ENTREVISTA PASTOR MAX CONTRERAS.pdf


Vista previa del archivo PDF entrevista-pastor-max-contreras.pdf


Página 1 2 3 4 5 6 7 8

Vista previa de texto


REVISTA

PODER Y GRACIA

En muchos casos, lo único que se busca con
autodenominarse “Apostólico y Profé co” es
solamente la concentración de poder en el líder,
anulando el pensamiento crí co de los oyentes con
fines espurios y de ganancias deshonestas. Eso en mi
Biblia se llama: HEREJÍA.
Ser apostólico y profé co es nada más y nada menos
que ser bíblico. Todo lo que se diga fuera de la Biblia es
solo invención humana por más espiritual que parezca.
R.P. y G: Entonces ¿Cree usted que en este empo Dios
esté derramando nueva revelación a los apóstoles o
ministros modernos?
Pr. Max: Absolutamente NO. No existe una
nueva revelación, solo existe ¡LA REVELACION!, que ya
nos fue dada completa de principio a fin: LA BIBLIA.
Decir que hay nueva revelación, sería como
decir que hay nuevas biblias o nuevos evangelios. El
Apóstol Pablo dejo establecido lo siguiente: en 1 Cor 4:6
Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo
en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en
nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está
escrito (no debemos pensar más de lo que está escrito)
El cris ano debe hablar lo que cree y debe creer
lo que está escrito. Dice 2 Cor 4:13 Pero teniendo el
mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito:
Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por
lo cual también hablamos.
Lo que existe hoy no es nueva revelación sino,
una nueva generación de Ministros, con nuevas
herramientas de estudio, que fueron siendo
acumuladas a lo largo de la historia de la Iglesia (2.000
años) En consecuencia, hoy las Escrituras están al
alcance de una generación más comunicada, más
educada y más instruida en las letras, en el
conocimiento histórico, arqueológico, sociológico,
e mológico, etc.
A ésto, se suma las nuevas, aunque ya ni tan nuevas
herramientas de estudios teológicos como la exégesis,
la hermenéu ca, la apologé ca, diccionarios,
comentarios, manuales bíblicos, etc. que hacen del
hombre de Dios una persona más formada, de mayor
conocimiento bíblico o al menos “es lo que parece”.
¿Por qué digo que al menos “es lo que parece”? Pues,
porque en una sociedad donde hay sobreinformación
se corren riesgos de desinformación, lo cual produce
confusión. Por lo que, ¡a río revuelto ganancia de
pescadores! Es este po de sociedad moderna y
sobreinformada y por ende confundida que sirve como
caldo de cul vo para que se amontonen maestros con
“Nuevas Revelaciones”.

3

No existe una nueva revelación,
solo existe ¡La Revelación!,
que ya nos fue dada completa
de principio a fin:
La Biblia.
Previéndolo Dios, nos dejó una advertencia en: 2 Tim
4:3 Porque vendrá empo cuando no sufrirán la sana
doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se
amontonarán maestros conforme a sus propias
concupiscencias, 4:4 y apartarán de la verdad el oído
y se volverán a las fábulas.
Lo que realmente necesitan nuestras
comunidades cris anas modernas no son nuevas
revelaciones, sino, que se les revele la única
revelación eterna. Por eso, también el Apóstol Pablo
oraba por la Iglesia de Éfeso y lo expresaba de esta
manera:
Efesios 1:16 no ceso de dar gracias por
vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis
oraciones, 1:17 para que el Dios de nuestro Señor
Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de
sabiduría y de revelación en el conocimiento de él,
1:18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento,
para que sepáis
Para que la Iglesia sepa, no necesita nuevas
revelaciones, sino: espíritu de sabiduría y de
revelación en el conocimiento de él.

Para que la Iglesia sepa,
necesita espíritu de sabiduría y de
revelación en el conocimiento de él.