Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



ATEO O AGN STICO2 .pdf



Nombre del archivo original: ATEO O AGN_STICO2.pdf
Título: ¿ATEO O AGNÓSTICO
Autor: Freddy Ponce

Este documento en formato PDF 1.5 fue generado por Microsoft® Word 2010, y fue enviado en caja-pdf.es el 16/06/2013 a las 16:20, desde la dirección IP 186.9.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1431 veces.
Tamaño del archivo: 329 KB (12 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


¿FILOSOFIA Y RELIGION?
¿ATEO O AGNÓSTICO?

INTRODUCCION
En el lenguaje común un ateo y un agnóstico, tienden a ser asimilados como si fueran una misma
cosa, sin embargo el tema es bastante más complejo y requiere de un mayor conocimiento que
defina conceptualmente ambas posiciones filosóficas.

En el pensamiento colectivo de las personas se han arraigado las dos ideas principales y
antagónicas del ser humano: Religión y Filosofía. De un lado la religión que basa su especulación
en la Fe, aceptando el dogma como respuesta a todas las preguntas en razón del carácter de
evidente e indiscutible de la presencia de una entidad última o divinidad. Y por otro lado, la
filosofía que utiliza la Razón, para comprender el significado de los fenómenos o hechos de la
realidad, sin suponer, para comprenderlos, ninguna consideración previa, que no se funde en
razones, manteniendo una actitud crítica permanente, lo que constituye las preocupaciones del
conocimiento humano para explicar el principio u origen de todo lo que es.
Si bien la filosofía define al Ateísmo1, como una postura teórica que niega la existencia de Dios, lo
que le confiere a dicho término un significado preciso, sin embargo en razón de la diversidad de
concepciones existentes sobre Dios, le otorgan a dicha negación, una cierta imprecisión necesaria
de aclarar.

El mote de “ATEO”, ha sido empleado desde siempre en forma despectiva, en contra de personas
o comunidades. Así, en el pasado Sócrates, cuyas ideas filosóficas influirían grandemente el
mundo occidental, fue acusado de ateo, pues no creía en las divinidades atenienses de la época.
Ante estas consideraciones es necesario señalar taxativamente que ser ateo no es ser inmoral. La
moralidad no se basa en criterios de revelación divina, y muy por el contrario, tienen que ver con
la búsqueda del bienestar del ser humano.

1

Ateísmo: en un sentido amplio, es la no creencia en deidades u otros seres sobrenaturales

1

Las disputas entre la Filosofía y Religión, características de las diversas etapas de la historia
humana, señalan que en algunos momentos la primera ha sido absorbida por la Religión, tal como
sucedió en la Edad Media. Pero en otros momentos, como en la actualidad, la Filosofía sostiene
una posición más libre, en razón al enfoque conservador de la Religión. Y Si bien Filosofía y Religión
se enfrentan, la una con la razón y la otra con el dogma, el hombre común siente una fuerte
tendencia a aceptar ambas posiciones como validas, y parte de una verdad relativa, es el
“Agnosticismo”, cuyo conocimiento filosófico, se encuentra a medio camino entre la verdad del
dogma y la verdad de la razón, a ello se le llamara la tercera verdad, una que acepta todo, pero
que a la vez duda de todo.

DESARROLLO

CONTEXTO HISTÓRICO, FILOSÓFICO Y RELIGIOSO
El hombre primitivo debió enfrentarse a la falta de explicaciones racionales, para determinados
fenómenos, medida en la cual tuvo la necesidad crear Dioses, su fin era procurar una respuesta a
esos sucesos o cualquier otro fenómeno no explicable para el, al cual rendir culto, satisfaciendo de
esta manera una necesidad básica del hombre. Así, se crearon los mitos e historias fantásticas, que
explicaban los sucesos sobrenaturales. Mas tarde la variedad de dioses, pasarían a ser un dios
único, concentrando en el, las particularidades de ellos.

PERIODO ANTIGUO (Del siglo VI a. C a la decadencia del Imperio Romano)
En verdad concebir una síntesis de las expresiones filosóficas a lo largo de la historia, para un lego
en la materia resulta de particular dificultad. El resultado es que se evidencian tantas religiones,
como filosofías, las que sin duda creen poseer la cada una la Verdad absoluta o parte de ella.

En el pasado el hombre del mundo griego, lograba dar una explicación plausible y racional a los
fenómenos naturales, a través de las diferentes religiones las que eran la respuesta a las grandes
interrogantes. Las religiones Grecolatinas, eran libres para elaborar figuras de dioses, los que vivían
al margen de toda inquietud por el destino humano.

2

Sócrates, es la figura principal del periodo y es quien es considerado el padre de la filosofía política
y de la ética, fuente de importantes temas de la filosofía occidental, cuya contribución más
importante al pensamiento, es su dialéctica, conocida como Método Socrático.

PERIODO MEDIEVAL (De finales siglo XV, al Renacimiento)
Es el periodo de mayor desarrollo de las religiones, sobretodo el Cristianismo, que alcanza
importante poder político. Su filosofía consiste en explicar la naturaleza de Dios, aplicando la lógica
y el pensamiento Aristotélico. La filosofía estaba fuertemente ligada a esa Filosofía Cristiana, y por
ello el interés fue probar la existencia de Dios, influido por otras corrientes filosóficas como la
Filosofía Islámica y Judeo-Islámica, y especialmente en los escritos de filósofos musulmanes.

En la Edad media, no se conocen expresiones ateístas, pues las autoridades religiosas de la época
perseguían frenéticamente a los que discrepaban de sus creencias, acusándoles de herejía,
especialmente en los países donde está activa la Inquisición. Solo hubo asomos en pro de
posiciones de corte ateístas, sin embargo la organización política y social del periodo, impidió una
formulación clara y la generalización a través de la teorización necesaria. El cargo de ateo es usado
con mucha frecuencia para atacar a los adversarios políticos o religiosos. Un ejemplo de ello lo
constituye el papa Bonifacio VIII, quien por su insistencia en la supremacía política de la iglesia, fue
acusado por sus enemigos a su muerte de mantener posiciones ateas tales como “no creer en la
inmoralidad, ni la incorruptibilidad del alma, ni en la vida venidera”.

Se pueden observar atisbos a una concepción Ateísta, los que ansían dar respuestas coherentes al
origen y destino del hombre, lo que sin lugar a dudas, ha dado lugar a la afirmación de la no
creencia en seres superiores, más explícitamente la no creencia en seres o entidades metafísicas,
debido a la falta de pruebas racionales que demuestren su existencia. Santo Tomas a pesar de su
teologal SUMMA señala: “No es evidente la existencia de Dios”2.

PERIODO DEL RENACIMIENTO Y RACIONALISMO

2

Summa Teológica

3

A partir del renacimiento surgen nuevas concepciones, las que con sus intereses antropocéntricos
permitirán identificar todas las cosas según la medida del hombre. El medio cultural, el
descubrimiento de la naturaleza y el método científico, disolvieron la fuerte concepción teológica
medieval orientando a numerosos pensadores hacia el materialismo, el panteísmo y el deísmo.

Entre los siglos XV y XVI, Maquiavelo diluyó la relación política de la religión, considerando a ésta
última un instrumento de poder. Vale recordar a Giordano Bruno, quien fuera quemado en la
hoguera hacia el año 1600, acusado de ateo por sus tesis panteístas, en las que identificaba a Dios
con el uno infinito. En el siglo siguiente, Baruch Spinoza fue acusado de ateísmo por asemejar Dios
a la sustancia.

PERIODO DE LA ILUSTRACIÓN
En la Ilustración la medida humana ya no es la del sabio o del artista, sino que la de todo
ciudadano. Los ingleses adoptan como concepción el deísmo. Es el periodo en que David Hume,
rechaza toda metafísica y por tanto niega todas las pruebas racionales de la existencia de Dios,
pero declara aceptar como hombre la irracionalidad de la fe, nacida del miedo a lo desconocido.

PERIODO MODERNO (finales siglo XVI a principios del siglo XIX)
Hasta el siglo XVII, la sociedad está dominada por la necesidad de organizar la filosofía en forma
racional, escéptica, lógica y axiomática, tal como lo hicieron René Descartes, Blaise Pascal y
Thomas Hobbes, el ideal es la integración de las creencias religiosas dentro de los marcos
filosóficos, y combatir el ateísmo, para adoptar la idea de una realidad material, en un dualismo
entre espíritu y materia.

Kant señalara que “la metafísica ha fracasado como ciencia, porque ha querido establecer un
conocimiento del absoluto”3, no critica la necesidad subjetiva que el hombre experimenta por
tener ideas acerca del mundo, del alma y de dios, expone que es una predisposición natural. Su
actitud es crítica lo lleva a un replanteamiento similar a Descartes con la duda metódica. Para Kant

3

Prolegómenos Immanuel Kant Sarpe 1984 pág. 43 a 52

4

la ciencia es el paradigma de aquello que ha de ser válido para la filosofía como ciencia
especulativa de los principios de la razón.

Para Descartes, "Filosofía" significa el estudio de la sabiduría, entendiendo por ello un
conocimiento perfecto de todas las cosas que el hombre puede conocer, "para la conducción de su
vida y la conservación de su salud y la invención de todas las artes".

El siglo XIX Hegel, propone una dialéctica para la clasificación del conocimiento, evidenciando el
fracaso total de la metafísica. Para el la religión constituye solo el factor que determina el
desarrollo histórico de cada época, opina que para el pueblo sin educación la religión es el
elemento más presente, cuya tarea es manifestar el espíritu. Luego aparece la crítica de Marx y
Engels a la dialéctica hegeliana, es la dialéctica materialista el materialismo histórico, y el
Marxismo4, califican a la religión como el opio del pueblo.

Desde mediados del siglo XIX, el ateísmo se hace cada vez más evidente e incluso militante. El
filosofo alemán Ludwig Feuerbach, da la vuelta a la dialéctica hegeliana, concediendo la primacía a
la sensación frente a la razón. Paralelamente invirtió la relación Dios–hombre. No es Dios quien ha
creado al hombre a su imagen y semejanza; es el hombre quien ha proyectado sus mejores
cualidades sobre el concepto de Dios. De el Engel señala “El Gran Problema Cardinal de toda la
Filosofía, especialmente de la moderna, es el problema de la relación entre el pensar y el ser”5sic.

Luego, Marx, en sus tesis sobre Ludwig Feuerbach, critica que la filosofía se hubiera limitado a
interpretar el mundo en vez de tratar de cambiarlo. El estudio de la historia llevó a Marx a la
conclusión de que las estructuras sociales se van construyendo como muros protectores para
evitar el cambio de las relaciones de producción: la religión es el opio, como consuelo
adormecedor del pueblo.

En el siglo XX, el ateísmo se expresaría de las más diversas formas. Para el psicoanalista Sigmund
Freud, la religión es una proyección simbólica del subconsciente, en la que Dios ocupa la imagen
4
5

Posición de Marx sobre la Religión y la filosofía
Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana Por Federico Engels

5

paterna. Para el positivismo lógico del círculo de Viena, las proposiciones “Dios existe” o “Dios no
existe” carecen de sentido, y sobre ellas no es posible emitir juicio alguno. Para Jean–Paul Sartre,
el ateísmo es un presupuesto existencial, necesario a fin de salvar la libertad humana.

PERIODO CONTEMPORÁNEO (siglo XIX a la actualidad)
En un intento por reformular los antiguos concepciones sobre el conocimiento, la filosofía del siglo
XX y hasta estos días, se ocupa centralmente de “La Epistemología”6 , en los trabajos de Martin
Heidegger, Popper, Lévi-Strauss y Bertrand Russell. De la misma manera la metafísica, se orienta
fenomenológicamente para apoyar el existencialismo de Jean-Paul Sartre y otros.
Para Martin Heidegger7, la filosofía es puramente ontológica. Para él resulta insuficiente el intento
de Husserl por esclarecer al Ser al entenderlo como la unidad de sentido, que se llama “ESENCIA”.
El ser es algo distinto de la esencia, pues ella es del ente (óntico) y no del ser (ontológico). Esta
diferencia constituye lo que Heidegger llama la "Diferencia Ontológica".

Ferrater Mora, a su vez señala que la filosofía de hoy se divide en dos direcciones principales: la
dirección que resuelve el filosofar como una actividad humana, y la dirección que aspira a una
filosofía inquisitiva, de objetos y métodos análogos a los adoptados por la ciencia, y que hace de la
filosofía un conjunto de conocimientos y proposiciones.

LA FILOSOFÍA Y SUS INTERROGANTES
La filosofía, constituye la expresión máxima del pensamiento del hombre como ser cerebral e
intelectual, y su perspectiva es dar respuestas coherentes a las diversas interrogantes del hombre,
sobretodo cuando se ha preguntado acerca del origen del mundo, de la materia, del hombre, de la
naturaleza del alma, de la vida, y de la muerte. Y por tanto se define a la filosofía como la ciencia
que se ocupa de responder las grandes interrogantes que desvelan al hombre.

6

7

Epistemología: rama de la filosofía que trata de los problemas filosóficos que rodean a la teoría del conocimiento.
Es considerado como uno de los dos o tres filósofos que más influyeron en las ideas de los más grandes pensadores
del siglo XX? Sartre, Habermas, Foucault, Lacan y Derrida)

6

Sin embargo la duda persiste y ante los problemas para aceptar que el universo existió desde
siempre; la tendencia se orienta, a sostener que en cierto momento antes del llamado Big Bang,
no existía nada. De ahí que para el creyente sea más fácil acatar lo que propone la religión: "El
espíritu planeaba encima de las tinieblas y luego se hizo la materia". Del mismo modo, si alguien se
pregunta: ¿"dónde" residen los pensamientos?, en verdad se está planteando la relación entre
pensamiento y cerebro, es decir, entre materia y espíritu. Asimismo, cuando se plantean las
relaciones entre la voluntad y el poder, siendo que el poder es lo material, y la voluntad lo
inmaterial o lo espiritual; y así cuando se plantean las relaciones entre la "conciencia social", y las
condiciones materiales de la "existencia social".

El fundamento de la filosofía, es el hombre y ello conduce siempre a preguntas; que suelen
presentarse bajo diversas formas y criterios. Sin embargo, lo que en verdad cuenta aquí es el
modo de plantear dichas relaciones, y aunque abunde la diversidad de doctrinas y puntos de vista;
sólo hay dos respuestas posibles a esas interrogantes: Una respuesta de naturaleza científica o
Una respuesta de naturaleza no-científica.

IDEALISMO Y MATERIALISMO
Sin duda el hombre busca incansablemente respuestas a su origen y destino, sobre lo cual los
filósofos se han visto forzados a tomar partido por una u otra de las respuestas. El hombre
primitivo carecía de los medios intelectuales necesarios para formularse tales preguntas y
desconocía por completo el mundo que lo rodeaba, y la prueba de ello es que atribuían a seres
sobrenaturales la responsabilidad de los sucesos que observaban.

Mas tarde, surge la idea de la inmortalidad del alma y de una vida espiritual separada del cuerpo
por fuera de la materia. En verdad, ya desde la filosofía griega, y particularmente desde Platón, se
comienza oponer materia y pensamiento.

Idealismo y Materialismo constituyen dos respuestas antagónicas a la cuestión fundamental de la
filosofía, evolución o creación. De modo que se puede decir que el idealismo corresponde a la
concepción no-científica del mundo, y que el materialismo constituye pues la concepción
estrictamente científica. Las pruebas son aportadas por cada una de estas concepciones. Al decir
7

que en la experiencia se verifica la existencia de cuerpos o materia sin pensamiento, tales como las
piedras, madera, metales; pero hasta el momento, no ha sido posible comprobar la existencia de
un pensamiento o espíritu sin un cuerpo.

MATERIA, Y ESPÍRITU
Cada vez que se piensa en el mundo, se puede concluir que este puede ser agrupado bajo diversas
formas, sin embargo dos categorías le representan de mejor forma: "materia" y "espíritu". En este
sentido se puede señalar que la contradicción se vale de las palabras más diversas. Así, para
referirse al espíritu se emplea los términos de "pensamiento", "alma", "ideas", "conciencia", lo
mismo que al referirse a la materia, se hace bajo términos tales como "naturaleza", "tierra",
"mundo", "ser", etc. Federico Engels, refiriéndose a estas diferencias en su escrito sobre Ludwig
Feuerbach, las establece con precisión al llamar al "Ser", materia, y al pensamiento "Espíritu.

ATEÍSMO Y OTRAS POSTURAS FILOSÓFICAS Y RELIGIOSAS
Es preciso distinguir el ateísmo de otras dos doctrinas que a menudo se disfrazan con él:
agnosticismo y escepticismo. Algunos pensadores no niegan ni afirman la existencia de Dios, pero
consideran que no es posible llegar a ninguna conclusión acerca de ello. Estos pensadores son
denominados agnósticos, y entre ellos se puede contar a los positivistas, que sólo afirman lo que
es objeto de la experiencia. Otros niegan la posibilidad de conocer cualquier verdad –son los
escépticos– y por consiguiente niegan la posibilidad de conocer la existencia de Dios. Así pues, el
ateo se diferencia del agnóstico en que no admite siquiera la mera posibilidad de la existencia de
Dios, y del escéptico en que, aunque niegue a Dios, sí admite la posibilidad de conocimiento.

LA OTRA EXPRESION FILOSOFICA “EL AGNOSTICISMO”
El pensamiento filosófico del hombre ha transitado desde la necesidad de dar respuesta a
fenómenos inexplicables hasta el desarrollo de las ciencias y la filosofía pero siempre enfrentada a
la necesidad de encontrar respuestas divinas, a fin de intentar respuestas en busca de una verdad
siempre esquiva, en este sentido el hombre ha encontrado distintas vertientes a considerar una de
las cuales es el agnosticismo.

8

La filosofía considera a Dios y particularmente a la religión como un problema, sin embargo no
puede probar la contradicción entre si Dios existe, o no. Particularmente la filosofía se apoya para
sus deducciones en la razón, pues constituye la búsqueda del saber, es decir todo lo problematiza,
lo cuestiona, y establece la duda. Se define entonces la creencia de que la existencia o no de Dios
es un asunto superfluo en tanto que no forma parte esencial de la condición humana, aunque sí lo
sea de la cultura y de la historia humana.

Muchos no creyentes se definen como agnósticos antes que ateos. No creen que dios exista, pero
no están seguros de ello y entonces son renuentes a ser llamados ateos. Una actitud común es
decir: “Tal vez hay algo allí afuera. A fin de cuentas, no lo conocemos todo”.

Quienes profesan el agnosticismo no son necesariamente antirreligiosos, siendo respetuosos de
todas las creencias que proceden de una reflexión individual y honesta, y no de un interés egoísta,
de la desesperación o de la presión del entorno. AGNÓSTICO, es una palabra que proviene del
griego (no) y gnosis (conocimiento), entiende la fe sólo como una opción personal de cada
individuo que él no comparte.

ATEO O AGNOSTICO
La tercera Verdad filosófica conocida como Agnosticismo, sostiene no es posible de conocer la
verdadera naturaleza de las cosas y de la materia, y que sólo se accede a sus apariencias. De ahí su
nombre: Agnosticismo8. Según los filósofos agnósticos, nunca se sabrá con absoluta certeza si el
espíritu o la materia existen por sí mismas, porque sólo se conoce de ellas solo sus apariencias. Un
ejemplo es que los hombres primitivos creían que el Sol era un disco rojo y aplanado, ya que así se
les aparecía a sus sentidos.

En tanto los idealistas disputan con los materialistas la existencia objetiva o subjetiva de la
materia, los agnósticos sostienen que nada de esto puede conocerse con certeza, pues sólo
podremos conocer las apariencias. Los sentidos; según sostienen los agnósticos, permiten conocer

8

del griego a partícula negativa, y gnosis- conocimiento, que alude en este caso a la incapacidad de conocer

9

las cosas, sus aspectos externos, sus apariencias, y esas apariencias existen y que en términos
filosóficos se denomina: "la cosa”.

La posición del Agnóstico, señala que su posición se expresa en que "los argumentos que se
presentan en favor de la existencia de Dios, no permiten afirmar que existe". Por otra parte la
posición del ateo es más terminante al señalar que: "los argumentos que se exhiben en contra de
la existencia de Dios permiten afirmar que no existe".

EL agnóstico pone el acento en la naturaleza, según él, no-conclusiva de la argumentación del
creyente. Propone, por principio, desconocer el referente teísta y suspender cautelarmente el
juicio definitivo sobre la posibilidad de saber si Dios existe o no.

El punto del agnóstico frente al creyente es tan formalista y tan teoricista en su actitud de espera dice que necesita pruebas concluyentes para decidir- que, de hecho, su posición nominal no se
corresponde con los esquemas de comportamiento vital a los que cada uno de nosotros tiene que
atenerse en el mundo de la praxis, entendiendo por esta categoría no sólo lo que se hace, sino
también la estructura teórica y motivacional de lo que se hace.

La actitud agnóstica, en su estricta formulación teórica, no pasa de aparecer como más bien
académica o vagamente verbal es lo que quiso decir Bertrand Russell al declararse agnóstico
teórico y ateo práctico. Cabe que quien se tome a sí mismo por agnóstico sólo sea un creyente
dudoso, en cuyo caso es relativamente frecuente que se deba cambiar su autodefinición.

CONSECUENCIAS DE ESTA TEORÍA FILOSÓFICA
El agnosticismo, sin duda constituye una hipótesis muy seductora, y a la vez, ampliamente
difundida en estos días. Esta creencia ejerce su influjo en muchos escritos, y su impacto se ha
hecho sentir fuertemente en aquellas filosofías que han decidido permanecer neutrales sin
compromiso respecto del problema fundamental “buscar la verdad”, y por ello mantener, una
cierta reserva respecto de la ciencia, ante la imposibilidad de conocer la verdadera naturaleza de
las cosas, tal como lo afirman los agnósticos, y si los conocimientos quedan restringidos a la

10

experiencia de las cosas; entonces no será posible allí su existencia objetiva, y aún menos, saber si
las cosas existen por sí mismas.

Y si acaso existen otros medios para acceder al conocimiento de la "cosa en sí", como por ejemplo,
la fe religiosa, el agnóstico no desea saberlo, ni considera que pueda ejercerse algún derecho a
ello. Así, en lo que concierne a la ciencia y a la vida práctica, el agnóstico es un materialista; pero
se trata de un materialista que no acepta asumir la filosofía, y al mismo tiempo no desea
polemizar con los idealistas, ni tampoco enfrentarse a las religiones, y por ello, se trata de un
“materialista avergonzado” de su condición.

Ahora bien, las consecuencias que pueden extraerse de esta filosofía, es que poniendo en duda el
alcance de las proposiciones científicas, y no viendo en ella sino a unas meras apariencias; el
agnosticismo propone no tomar en cuenta el contenido de verdad de las ciencias, y que por lo
mismo, toda tarea de conocimiento es inútil, y en consecuencia, debe renunciar a toda forma de
progreso.

CONCLUSIONES
En los diversos momentos de la historia humana, los hombre buscaron explicaciones plausibles a
los fenómenos que observaba, y la aceptación de esas distintas corrientes del pensamiento,
permitieron a la religión apropiarse del espacio, luego a partir del progreso de las ciencias “la
razón” logra un terreno trascendente en la vida del hombre, logrando ocupar las capacidades de
pensar y filosofar sobre todo a partir de la duda metódica heredada de Descartes.

El estudio de las religiones, tiene el propósito de entender que los hombres tiene el deseo
irrefrenable de salvarse de un posible castigo divino y que sólo en las religiones y particularmente
en el cristianismo se encuentra su salvación, mientras que para quienes han crecido en la fuente
del pensamiento humano, al estilo de Feuerbach, el hombre ha realizado su camino: primero creó
a Dios y más tarde entendió que ello solo era un peldaño en el conocimiento humano, al
considerar a Dios como una creación humana y por lo tanto como Feuerbach niegan su existencia
así como la de cualquier otro dios.

11

De la misma manera, a la gente no le gusta la ciencia, pues ella desafía creencias arraigadas, lo que
contraría su sentido común, le desbarata sus doctrinas, le desmonta la perfección de los humanos
como creación divina; y, ante todo les daña el negocio a los que se lucran con la ignorancia de las
mayorías. En conclusión Filosofías y Religión se hayan estrechamente vinculadas en tanto
contenido de la religión como tema principal de la reflexión filosófica; y la filosofía como
fundamentación religiosa.

A partir de las discrepancias entre las dos tendencias, filosofía y religión, surge como una forma
propicia el Agnosticismo, pues frente a la duda de lo que no se puede explicar no considera que
pueda ejercerse el derecho a ser dueño de la verdad. Y por lo que concierne a la ciencia y a la vida
práctica, el agnóstico es un materialista; pero se trata de un materialista que se muestra renuente
a asumir su filosofía, y al mismo tiempo no quiere polemizar con los idealistas, ni tampoco
enfrentarse a las religiones, y por ello, se trata de un “materialista avergonzado de serlo” o de un
“religioso avergonzado de serlo”.

12


Documentos relacionados


Documento PDF ateo o agn stico2
Documento PDF c vermismo
Documento PDF los poseedores del fuego han muerto
Documento PDF tercera de la libertad
Documento PDF delmetodo
Documento PDF francis bacon novum organum


Palabras claves relacionadas