Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar Ayuda Contáctenos



La princesa ha vuelto .pdf



Nombre del archivo original: La princesa ha vuelto.pdf

Este documento en formato PDF 1.4 fue generado por TextMaker, y fue enviado en caja-pdf.es el 03/12/2012 a las 04:24, desde la dirección IP 190.111.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1613 veces.
Tamaño del archivo: 6 MB (8 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


Diciembre 2 de 2012

Marta Gloria Juárez España de Castillo
1932 -2012
Mujer ejemplar, muy amada,
nacida en la ciudad de Flores C.C. Quetzaltenango
hija de Fide y Alfredo y unida de corazón a sus seis hermanos
Alfredo, Armila, Eva, Oscar (qepd) Ricardo y Emilio
casada con Jorge Antonio Castillo V. y
dadora de vida a sus cinco hijos
Romeo (qepd) Rodolfo, Cary, Isa y Silvia
Sirva este pequeño tributo para glorificar
el nombre de Dios, quien por amor a nosotros;
y bendición de muchos,
te trajo a esta tierra y nos hizo parte de ti,
y nosotros más afortunados, fuimos llenos de tu sabiduría y amor.
Nos formaste con tu ejemplo, tu dedicación,
tu tenacidad y sencillez de corazón...
Tributo en vida... dirán algunos y así es mami!
Porque para nosotros
tu vives hoy rodeada de los ángeles
y siempre vivirás en nuestro corazón y pensamientos.
Ahora mas viva que nunca... y para la eternidad.

La Princesa ha vuelto a casa
Caminaste despacio, sigilosa, escondida
tras los verdes pasos que cobijaron tu
niñez, en aquel “monte”
como le llamabas al recuerdo.
Tus ojos como chispas encendidas
vieron siempre el ejemplo de entereza
y de trabajo…te estabas formando
con el mejor de los ejemplos,
en la imagen de aquella gran mujer,
que te habia arrullado entre sus brazos
"mamaíta”.
La ropa que en el río ella lavaba,
la masa en la piedra y la estufa de fogón,
pintaban en derredor, tu fuerte, tu morada,
rodeada de todos tus hermanos.
Así iniciaba tu temprana historia.
Reservada y callada,
princesa hermosa,
aceptaste el destino que cabalgó
y trajo consigo un viaje sin retorno,
conociste a las internas
y aquel lugar
donde comiste arroz hasta saciarte,
mientras tú, entre sedas y fustanes
ocultabas tu realeza
y sonriente dejabas tu sello
imborrable en la cancha,
en el campo y en la plaza,
corriendo el telón
emocionada.

Pasaron los años
y entre tanta gente,
caminaste aquel sendero
que se había presentado, misterioso:
La puerta del castillo estaba abierta
y tú, vestida y ataviada
con hermosos faldones,
recorriste y visitaste
aquellas ciudades lejanas y extrañas,
nadie jamás podría imaginarse
el valor de aquella dama
que adornaba con su singular belleza,
aquel pequeño escritorio
en donde siempre se lucían su notables
dones, su realeza.

Y entre máquinas
tus ventas y los libros,
conociste a los amigos,
la pasión por la excelencia,
que impregnabas
en aquellos escenarios,
y asi rodeada de la gente,
apareció el amor y tu valiente,
como siempre, llena de dicha;
recibiste a tu familia, los patojos.
Pasando por los ríos de inocencia
que tiernamente regaban
tu vida tan correcta.

Asi anduviste dama hermosa,
continuaste caminando en la vereda,
el viaje de aquella valiente princesa
que salió de su castillo,
desafiando con coraje todo reto,
con la lluvia muchas veces en tu cara,
enfrentando fuerte los airosos vientos
que soplaban sigilosos,
confundiendo la risita
que a tus labios se asomaba,
muchas veces,
y otras veces, silenciosos quejidos
que con total valentía
y fuerza resistías,
porque nadie
ni nada te movía
siempre firme...
Enjugaste tus tristezas
y alegrías,
escondiendo tus temores
tras aquel aroma de perfume,
tras aquellas
delicadas joyas
que tanto te gustaban,
y que no lucían
totalmente con su brillo
aún llamándose preciosas,
pues tú mujer, tan bella,
con tu realeza
podías opacar cualquier destello.

Princesa, dulce princesa,
tomaste el camino largo,
pues llevabas en ti
la consigna de justicia,
amor, paciencia y fe
que te habían dado
por mandato.
Fiel hasta cumplirlo
y sin pensar en tu corona,
llenaste de riquezas
nuestras vidas.

Llego el momento,
el Rey salió a la puerta,
y llamando a su hija,
muy amada..
Leyó y buscó tu nombre escrito
con tu puño y sellado
con Su sangre,
complacido pues
su obra en ti
era completa...
Anhelaba compartirte
con los ángeles
Colocar una corona
en tu cabecita blanca.

Buscaste tu maleta princesita...
y guardaste en ella todos tus recuerdos,
tomaste el camino presurosa,
pues ibas al encuentro de tu Padre,
ejemplar partida, dulce despedida,
nos dejaste extrañando tus historias,
anhelando el asomar de tu carita,
compartir lo dulce del momento,
pero fuiste obediente como siempre a su voz, a tu llamado...
Corre pues mi reina hermosa...
La princesa por fin ha vuelto a casa.

Hasta el fin de los tiempos o los nuestros.
Con amor,...a la más amada
Mamá «Tita»

Esta historia continuará...
Hay mama Tita, para rato, recibimos tu legado,
la estafeta, nosotros tus hijos y todos tus nietos...
Rodolfo Alejandro
Jose Gabriel
María José
José Andrés
Diego José
Pablo
Luis Antonio
Josue Alejandro
Ana Paula

Hoy aprovechamos este tiempo para agradecerles a todos, a cada uno
y a sus familias, por tanto amor para nuestra querida mamá...
en vida y ahora viva en la eternidad.
Gracias a todos, por sus oraciones, su amor y su apoyo.
Tio Tito y Tía Any y a sus hijos
Como olvidar tantos detalles... cuando necesitamos preparar una habitación especial
y cuando llenaron de colores ese cuarto en el hospital .
Tíos Chiqui, Fina, Ricardo, Milo... sus familias también a Oscar y Erwin y Familias
Preguntando a diario por ella... tan atentos y
tan lindos ustedes compartiendo con ella sus historias
por el teléfono, en las reuniones, dibujando siempre una sonrisa en su carita
y en el cuchubal... no saben como ella esperaba ese día.
Rossie:
Mi papá, mis hermanos y yo... Sin palabras, sin precio,
sin tiempo ni vida para agradecerte el que nos hayas
acompañado tan sabiamente en ese valle tan doloroso.
Tías Chaty, Lily, Chochi, Willy y sus familia...
Su apoyo incondicional cuando más lo necesitamos
atendiendo con cariño a mi papá, fue sencillamente invaluable...
en ese momento y ahora...


Documentos relacionados


Documento PDF la princesa ha vuelto
Documento PDF el viejo y el acordeon
Documento PDF pdf 1 1
Documento PDF carta de itinerantes ante la muerte de su hija
Documento PDF historias de fonolas
Documento PDF provechos de comercializar en una fruteria de internet


Palabras claves relacionadas