Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



homicidio espec agravado inimputable Juez Gomez[1].pdf


Vista previa del archivo PDF homicidio-espec-agravado-inimputable-juez-gomez-1.pdf

Página 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Vista previa de texto


negaba a entregar a la niña aduciendo que estaba dormida. P. V. comenzó a
gritar “qué hiciste, la mataste”, trataba de hacerse del cuerpo de la pequeña
pero el indagado no se lo permitía; forcejearon, se cayó la mesa del comedor
generándose un desorden del resto de los enseres; cuando la mujer fue hasta
la cocina notó en el piso un pequeño charco de sangre y al lado un
destornillador. Inmediatamente después salió de la casa dirigiéndose a la
vivienda lindera, domicilio de su suegra M.G. a quien le pidió un teléfono
para dar aviso a la policía.
J.S. y su señora S.B., vecinos de la zona que pasaban por el lugar, al escuchar
el pedido de auxilio se aproximaron apreciando que la Sra. G. gritaba
“mataron a V., mi nieta” al tiempo que desde el interior de la vivienda se oía
un ruido similar a golpes de sillas y la voz de un hombre que gritaba “qué
hacés, soltala”. Seguidamente vieron salir a la mujer que decía “mi marido
mató a mi hija”. El Sr. S. llamó al servicio de emergencia 911 y en unos
cinco minutos arribó el móvil Nº 3 de Seccional 15ª de Policía con los
agentes R. y E.. Mientras aguardaban la presencia policial P.V. y M. G.
permanecieron en el jardín, G. continuaba con la hija en brazos dentro de la
vivienda y el matrimonio S.-B. esperaban en la vereda, escuchando a la
anciana cuando decía “mi hijo mató a V., no lo puedo creer, no sé que está
pasando, está loco”.
Al arribo del móvil policial, V. autorizó el acceso y dijo “entren, entren que
está ahí”. El agente R.R. fue el primero en ingresar a la finca, encontrando al
hombre parado en el living comedor con la niña en brazos, desvanecida, los
ojos hacia arriba, pálida y con su boca abierta. Relató el policía que le llamó
la atención la ropa ensangrentada del sujeto mientras le decía que su hija
estaba durmiendo. R. le pedía que le entregara a la menor pero G. insistía
que la niña dormía, que era su hija y le exigía a los policías que no la
molestaran. Ante la resistencia del indagado, el agente J.J.E. fue por detrás