores, y volverán a esta tierra; porque Yahweh su Elohé es clemente y
misericordioso; no apartará su rostro de ustedes si ustedes vuelven a él.
30:10 A medida que los corredores pasaban de pueblo en pueblo por la tierra de Efráyim y
de Menasheh hasta llegar a Zevulún, se reían de ellos y los ridiculizaban.
30:11 Algunas personas de Asher y de Menasheh y de Zevulún, sin embargo, se
humillaron y fueron a Yahrusalaim.
30:12 La mano de Ha´Elohé estuvo sobre Yahudah también, haciéndolos de una misma
mente para cumplir el mandato del melej y de los oficiales concerniente a la ordenanza
de Yahweh.
30:13 En el mes segundo se reunió en Yahrusalaim una gran multitud, una kehila muy
grande, para celebrar la Fiesta de los Inleudos.
30:14 Se pusieron a quitar los altares que había en Yahrusalaim, y quitaron todos los
altares de incienso y los echaron al arro yo de Qidrón.
30:15 Inmolaron el sacrificio Pésaj l el catorce del mes segundo. Los kohanim y los lewitas
estaban avergonzados, y se santificaron y llegaron ofrendas quemadas a la Bayit de
Yahweh.
30:16 Tomaron sus lugares, como era su regla según la Torah de Moshé, hombre de
Ha´Elohé. Los kohanim esparcían la sangre que recibían de los lewitas.
30:17 Puesto que muchos en la kehila no se habían santificado, los lewitas estuvieron a
cargo del inmolar los sacrificios Pésaj les por todos los que no se habían purificado, a fin
de consagrarlos a Yahweh.
30:18 Porque la mayoría de la gente, muchos de Efráyim, de Menasheh, de Yissakhar y de
Zevulún, no se habían purificado, sin embargo comieron del sacrificio de Pésaj en
violación de lo prescrito.
30:19 Yejizqiyahu oró por ellos diciendo: El buen Yahweh proveerá expiación por todo
aquel que ha puesto su mente en adorar a Elohé, a Yahweh el Ha´Elohé de sus padres,
aún cuando no esté purificado para el Santuario.
30:20 Yahweh escuchó a Yejizqiyahu y sanó al pueblo.
30:21 Los Yisraelitas que se hallaban en Yahrusalaim celebraron la Fiesta de los Inleudos
por siete días, con gran regocijo; los lewitas y los kohanim alababan a Yahweh
diariamente, con instrumentos potentes para Yahweh.
30:22 Yejizqiyahu persuadió a todos los lewitas que se desempeñaban diestramente para
Yahweh para que estuvieran los siete días haciendo las ofrendas de bienestar, y
confesándole a Yahweh el Elohé de sus padres.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1332

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

30:23 Toda la kehila resolvió celebrar otros siete días, así que celebraron otros siete días
con alegría.
30:24 Yejizqiyahu, el melej de Yahudah, había dado para la kehila 1,000 toros y 7,000
ovejas. Y los oficiales habían dado para la kehila 1,000 toros y 10,000 ovejas: Y los
kohanim se habían santificado en grandes Números.
30:25 Toda la kehila de Yahudah y todos los kohanim y los lewitas y toda la kehila que
había venido de Yisrael, y los extranjeros residentes que habían venido de la tierra de
Yisrael y que habitaban en Yahudah, se regocijaron.
30:26 Hubo gran alegría en Yahrusalaim, porque desde los días de Shelomoj ben de Dawid,
melej de Yisrael, nada semejante había sucedido en Yahrusalaim.
30:27 Los kohanim lewíticos se Levantaron y bendijeron al pueblo, y su voz se hizo oír, y
su tefilat llegó a su santa morada, al shamaim.
31:1 Cuando se acabó todo esto, todos los de Yisrael que habían estado presentes fueron
por las ciudades de Yahudah y rompieron las columnas, cortaron los postes sagrados,
demolieron los lugares altos y los altares en todo Yahudah y Binyamín, y por todo
Efráyim y Menasheh, hasta acabar con ellos. Después todos los Yisraelitas regresaron a
sus pueblos, cada cual a su propiedad.
31:2 Yejizqiyahu reconstituyó las divisiones de los kohanim y los lewitas, cada uno de los
kohanim y lewitas según su oficio, para las ofrendas quemadas, para los sacrificios de
bienestar, para ministrar, y para entonar cánticos y hallels en las puertas de los atrios de
Yahweh;
31:3 también la porción del melej, de su propiedad, para la ofrenda quemada, las ofrendas
quemadas de la mañana y de la tarde, y las ofrendas quemadas de los Shabbat, de los
Rosh Jodesh y de las festividades, como está prescrito en la Torah de Yahweh.
31:4 Le ordenó al pueblo que habitaba en Yahrusalaim que dieran la porción de los
kohanim y los lewitas, para que éstos se dedicaran a la Torah de Yahweh.
31:5 Cuando se divulgó la orden, los Yisraelitas trajeron grandes Yahweh de grano, vino,
aceite, miel y toda clase de productos agrícolas, y diezmos de todo, en grandes
cantidades.
31:6 Los hombres de Yisrael y de Yahudah que habitaban en los pueblos de Yahudah
trajeron también diezmos de vacas y de ovejas y diezmos de cosas consagradas a
Yahweh su Elohé, y lo acumularon en montones.
31:7 Comenzaron a acumular aquellos montones en el mes tercero, y acabaron en el mes
séptimo.
31:8 Cuando Yejizqiyahu y los oficiales fueron y vieron los montones, bendijeron a Yahweh
y a su pueblo Yisrael.
31:9 Yejizqiyahu preguntó a los kohanim y a los lewitas acerca de los montones.
31:10 Azaryahu, sumo kohen de la bayit de Tsadoq, le respondió: Desde que comenzaron
a traer las ofrendas a la Bayit de Yahweh, hemos comido hasta la saciedad y ha sobrado
en grandes cantidades, porque Yahweh ha bendecido a su pueblo; ¡ha sobrado esta
enorme cantidad!
31:11 Entonces Yejizqiyahu dio órdenes de preparar unos almacenes en la Bayit de
Yahweh; y los prepararon.
31:12 Pusieron fielmente en ellos las ofrendas, los diezmos y las cosas consagradas. El
supervisor de ello era Kananyahu el lewita, y su ají Shimí era segundo en rango.
31:13 Yejiel, Azazyahu, Nájat, Asael, Yerimot, Yozabad, Eliel, Yishmakhyahu, Májat y
Benayahu eran comisionados bajo el mando de Kananyahu y de su ají Shimí, por
disposición del melej Yejizqiyahu; Azaryahu era supervisor de la Bayit de Ha´Elohé.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1333

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

31:14 El lewita Qoré ben de Yimná, el guardia de la Puerta Oriental, estaba encargado de
las ofrendas voluntarias hechas a Ha´Elohé, de la distribución de las contribuciones a
Yahweh y de las cosas más sagradas.
31:15 Bajo su mando estaban Eden, Minyamín, Yeshúa, Shemayahu, Amariyahu y
Shekhanyahu en puestos de confianza en las ciudades de los kohanim, para distribuir con
fidelidad a sus ajim conforme a sus divisiones, a grandes y pequeños por igual;
31:16 además de distribuir sus raciones diarias a los varones registrados por familias de
tres años para arriba, todos los que entraban en la Bayit de Yahweh según su servicio y
su turno por división;
31:17 y encargados de registrar a los kohanim por clanes, y a los lewitas de veinte años
para arriba, por turnos, en sus divisiones;
31:18 y de registrar a los dependientes de toda la compañía, mujeres, benei e hijas,
porque con fidelidad se consagraban a las cosas sagradas.
31:19 Y para los kohanim aharónicos, en todos y cada uno de los pueblos con sus campos
alrededor, los hombres designados por nombre habían de distribuir porciones a cada
varón entre los kohanim y a todos los lewitas registrados.
31:20 Yejizqiyahu hizo esto en todo Yahudah. Actuó de una manera buena, recta y fiel
delante de Yahweh su Elohé.
31:21 Toda obra que emprendió en el servicio de la Bayit de Ha´Elohé o en la Torah y el
Mitzvot, para adorar a su Elohé, la hizo de todo; y prosperó.
32:1 Después de estas obras fieles, SanYirmeYahiv, SanYirmeYahiv, el melej de Ashur;
invadió a Yahudah y acampó contra sus ciudades fortificadas, con la intención de
conquistarlas.
32:2 Cuando Yejizqiyahu vio que había venido SanYirmeYahiv, con intenciones de combatir
contra Yahrusalaim,
32:3 consultó con sus oficiales y sus guerreros para cegar los manantiales de agua que
estaban fuera de la ciudad; y ellos lo apoyaron.
32:4 Se reunió una gran tropa para cegar todos los manantiales y el arroyo que corría a
través del territorio, porque de otra manera, pensaron ellos, el melej de Ashur vendría y
hallaría agua en abundancia.
32:5 Él actuó con vigor, reconstruyendo toda la muralla agrietada, levantando torres en
ella, y edificando otra muralla por fuera. Fortificó la Ciudadela de la C iudad de Dawid, e
hizo una gran cantidad de lanzas y escudos.
32:6 Designó oficiales de batalla sobre el pueblo; luego los hizo reunir ante él en la plaza
de la puerta de la ciudad, y les habló al diciendo:
32:7 Sean fuertes y de buen ánimo; no teman ni desmayen ante el melej de Ashur, ni
ante la multitud que viene con él, porque con nosotros hay más que los que están con él.
32:8 Con él está un brazo de carne, pero con nosotros está Yahweh nuestro Elohé, para
ayudarnos y para pelear nuestras batallas. El pueblo se animó por el discurso de
Yejizqiyahu, melej de Yahudah.
32:9 Después de esto SanYirmeYahiv, melej de Ashur, que estaba con todo su personal en
Lakish, envió sus oficiales a Yahrusalaim con este mensaje para Yejizqiyahu, melej de
Yahudah, y para todos los de Yahudah que estaban en Yahrusalaim:
32:10 Así ha dicho SanYirmeYahiv, melej de Ashur: ¿En qué confían ustedes que los
capacite para aguantar un cerco en Yahrusalaim?
32:11 Yejizqiyahu los está seduciendo para una muerte de hambre y de sed, cuando les
dice: Yahweh nuestro Elohé nos salvará del melej de Ashur?

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1334

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

32:12 ¿Pero no fue Yejizqiyahu el que quitó sus lugares altos y sus altares y le ordenó al
pueblo de Yahudah y a Yahrusalaim: Delante de este único altar se postrarán ustedes, y
sobre él harán sus ofrendas quemadas?
32:13 Seguramente ustedes saben lo que mis padres y yo hemos hecho a todos los
pueblos de las tierras? ¿Pudieron las deidades de las naciones de aquellas tierras librar
sus tierras de mí?
32:14 ¿Cuál de todas las deidades de aquellas naciones que mis padres destruyeron pudo
salvar a su pueblo de mí, para que la deidad de ustedes pueda librarlos de mí?
32:15 Ahora pues, no dejen que Yejizqiyahu los engañe; no dejen que los seduzca de esa
manera; no le crean. Porque ninguna deidad de ninguna nación ni reino ha podido librar a
su pueblo de mí ni de mis padres ¡cuánto menos podrá su Elohé librarlos de mí!
32:16 Sus oficiales hablaron aún más cosas contra Yahweh Ha´Elohé y contra su siervo
Yejizqiyahu.
32:17 Además, escribió cartas en las que insultaba a Yahweh el Elohé de Yisrael, y le
decía: Como las deidades de las naciones de la tierra no pudieron librar a sus pueblos de
mí, tampoco la deidad de Yejizqiyahu librará a su pueblo de mi mano.
32:18 Le gritaron a gran voz en el idioma de Yahudah al pueblo de Yahrusalaim que
estaba sobre la muralla, para asustarlos y hacerlos caer en pánico, para capturar la
ciudad.
32:19 Hablaron del Elohé de Yahrusalaim como si fuera igual que las deidades de los
demás pueblos de la tierra, hechas por manos humanas.
32:20 El melej Yejizqiyahu y el profeta YeshaYah ben de Amos oraron acerca de esto y
clamaron al shamaim.
32:21 Yahweh envió un mensajero que aniquiló a todos los guerreros diestros, a los
comandantes, y a los oficiales en el ejército del melej de Ashur, y éste regresó a su tierra
avergonzado. Entró en la bayit de su deidad, y allí algunos de su propio linaje lo
derribaron a espada.
32:22 Así libró Yahweh a Yejizqiyahu y a los habitantes de Yahrusa laim de las manos de
SanYirmeYahiv, melej de Ashur, y de todos; él proveyó para ellos por todas partes.
32:23 Muchos traían a Yahrusalaim tributos para Yahweh, y regalos para Yejizqiyahu,
melej de Yahudah; después de esto se engrandeció a los ojos de to das las naciones.
32:24 En aquel tiempo, Yejizqiyahu cayó enfermo de muerte. Le oró a Yahweh, quien le
respondió y le dio una señal.
32:25 Yejizqiyahu no correspondió por lo que se le había otorgado, porque se puso
arrogante; de manera que se decretó ira contra él, y contra Yahudah y Yahrusalaim.
32:26 Entonces Yejizqiyahu se humilló en lo que se había mostrado arrogante, junto con
los habitantes de Yahrusalaim, y ninguna ira de Yahweh vino sobre ellos durante el
reinado de Yejizqiyahu.
32:27 Yejizqiyahu disfrutó de riquezas y gloria en abundancia; llenó sus tesorerías de
plata y oro, piedras preciosas, especias, escudos y toda clase de objetos valiosos;
32:28 y depósitos para los productos del grano, del vino nuevo y del aceite, establos para
toda clase de ganado y rediles para los rebaños.
32:29 Y adquirió pueblos, rebaños de ganado mayor y menor en gran abundancia, porque
Elohé le otorgó muchísimas posesiones.
32:30 Fue Yejizqiyahu quien cegó la salida de las aguas de Guijón Alto, y las condujo hacia
abajo, hacia el oeste de la Ciudad de Dawid; Yejizqiyahu prosperó en todo lo que hizo.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1335

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

32:31 Así también en el asunto de los embajadores de los príncipes de Bavel, que fueron
enviados a él para investigar la señal que había ocurrido en e l país, cuando Ha´Elohé lo
abandonó para probarlo, para conocer todo lo que había en su mente.
32:32 Los demás eventos del reinado de Yejizqiyahu, y sus actos fieles, están registrados
en la visión del profeta YeshaYah ben de Amos y en el libro de los melejim de Yahudah y
de Yisrael.
32:33 Yejizqiyahu se durmió con sus padres, y lo sepultaron en la parte de arriba de las
tumbas de los benei de Dawid. Cuando murió, todo Yahudah y los habitantes de
Yahrusalaim le rindieron muchos honores. Su ben Menasheh le sucedió en el reino.
33:1 Menasheh tenía doce años cuando comenzó a reinar, y reinó cincuenta y cinco años
en Yahrusalaim.
33:2 El hizo lo que desagradaba a Yahweh, siguiendo las abominables prácticas de las
naciones que Yahweh había destruido delante de los Yisraelitas.
33:3 Reedificó los lugares altos que su padre Yejizqiyahu había demolido; erigió altares
para los Baales e hizo postes sagrados. Se postró ante todo el ejército del shamaim y los
adoró,
33:4 y les edificó altares en la Bayit de Yahweh, de la cual Yahweh había dicho: En
Yahrusalaim estará mi nombre para siempre.
33:5 Edificó altares a todo el ejército del shamaim en los dos atrios de la Bayit de Yahweh.
33:6 Entregó sus benei al fuego en el valle de BenHinom; y practicó la magia, la
adivinación y la hechicería; y consultó a los fantasmas y a los mediums espiritistas; hizo
mucho de lo que era desagradable para Yahweh, provocándolo a ira.
33:7 La imagen tallada que había hecho, la puso en la Bayit de Ha´Elohé, de la cual Elohé
le había dicho a Dawid y a su ben Shelomoj: En esta bayit y en Yahrusalaim, que elegí de
entre todas las tribus de Yisrael, estableceré mi nombre para siempre.
33:8 Y nunca más volveré a quitar los pies de Yisrael de la tierra que les asigné a s us
padres, con tal de que procuren Obedecer fielmente todo lo que les he mandado –toda la
Torah y las leyes y las reglas dadas por medio de Moshé.
33:9 Menasheh hizo extraviar a Yahudah y a los habitantes de Yahrusalaim para hacer un
mal mayor que el que hizo las naciones que Yahweh había destruido ante los Yisraelitas.
33:10 Yahweh le habló a Menasheh y a su pueblo, pero no hicieron caso,
33:11 por eso Yahweh trajo contra ellos a los oficiales del ejército del melej de Ashur,
quienes aprisionaron con ganchos a Menasheh, lo ataron con cadenas, y se lo llegaron a
Bavel.
33:12 En su angustia, le imploró a Yahweh su Elohé y se humilló mucho delante del Elohé
de sus padres.
33:13 Oró a él, y él aceptó su tefilat y escuchó su súplica, y lo hizo volver a Yahrusalaim y
a su reino. Entonces Menasheh reconoció que solamente Yahweh es Ha´Elohé.
33:14 Después de esto edificó la muralla exterior de la Ciudad de Dawid, al oeste de
Guijón, en el valle por el camino a la puerta del Pescado, y cercó a Ofel; la elevó mucho.
También puso oficiales del ejército en todos los pueblos fortificados de Yahudah.
33:15 Quitó de la Bayit de Yahweh las deidades extranjeras y la imagen, así como todos
los altares que había edificado en el Monte de la Bayit de Yahweh y en Yahrusalaim; y los
tiró fuera de la ciudad.
33:16 Restauró el altar de Yahweh y ofreció sobre él sacrificios de bienestar y de acción de
gracias, y mandó a la gente de Yahudah que adorara a Yahweh el Elohé de Yisrael.
33:17 Sin embargo, el pueblo seguía ofreciendo sacrificios en los lugares altos, aunque
sólo a Yahweh su Elohé.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1336

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

33:18 Los demás eventos del reinado de Menasheh, su tefilat a su Elohé y las palabras de
los videntes que le hablaron en nombre de Yahweh el Elohé de Yisrael, se encuentran en
las crónicas de los melejim de Yisrael.
33:19 Su tefilat y cómo se le concedió, todo el relato de su pecado y transgresión, y los
sitios donde edificó lugares altos y puso postes sagrados e imágenes, antes de que se
humillara, están registrados en las crónicas de Jozay.
33:20 Menasheh se durmió con sus padres y lo sepultaron en terreno de su palacio; y su
ben Amón le sucedió como melej.
33:21 Amón tenía veintidós años cuando comenzó a reinar, y reinó dos años en
Yahrusalaim.
33:22 Hizo lo que desagradaba a Yahweh, como había hecho su padre Menasheh. Amón
ofrecía sacrificios a todos los ídolos que había hecho su padre Menasheh y los adoraba.
33:23 No se humilló delante de Yahweh, como se había humillado su padre; al contrario,
Amón incurrió en mayor culpa.
33:24 Sus cortesanos conspiraron contra él y lo Mataron en su palacio.
33:25 Pero la gente del país derribó a todos los que habían conspirado contra el melej
Amón; y la gente del país proclamó melej en su lugar a su ben Yoshiyahu.
34:1 Yoshiyahu tenía ocho años cuando comenzó a reinar, y reinó treinta y un años en
Yahrusalaim.
34:2 Hizo lo que le agradaba a Yahweh, siguiendo los caminos de su padre Dawid sin
desviarse a la derecha ni a la izquierda.
34:3 En el octavo año de su reinado, cuando era todavía joven, comenzó a buscar al Elohé
de su padre Dawid, y en el año doce comenzó a limpiar a Yahudah y a Yahrusalaim de los
lugares altos, de los postes sagrados, de los ídolos y de las imágenes de fundición.
34:4 Por su mandato derribaron los altares de los Baales; hizo destrozar los altares de
incienso que estaban puestos encima; quebró los postes sagrados, los ídolos y las
imágenes, las molió y esparció el polvo sobre los sepulcros de los que les habían ofrecido
sacrificios.
34:5 Quemó los huesos de los kohanim sobre sus altares y limpió a Yahudah y a
Yahrusalaim.
34:6 Y lo mismo hizo en las ciudades de Menasheh, Efráyim, Shimón y hasta en Naftalí,
dejándolos en ruinas alrededor:
34:7 demolió los altares y los postes sagrados y desbarató los ídolos hasta hacerlos polvo,
y destrozó los altares de incienso en toda la tierra de Yisrael. Después regresó a
Yahrusalaim.
34:8 En el año dieciocho de su reinado, después de purificar el país y la Bayit, comisionó a
Shafán ben de Atsalyahu, a Maaseyahu el alcalde de la ciudad y al cronista Yoaj ben de
Yoakhaz, para que repararan la Bayit de YAHWEH su Elohé.
34:9 Éstos fueron donde el sumo kohen Jilqiyahu y le entregaron la plata que se había
traído a la Bayit de Elohé, la que los lewitas que guardaban la puerta habían recogido de
los de Menasheh y Efráyim, y de todo el remanente de Yisrael, de todo Yahudah y de
Binyamín y de los habitantes de Yahrusalaim.
34:10 Ellos la entregaron a la custodia de los supervisores que estaban encargados de la
Bayit de Yahweh; y los supervisores que trabajaban en la Bayit de YAHWEH la gastaron
en examinar y reparar la Bayit.
34:11 La entregaron a los artesanos y a los albañiles para comprar piedra labrada y
madera para las uniones y para hacer vigas de techo para los edificios que los melejim de
Yahudah habían dejado arruinar.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1337

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

34:12 Estos hombres realizaron la obra con honradez; los que estaban encargados de
dirigirlos eran Yájat y Obadyahu, lewitas de los benei de Merarí, y Zekharyahu y
Meshulam, de los benei de Qehat; mientras otros lewitas, todos los peritos en música,
34:13 estaban encargados de los cargadores, supervisarndo a todos los que se ocupaban
en todas y cada una de las tareas; algunos de los lewitas eran escribas, oficiales y
porteros.
34:14 Cuando sacaban la plata que se había traído a la Bayit de Yahweh, el kohen
Jilqiyahu halló un rollo de la Torah de Yahweh dada por medio de Moshé.
34:15 Jilqiyahu tomó la davar y le dijo al escriba Shafán: He hallado un rollo de la Torah
en la Bayit de Yahweh; y Jilqiyahu entregó el libro a Shafán.
34:16 Shafán le llevó el libro al melej, y además le informó al melej: Todo lo que se le
confió a sus servidores se ha estado realizando;
34:17 ellos han derretido la plata que se halló en la Bayit de Yahweh, y se la han
entregado a los que están encargados, a los supervisores.
34:18 El escriba Shafán le dijo también al melej: El kohen Jilqiyahu me ha dado un rollo; y
Shafán leyó de él delante del melej.
34:19 Cuando el melej escuchó las palabras de la Torah, se desgarró la ropa.
34:20 El melej le dio órdenes a Jilqiyahu, a Ajicam ben de Shafán, a OvadYahón ben de
Mikháyhu, al escriba Shafán y a Asayah el siervo del melej, diciendo:
34:21 Vayan y consulten a Yahweh por mí y por los que quedan de Yisrael y de Yahudah,
respecto a las palabras del rollo que se ha encontrado, porque grande en verdad debe ser
la ira de Yahweh que se ha derramado sobre nosotros porque nuestros padres no
obedecieron la davar de Yahweh de cumplir todo lo que está escrito en este rollo.
34:22 Jilqiyahu y los hombres a quienes había ordenado el melej fueron a la profetisa
Juldah, esposa de Shalum ben de Toqjat ben de Jasrah, guarda de las vestiduras, la cual
vivía en Yahrusalaim en el Segundo Barrio, y hablaron con ella de este asunto.
34:23 Ella les respondió: Así ha dicho Yahweh el Elohé de Yisrael: Díganle al hombre que
los envió a mí, que así ha dicho Yahweh:
34:24 Voy a traer desastre sobre este lugar y sobre sus habitantes –todas las maldiciones
que están escritas en el rollo que han leído delante del melej de Yahudah,
34:25 porque me han abandonado y han hecho ofrendas a otras deidades, enojándome
con todas las obras de sus manos; mi ira se derramará sobre este lugar, y no se apagará.
34:26 Pero díganle esto al melej de Yahudah que los ha enviado para consultar a Yahweh:
Así ha dicho Yahweh el Elohé de Yisrael: Con respecto a las palabras que has escuchado,
34:27 por cuanto tu se ha enternecido y te has humillado delante de Elohé, cuando
escuchaste sus palabras contra este lugar y contra sus habitantes, y te humillaste delante
de mí y te desgarraste la ropa y lloraste en mi presencia, yo por mi parte te he
escuchado, dice Yahweh.
34:28 Ciertamente te reuniré con tus padres, y te pondrán en tu sepulcro en shalom; tus
ojos no verán nada del desastre que traeré sobre este lugar y sobre sus habitantes. Ellos
le informaron la respuesta al melej.
34:29 Entonces el melej mandó reunir a todos los ancianos de Yahudah y de Yahrusalaim.
34:30 El melej subió a la Bayit de Yahweh con todos los hombres de Yahudah, los
habitantes de Yahrusalaim, los kohanim, los lewitas, todo el pueblo, desde el más grande
hasta el más pequeño y leyó a oídos de ellos todo el texto del rollo de la Alianza que se
había hallado en la Bayit de Yahweh.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1338

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

34:31 El melej se puso de pie en su lugar y solemnizó la Alianza delante de Yahweh: de
seguir a Yahweh y observar sus Miztvot, sus órdenes y sus leyes con todo su corazón y
con todo su ser, para cumplir todos los términos de la Alianza escritos en este rollo.
34:32 Él comprometió a todos los de Yahrusalaim y de Binyamín que estaban presentes; y
los habitantes de Yahrusalaim actuaron conforme a la Alianza de Elohé, el Elohé de sus
padres.
34:33 Yoshiyahu quitó todas las abominaciones de todo el territorio de los Yisraelitas, y
obligó a todos los que se hallaban en Yisrael a adorar a Yahweh su Elohé. Durante el
tiempo de su reinado no se desviaron de seguir a Yahweh, el Elohé de sus padres.
35:1 Yoshiyahu celebró el Pésaj de Yahweh en Yahrusalaim; inmolaron el sacrificio de el
Pésaj el catorce del mes primero.
35:2 Reinstaló a los kohanim en sus cargos y los animó en el servicio de la Bayit de
Yahweh.
35:3 Dijo a los lewitas consagrados a Yahweh, que enseñaban a todo Yisrael: Pongan el
Arca Sagrada en la Bayit que edificó Shelomoj ben de Dawid, melej de Yisrael; como ya
ustedes no la cargan en los hombros, ocúpense ahora en el servicio a Yahweh su Elohé y
a su pueblo Yisrael,
35:4 y dispónganse por clanes según sus divisiones, conforme a lo prescrito en el escrito
de Dawid melej de Yisrael y en el documento de su ben Shelomoj,
35:5 y sirvan en el santuario, por las divisiones de los clanes, a sus ajim, el pueblo, por las
divisiones de los clanes de los lewitas.
35:6 Después de santificarse, hagan la inmolación del sacrificio de el Pésaj y prepárenlo
para sus ajim, conforme a la davar de Yahweh dada por medio de Moshé.
35:7 Yoshiyahu le donó al pueblo ganado menor – corderos y cabras, todos para sacrificios
de Pésaj para todos los presentes por un total de 30,000, y ganado mayor, 3,000, todo
de la propiedad del melej.
35:8 Sus oficiales dieron una ofrenda voluntaria al pueblo, a los kohanim y a los lewitas.
Jilqiyahu, Zekharyahu y Yejiel, los principales de la Bayit de Ha´Elohé, donaron a los
kohanim para sacrificios de Pésaj 2,600 cabezas de ganado menor y 300 de ganado
mayor.
35:9 Konanyahu, Shemayahu y Netanel, sus ajim, y Jashabyahu, Yeiel y Yozabad, jefes de
los lewitas, donaron a los lewitas 5,000 cabezas de ganado menor y 500 de ganado
mayor para sacrificios de Pésaj.
35:10 El servicio se organizó bien: los kohanim se colocaron de pie en sus puestos y los
lewitas en sus divisiones, por mandato del melej.
35:11 Inmolaron el sacrificio de Pésaj y los kohanim recibían su sangre de ellos y la
rociaban, mientras los lewitas desollaban los animales.
35:12 Quitaban las partes que iban a quemar y las distribuían a las divisiones del pueblo
por clanes, para que hicieran los sacrificios a Yahweh según se prescribe en el rollo de
Moshé; lo mismo hizo con el ganado vacuno.
35:13 Asaron al fuego el sacrificio de Pésaj, según lo prescrito, mientras que las ofrendas
sagradas las cocieron en ollas, calderos y sartenes, y lo llegaron rápidamente a todo el
pueblo.
35:14 Después prepararon para ellos mismos y para los kohanim, porque los kohanim
aharónicos estuvieron ocupados hasta caer la noche en presentar las ofrendas quemadas
y los sebos, por eso los lewitas prepararon para ellos mismos y para los kohanim
aharónicos.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1339

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

35:15 Los cantores asafitas estaban en sus puestos conforme al mandato de Dawid, de
Asaf, de Hemán y de Yedutún, vidente del melej; y los porteros estaban en cada puerta.
No tenían que abandonar sus tareas, porque sus ajim lewitas proveían para ellos.
35:16 Todo el servicio de Yahweh se organizó bien aquel día, para observar el Pésaj y para
hacer las ofrendas quemadas sobre el altar de Yahweh, conforme al mandato del melej
Yoshiyahu.
35:17 En esa ocasión todos los Yisraelitas presentes celebraron el Pésaj, y la Fiesta de los
Inleudos por siete días.
35:18 No se había celebrado en Yisrael una Pésaj como ésta desde el tiempo del profeta
Shemuel; ninguno de los melejim de Yisrael había celebrado una Pésaj como la que
celebró Yoshiyahu, con los kohanim, los lewitas y todo Yahudah e Yisrael allí presentes,
junto con los habitantes de Yahrusalaim.
35:19 Esta Pésaj se celebró en el año dieciocho del reinado de Yoshiyahu.
35:20 Después de todas estas preparacio nes del Templo por parte de Yoshiyahu, Neko,
melej de Mitzraim, subió a combatir en Karkemish, junto al Perat, y Yoshiyahu le salió al
encuentro.
35:21 Neko le envió mensajeros diciendo: ¿Qué tenemos que ver tú y yo, melej de
Yahudah? Yo no marcho ahora contra ti, sino contra el reino que me hace la guerra, y es
la voluntad de Elohé que me apresure. Así que abstente de resistir a Elohé, que está
conmigo, para que no te destruya.
35:22 Pero Yoshiyahu no lo dejó tranquilo; más bien se puso su armadura para combatir
contra él, sin hacer caso a las palabras de Nekho que procedían de la boca de Elohé; y
fue a combatir en el valle de Meguidó.
35:23 Los arqueros tiraron contra el melej Yoshiyahu, y el melej les dijo a sus servidores:
¡Retírenme de aquí, que estoy mal herido!
35:24 Sus servidores lo retiraron del carro y lo pusieron en el carro de su segundo en
mando, y lo llegaron a Yahrusalaim. Allá murió, y lo sepultaron en el sepulcro de sus
padres, y todo Yahudah y Yahrusalaim hicieron duelo por Yoshiyahu.
35:25 YirmeYah compuso lamentos por Yoshiyahu, y todos los cantores, hombres y
mujeres, mencionaron a Yoshiyahu en sus lamentos, como se hace hasta el día de hoy;
estos se hicieron costumbre en Yisrael y se incorporaron en los lamentos.
35:26 Los demás eventos del reinado de Yoshiyahu y sus obras fieles, conforme a la Torah
de Yahweh,
35:27 y sus hechos, los primeros y los últimos, están registrados en el libro de los melejim
de Yisrael y de Yahudah.
36:1 La gente del país tomó a Yahoajaz ben de Yoshiyahu, y lo proclamó melej en
Yahrusalaim, en lugar de su padre.
36:2 Yahoajaz tenía veintitrés años cuando comenzó a reinar, y reinó tres meses en
Yahrusalaim.
36:3 El melej de Mitzraim lo depuso en Yahrusalaim y le impuso al país una multa de cien
talentos de plata y un talento de oro.
36:4 El melej de Mitzraim proclamó a Elyaqim su ají melej sobre Yahudah y Yahrusalaim, y
le cambió su nombre por el de Yahoyaqim. A Yahoajaz, su ají, Neko lo tomó y lo llevó a
Mitzraim.
36:5 Yahoyaqim tenía veinticinco años cuando comenzó a reinar, y reinó once años en
Yahrusalaim; hizo lo que desagradaba a Yahweh su Elohé.
36:6 Nevukhadnetsar, melej de Bavel, marchó contra él; lo ató con cadenas para
levantarlo a Bavel.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1340

DIVRÉ HAYAMIM BET

2ª DE CRONICAS

36:7 Nevukhadnetsar también llevó a Bavel algunos utensilios de la Bayit de Yahweh, y los
puso en su palacio en Bavel.
36:8 Los demás eventos del reinado de Yahoyaqim, y las abominaciones que hizo, y lo que
se halló en su contra, están registrados en el libro de los melejim de Yisrael y de Yahudah.
Su ben Yahoyakhín le sucedió como melej.
36:9 Yahoyakhín tenía ocho años cuando comenzó a reinar, y reinó tres meses y diez días
en Yahrusalaim; hizo lo que desagradaba a Yahweh.
36:10 A la vuelta del año, el melej Nevukhadnetsar mandó levantarlo a Bavel, junto con
los utensilios preciosos de la Bayit de Yahweh, y proclamó melej sobre Yahudah y
Yahrusalaim a Tsidqiyahu su pariente.
36:11 Tsidqiyahu tenía veintiún años cuando comenzó a reinar, y reinó once años en
Yahrusalaim.
36:12 Hizo lo que desagradaba a Yahweh su Elohé; no se humilló delante del profeta
YirmeYah que le hablaba de parte de Yahweh.
36:13 También se rebeló contra el melej Nevukhadnetsar, quien le había hecho jurar por
Elohé; obstinó su voluntad y endureció su para no volver a Yahweh el Elohé de Yisrael.
36:14 Todos los oficiales de los kohanim y el pueblo cometieron muchas transgresiones,
siguiendo todas las prácticas abominables de las naciones. Contaminaron la Bayit de
Yahweh, que él había consagrado en Yahrusalaim.
36:15 Yahweh el Elohé de sus padres les enviaba mensajes mediante sus mensajeros
diariamente sin fallar, porque tenía compasión de su pueblo y de su morada.
36:16 Pero ellos se burlaban de los mensajeros de Ha´Elohé y despreciaban sus mensajes
e insultaban a sus nabíes, hasta que la ira de Yahweh estalló sin remedio contra su
pueblo.
36:17 Así que trajo contra ellos al melej de los kasditas, quien Mató a espada a sus
jóvenes en su mismo santuario; no perdonó a jóvenes ni a doncellas ni a ancianos ni a
decrépitos, a todos los entregó en su mano.
36:18 Todos los utensilios de la Bayit de Ha´Elohé, grandes y pequeños, y los tesoros de
la Bayit de Yahweh y los tesoros del melej y de sus magistrados, todo lo llevó a Bavel.
36:19 Incendiaron la Bayit de Ha´Elohé y derribaron la muralla de Yahrusalaim,
incendiaron todas sus mansiones y dieron a la destrucción todos sus objetos preciosos.
36:20 A los sobrevivientes de la espada, los llevó cautivos a Bavel, y vinieron a ser
esclavos suyos y de sus benei hasta el surgimiento del reino de Parás,
36:21 en cumplimiento de la davar de Yahweh hablada por YirmeYah, hasta que la tierra
hubiera disfrutado de su reposo; mientras estuvo desolada guardó reposo, hasta que se
cumplieron Setenta años.
36:22 Y en el primer año de Kóresh, melej de Parás, cuando se cumplía la davar de
Yahweh por boca de YirmeYah, Yahweh despertó el Ruaj de Kóresh, melej de Parás, para
que emitiera una proclama por todo sus dominios, oralmente y por escrito, diciendo:
36:23 Así ha dicho Kóresh, melej de Parás: Yahweh el Elohé del shamaim me ha dado
todos los reinos de la tierra, y me ha encargado que le edifique una Bayit en Yahrusalaim,
que está en Yahudah. Todo aquel de ustedes que sea de Su pueblo, que Yahweh su Elohé
sea
con
él,
y
que
suba.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1341


Documentos relacionados


Documento PDF ezra
Documento PDF divre bet
Documento PDF yermyah
Documento PDF hagay
Documento PDF hoshea
Documento PDF mikah


Palabras claves relacionadas