Revista Ambiente Siglo XXI. N° 21.Enero 2009.pdf


Vista previa del archivo PDF revista-ambiente-siglo-xxi-n-21-enero-2009.pdf


Página 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

Vista previa de texto


Volumen 3,



21.

Ambiente

Siglo

XXI

Página 6

Bioacumulación: lo que el hombre diluye,
la naturaleza concentra.
Parte I – La contaminación ambiental.
M.Sc.Rosalía Paz
rosaliapaz@gmail.com

Todos los seres vivos, sean plantas, animales o microorganismos
inciden sobre el medio ambiente circundante, tomando del mismo
los recursos necesarios para suplir sus necesidades básicas. De esta manera utilizan la materia y la energía para su crecimiento,
desarrollo y para cumplir el rol al cual están destinados en el ecosistema. Como parte de esta actividad, se producen contaminantes,
que nada más son que los deshechos de estas actividades. Estos
contaminantes son liberados al ecosistema, el cual los asimila y
recicla en los ciclos biogeoquímicos de los elementos y en las cadenas tróficas.

La contaminación es, en última instancia, el
producto final de cualquier actividad natural de
un sistema y de los seres vivos que lo constituyen. De esta manera, al igual que los deshechos
de una industria, los restos en descomposición
de animales muertos, la respiración biológica de
las plantas y los animales son procesos contaminantes. Pero entonces, si son procesos naturales, ¿por que se habla tanto hoy de la contaminación y su impacto sobre el planeta? Para
desarrollar un poco este concepto y aplicarlo a
la actividad humana, definamos en primer lugar esta palabra. La contaminación es la presencia en el ambiente de cualquier agente, sea este
físico, químico, biológico o bien de una combinación de estos y en niveles tales que puedan ser
nocivos para la salud de la población o del ecosistema en general.
La homeostasis del planeta

de la biotransformación (bios = vida, o sea,
transformación por seres vivos), algunos organismos (como hongos y bacterias) poseen la
capacidad de asimilar y transformar los contaminantes en otras sustancias, reduciendo sus
concentraciones del medio. Estos organismos,
también conocidos como descomponedores,
juegan un rol muy importante en el ecosistema
por su acción en el reciclado de de los elementos tornándolos re-asimilables por los seres vivos a lo largo de la cadena trófica.
De esta manera, el impacto sobre el medio ambiente depende del tipo de contaminante y del
equilibrio entre la liberación al medio y la capacidad del mismo de diluirlo y biotransformarlo.
Existen procesos de contaminación naturales
altamente impactantes sobre el medio ambiente
y los seres vivos que lo componen, como es el
caso de la erupción de un volcán, que libera
cientos de toneladas de dióxido de azufre y dióxido de carbono al aire. En este sentido podemos afirmar que la contaminación ambiental
siempre ha existido, y que es inherente de la
actividad de los seres vivos y de los procesos
ambientales.

Al igual que los seres vivos, el planeta posee
mecanismos de regulación interna que permiten que, luego de una perturbación externa o
interna (en nuestro caso la contaminación),
todo el sistema vuelva a su estado inicial. Este
proceso se denomina homeostasis, y en el ambiente
Contaminación del aire
natural se logra mediante
diferentes mecanismos, tales como la dispersión y la
biotransformación. En el
primer caso, tal como el
nombre lo indica, un foco de
contaminación es dispersado por el aire y por el agua
mediante mecanismos de
mezcla, transporte y transformación química, dependiendo en este caso de procesos atmosféricos (vientos,
lluvias, descargas eléctricas)
e hidrosféricos (infiltración
en el suelo, corrientes de
ríos y oceánicas). En el caso