Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



salesianito agosto 2015 .pdf


Nombre del archivo original: salesianito agosto 2015.pdf
Título: Microsoft Word - Bol.agosto.docx
Autor: iMac

Este documento en formato PDF 1.4 fue generado por Microsoft Word / Mac OS X 10.6.8 Quartz PDFContext, y fue enviado en caja-pdf.es el 03/08/2015 a las 21:11, desde la dirección IP 200.87.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 489 veces.
Tamaño del archivo: 679 KB (2 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


 
 
Agosto 2015

“Testimonio”  
Conocí a los salesianos gracias al p.
Luís Díez del Pozo, y lo que más
recuerdo de él era su presencia entre
nosotros los niños de primaria y la
invitación que nos hizo a participar
todos los sábados en el oratorio.

Sabías  qué…  

También tengo que mencionar y
resaltar el apoyo de mi familia, de mis
amig@s y de muchos salesianos que
me acompañan y me brindan su
ayuda incondicional, gracias a ellos y
a sus oraciones.

La  palabra  vocación   proviene  del  término  “vocare”  que  significa  
SER  LLAMADO.  Es  decir,  “llamar  para  hacer  venir”.    
 
El   latín   clásico   emplea   el   verbo   “vocare”   también   con   el   valor  
de  dar  un  nombre;  pero  prefiere  la  forma  activa  a  la  pasiva,  es  
decir,   que   prefiere   decir   (con   vocare)   “llamar   a   alguien”   en  
lugar   de   “ser   llamado   por   alguien”.   No   es   lo   mismo,   pues   el  
sujeto  que  realiza  la  acción  no  es  el  mismo  q ue  la  recibe.    
 
El   latín   bíblico,   a   diferencia   del   clásico   (y   culto)   ha   adoptado  
definitivamente  la  forma   p asiva   de  vocare     (vocari)  con  el  valor  
de   "llamarse".   Es   decir   con   el   significado   de   nombrar.   Esto   es,  
que  el  sujeto  será  quien  recibe  la  acción  de  ser  nombrado.  Así,  
por   ejemplo  encontramos  en  la  Biblia:   "Johannes   vocábitur:   se  
llamará   Juan".   Es   decir,   será   nombrado   Juan.   O   le   pondrán   el  
nombre  de  Juan.  
 
El   latín   clásico   prefirió   el   verbo   appellare   (cuya   huella   nos   ha  
quedado   en   apelar   y   en   apellido)   para   decir   “nombrar”.   Pero  
este   verbo   “apellare”,   lo   adoptó   el   francés   (s’appeller)   que  
significa   dirigirse   a   alguien   para   hablarle,   preguntarle,  
reconvenirle,   etc.   Más   tarde,   el   verbo   “apellare”   fue   usado   sólo  
para   nombrar,   apellidar.   Pero   el   latín  hablado   (bajo)   se   apropió  
del   verbo   “vocare”,   y   a   pesar   de   que   el   latín   escrito   (culto)  
prefería   el   verbo   appellare   para   nombrar,   el   verbo   fue  
suplantado,   tanto   en   el   latín   escrito,   como   en   el   bajo,   por  
vocare.  
 
En   síntesis,  cada  vez   q ue  decimos  vocación   estamos   u sando  un  
verbo   que   la   gente   común   usaba   para   decir   “ser   nombrado”  
cuando   en   realidad   significaba   “ser   llamado,   aclamado,  
requerido,   etc.   En   realidad   nosotros   con   vocación   queremos  
decir  que  h emos  sido  llamados  por  nuestro  nombre.  
 
“…te  he  llamado  por  tu  nombre,  tú  me  perteneces”  Is  43,1b  

Miguel Ángel Condo Soto

 

Luego ingresé al Colegio Don Bosco,
donde las actividades pastorales del
colegio y del oratorio, como las
escuelas de animadores y líderes,
despertaron en mí la vocación
religiosa y el interés por asimilar el
carisma salesiano brindándome al
servicio de los demás.
La decisión que iba a tomar no era del
todo fácil, saliendo bachiller las
puertas del mundo entero se abrieron
de par en par delante mío invitándome
a dejar de lado todos mis propósitos,
entonces busqué la opinión y el
consejo de muchas personas…y
agradezco mucho a Dios por “jugar
sucio” valiéndose de la intervención
de aquellos a quienes había acudido.
Pensé también
que si salesianos
bienhechores pueden hacer tanto por
los jóvenes… ¿por qué nosotros no
nos animamos a hacer lo mismo?
Ésta fue la motivación más grande y
que hasta el día de hoy me da fuerzas
para salir adelante.

 

 

Referencias  e  informaciones  
La  Paz,  Colegio  Don  Bosco  Pampahasi,  Tel.  (0XX-­‐2)2256461  
El  Alto,  Centro  Don  Bosco,  Tel.  (0XX-­‐2)2810113  
Cochabamba,  Casa  de  formación,  Tel.    (0XX-­‐4)4269746  
Sucre,  Colegio  Don  Bosco,  Tel.    (0XX-­‐4)6913358  
Santa  Cruz,  Don  Bosco  Sur,  Tel.    (0XX-­‐3)3560868  

Mi Vocación
Hace mucho tiempo atrás, me propuse ser sacerdote, empresa no
fácil para ese entonces: tuve que salir de mi casa, dejar mi familia,
mis amigos, mis montañas, mis mañanas… Tuve que hacer de
mesero, barrendero, vaquero… tuve que esperar con mis juegos y
apresurar mi vuelo, tuve que reforzar mis anhelos y no dejar morir
mi deseo. Tuve que hacer todo eso porque quería ser sacerdote.
El día 5, del mes de junio se cumplió mi deseo, fueron colmados
mis anhelos y había terminado mi vuelo: ERA SACERDOTE. Pero
no, no todo acabó ahí…unos días después, mirando los ojos tristes
e imaginando el ausente futuro de los muchachos de la cárcel de
Turín, emprendí de nuevo mi vuelo: Prometí a Dios de que toda mi
vida, todo mi ministerio, todo lo que poseía lo entregaría por esos
muchachos: LOS MÁS POBRES.
Don Bosco

ABRAZO DE DIOS
Estoy  pendiente,  Señor,  de  
tus  labios,  de  tu  Palabra,  de  
tu  Buena  Noticia,  para  
escuchar  tu  voz  en  medio  de  
tanto  ruido,  para  escucharte  
en  mis  hermanos  más  
necesitados.    
Estoy  pendiente,  Señor,  de  
tus  ojos,  de  tu  mirada  
cómplice,  de  tus  guiños  
amorosos,  para  ver  tu  rostro  
allí  donde  mis  ojos  se  
dirigen,  para  verte  en  mis  
hermanos  más  pequeños.    
Estoy  pendiente,  Señor,  de  
tus  manos,  manos  que  
sirven,  que  abrazan,  que  
aman,  para  tocar  y  juntar  
mis  manos  con  las  tuyas,  
para  tocarte  y  acercarme    
con  mis  hermanos  más  
débiles.  
Estoy  pendiente,  Señor,  de  
tus  pies,  pisada  firme  que  
deja  huella  imborrable,  para  
seguir  el  camino  que  tú  me  
trazas  cada  día,  para  
seguirte  en  mis  hermanos  
más  pobres.  
Estoy  pendiente,  Señor,  de  tu  
corazón,  corazón  grande,  
cercano,  abierto,  para  sentir  
cómo  te  aproximas  a  mi  
vida,  para  sentirte  en  mis  
hermanos.  
Misión  Joven  


salesianito agosto 2015.pdf - página 1/2
salesianito agosto 2015.pdf - página 2/2

Documentos relacionados


Documento PDF salesianito agosto 2015
Documento PDF matrimonio igualitario
Documento PDF gu a para los rezos del adviento 4 semanas
Documento PDF pope es
Documento PDF imprimir mensaje outlook
Documento PDF untitled pdf document


Palabras claves relacionadas