Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar Ayuda Contáctenos



Gaston Leroux El Fantasma de la ópera .pdf



Nombre del archivo original: Gaston Leroux - El Fantasma de la ópera.pdf
Título: El fantasma de la ópera - Gastón Leroux
Autor: elaleph.com

Este documento en formato PDF 1.2 fue generado por Microsoft Word / Acrobat PDFWriter 3.02 for Windows, y fue enviado en caja-pdf.es el 09/10/2017 a las 03:21, desde la dirección IP 186.90.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1082 veces.
Tamaño del archivo: 862 KB (330 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


IMPRIMIR

EL FANTASMA DE LA ÓPERA
GASTON LEROUX

Editado por

elaleph.com

 2000 – Copyright www.elaleph.com
Todos los Derechos Reservados

2

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

PROLOGO
Gastón Leroux y los fantasmas
Gastón Leroux vivió 59 años, entre 1868 y 1927. Su existencia se
deslizó en plena era espiritista, cuando en París circulaba profusamente
Le livre des sprits (1857), de Allan Kardec, y los metapsiquistas estudiaban el doble y los fantasmas que algunos dotados de percepciones
extrasensoriales hablan creído verificar en algún momento. Por esa
época, cuando Gastón Leroux ya era un escritor, también se vendía
Phantasms of the Living, de Gurney, Myers y Podmore, publicado en
1886.
El tema de los fantasmas, unido al de los vampiros, lo atrajo
mientras ejercía el periodismo, y ya en la batalla de la creación escribió
La ponpée sanglante, donde los vampiros y la sangre serán algunos de
los enigmas que asediarán al protagonista. La tarea fue continuada en
un libro posterior (La máquina de asesinar), y en otros en los que tratare de la resurrección entre los muertos.
Un día, sin embargo, Gastón Leroux sustituye el fantasma por un
ser de carne y hueso que nadie ha visto, pero que es capaz de cometer
un crimen en cuarto cerrada. Nadie sabrá cómo puede asesinarse a la
víctima que yace en una habitación herméticamente cerrada. Este será
el enigma de Le mystère de la chambre jaune (1908), donde aparece,
para eternizarse, su héroe Rouletabille.
La idea del fantasma hace impacto en otra obra no menos imperecedera escrita en 1910: El fantasma de la Opera. Es la historia alucinante de un amor imposible, cuyo protagonista oculta, su horrible
fealdad en los subsuelos del Teatro de la Opera de París, uno de los
cuales sirvió para los calabozos secretos improvisados por los federados en el levantamiento de la Comuna. Hacia esos subsuelos, cruzados
de pasajes enigmáticos y paredes corredizas como en The Mysteries of
Udolfo (1794), de Ann Radcliffe, cl Fantasma (que carece de nariz y
no puede mover los labios), llevará a la actriz Cristina Daaé en la espe3

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

ranza de un amor que pudiera redimirlo de la asfixiante fealdad que
debe cubrir todos los días con una máscara.
Hay un juego entre el amor y el mal hábilmente barajado por Leroux.
Yo creo que esta singularidad le da vigencia permanente a El
fantasma de la Opera.
Gastón Leroux quiso ser abogado, pero abandonó sus estudios de
derecho y se dedicó al periodismo. Fue cronista de tribunales en el
diario Le Matin, de París, ocupación que también dejó para consagrarse
a la literatura. Expresan sus biógrafos que se encerraba para escribir.
Cuando terminaba, disparaba todos los proyectiles de su revólver.
Luego lo festejaba ruidosamente con su mujer y sus hijos. En París
estaban acostumbrados a sus extravagancias.
En cambio, su método de escritura participaba del azar y el acertijo. No comenzaba ningún relato sin elegir previamente dos palabras
similares. Con ellas construía una serie de frases de igual significación
que después elegía para iniciar y cerrar el relato. Esto es lo que él confesaba cuando se lo interrogaba acerca del método al que ajustaba su
escritura.
Leroux era un ser cabalístico que creía en el misterio y los milagros. Creía en los seres fantasmales y en la vida del más allá. El tema
del espíritu y el de la vida de ultratumba lo indujeron, en algún momento, a realizar una obra que no concretó. Sus extravagancias terminaban cuando meditaba en lo que él llamaba el misterio de la muerte.
Acaso El fantasma de la Opera fue la tesis de una existencia en
que el bien y el mal, la vida y la muerte, se anulan recíprocamente en
presencia del amor.
JUAN JACOBO BAJARLÍA
Buenos Aires, 1991

4

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

DOS PALABRAS
En las que el autor de este singular relato cuenta al lector de cómo
llegó atener la certeza de que el Fantasma de la Opera ha existido
realmente.
El Fantasma de la Opera ha existido. No fue, como se creyó durante mucho tiempo, una invención de artistas, una superstición de
empresarios, la creación medrosa del cerebro excitado de las señoritas
del cuerpo de baile, de sus madres, de los acomodadores, de los empleados de la guardarropía y de la portería.
Sí, ha existido en carne y hueso, aun cuando se le dio todas las
apariencias de un verdadero fantasma, es decir, de una sombra.
Desde que comencé a compulsar los archivos de la Academia Nacional de Música, me llamó la atención la coincidencia sorprendente de
los fenómenos atribuidos al Fantasma, con el más fantástico de los
dramas que haya conmovido a la alta sociedad parisiense, y pronto
llegué a pensar que quizá se pudiera explicar racionalmente a éste por
medio de aquél. Los acontecimientos no datan más que de unos treinta
años, y no sería difícil encontrar todavía, en el propio foyer de la danza, ancianos muy respetables, cuya palabra no puede ser puesta en
duda, que recuerdan, como si el suceso hubiera ocurrido ayer, los
acontecimientos misteriosos y trágicos que acompañaron el rapto de
Cristina Daaé, la desaparición del vizconde de Chagny y la muerte de
un hermano mayor, el conde Felipe, cuyo cuerpo fue encontrado en el
borde del lago que se extiende en cl subsuelo de la Opera, del lago de
la calle Scribe. Pero a ninguna de esas personas se les había ocurrido
hasta ahora relacionar con esa terrible aventura al personaje más bien
legendario del Fantasma de la Opera.
La verdad penetró con dificultad en mi espíritu perturbado por
una investigación que chocaba a cada instante con acontecimientos
que, a primera vista, podían parecer sobrenaturales, y, más de una vez,
estuve a punto de abandonar una persecución en que me extenuaba,
corriendo por aferrar una vana imagen. Por último, obtuve la prueba
5

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

que mis presentimientos no me hablan engañado y todos mis esfuerzos
quedaron recompensados cl día en que adquirí la certidumbre de que el
Fantasma de la Opera había sido algo más que una sombra.
Ese día pasé largas horas en compañía de las "Memorias de un director", obra ligera del demasiado escéptico Moncharmin, que no entendió una palabra de la conducta tenebrosa del Fantasma durante su
paso por la Opera, y que se reta de él a carcajadas en cl mismo instante
en que era él la primera víctima de la curiosa operación financiera que
se realizaba en el interior del "sobre mágico".
Acababa de salir desesperado de la biblioteca, cuando encontré al
amable administrador de la Academia Nacional, que estaba charlando
en un descanso de la escalera con un viejecito muy movedizo, y bien
puesto, a quien me presentó enseguida. El señor administrador estaba
al tanto de mis investigaciones y sabía con qué paciencia había tratado
en vano de descubrir el retiro del juez de instrucción del famoso asunto
Chagny, el señor Faure. No se sabía qué había sido de él, y si estaba
muerto o vivo; y hete aquí que, de regreso del Canadá, donde acababa
de pasar quince años, su primera diligencia en París habla sido ir a
pedir un sillón de favor en la secretara de la Opera. Aquel viejecito era
el mismísimo señor Faure.
Pasamos buena parte de la noche juntos y me contó el proceso
Chagny tal como lo había entendido. Había llegado a la conclusión, por
falta de pruebas, de que el vizconde se había vuelto loco y de que la
muerte de su hermano había sido accidental, pero le quedaba la presunción de que entre los dos hermanos debió haber un drama terrible a
propósito de Cristina Daaé. No supo decirme qué habla sido de Cristina, ni del vizconde. No hay para qué decir que cuando le hablé del
Fantasma se limitó a reír. El también había sido puesto al tanto de las
singulares manifestaciones que parecían atestiguar la existencia de un
ser excepcional, que había elegido domicilio en uno de los rincones
más misteriosos de la Opera, y había conocido la historia del "sobre",
pero no había visto en todo eso nada que mereciera llamar la atención
de un magistrado encargado de instruir el asunto Chagny, y apenas si
había escuchado durante unas instantes la deposición de un testigo que
6

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

se presentó espontáneamente para afirmar que habla tenido ocasión de
encontrarse numerases veces con cl Fantasma. Este personaje –el testigo –era un individuo que en todo París se lo conocía por cl persa, siendo popular entre las abonadas de la Opera. El juez lo había tomado por
un iluminado.
Puede imaginarse cuán prodigiosamente me interesaría esa historia del persa. Quise encontrar, si es que eso era todavía posible, a ese
precioso y original testigo. Favoreciéndome por fin la buena suerte,
conseguí descubrirlo en su pequeño departamento de la calle de Rívoli,
que ocupaba desde aquella época y en cl que habla de morir cinco
meses después de mi visita. En un principio, desconfié; pero, cuando cl
persa me hubo cantado, con un candor infantil, todo lo que sabía personalmente del Fantasma y me hubo dado en plena propiedad las pruebas de su existencia, y sobre todo la extraña correspondencia de
Cristina Daaé, correspondencia que iluminaba con una luz tan deslumbrante su espantoso destino, ya no me fue posible dudar. ¡No! ¡No! ¡El
Fantasma no era un mito!
Ya sé bien que se dirá que toda esa correspondencia quizá no sea
auténtica, y que pudo ser toda forjada por un hombre cuya imaginación
hubiera estado alimentada por los cuentos más seductores, pero felizmente he podido conseguir cartas de Cristina ajenas al famoso legajo, y
he podido, por lo tanto, entregarme a un estudio comparativo que ha
disipado todas mis vacilaciones.
He podido también hacer averiguaciones respecto del persa, y
convencerme de que era un hombre honrado e incapaz de inventar una
maquinación que hubiera podido extraviar a la justicia.
Ese es, por otra parte, el parecer de las más graves personalidades
que han estado más o menos mezcladas en el asunto Chagny, que han
sido amigas de la familia Chagny, a quienes he expuesto todos mis
documentos y ante los cuales he desarrollado todas mis deducciones.
He recibido por ese lado las más nobles palabras de aliento y voy a
permitirme reproducir con este motivo, algunas líneas que me han sido
dirigidas por cl general D...
"Señor:
7

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

"No tengo palabras con qué incitarle a publicar los resultados de
su encuesta. Recuerdo perfectamente que algunas semanas antes de la
desaparición de la gran cantante Cristina Daaé, y del drama que enlutó
a todo el faubourg Saint-Germain, se hablaba mucho en el foyer de la
danza, del Fantasma, y creo que no se dejó de hablar de él sino después
que estalló ese drama que ocupó a todos los espíritus; pero si fuera
posible, como pienso, después de haberle oído a usted, explicar el
drama por medio del Fantasma, le ruego, señor, que nos hable usted de
él. Por misterioso que en un principio pueda parecer, siempre será más
explicable que esa sombría historia en que las gentes malintencionadas
han querido ver hacerse pedazos, hasta morir, a dos hermanos que se
adoraron toda su vida...
"Reciba las expresiones, etc...”
En fin, con mi expediente en la mano, había recorrido de nuevo
rudo cl vasto dominio del Fantasma, el formidable monumento de que
había hecho su imperio, y todo lo que mis ojos habían visto, todo lo
que mi espíritu había descubierto, corroboraban admirablemente los
documentos del persa, cuando un hallazgo providencial vino a coronar
definitivamente mis trabajos.
Se recordará que hace poco tiempo, al cavar cl subsuelo de la
ópera para enterrar las voces fonografiadas de los artistas, el pico de
los obreros puso a descubierto un cadáver. Pues bien, yo obtuve enseguida la prueba que ese cadáver era el del Fantasma de la Opera. Le
hice palpar esa prueba al propio administrador del teatro, y poco me
importa que los diarios digan que esos restos eran los de una víctima de
la Comuna.
Los infelices que fueron muertos durante la Comuna, en los sótanos de la Opera, no están enterrados en ese punto; puedo decir dónde
están esos esqueletos, bien lejos de esa cripta inmensa que, durante el
sitio, fue convertida en depósito de provisiones. He hecho esta averiguación precisamente al buscar los restos del Fantasma de la Opera,
que no hubiera encontrado sin esta casualidad inaudita del entierro de
las voces vivas.

8

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

Pero hemos de volver a hablar de ese cadáver y de lo que conviene hacer con él; ahora me interesa terminar este imprescindible prefacio, dando las gracias al comisario de policía señor Mifroid (que fue
llamado a hacer las primeras indagaciones cuando la desaparición de
Cristina Daaé), al secretario señor Remy, al ex administrador señor
Mercier, al antiguo maestro de canto señor Gabriel y más particularmente a la señora baronesa de Castelot-Barbezac, que fue la pequeña
Meg (de lo que no se sonroja), la más encantadora estrella de nuestro
admirable cuerpo de baile, la hija mayor de la honorable Mme. Giry –
antigua acomodadora ya privada del palco del Fantasma –quienes me
prestaron el más útil concurso, y gracias a los cuales voy a poder revivir junto con el lector, en sus más pequeños detalles, aquellas horas de
puro amor y de espanto1.
Gastón Leroux.

1

Sería un ingrato si no les diera también las gracias antes de comenzar esta
espantosa y verídica historia a la actual dirección de la Opera, que se ha prestado tan amablemente a todas mis investigaciones y en particular a M. Messager; al muy simpático administrador M. Gabión y al muy amable arquitecto
encargado de la conservación del edificio, que no ha vacilado en prestarme las
obras de Charles Garnier, el ilustre arquitecto de la Opera, aunque convencido
de que no se las devolvería. Por último, debo reconocer públicamente la generosidad de mi amigo y antiguo colaborador M. J. L. Croze, que ha permitido
servirme de su admirable biblioteca teatral y sacar de ella algunas ediciones
únicas a las que atribuyo inmensa importancia. –G. L.

9

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

CAPITULO I
¿SERIA EL FANTASMA?
Aquella noche, que era la última en que los señores Debienne y
Poligny, los directores renunciantes de la Opera, daban su última función de gala con motivo de su retiro, el camarín de la Sorelli, una de las
primeras figuras del cuerpo de baile, fue bruscamente invadido por
media docena de integrantes del aludido cuerpo, que volvían de la
escena después de haber "bailado" a "Poliuto". Se precipitaron con
gran confusión, las unas lanzando carcajadas excesivas y poco naturales y las otras dando gritos de terror.
La Sorelli, que deseaba estar sola un momento para repasar las
palabras que deberla pronunciar poco después en el foyer ante los señores Debienne y Poligny, vio con mal humor que aquellas aturdidas se le
echaran encima. Se volvió hacia sus camaradas y se inquietó del barullo que hacían. Fue la pequeña Saint-James –la nariz predilecta de
Grévin, unos ojos de miosotis, mejillas de rosa, senos de lirio –, quien
dio la razón del alboroto en das palabras, con una voz trémula sofocada
por la angustia:
–¡El Fantasma!
Y cerró la puerta con llave. El camarín de la Sorelli era de una
elegancia oficial y trivial. Un tocador, un diván, un espejo de tres cuerpos y unos armarios formaban el moblaje necesario. Algunos grabados
en las paredes, recuerdos de su madre, que había conocido los bellos
días de la antigua Opera de la calle Le Peltier. Retratos de Vestris, de
Gardel, de Dupunt, de Bibottini. Aquel camarín les parecía un palacio
alas chicos del cuerpo de baile, alojadas en cuartos comunes, en donde
se pasaban cl tiempo cantando, disputando, peleando con los peluqueros y camareras, convidándose con vasos de cerveza, con copitas de
anís, y de ron hasta que sonaba la campana del avisador.
La Sorelli era muy supersticiosa. Al oírle hablar del Fantasma a la
pequeña Saint-James se estremeció y dijo:
10

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

–¡Chicuela tonta!
Y como era la primera en creer en los fantasmas en general y en
el de la Opera en particular, quiso que la informaran enseguida:
–¿Ustedes lo han visto? –preguntó.
–¡Cómo la estoy viendo! –replicó con un hilo de voz la pequeña
Saint-James, que, sin fuerzas en las piernas se dejó caer sobre una silla.
Y enseguida la pequeña Giry –unos ojos color ciruela, cabellos
retintos, tinte paliducho, un pobre pellejito sobre sus huesecitos –agregó:
–¡Si es él, es muy feo!
–¡Oh, sí! –dijeron en coro las bailarinas.
Y se pusieron a hablar todas a la vez. El fantasma se les había
aparecido con las trazas de un señor vestido de frac, que de pronto se
había erguido frente a ellas en el pasadizo, sin que pudieran saber de
dónde había salido. Su aparición fue tan súbita que se hubiera podido
creer que había brotado de la pared.
–¡Bah! –dijo una de las muchachas que había conservado un poco
de sangre fría, ustedes ven al Fantasma en todas partes.
Era cierto. Desde hacía algunos meses, no se hablaba de otra cosa
en la Opera más que de aquel Fantasma vestido de frac que se paseaba
por todo el edificio, que no dirigía la palabra a nadie, a quien nadie se
atrevía a hablar, y que se evaporaba en cuanto se lo veía, sin saber
cómo ni dónde. No hacía ruido al caminar, como conviene a un verdadero fantasma. Se había comenzado por reír y por burlarse de aquel
aparecido que vestía como un caballero o como un lacayo de pompas
fúnebres, pero la leyenda del Fantasma adquirió proporciones colosales
en el cuerpo de baile; todas pretendían haber visto de más o menos
lejos a ese ser sobrenatural y halar sido víctimas de sus maleficios. Y
las que más reían no eran las menos asustadas. Cuando no se dejaba
ver, señalaba su presencia a su paso por medio de acontecimientos
burlescos o funestos, de los que la superstición casi general lo hacía
responsable. Si había que deplorar un accidente, si una de las chicas
del cuerpo de baile le hacía una travesura a alguna compañera, si desa-

11

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

parecía un cisne de echarse polvos de arroz, ¡todo era culpa del Fantasma, del Fantasma de la Opera!
Pero, al fin, ¿quién lo habla visto? ¡Se pueden encontrar tantos
fracs en la Opera que no son fantasmas! Pero éste tenía una especialidad muy singular en su frac; vestía un esqueleto.
Así al menos decían aquellas señoritas.
Y tenía, naturalmente, por cabeza, una calavera.
¿Era serio todo eso? La verdad es que la versión del esqueleto había nacido de la descripción que hiciera del Fantasma José Buquet, jefe
de maquinistas, que realmente lo había visto. Tropezó no puede decirse
que contra sus narices, pues el Fantasma carecía de ellas con cl misterioso personaje en la pequeña escalera que baja, cerca de las candilejas,
directamente a la tramoya. Tuvo tiempo de verlo un segundo, porque el
fantasma huyó y había conservado un recuerdo imborrable de aquella
visión.
Y he aquí lo que José Buquet dijo del fantasma a todo cl que quiso oírle:
"Es extraordinariamente flaco y el frac le flota como sobre un esqueleto. Sus ojos están tan hundidos que no se distinguen sus pupilas
inmóviles. No se le ven, en suma, más que dos grandes cuencas negras
como en los cráneos de los muertos. Su piel, que está estirada sobre los
huesos como un parche de tambor, no es blanca, sino de un amarillo
sucio; su nariz es tan escasa, que no se la ve de perfil, y la ausencia de
la nariz es lo que más desagrada ver. Sólo tres o cuatro largas mechas
oscuras sobre la frente y detrás de las orejas constituyen su cabellera".
En vano fue que Buquet persiguiera aquella aparición. Desapareció como por arte de magia, sin dejar rastro alguno.
Aquel jefe de maquinistas era un hombre serio, de imaginación
lenta y sobrio. Su palabra fue escuchada con estupor e interés, y enseguida aparecieron muchas personas que también habían visto a un
hombre de frac y con una calavera por cabeza.
Las personas sensatas a quienes llegó aquella versión dijeron que
José Buquet había sido, sin duda, víctima de alguna bronca de sus

12

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

subordinados. Pero luego se produjeron unos acontecimientos tan curiosos e inexplicables que los más escépticos empezaron a preocuparse.
Un teniente de bomberos es siempre un valiente. No teme nada, y,
sobre todo, no teme al fuego. Pues bien, un teniente de bomberos,2 que
habla ido a hacer una gira de inspección y que, según parece, se había
internado en la tramoya más que de costumbre, reapareció de pronto en
cl escenario, pálido, asustado, trémulo, con los ojos fuera de las órbitas, y casi se desmayó entre los brazos de la noble madre de la pequeña
Saint-James. ¿Y por qué? Pues porque habla visto adelantarse hacia él,
"a la altura de la cabeza, pero sin cuerpo", una cabeza de fuego. Y lo
repito, un teniente de bomberos no teme al fuego. Ese teniente de
bomberos se llamaba Papin.
El cuerpo de baile quedó consternado. En primer lugar, esa cabeza de fuego no coincidía con la descripción que había dado del Fantasma José Buquet.
Se interrogó minuciosamente al bombero, se le hizo hablar otra
ver al jefe de maquinistas, y aquellas señoritas secaron en limpio que el
Fantasma tenía varias cabezas y se las cambiaba a voluntad. Naturalmente que enseguida se imaginaron que corrían los más graves peligros. Puesto que un teniente de bomberos vacilaba en desmayarse, bien
podía disculpárseles a las figurantas y partiquinas que viviesen aterrorizadas y apelasen a toda la celeridad de sus patitas cuando tenían que
pasar por delante de algún rincón oscuro o por un pasadizo mal iluminado.
El caso fue que para proteger en la medida de lo posible cl monumento de tan horribles maleficios, la propia Sorelli, rodeada por
rudas las bailarinas y formándole cola toda la chiquillada de las pequeñas clases vestidas de malla, fue a depositar –al día siguiente del suceso del teniente de bomberos –, una herradura sobre la mesa que hay en
el vestíbulo del conserje, del lado del patio de la administración. Toda
persona que penetrara en la Opera, y que no fuera un simple espectador, estaba obligado a tocar cl hierro de esa herradura antes de pisar el
2

Esa anécdota, igualmente fantástica, me la ha referido cl señor Pedro Cailhand, ex director de la Opera.

13

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

primer peldaño de la escalera. Y esto, so pena de convertirse en presa
de la potencia oculta que se habla apoderado del edificio, ¡desde los
sótanos hasta el tejado!
Esa herradura, así como por desgracia toda esta historia, yo no la
he inventado; y todavía hay se la puede ver allí, sobre la mesa del vestíbulo, frente ala portería, cuando se entra en la Opera por la puerta de
la administración.
Basta esto para dar rápidamente una idea del estado de espíritu de
aquellas señoritas, la noche en que penetramos junto con ellas en cl
camarín de la Sorelli.
–¡El Fantasma! –había exclamado la pequeña Saint-James.
Y la inquietud de las bailarinas llegó al colmo. Ahora un angustiarte silencio reinaba en el camarín. No se oía más que el ruido de las
respiraciones jadeantes. Por último, habiendo retrocedido Saint-James,
con las apariencias del más sincero espanto, hasta el rincón más apartado de la pared, murmuró esta sola palabra:
–¡Escuchen!
Les pareció, en efecto, a todos, que se oía un roce tras de la puerta. Ningún ruido de pasos. Se hubiera dicho que una seda fina rozaba
contra el tablero. Después, nada.
La Sorelli trató de mostrarse menos pusilánime que sus compañeras. Se adelantó hacia la puerta y preguntó con voz demudada:
–¿Quién está ahí?
Pero nadie le respondió.
Entonces, viendo que todos los ojos, clavados en ella, espiaban
sus menores ademanes, se esforzó por mostrarse valiente y dijo con
energía:
–¿Hay alguien tras de la puerta?
–¡Oh! ¡Sí! ¡Sí! ¡No cabe duda! ¡Hay alguien detrás de la puerta! –
repitió aquella ciruelita seca de Meg Giry, que retuvo heroicamente a
la Sorelli por su falda de gasa. ¡No abra, por Dios! ¡No abra!
Pero la Sorelli, armada de un estilete del que no se separaba nunca, se atrevió a quitar la llave y abrir la puerta, mientras que las bailarinas retrocedían casi hasta la puerta del toilette y Meg Giry suspiraba:
14

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

–¡Mamá! ¡Mamá!
La Sorelli examinó el corredor valientemente. Estaba desierto;
una luciérnaga de fuego en su cárcel de vidrio ponía un fulgor rojo y
mortecino en el seno de las tinieblas ambientes, sin conseguir disiparlas. Y la bailarina volvió a cerrar vivamente la puerta exhalando un
profundo suspiro.
–¡No –dijo –no hay nadie!
–¡Y, sin embargo, lo hemos oído muy bien! –afirmó otra vez
Saint-James, volviendo a ponerse toda asustada al lado de la Sorelli.
Debe andar bromeando por ahí. Yo no vuelvo para vestirme. Deberíamos bajar todas juntas al foyer para la despedida y volvernos todas
juntas foyer para la despedida y volvernos todas juntas.
Y dicho esto, la chica tocó piadosamente el dedito de coral destinado a preservarla del mal de ojo. Y la Sorelli dibujó a hurtadillas, con
la punta de la uña rosada de su pulgar derecho, una cruz de San Andrés
sobre el anillo de madera que usaba en el anular de la mano izquierda.
"La Sorelli ha escrito un cronista célebre, es una bailarina alta,
hermosa, de cara grave y voluptuosa, y talle tan dúctil como una rama
de sauce; se dice de ella generalmente que es "una imperial criatura".
Sus cabellos rubios y puros como el oro, coronan una frente mate bajo
la cual se balancean suavemente como un penacho sobre un cuello
largo, elegante y orgulloso.
Cuando baila, tiene un movimiento de cadera indescriptible, que
le da a todo su cuerpo un estremecimiento de inefable languidez.
Cuando levanta los brazos para iniciar una pirueta, acusando de ese
modo todo el dibujo del busto, y la inclinación del cuerpo acentúa las
caderas de esa deliciosa mujer, el cuadro que se ofrece es como para
perder el juicio. En cuanto a este último, parece cosa confirmada que
no lo tenla y nadie se lo reprochaba.
Volvió a decirles a las pequeñas bailarinas
–¡Vamos, chicas, repónganse! Déjense de fantasmas. Al fin y al
cabo quizá nadie lo ha visto...

15

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

–¡Sí, sí que lo hemos visto!.. ¡Lo vimos muy bien! –replicaron las
chicas. Tenla la cabeza de muerto y el frac como la noche que se le
apareció a José Buquet.
–¡Y Gabriel también lo ha visto! –exclamó Saint-James. Ayer no
más, ayer de tarde... en pleno día...
–¿Y Gabriel, el maestro de canto?
–El mismo. ¿Cómo, ustedes no lo sabían?
–¿Y andaba de frac de día?
–¿Quién? ¿Gabriel?
–¡No, mujer! ¡El Fantasma!
–¡Por supuesto que estaba de frac! –afirmó Saint-James. El mismo Gabriel me lo dijo... ¡Y hasta fue por ese detalle que lo reconoció!
Las cosas pasaron así: Gabriel estaba en el despacho del director de
escena. De pronto se abrió la puerta y entró el persa. Ya saben ustedes
que el persa es" jettatore"...
–¡Ya lo creo! –respondieron en coro las pequeñas bailarinas, que
enseguida que hubieron evocado la imagen del persa le hicieron cuernos al Destino con el índice y el meñique extendidos.
–¡Y que Gabriel es muy supersticioso! –continuó Saint-James.
Sin embargo, siempre es atento con el persa, y cuando lo ve se limita a
meterse la mano en el bolsillo y a tocar las llaves... Pues, esta vez,
cuando el perro apareció en la puerta, Gabriel dio un salto del sillón en
que estaba sentado hasta la cerradura del armario para tocar hierro. Al
hacer ese movimiento se rasgó en un clavo el faldón del paletó, y al
salir apresuradamente dio con la cabeza contra una percha y se hizo un
enorme chichón en la frente; luego, al echarse para atrás, golpeó con el
codo contra el biombo cerca del piano, se cierra la tapa y le aprieta los
dedos; saltó como un loco fuera de la pieza, pero iba tan aturdido que
tropezó al llegar a la escalera y bajó de espaldas todos los peldaños del
primer piso. Yo pasaba precisamente en ese momento con mamá. Nos
precipitamos para ayudarlo a pararse. Estaba todo machucado y con la
cara tan ensangrentada que nos dio miedo. Pero él se puso a sonreír y
exclamó: "¡Gracias a Dios que he escapado a tan poca costa!" Lo interrogamos y nos contó la causa de su susto. ¡Era que había visto detrás
16

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

del persa al Fantasma, el Fantasma con cráneo de muerto, tal como lo
describió José Buquet!
Un murmullo de espanto saludó el fin de esta historia, a cuyo final llegó Saint-James jadeante, tan ligerito la contó, como si la hubiese
ido persiguiendo el Fantasma, y luego hubo otro silencio que interrumpió a media voz la pequeña Giry, mientras que muy impresionada la
Sorelli se pulía las uñas.
–Buquet haría mejor en callarse –comentó la ciruelita.
–¿Y por qué se había de callar? –le preguntaron.
–Así opina mamá –replicó Meg, en voz bajísima y mirando a su
alrededor como si hubiera temido por la vida de otras personas que las
que estaban allí reunidas.
–¿Y por qué opina así tu mamá?
–¡Chit! Mamá dice que al Fantasma no le gusta que le incomoden.
–¿Y por qué dice eso tu mamá?
–Porque... porque... no sé...
Esta hábil reticencia tuvo el don de exasperar la curiosidad de
aquellas señoritas, que se aglomeraron alrededor de la pequeña Giry y
le suplicaron que se explicase. Estaban agrupadas codo con codo, inclinadas en el mismo movimiento de súplica y de espanto. Se contagiaban su miedo con un placer agudo que las dejaba heladas.
–¡He jurado no decirlo! –replicó Meg con sutil voz.
Pero no la dejaron en paz, y tanto le prometieron guardar cl secreto, que Meg, que ardía por contar lo que sabía, comenzó a decir, con
los ojos clavados en la puerta:
–Bueno..., es a causa del palco...
–¿Qué palco?
–El palco del Fantasma.
Al oír esto de que cl Fantasma tenía palco, las bailarinas no pudieron contener la alegría funesta de su estupefacción. Lanzaron unas
leves gritos. Luego dijeron:
–¡Oh! ¡Dios mío! ¡Cuéntanos! ¡Cuéntanos!...

17

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

–¡Chit! Más despacio –ordenó Meg –. Es el palco bajo, número 5,
cl primer palco, saben, al lado del palco balcón de la izquierda.
–¡No digas!
–¡Pues así es... ¡Mamá es la acomodadora del palco, con que ya
ven! Pero, ¿me juran que no dirán nada?
–¡Sí, claro, sí!
–Pues bien, es el palco del Fantasma...
Nadie lo ocupa desde hace un mes, excepto cl Fantasma, por supuesto, y se ha dado orden a la boletería de no venderlo nunca.
–¿Y es cierto que el Fantasma lo ocupa?
–Por supuesto.
–¿Entonces se verá a alguien?
–¡No, señor!... El Fantasma lo ocupa y no se ve a nadie.
Las pequeñas bailarinas se miraron unas a otras. Si el Fantasma
ocupaba el palco, tenía que vérsele, puesto que usaba frac y tenía cráneo de muerto. Le hicieron comprender esto a la pequeña Meg, la cual
les replicó:
–¡Pues no se ve al Fantasma! No tiene frac ni cabeza. ¡Todo lo
que han contado sobre su calavera y su cabeza de fuego son patrañas!...
Solamente se le oye cuando está en el palco. Mamá no lo ha visto nunca, pero lo ha oído. ¡Mamá lo sabe perfectamente, puesto que es ella la
que le da el programa!
La Sorelli creyó un deber intervenir:
–Pequeña Giry, te estás burlando de nosotras.
Entonces la pequeña Giry se echó a llorar.
–Mejor habría hecho en callarme... Si mamá supiera... Pero la
verdad es que José Buquet hace mal en ocuparse de cosas que no le
importan... eso le va a traer desgracia...; mamá lo decía anoche mismo...
En ese momento unos pasos pesados y precipitados resonaron en
cl corredor y una voz sofocada decía:
–Cecilia, Cecilia, ¿estás ahí?
–Es la voz de mamá –dijo Saint-James –. ¿Qué hay? –. Y abrió la
puerta. Una honorable señora de la talla de un granadero pomeriano se
18

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

precipitó en el camarín y se dejó caer en una silla. Los ojos se le salían
de las órbitas, iluminando lúgubremente su cara de terracota.
–¡Qué desgracia! –exclamó. ¡Qué desgracia!
–¿El qué? ¿El qué?
–José Buquet...
–Sí, José Buquet...
–José Buquet ha muerto.
El camarín se llenó de exclamaciones, de protestas llenas de sorpresa, de pedidos, de explicaciones...
–Sí, acaban de encontrarle ahorcado en el tercer sótano...
–¡Ha sido cl Fantasma! –exclamó como a pesar suyo la pequeña
Giry, pero enseguida se retractó, llevándose los puños a la boca: ¡No!
¡No! ¡Yo no he querido decir eso!...
Alrededor de ella todas sus compañeras repetían en voz baja, aterrorizadas:
–¡Por supuesto! ¡Es el Fantasma!
La Sorelli estaba muy pálida...
–¿De dónde voy a sacar fuerzas para dirigirles la palabra? –exclamó.
La señora Saint-James dio su opinión vaciando una capita que
había quedado sobre una mesita.
–Sí, debía haber gato encerrado en este asunto...
La verdad es que nunca se supo a ciencia cierta cómo murió José
Buquet. La encuesta, muy somera, no dio ningún resultado, lucra de
comprobar el suicidio natural. En las "Memorias de un director", cl
señor Moncharmin, que era uno de los directores que sucedieron a los
señores Debienne y Poligny, está relatado en esta forma el incidente
del ahorcado:
"Un enojoso incidente vino a turbar la pequeña fiesta que daban
los señores Debienne y Poligny, para celebrar su partida. Yo estaba en
cl despacho de la dirección cuando vi entrar de pronto a Mercier –el
administrador –, todo azorado, quien me dijo que se acababa de encontrar ahorcado en el tercer piso de la tramoya, entre un bastidor y
una decoración del “Roi de Lahore", el cuerpo de un hombre.
19

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

"Yo exclamé: ¡Corramos a descolgarlo! Bastó el tiempo transcurrido en bajar las escaleras, para que, al llegar, el ahorcado no tuviera
ya la cuerda.”
He aquí un hecho que al señor Moncharmin le parece natural. Un
hombre se ahorca con una cuerda, van a descolgarlo y la cuerda ha
desaparecido. El señor Moncharmin le encuentra a esto una explicación muy simple. Escuchemos: "Era la hora del baile, y primeras partes
y coros se proveyeron enseguida contra el mal de ojo". Y se da por
satisfecho. ¡Imaginemos al cuerpo de baile corriendo escaleras abajo
hasta el tercer sótano del escenario y repartiéndose la cuerda del ahorcado en menos tiempo del que se necesita para escribirlo! Eso no es
serio. Cuando pienso, por cl contrario, en el sitio exacto en que el
cuerpo fue encontrado me imagino que podía existir, en "alguna parte",
especial interés en que esa cuerda desapareciera después que hubiera
desempeñado su tarea, y más tarde veremos si tuve razón al imaginarme eso.
La siniestra noticia se esparció enseguida por toda la Opera, en la
que José Buquet era muy querido. Los camarines se vaciaron, y las
bailarinas, agrupadas alrededor de la Sorelli, como ovejas asustadas
alrededor del pastor, tomaron el camino del foyer, a través de los corredores y las escaleras mal iluminadas, trotando con toda la prisa de
sus gráciles patitas rosadas.

20

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

CAPITULO II
LA NUEVA MARGARITA
En el primer descanso, la Sorelli tropezó con el conde de Chagny.
El, que por lo general era muy tranquilo, parecía presa de una gran
exaltación.
–Iba para su camarín –dijo el conde, saludando ata bella artista,
de manera muy galante –. ¡Qué hermosa función, Sorelli! ¡Y qué triunfo el de Daaé!
–¡No es posible! –protestó Meg Giry –. Hace seis meses cantaba
como un pato. Pero déjenos pasar, "querido conde" –dijo la chicuela
con una reverencia y un gracioso mohín –, vamos en busca de noticias
del pobre ahorcado.
En ese instante pasaba muy atareado el administrador, que se detuvo bruscamente al oír aquellas palabras:
–¿Cómo? ¿Ya saben ustedes eso, señoritas? –exclamó con acento
bastante áspero –. Pues háganme el favor de olvidarlo por esta noche...
y sobre todo que no lo sepan los señores Debienne y Poligny; eso les
amargaría demasiado la despedida.
Y todos acudieron al foyer del baile, que ya estaba invadido.
El conde de Chagny tenía razón; jamás se había dado una función
de gala comparable a aquélla; los privilegiados que asistieron a ella la
recuerdan en sus conversaciones con sus hijos y con sus nietos, con
verdadera emoción. Imagínese que Gounod, Reyer, Saint-Saëns, Massenet, Guiraud, Delibes, ocuparon sucesivamente el atril del director de
orquesta y dirigieron personalmente la interpretación de sus obras.
Tuvieron entre otros intérpretes a Faure y ala Kraus, y fue esa noche
que se reveló a todo París estupefacto y frenético a esa Cristina Daaé,
cuyo misterioso destino quiero dar a conocer en esta obra.
Gounod hizo ejecutar "La marche fúnèbre d’une Marionnette";
Reyer, su hermosa obertura de "Sigurd"; Saint-Saëns, "La danse macabre" y una "Rêverie orientale"; Massenet, una "Marche hongroise"
21

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

inédita; Guiraud, su "Carnaval"; Delibes, "La valle lente de Coppelia"
y los pizzicati de "Sylvia". La señora Kraus y Denise Bloch cantaron,
la primera, el bolero de las "Vêpres siciliennes" y la segunda, el brindis
de "Lucrèce Borgia".
Pero el gran triunfo perteneció a Cristina Daaé, que se había hecho oír primero en algunos pasajes de "Romeo et Juliette". Era la primera vez que la joven artista cantaba esa obra de Gounod, que, por otra
parte, aún no habla sido llevada a la Opera, y la Opera Cómica acababa
de volver a poner en escena, después que la creara en el antiguo teatro
Lírico, Miolan Carvalho. ¡Oh, qué felices fueron aquellos que oyeron a
Cristina Daaé en ese papel de Julieta, que admiraron su gracia ingenua,
que vibraron con los acentos de su voz seráfica, que sintieron que sus
almas se cernían junto con la de ella sobre las tumbas de los amantes
de Verona:
¡Seigneur! ¡Seigneur! Pardonex-nous!
Y, sin embargo, aun eso fue poco al lado de los acentos sobrehumanos que hizo oír en el acto de la prisión y el trío final de "Faust",
que cantó reemplazando ala Carlota, que estaba indispuesta. ¡Jamás se
habla visto ni oído cosa parecida!
Esa era la "nueva Margarita" que revelaba la Daaé, una Margarita
de un esplendor y de una grandeza insospechadas.
La sala entera, de pie, frenética, vitoreando y aplaudiendo, como
atacada de locura colectiva, había saludado con los mil clamores de su
inenarrable emoción a Cristina, que sollozaba y cata desmayada entre
los brazos de sus compañeros. Hubo que conducirla a su camarín.
Parecía haber exhalado el alma. El gran crítico P. de St. V. fijó el recuerdo inolvidable de aquel minuto maravilloso en una crónica que
tituló precisamente “La nueva Margarita".
Gran artista como era, descubrió que, sencillamente, aquella dulce y suave criatura había llevado aquella noche al escenario de la Opera algo más que su arte, es decir, su corazón. Sus amigos de la Opera
sabían que cl corazón de Cristina seguía puro como a los quince años,
22

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

y P. de St. V. declaraba que “para comprender lo que había sucedido
con Daaé, era necesario imaginar que acababa de ornar por primera
vez. Yo quizá sea indiscreto –agregaba –,pero creo que sólo el amor es
capaz de realizar semejante milagro, raro transformación tan fulminante. Hace dos años oímos a Cristina Daaé en sus exámenes del
Conservatorio, y nos hizo concebir halagüeñas esperanzas. ¿De dónde
procede lo sublime ahora? Si no desciende del cielo en las alas del
amor, tendré que pensar arre sube del infierno y gire Cristina, como el
maestro cantor del Ofterdingen, ha celebrado un pacto con el diablo.
El que no la haya oído a Cristina en el trío final de "Faust" no conoce
a “Faust”; la exaltación de la voz y la embriaguez sagrada de un olmo
puro no son capaces de ir más allá ".
Entretanto, algunos abonados protestaban. ¿Por qué se les habla
ocultado tanto tiempo aquel tesoro? Cristina Daaé había sido hasta
entonces un Liebel correcto al lado de aquella Margarita demasiado
espléndidamente material que era la Carlota. Y había sido necesario
aquella ausencia incomprensible de la Carlota en aquella función de
gola pare que la pequeña Daaé pudiera dar de improviso toda su medida en una parte del programa reservado ala diva española. ¿Y por qué
se habrían dirigido a Daaé los señores Debienne y Poligny para reemplazar a Carlota? ¿Conocían su genio oculto? Y ella ¿por qué lo ocultaba? Cosa extraña, no se le conocía profesor de canto. Hacía algún
tiempo que había declarado que, en adelante, trabajaría sola. Todo eso
era muy inexplicable.
El conde de Chagny había asistido, parado en su palco, a aquel
delirio y había participado en él con sonoros bravos.
El conde de Chagny (Felipe Jorge María) tenía entonces exactamente cuarenta y un años. Era un gran señor y un apuesto varón. De
talla algo mayor que la mediana, de cara agradable, a pesar de lo duro
de la frente y de una cierta frialdad en tos ojos, era de una urbanidad
refinada can las mujeres y algo altivo con los hombres, que no le perdonaban sus éxitos mundanos. Tenla un corazón excelente y una conciencia recta. A causa de la muerte del viejo conde Filiberto, era el jefe
de una de las más ilustres y antiguas familias de Francia, cuyos títulos
23

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

de nobleza ascendían a Luis de Hutin. La fortuna de los Chagny era
considerable, y cuando cl viejo conde, que era viudo, falleció, no fue
menuda tarea la que le tocó a Felipe al tener que administrar tan pesado
patrimonio. Sus dos hermanas y su hermano Raúl no quisieron por
nada que se repartiera la herencia, y ésta quedó indivisa, encargándole
de todo a Felipe, como si cl derecho de mayorazgo no hubiera dejado
de existir. Cuando las dos hermanas se casaron cl mismo día recibieron
su parte de los bienes de manos de su hermano, no como una cosa que
les perteneciera, sino como una dote, por lo que tuvieron que darle las
gracias.
La condesa de Chagny –una de Moerogis de La Martynière –murió dando a luz a Raúl, que naciera veinte años después que su hermano mayor. Cuando el viejo conde murió, Raúl renta doce años. Felipe
se ocupó activamente de la educación del niño. Fue admirablemente
secundado en esta tarea por sus hermanas, primero, y luego por una
vieja tía, viuda de un marino, que habitaba Brest y que le inspiró al
joven Raúl la afición por las cosas del mar. El joven entró al "Borda",
obtuvo en éste uno de los primeros números y realizó tranquilamente
su vuelta al mundo. Gracias a poderosas influencias acababa de ser
designado para formar parte de la expedición oficial del "Requin", que
tenía la misión de ir a buscar entre los hielos del polo a los sobrevivientes de la expedición del duque de Artois, de la que no se rentan
noticias hacia tres años. Entretanto, estaba gozando de una larga licencia que no terminarla sino dentro de tres meses, y las damas del noble
barrio de Saint-Germain, al ver a aquel hermoso joven, que parecía tan
frágil y delicado, lo compadecían por los duros trabajos que le esperaban.
La timidez de aquel marino, y casi estoy por decir su inocencia,
era notable. Parecía que salía de entre las faldas de las mujeres. Es que,
en efecto, mimado por sus dos hermanas y por su vieja tía, había conservado de aquella educación puramente femenina maneras casi cándidas, llenas de un encanto que hasta ahora nada habla podido empañar.
En aquella época renta poco más de veintiún años y parcha tener die-

24

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

ciocho. Tenía un bigotito rubio muy fino, ojos azules y un cutis de
doncella.
Felipe mimaba mucho a Raúl. En primer lugar, estaba muy orgulloso de él y preveía con júbilo para su hermano menor una carrera
gloriosa en esa marina en que uno de sus antecesores, cl famoso Chagny de la Roche, habla obtenido el grado de almirante. Aprovechaba la
licencia del joven para hacerle conocer París, que aquél ignoraba, en lo
que puede ofrecer de placeres lujosos y artísticos.
El conde estimaba que a la edad de Raúl tener demasiado juicio
no es juicioso. Era un carácter muy bien equilibrado cl de Felipe, ponderado en sus trabajos como en sus placeres, siempre correctísimo,
incapaz de darle a su hermano un mal ejemplo. Le llevó consigo a
todas partes. Hasta le hizo conocer el foyer de la danza. Sé muy bien
que se decía que cl conde "estaba muy bien" con la Sorelli. Pero ¡vamos! ¿Se le podía reprochar a aquel caballero, que se había quedado
soltero, y que, por consiguiente, tenía muchos ocios, sobre todo después que sus hermanos estaban establecidos, que lucra a pasar una hora
o dos, después de comer, en compañía de una bailarina que sin duda no
era muy espiritual, pero que poseía los más bellos ojos del mundo? Y,
además, hay sitios en que un verdadero parisiense, cuando ocupa la
posición del conde de Chagny, tiene que mostrarse, y en aquella época
cl foyer de la danza era uno de esos sitios.
En fin, puede ser que Felipe no hubiese llevado a su hermano entre los bastidores de la Academia Nacional de Música si éste no hubiera sido el primero que, por varias veces, se lo hubiera pedido con
una moderada obstinación de la que el conde se habla de acordar más
tarde.
Felipe, después de haber aplaudido aquel día a la Daaé se volvió
hacia Raúl y lo vio tan pálido que se asustó.
–¿No te parece –dijo Raúl –,que esa mujer se siente mal?
En efecto, en el escenario tenían que sostener a Cristina Daaé.
–¡El que se va a desmayar eres tú! –dijo el conde inclinándose
hacia Raúl –. ¿Qué te pasa?
Pero Raúl ya estaba de pie.
25

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

–Vamos –dijo con voz trémula.
–¿Adónde quieres ir, Raúl? –interrogó el conde, sorprendido por
la emoción del joven.
–¡Pero vamos a verla! Es la primera vez que canta así. El conde
miró atentamente a su hermano y una ligera sonrisa plegó sus labios
con cierta picardía.
–¡Bah!... –Y agregó enseguida –: ¡Vamos! ¡Vamos!
Parecía estar encantado.
Enseguida estuvieron en la entrada de los abonados que estaba
muy concurrida. A espera de poder pasar al escenario, Raúl rompía sus
guantes con un movimiento inconsciente. Felipe, que era bueno, no se
burló de su impaciencia. Pero ahora sabía a qué atenerse. Ahora sabía
por qué notaba distraído a Raúl cuando le hablaba, y por qué ponla
tanto empeño en encaminar todas las conversaciones hacia la Opera.
Penetraron en el escenario.
Numerosos fracs se encaminaban hacia el foyer de la danza o hacia los camarines de las artistas. A los gritos de los maquinistas se
mezclaban las voces de los jefes de servicio. Los figurantes del último
cuadro que se van, un bastidor que pasa, un telón de fondo que baja del
telar, un practicable que están clavando a martillazos, el eterno ¡paso!
¡paso! que retumba en los oídos como la amenaza de una catástrofe
para cl sombrero de felpa o un empellón vigoroso en la espalda, tal es
la barahúnda habitual de los entreactos, que no deja de impresionar a
un novicio como el joven del bigote rubio, ojos azules y cutis de niña
que iba atravesando con la rapidez que le permitía el atiborramiento,
aquel escenario sobre cl que Cristina Daaé acababa de triunfar y bajo el
cual José Buquet acababa de morir.
Aquella noche la confusión era más completa que nunca, pero
Raúl jamás se había mostrado menos tímido. Apartaba con vigor todos
los obstáculos con que tropezaba y no se ocupaba de lo que pasaba a su
alrededor ni trataba de comprender las frases de los maquinistas.
Lo único que lo preocupaba era el deseo de ver a aquella cuya
voz mágica le habla arrancado el corazón. Sí, comprendía que su corazón, intacto hasta entonces, ya no le pertenecía. Había tratado en vano
26

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

de defenderlo desde el día en que Cristina, a quien había conocido
cuando niña, había reaparecido ante sus ojos. Había sentido frente a
ella una emoción muy suave; que había querido después apartar de sí,
porque se había jurado, tal era el respeto que tenia de sí mismo y de su
fe, no amar más que a aquella que fuera su mujer, y no podía pensar ni
un segundo, por supuesto, en casarse con una cantante; pero he aquí
que a la emoción muy suave habla sucedido una sensación atroz. ¿Sensación? ¿Sentimiento? ¿Había en aquello algo en que se mezclaba lo
físico y lo moral? El pecho le dolía como si se lo hubiesen abierto para
sacarle el corazón. Sentía allí un vacío atroz, un vacío real que no podía calmarse hasta que pudiera colocar allí el corazón de Cristina. Son
estos fenómenos de una psicología particular que, según parece, no
pueden ser comprendidos sino por aquellos a quienes el amor ha asestado ese golpe que en el lenguaje corriente se llama el flechazo.
Al conde Felipe le costaba seguirlo. Continuaba sonriendo.
En el fondo del escenario, salvada la doble puerta que se abre sobre las gradas que conducen al foyer y sobre las que conducen a los
camarines del piso bajo, Raúl tuvo que detenerse ante el pequeño grupo de jóvenes bailarinas que, habiendo bajado apenas de su desván,
cerraban el paso en el pasadizo que él quería tomar. Más de una frase
intencionada le fue dirigida por pequeños labios pintados, a las que no
respondió. Por último, pudo pasar y se encaminó por un oscuro corredor lleno de las exclamaciones que hacían oír entusiastas admiradores.
Un nombre cubría todos los rumores: ¡Daaé! ¡Daaé! El conde, siguiendo a Raúl, se decía: "Este pícaro conoce el camino", y se preguntaba
cuándo lo habría aprendido. Jamás había conducido a Raúl al camarín
de Cristina. Era de creer, pues, que había ido solo mientras que el conde permanecía, como de costumbre, charlando en el foyer con la Sorelli, que le pedía a menudo que se quedara junto con ella hasta el
momento en que iba a la escena y en que ejercía la manía tiránica de
darle a guardar las pequeñas polainas con que bajaba de su camarín y
con las que preservaba el brillo de sus zapatos de raso y la pulcritud de
su malla rosada. La Sorelli tenla una disculpa: habla perdido a su madre.
27

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

El conde, aplazando por algunos minutos la visita que le debía a
la SoreIli, seguía el corredor que conducta al camarín de Daaé y comprobaba que aquel pasadizo nunca había estado concurrido como
aquella noche, en que todo el teatro parecía estar impresionado por el
éxito de la artista y también por su desmayo. Porque la hermosa joven
no habla vuelto de su síncope, y hablan ido a buscar al médico del
teatro, que llegó en esas circunstancias, atropellando a los grupos y
seguido por Raúl, que le iba pisando las talones.
Así que en el mismo momento el médico y el enamorado se encontraron al lado de Cristina, que recibió los primeros cuidados del
primero y reabrió los ojos en los brazos del segundo. El conde había
permanecido con muchos otros caballeros en el umbral de la puerta
delante de la cual la gente se amontonaba.
–¿No le parece, doctor, que esos señores deberían dejar algo más
libre la pieza? –preguntó Raúl con increíble audacia –. Aquí no puede
respirar.
–Tiene usted mucha razón –asintió el doctor, y echó a todos afuera, con excepción de Raúl y de la camarera.
Esta miró a Raúl con los ojos dilatados por el miss sincero asombro. No lo había visto nunca.
Sin embargo, no se atrevió a interrogarlo.
Y el doctor pensó que si el joven procedía de aquella manera, era,
evidentemente, porque renta derecho. De modo que el vizconde permaneció en aquel camarín viendo volver a la vida a Daaé mientras que
los dos directores, las señores Debienne y Poligny, que habían ido a
expresar su admiración a su pupila, eran expulsados al corredor junto
con la aglomeración de los fracs. El conde Chagny, echado como los
demás al corredor, se reía de buena gana.
–¡Ah! ¡pero qué pícaro! ¡qué pícaro! –Y agregaba in peto –: Fíese
usted de estos jovencitos con aires de colegiala. Está radiante. –Y concluyó: –¡Es un de Chagny! –dirigiéndose hacia cl camarín de la Sorelli;
pero ésta bajaba con su pequeño rebaño que temblaba de miedo, y cl
conde la encontró en el camino, como ya relatamos.

28

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

En su camarín, Cristina Daaé lanzó un profundo suspiro al que
respondió un sollozo. La joven volvió la cabeza, vio a Raúl y se estremeció. Miró al doctor y le sonrió luego a su camarera y otra vez a
Raúl.
–¡Señor! –le preguntó a este último con una voz que todavía sólo
era un suspiro –: ¿quién es usted?
–Señorita –respondió el joven, que apoyó una rodilla en cl piso y
depositó un ardiente beso en la mano de la diva –: yo soy aquel niño
que fue a recoger su chal en el mar.
Cristina miró otra vez al doctor y ala camarera y los tres se echaron a reír. Raúl se puso de pie ruborizado.
–Señorita, puesto que no le place reconocerme, quisiera decirle
algo en privado, algo muy importante.
–Cuándo me sienta mejor, señor, ¿quiere usted?... –y su voz temblaba. Es usted muy exigente...
–Pero es preciso que usted se marche... –agregó cl doctor, con su
más atenta sonrisa. Déjeme asistir a la señorita.
–Yo no estoy enferma –dijo de pronto Cristina con una energía
tan extraña como inesperada.
Y se puso de pie, pasándose con un ademán rápido la mano por
los párpados ¡Muchas gracias, doctor!... Tengo necesidad de permanecer sola... Váyanse todos, háganme el favor... Déjenme... Estoy muy
nerviosa esta noche... Les ruego que no me contraríen.
El médico quiso formular algunas palabras de protesta, pero en
viso de la agitación de la joven estimó que el mejor remedio en aquel
instante consistía en no contrariarla. Y se marchó con Raúl, que, una
vez en cl corredor, no supo qué hacer. El doctor le dijo:
–Parece otra persona esta noche... Una muchacha tan suave, por
lo general...
Y se despidió.
Raúl permaneció solo. Toda aquella parte del teatro estaba ahora
desierta. Iba a procederse a la ceremonia de la despedida en el Joven de
la danza.

29

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

Raúl pensó que quizá la Daaé fuera a hacer acto de presencia, y
esperó en la soledad y el silencio. Hasta se escondió en la sombra propicia del marco de una puerta. Siempre sentía el mismo dolor atroz en
la región del corazón. Y era de eso que le quería hablar a la Daaé enseguida. De pronto vio que la puerta del camarín se abría y que la camarera se marchaba sola, llevando sus paquetes. La detuvo al paso y le
pidió noticias de su señora. La joven le respondió riendo, que seguía
muy bien, pero que no la fuera a molestar, porque quería estar sola. Y
se marchó a paso rápido. Una idea cruzó por cl cerebro exaltado de
Raúl: evidentemente la Daaé quería estar sola para recibirlo... ¿No le
habla dicho él que deseaba conversarle particularmente y no era esa la
razón por la que ella había hecho desalojar cl camarín? Respirando
apenas se acercó al camarín y acercando cl oído a la puerta para oír lo
que le contestaran se disponía a golpear. Pero dejó caer la mano. Acababa de oír en el camarín una voz de hombre que decía con acento
singularmente autoritario:
–¡Cristina, es preciso que me ame usted!
Y la voz de Cristina, increíblemente dolorosa y que se adivinaba
acompañada de lágrimas, una voz temblorosa, respondió:
–¿Cómo puede usted decirme eso? ¡Y yo que sólo he cantado para usted!
Raúl se apoyó al tablero, tal fue el dolor que sintió. Su corazón,
que creía desaparecido para siempre, había vuelto a alojarse en su
pecho y latía ruidosamente. Retumbaba en el corredor y ensordecía a
Raúl. De seguro que, si su corazón seguía haciendo tanto barullo abrirían la puerta y lo despedirían de allí vergonzosamente. ¡Qué posición
para un de Chagny! ¡Escuchando detrás de las puertas! Tomó su corazón a das manos para hacerlo callar. Pero su corazón no es el hocico de
un perro, y aun cuando se apriete entre ambas manos el hocico de un
perro –de un perro que ladra estruendosamente –, siempre se le oye
seguir gruñendo.
La voz del hombre prosiguió:
–¡Debes estar cansada!
–¡Oh, esta noche le he dado a usted toda mi alma y estoy muerta!
30

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

–Tu alma es muy hermosa –repuso la voz grave del hombre –y te
doy las gracias. No hay emperador que haya recibido regalo igual. Esta
noche los úngeles lloraron en el cielo.
Estas frases extrañas fueron comunicadas más tarde textualmente
al juez de instrucción Faure por el que las oyó, y aquí me limito a
transcribir las fojas de un interrogatorio judicial que fue publicado,
cuando el asunto Chagny estaba a la orden del día por toda la prensa y
que, además, encontré en un recorte que figuraba entre los papeles del
persa.
Después de las palabras: «Esta noche los ángeles lloraron en el
ciclo", el vizconde no oyó nada más.
Sin embargo, no se fue; pero como temía ser sorprendido se volvió a esconder en el rincón oscuro, decidido a esperar allí que cl hombre saliera del camarín. En el mismo segundo acababa de saber qué era
cl amor y qué era el odio. Sabia que amaba. Quería conocer a aquel a
quien odiaba. Con gran estupefacción suya, Cristina, envuelta en pieles
y con la cara envuelta en un encaje, salió completamente sola. Cerró la
puerta, pero Raúl notó que no le echaba la llave. Cristina pasó. No la
siguió ni con los ojos, pues tenla clavada la vista en la puerta, que no se
volvía a abrir. Entonces, estando el corredor de nuevo desierto, lo atravesó. Abrió la puerta del camarín y la cerró enseguida tras él. Se encontró en la más opaca oscuridad. El gas estaba apagado.
–¡Aquí hay alguien! –exclamó Raúl con voz vibrante. ¿Por qué se
oculta?
Y al decir esto apoyaba la espalda en el tablero de la puerta cerrada.
Sombra y silencio. Raúl sólo ola el ruido de su propia respiración.
No se daba cuenta, ciertamente, de que la indiscreción de su conducta
era injustificable.
–¡No saldrá usted de aquí hasta que yo lo permita! –gritó el joven.
¡Si no me responde usted es porque es un cobarde! ¡Pero enseguida lo
voy a desenmascarar!
Hizo crepitar un fósforo. La llama iluminó el camarín. ¡No había
allí absolutamente nadie! Raúl, después de echarle la llave a la puerta,
31

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

encendió las luces. Penetró en el toilette, abrió los armarios, buscó,
palpó con sus manos sudorosas las paredes. ¡Nada!.
–¡Vamos! –dijo en voz alta. ¿Me habré vuelto loco?
Permaneció así diez minutos oyendo el zumbido del gas en el silencio de aquel camarín abandonado; a pesar de estar enamorado no
pensó en apoderarse de un retazo de cinta que le recordaba el perfume
de la adorada. Salió sin saber lo que hacía ni dónde iba. Al proseguir su
incoherente marcha, una ráfaga de aire helado le azotó la cera. Se encontraba al pie de una estrecha escalera por la que descendían, detrás
de él, un cortejo de obreros que caminaban inclinados, llevando una
especie de camilla cubierta con una sábana.
–¿Dónde queda la salida? –preguntó a uno de aquellos hombres.
–Ahí delante, la puerta está abierta. Pero déjenos usted pasar.
Mostrando la camilla preguntó maquinalmente:
–¿Qué es eso?
–Esto es el pobre José Buquet, a quien encontramos ahorcado en
el tercer sótano, entre un bastidor y una decoración del "Roi de Lahore".
Raúl se echó a un lado para dar paso al cortejo, saludó y se fue.

32

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

CAPITULO III
EN EL QUE POR PRIMERA VEZ LOS SEÑORES DEBIENNE
Y POLIGNY DAN EN SECRETO A LOS NUEVOS
DIRECTORES DE LA OPERA, SEÑORES ARMANDO
MONCHARMIN Y FERMÍN RICHARD. LA VERDADERA Y
MISTERIOSA RAZÓN DE SU PARTIDA DE LA ACADEMIA
NACIONAL DE MÚSICA.
Entretanto, se estaba verificando la ceremonia de tos adioses.
He dicho que aquella magnifica función de gala había sido dada
con motivo del retiro de los directores de la Opera, señores Debienne y
Poligny, que hablan querido morir, como decimos ahora, haciendo un
hermoso gesto.
Habían sido ayudados para la realización de ese programa ideal y
fúnebre, por todo lo que en París descollaba entonces en la vida social
y en las artes. París no olvidaba todo lo que aquellos dos hombres
habían hecho por él en los alias difíciles en que no bastaba consagrar
su talento y su vida a una obra para que tuviera buen éxito; pero en los
que era preciso, sobre todo, persistiendo aún las dificultades de la guerra, hacer el mayor de los sacrificios: el del dinero. El señor Debienne
se habla mostrado entonces tan generoso con su propia fortuna, y el
señor Poligny, tan pródigo con la de los demás, que el público pudo
forjarse ilusiones durante algunos años respecto de la prosperidad de
aquella noble empresa. Más tarde corrieron rumores deplorables sobre
el tino de una administración que, por ser tan lujosa como artística,
apenas si podía juntar las dos puntas. En las altas esferas aquello causó
alarma: el Gobierno se dignó alarmarse y como el señor comisario del
Gobierno –alentado por el subsecretario de Bellas Artes –tuvo la audacia y la imprudencia de hacer alusiones, ante los señores directores, a
su situación, que al fin y al cabo no lenta nada de desesperada; se cambiaron frases duras que hicieron difíciles las relaciones entre las oficinas de la Academia Nacional y el Ministerio. Se cometieron por una y
33

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

otra parte pequeñas bajezas, las damas se metieron en el lío y la vida se
volvió imposible. Y, sobre todo, el dinero comenzó a escasear, debido
a los compromisos considerables contraídos en los comienzos de la
gestión. La pequeña prensa política se volvió hostil a la empresa y no
dejaron pasar una ocasión de deplorar, en paralelo molesto, la famosa
dirección anterior. A pesar de los consuelos, que, por otra parte, se les
prodigaban, los señores Debienne y Poligny estaban muy desalentados,
cuando el fracaso del baile "Eudimión", por el que habían hecho grandes sacrificios, pareció imponerles el retiro. En efecto, tres meses después rescindían el contrato y cedían el puesto a dos personalidades
amigas del poder, los señores Armand Moncharmin y Fermín Richard.
No faltaron, sin embargo, quienes, conociendo el temperamento y
cl orgullo de Debienne y la habilidad e ingenio de Poligny en las negocios, se sorprendieran de que abandonaran tal fácilmente la partida; y
era de eso que se hablaba en el foyer de la danza, mientras que Sorelli
con una copa de champaña en la mano y un pequeño discursito preparado en la punta de la lengua, esperaba a los señores directores renunciantes. Detrás de ella, sus jóvenes y sus viejos camaradas de cuerpo de
baile se aglomeraban, los unos conversando en voz baja de los acontecimientos del día y los otros dirigiendo discretamente señales de inteligencia a sus amigos, cuya aglomeración rumorosa rodeaba el bufete,
que había sido preparado sobre el piso inclinado entre la "Danza guerrera" y la "Danza campestre", del señor Boulenger.
Algunas bailarinas se habían puesto ya sus trajes de calle, pero la
mayor parte vestían aún sus faldas de gasa ligera; todos tenían, entretanto, aire de circunstancias.
Sólo la pequeña James, cuyos quince años parecían haber olvidado ya feliz edad –el Fantasma y la muerte de José Buquet, no paraba de
charlar, cacarear, reír, proferir chillidos, hacer travesuras a punto de
que, al aparecer en las gradas del foyer los señores Debienne y Poligny,
fue llamada severamente al orden por la Sorelli.
Todos los presentes notaron que los señores directores renunciantes tenían aspecto alegre, casa que en provincias no le hubiera
parecido natural a nadie; pero que en París fue encontrada de muy buen
34

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

gusto. Jamás será parisiense aquel que no haya aprendido a ponerle una
máscara de alegría a sus dolores, y el antifaz de la tristeza, el fastidio u
la indiferencia a su intima alegría.
Si uno de nuestros amigos tiene un pesar, no hay que tratar de
consolarlo; dirá que ya lo está; pero, si le ocurre algún suceso feliz, no
hay que caer en cl error de felicitarlo; le parecerá que aquella caricia de
la fortuna es tan natural que le chocará que le hablen de ella. En París
siempre es carnaval, y no sería en el foyer de la danza que personas tan
conocidas armo los señores Debienne y Poligny habrían cometido el
error de demostrar que su disgusto era real. Y ya le estaban sonriendo
con exceso a la Sorelli, que comenzaba a decir su discursito, cuando
una exclamación de aquella locuela de James vino a quebrar la sonrisa
de los señores directores de un modo tan brutal que la cara de desolación y de espanto que aquélla disimulaba apareció de golpe ante los
ojos de todos:
–¡El Fantasma de la Opera!
James había lanzado aquella frase con un acento de indecible terror y su índice indicaba en la aglomeración de los frac una cara tan
pálida, tan lúgubre y tan fea, con las cuencas de los ojos líen profundas, que aquella calavera viviente, así designada, obtuvo inmediatamente un éxito loco.
–¡El Fantasma de la Opera! ¡El Fantasma de la Opera!
Y cesando las risas, las gentes se atropellaban, querían invitar a
beber al Fantasma de la Opera; ¡pero ya había desaparecido! Se había
volatilizado entre la concurrencia y se le buscó en vano, mientras que
dos ancianos trataban de calmar a la pequeña James y que la pequeña
Giry lanzaba unos chillidos espantosos.
La Sorelli estaba furiosa; no había podido concluir su discurso;
los señores Debienne y Poligny la abrazaron, le dieron las gracias y se
escabulleron con tanta rapidez como el propio Fantasma. Nadie se
sorprendió de esto, porque sabía que tenia que soportar la misma ceremonia en cl piso superior, en cl foyer del canto, y que, por fin, sus
amigos íntimos serían recibidos, por última vez por ellos en el gran

35

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

vestíbulo del despacho directorial, donde las esperaba una verdadera
cena.
Y es allí donde volvemos a encontrarlos con los nuevos directores, señores Armando Moncharmin y Fermín Richard. Los primeros
apenas conocían a los segundos; pero abundaron ¡lora con ellos en
grandes cumplidos de amistad y éstas les respondieron con mil cumplimientos, de manera que aquellas invitados que temieron terminar la
velada de una manera algo tristona se pusieron enseguida contentísimos. La cena fue casi alegre y como se presentara la ocasión de brindar, cl señor comisario del Gobierno fue tan hábil, mezclando la gloria
del pasado con los triunfos del porvenir, que la mayor cordialidad reinó
enseguida entre los convidados. La transmisión de los poderes directoriales se había hecho la víspera, en la forma más simple posible y las
cuestiones que quedaban por arreglar entre la antigua y la nueva dirección, quedaron resueltas bajo la presidencia del comisario de Gobierno,
con un espíritu de conciliación entre las partes, que no era de sorprender, en efecto, que en aquella cena memorable hubiera cuatro caras de
directores tan sonrientes.
Los señores Debienne y Poligny habían entregado ya a los señores Armando Moncharmin y Fermín Richard las dos llaves minúsculas
que abrían todas las puertas de la Academia Nacional de Música –
algunos miles –y enseguida aquellas pequeñas llaves, objeto de la
curiosidad general, pasaron de mano en mano, cuando la atención de
algunos fue atraída por un descubrimiento que acababan de hacer en el
extremo de la mesa. Allí estaba la pálida y fantástica cara de ojos
hundidos que ya había aparecido en el foyer de la danza y que había
sido saludada por la pequeña James con este apóstrofe:
–¡El Fantasma de la Opera!
Estaba allí como el más natural de los invitados, salvo que no
comía ni bebía.
Los que hablan comenzado a mirarle sonriendo, habían acabado
por volver la cabeza hacia otra parte, tales pensamientos fúnebres sugería aquella imagen.

36

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

No había pronunciado una palabra y sus propios vecinos de
asiento no hubieran podido decir en qué momento preciso había entrado a instalarse allí; pero todos pensaron que si los muertos acudían a
veces a sentarse en la mesa de los vivas, no pondrían cara más macabra
que aquella. Los amigos de los señores Fermín Richard y Armando
Moncharmin creyeron que aquel convidado esquelético era un íntimo
de los señores Debienne y Poligny, mientras que los amigos de las
señores Debienne y Poligny pensaron que aquel cadáver pertenecía a la
clientela de los señores Richard y Moncharmin. De modo que ninguna
frase incómoda, ninguna pregunta indiscreta, ninguna broma de mal
gusto molestó a aquel huésped de ultratumba.
Algunos invitados, que estaban al tanto de la leyenda del fantasma, y que conocían la descripción que había hecho de aquél el maquinista –ignoraban la muerte de José Buquet –, pensaban que cl hombre
de la punta de la mesa hubiera podido muy bien pasar por la realización viva del personaje creado según ellos por la sólida superstición del
personal de la opera; y, sin embargo, según la leyenda, el fantasma no
tenía nariz y aquel hombre la tenía; pero el señor Moncharmin afirma
en sus memorias que la nariz del comensal era transparente –y agregaré
por mi parte que bien podía ser una nariz postiza –. El señor Moncharmin pudo creer que era transparencia lo que sólo era brillo. Todo el
mundo sabe que la ciencia hace hoy admirables narices postizas para
aquellos que se ven privados de ella por la naturaleza o por alguna
operación. En realidad, ¿habla ido el fantasma a sentarse aquella noche
en el banquete de los directores, sin haber sido invitado? ¿Y podemos
estar seguros de que aquella cara era la del Fantasma de la Opera?
¿Quién se atrevería a decirlo? Si hablo aquí de ese incidente no es
porque quiera por segunda vez hacerle creer al lector que cl Fantasma
haya sido capaz de llevar a cabo tan soberbia audacia, sino porque al
fin y al cabo la cosa es posible.
Y he aquí una razón de ello que parece convincente; cl señor Armando Moncharmin siempre en sus "Memorias" dice textualmente, en
el capítulo XI: "Cuando pienso en aquella primera velada, no puedo
prescindir de recordar la confidencia que nos hicieron en su despacho
37

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

los señores Debienne y Poligny, sobre la presencia en la cena de aquel
fantástico personaje a quien nadie conocía".
He aquí exactamente lo que sucedió:
Los señores Debienne y Poligny, sentados en el centro de la mesa, no hablan notado al hombre de cabeza de muerto, cuando éste se
puso de pronto a hablar.
–Las chiquillas tienen razón –dijo –. La muerte de ese pobre Buquet no es tan natural como parece creerse.
Debienne y Poligny se sobresaltaron.
–¿Ha muerto Buquet? –preguntaron.
–Sí –replicó tranquilamente el hombre o la sombra de hombre. Ha
sido encontrado ahorcado esta noche en cl tercer sótano, entre un bastidor y una decoración del "Roi de Lahore".
Los dos directores, o, más bien dicho, ex directores, se pusieron
de pie enseguida, mirando con singular fijeza a su interlocutor. Estaban
más agitados de lo que era natural; es decir, más de lo que debían estarlo por cl anuncio del suicidio de un maquinista. Se habían vuelto tan
pálidos como el mantel.
Por último, el señor Debienne hizo una seña a los señores Richard
y Moncharmin, Poligny se excusó ante los invitados con algunas
oportunas palabras, y los cuatro pasaron al gabinete directorial. Le dejo
la palabra al señor Moncharmin:
Los señores Debienne y Poligny parecían codo vez más agitados
–dice aquél en sus "Memorias" –y nos pareció arte tenían alga arte
decirnos y no hallaban manera de hacerlo. Primero nos preguntaron
si conocíamos al individuo que estaba sentado en la punta de la mesa y
que les comunicó la muerte de José Buquet, alarmándose orla más al
conocer nuestra respuesta negativa. Nos tomaron de las manos las
llaves del teatro, las consideraron un instante, menearon la cabeza y
por último nos aconsejaron que hiciéramos hacer en el mayor secreto
llaves nuevas para las piezas, gabinetes y objetos que deseáramos
tener en completa seguridad.
"Tenían unas expresiones tan singulares, al decir esto, que nos
echarnos a reír, preguntándoles si había tina gavilla de ladrones en la
38

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

Opera. Nos respondieron que había algo peor aún: el Fantasma. Volvimos a echarnos a reír, persuadidos de que nos hacían una bromo
que debía ser el coronamiento de aquella pequeña fiesta íntima. Y
luego, como insistieron, nos pusimos serios, decididos n entrar por
complacerlos en aquella especie de juego. Nos dijeron que nunca nos
habrían hablado del Fantasma si no hubiesen recibido la orden formal
del propio Fantasma, de que nos incitaran a ser amables con él y a
concederle todo lo que nos pidieran. Sin embargo, muy contentos con
abandonar aquel dominio en que reinaba como dueño y señor aquella
sombra tiránica y verse libres de ella al mismo tiempo, habían vacilado hasta el último momento en comunicarnos semejante aventura,
para la cual nuestros espíritus escépticos no estarían, sin duda, preparados, cuando el anuncio de la muerte de José Buquet les había recordado brutalmente que toda vez que no habían accedido a los deseos
del Fantasma, algún acontecimiento fantástico o funesto los había
enseguida penetrado del sentimiento de su dependencia.
"Durante estos discursos inesperados, dichos en el tono de la más
secreta e importante confidencia, yo miré a Richard. Este, cuando era
estudiante, tenía fama de bromista, es decir, de no ignorar las mil
maneras de burlarse con ingenio y algo de esto sabían los porteros del
bulevar Saint-Michel. Así es que parecía ser muy de su agrado el plato
que le servían a su vez. No perdía ni un bocado, bien que el condimento fuera algo macabro, a causa de la muerte de José Buquet. Meneaba la cabeza con tristeza y su expresión, a medida que los otros
hablaban, se volvía lamentable, como la de un hombre que deplorara
amargamente haber hecho aquel negocio de la Opera, ahora que sabía
que tenía un fantasma encerrado. Yo no podía haces nada mejor que
imitar servilmente aquella actitud desesperada. Sin embargo, a pesar
de todos estros esfuerzos, no pudimos al final dejar de estallar en las
barbas de los señores Debienne y Poligny, quienes, al vernos parar sin
transición de un estado de espíritu muy sombrío a la alegría más insolente, hicieron como si creyeran que nos habíamos vuelto locos.

39

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

"Como la farsa se iba prolongando demasiado, Richard preguntó
entre bromas y veras: "Pero, en fin, ¿qué es lo que quiere ese Fantasma?".
“El señor Poligny se dirigió a su escritorio y tomó de él una copia de su contrato.
El escrito comenzaba con estas palabras:
"La dirección de la Opera se obliga a dar a las representaciones
de la Academia Nacional de Música el esplendor que corresponde a la
primera escena lírica francesa”, y terminaba con el artículo 98, concebido así:
El presente privilegio podrá ser retirado:
1°: Si el director no cumple las disposiciones estipuladas en las
obligaciones y especialmente en los artículos 1, 9 y 49. En el caso en
que el ministro creyese que no debía imponer la exoneración del director, podrá imponerle multas de mil a veinticinco mil francos, según
la gravedad de las infracciones cometidas. Esas multas serán deducidas de la subvención anual o sobre la garantía que, en este caso, deberá ser completada en el día.
2°: Si el teatro permanece cerrado, sin autorización, durante tres
días de representación obligatoria.
3°: Si se incendia la sala.
4°: Si el director se encuentra en notorio estado de insolvencia o
si sus negocios marchan mal comprobándose esto por la suspensión de
pagos a los artistas, empleados o agentes, ó si es objeto de exigencias
privadas o judiciales, capaces de entorpecer la libertad de su gestión.
"Si al final de su ejercicio el director no ha dado cl número de
actos estipulados en el contrato, el ministro podrá imponerle una
multa proporcional al término medio de gastos que exige el poner en
escena cada acto.
Esta copia –dijo el señor Moncharmin estaba hecha con tinta negra y era enteramente conforme con la que poseíamos.
"Entretanto, nosotros vimos que el documento que nos mostraba
el señor Poligny contenía al final una quinta disposición, escrita con
tinto roja, caligrafía extraña y difícil, como si hubiera sido trazada
40

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

con un fósforo, caligrafía de niño, que no supiera todavía unir las
letras. Y ese quinto párrafo, que venía a otorgar tan singularmente el
artículo 98, –enunciación de las causas que podrían determinar el
retiro del privilegio –, decía textualmente:
5°: Si el director retrasa más de quince días la mensualidad que
debe entregar al Fantasma de la Opera, mensualidad fijada hasta
nueva orden en 20.000 francos, o sea, 240.000 francos al año.
"El señor Poligny nos señalaba con un ademán vacilante aquella
cláusula decisiva, la que ciertamente no nos esperábamos.
–¿Y eso es todo? –preguntó Richard con la mayor sangre fría.
¿No quiere nodo más?
–Sí –replicó Poligny; quiere esto.
Hojeó el pliego de obligaciones y leyó:
"Artículo 6°. El gran avant-scene de la derecha de los palcos
principales número 1, será reservado durante todos las representaciones al jefe del Estado.
"El palco bajo número 20, el lunes, y el palco principal número
30 los miércoles, serán puestos a disposición del ministro.
"El palco bajo número 27 será reservado todos los días para los
prefectos del Sena y de policía.
"El palco de cuarta fila número 12, estará siempre a disposición
del director del Conservatorio de Música y Declamación, para los
discípulos de ese establecimiento.
Y otra vez al final de este artículo, el señor Poligny nos mostró un
párrafo en tinta roja, que había sido agregado:
"El palco principal número 5 será puesto en todas las representaciones a disposición del Fantasma de la Opera.
Al ver esto no pudimos menos que levantarnos y estrechar calurosamente las manos de nuestros predecesores, felicitándolos por
haber imaginado aquella graciosa broma, demostradora de que el
viejo rumor francés seguía sin declinar. Richard creyó que debía
agregar, además, que ahora comprendía por qué los señores Debienne
y Poligny abandonaban la dirección de la Academia Nacional de Mú-

41

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

sica, no era posible arte los negocios pudieran marchar; teniendo que
habérselas con un fantasma tan exigente.
–Evidentemente –replicó sin pestañear el señor Poligny –,
240.000 francos no se encuentran a la vuelta de una esquina. ¿Y ha
calculado usted lo que puede costarnos el no vender el palco número
5, reservado para el Fantasma en todas las representaciones? Sin
contar con que nos hemos visto obligados a reembolsar el abono. ¡Es
espantoso! ¡de veras, no hemos trabajado más que para sostener fantasmas!.. Preferimos marcharnos.
–Sí, preferimos marcharnos –repitió el señor Debienne. ¡Vámonos! –Y se puso de pie.
–Richard dijo:
–Bueno, pero me parece que han sido ustedes demasiado atentos
con el fantasma. Si a mí me saliera un fantasma tan incómodo no vacilaría en hacerlo arrestar.
–¿Cómo? ¿Dónde? –exclamaron los dos a la vez –. ¡Jamás lo
hemos visto!
–¿Cuándo asiste a su palco?
Jamás lo hemos visto en el palco.
–Entonces, ¿por qué no lo alquilaban?
–¡Alquilar el palco del Fantasma de la Opera! Bueno, señores,
traten de hacerlo ustedes.
Enseguida salimos juntos los cuatro del despacho directorial. Richard y yo nunca nos hemos reído tanto.

42

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

CAPITULO IV
EL PALCO NÚMERO 5
Armando Moncharmin ha escrito unas memorias tan voluminosas
en lo que concierne particularmente al período bastante largo de su
codirección, que es coser de preguntarse de dónde sacaba tiempo para
ocuparse de la Opera, a menos que lo hiciera contando lo que pasaba
en ella.
El señor Moncharmin no conocía una nota de música, pero tuteaba al ministro de Instrucción Pública y de Bellas Artes, había hecho un
poco de periodismo en el bulevar y poseía una fortuna considerable. En
fin, era una persona excelente y no carente de talento, puesto que,
decidido a comanditar la Opera, supo escoger al director que le convenía, decidiéndose sin vacilar por Fermín Richard.
Fermín Richard era un músico distinguido y un hombre muy
amable. He aquí el retrato que le dedicó en el momento de la toma de
posesión la "Revista de los Teatros":
El señor Fermín Richard tiene unos cuarenta años, es alto, robusto. Buena presencia, maneras distinguidas, cara encendido, cabellos espesos y cortados al rape, y la barba corno el cabello. El aspecto
de su fisonomía tiene algo de triste, que atemperan enseguida una
mirada franca y una sonrisa atrayente.
El señor Fermín Richard es un músico muy distinguido. Armonista hábil, contrapuntista profundo, la grandeza es el carácter principal de su composición. Ha publicado música de cámara muy
apreciado por los aficionados, sonatas o piezas fugitivas llenas de
originalidad, uno colección de melodías. Por último, la "Muerte de
Hércules"; ejecutada en los conciertos del Conservatorio, respira un
aliento épico, que hace pensar en Gluck, uno de los maestros venerados de Fermín Richard. Sin embargo, si adora a Gluck no le gusta
menos Puccini; el señor Fermín Richard toma su placer donde lo en43

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

cuentra. Lleno de admiración por Puccini, se inclino ente Meyerbeer,
se deleita con Cimarosa y nadie aprecia mejor que él el genio de Weber. En fin, en lo que se refiere a Wagner; no está lejos de pretender
arte él, Fermín Richard, es el primero y quizás el único que lo haya
comprendido en Francia.
Suspendo aquí la trascripción, de la que parece resultar con bastante claridad que si al señor Fermín Richard le gustaba toda la música
y todos los músicos, todos los músicos estaban en el deber de gustar
del señor Fermín Richard. Digamos, para terminar este rápido retrato,
que el señor Richard era lo que se ha convenido en llamar un autoritario, es decir, que tenía mal carácter.
Los primeros días que los dos asociados pasaron en la Opera fueron por completo ocupados por la satisfacción de sentirse dueñas de
una empresa tan vasta y hermosa y ya hablan sin duda olvidado aquella
extraña y curiosa historia del Fantasma, cuando se produjo un incidente
que vino a probarles que, si se trataba de una broma, la broma continuaba.
El señor Fermín Richard llegó aquella mañana a su escritorio. Su
secretario, el señor Remy, le entregó una media docena de cartas que
no había abierto porque llevaban la indicación "personal". Una de
aquellas cartas atrajo enseguida la atención de Richard no sólo porque
el sobre escrito estaba puesto con tinta encarnada, sino porque le pareció que ya había visto en otra parte aquella letra. No tuvo que buscar
largo rato: era la letra con la cual habla sido escrito tan singularmente
el pliego de condiciones. Reconoció su aspecto de garabateo infantil.
Enseguida la abrió y la leyó:
Mi querido director: Le pido disculpas por venir a distraerlo en
estos momentos preciosos en arte decide usted respecto de la suerte de
los mejores artistas de la Opera, y en que renueva usted importantes
compromisos y en que celebra usted nuevos contratos; y esto con una
seguridad de vistas, un conocimiento del teatro, una ciencia del público y de sus gustos, uno autoridad que ha estado a punto de asombrar
mi viejo experiencia.

44

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

Estoy al tanto de lo que acaba usted de hacer en favor de la
Carlota, la Sorelli, la pequeña James y algunas más cuyas admirables
cualidades, talento o genio, ha adivinado usted. (Ya se imaginará
usted de quién hablo al escribir estas palabras; no es, evidentemente,
de la Carlota, que canta como una jeringa y que no debería haber
salido nunca de los Amabassadeurs y del café Jaquin; ni de la Sorelli,
que tiene destacado éxito, sobre todo en su abundante anatomía, ni de
la pequeña James, que baila como un ternero en el prado; ni tampoco
de Cristina Daaé, cuyo genio es indudable, pero que es apenado con
celoso cuidado de toda creación imponente). En fin, claro está que
usted tiene el derecho de manejar su gestión como mejor le parezca,
pero, sin embargo, quiero aprovechar la circunstancia de que todavía
no haya usted puesto a Cristina Daaé en la calle para oírla esta noche
en la parte de Siebel, puesto que el de Margarita, después de su triunfo
del otro día, le está vedado; le ruego también no disponga de mi palco
hoy “ni los días siguientes”; porque no cerraré este carta sin expresarle cuán desagradablemente me ha sorprendido en estos últimos
tiempos el saber, al llegar a la Opera, que mi palco había sido vendido
en la boletería por orden suya.
"No protesté, primero, porque soy enemigo del escándalo, y,
además, porque me imaginaba que sus predecesores, los señores Debienne y Poligny; que siempre han sido amabilísimos conmigo, habrían olvidado, al marcharse, de comunicarles a ustedes mis pequeñas
manías. Ahora bien, acabo de recibir la respuesta de los señores Debienne y Poligny a mi pedido de explicaciones, respuesta que me prueba que están ustedes al tanto de mi pliego de condiciones y, por
consiguiente, que se burlan ustedes conscientemente de mí. Si quieren
ustedes que vivamos en paz, no vuelvan a repetir la bromo de quitarme
el palco. Dejando a salvo estas menudas consideraciones, quiera
creerme, mi querido director, su muy atento servidor. –Firmando: F de
la Opera.
Esta carta venta acompañada de un recorte del "correo" de la
"Revista Teatral", en el que se leía esto:

45

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

"F. de la Opera: R y M. no tienen disculpa. Los hemos advertido
y les hemos entregarlo su pliego de condiciones. Saludémosle.
El señor Fermín Richard terminaba apenas aquella lectura, cuando se abrió la puerta del despacho y el señor Armando Moncharmin se
adelantó hacia él llevando en la mano una carta absolutamente igual a
la que había recibido su colega. Se miraron y se pusieron a reír.
–La broma sigue –dijo el señor Richard; ¡pero no es graciosa!
–¿Qué significa esto? –preguntó Moncharmin. ¿Se imaginarán
que porque han sido rectores de la Opera les vamos a conceder un
palco a perpetuidad?
Porque tanto el primero como el segundo de aquellos señores no
tienen duda de que aquella doble sofisticación era el fruto de la colaboración ingeniosa de sus predecesores.
–¡Yo no estoy con ganas de dejarme molestar largo rato! –declaró
Fermín Richard.
–¡Es una cosa inofensiva! –observó Armando Moncharmin.
–Pero, al fin, ¿qué es lo que quieren? ¿Un palco para esta noche?
El señor Fermín Richard dio orden de que se les mandara cl palco
número 5 a los señores Debienne y Poligny, que habitaban, cl primero,
en la esquina de la calle Scribe y bulevar de los Capuchinos y cl segundo en la calle Auber. Las dos cartas del Fantasma (F. de la Opera)
habían sido echadas en la misma sucursal del correo del bulevar de los
Capuchinos. Fue el señor Moncharmin quien lo notó al examinar los
sobres.
–¡Ya lo ves, Richard!
Ambos se encogieron de hombros y deploraron que personas de
aquella edad se entretuvieran aún en hacer semejantes bromas.
–Sin embargo, hubieran podido mostrarse menos groseros –observó Moncharmin. ¿Has visto cómo nos tratan a propósito de la Carlota, de la Sorelli y de la pequeña James?
–¿Qué quieres? ¡Están enfermos de celos! ¡Cuándo pienso que
han llegado hasta a pagar un suelto del "correo" de la "Revista Teatral"!... ¿No tendrán nada que hacer?

46

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

–A propósito –dijo Moncharmin, parecen interesarse mucho por
Cristina Daaé... ¿De cuál de los dos era la amante?
–¡Sabes tan bien como yo que tiene fama de ser honesta! –replicó
Richard.
–Hay tantas reputaciones usurpadas –replicó Moncharmin. ¿Acaso yo, que no soy capaz de distinguir la clave de fa de la clave de sol,
no tengo fama de ser entendido en música?
–Tranquilízate, Moncharmin, nunca has tenido esa reputación.
Enseguida, el señor Fermín Richard dio orden al ujier de que hiciera pasar a los artistas que desde hacía dos horas se paseaban en cl
ancho pasadizo de la administración a la espera de que se abriese la
puma directorial, aquella puerta tras de la cual les esperaban la gloria y
cl dinero... o cl despido.
Todo aquel día transcurrió en tratos, discusiones, firmas o rescisiones de contratos; de modo que aquella noche –la del 25 de enero –
nuestros dos directores, fatigados por una pesada jornada de enojos, de
intrigas, de recomendaciones, de amenazas, de protestas de aprecio o
de odio, se acostaron temprano sin preocuparse de ir a echar una ojeada
al palco número 5, para saber si los señores Debienne y Poligny encontraban cl espectáculo a su gusto.
La Opera no había tenido descanso desde la partida de la antigua
dirección, y el señor Richard había iniciado algunas reparaciones necesarias sin interrumpir las representaciones.
Al día siguiente los señores Richard y Moncharmin encontraron
en su correspondencia, por una parte, una esquela de agradecimiento
del Fantasma, concebida en estos términos:
"Mi querido director: Muchas gracias. Función espléndida. Daaé
exquisita. Cuide los coros. La Carlota, magnífico y trivial instrumento.
Pronto les escribiré respecto de los 240.000 francos –exactamente
233.424 francos 70 –, pues los señores Debienne y Poligny me remitieron los 6.575 francos 30, que representan los diez primeros días de mi
pensión de este año, cuyo contrato vence el 10 por la noche.
"Salúdame. F. de la O."
Y por otra parte una carta de los señores Debienne y Poligny.
47

www.elaleph.com
Gastón Leroux

donde los libros son gratis

"Señores. Les agradecemos su amable atención, pero ustedes
comprenderán fácilmente que la perspectiva de oír "Fausto”; por
agradable que sea a ex directores de la Opera, no puede hacernos
olvidar que no tenemos ningún derecho para ocupar el palco balcón
número 5, que pertenece exclusivamente a "aquel" de quien hemos
tenido ocasión de hablarle releyendo junto con ustedes por última vez
el pliego de condiciones, último párrafo del artículo 63.
"Reciban, señores, los saludos, etc»
–¡Oh, pero al fin estas personas empiezan a fastidiarme! –declaró
violentamente Fermín Richard, estrujando la carta de los señores Debienne y Poligny.
–Sí, esto se está volviendo una necedad –asintió Armando Moncharmin, que deslizó precisamente en su cartera la esquela del Fantasma.
–¿Guardas eso? –preguntó Richard.
–Por curiosidad –dijo Moncharmin.
Aquella noche el palco balcón número 5 fue vendido.
Al día siguiente, al llegar a su despacho, los señores Richard y
Moncharmin encontraron un informe del inspector, relativo a los hechos que habían ocurrido la víspera en el palco número 5. He aquí la
parte esencial del informe, que es breve:
"Me vi en la necesidad –escribe el inspector –de requerir esta
noche el inspector había escrito su informe la víspera, de llamar a un
guardia municipal para hacer evacuar por dos veces, al principio y a
mitad del segundo acto, el palco balcón número 5. Los ocupantes que
habrán llegado al principio del segundo acto, cansaban verdadero
escóndalo con sus risas y sus exclamaciones. De todas partes se les
reclamaba silencio y la sala comenzaba a protestar con energía cuando la acomodadora fue a buscarme. Entré al palco e hice las observaciones que eran del caso. Aquellas personas parecían no estar en su
juicio y me dijeron algunas estupideces. Les advertí que si se repetía
el escándalo me vería obligado a hacer evacuar el palco. Protestaron
con grandes risas, declarando que no se retirarían si no se les devolvía el dinero. Por último, se calmaron y los dejé volver al palco; pero
48

www.elaleph.com
El fantasma de la ópera

donde los libros son gratis

enseguida las risas recomenzaron y esta vez los hice expulsar definitivamente. Antes de salir del teatro, dijeron sus nombres. Entre ellos
había un periodista". –¡Bueno, comienzan los disgustos! –exclamó
Richard. "El cual declaro que escribiría una protesta”: –¡Por supuesto! –exclamó Moncharmin. “Ese periodista se llama Máximo Defrance". –No lo conozco –declararon a coro Moncharmin y Richard,
tranquilizados. –“Las otras cuatro personas son el señor y la señora
Darklay y su hija, que viven en la calle de la Paz ". –¡Los Darklay!
¡No es cierto! Los Darklay son incapaces de conducirse de semejante
manera, y los conozco; son personas muy correctas. ¿Qué significa
esto? –"Y el señor Malpertins”:
–¡Malpertins! –exclamaron los dos directores. ¡Con tal que no sea
el Malpertins de las Bellas Artes! –No, no. Hubiera pedido una butaca
o un palco. Malpertins no paga jamás su localidad en ninguna parte... –
¿Y si estaba invitado por los Darkley? –¡Diablos! –“El señor Malpertins declaró al irse gire se quejaría n los señores directores".
–Que venga el inspector –le gritó Richard a su secretario, que ya
habla leído aquel informe y ya lo habla anotado con lápiz azul.
El secretario, señor Remy –veinticuatro años, bigote fino; elegante, distinguido, gran parada; en aquel tiempo la levita negra era
obligatoria durante el día –, inteligente y tímido delante del director,
2.400 francos de haberes anuales, pagados por el director, compulsa los
diarios, responde las cartas, distribuye los palcos y las entradas de
favor, establece las citas, habla con los que hacen antesalas, acude a
casa de los artistas enfermos, busca a los suplentes, corresponde con
los jefes de servicio, pero ante todo es el cerrojo del gabinete directorial, puede de un momento a otro ser puesto en la calle sin compensación ninguna, porque no figura en el presupuesto. El secretario, que ya
habla hecho llamar al inspector, dio orden de que lo hicieran pasar. El
inspector entró algo inquieto.
–Díganos cómo pasaron las cosas –dijo bruscamente Richard.
El inspector se puso a balbucear y aludió al informe.
–Pero, en fin, ¿por qué se retan aquellas personas? –preguntó
Moncharmin.
49


Documentos relacionados


Documento PDF gaston leroux el fantasma de la pera
Documento PDF miedojnmodificado
Documento PDF tener que perderlo todo para convertirme
Documento PDF los fantasmas de scrooge charles dickens
Documento PDF las l grimas de shiva de cesar mallorqu r1 1 1 1
Documento PDF acci n gradual


Palabras claves relacionadas