El mito del condon.pdf


Vista previa del archivo PDF el-mito-del-condon.pdf


Página 1 2 34541

Vista previa de texto


donde se describen con detalle los numerosos casos de fallo del condón (4). Pero, curiosamente se sigue
equiparando "prevención" con "buen uso del condón" sin que la eficacia de tal instrumento sobre la
epidemia haya sido estadísticamente demostrada. Es más, debido a diversos factores que intervienen en
la transmisión, esta eficacia es indemostrable.
Hay dos estudios de Trussel et al. en 1992 que informan de frecuencias de roturas y deslizamiento del
14.6%. En el primer estudio, los autores resumen: "Un estudio prospectivo empleando dos marcas de
preservativos encontró que, de 405 preservativos empleados para las relaciones sexuales, el 7.9% o se
rompió durante la relación o al retirarse, o se resbaló durante las relaciones; ninguno de estos hechos
está relacionado con el tipo de preservativo. El 7.2% se resbaló al retirarse; no se encontró relación entre
el deslizamiento del preservativo y su marca o el uso anterior de preservativos, pero era significativamente
más alto cuando se usó algún lubrificante adicional". (5)
En el segundo estudio, en la revista Family Planning Perpectives, se dice : "Los investigadores observan
que la alta frecuencia con que los preservativos se resbalan y se caen al retirarse -17% de los
preservativos que no se habían roto, se habían caído durante las relaciones- indica un alto nivel de mal
uso. Indican también, que un mejor empleo puede ser difícil de conseguir, pues todas las mujeres que
participaron habían recibido instrucciones escritas y verbales sobre su empleo adecuado." (6)
El tema de la práctica del sexo anal por parte de los homosexuales es mucho más claro en lo
concerniente a la tasa de fallos y al riesgo de contagio. Durante esta relación anal, por razones
anatómicas el roce es mayor, por lo que los condones deberían ser más gruesos para ser algo más
seguros. Pero lo que ocurre es que cuanto más grueso, menor es su aceptación. (7)
Las estadísticas en los países Occidentales mostraban que el riesgo de contagio de VIH más claro para
un hombre es la droga por vía intravenosa y la homosexualidad. Unos datos (8) extremos que avalan esta
conclusión fueron obtenidos en 1993 en la ciudad de Nueva York en la que de 4352 casos de SIDA en
hombres, 2687 mantenían relaciones sexuales con hombres pertenecientes a grupos de riesgo, 261
habían usado drogas intravenosas y tenían relaciones sexuales con hombres, 2 habían mantenido
relaciones sexuales con mujeres de grupos de riesgo
En un estudio de la asociación Stop SIDA realizado conjuntamente con el CEESCAT de Cataluña en 1993
y 1995 revela que una proporción relativamente importante de los gays declaró haber tenido accidentes
en el manejo de los preservativos (32% roturas y el 15% deslizamientos). (9)
Si ahora pasamos a analizar las relaciones sexuales precoces, entre adolescentes, hay informes que
revelan que el fallo de los condones empleados como contraceptivo puede ser de hasta el 50%, aunque el
porcentaje de fallos más habitual, oscila entre el 13 y el 27 % (10). Si esto es así, ¿cuánto fallarán en la
prevención del contagio de VIH?.
Otro dato significativo que muestra en la práctica, los fallos del condón, se veía reflejado por un
comunicado del Centro Dator, de Madrid, lugar donde en mayor cantidad se eliminan a niños antes de
nacer en España. Decía un titular del diario el País 20-8-2000 que "de La mitad de las jóvenes que
abortan declaran rotura del preservativo". Haciendo cálculos, sabiendo que en España alrededor de
50.000 niños se les impide nacer, que otros felizmente nacen, y que la muestra de Dator es para jóvenes
hasta 25 años, nos haremos una idea de cuanto falla el condón para evitar un embarazo que no se desea.
Y no conviene olvidar, que la transmisión del SIDA ocurre cualquier día del mes, y el embarazo sólo
ocurre unos pocos días de cada mes.
En muchas otras partes del mundo ocurre otro tanto. En abril de 1996, Murty y Firth publicaron un estudio
realizado en Inglaterra con 4.666 mujeres que, durante un período de cinco años, acudieron para consejo
previo al aborto. El estudio, realizado en 1993, mostró que 46.4% de las mujeres que se presentaron
solicitando abortos declararon que su embarazo se debía a fallas del preservativo. Savonius y
colaboradores hicieron en 1995, un estudio con 200 mujeres que abortaron en Finlandia: 76.7% de las
usuarias de condones reportaron que el condón se había roto, salido, o bien que su uso era irregular.
Lewis y colaboradores, en abril de 1996, publicaron una investigación con 629 mujeres que habían
acudido a una clínica para consejera por "embarazo no deseado" entre septiembre 1994 y febrero 1995.
El estudio demostró que 47.9% de las mujeres estaban usando un preservativo al momento del
"embarazo no deseado".
Abundando en el punto anterior, se ha sabido que El 69,2 por ciento de los que piden la pastilla abortiva
dicen que lo hacen porque se les ha roto el condón, según un estudio elaborado en el año 2004, desde el
Hospital del Mar de Barcelona . (11)
La demanda de la píldora del día después, que provoca un aborto químico precoz porque impide la
implantación del embrión (un ser humano), se ha multiplicado por 8 en términos relativos desde 1994 (de
ser el 1,26 de las urgencias a un 9,82), según un estudio dirigido por Miquel Àngel Checa, del Servicio de