Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Crónica Jorgeada .pdf



Nombre del archivo original: Crónica Jorgeada.pdf
Título: Crónica Jorgeada
Autor: PORTATIL NEGRO

Este documento en formato PDF 1.4 fue generado por PDFCreator Version 1.7.0 / GPL Ghostscript 9.07, y fue enviado en caja-pdf.es el 28/04/2013 a las 09:12, desde la dirección IP 212.97.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1185 veces.
Tamaño del archivo: 58 KB (5 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


Crónica Jorgeada 2013
Lo primero perdonar porque esta crónica es larga, para mi esta ha sido la carrera más importante de mi vida
y quiero contar muchas cosas. Así que si tenéis prisa dejarlo para otro momento

Introducción
Con 47 años y 2 años y medio que me dedico a correr, me animo a hacer mi primer Ultra trail. Llevo muchos
kilómetros de entrenamientos, pero la mayor distancia que he recorrido ha sido el maratón, y sólo uno el de
Zaragoza
Las últimas semanas he tenido problemas con el gemelo, así que hago paradas alternado con trotes a poca
velocidad para recuperarlo

Preparación
La Jorgeada se realiza de noche, aprovechando que hay puente me dedico a cambiar mis horarios de sueño,
las 2 últimas noches no duermo. Me acuesto a las 8 de la mañana y luego siesta
Parece que todo lo tengo controlado, pero algo falla, mi cabeza. Antes de la prueba no consigo dormir, me
empiezan a asaltar dudas. “A quién se le ocurre apuntarse a algo tan largo si lo mas que he hecho ha sido la
mitad”, “No tenía que haber forzado tanto el cuerpo las semanas anteriores, con este gemelo igual no
termino”….vuelta a un lado y vuelta al otro, me levanto sin poder dormir nada
Llega la hora de la cena, antes de prepararla ya se me quita el hambre, tengo el estómago hecho un nudo,
sólo consigo meter un sándwich y un yogur
Voy camino de la salida, sigo muy tenso, miro a mi alrededor y sólo veo ultra-hombres Alfonso, David Velilla,
Ricardo, … y yo un pobre desgraciado que intentará seguir su estela
Llegan los de mi grupo, no soy muy hablador, pero esta vez es que no tengo ganas de hablar, breves charlas.
A la familia de David Sánchez casi ni les hablo
Tengo ganas de salir, lo necesito. Me despiden mi familia y Javi, que ha venido a propósito para despedirnos,
un detallazo

La carrera
La salida de la carrera se hace desde la bola del mundo en mitad de la plaza del Pilar, a las 00:00
Rodeo la basílica del Pilar y veo a Alfonso, hablamos un rato y seguimos ruta
No veo a nadie de mi grupo, no le doy importancia, se estarán haciendo fotos, saludando a algún
conocido,…. No puedo parar, estoy helado y voy a un ritmo que me parece tranquilo, llevo el gemelo tocado
y quiero que vaya entrando en calor
Los semáforos, rotondas y demás fragmentan el grupo, sigo a unos que dicen que los de delante tenían que
haber ido por otro sitio y atajamos. Llego a estar el 4º y eso que voy al ralentí
Vuelvo a encontrarme con Alfonso, me comenta si habíamos visto a alguien más, le respondo que ahora sí
que estoy preocupado. Mi “capi” David tenía el empeine tocado, así que igual ha tenido problemas. Me dice
que continúe que ya me cogerá, va a mear, así que sigo a mi marcha
Entretanto me va adelantando gente joven, al primer veterano que veo le saludo con alegría, “ya es hora de
ver a un carrocilla”, vamos charlando y nos adelantan 2 abuelos que según me cuenta el de al lado pasan los
60, que ritmo. Me dicen que uno lleva toda la vida corriendo y que el año pasado quedó de los primeros

Todo el rato mirando hacia atrás y por fin otra cara conocida, Alfonso, la meada se convirtió en parada y
había visto a los del grupo. Van sin problemas, pero quieren ir a un ritmo más tranquilo. Me acuerdo de
Peñalara, una ultra-trail de 110 Km y 6000 metros de desnivel, David y Miguelo habrán tomado la Jorgeada
como entrenamiento
Así que acompaño a Alfonso a partir de San Juan de Mozarrifar, pasamos por el avituallamiento de
Villanueva de Gállego, me tomo un chocolate y 2 bizcochos que me saben a gloria. Menos mal que voy con
Alfonso, porque he estado a punto de perderme en 3 o 4 ocasiones, no veo las señales
Llegamos a Zuera, en su casco urbano empiezo a notar dolor en el gemelo, el avituallamiento está bien, pero
no quiero correr con el estómago lleno, así que un picoteo ligero. Le comento a Alfonso que voy a la
ambulancia que había a la entrada y me dan réflex
Alfonso me dice que sino me importa que va a ir por delante, le digo que adelante, que no pare, no estoy
seguro de si aguantará el gemelo, a partir de ese momento los avituallamientos son además un centro de
masajes donde estirar ese gemelo
Por los caminos, en la oscuridad los andarines con sus pilotos rojos me recuerdan a los adornos de Navidad,
en los tramos de carretera, como van a los dos lados, me recuerdan a las carreteras cuando hay obras
Voy animando a todos los andarines y ellos también me animan, uno de ellos me da una alegría especial, es
Jesús María Vicente, ha reconocido mi voz
Poco a poco las luces de los andarines se van espaciando, la noche es casi de luna llena y se ve bastante bien,
así que decido apagar el frontal. Un gran acierto, porque a partir de entonces empecé a disfrutar de la
noche, miro hacia arriba un gran número de estrella me vigilan
Aún sigo con molestias, en otro avituallamiento vuelvo a ver a la ambulancia y otro chute de Réflex. Me falta
media carrera, ¿aguantará o no aguantará?
Veo estrellas fugaces, siempre que las veo pido un deseo “Que nos amemos los unos a los otros, terminen
las guerras…”, es algo que también lo hago en la capilla de la Virgen del Pilar
En todas las carreras y más si son largas, llegan momentos en los que mi mente entra en una especie de
trance. No llevo música ni nada que me distraiga, oigo mis latidos, mis pulsaciones, es una sensación que me
aporta relajación. No sé si es lo que los orientales llaman Nirvana
En un momento determinado me pongo a hablar con el gemelo, “perdona, ya sé que te he metido mucha
caña, aguanta que te promete que estos días te daré descanso”, No sé si fue casualidad o es que me hizo
caso, el caso es que el fuerte dolor bajo su intensidad a partir de ese momento
Entre los avituallamientos de Ontinar y Almudevar hay muchos ratos que no veo luces ni por delante ni por
detrás, afortunadamente ahora no tengo dudas con las señales, muchas veces en los cruces no necesito ni
encender el frontal
En los momentos que me noto algún ligero desfallecimiento como pequeños trozos de mis powerbar y doy
pequeños sorbos
El cuerpo funciona a la perfección, en los caminos mi cerebro dibuja carriles por donde pasar para no tener
problemas con las piedras. La coordinación piernas-brazos-respiración es óptima, me desplazo con el mínimo
esfuerzo

En el avituallamiento de Zuera aprendí que a mi gemelo no le gustaban los parones, así que no paro mucho
en los avituallamientos. Ni siquiera en Almudevar, llevaba pensando en sus famosas trenzas desde que me
apunté a la carrera, pero llegado allí un trozo y poco más, las barritas y el agua me han quitado el hambre
Mi mente está fuerte, pero tengo una preocupación el amanecer. Durante un mes en mi vida he trabajado
de noche y sobre las 5-6 de la mañana me entraban bajones espectaculares, me afectaba incluso a la
percepción de los colores. Así que me mentalizo que tengo que seguir adelante
Como voy bien, empiezo a pensar en la meta. Pienso en mi grupo y adopto una frase de David Velilla “yo
corro por ti”, en este caso “yo corro por vosotros Corredores del Ebro”. Si consigo buen puesto les gustará a
los patrocinadores
También me acuerdo de otra frase no sé si fue de Alfonso o Bea, el correr es 90% físico y 10% mental y no
hay que subestimar ese 10%, también recordé algo de Bea, hay que saber gestionar las emociones. Y en ello
estaba
En el coctel mental también me viene la frase de Jesús Fernando sobre los entrenamientos, “en la carrera
todo sale” y eso tiene que salir los miles de kilómetros que he entrenado con frío, calor y viento
Pasado el avituallamiento de Cabañera real, noto que me flaquean las fuerzas, pero no me desanimo. Mi
meta no era hacer un buen puesto, simplemente llegar, nunca he hecho una ultra así que para mi llegar a
meta es un triunfo
A partir de ahí el peor momento de la carrera para mi, subida al cerro de San Jorge, no porque fuera una
subida fuerte, sino porque con el cansancio la coordinación entre piernas y cerebro no va muy fina. Hay
piedras de tamaño mediano, ideales para hacerse esguinces, así que al final tengo que optar por ir andando
Cuando dejo el cerro otra sorpresa, pensaba que me había perdido, pero no las señales son claras, hay que ir
campo a través, la zona es de hierbas y arbustos y el roció hace que se mojen las zapatillas y más tarde los
calcetines.
En esa zona voy trotando y andando, cuando vuelvo a un camino me cuesta volver a coger el ritmo
Cuando voy llegando al último avituallamiento, sorpresa, esta vez positiva, llevo a dos por delante. Y voy
cogiéndolos, a uno de ellos lo alcanzó en el avituallamiento, pero fue un espejismo, porque se ve que al
verme se animaron y los perdí de vista
Ya en el casco urbano de Huesca, subo a la ermita de San Jorge, los últimos peldaños andando, tengo los
músculos agarrotados, al otro lado una escalinata de bajada más estrecha, con pasamanos de obra a ambos
lados, me cuesta mucho esfuerzo bajar, apoyo las manos en los pasamanos para ayudarme a bajar, como si
fuera un abuelo. Me estaba riendo de mi mismo cuando oí un ruido, una fotógrafa me apuntaba con su
objetivo
La llegada a meta fue curiosa, paso el arco y no había nadie esperando ¿?, miro al pabellón y veo a los de la
organización de espaldas colocando mesas y sillas. Me acerco y les digo “Ya he llegado”, me miran y no
contestan. Vuelvo a dirigirme a ellos “que acabo de llegar” entonces alguien se da cuenta de que llevo 75 Km
a mis espaldas, me indican que vaya a unas mesas
Me acerco a la primera y me piden que espere un poco, al rato me dicen que tenía que haber pasado por la
otra mesa
En esa mesa otra mesa hay una persona haciéndose el diploma, el mío me lo hacen a continuación. Una hora
más tarde el que iba delante me comenta que me había quitado el puesto, no sé de qué me habla. Es que
resultó que iba detrás pero al confundirme de mesa el pasó por delante, así que oficialmente fui el 9º con

8:15 horas, aunque en realidad fui el 8º, me es indiferente. Mi meta era llegar así que me voy feliz con mi
flamante diploma

Después de la llegada
Pues después de llegar me siento fatal, los músculos se vuelven rígidos. Además cometí un error con la
mochila 2, la metí en una furgoneta que me dicen que llegará sobre las 9 y son las 8:15. Me voy quedando
helado, uno de la organización me presta una chaqueta, debía tener muy mala cara en ese momento
Llega la furgoneta de las 9, devuelvo la chaqueta, pero sigue sin aparecer la mochila. Ahora me dicen que
estaba entre las que llegan a las 11, estoy helado y desmoralizado
Alfonso García tumbado al sol, pero yo necesito más calor
En ese momento me llaman por mi nombre, no lo conozco de nada, se presenta es el padre de Miguelo. Ha
elegido el día ideal, me presta una chaqueta
Llegan David Velilla y Ricardo Escuer, también veo a David Sánchez que se pone en contacto con Miguelo
(hijo), esperamos su llegada.
Ya una vez todos reunidos me voy con David Velilla y Ricardo Escuer a una cafetería, no tengo hambre, sólo
algo caliente que me reconforte. Un poleo me sienta de maravilla
Y por fin llega mi mochila, gracias a Miguelo (padre) puedo volver antes a casa

Parte médico
Al montar en coche me encuentro incómodo, tengo que ir sentado casi de medio lado. Al llegar a casa veo
que me han rozado los calzoncillos y llevo el culo como los bebés
Durante los últimos Km mi organismo empezó a resentirse genéricamente, lo de siempre tobillos,
rodillas,….también dolor en el ligamento del hombro que me operaron, nunca antes me había molestado.
También las cervicales se sobrecargaron

Agradecimientos
A Javier Ortega, por despedirnos en la plaza del Pilar
A Miguel Berdiel (padre), me dejó una chaqueta que me evitó una hipotermia. Además me llevó a casa con lo
que pude estar con los míos y descansar antes
A los maestros Jesús Fernando, Alfonso García, David Velilla,…. De los que siempre me descubren rincones
de este deporte

Dedicatoria
Por supuesto a mi familia, por tener que aguantarme
A mi capi, David Sánchez, sin el no habría empezado en este mundillo, le debo ser un runner, pero además es
una excelente persona. Hoy no era su día, o mejor dicho su noche, pero volverá a las carreras de largo
recorrido porque tiene corazón diesel

Felicitaciones
Algunas felicitaciones las esperaba, otras no se han producido y otras no las esperaba

Entre las que no se han producido, como se suele decir el enemigo lo tengo en casa, mis padres y mi hijo
desde que se enteraron de que un corredor falleció quieren que deje este deporte. Parece ser que los únicos
que fallecemos somos los corredores, el resto de gente es inmortal
Entre las no esperadas muchos compañeros de trabajo Bea Salinas, Estela, José Manuel Jiménez,…

Conclusiones
Mi primer ultra ha sido positivo, menos mal porque de momento tengo 2 más en la agenda TMT 50Km y
ultra del Sobrarbe de 66 Km
He sido capaz de controlar cuerpo y mente durante mucho tiempo y eso también es un triunfo, en ningún
momento me vine abajo
La satisfacción personal ha sido enorme y eso me anima para mis próximos retos


Documentos relacionados


Documento PDF cr nica jorgeada
Documento PDF yermyah
Documento PDF violencia sin sentido
Documento PDF reproducci n del betta uberis pangkalan bun
Documento PDF yonah
Documento PDF apvalencia


Palabras claves relacionadas