Abarrotes Dolores .pdf



Nombre del archivo original: Abarrotes Dolores.pdf
Título: Microsoft Word - Abarrotes Dolores2.docx
Autor: Administrador

Este documento en formato PDF 1.4 fue generado por PScript5.dll Version 5.2.2 / GPL Ghostscript 8.61, y fue enviado en caja-pdf.es el 27/03/2013 a las 21:25, desde la dirección IP 189.164.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1157 veces.
Tamaño del archivo: 42 KB (3 páginas).
Privacidad: archivo público



Vista previa del documento


Abarrotes “Dolores”
Mi tío Antonio se jubiló el año pasado. Después de analizar varias
opciones, decidió comprar esta pequeña tienda de abarrotes con el dinero
que recibió por su retiro.
Abarrotes

“Dolores”

está

ubicada,

como

casi

todos

estos

establecimientos, en la esquina de un barrio humilde y ruidoso. Aquí me la
paso todo el día desde que él enfermó y el médico le recomendó reposo
absoluto, de eso hace ya más de un mes.
A veces me aburro tanto que se me cierran los ojos un poquito, pero
obviamente no puedo permitirme una siesta. Mis únicos placeres aquí son
dos, la lectura y la visita de la rubia que vive a dos casas de distancia. Es
mucho mayor que yo, pero cuando me pide una cajetilla de cigarros o un
paquete de chicles, me suelta una mirada que no parece indiferente. Alta,
delgada, ojos color verde aceituna, ropa ajustada. A mí no me importa lo
que el otro día me dijo de ella don Jorge, el carnicero, no le creo.
Últimamente, hay otro asunto que atrae mi atención.
Doña Natalia es una anciana regordeta y bajita que vive muy cerca
de la tienda, en un multifamiliar. Vive sola, al parecer, y camina con la
ayuda de una andadera de aluminio.
Conocí a doña Natalia porque venía a la tienda a comprar artículos
pequeños: pasta de dientes, jabones, pan de caja o algún otro producto
sencillo. Después de realizar su compra yo me ofrecía a llevársela hasta su
domicilio, sería cosa de cerrar la tienda sólo unos pocos minutos, pero no
aceptaba nunca.
-No joven, yo solita puedo, no insista. Gracias. -me indicaba con una
voz débil y carente de emoción.
Así continuaron las cosas durante varios días, en los cuales logré
averiguar que mi preciosa rubia se llama Mariana y tiene 26 años, hasta
que, hace poco más de una semana, doña Natalia comenzó su extraña
rutina.

Todos los días, la ancianita se presentaba en el comercio. Yo me daba
cuenta de su visita poco antes de que llegara, pues el armazón que le
permitía andar producía sonidos amortiguados, pero perceptibles. Sssssssstt… ssssssssss-tt… ssssssssss-tt.
-¿Cómo le va doña Natalia?, ¿qué se le ofrece? -le preguntaba. La
primera vez con inocencia absoluta, las demás, haciéndome el tonto. Yo
bien sabía lo que me pediría.
-Sólo una botella de whisky. -así, con el tono de voz de siempre, me
ha contestado todos estos días.
He buscado en sus ojos alguna señal de vergüenza, de miedo, de
locura, pero no la he encontrado. Simplemente le doy la botella, me paga y
se dirige con dificultad hacia la puerta. No me he vuelto a ofrecer para
llevarle la compra hasta su domicilio.
Me he roto la cabeza pensando para qué podría querer una botella de
whisky una anciana como doña Natalia.
He formulado todo tipo de hipótesis, desde las más realistas:
1. Doña Natalia no ha podido con su soledad y se ha vuelto
alcohólica.
2. Tiene un huésped oculto en su casa que le pide la botella para
embriagarse.

Hasta las más osadas fantasías:

3. Doña Natalia se convierte en una linda joven por las noches y
bebe a raudales. – ¿influirá en ello que acabo de leer Aura de
Carlos Fuentes?
4. Le da la botella a la Muerte como soborno para que no se la
lleve. –sí, también leí Macario de Bruno Traven.

Quizás no habría llegado más lejos con este asunto, si hoy en la
mañana cuando vino Mariana a verme –y a comprar cigarros-, no me
hubiera dicho que doña Natalia murió anoche.
Tengo que saber si están relacionadas su muerte y las botellas que le
vendí. No tengo cargo de conciencia, no se confundan, simplemente quiero
saber qué pasó, lo necesito.
Iré al velorio hoy por la tarde, pero no sé a quién preguntar, ni qué.
¿Tendría familia?, no lo sé.
Aprovechando el desconcierto en el barrio, tengo tiempo para escribir
estas líneas. Son un ensayo del relato que haré a quien pueda darme datos
sobre la pobre doña Natalia.
Lo más curioso es que las escribo usando como mesa una caja de
botellas de whisky.

Vicente Javier Varas Bucio,
27 de marzo de 2013.


Abarrotes Dolores.pdf - página 1/3


Abarrotes Dolores.pdf - página 2/3


Abarrotes Dolores.pdf - página 3/3


Descargar el documento (PDF)

Abarrotes Dolores.pdf (PDF, 42 KB)





Documentos relacionados


Documento PDF abarrotes dolores
Documento PDF elegir el mejor lavavajillas
Documento PDF ella
Documento PDF ella 1
Documento PDF seannus
Documento PDF fb defensor del pueblo transporte p blico carrascal

Palabras claves relacionadas