Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Elecciones al Parlament Catalunya 2015 (1) .pdf



Nombre del archivo original: Elecciones al Parlament Catalunya 2015 (1).pdf
Autor: J. M. F

Este documento en formato PDF 1.4 fue generado por Writer / LibreOffice 4.4, y fue enviado en caja-pdf.es el 10/08/2015 a las 20:31, desde la dirección IP 95.120.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1233 veces.
Tamaño del archivo: 185 KB (10 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


Algo a tener en cuenta para esta próximas
elecciones del 27 de Septiembre de 2015
en Cataluña.
En primer lugar, he de afirmar que no soy comunista; no creo en el comunismo
ya que para mí es una doctrina que, con la intención de proteger los derechos
laborales de los trabajadores, acaba dañando sus derechos civiles y humanos.
De hecho, el comunismo es una reacción alérgica ante una agresión producida
por un capitalismo irracional; un capitalismo destructivo, cuyo objetivo es el
enriquecimiento rápido mediante la explotación laboral de unos trabajadores/as
que pierden poder adquisitivo, por lo que además de tener dificultades a la hora
de pagar las facturas de casa, colegios y comprar suficiente comida, dejan de
comprar productos producidos también por otros trabajadores que trabajan
para otros empresarios, lo que redunda en contra del propio capitalismo, ya
que, si bien la diferencia entre costes laborales y beneficios aumenta, las
ventas acaban bajando, por lo que la "plusvalía" descrita por Karl Marx en su
libro "Der Kapital" se convierte en una quimera, con K y se produce una
retracción económica. Esto lo vemos en el PIB relativo al consumo-producción
interno de este país.
Lo ideal sería un capitalismo controlado por el estado en el sentido de que
nadie utilice el sistema actual de sociedad de consumo para enriquecerse a
costa de los derechos laborales, e incluso humanos, de las personas. Esta
sociedad de consumo la hemos creado entre todos y para que funcione ha de
estar regida por reglas que impidan privilegios políticos, fiscales y legales a
aquellos que detentan el poder económico. En realidad, no se trata de prohibir
que la gente se enriquezca, pero sí que lo haga indebidamente, de lo contrario
¿para qué sirve el Estado?
Después de esta "breve" aclaración me gustaría hablar sobre el Partido
Popular (PP). El PP fue una refundación de Alianza Popular (AP), es decir, un
partido fundado por Fraga Iribarne y otros franquistas de la época que querían
una continuación del régimen dictatorial dentro de un marco "democrático" que
se terminaría de perfilar con la redacción de la Constitución Española. Por una
serie de razones políticas en la que no voy a entrar, AP se diluye y aparece el
PP, que se define a sí mismo como "centro reformista inspirado en los
valores cristianos". Una contradicción más grande que el Océano Pacífico, ya
que ser de derechas y, por lo tanto, férreo seguidor de las prácticas capitalistas
basadas en el enriquecimiento a costa de los derechos laborales, no se ajusta
mucho a lo que Jesucristo predicaba sobre el prójimo y lo de no acumular
riquezas.

1

A lo largo de los años, hemos visto como el PP se ciñe con más fuerza al la
doctrina franquista que le dio la vida. ¿Cómo?, fácil de explicar: en Madrid hay,
al menos, 165 calles con nombres franquistas y relacionadas con el régimen
de la dictadura, y ello aún después de casi 40 años de la muerte de Franco, sin
que nadie haya hecho nada para remediarlo: Sería impensable caminar por las
calles de Berlín y encontrarse con una avenida llamada Adolf Hitler, o Tercer
Reicht, entre otros nombres del nazismo alemán. O por las calles de Roma y
encontrarse con la Via Mussolini.
Pero hay más: se ha permitido la creación/continuación de la Fundación
Nacional Francisco Franco, la Falange Española y el Sindicato franquista
Manos Limpias; además de la existencia de monumentos dedicados a Franco
o a sus secuaces y, lo que es peor el PP se niega a reconocer la Memoria
Histórica y a condenar el franquismo para no hacerles un feo a sus seguidores
más fieles. El mismísimo juez Garzón fue deshabilitado, entre otras cosas, por
su defensa de la memoria histórica: crímenes contra la humanidad por el
Franquismo y la desaparición de las víctimas del mismo — además de instruir
causas contra "supuestos" corruptos íntimamente relacionados con el Partido
Popular. Tampoco hay que olvidar que Franco colaboró con la Alemania de
Hitler durante la 2ª Guerra Mundial, por un lado, con el envío de tropas en la
denominada División Azul, formada, según ellos, por voluntarios, aunque una
gran parte eran prisioneros de la guerra civil; y por el otro con la deportación de
miles de los llamados spanisher juden (judíos españoles), quienes acababan
en las cámaras de gas de la época.
Franco conocía de sobras la existencia de tales cámaras, pero no hizo nada,
quizás por su actitud antisemita, o por colaboración con Hitler, o ambas cosas.
Y todo ello en agradecimiento a la ayuda prestada por Hitler durante la guerra
civil española con la llegada de la Legión Cóndor alemana. Unos años antes de
que Fraga Iribarne muriese (ministro franquista de la época del dictador y
cofundador del PP), éste se atrevió a decir que Franco había sido una gran
persona.
Ante hechos como éste, uno se pregunta: ¿por qué tanta gente vota al PP?, la
respuesta es muy fácil: por un lado tenemos que en España todos los militares,
la Policía Nacional y la Guardia Civil se sienten más próximos a una época
pretérita en la que Franco era el Jefe del Estado y ellos sus leales servidores.
Ya que el PP fue fundado por franquistas, no es de extrañar que los antiguos
servidores del régimen y los descendientes de éstos voten a un partido sin
Franco pero franquista. Además, tenemos a la curia eclesiástica, la cual
aglutina a curas, monjes, monjas, sacerdotes, etc., anclados en el pasado con
el Nacional-Catolicismo, e incómodos en una sociedad laica en un estado
supuestamente democrático; una Iglesia que ha perdido una buena parte del
poder que tenía con la España negra de Franco, pero que quiere recuperarlo
con el PP, el Opus Dei, la Conferencia Episcopal y otras hierbas religiosas más
2

próximas a Satanás que al mensaje de Cristo. Hay que tener presente también
que la Iglesia española cometió verdaderas atrocidades y con más extensión
de tiempo y crueldad que en el resto de Europa.
Tampoco hay que olvidar que en España, en ciertas instituciones católicas y
religiosas, como los hogares Mundet en Cataluña, se internaba a los niños de
"los rojos fusilados y los hijos de las solteras y/o las prostitutas", quienes
tenían que pasar un mal trago que duraba más allá de la mayoría de edad.
Hace unos pocos días, un documental en TV3 llamado "El internats de la por"
presenta a unos testigos reales, que no han sido inventados y que son prueba
de la crueldad del sistema franquista y religioso del momento (y que aún
continúa a "fuego lento" dentro de una Constitución pseudo-democrática).
Fueron violados, torturados, sodomizados, prostituidos, vendidos a quienes les
esclavizarían, y todo ello en nombre de Jesucristo, otra gran controversia para
los de la sotana y sus seguidores.
Y no hablemos de una monarquía española que aglutina a un colectivo militar y
a una serie de partidos políticos (PP, UPyD, Ciutadans en Cataluña y
Ciudadanos en España, etc.) enquistados en la misma ideología que defiende
a esa misma monarquía, ya caduca y anacrónica, y a esas fundaciones que he
mencionado anteriormente. Entonces, cómo no va a ser centralista el PP, un
partido de derechas fundado por franquistas, al cual lo votan el clero, el
ejército, la Guardia Civil, la Policía Nacional, la patronal, las clases pudientes,
los monárquicos, los aristócratas y los franquistas, claro.
Por otro lado tenemos a los grandes empresarios (la gran Patronal), los
empresarios medianos y los pequeños empresarios. Todos ellos profesan una
ideología capitalista que les orienta hacia el Partido Popular, que es una partido
de derechas, conservador y con ideología capitalista y neo-liberal, en la que la
explotación laboral forma parte importante del contenido gracias a los grandes
beneficios que éste aporta a los capitalistas a corto plazo. La reforma laboral, el
despido, casi gratuito, la reducción del salario mínimo y otros recortes de los
derechos laborales son un caramelo para el empresariado. Unos sueldos bajos
harán "más competitiva" la producción de artículos para su exportación; más
dinero que va a parar a los bolsillos de los súper-empresarios y que puede
desaparecer, en una gran parte, en trámites de exportación, por mucho que
digan los Incoterms con referencia a los Créditos Documentarios que se
extiendan entre Exportador e Importador y a través de sus respectivos bancos.
Pero quien realmente va a "pagar el pato" es el pequeño empresario (0 a 3
trabajadores), ya que unos sueldos bajos disminuyen el poder adquisitivo de
los trabajadores/as, es decir: cuanto menos ganen, menos comprarán -como ya
dije antes-con lo que el consumo interno baja ostensiblemente y ello se ve en el
PIB, y al final el empresario pequeño acaba arruinado, sin poder pagar los
autónomos, ni liquidar las deudas con sus proveedores, ni tampoco pagar los
precarios sueldos de sus trabajadores. Todo ello conlleva una precarización de
3

la vida familiar de los trabajadores, un retorno a aquellos tiempos en los que los
"señores" (el gran empresariado) se paseaban altivos con sus carruajes en
medio de una multitud hambrienta, analfabeta y sucia. Lo que podríamos llamar
una sociedad "Victoriana", en la que un férreo ejército de policías,
adoctrinados por el régimen, pondrá a las masas en "su sitio" a base de
porrazos, gases lacrimógenos y balas de goma (y a veces, de plomo). Espero
que haya un Charles Dickens que haga una crónica del momento.
Precisamente, Jesucristo estaba en contra de todo lo que estos ricos y
poderosos hacen contra los pobres, que no son más que el producto de su
poder económico resultante de una explotación laboral permitida por un estado
que sufre la embriaguez de un neoliberalismo que permite impuestos bajos a
los ricos, pero que han de ser compensados con impuestos altos a la "clase
mediana y trabajadora".
No hace mucho, el Sr. Rajoy y su tropel de manipuladores afirmó que la
economía española estaba mejorando, pero la pregunta es: la economía ¿de
quién?. ¿El gran empresariado, la banca, la especulación bursátil?. Además,
han anunciado un rebaja del IRPF, justo antes de unas elecciones, con el
pretexto de una mejora de la economía. Hablan de un PIB más alto, sin
mencionar que se refieren a la producción a bajo precio laboral de productos
que serán exportados. Hablan de un descenso del paro —pero no mencionan
que éste es transitorio— sin aclarar, o mencionar, que cada verano ocurre lo
mismo gracias al turismo; tampoco mencionan los parados que dejan de estar
apuntados en las listas del paro por la inutilidad de las mismas después de un
montón de años de espera y habiendo llegado a los casi sesenta años. Sólo
está subiendo la economía de los ricos, los grandes empresarios, la
corporaciones a nivel nacional (igual que siempre) y sin pagar el porcentaje de
impuestos que el ciudadano ha afrontar.
Cuando les preguntan sobre los licenciados o diplomados que han emigrado al
extranjero desde el 2010 (unos 255.000, aunque para el PP, unos pocos miles),
aducen que lo hacen por afán de aventura y conocer mundo. Más del 85% de
estudiantes universitarios y licenciados barajan la posibilidad de emigrar a otros
países para encontrar un trabajo y poder llevar una vida digna fuera de la
precariedad laboral que existe en España.
Y en cuanto a corrupción, ¿qué les voy a contar?. La cantidad de imputados del
Partido Popular es una verdadera vergüenza de cara a la galería nacional y
europea. No hay que olvidar tampoco que el Sr. Pujol también ha hecho de las
suyas en Cataluña, por mucho que nos lo quiera tapar con una herencia de la
cual ni su hermana tenía noticias. Para mí, desde el caso Banca Catalana, el
Sr. Pujol siempre ha sido sospechoso. El PSOE también tiene mucho que callar
en cuanto a corruptos, aunque no haya tantos como en el PP, pero tampoco
son la excepción.
4

El "problema" de Cataluña
Cataluña no odia a España o a los españoles, ya que una buena parte de los
catalanes actuales tienen un origen español. Cataluña está hasta las narices
del centralismo español de marras. Un centralismo, carpetovetónico, subpirenaico y cavernícola que ha hecho del resto de la península su propio feudo
medieval. Un reino al que hay que rendir cuentas y pagar impuestos sin espera
mucho a cambio.
El gobierno central le debe a Cataluña más de 17 mil millones de euros, lo
que provoca un déficit que no tendría si recibiese el dinero de las competencias
a las que tiene derecho y le corresponden como Autonomía. Aducen que no
pueden pagar la deuda, debido a la crisis, pero sí pueden prestarle dinero a
Cataluña, eso sí, con intereses -nada bajos, por cierto- es decir pagamos
impuestos a Madrid, no recibimos el dinero asignado para las competencias y
tenemos que devolver el préstamo, más los intereses, de un dinero que es
nuestro dos veces. Esto tiene un nombre que está más relacionado con la
mafia calabresa que con la honradez y la buena fe cristiana de la que tanto
alardean. También es cierto que no han parado de construir líneas de trenes
AVE en las que apenas viajen gente debido a un precio alto del billete (que
ahora quieren bajar "electoralmente") y lo innecesario de muchas de esta
líneas que ya están cubiertas por trenes convencionales en otros anchos de
vía. España esté en segundo lugar del mundo, después de China, en número
de kilómetros de trenes de alta velocidad, un orgullo inútil y carísimo ya que ni
siquiera Francia necesita tantos km de Alta Velocidad, a pesar de tener 20
millones más de habitantes que España. Y en lo que se refiere al Corredor
Mediterráneo: nada de nada. Sería una solución fantástica para impulsar
exportaciones desde Andalucía hacia Europa, pasando por Cataluña, como es
normal, y quizás es eso lo que les molesta a los gobiernos de Madrid.
Sin duda, todas esta obras innecesaria del AVE harán muy difícil su
amortización, la cual incluye el coste de las obras, los trenes, los costes de
mantenimiento y consumos eléctricos. Eso sí, las líneas de Cercanías en
Cataluña están cada día peor, no se invierte ni en mejoras ni reparación de
líneas y catenarias, lo que es un método muy efectivo para desacreditar a la
Generalitat Catalana, que sólo posee una parte pequeña de las competencias
de Roadalies (Cercanías), por lo que no puede gestionar las líneas
adecuadamente, que es lo que los ciudadanos hartos de retrasos continuados
desean y necesitan (Ver artículo de El País). Mientras tanto, siguen con su
política de insultos, medias verdades, falsedades, y ambigüedades; una política
que empezó con Felipe V, continuó con La dictadura de Primo de Ribera, la
segunda República española, la dictadura de Franco, y ha llegado hasta
nuestros días en el marco de una constitución más que sospechosa, que fue
redactada por siete políticos, cuatro de los cuales eran afectos al régimen
franquista, y entre ellos Fraga Iribarne.
5

Las consecuencias nefastas del decreto de Nueva Planta para Cataluña
siguen vigentes, y la verdad que el "Margaret Astor" hace milagros a la hora
de maquillar todas las felonías fascistas que el centralismo español no para de
ingeniar para apretarle las tuercas a una Cataluña que está harta de aguantar
insultos, vejaciones y otras fachendeadas de un gobierno central que algún día
tendrá que rendir cuentas a unos futuros españoles que dejen de estar
emponzoñados por las ideas propias de una dictadura que las ideó.
Cuando les oigo hablar de legalidad, democracia y derechos civiles y humanos
es como oír a Satanás elogiar los Evangelios. Se ha ido fundamentando un
odio visceral hacia Cataluña desde tiempos muy lejanos; se han creado fábulas
y embustes que la población española ha llegado a creerse por lo repetitivo que
se ha hecho de ellos. Una de las invenciones consistía en decir que en
Cataluña no se dejaba hablar el castellano y que los rótulos, anuncios, etc.
estaban sólo en catalán. Precisamente, Cataluña desea y aprueba una
pluralidad lingüística que la hace más progresista de cara al mundo. La
maquinaria de la propaganda franquista ha utilizado un material difamatorio
procedente de unos tres siglos atrás; la idea es la de desacreditar a Cataluña,
minar su idioma y su cultura, ignorar o negar su visión más europeísta que, sin
duda, le ha dado un corte más progresista que el rancio y viejo reino de Castilla
cree tener.
Pero, por otro lado, tenemos a unos que son la excepción y que confirman la
regla, por mucho que nos cueste creerlo. Y estos son de allí, del centralismo
(sólo geográfico), pero son gente con sentido común, es decir, no
carpetovetónico, ni sub-pirenaico ni tampoco cavernario; gente de Madrid, pero
de Europa, y con un aire fresco libre de una atmósfera emponzoñada de las
heces feudales que tanto siguen apestando en esta España tan poco
europeísta. Digo esto con relación a un catedrático madrileño de Ciencias
Políticas llamado Ramón Corarelo que utiliza el sentido común para decir las
cosas; así como por dos textos que he encontrado y que son dignos de
atención, porque si fuera por ellos, yo sería catalán y español al cien por cien,
porque representan a la España que los catalanes hemos querido encontrar y,
a la cual, pertenecer, me refiero al periodista José María Carrascal -ya sé, es
del ABC- y otro texto de un madrileño que publica en La Vanguardia un
pensamiento que está tan lleno de razón que desarmaría a los extremistas, de
un lado, como del otro.
En lace al URL que conecta al PDF del artículo, y con el texto incluido aquí:
CATALANIZAR ESPAÑA
Artículo del periodista José María Carrascal

6

No se asusten. No se trata de abogar por el dominio del catalán sobre el resto
de los españoles; no se trata de sustituir la hegemonía madrileña por la
barcelonesa. Además , dudo que a los catalanes les interesase. Los catalanes
perdieron, hace mucho tiempo, sus ambiciones hegemonistas – más o menos
desde aquel episodio fulgurante de los almogávares – y desde entonces se
han dedicado a su propio florecimiento, en vez de malgastar energías en
subyugar a los demás.
Tal vez porque fueron los primeros, entre los pueblos de Europa, que
comprendieron que imperialismo es contrario a democracia. Hay que temer
muy pocas cosas de los catalanes, y la que menos, afanes de señorío.
Lo que aquí sugerimos es cosa muy distinta y más profunda: que la
catalanidad pase a ser parte operante del alma española, hasta ahora no
fecundada por ella: que el hecho catalán no se reduzca a aquella esquina, sino
que se incluya en el resto de la nación, no para aplastar lo que es genuino de
cada tierra, sino para ensancharlo, potenciarlo y enriquecerlo, haciéndolo más
apto para la nueva situación que España inicia.
Una de las mayores desgracias que ha sufrido nuestro país, es lo que ha
venido presentándose como “espíritu español”, apenas impregnado de
catalanismo, cuando debería haber sido uno de sus ingredientes principales.
Bien distinto nos hubiera ido, muchas desventuras nos hubiésemos ahorrado,
de haber ocurrido así. Pues pudo haber tiempos en que, para ser algo en el
mundo, lo mejor era descabezar moros, cruzar cordilleras o conquistar
imperios con una docena de hombres. Pero esos tiempos han pasado hace
muchos siglos, y al empeñarnos en sujetar el alma española a tales
características, la hemos empequeñecido, mutilándola y haciéndola poco apta
para las nuevas circunstancias...........
Seguir leyendo en el enlace de abajo:
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1978/02/03/
011.html
7

Este otro enlace conecta con la URL de La Vanguardia y con el texto incluido
aquí:
http://www.lavanguardia.com/participacion/cartas/20131013/54391001720/inde
pendentista.html
Como madrileño he llegado a la conclusión de que soy independentista
catalán. No entiendo al Gobierno de España. No entiendo cómo puede tener a
una comunidad de siete millones y medio de personas así. Una comunidad que
tiene tres idiomas oficiales. Que es referente en muchos campos y que ha sido
motor de España desde antes de la democracia. Que no sólo ha sido puerta
de entrada de importaciones, inversiones y turismo, que es puerta de entrada
de cultura, modernidad y respeto. No se le puede decir a un pueblo que no use
su idioma para educar a sus hijos. No pretendas que se queden inmóviles
amenazándoles con qué les pasará si nos abandonan. No es dinero lo que
perdemos. Perdemos siete millones y medio de habitantes, cultura, gente muy
importante y preparada en muchos campos, empresas internacionales y
nacionales, industria, prestigio, calidad como país y democracia.
Al motor de España durante décadas se le cuida y se le mantiene, se invierte
para que siga siendo competitivo. No se le gripa una y otra vez esperando que
dé el 300% para que otras comunidades que nunca han funcionado o que
tienen un concierto económico especial se permitan dar ayudas y
subvenciones que Catalunya ya no puede. ¿Qué solidaridad es esa? Y la
respuesta desde hace años es no. No a todo, a sentarse a hablar, a una
mejora de financiación, a una redistribución mejor de la solidaridad y ahora a
una consulta. No soy catalán, soy madrileño, y me entristece decir que les
entiendo, que para seguir así, es mejor que sigan solos. Yo tampoco quiero
estar donde no se me aprecia.
Aquí, a continuación, voy a incluir una serie de enlaces de Youtube, en los que
veremos cómo se insulta a Cataluña, sin el menor cuidado. La verdad es que
no son miles y miles de ellos, pero sí es cierto que mucha gente, no todos,
calla, y quien calla otorga y consiente y además da la razón a esos que
insultan critican y hieren en nombre de un patriotismo español paupérrimo y
palurdo.
https://youtu.be/8bONLIRxEQ4 - https://youtu.be/uv7NRxRQ7ds https://youtu.be/H3w-LmInruA - https://youtu.be/BCUAxlN6pH0 https://youtu.be/u61GLJLdxH0 - https://youtu.be/DOmRH8hFa1M https://youtu.be/v6PM2gP7DTs - https://youtu.be/Sj3Sd1yJB3Q https://youtu.be/7WLEhdDSOC8
El estado federal que propone el PSOE y otros partidos unionistas es otra
quimera infantil que no solucionará el problema del "encaje" de Cataluña en
España. El problema deriva del sentimiento férreo de centralismo, mande quien
mande. También diré que si el centralismo español tuviese credibilidad y fuero
8

mínimamente honrado, la idea de un estado federal dentro de España, con
Cataluña en ella, no sería mala idea en absoluto, pero cualquiera se fía de esta
gente del centro. Pasaría exactamente igual que con las autonomías: todos los
pactos derivados del acuerdo federal no se respetarían, al igual que está
ocurriendo con las competencias que Cataluña está perdiendo por imposición
centralista sobre muchos temas del interior de la Comunidad.
Es decir, más de lo mismo. Lamentablemente, el PSC se ha creído el rollo del
Estado Federal propuesto por su socio en Madrid, por lo que prestarán su
apoyo al PSOE desde Cataluña, y entonces mi pregunta es: ¿Es que no se dan
cuenta los del PSC que apoyar al centralismo es ir contra Cataluña? Es ir a
favor de quien la insulta, desacredita y expolia, por ponerlo suave. Que lo haga
el PP, Ciutadans, UPyD, etc., es lógico. Por eso creo que hay que votar este
próximo 27-S a favor del proceso de independencia. Porque si no gana el
proceso independentista, nos van a apretar aún más las tuercas a todos los
catalanes, y eso incluye a los que también votaron a partidos unionistas en
contra del proceso. No tengamos miedo, no nos van a echar de Europa.
Cataluña sola se convertiría en un apetitoso plato para rusos, chinos, y quién
sabe qué otras potencias. El presidente de EUA estaría llamando a Bruselas y
pidiendo explicaciones de por qué Europa echa a un país pequeño y muy bien
situado que puede convertirse en un posible aliado del "enemigo".
Se han dado cuenta de cuántas inversiones está recibiendo Cataluña desde
Europa. Si una Cataluña independiente diera miedo financiero, nadie invertiría
un sólo euro aquí.
Quizás la independencia tarde mucho en llegar, pero si gana una coalición en
favor del proceso de independencia, el resto de Europa se dará cuenta y
admitirá que Cataluña tiene razón en sus exigencias, por muchos intereses
económicos que España pueda representar para la UE. Mientras este
centralismo español persista, España sólo será un apéndice geográfico y
tectónico para Europa, además del último reducto para el fascismo europeo.

Y para terminar, incluyo más abajo una fotografía-escrito que he encontrado
recientemente y que está circulando por Internet, en Facebook principalmente.

9

10


Documentos relacionados


Documento PDF como y donde invertir en bolsa en 2015
Documento PDF 13 briggs a y clavin p historia contempor nea de europa 12 52 1
Documento PDF cv alba vico
Documento PDF el diario de gina una chica facil tomo 11
Documento PDF berli n cara y cruz reportaje
Documento PDF nota recorplay99


Palabras claves relacionadas