El mito del condon.pdf


Vista previa del archivo PDF el-mito-del-condon.pdf


Página 1 23441

Vista previa de texto


Las políticas gubernamentales, casi a nivel mundial, han realizado y están realizando grandes
esfuerzos para difundir el uso del condón, con la confianza de que ello frenará el SIDA. Una de las
grandes hipótesis que defiende este texto, "El SIDA sin engaños", es demostrar cómo esas campañas son
inútiles e incluso contraproducentes en lo que se refiere a la lucha contra el SIDA, y contra otros
problemas sociales. Esta demostración se inicia ahora.
Ya han pasado años desde el inicio de las campañas de lucha contra el sida basadas en el condón, y la
experiencia demuestra que no han servido, el sida sigue creciendo de modo exponencial. Se hace
necesario un esfuerzo de superación de barreras mentales para admitir que son los comportamientos
adquiridos con la educación, los que cambiará el rumbo de la epidemia.
Vamos a centrarnos en los datos, en cientos de datos, para ayudar a abrir la mente a los aún seguidores
de la condonmanía. Pareciera que casi todos sus defectos van a comenzar por la letra "i".

6.1. Inseguro.
Un profesor explicaba a sus alumnos que el virus del SIDA es 500 veces más pequeño que el
espermatozoide, con lo que tiene la grosera costumbre de filtrarse a través de las paredes del condón, o
goma, e introducirse donde no ha sido invitado. También les transmitía las conclusiones de la
Organización Mundial de la Salud (OMS), que concluye de la siguiente forma: el preservativo falla entre
un 10 y un 20% de los casos, dependiendo de la calidad de zuncho, forro o funda. Último apunte
pedagógico: el maléfico virus del SIDA puede, y suele, tardar años en manifestarse. Más de un alumno y
alumna acostumbra entonces a ponerse blanco al escuchar estos pormenores, y no hay que ser muy listo
para adivinar el motivo
Todas las personas que tengan algo que ver en el negocio de condones, o que deseen que la
corrupción de costumbres se extienda, dirá que el usar el condón es seguro. Pero ya son muchas las
autoridades médicas, científicas o sanitarias que vienen diciendo lo contrario. El condón es un medio que
algunos venían utilizando como contraceptivo y para disminuir el riesgo de contraer enfermedades
sexuales. El axioma de contraceptivo seguro en los años setenta eran los contraceptivos hormonales y,
casi sin efectos secundarios, mientras que los condones se rechazaban porque eran poco seguros,
antinaturales, y disminuían la sensibilidad. Sin embargo, actualmente, el axioma que nos venden es el
contrario, y es que el condón es un método seguro, mientras que ahora se previene contra las píldoras
hormonales por sus efectos secundarios, ya que es el método contraceptivo con más riesgo para la salud.
!Cómo nos engañan¡.
Según los estudios, unos dicen que el uso del condón para prevenir la transmisión del SIDA falla
en un 10 % de ocasiones, mientras que otros estudios aseguran que este porcentaje llega al 30 %. Se
hacen comparaciones con el riesgo de quedar embarazada usando condón y el riego de contraer el VIH, y
se afirma que este último es mayor que el primero pues se puede quedar embarazada unos pocos días al
mes, mientras que el contagio del VIH puede darse en todo momento, todos los días del mes.
El descubridor del origen del Síndrome de Down, ya fallecido, decía en 1989. "Con el condón
quedan embarazadas aproximadamente un 10% de las mujeres al cabo de un año de uso . Si no es una
barrera infranqueable para los espermatozoides, menos aún lo será para el virus del SIDA, que es 500
veces más pequeño. Como puede suponerse, decir que el preservativo es eficaz para prevenir el SIDA es
un absurdo (...). Un sodomizador seropositivo hará correr un riesgo de por lo menos uno entre diez de
contraer la enfermedad mortal,..., por lo que es totalmente imposible calificar de mal menor un
comportamiento tan peligroso para otro ser humano". (1)
Muchos otros estudios e informes van a ser expuestos a continuación para confirmar la
inseguridad del condón a quien no quiera creerlo. Es una lástima que los dos principales esfuerzos que
gobiernos y organismos internacionales están realizando contra el SIDA se han manifestado un fracaso: ni
las multinacionales farmacéuticas han logrado todavía la vacuna deseada, ni la promoción del condón que acapara la mayor parte del dinero público contra el SIDA- ha logrado frenar la extensión de la plaga.
Los científicos han advertido en numerosas ocasiones a los gobernantes de que con esta política están
presentando como remedio seguro algo que no lo es, lo que anima a repetir los contactos de riesgo. Pero,
una cosa son los científicos y otra son los políticos, éstos buscan medidas que den votos, que sean
populares.
6.1.1. Fallos mecánicos de los condones
Además de la posibilidad de rotura o desplazamiento, está claro que el condón sólo puede ser
eficaz "cuando se utiliza de modo correcto" (2) , cuando se dan las condiciones óptimas. En la práctica,
hay siempre un amplio margen de usos defectuosos (3). En este sentido existen conocidos estudios