Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar Ayuda Contáctenos



Astrología del Nodo Lunar Bruno y Louise Huber .pdf



Nombre del archivo original: Astrología del Nodo Lunar- Bruno y Louise Huber.pdf
Título: Astrología del Nodo Lunar
Autor: Huber, Bruno & Louise

Este documento en formato PDF 1.4 fue generado por PScript5.dll Version 5.2.2 / Acrobat Distiller 5.0 (Windows), y fue enviado en caja-pdf.es el 18/03/2017 a las 18:54, desde la dirección IP 95.19.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 2462 veces.
Tamaño del archivo: 3.4 MB (339 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


Psicología astrológica

1

2

Bruno & Louise Huber

Astrología del Nodo Lunar
Brújula interna de evolución

El horóscopo del Nodo Lunar
Significado psicológico y esotérico
de la personalidad-sombra y su integración
Parte 1 : Estructura y criterios de interpretación
Parte 2 : El Nodo Lunar y el esoterismo

API Ediciones España, S.L.
3

Este libro forma parte de una colección de psicología astrológica

Título original: Mondknoten Astrologie
Editor original: API-Verlag, Adliswil/Zürich
Traducción: Joan Solé © con la colaboración Andrés Schmidt
© 1990,Verlag API
© 2002, API Ediciones España, S.L.
C/ Santa Bárbara 54, 2-2
08210 Barberá del Vallés
www.api-ediciones.com
ISBN 84-932790-1-3
Depósito legal: B.39493-2002
Maquetación: Rossell Imatge Digital
Impresión: Novagràfik, S.L. 08110 Montcada i Reixac

4

Índice

Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

11

Parte 1
Bruno Huber

Estructura y criterios de interpretación
de la astrología del Nodo Lunar . . . . . . . . .
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

15
17

1. Significado de los nodos lunares
en el horóscopo base
La Luna como nuestro lado nocturno . . . . . . . . . . . .
Los nodos lunares: Cabeza de Dragón y Cola de Dragón
Stonehenge: un calendario lunar de la Edad de Piedra
El eje nodal como camino de desarrollo . . . . . . . . . .
Norte psíquico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar Ascendente o Nodo Norte . . . . . . . .
El Nodo Lunar Descendente o Nodo Sur . . . . . . . . .
El ritmo de los nodos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Norte y el Ascendente . . . . . . . . . . . . . . . .
Ejemplo de la relación entre el Nodo Norte y el Ascendente
El Nodo Norte como elemento corrector . . . . . . . . .

24
26
29
33
34
37
39
40
42
44
48

2. Aspectos al Nodo Lunar
¿Qué son los aspectos? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Aspectos rojos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Aspectos azules . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Aspectos verdes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Tabla de planetas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar con planetas . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar con la Luna . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

52
53
57
58
59
60
61

5

El Nodo Lunar con el Sol . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar con Saturno . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar con Mercurio . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar con Venus . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar con Marte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar con Júpiter . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar con Urano . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar con Neptuno . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar con Plutón . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar inaspectado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar como dominador de tensiones . . . . .
El Nodo Lunar en las tres zonas de una casa . . . . . . .
Signos interceptados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

62
63
64
64
65
66
67
68
68
70
73
75
77

3. El Nodo Lunar en las casas
El
El
El
El
El
El
El
El
El
El
El
El
El

primer paso
Nodo Lunar
Nodo Lunar
Nodo Lunar
Nodo Lunar
Nodo Lunar
Nodo Lunar
Nodo Lunar
Nodo Lunar
Nodo Lunar
Nodo Lunar
Nodo Lunar
Nodo Lunar

.............................
en la casa 1 . . . . . . . . . . . . . . . . . .
en la casa 2 . . . . . . . . . . . . . . . . . .
en la casa 3 . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
en la casa 4 . . . . . . . . . . . . . . . . . .
en la casa 5 . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
en la casa 6 . . . . . . . . . . . . . . . . . .
en la casa 7 . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
en la casa 8 . . . . . . . . . . . . . . . . . .
en la casa 9 . . . . . . . . . . . . . . . . . .
en la casa 10 . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
en la casa 11 . . . . . . . . . . . . . . . . . .
en la casa 12 . . . . . . . . . . . . . . . . . .

80
81
84
86
88
91
94
97
100
103
106
109
113

4. El Nodo Lunar en los signos
Diferencia entre casas y signos . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar en Aries . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar en Tauro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar en Géminis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar en Cáncer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Nodo Lunar en Leo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

6

118
119
120
122
123
124

El
El
El
El
El
El
El

Nodo
Nodo
Nodo
Nodo
Nodo
Nodo
Nodo

Lunar
Lunar
Lunar
Lunar
Lunar
Lunar
Lunar

en Virgo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
en Libra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
en Escorpio . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
en Sagitario . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
en Capricornio . . . . . . . . . . . . . . . . .
en Acuario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
en Piscis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

126
127
128
129
130
132
133

5. El horóscopo del Nodo Lunar
El Nodo Lunar y el pasado interno . . . . . . . . . . . . . .
¿Cómo se origina el horóscopo del Nodo Lunar? . . .
Las casas del horóscopo del Nodo Lunar y sus arquetipos
Definición de las 12 casas del horóscopo del Nodo Lunar
El horóscopo del Nodo Lunar como potencial interior

136
140
143
145
158

6. Los tres horóscopos
El horóscopo base o radix . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El horóscopo de las casas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El horóscopo del Nodo Lunar . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Comparación del horóscopo base con el del Nodo Lunar
La evolución en los tres horóscopos . . . . . . . . . . . . . .

162
162
164
168
169

7. El punto de la edad del Nodo Lunar
El punto de la edad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Punto de cruce y oposición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Temática básica de la vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Punto de encuentro de los dos puntos de la edad
en los ejes de las casas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Eje de encuentro 1/7 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Eje de posesiones 2/8 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Eje de pensamiento 3/11 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Eje de individualización 4/10 . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Eje de relaciones 5/11 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Eje de existencia 6/12 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Eje de cruce y línea nodal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

174
175
179
179
181
182
183
184
185
187
188

7

Parte 2
Louise Huber

El Nodo Lunar y el esoterismo

..........

191

Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Qué es el esoterismo? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El mundo etérico y el horóscopo del Nodo Lunar . . .
Los cuatro cuerpos sutiles del ser humano . . . . . . . . .
Definición esotérica del horóscopo del Nodo Lunar .
La inmortalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La ley de la evolución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La doctrina del renacimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La terapia de reencarnación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Siempre hay una nueva oportunidad . . . . . . . . . . . . .
Ser completo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La liberación de culpa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La conciencia histórica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Karma y dharma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La personalidad-sombra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La dimensión especular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El efecto de inversión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Más allá del “blanco o negro” . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La teoría de la relatividad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Búsqueda de sentido y síntesis . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La integración de la sombra . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Métodos psicológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

194
195
196
199
203
205
206
207
207
208
209
210
211
212
214
216
217
218
219
220
220
222

1. Conexiones esotéricas

2. Arquetipos de reencarnación
¿Qué son los arquetipos? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Recuerdos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Estructuras relevantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Personajes históricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

8

226
227
228
229

Desencadenantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El olvido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La situación de asesoramiento . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Palabras-estímulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los arquetipos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Aventurero, artista, navegante . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Materialista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Nivel cultural y educación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Estructuras de poder y aristocracia . . . . . . . . . . . . . .
Trasfondo eclesiástico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La vida monástica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

231
232
233
234
236
236
239
242
245
247
250

3. Reglas de interpretación
Elementos de interpretación . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Desplazamiento en el sistema de casas . . . . . . . . . . . .
La figura de aspectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Desplazamiento vertical/horizontal . . . . . . . . . . . . . .
Desplazamiento de planetas . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Desplazamiento de Sol y Luna . . . . . . . . . . . . . . . . .
Planetas en la misma casa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Tridimensionalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Sol en la misma casa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Reglas de interpretación adicionales . . . . . . . . . . . . .
Planetas inaspectados en el horóscopo del Nodo Lunar
Subpersonalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Oposiciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

254
255
255
257
259
260
263
263
265
269
269
269
270

Mismos ejes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

271

Estructuras de poder . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El punto de la edad del Nodo Lunar . . . . . . . . . . . .
Los puntos de cruce K1 y K2 . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El eje de cruce . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Oposición del punto de la edad . . . . . . . . . . . . . . . .

272
273
274
276
276

9

4. Planetas de la personalidad en el horóscopo del
Nodo Lunar
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El Sol en el horóscopo del Nodo Lunar . . . . . . . . . .
Desplazamiento del Sol . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La Luna en el horóscopo del Nodo Lunar . . . . . . . .
Desplazamiento de la Luna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Saturno en el horóscopo del Nodo Lunar . . . . . . . . .
Desplazamiento de Saturno . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Planetas de la personalidad en las cruces del
horóscopo del Nodo Lunar . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Personalidad cardinal en el horóscopo del Nodo Lunar
Personalidad fija en el horóscopo del Nodo Lunar . .
Personalidad mutable en el horóscopo del Nodo Lunar

280
282
284
286
288
289
293
294
295
296
297

5. Asesoramiento con los tres horóscopos
Conceptos básicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Asesoramiento con el horóscopo del Nodo Lunar . . .
Atmósfera de confianza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Grado de efectividad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Asesoramiento con los tres horóscopos . . . . . . . . . . .
Historia del descubrimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Caso 1: neurosis de amor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Caso 2: anorexia como síntoma de una crisis espiritual
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

302
303
304
305
306
307
309
320
332

.................................

333

Bibliografía

10

Símbolos de los planetas
Sol

Marte

Luna

Júpiter

Saturno

Urano

Mercurio

Neptuno

Venus

Plutón

Nodo Lunar Ascendente

Símbolos de los signos
Aries

Libra

Tauro

Escorpio

Géminis

Sagitario

Cáncer

Capricornio

Leo

Acuario

Virgo

Piscis

Abreviaturas
AC = Ascendente
IC = Immum Coeli
DC = Descendente
MC = Medium Coeli
PE = Punto de la edad
PET = Punto de la edad
del temperamento

CC = Cúspide de casa
PR = Punto de reposo
PI = Punto de inversión
HB = Horóscopo base o radix
HC = Horóscopo de las casas
HNL = Horóscopo del Nodo
Lunar

11

El espacio es un ser en el que
pueden surgir y desaparecer
muchos mundos paralelos y consecutivos.
Bruno Huber

12

Prólogo

Querido lector:
Este libro ha sido escrito para personas de la nueva era,
personas que se hacen la antigua pregunta: “¿Quo vadis?”
y que, en la astrología, buscan respuesta a profundas
preguntas existenciales; preguntas sobre el sentido de la
vida, sobre conexiones esotéricas y sobre el proceso de
desarrollo espiritual. Estas preguntas pueden encontrar
respuesta si, además de al saber astrológico usual, recurrimos
al Nodo Lunar y al horóscopo del Nodo Lunar.
Denominamos a este nuevo método “Astrología del
Nodo Lunar” y lo presentamos en este libro.
En la primera parte se presentan los datos astronómicos
esenciales del sistema del Nodo Lunar y su significado
astrológico. Esta parte se ha elaborado a partir de las
transcripciones de las cintas de los seminarios sobre el
Nodo Lunar de los últimos diez años. La segunda parte
se escribió debido al creciente interés por los temas
esotéricos. En ella describimos el horóscopo del Nodo
Lunar desde el punto de vista de la evolución y de
anteriores encarnaciones. También incluimos elementos
prácticos de interpretación y explicamos cómo hacer
asesoramiento astrológico trabajando con los tres
horóscopos (horóscopo base o radix, horóscopo de las
casas y horóscopo del Nodo Lunar) mediante ejemplos.
Esto último intenta satisfacer la necesidad (reiteradamente
13

manifestada) de astrólogos y terapeutas profesionales, así
como los deseos de una gran cantidad de estudiantes de
psicología astrológica.
Esperamos que este libro contribuya a mostrar la universalidad de la astrología y a fomentar el pensamiento
global en la práctica astrológica.
Bruno & Louise Huber

14

Parte 1

Estructura y criterios
de interpretación de la
astrología del Nodo Lunar
por Bruno Huber

1. Significado de los nodos lunares.
2. Aspectos con el Nodo Lunar.
3. El Nodo Lunar en las casas.
4. El Nodo Lunar en los signos.
5. Los tres horóscopos.
6. El punto de la edad del Nodo Lunar.

15

Introducción
La astrología del Nodo Lunar surge como resultado de
un trabajo de investigación de muchos años, llevado a
cabo para satisfacer la necesidad de considerar el horóscopo de una forma más global. Responde a preguntas
que siempre han preocupado a la humanidad: preguntas
sobre el sentido de la existencia. Es de sobra sabido que
los métodos se ajustan a las preguntas, y esta regla científica básica también es válida en la investigación astrológica.
Evidentemente, las cuestiones referentes a la solución de
problemas psicológicos y espirituales exigen la utilización
de principios y métodos distintos de los tradicionales,
preocupados esencialmente por la suerte externa y el
éxito material.
Cada día más personas estudian astrología porque no se
sienten satisfechas con su vida. Los conocimientos de que
disponen (adquiridos en la escuela, en su profesión, etc.)
no les sirven para encontrar el sentido de su vida. Con
los conocimientos astrológicos esperan ampliar sus horizontes y liberarse de las presiones internas y externas.
Efectivamente, la astrología produce un efecto de expansión de conciencia que ayuda a tener un pensamiento
más libre a quien profundiza en ella. En particular, la
astrología del Nodo Lunar proporciona un modelo de
pensamiento en el que se puede medir la propia realidad
y, así, entenderla cada vez mejor.
Posibilita la comprensión de los condicionamientos existenciales y de destino que, vistos en conjunto, aportan
claridad y síntesis. Nos ayuda a superar, paso a paso,
la presión de la polaridad miedo-deseo y contribuye a
17

estimular las fuerzas de crecimiento positivo de nuestro
interior. Nos ofrece la posibilidad de comprender la unidad y la interacción entre arriba y abajo, dentro y fuera,
microcosmos y macrocosmos, y nos enseña a considerar
distintos ámbitos de la vida desde un punto de vista más
elevado, cósmico.
Desde el punto de vista esotérico, el trabajo con el
horóscopo del Nodo Lunar también permite entender
mejor el concepto de “tiempo”. Observar el desarrollo
del ser humano a través de las distintas épocas y reconocer el sentido y el objetivo de dicha evolución proporciona una conciencia histórica distinta. La idea de que,
como humanidad, todavía tenemos ante nosotros un
período de desarrollo interminablemente largo es una
buena noticia. Admitir la idea de que tenemos un alma
inmortal que, en el transcurso de muchas encarnaciones,
ha participado en la evolución de la humanidad y que
también formará parte de la evolución futura, puede
liberarnos de la presión de falta de tiempo. Con ello, los
problemas pendientes se suavizan, toman la adecuada
proporción y el efecto lupa desaparece. En otras palabras,
lo que la astrología del Nodo Lunar proporciona es la ley
de la inclusividad, la ley del amor o el pensamiento en
términos de “no sólo... sino también...” del hombre
moderno y de la era de Acuario. Esto nos lleva a reconocer las leyes de desarrollo que están por encima del tiempo y del espacio y nos libera del pensamiento exclusivista del pasado (pensamiento en términos de “o... o...”) que
separa las partes entre sí. La experiencia de la globalidad
comprende tanto la inclusión de las leyes cósmicas como
la percepción y la valoración de los detalles.
18

La astrología del Nodo Lunar es un elemento esencial de
la astrología esotérica, la cual se basa en un concepto
expansivo del universo que lo abarca todo sin excluir
nada. Es un área de conocimiento tan extensa que su
investigación no acaba nunca. En el futuro, la astrología
deberá crecer sobre la base de una profunda comprensión
de las leyes universales para poder proporcionar una imagen global de la naturaleza y del cosmos, del mundo y del
universo. En el fondo, es el ABC del cosmos y proporciona la clave de un saber que es universal e ilimitado. El
estudio de la astrología proporciona mucho más que el
mero conocimiento del simbolismo y sus reglas de interpretación. Nos lleva a la comprensión de que la persona
y su mundo están unidos en dimensiones que van más
allá de lo que nuestra conciencia cotidiana percibe. La
astrología esotérica se acerca más que otros métodos a los
principios fundamentales de todo lo existente. Plantea la
pregunta central de la filosofía, cuestionándose qué es lo
que mantiene al mundo unido en su interior y nos da
respuestas a las que sería imposible llegar sólo con el intelecto. Una astrología así es mucho más que una mera
tabla en la que puede leerse el destino de las personas.
La necesidad de comprensión de la vida humana y de su
interconexión con la totalidad cósmica ha crecido enormemente en las últimas décadas. Como contrapeso a las
acostumbradas interpretaciones astrológicas (con tendencia a realizar afirmaciones esquemáticas individuales),
en los últimos años ha ido surgiendo cada vez con más
fuerza una nueva forma de interpretación global del
horóscopo. Hay un interés creciente por las conexiones
esotéricas y muchas personas estudian astrología exclusivamente en vistas a su desarrollo psico-espiritual.
19

Quieren conocer su karma y saber cual es el objetivo de
su actual encarnación. Se esfuerzan por crecer interiormente y por acabar con ideas y formas de comportamiento equivocadas; afrontan sacrificios, fases de purificación, crisis y procesos de transformación para llegar a
lo esencial. La astrología del Nodo Lunar satisface esta
necesidad. Está claro que para conseguir interpretaciones
del horóscopo globales y con profundidad psicológica
tenían que encontrarse métodos integradores que dieran
respuestas convincentes a las preguntas:“¿Quién soy? ¿De
dónde vengo? ¿A dónde voy?”.
La astrología del pasado estaba enfocada hacia los
acontecimientos externos. Se intentaba encontrar
explicaciones para todo, utilizando una colección de
reglas que el astrólogo combinaba a su criterio. En
cambio, la astrología de hoy pregunta el porqué, está
orientada hacia la realidad de la vida y muestra principios
que reflejan valores orgánicos internos. Este tipo de
astrología es para personas adultas que se arriesgan a
tener una opinión propia y a ir por su propio camino.
Actúa ayudando al progresivo conocimiento de sí
mismo, a darse cuenta de las causas de los comportamientos erróneos, a evitar cometer errores y a repararlos
una vez producidos. El estudio del horóscopo del Nodo
Lunar y su comparación con el horóscopo base o radix
(la clásica carta natal) nos permiten averiguar el sentido
profundo de los golpes del destino y comprender el
proceso de aprendizaje por el que debemos pasar. Con
este conocimiento también podemos comprender mejor
a los demás e incluso prestarles una valiosa ayuda en
situaciones desesperadas.

20

El horóscopo del Nodo Lunar permite realizar un
trabajo de integración y de síntesis, tanto a la persona en
busca de asesoramiento como a los terapeutas y asesores.
Por ejemplo, en terapia, con el horóscopo del Nodo
Lunar es posible descubrir la personalidad-sombra (una
tarea terapéutica esencial) con relativa facilidad. Procesos
que con medios exclusivamente psicológicos requieren
un largo tiempo se ven notablemente acelerados y se
ponen en marcha con mucho menos esfuerzo. Con el
horóscopo del Nodo Lunar, un asesor astrológico o un
terapeuta abierto puede mostrar conexiones espirituales,
descubrir raíces profundas de problemas y abordar preguntas relacionadas con las leyes de desarrollo, el karma
de la persona, la reencarnación, el sentido de la vida y el
desarrollo espiritual.
Durante largos años de asesoramiento y enseñanza,
hemos constatado que el hecho de abordar las cuestiones
que plantean el Nodo Lunar y el horóscopo del Nodo
Lunar ha sido enormemente productivo para los estudiantes de astrología. Les ha ayudado a aceptarse a sí mismos tal como son y a expandir su conciencia de forma
importante y con rapidez. Los interesados en esoterismo
reconocen las raíces de sus problemas en vidas anteriores, con lo cual, muchas cosas de la vida que antes no
podían aceptar quedan oportunamente situadas dentro
de la totalidad. Confirman que, de este modo, se desencadenan expansiones de conciencia relevantes y procesos
de transformación y de autorrealización que alcanzan
una profundidad mucho mayor que la simple caracterización analítica de los rasgos de la personalidad con sus
puntos fuertes y débiles.

21

1. Significado de los nodos
lunares en el horóscopo base
La Luna como nuestro lado nocturno.
Los nodos lunares: Cabeza de Dragón y Cola de Dragón.
Stonehenge: un calendario lunar de la Edad de Piedra.
El eje nodal como camino de desarrollo.
Norte psíquico.
El Nodo Lunar Ascendente o Nodo Norte.
El Nodo Lunar Descendente o Nodo Sur.
El ritmo de los nodos.
El Nodo Norte y el Ascendente.
Ejemplo sobre la relación entre el Nodo Norte
y el Ascendente.
Conexiones con el Ascendente.
Ejemplo.
El Nodo Norte como elemento corrector.

23

La Luna como nuestro lado nocturno
La Luna es una de las dos luminarias que iluminan el día
y la noche. En concreto, es la luz nocturna y, en sentido
psicológico, representa el lado nocturno de nuestra
psique, lo siniestro, lo oscuro, lo singular, algo que por sí
solo no es visible, el lado sombrío (la sombra), etc. En
este contexto, el concepto de sombra no tiene una connotación negativa sino que hace referencia a valores que
permanecen ocultos.
En el ámbito lunar se encuentran determinados contenidos que no siempre son accesibles desde la conciencia y
que, ocasionalmente, se manifiestan a través de los sueños. Nuestra vida durante la fase de sueño, adormecida
en el inconsciente, siempre se ha relacionado con la
Luna. Salvo en los (pocos) días de luna llena, la Luna
siempre tiene una parte iluminada y una parte oscura.
Aquí nos ocuparemos del lado oscuro de la persona,
entendiendo por “oscuro” no algo negativo sino algo
desconocido, difícilmente accesible o que no está a la luz.
Por lo tanto, la Luna es algo dual y ambivalente. Esta dualidad lunar se refleja en multitud de cosas que se ponen
de manifiesto como polaridades que parecen excluirse y
que no admiten ningún nivel intermedio entre el blanco
y el negro. En la Luna reside nuestro hábito de dividirlo
todo en blanco y negro. Una característica singular que
nos crea dificultades en nuestras relaciones con los demás.
La Luna es nuestro yo emocional, nuestro instrumento
de percepción en el contacto y nuestra necesidad de ser
amados. Con nuestro yo emocional exploramos el entorno y lo clasificamos en simpático o antipático, en bueno
24

o malo, en blanco o negro, etc. Por eso nos sentimos tan
desilusionados cuando, después de acercarnos a una persona con simpatía y ver en ella al principio sólo cosas
buenas, vamos descubriendo sus puntos negativos a
medida que se desenvuelve la vida en común.
La Luna, nuestro mundo emocional, es también un lugar
de múltiples ilusiones. En la Luna están fijados todos
nuestros recuerdos y en ella vive también una buena cantidad de nuestro pasado. Se encuentra en el lado oscuro,
en esa zona a la que no podemos acceder desde nuestra
conciencia diurna.

Cabeza de Dragón y Cola de Dragón

25

Los nodos lunares: Cabeza de Dragón y Cola
de Dragón
Visto desde nuestro punto de observación, el Sol gira
alrededor de la Tierra. La órbita circular que el Sol completa en un año forma un plano que se llama eclíptica.
Los planetas y la Luna se mueven en planos muy
cercanos a la eclíptica. En concreto, el plano que la Luna
describe con su órbita tiene una inclinación de 5º con
respecto a la eclíptica. En proyección desde las estrellas
fijas, la órbita del Sol (eclíptica) y la órbita de la Luna se
cruzan en dos puntos. Estos puntos de intersección, que
se encuentran en posiciones opuestas en el zodíaco, se
llaman nodos lunares.

Órbita lunar y eje nodal

Durante su órbita de 28 días alrededor de la Tierra, la
Luna cruza la órbita del Sol una vez en dirección de sur
a norte. Este punto de intersección se llama Nodo Lunar
Ascendente o Nodo Norte. Aproximadamente 14 días
26

después se produce el cruce en dirección de norte a sur.
Este punto se llama Nodo Lunar Descendente o Nodo
Sur. Los nodos lunares no mantienen su posición sino
que se desplazan por el zodíaco con un movimiento
retrógrado, a una velocidad de 1,5º por mes. El recorrido entero de los nodos alrededor del zodíaco dura 18,6
años. Es un movimiento relativamente lento comparado
con el de los planetas. La velocidad de los nodos se
encuentra entre la de Júpiter y la de Saturno (12 y 29
años respectivamente para dar la vuelta al zodíaco). Esto
proporciona un interesante factor de interpretación (distintas personas tienen diferentes posiciones nodales).
La línea que une el Nodo Lunar Ascendente y el Nodo
Lunar Descendente (que siempre están en oposición) se
denomina línea nodal. Los nodos lunares ya eran conocidos antiguamente como importantes elementos de
interpretación puesto que están relacionados con los
eclipses: cuando, en luna llena o en luna nueva, la Luna y
el Sol están cerca de la línea nodal (como máximo a 9º
ó 12º) se produce un eclipse.
Desde su descubrimiento (de ello hace más de 4000
años), la línea nodal ha sido considerada como un elemento de movimiento regular y uniforme pero desde
hace tiempo se sabe que, en realidad, no es así. Como los
nodos no son ningún cuerpo físico sino solamente puntos de cruce de dos órbitas, no podía realizarse ninguna
medición óptica directa. Debido a la importancia de los
fenómenos que producía (eclipses), su movimiento tuvo
que ser calculado mediante una larga observación de los
valores medios de los ciclos de los eclipses. En astrología
esto se conoce con el nombre de Nodo Lunar Medio
(aproximadamente 3 minutos de arco retrógrados diarios).
27

Desde hace tiempo (mediante el cálculo de interferencias
en el sistema Luna-Tierra-Sol) somos capaces de calcular con exactitud el movimiento de los nodos. En su
movimiento es destacable la fuerte oscilación pendular
hacia delante y hacia atrás que, contemplada a lo largo de
varios días, siempre produce un movimiento retrógrado.
La diferencia entre los nodos reales y los nodos medios
puede llegar hasta 2,5º.
Evidentemente, una diferencia tan grande no podía ser
ignorada en la práctica astrológica. Por esta razón,
emprendimos investigaciones para determinar cual de los
nodos era más relevante psicológicamente. El resultado
fue muy claro: el nodo real permite interpretaciones
mucho más precisas y fiables que el nodo medio. Esto
puede verse fácilmente en determinados horóscopos en
los que se forman aspectos con un nodo pero no con el
otro.
Las denominaciones Cabeza de Dragón y Cola de
Dragón, correspondientes a los nodos ascendente y descendente respectivamente, provienen del pensamiento
mitológico de la Antigüedad. El hombre antiguo experimentaba con gran intensidad las profundas perturbaciones del orden cósmico que suponían los eclipses de Sol
o de Luna. Cuando se producía un eclipse (como imagen mitológica) se decía que un dragón se tragaba el Sol
o la Luna y luego los expulsaba de nuevo por la cola. Las
personas que presenciaban un eclipse de Sol o de Luna
tenían una gran experiencia espiritual. Aquí se encuentran también los orígenes de la astrología.

28

Plano de Stonehenge

Stonehenge: un calendario lunar de la Edad
de Piedra
La astrología empezó (hoy puede afirmase con toda
seguridad) con la admiración y la esmerada observación
de la Luna y de su maravilloso movimiento y cambio de
forma en el cielo nocturno. Esto lo demuestran los más
antiguos testimonios de la cultura humana en distintas
partes del mundo, las pinturas rupestres de la Edad de
Piedra, la orientación de las tumbas megalíticas y los
monolitos, menhires y círculos de piedras.

29

Uno de los monumentos culturales más significativos de
aquella época es el “ordenador astronómico megalítico”
de Stonehenge que se encuentra en la meseta de
Salsbury, en el sur de Inglaterra. Consiste en una disposición circular múltiple de enormes piedras, murallas
artísticas en forma de anillo y colinas que, gracias a
las observaciones del movimiento del Sol y de la Luna
realizadas durante siglos, fueron colocadas de forma que
permitían predeterminar los fenómenos más destacables
de ambas luminarias. Esto se conseguía mediante la utilización de las distintas marcas realizadas sobre el terreno
como punto de mira para la observación (hoy aún
pueden realizarse observaciones con un error de menos
de 1º).
Stonehenge (en su forma actual) fue construido en tres
etapas entre el 2000 y el 1500 a.C. (su forma anterior no
se ha podido determinar).Tres distintos grupos de habitantes poblaron consecutivamente el área de Salsbury y
realizaron actuaciones sobre Stonehenge.
La parte más antigua (Stonehenge I, 2000 a.C., véase el
plano) consistió en los anillos externos con dos colinas,
la “avenida” con varios megalitos y los “agujeros de
Aubrey”. Esta disposición ya permitía la determinación
de los equinoccios (día y noche de igual duración) y de
los solsticios (día más largo y día más corto), constituía
un calendario de estaciones y adicionalmente (y esto es
sensacional) permitía determinar todos los eclipses de Sol
y de Luna con total exactitud de día y hora.
Si bien los constructores de Stonehenge no sabían nada
sobre la línea nodal, a través de la observación de las cambiantes salidas del Sol y de la Luna por el horizonte este a
30

lo largo de generaciones, pudieron comprender que sólo
podía producirse un eclipse cuando la Luna se situaba
sobre la órbita del Sol (eclíptica).También sabían que los
eclipses se producen de forma muy irregular y que siguen
un ciclo de 18,61 años.Y esto a pesar de que, en aquellos
tiempos, todavía no se sabía operar con decimales.
El círculo de los “agujeros de Aubrey” (nombrado así
debido a su descubridor,Aubrey) se utilizaba para este fin
como una especie de ordenador (se podría llamar perfectamente ábaco astrológico). El círculo contiene 56 agujeros. Si empezamos por el agujero número 56 y cada
año desplazamos una piedra de señalización 3 agujeros en
el sentido de las agujas del reloj, al cabo de 18 años se
llega al agujero número 54 y al año siguiente el ciclo
empieza de nuevo en el agujero número 1.Tras 18 años
más, la piedra de señalización está situada en el agujero
número 55 y el tercer ciclo empieza en el agujero número 2. Finalmente, después de otros 18 años, se llega otra
vez de nuevo al agujero número 56, con lo cual el ciclo
se cierra.
Los constructores solucionaron el cálculo con decimales de
forma ingeniosa: tres veces 18,61 años hacen 55,83 años
(casi 56). El error produce una inexactitud que debe corregirse trasladando la piedra un agujero después de cada 360
años. En consecuencia, el movimiento anual de la piedra
(tres agujeros) describe un ángulo de 19º 17´ 08” (que es
prácticamente igual al movimiento natural retrógrado del
Nodo Lunar en un año: 19º 20´ 08” sería exacto).
Así pues, mirando desde el centro del círculo hacia el
horizonte por encima de la piedra de señalización (en el
correspondiente agujero de Aubrey) podía conocerse
31

todos los años la posición del Nodo Lunar (sin verlo físicamente). Como el Nodo Lunar es un punto de corte
con la eclíptica, sólo allí se pueden producir eclipses.
Mediante mecanismos de cálculo adicionales sobre este
fantástico anillo de 56 agujeros se podía incluso determinar el día y la hora del acontecimiento. Hasta hace pocos
años no se creía que este tipo de logro intelectual hubiera estado al alcance de los “primitivos” hombres del principio de la Edad de Piedra inglesa.
Stonehenge no fue sólo un calendario solar y lunar sino
que también fue un lugar de culto religioso. Esto
demuestran los hallazgos realizados en las excavaciones y,
de forma especial, los restos encontrados en los “agujeros
de Aubrey”. En estos agujeros se han encontrado cenizas
y huesos que permiten concluir inequívocamente que en
ellos se realizaban ritos funerarios. Podría pensarse, por
ejemplo, que los restos mortales de los iniciados en el
culto de Stonehenge se enterraran en el “agujero de
Aubrey” que en el momento de la muerte marcara la
posición del Nodo Lunar Ascendente (para allanar el
camino del alma hacia el mundo de los muertos).
El Nodo Lunar gira y, hace 4000 años, el ser humano lo
había comprendido. Nuestros antepasados podían experimentar y sentir esa línea. Para nosotros sólo es un pensamiento pero en aquél entonces probablemente era una
experiencia que permitía la comprensión de la totalidad
del ser humano. Tal vez se estremecían de veneración al
percibir algo que no podían ver (el Nodo Norte no es un
cuerpo que pueda verse). La repetición de esa experiencia nos resulta difícil porque la observación del Nodo
Lunar es algo que dejó de hacerse hace mucho tiempo.
32

El eje nodal como línea de desarrollo
Los dos nodos (el ascendente y el descendente) están
siempre en oposición y entre ambos forman un eje nodal
que es enormemente significativo en el proceso de
desarrollo. Los nodos forman un camino. El Nodo Norte
está situado frente a mí e indica la dirección hacia la
que debo ir para avanzar hacia el futuro. A mi espalda se
encuentra el camino en dirección al Nodo Sur, el camino
hacia mi pasado, un punto al que por supuesto también
puedo volver.
La línea nodal indica tanto lo que es bueno como lo que
es malo para mí. Es decir, que por un lado indica lo que
33

me conduce hacia mi desarrollo y, por otro lado, señala
lo que me lo impide, o sea, lo que se opone al desarrollo. No se trata de una valoración de bueno o malo en
sentido social sino de una valoración que sólo tiene
validez para mí. El horóscopo contiene un sistema de
valores totalmente subjetivo, lo cual nos indica que no
todo puede medirse con el mismo rasero. Uno debe
juzgar según ese sistema de valores propio, pues sólo yo
mismo sé (al menos en mi interior) qué es adecuado y
qué no es adecuado para mí.
La línea nodal contiene una psicología de desarrollo de
cuño marcadamente individual y los nodos son una indicación de cómo debe desarrollarse el individuo. En mi
pensamiento, en mi vida y en mi forma de actuar puedo
llegar a hacer diferenciaciones muy sutiles y, mediante la
relativización, puedo disculparme por muchas cosas pero
los nodos lunares dicen inequívocamente (y algo profundo en mí lo repite): “Alto, no debes ir por ahí, por ahí
no se avanza”. Es como una voz que en todo momento
nos recuerda si estamos en el lado correcto o en el lado
erróneo. Por eso la línea nodal tiene tanta importancia.

Norte psíquico
La línea nodal divide la órbita de la Luna en una mitad
superior y una mitad inferior, cada una de las cuales
empieza con uno de los nodos (la superior con el nodo
ascendente y la inferior con el nodo descendente).
Según Dane Rudhyar, el Nodo Lunar Ascendente o
Nodo Norte es el lugar de menor resistencia para
avanzar e indica el camino por donde se progresa en el
34

proceso de crecimiento espiritual o de maduración.
Efectivamente, la parte superior de la órbita de la Luna
es comparable con la parte visible del zodíaco, es decir, la
que se encuentra sobre el horizonte. En este sentido
podemos afirmar que, en su órbita superior, la Luna es
consciente, es decir, que cuando se encuentra en la parte
superior de la órbita podemos funcionar con ella de
forma más consciente que cuando se encuentra en la
parte inferior de la misma. Debe quedar claro que esta
afirmación no tiene nada que ver con las conocidas fases
lunares (creciente y menguante).
En astrología clásica, con respecto al Ascendente, se decía
que el planeta o los planetas que ascendieran por el horizonte en el momento del nacimiento eran especialmente importantes para la persona, sobre todo para su futuro, puesto que dirigían su destino. En nuestros días lo
definimos así: los planetas que se encuentran por encima
del Ascendente (o sea, en la casa 12) son una especie de
norte (estrella guía) interno para la persona en cuestión,
puesto que la casa 12 es la casa de nuestra dimensión
interior, una dimensión de la que al principio de nuestra
vida apenas sabemos nada pero que vamos descubriendo
lentamente en el transcurso de nuestra existencia y que,
a medida que lo hacemos, nos hace cambiar, nos impulsa hacia el desarrollo y nos hace ser más conscientes.
Una definición muy parecida puede aplicarse al Nodo
Lunar Ascendente. Los planetas que se encuentran cerca
de este nodo tienen un significado especial. Son una
especie de norte psíquico. Desde el punto de vista de
nuestro yo emocional (simbolizado por la Luna), debemos conceder una atención especial a dichos planetas.
35

A diferencia del Sol, que es un yo consciente que se
presenta como tal e irradia, y que crece y se expande, la
Luna es un yo psíquico que se refleja en los demás y,
sólo de esta forma, encuentra confirmación y se vuelve
consciente de sí mismo. Cuando nos hacemos adultos,
la Luna continúa con nosotros. Siempre disponemos de
ese yo lunar o yo emocional; sin embargo, a medida que
crecemos tenemos tendencia a reprimirlo progresivamente y a sustituirlo por el yo solar, del que esperamos
más.
El yo lunar está siempre de viaje con nosotros y cuanto
más permitamos su desarrollo, más viviremos de una
forma plena. Cuanto más reprimamos el yo lunar, más se
pondrá de manifiesto nuestra inmadurez en el plano de
las vivencias psíquicas.Así pues, una represión del principio lunar debido al despertar del yo solar, que puede florecer entre los 20 y los 36 años, indica en realidad que la
Luna, el yo emocional, permanece en estado infantil o
que, por lo menos, presenta rasgos infantiles. Y esto es
inmadurez porque, para llegar a una verdadera madurez,
no sólo hay que desarrollar el yo solar sino también el yo
lunar.
Este proceso de crecimiento global se produce en la
dirección que indica el Nodo Norte. También debemos
percibir sensitivamente los contactos y experimentarlos
de forma cada vez más consciente. Pueden ser contactos
con cosas, con personas o con seres vivos de cualquier
orden o nivel. Si reaccionamos de forma sensitiva y experimentamos los contactos de forma cada vez más diferenciada, entonces el yo-contacto crece. En esta definición,
el Nodo Lunar adquiere una dimensión importante.
36

El Nodo Lunar Ascendente nos enseña a comportarnos
de una forma distendida en el contacto y a reaccionar de
forma natural y sensitiva, es decir, a crecer en cada experiencia de contacto. El Nodo Lunar permite que el yo
crezca gracias a la confirmación que experimenta y esto
aporta nuevos conocimientos. Después de cada contacto sé
más que antes: no necesariamente por la elaboración intelectual del acontecimiento con el que he tenido que ver
sino por la experiencia directa, sustancial y sensitiva, y por
la percepción intuitiva que he tenido durante el proceso.

El Nodo Lunar Ascendente o
Nodo Norte
En el horóscopo base o radix sólo
dibujamos los aspectos con el Nodo
Lunar Ascendente o Nodo Norte
porque representa las posibilidades positivas de avanzar en
el camino de desarrollo. El Nodo Lunar Descendente o
Nodo Sur es fácil de identificar: está exactamente en
oposición al Nodo Norte. Este nodo juega un papel
importante sobre todo cuando tiene algún planeta en
conjunción o en cuadratura con el mismo.
Como indicador del siguiente paso a dar en el camino, el
Nodo Lunar puede compararse con la aguja de una
brújula. Pero no se trata de una brújula universal sino de
una brújula individual, puesto que tiene que ver con mi
camino en la vida. Cuando estoy perdido en la maleza y
no sé por donde continuar, el Nodo Norte me indica la
dirección por donde debo avanzar. Probablemente lo que
se me exija no sea fácil de llevar a cabo pero la posición
por casa del Nodo Norte muestra claramente en qué
consiste mi próximo paso, aquí y ahora.
37

Una definición muy difundida del Nodo Lunar es la que
lo describe como punto de contacto. Tácitamente se
supone que se trata de contacto con alguna persona pero
no tiene por qué ser así. En algunos casos puede indicar
contacto con personas, en otros apunta a objetos, en
otros a situaciones u oportunidades, en otros a determinadas actividades o profesiones, etc. En todo caso, para
muchas personas es un punto de oportunidad permanente y de desarrollo continuo.
La información principal que puede extraerse del Nodo
Lunar se deriva de la definición de la casa en la que se
encuentra en el horóscopo base o radix. En segundo
lugar deben tenerse en cuenta los aspectos. En los planetas que forman aspecto con el Nodo Lunar vemos instrumentos de ayuda que pueden ser empleados para
hacer realidad el punto de partida indicado. En cuanto al
signo zodiacal en que se encuentra el Nodo Norte, se
trata de un punto menos personal (en su movimiento, el
Nodo Lunar está un año y medio en cada signo). La
experiencia demuestra que, efectivamente, el Nodo
Lunar es muy eficaz como fuerza de corrección del
carácter y como “indicador de dirección” para el propio
desarrollo.
El Nodo Lunar también es una potencia inconsciente y,
como resultado de la maduración, debería convertirse en
una función espiritual consciente. Está relacionado con
los procesos de expansión de conciencia, sobre todo los
que se producen a través de las experiencias de contacto,
la reacción sensitiva ante lo que nos encontramos y la
total aceptación, participación e involucración en lo que
nos sucede.
38

El Nodo Lunar Descendente
o Nodo Sur
Como el Nodo Lunar está relacionado con la Luna, también tiene que ver
con nuestro propio pasado: en particular, con realidades concretas de ese pasado.Así, el sistema del Nodo Lunar, sobre todo el Nodo Sur, puede
hacer aflorar viejos hábitos. La astrología medieval definía el Nodo Norte como “punto de Júpiter” y el Nodo
Sur como “punto de Saturno”. Esto encierra una verdad.
Júpiter es el planeta del crecimiento y está relacionado
con las fuerzas expansivas. En cambio, Saturno está relacionado con la paralización, con el pasado que aún se
arrastra y con lo que ha cristalizado en forma de capacidades, viejos hábitos y habilidades.Tanto si nos referimos
a la infancia como si pensamos en vidas anteriores, en
ambos casos se trata del pasado y, la mayoría de las veces,
el Nodo Sur hace referencia a hábitos por los que hemos
sentido mucho cariño.También puede tratarse de virtudes o de capacidades pero éstas siempre deben contemplarse desde la óptica de que, en determinados momentos del propio crecimiento, un talento puede ser un handicap para el desarrollo, como indica el viejo proverbio:
“La virtud se convierte en vicio”. Las siguientes palabras
de Hermann Hesse describen perfectamente esta situación: “Así como toda flor se marchita y todo joven cede
a la edad, toda sabiduría y todo talento florecen en su
momento y no deben durar eternamente”.
Cuando una capacidad se desarrolla hasta la perfección,
tiende a volverse estática. Puede ser que me sienta
tan bien con una determinada capacidad, que ya no abra
39

los ojos para buscar nuevas posibilidades. Entonces, el
talento se convierte en vicio. Esto es lo que nos indica
este punto de Saturno del Nodo Lunar Descendente. En
este punto puedo impedir mi propio desarrollo por no
querer cambiar. El Nodo Sur es un punto crítico que
debo tener en consideración pero que debo utilizar sólo
con gran precaución.
Por ejemplo, un Nodo Norte que, prescindiendo de la
posición por casa y signo, sólo recibe aspectos rojos es
una clara indicación de que a la persona le resulta difícil
utilizarlo. Tiene tendencia a utilizar el camino más fácil
del Nodo Sur y aún le resulta más fácil si hay un planeta en conjunción con el mismo (que, por lo tanto, hace
oposición con el Nodo Norte). Algo parecido ocurre
cuando un planeta forma una cuadratura con el Nodo
Norte y otra cuadratura con otro planeta que se encuentra en el Nodo Sur. Entonces se forma un triángulo de
rendimiento que siempre indica un estado de conciencia
rígido. En esta figura hay contenida una especie de “fuerza magnética”, es decir, la persona sigue el camino ya
construido.

El ritmo de los nodos
Ya hemos mencionado que en el horóscopo sólo
dibujamos el Nodo Norte porque es el punto que
señala la posibilidad de avanzar en el proceso de
desarrollo. En cambio, el Nodo Sur indica y muestra lo
que queda tras de mí, lo del pasado, lo que ya he
aprendido, lo que puedo “hacer con los ojos cerrados”.
Es un punto en el que no es posible un mayor
desarrollo, un punto de paralización en el sentido del
40

proverbio: “La paralización es retroceso”; un camino
hacia atrás. Sin embargo, la línea nodal (la línea de unión
de ambos nodos lunares) hace referencia a un acontecimiento rítmico.
En la Luna reside el ritmo de crecimiento y retroceso, el
ritmo de flujo y reflujo, de aumento y disminución de la
superficie de la Tierra (mareas), de nacimiento y muerte,
etc. Por eso la persona consciente de su Nodo Norte, es
decir, consciente de su camino, también debe incluir en
su vida su Nodo Sur en un ritmo adecuado. Si se vive
consciente del Nodo Norte, este ritmo suele aparecer de
forma natural. Así como en una peregrinación hay
momentos de marcha y de descanso según un ritmo
natural, de la misma forma, de vez en cuando, podemos
descansar en lo ya conocido y en aquello en lo que tenemos confianza.
Tanto en lo referente al Nodo Lunar Ascendente
como en lo referente al Nodo Lunar Descendente,
debemos también diferenciar claramente entre una vida
vivida inconscientemente y de forma refleja, y una vida
organizada consciente e individualmente. Cuando
mencionamos los peligros que encierra el Nodo Sur,
hablamos del manejo reflejo de este nodo pero también
debe tenerse presente que su utilización consciente
puede representar un “fondo” al que siempre podemos
recurrir, una posibilidad de regeneración, una posibilidad
de regresión ocasionalmente permitida y necesaria. En
todo este proceso es importante encontrar la adecuada
proporción y el adecuado ritmo. Esto tiene mucho que
ver con el “arte de vivir”.
41

El Nodo Norte y el Ascendente
Al interpretar la posición del Nodo Norte en el horóscopo es muy importante tener en cuenta el signo del
Ascendente.Al hacerlo, se obtiene una mayor comprensión
de esta brújula que es el Nodo Norte, que continuamente
nos señala la dirección en la que debemos avanzar. La
incorporación del Ascendente en el proceso de interpretación aporta un punto de vista más amplio que nos
permite comprender por qué el Nodo Lunar está ahí y
no en otra posición. El Ascendente y el Nodo Norte
están relacionados temáticamente. El Ascendente y el
Descendente se originan de la intersección de dos planos: nuestro horizonte y la eclíptica (el zodíaco). El
punto este de nuestro plano horizontal (donde se levanta el zodíaco) se llama punto de ascenso o Ascendente, y
el punto oeste (donde se oculta el zodíaco) se denomina
punto de descenso o Descendente.
Hay un proverbio de Lao Tse que dice:“Un viaje de mil
leguas empieza con el primer paso”. Podemos imaginarnos este viaje pero, en tanto no demos el primer paso, no
lo habremos iniciado. Nuestra vida consta de muchos
primeros pasos.
El Ascendente y el Nodo Norte son dos indicadores que
hacen referencia a la temática del proverbio de Lao Tse.
El Ascendente es un indicador de dirección hacia la meta
de mi viaje, es decir, hacia la meta interior de mi vida. La
mayoría de las personas no son conscientes de esta meta
pero se dirigen hacia ella. En su vida siguen caminos
inconscientemente predeterminados, como quien sigue
las marcas de señalización de un sendero. Es decir, que
recorremos un camino sin ser conscientes de que lo
estamos haciendo. El Ascendente es el camino y, al
42

mismo tiempo, la meta. Muestra la cualidad que cada uno
debe desarrollar para llegar a su propia meta. Como meta
lejana, nos atrae y nos hace avanzar hacia ella. La simple
observación permite constatar que, en el transcurso de
sus vidas, las personas desarrollan claramente las cualidades del signo de su Ascendente. Sin embargo, cuando a
nuestro alrededor no vemos las marcas del camino, no
siempre es fácil saber hacia donde debemos avanzar o
qué debemos hacer. Aquí es donde entra en funcionamiento el Nodo Norte, mostrándonos el primer paso o
el punto de partida inmediato para continuar avanzando
en la dirección correcta. El Nodo Norte indica siempre
una determinada dirección y nos muestra qué podemos
hacer y cómo debemos comportarnos para salir de las
dificultades. Nos dice qué postura debemos tomar para
continuar creciendo y de qué cosas depende nuestro
crecimiento. Es un indicador de dirección que siempre
podemos utilizar aunque no veamos la meta lejana.
Para experimentar nuestro Nodo Norte de forma
plena debemos adoptar una actitud realista y abierta
hacia lo nuevo. Continuamente deberíamos plantearnos
esta pregunta: “¿Qué quiere de mí el Ascendente? ¿Cuál
es mi meta de desarrollo?”. En determinadas situaciones,
tal vez no tengamos la suficiente fuerza para ampliar
nuestro campo de visión hasta el Ascendente pero sí la
tendremos para ver la dirección que nos indica el Nodo
Norte. Desde el punto de vista de la mecánica celeste, el
Ascendente es un lugar relativamente cercano pero,
cuando nos dirigimos hacia él, se aparta. El horizonte
está siempre más allá. Es muy cercano desde el punto de
vista cósmico pero, como meta, es inalcanzable. Cuando
creemos que estamos a punto de alcanzarlo, vuelve a
alejarse. Es un crecimiento continuo, un proceso en el
que nunca podemos quedarnos parados.
43

En cambio, el Nodo Lunar es un punto exterior a la
Tierra y, astronómicamente, está muy alejado. El horizonte se encuentra aproximadamente a una distancia
entre 5 y 8 Km. El Nodo Lunar se encuentra en la
órbita de la Luna, a 385.000 Km de la Tierra.
Así pues, en este caso, los valores se invierten. El Nodo
Lunar (alejado en el espacio) muestra algo bastante
cercano, es decir, algo que podemos hacer ahora mismo,
mientras que el Ascendente (más cercano) indica una
meta lejana. Traducido al horóscopo esto significa, por
ejemplo, que una persona que tenga su Nodo Norte a
la izquierda, es decir, en la zona del yo, no debe salir a
recorrer el mundo para encontrar su punto de partida
sino que debe activar sus propias reservas y practicar la
introspección. En cambio, si el Nodo Norte se encuentra en el lado derecho del horóscopo, en la zona del tú,
entonces debe ir hacia los demás, puesto que allí se
encuentra el punto de partida que le hace avanzar.

Ejemplo de la relación entre el Nodo Norte y
el Ascendente
Con vistas a entender la relación existente entre el Nodo
Norte y el Ascendente es recomendable realizar el
ejercicio de relacionar entre sí estos dos elementos en
cuanto a su sentido (es decir, cualitativamente) en varios
horóscopos. ¿Cómo puede compararse el primer paso
con la meta a mil leguas de distancia? ¿Qué tienen ambos
puntos en común? A menudo se encuentran en distintas
áreas del horóscopo. A veces, la definición de ambos
puntos parece distinta; por ejemplo, cuando el Nodo
Norte se encuentra en un signo o en una casa que no
44

sólo no armoniza con el signo del Ascendente sino que
es totalmente distinta (por ejemplo Ascendente en signo
de fuego y Nodo Norte en signo de agua). Con estos
contrastes, al principio se pueden tener dificultades. Sin
embargo, es sorprendente ver como ambos puntos están
relacionados; como, de hecho, el primer paso que el
Nodo Norte exige nos lleva hacia la meta del
Ascendente.

Horóscopo ejemplo
9.8.1955, 17.16, Zurich

En el ejemplo adjunto, el Nodo Norte está en la casa 12.
En este horóscopo representa inequívocamente un contrapeso a la aglomeración de planetas de la casa 8 y, al
45

mismo tiempo, es un elemento corrector del carácter.
Con el gran número de planetas en Leo y en la casa 8,
esta persona necesita constantemente público para
sentirse valiosa; sin embargo, el Nodo Norte le exige
que, de forma consciente, haga el esfuerzo de retirarse en
su interior. Con el primer paso hacia la casa 12, esta
persona debe desarrollar la capacidad de poder estar en
soledad. Siempre que surjan problemas o conflictos debe
retirarse a su interior para reflexionar sobre el próximo
paso de desarrollo. Esto sucede mediante el abandono
consciente de las ataduras externas y de la dedicación al
tú. Debe retraerse una y otra vez a su “lugar de retiro
interior” para encontrar respuesta a las preguntas: “¿Qué
espero de los demás? ¿Qué quieren ellos de mí? ¿Qué
necesitan en realidad?”.
La reflexión en el propio espacio interior se convierte
en un refugio interno seguro donde, de forma libre e
independiente, la persona puede aspirar a las cimas espirituales más altas (que son el privilegio de Capricornio
en el Ascendente). Debe aprender a vivir sola, dejando
atrás la dependencia de los demás. Esto la conduce al
proceso de individualización del signo de Capricornio
donde, en soledad, atraviesa experiencias cumbre que la
inician a los misterios de la vida. Después viene la vuelta interna en la que la persona debe bajar de la montaña
para mostrar a otros el camino de ascenso. De ahí surge
un auténtico líder. Tras los altos vuelos y tras el giro
interno, esta persona debe estar dispuesta a regresar una
y otra vez al lugar donde se encuentran los demás para
mostrarles el camino hacia la cumbre. Este regreso lo
lleva a cabo correspondientemente purificada, fuerte en
su interior, y conocedora tanto de las verdaderas necesidades de los demás como de lo que ella puede dar.
46

Esto está reflejado en el pensamiento semilla esotérico de
Capricornio:
“Perdido estoy en la luz suprema y a esa luz doy la espalda”.
A largo plazo es recomendable intentar definir el propio
Nodo Norte de forma precisa y poner en práctica reiteradamente lo que nos exige. Con el tiempo se comprueba que lo que se pone en marcha de este modo tiene una
total afinidad con la cualidad del Ascendente. Esto es una
verificación de la conexión existente entre el Nodo
Norte y el Ascendente. No obstante, debe tenerse en
cuenta que el Ascendente debe verse estrictamente como
una meta espiritual y no como una meta de “primer
plano”.
En el “primer plano”, el Ascendente es la máscara que
hemos desarrollado como resultado de la educación que
hemos recibido y con la que nos presentamos al entorno. Es un papel que interpretamos y con el cual es mejor
no identificarse porque dificulta el autoconocimiento.
Desde el punto de vista espiritual es la meta distante,
aquella cualidad que el alma nos impulsa a desarrollar a
lo largo de toda la vida. Para acercarse a la comprensión
de la cualidad espiritual del signo del Ascendente se
emplea un pensamiento semilla esotérico para cada
signo. (Para más información al respecto véase Los signos
del zodíaco: reflexiones y meditaciones, de Louise Huber).

47

El Nodo Norte como elemento corrector
El Nodo Norte también contiene un elemento corrector y equilibrador de gran importancia. Cada horóscopo
tiene una tendencia básica que, como sabemos, está reflejada en la totalidad del horóscopo (no en las posiciones
aisladas).
Un horóscopo con muchos planetas en el lado derecho
indica que la persona está orientada hacia fuera y que
puede quedar intensamente absorbida por el entorno.
Esto puede ocurrir de forma activa o pasiva. En todo
caso, la persona está muy unida al entorno y, en cierta
medida, es dependiente del contacto con el entorno y
del proceso de intercambio con el mismo. Esto ocasiona
una sobrecompensación del yo en la que el grado de
dependencia es cada vez mayor. En casos extremos, si la
persona llega a depender excesivamente de los consejos,
de la confirmación y del aplauso del entorno, y si ya no
tiene un punto de vista personal seguro, incluso puede
conducir a una pérdida de la propia identidad.
En un caso así, por ejemplo, puede ser que el Nodo
Norte esté en la casa 1 para corregir el comportamiento
erróneo. El Nodo Norte en la casa 1 dice: “Debes ser tú
mismo, debes tener el valor de presentarte y decir: «Yo
soy así; haced el favor de aceptarme tal como soy»”. Pero
esto no es nada fácil para una persona con un horóscopo
con la figura de aspectos situada en el lado derecho. Por
lo tanto, el Nodo Norte tiene una tendencia correctora
en el sentido de que equilibra la tendencia básica del
carácter. Establece un contrapeso para que no se llegue al
extremo de que se produzca una pérdida de identidad.
48


Documentos relacionados


Documento PDF astrolog a del nodo lunar bruno y louise huber
Documento PDF los signos del zod aco louise huber
Documento PDF transformaciones bruno y louise huber
Documento PDF el reloj de la vida bruno y louise huber
Documento PDF la astrolog a y los siete rayos bruno y louise huber
Documento PDF notica4 astronomiavsastrologia


Palabras claves relacionadas