Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



CARTA autoridades enseñanza para firmar 2017.pdf


Vista previa del archivo PDF carta-autoridades-ensenanza-para-firmar-2017.pdf

Página 1 2 3 4 5 6

Vista previa de texto


deberes de los padres o responsables, respecto de los niños y adolescentes, prestar
orientación y dirección para el ejercicio de sus derechos”
Pero como expresáramos antes, también los Tratados Internacionales que fueron
ratificados por nuestro país (y por ende forman parte del derecho vigente y son de
aplicación obligatoria para todos los ciudadanos uruguayos), son muy claros en afirmar lo
que venimos manifestando. Así la Convención sobre los Derechos del Niño (ley 16.137/
1990) expresa que “Los Estados se comprometen a asegurar al niño la protección y el
cuidado que sean necesarios para su bienestar, teniendo en cuenta los derechos y
deberes de sus padres, tutores u otras personas responsables de él ante la ley, y con ese
fin tomarán todas las medidas legislativas y administrativas adecuadas” y en el artículo 14
inc. 2: “Los Estados partes respetarán los derechos de los padres y en su caso de los
representantes legales, de guiar al niño en el ejercicio de su derecho de modo conforme
a la evolución de sus facultades”. En el inc. 3 expresa: “La libertad de manifestar la
propia religión o las propias creencias, estará sujeta únicamente a las limitaciones
prescriptas por la ley que sean necesarias para proteger la seguridad, el orden, la moral
o la salud pública o los derechos y libertades fundamentales de los demás”. Por su
parte, la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto San José de Costa Rica),
ley 15.737/1985 en el artículo 12 inc. 4 dispone: “Los Padres y en su caso los tutores,
tienen derecho a que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa y moral que esté
de acuerdo con sus propias convicciones”.
Hasta aquí hemos citado algunos textos legales nacionales e internacionales que
constituyen el fundamento para declarar que los contenidos de las Guías de educación
sexual antes citadas, SON ILEGALES porque violan las normas que específicamente
atribuyen el derecho de “educar” (en el estricto sentido del concepto) a los padres.
Por otra parte, entendemos además, que el contenido del material aludido, NO
corresponde a la enseñanza de una correcta y estricta “ educación sexual”, (como
concepto desde el punto de vista biológico, emocional, afectivo y psicológico
concibiendo al ser humano de manera “integral”) sino que se trata de la “promoción de
la desnaturalización del heterosexismo y la heteronormatividad” en los procesos
educativos; es decir que se promueve “la homosexualidad” en detrimento de la
heterosexualidad, se concibe el concepto de “género” como construcción social y no
biológico y la práctica de juegos e interacciones entre niños que son absolutamente
aberrantes y opuestas a las naturales actividades de los niños entre sí; denunciando
que incurre en “discriminación” a todo aquel que no aprueba el modelo que se
pretende imponer.
Por otro lado, entendemos que el concepto “enseñar” se refiere a impartir
conocimiento, instruir, informar acerca de datos, desarrollar habilidades técnicas…, y
esta tarea sí debe ser la labor o función del Estado; de donde se deduce que,