Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



Modifica el Código del Trabajo, exigiendo examen obligatorio de drogas .pdf



Nombre del archivo original: Modifica el Código del Trabajo, exigiendo examen obligatorio de drogas.pdf

Este documento en formato PDF 1.4 fue generado por Microsoft Office Word / Solid Converter PDF (7.0.830.0), y fue enviado en caja-pdf.es el 31/07/2017 a las 17:13, desde la dirección IP 181.201.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 1034 veces.
Tamaño del archivo: 322 KB (8 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


Modifica el Código del Trabajo en materia consumo de drogas o sustancias
alucinógenas en el trabajo, y exige la práctica de un examen obligatorio de
dependencia de las mismas
Boletín N°10660-13
Considerando

El consumo de alcohol y drogas ha ido en aumento creciente dentro de los
distintos sectores de la población chilena. Dicho consumo no está exento de
problemáticas, pues parte de la población laboral activa también las consume, lo que trae
importantes repercusiones en el medio laboral. Sin perjuicio de esto, el Código del Trabajo
no hace ninguna referencia al consumo de alcohol o drogas durante la jornada laboral, ni
tampoco establece un mecanismo de control al respecto.
Desde 1994, el SENDA (Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del
Consumo de Drogas y Alcohol) realiza cada 2 años un estudio sobre la población general y
escolar sobre el consumo de drogas y alcohol.
El último estudio al respecto relevó los siguientes resultados:

1. Porcentaje de la población que declara haber consumido al menos una vez la droga señalada y en
el período indicado * Variación significativa al 5%.

Fuente: Décimo Primer Estudio Nacional de Drogas en Población General de Chile, 2014. Disponible en
http://www.senda.gob.cl/wp-content/uploads/2015/07/Resultados-principales-ENPG-20141.pdf

Conclusiones
-

Se aprecian aumentos significativos en los reportes de último mes de alcohol,
último año de marihuana y último año de cocaína. Por otro lado, en el caso de
tabaco (prevalencia de uso diario) y pasta base de último año no se aprecian
variaciones significativas respecto a 2012.

-

La población que declara haber consumido alguna sustancia ilícita, sigue siendo
minoría a nivel nacional, no obstante, dicha minoría ha ido en aumento.

-

Hay un claro aumento en el consumo de marihuana, especialmente en jóvenes
y adolescentes.

-

El consumo de algún tipo de sustancia ilícita produce consecuencias que
repercuten transversalmente en cada aspecto de la vida humana, siendo el
ámbito laboral una de ellas. Esta problemática no tiene una regulación
sistemática en nuestra legislación, por lo cual, el consumo que se genere por el
trabajador dentro del contexto de una relación laboral, queda directamente

sometida al reglamento interno de la empresa y las prescripciones
conductuales que pueda dictar el empleador al respecto.
-

Nuestra legislación actual no regula una causal específica de terminación del
contrato de trabajo derivado del consumo de alguna sustancia sicotrópica o
algún estupefaciente regulado por la denominada ley de drogas, ley n°20.000.

-

Un caso excepcional en nuestra legislación está establecido en materia minera,
en donde el Reglamento de Seguridad Minera prescribe “Está estrictamente
prohibido presentarse en los recintos de una faena minera, bajo la
influencia de
alcohol o
de drogas.
Esto será pesquisado
por
personal
competente,
mediante
un
examen
obligatorio
que se realizará a petición del Supervisor responsable” (Artículo 40). Junto con
esto
“Se
prohíbe
la
conducción
de
vehículos
o
la
operación
de
equipos
pesados
automotores
por
personas
que
se
encuentren
bajo
la
influencia
del
alcohol
y/o
drogas,
o
que
se
determine
que
son
consumidores habituales de estas sustancias”(Artículo 43). Finalmente, el
artículo 629 del mismo reglamento prohíbe introducir este tipo de sustancias a
la faena minera o presentarse a trabajar bajo su influencia.

-

Que, no obstante, nuestro código del trabajo prescribe en su artículo 160
causales de terminación del contrato de trabajo sin derecho a
indemnización,señalando en su numeral 5 que dicho contrato terminará por
“actos, omisiones o imprudencias temerarias que afecten la seguridad o al
funcionamiento del establecimiento, a la seguridad o a la actividad de los
trabajadores, o a la salud de éstos”. Dicho numeral le ha permitido al
empleador poner término a la relación laboral, cuando exista algún tipo de
consumo de alcohol o drogas amparándose en el tenor de dicha normativa,
cuando de dicho consumo provengan las consecuencias enunciadas que la ley
refiere

-

Así también, este vacío legal ha obligado al empleador que pone término al
contrato de trabajo a ampararse en una de las causales descritas en los
artículos 159, 160, 161 del Código del Trabajo, con las formalidades y plazos
descritos en el artículo 162 del mismo cuerpo normativo. Dejando subsistente,
el derecho del trabajo para reclamar ante tribunales cualquier despido que
considere como indebido, improcedente o injustificado.

Es a raíz de este vacío normativo que muchos empleadores han tomado la
determinación de regular dicha situación en el reglamento interno de la empresa,

enumerando una serie de prohibiciones y obligaciones que deben cumplir los trabajadores
en relación al consumo de drogas y alcohol. Lo que se ha traducido en la confección de
programas preventivos al interior de las empresas, los que incluyen toma de muestras
(orina o saliva) para comprobar el consumo en los trabajadores.
Si bien dichas medidas son consideradas como legales, lo cierto es que no están
exentas de limitaciones. Tales restricciones provienen de la misma ley. Así nuestro Código
del Trabajoen su artículo 5 inciso 1° dispone:“El ejercicio de las facultades que la ley le
reconoce al empleador, tiene como límite el respeto a las garantías constitucionales de los
trabajadores, en especial cuando pudieran afectar la intimidad, la vida privada o la honra
de éstos”.Esto debe relacionarse con el artículo 153 inciso primero del código que
señala:"Las empresas, establecimientos, faenas o unidades económicas que ocupen
normalmente diez o más trabajadores permanentes, contados todos los que presten
servicios en las distintas fábricas o secciones, aunque estén situadas en localidades
diferentes, estarán obligadas a confeccionar un reglamento interno de orden, higiene y
seguridad que contenga las obligaciones y prohibiciones a que deben sujetarse los
trabajadores, en relación con sus labores, permanencia y vida en las dependencias de la
respectiva empresa o establecimiento."
Una interpretación conjunta de ambos artículos permite al empleador regular el
consumo de drogas y alcohol dentro del establecimiento de la empresa, a través del
reglamento interno. No obstante, dicha regulación interna no puede menoscabar ninguna
garantía constitucional del trabajador, por lo que se debe garantizar la impersonalidad de
la medida, su justificación y procedimiento de control. Además, en ningún caso la
información obtenida por el empleador podrá ser divulgada o expuesta, pues se trata de
información sensible, protegida por la ley n° 19.628, sobre protección de la vida privada.
Es nuestra prioridad adoptar las medidas pertinentes, en una estrategia
intersectorial, con énfasis en el fenómeno de las drogas y el alcohol, de forma tal de
generar una regulación idónea que compatibilice el consumo recreacional o como
señala nuestra ley n° 20.000 “personal y próximo en el tiempo” y la seguridad dentro
de la empresa, el buen desempeño laboral y el éxito profesional.
Esta estrategia intersectorial creemos se verá materializada en una regulación
que permita al empleador métodos de control de drogas no invasivos. Que, por un
lado, no descuiden la eficacia del control y, por otro, no menoscaben la dignidad del
trabajador.
Es en base a todo el razonamiento anteriormente expuesto que tengo el honor
se someter el siguiente proyecto de ley a esta H. Cámara:

Proyecto de ley
Artículo 1: Prohíbase en el lugar de trabajo el consumo de sustancias, y de drogas
estupefacientes o sicotrópicas, que causen dependencia física o psicológica y que
pertenezcan a la lista 1 del Régimen General del Convenio Internacional de los
estupefacientes sometidos a fiscalización internacional.
Artículo 2: Las personas que para su puesto de trabajo, profesión u oficio necesiten
especialmente gozar de destrezas y habilidades motoras, de orientación espacial,
coordinación y reacción, deberán someterse a un examen obligatorio de dependencia que
dispondrá el empleador para dichos efectos.
El establecimiento del examen a que alude el inciso anterior, deberá encontrarse
íntegramente regulado en el reglamento interno de la empresa, regulación que debe
presentar al menos los siguientes requisitos:
a) Establecimiento total del procedimiento de control y su justificación.
b) El procedimiento de control a que alude la letra anterior, solo podrá consistir en
una toma de muestra de cabello del trabajador.
c) Generalidad y aleatoriedad del procedimiento.
d) Establecimiento de sanciones derivadas del incumplimiento por parte del
trabajador.
e) Explicitar qué se entenderá por drogas y cuáles sustancias serán objeto de control
por parte del empleador.
f) Dicho procedimiento solo podrá circunscribirse dentro de la relación laboral,
extendiéndose solo a la permanencia y extensión de la jornada de trabajo.
g) Mecanismos de rehabilitación destinados a controlar el nivel de dependencia del
trabajador a las sustancias descritas en la presente ley, de forma tal que esta no
interfiera con su desempeño laboral.
h) Toda documentación que ponga en conocimiento cualquiera de los requisitos
anteriores, debe encontrarse íntegramente redactada en idioma español.

Artículo 3: Las personas que ocupen cargos de jefatura en la empresa o cargos de
exclusiva confianza del empleador deberán someterse también al examen señalado en el
artículo 2° de la presente ley.

Artículo 4: La información referente al uso, dependencia o abuso de cualquier sustancia
descrita en el artículo primero, no podrá ser divulgada bajo ningún título por parte del
empleador.

Sin perjuicio de esto, podrá utilizarse dicha información previa autorización expresa por
parte del trabajador y solo como forma de prevención de casos futuros.
La utilización descrita en el inciso anterior, deberá siempre resguardar el nombre del
trabajador o cualquier información personal o sensible que permita su identificación.

Artículo 5: Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo anterior, podrán establecerse
procesos de detección de consumo de las sustancias que señala el artículo primero de la
presente ley, siempre que exista aceptación por parte del trabajador, o el sindicato
respectivo según corresponda.

Artículo 6: El empleador deberá capacitar a sus trabajadores, a fin de que ellos conozcan
los riesgos y efectos secundarios de consumir este tipo de sustancias de forma
prolongada, así como los perjuicios que puedan provocar en su desempeño laboral.

Artículo 7:No podrá el empleador condicionar la permanencia del trabajador en la
empresa, solo a raíz de la dependencia o abuso de las sustancias descritas en la presente
ley.
Sin embargo, detectada la dependencia o abuso de estas sustancias deberá el empleador
integrar al trabajador al programa descrito en la letra g) del artículo 2 de la presente ley.
Una vez terminado satisfactoriamente dicho programa, deberá el empleador reincorporar
al trabajador a sus funciones.

Artículo 8: Modifícase el Código del Trabajo, en la forma que a continuación se indica:
1. En el artículo 154: agréguese un nuevo numeral 14 con el siguiente tenor:“El
procedimiento de control y sanciones establecidos por el empleador en atención
al consumo de sustancias y drogas estupefacientes o sicotrópicas, cuando sea
obligatorio según la ley.

2. En el artículo 160: agréguese al final del inciso 5° la siguiente frase: “y que, por el
consumo de drogas o sustancias alucinógenas en general, impidan el pleno
ejercicio de sus facultades para el trabajo, lo cual debe ser acreditado de acuerdo
a los mecanismos establecidos en el reglamento de higiene y seguridad”.

Marcela Hernando Pérez
H. Diputada de la República


Documentos relacionados


Documento PDF modifica el c digo del trabajo exigiendo examen obligatorio de drogas
Documento PDF bolet n oposici n a legalizaci n cij 15 febrero 2012
Documento PDF drogodependencias prevencion
Documento PDF bolet n mariguana cij 2 1
Documento PDF consumo de alcohol penco 2015 2017
Documento PDF http cursoseducadores blogspot com es 2014 05 alcoholismo mitos y creencias html


Palabras claves relacionadas