Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



APUNTE N° 2 LOS MEDIOS COMO ACTORES POLÍTICOS.pdf


Vista previa del archivo PDF apunte-n-2-los-medios-como-actores-pol-ticos.pdf

Página 1 2 3

Vista previa de texto


Observatorio de Medios de Comunicación - Material de Cátedra
Medios de comunicación como actores políticos
Decir que los medios son actores políticos en nuestras sociedades, y en particular en
Latinoamerica y Argentina, es casi una obviedad.
El caso es identificar en qué aspectos y cómo se posicionan en tanto tales.
Uno de los aspectos más notorios de su participación en la política como actores
fundamentales está en su negación a reconocerlo. “Informamos lo que ocurre”, “Sólo
información” “Periodismo independiente” “Sólo la verdad” y otras frases, slogans o discursos
similares.
Al decir del investigador Mario Ramos, existen dos puntos importantes que destacan el
poder de los medios y su incidencia en la arena política a saber: a) los medios de
comunicación ocupan un lugar privilegiado en la política, en tanto lo sustantivo de la
política es transmitido por los medios, en tal grado que es imposible imaginar los
procesos políticos sin la mediación de aquellos; y, b) los medios no son fieles reflejos
de la realidad. Todo lo que sabemos de nuestra sociedad, sobre nuestro mundo, lo
sabemos a través de los medios de comunicación [....] la realidad que somos capaces
de percibir es creada por los medios aunque no se trate, de una realidad consensuada
(Vallespin, 2000: 186).
Entonces, es necesario prestar atención a la comunicación mediática que atraviesa el
tratamiento político de la información. Campañas electores, política cotidiana, actos de
corrupción, fraudes, reformas impositivas, discusiones parlamentarias, disensos
sectoriales, paritarias y conflictos gremiales, suba de precios, reformas educativas,
transacciones financieras, acuerdos internacionales, reformas del código civil, de leyes
que impulsa el gobierno, que resiste la oposición, corrupción en la justicia, alianzas
políticas. Todo, todo, todo lo que ocurre en lo político le llega al ciudadano a través de
los medios, sean gráficos como los periódicos, revistas semanales o de mayor
frecuencia, radioemisoras, televisoras, productoras asociadas. Además, y más allá de
la información considerada política, los medios informan “políticamente” a través de
sus programas de chimentos, sociales, culturales y artísticos, de entretenimiento, de
espectáculos, etc. etc. Los medios construyen discursos muy elaborados de acuerdo
intereses que poseen sobre la arena política.
Un medio masivo no sólo es un medio de comunicación. Su estructura comercial
y financiera abarca otra serie de negocios (industriales, agrarios, comunicacionales,
publicitarios, de servicios varios, bancarios, prestaciones en la salud, negocios
inmobiliarios, empresas aseguradoras, acuerdos políticos con ciertos sectores para la
venta de servicios asociados como editoriales, producción musical, eventos, y un largo
etcétera.)
Cuando un medio elabora y da forma a una noticia que va a ser transmitida a millones
de ciudadanos, tiene en consideración qué informar y cómo de acuerdo a quiénes van
a “comunicar” el discurso de fondo. Estas consideraciones, implican potentes
estrategias de comunicación para generar adhesión, filiación, contacto y complicidad
con sus públicos.
Cuando hablamos del “contrato de lectura” de un medio con sus lectores, justamente
estamos tomando nota de cómo el medio ha construido y forjado un vínculo con sus
públicos a partir de una minuciosa tarea de convocatoria, de persuasión y de
consolidación de ese vínculo. Tipos de contactos, frases y modos de comentar, tonos y
estilos, recursos en imágenes, apelaciones a aspectos emocionales, guiños,
complicidades, invitación a “ser parte de…”, mostrarse, comunicar al medio, ser
convocado a eventos, a programas, etc.
Cada medio construye una noción de perfil de públicos (lectores, audiencias,
espectadores, etc) y trabaja sobre ello. Cada medio supone que sus lectores tienen
determinadas características que pueden influir en su decisión de elegir un medio.
Estudios complejos evalúan variables etarias, sexo, residencia, gustos y preferencias,
actitudes y comportamientos, reacciones a distintos discursos, niveles de ingreso y
formación, entre otros tantos aspectos. Para ello contratan a empresas que los
asesoran y construyen niveles y perfiles de públicos. A partir de esto, cada medio
procesa la información para de alguna manera anticipar y prever cómo van a impactar
sus discursos en los potenciales lectores, oyentes o espectadores. Lo anterior debe
tener dos consideraciones. Las capacidades de recepción de los públicos. Podemos
indentificar tres grandes tipos de actitudes que se desagregan en otras tantas
reacciones hacia los discursos de los medios.
a) Públicos adherentes (aquellos que de alguna manera adhieren al discurso del
medio sin matices, celebrando sus apariciones y mostrándose de acuerdo e
incluso defendiendo los valores e intereses del medio como propios. Aquí
funciona plenamente el contrato de lectura)

1
Prof. Lautaro Pagnutti