Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Presentación del libro La voz de los Lonkos.pdf


Vista previa del archivo PDF presentacio-n-del-libro-la-voz-de-los-lonkos.pdf

Página 1 2 3 4 5 6

Vista previa de texto


periódico vino a romper, posiblemente, el estancamiento, retrocesos y reacomodo de
fuerzas luego de la Operación Paciencia y los Juicios bajo ley Antiterrorista. A mi parecer,
las plumas que escribieron y escriben en Azkintuwe, han sido importantes para
“profesionalizar” las ideas Mapuche.
¿Qué entendemos por autodeterminación? ¿Qué entendemos por nación? ¿Cuál es el
camino para llegar a ella? ¿Cómo llegamos a conquistar nuestro derecho a libre
determinarnos? Creo que han sido las ideas principales que se han debatido a lo largo
una década en esta revista, sin perder de vista la contingencia, el desarrollo artístico y
expresiones culturales de nuestro pueblo. Sin perder el horizonte que el país de nuestros
antepasados no tenía una cordillera que nos dividía, sino, era parte de una comunidad
imaginada mucho más amplia. Esa puede ser una –entre otras-de las riquezas de texto
sintetizados en este libro que presento: la realidad del Gulumapu y Puelmapu, juntas,
parecidas y distintas.
Simbólicamente Azkintuwe nació el mismo 12 de octubre del 2003, día de la resistencia
Mapuche, como la rebautizó el Consejo de Todas las Tierras a principios de los 90’. Las
voces de la revista eran claras en el contexto político que cruzaba al país Mapuche para
estos años: “negar lo político, reemplazándolo por una tendencia culturalista o magnificar
la acción directa sin incorporar una reflexión mayor, son desviaciones que estamos
convencidos que debemos dejar atrás”, sostenía en su primer número. Y frente a la
muerte de Lemun, la derrota de Ralco y la sentencia de los Longko, decían que el
movimiento y sus líderes mostraban “una evidente incapacidad de respuesta”. “Algo no
marcha bien en el movimiento”, reafirmaban.
Suena peligroso que palabras del 2003, diez años después, aún suenen vigentes. ¿Es
que nos hemos avanzado nada? ¿Es que estamos como movimiento estancando?
Denunciaron en su primer número, los miembros de Azkintuwe, que el caudillismo, el
dogmatismo, exacerbado culturalismo y gremialismo, “no permiten la construcción de una
propuesta ideológica común a las organizaciones que hoy componen el heterogéneo
movimiento mapuche”; “también la acción de nuestros propios dirigentes, divididos por
tendencias organizativas y acostumbradas a ver la acción de terceros en sus propios
fracasos políticos”, imposibilitan crear una unión de fuerzas para avanzar en conjunto en
este proceso.