el cristal de la parroquia y su mensaje.pdf


Vista previa del archivo PDF el-cristal-de-la-parroquia-y-su-mensaje.pdf


Página 1...4 5 67821

Vista previa de texto


Todas tienen un fondo común que las da unidad en toda la Iglesia. Un círculo central en medio de
una cinta o franja rectangular que alcanza toda la ventana de arriba abajo. Se emplea esta figura
geométrica por ser la más perfecta de todas.
El autor se ha inspirado en una columna lateral de la Iglesia en la que hay un grabado de cerámica
en forma de hexágono que reproduce la aparición de la Virgen a los pastorcitos de Fátima.
Como es comprensible el contenido del círculo es cambiante y lo hace cada uno de una manera
simbólica con las diferentes metáforas para desarrollar el tema elegido.
La cinta está adornada con el trébol de 4 hojas y unas formas alanzadas que copia del retablo
central.
Se aprecian también los símbolos de San Cosme y San Damián patronos de la parroquia. Al inicio
de estas formas, en su parte izquierda una probeta como médicos y curanderos, y a la derecha la
palma del triunfo de los mártires.
“Sobre el fondo general de todas las vidrieras decir que la trama cuadrada con piezas muy
pequeñas y de colores cálidos son una manera de sintonizar con las vidrieras clásicas” (nota de su
autor).

LOS COLORES Y SU LENGUAJE
¡Vaya papel más importante el de los colores! En todas las manifestaciones de la vida se dejan ver
para acompañar situaciones concretas, incluso las mismas personas se visten del color que puede
favorecerles más. Cobran toda su importancia en la pintura y en las vidrieras. Hasta en las
celebraciones litúrgicas se elige el más indicado, pues no es el mismo para un entierro que para una
boda, ni tampoco para el tiempo de Adviento que para el de Pascua. Y ya puestos en este preámbulo,
dada la similitud del contexto comento algunos a título de curiosidad.
EL COLOR BLANCO (pureza y alegría). Se usa en las fiestas del Señor y de la Virgen María y de
los santos no mártires.
EL COLOR NEGRO (luto y dolor). El Viernes Santo. En entierro y funerales.(Hoy en estas
celebraciones se ha cambiado por el color morado, también en sintonía con el dolor y el luto y no
menos con la esperanza cristiana. Algo que no consigue el negro ya que da la impresión de terminar
en sí mismo).
EL COLOR VERDE (esperanza).
EL COLOR MORADO (sacrificio y penitencia).
Cada color despierta unas sensaciones propias que sintonizan con los sentimientos que en cada
momento siente la persona, bien sea en forma de alegría, de dolor, de esperanza...
Las vidrieras que nos ocupan participan de estas reglas. Emiten con su color unas sensaciones
propias ajustadas al tema preferente que enseñan.
Tienen unos colores suaves, moderados pero lo suficientemente expresivos.
Su relación con las sensaciones propias de cada color
Los colores amarillos y azules muy abundantes en todas disponen a nuestro espíritu de un calor
que le facilita y le abre a pensamientos más profundos. También hay otra gama de colores
predominante que consiguen paz, relajación, esperanza, estos son los verdes y violetas. Todo ello en
perfecta concordancia y sintonía con el lugar sagrado, de elevación hacia lo alto y de serenidad y
dominio hacia lo terreno de cada día, de oración a Dios, de diálogo y de entendimiento con el
prójimo.

5