Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar Ayuda Contáctenos



CARTAS DESDE EL CIELO .pdf



Nombre del archivo original: CARTAS DESDE EL CIELO.pdf
Autor: Ramon

Este documento en formato PDF 1.5 fue generado por Microsoft® Word 2010, y fue enviado en caja-pdf.es el 25/09/2014 a las 20:09, desde la dirección IP 81.32.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 3765 veces.
Tamaño del archivo: 141 KB (41 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


CARTAS DESDE EL CIELO
CAPITULO I
Dicen que las personas elegimos
nuestro destino antes de nacer.
Yo no se en lo que estaria
pensando.
El dia elegido fue el uno, el mes,
Julio, el verano era mi estacion
preferida. El año, el 1926.
Realmente no fue un camino de
rosas .La ciudad escogida. Los
Angeles, California.
Verano en Los Angeles. Lo que
sin duda no supe elegir, fue a
mis padres y a mis maridos...
Mama se llamaba Gladys, Me

hablaba mucho, incluso antes de
nacer. Me contaba las cosas que
le pasaban dia a dia, de los
planes que tenia cuando yo
naciera. Vajariamos por todo el
pais para que lo conociera...
Aun recuerdo su risa, era tan
dulce...
Pero no pudo ser. Mama tuvo
una crisis nerviosa dos dias
despues de que naciera. Una
enfermera me cogio
practicamente en el aire, antes de
que me estampara contra el
suelo.
Era una mujer sureña de pelo
castaño y un brillo,que se
reflejaban los rayos del sol.
Como si estuviera compuesto de

diminutos cristales.Al andar
hacia remolinos a su paso, en un
vaiven continuo de sensual
movimiento, el cual estaba
incluido en mis genes. No le
habian salido las cosas bien, los
mil trabajos que habia tenido,
eran a base de muchas horas y
muy pocos dolares.A menudo, la
jornada era incomoda por los
improperios que oia a lo largo
del dia. Comentarios demasiado
fuertes para una mujer muy
inocente y harto religiosa.
Su sueño americano,consistia en
tener un trabajo, formar una
familia y dedicar su vida a los
suyos.
La vida la humillo y la hizo

hacer cosas que nunca la habrian
pasado por la cabeza.Cuando el
unico sueño se hizo realidad, se
le rompio en sus brazos. Acabo
sus dias en el psiquiatrico de la
ciudad de Los Angeles.De mi
padre, pocos datos hay de
el.Renuncio a mi madre, cuando
se entero de que yo estaba en
camino. Ronald Mortensen ese
era el nombre que aparecia en mi
partida de nacimiento, nada mas.
Durante nueve meses,apenas vi a
mama unas cuantas veces.Una
mujer llamada Anne Rex, me
acogio en su casa de San Diego.
Era una familia poco
estructurada, ya que Jhon, el
marido de Anne (alcoholico

reconocido), solia llegar a casa
con sus habituales borracheras y
la paz del hogar que habia
logrado aquella mujer a lo largo
del dia, el lo convertia en un
verdadero infierno.
Por ello las autoridares,
decidieron llevarme a mi junto a
sus cuatro hijos, al orfanato de la
ciudad. Con tan solo seis años,
empeze a sentirme sola... muy
sola.
Aquel lugar sombrio, se volvia
claro y divertido con la
mentalidad de un niño. Habia
muchos niños con los que jugar,
todo era nuevo y aprendias de
los demas. Lo peor era cuando
llegaba la hora de dormir. Era

realmente cuando la sombra de
la soledad, entraba por los
barrotes de la venta.
Ese frio me acompaño a lo largo
de toda mi vida. Los señores con
traje gris venian de vez en
cuando. Una de las veces me
llevaron al despacho del director,
junto a otros cuatro compañeros,
para, sin dar explicaciones,
trasladarnos a diferentes hogares
de acogida.
La familia que me toco, sin
saber por que, fue en Porland. El
señor y la señora Dexter. Creo
que fueron los unicos años que
realmente fui feliz.
Pasaron treinta mese cuando
tuve que regresar al internado,

del cual sali a los dieciseis años.
En ese tiempo conoci al que
seria mi primer marido.

CAPITULO II
Se llamaba Jimmy Dougherty.
Corria el año 1942. Era muuuy
guapo!. El mas guapo que jamas
habia visto. Rubio, con un gran
tupe que acababa con un gran
rizo vuelto hacia atrás y alguna
mancha de grasa salpicada por la
cara. Rapidamente, le situe
trabajando en algun taller

mecanico. Una pasion que mas
tarde descubri. Su verdadero
amor siempre fue la velocidad.
Vivia en una casa de las afueras,
con su madre que habia
enviudado cuando jim tenia
apenas siete años.
Se trasladaron a Oxner( Los
Angeles) donde su tio Humfrey
tenia un taller de mecanica de
autos.
Fue un flechazo, o tal vez, la
necesidad de tener algo a lo que
aferrarme. Pero algo dentro de
mi, me decia que aquella
relacion, no tendria ningun
futuro. Una muchacha con
dieciseis años, queria otro tipo
de vida.

Yo era bonita y en aquel pueblo
no tenia mas oportunidades que
atender el bar de la gasolinera o
limpiar y clasificar piezas de
motor.
Pasaban los años y comenzaron
a llegar revistas de moda, Salian
fotografiadas las mas guapas
actrices de Hollywood, que
fascinaban y trasportaban a las
chicas a un mundo magico y
lleno de sueños.
Nadie me advirtio que tras
aquellas paginas de color y
glamour, se escondia mi declive.
En el verano del 44, decidi irme
a San Francisco. Sali de Oxner
con una pequeña maleta de
carton, que contenia dos vestidos

y un par de zapatos de repuesto
de color rojo de tacon que me
regalo Jim.
Espere a que amaneciera, le
arrope con las mantas, y con los
zapatos en la mano para no hacer
ruido.
Esa sensacion no la volvi a
experimentar. Ni nunca mas tuve
aquel brillo tan intenso en mis
ojos.
Los años grises, habian
terminado. Fue lo primero que
pense al cerrar la puerta,
mientras una sonrisa se quedo
grabada en mi cara.

CAPITULO III
Me dirigi a los estudios
fotograficos Morgan Fox, donde
pedi que me hicieran una sesion
de fotos para entregarlas en las
agencias de modelos de la
ciudad. Practicamente no fue
necesario tomarme ninguna
molestia. El fotografo se
obsnubilo con mi soltura y mi
predisposicion a la sumision con
la que contaba. Enamore a la
camara!!, me dijo.
No pague nada por aquella
sesion, ni por las que vinieron.
Ellos mismos me remitieron a
una pension de confianza.
Estaba lleno de chicas,con sus

maletas vacias de ropa, pero
todas llenas de ilusion. Unas
triunfarian, pocas por su talento,
las otras las despellejaria la
misma vida.
Volvi a la agencia al dia
siguiente, Joe el fotografo ya
habia hecho algunas llamadas y
estaban los representantes de al
menos cuatro agencias,
esperandome con claro
nerviosismo. Habian descubierto
a una gallina a la que explotar.
Literalmente, me sentaron sobre
una nube y yo, me deje llevar...
Estilistas, diseñadores, modistos,
peluqueros..... recuerdo siempre
a todo el mundo hablando a mi

alrededor, corriendo de un lado
para otro. Y al fondo de todo ese
maremagnun, siempre hombres
de negro, medio ocultos por las
sombras que provocaban los
focos, observaban. Ultrajaban
hasta mi bolso, para ver que
debia de llevar y que no. Me
tranquilizo una voz que me
susurro al oido: BIENVENIDA
A HOLLYWOOD, QUERIDA!
Me mire al espejo, despues de
interminables torturas, y aquella
no era yo. Mi larga melena
dorada, con sus grandes ondas,
habia desaparecido. Mis cejas
eran negras, mi pelo corto y
extremadamente rubio, y mis
labios parecia que les hubiera

picado una avispa. Rojos. Desde
entonces siempre fueron rojos....
Todos habian quedado en
silencio. Su “producto”, se habia
puesto en marcha. Un gran
aplauso rompio el momento.
En aquel salon de belleza de los
estudios de la Fox, comenzó la
lujuriosa vida que ya habia
empezado a engullirme.

CAPITULO IV
Se me rifaban las revistas de
moda, las casas publicitarias...
Gane el dinero suficiente para

comprarme una casa, uno de mis
sueños estaba a punto de
cumplirse.
Tenia juventud, una cara bonita
y un cuerpo para el pecado. Esto
me llevo directa al cine.Era el
momento de mostrar a la actriz
que llevaba dentro.Era el año
1946 y la ciudad e los sueños,
estaba rendida a mis pies.Todo
paso tan deprisa que apenas me
dio tiempo a disfrutarlo. Toda mi
intencion era pertenecer a una
hermandad, o algun tipo de
circulo social que me ayudara a
tener vida social mas alla del
cine, incluso entablar amistad
con alguien, pero era imposible.
Se cerraban tanto en ellas

mismas que cuando querian
excluir a alguien, lo disimulaban
bien poco. Al contrario que los
hombres. Ellos siempre querian
estar pululando a mi alrededor,
aunque solo fuera para taparme
del sol.
Me aloje en el Hotel
Indianapolys y compre la planta
doce entera. Creo que desde
entonces no compre mucho mas.
Las firmas de moda, las grandes
joyeros de casi todo el pais, me
enviaban lo ultimo que se
llevaba. Era el mejor referente
para el resto de las mujeres. A
veces me asomaba a la ventana y
solo veia clones de mi. Todavia
en ese momento habia dentro de

mi una sensacion de bienestar.
Me sentia querida y deseada, y
eso amigo, nos hace sentir bien a
cualquiera.
En el mes de Junio de ese mismo
año, me ofrecieron un papel
pequeño en una pelicula, fue la
misma Fox.
“El escandalo de la señorita
Pilguim”.
Una vez que desaparecen los
sentimientos,se ausenta la
soledad y no te preocupas si
respiras o no. Lo ves todo mas
claro. Ahora comprendo que otra
que no era yo, vivio por mi y
realizo sus sueños, no los mios.
Tanto lujo empezo a aburrirme y
volvia a sentirme sola. No podia

evitarlo.
Todos me querian a su lado, por
que era una maquina de hacer
dinero. A algunas personas podia
sentirles su hipocresia incluso
desde lejos, podia leerles los
labios y saber como me
despreciaban, seguramente para
autoconvencerse, de que nunca
me podrian poseer.
Si hubo alguien que se de
verdad que me quiso, ese fue
Harvey. Lee Harvey Oswall. En
todas las esquinas de mi vida
estaba con una rosa, rosa y una
sonrisa. Inexplicablemente, esa
flor, siempre terminaba en mis
manos. Luego llego Arthur. Al
principio estaba muy

enamorado, pero el entusiasmo
le duro poco. Durante el rodaje
de “ El pricipe y la corista” en el
año 57, crei morir. Tuvimos que
trasladarnos a Londres por que
Arthur lo “decidio “ asi. Ya en el
avion me di cuenta de que algo
no iba bien. Solo hay que ver las
fotos que me hicieron a pie de
avion. ! Estaba horrible!.
Ademas estaba mi gran secreto.
No se lo habia dicho nunca a
nadie, ni siquiera a mis
psiquiatras. Panico escenico
severo. Miedo a hacer el ridiculo
en el escenario o en el platoEsos
terrores empezarona aflorar
cuando se llevaban a mama a la
clinica. Para los niños era

motivo de burla, me ponia
colorada y echaba a llorar. Una
sensacion que no me abandono,
hasta que no abandone mi
cuerpo.
Desde que perdi a mi hijo, cai en
una espiral. Cuando me
levantaba de la cama, me echaba
un trago de lo que fuera y ya no
podia parar, Caia redonda por el
alcohol. Por las noches no podia
dormir. Tomaba pastillas para
descansar. De nuevo me
desplomaba en la cama, sin
sentido, y vuelta a empezar.
Si habia rodaje, las pastillas eran
las que me levantaban. Mis
agentes siempre detras de mi y
Arthur... me pidio el divorcio.

El 20 de Enero de 1961
firmamos la nulidad.
Luego aparecio Bob y su
hermano.
Ese encuentro fue la caida
directa a los infiernos. Robert
era la viva encarnacion del
demonio, su mente era retorcida
dentro y fuera de la cama...
CAPITULO V
El fue el que me vendio el billete
para llegar hasta aquí.
Recuerdo el dia que conoci a
Jhon. Celebraban una fiesta en
cas de Peter , el adorable Peter

Lawford y su maravillosa
esposa Patricia, la hermana
pequeña de Bob y Jhon
Kennedy.
No me quito ojo en toda la
noche. Aun estando Jackie, sus
continuos roces y los cruces
intencionados de miradas
comprometedoras, se sucedieron
durante toda la velada.
Al final convencio a Peter que
me hiciera coincidir con el, en la
casita de la piscina.
! Dude, juro que dude!, Pero al
final, alli estaba. Unas manos me
buscaron en la oscuridad y
nuestros labios se rozaron.
Temblaba como un niño. El
hombre mas poderoso del

mundo y me estaba besando
como si fuera la primera vez que
lo hacia en su vida.
Podia tener a la mujer que
quisiera, y eso era exactamente
lo que estaba haciendo. Yo, uf!,
la mujer mas deseada del mundo
y estaba siendo magreada por el
Presidente de los Estados Unidos
de America.
Determino que nos seguiriamos
viendo, con discreccion y en
lugares que solo conoceria en el
mismo momento de la cita. Poco
tardo en ser la comidilla de todo
el estado.
Tuvimos encuentro hasta en el
mismisimo despacho Oval.
Bueno, mas de cien veces....

Mi decadencia empezo a
llegarme sin avisar. Las
interminables fiestas en las que
el champagne y la cocaina
corrian sin ningun pudor,
estaban empezando a
desequilibrarme.
A veces pienso que la locura es
hereditaria y otras que la soledad
y la gente sin escrupulos,
tambien te arrastran a ella.
Nunca llegue a pensar que
amaria a alguien de aquella
manera. Siempre soñe con un
hombre asi y de verdad que los
tuve que amaron con el corazon.
Siempre me dio miedo no estar a
la altura. Pero ahora era
diferente. Crei que no sabria

amar a nadie hasta que llego el.
Los meses que estuvimos juntos,
parecia como si nos
conocieramos de toda la vida.
Cantar en el cumpleaños del
Presidente, no me parecio una
buena idea, si no todo lo
contrario. Fue todo una treta de
mis representantes para ganar
mas fama y dinero.
Mi imagen por aquel entonces
ya estaba bastante dañada y
aquello la termino de hundir.
La ultima pelicula que habiamos
estrenado, no estaba teniendo
buenas criticas y una forma de
activar las salas era dando
publicidad, aunque fuera
humillando al personaje. La

bomba era perfecta. La sexsimbol del momento, cantandole
el cumpleaños feliz a Jhon F.
Kennedy. No sento bien en el
F.B.I. La carrera presidencial
caeria en picado. La verdad es
que fue demasiado obvio.
Mi estado penoso. Atiborrada
hasta las cejas de pildoras y el
vaso de whiskey que me dieron
al llegar, el pesado vestido con
2.500 cristales, sin ropa interior
por lo ajustado que me estaba,
luego el desgarron...
Fue lo mas patetico de mi
carrera, fui mi degradacion ante
15.000 personas , y difundido
por toda America.
Creo que la unica que no me vio,

fue Jackie. Desde entonces, no
volvi a verle, hasta al menos tres
semanas despues.Fue en Nueva
York y tambien estaba su
hermano Bob.
Su insistencia en nuestra ruptura,
era su tema principal. Segun el,
se nos estaba yendo de las
manos. La reputacion de los
Kennedy, era lo primero y
conmigo por medio estaba
cayendo en picado y no era
conveniente para la Nacion. Yo
miraba a Jhonny y el me
esquivaba la mirada. Despues de
casi dos horas de charla, los
roces y las insinuaciones,
acompañadas de alcohol y
drogas, una cosa llevo a la otra y

terminamos los tres perdidos
entre las sabanas.
Al dia siguiente me senti
ultrajada, un trozo de carne que
pretendian pasarse de uno a otro
a su antojo. Ni siquiera la ducha
con agua fria, me quito la
sensacion de suciedad.
Hice pedazos todos los espejos
que tenia por la casa, los que
pudo sacar Anne, los bajo al
sotrano. Las ojeras aquella
mañana, apenas dejaban ver los
ojos. Los labios agrietados y el
pelo mate y revuelto. Si me
hubieran visto asi....
Un dia llamaron a la puerta y
tarde en abrir. Era el dia libre de
mi asistenta y me costaba

reaccionar por el efecto de los
sedantes. El timbre no paraba de
sonar y yo me puse muy
nerviosa. El ultimo tramo de
escaleras, lo baje rodando.
Cuando consegui abrir, me
metieron para adentro a
empujones dos hombres y me
subieron en volandas a mi
dormitorio. De muy malas
maneras me dijeron que el
Presidente me estaba esperando.
Me trasladaron a un lujoso hotel
de Manhathan, habitacion 503.
Alli estaba, desnudo y borracho
como siempre. Habia restos de
una mujer, y eso solo otra lo
sabe. Se acerco a mi
tambaleandose, se agarro a mi

vestido con la intencion de
arrancarmelo, pero cayo de
bruces al suelo enmoquetado en
azul.Era la segunda vez en el dia
que me trataban como a una
ramera. Se habian olvidado por
completo de que yo era Marilyn
Monroe. Ahora solo era la puta
del Presidente. Le adverti que
aquella seria la ultima vez que
volveria a verme. Y que le
avisara a su hermano y a su
cuadrilla de matones que no
fuesen a buscarme nunca mas.
No queria ser el maldito objeto
sexual de nadie.
Habiamos compartido
demasiadas cosas, inclusos
temas de estado, la persecucion

y caza de rojos y contrarios al
poder... asuntos que me
susurraba al oido, como un niño
que cuenta a su mejor amigo sus
travesuras y planes del dia.
Nunca le amenaze con eso, pero
el no lo entendio asi.
Mi telefono no dejaba de sonar,
las flores ya estaban diseminadas
hasta por los pasillos de la casa.
Cartas amables, joyas de valor
excesivo. Todo para pedirme
perdon, en el fondo se habia
enamorado de mi, pero la
presion y el peso de America le
separaba de mi irremediablente.
Como no dio resultado esa
estrategia , comenzaron a
desfilar un sin fin de amigos del

Presidente. Actores, productores,
secretarios....
todos me rogaban que tuviera
una cita con el. Todos menos
Bob. No cedi en niguno de los
casos. Me habia roto el corazon.
El unico consulo lo encontre con
mi psicoanalista Ralf. Ralf
Greason. No debi hacerlo, al fin
y al cabo era uno de ellos. El dia
30 de Septiembre de 1962, se
presento en casa. En las manos
llevaba un estuche enorme, de
terciopelo negro, que al abrirlo
me deslumbro. Era la gargantilla
con los mas grandes diamantes
que habia visto jamas. Pasamos
horas de intensa pasion. Nos
trajo a la realidad una llamada a

la puerta. En ese momento
comprendi que todo habia sido
un montaje. El que habia
llamado era Bob. Queria saber a
toda costa, hasta donde tenia
pensado llegar. La conversacion
la llevo en todo momento
Robert. Es cuando entendi, quien
manejaba a quien.

CAPITULO VI
Desde mi psiquiatra, hasta el
lechero que me servia la leche en
casa, estaban dentro de la
conspiracion que habian
levantado contra mi. Tarde lo

entendi. El dia 1 por la mañana,
le dije a Anne que me preparara
una maleta de mano para un
viaje de fin de semana. Si
decidia quedarme mas tiempo, la
avisaria para que me enviase mis
baules.Fui a llamar a mi
asistente, para que reservara un
billete para Londres, pero lo
pense mejor debido a mis
paranoias o no, pero era mejor
hacerlo yo misma. Casualmente
no habia billetes hasta el 5 de
Agosto.Frunci el ceño y me
conforme. La cabeza me
estallaba y solo queria poner
tierra de por medio a aquella
pesadilla. A cada paso que daba
me sentia observada, aun

tomando la medicacion recetada
por Ralf para la obsesion
compulsiva, y aun asi, me sentia
que me vigilaban. Miraba a la
gente y sus caras se volvian
borrosas, pasaban los coches por
mi lado y las caras de sus
ocupantes se giraban para
mirarme. Llegue como pude a
casa. Cerre a cal y canto las
ventanas. El dia 3, llame a mi
medico tan angustiada, que tan
solo al escucharme dos minutos,
tardo media hora en venir. O, es
que acaso ya estaba prevenido
de que le iba a llamar?. Me
duplico la medicacion, asi me
paso que me desperte a las
cuatro de la tarde del dia

siguiente, dia 4. Fui a buscar mi
cuaderno rojo, en el cual mi
terapeuta me habia recomendado
escribir tod lo que sintiera o se
me pasara por la cabeza.
Desordene toda la casa
buscandolo pero no aparecio por
ninguna parte. Necesitaba
escribir y encontre una pequeña
libreta y asi desahogarme
conmigo misma.
El timbre del telefono era
insoportable y lo desconecte.
Casi llene el cuadernillo con mis
lamentaciones. A la diez de la
noche, llamaron a la puerta.
Intente hacer como que no
estaba, pero tras tanta insistencia
decidi abrir. Eran Robert

Kennedy y Peter Lawford. No
entendia su visita, Bob tenia en
ceño fruncido y Pit estaba muy
nervioso, tanto que salio a la
terraza a fumar un cigarrillo.
Bob me llevo hacia el dormitorio
acariciandome el cuello y la
cara, fue subiendo su mano hacia
mi boca y me apreto tanto, que
el oxigeno dejo de llegar a mi
cerebro y perdi el conocimiento.
De pronto me vi desde mi sofa
blanco de la habitacion. Habia
tirado mi cuerpo en la cama,
boca abajo cual muñeca de trapo
desmadejada. Arranco la bata
practicamente de cuajo. Y yo,
sentada, mirando lo que me
hacia sin poder hacer nada. Todo

era tan raro!. Tal vez, eran las
pastillas que me habia dado
Ralf?, estaba viendo visiones? El
caso es que sali de mi cuerpo y
asi sigo...
Bruscamente me abrio las
piernas y saco algo del bolsillo
de su americana.Lubrico el
esfinter y me introdujo una
canula con un liquido oscuro.
Algo tiro de mi con tanta fuerza
que vi como se convulsionaba
todo mi cuerpo. Creo que
recobre el sentido unos instantes
y apenas pude oir algunas voces
muy a lo lejos y el portazo de la
puerta de entrada. Senti como un
liquido caliente se iba
derramando por mis piernas.

Como pude subi arrastrandome
hacia el cabezero de la cama,
para alcanzar el telefono que
estaba en la mesita para llamar a
emergencias, pero lo tenia
desconectado.Intente
levantarme, pero fue imposible,
mi cuerpo estaba completamente
inmovilizado. Pense tirarme de
la cama y arrastrarme hasta el
interruptor de la linea de
telefono. Mi cerebro aun tenia
reflejos de supervivencia, mi
cuerpo no. Es verdad eso que dicen
que ves pasar tu vida en fotogramas.
Pero tambien os digo que uno no se
arrepiente de lo que ha hecho, si no de
lo que ha dejado por hacer. Debia de
haberme quedado en Oxner, trabajando
en la fabrica de municiones junto a su

madre. Salir a las cinco y tomarme un
helado con mis compañeras y a las ocho,
ir a prepararle la cena a mi marido.
Quede tendida en el pasillo y mi cuerpp
comenzó a retorcerse y a expulsar
fluidos extraños. Mi cara se fue
desencajando pero no hubo dolor. El
mito erotico de Hollywood se estaba
muriendo apenas sin dignidad.
Volvi a sentarme en el sofa blanco pero
con la diferencia, que con la vida sufria
y ahora, asi, no.
Espere alli hasta que empezo el
movimiento. La primera en llegar fue mi
dulce Anne. Su cara era de
desesperacion e impotencia. Es ahi
cuando te das cuenta de quien te queria
de verdad. Sus palabras fueron
conmovedoras. !Ahora es cuando mi
niña va a descansar en paz!. En eso tenia
razon. Mi libro rojo desaparecio y si os
han contado otra cosa, no es
verdad.Despues de aquello, mis ultimos

momentos me los lleve conmigo. Se que
la C.I.A.o el F.B.I. Lo guardaron en un
lugar secreto o tal vez ya ni siquiera
exista. Las confidencias de una mujer
trastornada podian dañar a muchas
personas poderosa del planeta, y eso no
estaria bien.Lo que no tuvieron en
cuenta, era mi necesidad de escribir
absolutamente todo la que hacia o se me
pasaba por la cabeza. En algun lugar hay
una libreta pequeña con las tapas
amarillas y mi sello identificativo la
marca de mis labios. A la espera de que
unas manos inocentes lo encuentre y
haga salir a la luz todos los crimenes
impunes que dejo el rastro del poder en
los Estados Unidos de America.
Si eso no fuera posible, os envio esta
carta desde el cielo, que el infierno lo
deje en la tierra. Y para todos los que
aun me amais, podais seguir haciendolo
sin ningun tipo de duda.
Kiss for you. M.M.


Documentos relacionados


Documento PDF un rostro que sol a conocer
Documento PDF la princesa ha vuelto
Documento PDF bono 2   que hacer si no le gusto
Documento PDF ambar
Documento PDF hush hush becca fitzpatrick
Documento PDF libro derritelo de amor noelia sandoval gratis


Palabras claves relacionadas