Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



IT`S EASY, IT`S TRUE .pdf



Nombre del archivo original: IT`S EASY, IT`S TRUE.pdf
Título: It's easy, it's true
Autor: MTSS

Este documento en formato PDF 1.5 fue generado por Microsoft® Office Word 2007, y fue enviado en caja-pdf.es el 25/11/2012 a las 15:44, desde la dirección IP 190.55.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 2520 veces.
Tamaño del archivo: 499 KB (99 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


It's easy, it's true.
Una denostación de los evangelios empresariales.
Primer manual de autoimpedimento

de Raúl Alberto Ceruti

"Hace Alceo memoria de Aristodemo en esta forma:
Pronunció el Esparciata Aristodemo
aquella nobilísima sentencia:
«El rico es sabio; el pobre, nunca bueno»
Diógenes Laercio: "Vida de los filósofos más ilustres".

"Escribe Jerónimo de Rodas, en el libro II De las cosas memorables, que queriendo Tales
manifestar la facilidad con que podía enriquecerse, como hubiese conocido que había de haber presto gran
cosecha de aceite, tomó en arriendo muchos olivares, y ganó muchísimo dinero."
Diógenes Laercio: "Vida de los filósofos más ilustres".

1

Este libro está dedicado a todos los exitosos sin método, a
los que gozan de la gracia, y a todos aquellos, en general,
que no lo leerán nunca.

2

ADVERTENCIAS

Lo que este trabajo no pretende ser.
Este trabajo no pretende ser un análisis sociológico ni político de la
literatura salvífica de la empresa, de sus lectores ni del fenómeno cultural de la
fabricación de “best – sellers”. Sin embargo de ello, indudablemente, habrá
consecuencias que pueden resultar insumos para la realización de análisis de
esa naturaleza.
Este trabajo no pretende ser una guía de lectura de autoayuda, ni un
desarrollo de recomendaciones para su abordaje. Antes que eso, pretende
encararlos con el humor del que muchas veces carecen.
Este trabajo no supone el desenmascaramiento militante de supuestos
desarrollos bibliográficos destinados a la poda de cerebros. No parte de la
concepción de la mala fe de sus autores, ni siquiera de la ingenuidad de sus
lectores. Más bien supone un gesto de saludable desconfianza que toma
distancia de los textos de la búsqueda del dinero eterno, aportando un material
lógico – semiótico que permita su lectura reposada y fértil, acordando u
otorgando miradas alternativas y preocupaciones constantes. En fin, permite la
dialéctica con unas obras que se proponen como autosuficientes, lo cual las
enaltece como objeto de crítica y debate.
Este trabajo tampoco pretende ser de significativa importancia para la
autoayuda. Precisamente escrito con la intención de hacer conciente lo
inconsistente, reconoce que toda reunión de palabras puede inducir a engaño.

3

Lo que este trabajo pretende ser.
Este trabajo tiene por objeto acceder a la lectura de los textos que han
tenido repercusión masiva, sobre la obtención del éxito económico, desde el
punto de vista de la lógica, tratando de hallar en ellos ciertos isomorfismos,
estructuras generales o estrategias de argumentación que permitan su estudio
comparado.
A través de dicho acceso, el fin que se persigue es devolver a la filosofía,
con sus humildes instrumentos, y su inevitable complejidad, a su compromiso
con la actualidad, y recuperarle protagonismo en los debates cotidianos.
Creemos que no es posible razonar sin humor. Hasta podríamos sugerir,
sin perjuicio de no contar con la forma argumental que merecería tamaña
hipótesis, que la razón, y su compañera de juegos, la lógica, son derivaciones de
las facultades humorísticas del ser humano. De allí que el método que se ha
seguido para el análisis de estas obras exitosas sobre el éxito, haya sido el de la
ironía, que pretende tomarlas en serio para luego devolverlas denostadas. Es, si
se quiere, un procedimiento cruel en su coreografía, pero jugoso para los
autores y esperamos que divertido para el lector.
El término “denostación” en el subtítulo implica el ataque deliberado. Sin
embargo, ese ataque no es violento, sino silencioso. No lleva arsenales de
pólvora ni avanza con poderosa artillería. Supone nada más un espionaje en las
filas del enemigo, y la vulneración de su sistema de abastecimiento a través del
desvío de sus proveedores.

4

La voz “autoimpedimento” asimismo, tiene que ver con la interrelación
entre la primera parte (“Significante”) que habilitaría al lector consciente a
redactar y comercializar un libro de autoayuda empresarial, y la segunda parte
(“Significado”) que inhibiría al lector ya preparado para tal tarea, de llevarla
efectivamente a cabo.
Este trabajo pretende sistematizar una realidad literaria, que ya ha
trasvasado las modestas características del género de la autoayuda, explicar
sus métodos, aclarar sus omisiones y destacar sus insipiencias. Y pretende
hacerlo de un modo simpático, aunque polémico; y de un modo expositivo,
aunque dinámico.
Pero sobre todas las cosas, este trabajo pretende ser un “best seller”.

Organización.
Orgánicamente, está dividido en dos grandes partes:
“I. Significante”, que contiene las observaciones de forma, lógica y
procedimiento del material con el que se ha trabajado, y de cuya lectura se
espera que capacite a su término, a encarar el proyecto del escribir el propio
texto de autoayuda para el éxito (que debería ser la verdadera aspiración de
todo texto de autoayuda que se precie), es la parte medular, escrita con más
placer y soltura, y en la que espero se diviertan tanto como yo; y
“II. Significado”, que intenta explicarse los motivos de la incidencia, estilos,
proliferación y necesidad de esta literatura del éxito irreflexivo en los tiempos
actuales, escrita con mayor gravedad y preocupación, en tanto cree dar cuenta

5

de una cosificación del pensamiento; y se ensayan propuestas para asegurar la
complejidad del pensamiento en medio de las preocupaciones cotidianas,
partiendo de una pregunta provocativamente formulada en términos televisivos:
“¿Usted realmente quiere ser ese señor gordo, de traje colorido y habano largo
sonriendo entre dos rubias al borde de una pileta?”

6

ÍNDICE.

PRIMERA PARTE
SIGNIFICANTE
Al término de esta primera parte usted debería estar en condiciones de
escribir (no de aceptar, ni creer ni seguir) su propio libro de autoayuda.

SEGUNDA PARTE
SIGNIFICADO
Al término de esta segunda parte, usted debería inhibirse de llevar a cabo
el libro de autoayuda que aprendió a escribir en la primera parte.

7

I. SIGNIFICANTE

¿Por qué acertaría el horóscopo?
“Usted está leyendo un libro.” Precisamente, esta frase aquí impresa,
estaba esperando cumplirse bajo su mirada. He aquí una certeza de
cumplimiento, aún cuando este libro no fuera a ser leído por nadie, ya que en
ese caso no habría un “usted” al cual pudiera hacer concreta referencia. El grado
de incerteza sólo viene dado respecto del “momento” en que dicho cumplimiento
tendrá lugar.
Los pronósticos establecidos en el horóscopo diario se benefician de la
incerteza del momento en que se podrán verificar, y a ello suman la imprecisión
de su sustancia. Casi puede establecerse una relación de proporción inversa de
mayor imprecisión cuanto menor sea el lapso de verificación.
Un horóscopo anual puede contener vaticinios del tipo “morirá un gran
líder”, o “se producirá un hallazgo científico de vital importancia para la salud
humana”, o “habrá sacudidas financieras”, ya que en algún momento del año es
posible y hasta habitual que alguien a quien pudiera llegar a considerarse un
“gran líder”, aún para las pocas personas a quienes lidera, fallezca, se efectúen
anuncios de hallazgos medicinales ya sean verdaderamente significativos o sólo
supongan publicidad del lanzamiento de un nuevo producto por algún laboratorio
interesado; o se generen situaciones que sorprendan al ambiente bursátil en
virtud de su defecto o exceso de previsión.

8

En todos los casos, el horóscopo acierta en función inversa a la precisión
de sus aciertos, y a su concreta utilidad. De allí que deba mantener la suficiente
ambigüedad e imprecisión en sus vaticinios como para reunir en él una cantidad
lo más heterogénea posible de hechos futuros.
Por otro lado, el horóscopo puede valorar sus predicciones, de forma tal
de condicionar un dato objetivo a otro subjetivo o relativo a quien pudiera ser su
juzgador. De esta forma, lo bueno, lo malo, flexible o inflexible, violento o
pacífico de los hechos por sucederle, dependerán solamente de lo bueno, lo
malo, flexible o inflexible, violento o pacífico de sus propias acciones,
habilidades, propuestas o perspectivas. Esto hace que su cumplimiento o
incumplimiento no pueda ser falseable ya que siempre habrá una razón implícita
en el enunciado del vaticinio, que podrá usarse como explicación de uno u otro
caso. Se trata de verdaderas tautologías (demostraciones evidentes de lo que
resulta obvio) a futuro: “Si no percibe sombras en su camino, verá con intensa
claridad su ruta al éxito.”
A continuación se brindan algunos ejemplos de vaticinios por vía de los
métodos del horóscopo, a fin de inspirar otros en el lector:
Horóscopo para hoy (inescrutable): Comenzará a transitar un camino que
lo llevará lejos.
Horóscopo para hoy (incomprobable): “Señales de cambio se avecinan”.
Horóscopo para el año (indagable): “La sociedad occidental se enfrenta a
uno de sus principales dilemas”.

9

Horóscopo para el año (comprobable): “Habrá un enfrentamiento armado
que costará muchas vidas”.
Horóscopo para la empresa (tautológico): “Deberá adaptarse, o perecer”.
Horóscopos para el emprendedor (infalseables):
“Diseñe su plan de acción pero no se ate demasiado a él”.
“Sea constante y generoso con sus objetivos prioritarios, pero no
comprometa el fracaso de sus objetivos de sostén”.
“Buen tiempo para inversiones sabias”.
“Un negocio en el que había dejado de pensar, aparece como posible”.
“Aprenda a manejarse con soltura en medio de las estrecheces. Eso las
flexibilizará y amoldará a sus posibilidades verdaderas”.

¿Por qué confiamos en los testimonios?
El lenguaje en primera persona parece guardar con los hechos de
referencia una relación directa, sin intermediación, por lo que existiría una suerte
de transparencia entre la realidad y su comentario.
La fuente de primera mano disipa todas las desconfianzas de la
tergiversación, además de poseer la vivencia del contacto inalterable. Es parte
del relato porque ha estado en su lugar. Es al mismo tiempo su apreciación y
corroboración. No podemos dudar del relato sin dudar de la persona. Y no
podemos dudar de la persona porque tiene el relato en sus ojos, no en sus
palabras1.

1

Ejemplo I: Al término de cada uno de sus capítulos, el trabajo de KAWASAKI, Guy, con MORENO,
Michele: “Cómo volver locos a sus competidores” (Ed. Planeta, Barcelona, 2001), incluye entrevistas con

10

Los hechos objeto de la experiencia personal, nos vienen de la mano de
su testigo – mentor – descubridor.
La experiencia, el contacto personal, directo, inmediato con la realidad,
deviene irreflexiva, ausente de penetración o de análisis. Este defecto constituye
sin embargo, su principal carta de triunfo, ya que se menosprecia cualquier
detención, se solapa cualquier alternativa, se reduce cualquier complejidad2.
No hay enseñanza sino demostración. No hay percepción sino
asentimiento. Credenciales de yuxtaposición, y menosprecio de cualquier
apreciación sin la vivencia asociada concreta:
“Usted no puede hablar de cocos si no ha vivido dentro de uno.”
Cualquier mediación es sospechosa, lentificadora e incómoda. Sólo nos
detenemos a escuchar al que “estuvo allí”, lo más prontamente posible, sin
distancia, lejanía, ni, por ende, profundidad.
Esta percepción obliga a trabajar sobre el éxito con textos de exitosos,
cuya potencia y habilidad para los negocios contagiaría optimismo y expondría
las fórmulas generadoras que les han servido para alcanzar su lugar de
privilegio. Si han terminado bien sus historias, quiere decir que las han llevado
bien a cabo. Por otra parte, su aparición en nuestro trabajo, aún como
grandes referentes de amplios sectores de la producción y los servicios a través de las cuales se ilustran a
modo de ratificación las enseñanzas generales impartidas en las páginas inmediatamente anteriores.
Ejemplo II: La edición consultada de “La meta. Un proceso de mejora continua”, incluye una serie de
entrevistas finales con uno de sus autores, GOLDRATT, Eliyahu y una serie de ejecutivos que utilizaron su
método planteado en su libro con provecho para sus respectivas empresas o instituciones, privadas,
públicas, de manufacturas y de servicios. (pags. 477 a 527).
2
Comentario: “Afortunadamente para los escritores de libros comerciales, las personas del mundo de los
negocios no se preocupan realmente acerca de cómo, cuándo o por qué apareció una buena idea – lo que
importa es la existencia de esta idea o si correcta aplicación: „¿La jirafa tiene el cuello largo para comer las
hojas de la copa de los árboles?. Entonces nosotros podemos hacer algo semejante” (KAWASAKI, Guy,
con MORENO, Michele: “Cómo volver locos a sus competidores”, Ed. Planeta, Barcelona, 2001, pag.
XX).

11

entrevistados ocasionales, nos proporcionará un poco de su brillo, por ocupar
simplemente un mismo lugar al mismo tiempo.

Los testimonios no pueden contradecirse
La vida de los hombres, nuestra vida, los sucesos de la realidad,
conforman redes de influencias, causas, consecuencias, intrusiones, omisiones,
ocasiones y casualidades. A fin de armar un episodio coherente de cualquiera
de nosotros es necesario efectuar recortes.
En tales recortes se reconoce la predilección de quien los ejecuta, más
que el acierto o descanso del relato al que refieren. Así, si de lo que se trata es
de indicar el ascenso a la posición gerencial de un cadete inicialmente
desconocido, nada que interfiera en esta línea. Así, si hubiera habido dificultades
con otros aspectos del proyecto de vida del personaje protagónico (pareja, vida
social, salud, inquietudes intelectuales) no serán tenidas en cuenta si no resultan
de apoyatura a ese esquema lógico – secuencial. De allí que esa historia resulte
como una fuerza poderosa, un destino a cumplir, una pulsión a concretarse.
Pensado desde ese lugar, despejado el camino de otros ignotos,
absurdos (por no adecuarse en función del producto deseado) e irracionales (por
la falta de razón de beneficio cuantificable) es posible concluir que: "Si a usted
no le interesa mantener su equilibrio mental, sus afectos familiares y sociales, su
prestigio intelectual y aún menos su armonía espiritual, hará dinero de la forma
más fácil y rápida.”

12

Tomar en consideración cualquier otro aspecto de la vida del personaje
relatado, nos volvería a llevar a la complejidad de sus vínculos interpersonales,
alejándonos del jugo o esencia de la anécdota correspondiente. La consciencia
de esta complejidad conduciría a contradicciones tonales o estilísticas, mucho
más temidas que las propias de la estricta lógica.
En efecto, quien tiene señalado el camino del éxito no puede ser viejo, ni
tonto, ni feo, ni tener dificultades con el sexo opuesto (sólo las necesarias a fin
de permitir e invitar al galanteo), ni con la ley (de allí que el “lobo feroz” nunca
pueda ser protagonista), ni con la familia (de allí que muy pocas veces se nos
presenta al personaje en su entorno familiar, al que se da por descontado como
firme y accesible, por necesidad natural), ni con los amigos (a los que sólo se
menciona en esta forma genérica, y a los que se sobreentiende como reales,
exitosos y sonrientes, por necesidad social).
El testimonio es autosustentable (no se pedirá su corroboración con otros
medios de prueba que den cuenta de su efectiva verificación, confirmación o
cumplimiento), ya que simplemente resulta una de las manifestaciones del éxito,
y cuando se tiene éxito, no habría necesidad alguna de mentir. Una vez
alcanzada la meta, todo lo demás resulta libre de comprobación. Se siente como
preguntarle a un nadador que ha completado los noventa y cuatro kilómetros de
costa a costa, si puede flotar en el agua.

13

Por último, para dejar claro el desarrollo del proyecto personal exitoso que
se nos propone como testimonio, debe tenerse cuidado en la oportunidad en que
habrá de colocarse el punto y aparte3.

Modestia aparte
Siempre es pertinente tener a mano un mentor, maestro o garante de las
afirmaciones que cada uno de nosotros enarbola como verdades. Mucho mejor
es que ese mentor, maestro o garante aparezca como su autor. De este modo
no estamos comprometidos personalmente por lo expuesto en el trabajo,
brindando a las leyes, frases y aseveraciones formuladas con seriedad y
gravedad, la objetividad que nos las aparten del juicio a nuestros límites
personales e intelectuales.
Haga hablar a un personaje enigmático, escurridizo o distante 4 . Debe
callar más de lo que cuenta, a fin de no poder equivocarse, ni crear ninguna
familiaridad. Estará a mano cuando lo necesites, pero no podrás hacerle todas
las preguntas, ya que una de sus enseñanzas es que debes aprender por ti
mismo.

3

Ejemplo: “Hay una razón muy sencilla por la cual la mayoría de los hombres nunca saben cuándo ceder
en su ataque: no tienen una idea concreta de su objetivo. Una vez que obtienen una victoria, ansían obtener
otra más. Detenerse – apuntar hacia un objetivo y luego atenerse a él – casi no parece humano. Sin
embargo, nada es más esencial para obtener y conservar el poder.” (GREENE, Robert y ELFERS, Joost :
“Las 48 leyes del Poder”, Editorial Atlántida, Buenos Aires, 2006, pag. 304)
4
Ejemplos: Este personaje privilegiado es el “Padre Rico” de la obra de KIYOSAKI, Robert: “Padre Rico,
Padre Pobre”, Ed. Aguilar, Buenos Aires, 2005, el misterioso millonario de la obra de FISHER, Mark : “El
Millonario Instantáneo”, Ed. Urano, Buenos Aires, 1989; el “Jonah” de la obra de GOLDRATT, Eliyahu
M. y COX, Jeff: “la Meta. Un proceso de mejora continua”, Tercera Edición, Granica, Buenos Aires, 2007;
el pescador “Lonnie” de “Fish! – la eficacia de un equipo radica en su poder de motivación”, de LUNDIN,
Stephen C.; PAUL, Harry; y CHRISTENSEN, John Ed. Urano, Barcelona, 2001.

14

La regla es que todo lo que diga sea sumamente significativo,
precisamente por lo poco que dice.
En efecto, un personaje en cualquier historia, que ocupe un lugar fuera
del ámbito en el que transcurre la narración, pareciera tener una vida que la
trasciende e incluye, por lo que transcurre en el metalenguaje de la narración.
Desde ese lugar dirá cosas tales como “nadie sabrá tu secreto mientras lo
guardes”; o “conocerás tu poder en cuanto tengas que enfrentarte contigo”; o
“demasiado sencillo para poder verlo, demasiado complicado para creer en él”; o
cualquier otra frase similar, las cuales pueden utilizarse como lema, apreciación
o síntesis de todas las vicisitudes recorridas en ella.
El autor de los consejos será de esta manera un testimonio de ellos, así
como de su observancia y efectividad. Su puesta por escrito será el traslado fiel
de una realidad que lo rebasa, pero que se encuentra necesariamente descripta
y constituida por sus propias letras.
No se comprometa con apotegmas o imperativos. Deje que algún otro,
real o imaginado, los pronuncie desde su sitial difuso. Eso lo liberará de muchas
explicaciones, y lo mantendrá alejado de los ataques que pudieran dirigirse
contra la solidez, interés o factibilidad de esas consignas.
Una persona real, o un personaje ficticio suponen una continuidad y
permanencia que va más allá de su nombre y de sus acciones 5 . Se da por

5

Comentario: “Los programas de mentoría están muy difundidos en los Estados Unidos, tanto en
corporaciones como en organizaciones sin fines de lucro. En el Reino Unido, sólo algunas compañías han
hecho uso de esos programas; pero su popularidad crece deprisa, tan rápidamente que algunas personas se
preocupan por os personajes indeseables que están atrayendo a los negocios” (HINDLE, Tim:
“Management – Las 100 ideas que hicieron historia”, Ed. Cuatro Media Inc., Buenos Aires, 2008, pag.
156.)

15

sentado que una persona o un personaje seguramente hacen más cosas que las
relatadas en el texto.
Luego, continuidad y permanencia de los conceptos centrales de su
trabajo esté garantizada por una entidad personificada, ya que sus dichos
repartidos aquí y allá entre las páginas del trabajo de promoción o provocación
del éxito empresarial, deben suponer horas, días, años de reflexión no volcadas
por escrito.
Las dos o tres ideas que campean en la boca de un sujeto histórico, un
testigo contemporáneo o un personaje de invención, se sostienen en ese
interregno que constituye su vida más allá de las palabras o los hechos
enunciados, de forma tal que devienen alusivos a construcciones teóricas o
derivaciones razonadas hipotéticas, no explícitas6. Así, el sujeto de referencia
sustituye al argumento.

¿Cuánta vehemencia hace falta?
Por supuesto que la afirmación debe ser verosímil. Buena parte de esta
verosimilitud reposa en que la crea el propio que la formula. De allí que la
literatura de enriquecimiento personal se nutre de una fraseología militante, que
se predica desde la acción y el compromiso con las acciones recomendadas7.

6

Ejemplo: “Sea breve y educado en todos los encuentros con su mentor. Escuche atentamente – y
religiosamente – todo lo que tenga que decir, sin interrupciones. Agradézcale el haberle concedido unos
minutos o unas horas de su precioso tiempo”. FISHER, Marc: “El millonario perezoso… y El arte de estar
siempre de vacaciones, Ed. AMAT, Barcelona, 2008, pag. 45.
7
Ejemplo: “En ningún momento o lugar he realizado por escrito un afirmación tan arrogante como la que
estoy a punto de hacer. No sé si es una buena idea. Creo – tras considerarlo seriamente. Que este es el único
camino para que las personas con cargos “junior” hagan las cosas” (PETERS, Tom;: “Triunfar!”, Ediciones
Nowtilus S.L., Madrid, 2002, pag. 25) (subrayado en el original).

16

Se trata de asentir antes de corroborar, de consensuar antes de indicar
cuáles eran los problemas, se trata de decidir antes de conocer los riesgos. Se
busca la complicidad en la conclusión antes que el acompañamiento en el
análisis.
Aceptar la vehemencia de una exposición presume la posibilidad de su
formulación exasperada. Esto es, la aceptación de que alguien pueda dar tanto
crédito a los conceptos, frases e ideas que despliega, como para hacerlo de un
modo apasionado8. Frente a un exagerado mentor de cualquier cosa, se baja la
guardia lógica, ya que debe darse por supuesto que esa “cualquier cosa” puede
ser defendida con ímpetu.
No hace falta el temblor en las arengas ni la encendida tribulación en las
calles. Basta con la suficiencia, la efectiva seguridad que sólo puede dar la
insensatez.
De este modo, indique con las frases más violentamente seguras y
definitivas aquellas que más dudas ofrezcan o cuyos bordes o presupuestos
deban ser apuntalados a fin de sostener el resto de la hipótesis.

Moralejas
“Tomo una piedra grande. Puedo tomar una maza y machacarla a golpes.
Quedarán algunas piedras más pequeñas dispersadas por el suelo.
8

Ejemplo: “Una de las cosas más sorprendentes sobre los empresarios, por ejemplo, es su, a veces,
incómodo parecido con los héroes románticos: su aislamiento, el hecho de que siempre están nadando
contracorriente, contra los deseos de uno o más de los grupos relacionados con la empresa, contra lo
establecido, contra las críticas, contra la suerte. La gestión en su estado más puro tiene una dimensión
heroica, porque tiene que ver con los desafíos humanos eternos, y no admite excusas para el fracaso, ni
escapatoria para la responsabilidad” (TEAL, Thomas, “El lado humano de la gestión”, publicado en el
volumen “Harvard Business Review - Liderazgo”, Ed. Deusto, S.A., Bilbao, 1999, pag. 176)

17

Esta piedra es pequeña. Entra mi mano. Puedo atraparla y lanzarla contra
la pared, de forma que se destroce en otras tantas piedras, más pequeñas aún.
Tomo algunas de esas piedras y las pulverizo con ayuda de un mortero.
Finalmente, tengo ante mí un pequeñísimo, casi impalpable, grano de
arena. Este grano no sólo puede ser destruido, sino tampoco identificado,
aprehendido o manipulado.”
Esta pequeña fábula de la disminución infinita de una piedra, puede ser
entendida como abstracción e ilustración de los siguientes tópicos:
1. Cuanto más anónimo seas, menos podrán perseguirte.
2. Cuanto más humilde seas, menos te perseguirán.
3. Cuanto más te empeñes en destruir algo, más poder le estarás
confiriendo.
4. Cuanto más intrascendente es una realidad, tanto más difícil es
entenderla.
5. Cuanto más victorioso crees ser, más pequeña es tu gloria.
6. Un grano de arena puede más que una piedra pesada.
7. Una piedra pesada no es más que una aglomeración de granos de
arena.
8. Nunca destruirás algo sólido.
9. El grano de arena es otra roca.
10. La perdurabilidad es insidiosa.

18

Algunas de estas afirmaciones es complementaria de las otras, algunas
son contradictorias entre sí, algunas son directamente inconmensurables, otras
son bastante equivalentes. Lo cierto es que el listado puede proseguir:
11. De polvo está hecha la violencia.
12. Cada golpe crea nuevos enemigos.
13. Cuanto más granos de arena persigan la idea de la piedra, más difícil
será enfrentarse a ellos.
14. La mano del hombre está hecha a la medida de las piedras. Ni rocas
muy pesadas, ni granos tan volátiles. Las manos del hombre están
hechas para arrojar las piedras.
15. A fin de que una idea no se pierda, debe lanzársela contra el horizonte.
16. Cualquier obstáculo entre tú y tus proyectos, los puede disipar y
distraer en un sinfín de ocupaciones y problemas.
17. No pierdas la dirección de tus gestos por ocuparte de las minucias.
18. Ve derecho al grano.
19. Deja a la piedra como está y siéntate sobre ella.
20. Cada pequeña porción del planeta ha tenido una unidad, y por tanto,
posee una historia.
El secreto es elegir una y sólo una de estas afirmaciones y luego
confrontarla con una fábula nueva, análoga, o con un hecho real que le haya
sucedido al autor o que sea de conocimiento público. De este modo, la idea
reforzada por la metáfora y el ejemplo; por lo general y por lo particular, por lo

19

abstracto y lo concreto, aparece en todo su místico esplendor, su inequívoca
realidad, su incontestable apuntamiento.
La escritura en forma de fábulas simplifica, abstrae y condiciona la tesis
que se quiere demostrar, pero al mismo tiempo, la vuelve sencilla de entablar y
hace parecer natural o evidente su derivación.
Cualquier reflexión sobre la ley o la enseñanza prescripta debe recorrer
necesariamente los engranajes de la fábula, esquemática y arquetípica. Una y
otra vez la tortuga vencerá a Aquiles por la pequeña ventaja ofrecida, el ciervo
se vanagloriará de sus cuernos que le dificultan la marcha, el gusano se hará
mariposa, y la cigarra se confiará demasiado para no poder pasar el invierno. En
todos los casos, ello ocurre de esa forma en virtud de que la ley y el modelo son
la misma cosa.

Ejemplos ejemplares.
En aquellos casos en que el protagonista del relato del camino al éxito no
tenga todos los atributos que asociativamente (en virtud del deseo que lo
acompaña) debe tener, se lo hace notar concreta y enfáticamente, para
remarcar el valor de la “decisión”, la “voluntad”, o la ”convicción” que constituyen
el secreto de su prosperidad9.

9

Ejemplo: “Quedó huérfano antes de cumplir los 5 años…
“Los demás niños hacían mofa de su cuerpo deforme…
“No tenía escuela. Los años preciosos de su adolescencia los pasó en un agobiante trabajo, desde la salida
del sol hasta su ocaso, arando la tierra y arrebatando el fruto en las vastas propiedades de Herodes.
“Y sin embargo, a pesar de todos sus impedimentos, llegó a ser el hombre más rico de toda Jericó, con
títulos de propiedad sobre todas las tierras irrigadas que se extendían hasta mediodía de marcha a partir de
la ciudad.” (MANDINO, Og: “El éxito más grande del mundo”, Ed. DIANA, México, 1981, pag. 12.

20

Mediante este sencillo expediente, aparece la excepción remarcada como
la regla, y la regla como excepción. Como se trata de ser excepcional,
destacado, primero entre muchos, esta inversión de la sociología empírica no
debería tener demasiados reparos en ser aceptada10.
Dada la excepción, luego no resulta en consuelo, sino que se impone
como deber. Es un deber del orgullo personal, una suerte de invitación a un
duelo:

“Si

este

mequetrefe

malafortunado,

con

todos

los

problemas,

inconvenientes y estrecheces que padeció pudo hacerlo… ¿Usted qué espera?”
Para escalar una montaña, ponga como ejemplo a alguien que no tenga
piernas y que sufra terriblemente de vértigo.
Para escribir un libro, ponga como ejemplo a un analfabeto ciego y mudo.
Para tocar el piano, ponga como ejemplo a un manco de las dos manos, y
sordo.
Así que, ¿qué impediría que otro también lo logre?. Y más aún, ¿no sería
deshonroso, alarmante y vergonzoso no lograrlo?. Luego, si el destinatario de la
exposición no poseía la menor intención de escalar una montaña, escribir un
libro o tocar el piano, entonces estará obligado a hacerlo.

El prestigio de las frases célebres

10

Ejemplo: “La vida era dura y yo respondía de la misma manera, siendo duro. Entonces, cuando
decidimos crear un puesto de pescado diferente, me resistí a aceptar que yo podía elegir cómo vivir cada
día. Había invertido demasiado en ser víctima. Uno de los compañeros, mayor que yo, que también había
pasado una mala racha, me llevó aparte y me lo explicó de pescadero a pescadero. Pensé mucho en lo que
me dijo y decidí probar. Ahora soy un „creyente‟. Cada persona puede escoger su actitud. Lo sé porque yo
escogí la mía.” (“Fish! – la eficacia de un equipo radica en su poder de motivación”, de LUNDIN, Stephen
C.; PAUL, Harry; y CHRISTENSEN, John Ed. Urano, Barcelona, 2001, pag. 42/3).

21

Una pequeña frase, extraída de un pensador reconocido, deja entrever el
conocimiento que quien la utilice tenga respecto de ese pensador, la familiaridad
con la que hace suya sus palabras, la facilidad con que las repasa oportuna,
franca y correcta.
En la conversación cotidiana, un comentario vale por un comportamiento.
En la docencia, un ejemplo vale por todas las posibles manifestaciones de sus
variables. En los trabajos científicos, una cita vale por un libro. En la autoayuda,
una frase vale por un sistema.
Así, Sócrates: “Sólo sé que no sé nada”, paradoja escindida de todo el
universo que representa. Así, Marx: “La explotación del hombre por el hombre”,
sin toda la riqueza analítica de nuestra neurosis capitalista. Así, Einstein: “Todo
es relativo”, sin ningún acercamiento a su complejísima visión del espaciotiempo.
No se recorre ningún camino, no se dibuja ningún trayecto, no se traza
ninguna senda. Simplemente se colocan hitos de llegada, como banderines en
un juego de golf. Marcas en un mapa sin rosa de los vientos.
Acostumbrados a la noticia de las cosas (su actualidad sobreviniente)
exenta de las cosas, toleramos mejor la frase que su contextualización. A través
de la frase se nos acerca sin trabajo el producto terminado. Como si pudiera
producirse mediante una acertada inversión en el libro que consumimos.
El “argumento de autoridad” es uno de los sofismas más antiguos y mejor
practicados. Consiste precisamente en ahorrar la argumentación en función del
prestigio, importancia o superioridad de quien sostenga determinada posición.

22

Resulta extremadamente más sencillo cuando, por motivos de lejanía en el
tiempo, el espacio o el conocimiento, aquellas autoridades ni siquiera pueden
enterarse de su utilización como sostenedores de cualquier idea, perspectiva o
razonamiento. Así, Marx puede estar vendiendo máquinas de afeitar o
Aristóteles haciéndose cargo de una empresa de pañales. Y a la inversa, el
increíble Hulk puede recomendar un libro, o el chanchito Porkie calificar una
película. De esta forma, la frase como tal, mínima entidad de trabajos medulares,
extracto, reducción y cosificación de sus dificultades, sufre un proceso de
conversión instantánea en “slogan”, gancho publicitario antes que nudo o núcleo
de consecuencias, derivaciones y perspectivas.

Cómo hacer uso de la frase célebre
Tenga a mano una frase. No tiene por qué leer frondosos tratados de
filosofía para extraerla. Puede elegir una página, un párrafo, una línea al azar,
de un trabajo que sea considerado como clásico. Una vez obtenida, límpiela de
cualquier significado propio, histórico, circunstanciado o sistémico; aíslela de
cualquier consideración extraña a su sonido; acompáñela de un gesto grave y
seguro, y tendrá el asentimiento asegurado.
Una frase, de esta forma aislada, independiente, soberbia, es su propia
legitimación, sustento y profecía. Se contiene a sí misma desde sí misma. Y
extiende su autoridad ante el hueco silencio que dibuja a su alrededor.
No hay quien quiera disentir con los grandes pensadores. De forma tal
que no se detendrán a discutirle. Sobre el particular, cuadra agregar que muchas

23

veces la celebridad de la frase sólo viene dada por la de quien la ha acuñado,
expresado o utilizado. No se estiman tanto por su pertinencia como por su
pertenencia a determinado y respetado personaje.
Es así que la frase célebre, sobre todo si va acompañada de su
circunstancia biográfica, aprovecha y apuntala las bondades del relato de
primera mano, tratándose de testigos privilegiados en contextos privilegiados.
Tenga la prudencia de no citar la fuente con todos los datos bibliográficos.
No son necesarios. De paso, eso le permitirá efectuar algunas adaptaciones a lo
que quiera demostrar. Basta con señalar el autor o el texto anónimo del que fue
extraído y alguna mención a la época y al carácter en que fuera escrito.

El poder está en el modo de usarlo.
Cualquier noción de “ayuda” supone la administración de un poder. Existe
alguien con alguna necesidad y otro con la posibilidad de satisfacerla. Cuando
nos referimos a la “autoayuda” ese poder se instala en uno mismo, en aquel que
es destinatario de la ayuda. La necesidad y su satisfacción, aparecen
paradójicamente del mismo lado. El prisionero tiene la llave que lo saque de su
encierro. El pobre, la herramienta para hacerse rico.
La promesa que ofrece la “autoayuda” es sobre la propia vida del lector.
No se trata pues, de otra cosa que la asunción del lector como protagonista de
una ficción articulada sobre hechos que “vendrán”, que “ocurrirán”, esta tarde,
mañana, pasado mañana, al año siguiente; a mayor proximidad según dependa
del lector o de alguno o algunos otros para llevarlos a cabo o reconocerlos.

24

Así, el vaticinio científico inexcusable (científico por inexcusable e
inexcusable por científico) del camino al éxito, se trata de una amplia
prospección sobre fenómenos que deben tener lugar a lo largo de nuestra vida.
En este sentido, se agrega el aporte de señales (no pruebas, no demostraciones)
que podrán recogerse durante su puesta en marcha y que permitirán conocer
que nos hallamos en el “buen camino”. Por supuesto que una de las primeras
señales es el propio hecho de haber adquirido el libro que las expone 11. Se trata
de uno de los pocos casos en los que la adquisición, o la mera pregunta por el
libro es ya un signo de su comprensión; y su comprensión, un signo de su
puesta en práctica.
Estas señales requieren, para su conformación y afirmación, de su
descanso sobre asideros confiables, firmes y trasladables, que puedan ser
personalizados, apropiados o asumidos por el lector. En ellas, se unen bajo un
mismo y sólido propósito, el método de la amplitud, propio de los horóscopos,
con el del contacto directo, del aporte testimonial, a fin de levantar la parábola,
moraleja o “enseñanza” que nos haga mejores, con la sola reflexión a través de
sus palabras.

¿Cómo ser atento y significativo?
Utilícese el siguiente método para redactar salutaciones de navidad o de
año nuevo:

11

Ejemplo: “Puesto que está leyendo este libro, usted ha manifestado su vocación incipiente de millonario
perezoso.
“Esto es todo lo que necesita para comenzar, la apertura de mente necesaria para poder pensar al menos
durante algunos instantes, como un millonario perezoso” (FISHER, Marc: “El millonario perezoso…y El

25

1. Consígase una serie de tarjetas en blanco.
2. Divídalas en tres montones.
3. En un primer montón escriba fórmulas de agrupación de oraciones
tales como “Sólo … nos hace….”, “No hay …. sin …. ni ….. sin …..”,
“Si quieres …. deberás ….”, y así.
4. En el segundo montón escriba virtudes como bondad, generosidad,
gratitud,

humildad,

sabiduría,

encanto,

belleza,

transparencia,

delicadeza, calidez, comprensión…
5. En un tercer montón escriba entidades inasibles tales como felicidad,
amor, libertad, tranquilidad, paz, verdad, prosperidad, eternidad,
sacralidad, fraternidad…
6. Vaya sacando una a una las tarjetas en el orden en que se le ocurra,
y simplemente llene los puntos vacíos.
7. Anote el resultado final en su tarjeta de navidad o año nuevo:
“Sólo la gratitud nos hace libres”, “No hay belleza sin verdad, ni
sabiduría sin amor”, “Si quieres ser sabio, deberás ser transparente”.
He ahí una máquina casera de formulación de frases. Tanto más
significativas cuanto oscuras.
El envase del éxito no admite precisiones más que cuantitativas. No
importa el contenido que cada uno de nosotros le atribuya a los términos
utilizados, siempre que en todos los casos se presuma positivo.

arte de estar siempre de vacaciones”, Editorial AMAT, Barcelona, 2008, pag. 20.
11
Comentario: “La supermodernidad no es el todo de la contemporaneidad. En la modernidad del paisaje

26

Las inteligencias no se contradicen
Se parte del supuesto de que las grandes autoridades filosóficas o
empresariales poseen un amplio y mismo recorrido intelectual, y que ese
recorrido, por otra parte, sin importar los orígenes, los contextos y las épocas, se
posee en común, y por él han atravesado por los mismos problemas y los han
resuelto de diversas maneras, pero en la misma dirección, siempre inteligente,
sopesando los principales obstáculos y consecuencias. En tal sentido, siendo
todas ellas equivalentes entre sí, cada una en su especialidad, dominio o
sugerencia, no podrán contradecirse. Así que si alguna cita indica “La mejor
manera de enfrentar una crisis es asumir el riesgo”, y otra previene: “Jamás hay
posibilidades de inversión en medio de una crisis”, en algún punto deben resultar
coincidentes. Así se hecha mano de artilugios interpretativos indicando que debe
tratarse de dos tipos de crisis diferentes, e incluso aclarando que “asumir el
riesgo” precisamente es no invertir; o que no invertir es el “riesgo mayor” que
puede asumirse en una crisis.
Luego, se traslada este principio de la negativa de la contradicción, en el
propio texto único o entre los distintos textos de una misma autoridad o autor de
narrativa empresarial.
Como una de las formas de abarcarlo todo (o de dar la sensación de
abarcarlo todo), el arsenal de citas debe ser abrumador. Abarcar desde fábulas
africanas, hasta relatos de los gangsters de la “ley seca”, pasando por episodios
de las luchas homéricas o las intrigas palaciegas del renacimiento. Estos saltos,
lejos de dejar entrever los vacíos entre las distintas épocas, contextos y

27

personajes, permite vislumbrarlos como la distancia de la erudición, y nos
acercaría a intuir una síntesis abstracta que abarque todas esas historias y
anécdotas, a modo de juicio transversal, que capte la esencia de la naturaleza
humana, a la que pertenecemos, pero si la hacemos consciente, podemos
comprender, domesticar y domeñar.

Haga la diferencia
En todos los casos, la factura y lectura de las obras de enriquecimiento
del espíritu financiero nos convoca, atrae y designa como miembros de una
minoría. Nos destaca frente a un “todos” u “otros” que han quedado y quedarán
en el anonimato del fracaso capitalista12.
Así, se nos advierte acerca de que aquello que constituye el material de
nuestra lectura no resulta ser la literatura habitual de los cursos de la educación
obligatoria, ni siquiera de los cursos de grado o de posgrado de las
universidades, ámbitos todos ellos en los que dicho material o se ignora o se
retacea13. Más aún, se pretende que la enseñanza que impartirá el evangelio

12

Ejemplo: “La mayoría de la gente se maneja en un torbellino de emociones, reaccionando
constantemente y procurando allanar disputas y conflictos. Su autocontrol y su autonomía no hará sino
enfurecer a los demás. Tratarán de arrastrarlo al torbellino, y le rogarán que tome partido en interminables
batallas o que haga de pacificador. Si usted sucumbe a estos emotivos ruegos, poco a poco verá que su
mente y su tiempo terminan absorbidos por los problemas de los demás. No permita que la compasión por
los otros lo lleve a involucrarse. Es un juego que nunca podrá ganar, pues los conflictos no harán sino
multiplicarse.” (GREENE, Robert y ELFERS, Joost : “Las 48 leyes del Poder”, Editorial Atlántida, Buenos
Aires, 2006, pag. 205)
Ejemplo II: “Lo que llega último permanece grabado en la mente como una especie de signo de
exclamación, No hay mejor momento para detenerse y retirarse que después de una victoria.” (Id., pag.
508).
13
Ejemplo: Con una expresa mención respecto de la ausencia de la temática sobre la riqueza financiera y los
comportamiento del dinero en el mundo de las inversiones, en la enseñanza formal, comienza el trabajo de
KIYOSAKI, Robert T.: “Conspiracy of the Rich – The 8 new rules of Money”, aún en elaboración y del
que se encuentra disponible su introducción y primer capítulo en http://www.conspiracyoftherich.com/
(consulta efectuada en febrero de 2009).

28

empresarial nos cambiará las nociones que teníamos asentadas sobre el sentido
común14. Esto supone haber alcanzado el acceso a una formación exclusiva, que
con sinceridad y generosidad se coloca a nuestra disposición para poder echar
mano de ella15.
A este fin resultan adecuados los testimonios directos, ya que contribuyen
a crear un ambiente de distendida confesión e intimidad, en el que se permite la
divulgación de secretos a modo de revelaciones; las citas de frases célebres, ya
que representan lo más destacado de los más destacados; y la aparición de
escuelas, cursos presenciales o semipresenciales 16 sobre los temas exaltados
en los evangelios empresariales, como cónclaves de reunión y reconocimiento
científico técnico de las palabras (ya que no de las ideas) insertas en ellos.
Esta sensación de privilegio que campea desde sus primeras páginas en
cualquiera de los trabajos analizados para este somero análisis, resulta
necesaria para afianzar la promesa autocumplida de alcanzar una situación de

14

Ejemplo:
“-De verdad crees que trabajar esforzadamente es lo que hace rica a la gente?
“-Yo… yo creo que sí… bueno, al menos es lo que me enseñaron a creer”.
(FISHER, Mark: “El Millonario Instantáneo”, Ed. Urano, Buenos Aires, 199, pag. 12)
15
Ejemplo: “La principal causa de la pobreza o de las dificultades financieras es el miedo y la ignorancia,
no la economía o el gobierno de los ricos. Es su miedo e ignorancia auto-infligidos lo que mantiene
atrapada a la gente. Así que ustedes vayan a la escuela y obtengan sus títulos universitarios. Yo les
enseñaré cómo mantenerse fuera de la trampa”. (KIYOSAKI, Robert: “Padre Rico, Padre Pobre”, Ed.
Aguilar, Buenos Aires, 2005, pag. 68).
16
Ejemplo: En la página web dirigida por KIYOSAKI, Robert y su equipo de “Rich. Dad Companion”:
http://www.richdad.com se ofrecen conferencias en importantes hoteles a lo largo de todo el territorio de
los Estados Unidos, un cursillo introductorio gratuito, programas de “coaching”, exposiciones en DVD,
material bibliográfico y materias elaboradas para necesidades específicas; en la página web dirigida por
ALLEN, David y su equipo “Getting Things Done”: http://www.davidco.com, se ofrecen seminarios,
“teleseminarios”, material de estudio, materias específicas de acuerdo a las necesidades particulares,
impartidos para personas, grupos o empresas. (Consultas efectuadas en febrero de 2009).

29

excepción frente a la media de los mortales 17 , a través del entendimiento,
observación y aplicación de las reglas dadas a conocer en ellos.
Esta excepción no está sin más en los sujetos, sino en los sujetos a
través de los objetos. Su conversión debe ser un desarrollo natural de la
percepción. No hace falta indagar, sino simplemente, ver. Pero desde otra
perspectiva18.
A los fines de desarrollar esta perspectiva, se llevan a cabo los
encuentros de “coaching” o aprendizaje de liderazgo, en lugares y días
apartados de los laborales, a fin de tomar distancia de los problemas cotidianos
del trabajo y examinarlos a una luz más general, abierta y abarcativa.
Estos encuentros tienen el carácter de verdaderos retiros, ya que durante
su realización, muchas veces se impide a sus participantes llevar teléfonos, o
dedicarse a otras actividades que las que se encuentran previamente
establecidas como ejercicios intelectuales. Los evangelios empresariales
suponen en sí mismos esta suerte de retiro por captación de la atención y
concentración de sus lectores19.

La clase a la que pertenecemos.
17

Ejemplo: “Alex, si tú eres como casi todas las demás personas de este mundo, has aceptado tantas cosas
sin cuestionarlas, que en realidad no estás pensando para nada” (GOLDRATT, Eliyahu M. y COX, Jeff: “la
Meta. Un proceso de mejora continua”, Tercera Edición, Granica, Buenos Aires, 2007, pag- 57).
18
Ejemplo: “¿Cuál era la naturaleza de las respuestas, las soluciones, que Jonah nos hizo desarrollar?.
Todas eran razonables, y al mismo tiempo, se oponían directamente a todo lo que habíamos aprendido.”
GOLDRATT, Eliyahu M. y COX, Jeff: “la Meta. Un proceso de mejora continua”, Tercera Edición,
Granica, Buenos Aires, 2007, pag. 376)
19
Ejemplo: “Por favor, para leer las páginas que siguen, busque un lugar donde esté a solas y nadie lo
interrumpa. Suprima todo de su mente, salvo lo que venga leyendo y lo que yo le invitaré a hacer. Olvídese
de su agenda, de su negocio, de su familia, de sus amigos. Dirija hacia mí toda su atención y su mente”.
COVEY Stephen R.: “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, Editorial Paidós, Buenos Aires, 2008,
pag. 111).

30

De lo que se trata es de alcanzar una situación social, que se describe
como un estado del ser, así que el mundo debe dividirse en categorías de
acuerdo a las potencialidades de ese ser, las cuales no se dan en forma gradual
(de menos a más) sino en forma acumulativa (de poco a mucho).
Hay clasificaciones previas que son útiles para efectuar el rotulado –
troquelado de las pruebas a agrupar y los argumentos a describir, y señalar los
presupuestos generales para el entendimiento de las herramientas de la
autoayuda. La principal tiene que ver con la condición del lector. El lector no será
exitoso por invención, sino por descubrimiento. Debe indagar dentro de sí hasta
encontrar las aptitudes correspondientes y apropiadas. Bastará entonces con
dejarlas en libertad y que se desplieguen sin accidentes ni limitaciones20. Así que
las enseñanzas del evangelio empresarial no son nada más que un viaje de
regreso a cada uno. Dado que el lenguaje en que se emite es el del mismo
grupo social del que lo recibe; dado que ambos comparten el mismo universo, la
misma noción de realidad, las mismas perplejidades y decepciones; dado que la
forma testimonial supone un acercamiento personal de los que comparten sus
palabras; y dado que “nada” puede surgir sencillamente de la “nada”, sino que
ya debe haber “algo” allí donde sólo haya un “poco”.
En orden a las relaciones interpersonales, la clave está en ser ferozmente
“transparente”. Esta transparencia apunta a la libertad de movimientos, la
intangibilidad de la persona detrás de sus decisiones. El líder debe ser, se indica,

20

Ejemplo: “Todos estos triunfadores creían firmemente que conseguirían grandes logros. Todos aquellos
que se hicieron ricos estaban profundamente convencidos de que se harían ricos. Y por eso triunfaron”.
(FISHER, Mark: “El Millonario Instantáneo”, Ed. Urano, Buenos Aires, 1989, pag. 62).

31

abierto a todos los cambios, de forma tal de no estar atado, disminuido o limitado
por compromiso alguno21.
Finalmente, voluntad y destino se unen con la debida preparación y el
correcto entrenamiento, como la revelación oportuna en el retiro del profeta. Sólo
que en este caso, el retiro es más bien una asepsia y un apartamiento de los
gérmenes, el sudor y las lágrimas.
Los

exitosos

“debemos

serlo”

(condición

suficiente)

por

el

desenvolvimiento inevitable de nuestras características y capacidades propias y
compartidas (inclusión). Los no exitosos o fracasados “deben serlo” (condición
necesaria) por malicia o torpeza evitables en el uso de esas características y por
la falta de potenciación de esas capacidades (exclusión)22.
De allí que en muchos casos, la mejor estrategia sea la del descanso. No
hay por qué apresurarse, si estamos donde queremos llegar.

La infalibilidad científica
El título de este apartado es una figura literaria reconocida en retórica
como “oxímoron”, una unión de términos que se excluyen lógicamente entre sí,
como podría ser “el éxito económico de los pobres”. En efecto, la ciencia como
21

Comentario: “El fin del panóptico augura el fin de la era del compromiso mutuo: entre supervisores y
supervisados, trabajo y capital, líderes y seguidores, ejércitos en guerra. La principal técnica de poder es
ahora la huida, el escurrimiento, la elisión, la capacidad de evitar el rechazo concreto de cualquier
confinamiento territorial y de sus engorrosos corolarios de construcción y mantenimiento de un orden, de la
responsabilidad por sus consecuencias y de la necesidad de afrontar sus costos”. (BAUMAN, Zygmunt
Primera Edición en español – 2003 –, Novena reimpresión, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires,
2008, pag. 17).
22
Ejemplo: “Mi padre rico decía a menudo: „los pobres son más codiciosos que los ricos‟. Explicaba que si
una persona era rica, esa persona proporcionaba algo que los demás querían. En mi vida a lo largo de los
años, siempre que he sentido la necesidad o la carencia de dinero o de ayuda, simplemente salí a buscar o
encontré en mi corazón lo que quería, y decidí darlo primero. Y cuando dí, siempre me fue devuelto.”
(KIYOSAKI, Robert: “Padre Rico, Padre Pobre”, Ed. Aguilar, Buenos Aires, 2005, pag. 232).

32

método objetivo de acercamiento y entendimiento de la realidad, presume,
asume y se apoya en la falibilidad. Sin embargo, y 1) dado que las intuiciones y
pequeñas seguridades fundamentales estudiadas desde la edad primaria se
desmoronarían si en forma permanente fueran objeto de revisión; 2) el prestigio
ganado por las ciencias duras, las que han conseguido prever numerosos
acontecimientos, como la caída de una manzana arrojada al aire, o el ciclo
permanente de las estaciones, supondría un basamento sedimentado en el que
debemos confiar si no queremos ser tildados de necios; 3)

las supuestas

limitaciones de las ciencias sociales tienen que ver con su falta de quietud,
reposo o conservación de los éxitos, y la molesta dificultad para medir aspectos
tales como la alegría o el placer, la necesidad o el deseo, por lo que resulta
bienvenida una visión estática de sus componentes y relaciones; 4) no nos
importan las razones últimas sino sólo las instrumentales; y 5) el entendimiento y
la exposición de las formas de enriquecerse deben formularse de manera clara,
sencilla y contundente, para que cualquiera pueda beneficiarse de él sin entrar
en sutilezas ni complejidades; se predica el carácter científico de las
conclusiones y planteos realizados en la literatura analizada, a fin de otorgarle
niveles de indubitabilidad e imparcialidad que los asemejen a una ley de la
naturaleza.
Sin embargo de ello, puede decirse que en tanto las “leyes de la
naturaleza”

son

permanentemente

revisables

y

en

efecto

revisadas

cotidianamente por los cultores de las diferentes disciplinas que estudian su
funcionamiento, sobre la base de que todo saber “científico” es “provisorio”, la

33

indubitabilidad e imparcialidad pretendidas se asemejan antes que a una
investigación académica, a una receta de cocina. Cantidades exactas y
procedimientos escritos.
Escriba varias recetas, para distintos usos, protagonistas y escenarios.
Cada receta será detentora de un gusto particular. Pero todas deben llevar a
nuestro éxito.
No debe preocuparse por la coherencia externa entre las distintas leyes o
afirmaciones23, ni siquiera por la coherencia interna de cada una de ellas o su
causalidad24. Lo que debe hacer es entrelazar sus universos en forma secuencial,
en el transcurso de un relato; o en forma sincrónica, por el mero orden de su
exposición.

Troquelado para armar.

23

Ejemplo: En el trabajo de correlación, extensión y análisis de citas “Las 48 leyes del Poder”, de
GREENE, Robert y ELFERS, Joost, (Editorial Atlántida, Buenos Aires, 2006) la Ley N° 5 “Casi todo
depende de su prestigio; defiéndalo a muerte”, es abiertamente contradictoria con la Ley N° 6 “Busque
llamar la atención a cualquier precio”. Los autores son conscientes de una incompatibilidad de ésta última
con la ley N° 1 “Nunca le haga sombra a su amo”; y así lo indican en el parágrafo de la “invalidación” de
aquella, pero nada dicen respecto del juego entre las Leyes Nros. 5 y 6. Asimismo, existe otra tensión entre
la Ley N° 16 “Utilice la ausencia para incrementar el respeto y el honor”, donde se relata la historia de
Deioces (denominado Daiakku en el trabajo comentado), relatada por HERODOTO, el sabio persa que se
hizo rodear de siete murallas para crear la ilusión de su inalcanzable majestad (“Los 9 libros de la Historia”,
Libro I, “Clío”, párrafo XCIX. Edición de Bartolomé Pou, El Ateneo, Buenos Aires, , pag. ) y la Ley N°
18 “No construya fortalezas para protegerse. El aislamiento es peligroso”; otra más entre la Ley N° 21
“Finja candidez para atrapar a los cándidos. Muéstrese más tonto que su víctima” y la Ley N° 34 “Actúe
como un rey para ser tratado como tal”; y otra más entre la Ley N° 9 “Gane a través de sus acciones, nunca
por medio de argumentos”, con lo indicado respecto de la Ley N° 27 “Juegue con la necesidad de la gente
de tener fe en algo, para conseguir seguidores incondicionales” en el que explícitamente aconseja: “En
primer lugar, para crear un culto deberá atraer la atención. No debe hacerlo por medio de sus acciones, que
resultarán demasiado evidentes y fáciles de interpretar, sino a través de las palabras, que suelen ser
brumosas y engañosas.” (op. cit., pag. 277). Cabe aclarar que en el Prefacio, los autores indican que las
leyes expuestas en su trabajo “son definitivas y atemporales” (op. cit., pag. 26).
24
Ejemplo: “En los negocios, post hoc, ergo procter hoc – (después de esto, por consiguiente a causa de
esto) no es cierto generalmente, “Después de esto, por consiguiente a pesar de esto, es más cierto”
(KAWASAKI, Guy, con MORENO, Michele: “Cómo volver locos a sus competidores” (Ed. Planeta,
Barcelona, 2001, pag. 83).

34

La complejidad (entendimiento y superación de las variables y categorías
manejadas clásicamente) resulta una consecuencia indeseada para la
confección individual de abstracciones y modelos; y la integridad (la
complementación de las afirmaciones que se viertan sobre determinado
problema económico con otras perspectivas o instrumentos de análisis) deviene
excluida por la autosuficiencia del cálculo de intereses, debida a su ascesis,
precisión y seguridad.
La Economía, así como el Derecho, son ciencias sociales, derivaciones e
instituciones de la historia, de la política y de las relaciones humanas. Esta
aclaración conviene tenerla siempre a mano cuando se esté frente a planteos
alarmistas (economía – catástrofe) o eufóricos (economía – festival) expresados
en un texto de autoayuda financiera, o a través de los especialistas mediáticos.
Los análisis, conclusiones y previsiones del periodismo económico (no ya
de los cultores de la Economía) pretenden resaltar los datos “objetivos” de la
realidad, desprovistos de cualquier tendencia, voluntad o manipulación. Este
grado de respeto por los cuadros y sistemas económicos los hace
paradójicamente más esotéricos, en cuanto no resultan de conocimiento público.
Sus diagnósticos y sus previsiones se hallan del lado de la inevitabilidad, en la
que no puede hacerse intervenir otros factores ni convocarse a otros puntos de
vista. Así, se distingue del periodismo jurídico (no ya de los cultores del Derecho)
en cuanto a que éste señalaría el “deber ser” en tanto que la Economía
señalaría el “tener que ser”.

35

Puede decirse que en los medios públicos de consumo (la televisión es
un supermercado 25 ), el análisis jurídico circula como moneda de curso legal,
cuya legitimidad no depende de su observación, adecuación ni efectiva
realización; en tanto que los pronósticos económicos se difunden como moneda
de curso forzoso, ya que no es posible cargarlos de legitimidad debido a que no
se procura su apoyo en un supuesto consenso acerca de sus características y
funcionamiento, y no se lo procura por el mismo motivo por el cual no se somete
a discusión la ley de gravedad.
La divulgación al uso del discurso económico suele estar asociada a los
impedimentos, las dificultades o los desafíos. Supone la descripción de
fenómenos, distancias y constancias como acontecidos en el “afuera”, como
“necesarios” o “naturales”. La matematización de las reglas del mercado, de los
cálculos de flujo y reflujo del capital, de las fórmulas de obtención de ganancia, y
la gravedad y parquedad de sus cultores y academias, hacen la puesta en
escena de una ciencia “dura”, análoga a las de la pura abstracción (lógica,
álgebra, aritmética) y con el prestigio y la inmediatez de las de pura empiria
(física, química, ecología).

25

Comentario: Ello resulta claro en el sentido aducido por Bauman: “Los lugares de compras/consumo
ofrecen lo que ninguna „realidad real‟ puede ofrecer afuera: un equilibrio casi perfecto entre libertad y
seguridad.
“Dentro de estos templos los compradores /consumidores pueden encontrar lo que vanamente han buscado
afuera: el consuelo de pertenecer –la confirmadora impresión de formar parte de una comunidad.”
(BAUMAN, Zygmunt: “Modernidad Líquida”, Primera Edición en español – 2003 –, Novena reimpresión,
Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2008, pag. 108). Así, los anaqueles en los “mall” son los
agrupamientos de noticias de acuerdo a criterios tan caprichosos como los del interés común de una
sociedad que no sólo coincide en que lo importante es tal o cual conflicto bélico sino el pasajero galán
dueño del corazón de las mismas señoritas.

36

La literatura que aquí se comenta se abre camino en ese atolladero y lo
perfora y atraviesa con lo que podríamos denominar como un sencillismo
“troquelado para armar”.
“Sencillismo” indica que se hará un uso militante de frases y palabras
cortas e inmediatamente inteligibles, como un valor en sí mismo. Con este
término se quiere destacar un ámbito a igual distancia de cualquier clase de
culteranismo o jerga técnica o profesional, como de la franca exposición de los
procedimientos, métodos y objetos de investigación, a la que denominaríamos
entonces “sencillez”. No es con más y mejores conocimientos como se libra la
batalla, sino con la labor de las perspectivas 26 . Verlo todo desde otro lugar
permite analizar y recoger datos, apreciar ventajas y oportunidades, y utilizarlos
en provecho del beneficio económico27.
“Troquelado” supone que ese “sencillismo” está dibujado en la propia
realidad que comenta y se extra fácilmente por las líneas punteadas.
“Para armar” indica que ese “sencillismo” no es una opción para el
redactor del trabajo, ni una elección asumida en virtud del entendimiento de la
estructura general planteada, sino un postulado que se defenderá en cada caso,
en forma ad-hoc, incluso aunque conspire contra la claridad de las ideas. Con
26

Ejemplo I: “El problema está en el modo en que vemos el problema” (COVEY, Stephen R.: Los 7
hábitos de la gente altamente efectiva, Ed. Paidós, Buenos Aires, 2008, pag. 51).
Ejemplo II: “El fracaso no me sobrecogerá nunca si mi determinación para alcanzar el éxito es lo
suficientemente poderosa” (MANDINO, Og, “El vendedor más grande del mundo, Emecé Editores,
Buenos Aires, 2008, pag. 37).
27
Ejemplo: “Hasta aquí todo está claro para mí – digo - . Tenemos que cambiar nuestra forma de pensar
sobre la capacidad de producción. No podemos medir la capacidad de un recurso aisladamente, pues su
verdadera capacidad de producción depende de dónde esté en la planta. Y tratar de nivelar la capacidad con
la demanda para minimizar los gastos es lo que realmente nos ha arruinado. No deberíamos estar tratando
de hacer eso en lo absoluto.
“-Pero así es como lo hacen todos los demás – dice Bob.
“-Sí, todo el mundo lo hace. O dice que lo hace. Como pudimos comprobar, es estúpido”. (GOLDRATT,

37

este término, por ende, entendemos referirnos a una noción instrumental
igualmente distante de cualquier clase de aislamiento teórico como de la de
cualquier idea de integridad.

Cuantificar, organizar, esquematizar.
El modo científico de referirse al mundo es intentar absorber a través de
las múltiples miradas, sentidos y experiencias, aquellas significativas para su
entendimiento. Así, la red de estímulos parte de las inmensas y complejas
realidades y es recibida y encausada en los discursos y visiones de sus
observadores.
En los trabajos analizados como modelos o ejemplos de evangelios
empresariales, se suele clasificar y sistematizar el todo o las partes de sus
discursos, mediante apelaciones a estructuras sinópticas y geométricas, como
un modo de imbuirle de la cientificidad y la exactitud de las ciencias
experimentales o “duras”. De allí la utilización de números, no sólo en la
exposición interna del desarrollo de cada uno de los aspectos a tratar, sino hasta
en el título o subtítulo mismo28. Estos números implican exhaustividad. En efecto,
no se indican genéricamente “las patas del gato” sino que se pasa revista a “las

Eliyahu M, y COX, Jeff: “La Meta”, Ed. Granica, Buenos Aires, 2007, pag. 201.
28
Ejemplos: “Las 7 leyes espirituales del éxito” de CHOPRA, Deepak, Ed. EDAF, 25° Edición, Madrid,
2008; “Conspiracy of the Rich – The 8 new rules of Money” de KIYOSAKI, Robert
(http://www.conspiracyoftherich.com/ consulta efectuada en febrero de 2009); y hasta la sátira del mundo
de Wall Street “Dios es mi agente de bolsa - De cómo un monje descubrió los Siete Mandamientos y
Medio para el Desarrollo Espiritual y Financiero", de HERMANO TY, BUCKLEY, Christopher y
TIERNEY, John, Ed. Plaza y Janés, Barcelona, 2000; “Las 48 leyes del Poder”, de GREENE, Robert y
ELFFERS, Joost , Editorial Atlántida, Buenos Aires, 2006; “Exito Extremo: 49 secretos para hacerlo a lo
grande y vivir una vida extraordinaria", de MACKINNEY, Frank; "50 claves para emprendedores" de
FREIRE, Andy Freire, Ed. Aguilar; y "Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva" de COVEY, S.R.,
Paidós, Bs. As., 2008. etc.”

38

cuatro patas del gato”, no dejando ninguna pata del gato afuera, ni trayendo
ninguna pata de afuera del gato.
Los esquemas y clasificaciones allí confeccionados, no se corresponden
con el material de la realidad que está siendo investigada o medida, sino con el
material de los conceptos manejados para acceder a ella. No refieren a
conceptos sino a palabras; no dan cuenta de reconocimientos o daciones de
sentido, sino más bien de cierta “organización del caos”, que permita su
exposición en forma narrativa.
Esta forma enumerativa de exposición trazará cuadros y señales allí
donde pueda atravesar la realidad sin observarla. De este modo, se postulan
distinciones, se requieren y acumulan datos y señales que resultan en una red
que se dirige desde las leyes del éxito a las relaciones vitales, lo que resulta en
una absoluta inversión del modo científico de referirse al mundo.
Una tras otra circulan las leyes, los postulados, las figuras, las fórmulas
sintéticas29 y los cuadros explicativos. No alcanzan a configurar un sistema ni se
atraviesan o controlan uno a otro. Una a una son tratadas como conclusiones de
un trabajo en el que por al mismo tiempo se presentan como postulados. El
output es igual al input.
Establezca por ejemplo que es necesario llamar constantemente la
atención. Dar de qué hablar. E indique al mismo tiempo que el prestigio es lo
único que no puede perder jamás. Páginas más o menos imponga el deber de

29

Ejemplo: “Hay otro modo de resumirlo:
“„R2R‟ / „E2E‟ / „1@1‟ / „P. ¿F.!A.‟
“¿Está claro, no?.
De bicho Raro a bicho Raro; de Excéntrico a Excéntrico; de Uno a Uno, Preparados, ¿Fuego! Apunten.”

39

ser parco en señales e impredecible en las decisiones. Postule junto a todo eso
el deber de ocultar su carta de triunfo hasta el momento de tenerla sobre la
mesa. Ese revoltijo posee palabras para cada ocasión, y rebate las opciones
asumidas desde un lado y desde el otro. Es imposible no tener respuesta para
cada equivocación y para todos los aciertos.

Cómo hacerse infalible
Se consigue el efecto de la infalibilidad abarcando todas las posibles
respuestas. Se abarcan todas las posibles respuestas recorriendo todos los
caminos. Se recorre n todos los caminos, en forma extensiva, atravesando
impunemente las distancias entre distintas épocas, lugares, situaciones como se
ha visto en el parágrafo “Cuantificar, organizar, esquematizar”; y en forma
intensiva, generando tensiones paradójicas.
Estas tensiones paradójicas suponen el sustento de dos fuerzas opuestas
en su enunciado o consecuencias, sin dirimir el conflicto suscitado en su
tironeo30. Así, por un lado se indicará el deber de ser agresivo y constante; y por
el otro, se postulará la necesidad de mantenerse flexible y cambiante. Estas
tensiones, de paso, permiten entrar un aire místico para nada incompatible con
la vaguedad del pensamiento.

(PETERS, Tom: “Triunfar!”, Ediciones Nowtilus, Madrid, 2002, pag. 27.
30
Ejemplo I: “8. Flexibilidad y rigor simultáneos. Las empresas exitosas deben ser centralizadas y
descentralizadas al mismo tiempo” (“Los 8 Mandamientos del Éxito Empresarial”, Revista Alto Nivel,
http://www.altonivel.com.mx/interior/index.php?p=nota&idNota=18303. Consulta efectuada en febrero de
2009)
Ejemplo II: “Si no se puede hacer, hágalo. Si no lo hace, no existe”; “Para ser creativo no hace falta ser
creativo” (ARDEN, Paul: “Usted puede ser lo bueno que quiera ser”, Ed. Phaidon, traducido del inglés por
Carme Franch para Equipo de Edición S.L., Barcelona, 2005, pags. 46 y 93).

40

Dado el par de opuestos “gana el caballo A” y “no gana el caballo A”,
puedo optar sencillamente por la imprecisión “ganará un caballo”, o cubrir ambas
posibilidades por la tautológica: “ganará el caballo A sólo si la apuesta es
correcta”31, con lo cual la contradicción forma parte de la afirmación y se somete
a sí misma a su autorreferencia.
Esta autorreferencia resulta útil por otra parte, para eliminar el examen del
contexto, y esta eliminación nos ahorra entrar en consideraciones de tipo
históricas, sociológicas o antropológicas, que nos aburren y distraen con sus
derivaciones condiciones, y relatividades.
Cada paradoja consciente da la sensación de haber superado los niveles
básicos de pensamiento, de la lógica tradicional. Así resultan adecuadas
oraciones y consejos como: “Debes ser estable como una estrella fugaz, sólido
como un fluido gelatinoso, fuerte como un gesto de ternura, persistente como
una estrella fugaz”.
Las paradojas por lo general suponen un crecimiento en la dialéctica
emprendida, en cuanto a que sugieren, reconocen y obtienen los medios de su
desparadojización, ya que nos encontramos en un nivel superior de análisis32.

31

Ejemplo: “El principio de ganar /ganar es fundamental para el éxito en todas nuestras interacciones y
abarca cinco dimensiones interdependientes de la vida. Empieza con el carácter, y a través de las relaciones
fluye en los acuerdos. Se cultiva en un ambiente en el que la estructura y los sistemas se basan en ganar /
ganar, y supone un proceso; no podemos alcanzar fines ganar / ganar con medios ganar / perder o pierdo /
ganas”. COVEY, Stephen R.: “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, Paidós, Buenos Aires, 2008,
pag. 244.)
32
Ejemplos: “Estas reglas implican que no debemos buscar optimizar cada recurso del sistema – continúa
Jonah - . Un sistema con aspectos óptimos no es un sistema óptimo para nada; es un sistema muy
ineficiente.” GOLDRATT, Eliyahu M, y COX, Jeff: “La Meta. Un proceso de mejora continua”, Ed.
Granica, Buenos Aires, 2007, pag. 297.).

41

Otra forma de abarcar lo inabordable es estableciendo clasificaciones sin
ninguna apoyatura que suponga un género, criterio o categorías comunes. De
este modo se indican por ejemplo Siete Tipos Gerenciales, Cinco Modos de
Liderazgo, Tres Respuestas al Cambio, Ocho Tipos de Emprendimientos. En
ellos, mediante la totalidad abarcada por el número exacto de cosas, se sugiere
haber repasado la totalidad de cosas posibles. Y mediante la disparidad e
inevitable lejanía entre un tipo y otro, entre una y otra modalidad, se sugiere
abarcar toda la distancia y todas las caracterizaciones posibles, omitidas o
salteadas.
Establezca, por ejemplo Nueve Formas de Leer el Diario: 1) Ingenua, que
corresponde con aquellos que asimilan las palabras impresas a los hechos
acaecidos, y es la propia del empleado que culminará sus días en el
Departamento de Servicios Prescindibles; 2) Estratégica, que corresponde con
aquellos que buscan las oportunidades momentáneas, propia de los oportunistas,
cuya posición de ascenso no tendrá continuidad; 3) Descansada, que
corresponde con aquellos que buscan entretenerse con el espectáculo de las
novedades, propia de quienes pueden perder todo en un capricho; 4) Casuística,
que corresponde con aquellos que buscan un dato o fenómeno concreto, propia
de los conformistas, que no tienen visión de futuro, y que apenas pueden
garantizar una posición consolidada; 5) Subjetiva, que corresponde con aquellos
que buscan el tono editorial en los adjetivos, que corresponde con aquellos que
pueden ser buenos asesores pero pésimos artífices; 6) Curiosa, que
corresponde con aquellos que recorren tangencialmente las páginas en busca

42

de una nota fuera de lo común, como el encuentro con un pez extraterrestre, o el
aterrizaje de un perro radiactivo, propia de quienes creen hacer del ocio un valor
en sí mismo, desinteresándose de la función comercial de sus vidas; 7) Trágica,
que corresponde a aquellos que ven señales apocalípticas en cada uno de los
titulares, propia de los precavidos temerosos, de los que no puede esperarse
sino políticas conservadoras, en medio de un mundo de continua innovación; 8)
Indagatoria, que corresponde a aquellos que sólo revisan los avisos clasificados,
propia de excelentes secretarios, que cumplen puntualmente a lo requerido, pero
sin capacidad de crecimiento; y 9) Comprensiva, que corresponde al líder, que
examina cuáles notas, formas, chistes, juegos y clasificados pueden ser
encaminados para sus propios objetivos.
Nótese, en este pequeño e improvisado ensayo clasificatorio, que las
categorías no tienen una lógica común, ni dependen de elementos comunes en
juego, según su distribución, actividad, dimensión o grado33. Así, ¿no existiría al
lado del lector trágico un lector esperanzado?, ¿no habría alguna categoría
escéptica al lado de la ingenua?, ¿qué se ha tomado en cuenta para establecer
en una misma clasificación elementos psicológicos (forma Trágica), sociales
(forma Subjetiva), políticos (forma estratégica) y lúdicos (formas Descansada y
Curiosa) o con qué criterio integrador se lo ha hecho? ¿no hay intermedio alguno
entre

cualquiera

de

las

modalidades señaladas y la

indicada

como

Comprensiva?. Estos espacios categoriales quedan omitidos, pero de alguna

33

Ejemplo: La clasificación de adversarios que se efectúa en “Las 48 leyes del Poder”, de GREEN, Robert
y ELFFERS, Joost, Editorial Atlántida, Buenos Aires, 2006, pags. 188/9, incluye sólo cinco tipologías: El
“hombre arrogante y orgulloso”, el hombre “desesperadamente inseguro”, el “rey de los desconfiados”, “la
serpiente de larga memoria” y “el hombre común, discreto y (a menudo) poco inteligente”. ¿Puede el lector

43

forma incluidos en la totalidad abarcativa de los Nueve Formas de Leer el Diario,
que implícitamente son las Únicas Nueve Formas Posibles de Leer el Diario.
A modo de ejercicio, intente escribir Siete Formas de Rascarse el Pelo en
Público; Cuatro Maneras de Sacarse los Anteojos, Cinco Tipos de Vendedores
de Pancho; o Diez Formas de Comer Helado.

La noticia y la anécdota
Los libros de autoayuda, y sobre todo los de tenor empresarial, de
liderazgo o emprendimiento, suelen ser los primeros en ventas dentro de la
literatura no ficcional. Al mismo tiempo, los noticieros televisivos ocupan el
primer lugar en la medición del rating, descartando los programas de ficción.
Unos y otros se atraen y repelen por la misma condensación de lo importante en
una desarticulada enumeración.
Las cosas que deben saberse son apenas unas cuantas, tal como las
cosas que deben tenerse. Parecer informado, estar a tono… Para dar la
sensación de que se lo sabe todo, apenas deben indicarse los trozos
superficiales de ese conocimiento; para dar la sensación de que se lo tiene todo,
basta con presentarse con los últimos atavíos de moda.
Para la conversación cotidiana, hace falta estar enterado de las últimas
noticias. Para presumir de reflexivo, hace falta tener a mano unas cuantas
fórmulas no muy ordinarias ni previsibles.

indicar en función de qué criterio común se ha efectuado esa tipología, en orden a cuáles factores y
categorías que agrupen y distingan cada uno de los casos?.

44

Dar la impresión de que se han leído muchos libros y conocido muchas
culturas citando algunos aquí y allá, e indicando viajes, relaciones y
pertenencias, siempre merece un lugar destacado en el trato social. Estos
símbolos del lenguaje social y del esfuerzo individual, aparecen como consuelo
o explicación (ya que no legitimación) del éxito obtenido.
Sin embargo de ello, ese alarde de cultura no debe convertirse en una
preocupación. Simplemente es una vestimenta, a través de la cual reconocernos
de un modo más fuerte como parte de un mismo grupo. Obsérvese a este
respecto la eminente preocupación por la presentación en público y la crítica
despiadada contra las desprolijidades o incongruencias en el vestir.
Del mismo modo como la “noticia” sólo muestra el contorno o superficie
suficiente de las cosas como para que no colisionemos con ellas, el “éxito” sólo
da cuenta de las señales de su acaecimiento. La noticia sólo nos brinda “datos”
con los cuales operar, pero insuficientes para comprender.
El equivalente de la “noticia” en el aprendizaje financiero, es la “anécdota”.
Un relato sin contexto, pasado, futuro, historia o densidad. Incomprobables por
pertenecer a la literatura oral o a la leyenda del mundo empresarial, se
presentan con una autoridad basada en los personajes que la animan
(prestigiosos y convenientemente muertos o alejados como para desmentirlas) o
el éxito al que hacen referencia.
La anécdota, que participa de las virtudes del testimonio, da ejemplo y
escenificación de las afirmaciones, hace las veces de comprobación empírica de
las leyes sugeridas.

45

Pero hay más, a fin de sostener las leyes sugeridas, hace falta su
construcción teórica y su ensayo y experimentación, los que aparecen suplidos
por los cuadros de las fábulas. Ratones, tortas, zorros y leones reviven de su
sueño infantil, en el que formaban parte de una mitología hermosa y fantástica,
para llevar y traer pequeñas y egoístas ambiciones del mercado.
Postule una hipótesis y haga de esa hipótesis la exposición, el desarrollo
y el resultado de su teorema. Jamás podrá equivocarse.
Haga su punto de partida con el de llegada34: Quien posea las mejores
cartas, ganará la mano. Quien posea las mejores manos, ganará la partida.
Haga la prueba. Experiméntelo usted mismo. Y verá que en todos los casos, la
regla se verificará.

Fábulas legislativas
Las moralejas y los ejemplos resultan limitadas para incluir preceptos
secuenciales o sistémicos, por lo que se dicta una fábula a través de la cual
excusar el paso o la prescripción de determinadas leyes de los negocios.
Así, el relato de cualquier suceso puede dar lugar a un orgánico y
paulatino aprendizaje.
La unidad narrativa se corresponde con la unidad argumental. Se
manejan algunas variables, se las hace jugar en un escenario construido para su

34

Ejemplo: “Una revisión de la declaración financiera de mi padre rico muestra por qué los ricos se vuelven
más ricos. La columna de activos genera más ingreso del necesario para cubrir los gastos, y el sobrante es
reinvertido en la columna de activos. La columna de activos continúa creciendo, y por lo tanto, el ingreso
que produce crece con él. El resultado: El rico se vuelve más rico” (KIYOSAKI, Robert: “Padre Rico,
Padre Pobre”, Ed. Aguilar, Buenos Aires, 2005, pag. 105).

46

lucimiento, y luego el circuito de la acción debe responder a cada una de las
preguntas necesarias para formular las leyes requeridas.
Así, un paseo en fila de niños a través de un camping formula las leyes
sobre la dinámica de los “hechos dependientes” y las “fluctuaciones
estadísticas”35; de la búsqueda de Moby Dick por el capitán Achab, según la
novela de Melville, se deducen tres lecciones de la lucha contra la competencia 36.
Lo esencial es tejer una serie de sucesos que constituyan una totalidad
cerrada. Nada saldrá de allí. Nada podrá entrar allí. Luego, cualquier significado
deberá insertarse con ese perímetro de sucesos; y cualquier significante deberá
contrastarse y corregirse con ellos. Luego, hace falta nombrar las leyes
sugeridas por esos sucesos como principios universales de la física, indicando
proporciones directas e inversas (del tipo “cuanto más A, más B”, o “cuanto
menos A más B”), y condicionales necesarios, suficientes, y suficientes y
necesarios (del tipo “sólo si A, entonces B”, “siempre que A entonces B” o “sí y
sólo si A, entonces B”). Luego, sólo hace falta su coordinación y explicitación y
todo estará hecho.
Pruebe con cualquier cuento clásico. Caperucita Roja puede ser un buen
ejemplo. Caperucita iba a la casa de la abuela con una canastita que su madre
le había dado, recomendándole no pasar por el bosque, ya que era peligroso.
Desoyendo a su madre, la niña se aventuró por el bosque y allí fue interceptada
por el lobo, quien se enteró por una artimaña hacia dónde se dirigía.

35

Ejemplo extraído de: GOLDRATT, Eliyahu M. y COX, Jeff: “la Meta”, Tercera Edición, Granica,
Buenos Aires, 2007, pags 143 a 167.
36
Ejemplo extraído de: KAWASAKI, Guy, con MORENO, Michele: “Cómo volver locos a sus
competidores”, Ed. Planeta, Barcelona, 2001, pag. 70)

47

Aprovechando las distracciones de Caperucita, quien se detuvo varias veces a
recoger flores, el lobo llegó primero a la casa de la abuela, se la comió, vistió sus
ropas y esperó a Caperucita. Cuando ella llegó, le llamaron la atención sus
facciones salvajes, así que tuvo lugar el siguiente diálogo: - “Abuelita, qué orejas
tan grandes tienes…” - “Son para oírte mejor” – contestó el lobo, poniendo voz
de dulce anciana. Y luego: -“…Y qué ojos tan grandes…” – Son para verte
mejor” – contestó el lobo una vez más, con voz apocada y femenina. Y al fin: “…Y qué boca tan grande…” – Allí fue cuando el lobo se abalanzó sobre ella al
grito salvaje de: – “Para comerte mejor”. Y se la comió. Luego vendría el cazador,
mataría al lobo y sacaría de su estómago, vivas y relucientes, a la abuela y a
Caperucita.
¿Cuántas leyes pueden extraerse de este cuento?. Por lo menos diez:
1) Ley de la incertidumbre de los hábitos (Proporción directa): Cuanto
más arraigados estén los hábitos o las conductas observadas en virtud
de un mandato supremo explícito o implícito, más incertidumbre se
crea alrededor de ellos. (En el cuento, la orden de la madre de no
desviarse del camino).
2) Ley de la densidad de los caminos (Proporción directa): Cuanto más
extensas sean las distancias hasta la meta, habrán mayores
probabilidades de que surjan imprevistos.
3) Ley de los intereses múltiples (Proporción inversa): Cuanto menos
parecido sea alguien a nosotros, tantos más intereses divergentes
tendrá, a través de nuestros mismos objetivos (En el cuento, la

48


Documentos relacionados


Documento PDF fish del creador quien se a llevado mi chess
Documento PDF informe 05 balotaje 2015 07 17
Documento PDF como organizar un espectaculo
Documento PDF la desuni n de las provincias
Documento PDF trabajar como freelancer
Documento PDF 2011 que es un dispositivo a parte rei


Palabras claves relacionadas