Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



EXHORTACIÓN APOSTÓLICA FAMILIARIS CONSORTIO.pdf


Vista previa del archivo PDF exhortacin-apostlica-familiaris-consortio.pdf

Página 1 2 34571

Vista previa de texto


cuyo texto he confiado al Pontificio Consejo para la Familia, disponiendo que
haga un estudio profundo de las mismas, a fin de valorizar todos los aspectos de
las riquezas allí contenidas.
El bien precioso del matrimonio y de la familia
3. La Iglesia, iluminada por la fe, que le da a conocer toda la verdad acerca del
bien precioso del matrimonio y de la familia y acerca de sus significados más
profundos, siente una vez más el deber de anunciar el Evangelio, esto es, la
«buena nueva», a todos indistintamente, en particular a aquellos que son
llamados al matrimonio y se preparan para él, a todos los esposos y padres del
mundo.
Está íntimamente convencida de que sólo con la aceptación del Evangelio se
realiza de manera plena toda esperanza puesta legítimamente en el matrimonio
y en la familia.
Queridos por Dios con la misma creación​[3]​, matrimonio y familia están
internamente ordenados a realizarse en Cristo​[4]​ y tienen necesidad de su
gracia para ser curados de las heridas del pecado​[5]​ y ser devueltos «a su
principio»​[6]​, es decir, al conocimiento pleno y a la realización integral del
designio de Dios.
En un momento histórico en que la familia es objeto de muchas fuerzas que
tratan de destruirla o deformarla, la Iglesia, consciente de que el bien de la
sociedad y de sí misma está profundamente vinculado al bien de la familia​[7]​,
siente de manera más viva y acuciante su misión de proclamar a todos el
designio de Dios sobre el matrimonio y la familia, asegurando su plena vitalidad,
así como su promoción humana y cristiana, contribuyendo de este modo a la
renovación de la sociedad y del mismo Pueblo de Dios.
PRIMERA PARTE
LUCES Y SOMBRAS DE LA FAMILIA
EN LA ACTUALIDAD
Necesidad de conocer la situación
4. Dado que los designios de Dios sobre el matrimonio y la familia afectan al
hombre y a la mujer en su concreta existencia cotidiana, en determinadas
situaciones sociales y culturales, la Iglesia, para cumplir su servicio, debe
esforzarse por conocer el contexto dentro del cual matrimonio y familia se
realizan hoy​[8]​.
Este conocimiento constituye consiguientemente una exigencia imprescindible de
la tarea evangelizadora. En efecto, es a las familias de nuestro tiempo a las que
la Iglesia debe llevar el inmutable y siempre nuevo Evangelio de Jesucristo; y
son a su vez las familias, implicadas en las presentes condiciones del mundo, las
que están llamadas a acoger y a vivir el proyecto de Dios sobre ellas. Es más, las
exigencias y llamadas del Espíritu Santo resuenan también en los
acontecimientos mismos de la historia, y por tanto la Iglesia puede ser guiada a
una comprensión más profunda del inagotable misterio del matrimonio y de la
familia, incluso por las situaciones, interrogantes, ansias y esperanzas de los
jóvenes, de los esposos y de los padres de hoy​[9]​.
A esto hay que añadir una ulterior reflexión de especial importancia en los
tiempos actuales. No raras veces al hombre y a la mujer de hoy día, que están