Yonah .pdf



Nombre del archivo original: Yonah.pdf

Este documento en formato PDF 1.6 fue generado por / ilovepdf.com, y fue enviado en caja-pdf.es el 05/03/2019 a las 21:56, desde la dirección IP 190.231.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 318 veces.
Tamaño del archivo: 235 KB (3 páginas).
Privacidad: archivo público



Vista previa del documento


YONAH

JONAS

Yonah
1:1 Vino la davar de Yahweh a Yonah ben de Amitay:
1:2 Ve enseguida a Niniweh, esa gran ciudad, y proclama juicio sobre ella; porque su
maldad ha venido delante de mí.
1:3 Yonah, sin embargo, se puso a huir a Tarshish del servicio de Yahweh. Bajó a Yafo y
halló un barco que iba a Tarshish. Pagó el pasaje y abordó para navegar con los otros a
Tarshish, Lejos del servicio de Yahweh.
1:4 Pero Yahweh mandó un fuerte viento sobre el mar, y vino una tempestad tan grande
sobre el mar que el barco estaba en peligro de romperse.
1:5 En su miedo, los marineros clamaron, cada cual a su propia deidad; y arrojaron por la
borda la carga del barco para hacerlo más liviano para ellos. Yonah, mientras tanto, había
bajado a la bodega de la nave donde se acostó y se quedó dormido.
1:6 El capitán fue donde él y gritó: ¿Cómo puedes estar durmiendo tan tranquilamente?
¡Arriba, invoca a tu Elohé! Tal vez Ha´Elohé sea bondadoso con nosotros y no
perezcamos.
1:7 Los hombres se dijeron unos a otros: Echemos suertes y hallemos por culpa de quién ha
venido sobre nosotros este infortunio. Echaron suertes y la suerte cayó en Yonah.
1:8 Le dijeron: Dinos, tú que has traído sobre nosotros este infortunio, cuál es tu negocio?
¿De dónde has venido? ¿Cuál es tu país, y de qué pueblo eres?
1:9 El respondió: Soy Hebreo, adoro a Yahweh el Elohé del shamaim, que hizo el mar y la
tierra.
1:10 Los hombres estaban grandemente aterrorizados, y le preguntaron: ¿Qué has hecho? Y
cuando se enteraron de que huía del servicio de Yahweh, porque así se los dijo,
1:11 le dijeron: ¿Qué tenemos que hacerte para que el mar se calme a nuestro alrededor?
Porque el mar se estaba poniendo cada vez más tempestuoso.
1:12 El respondió: Tírenme por la borda, y el mar se les calmará; porque yo sé que esta
terrible tormenta vino sobre ustedes por mi culpa.
1:13 Sin embargo, los hombres remaron fuertemente para llegar a la orilla, pero no podían,
porque el mar se ponía cada vez más tempestuoso a su alrededor.
1:14 Entonces clamaron a Yahweh: Por favor, Yahweh, no nos dejes perecer por culpa de la
vida de este hombre. ¡No nos tengas por culpables de Matar a una persona inocente!
Porque tú, oh Yahweh, por tu voluntad, has producido esto.
1:15 Y tiraron a Yonah por la borda, y el mar dejó de arreciar.
1:16 Los hombres sintieron un gran respeto por Yahweh; ofrecieron sacrificios a Yahweh e
hicieron votos.
2:1 Yahweh proveyó un pez enorme que se tragara a Yonah; y Yonah permaneció en el
vientre del pez por tres días y tres noches.
2:2 Yonah oró a Yahweh su Elohé desde el vientre del pez.
2:3 Dijo: En mi angustia clamé a Yahweh, y él me respondió; desde el vientre de la Fosa
clamé, y oíste mi voz.
2:4 Me echaste en las profundidades, en el corazón del mar, me rodearon las corrientes ;
todas tus ondas y tus olas pasaron sobre mí.
2:5 Pensé que me habías arrojado Lejos de tu vista: ¿volvería alguna vez a contemplar tu
kadosh Templo?
2:6 Las aguas me encerraron, la profundidad me rodeó. Las algas se enredaron en mi
cabeza.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1019

YONAH

JONAS

2:7 Me hundí hasta la base de las montañas; las trancas de la tierra se cerraron sobre mí
para siempre. ¡Sin embargo tú sacaste mi vida del hoyo, oh Yahweh mi Elohé!
2:8 Cuando mi vida se me escapaba, me acordé de Yahweh; y mi tefilat vino delante de ti, a
tu kadosh Templo.
2:9 Los que se aferran a la vana ilusión olvidan su propio bienestar,
2:10 pero yo, con resonante acción de gracias, sacrificaré para ti; los votos que he hecho los
cumpliré. ¡La liberación es de Yahweh!
2:11 Yahweh mandó al pez, y este vomitó a Yonah en tierra seca.
3:1 Vino la davar de Yahweh a Yonah por segunda vez:
3:2 Ve enseguida a Niniweh, esa gran ciudad, y proclámale lo que yo te diga.
3:3 Yonah fue enseguida a Niniweh según el mandato de Yahweh. Niniweh era una ciudad
enormemente grande con una anchura de tres días de camino.
3:4 Yonah emprendió viaje y se dirigió a la ciudad por una distancia de un día de camino, y
proclamó: ¡Cuarenta días más, y Niniweh será derribada!
3:5 La gente de Niniweh le cmelejó a Elohé. Proclamaron un ayuno, y grandes y pequeños
por igual se vistieron de luto.
3:6 Cuando llegaron las noticias al melej de Niniweh, se Levantó de su trono, se quitó la
ropa, se vistió de luto, y se sentó en cenizas
3:7 E hizo que se proclamara por todo Niniweh: Por decreto del melej y de sus nobles:
Ningún hombre o bestia –del rebaño o de la manada– probará nada! ¡No pastarán, ni
beberán agua!
3:8 Se cubrirán de luto –hombre y bestia– y clamarán fuertemente a Elohé. Que cada uno se
vuelva de sus malos caminos y de la injusticia de la que sea culpable.
3:9 ¿Quién sabe si Ha´Elohé se vuelva y desista? Puede que se vuelva de su ira, de modo
que no perezcamos.
3:10 Ha´Elohé vio lo que hicieron, cómo se volvían de sus malos caminos. Y Ha´Elohé
renunció al castigo que había planeado traer sobre ellos, y no lo llevó a cabo.
4:1 Esto desagradó grandemente a Yonah, y se enojó.
4:2 He hizo tefilat a Yahweh, diciendo: ¡Oh Yahweh! ¿No fue esto lo que dije cuando todavía
estaba en mi país. Por eso fue que huí de antemano a Tarshish. Por que sé tú eres un
Elohé compasivo y misericordioso, lento para la ira, abundante en bondad, que renuncia
al castigo.
4:3 Por favor, Yahweh, quítame la vida, que prefiero morir a vivir.
4:4 Yahweh respondió: ¿Tan grande es tu enojo?
4:5 Entonces Yonah salió de la ciudad y halló un lugar al oriente de la ciudad. Hizo una
cabaña allí y se sentó bajo su sombra, hasta ver qué le sucedería a la ciudad.
4:6 Elohé Yahweh proveyó una mata de ricino, que creció sobre Yonah, para proveerle
sombra para su cabeza y aliviar su incomodidad. Yonah estaba muy contento con la mata.
4:7 Pero a la mañana del día siguiente Elohé proveyó un gusano, que atacó la mata de
manera que se secó.
4:8 Y cuando salió el sol, Elohé proveyó un abrasador viento oriental; el sol castigó a Yonah
en la cabeza, y estaba por desmayarse. Se puso a pedir la muerte, diciendo: Preferiría
morir a vivir.
4:9 Entonces Elohé le dijo a Yonah: ¿Tan grande es tu enojo por lo de la Mata? Yonah
respondió: Si; tan grande que quiero morirme.
4:10 entonces Yahweh dijo: A ti te importó la mata, por la que no trabajaste ni hiciste crecer,
que apareció en una noche y pereció en una noche.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1020

YONAH

JONAS

4:11 ¡Y cómo no debía importarme a mí Niniweh, esa gran ciudad, en la que hay más de
ciento veinte mil personas que todavía no distinguen su mano derecha de su izquierda, y
muchas bestias también.

KITBE HA KODESH RESTAURADA 5994

1021


Yonah.pdf - página 1/3


Yonah.pdf - página 2/3


Yonah.pdf - página 3/3


Descargar el documento (PDF)

Yonah.pdf (PDF, 235 KB)





Documentos relacionados


Documento PDF yonah
Documento PDF divre bet
Documento PDF bereshit
Documento PDF shilas
Documento PDF shemuel alef
Documento PDF mardohkay

Palabras claves relacionadas