Palomo nº1 .pdf



Nombre del archivo original: Palomo nº1.pdf

Este documento en formato PDF 1.7 fue generado por Adobe InDesign CS5.5 (7.5) / Adobe PDF Library 9.9, y fue enviado en caja-pdf.es el 07/12/2015 a las 13:40, desde la dirección IP 85.60.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1655 veces.
Tamaño del archivo: 24.2 MB (31 páginas).
Privacidad: archivo público



Vista previa del documento


P O E SÍA / I LU S T R AC IÓ N / T E X T O S / F O T O G R A F ÍA / V I Ñ E TA S

Publicación endogámica.

Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y

O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O

Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y

PALOMO

O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O

Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y

O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O

Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y

O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O

Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y

O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O

Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y

O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O

Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y

O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O

Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y

O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O

Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y

O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O

Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y

Nº1 Diciembre 2015

O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O

Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y

O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O

Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y
T
Y

O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O
Ú
O
U
O

Palomo

emana de los cajones, las carpetas y

alimento ha sido el tiempo, la
acumulación / he intentado huir , hacer como que no pasa
nada, pero ya tengo los tobillos mordisqueados / esto es
algo endogámico , puede ser que sea asaltado por la
enfermedad, las taras o los defectos más atroces fruto de la
consanguinidad / no tiene valor económico ninguno/
todo lo que no va firmado es producción propia
/ Las cosas nunca se hacen mal queriendo.
las fundas de plástico / su

EDITORIAL

La revista

En una ventana
el paisaje mis manos
nubes cruzando la primavera,
se acerca un susurro
a la hierba
y le grita:
- qué te queda tras la promesa
de un otoño perpetuo?
y en silencio
responde el prado
las nubes
Rayan las gotas de lluvia
el cristal
de la ventana,
se agrietan las manos
tan secas y
tan cargadas de arena,
truenos
conejos que corren hacia sus madrigueras
y por todo el valle
deambula un eco
gritando:
- qué os queda tras la certeza
de este otoño perpetuo?
- Nada mi vida, no nos queda nada
responde la hierba
con sus manos
en mi ventana
- Mi pequeña y deliciosa vida,
no nos queda nada

Como un carnicero
senegalés
en el turno de noche
del área de guissona
van pasando ante mí
poemas aún calientes
que cuelgan de ganchos,
el olor a carne cruda
es un rojo que gotea
por mis guantes blancos.
La literatura apesta.
Debo abrir en canal
a los terneros,
desechar las vísceras,
separar la grasa
del músculo,
purificar el cadáver
a través de la transformación.
Hacerlo comestible.
La crítica
se ve atenuada por la necesidad de paz
y de ahí a la flexibilidad
tan solo
hay que dejarse llevar por la inercia,
despiezo
un ternero con los cuchillos mellados
pensando en plegar
lo más pronto posible.
Al amanecer
la literatura
sigue contaminando
la escritura,
el trabajo apenas da
para seguir tirando.
Unas sábanas calientes
me esperan en casa.

1

En la cara de las niñas
veo los rostros de señoras
que arrastrarán a sus nietas
hasta el colegio,
en las ancianas
surgen las niñas
que (se) fueron
y que apenas recuerdan
salvo por las pocas fotos
amarillentas y secas
y los aniversarios de los fallecimientos familiares,
la calle está llena de
recuerdos y fragancias
de cosas que ya no son,
en algún momento
se derramó lejía sobre este lienzo
y sigue siendo bonito,
pero ya no es bonito.
el cielo rojo
de los amaneceres
ha mutado en un paisaje irónico
que se ve a través de las ventanillas del tren
camino al patíbulo,
la esperanza es un
perro apaleado que huye
para salvar la vida,
el tiempo
una soga de cuero húmeda
y las personas
un continuo intento para no derivar
en chimpacés
tecnológicamente armados.
Voy por la calle
y lo que piso y lo que esquivo y lo que veo
no es, ya no es.
Se pierde algo en la mutación,
chorrean los colores
como gotas de lluvia que arrastran
la suciedad de los edificios
y en el rostro de señores
veo las caras de los niños
que (se) fueron,
y en los niños
los mismos gestos y vicios
y muecas macabras
de los viejos.

2

La cumbia
la chicha
el vallenato
y el merengue,
el choque
en Palenque
vámonos para allá.
En el último puente aéreo
la señora de mi lado
es gorda y desborda su asiento
y yo pienso pobre..., y no la culpo,
se santigua cuatro veces al tomar pista
y se queda dormida antes de despegar
para despertarse cuando pasan las azafatas
y comprar dos donuts
y un café con leche,
empiezo a culparla,
se santigua de nuevo
y duerme hasta aterrizar.
Si algún día muero en un avión
por favor
que suene la cumbia
mientras nos ponemos las mascarillas
que suene la chicha
mientras histéricos descendemos
que viva el vallenato
y el merengue en nuestra muerte
que bailen choque
las nubes contra el fuselaje,
que el ritmo siga
cuando los bomberos
arrastren mi cuerpo carbonizado
hecho uno con los auriculares.

3

De niño
me dijeron
hay dios
y referentes
sólo tienes que seguirlos
y luego
de joven me dijeron
mata a tus héroes
eres libre,
puedo ser muy aplicado
cuando creo en los consejos
y ahora
mientras cruzo el umbral
hacia el falso ser adulto
creo que mis autores preferidos
son poco más que medicocres
alcoholizados
con cierta gracia y algo de suerte.
He aprendido,
como me dijeron,
a vivir sin el consuelo
de los maestros y
sin la bondad de los dioses,
pero ahora,
cuando andan ya casi todos bajo tierra,
salen entrevistas
póstumas
y todos hablan de sus héroes
de juventud
y de todo lo que deseaban
ser como ellos
o como otros
y lo tanto que los estimuló ese deseo
y cuánta ayuda
moral y/o espirutual
recibieron de ellos.

4

RELAtOS DE LA BASURA 1#

TEXTO SR. ROBERTO

“Todo el mundo tiene un plan hasta que le cae la primera hostia” Mike Tyson.

Cuidado con lo que publiques
que mira
cómo
están
las cosas.

Taxi 3634-GSM
Le salvaron la vida
en la ambulancia
y ahora habla eruptando
y se suena
por el cuello,
perilla blanca
gafas rayban
y una chapita plateada
con un escorpión grabado
tapándole la tráquea.
Me ha recogido
con su taxi
y bajando las Ramblas
camino a la ronda litoral
iba comiendo
un bocadillo de queso:
-Antes paraba en casa
y subía a desayunar
pero ahora....
me quedan dos meses
de taxi, veinticuatro años
llevo dando vueltas,
Boyer me jodió
una pequeña empresa,
dos meses me quedan
y en agosto a tomar por culo...
Cuando habla mucho
se le acumula la mucosidad
y tiene que sonarse.
Hemos parado
en una empresa de Can Tunis
y mientras yo,
chaleco amarillo y casco blanco,
buscaba el silo
de arena de playa,
él fumaba un purito
apoyado en su taxi,

al volver de pagar en las oficinas
había hecho espacio
en el asiento del copiloto
para mí,
entonces nos hemos hecho amigos
y me ha contado lo de la ambulancia
y que se jubila con 67 años
para que le quede una pensión
algo
digna
y que toda la vida peleando
para...
y se ha pasado un dedo
por su garganta
y yo he pensado
en lo que me queda por delante,
de vuelta
en Ramblas con Carmen
nos hemos despedido
alegres de habernos encontrado,
dándonos la mano
y diciendo
que si no nos volvíamos a encontrar
en dos meses
la próxima vez
él iria andando,
Han sido 22,6 km
de mutua conversación entrecortada,
una hora y veintidos minutos
de un extraño y agradable viaje,
perilla blanca
gafas rayban
todavía un auténtico vaquero
tras veinticuatro años en el taxi,
otro superviviente
a punto de jubilarse.

RE

K
I
T
I
L
O
P
AL

MI€RDA

Tras un duro día
en el campo de batalla
vuelven los soldados
a sus barracones,
llegan excitados, chillando,
orgullosos de sus cicatrices,
sufrientes por sus heridas;
luego, en la cantina,
borrachos llorarán.
Yo no soy un soldado;
yo limpio sus botas,
hago sus camas
les sirvo la comida y
escribo a sus mujeres e hijos...
.... y luego lloro, borracho,
junto a ellos en la misma
cantina.

Ven-

Ve
za
anza
ng-an
Veng
n
e
V
za
an
ng
Ve
za
an
ng
Ve

Ven-

Soy inocente
de matar gatos,
mi adolescencia no tomó
esos derroteros tan comunes
que se basan en torturar
a gatos
en descampados y tirarlos
a la autopista desde un puente
metidos en bolsas de plástico,
yo herí a un elegante lagarto
de un perdigonazo
a los diez años de edad
y tuvo que rematarlo mi abuelo,
el asco que sentí
hacia mi acción
brotó de manera innata
al ver el lagarto respirando
con dificultades,
estaba al sol tranquilamente,
sobre un murito de cemento
y yo apunté y disparé,
luego tuve que pedirle a mi abuelo que lo rematara,
cosa que hizo.
Pero nunca he torturado un gato.
Seguro que algunas
de las personas más cercanas a mí
Seguramente la mayoría no lo volvería hacer,
lo han hecho,
quizá algunos se arrepientan de forma sincera,
gente que admiro, por lo que sea,
da igual,
se recordarán de jóvenes
debería dedicar mi vida a matarlos
llevando a cabo
a todos con mis propias manos o
crueles experimentos con los gatos del barrio,
rebentarlos a palos
he tenido que escuchar
y dejarlos moribundos
las anécdotas
en el solar junto la vía del tren
y soportar las risotadas
a la hora de la siesta.
en las sobremesas
Mi deseo es una gran lista con nombres y direcciones
y las miradas condescendientes
de aquéllos que han torturado y matado gatos,
y la justificación,
una gran lista que con el tiempo
éramos adolescentes... ya sabes...
se llene de nombres tachados.

V
Venganza
Venganza
e
n
n
n
Venganza
Venganza
Venganza
V
V
VV
V
V
e
e
n
n
n
eeenenenn--n---VV
e
e
e
e
Vengann
V
V
V
V
n
e
n
g
e
Venganza
Venganza
Venganza
aVenganza
-Venganza
nVenVenganza
z
V
a
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
VenganzaVenganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
VenganzaVenganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
VenVenn
e
VenganV
Venganza
gggagagananannn
g
za
g
a
a
Venganza
n
nganza
a
z
a zaganza
z
----Venganzav
n
gana
a
z
g
n
a
g
zzzazaazaa
za

Venganza
Venganza
n
e
V
Venganza
Ven

VenVenganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza
Venganza

-V
-en
--n
-- eV
eV
enen
ene-nn
VenV
V
V
V
zaza
za
za
za
za
n
nn
an
ganggza
gaza
gagagagnanan

CONTINUIDAD DE LOS PARQUES
Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir
una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías,
volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los
robles. Arrellanado en su sillón favorito, de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda
acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos.
Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas;
la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida. Gozaba del placer casi perverso de irse
desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían
al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer
bajo los robles. Palabra a palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes,
dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte. Primero entraba la mujer, recelosa; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una rama.
Admirablemente restañaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias,
no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un
mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante corría por las páginas como un
arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta esas
caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo retenerlo y disuadirlo,
dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir. Nada
había sido olvidado: coartadas, azares, posibles errores. A partir de esa hora cada instante tenía su empleo minuciosamente atribuido. El doble repaso despiadado se interrumpía apenas para que una mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer.
Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta
él se volvió un instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo
no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la
sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala
azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la
primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en
la mano, la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la
cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela.
Fotografía “CONTINUIDAD DE LOS PARQUES”, de la exposición “COMBATIR LA NADA”

JULIO CORTÁZAR
FINAL DEL JUEGO, 2ª EDICIÓN, 1964

Amsterdam 2002

Ahí está
nueve de la mañana plaza catalunya,
de pie contra el bbva
con un cartel entre sus manos que dice:
Tú vas
al infireno.
No pide nada
no se queja
apenas te amenaza
ni te reclama nada que no tengas,
simplemente erguido
(donde ayer
estaba la repartidora
de periódicos gratuítos
y tras ella un palé
de yogures matutinos
y la gente se ordenaba
a la espera de su turno
para ser bendecida por la gratuidad
de los productos en promoción,
un silencio camina
en paralelo a cada persona que
se abalanza sobre los diarios y el yogurt
y dos metros más adelante, hoy)
el ángel hecho barba de cinco días
con un cartel a la altura de su pecho,
no te busca la mirada
ni reparte octavillas,
todo está muy claro:
Tú vas
al infierno.
Puede ser un renacido apocalíptico,
loco de fe pero sin apenas dogma,
puede ser también un anarquista prejubilado
que abrazó la simbología cristiana
para que los esclavos camino a la arena
no tengan dificultad para entender el mensaje,
quizá una promesa en un lecho de muerte
o un juego de espejos
donde una cara se busca
entre las muecas de los desconocidos,
un ángel brutal y sin miedo
que se cruza camino al trabajo,
un pobre loco mal vestido
a ojos de la masa pobre y loca
pero más o menos bien vestida.
Me ha alegrado el día
este arrebato de sinceridad sin sentido
en contraposición
de las vallas publicitarias
que cubren los edificios,
yo no tengo que negarlo

y olvidarlo,
ni tan siquiera apartar la mirada,
yo sé a dónde voy y sí,
el viejo tiene razón
y me he sonreído
y una calidez ha conquistado mi cuerpo
y me he sentado a una distancia prudencial
para sacar una fotografía
por la necesidad de compartir
la dicha de los encuentros,
porque sé
que otros viajeros camino al infierno
también se sentirán reconfortados
por la claridad del descenso.
(Por fin una cara
donde posar mi desprecio
y me insulta y me pega y me duele
pero por fin una cara
donde posar mi desprecio,
así es mucho más fácil,
todo es mucho más fácil,
el tren el cemento la lluvia
y el río de personas camino a oficinas
con calefacción hasta mayo
donde yo me fundo
como otra gota más en medio
de la tormenta.)
Grata la vida que me dio la oportunidad
de la consciencia e ingrata la vida
por obligarme a ella,
grato el señor de la pancarta
y grata esta mañana
en que hemos juntado
las manos y hemos mirado al cielo
sabiendo que nuestro camino
sólo lleva al infierno,
grata esta sabiduría de los muertos
que siguen cantando
con lenguas podridas en sus bocas
y grato el momento
en el que un machete desesperado
se abre paso entre la maleza
y los insectos le esquivan
como si llevaran entrenándose toda la vida
para ese momento.
Plaza Catalunya cuando el día despierta,
atroz colegio
de varas y cuero y pobreza,
galería siniestra entre legañas,
viejo de la pancarta,
un santo un loco?
y que mas dará
me digo mientras renuncio a las respuestas.

y con la chilaba
toda arremangada
por la espalda

oh... uh... sí...
síiii... te gusta,
eh cerda!! Te gusta!

EL DIA 23 DE ABRIL DE 2011 FINALIZÓ
UNA LARGA HISTORIA DE AMOR QUE PASÓ
CASI INADVERTIDA DURANTE 30 AÑOS A
LOS OJOS DEL MUNDO. LA DE UN AGENTE
DE LA INTELIGENCIA NORTEAMERICANA Y
UN ANÓNIMO YIHADISTA SAUDÍ.
EN ESTA SERIE DE TRES ENTREGAS
INTENTARÉ RELATAR CÓMO TRANSCURRIÓ
LA ÚLTIMA COMUNICACIÓN ENTRE ELLOS.

ÚLTIMA
LLAMADA

ahhgrgrgrjjhrhh
rjhrhaaaaaahhhh...
por cristo y los
apóstoles... aahhah...

...chorreándome
la coca-cola por
las nalgas...

sí, sí, sabes que
me gusta mucho...
mucho... que me
llames cerda!!

fantástico de
nuevo, mi osito, si
no fuera por estos
momentos...

hablando de
hacerlo de nuevo,
mi osito, la cosa
importante que te
quería decir...
eeee... quizá no
te guste
tanto...

ahhgrgrgrjjhrhh
rjhrhaaaaaahhh...
por Alá y su profeta
... aaahhss
saa..

...cómo lo sabes
cari, aún no me
he limpiado y ya
estoy pensando
cuándo lo podemos
hacer de nuevo...

dudo que por
esa boquita
salga algo que no
me guste,
suéltalo ya, hombre!
que hace mucho que
nos conocemos...

qué pasa?? es que
ya no me quieres??

quizá ésta sea
nuestra última
llamada....

1. EN EL OJO DEL HURACÁN

continuará.

La tentación de San Antonio, Salvador Dalí ,1946.
Friedrich Nietzsche, fotografía / Selección Alemana de fútbol, Euro ´96 , fotografía / Crucifixión de Pedro, Chiesa del Domine Quo Vadis.

Figura en una finestra , Salvador Dalí,1925.
Mappa dell’inferno, Sandro Botticelli, 1480-1495 / Niño en la playa, Sorolla / Nadadores, fotografía.

Leda atómica , Salvador Dalí, 1949.
Abu Ghraib 44, Fernando Botero, 2005 / San Pedro, Gillis Coignet, 1584.

El Ángelus, Salvador Dalí ,1935.
Cain slaying Abel , Rubens 1608 / El Primer duelo, William Adolphe Bouguereau, 1888 / Caïn i Abel, Jose Vergara (siglo XVIII) / Cain matando Abel, Francesco Maffei, 1620 .

LOS AMANTES
Este lunes por la mañana
de cielo claro y
silencio fresco
dos mujeres
se despiden en el portal
besándose clandestinas.
Se cierra la puerta
y una de ellas arrastra los pies
por la calle limpia
quién sabe
hacia qué maldito trabajo.
Las amantes se separan,
el calor se diluye.
En silencio queda el vacío
que han dejado en el portal,
tan sólo tienen un sabor de
segundos
y todo un día por esperar.

Es tanta la abundancia
Este martes, coma,
acumulada de madrugada
pronto por la mañana, coma,
que tan sólo su recuerdo
al final del andén, coma,
es capaz de mermar
dos jóvenes encapuchados de negro
la indiscutible pérdida matutina.
se abrazan por la cintura, coma,
Suenan puntuales los despertadores
juegan con sus narices
como campanas que llaman a muertos,
buscándose las bocas
azul habitación
bajo un amanacer
dicen que tras los edificios amanece.
de grandes nubes grises de otoño, coma,
se aferran apresurados
Dos cuerpos calientes
pués el tren que los separará
enredados en sábanas calientes
debería estar ya en la estación, coma,
se resisten, se huelen e imaginan,
el cariño está en manos
es como un parto sin vida,
de maquinistas en huelga. Punto.
un desgarro de vaga recompensa,
Fumando los miro, coma,
una expulsión a consciencia
disfruto del ritual, coma,
donde uno de los cuerpos
veo cómo se curvan las espaldas
es arrojado a estas mañanas absurdas
y danzan las cobras, coma,
de trenes y gente corriendo.
ríen nerviosos y apresurados
mientras buscan los vagones
Los amantes vuelven a separarse justo ahora,
en el horizonte, coma,
cuando teneníamos este maravilloso jueves
pero el tren que llega
por delante.
es el de mi lado del andén y
los amantes desaparecen tras él.

A

AMANTE
DICE QUE QUIERE AMAR PERO
LO QUE QUIERE ES MAMAR.

B

BOYA
QUE FLOTA Y ES ANHELADA POR
EL QUE SE HUNDE.

C

CAPULLO
DICE QUE NO, PERO EN EL
FONDO SABE QUE ES ASÍ.

D

DUDA

MIRARSE EN EL ESPEJO MIENTRAS
ALGUIEN CRUZA A TU ESPALDA.

E

ENCUENTRO
ESTAR, AUNQUE SEA SIN SER.

F

FUEGO
LOS NIÑOS APRENDEN TOCANDO,
ESO SE PODRÍA MEJORAR.

G

GAS
QUE SE HUELE Y SE TEME.

H

HACER

MÁS QUE UNA,
REALIDAD NO HAY
SUYA.
CADA CUAL, LA

I

ILUSIÓN
AGUA PARA SEDIENTOS.

J

JADEO
MUCOSIDAD ACUMULADA.
VER POEMA TAXI.

K

KIBUTZ

LUGAR DE PAZ
CON SUELO ENSANGRENTADO.

L

LEJANÍA
CUANDO LA DISTANCIA SE
CONVIERTE EN.

M

MÍO
LUGAR DE PAZ
CON SUELO ENSANGRENTADO.

N

NIÑEZ
EN EL JUEGO DE LA VIDA, CASA.

Ñ

MAÑANA

V

VOLUNTAD

TODO POR HACER.

O

ORTOGRAFÍA
ESCRIBIR CON EL CULO.

P

PASADO
ALGO QUE ES TUYO PERO QUE
NO PUEDES DISFRUTAR,
COMUNISMO PRETÉRITO.

Q

QUESO
QUÉ.

R

RATÓN
CÓMO.

S

SEÑORA
PREFERIBLEMENTE EN BATA,
HACE BIEN EN QUEJARSE.

T

TIEMPO
TODO PASA Y TODO QUEDA
PERO LO NUESTRO ES PLAGIAR.

U

ÚLTIMA

FALTA DE.

W

WC
ICO.
LUGAR DOMÉST
TE
NO NECESARIAMEN
.
DESAGRADABLE

X

Y

Z

A quiere locamente a B, pero su compartamiento es digno de C,
recuerda lo que D le dijo esa nefasta mañana en casa de E y ahora
se siente como F cuando conoció a G y no sabe bien bien qué
hacer. H va observando cómo el ánimo de I ha ido diluyéndose
hasta reflejar a J en sus ojos, K vaga por las calles echando de menos a L y bebiendo como M en sus mejores
tiempos; cuando es tarde enfila N hacia Ñ con la necesidad de O, ha intentado hablar con P sin éxito, ha picado
de madrugada a Q chillándole R, y S le ha arrojado un cubo de agua con lejía.
El amanecer impacta en T mientras espera a U en V y piensa que nunca debería haber dejado a W para ir en
busca de X:
- Y nunca me lo perdonará, ya puedo olvidarme de Z -se repite en silencio A.
X

DE CARÁCTER DESCONOCIDO.
EJ.: EL SEÑOR X NO COMPRÓ
PERSONALMENTE LA CAL.

YO
ÉSE.

ZEN

DISCIPLINA CONSISTENTE
EN HACERTE UNO CON LA PARED
QUE MIRAS.
IMPRESCINCIBLE COCINERO.

En el andén
a las siete de la mañana
esperamos en silencio
a Caronte,
ha llovido un poco
y los primeros rayos de sol
crean un arcoíris mortecino
que es fotografiado
por los móviles
de las almas que esperan,
manoseamos
con la lengua
este óbolo
desgastado
que nos permitirá volver
a casa
tras otro día en los infiernos.
Llega el tren
y subimos
y nos acurrucamos en silencio
mientras navegamos
hacia lo conocido.

La criada siempre fue amable
en el trato y en los gestos
con nosotros y los niños
le pagábamos bien
y usábamos su nombre de pila
para dirigirnos a ella,
tras muchos años
de relación
provechosa
para ambas partes
llegaron otras vacaciones
y como muestra de agradecimiento
le dimos permiso
durante dos semanas
mientras nosotros
estuviéramos en la playa
y le pagábamos bien
y ella siempre fue
muy amable con nosotros
y con los niños
y le dijimos
- tómate libre estas dos semanas
para hacer lo que tú quieras,
también puedes ir a la playa
o quedarte en tu casa
y descansar
y ella mirada en la punta de los pies
manos en la espalda
contestó:
-Señor,
yo sólo quiero volver a mi país

Ropa con pinta de ropa
en un cuerpo de hombre
con pinta de hombre,
su caminar es reconocible
por unas calles
diseñadas
para que parezcan las calles
de una ciudad
con pinta de ciudad,
un poema
con pinta de poema
y así todos más tranquilos
aparentando tranquilidad.

40 horas
semanales
como mínimo
de lunes a viernes
más algún festivo
vacaciones en agosto
contrato fijo
súmale
decenas de quehaceres domésticos
y tácticas de supervivencia
a tiempo completo.
No es una opción
ni un mérito
ni tan siquiera un lema
que la inspiración
me pille
trabajando,
simplemente es
probabilidad.

pero eso no fue posible
porque en septiembre
la necesitábamos
aquí
y ella necesitaba
nuestro dinero.

5

6

7

8

11 de Septiembre 2001, Lago Ness, Escocia.

PALOMO
P O E SÍA / I LU S T R AC IÓ N / T E X T O S / F O T O G R A F ÍA / V I Ñ E TA S

Si lo crees conveniente, no dudes en mandar esta revista a todas las personas que les pueda interesar.
Para recibir los siguiente números de PALOMO directamente en tu e-mail, hazlo llegar a :

marcosperezou@gmail.com


Palomo nº1.pdf - página 1/31
 
Palomo nº1.pdf - página 2/31
Palomo nº1.pdf - página 3/31
Palomo nº1.pdf - página 4/31
Palomo nº1.pdf - página 5/31
Palomo nº1.pdf - página 6/31
 




Descargar el documento (PDF)

Palomo nº1.pdf (PDF, 24.2 MB)





Documentos relacionados


Documento PDF felicidad clandestina
Documento PDF mundo nexo 1
Documento PDF mundo nexo 1 1
Documento PDF suspenso en la biblioteca003
Documento PDF 03 loob depredador por excelencia
Documento PDF cuarta de la libertad

Palabras claves relacionadas