Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Shofetim .pdf



Nombre del archivo original: Shofetim.pdf

Este documento en formato PDF 1.6 fue generado por / ilovepdf.com, y fue enviado en caja-pdf.es el 05/03/2019 a las 21:52, desde la dirección IP 190.231.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 129 veces.
Tamaño del archivo: 434 KB (29 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


SHOFETIM

JUECES

Shofetim (Jueces)

1:1 Después de la muerte de Yahoshua, consultaron a YAHWEH, y preguntaron: ¿Quién de
nosotros será el primero en subir contra los kenaanitas y atacarlos?
1:2 Yahweh contestó: Que suba la tribu de Yahudah. Ahora yo entrego la tierra en sus
manos.
1:3 Yahudah le dijo Entonces a su tribu ajot Shimón: Sube con nosotros al territorio que nos
ha tocado y ataquemos a los kenaanitas, y después nosotros iremos con ustedes al
territorio que les ha tocado. De modo que Shimón se les unió.
1:4 Cuando Yahudah avanzó, YAHWEH entregó en sus manos a los kenaanitas y a los
perezitas, y derrotaron a diez mil de ellos en Bézeq.
1:5 En Bézeq se encontraron con Adoni Bézeq, se enfrascaron con él en batalla, y derrotaron
a los kenaanitas y a los perezitas.
1:6 Adoni Bézeq huyó, pero ellos lo persiguieron y lo capturaron, y le cortaron los pulgares
de las manos y los dedos gordos de los pies.
1:7 Y Adoni Bézeq dijo: Setenta melejim, con los pulgares y los dedos gordos cortados,
solían recoger la migajas debajo de mi mesa; según he hecho yo, así me ha pagado
Elohé. Lo llegaron a Yahrusalaim y allí murió.
1:8 Los yahuditas atacaron a Yahrusalaim y la capturaron; la pasaron a espada y le
prendieron fuego a la ciudad.
1:9 Después de eso los yahuditas bajaron para atacar a los kenaanitas que habitaban en la
Serranía, en el Néguev, y en la Shefelah.
1:10 Los yahuditas marcharon contra los kenaanitas que habitaban en Jevrón y derrotaron a
Sheshay, a Ahimán, y a Talmay. (Jevrón se llamaba antiguamente Qiryat Arbá.)
1:11 De allí marcharon contra los habitantes de Devir (Devir se llamaba antiguamente Qiryat
Séfer).
1:12 Y Kalet anuncio: Le daré mi hija Akhsah en Matrimonio al hombre que ataque y capture
a Qiryat Séfer.
1:13 El pariente menor de Kalet, Otniel el quenizita, la capturó; y Kalet le dio su hija Akhsah
en Matrimonio.
1:14 Cuando ella vino a él, lo indujo a que le pidiera alguna propiedad a su padre. Luego se
desmontó de su asno, y Kalet le preguntó: ¿Qué sucede?
1:15 Ella contestó: Dame un regalo, ya que me has dado como tierra del Néguev; dame
pozos de agua. Y Kalet le dio Pozo Alto y Pozo Bajo.
1:16 Los descendientes del qenita, el suegro de Moshé, subieron con los yahuditas de la
Ciudad de Palmas al midbah de Yahudah; y fueron y se establecieron entre la gente del
Néguev de Arad.
1:17 Y Yahudah con su tribu ajot de Shimón prosiguió y derrotó a los kenaanitas que
habitaban en Tsefat. Los proscribieron, y por eso el poblado se llamó Jormah Proscrito.
1:18 Y Yahudah capturó a Azah y su territorio, a Ashquelón y su territorio, y a Eqrón y su
territorio.
1:19 Yahweh estuvo con Yahudah, de modo que tomaron posesión de la serranía; pero no
pudieron desposeer a los habitantes de la llanura, porque tenían carros de hierro.
1:20 Le dieron Jevrón a Kalet, como había prometido Moshé; y él expulsó de allí a los tres
anaqitas.
1:21 Los binyamínitas no desposeyeron a los habitantes Yevusitas de Yahrusalaim; de
manera que los Yevusitas han habitado con los binyamínitas en Yahrusalaim hasta el día
de hoy.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

638

SHOFETIM

JUECES

1:22 Los de la Bayit de Yosef, por su parte, avanzaron contra Bethel, y Yahweh estuvo con
ellos.
1:23 Mientras la Bayit de Yosef estaba explorando a Bethel, el poblado se llamaba
antiguamente Luz,
1:24 sus patrullas vieron a un hombre que salía del poblado. Le dijeron: Enséñanos cómo se
entra al poblado.
1:25 El les enseñó cómo entrar al poblado; ellos pasaron el pueblo a espada; pero dejaron
libres al hombre y a toda su familia.
1:26 El hombre se fue al país jetita. Fundó una ciudad y la llamó Luz, y ese ha sido su
nombre hasta el día de hoy.
1:27 Menasheh no desposeyó a los habitantes de Bet Shan y sus dependencias, ni a los de
Tanakh y sus dependencias, ni a los habitantes de Dor y sus dependencias, ni a los
habitantes de Ibleam y sus dependencias, ni a los habitantes de Meguidó y sus
dependencias. Los kenaanitas persistieron en vivir en esa región.
1:28 Y cuando Yisrael se hizo fuerte, redujeron a los kenaanitas a trabajo forzado; pero no
los desposeyeron.
1:29 Tampoco Efráyim desposeyó a los kenaanitas que habitaban en Guézer; de modo que
los kenaanitas siguieron habitando en medio de Guézer.
1:30 Zebulún no desposeyó a los habitantes de Qitrón ni a los habitantes de Najumalol; Así
que los kenaanitas siguieron habitando en su medio, pero fueron reducidos a trabajo
forzado.
1:31 Asher no desposeyó a los habitantes de Akó ni a los habitantes de Tsidón, de Ajlab, de
Akhzib, de Jelbah, de Afiq, ni de Rejov.
1:32 Así que los asheritas habitaron en medio de los kenaanitas, los habitantes del país,
porque no los desposeyeron.
1:33 Naftalí no desposeyó a los habitantes de Bet Shémesh ni a los habitantes de Bet Anat.
Sino que se establecieron en medio de los habitantes kenaanitas del país, y todos los
habitantes de Bet Shémesh y de Bet Anat tenían que realizar trabajo forzado para ellos.
1:34 Los emoritas presionaban a los danitas hacia la serranía; no los dejaban bajar a la
llanura.
1:35 Los emoritas también persistieron en habitar en HarHeres, en Ayalón, y en Shaalbim.
Pero la mano de la Bayit de Yosef era fuerte contra ellos y tenían que realizar trabajo
forzoso.
1:36 El territorio de los emoritas se extendía desde la Cuesta de Aqrabim, desde Sela, para
arriba.
2:1 Un Malaj de Yahweh subió de Guilgal a Bokhim y dijo: Yo los hice subir de Mitzraim y los
traje a la tierra que les había prometido bajo juramento a sus padres. Y dije: Nunca
quebrantaré mi pacto con ustedes.
2:2 Y ustedes, por su parte, no deben hacer pacto con los habitantes de esta tierra; deben
derribar sus altares. Pero ustedes no me han obedecido ¡miren lo que han hecho!
2:3 Por eso he resuelto no expulsarlos de delante de ustedes; ellos vendrán a ser los
opresores de ustedes, y las deidades de ellos serán un lazo para ustedes.
2:4 Cuando el mensajero de Yahweh habló estas palabras a todos los Yisraelitas, el pueblo
rompió en llanto.
2:5 De modo que llamaron aquel lugar Bokhim Llantos, y ofrecieron allí sacrificios a Yahweh.
2:6 Cuando Yahoshua despidió al pueblo, los Yisraelitas se fueron a sus territorios asignados
y tomaron posesión de la tierra.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

639

SHOFETIM

JUECES

2:7 El pueblo le sirvió a Yahweh durante la vida de Yahoshua y durante la vida de las
personas mayores que vivieron después de Yahoshua y que habían sido testigos de todas
las obras maravillosas que había realizado Yahweh por Yisrael.
2:8 Yahoshua ben de Nun, el servidor de Yahweh, murió a la edad de ciento diez años,
2:9 y lo enterraron en su propiedad, en Timnat en la serranía de Efráyim, al norte del Monte
Gaash.
2:10 Y toda aquella generación se reunió también con sus padres. Después de ellos se
Yahweh ni las obras que había realizado por Yisrael.
2:11 Y los Yisraelitas hicieron lo que era ofensivo a Yahweh. Adoraron a los Baalim
2:12 y olvidaron a Yahweh, el Elohé de sus padres, quien los había sacado de la tierra de
Mitzraim. Siguieron a otras deidades, de entre las deidades de los pueblos a su alrededor,
y se postraron ante ellas; provocaron a YAHWEH.
2:13 Olvidaron a Yahweh y adoraron a Báal y a las Ashtarot.
2:14 Entonces Yahweh se enojó con Yisrael, y los entregó a saqueadores que los saquearon.
Los entregó a sus enemigos por todos lados, y no pudieron mantenerse delante de sus
enemigos.
2:15 En todas sus campañas, la mano de Yahweh estaba contra ellos para su fracaso, como
les había declarado Yahweh y les había jurado YAHWEH; y estaban en grande aprieto.
2:16 Entonces Yahweh Levantaba capitanes que los libraban de aquéllos que los saqueaban.
2:17 Pero ellos no hacían caso a sus capitanes tampoco; se extraviaron tras otras deidades y
se postraron ante ellas. Estuvieron prestos para apartarse del camino que habían seguido
sus padres en obediencia a los Miztvot de Yahweh; no hicieron lo bueno.
2:18 Cuando Yahweh les Levantaba capitanes, Yahweh estaba con el capitán y los salvaba
de sus enemigos durante la vida del capitán; porque YAHWEH se movía a compasión por
sus gemidos a causa de los que los oprimían y los hostigaban.
2:19 Pero cuando moría el capitán, volvían a corromperse, aún más que la generación
anterior –siguiendo a otras deidades, adorándolas y postrándose ante ellas; no omitían
ninguna de sus prácticas ni de sus malos caminos.
2:20 Entonces Yahweh se enojó contra Yisrael, y dijo Como esta nación ha quebrantado la
alianza que les ordené a sus padres y no me ha obedecido,
2:21 yo por mi parte no volveré a expulsar de delante de ellos a ninguna de las naciones que
dejó Yahoshua cuando murió.
2:22 Porque fue para probar a Yisrael por medio de ellas para ver si caminarían fielmente en
los caminos de Yahweh, como habían hecho sus padres
2:23 que Yahweh había dejado aquellas naciones, en lugar de expulsarlas de una vez, y no
las había entregado en manos de Yahoshua.
3:1 Estas son las naciones que dejó Yahweh para probar por medio de ellas a todos los
Yisraelitas que no habían conocido ninguna de las guerras de Kenaan,
3:2 de modo que las generaciones sucesivas de Yisraelitas pudieran experimentar la guerra
pero sólo aquéllos que no habían conocido las guerras anteriores:
3:3 los cinco príncipes de los filisteos y todos los kenaanitas, los tsidonios, y los jiwitas que
habitaban la serranía del Levanón desde el Monte Báal YirmeYahmón hasta Lebo Jamat.
3:4 Esto servían como medio para probar a Yisrael, para saber si obedecerían los Miztvot
que les había ordenado Yahweh a sus padres mediante Moshé.
3:5 Los Yisraelitas se establecieron entre los kenaanitas, los jetitas, los emoritas, los
perezitas, los jiwitas y los Yevusitas;
3:6 tomaron a sus hijas por esposas y dieron a sus hijas a los benei de ellos, y adoraron a
sus deidades.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

640

SHOFETIM

JUECES

3:7 Los Yisraelitas hicieron lo que era ofensivo para Yahweh; ignoraron a Yahweh su Elohé y
adoraron a los Baales y a las Ashtarot.
3:8 Yahweh se enojó con Yisrael y los entregó al melej Kushán Rishatáyim de Aram
Najaráyim; y los Yisraelitas fueron súbditos de Kushán Rishatáyim por ocho años.
3:9 Los Yisraelitas clamaron a Yahweh, y Yahweh les levantó un campeón a los Yisraelitas
para librarlos: Otniel el kenizita, un pariente menor de Kalet.
3:10 El Ruaj de Yahweh descendió sobre él y este vino a ser el capitán de Yisrael. Salió a la
guerra, y Yahweh entregó en sus manos al melej Kushán Rishatáyim de Aram. Prevaleció
contra Kushán Rishatáyim,
3:11 y la tierra tuvo shalom por cuarenta años. Cuando murió Otniel kenizita,
3:12 los Yisraelitas volvieron a hacer lo que era ofensivo para Yahweh. Y por hacer lo que
era ofensivo para Yahweh, Yahweh permitió que el melej Eglón de Moab prevaleciera
contra Yisrael.
3:13 Eglón unificó a los amonitas y los amaleqitas bajo su comando, y fue y derrotó a Yisrael
y ocupó la Ciudad de Palmas.
3:14 Los Yisraelitas fueron súbditos del melej Eglón de Moab por dieciocho años.
3:15 Entonces los Yisraelitas clamaron a Yahweh, y Yahweh les Levantó un campeón: Ehud
ben de Guerá Benhayminí, un hombre zurdo. Sucede que los Yisraelitas enviaban tributo
al melej Eglón de Moab por medio de él.
3:16 Así que Ehud se hizo una daga de dos filos, de un codo de largo, y se la ciñó al lado
derecho bajo la ropa.
3:17 Le presentó el tributo al melej Eglón de Moab. Ahora bien, Eglón era un hombre bien
grueso.
3:18 Cuando Ehud terminó de presentar el tributo, despidió a la gente que había traído el
tributo.
3:19 Pero él volvió de Pesilim, cerca de Guilgal, y dijo: Su Majestad, tengo un mensaje
secreto para usted. Eglón Entonces mandó hacer silencio. Así que todos los presentes
salieron de su presencia;
3:20 y cuando Ehud se le acercó, él estaba sentado solo arriba en su aposento fresco. Ehud
dijo: Tengo un mensaje de Elohé para usted; con lo cual se Levantó de su asiento.
3:21 Alargando su mano izquierda, Ehud sacó la daga de su lado derecho y se la clavó en el
vientre a Eglón.
3:22 La grasa se cerró sobre la hoja y el cabo penetró tras la hoja –porque él no le sacó la
daga del vientre– y botó la suciedad.
3:23 Saliendo al vestíbulo, Ehud le cerró las puertas del aposento alto y les puso el seguro.
3:24 Después que salió regresaron los cortesanos. Cuando vieron que las puertas del
aposento alto estaban cerradas, pensaron: Debe estar haciendo una necesidad en el
aposento fresco.
3:25 Esperaron largo tiempo; y como él no abría las puertas del aposento, tomaron la llave y
las abrieron ¡y allí estaba su amo tirado en el suelo, muerto!
3:26 Pero Ehud había logrado escapar mientras ellos tardaban; ya había pasado de Pesilim y
había escapado a Seirah.
3:27 Cuando llegó allá hizo sonar el cuerno de carnero por la serranía de Efráyim, y todos
los Yisraelitas bajaron con él de la serranía; y él tomó el mando.
3:28 Dijo: Síganme de cerca, que Yahweh les ha entregado en sus manos a sus enemigos
los Moabitas. Ellos lo siguieron y bajaron y tomaron los vados del Yardén contra los
Moabitas; no dejaron cruzar a ninguno.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

641

SHOFETIM

JUECES

3:29 En esa ocasión Mataron a 10,000 Moabitas; estos eran hombres valientes y robustos,
pero ninguno de ellos escapó.
3:30 Ese día Moab se sometió a Yisrael; y la tierra estuvo tranquila por ochenta años.
3:31 Después de él vino Shamgar ben de Anat, que Mató a seiscientos filisteos con una
garrocha de bueyes. Este también fue un campeón de Yisrael.
4:1 Los Yisraelitas volvieron a hacer lo que era ofensivo a Yahweh ya muerto Ehud.
4:2 Y Yahweh los entregó en manos del melej Yavín de Kenaan, que reinaba en Jatsor. Su
comandante militar era Siserá, cuya base era Haróshet Goyim.
4:3 Los Yisraelitas clamaron a Yahweh; porque tenía novecientos carros de hierro, y había
oprimido a Yisrael duramente por veinte años.
4:4 Deborah, esposa de Lapidot, era una profetisa que dirigía a Yisrael en ese tiempo.
4:5 Ella solía sentarse bajo la Palmera de Deborah, entre Ramah y Bethel en la serranía de
Efráyim, y los Yisraelitas acudían a ella para sus decisiones.
4:6 Ella convocó a Baraq ben de Abinóam, de Qédesh en Naftalí, y le dijo: Yahweh, el Elohé
de Yisrael, ha mandado: Ve, marcha al Monte Tavor, y toma contigo a diez mil hombres
de Naftalí y Zebulún.
4:7 Y yo atraeré hacia ti a Siserá, el comandante militar de Yavín, con sus carros y sus
tropas al arroyo de Qishón; y lo entregaré en tus manos.
4:8 Pero Baraq le dijo: Si tú vas conmigo, yo voy; si no, no voy.
4:9 Ella respondió: Muy bien, iré contigo. Pero no habrá gloria para ti en la acción que estás
tomando, porque Entonces Yahweh entregará a Siserá en manos de una mujer. De
manera que Deborah fue con Baraq a Qédesh.
4:10 Barak Entonces reunió a Zebulún y a Naftalí en Qédesh; diez mil hombres marcharon
tras él; y Deborah también fue con él.
4:11 Jéber el qenita se había separado de los otros qenitas, descendientes de Jobab, suegro
de Moshé, y había armado su Tienda en Elón Betsaanáyim, que queda cerca de Qedesh.
4:12 A Siserá le informaron que Baraq ben de Abinóam había subido al Monte Tavor.
4:13 Así que Siserá organizó todos sus carros novecientos carros de hierro y todas las tropas
que tenía para moverse desde Haróshet Goyim hasta el arroyo Qishón.
4:14 Entonces Deborah le dijo a Baraq: ¡Arriba! Que este es el día en que Yahweh entregará
a Siserá en tus manos: Yahweh va marchando delante de ti. Baraq bajó del Monte Tavor,
seguido de los diez mil hombres,
4:15 y Yahweh hizo caer a Siserá con todos sus carros y ejércitos ante la Matanza de Baraq.
Siserá se desmontó de su carro y huyó a pie,
4:16 mientras Baraq perseguía los carros y los soldados hasta Haróshet Goyim. Todos los
soldados de Siserá cayeron a espada; ni un solo hombre quedó.
4:17 Siserá, mientras tanto, había huido a pie a la Tienda de Yael, esposa de Jéber el qenita;
porque había amistad entre el melej Yavín de Jatsor y la familia de Jéber el kenita.
4:18 Yael salió a saludar a Siserá y le dijo: Entre, mi amo, entre acá, no tenga miedo. De
modo que él entro a la Tienda de ella y ella lo cubrió con una sábana.
4:19 El le dijo: Por favor, dame un poco de agua; tengo sed. Ella abrió un cuero de leche y
le dio a beber un poco; y volvió a cubrirlo.
4:20 El le dijo: Párate a la entrada de la Tienda. Si viene alguien y te pregunta si hay
alguien aquí, dile que no.
4:21 Entonces Yael esposa de Jéber cogió un clavo de la Tienda y agarró el martillo. Cuando
él se quedó profundamente dormido por el cansancio, ella se le acercó sigilosamente y le
clavó el clavo por las sienes hasta que se enterró en el suelo. Así murió.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

642

SHOFETIM

JUECES

4:22 En eso llegó Baraq en persecución de Siserá. Yael salió a saludarlo y dijo: Ven, te voy a
mostrar al hombre que estás buscando. El entró con ella, y allí estaba Siserá tendido
muerto, con el clavo en las sienes.
4:23 En aquel día Elohé humilló al melej Yavín de Jatsor delante de los Yisraelitas.
4:24 La mano de los Yisraelitas se puso cada vez más dura contra el melej Yavín de Kenaan.
5:1 En aquel día Deborah y Baraq ben de Abinóam cantaron:
5:2 Cuando hay cabellos sin recortar en Yisrael, cuando el pueblo se dedica – ¡bendigan a
Yahweh!
5:3 ¡Oigan, melejim! ¡Presten oídos, Gobernantes! Yo cantaré, cantaré a Yahweh, entonaré
Hallel a Yahweh, el Elohé de Yisrael.
5:4 Oh Yahweh, cuando saliste de Seír cuando avanzaste desde el país de Edom, la tierra
tembló; los shamaim gotearon, sí, las nubes gotearon agua,
5:5 las montañas se estremecieron delante de Yahweh, el mismo del Sinaí, delante de
Yahweh, el Elohé de Yisrael.
5:6 En los días de Shamgar ben de Anat, en los días de Yael, cesaron las caravanas, y los
viajeros pasaban por veredas torcidas.
5:7 La liberación cesó, cesó en Yisrael, hasta que te Levantaste tú, oh Deborah, te
Levantaste, oh madre, en Yisrael.
5:8 Cuando escogían nuevas deidades, ¿había Entonces un combatiente en las puertas?
¡Ningún escudo ni lanza se veía entre cuarenta mil en Yisrael!
5:9 Mi corazón está con los caudillos de Yisrael, con los dedicados del pueblo – ¡Bendigan a
Yahweh!
5:10 Ustedes que cabalgan en asnas blancas, que se sientan en mullidas alfombras, y
ustedes caminantes, ¡declárenlo!
5:11 Más fuerte que el ruido de los arqueros, allá entre las fuentes de aguas, que canten los
actos generosos de Yahweh, su generosa liberación de Yisrael. Entonces el pueblo de
Yahweh marchó hacia las puertas.
5:12 ¡Despierta, despierta Deborah! ¡Despierta, despierta, entona el cántico! ¡Levántate,
Baraq; toma tus cautivos, ben de Abinóam!
5:13 Entonces el remanente se hizo victorioso contra los potentados, el pueblo de Yahweh
ganó mi victoria contra los guerreros.
5:14 De Efráyim vinieron los que tienen sus raíces en Amaleq; tras de ti, tu pariente
Binyamín; de Makhir bajaron caudillos, de Zebulún los que tienen vara de alguaciles.
5:15 Y los caudillos de Yissakhar estaban con Deborah; como Baraq, así estaba Yissakhar
apresurándose tras él al valle. Entre los clanes de Reubén hubo grandes decisiones de
corazón.
5:16 ¿Por qué Entonces te quedaste entre los corrales para escuchar cómo llamaban los
rebaños? ¡Entre los clanes de Reubén hubo grandes decisiones de corazón!
Shoftim 5:17 Guilad permanecía al otro lado del Yardén; y Dan, ¿por qué se demoraba entre
los barcos? Asher se quedaba en la costa, y se dilataba en sus puertos.
5:18 Zebulún es un pueblo que se burlaba de la muerte, y Naftalí –en las alturas del campo.
5:19 Entonces vinieron los melejim, pelearon, pelearon los melejim de Kenaan en Tanakh,
junto a las aguas de Meguidó –no obtuvieron despojos de plata.
5:20 Las estrellas pelearon desde el shamaim, desde sus órbitas pelearon contra Siserá.
5:21 El torrente Kishón se los llevó, ese fuerte torrente, el torrente Kishón. ¡Marcha adelante,
vida mía, con valor!
5:22 Entonces golpeaban las pezuñas de los caballos, al galope impetuoso de los corceles

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

643

SHOFETIM

JUECES

5:23 ¡Maldigan a Meroz! decía el mensajero de Yahweh. Maldigan amargamente a sus
habitantes, porque no vinieron en ayuda de Yahweh, en ayuda de Yahweh entre los
guerreros.
5:24 La más bendita de las mujeres sea Yael, esposa de Jéber el kenita, la más bendita de
las mujeres en las Tiendas.
5:25 El le pidió agua, leche le dio ella; en un plato regio le trajo requesones.
5:26 Con su mano izquierda cogió el clavo de Tienda, con su derecha el martillo de obreros.
Golpeó a Siserá, le aplastó la cabeza, le majó y atravesó las sienes.
5:27 A los pies de ella se encorvó, cayó tendido, a sus pies se encorvó, cayó inerme; donde
se encorvó, allí se quedó destruido.
5:28 Por la ventana asechaba la ima de Siserá, tras las celosías sollozaba: ¿Por qué tarda
tanto en venir su carro? ¿Por qué se dilata el ruido de sus ruedas?
5:29 Las más sabias de sus damas dan la respuesta; ella también se contesta:
5:30 Deben estar repartiéndose el despojo que hallaron: una moza o dos para cada hombre,
despojos de telas teñidas para Siserá, despojos de ropas bordadas, un par de prendas
bordadas en cada cuello como despojo.
5:31 ¡Así perezcan todos tus enemigos, oh Yahweh! Pero que sean sus amigos como el sol
que sale esplendoroso. Y la tierra estuvo tranquila por cuarenta años.
6:1 Entonces los Yisraelitas hicieron lo que era malo para Yahweh, y Yahweh los entregó en
manos de los midyanitas por siete años.
6:2 La mano de los midyanitas prevaleció sobre Yisrael; y a causa de los midyanitas, los
Yisraelitas se proveyeron de refugios en las cuevas y fortalezas de las montañas.
6:3 Después que los Yisraelitas habían hecho su siembra, venían Midyán, Amaleq, y los
qedemitas y los invadían;
6:4 los atacaban, destruían el producto de la tierra hasta llegar a Azah, y no dejaban medio
de sustento en Yisrael, ni una oveja, ni un buey, ni un asno.
6:5 Porque venían con sus ganados y sus Tiendas, en enjambres tan espesos como los de
saltamontes; ellos y sus camellos eran innumerables. Así invadían la tierra y la
arruinaban.
6:6 Yisrael fue reducido a extrema miseria por los midyanitas, y los Yisraelitas clamaron a
Yahweh.
6:7 Cuando los Yisraelitas clamaron a Yahweh a causa de Midyán,
6:8 Yahweh les envió un profeta a los Yisraelitas que les dijo: Así dice Yahweh, el Elohé de
Yisrael: Yo los hice subir de Mitzraim y los libré de la bayit de servidumbre.
6:9 Los rescaté de los mitsritas y de todos sus opresores; los expulsé de delante de ustedes,
y les di la tierra de ellos.
6:10 Y les dije a ustedes: Yo Yahweh soy su Elohé. Ustedes no deben adorar las deidades de
los emoritas en cuya tierra habitan. Pero ustedes no me obedecieron.
6:11 Un mensajero de Yahweh vino y se sentó bajo el terebinto en Ofrah, que pertenecía a
Yoash el abiezrita. Su ben Guidón estaba Entonces desgranando el trigo dentro de un
lagar para ocultarlo de los midyanitas.
6:12 El mensajero de Yahweh se le apareció y le dijo: ¡Yahweh está contigo, valiente
guerrero!
6:13 Guidón le dijo: Por favor, mi amo, si Yahweh está conmigo, ¿por qué nos ha sucedido
todo esto? ¿Dónde están todas sus obras maravillosas que nos contaron nuestros padres,
diciendo: Verdaderamente Yahweh nos sacó de Mitzraim? ¡Ahora Yahweh nos ha
abandonado y nos ha entregado en manos de Midyán!

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

644

SHOFETIM

JUECES

6:14 Yahweh se volvió a él y le dijo: Ve con esa fuerza tuya y libra a Yisrael de los
midyanitas. Yo te estoy enviando.
6:15 El le dijo: Por favor, mi amo, ¿cómo puedo yo librar a Yisrael? Mira que mi clan es el
más humilde en Menasheh, y yo soy el más joven en la familia de mi padre.
6:16 Yahweh respondió: Yo estaré contigo, y tú derrotarás a Midyán como a un solo hombre.
6:17 Y él le dijo: Si he ganado tu favor, dame una señal de que eres tú quien me habla:
6:18 no te vayas de aquí hasta que yo vuelva donde ti y traiga mi ofrenda y la ponga
delante de ti. Y él contestó: Me quedaré hasta que vuelvas.
6:19 Así que Guidón entró y preparó un cabrito, y coció pan sin Levadura de un efah de
harina. Puso la carne en una canasta y echó el caldo en una olla, y se los trajo bajo el
terebinto. Cuando se los presentó,
6:20 el mensajero de Ha´Elohé le dijo: Toma la carne y el pan sin Levadura, ponlos encima
de esa roca, y derrámales el caldo. Así lo hizo.
6:21 El mensajero de YAHWEH extendió el bastón que llevaba, y tocó la carne y el pan sin
Levadura con su punta. Salió un fuego de la roca y consumió la carne y el pan sin
Levadura. Y el mensajero de YAHWEH desapareció de su vista.
6:22 Entonces Guidón se dio cuenta de que era un mensajero de YAHWEH; y dijo Guidón:
¡Ay de mí, Yahweh! Que he visto a un mensajero de YAHWEH cara a cara.
6:23 Pero YAHWEH le dijo: Todo está bien; no tengas temor, no morirás.
6:24 De manera que Guidón edificó allí un altar a Yahweh y lo llamó YAHWEH es Shalom.
Hasta el día de hoy está en Ofrah de los abiezritas.
6:25 Esa noche Yahweh le dijo: Toma el novillo que pertenece a tu padre y otro toro de siete
años; derriba el altar de Báal que pertenece a tu padre, y corta el poste sagrado que hay
junto a él.
6:26 Luego edifica un altar a Yahweh, tu Elohé, en el terraplén en la cumbre de esta
fortaleza. Toma el otro toro y preséntalo como ofrenda quemada, usando la leña del
poste sagrado que vas a cortar.
6:27 De modo que Guidón tomó a diez de sus servidores e hizo como le había dicho
Yahweh; pero como tenía miedo de hacerlo de día, por temor a la familia de su padre y a
la gente del poblado, lo hizo de noche.
6:28 Temprano a la mañana siguiente, la gente del poblado halló que el altar de Báal estaba
derribado y el poste sagrado que había junto a él estaba cortado, y que el segundo toro
había sido ofrecido en el recién edificado altar.
6:29 Se dijeron unos a otros: ¿Quién hizo esto? Tras preguntar e investigar, les dijeron:
Guidón el ben de Yoash hizo eso.
6:30 La gente del pueblo le dijo a Yoash: Saca a tu ben, que tiene que morir: ha derribado
el altar de Báal y ha cortado el poste sagrado junto a él.
6:31 Pero Yoash les dijo a todos los que se habían Levantado contra él: ¿Tienen ustedes que
contender por Báal? ¿Tienen que vindicarlo? ¡Cualquiera que contienda por él estará
muerto por la mañana! Si él es poderoso, ¡que pelee sus propias batallas, ya que fue su
altar el que derribaron!
6:32 En ese día lo llamaron Yerubáal, queriendo decir Que Báal contienda con él, ya que
derribó su altar.
6:33 Todo Midyán, Amaleq, y los kedemitas unieron fuerzas; cruzaron y acamparon en el
Valle de Yezreel.
6:34 El Ruaj de Yahweh envolvió a Guidón; este sonó el cuerno, y los abiezritas se reunieron
en su apoyo.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

645

SHOFETIM

JUECES

6:35 Y envió mensajeros por todo Menasheh, y ellos también se reunieron en su apoyo.
Entonces envió mensajeros por todo Asher, Zebulún, y Naftalí, y estos vinieron a
encontrarse con los menashitas.
6:36 Y Guidón le dijo a Ha´Elohé: Si en verdad te propones librar a Yisrael por medio de mí
como has dicho
6:37 aquí tengo un mechón de lana en el suelo. Si cae rocío solamente sobre el mechón y
todo el suelo se queda seco, sabré que tú librarás a Yisrael por medio de mí, como has
dicho.
6:38 Y eso fue lo que sucedió. Temprano al día siguiente, exprimió el mechón y le extrajo el
rocío al mechón, un tazón lleno de agua.
6:39 Entonces Guidón le dijo a Ha´Elohé: No te enojes conmigo si hablo una vez más.
Déjame hacer solamente una prueba más con el mechón: que solamente el mechón
quede seco, mientras haya rocío sobre todo el suelo.
6:40 Elohé lo hizo así esa noche: solamente el mechón estaba seco , mientras que había
rocío sobre toda la tierra.
7:1 Temprano al día siguiente, Yerubáal, esto es, Guidón y todas las tropas que estaban con
él acamparon más arriba de En Harod, mientras el campamento de Midyán estaba en la
llanura al norte de él, en Guibeat Moreh.
7:2 YAHWEH le dijo a Guidón: Llevas demasiadas tropas contigo para que yo entregue a
Midyán en sus manos; Yisrael podría filisteos para sí la gloria que se me debe, pensando
Nuestra propia mano nos ha dado la victoria.
7:3 Así que anuncia a los hombres: Todo el que sea tímido y tenga miedo que se vuelva,
como vuela un ave del Monte Guilad. Enseguida, 22,000 de entre las tropas se volvieron
y quedaron 10,000.
7:4 YAHWEH le dijo a Guidón: Todavía quedan demasiadas tropas. Llévalos al agua y allí te
los reduciré. Todo el que yo te diga que va contigo, ese irá contigo; y todo el que yo te
diga que no va contigo, ese no irá.
7:5 Así que llevó las tropas al agua. Entonces YAHWEH le dijo a Guidón: Pon aparte a todos
los que sorban el agua con la lengua co mo los perros de todos los que se arrodillan para
beber.
7:6 Sucedió que los que sorbieron el agua en la boca usando las manos sumaron
trescientos; todo el resto de las tropas se arrodillaron para beber.
7:7 Entonces Yahweh le dijo a Guidón: Yo los libraré a ustedes y pondré a Midyán en sus
manos mediante los trescientos que sorbieron; que el resto de las tropas se vaya a bayit.
7:8 De manera que los que sorbieron tomaron las provisiones y los cuernos que tenían los
demás hombres, y él envió a bayit al resto de los hombres de Yisrael, quedándose
solamente con los trescientos hombres. El campamento midyanita estaba más abajo de él,
en la llanura.
7:9 Esa noche Yahweh le dijo: Ven, ataca el campamento, que yo lo he entregado en tus
manos.
7:10 Y si tienes miedo de atacar, baja primero al campamento con tu asistente Purah
7:11 y escucha lo que dicen ellos; después de eso tendrás valor para atacar el campamento.
De manera que bajó con su asistente Purah a los puestos de avanzada de los guerreros
que había en el campamento.
7:12 Ahora bien, Midyán, Amaleq, y todos los kedemitas estaban esparcidos por la llanura,
tan numerosos como saltamontes; y sus camellos eran incontables, tan numerosos como
las arenas de la playa.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

646

SHOFETIM

JUECES

7:13 Guidón llegó allá precisamente cuando un hombre le estaba contando un sueño a otro.
Le decía: Escucha, tuve este sueño: Había una conmoción una hogaza de pan de cebada
venía rodando por el campamento midyanita. Llegó a una Tienda y la golpeó, y se cayó;
la volteó al revés, y la Tienda se cayó.
7:14 A eso el otro respondió: Eso solamente puede significar la espada del Yisraelita Guidón
ben de Yoash. Ha´Elohé está entregando a Midyán y el campamento completo en sus
manos.
7:15 Cuando Guidón oyó contar ese sueño con su interpretación, se postró hasta el suelo. Al
volver al campamento de Yisrael grito: ¡Vengan! ¡YAHWEH ha entregado el campamento
midyanita en las manos de ustedes!
7:16 Dividió a los trescientos hombres en tres columnas y equipó a cada hombre con un
cuerno de carnero y un jarro vacío, con una antorcha en cada jarro.
7:17 Y dijo: Obsérvenme, y hagan lo mismo. Cuando yo llegue a los puestos de avanzada
del campamento, hagan exactamente lo que yo haga
7:18 Cuando yo y los que estén conmigo toquemos sonemos los cuernos, ustedes también,
por todo el campamento, sonarán sus cuernos y gritarán: ¡Por YAHWEH y por Guidón!
7:19 Guidón y los trescientos hombres que lo acompañaban llegaron a los puestos de
avanzada del campamento, al comienzo de la media vigilia, poco después de apostarse
los centinelas. Sonaron los cuernos y rompieron los jarros que llevaban con ellos,
7:20 y las tres columnas sonaron sus cuernos y rompieron sus jarros. Sosteniendo sus
antorchas con la mano izquierda y los cuernos para sonar en la mano derecha, gritaron:
¡La espada de YAHWEH y de Guidón!
7:21 Se quedaron parados donde estaban, rodeando el campamento; pero el campamento
completo echó a correr, gritando, y se dieron a la huida.
7:22 Porque cuando sonaron los trescientos cuernos, YAHWEH volvió la espada de cada
hombre contra su compañero, por todo el campamento, y todo el ejército huyó hasta Bet
Shitah y hasta Zererah y hasta las afueras de Abet Meholah, cerca de Tabat.
7:23 Y Entonces los hombres de Yisrael de Naftalí y de Asher y de todo Menashé se juntaron
para perseguir a los midyanitas.
7:24 Guidón envió también mensajeros por toda la serranía de Efráyim con esta orden:
Bajen antes que los midyanitas e impídanles el acceso al agua a todo lo largo del Yardén
hasta Bet Barah. Así que todos los hombres de Efráyim se juntaron y se apoderaron de
las aguas hasta Bet Barah junto al Yardén.
7:25 Persiguieron a los midyanitas y capturaron a los dos generales de Midyán, Oreb y Zeev.
Mataron a Oreb en la Roca de Oreb y Mataron a Zeev en el Lagar de Zeev; y le trajeron a
Guidón las cabezas de Oreb y Zeev del otro lado del Yardén.
8:1 Y los hombres de Efráyim le dijeron: ¿Por qué nos hiciste eso de no llamarnos cuando
fuiste a combatir a los midyanitas? Y lo reprendieron severamente.
8:2 Pero él les contestó: Después de todo, ¿que he realizado yo en comparación con
ustedes? ¡Si los rebuscos de Efráyim son mejores que la vendimia de Abiézer!
8:3 Elohé ha entregado en las manos de ustedes a los generales Oreb y Zeev, ¿y qué pude
hacer yo en comparación con ustedes? Y cuando habló de esta manera, se calmó la ira de
ellos contra él.
8:4 Guidón llegó al Yardén y lo cruzó. Los trescientos hombres que iban con él estaban
hambrientos, pero aún persiguiendo.
8:5 Les dijo a los hombres de Sukot: Por favor, denles algunas hogazas de pan a los
hombres que me siguen, que están hambrientos, y estoy persiguiendo a Zébaj y a
Zalmuná, los melejim de Midyán.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

647

SHOFETIM

JUECES

8:6 Pero los oficiales de Sukot respondieron: ¿Acaso Zébaj y Zalmuná están ya en tus
manos, para que les demos pan a tus tropas?
8:7 Guidón declaró: ¡Juro que, cuando YAHWEH entregue a Zébaj y a Zalmuná en mis
manos, trillaré los cuerpos de ustedes sobre los espinos y abrojos del midbah!
8:8 De allí subió a Penuel y les hizo el mismo pedido; pero la gente de Penuel le dio la
misma respuesta que la gente de Sukot.
8:9 Así que también amenazó a la gente de Penuel: ¡Cuando regrese a salvo, derribaré esta
torre!
8:10 Ahora bien, Zébaj y Zalmuná estaban en Qarqor con su ejército de unos 15,000
hombres; estos eran todos los que quedaban de todo el ejército de los kedemitas, porque
los caídos sumaban 120,000 combatientes.
8:11 Guidón subió por el camino de los moradores en Tiendas, hasta el este de Nóbaj
Yogbejah, y derrotó el campamento, que estaba sin vigilancia.
8:12 Zébaj y Zalmuná se dieron a la huida, pero Guidón los persiguió, y capturó a Zébaj y
Zalmuná, los dos melejim de Midyán, e hizo caer en pánico a todo el campamento.
8:13 En su viaje de regreso de la batalla en la Cuesta de YirmeYahes, Guidón ben de Yoash
8:14 capturó a un muchacho de la población de Sukot y lo interrogó. Este le hizo una lista de
los oficiales y ancianos de Sukot, que sumaban Setenta y siete.
8:15 Entonces fue a la gente de Sukot y les dijo: Aquí están Zébaj y Zalmuná, tocante a los
cuales se burlaron ustedes de mí, diciendo: ¿Acaso Zébaj y Zalmuná están ya en tus
manos, para que les demos pan a tus hombres hambrientos?
8:16 Y tomó a los ancianos de la ciudad, buscó espinos y abrojos del midbah, y castigó con
ellos a los hombres de Sukot.
8:17 En cuanto a Penuel, derribó su torre y Mató a los hombres de la ciudad.
8:18 Entonces les preguntó a Zébaj y Zalmuná: Aquellos hombres que ustedes Mataron en
Tavor, ¿cómo eran? Ellos contestaron: Eran como tú, parecían benei de un melej.
8:19 El declaró: Eran mis ajís, los benei de mi madre. Por vida de YAHWEH, si ustedes les
hubieran perdonado la vida, yo no los Mataría.
8:20 Y le ordenó a su ben mayor Yéter: Ve y mátalos. Pero el muchacho no sacó su espada,
porque era tímido, pues era todavía un muchacho.
8:21 Entonces Zébaj y Zalmuná dijeron: Ven, mátanos tú, que hay que ser hombre para
hacer eso. Así que Guidón fue y Mató a Zébaj y a Zalmuná, y cogió las medialunas que
tenían los camellos en el pescuezo.
8:22 Entonces los hombres de Yisrael le dijeron a Guidón: Gobierna sobre nosotros tú, tu
ben, y tu nieto también; porque tú nos has salvado de los midyanitas.
8:23 Pero Guidón respondió: No seré yo quien gobierne sobre ustedes, ni mi ben gobernará
sobre ustedes; solamente Yahweh gobernará sobre ustedes.
8:24 Y Guidón les dijo: Tengo una petición que hacerles: Deme cada uno de ustedes un
zarcillo del despojo que recibió, porque ellos tenían zarcillos de oro, porque eran
yishmaelitas.
8:25 Ellos respondieron: ¡Claro que sí! Y tendieron un manto, y cada uno echó allí el zarcillo
que había recibido como botín.
8:26 El peso de los zarcillos de oro que había pedido llegó a 1,700 siclos de oro; esto fue
además de las medialunas y de los pendientes y de las ropas moradas que llevaban los
melejim de Midyán y además de los collares en los pescuezos de sus camellos.
8:27 Guidón hizo un efod con ese oro y lo erigió en su propio poblado Ofrah. Allí se extravió
todo Yisrael tras él, y esto vino a ser un lazo para Guidón y su familia.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

648

SHOFETIM

JUECES

8:28 Así se sometió Midyán a los Yisraelitas y volvió a Levantar cabeza; y la tierra estuvo
tranquila por cuarenta años en el tiempo de Guidón.
8:29 De manera que Yerubáal ben de Yoash se retiró a su propia bayit.
8:30 Guidón tenía Setenta benei, salidos de sus lomos, porque tenía muchas esposas.
8:31 También le nació un ben de su concubina en Shekhem, y lo llamó Avimelek.
8:32 Guidón ben de Yoash murió a una edad bien avanzada, y lo enterraron en la tumba de
su padre Yoash en Ofrah de los abiezritas.
8:33 Después que murió Guidón, los Yisraelitas se extraviaron de nuevo tras los Baalim, y
adoptaron a Báal Berit como su deidad.
8:34 Los Yisraelitas no tuvieron en mente a YAHWEH su Elohé, quien los salvó de todos sus
enemigos alrededor.
8:35 Tampoco mostraron lealtad a la bayit de Yerubáal Guidón en agradecimiento por todo
el bien que le había hecho a Yisrael.
9:1 Avimelek ben de Yerubáal fue a los ajís de su madre en Shekhem y les habló a ellos y a
todo el clan de la familia de su madre. Dijo:
9:2 Háganles, por favor, la siguiente pregunta a todos los ciudadanos de Shekhem: ¿Qué les
conviene más, que los gobiernen Setenta hombres por todos los benei de Yerubáal o que
los gobierne un solo hombre? Y recuerden que yo soy de su propia carne y hueso.
9:3 Los ajís de su madre dijeron todo esto en su favor a todos los ciudadanos de Shekhem,
y se sintieron inclinados a seguir a Avimelek; porque pensaron: El es nuestro pariente.
9:4 Le dieron Setenta siclos del templo de Báal Berit; y con eso Avimelek contrató a unos
hombres ociosos e imprudentes, y estos lo siguieron.
9:5 Entonces fue a la bayit de su padre y Mató a sus ajís, los benei de Yerubáal, Setenta
hombres sobre una misma piedra. Solamente sobrevivió Yonatán, el ben menor de
Yerubáal porque se escondió.
9:6 Todos los ciudadanos de Shekhem y todos los de Betmiló se reunieron y proclamaron
melej a Avimelek en el terebinto del pilar de Shekhem.
9:7 Cuando se lo informaron a Yotam, fue y se paró en la cumbre del Monte Guerizim y les
gritó con voz fuerte, diciéndoles: ¡Ciudadanos de Shekhem! Óiganme, para que Elohé los
oiga a ustedes.
9:8 Una vez los árboles iban a ungir un melej sobre ellos. Le dijeron al olivo: Reina sobre
nosotros.
9:9 Pero el olivo respondió: ¿Acaso yo, mediante quien se honran Elohé y los hombres, he
dejado de producir mi rico aceite, para que me vaya a ondular sobre los árboles?
9:10 Así que los árboles le dijeron a la higuera: Ven tú, y reina sobre nosotros.
9:11 Pero la higuera respondió: ¿Acaso he dejado de producir mi dulzura, mi deliciosa fruta,
para que me vaya a ondular sobre los árboles?
9:12 De modo que los árboles le dijeron a la vid: Ven tú, y reina sobre nosotros.
9:13 Pero la vid respondió: ¿Acaso he dejado de producir mi vino nuevo, que alegra a Elohé
y a los hombres, para que me vaya a ondular sobre los árboles?
9:14 Entonces todos los árboles le dijeron a la zarza: Ven tú, y reina sobre nosotros.
9:15 Y la zarza les dijo a los árboles: Si están actuando de buena fe al ungirme como melej
sobre ustedes, vengan y refúgiense en mi sombra; pero si no, ¡que salga mi fuego de la
zarza y consuma a los cedros del Levanón!
9:16 Así que ahora, si ustedes actuaron de buena fe y con lealtad al hacer melej a Avimelek,
y si han hecho lo correcto con Yerubáal y su bayit y le han pagado como se merecía
9:17 considerando que mi padre combatió por ustedes y los salvó de los midyanitas a riesgo
de su vida,

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

649

SHOFETIM

JUECES

9:18 y ahora ustedes se han vuelto contra la bayit de mi padre, han Matado a sus benei,
Setenta hombres sobre una misma roca, y han puesto a Avimelek, ben de una sirvienta,
como melej sobre los habitantes de Shekhem, sólo porque es su pariente
9:19 si, como digo, ustedes han actuado hoy de buena fe y con lealtad hacia Yerubáal y su
bayit, regocíjense en Avimelek y que él igualmente se regocije en ustedes.
9:20 Pero si no, que salga fuego de Avimelek y consuma a los ciudadanos de Shekhem y
Betmiló, y que salga fuego de los ciudadanos de Shekhem y Betmiló y consuma a
Avimelek.
9:21 Con eso, Yotan huyó. Corrió a Beer y se quedó allí, a causa de su ají Avimelek.
9:22 Avimelek gobernó sobre Yisrael por tres años.
9:23 Entonces Elohé envió un Ruaj de discordia entre Avimelek y los ciudadanos de
Shekhem, y los ciudadanos de Shekhem se Levantaron contra Avimelek
9:24 para que el crimen cometido contra los Setenta benei de Yerubáal quedara vengado, y
su sangre recayera sobre su ají Avimelek, que los había Matado, y sobre los ciudadanos
de Shekhem que lo habían apoyado en la Matanza de sus ajís.
9:25 Los ciudadanos de Shekhem pusieron emboscadas contra él en las cumbres de los
montes; y robaban a todos los que pasaban junto a ellos por el camino. A Avimelek le
avisaron de esto.
9:26 Entonces Gáal ben de Ébed vino con sus compañeros y se pasó a Shekhem, y los
ciudadanos de Shekhem le dieron su confianza.
9:27 Salieron a sus campos, vendimiaron y pisaron las uvas de sus viñedos, e hicieron una
fiesta. Entraron en el templo de su deidad, y cuando comieron y bebieron maldijeron a
Avimelek.
9:28 Gáal ben de Ébed dijo: ¿Quién es Avimelek y quiénes somos los Shekhemitas, para que
le sirvamos? Ese mismo ben de Yerubáal y su lugarteniente Zebul sirvieron una vez a los
hombres de Jamor, el padre de Shekhem; así que ¿por qué tenemos que servirle?
9:29 Ay, si este pueblo estuviera bajo mi mando, ¡yo eliminaría a Avimelek! Uno desafiaría a
Avimelek: Completa tus ejércitos y sal para acá.
9:30 Cuando Zebul, el gobernador de la ciudad, oyó las palabras de Gáal ben de Ébed, se
puso furioso.
9:31 Le envió mensajeros a Avimelek en Tormah para que le dijeran: Gáal ben de Ébed y
sus compañeros han venido a Shekhem y están incitando a la ciudad contra ti.
9:32 Así que sal de noche con las fuerzas que tienes contigo y escóndete en los campos.
9:33 Temprano a la mañana siguiente, a la salida del sol, avanza contra la ciudad. El y sus
hombres saldrán Entonces contra ti, y tú harás con él lo que te sea posible.
9:34 Avimelek y todos los hombres que lo acompañaban salieron de noche y se emboscaron
contra Shekhem en cuatro escondites.
9:35 Cuando vino Gáal ben de Ébed y se paró a la entrada de la ciudad, Avimelek y su
ejército salieron de su escondite.
9:36 Gáal vio el ejército y le dijo a Zebul: ¡Ese es un ejército que baja de las cumbres de los
montes! Pero Zebul le dijo: Son las sombras de los montes que te parecen gente.
9:37 Gáal le dijo de nuevo: Mira, es un ejército que viene bajando de Taburérets, y otra
columna viene desde Elón Meonenim.
9:38 Zebul respondió: ¿Dónde está tu jactancia, que decías? ¿Quién es Avimelek para que le
sirvamos? Ahí está el ejército del que te burlabas; ¡sal ahora y enfréntate a él!
9:39 De manera que Gáal salió a la cabeza de los ciudadanos de Shekhem y le dio batalla a
Avimelek.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

650

SHOFETIM

JUECES

9:40 Pero tuvo que huir delante de él, y Avimelek lo persiguió y cayeron muchos heridos,
hasta la entrada de la puerta.
9:41 Entonces Avimelek se quedó en Arumah, mientras Zebul expulsaba a Gáal y sus
acompañantes y los mantenía fuera de Shekhem.
9:42 Al día siguiente, cuando la gente salió al campo, se lo informaron a Avimelek.
9:43 Juntando su ejército, lo dividió en tres columnas y se emboscó en los campos; y
cuando vio a la gente que salía de la ciudad, les cayó encima y los atacó.
9:44 Cuando Avimelek y las columnas que lo seguían se abalanzaron y tomaron posición a la
entrada de la puerta de la ciudad, las otras dos columnas se abalanzaron contra todos los
que estaban en el campo y los derribaron.
9:45 Avimelek combatió contra la ciudad todo ese día. Capturó la ciudad y masacró a la
gente que había allí; arrasó el poblado y lo sembró de sal.
9:46 Cuando todos los ciudadanos de la Torre de Shekhem se enteraron de esto, entraron al
túnel del templo de El Berit.
9:47 Cuando le informaron a Avimelek que todos los ciudadanos de la Torre de Shekhem se
habían reunido allí,
9:48 Avimelek y todas las tropas que tenía consigo subieron al Monte Zalmón. Tomando un
hacha en la mano, Avimelek cortó una rama de un árbol y se la echó al hombro. Entonces
les dijo a las tropas que lo acompañaban: Lo que me han visto hacer, apresúrense a
hacerlo también.
9:49 Así que cada una de las tropas cortó también una rama; entonces marcharon detrás de
Avimelek y las colocaron sobre el túnel, y le prendieron fuego al túnel sobre las cabezas
de ellos. Así perecieron también toda la gente de la Torre de Shekhem, como mil
hombres y mujeres.
9:50 Avimelek prosiguió hasta Tebéts; acampó en Tebéts y la ocupó.
9:51 Dentro del poblado había una torre fo rtificada; y todos los ciudadanos del poblado,
hombres y mujeres, se refugiaron allí. Se encerraron y se subieron al techo de la torre.
9:52 Avimelek se dirigió a la torre y la atacó. Se acercó a la puerta de la torre para
prenderle fuego.
9:53 Pero una mujer dejó caer una piedra superior de molino sobre la cabeza de Avimelek y
le rompió el cráneo.
9:54 Él inmediatamente llamó a su asistente, su escudero, y le dijo: Saca tu espada y
mátame, para que no digan que una mujer me mató. Así que su asistente lo atravesó, y
murió.
9:55 Cuando los hombres de Yisrael vieron que Avimelek había muerto, se fueron cada uno
a su bayit.
9:56 Así le pagó Yahweh Elohé a Avimelek por el mal que le había hecho a su padre al matar
a sus Setenta ajís;
9:57 y de igual manera les pagó Elohé a los hombres de Shekhem por todas sus maldades.
Y así se cumplió sobre ellos la maldición de Yotam ben de Yerubáal.
10:1 Después de Avimelek, Tola ben de Puah ben de Dodó, un hombre de Yissakhar, se
Levantó para librar a Yisrael. Vivía en Shamir, en la serranía de Efráyim.
10:2 Dirigió a Yisrael por veintitrés años; Entonces murió y lo enterraron en Shamir.
10:3 Después de él se Levantó Yaír el guiladita, y dirigió a Yisrael por veintidós años.
10:4 (Tenía treinta benei que cabalgaban en treinta burros y tenían treinta barrios en la
región de Guilad; estas se llamaban las Villas de Yaír, hasta el día de hoy.)
10:5 Entonces murió Yaír y lo enterraron en Qamón.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

651

SHOFETIM

JUECES

10:6 Los Yisraelitas volvieron a hacer lo que era ofensivo para YAHWEH. Sirvieron a los
Baalim y las Ashtarot, y a las deidades de Aram, las deidades de Tsidón, las deidades de
Moab, las deidades de los amonitas, y las deidades de los filisteos; abandonaron a
YAHWEH y no le sirvieron.
10:7 Y YAHWEH, enojado con Yisrael, los entregó a los filisteos y los amonitas.
10:8 En aquel año oprimieron y tiranizaron a los Yisraelitas y por dieciocho años a todos los
Yisraelitas del otro lado del Yardén, en lo que había sido la tierra de emoritas en Guilad.
10:9 Los amonitas también cruzaron el Yardén para hacerle la guerra a Yahudah, a Binyamín,
y a la Bayit de Efráyim. Yisrael estaba en un gran aprieto.
10:10 Entonces los Yisraelitas clamaron a Yahweh: Somos culpables delante de ti, porque
hemos abandonado a nuestro Elohé y hemos servido a los Baalim.
10:11 Pero Yahweh dijo a los Yisraelitas: Los mitsritas, los emoritas, los amonitas, los
filisteos,
10:12 los tsidonios, Amaleq, y Maón los oprimieron a ustedes; y cuando ustedes clamaron a
mí, yo los libré de ellos.
10:13 Sin embargo ustedes me han abandonado y han servido a otras deidades. No, no los
voy a librar otra vez.
10:14 Vayan y clamen a los Ha´Elohé que ustedes han escogido; que ellos los libren en sus
tiempos de aprietos.
10:15 Pero los Yisraelitas le imploraron a Yahweh: Somos culpables. Haz con nosotros como
creas mejor; ¡solamente sálvanos hoy!
10:16 Eliminaron las deidades extranjeras de entre ellos y le sirvieron a Yahweh; y él no
pudo soportar las miserias de Yisrael.
10:17 Los amonitas se concentraron y acamparon en Guilad; y los Yisraelitas se reunieron y
acamparon en Mitspah.
10:18 Las tropas los oficiales de Guiladse dijeron unos a otros: Que el hombre que inicie la
Silvano contra los amonitas sea el capitán sobre todos los habitantes de Guilad.
11:1 Yiftaj el guiladita era un guerrero valiente, que era ben de una ramera. El padre de
Yiftaj era Guilad,
11:2 pero Guilad tenía también benei de su esposa, y cuando los benei de su esposa
crecieron, expulsaron a Yiftaj. Le dijeron: Tú no vas a tener parte en la propiedad de
nuestro padre, porque eres ben de una extraña.
11:3 De manera que Yiftaj huyó de sus ajís y se estableció en el país de Tob. Unos hombres
de mala reputación se juntaron con Yiftaj y lo acompañaban en sus correrías.
11:4 Algún tiempo después, los amonitas le hicieron la guerra a Yisrael.
11:5 Y cuando los amonitas atacaron a Yisrael, los ancianos de Guilad fueron a buscar a
Yiftaj al país de Tob.
11:6 Y le dijeron a Yiftaj: Ven, sé nuestro jefe, para que podamos combatir a los amonitas.
11:7 Yiftaj les respondió a los ancianos de Guilad: Ustedes son los mismos que me
rechazaron y me echaron de la bayit de mi padre. ¿Cómo pueden venir a mí ahora que
están en problemas?
11:8 Los ancianos de Guilad le dijeron a Yiftaj: Honradamente, nos hemos vuelto a ti. Si
vienes con nosotros y combates a los amonitas, tú serás nuestro comandante sobre todos
los habitantes de Guilad.
11:9 Yiftaj les dijo a los ancianos de Yisrael: Muy bien, si ustedes me hacen volver para
combatir a los amonitas y YAHWEH me los entrega, yo seré el comandante de ustedes.
11:10 Y los ancianos de Guilad le respondieron a Yiftaj: YAHWEH mismo será testigo entre
nosotros: haremos tal como has dicho.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

652

SHOFETIM

JUECES

11:11 Yiftaj fue con los ancianos de Guilad, y el pueblo lo hizo su comandante y jefe. Y Yiftaj
repitió todos estos términos delante de YAHWEH en Mitspah.
11:12 Yiftaj Entonces envió mensajeros al melej de los amonitas, diciendo: ¿Qué tienes
contra mí que has venido a hacer guerra en mi país?
11:13 El melej de los amonitas respondió a los mensajeros de Yiftaj: Cuando Yisrael venía
de Mitzraim, se apoderó de la tierra que es mía, desde el Arnón hasta el Yaboq y hasta el
Yardén. Ahora, pues, devuélvela pacíficamente.
11:14 Yiftaj volvió a enviar mensajeros al melej de los amonitas.
11:15 Le dijo: Así dijo Yiftaj: Yisrael no se apo deró de la tierra de Moab ni de la tierra de los
amonitas.
11:16 Cuando salieron de Mitzraim, Yisrael viajó por el midbah hasta el Mar de los Juncos y
prosiguió hasta Qadesh.
11:17 Yisrael envió Entonces mensajeros al melej de Edom, diciendo: Permítenos atravesar
tu país. Pero el melej de Edom no consintió. Enviaron también una misión al melej de
Moab, y él se rehusó. De manera que Yisrael, después de quedarse en Qadesh,
11:18 siguió viajando por el midbah, rodeando la tierra de Edom y la tierra de Moab. Se
mantuvieron al este de la tierra de Moab hasta que acamparon al otro lado del Arnón; y,
como Moab termina en el Arnón, ellos nunca entraron en territorio Moabita.
11:19 Entonces Yisrael envió mensajeros a Sijón melej de los emoritas, el melej de Jeshbón.
Yisrael le dijo: Permítenos atravesar por tu país hacia nuestra tierra.
11:20 Pero Sijón no confió en Yisrael para darle paso por su territorio. Sijón convocó a todas
sus tropas, y acamparon en Yahtsa; y se enfrascó en batalla con Yisrael.
11:21 Pero YAHWEH, el Elohé de Yisrael, entregó a Sijón con todas sus tropas en las manos
de Yisrael, y los derrotaron; e Yisrael tomó posesión de toda la tierra de los emoritas, los
habitantes de esa tierra.
11:22 Así poseyeron todo el territorio de los emoritas desde el Arnón hasta el Yaboq y desde
el midbah hasta el Yardén.
11:23 Ahora, pues, YAHWEH, el Elohé de Yisrael, desposeyó a los emoritas delante de su
pueblo Yisrael; ¿y quieres tú poseer su tierra?
11:24 ¿No conservas tú lo que Kemosh tu deidad te da en posesión? Así tomaremos
nosotros todo lo que YAHWEH nuestro Elohé nos ha dado en posesión.
11:25 Además, ¿eres tú mejor que Baraq ben de Peor, melej de Moab? ¿Empezó él una
disputa con Yisrael o le hizo la guerra?
11:26 Mientras Yisrael ha estado habitando Jeshbón y sus dependencias, Aroer y sus
dependencias, y todos los poblados a lo largo del Arnón por trescientos años, ¿por qué no
has tratado de recobrarlas en todo ese tiempo?
11:27 Yo no te he hecho ningún mal; sin embargo tú me estás haciendo mal y haciéndome
la guerra. ¡Que YAHWEH, que juzga, decida hoy entre los Yisraelitas y los amonitas!
11:28 Pero el melej de los amonitas no le hizo caso al mensaje que le envió Yiftaj.
11:29 Entonces vino el Ruaj de YAHWEH sobre Yiftaj. Marchó a través de Guilad y Menasheh,
pasando por Mitspah de Guilad; y de Mitspah de Guilad cruzó hacia los amonitas.
11:30 Entonces Yiftaj le hizo el siguiente voto a YAHWEH: Si entregas a los amonitas en mis
manos,
11:31 Entonces lo que salga de la puerta de mi bayit a recibirme cuando regrese a salvo de
los amonitas será de YAHWEH y lo presentaré como ofrenda quemada.
11:32 Yiftaj pasó hacia los amonitas y los atacó, y YAHWEH los entregó en sus manos.
11:33 Los derrotó completamente desde Aroer hasta Minit, veinte poblados hasta
AbetKeramim. Así se sometieron los amonitas a los Yisraelitas.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

653

SHOFETIM

JUECES

11:34 Cuando Yiftaj llegó a su hogar en Mitspah, ¡ahí salió su hija a recibirlo, con pandero y
danza! Ella era hija única; él no tenía más benei ni hijas.
11:35 Al verla, se desgarró sus ropas y dijo: ¡Ay, hija mía! ¡Me has abatido; tú has venido a
ser mi perturbación! Porque he hecho un voto a YAHWEH y no puedo retractarme.
11:36 Ella dijo: Padre, tú has hecho un voto a YAHWEH; hazme como has jurado, ya que
YAHWEH te ha vindicado contra tus enemigos, los amonitas.
11:37 Le dijo además a su padre: Concédeme esto: permíteme que por dos meses vaya con
mis compañeras y lamente por los montes y llore allá mi virginidad.
11:38 El respondió: Vete. Y la dejó ir por dos meses, y ella y sus compañeras fueron y
lloraron su virginidad por los montes.
11:39 Después de dos meses, ella volvió a su padre, y él hizo con ella lo que había jurado. Y
ella nunca se juntó con un hombre. Así vino a ser costumbre en Yisrael
11:40 que las jóvenes de Yisrael iban cada año, por cuatro días en el año, y cantaban
lamentos para la hija de Yiftaj el guiladita.
12:1 Los hombres de Efráyim se juntaron y cruzaron el Yardén hasta Zafón. Le dijeron a
Yiftaj: ¿Por qué marchaste para combatir a los amonitas sin llamarnos para ir contigo?
¡Te vamos a quemar la bayit encima!
12:2 Yiftaj les contestó: Mi pueblo y yo estábamos en amargo conflicto con los amonitas; y
los llamé a ustedes, pero ustedes no me libraron de ellos.
12:3 Cuando vi que ustedes no eran salvadores, arriesgué mi vida y avancé co ntra los
amonitas; y YAHWEH los entregó en mis manos. ¿Por qué han venido aquí a combatirme?
12:4 Y Yiftaj juntó a todos los hombres de Guilad y combatió a los efrayimitas. Los hombres
de Guilad derrotaron a los efrayimitas; porque habían dicho: Ustedes, guiladitas no son
más que fugitivos de Efráyim estar en Menasheh es como estar en Efráyim.
12:5 Los guiladitas ocuparon los vados del Yardén contra los efrayimitas. Y cuando algún
fugitivo de Efráyim pedía que lo dejaran cruzar, los hombres de Guilad le preguntaban:
¿Eres efrayimita? Si él decía que no,
12:6 le decían: Entonces di shibólet; pero él decía sibólet, porque no podía pronunciarlo
correctamente. Entonces le echaban mano y lo Mataban en los vados del Yardén.
Cuarenta y dos mil efrayimitas cayeron en ese tiempo.
12:7 Yiftaj dirigió a Yisrael seis años. Entonces murió Yiftaj el guiladita y lo enterraron en
uno de los poblados de Guilad. Ivtsán, Elón y OvadYahón dirigen a Yisrael
12:8 Después de él dirigió a Yisrael Ivtsán de Bet Lejem.
12:9 Tenía treinta benei, y casó a treinta hijas fuera del clan y trajo a treinta muchachas de
fuera del clan para sus benei. Dirigió a Yisrael siete años.
12:10 Entonces murió Ivtsán y lo enterraron en BetLehem.
12:11 Después de él dirigió a Yisrael Elón el zebulunita; dirigió a Yisrael por diez años.
12:12 Entonces murió Elón el zebulunita y lo enterraron en Ayalón, en territorio de Zebulún.
12:13 Después de él dirigió a Yisrael OvadYahón ben de Hilel el piratonita.
12:14 Tuvo cuarenta benei y treinta nietos, que cabalgaban en Setenta burros. Dirigió a
Yisrael por ocho años.
12:15 Entonces murió OvadYahón ben de Hilel el piratonita. Lo enterraron en Piratón, en
territorio de Efráyim, en la colina de los amaleqitas.
13:1 Los Yisraelitas volvieron a hacer lo que era ofensivo para YAHWEH, y YAHWEH los
entregó en manos de los filisteos por cuarenta años.
13:2 Había cierto hombre de Tsorah, de la familia de Dan, que se llamaba Manóaj. Su
esposa era estéril y no había tenido benei.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

654

SHOFETIM

JUECES

13:3 Un mensajero de Yahweh se le apareció a la mujer y le dijo: Tú eres estéril y no tienes
benei; pero concebirás y tendrás un ben.
13:4 Ahora, ten cuidado de no tomar vino ni ningún otro intoxicánte, ni comas nada
inmundo.
13:5 Porque vas a concebir y tener un ben; que no pase navaja por su cabeza, que el
muchacho va a ser un nazareo para el Elohé desde el vientre. El será el primero en
liberar a Yisrael de los filisteos.
13:6 La mujer fue y le dijo a su esposo: Un hombre de Ha´Elohé vino a mí; parecía un
mensajero de Ha´Elohé, muy impresionante. No le pregunté de dónde era ni me dijo su
nombre.
13:7 Me dijo: Vas a concebir y a tener un ben. No bebas vino ni ningún otro intoxicánte, y
no comas nada inmundo, ¡que el muchacho va a ser un nazareo para el Elohé desde el
vientre hasta el día que muera!
13:8 Manóaj le rogó a Yahweh: Por favor, Yahweh, que el hombre de Ha´Elohé que enviaste
venga a nosotros otra vez, y que nos enseñe cómo actuar con el niño que va a nacer.
13:9 Ha´Elohé respondió a la petición de Manóaj, y el mensajero de Ha´Elohé vino donde la
mujer otra vez. Ella estaba sentada en el campo y su esposo Manóaj no estaba con ella.
13:10 La mujer corrió de prisa a decírselo a su esposo. Le dijo: El hombre que vino a mí
antes se me acaba de aparecer.
13:11 Manóaj siguió prontamente a su esposa. Llegó donde el hombre y le preguntó: ¿Usted
es el hombre que le habló a mi esposa? El contestó: Sí.
13:12 Entonces Manóaj dijo: ¡Que se cumplan pronto sus palabras! ¿Qué reglas debemos
observar por el niño?
13:13 El mensajero de YAHWEH le dijo a Manóaj: La mujer debe abstenerse de todas las
cosas contra las que le advertí.
13:14 No debe comer nada que venga de la vid, ni beber vino ni nada embriagante, ni
comer nada inmundo. Debe observar todo lo que le mandé.
13:15 Manóaj le dijo al mensajero de YAHWEH: Permita que lo retengamos y le preparemos
un cabrito.
13:16 Pero el mensajero de Yahweh le dijo a Manóaj: Si me detienes, no comeré tu
alimento; y si presentas una ofrenda quemada, ofrécesela a YAHWEH. –Es que Manóaj no
sabía que era un mensajero de Yahweh.
13:17 Así que Manóaj le dijo al mensajero de Yahweh: ¿Cómo se llama usted? Quisiéramos
honrarlo cuando se cumplan sus palabras.
13:18 El mensajero le dijo: No debes preguntarme mi nombre; ¡es inconocible!
13:19 Manóaj tomó el cabrito y la ofrenda de comida y se los presentó sobre la roca a
YAHWEH: y sucedió algo indescriptible mientras Manóaj y su esposa miraban.
13:20 Mientras las llamas subían del altar hacia el shamaim, el mensajero de YAHWEH subió
en las llamas del altar, mientras Manóaj y su esposa miraban; y se arrojaron con el rostro
al suelo.
13:21 El mensajero de YAHWEH nunca volvió a aparecérseles a Manóaj y su esposa. Manóaj
se dio cuenta Entonces de que había sido un mensajero de YAHWEH.
13:22 Y Manóaj le dijo a su esposa: Seguramente moriremos, porque hemos visto a un ser
divino.
13:23 Pero su esposa le dijo: Si YAHWEH hubiera querido quitarnos la vida, no nos habría
aceptado una ofrenda quemada y una ofrenda de comida, ni nos habría dejado ver todas
estas cosas; y no nos habría hecho semejante anuncio.
13:24 La mujer tuvo un ben, y lo llamó Shimshón. El muchacho creció, y YAHWEH lo bendijo.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

655

SHOFETIM

JUECES

13:25 El Ruaj de YAHWEH lo movió primeramente en el campamento de Dan, entre Tsorah y
Eshtaol.
14:1 Un día Shimshón bajó a TimNajum; y estando en TimNajum, se fijó en una muchacha
entre las mujeres filisteas.
14:2 Cuando regresó le dijo a su padre y a su madre: Me he fijado en una de las filisteas en
TimNajum; por favor, consíganmela como esposa.
14:3 Su padre y su madre le dijeron: ¿No hay ninguna entre las hijas de tus parientes y
entre nuestro pueblo, para que tengas que ir y tomar esposa de entre los filisteos
incircuncisos? Pero Shimshón le respondió a su padre: Consígueme esa, que esa es la
que me agrada.
14:4 Su padre y su madre no se daban cuenta de que esto era obra de Yahweh: El estaba
buscando un pretexto contra los filisteos, porque los filisteos gobernaban sobre Yisrael en
aquel tiempo.
14:5 Así que Shimshón y su abba y su ima bajaron a TimNajum. Cuando llegó a las viñas de
TimNajum la primera vez, un león joven le salió rugiendo.
14:6 El Poder de Yahweh se apoderó de Shimshón, y lo despedazó con sus propias manos
como se despedaza a un cabrito; pero no les dijo a su padre y a su madre lo que había
hecho.
14:7 Entonces bajó y le habló a la mujer, y ella agradó a Shimshón.
14:8 Cuando regresó al año siguiente para casarse con ella, se desvió para ver los restos del
león; y en el esqueleto del león encontró un enjambre de abejas, y miel.
14:9 La raspó con las manos y fue comiéndosela por el camino. Cuando se encontró con su
padre y su madre, les dio un poco y ellos se la comieron; pero no les dijo que había
raspado la miel del esqueleto de un león.
14:10 De modo que su padre bajó a donde la mujer, y Shimshón hizo allí una fiesta, como
acostumbraban hacer los jóvenes.
14:11 Cuando lo vieron, designaron a treinta compañeros para que estuvieran con él.
14:12 Entonces Shimshón les dijo: Déjenme hacerles una adivinanza. Si me dan la
respuesta correcta durante los siete días de la fiesta, les daré siete túnicas de lino y siete
mudas de ropa;
14:13 pero si no pueden adivinármela, ustedes me tienen que dar treinta túnicas de lino y
treinta mudas de ropa. Y ellos le dijeron: Haz tu adivinanza, que te vamos a escuchar.
14:14 Así que les dijo: Del que come salió comida, del fuerte salió dulzura. Por tres días no
pudieron resolver la adivinanza.
14:15 Al séptimo día, le dijeron a la esposa de Shimshón: Coacciona a tu esposo para que
nos dé la respuesta de la adivinanza; si no, te prenderemos fuego a ti y a la familia de tu
padre; ¿nos invitaste aquí para empobrecernos?
14:16 Entonces la esposa de Shimshón empezó a importunarlo con lágrimas, y a decirle: Tú
me desprecias, y no me amas. Les hiciste una adivinanza a mis ajís, y no me dijiste la
respuesta. El respondió: Ni siquiera se lo he dicho a mi padre y a mi madre, ¿y te lo voy
a decir a ti?
14:17 Durante el resto de los siete días de la fiesta ella continuó importunándolo con sus
lágrimas, y al séptimo día él se lo dijo, de tanto que le insistió. Luego ella le explicó la
adivinanza a sus ajís.
14:18 En el séptimo día, antes de la puesta del sol, los de la ciudad le dijeron: ¿Qué es más
dulce que la miel, y qué más fuerte que el león? El respondió: ¡Si no hubieran arado con
mi novilla, no habrían sabido mi adivinanza!

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

656

SHOFETIM

JUECES

14:19 El Ruaj de Yahweh se apoderó de él. Bajó a Ashqelón y mató a treinta de sus hombres.
Los despojó y les dio las mudas de ropa a los que habían contestado la adivinanza. Y salió
furioso hacia la bayit de su padre.
14:20 La esposa de Shimshón se casó ento nces con uno de los que habían sido sus
compañeros de boda.
15:1 Algún tiempo después, en la época de la cosecha del trigo, Shimshón fue a visitar a su
esposa, llevando un cabrito como regalo. Dijo: Déjenme entrar al cuarto a ver a mi mujer.
Pero el padre de ella no le permitió entrar.
15:2 El padre dijo: Yo estaba seguro de que ya no la querías; así que se la di a tu
compañero de boda. Pero su ajot menor es más bonita que ella; que sea ella tu esposa
en su lugar.
15:3 Pero Shimshón le respondió: Ahora los filisteos no me pueden culpar por el mal que les
voy a hacer.
15:4 Shimshón fue y atrapó trescientas zorras, cogió unas antorchas y, amarrando las
zorras rabo con rabo, puso una antorcha entre cada par de rabos.
15:5 Encendió las antorchas y soltó las zorras entre los sembrados de grano de los filisteos,
prendiéndole fuego al grano amontonado, al que estaba en pie, a los viñedos, y a los
olivos.
15:6 Los filisteos preguntaron: ¿Quién hizo esto? Y les dijeron: Fue Shimshón, el yerno del
timnita que cogió la esposa de Shimshón y se la dio a su compañero de boda. Entonces
los filisteos vinieron y le prendieron fuego a ella y a su padre.
15:7 Shimshón les dijo: Si así es como actúan ustedes, no descansaré hasta que me haya
vengado de ustedes.
15:8 Y les dio una buena paliza. Luego bajó y se quedó en la cueva de la roca de Etam.
15:9 Los filisteos vinieron, montaron campamento en Yahudah y se esparcieron por Lejí.
15:10 Los hombres de Yahudah preguntaron: ¿Por qué han subido contra nosotros? Ellos
contestaron: Hemos venido a tomar prisionero a Shimshón, y hacerle lo que nos hizo a
nosotros.
15:11 Entonces tres mil hombres de Yahudah bajaron a la cueva de la roca de Etam, y le
dijeron a Shimshón: Tú sabías que los filisteos gobiernan sobre nosotros, ¿por qué nos
has hecho esto? El respondió: Como me hicieron a mí, así les hice a ellos.
15:12 Le dijeron: Hemos bajado a tomarte preso y entregarte a los filisteos. Y Shimshón
dijo: Pero júrenme que ustedes mismos no me atacarán.
15:13 Ellos respondieron: No; solamente te tomaremos preso y te entregaremos a ellos;
pero no te Mataremos. Así que lo ataron con dos sogas nuevas y lo sacaron de la roca.
15:14 Cuando llegó a Lejí, los filisteos vinieron gritando a recibirlo. Entonces el Ruaj de
Yahweh se apoderó de él, y las sogas en sus brazos vinieron a ser como lino que coge
fuego; las amarras se le deshicieron en las manos.
15:15 Luego encontró una quijada de asno y la recogió; y con ella Mató a mil hombres.
15:16 Entonces Shimshón dijo: Con la quijada de un asno, un montón y dos montones; con
la quijada de un asno he Matado a mil Matones.
15:17 Cuando terminó de hablar, arrojó la quijada de asno; por eso se llamó aquel lugar
Ramat Lejí Colina de la Quijada.
15:18 Luego le dio mucha sed, y llamó a Yahweh: Tú mismo has concedido esta gran
victoria mediante tu servidor; ¿y tendré ahora que morir de sed y caer en manos de los
incircuncisos?

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

657

SHOFETIM

JUECES

15:19 De manera que Elohé abrió la cuenca que hay en Lejí, y salió agua de la cuenca; él
bebió, recobró sus fuerzas, y se reanimó. Por eso se le llama en Lejí hasta el día de hoy
En haQoré (Manantial del que clama).
15:20 El dirigió a Yisrael en los días de los filisteos por cuarenta años.
16:1 Una vez Shimshón fue a Azah; allí conoció a una ramera y durmió con ella.
16:2 Los azitas se enteraron de que Shimshón había ido allá, de manera que se reunieron y
le tendieron una emboscada a la puerta del poblado toda la noche; y se pasaron toda la
noche diciéndose unos a otros: Cuando se haga de día, lo Mataremos.
16:3 Pero Shimshón se quedó en la cama solamente hasta la media noche. A media noche
se Levantó, agarró los portones del poblado con todo y las dos jambas, y los arrancó
junto con la tranca. Se los echó al hombro y los cargó hasta la cumbre de la colina que
hay cerca de Jevrón.
16:4 Después de eso, se enamoró de una mujer en el valle de Soreq, llamada Delilah.
16:5 Los sátrapas de los filisteos subieron a donde ella y le dijeron: Coacciónalo y averigua
qué es lo que lo hace tan fuerte, y cómo podemos vencerlo, amarrarlo, tenerlo sujeto; y
te daremos once mil siclos de plata.
16:6 Así que Delilah le dijo a Shimshón: Dime, ¿qué es lo que te hace tan fuerte? ¿Y cómo
se te puede amarrar y tenerte sujeto?
16:7 Shimshón contestó: Si me ataran con siete tendones frescos que no se hayan secado,
yo quedaría tan débil como un hombre ordinario.
16:8 De manera que los sátrapas de los filisteos le trajeron siete tendones frescos que no se
habían secado. Ella lo ató con ellos,
16:9 mientras una emboscada esperaba en su cuarto. Entonces ella lo llamó: ¡Shimshón, los
filisteos te atacan! Ante lo cual él rompió los tendones, como se rompe un hilo de estopa
al toque del fuego. Y así siguió desconocido el secreto de su fuerza.
16:10 Entonces Delilah le dijo a Shimshón: ¡Ay, me engañaste; me mentiste! Dime ahora
cómo es que se te puede atar.
16:11 El dijo: Si me amarraran con sogas nuevas que nunca se hayan usado, quedaría tan
débil como un hombre ordinario.
16:12 Así que Delilah tomó unas sogas nuevas y lo amarró con ellas, mientras una
emboscada esperaba en un cuarto. Y ella gritó: ¡Shimshón, los filisteos te atacan! Pero él
rompió como un hilo las cuerdas que ataban sus brazos.
16:13 Entonces le dijo Delilah a Shimshón: ¡Me has estado engañando todo el tiempo; me
has estado mintiendo! Dime, ¿Cómo es que se te puede atar? Él le contestó: Si entretejes
siete mechones de mi cabeza en el telar, y lo clavas con una estaca en la pared, quedaré
tan débil como un hombre ordinario.
16:14 Así que Delilah lo puso a dormir y entretejió siete mechones de su cabeza en el telar y
los clavó con una estaca a la pared, y le gritó: ¡Shimshón, los filisteos te atacan!
Entonces él despertó de su sueño, arrancó la estaca, el tejedor y el telar.
16:15 Entonces ella le dijo: ¿Cómo puedes decir que me amas, si no confías en mí? Con esta
van tres veces que me engañas y no me dices qué es lo que te hace tan fuerte.
16:16 Finalmente, como ella lo importunaba y lo presionaba constantemente, él se sentía
tan fastidiado que hasta deseaba la muerte,
16:17 y le confió todo a ella. Le dijo: Ninguna navaja ha tocado jamás mi cabeza, porque he
sido un nazareo para el Elohé desde que estaba en el vientre de mi madre. Si me
cortaran el cabello, mi fuerza me abandonaría y yo quedaría tan débil como un hombre
ordinario.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

658

SHOFETIM

JUECES

16:18 Percibiendo que él le había confiado todo, Delilah mando a buscar a los sátrapas de
los filisteos, con este mensaje: Vengan enseguida, que él me ha confiado todo. Y los
sátrapas de los filisteos vinieron y trajeron el dinero con ellos.
16:19 Ella lo puso a dormir sobre sus piernas. Entonces mandó entrar a un hombre para que
le cortara los siete mechones de su cabeza; así lo debilitó y lo dejó indefenso: sus fuerzas
se le fueron.
16:20 Ella gritó: ¡Shimshón, los filisteos te atacan! Y él se despertó del sueño, pensando que
se soltaría y se liberaría como había hecho las otras veces. Porque no sabía que YAHWEH
se había apartado de él.
16:21 Los filisteos lo agarraron y le sacaron los ojos. Lo llegaron a Azah y lo sujetaron con
cadenas de bronce, y vino a ser un esclavo de molino en la prisión.
16:22 Después que le cortaron el cabello, comenzó a crecerle otra vez.
16:23 Los sátrapas de los filisteos se reunieron para ofrecer un sacrificio a su deidad Dagón
y a celebrar. Cantaban: Nuestra deidad ha puesto en nuestras manos a Shimshón
nuestro enemigo.
16:24 Cuando la gente lo vio, entonaron hallel a su deidad, cantando: Nuestra deidad ha
puesto en nuestras manos al enemigo que devastó nuestros terrenos, y que Mató a
tantos de los nuestros.
16:25 Tan contentos se sentían, que dijeron: Llamen acá a Shimshón, y que baile para
nosotros. Sacaron a Shimshón de la prisión, y bailó para ellos. Luego lo pusieron entre
las columnas.
16:26 Y Shimshón le dijo al muchacho que lo llevaba de la mano: Déjame solo y ponme
junto a las columnas sobre las que descansa el templo, para apoyarme en ellas.
16:27 Ahora bien, el templo estaba lleno de hombres y mujeres; todos los sátrapas de los
filisteos estaban presentes, y había como tres mil hombres y mujeres sobre el techo
observando a Shimshón danzar.
16:28 Entonces Shimshón invocó a Yahweh: ¡Oh, Yahweh! Por favor, acuérdate de mí, y
dame fuerzas aunque sea esta vez, oh Ha´Elohé, para vengarme de los filisteos, aunque
sea por uno de mis dos ojos.
16:29 Abrazó las dos columnas centrales sobre las que descansaba el templo, una con su
brazo derecho y otra con su brazo izquierdo, y se apoyó en ellas.
16:30 Shimshón gritó: ¡Mueran conmigo los filisteos! y empujo con todas sus fuerzas. El
templo se desplomó sobre los sátrapas y sobre todos los que estaban allí. Fueron más los
que Mató al morir que los que había Matado cuando vivía.
16:31 Sus ajís y toda la familia de sus padres bajaron y lo enterraron en la tumba de su
padre Manóaj, entre Tsorah y Eshtaol. Había dirigido a Yisrael por veinte años.
17:1 un hombre en la serranía de Efráyim llamado Mikhayhu.
17:2 Le dijo a su madre: Los mil cien ciclos de plata que te robaron, por lo que proferiste
una imprecación que repetiste en mi presencia yo tengo esa plata; yo la tomé. Su madre
dijo: Bendito de YAHWEH sea mi ben.
17:3 El le devolvió los mil cien ciclos de plata a su madre; pero su madre dijo: Yo consagro
la plata a YAHWEH, transfiriéndola a mi ben para hacer una imagen tallada y una imagen
fundida. Ahora te la devuelvo.
17:4 Pero él le devolvió la plata a su madre, y su madre tomó doscientos siclos de plata y se
los dio a un herrero. Este hizo de ella una imagen tallada y una imagen fundida, las
cuales se guardaban en la bayit de Mikhayhu.
17:5 Ahora bien, el hombre Mikhah tenía una bayit de Elohé; había hecho un efod y un
serafín y había inducido a uno de sus benei a que fuera su kohen.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

659

SHOFETIM

JUECES

17:6 En aquéllos días no había melej en Yisrael, cada persona hacía lo que le placía.
17:7 Hubo también un joven de Bet Lejem de Yahudah, del clan de Yahudah; era lewita y
había residido allí como forastero.
17:8 Este hombre había dejado el poblado de Bet Lejem de Yahudah para fijar su residencia
dondequiera que pudiera hallar un lugar. En su viaje, llegó a la bayit de Mikhah en la
serranía de Efráyim.
17:9 Mikhah le preguntó: ¿De dónde vienes? El contestó: Soy un lewita de Bet Lejem de
Yahudah, y estoy viajando para fijar mi residencia dondequiera que halle un lugar.
17:10 Mikhah le dijo: Quédate conmigo, y sé un padre y kohen para mí, y te pagaré diez
siclos de plata al año, una muda de ropa, y tu alimento. El lewita entró.
17:11 Y accedió el lewita a quedarse con el hombre, y el joven vino a ser como uno de sus
propios benei.
17:12 Mikhah consagró al lewita, y el joven vino a ser su kohen y se quedó en el santuario
de Mikhah.
17:13 Mikhah se dijo: Ahora sé que YAHWEH me prosperará, ya que el lewita ha venido a
ser mi kohen.
18:1 En aquéllos días no había melej en Yisrael, y en aquéllos días la tribu de Dan estaba
buscando un territorio donde establecerse; porque hasta Entonces no le había caído en
suerte ningún territorio entre las tribus de Yisrael.
18:2 Los danitas enviaron a cinco de los suyos, de su clan en Tsorah y Eshtaol hombres
valientes para espiar la tierra y explorarla. Les dijeron: Vayan y exploren la tierra.
18:3 Cuando se habían adentrado en la serranía de Efráyim hasta la bayit de Mikhah,
reconocieron el acento del joven lewita, así que se le acercaron y le preguntaron: ¿Quién
te trajo a esta parte? ¿Qué haces en este lugar? ¿Qué tienes por aquí?
18:4 El contestó: Mikhah ha hecho esto y esto por mí él me contrató y vine a ser su kohen.
18:5 Le dijeron: Por favor, consulta a Elohé; quisiéramos saber si tendrá éxito la misión que
llevamos.
18:6 El kohen les dijo: Vayan en shalom, YAHWEH ve con agrado la misión que llevaban.
18:7 Los cinco hombres prosiguieron y llegaron a Láyish. Observaron que la gente allí vivía
despreocupada, al estilo de los tsidonios, un pueblo tranquilo y confiado, sin nadie en la
tierra que los molestara y sin gobernante hereditario. Además quedaban Lejos de los
tsidonios y no tenían trato con nadie.
18:8 Cuando los hombres regresaron a donde sus parientes en Tsorah y Eshtaol, sus
parientes les preguntaron: ¿Cómo les fue?
18:9 Ellos respondieron: ¡Vayamos enseguida y ataquémoslos! Porque encontramos que la
tierra es muy buena, ¡y ustedes están ahí inactivos! No demoren; vayan e invadan la
tierra y tomen posesión de ella,
18:10 que Elohé la ha entregado en sus manos. Cuando vayan encontrarán un pueblo
confiado; y el país es espacioso y allí no hace falta nada en la tierra.
18:11 Salieron de allí, del clan de los danitas, de Tsorah y Eshtaol, seiscientos valientes,
ceñidos con armas de guerra.
18:12 Subieron y acamparon en Qiryat Yearim en Yahudah. Por eso es que ese lugar se
llama Campamento de Dan hasta el día de hoy; queda al oeste de Qiryat Yearim.
18:13 De allí pasaron a la serranía de Efráyim y llegaron a la bayit de Mikhah.
18:14 Allí los cinco hombres que habían ido a espiar la región dijeron a sus parientes:
¿Ustedes saben que hay un efod en estas Casas, y unos serafín, y una imagen tallada y
una imagen fundida? Ahora ustedes saben lo que tienen que hacer.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

660

SHOFETIM

JUECES

18:15 Así que se dirigieron allá y entraron en la morada del joven lewita en bayit de Mikhah
y lo saludaron.
18:16 Los seiscientos danitas, ceñidos con armas de guerra, se pararon a la entrada de la
puerta,
18:17 mientras los cinco hombres que habían ido a espiar entraron y tomaron la imagen
tallada, el efod, el serafín, y la imagen fundida. El kohen estaba parado a la entrada de la
puerta, y también los seiscientos hombres ceñidos con sus armas de guerra,
18:18 mientras aquéllos hombres entraban en la bayit de Mikhah y tomaron la imagen
tallada, la imagen fundida, el efod, y las deidades caseras. El kohen les dijo: ¿Qué están
haciendo?
18:19 Pero ellos le dijeron: ¡Cállate; ponte la mano en la boca! Ven con nosotros y sé
nuestro padre y kohen. ¿Prefieres ser kohen de la familia de un solo hombre, o ser el
kohen de una tribu y un clan en Yisrael?
18:20 El kohen quedó agradado. Tomó el efod, las deidades caseras, y la imagen tallada, y
la imagen fundida, y se unió al pueblo.
18:21 Salieron otra vez, poniendo a los niños, el ganado, y sus bienes familiares al frente.
18:22 Ya habían viajado cierta distancia de la bayit de Mikhah, cuando los hombres en las
Casas de alrededor de la de Mikhah se reunieron y alcanzaron a los danitas.
18:23 Llamaron a los danitas, quienes se volvieron y dijeron a Mikhah: ¿Qué sucede? ¿Por
que se han reunido?
18:24 Él dijo: Ustedes me han quitado mi kohen y las deidades que hice, ¡y se fueron! ¿Qué
me ha quedado? ¿Cómo pueden ustedes preguntarme qué sucede?
18:25 Pero los danitas respondieron: No nos grites, que algunos hombres desesperados
podrían atacarte, y tú y tu familia podrían perder la vida.
18:26 De modo que Mikhah, dándose cuenta de que ellos eran más fuertes que él, dio la
vuelta y regresó a su bayit; y los danitas siguieron su camino,
18:27 tomando las cosas que había hecho Mikhah y que había adquirido el kohen. Pasaron a
Láyish, un pueblo tranquilo y confiado, y los pasaron a espada y quemaron el poblado.
18:28 No hubo nadie que viniera al rescate, pues estaba Lejos de Sedom y ellos no tenían
trato con nadie; estaba en el valle de Bet Rejov. Reedificaron el poblado y se
establecieron allí,
18:29 y llamaron al poblado Dan, según su antecesor Dan que fue ben de Yisrael.
Originalmente, sin embargo, el poblado se llamaba Láyish.
18:30 Los danitas erigieron para ellos la imagen tallada; y Yonatán ben de Guershom ben de
Menasheh, y sus descendientes, sirvieron como kohanim para la tribu danita hasta que el
país fue al exilio.
18:31 Mantuvieron la imagen tallada que había hecho Mikhah todo el tiempo que la Bayit de
Ha´Elohé estuvo en Shiló
19:1 En aquéllos días, cuando no había melej en Yisrael, un lewita que residía al otro
extremo de la serranía de Efráyim tomó una concubina de Bet Lejem en Yahudah.
19:2 Una vez su concubina lo abandonó y se fue a la bayit de su padre en Bet Lejem en
Yahudah; y se quedó allá por cuatro meses completos.
19:3 Entonces su esposo salió, con un asistente y un par de burros, y se fue tras ella para
persuadirla a que volviera con él. Ella lo recibió en la bayit de su padre; y cuando el
padre de la muchacha lo vio, lo recibió alegremente.
19:4 Su suegro, el padre de la muchacha, insistió y se quedó con él tres días; comieron y
bebieron y se hospedaron allí.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

661

SHOFETIM

JUECES

19:5 Temprano en la mañana del cuarto día, se dispuso a partir; pero el padre de la
muchacha le dijo a su yerno: Come algo que te sostenga, y Entonces podrás irte.
19:6 Así que se sentaron los dos y festejaron juntos. Entonces el padre de la muchacha le
dijo al hombre: Por favor, pasa aquí la noche y disfruta.
19:7 El hombre se dispuso a marcharse, pero su suegro siguió insistiendo hasta que volvió y
pasó la noche allá.
19:8 Temprano en la mañana del quinto día, se preparaba para partir, cuando el padre de la
muchacha dijo: Ven, cómete un bocado. Los dos comieron, y se entretuvieron hasta que
pasó la tarde.
19:9 Entonces el hombre, su concubina, y su asistente se dispusieron a partir. Su suegro, el
padre de la muchacha, le dijo: Mira, el día ya declina y está oscureciendo; quédate esta
noche. Nota que el día está declinando; pasa aquí la noche y disfruta. Puedes emprender
el viaje mañana temprano e irte a tu bayit.
19:10 Pero el hombre no quiso pasar allí la noche. Salió y viajó hasta la vecindad de Yevús
esto es, Yahrusalaim; tenía consigo un par de burros cargados, y su concubina estaba
con él.
19:11 Como ya estaban cerca de Yevús, y el día había declinado mucho, el asistente le dijo a
su amo: Desviémonos a ese poblado de los Yevusitas y pasemos ahí la noche.
19:12 Pero su amo le dijo: No nos vamos a desviar a un poblado de extranjeros que no son
de Yisrael, sino que continuaremos hasta HaGuivah.
19:13 Y le dijo al asistente: Ven, vamos a llegar a uno de esos lugares y pasemos la noche o
en HaGuivah o en Ramah.
19:14 Así que siguieron viajando, y el sol se puso cuando se acercaban a HaGuivah de
Binyamín.
19:15 Se desviaron allí y entraron a pasar la noche en HaGuivah. El fue y se sentó en la
plaza del poblado, pero nadie los acogió en su bayit para pasar la noche.
19:16 Por la mañana, un viejo venía de su propiedad en las afueras del poblado. Este
hombre era de la serranía de Efráyim y residía en HaGuivah, donde los pobladores eran
binyamínitas.
19:17 Alcanzó a ver al caminante en la plaza del poblado, y preguntó el viejo: ¿A dónde vas,
y de dónde vienes?
19:18 El contestó: Venimos viajando desde Bet Lejem de Yahudah hacia el otro extremo de
la serranía de Efráyim, y ahora voy de camino a la bayit de YAHWEH, y nadie m e ha
ofrecido su bayit.
19:19 Tenemos paja y forraje para nuestros burros, y pan y vino para mí y tu servidora, y
para el asistente que anda con tus servidores. No nos falta nada.
19:20 El viejo dijo: Ten calma, déjame encargarme de todas tus necesidades. De ninguna
manera pasen la noche en la plaza.
19:21 Y lo llevó a su bayit. Mezcló forraje para los burros; Entonces les lavó los pies y
comieron y bebieron.
19:22 Mientras ellos disfrutaban, los hombres del poblado, un bando de depravados, se
habían reunido alrededor de la bayit y estaban golpeando a la puerta. Llamaron al viejo
dueño de la bayit: Saca al hombre que ha entrado en tu bayit para que podamos intimar
con él.
19:23 El dueño de la bayit salió y les dijo: Por favor, amigos míos, no cometan semejante
maldad. Ya que el hombre ha entrado en mi bayit, no cometan esa infamia.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

662

SHOFETIM

JUECES

19:24 Miren, aquí está mi hija virgen, y la concubina de él. Déjenme sacárselas.
Complázcanse con ellas, háganles lo que les parezca; pero no le hagan esa infamia a este
hombre.
19:25 Pero los hombres no le hicieron caso, de manera que el hombre agarró a su concubina
y la empujó hacia afuera. Ellos la violaron y estuvieron abusando de ella toda la noche
hasta por la mañana; y la soltaron cuando rompió el alba.
19:26 Al amanecer, la mujer regresó; y cuando se hacía de día, cayó a la entrada de la bayit
del hombre donde estaba su esposo.
19:27 Cuando su esposo se Levantó por la mañana, abrió la puerta de la bayit y salió para
continuar su viaje; y allí estaba la mujer, su concubina, tendida a la entrada de la bayit,
con sus manos en el umbral.
19:28 Y le dijo: Levántate, vámonos. Pero no hubo respuesta. De manera que el hombre la
puso sobre el burro y salió para su bayit.
19:29 Cuando llegó a su bayit, cogió un cuchillo, agarró a su concubina y la picó miembro
por miembro en doce partes. Las envió por todo el territorio de Yisrael.
19:30 Y todo el que vio eso gritó: Nunca ha pasado semejante cosa ni se ha visto desde el
día en que los Yisraelitas salieron de la tierra de Mitzraim hasta hoy. Pongan su mente
en esto, tomen consejo y decidan.
20:1 Entonces marcharon todos los Yisraelitas desde Dan hasta BeerSheva y de la tierra de
Guilad y la comunidad se reunió como un solo hombre delante de Yahweh en Mitspah.
20:2 Todos los dirigentes del pueblo y todas las tribus de Yisrael se presentaron en la
asamblea del pueblo de Ha´Elohé, 400,000 combatientes de a pie.
20:3 los binyamínitas oyeron que los Yisraelitas habían subido a Mitspah. Los Yisraelitas
dijeron: Dinos, ¿cómo ocurrió esta perversidad?
20:4 Y el lewita, el esposo de la mujer asesinada, respondió: Mi concubina y yo vinimos a
HaGuivah de Binyamín a pasar la noche.
20:5 Los habitantes de HaGuivah se propusieron hacerme daño. Se reunieron contra mí
alrededor de la bayit por la noche; querían Matarme, y ultrajaron a mi concubina hasta
que murió.
20:6 Así que yo agarré a mi concubina y la corté en pedazos y los envié por todas partes del
territorio de Yisrael. Porque se había cometido un atroz acto de depravación en Yisrael.
20:7 Ahora, todos ustedes son Yisraelitas; ¡produzcan un plan de acción aquí y ahora!
20:8 Entonces se Levantó todo el pueblo, como un solo hombre, y declararon: ¡No
regresaremos a nuestros hogares, no entraremos a nuestras Casas!
20:9 Pero esto es lo que le vamos a hacer a HaGuivah: combatiremos contra ella por sorteo.
20:10 Tomaremos de todas las tribus de Yisrael diez hombres de cada cien, cien de cada mil,
y mil de cada diez mil para suplir provisiones para las tropas para que se preparen para ir
a HaGuivah en Binyamín por toda la infamia que ha cometido en Yisrael.
20:11 Así que todos los hombres de Yisrael, unidos como un solo hombre, se juntaron contra
el poblado.
20:12 Y las tribus de Yisrael enviaron hombres por toda la tribu de Binyamín, diciendo: ¿Qué
maldad es esta que ha ocurrido entre ustedes?
20:13 Vengan, entreguen a esos canallas en HaGuivah para que les demos muerte y
erradiquemos el mal de Yisrael. Pero los binyamínitas no cedieron a las demandas de sus
ajís Yisraelitas.
20:14 De manera que los binyamínitas se reunieron desde sus poblados en HaGuivah para
emprender batalla contra los Yisraelitas.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

663

SHOFETIM

JUECES

20:15 En aquel día los binyamínitas contaron de los poblados 26,000 combatientes,
contados aparte de los habitantes de HaGuivah; 700 hombres escogidos
20:16 de toda aquella población 700 hombres escogidos eran zurdos. Cada uno de ellos
podía hondearle una piedra a un cabello sin fallar.
20:17 Los hombres de Yisrael, fuera de Binyamín, contaron 400,000 combatientes, hombres
de guerra todos.
20:18 Procedieron a Bethel y consultaron a Elohé; los Yisraelitas preguntaron: ¿Quién de
nosotros avanzará primero a combatir a los binyamínitas? Y YAHWEH respondió: Yahudah
primero.
20:19 Así que los Yisraelitas se Levantaron por la mañana y acamparon contra HaGuivah.
20:20 Los hombres de Yisrael la emprendieron contra los binyamínitas; se pusieron en orden
de batalla los hombres de Yisrael contra ellos en HaGuivah.
20:21 Pero los binyamínitas salieron de HaGuivah, y en aquel día derribaron a 22,000
hombres de Yisrael.
20:22 Entonces el ejército los hombres de Yisrael se reunieron y se formaron en batalla otra
vez en el mismo lugar donde se habían formado el primer día.
20:23 Porque los Yisraelitas habían subido y llorado delante de YAHWEH hasta la mañana.
Habían consultado a YAHWEH: ¿Debemos hacerle la guerra otra vez a nuestros ajís los
binyamínitas? Y YAHWEH respondió: Marchen contra ellos.
20:24 Los Yisraelitas avanzaron contra los binyamínitas el segundo día.
20:25 Pero los binyamínitas salieron de HaGuivah contra ellos el segundo día y derribaron a
18,000 más de los Yisraelitas, todos ellos combatientes.
20:26 Entonces todos los Yisraelitas, todo el ejército, subió y fue a Bethel y se sentaron allí,
llorando delante de YAHWEH. Ayunaron aquel día hasta la noche, y presentaron o frendas
quemadas y ofrendas de bienestar a YAHWEH.
20:27 Los Yisraelitas consultaron a YAHWEH –porque el Arca de la Alianza de Ha´Elohé
estaba allá en aquéllos días,
20:28 y Pinjás ben de Elazar ben de Aharón el kohen ministraba delante de Él en aquéllos
días–, ¿Debemos hacerle la guerra otra vez a nuestros ajís los binyamínitas, o no?
YAHWEH respondió: Suban, que mañana los entregaré en las manos de ustedes.
20:29 Yisrael puso hombres en emboscada contra HaGuivah por todo los lados.
20:30 Y al tercer día, los Yisraelitas subieron contra los binyamínitas, como antes, y se
enfrascaron en batalla con ellos en HaGuivah.
20:31 Los binyamínitas le salieron al encuentro al ejército y se alejaron todos del poblado
por los caminos, uno de los cuales va hacia Bethel y el otro hacia HaGuivah. Como antes,
comenzaron a derribar algunos de los hombres en el campo, como a treinta hombres de
Yisrael.
20:32 Los binyamínitas pensaron: Están huyendo ante nosotros como antes. Pero los
Yisraelitas habían planeado huir para alejarlos del poblado hacia los caminos.
20:33 Y cuando el grueso de los Yisraelitas había salido de sus posiciones y se habían puesto
en orden de batalla en Báal Tamar, la emboscada Yisraelita salió de su posición en
Maareh HaGuivah.
20:34 Así 10,000 hombres escogidos de todo Yisrael llegaron a un punto al sur de HaGuivah,
y la batalla recrudeció. Antes de que se dieran cuenta del desastre que se aproximaba,
20:35 YAHWEH hizo huir a los binyamínitas delante de Yisrael. Ese día los Yisraelitas
Mataron a 25,000 hombres de Binyamín, todos ellos combatientes.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

664

SHOFETIM

JUECES

20:36 Entonces los binyamínitas se dieron cuenta de que los estaban derrotando. Ahora, los
Yisraelitas les habían cedido terreno a los binyamínitas, porque contaban con la
emboscada que le habían tendido a HaGuivah.
20:37 Una emboscada acometió rápidamente a HaGuivah, y la otra emboscada avanzó y
pasó a todo el poblado a espada.
20:38 Los Yisraelitas acordaron una señal con los de la emboscada: Cuando se saliera del
poblado una gran columna de humo,
20:39 los hombres Yisraelitas debían enfrascarse en batalla. Binyamín había comenzado
derribando a treinta hombres Yisraelitas, y pensaron: Están cayendo delante de nosotros
como en la batalla anterior.
20:40 Pero cuando la columna de humo comenzó a subir de la ciudad, los binyamínitas
miraron hacia atrás, ¡y todo el poblado subía en humo hacia el shamaim!
20:41 Y Entonces los Yisraelitas se volvieron, y los hombres de Binyamín cayeron en pánico,
porque se dieron cuenta de que el desastre los había alcanzado.
20:42 Huyeron de delante de los hombres de Yisrael por el camino al midbah, donde los
alcanzó la batalla; entretanto los de los poblados los estaban masacrando en el midbah.
20:43 Rodearon a los binyamínitas, los persiguieron, y los pisotearon desde Menujah hasta
un punto opuesto a HaGuivah en el este.
20:44 Ese día cayeron 18,000 hombres de Binyamín, todos ellos hombres valientes.
20:45 Luego se volvieron y huyeron al midbah, a la Roca de Rimón; pero los Yisraelitas
abatieron a otros 5,000 en los caminos y, siguiendo en fiera persecución de ellos hasta
Guidom, Mataron 2,000 más.
20:46 Así el Número total de los binyamínitas que cayeron ese día llegó a 25,000
combatientes, todos ellos valientes.
20:47 Pero 600 hombres se volvieron y huyeron al midbah, a la Roca de Rimón; se
quedaron en la Roca de Rimón cuatro meses.
20:48 Los hombres de Yisrael, mientras tanto, se volvieron al resto de los binyamínitas y los
pasaron a espada poblados, gente, ganado todo lo que quedaba. Finalmente prendieron
fuego a todos los poblados que quedaban.
21:1 Los hombres de Yisrael habían hecho un juramento en Mitspah: Ninguno de nosotros
dará a su hija en Matrimonio a un binyamínita.
21:2 El pueblo vino a Bethel y se sentó allí delante de Ha´Elohé hasta la noche. Gemían y
lloraban amargamente,
21:3 y decían: Oh YAHWEH, Elohé de Yisrael, ¿por qué ha sucedido esto en Yisrael, que falte
ahora una tribu en Yisrael?
21:4 Temprano al día siguiente, el pueblo edificó un altar allí, y trajeron ofrendas quemadas
y ofrendas de bienestar.
21:5 Los Yisraelitas preguntaron: ¿Hay alguno de entre todas las tribus de Yisrael que no
subió a la asamblea delante de YAHWEH? Porque se había hecho un juramento solamente
concerniente a cualquiera que no subiera a donde YAHWEH en Mitspah, de que se le daría
muerte.
21:6 Los Yisraelitas Entonces se aplacaron contra sus ajís los binyamínitas, y dijeron: ¡Hoy
se ha cortado una tribu de Yisrael!
21:7 ¿Qué podemos hacer para proveerles esposas a los que quedan, siendo que hemos
jurado por YAHWEH no darles a ninguna de nuestras hijas en Matrimonio?
21:8 Preguntaron: ¿Hay alguno de entre las tribus de Yisrael que no subió a donde Yahweh
en Mitspah? Sucedió que ninguno de Yavesh Guilad había venido al campamento, a la
asamblea.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

665

SHOFETIM

JUECES

21:9 Porque, cuando se hizo la lista de las tropas, ninguno de los habitantes de Yavesh
Guilad estaba presente.
21:10 Entonces la asamblea despachó a 12,000 de los guerreros, con las siguientes
instrucciones: Vayan y pasen a espada a los habitantes de Guilad, mujeres, y niños
incluidos.
21:11 Esto es lo que van a hacer: Proscriban a cada hombre y a cada mujer que haya
conocido hombre carnalmente.
21:12 Encontraron entre los habitantes de Yavesh Guilad a 400 muchachas que no habían
conocido hombre carnalmente; y las trajeron al campamento en Shiló, que queda en la
tierra de Kenaan.
21:13 Entonces toda la comunidad envió mensaje a los binyamínitas que estaba en la Roca
de Rimón, y les ofrecieron términos de shalom.
21:14 Entonces los binyamínitas regresaron, y les dieron las muchachas que habían
perdonado de entre las mujeres de Yavesh Guilad. Pero no había suficientes de ellas.
21:15 Ahora el pueblo se había aplacado con Binyamín, porque YAHWEH había hecho una
brecha en las tribus de Yisrael.
21:16 De manera que los ancianos de la comunidad preguntaron: ¿Qué podemos hacer para
obtener esposas para los que quedan, ya que las mujeres de Binyamín han sido
eliminadas?
21:17 Porque decían: Tiene que salvarse un remanente para Binyamín, para que no se
elimine una tribu de Yisrael;
21:18 sin embargo no podemos darles a ninguna de nuestras hijas como esposas. (Porque
los Yisraelitas habían hecho un juramento: Maldito sea cualquiera que le dé una esposa a
Binyamín.
21:19 Dijeron: La fiesta anual de YAHWEH se está celebrando en Shiló. Queda al norte de
Bethel, al este del camino que va de Bethel a Shekhem, y al sur de Lebo Najum.
21:20 De manera que les dieron las siguientes instrucciones a los binyamínitas: Vayan y
pónganse al asecho en las viñas.
21:21 Tan pronto vean a las muchachas de Shiló salir para unirse a los bailes, salgan de las
viñas; que cada uno de ustedes coja una esposa de entre las hijas de Shiló, y escape a la
tierra de Binyamín.
21:22 Y si sus padres o ajís vienen donde nosotros a quejarse, les diremos: Sean generosos
con ellos por consideración a nosotros. No pudimos proveerle una esposa a ninguno de
ellos por causa de la guerra, y ustedes habrían incurrido en culpa si les hubieran dado
esposas.
21:23 Los binyamínitas lo hicieron así. Tomaron esposas de entre las bailadoras que
secuestraron, según el número de ellos. Entonces regresaron a su territorio, y
reedificaron sus poblados y se establecieron en ellos.
21:24 Entonces los Yisraelitas se dispersaron, cada cual a su tribu y su clan; cada cual salió
hacia su territorio.
21:25 En aquéllos días no había melej en Yisrael; cada cual hacía lo que le placía.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

666


Documentos relacionados


Documento PDF ezra
Documento PDF devarim
Documento PDF hoshea
Documento PDF melakhim bet
Documento PDF hagay
Documento PDF nejemyah


Palabras claves relacionadas