Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Boletin mayorista VI.pdf


Vista previa del archivo PDF boletin-mayorista-vi.pdf

Página 1 23420

Vista previa de texto


Para el caso colombiano, ser un país de producción
agrícola, no ha garantizado precios competitivos para el
productor y, por otro lado, precios acordes a las
características económicas del país, es decir, para el
consumidor. El sinnúmero de acuerdos y tratados
comerciales, sumado al alto precio de los insumos
agrícolas (Véase, Boletín informativo, comportamiento
de los precios de insumos agrícolas en el Huila) han
afectado de manera sistemática a los campesinos y
productores agrícolas; imposible así competir con
mercados cuyas economías subsidian y subvencionan el
agro, además, sumado a la característica de poseer
limitado número de intermediarios para llevar los
productos a la etapa final (venta).
Grafico 1. Comportamiento de los precios reales de productos agropecuarios
para América latina y el Caribe

Fuente: CEPAL

Complementariamente, es de suma relevancia, rescatar
el papel de la producción agrícola para los países en vía
de desarrollo es así que:
La agricultura es imprescindible para alcanzar los
objetivos de reducción de la pobreza a nivel
mundial. Constituye todavía el sector productivo
más importante en la mayoría de los países de
ingreso bajo, muchas veces por lo que se refiere a
la parte que representa en el producto interno bruto
(PIB) y casi siempre por el número de personas a las
que da empleo. En los países donde la agricultura
ocupa un lugar importante en el empleo total, el
aumento general de los ingresos agrícolas es
condición necesaria para estimular el crecimiento
del conjunto de la economía, incluidos los sectores
no agrícolas que venden sus productos y servicios a
la población rural. Las investigaciones han
demostrado que cada dólar de crecimiento
procedente de productos agrícolas vendidos fuera
de la zona local en los países pobres de África genera
un segundo dólar de crecimiento rural local como
resultado de los gastos adicionales en servicios,
manufacturas, materiales de construcción y
alimentos preparados. (Bank, 2009, pág. 1).