Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar Ayuda Contáctenos



manual criticos .pdf



Nombre del archivo original: manual_criticos.pdf
Título: Guia UCI segunda edicion 2012
Autor: x9882423j

Este documento en formato PDF 1.5 fue generado por PDFCreator Version 0.9.0 / AFPL Ghostscript 8.53, y fue enviado en caja-pdf.es el 27/04/2017 a las 22:25, desde la dirección IP 83.43.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 4119 veces.
Tamaño del archivo: 4.3 MB (357 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


GUÍA PRÁCTICA DE ENFERMERÍA EN EL PACIENTE
CRÍTICO
2ª EDICIÓN.

Coordinadores:
JESÚS M. NAVARRO ARNEDO.
ROSARIO PERALES PASTOR.
HOSPITAL GENERAL UNIVERSITARIO DE ALICANTE.
UNIDAD DE CUIDADOS INTENSIVOS.
MARZO 2012.

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

Autores:
ALEJANDRO TEJADA MARTÍNEZ,

Mª CARMEN AMOEDO ALBERO,

ANA PÉREZ VERDÚ.

Mª JOSÉ FORNIER ARTUÑEDO,

ANA ROSA MATEO ROBLES,

Mª. CARMEN MOLTÓ CASANOVA,

ANUNCIA JIMÉNEZ JIMÉNEZ,

Mª. JOSÉ TORREGROSA GARCÍA

CRISTINA SÁNCHEZ BARREDO,

Mª. JOSÉ VIDORRETA BERDONCES,

DAISUKE A. FURIOKA BURILLO

Mª. LUISA GIMENEZ MEDRANO,

DEICY MACIAS CAMARGO,

MERCEDES MOLINA MORA,

ESTEFANÍA ABAD LLEDÓ,

MIGUEL DUEÑAS PASTOR,

FEDERICO SIERRA MARTÍN,

NURIA TAJADURA LANJARÍN,

FRANCISCA MONTOYA PÉREZ,

PABLO GÓMEZ-CALCERRADA PÉREZ,

FRANCISCO FLORES SÁNCHEZ,

PILAR GARCÍA GARCÍA,

ISABEL CHAZARRA CANALES,

RAMÓN JOVER JUAN,

JESÚS LÓPEZ BALLESTER,

REMEDIOS MORANT TORMO,

JESÚS M. NAVARRO ARNEDO,

ROSARIO PERALES PASTOR,

JOSÉ CÁRCEL CASTILLA,

ROSARIO PLÁ SÁNCHEZ,

JOSÉ R. SORIANO MIRÓN,

SILVIA FERNÁNDEZ FERRANDO,

JUAN CARLOS JOVER LUCAS,

SONIA BALBOA ESTEVE,

JUANA ROMÁN VALDÉS,

VERÓNICA GONZÁLEZ CABEZAS

Mª ÁNGELES SUCH CLIMENT,

YOLANDA GIL ABAD,

Imágenes:
ALEJANDRO TEJADA MARTÍNEZ,

Mª JOSÉ FORNIER ARTUÑEDO,

JUAN F. GRANJA MONTEALEGRE,

ROSARIO PERALES PASTOR,

Mª CARMEN AMOEDO ALBERO,

SILVIA FERNÁNDEZ FERRANDO,

Autores de la primera edición:
Texto:

Fotografías:

Jesús M. Navarro Arnedo.

Juan F. Granja Montealegre.

Salvador de Haro Marín.

Pedro E. Orgiler Uranga†.

Pedro E. Orgiler Uranga†.
Caridad Vela Morales.

Dibujos:
Blanca López de Arce Ballesteros.
Jesús García Lozano.
- 2-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

ÍNDICE.
-

Introducción…………………………………………………………………….....

9

-

Dedicatoria………………………………………………………………………..

10

-

Agradecimientos……………………………………………………………….....

11

1. LA UNIDAD DE CUIDADOS INTENSIVOS DEL HOSPITAL GENERAL
UNIVERSITARIO DE ALICANTE.
1.1. Un poco de historia………………………………………………………....

12

1.2. Descripción de la Unidad de Cuidados Intensivos del H.G.U. de
Alicante…………………………………………………………………………….
1.3. Dotación de un hueco………………………………………………………

15
17

1.4. Medios humanos…………………………………………………………….

18

1.5. Estadísticas………………………………………………………………….

19

1.6. Atención a los familiares de pacientes ingresados……………………...

19

1.7. Farmacia……………………………………………………………………..

20

1.8. Limpieza y desinfección…………………………………………………….

20

1.9. Vigilancia epidemiológica…………………………………………………..

20

1.10. Investigación y docencia………………………………………………….

20

2. EL DÍA A DÍA EN LA U.C.I. DEL H.G.U. DE ALICANTE.
2.1. Gráfica de U.C.I……………………………………………………………..

22

2.2. Sacar el tratamiento………………………………………………………...

26

2.3. Atención general al paciente consciente…………………………………

30

2.4. El anciano en la UCI………………………………………………………..

32

2.5. Higiene del paciente………………………………………………………..

33

2.6. Movilización de los pacientes……………………………………………...

39

2.7. Recomendaciones sobre seguridad del paciente……………………….

42

2.8. Preparación de la historia para el alta……………………………………

43

2.9. Medidas de seguridad para trabajar en UCI.

44

3. CUIDADOS CARDIOLÓGICOS.
3.1. Monitorización……………………………………………………………….

47

3.2. El electrocardiograma normal……………………………………………..

50

3.3. Arritmias……………………………………………………………………...

52

3.4. Cateterización arterial………………………………………………………

57

3.5. Monitorización del gasto cardiaco y arteria pulmonar mediante el catéter de Swan-Ganz……………………………………………………….

60
- 3-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

3.6. Monitorización del paciente con el sistema Vigileo…………………….

67

3.7. Marcapasos intravenoso……………………………………………………

71

3.8. Marcapasos cardíaco transcutáneo……………………………………….

81

3.9. Balón de contrapulsación intraaórtico…………………………………….

84

4. CUIDADOS RESPIRATORIOS.
4.1. Sistemas de suministro de oxígeno……………………………………….

91

4.2. Intubación…………………………………………………………………….

93

4.3. Intubación difícil……………………………………………………………..

98

4.4. Ventilación mecánica
4.4.1. Definición de la ventilación mecánica……………………………...

102

4.4.2. Indicaciones…………………………………………………………..

103

4.4.3. El respirador…………………………………………………………..

104

4.4.4. Tipos de respirador…………………………………………………..

104

4.4.5. Parámetros del respirador a programar……………………………

105

4.4.6. Programación y controles del respirador Servo 900 C…………..

109

4.4.7. Programación y controles del respirador Siemens 300………….

116

4.4.8. Programación y controles del respiradorDräger Evita XL………..

121

4.4.9. Alarmas en el respirador…………………………………………….

129

4.4.10.

Cuidados del paciente en ventilación mecánica……………….

133

4.4.11.

Complicaciones de la ventilación mecánica……………………

134

4.4.12.

Medidas de seguridad…………………………………………….

136

4.5. Técnica de aspiración de secreciones……………………………………

138

4.6. Cuidado del paciente con traqueotomía………………………………….

141

4.7. Destete de la ventilación mecánica y extubación………………………..

149

4.8. Fisioterapia respiratoria…………………………………………………….

154

4.9. Gasometría arterial………………………………………………………….

157

5. VÍAS CENTRALES.
5.1. Indicaciones de las vías centrales………………………………………...

164

5.2. Inserción de un catéter venoso central de acceso periférico (Drum®)...

164

5.3. Otras vías centrales…………………………………………………………

167

6. R.C.P.
6.1. Actuación ante una parada cardiorespiratoria en UCI…………………..

171
- 4-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

6.2. Fármacos más comúnmente utilizados en la RCP……………………...

178

6.3. Desfibrilación………………………………………………………………...

179

6.4. Cardioversión………………………………………………………………..

183

7. INFECCIÓN NOSOCOMIAL.
7.1. Definiciones………………………………………………………………….

185

7.2. Prevención de la infección nosocomial…………………………………...

186

7.3. Higiene de manos…………………………………………………………...

188

7.4. Neumonía asociada al entorno sanitario…………………………………

192

7.5. Bacteriemia………………………………………………………………….

197

7.6. Infección de la zona quirúrgica……………………………………………

201

7.7. Infección del tracto urinario………………………………………………...

203

7.8. Medidas de barrera ante pacientes con infección nosocomial conocida……………………………………………………………………………..
7.9. Inoculaciones accidentales………………………………………………...

206
206

8. FÁRMACOS.
8.1. Vasoactivos………………………………………………………………….

207

8.2. Antiarrítmicos………………………………………………………………..

209

8.3. Analgésicos………………………………………………………………….

210

8.4. Sedantes……………………………………………………………………..

212

9. ÚLCERAS POR PRESIÓN (UPP) EN U.C.I.
9.1. Definición…………………………………………………………………….

213

9.2. Etiopatogenia de las úlceras por presión…………………………………

214

9.3. Estadíos de las UPP………………………………………………………..

215

9.4. Prevención…………………………………………………………………...

216

9.5. Tratamiento de las UPP…………………………………………………….

218

10. SÍNDROME CORONARIO AGUDO (SCA).
10.1. Cateterismo coronario…………………………………………………….

225

10.2. Fibrinolisis…………………………………………………………………..

228

10.3. Complicaciones en el síndrome coronario agudo……………………...

229

10.4. Problemas psicológicos en el SCA………………………………………

230

11. CIRUGÍA CARDIACA.
11.1. Preparación de la habitación del paciente………………………………

232

11.2. Ingreso en U.C.I……………………………………………………………

232
- 5-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

11.3. Evolución inmediata……………………………………………………….

234

12. POLITRAUMATISMOS Y TRAUMATISMO CRANEO-ENCEFÁLICO (TCE).
12.1. El paciente politraumatizado……………………………………………..

237

12.2. Valoración del trauma y resucitación……………………………………

238

12.3. Cuidados de enfermería al paciente politraumatizado………………...

243

12.4. Traumatismo craneo-encefálico………………………………………….

245

12.5. Manejo inicial del TCE…………………………………………………….

246

12.6. Monitorización en el TCE…………………………………………………

247

12.7. Cuidados de enfermería al paciente con TCE………………………….

249

13. DRENAJES TORÁCICOS.
13.1. Definición e indicaciones………………………………………………….

253

13.2. La campana de drenaje…………………………………………………...

254

14. NUTRICIÓN ENTERAL.
14.1. Objetivos de la nutrición enteral………………………………………….

256

14.2. Vías de administración de la nutrición enteral………………………….

256

14.3. Sondaje nasogástrico……………………………………………………..

257

14.4. Administración de la dieta enteral por SNG…………………………….

259

14.5. Cuidados del paciente que recibe nutrición enteral por SNG………...

260

14.6. Administración de medicamentos por sonda nasogástrica…………...

260

14.7. Complicaciones……………………………………………………………

263

15. NUTRICIÓN PARENTERAL.
15.1. Indicaciones de la nutrición parenteral………………………………….

267

15.2. Inserción y cuidados del catéter…………………………………….……

267

15.3. Técnica de administración de la nutrición parenteral………………….

268

15.4. Complicaciones de la nutrición parenteral. …………………………….

269

16. CUIDADOS DE ENFERMERÍA EN LAS TERAPIAS DE DEPURACION
EXTRARRENAL CONTÍNUAS.
16.1. Definición terapias de depuración extrarrenal contínuas……………..

271

16.2. Objetivos de enfermería…………………………………………………..

272

16.3. Preparación del procedimiento…………………………………………..

273

16.4. Control de la terapia……………………………………………………….

276

16.5. Indicadores de situación…………………………………………………..

277

16.6. Alarmas de actuación inmediata…………………………………………

278
- 6-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

16.7. Desconexión del paciente………………………………………………...

281

16.8. Cuidados diarios al paciente……………………………………………..

283

16.9. Breve glosario……………………………………………………………...

284

17. PRESIÓN INTRAABDOMINAL.
17.1. Indicaciones de la medición de la PIA…………………………………..

285

17.2. Grados de hipertensión intraabdominal…………………………………

285

17.3. Método de medición de la PIA……………………………………………

286

17.4. Cuidados de enfermería en la medición de la PIA……………..………

287

18. TRANSPORTE INTRAHOSPITALARIO.
18.1. Equipo necesario para el transporte intrahospitalario…………………

289

18.2. Estabilización del paciente antes de proceder al traslado…………….

291

18.3. Cuidados durante el transporte y realización del procedimiento……..

291

18.4. Vuelta a UCI………………………………………………………………..

292

18.5. Lista de comprobación para un traslado………………………………..

292

19. MANTENIMIENTO DEL DONANTE DE ÓRGANOS A CORAZÓN LATIENTE.
19.1. Mantenimiento de la función cardiovascular........................................

294

19.2. Mantenimiento de la oxigenación........................................................

296

19.3. Mantenimiento de la temperatura........................................................

297

19.4. Equilibrio hidroelectrolítico y de la función endocrinometabólica........

298

19.5. Mantenimiento de la coagulación........................................................

298

19.6. Mantenimiento de la función renal.......................................................

299

19.7. Mantenimiento de las córneas............................................................

299

19.8. Prevención de la aparición de infecciones..........................................

299

19.9. Ayuda a la familia………………………………………………………….

299

20. EXITUS.
21. GRÁFICA DE U.C.I. PEDIÁTRICA.
21.1. Descripción de la gráfica………………………………………………….

303

21.2. Realización del balance hídrico………………………………………….

305

22. INGRESO EN LA U.C.I. PEDIÁTRICA.
22.1. Procedimientos antes de la llegada del paciente………………………

307

22.2. Procedimientos a la llegada del niño……………………………………

308

23. OXIGENACIÓN Y HUMIDIFICACIÓN EN PEDIATRÍA.

310
- 7-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

24. VENTILACIÓN MECÁNICA NO INVASIVA (VMNI) EN PEDIATRÍA.
24.1. Indicaciones………………………………………………………………..

313

24.2. Contraindicaciones de la VMNI…………………………………………..

314

24.3. Cuidados previos a la instauración de la ventilación no invasiva…….

314

24.4. Cuidados de enfermería en el niño con ventilación no invasiva……..

321

25. R.C.P. EN NIÑOS Y LACTANTES.
25.1. Introducción………………………………………………………………...

323

25.2. Actuación ante una PCR en niños en la UCI…………………………...

323

25.3. Obtrucción de la vía aérea por cuerpo extraño (OVACE)…………….

329

26. VÍA INTRAÓSEA.
26.1. Indicaciones de la vía intraósea………………………………………….

331

26.2. Material necesario para inserción de la vía intraósea…………………

332

26.3. Lugares de punción………………………………………………………..

333

26.4. Método de inserción de la vía intraósea………………………………...

334

26.5. Cuidados del niño portador de una vía intraósea…...…………………

336

26.6. Complicaciones de la vía intraósea……………………………………..

337

26.7. Medicaciones que se pueden administrar………………………………

338

27. CONVULSIONES EN PEDIATRÍA.……………………………………………

339

28. PUNCIÓN LUMBAR.………………..…………………………………………..

341

29. CÁLCULO RÁPIDO DE MEDICACIÓN PEDIÁTRICA SEGÚN PESO
CORPORAL.………………………………………………...…………………

343

30. BIBLIOGRAFÍA.………...………………………………………………………..

346

- 8-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

INTRODUCCIÓN.
Durante el año 2000, se editó la primera Guía Práctica de Enfermería en el Paciente Crítico, cuyo fin último era servir de soporte y ayuda tanto a los profesionales
de enfermería de Cuidados Intensivos recien llegados a UCI como a los estudiantes
de enfermería que realizaban sus prácticas entre nosotros.
Los continuos cambios y evolución en los cuidados nos ha llevado a revisar y actualizar aquella primera guía con el fin de que sea un instrumento útil para profesionales de nueva incorporación y alumnos, y sirva también de consulta para los profesionales más veteranos.
Así pues, durante todo el año 2011 se revisaron, ampliaron y actualizaron todos
los temas mediante búsquedas bibliográficas en bases de datos, paginas web de
sociedades científicas y guías de práctica clínica; no obstante, la guía no se puede
considerar acabada, pues queda abierta a revisiones y actualizaciones periódicas,
así como a las aportaciones y sugerencias de todos los profesionales.
Gracias a la actitud y al esfuerzo desplegado por los profesionales de la Unidad,
hoy contamos con una nueva herramienta de trabajo que va a ser básica para mejorar no sólo la competencia de los profesionales, sino también para optimizar los recursos.

Rosario Perales Pastor.
Supervisora de la Unidad de Cuidados Intensivos.
Hospital General Universitario de Alicante.
Marzo 2012.

- 9-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

DEDICATORIA.
A la memoria de Pedro E. Orgiler Uranga, autor de la primera edición de esta guía
y enamorado del saber, que fue un gran compañero para todos los profesionales de
nuestra UCI y un extraordinario amigo de muchos; su recuerdo nos alienta y estimula en la elaboración de esta segunda edición.

- 10-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

AGRADECIMIENTOS.
A todos los profesionales de enfermería de UCI que nos enseñaron todo lo que
hoy sabemos cuando llegamos nuevos a esta UCI.
A Dña. Encarnación Aguilar Cañizares, administrativa de la biblioteca del H.G.U.
de Alicante, por su inestimable colaboración con la bibliografía e infinita paciencia.
A Dña. Rosa Trigueros Terrés, bibliotecaria del H.G.U. de Alicante, por su ayuda y
acertadas sugerencias.

- 11-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

1. LA UNIDAD DE CUIDADOS INTENSIVOS (U.C.I.) DEL
HOSPITAL GENERAL UNIVERSITARIO DE ALICANTE.
(Silvia Fernández Ferrando, Jesús M. Navarro Arnedo, Rosario Perales Pastor).

La medicina intensiva o de cuidados intensivos atiende aquellos pacientes cuya enfermedad pone en peligro su vida de forma real o potencial y son susceptibles
de recuperarse; estos enfermos necesitan ser atendidos en áreas de asistencia específicas como son las UCIs, que constituyen el escalón más avanzado de un esquema gradual de atención al paciente. Actualmente se tiende a iniciar los cuidados
intensivos donde surge el problema patológico por medio de las UCIs móviles.

1.1. UN POCO DE HISTORIA.
El primer antecedente de la idea de concentrar a los enfermos más graves en
un área del hospital es el desarrollado por Florence Nightingale en la Guerra de Crimea en 1863, pero ésta práctica no se generalizó, posiblemente por la inexistencia
de medios que dieran resultados positivos a la misma.
En 1930, los cirujanos alemanes Ferdinand Sauerbruch en Berlín y Martin
Kirschner en Heidelberg, introdujeron en sus clínicas salas especiales para el tratamiento de pacientes recién operados, pero es a partir de los años 50, debido a las
experiencias con los heridos en la Segunda Guerra Mundial, guerras de Vietnam y
Corea y a las epidemias de poliomielitis que azotaron extensas zonas del norte de
Europa y América, cuando dentro de los hospitales se organizaron sistemas para
atender a los pacientes críticos, y especialmente, a los que precisaban soporte respiratorio; así, el Hospital Blegden de Copenhague, durante la epidemia de poliomielitis
en el año 1950, estableció un modo de atención intensiva con la utilización del pulmón de acero que, mediante la creación de una presión negativa externa, mantenía
la respiración en pacientes con paralización de sus músculos respiratorios.
A partir de los años 60 se formaron en Londres (1964) y Nueva York las primeras unidades parecidas a las actuales; en España, en 1965, el profesor Jiménez
Díaz fundó la primera UCI en la Clínica de la Concepción en Madrid y, ese mismo
año, se constituyó la unidad coronaria del Hospital Sant Pau de Barcelona. Entre los
años 70 y 90 se abrieron la mayoría de unidades de cuidados intensivos en España,
siendo actualmente entre 275 y 300 las UCI en funcionamiento con aproximadamen- 12-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

te 3.500 camas instaladas (de 12-18 camas - con un intervalo de 8-40 - por servicio),
en donde son atendidos anualmente unos 240.000 pacientes, con una mortalidad del
11% aproximadamente. El tipo de paciente que se atiende es polivalente: médicos,
quirúrgicos, traumáticos y coronarios. En algunas comunidades autónomas como es
el caso de Andalucía los servicios de urgencias dependen directamente de los SMI.
En los últimos años, la evolución de los cuidados intensivos ha llevado a:
- la puesta en servicio de las UCIs móviles, que llevan los cuidados intensivos al lugar donde se produce el problema que pone en riesgo la vida del paciente, estabilizándolo para su traslado.
- la creación de Unidades de Cuidados Intermedios, áreas hospitalarias con una dotación técnica y humana muy superior a las áreas convencionales de hospitalización,
suficiente para proporcionar vigilancia y cuidados asistenciales a los enfermos cuya
situación no permite su ingreso o traslado a plantas pero que, a su vez, no precisan
el alto nivel de cuidados que ofrecen las Unidades de Cuidados Intensivos.
- la apertura de Servicios Extendidos de Cuidados Intensivos (SECI), servicios dependientes de la UCI que pretenden mejorar la morbimortalidad mediante el seguimiento de los pacientes dados de alta de la UCI y la detección temprana de los pacientes graves en planta.
El personal de enfermería es una parte muy importante de la plantilla sanitaria
de los servicios de medicina intensiva. Las plantillas constan habitualmente de una
enfermera por cada 2-3 camas de intensivos y trabajan en tres turnos al día, dirigidos por una supervisora que depende jerárquicamente de la dirección de enfermería.
En 1974, las enfermeras de UCI, conscientes de la necesidad de una formación especializada en cuidados intensivos y de crear una Asociación Científica en la
que se organizaran foros para intercambiar experiencias, diseminar nuevos conocimientos y promover la formación especializada, organizaron en el seno del X Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias la primera reunión de enfermeras de Cuidados Intensivos, que andando el tiempo se convertiría en la actual Sociedad Española de Enfermería Intensiva y Unidades Coronarias (SEEIUC) que, entre otros cometidos, edita la revista científica Enfermería Intensiva, indexada en las principales bases de datos bibliográficas.
- 13-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

La estructura ideal de una UCI debe cubrir una serie de necesidades humamas y técnicas:
- HUMANAS: Son las más importantes. Podemos clasificarlas en:
- Necesidades del enfermo:
• saberse cuidado constantemente, para lo que debe poder ver a quién le cuida.
• privacidad que facilite el necesario respeto a la intimidad propia y del resto de
pacientes, para esto son necesarias camas individuales o individualizables.
• contacto con la familia: verla y estar con ella.
• ambiente agradable, climatización adecuada, ausencia de ruidos.
• posibilidad de visión al exterior y luz de día.
• atenciones continuas como limpieza, comidas, etc.
- Necesidades de los familiares:
• Información honesta y fácil de entender sobre el estado del paciente; varios estudios comprobaron que los familiar preguntaban al personal de enfermería sobre constantes vitales, monitorización y aparataje, horarios de visita y cuidados.
• seguridad de que el paciente está recibiendo los mejores cuidados posibles.
• espacio para estar cerca de la unidad, donde se les pueda localizar fácilmente.
• posibilidad de ver al enfermo, estar o hablar con él.
• información periódica sobre el estado del paciente en un lugar tranquilo y en
privado.
- Necesidades del personal de la unidad:
• vestuarios y aseos adecuados en número, tamaño y situación.
• espacios de estancia, estudio y trabajo bien compartimentados.
• ambiente general agradable, abierto, buena ventilación y acondicionamiento.
• un sistema de llamada o localización fiable y seguro que asegure la posibilidad
de una actuación inmediata.
- TÉCNICAS: en cuanto a los requerimientos técnicos te remitimos a libros y artículos especializados.

- 14-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

1.2. DESCRIPCIÓN DE LA UNIDAD DE CUIDADOS INTENSIVOS DEL H.G.U. DE
ALICANTE.
La UCI del Hospital General de Alicante comenzó a funcionar en 1974, estaba
situada en la cuarta planta del hospital y disponía de 6 camas; en mayo de 1982 la
unidad se trasladó a las actuales instalaciones en la segunda planta. La UCI está
dividida en 4 boxes con 19 camas de adultos y 5 pediátricas. La entrada se puede
hacer por la parte central de la misma o desde el pasillo que accede a quirófanos y
reanimación.

Figura 1.1 Plano de la UCI.
- 15-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

Para el viaje que vamos a emprender ahora por el interior de la UCI, utiliza el
plano que aparece en la figura 1.1. Nuestra unidad está dividida en 4 boxes:
Box 2. Dispone de 6 camas y atiende patología polivalente.
Box 3. Dispone de 7 camas. Atiende a pacientes de cardiología y polivalente
(figura 1.2).

Figura 1.2. Box 3 de UCI.

Box 4. Atiende a pacientes con patología polivalente y transplantes de hígado
(figura 1.3). Está dotado de un quirófano para realización de técnicas como
implantación de PM temporales, inserción de sondas nasoyeyunales...

Figura 1.3. Box 4 de UCI.
- 16-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

Box 5 (pediátrico). Dispone de 5 camas para atender patología infantil que
precise UCI en niños desde los 28 días de edad (figura 1.4).

Figura 1.4. Box 5 de UCI.

Cada box está dividido en habitaciones unipersonales (nosotros les llamamos
huecos), visibles totalmente desde el control de enfermería pues el frontal es de cristal. En el control está la central de monitores y un armario de lejas para clasificar las
historias de los pacientes ingresados según el hueco que ocupan.
En el pasillo central de la UCI encuentras el área de apoyo médico-sanitario
donde están los almacenes de la unidad, laboratorio, despachos del Jefe de Servicio
y Supervisora, dormitorios de los médicos, secretaría, biblioteca, salón de actos...

1.3. DOTACIÓN DE UNA HABITACIÓN (“HUECO”).
Una habitación preparada para recibir a un paciente consta de (figura 1.5):
• monitor con cables y electrodos.
• cama articulable con barandillas.
• aspirador y sondas para aspiración de secreciones.
• guantes desechables y guantes estériles para aspirar secreciones.
• tomas de oxígeno, 1 de ellos con caudalímetro y ventimask.
• tomas de aire comprimido y oxígeno para el respirador.
• enchufes de corriente.
- 17-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

• ambú.
• contenedor para objetos punzantes.
• jeringa de SNG.
compresas y pañuelos desechables.

Figura 1.4. Habitación de un paciente.

• luces de neón blancas y regulables en intensidad.
• riel con ganchos para colgar goteros.
• mesita para el paciente.
• Lavabo y dispensador de solución alcohólica para las manos.
1.4. MEDIOS HUMANOS.
Para que nos conozcas un poco más te diremos que somos 58 enfermeras y
30 auxiliares de enfermería en atención directa a los pacientes, repartidos en turnos
rotatorios de mañana, tarde y noche. A estas cifras añadir la supervisora, 1 enfermera en mantenimiento de aparatos y 2 auxiliares en labores de centro.
Puedes comprobar que todos vamos vestidos con uniformes de color lila, disponibles
en el cuarto de los gasómetros y que dejamos en los vestuarios para que los envíen
a lavar.

- 18-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

1.5. ESTADÍSTICAS.
En nuestra UCI atendemos diversa patología, siendo las más frecuentes la
que te exponemos a continuación:
- Cardiología:
• Ángor coronario e IAM.
• Control tras cateterismo y/o angioplastia.
• Cirugía cardíaca.
• Edema agudo de pulmón.
- Neurología:
• T.C.E. y politraumatismos.
• Control postoperatorio.
• Hemorragia cerebral.
- Patología respiratoria:
• Insuficiencia respiratoria.
• Traumatismos torácicos.
• Control postoperatorio.
- Control postoperatorio:
• Cirugía abdominal y digestiva.
• Cirugía vascular.
- Otras patologías:
• Shock séptico.
• Intoxicaciones por fármacos y sustancias.
- Patología pediátrica:
• Bronquiolitis, neumonías,....
• Politraumatismos.
• Ahogamientos.
• Control postoperatorio.
1.6. ATENCIÓN A LOS FAMILIARES DE PACIENTES INGRESADOS.
Al ingreso del paciente, se registra en un ficha situada en secretaria los datos
personales del paciente y los teléfonos para localizar a los familiares, y se les pro-

- 19-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

porciona una guía informativa con horarios de visita, consejos y normativa de la Unidad.
Las visitas a los pacientes se realizan en tres turnos de 30 minutos cada uno,
con horario de 7 AM, 13 y 19 PM. Dos familiares, debidamente vestidos con bata
desechable y previo lavado de manos, pasan al hueco del paciente.
El equipo médico informa a las 13 h. y siempre que la evolución del paciente
lo hace necesario. No se da información por parte del personal de enfermería, ni
tampoco telefónicamente.

1.7. FARMACIA.
A excepción del resto del hospital, no disponemos en UCI del sistema de unidosis. En cada Box se encuentra la medicación que podemos necesitar y un almacén de farmacia con la medicación utilizada habitualmente. Si se precisa de un fármaco no disponible, se solicita mediante petición escrita al servicio de farmacia.

1.8. LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN.
La limpieza de la UCI se realiza diariamente con recogida de residuos y limpieza y fregado de suelos por la mañana. Durante el resto del día disponemos de
personal de guardia de limpieza para ser avisado en cualquier momento por medio
del teléfono móvil. Se está a lo dispuesto por la comisión de infecciones hospitalarias
en cuanto a normas, productos de limpieza,...
La limpieza del instrumental técnico (bombas, monitores, etc...) la realizan las auxiliares de enfermería y el mantenimiento corre a cargo de la enfermera encargada del
mismo.

1.9. VIGILANCIA EPIDEMIOLÓGICA.
La vigilancia epidemiológica la realiza el Servicio de Medicina Preventiva con
estadísticas de prevalencia anuales y control de brotes de forma inmediata.

1.10. INVESTIGACIÓN Y DOCENCIA.
Las enfermeras de la UCI participamos todos los años en el congreso de la
SEEIUC aportando ponencias, posters, comunicaciones orales,... La actividad de
- 20-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

investigación y formación queda reflejada en las diferentes publicaciones de enfermería en revistas como Rol, Enfermería Intensiva, Enfermería Clínica, Metas,...
Respecto de la docencia, podemos hablar de:
• Enfermeras de nueva incorporación.
• Estudiantes de Enfermería.
• Médicos residentes de Medicina Intensiva.
• Alumnos de Auxiliar de Enfermería que realizan sus prácticas en la UCI.
• Colaboración con la Universidad de Alicante en la formación de alumnos de
programas como Sócrates, Erasmus,...
• Alumnos de Medicina.

- 21-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

2.- EL DÍA A DÍA EN LA U.C.I. DEL H.G.U. DE ALICANTE.
(Silvia Fernández Ferrando, Jesús M. Navarro Arnedo, Rosario Perales Pastor).

2.1. GRÁFICA DE U.C.I.
Cuando la enfermera saliente te dé el relevo de un paciente, te entregará las
gráficas de enfermería de ese día y del anterior dobladas por la mitad formando una
carpetilla; en su interior encontrarás el tratamiento médico, una tabla con las cifras
de la analítica día por día, la hoja de gasometrías, las etiquetas del paciente y, si
éste lleva alguna pauta de anticoagulación (con Sintrom®, heparina sódica...), el estudio de coagulación con la pauta del mismo; es conveniente, para mantener un orden y facilitarte el trabajo, que el resto de los papeles no necesarios estén archivados en la carpeta de anillas.
Para ayudarte a comprender lo que te vamos a explicar ahora, mira los ejemplos; de arriba a abajo, la gráfica está dividida en cuatro zonas o secciones:

A) la primera parte es la gráfica horaria de constantes vitales con sus correspondientes escalas en el margen izquierdo (figura 2.1); por convenio, en nuestra UCI
la tensión arterial se registra como una flecha verde de dos puntas, la frecuencia
cardíaca con una línea contínua azul, la temperatura con una línea contínua roja
y otras constantes (presión venosa central, presión capilar pulmonar enclavada,...) en negro u otro color diferente con líneas discontinuas;

Figura 2.1. Constantes vitales.

- 22-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

además, en esta parte registramos las técnicas realizadas al paciente en la hora a la
que se han realizado (ECG, analíticas, radiografías,...).
En ocasiones, debido a la gravedad del paciente, es necesario hacer constar en gráfica gran cantidad de constantes y cifras. Es posible que tengas que hacer varias
líneas en un mismo color. Lo importante es que toda cifra o línea que conste en gráfica esté bien identificada (sepamos qué está midiendo) y que su origen se sitúe en
la escala que servirá de referencia a dicha línea.
B) en la segunda parte de la gráfica, titulado como pérdidas (figura 2.2), registramos
todas las salidas de líquidos corporales (diuresis, aspirado gástrico, drenajes,
heces...). En el margen derecho tienes la suma de las 24 horas que se hace para
realizar el balance hídrico (te lo explicamos un poco más adelante).

Figura 2.2. Pérdidas.

C) tercera parte, como administrados (figura 2.3); todos los fluidos administrados en
forma de suero, ingesta oral, sangre,... El registro de cada suero es muy sencillo
(puedes ver varios ejemplos en la gráfica); en el encabezamiento ponemos el tipo de
suero (glucosado al 5%, glucosalino 1/3,...), su cantidad inicial (500 cc, 250 cc, 100
cc,...) y el fármaco que contiene; en el apartado de tratamiento, donde se hace constar la medicación administrada, se registra la dosis de fármaco;

Figura 2.3. Administrados.
- 23-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

ya sólo queda hacer una marca pequeña de color que ponemos al principio de la
línea del suero para indicar que ese fármaco está disuelto en ese suero; la velocidad
la escribimos encima de la línea, y si se modifica, se hace constar igualmente.
Cuando cambiamos el suero (por haberse acabado, por ejemplo), hacemos una flecha que abre y cierra ><. Al suspender un suero ponemos dos líneas inclinadas //. Si
se suspende durante un tiempo determinado (una hora, por ejemplo), se hace una
línea inclinada (/) y se continúa la línea de suero en discontinua hasta que se reinicia
de nuevo, volviendo a poner otra línea inclinada (/) y la línea de suero contínua.

D) bajo los administrados, en el apartado de tratamiento (figura 2.4), registramos
toda la medicación que se administra, vía de administración y hora correspondiente,
así como los fármacos que están disueltos en un suero en perfusión.

Figura 2.4. Tratamiento administrado.

Durante el turno de la noche, los compañeros que están trabajando escriben
las gráficas del día siguiente, archivan la del día anterior y, a las 7 de la mañana,
realizan el balance hídrico.
E) en el ángulo superior derecho de la gráfica está el espacio destinado a la fecha y
etiqueta identificativa del paciente.
F) en la parte media derecha está el apartado para registrar las vías invasivas que
lleva el paciente y su fecha de inserción, así como los diferentes cultivos extraidos.
G) en el ángulo inferior derecho firmamos la gráfica cada turno.
El balance hídrico es sencillo de realizar. Su finalidad es la de determinar los cambios de peso en los enfermos, especialmente en los de media y larga estancia; asi- 24-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

mismo, el balance acumulado calculado representa una alternativa válida al pesaje
diario de los enfermos.
En pérdidas sumamos cada una de las salidas y las anotamos en su casilla del margen derecho de la gráfica (mira la
figura 2.5 de ejemplo). Como pérdidas insensibles consideramos 600 c.c. por el agua que evapora la piel y 400 cc por
las pérdidas pulmonares; si el paciente está intubado o tiene
hecha una traqueotomía añadimos 200 cc. en el apartado
intub.+sec y, si ha tenido fiebre, las pérdidas según la portaFigura 2.5. Pérdidas
para el balance.

da de la gráfica.

En administrados (figura 2.6) sumamos todos los líquidos (intravenosos y orales), dieta, etc. administrados al paciente.
El balance, claro está, será el resultado de restar a los administrados,
las pérdidas. Se refleja en números rojos en el apartado de balance
(figura 2.6), y también se pasa a la hoja donde transcribimos la analítica, sumando o restando día a día para calcular el balance acumulativo
(figura 2.7).
Figura 2.6.
Administrados
para el balance.

Figura 2.7. Balance pasado a la hoja de analítica.

En la cara posterior está el espacio destinado al relevo de enfermería. Relevo
y gráfica constituyen la constancia escrita de los cuidados administrados al paciente;
es un documento de la historia clínica que se firma con letra legible; con esta firma te
haces responsable de lo cuidados prestados al paciente durante tu turno. Debes conocer que el registro de enfermería es un requisito legal del sistema sanitario, asegura la permanencia de datos muy importantes, permite su revisión y comparación y
- 25-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

garantiza la comunicación entre los profesionales del equipo que atiende a los pacientes.
Son deseables una serie de características en el relevo escrito:
• recoger información objetiva, que se ajuste a los hechos y sea simple, sin repeticiones superfluas o datos confusos; hay que evitar hacer juicios, opiniones e
interpretaciones.
• escrito de forma legible, con tinta y evitando abreviaturas no conocidas o acreditadas.
• corregir los errores de forma que no se confundan con alteraciones o falsificaciones (mejor una línea por encima).
• debe ser exacto, haciendo constar el día, turno y firmando al final.
• completo, sin que quede por reseñar nada que pueda tener interés. Lo que no
está escrito, no está hecho, pero no debe repetir lo que se puede apreciar a
simple vista en la gráfica.

2.2. SACAR EL TRATAMIENTO.
Consiste en transcribir a un folio cada una de las medicaciones y perfusiones
que corresponde administrar al paciente y a qué hora se deben administrar. Es conveniente hacerlo con letra clara y legible, dado que, en ocasiones, si has de ausentarte del box por algún motivo, puedes pasar el tratamiento a otro compañero para
que lo administre (y ha de entenderlo, claro).
Sacar un tratamiento es sencillo. A continuación vamos a describir detenidamente
cada uno de los apartados de la hoja de tratamiento, las indicaciones que puedes
encontrar en ellos y lo que significan.
En su parte superior tiene el espacio destinado a los datos de filiación del paciente,
que constan en una etiqueta, y la fecha del tratamiento.
Segunda parte: constantes (figura 2.8), donde figuran la frecuencia con que se deben tomar éstas (TA, FC, temperatura, frecuencia respiratoria en niños, control de
pupilas, PIC,...) y los valores en éstas (TA, diuresis, temperatura, frecuencia cardiaca, PIC,...) que nos deben mover a avisar al intensivista.

- 26-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

Figura 2.8. Constantes en el tratamiento médico.

Tercera parte como cuidados especiales (figura 2.9):

Figura 2.9 Cuidados especiales.

• vía aérea artificial: cuando el paciente lleva tubo oro/nasotraqueal o traqueotomía, el médico indica el número del mismo/a.
• catéter arterial: si el paciente tiene canalizada una arteria, consta la misma y
mantenimiento con suero fisiológico heparinizado.
• sonda nasogástrica: si ha de estar conectada a bolsa de aspiración o a nutrición.
• sonda vesical: consta cuando debe medirse la diuresis (lo habitual es que sea
cada hora si el paciente está sondado).
• marcapasos: parámetros del mismo si lo lleva el paciente y cámaras (ventricular o aurículo-ventricular) donde está insertado. También pueden ser electrodos
epicárdicos (en la cirugía cardíaca) o marcapasos transcutáneo.
• dieta y nutrición enteral: tipo de dieta que debe tomar el paciente.
- 27-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

• drenaje torácico: drenajes que porta el paciente y aspiración que ejercen.
• otros drenajes: lavados abdominales, drenaje ventricular, etc.
• movilización/rehabilitación: si el paciente ha de permanecer en reposo en cama, puede levantarse a un sillón,...
Cuarta parte o cuidados respiratorios (figura 2.10). En sus diversos apartados aparecen:
• la concentración de oxigeno que ha de llevar el paciente, si es en ventimask o
gafas nasales, así como los diferentes parámetros del respirador.
• relajación/sedación: si lleva o no.
• fisioterapia: si ha de ser suave, intensa,... así como frecuencia de la misma.

Figura 2.10. Cuidados respiratorios.

Quinta parte o fluidos intravenosos: perfusiones que lleva el paciente, con los iones
que se añaden y velocidad de las mismas (figura 2.11).

Figura 2.11. Fluidos intravenosos.

Sexta parte o nutrición parenteral: cuando el paciente lleva nutrición parenteral, fórmula o composición de la misma.
Séptimo o medicación (figura 2.12) con los fármacos a administrar, dilución de los
mismos y frecuencia.

- 28-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

Figura 2.12 Medicación y observaciones.

Último apartado, observaciones.(figura 2.12). Aparecen las peticiones que se solicitan para el día siguiente (ya sea ECG, analítica, rayos, etc.) y la firma del médico.
Una vez sacado el tratamiento, leemos el relevo escrito del compañero saliente y
comprobamos, en la gráfica, las velocidades de las diferentes perfusiones que lleva
el paciente, pues puede haber sido modificada la velocidad de alguna de ellas y no
constar en el tratamiento. A su vez, comprobamos y damos una primera revisión al
enfermo, y si está consciente y orientado, nos presentamos y lo saludamos, revisando una vez más todas las perfusiones y dispositivos (respirador, marcapasos externo,...) a los que pueda estar conectado.
A los enfermos de cardiología y cirugía cardíaca, todos los días se les realiza
un ECG por la mañana. Lo siguiente es realizar las analíticas a los pacientes y, el
compañero/a de rayos realiza las Rx de tórax portátiles. A continuación, comenzamos con la higiene y aseo de los pacientes. En nuestra unidad disponemos de un
celador para ayudarnos en esta tarea, estando establecido un turno del mismo para
los boxes.

- 29-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

2.3. ATENCIÓN GENERAL AL PACIENTE CONSCIENTE EN UCI.
A pesar de la gran variedad de enfermedades que provocan el ingreso en estas
unidades, al prestar cuidados al paciente consciente en UCI debes poner especial
atención a cuanto se refiere a la comunicación con él y al alivio de su ansiedad. La
persona que ingresa en cuidados intensivos ha de depositar el control de sí mismo
en los profesionales que le atienden, personas que le son desconocidas, por lo que
pueden aparecer gran variedad de reacciones emocionales negativas, desde la ansiedad, miedo y hostilidad, hasta la agitación.
Tranquilizar al paciente. Al ingresar, todo paciente debe recibir una explicación
adecuada respecto a dónde se haya y por qué está allí, así como ser orientado con
respecto al tiempo y las personas. Muchos pacientes suponen que se encuentran
más graves de lo que en realidad están al contemplar los complejos procedimientos
diagnósticos a los que son sometidos y la gran cantidad de tecnología que les rodea.
Éstas explicaciones debes extenderlas a los miembros de la familia, con el fin de
crear un ambiente de confianza, pero sin abrumarles con un exceso de información.
No consiste en que el paciente sepa manejar un monitor o una bomba, pero sí es
necesario que sepa que su vida no depende de ellos y entienda el sentido de las
alarmas.
Por otra parte, el ambiente de U.C.I. tiende a privar de su independencia al paciente, por lo que debemos velar por mantener el derecho a la intimidad personal,
sobre todo durante los procedimientos y exploraciones.
Ambiente. Debe estar regido por la eficiencia y la continuidad de los cuidados. Se
mantendrá, si es posible, la continuidad en la adscripción del paciente, siendo siempre amables pero firmes en nuestro trato. En las primeras 24-48 horas del ingreso el
paciente no debe disponer de un teléfono móvil.
El ambiente físico es muy importante en el bienestar emocional del paciente.
Cuando sea posible, indica a la familia que traigan lectura o una radio al paciente. La
iluminación ha de ser lo más natural posible y se deben apagar las luces durante la
noche.
Intimidad. La intimidad es un derecho de los seres humanos que los profesionales de enfermería debemos respetar; los pacientes relacionan la intimidad con estar
desnudos, lo que les proporciona un sentimiento de desprotección. El uso de medi- 30-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

das de aislamiento como biombos y un cierto “tacto” al realizarles técnicas puede
ayudarles a disminuir su sensación de falta de intimidad.
Cuidado físico. La higiene es muy importante, dado que, por lo general, los pacientes permanecen mucho tiempo en cama; presta especial atención al cuidado de
la piel, ojos, boca y a la realización de ejercicios pasivos o activos según la evolución
del paciente. En los hombres, el rasurado ayuda a mantener su imagen personal y
autoestima.
Visitas. La familia desempeña un papel fundamental de ayuda en la orientación
del paciente. Muchos pacientes se sienten cómodos teniendo un familiar a su lado,
mientra otros necesitan tener las visitas más limitadas. Debes evaluar la respuesta
del paciente a las visitas y fijar los límites adecuados.
Sueño.Para todos los pacientes son importantes los periodos de reposo-sueño.
Aquí tienes un grupo de medidas para ayudar al paciente a dormir:
Cuadro 2.1 Medidas para ayudar al paciente a dormir.

Actuación sobre el paciente:
• asegura a los pacientes que pueden tolerar cierto grado de insomnio sin consecuencias graves para su salud.
• aborda y controla el dolor de forma eficaz y temprana.
• dialoga con él para conocer y afrontar, en la medida de lo posible, sus preocupaciones y miedos.
• busca la posición más cómoda para que duerma.
• asegura o facilita las rutinas de sueño.
• haz saber al paciente que te preocupa su sueño.
• registra en la historia de enfermería sus hábitos de sueño y adaptarte, en la medida de lo posible, a sus preferencias personales de su contexto de sueño (ropa
de cama, temperatura de la habitación,...).
Actuación sobre el entorno:
• promueve una atmósfera en la cual el descanso sea posible, minimizando los
estímulos, reduciendo la intensidad de la luz, bajando el sonido a los teléfonos
y facilitando la intimidad.
• saca el equipo que no sea necesario de la habitación del paciente.
- 31-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

• ten a la vista del paciente un reloj, un calendario para que se oriente y si es posible, una ventana o luces suaves que le indiquen el ritmo día-noche.
• ajusta las alarmas de monitores y otros aparatos a la realidad.
• prevee las perfusiones intravenosas que se van a acabar para cambiarlas antes
de que avise la bomba de infusión.
Actuación sobre el personal de enfermería y médico:
• distinguir entre tareas fundamentales y no fundamentales.
• reorganiza y agrupa los cuidados para permitir el máximo sueño ininterrumpido
posible.
• informa al resto de personal del porqué no deben interrumpir el sueño del paciente innecesariamente, de los efectos de sus conversaciones para el sueño
de los mismos y de la importancia de reducir el nivel de ruido.
• se consciente de que tu horario de trabajo coincide con el periodo de descanso
de los pacientes.
• si el paciente tiene prescritos sedantes debes conocer sus efectos.

Dolor. El dolor es tan importante como cualquiera de las constantes vitales; detecta con prontitud el dolor en el paciente y pon los medios para aliviarlo.
Alta de U.C.I. La preparación comienza tan pronto como se inicia la mejoría del
paciente. Puede ser para el paciente y su familia una situación que genere ansiedad;
por eso, debes explicarles que constituye un signo de progreso y mejoría.

2.4. EL ANCIANO EN UCI.
Con el aumento de la esperanza de vida, son cada vez son más los pacientes
mayores que ingresan en la UCI; nuestra atención para con ellos requieren unas pequeñas modificaciones que te mostramos a continuación:

La hospitalización en UCI es, por sí misma, una experiencia dificil que puede
ser vivida como traumática.

Es importante infundirle confianza y hacerle sentirse cómodo.
Debes presentarte siempre al paciente.
Infórmale del funcionamiento de la unidad, horarios de visita, comidas, etc...
- 32-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

La presencia sucesiva de varias personas en los primeros instantes corre el
riesgo de trastornar al paciente o de inquietarlo.

No olvides a los familiares, que pueden aportar información muy valiosa.
El aislamiento en su habitación individual puede llevarle a un estado depresivo.
Es conveniente instalar barandas por la noche para una mayor seguridad, pero
insistiendo siempre en que son para ayudarle a cambiar de postura en la cama,
pues pueden ser mal aceptadas psicológicamente.

Déjale un timbre de fácil acceso o algún otro sistema de llamarte (vaso de diuresis con tapones u otros objetos de plástico siempre,...) por si te necesita.

La hospitalización no programada puede provocar desorientación y agresividad;
es un estado transitorio fruto de la reacción al cambio brusco de ambiente.

La inmovilización obligada puede agravar el estado de agitación del anciano;
por ello debe ser utilizada como último recurso.

Presta especial atención a los ancianos con perfusión de nitroglicerina o lidocaina y a los efectos paradójicos de algunos sedantes.

En ocasiones necesitarás paciencia en grado muy elevado y una fuerte vocación para mantener una eficaz asistencia.

2.5. HIGIENE DEL PACIENTE.
La higiene general del enfermo crítico se hace en turno de mañana y cada vez
que las necesidades del paciente así lo requieran; es una intervención básica de enfermería que tiene como objetivo proporcionar bienestar y comodidad, a la vez que
constituye una medida para luchar contra las infecciones. El momento del aseo del
paciente es muy importante y, siempre que puedas, debes estar presente, ya que
pueden producirse efectos adversos como hipotensión o hipertensión arterial, desaturación y desadaptación de la ventilación mecánica, hipertensión craneal, fibrilación
auricular e incluso parada cardiorrespiratoria, eventos que deberás prevenir y actuar
si aparecen; a su vez, te permitirá valorar cómo está, por ejemplo, la piel del enfermo, las zonas de apoyo,.... Antes de comenzar la higiene debes:

- 33-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

• valorar el estado hemodinámico del paciente y, en el caso de que exista inestabilidad hemodinámica, aplazar el aseo hasta que se consiga el control hemodinámico.
• conseguir una óptima adaptación a la ventilación mecánica.
• procurar la ausencia de dolor o que éste sea tolerable (para estos tres primeros
objetivos es posible que tengas que modificar la velocidad de perfusiones de
fármacos o administrar bolos de los mismos, siendo imprescindible que consultes con el intensivista responsable del enfermo o con el que esté de guardia).
• planificar cuidadosamente el tipo de movilización que vas a realizar durante el
aseo (según el diagnóstico, prescripción de restricción de movimientos, estado
actual del paciente y medidas de soporte vital requeridas) y proveerte de los
recursos materiales y personales necesarios para el cambio de ropa de cama;
esta planificación previa te ayudará a evitar los eventos adversos derivados de
la inadecuada movilización del paciente y la prolongación innecesaria del tiempo de aseo.
• Finalmente decirte que debes preservar la intimidad del paciente en todo momento, esté o no consciente.
Procedimiento.
A) Prepara el material, situándolo al lado de la cama del paciente y comprueba la
temperatura del agua.
B) Ház un lavado higiénico de manos y ponte unos guantes desechables.
C) Coloca al paciente en posición adecuada para iniciar el aseo, normalmente en
decúbito supino.
D) Retira las líneas de monitorización o tratamiento que puedan entorpecer el aseo
del paciente y que no sean imprescindibles (manguito de presión arterial no invasiva,
dispositivos para la prevención de úlceras por presión, accesorios para elevación de
miembros inferiores o superiores, etc).
E) Volvemos a decirte que vigiles estrechamente las constantes hemodinámicas y el
estado respiratorio del paciente durante todo el procedimiento de aseo.
F) Enjabona, aclara y seca por partes. Siempre que la piel del paciente lo tolere, para enjabonar lo más indicado es usar esponjillas desechables y frotar suavemente.
Las esponjillas que entran en contacto con la piel del enfermo no deben ser sumer- 34-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

gidas de nuevo en el agua del aseo con el objetivo de evitar la contaminación de ésta.
G) Realiza el lavado desde las zonas más limpias a las menos limpias: ojos, cara
(con agua sola, no uses jabón), orejas, cuello, brazos y axilas, manos, tórax y abdomen, parte anterior de extremidades inferiores y genitales:
•

nariz: aspira secreciones nasales salvo orden en contra (traumatismo nasal o
fractura de huesos nasales, taponamientos,...), retira el esparadrapo de la
SNG, moviliza la misma para evitar decúbitos nasales y en el estómago, limpia restos de esparadrapo y pon uno limpio.

•

orejas: limpia bien el pabellón auricular, pero no utilices bastoncillos ni hurges
en el interior; tampoco quites costras porque pueden sangrar.

•

en varones, el afeitado ayuda a mantener la autoimagen.

•

antes de realizar la higiene en la región urogenital, observa si aparece en el
meato urinario una secreción amarillenta o blancuzca. De ser así, comunícalo
al intensivista para hacer un frotis; lava con jabón y agua templada, enjuaga y
seca muy bien con una toalla.

H) Moviliza al paciente a una postura que permita el aseo de la parte posterior del
cuerpo y el cambio de ropa de cama siguiendo las recomendaciones que te hemos
dado al principio. Los cambios de la ropa de cama tienen lugar en una de las tres
posiciones que describimos a continuación:
• Decúbito lateral derecho/izquierdo: es la posición más usada para el cambio
de ropa de cama. La elección del decúbito derecho o izquierdo se realiza siguiendo los criterios de estado respiratorio (atelectasia, etc.), lesiones en el paciente y número de dispositivos situados a cada lado de la cama.
• Semifowler: el paciente se mantiene boca arriba y el cambio de ropa de cama
tiene lugar desde la cabeza a los pies. Este tipo de movilización para el cambio
de ropa de cama se usa en los pacientes con presiones intracraneales elevadas o inestables, estado respiratorio que no permite lateralizaciones, fractura
de pelvis o cadera, fracturas costales, y siempre que lo consideres necesario
en base al estado del paciente. En este caso son necesarios al menos dos celadores.

- 35-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

• Decúbito supino: el paciente permanece tumbado en la cama, sin elevación
de la cabecera y la movilización tiene lugar en bloque. Este tipo de movilización
es imprescindible en pacientes que tengan lesiones medulares o vertebrales,
grandes fracturas de pelvis con fijadores externos y, en general, cualquier tipo
de patología que requiera una gran restricción de movimientos. Para la realización del cambio de la ropa de cama en decúbito supino es necesario que uses
la grúa disponible en la unidad (la movilización del paciente más a fondo te la
explicamos en el punto siguiente (2.6).
I) Enjabona, aclara y seca la parte posterior. El orden adecuado es cuello, espalda,
glúteos, parte posterior extremidades inferiores y región anal.
J) Cambiar la ropa de cama. Coloca la ropa sucia directamente en la bolsa destinada a tal fin, no dejándola nunca sobre el suelo ni sobre el mobiliario.
K) Aplica productos barrera en caso necesario, loción hidratante y ácidos grasos hiperoxigenados en los puntos de presión (te lo explicamos más detenidamente en el
capítulo dedicado a las úlceras por presión).
L) Acomoda al paciente en la postura más adecuada, asegurándote de que no quedan arrugas en la cama.
M) Desenreda el pelo si es posible y, cuando el/la paciente tenga el pelo largo, déjaselo recogido.
N) Perfuma la ropa de cama con colonia de baño si quieres, pero no apliques colonia
directamente sobre la piel del paciente.
Ñ) Coloca las líneas de monitorización o tratamiento que has retirado para facilitar el
aseo.
O) Sube la barandillas de la cama para prevenir caídas accidentales.
P) Recoge todo el material usado y la ropa sucia. Una vez limpia la palangana, hay
que desinfectarla con lejía.
Q) Aplícate solución alcohólica en las manos.
R) Registra en la historia de enfermería la técnica efectuada y cualquier incidencia
que haya surgido durante su realización.

- 36-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

Higiene y cuidados de los ojos.
Los pacientes inconscientes, sedados o inmovilizados tienen un riesgo alto de
presentar complicaciones oculares, que pueden abarcar desde infecciones leves de
la conjuntiva hasta lesiones y úlceras graves de la córnea, por lo que dependen de la
higiene y cuidados oculares realizados por el personal de enfermería, que van desde
una limpieza sencilla del párpado, hasta la oclusión de los párpados.
La higiene y cuidados oculares debes realizarla con suavidad, evitando rozar la conjuntiva para prevenir úlceras y lesiones corneales; por la mañana se hace coincidir
con el aseo diario del paciente, y a lo largo del día se debe realizar cada vez que la
situación del paciente lo requiera.
El procedimiento es muy sencillo:
• Prepara el material y sitúalo al lado de la cama en una mesita auxiliar.
• Realiza un lavado higiénico de manos y ponte guantes desechables.
• Pon al paciente en decúbito supino si su estado lo permite. También se puede
realizar dejando al paciente en semifowler y retirando la almohada de la cabeza. Si la situación del paciente lo permite, la cabeza debe quedar inclinada
hacia atrás.
• Carga jeringas con suero fisiológico.
• Usa diferentes guantes, jeringas y gasas para cada ojo.
• Valora el estado de la superficie corneal, prestando especial atención a los signos de infección, irritación, hematomas, etc.
• Limpia los párpados y pestañas con suero fisiológico y gasa estéril.
• Separa los párpados con los dedos índice y pulgar de una mano y con la otra
mano instila suero fisiológico en el interior del lagrimal, nunca dejándolo caer
desde lo alto, ni directamente sobre la córnea o el globo ocular. El ojo se limpia
desde el ángulo interno hacia el externo usando gasas diferentes para cada
ojo.
• Cierra y abre los párpados suavemente y repite el lavado las veces que sea
necesario.
• Cierra los párpados y seca con gasa estéril.

- 37-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

• Administra lágrimas o pomada oftalmológica epitelizante en el borde interno del
párpado inferior, evitando que el dispensador roce la mucosa palpebral o la
conjuntiva.
• Pon una gasa estéril sobre cada párpado. Los pacientes en coma, sedorrelajados o conectados a ventilación mecánica deben permanecer con los ojos cerrados a fin de evitar úlceras corneales.
• Recoloca y acomoda al paciente en la postura más adecuada.
• Recoge todo el material usado.
• Haz un lávado higiénico de manos.
• Si durante el procedimiento encuentras algún problema en el ojo, párpados,...
que no estaba descrito en la historia, comunícalo al médico.
• Registra en la historia de enfermería la técnica, el estado de la superficie corneal y cualquier incidencia que haya podido surgir durante su desempeño.

Una vez aseados los pacientes, los médicos pasan la visita médica; cada médico suele ver al mismo paciente a lo largo de su estancia en UCI, salvo que no venga a trabajar (salida de guardia, enfermedad...). En la visita es conveniente estar
presente para comentarle las novedades al médico y ayudarle en la exploración del
paciente si lo precisa.
Tras la visita, actualizamos el tratamiento, es decir, cambiamos las perfusiones
que el intensivista ha modificado y administramos la medicación nueva pautada.
Además, todos los días revisamos y curamos las heridas que pueda tener el paciente, revisamos los puntos de punción de los catéteres, aseamos la boca a los pacientes, se realizan los cambios posturales,...
A las 13 h. llega la visita de los familiares. Durante la visita, los médicos informan a las familias del estado de los pacientes.
Por último, para acabar la mañana se escribe el relevo de la misma y pasamos
el turno a los compañeros de la tarde.
Por la tarde, continuamos administrando los tratamientos y los cuidados de enfermería que el paciente precise. A las 19 h. nueva visita de sus familiares.

- 38-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

Por la noche, misma rutina que por la tarde; es conveniente, una vez acabada
la medicación de las 24 h. apagar las luces del box para que duerman los pacientes
concientes y orientados.
A las 7 de la mañana hay nueva visita de familiares.

2.6. MOVILIZACIÓN DE LOS PACIENTES.
(Francisca Montoya Pérez).

Tanto para realizar la higiene a los pacientes como para hacerles cambios
posturales (y disminuir así el riesgo de úlceras por presión), es necesario movilizarlos en la cama, movilización que ha de ser adecuada para evitar el agravamiento de
las lesiones.
Como pasos previos a movilizar al paciente debemos:
• reunir tanto personal sanitario como sea necesario según el tipo de lesiones, el cual se lavará las manos con solución alcohólica y utilizará los métodos de barrera adecuados a las condiciones del procedimiento a realizar.
• informar al paciente de lo que vamos a hacer y de la importancia de su colaboración si está consciente.
• valorar la necesidad de analgesia.
Dependiendo de las lesiones del paciente a movilizar procederemos de diferente
manera:

A) Pacientes con fracturas cervicales, dorsales y/o lumbares.
a. Cama en posición horizontal.
b. Movilización en bloque para lateralizarlo: mantener la alineación de cabeza, columna vertebral y miembros inferiores de la siguiente manera:
•

Una persona mantendrá la alineación y sujeción de la cabeza dirigiendo la
maniobra.

•

Otra sujetará hombro y pelvis.

•

Una tercera cogerá por pelvis y rodillas, SIN FLEXIONAR.

•

Al unísono se lateralizará al paciente.

c. EL PACIENTE NO SE PUEDE PONER EN POSICIÓN FETAL NI ENCOGER LA
COLUMNA BAJO NINGÚN CONCEPTO.
- 39-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

d. El paciente puede y debe mover las piernas en la cama y realizar ejercicios activos isométricos, sin mover la columna, siempre que su estado de conciencia lo permita.
e. Las fracturas dorsales/lumbares suelen cursar con alteraciones en la motilidad
intestinal, por lo tanto las primeras 24/48 horas el paciente permanecerá a dieta absoluta y progresivamente aumentará la ingesta según se restablezca el tránsito intestinal.
f. En caso de no poder lateralizar al paciente por fracturas asociadas (costales, volet
costal, pélvicas, etc.…) se utilizará la grúa con cinchas.

B) Pacientes con fracturas torácicas:
• Fractura clavicular bilateral.
• Fracturas costales bilaterales.
• Volet costal.
• Fractura de esternón.
En los casos anteriores se movilizará al paciente de arriba a abajo según te indicamos en el cuadro 2.2.
Cuadro 2.2. Movilización de paciente de arriba a abajo.

a. Cama a 30º.
b. Soltar y retirar ligeramente la sábana usada de la parte superior de la cama y
sujetar la limpia al colchón.
c. Se situará una persona a cada lado del paciente para elevar la cabeza y el
tronco. Otras dos se situarán a los laterales de la cama e irán retirando la sábana usada a la vez que avanzan la limpia hasta llegar a la cintura.
d. El personal que moviliza al paciente elevará las caderas y el resto progresará
con las sábanas hasta completar el cambio.

•

Fracturas unilaterales

a. Cama en posición horizontal.
b. La movilización se realizará lateralizando al paciente todo lo que éste tolere hacia
el lado no afectado, y después ligeramente hacia el lado fracturado, quedando en
decúbito supino con elevación del cabecero de la cama de 30º.
- 40-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

C). Pacientes con fracturas pélvicas.
•

Estables o estabilizadas con fijadores externos:

a. Cama en posición horizontal.
b. Se moviliza al paciente en bloque, manteniendo los miembros inferiores paralelos
con una almohada colocada a lo largo entre las piernas.
c. Una vez el paciente en decúbito supino, EVITAR LA ROTACIÓN EXTERNA DE
LOS MIEMBROS INFERIORES Y LA ELEVACIÓN DEL CABECERO DE LA CAMA
POR ENCIMA DE UN ÁNGULO DE 45º
•

Inestables:

a. Cama en posición horizontal.
b. Levantar al paciente en bandeja con grúa de cinchas y proceder a hacer la cama
como si estuviera libre.

D). Pacientes con fractura de cadera (cabeza, cuello y/o trocánter de fémur):
a. Cama en posición horizontal.
b. Se moviliza al paciente de arriba a abajo, como aparece en el cuadro 2.2.
c .NO APOYAR SOBRE EL LADO DE LA FRACTURA.

- 41-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

E). Pacientes con fractura de fémur y miembros inferiores.
a. Cama en posición horizontal.
Figura 2.13. Grúa para movilizar
a los pacientes.

b. Se efectuará el cambio de cama movilizando al
paciente de posición supino a decúbito lateral SOBRE EL MIEMBRO FRACTURADO.
c. En las fracturas de fémur se eleva la pierna fracturada sobre una férula de Braun y se inserta una
tracción esquelética (con agujas de Kirschner) o
una tracción cutánea (con vendas). Ocasionalmente, según prescripción médica, se dejan la pierna
sin férula sobre el plano de la cama.
d. La función de las tracciones es alinear en lo posible el acabalgamiento del foco de fractura hasta
la intervención quirúrgica. Durante la movilización
NO SE PUEDE AFLOJAR, DESCOLGAR NI MODIFICAR EL EFECTO DE LA TRACCIÓN; TAMPOCO SE DEBEN HACER TOPES NI NUDOS EN
EL HILO DE LA TRACCIÓN QUE IMPIDAN SU
FUNCIÓN.

2.7. RECOMENDACIONES SOBRE SEGURIDAD DEL PACIENTE.
• Antes de administrar un fármaco, verifica prescripción, fármaco, dosis, vía de administración e identificación del paciente. Los incidentes adversos que con más
frecuencia se comunican son los relacionados con los fármacos.
• Cuando administres un fármaco según necesidad, es responsabilidad tuya valorar
al paciente para determinar si lo necesita o no.
• Precaución con narcóticos, antibióticos y fármacos vasoactivos.
• Identifica adecuadamente los sueros que preparas con las etiquetas de medicación.
• Asegúrate de que el paciente toma la medicación oral.
• Controla la aparición de reacciones adversas en el paciente.

- 42-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

• Conoce el correcto funcionamiento, cuidados y posibles averías de los aparatos
que utilizas.
• No facilites informaciones por teléfono nunca.
• Guarda el secreto profesional.
• Vela por la intimidad de los pacientes.
• Custodia adecuadamente las historias de los enfermos.
• Cuestiona órdenes temerarias.
• Insiste en que los facultativos clarifiquen sus órdenes por escrito y con letra legible.
• Registra todas las valoraciones e intervenciones de enfermería; en tus registros, no
utilices abreviaturas no estandarizadas, pues pueden llevar a errores.
• Trabaja dentro de los límites de tu formación.
• Sigue los procedimientos y normativas del centro.
• Identifica siempre al paciente ante cualquier situación.
• Protege al paciente de daños potenciales.
• No apliques técnicas ni tratamientos sin consentimiento del paciente.
• No caigas en la rutina.
• Muestra siempre una actitud crítica hacia tu propio trabajo.
• Protege a los pacientes agitados o desorientados.
• No informes a los pacientes del estado de otros pacientes.
2.8. PREPARACIÓN DE LA HISTORIA PARA EL ALTA.
Cuando el paciente va a salir de alta de UCI, debes arreglar la historia. Una
historia bien ordenada es fundamental para facilitar la tarea a los compañeros que
van a recibir al paciente en planta.
En primer lugar, grapamos las gráficas de enfermería ordenadas por fechas
(ponemos debajo la primera y vamos subiendo hasta la última). Estas gráficas forman una especie de carpeta.
A continuación debes grapar en bloques separados las hojas de evolución,
tratamientos, analíticas, gasometrías, estudios de coagulación, hojas de consulta y
otros papeles que acompañen a la historia (hojas de anestesia, informes quirúrgicos,...), así como los ECG. Junto a las hojas de evolución grapamos y enviamos un

- 43-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

informe de alta para la planta y otro para el enfermo en un sobre debidamente identificado.
Figura 2.14. Programa Aurora para
cumplimentar los informes de alta de enfermería.

Cogidos con un clip enviamos a
la planta el tratamiento de alta,
el informe de alta de enfermería
cumplimentado con el programa
Aurora® (figura 2.14), que está
instalado en los ordenadores de
los controles de enfermería, y
las etiquetas del paciente.

En la UCI quedan dos informes de alta para la administrativa de la UCI.
Por último nos aseguramos de que el paciente lleva la pulsera identificativa; si
no es así, solicitaremos una nueva al servicio de admisión.

2.9. MEDIDAS DE SEGURIDAD PARA TRABAJAR EN U.C.I.
El trabajo de enfermería en la UCI no conlleva más peligro que el trabajo en una
planta; sin embargo, las peculiaridades del servicio hacen aconsejables una serie de
medidas de seguridad que te ayuden a prevenir accidentes.
Seguridad eléctrica.
En cuanto a los aparatos de UCI, conocer:

• cuándo debe usarse un aparato, cómo funciona y para qué sirve. Lee los manuales de instrucciones de los equipos.

• los problemas y riesgos inherentes a un aparato específico, las precauciones necesarias para evitar problemas y cómo reconocer los fallos del instrumental.

• las relaciones sicológicas que se generan entre pacientes y aparatos capaces de
generar miedo, ansiedad o una dependencia excesiva.

• apágalos siempre antes de desenchufarlos.
• siempre que se limpie aparataje, tenerlo apagado y desenchufado de la red.
- 44-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

• desenchufa tirando del enchufe, no del cable.
• no mojes nunca cables eléctricos.
• revisa los cables detenidamente para detectar roturas que pueden pasar inadvertidas.

• envia a revisar los aparatos que se hayan caído.
• ten siempre las camas conectadas a los enchufes.
• no uses alargaderas, pero si tienes que usarlas, no las tengas por el suelo.
• no uses adaptadores.
• retira enseguida todo cable o aparato defectuoso.
• no mojes cables que porte el paciente.
• llama al electricista para que arregle los enchufes defectuosos y no los utilices
mientras tanto.

• aleja los equipos eléctricos que no se usan de la cama del paciente.
Medidas de seguridad radiológica.

• No te quedes en la habitación cuando se realiza una Rx.
• Utiliza delantales plomados para poner un PM temporal.
• Si es necesario que permanezcas con el paciente cuando se le va a hacer una
radiografía, protégete.

• Ponte siempre detrás del aparato.
• Avisa al compañero que realiza las Rx si hay una embarazada en el box.
• Alejate del box si se estás embarazada mientras realizan las radiografías.
Medidas de seguridad respiratoria.

• No te sitúes delante de "chorros de aire" espirado por el paciente cuando se desconecte del respirador.

• Ponte mascarilla para aspirar secreciones.
• Si el paciente expectora, proporciónale una bolsa de plástico y pídele que tire sus
esputos en ella.

- 45-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

Medidas de seguridad con enfermos agitados.

• No intentes sujetar tu sóla a un enfermo agitado.
• No te pongas al alcance de sus pies.
• Mantén la sujección siempre y no lo sueltes si estás sóla.
• No los contradigas ni polemices.
• No metas el dedo en la boca ante un paciente con convulsiones.
Otras medidas:

• No hagas sobreesfuerzos y adopta posturas adecuadas para hacer esfuerzos,
porque sólo tienes una espalda que te debe durar toda la vida.

• Vacúnate de la Hepatitis B, tétanos y gripe
• Nunca encapsules agujas.
• Limpia cuanto antes el material de urgencia utilizado: desfibrilador, laringoscopio,...

• Limpia inmediatamente las superficies que se contaminen con sangre u otros líquidos corporales.

- 46-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

3. CUIDADOS CARDIOLÓGICOS.
3.1. MONITORIZACIÓN.
(Jesús M. Navarro Arnedo).

Un monitor es un dispositivo que permite la vigilancia y control de los pacientes,
mostrando, bien sea en una pantalla, bien traducido a un papel, uno o más parámetros detectados por el mismo.
El ECG fue el primer signo vital registrado en forma continua y es la base para
toda monitorización en pacientes críticos. Para monitorizar el ECG se necesita:
• Un monitor; es un aparato que recibe señales bioeléctricas generadas por la actividad cardíaca y las integra para producir un ECG, que puede ser observado en
la pantalla de un osciloscopio. Partiendo del ECG, el monitor expresa la frecuencia cardiaca en dígitos. Dispone de alarmas visuales y auditivas que se activan
cuando la frecuencia sube o baja de los límites establecidos. Puede estar dotado,
además, de memoria e interpretación de arritmias,... En nuestra unidad disponemos de dos tipos de monitores (figuras 3.1 y 3.2).

Figura 3.1. Monitor Siemens.

Figura 3.2. Monitor Dräger.

Su funcionamiento es muy sencillo e intuitivo; el botón giratorio situado en el ángulo inferior derecho permite situarnos en la pantalla sobre el parámetro que queremos modificar; al pulsarlo, entramos en la configuración del mismo y podemos cambiar la derivación del ECG, su tamaño, los límites de alarma, la escala,...
• Los electrodos, cuya misión consiste en recoger la señal de la superficie cutánea; dispones de ellos a la cabecera del paciente. Para recibir una buena señal:
1.- Los electrodos deben ser iguales y de la misma marca.
- 47-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

2.- Debes situarlos de forma que se reconozcan las diferentes ondas del ECG.
3.- Deja libre la pared anterior del tórax para una eventual desfibrilación.
4.- Aplicación de los electrodos:
•

procura adherirlos bien, pues los cambios repetidos dañan la piel del paciente.

•

la piel ha de estar limpia, seca y desengrasada; si hay exceso de vello, puedes cortarlo o rasurar con cuidado para no dañar la piel.

•

si aparecen muchos artefactos en el monitor, puedes limpiar la piel del paciente con un algodón o gasa empapados en alcohol, secando muy bien a
continuación y adherir los electrodos.

•

cámbialos de posición y cada vez que se mojen para evitar que la piel quede
mojada y se macere (en especial en niños y personas con pieles sensibles).

•

los electrodos son desechables.

• Cables del paciente al monitor, que conduce la señal; debes tener la precaución de no doblarlos de forma brusca o atraparlos con la cama, pues pueden estropearse.

MONITORIZACIÓN DE LA TENSIÓN ARTERIAL.
Los monitores permiten controlar la tensión arterial de forma no invasiva mediante
un manguito de presión. Además, se puede programar la frecuencia de toma de la
TA y alarmas para la misma. Es importante que el manguito sea del tamaño adecuado, pues un manguito de tamaño superior al que le corresponde al paciente ofrece cifras de tensión más bajas que las reales, mientras un manguito de tamaño inferior dará medidas superiores a las reales.

PULSIOXIMETRÍA.
El pulsioxímetro es un aparato que monitoriza la saturación capilar de oxígeno
arterial (Sat02) en pacientes con riesgo de hipoxemia, permitiendo controlar de manera continua y no invasiva la saturación de oxígeno arterial del mismo. Es un método aproximado pero bastante efectivo que, si bien no reemplaza la gasometría arterial, sí es una buena manera de valorar rápidamente la saturación de oxígeno, aunque hay que tener precaución en intoxicaciones por monóxido de carbono. El valor
- 48-

GUIA PRÁCTICA DE ENFERMERIA EN
EL PACIENTE CRÍTICO. 2ª EDICIÓN.

normal es de 95-100%. Por debajo de 85% el organismo está en una situación de
hipoxemia y, por debajo de 70%, hay peligro vital.
El elemento clave en la monitorización de la SatO2 es el sensor (figura 3.3):
1. Elegirlo según el tamaño del
paciente. Hay sensores para niños y adultos.
2. Utilizar un lugar bien perfundido
que cubra completamente el detector del sensor:
• dedos corazón o anular de la
mano no dominante. Si lleva
una arteria radial canalizada,
poner ahí el sensor siempre
que la lectura sea correcta (así

Figura 3.3. Sensor de saturímetro.

sólo inmovilizamos una mano).
• puede ponerse en el pie (dedo al lado del gordo del pie), pero hay que verificar
que no tenga mala circulación en las extremidades inferiores.
• Si el paciente tiene mala circulación periférica, intentar en el lóbulo de la oreja o
incluso sobre la nariz.
3. No restringir la circulación con excesiva presión si ponemos cinta adhesiva.
4. Los dedos han de estar limpios y secos para pegar el sensor.
5. Si hay esmalte de uñas, retirarlo antes.
6. La fuente de luz arriba. Una vez pegado el sensor, conectar el cable al sensor
respetando la forma del mismo.
7. Puede pegarse el cable a la mano con una tira de esparadrapo a una cierta distancia (de 8 a 15 cm) para que los tirones que se produzcan no despeguen el sensor.
8. Cambiar el sensor de sitio al menos cada día para prevenir lesiones por presión o
quemaduras.
9. Si la luz ambiental es muy fuerte, o sobre el sensor incide luz directa muy intensa,
puede alterar la medición. Será necesario cubrirlo con algodón o venda de Soffban.
10. No reesterilizar el sensor.
- 49-


Documentos relacionados


Documento PDF manual criticos
Documento PDF 298966102 chocarro procedimientos y cuidados en enfermeria medico quirurgica
Documento PDF sedoanalgesia en el paciente crc3adtico
Documento PDF bvcm017095
Documento PDF sa 1398 2013
Documento PDF gasometria


Palabras claves relacionadas