Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Anon La Obesidad Una Perspectiva Sociocultural .pdf



Nombre del archivo original: Anon - La Obesidad - Una Perspectiva Sociocultural.PDF
Título: 03 Contreras (275-286).qxd
Autor: imac

Este documento en formato PDF 1.2 fue generado por Passportª 4.04 : AdobePS 8.5.1 / Acrobat Distiller 3.02 para Power Macintosh, y fue enviado en caja-pdf.es el 07/04/2018 a las 17:43, desde la dirección IP 62.57.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 497 veces.
Tamaño del archivo: 154 KB (12 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


REVISIONES

48.419

La obesidad: una perspectiva
sociocultural
Jesús Contreras
Universidad de Barcelona.

El problema
Hoy día, los científicos de la nutrición de los países
“occidentales” destacan otra vez la importancia de
la relación entre alimentación y salud. Abundan los
estándares de “buena alimentación” y se advierte a
la población de la necesidad de mantener una “dieta prudente” para mantener su salud. Con la abundancia propia de los países industrializados, los problemas de salud se han desplazado desde aquellos
relacionados con la desnutrición, como el raquitismo, hacia los relacionados con la sobrealimentación hasta el punto de que los profesionales de la
sanidad hablan de un empeoramiento de nuestros
hábitos dietéticos. Este empeoramiento se concreta,
entre otros aspectos, en un consumo excesivo de
calorías y en el sobrepeso correspondiente que, en
cuanto tal, es considerado un “factor de riesgo” que
es necesario reducir para prevenir numerosas enfermedades, sobre todo de carácter cardiovascular.
Por otra parte, el valor social atribuido a la alimentación, a la salud y a la belleza física ha aumentado
constantemente a lo largo de la segunda mitad del
siglo XX1. En definitiva, nuestra sociedad occidental
parece muy preocupada por las grasas en el cuerpo y por las calorías. La cultura de masas, productora desenfrenada de imágenes, nos da a admirar y a
envidiar los cuerpos juveniles y esbeltos mientras los
cuerpos reales parecen perder el aliento, la mayoría de las veces en vano, por perseguir esos modelos soñados o impuestos. Las estadísticas lo muestran: en los países más industrializados, un gran porcentaje de la población se sueña delgada, se ve
gorda y sufre, aparentemente, la contradicción2.
Hoy, también, los representantes de las ciencias de

Correspondencia: J. Contreras.
Grup d’Estudis Alimentaris.
Parc Científic de Barcelona.
Baldiri i Reixac, s/n. 08028 Barcelona.
Correo electrónico: contrer@trivium.gh.ub.es

la nutrición han logrado una parte importante del
multifacético poder médico, que opera a nivel nacional e internacional e influye en las políticas gubernamentales así como en el uso de los fondos públicos para la investigación. Últimamente, el núcleo
de la investigación sobre el consumo alimentario se
ha dirigido hacia los problemas de alimentación y
salud relacionados con las condiciones de vida propias de las sociedades modernas industrializadas y
de abundancia. Una de las preocupaciones más importantes es la de la obesidad y sus corolarios, las
llamadas enfermedades del bienestar como las cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. Los llamados “desórdenes alimentarios”, como la obesidad o
la bulimia y la anorexia nerviosa, abarcan un amplio espectro. Lo más probable es que no hubieran
ocurrido en sociedades sin una oferta de alimentos
estable y abundante y en las cuales los estándares
de salud y de belleza se han mezclado considerablemente3. El deseo de delgadez o el miedo obsesivo a la gordura, o ambas cosas a la vez, están en el
centro de una enfermedad del comportamiento alimentario, de predominancia masivamente femenina
(anorexia mental, bulimia) que los psiquiatras, más o
menos acertadamente, consideran típicamente moderna. La situación es, pues, contradictoria. Por una
parte, la medicina, durante decenios, ha prescrito a
la población que adelgace. Por otra, cada vez más,
psiquiatras y nutricionistas condenan el culto excesivo de la delgadez femenina, suscitada y mantenida,
según ellos, por la cultura de masas y la moda. Persiguen cada vez más poner en guardia contra los
efectos nefastos de los regímenes. Algunos proponen, incluso, reglamentar las representaciones del
cuerpo femenino en los medios de comunicación2.
Nos enfrentamos, pues, a una cuestión médica o, más
ampliamente, biológica, que parece tener sus raíces
en un fenómeno complejo y que arranca de unas
nuevas circunstancias cuyos desencadenantes tienen
que ver con factores sociales, económicos y culturales. En efecto, dado que existen en la especie humana
mecanismos de regulación de la alimentación de una

Form Contin Nutr Obes 2002;5(6):275-86

275

Contreras J. La obesidad: una perspectiva sociocultural

gran sofisticación y precisión, ¿cómo explicarse, entonces, que cada vez más, el hombre coma más de lo
necesario y, además, más de lo que exigiría su salud?
La explicación que surge espontáneamente, la más
frecuente, es que las pautas culturales han sumergido la capacidad que tenía el hombre para equilibrar su alimentación del modo más beneficioso para su salud y su longevidad; en otras palabras: la
“sabiduría del cuerpo” es engañada por la “locura
de la cultura”. Ahora bien, lo que el análisis parece
indicar es que no es la evolución cultural en sí la
que contribuye a perturbar los mecanismos reguladores, sino más bien la crisis de la cultura que atraviesan los países desarrollados, fundamentalmente
la desestructuración de los sistemas normativos y de
los controles sociales que regían, tradicionalmente,
las prácticas y las representaciones alimentarias
(…). Una crisis multidimensional del sistema alimentario se perfila con sus aspectos biológicos, ecológicos, psicológicos, sociológicos, y esta crisis se inscribe en una crisis de civilización4.
Así pues, se nos plantean unas cuestiones básicas previas y son las relacionadas con las percepciones de
la gordura y de la delgadez y sus relaciones respectivas con otros símbolos y otros valores. Asimismo, resulta pertinente plantearse las diferencias de símbolos
y valores existentes entre diferentes clases sociales,
grupos étnicos y religiosos, grupos de edad y de género, así como entre diferentes individuos. Posiblemente, pueda hablarse de un conflicto de valores en
relación con la gordura y la delgadez, con la comida
y la actividad física de igual modo que lo hay en
otros muchos aspectos de nuestra vida y como consecuencia de los rápidos cambios que constantemente afectan a nuestra sociedad. Como antropólogo, estoy convencido de que una perspectiva comparativa
(por ejemplo, conocer el simbolismo de la obesidad y
de la delgadez o las diferentes funciones y valoraciones de la comida y del comer en otras culturas o en
otras épocas) nos puede proporcionar alguna luz sobre las contradicciones de nuestra sociedad en general y sobre el problema de la obesidad en particular.

Los antecedentes: la biología
Tradicionalmente, se ha considerado que las anomalías alimentarias tienen su origen en la cantidad
ingerida: se come poco o demasiado, engordamos
o adelgazamos según la cantidad ingerida. La realidad es algo más compleja. El peso dista de depender exclusivamente de las cantidades de alimentos
ingeridas. Intervienen, también, mecanismos hormonales y neurohormonales, factores genéticos, metabólicos y constitucionales.
Hoy día, los factores hereditarios son reconocidos
como determinantes en el modo según el cual cada

276

Form Contin Nutr Obes 2002;5(6):275-86

uno reacciona frente a un entorno de abundancia.
Estudios recientes llevados a cabo en EE.UU. y en Dinamarca sobre niños adoptados ponen de manifiesto que, en un entorno dado, si se compara el peso
de los hijos convertidos en adultos con el peso de sus
padres adoptivos, no hay correlación. Pero la correlación es fuerte con los padres biológicos, incluso si
han sido separados pocas semanas después del nacimiento. En definitiva, la reacción a una cantidad
constante de alimentos ingeridos es variable según el
patrimonio genético. En los experimentos de sobrealimentación, una parte de los individuos almacena totalmente el excedente, otra parte no almacena nada, y otra parte almacena la mitad y expulsa el resto: los resultados son enteramente genéticos.
En una sociedad tan preocupada por la obesidad, se
olvida fácilmente lo horrible que puede ser para el
organismo humano la falta de comida y de bebida.
Pero, la obesidad es sólo una forma de hambre encubierta porque nuestra necesidad y apetito de comida son el resultado de dos millones de años, por
lo menos, de selección positiva de la facultad no sólo
de comer, sino de comer en exceso. Cuando nuestro
estómago está vacío es una bolsa pequeña, pero se
agranda con rapidez para dar cabida a tres cuartos
de kilo o un kilo de alimentos juntos. Las grandes comidas, de 10.000 o más kcal, no plantean problemas mecánicos o fisiológicos. En todo el mundo, los
festines y banquetes dan testimonio del respaldo entusiástico que la sobrealimentación recibe, incluso
por parte de personas bien alimentadas5. Asimismo,
el hecho de que muchas sociedades hayan sufrido
hambrunas está correlacionado con el desarrollo
de costumbres de ayuno para los miembros adultos
que hacen de la necesidad virtud. Un ayuno de tres
días puede ser un modo de aplazar o desplazar el
impulso del hambre. Han sido comunes las ayudas
para suprimir el hambre: masticar hojas de coca en
lugar de comida (inhiben el hambre y la fatiga) o el
consumo de peyote (de efectos similares), nuez de
betel, tabaco, café, té, etc.6
Por otra parte, las personas sanas que han soportado una pérdida de peso considerable por falta de
comida durante cierto número de meses son capaces de zamparse cantidades de comida asombrosas.
Cuando los voluntarios de un célebre experimento
sobre el hambre, realizado por Anselm Keys, volvieron a comer con libertad, empezaron a engullir
10.000 kcal diarias. No obstante, con independencia
del hambre que se tenga al principio, las personas
no siguen normalmente atiborrándose. Sentimos un
deseo casi irresistible de comer, pero disponemos
también de controles internos que reducen nuestro
apetito de comida y limitan la acumulación de grasa
excedentaria. En cierto experimento, algunos presos
se prestaron como voluntarios para atiborrarse has-

Contreras J. La obesidad: una perspectiva sociocultural

ta aumentar de peso un 20%. Conseguido este objetivo, se les permitió comer lo mucho o poco que quisieran. Muchos de ellos empezaron inmediatamente
a consumir sólo unos cientos de kcal. diarias hasta
que recuperaron su peso original15.
Parece, pues, que nuestros organismos están equipados con alguna clase de “alimentostato” (al estilo de
un termostato) y lo probaría el hecho de que las personas, por término medio, aumentan relativamente
poco de peso durante toda la vida. Los expertos consideran que el hecho de que la ganancia de peso se
mantenga en un pequeño porcentaje de los alimentos consumidos significa que el alimentostato funciona con una tolerancia de menos del 1%. Sin embargo, no cabe confiar en el alimentostato humano para
evitar que la gente coma demasiado. Esta tolerancia
aparentemente baja a las desviaciones nos permitirá
a muchos de nosotros engordar de ocho a deiciséis
kilos antes de cumplir los cincuenta y ocho5.
Lo verdaderamente notable en la incidencia de la
obesidad de la época moderna es que persiste, pese a las modas y los cánones estéticos que menosprecian a los gordos, pese al gran esfuerzo educativo emprendido por las autoridades sanitarias para
relacionar la obesidad con las enfermedades cardiovasculares y pese a las industrias multimillonarias
dedicadas a la salud, la comida dietética y el control de peso. Puesto que la mitad de la población
adulta de las naciones occidentales sigue una dieta
u otra, habrá que concluir que el alimentostato no
funciona bien en las circunstancias actuales. La razón de ello parece clara: durante la mayor parte
del tiempo de los homínidos sobre la tierra, no ha sido el alimentostato lo que les ha impedido engordar, sino la falta de comida. Y si a nuestros antepasados les resultaba difícil obtener comida suficiente
para engordar, se explica entonces por qué nuestro
género engorda ahora con tanta facilidad. La selección natural nunca tuvo la oportunidad de decantarse contra las personas que, a fuerza de comer, se
volvían obesas, dañando sus corazones y sus arterias. Así pues, la sobrealimentación no es un defecto
de la personalidad; más bien, constituye un defecto hereditario en el diseño del organismo humano,
una debilidad que la selección natural no pudo evitar5.
En efecto, los animales saben, en general, cuando
han comido lo suficiente. Pero la especie humana
¿cómo puede aprender que es el momento de parar de comer? Las señales físicas que indican “ya es
suficiente” son débiles y fácilmente sumergibles por
las presiones culturales7. Cabanac8 (1971) demostró
que en la especie humana la palatabilidad o la satisfacción subjetiva de cada alimento en particular
cambia después de cada alimento consumido y llamó a esta sensación cambiante alliestesia. ¿Cómo
se relaciona este hallazgo con la alimentación y con

la selección de una variedad de alimentos? La sensación de saciedad producida por un determinado
alimento está relacionada con el placer subjetivo
que produce. La variedad de alimentos provoca
una excitación que, para cada uno, despierta un
apetito específico. Estos hallazgos son compatibles
con el hecho de que, aunque existan las señales de
saciedad, factores externos como el olor, la vista, el
sabor o la textura proporcionan grados específicos
de saciedad. Una función normal de estas saciedades específicas es la de asegurar que sea consumido un adecuado balance de nutrientes en una comida compuesta por diferentes platos y que aunque
nos hallamos saciado con el plato principal mantengamos un apetito específico para el postre9.
Cada especie tiene sus propios condicionamientos.
Si el sistema alimentario del monovoro se desencadena por el hambre y se para con la saciedad en el
del omnívoro, a la pareja hambre-saciedad, cabe
añadir el aspecto hedonista. Atribuimos a los alimentos notas hedonistas positivas o negativas, cuyas intensidades son modificadas por las variaciones del hambre. La saciedad disminuye la palatabilidad del alimento. Puestos frente a una elección
ilimitada, el ser humano sigue su fisiología, es decir,
come las cosas que tienen buen gusto, pero con
ciertos “guardafuegos fisiológicos”. Frente a una
gran opción de alimentos, la ración de proteínas se
estabilizará entre el 12 y el 15%. Ahora bien, el mecanismo de la saciedad, en una situación de abundancia, puede entrar en conflicto con el placer de
comer. Comer a gusto puede dar lugar a comer
mucho más allá de satisfacer el hambre, más allá
del apetito, más allá de la saciedad10: “Se come mucho después de harto”.
El ejemplo del azúcar

El apetito específico por el sabor azucarado parece
claramente ser un rasgo de fuerte componente innato. Se da en otras muchas especies además del homo
sapiens y se puede pensar que pudo ser seleccionado en un medio en el que los azúcares de absorción
rápida eran relativamente escasos y los alimentos de
sabor azucarado constituían una fuente ventajosa de
calorías rápidamente movilizables. El sabor azucarado es una “señal innata de calorías” y el umbral de
saciedad es más alto para los alimentos azucarados
que para los demás, probablemente porque participa
de un subsistema especializado de regulación puramente calórico. Esto estaría ilustrado por el hecho de
que, en numerosas culturas, se consumen alimentos
azucarados al final de las comidas: incluso hartos, se
dispone todavía de un apetito para el dulce4.
Ahora bien, el azúcar ha sido un producto escaso a
lo largo de casi toda la historia. Hasta el siglo XVIII, el
azúcar fue un producto escaso, exótico, de lujo. Na-

Form Contin Nutr Obes 2002;5(6):275-86

277

Contreras J. La obesidad: una perspectiva sociocultural

die lo consumía de un modo habitual. Hasta finales
de la Edad Media, sus usos fueron muy restringidos.
En 1370, la provisión de una reina de Francia, para el
mantenimiento de la casa real, era de cuatro panes
de cinco libras cada uno. En tiempos de Enrique IV, el
azúcar se despachaba, todavía, en las farmacias y lo
vendían por onzas y hacía falta querer comprar la
salud a cualquier precio para sufragar los gastos de
este remedio imaginario. Además, su uso como medicamento lo desacreditaba como alimento y lo colocaba en la categoría de las drogas sospechosas. Bajo
Luis XIV, el azúcar era todavía un género de lujo que
se evitaba prodigar. Circulaba, sobre todo, como un
regalo, siempre muy bien aceptado.
Desde el siglo XIX, los usos del azúcar aumentaron y se
diversificaron de modo paralelo al propio aumento de
su producción. El azúcar entró en un gran número de
preparaciones salubres, muy apropiadas para las necesidades de los enfermos, los niños y los ancianos. De
un solo golpe, numerosos platos eran más nutritivos y
más apetitosos. Su rol en la cocina fue el de un condimento universal. Como corrector de la acidez y de la
amargura, contribuyó a vulgarizar el uso del café, el
té, el chocolate y todas las bebidas calientes o refrescantes. Endulzaba las frutas muy amargas, mejoraba
los vinos flojos, ayudaba a preparar los licores. Sus
propiedades antisépticas fueron utilizadas para elaborar conservas y mermeladas. En definitiva, se convirtió
en un ingrediente que se prestaba a todo tipo de
combinaciones y en las que el gusto, sinómimo de dulzor, se combinaba con el placer11.
Después de 1900, el consumo de azúcar se decuplicó. La conjunción de la apetencia de azúcar y de intereses socioeconómicos condujo a un desajuste,
una ruptura de la congruencia entre la apetencia
por el azúcar y las capacidades metabólicas cada
vez más sobresolicitadas. Este fenómeno contribuyó,
sin duda, al conjunto o a una parte de las enfermedades llamadas de “civilización” ligadas a la nutrición: el exceso de azúcar, que representa un aporte
calórico importante y de absorción rápida a la vista
del escaso gasto energético del ciudadano sedentario, conduce a un peso excesivo y a la obesidad, en
sí misma factor de riesgo o de agravamiento en la
etiología de las enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión, además de la extensión de la caries dental. Estamos en presencia de una especie de
paradoja crítica de la evolución biocultural: una “demanda” biológica seleccionada en un antiguo estado de la filogénesis ha jugado un papel motor, según
todas las apariencias, en determinados desarrollos
económicos sociohistóricos que tendían a satisfacerla. Pero estos desarrollos han tomado una medida
tal que el dispositivo biológico del azúcar amenaza
desde ahora en adelante aquello que antes protegía.
El apetito biológico de azúcar y la disponibilidad ili-

278

Form Contin Nutr Obes 2002;5(6):275-86

mitada de azúcar hacen de algún modo de masa
crítica. Así, todos los controles socioculturales que
podían contribuir a regular el consumo, ya considerablemente debilitados por la civilización moderna,
se desintegran y aceleran la reacción en cadena4.
El ejemplo de la carne

La atracción de la mayor parte de las poblaciones
por las proteínas cárnicas responde también a determinantes biológicos. Sin conocimiento nutricional
preciso, el cerebro interpreta los estados sucesivos
de hambre y saciedad. Construye su escala de preferencias de los alimentos en función del carácter
más o menos positivo de sus efectos sobre el cuerpo. Los mecanismos précâblés no sólo son importantes para la regulación biológica fundamental.
Permiten clasificar los fenómenos o los acontecimientos en “buenos” y “malos” en función de su posible impacto para la supervivencia. Así, al igual que
otros mamíferos, las características sensoriales de
los alimentos son asociadas a las consecuencias metabólicas de la ingestión. Entre las especies evolucionadas como los mamíferos, es innata la capacidad
de asociar el gusto, el olor e incluso el aspecto visual de una sustancia a las señales metabólicas que
siguen a su ingestión y, consecuentemente, a las
propiedades nutricionales de los alimentos. Como
las carnes procuran sensaciones de saciedad fuertes y largas, a causa de la dificultad de asimilar las
moléculas complejas de los aminoácidos, son preferidas a los productos vegetales por todas las poblaciones que buscan la saciedad12. Muchas culturas
conceden un gran valor a la “carne” y aseguran
que sin ella se quedan “con hambre” por más verduras que hayan ingerido. “Verduras y legumbres
no dan más que pesadumbres; la carne, carne cría
y da alegría”. De los datos disponibles, sin embargo,
no está muy claro si su apetito es por las proteínas
o por la grasa, la sal o, en muchas ocasiones, las
festividades que acompañan al consumo de
carne13. En buena medida, el apetito de carne extendido por la práctica totalidad del mundo es, en
realidad, un anhelo de carne rica en grasa. Esto
obedece al hecho de que la carne magra debe
complementarse con sustancias ricas en calorías
con el fin de impedir que los aminoácidos se transformen en energía, en lugar de en las proteínas necesarias para el desarrollo muscular. Dicho de otro
modo, la carne rica en grasas evita la necesidad de
alternar los bocados de carne con bocados de
mandioca o de fruta14.
Antes de la aparición de los métodos industriales de
cebar al ganado vacuno, los cerdos y los pollos con
cereales, harina de pescado, hormonas del crecimiento y antibióticos, el problema con la mayoría de
las carnes estribaba en que eran demasiado magras

Contreras J. La obesidad: una perspectiva sociocultural

para conseguir el efecto de ahorro de proteínas. En
la actualidad, una res muerta se compone en un 30
por ciento o más de grasa. Por contraste, un estudio
de quince especies diferentes de herbívoros africanos
en estado salvaje reveló que los cadáveres contenían
un promedio de apenas un 3,9 por ciento de grasa.
Esto explica una práctica observada entre numerosos
pueblos (los pitjandara de Australia o los indios de las
llanuras de Norteamérica, por ejemplo), cuyo suministro de proteínas depende de la caza y que parece
absolutamente irracional. En el punto culminante de
la “temporada del hambre”, cuando escasean todos
los recursos alimentarios, es frecuente que los cazadores-recolectores se nieguen a comer ciertas tajadas de carne o incluso animales enteros que han cazado y dado muerte. La explicación de estas prácticas aparentemente irracionales consiste en que los
cazadores correrían el peligro de morir de hambre si
su sustento pasara a depender en exceso de carne
magra. Vihjalmur Stefansson, a quien los años de
convivencia con los esquimales enseñaron el secreto
de mantener un estado de salud excelente a base de
no comer más que carne cruda, advirtió que semejante dieta sólo podía funcionar si ésta era grasienta.
Stefansson dejó una vívida descripción de un fenómeno que los esquimales, los indios y muchos de los primeros exploradores del Lejano Oeste reconocían como síntoma del consumo excesivo de carne magra
de conejo y que denominaron “inanición cunicular”:
“Si se cambia repentinamente de una dieta normal en
cuanto al contenido de grasas a otra compuesta exclusivamente de carne de conejo, durante los primeros días se come cada vez más y más, hasta que al
cabo de una semana, aproximadamente, el consumo
inicial se ha quintuplicado por tres o cuatro. En ese
momento se muestran a la vez signos de inanición y
de envenenamiento por proteínas. Se hacen muchas
comidas, pero al final de cada una se sigue hambriento; se está molesto debido a la hinchazón del estómago, repleto de comida, y se empieza a sentir un vano
desasosiego. Transcurridos entre siete y diez días, comienza la diarrea, la cual no se aliviará hasta que no
se procure uno grasa. La muerte sobrevendrá al cabo
de varias semanas”14.
Independientemente de este tipo de testimonios, es
sabido que el consumo de lípidos es indispensable
para el organismo (nuestro cerebro está compuesto
de un 50% [la sustancia gris] a un 70% [la sustancia
blanca] de lípidos). Los ácidos grasos mantienen la
fluidez de las membranas y así aseguran la transmisión de las informaciones. Las grasas, por jugar un
rol esencial en la construcción y el buen funcionamiento del cerebro, resultan indispensables durante
todo el período de crecimiento, pues los lípidos representan: una importante fuente de energía ya que
1 g. de lípido aporta 9 kcal; juegan un papel esen-

cial en el funcionamiento de nuestras células; nos
aportan ácidos grasos esenciales y vitaminas (A, D,
E, y K), que no podemos fabricar y que están ligadas a los cuerpos grasos, las llamadas liposolubles; y
las grasas contribuyen a las cualidades gustativas
de los alimentos y transportan los aromas, confiriendo cualidades de untuosidad a nuestras comidas.

Los antecedentes: la cultura
y la historia
Vistos los condicionamientos biológicos a favor del
azúcar y de las grasas, su actual y creciente impopularidad debe insertarse en su contexto histórico15
pues, en otras épocas, estos alimentos eran más deseables, tanto por su bajo contenido en fibra como
por su alto contenido en grasa.
Se dice a menudo que nuestros ancestros comían
mucho más graso que nosotros y que lo preferían.
Esto es lo que se desprende no sólo de los recuerdos
vividos de los más ancianos de entre nosotros, sino
también de las encuestas etnológicas sobre la cocina
del siglo XIX y de algunos datos históricos relativos a
épocas más anteriores. Hoy, cuando los carniceros
limpian la carne, eliminan las partes más grasas pues
sus clientes ya no las quieren. En los siglos XVII y XVIII,
por el contrario, lo graso de las diversas carnes de
matanza costaba como media dos veces más que lo
magro. Asimismo, ciertas piezas grasas como el pecho del buey pasaban por distinguidos mientras que
hoy son piezas de segunda categoría.
Estos datos históricos no deben precipitar la conclusión de que las gentes de épocas pasadas comían
más grasa que nosotros; ni tampoco que siempre, y
en todas las clases sociales, se prefiriera una alimentación grasa. A pesar de la escasez de datos y de su
poca fiabilidad puede decirse que los lípidos habrían
representado menos del 15% de la ración calórica.
En el siglo XVIII, los porcentajes más bajos (menos del
8%) serían los de las categorías sociales más modestas: campesinos, artesanos, marinos, etc. En su ración alimentaria, los glúcidos proporcionarían alrededor del 80% de las calorías. Lo mismo en los siglos XVI y XVII. En Italia y Rumania, por ejemplo, el
maíz representaba hasta el 90% en peso de la ingestión total de alimentos, una predominancia muy
cercana a la exclusividad. Los vegetales frescos o en
conserva participaban débilmente en la dieta de los
campesinos europeos y probablemente apenas significaban el 5% en peso del consumo de maíz. El
consumo de carne, con frecuencia reservado para
algunas festividades, era muy bajo y casi no tenía
influencia en la nutrición. Los productos lácteos, con
frecuencia reservados a los niños, eran escasos.
También era escaso el consumo de grasas, más
usadas como saborizantes que como alimentos nu-

Form Contin Nutr Obes 2002;5(6):275-86

279

Contreras J. La obesidad: una perspectiva sociocultural

tritivos. La predominancia del maíz en la dieta se
acentuaba durante el invierno, cuando su pasta
apenas se aderezaba con muy escasas cantidades
de queso o manteca de cerdo para darle sabor y se
acompañaba con muy poca frecuencia por alguna
verdura en salmuera. Los hombres recibían algunos
complementos durante las temporadas de trabajo
más duro, pero no las mujeres16.
El factor de diferenciación más pertinente respecto el
consumo de grasas es geográfico. Una geografía paradójica puesto que era en los países más cálidos, Italia y España, donde la proporción de lípidos era más
elevada (entre el 14 y el 38%); mientras que, en un
país frío como Polonia, la proporción era sólo entre
el 4 y el 13%. En algunas regiones de la Europa meridional, el consumo de grasa podía ser incluso muy
elevado: 3 litros de aceite por persona y mes, por
ejemplo, entre los jornaleros del campo andaluz en el
año 192417. En Polonia, los cuerpos grasos habrían
proporcionado entre un 4 y un 8% de la ración calórica de los hogares campesinos y entre un 7 y un
13% de los nobles, incluyendo los castillos reales.
Las grasas alcanzaban (en los siglos XVII y XVIII) altos
precios, seguramente como consecuencia de su escasez: por una parte, se producían mucho menos
que en la actualidad; y, por otra, tenían muchos
más usos. El alumbrado de las casas, en particular,
absorbía grandes cantidades de aceite y de sebo.
Asimismo, el poder nutritivo de estos productos escasos y caros podía explicar el aprecio que tenían
los campesinos, en cuya alimentación los glúcidos
predominaban mucho más que en la actualidad18.
Esta ha sido, históricamente, una situación muy recurrente y persiste hasta la actualidad en muchos de los
países subdesarrollados, en los cuales, la presencia de
productos de origen animal en la dieta es tanto más
elevada cuanto más alto es el nivel de renta. En proporción a la renta, las calorías procedentes de grasas
animales sustituyen a las procedentes de grasas vegetales e hidratos de carbono, y las procedentes de proteínas animales sustituyen a las de origen vegetal. En
Jamaica, por ejemplo, la harina de trigo es la primera
fuente de proteínas para el 25% más pobre de la población, situándose el pollo y la carne de vacuno en
los puestos décimo y decimotercero. Para el 25% más
rico, en cambio, el vacuno y el pollo ocupan el primero y el segundo puesto, respectivamente, y la harina
de trigo el séptimo. Esta relación es válida para todo
el mundo. Las elites de Madagascar consumen doce
veces más proteínas animales que las gentes situadas
en la base de la jerarquía social. Incluso en los EE.UU.,
quienes ocupan la cúspide de la pirámide comen un
25% más de carne que los que se encuentran en la
base. En la India, los grupos de renta más alta consumen siete veces más proteínas animales que los de
renta más baja19.

280

Form Contin Nutr Obes 2002;5(6):275-86

Las representaciones de la gordura
y de la delgadez
Un análisis antropológico, social e histórico de los
modelos corporales mostraría que siempre ha existido una profunda ambivalencia de las representaciones de la gordura y de la delgadez4.
En la mayoría de las sociedades tribales, la economía fue de subsistencia ya fuera de caza, recolección, pesca, agricultura, ganadería o una combinación de varias de estas actividades. La mayor parte
de su actividad productiva estaba relacionada con
la producción de alimentos. Una actividad física
más o menos vigorosa era la norma para hombres
y mujeres fuera cual fuera el tipo de economía. Pero, aunque todo el mundo trabajara más o menos
duro en la producción de alimentos, el hambre representaba una experiencia relativamente común
pues los períodos de escasez o, incluso, de hambruna no eran inusuales. Cambios estacionales, plagas,
pestes y otras causas naturales provocaban períodos alternativos de relativa abundancia y de escasez. Así, puede entenderse que la glotonería, uno de
los pecados originales de nuestra sociedad, fuera
una práctica social aceptada e incluso valorada entre estas sociedades tribales. Previendo un festín, un
trobriandés decía: “Estaremos contentos y comeremos hasta vomitar”. Una expresión de una tribu sudafricana dice: “Comeremos hasta que nuestros
vientres revienten y no podamos mantenernos de
pie”19. También, en castellano, se decía: “Como el
pobre, reventar antes que sobre” o, en catalán,
“Més val que faci mal que no que quedi”.
Dada la escasez de alimentos y el temor, hasta hoy,
de la hambruna en muchas sociedades tribales, la
significación social de la comida y el duradero impacto de la primera satisfacción sensorial de los niños, no resulta sorprendente que la robustez o un
cierto grado de obesidad sea contemplado a menudo de modo favorable. Ello es particularmente válido para la atractividad femenina. Entre los banyankole, un pueblo pastor del este de África, cuando
una chica empieza a prepararse para el matrimonio, a la edad de ocho años, ya no se le permite jugar ni correr, sino que debe permanecer en casa y
beber grandes cantidades de leche diariamente hasta engordar de tal modo que, al cabo de un año,
apenas si puede andar torpemente. Cuanto más gorda, más hermosa; y su condición contrasta con la
del hombre, atlético y bien formado. Las mujeres de
la corte, la madre del rey y sus esposas, son las más
gruesas. No hacen ejercicio alguno y tienen que trasladarse en literas cuando van de un lugar a otro19.
En resumen, para muchas de las sociedades tribales,
el hambre ha sido una experiencia común y una
buena parte de la energía masculina y femenina se

Contreras J. La obesidad: una perspectiva sociocultural

emplea en producir la comida suficiente para mantenerse vivos. En cualquier caso, la comida no es sólo una necesidad biológica, sino que sus funciones
sociales y psicológicas son muy significativas. Los regalos de comida son una parte importante de las
relaciones sociales: entre parientes, entre clanes,
con los antepasados y con los dioses. La comida juega un papel importante en el ritual, en la magia, en
la brujería y en la hospitalidad. La acumulación de
comida es una señal de prestigio y la obesidad, una
señal de belleza y de atracción en las mujeres19.
En épocas pretéritas de nuestra propia sociedad, y
por las mismas razones acabadas de apuntar, las representaciones de la gordura y la delgadez también
eran muy diferentes de las actuales, sin llegar a decir
que fueran opuestas. En el siglo XIX, todavía, la corpulencia significa salud, prosperidad, honorabilidad4 y
en épocas más anteriores la obesidad había sido sublimada como signo de riqueza. En las ciudades italianas de la Edad Media, el popolo grosso designaba
a la aristocracia dirigente y el popolo magro o popolo minuto a la clase baja. Puede suponerse que la
seducción de la gordura era tanto más fuerte en
cuanto que la delgadez significaba hambre, enfermedad y pobreza. Esta sublimación de la obesidad
es característica de todas las sociedades subalimentadas en las que la alimentación constituye la preocupación esencial para todo el mundo20. En esta
misma línea21, las prescripciones dietéticas de las
épocas pasadas contrastan fuertemente con la dietética actual. Cuando Ambroise Paré (1510-1590)
prescribía un estimulante a un paciente, le sugería
un régimen alimentario compuesto por “alimentos
abundantes y suculentos, tales como huevos cocidos,
uvas de Damasco confitadas en vino y azúcar, sopa
de pan hecha de potaje cocido en un gran caldero,
con las pechugas de un capón, alas de perdiz y
otras sustancias fáciles de digerir, como ternera, cabrito, pichones, perdigones, tordos y otros platos parecidos. La salsa será de naranja, jugo de acedera y
manzanas amargas; el enfermo deberá comer, también, buey hervido con hierbas excelentes, como
acedera, lechuga, chicoria, verdolaga, maravilla y
otras; su pan, finalmente, estará hecho de harina de
trigo y no será ni duro ni muy blando”.
La asociación entre gordura, salud y prosperidad
empezó a desaparecer a principios del siglo XX, como consecuencia de la acción de los médicos y de
las compañías de seguros. Ambos colectivos promocionaron un tipo de “cuerpo ideal” bastante más
delgado que el estereotipo anterior. En la transición
secular, la mayoría de la población todavía consideraba ventajoso disponer de una cantidad moderada de grasa acumulada en el cuerpo porque ello
mejoraba la resistencia en caso de enfermedad.
Por otra parte, la delgadez todavía se asociaba

con una salud enfermiza y con enfermedades como la tuberculosis. A partir de 1900, sin embargo,
aparecen ya los actuarios médicos con estándares
de peso y salud y los médicos empiezan a sugerir
que el sobrepeso es un serio riesgo para la salud.
Este interés de los médicos coincide con la información suministrada por las compañías de seguros
que, ya desde mediados del siglo XIX, usaban el peso corporal como un indicador de riesgo. La
Dublin ” s Estandar Table of Heigts and Weigths
(1908) resultó decisiva en el establecimiento de los
primeros promedios de peso ideal y, en definitiva,
contribuyeron a aumentar la ansiedad de las madres en relación al peso de los hijos22.
Hoy por el contrario, en nuestra sociedad de la
abundancia, la repulsión que entraña la obesidad es
tanto más fuerte en tanto que malnutrición y pobreza significan exceso de grasas23. Nuestros cánones
de belleza, particularmene los de la mujer, han sufrido importantes cambios en relación con los de las
sociedades tribales y con épocas anteriores de
nuestra propia sociedad. La delgadez, la apariencia
juvenil es hoy deseada por las mujeres de todas las
edades. Actualmente, el término “matrona”, con su
connotación de gordura, no resulta nada halagador. Aunque el cuerpo femenino tenga, comparativamente, mayor predisposición a la grasa y el masculino al músculo, el cuerpo robusto o gordo en la
mujer no es considerado bello ni sexualmente atractivo. El rol de la esposa moderna, sexualmente activa, contrasta fuertemente con el de la mujer puritana del siglo XIX, más preocupada por la maternidad
que por su atractivo sexual. Por estas y otras razones, el actual culto a la juventud aparece muy fuerte entre hombres y mujeres, aunque parece estar
aceptado que el atractivo físico es todavía más importante para las mujeres que para los hombres19.
A lo largo de los últimos cuarenta años se han consolidado una serie de cambios en relación con el
ideal del cuerpo, tanto masculino como femenino, de
tal manera que el deseo de salud, de longevidad,
de juventud y de atractivo sexual son una poderosa
motivación contra la obesidad. Todo ello se concreta en la preferencia, dicho de un modo simplificado,
por la “esbeltez”, en lugar de por la “robustez”. La
preocupación por la salud va acompañada de la
preocupación por la “línea”, es decir, por la belleza:
a ambas orillas del Atlántico, el “cuerpo de Narciso”
se encuentra en vías de mejora. “Tu aspecto exterior me dirá quién eres”. En el terreno del “cuerpo
triunfador”, la iniciativa corresponde a América. Las
estadísticas (supongámoslas fiables) nos informan sobre el esfuerzo emprendido y sobre los resultados
logrados: entre 1960 y 1980, el número de americanos que practican un deporte ha pasado de 50 a
100 millones24.

Form Contin Nutr Obes 2002;5(6):275-86

281

Contreras J. La obesidad: una perspectiva sociocultural

Las ideas sobre el cuerpo y la salud tienen una influencia muy directa y muy importante sobre la cultura alimentaria y los comportamientos alimentarios que se consideran adecuados en cada caso.
Como dice Bourdieu25: “El gusto en materia de alimentos depende también de la idea que cada clase
se hace del cuerpo y de los efectos de la alimentación sobre el mismo; es decir, sobre su fuerza, su
salud, su belleza, y de las categorías que emplea
para evaluar estos efectos, pudiendo ser escogidos
algunos de ellos por una clase e ignorados por
otra, y pudiendo las diferentes clases establecer
unas jerarquías muy distintas entre los diferentes
efectos: así es como allí donde las clases populares
más atentas a la fuerza del cuerpo (masculino) que
a su forma tienden a buscar productos a la vez baratos y nutritivos, los miembros de las profesiones liberales preferirán productos sabrosos, buenos para
la salud, ligeros y que no hagan engordar. Cultura
convertida en natura, esto es, incorporada, clase
hecha cuerpo, el gusto contribuye a hacer el cuerpo de la clase”.
Por otra parte, la idealización del cuerpo –joven,
bello y sano– ha provocado una transferencia de
valores de la que el cuerpo médico ha sido el beneficiario en detrimento del clero. El Bien, los ideales
de la perfección, de pureza, que antaño se correspondían con valores trascendentales, ahora se corresponden con una “buena salud” corporalmente
idealizada. El Mal, los pecados, tales como el abandono a los apetitos del cuerpo, la golosina, la lujuria,
la pereza... ya no son castigados con el infierno después de la muerte, sino que conducen a infiernos
mucho más inmediatos: la enfermedad, la muerte,
la obesidad, manifestaciones del envejecimiento... todos ellos signos patentes de pecados contra la higiene corporal y alimentaria26.
El valor moral atribuido a la delgadez y al régimen
se justifica generalmente en nombre de la salud.
Muchas explicaciones han sido ofrecidas para la
profunda importancia de un físico delgado. La mayoría de ellas enfatizan la estética física y rasgos de
personalidad asociados con el físico. La delgadez no
sólo es presentada como atractiva sino que se asocia con el éxito, el poder y otros atributos altamente
valorados. En cambio, la gordura es considerada física y moralmente insana, obscena, propia de perezosos, de glotones. Las evaluaciones positivas y negativas del físico se proyectan, por inferencia, a los
patrones típicos de conducta correlacionados con
atributos morales: autocontrol y autoindulgencia,
respectivamente. Aunque esto pueda resultar cierto,
no deja de ser secundario para poder explicar el
ideal de la delgadez propia de los últimos cien años
cuando la mayoría de la población de las sociedades industriales ha tenido los medios y la oportuni-

282

Form Contin Nutr Obes 2002;5(6):275-86

dad de estar gorda. Sólo entonces, las clases altas
eligieron distinguirse de las clases trabajadoras
adoptando un ideal de delgadez que, luego, sería
imitado por las clases medias y bajas3.
Así, en los últimos años, se ha construido un nuevo
estereotipo de mujer basado en las “supermujeres”,
que viven entre la carrera profesional y la familia2.
Este nuevo estereotipo presenta (en la publicidad, sobre todo) una mujer emancipada económicamente,
inteligente, activa y seductora, pero sin eliminar los
papeles tradicionales de responsabilidad doméstica,
de madre y esposa. La imagen femenina recurrente
en los medios de comunicación incluye una representación reestructurada del cuerpo físico y una relación de la mujer con su cuerpo considerablemente
distinta a la mantenida anteriormente. Se ha generalizado una preocupación, simultánea, por la estética
y la salud, coincidiendo estas dos preocupaciones en
una valoración de la delgadez corporal. Así, la dietética y el ejercicio físico adquieren un papel muy importante. En los medios de comunicación proliferan
las recomendaciones dietéticas para adelgazar y para no engordar, dietas “casi mágicas” para conseguir el tipo ideal. Este nuevo canon de belleza basado en la delgadez provoca, en muchos casos, que
sus exigencias restrictivas sean asimiladas de forma
poco coherente y den lugar a conflictos. Los nuevos
valores instan a comer menos para estar más bellas,
mantener el “equilibrio” nutricional sin apenas comer, mientras que, por otro lado, tienen que comprar y preparar comidas deliciosas para los demás.
El conflicto es de difícil solución si se tiene en cuenta
que las mujeres permanecen metidas en el atolladero de las comidas fáciles, los alimentos dietéticos, las
dietas y la publicidad, al tiempo que siguen rodeadas de sartenes y de niños22.
No sólo las mujeres viven en conflicto. También los
adolescentes. Diferentes estudios han intentado explicar por qué la alimentación y el cuerpo son, al
mismo tiempo, vías de placer y de conflicto para
ellos. Uno de esos estudios27, realizado sobre una
muestra de 200 jóvenes de origen urbano (117 chicos y 83 chicas) del este de Londres, sugiere que,
aunque los adolescentes de 15 años todavía reflejen
actitudes tradicionales hacia la comida, se están
produciendo cambios importantes. Las chicas parecen más receptivas a las presiones sociales. Ello debe relacionarse con una cultura que ha acentuado
fuertemente la segregación de los roles masculinos
y femeninos. Así, por ejemplo, las chicas tienen un
amplio rango de preferencias, mostrándose más
atentas a los anuncios y más dispuestas a probar
nuevos alimentos. Por esta razón, cabe esperar un
mayor conflicto entre las preferencias alimentarias
y la imagen ideal del cuerpo porque, en efecto,
aunque la delgadez sea cada vez más un símbolo

Contreras J. La obesidad: una perspectiva sociocultural

de estatus social, la comida de los ricos sigue siendo
exquisita y abundante, y sus cenas festivas son, a
menudo, una manifestación de consumo conspicuo.
Con la mayor diversidad de productos, la comida se
ha convertido no sólo en materia de estatus social
sino también, una marca de la propia personalidad
y gusto. Cada vez, un mayor número de personas
se convierten en gourmets y presumen de tener su
propio estilo y gusto culinario. Cada vez estamos
más interesados personalmente en la comida al
igual que cada vez estamos más preocupados por
los problemas relacionados con el sobrepeso19.

Los cambios y sus razones
¿Qué ha ocurrido para que de una positiva valoración de las grasas y de los alimentos energéticos en
general se haya pasado a su rechazo y a su eliminación en productos en los que constituía uno de
sus componentes esenciales? La misma publicidad
de los productos nos ofrece las claves. Los productos “ligeros” son uno de los muchos ejemplos. “Grasas” y “calorías” constituyen una especie de enemigos públicos. Son enemigos de nuestra “salud” y de
nuestra “línea”. Para la prevención de las enfermedades cardio-vasculares, la reducción del contenido
en colesterol de los alimentos es una preocupación
aparecida recientemente y convertida en obsesión.
Así, los productos sin colesterol representan hoy una
nueva generación más de los productos-salud.
Tradicionalmente, hasta la década de los cincuenta,
incluso sesenta, para las clases trabajadoras, una
buena alimentación era, ante todo, una alimentación “nutritiva”, es decir, sana, pero sobre todo
abundante y saciante. Hoy, sin embargo, la mayoría
de la población piensa que “comemos demasiado”.
La preocupación cuantitativa, el “temor de que no
alcance la comida”, ha retrocedido. Hoy, la preocupación dominante es de carácter más cualitativo. En
nuestros días, dice Fischler2, la cuestión crucial es
cada vez más saber qué comer y en qué proporción. La preocupación cuantitativa no está ausente,
pero si se plantea lo hace más bien en términos de
restricción (sirvan de ejemplo los llamados “snacks
dietéticos”). Las encuestas muestran, en efecto, que
a cada instante, entre un cuarto y un quinto de la
población sigue algún tipo de régimen. Las sociedades de la abundancia están preocupadas por la necesidad de regular su alimentación. El imperio del
régimen es inmenso: invade los mass media y la edición, el marketing y la publicidad, la medicina y las
medicinas “paralelas”, “suaves” o “alternativas”.
Además, la sedentarización de la fuerza de trabajo
ha supuesto una reducción de los gastos energéticos de los individuos y una menor atracción por las
carnes y grasas de efectos saciantes. La sobre-ali-

mentación y la toma de conciencia sobre los excesos alimentarios están en el origen de los cambios
de preferencias observados a lo largo de los años
80 en los países más industrializados y, más particularmente, en las fracciones de población más acomodada. Se asiste así al inicio de una inversión de
tendencia de los juegos de sustituciones entre los alimentos: ahora, la atracción de los productos de origen vegetal resulta mayor y esta atracción se ve reforzada por los discursos de los nutricionistas. Resulta curioso que los discursos parecen corresponderse
con las preferencias y los comportamientos de las
clases más acomodadas. Las carnes (particularmente las rojas) a menudo se asocian a las grasas y, por
esta misma razón, son rechazadas en respuesta al
deseo de “diestética”, que se desarrolla, sobre todo,
entre las mujeres de edad mediana12.
Por otra parte, comer grasas ha dejado de ser un privilegio. Con el aumento de los salarios y la disminución de los precios, la carne y los productos de charcutería se han convertido, en los últimos decenios, en
un lujo muy accesible. Su consumo creció sin cesar
desde finales del siglo XIX hasta los años 60 y lo hizo
en detrimento de las legumbres, las patatas, el pan y
las pastas. En los años ochenta, sin embargo, se nota
una inversión de la tendencia: el acento se pone en
la alimentación ligera y el consumo de carne es duramente criticado. Han sido, sobre todo, los cuadros
superiores los que han reducido el consumo (particularmente de buey y ternera, mientras que aumentan
el de charcuterías y aves). Los agricultores permanecen más tradicionalistas. Sólo a partir de los 80 empiezan a tomar gustos más sofisticados (legumbres y
platos congelados, aguas minerales, margarina y yogures). Las otras categorías sociales tienen comportamientos intermedios entre estos dos extremos. Sin embargo, debe notarse que, sean cuales sean las modificaciones en los consumos, la ración proteica
permanece remarcablemente fija, alrededor del 15%
de la ración total. Altas y bajas en el consumo de
productos cárnicos se compensan con variaciones en
sentido inverso de cereales y productos vegetales26.
Asimismo, una gran proporción de las personas que
son entrevistadas en las distintas encuestas que se
hacen en diferentes países industrializados declara
“evitar o limitar lo más posible” los platos con salsa,
las grasas, el vino y el azúcar. Por su parte, la respuesta gastronómica a los nuevos valores dietéticos
y estéticos, sintetizados en la “nueva cocina”, preconiza una menor presencia de las grasas, el abandono de las salsas pesadas y la recuperación de verduras, legumbres y ensaladas. Así, en los años
ochenta, la cocina se ha aligerado, desgrasado, frugalizado, “japonizado”; pone cada vez más en primer plano el pescado y las legumbres, la cocción al
vapor frente a las salsas y las carnes.

Form Contin Nutr Obes 2002;5(6):275-86

283

Contreras J. La obesidad: una perspectiva sociocultural

Por su parte, la industria sigue a la nueva cocina y
a la medicina con los platos “ligeros” y los productos “bajos en calorías”, que integran en el alimento
el beneficio del régimen. En los últimos años, la industria alimentaria ha puesto en circulación una serie de “nuevos productos” cuyas especiales o novedosas características consisten, fundamentalmente,
en alterar su composición eliminando alguno de
sus componentes más característicos, por ejemplo
la “grasa”, o eliminando la carne por completo,
manteniendo, eso sí, el nombre del producto, el aspecto, el color y alguna referencia a su sabor y a
su textura.
La preocupación por la salud puede dar lugar, también, a otro tipo de modificaciones en los productos
cárnicos por parte de la industria: pueden disminuirse algunos de sus componentes (grasa y colesterol,
por ejemplo), puede disminuirse la cantidad de uno
de los elementos utilizados para darle sabor y conservación (la sal) e, incluso, puede añadírsele otro no
sólo completamente ajeno al producto sino asociado
a un producto completamente diferente.

La modernidad alimentaria
y sus contradicciones
La “revolución industrial” aplicada a la industria alimentaria ha permitido, en las últimas décadas, incrementar considerablemente la disponibilidad de
todo tipo de alimentos hasta el punto de que, en los
países más industrializados, se ha pasado de la escasez a la sobreabundancia. Con la evolución de la
producción y de la distribución agroalimentaria se
ha perdido progresivamente todo contacto con el
ciclo de producción de los alimentos; su origen real,
los procedimientos y las técnicas empleadas para su
producción, su conservación, su almacenamiento y
su transporte. F. Gruhier28 ha llegado a decir que los
animales que hoy consumimos (también los vegetales) son auténticos mutantes que poco tienen que
ver con sus “antepasados” de hace tan sólo 30 o
40 años; mientras que el hombre contemporáneo,
biológicamente al menos, se parece como dos gotas de agua a su antepasado medieval.
Esa revolución industrial, junto con la especialización y los rendimientos crecientes de la producción
agrícola y el desarrollo hipertrófico de las ciudades,
ha contribuido a crear una “modernidad alimentaria” que ha trastocado la relación del individuo con
su alimentación4. La evolución de los modos de vida, sobre todo la generalización del salario, supuso
una regresión del autoconsumo y una demanda
creciente de productos listos para comer y un aumento de la frecuentación de las diversas formas de
restauración. Asimismo, la individualización creciente ha comportado una cierta desritualización de las

284

Form Contin Nutr Obes 2002;5(6):275-86

tomas alimentarias, reforzada por la disminución de
las influencias religiosas y morales12. Así pues, la situación moderna se caracteriza cada vez más por
las manifestaciones del individualismo, por los deseos de autonomía personal y por la anomía, y cada vez menos por la imposición al sujeto de reglas
exteriores que al parecer, marcaba desde siempre
la relación con la alimentación. Así, el problema
central se ha vuelto ahora el de la regulación del
apetito individual ante unos recursos alimentarios
casi ilimitados.
En definitiva, nuestra sociedad contemporánea se
caracteriza, comparada con la escasez de las sociedades tradicionales, por una economía de la abundancia. Comemos demasiado. Tenemos mucho de
todas las cosas. Se nos trata como “consumidores”.
Constantemente se nos reclama para comprar más
y más cosas y cosas nuevas: alimentos, coches,
electrodomésticos, vestidos, etc. Se nos dice constantemente que la prosperidad debe ser mantenida incrementando constantemente el consumo. Todo ello
supone un fuerte contraste con un pasado no muy
distante cuando el ahorro y la frugalidad constituían
dos apreciadas virtudes y el énfasis se colocaba
más en la producción que en el consumo19.
Ahora bien, del apetito actual del Occidente industrializado, puede pensarse que, aunque sobrealimentado, no está satisfecho. La sobrealimentación
contemporánea reviste aspectos inéditos pues no se
debe a “orgías alimentarias” parecidas a las de los
cazadores después de una buena campaña ni a
los festines dionisíacos propios de las grandes ocasiones de la mayoría de las sociedades agrícolas durante los cuales se ingieren cantidades extraordinarias de carne, grasa y alcohol. Por el contrario, en
nuestra sociedad contemporánea, parece que este
tipo de excesos festivos está en vías de desaparición. Hoy no se celebran apenas los banquetes en
los que se consumen de golpe varios miles de kcal.
Pero casi todo el mundo, desde la infancia, picotea
contínuamente golosinas o “entretenimientos” diversos y la nevera es un constante viaje de ida y vuelta. El hambre ya no nos amenaza, nos “cosquillea”.
Ya no se vive en la época de la “gran bouffe” sino
en la del “gran picoteo”4.
Sin embargo, los cambios experimentados en los
consumos alimentarios no indican, necesariamente,
un progreso de la dietética. Los menús no son tanto
el resultado de las recomendaciones médicas como el
de las modas, las costumbres y las facilidades de
empleo. Un ejemplo: las legumbres frescas son cada
vez menos consumidas a pesar de la recomendación positiva. En efecto, las legumbres gozan hoy de
muy buena reputación, a diferencia de antaño
(“verduras y legumbres no dan más que pesadumbres”), pero, hay que reblandecerlas y cocinarlas, y

Contreras J. La obesidad: una perspectiva sociocultural

hace falta tiempo29. Sorprendentemente, a pesar de
los extraordinarios avances científicos y del interés
creciente por el estado de salud de la población
que orienta a las autoridades políticas y científicas,
las alarmas sobre el estado nutricional son cada vez
más frecuentes. En efecto, hoy, cuando la disponibilidad de alimentos es mayor que nunca, y cuando el
conocimiento sobre los mismos también es mayor
que nunca, no parece que “comamos bien” de
acuerdo con los cánones nutricionales existentes.
Las sociedades industriales parecen distinguirse por
que los individuos comen más de lo necesario y, en
cualquier caso, más de lo que exigiría su salud.
¿Qué ocurre, entonces? Caben explicaciones diversas. Las autoridades sanitarias se lamentan de que
“la gente no está dietéticamente educada” o bien
de que no sigue las recomendaciones nutricionales
que se indican. El problema, sin embargo, es algo
más complejo. Fundamentalmente, porque la alimentación o la dieta sigue siendo algo también más
complejo que un fenómeno estrictamente biológico,
nutricional o médico. La alimentación sigue siendo
un fenómeno social, psicológico, económico, simbólico, cultural, en definitiva, en el sentido antropológico del término.
Los historiadores de la medicina no son unánimes3
acerca de si la incidencia de los desórdenes alimentarios es una característica exclusiva del último siglo
o si han existido siempre. De lo que no cabe duda
es de que han provocado mucha más atención en
las últimas décadas y de que ello no responde solamente a una cuestión de moda médica sino a un incremento real y brusco de su incidencia en los últimos cien años. Así, la cuestión que se plantea es la
de cómo explicar esa tendencia. La mayor parte de
la investigación sobre los desórdenes alimentarios se
ha concentrado en los aspectos médicos y psicológicos. Sin embargo, la distribución demográfica de
los desórdenes alimentarios evidencia que los componentes socioculturales juegan un papel mucho
más importante de lo que sugieren las líneas predominantes en la investigación. En efecto, en las modernas sociedades industriales dichos desórdenes
afectan particularmente a ciertos grupos demográficos como, por ejemplo, los jóvenes, los blancos y las
mujeres acomodadas. Mennell30 ha apuntado hacia
el contexto de un amplio y duradero proceso social
de cambios en el control del apetito en un sentido
cuantitativo. La cantidad de alimentos que los humanos pueden ingerir no está solamente determinado por factores biológicos sino que está fuertemente
influenciada por presiones culturales, sociales y psicológicas. Además, en una situación de aumento de
la capacidad adquisitiva, con mayor ostentación
hospitalaria y festiva, pueden incitar a un mayor
consumo y a una demanda creciente de alimentos

socialmente prestigiosos. Y, así, las presiones culturales, de carácter ceremonial y social sobre todo, en
lugar de dar la “señal” de parar, pueden, por el
contrario, dar la señal inversa7. Asimismo, en un
contexto de abundancia, cuando el “ama de casa”
compra la comida está más preocupada pensando
que es lo que se comerá su familia que pensando que es lo “mejor” para ellos desde un punto de
vista nutricional31. Por otra parte, la gente come para satisfacerse a sí misma (aspira a un modo de vida determinado, a expresar su personalidad, halagar a sus invitados, etc.) y no a los nutricionistas.
Consecuentemente, decía Burnett32, no cabe esperar mucha racionalidad dietética de las elecciones
alimentarias de los consumidores.
Biológicamente, la evolución no ha preparado a
nuestros organismos para la abundancia. Por el
contrario, ha forjado mecanismos de regulación
biológica “previsores”, económicos, capaces de preparar y administrar reservas mobilizables en la escasez. Por esta razón, el moderno ideal de la delgadez se hace biológicamente difícil de conseguir.
Además, por una serie de razones, la relación moderna con la alimentación hace esta tarea todavía
más difícil. En efecto, no sólo las conductas individuales están menos enmarcadas socialmente sino
que también reina una cacofonía dietética, una proliferación de discursos, muchas veces contradictorios, sobre nutrición, prescripciones, avisos, advertencias, solicitaciones atrayentes y sectarismos diversos 2 . Además, los constantes intentos de
modificar los comportamientos dietéticos basados
en la presunción de que la dieta afecta de la misma
manera a todos los individuos no contribuyen a mejorar la eficacia en la prevención de las enfermedades y, por el contrario, pueden disminuir la confianza de los individuos en la ciencia de la nutrición33.
Por otra parte, con la aparición de las empresas
transnacionales dedicadas a la producción y venta
de comestibles en el mercado mundial, nuestros hábitos dietéticos se ven constreñidos por una forma de
cómputos de costes y beneficios cada vez más precisa, pero también más parcial. En grado cada vez mayor, lo que es bueno para comer es lo que es bueno
para vender. Además la opulencia ha resultado tener
sus propias e imprevistas limitaciones en forma de
costumbres alimentarias cuyos peligros derivan no de
la escasez sino de la abundancia excesiva de alimentos. Hoy en día, nos hemos dado cuenta de que los
mecanismos que “encienden” el apetito humano son
mucho más sensibles que los que lo “apagan”. Este
defecto genético es una invitación permanente a la
industria alimentaria para que sobrealimente a sus
clientes. Es cierto, sin embargo, que el coste en términos de obesidad y trastornos cardiovasculares está
llevando ya a una aversión cada vez más extendida

Form Contin Nutr Obes 2002;5(6):275-86

285

Contreras J. La obesidad: una perspectiva sociocultural

hacia los alimentos de origen animal con alto contenido en grasas y colesterol14.
Para comer mejor debemos saber más sobre las
causas y consecuencias prácticas de nuestros mudables hábitos alimentarios. Debemos considerar las
prácticas nocivas para la salud, también, como aspectos de la vida cultural y determinados por factores socioculturales. En este sentido, hacen falta, por
ejemplo, estudios que determinen los efectos de la
escolaridad precoz y de la prolongación de la misma, de la presión del entorno, de las conductas
adoptadas para hacer frente a las situaciones vitales, del apoyo social y de las condiciones ambientales, sobre los estilos de vida y sobre las posibilidades y las imposibilidades de cambiar la conducta.
Una cuestión muy importante, en definitiva, es averiguar por qué motivo o motivos la gente, a pesar de
que conoce las consecuencias, se comporta de forma peligrosa para la salud (un ejemplo controvertido: mujeres que no dejan de fumar por temor a engordar). También es cierto, desgraciadamente, que
las exigencias cotidianas de mucha gente no permiten un régimen o un estilo de vida de esas características, más equilibrado y más conveniente para su
salud, poniendo de manifiesto, una vez más, que para cambiar de dieta es necesario, en muchos casos,
cambiar de vida, lo cual no siempre resulta fácil, incluso aunque amenace la enfermedad.

Bibliografía
1. Contreras J. “Cambios sociales y cambios en los comportamientos alimentarios en la España de la segunda mitad del siglo XX”. Anuario de
Psicología, 1999;30(2):25-42.
2. Fischler C. El (H)omnívoro: el gusto, la cocina y el cuerpo. Barcelona:
Editorial Anagrama, 1995.
3. Mennel S, Murcott A, Van Otterloo A. The Sociology of Food. Eating,
diet and culture. Londres: Sage Publis, 1992.
4. Fischler C. “Gastro-nomie et gastro-anomie: sagesse du corps et crise
bioculturelle de l’alimentation moderne”. Communications, 1979;31:
189-210.
5. Harris M. Nuestra especie. Madrid: Alianza Editorial, 1991.
6. Fieldhouse P. Food, nutrition, customs and culture. Londres: Croom
Helm, 1986.

286

Form Contin Nutr Obes 2002;5(6):275-86

7. Douglass M. “Les structures du culinaire”. Communications,
1979;31:145-70.
8. Cabanac, M. “Physiological role of pleasure”. Science, 1971;173:11031007.
9. Rolls BJ, Rolls EJ, Rowe EA. “The influence of variety on human food selection and intake”, en Barker, L.M editor: The Psychobiology of Human Food Selection. Wesport, 1980;101-22.
10. Apfelbaum M. “La recherche face aux peurs du Siècle”. Autrement.
Nourritures, 1989;108:180-3.
11. Bourdeau L. Histoire de l’alimentation. París: Alcan, 1894.
12. Lambert JL. “Les mangeurs face aux nouvelles technologies alimentaires: conséquences pour les industries alimentaires”. Colloque “La conservation de demain”. Burdeos, 1997.
13. Farb P, Armelagos G. Anthropologie des coutumes alimentaires. París:
Denoël, 1985.
14. Harris M. Bueno para comer. Enigmas de alimentación y cultura. Madrid: Alianza Editorial, 1989.
15. Flandrin JL, editores. Histoire de l’alimentation. París: Fayard, 1996.
16. Warman A. La historia de un bastardo. Maíz y capitalismo. México:
Fondo de Cultura Económica, 1988.
17. Argente del Castillo, B. La reforma agraria. Madrid: Real Academia de
Ciencias Morales y Políticas, 1924.
18. Flandrin JL. “L’alimentation paysanne en économie de subsistence”, en
Flandrin JL, Montanari M. (Eds.) Histoire de l’alimentation. París: Fayard,
1996; p. 597-627.
19. Powdermaker H. “An anthropological approach to the problem of
obesity”. En: Counihan, C. y Van Esterik, P.: Food and Culture. A reader. Londres, 1997, Routledge, p. 203-10.
20. Burguière A. Notes pour une histoire des habitudes alimentaires, 1964.
En: Nahoum V, editor. La belle femme ou le stade du miroir en histoire.
Communications, 1979;31:22-32.
21. Skrabanek P. L’alimentation entre enfer et salut. Autrement. Mangeurs,
1994;149:169-78.
22. Gracia M. Paradojas de la modernidad alimentaria. Barcelona: Editorial Icaria, 1996.
23. Nahoum V. La belle femme ou le stade du miroir en histoire. Communications, 1979;31:22-32.
24. Bodi-Genfrot S, Orfali K. Modelos extranjeros. En: Aries, P, Duby, G, editores. Historia de la vida privada, V. Madrid: Taurus, 1989; p. 527-613.
25. Bourdieu P. La distinción. Criterios y bases sociales del gusto. Madrid:
Taurus, 1988.
26. Apfeldorfer G. (Director). Traité de l’alimentation et du corps. París:
Flammarion, 1994.
27. Lamblin D. Actitudes de los adolescentes hacia la comida. En: Contreras, J, editor. Alimentación y cultura. Necesidades, gustos y costumbres.
Barcelona: Ediciones de la Universidad de Barcelona, 1995; p. 219-37.
28. Gruhier F. Quand les ingénieurs font la cuisine. Autrement, 1089;
108:120-4.
29. Gruhier F. Les délices du futur. París: Flammarion, 1988.
30. Mennell S. All Manners of Food. Eating and Taste in England and France from the Middle Ages to the Present. Londres: Basil Blackwell, 1985.
31. Thomas GC. The social background of childhood nutrition in the Ciskei.
Social Science and Medecine, 1981;15:551-5.
32. Burnett J. Plenty, Want. A social history of diet in England from 1815 to
the present day. Londres: Routledge, 1989.
33. Harper AE. Killer French fries: the misguided drive to improve the American diet. Sciences, 1988;28(1):77-91.


Documentos relacionados


Documento PDF anon la obesidad una perspectiva sociocultural
Documento PDF arroz alimento importante
Documento PDF la dieta cetogenica pdf
Documento PDF metaswitch spanish
Documento PDF solo para mujeres perder peso sin pasar hambre
Documento PDF solo para mujeres el sistema venus factor


Palabras claves relacionadas