Revista Ambiente Siglo XXI. N° 22..pdf


Vista previa del archivo PDF revista-ambiente-siglo-xxi-n-22.pdf


Página 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

Vista previa de texto


V o l u m e n

2 ,

N º

2 2 .

A m b i e n t e

S i g l o

EL

Página

X X I

2

DE LA CIENCIA

CHARLES DARWIN Y SU PASO POR LA
ARGENTINA
Dr. en Biología
Leandro Miranda

Recientemente se han cumplido doscientos años del nacimiento del naturalista y científico Charles Robert Darwin, realizándose innumerables
festejos en todo el mundo.
Charles Robert Darwin nació el 12 de febrero de 1809 en Inglaterra siendo su obra fundamental, “El origen de las especies”, publicada en
1859. En la misma postuló que todas las especies de seres vivos han evolucionado con el tiempo a partir de un antepasado común mediante un
proceso denominado selección natural. La evolución fue aceptada como
un hecho por la comunidad científica y por buena parte del público en
vida de Darwin. Sin embargo, su teoría de la evolución mediante selección natural no fue considerada como la explicación primaria del proceso evolutivo hasta los años 1930[] y actualmente constituye la base de la
síntesis evolutiva moderna.

El viaje del Beagle

Charles
Darwin
(fotografía tomada La teoría del “Origen de las especies” fue concebida por Darwin a su regreso del
p o r J . M . C a m e r o n viaje realizado alrededor del mundo a bordo de la nave inglesa “H.M.S. Beagle”.
en 1869)
La expedición duró casi cinco años, zarpando de la bahía de Plymouth el 27 de

diciembre de 1831 y arribando a
Falmouth el 2 de octubre de 1836. Durante el viaje, Darwin visitó las costas de Brasil. Argentina, Chile, Perú, las
Islas Galápagos (Ecuador), Australia y Ciudad del Cabo
dedicando la mayor parte de su tiempo a investigaciones
geológicas en tierra firme y a recopilar ejemplares de
plantas y animales que luego fueron analizados por expertos a su regreso a Inglaterra.
Durante su estadía en la Argentina, Darwin realizó un
hallazgo de primer orden en las barrancas de Monte Hermoso (cerca de Bahía Blanca). Localizó en una colina
fósiles de enormes mamíferos extintos, identificando al
poco conocido megaterio, cuyo pesado caparazón óseo le
pareció en un principio una gigantesca versión del armadillo local. También visitó las costas Patagónicas, la TieCosta Patagónica (provincia de Río Negro)
rra del Fuego y la Islas Malvinas.
Comentarios sobre la sociedad de las provincias del Río de La Plata
Darwin estuvo mucho tiempo en la Argentina y además de sus muy reconocidos aportes científicos, sorprendió con una serie de conceptos vertidos sobre la sociedad de las provincias del Río de la
Plata (principalmente de la Ciudad de Buenos Aires y alrededores). A pesar del paso de los años
nuestra sociedad actual no ha variado mucho con la que tan bien describiera Charles Darwin.
Como ejemplo es posible citar algunos párrafos extraídos de su libro “Diario del Viaje” (editado en
1933):
“Durante los últimos seis meses, he tenido lo oportunidad de apreciar en algo la manera de ser de
los habitantes de las provincias del Plata. Los gauchos u hombres de campo son muy superiores a
los que residen en las ciudades. El gaucho es invariablemente muy servicial, cortés y hospitalario. No
me he encontrado con un solo ejemplo de falta de cortesía u hospitalidad. Es modesto, se respeta y
respeta al país, pero es también un personaje con energía y audacia. La policía y la justicia son completamente ineficientes. Si un hombre comete un asesinato y debe ser aprehendido, quizá pueda ser
encarcelado o incluso fusilado; pero si es rico y tiene amigos en los cuales confiar, nada pasará. Es
curioso constatar que las personas más respetables invariablemente ayudan a escapar a un asesino.
Todo funcionario público es sobornable. El jefe de Correos vende moneda falsificada. El gobernador y
el primer ministro saquean abiertamente las arcas públicas. No se puede esperar justicia si hay oro
de por medio. Conozco un hombre (tenía buenas razones para hacerlo) que se presentó al juez y dijo:
‘Le doy doscientos pesos si arresta a tal persona ilegalmente; mi abogado me aconsejó dar este paso’.
El juez sonrió en asentimiento y agradeció; antes de la noche, el hombre estaba preso. Con esta extrema carencia de principios entre los dirigentes, y con el país plagado de funcionarios violentos y
mal pagos, tienen, sin embargo, la esperanza de que el gobierno democrático perdure. En mi opinión,
antes de muchos años temblarán bajo la mano férrea de algún dictador. Como deseo el bien del país,
espero que ese período no tarde en llegar.”