Caja PDF

Comparta fácilmente sus documentos PDF con sus contactos, la web y las redes sociales.

Compartir un archivo PDF Gestor de archivos Caja de instrumento Buscar PDF Ayuda Contáctenos



ArenadelZennrok .pdf



Nombre del archivo original: ArenadelZennrok.pdf
Autor: Laura Pérez Magán

Este documento en formato PDF 1.5 fue generado por Microsoft® Word 2016, y fue enviado en caja-pdf.es el 13/02/2017 a las 14:48, desde la dirección IP 193.153.x.x. La página de descarga de documentos ha sido vista 2829 veces.
Tamaño del archivo: 1.9 MB (519 páginas).
Privacidad: archivo público




Descargar el documento PDF









Vista previa del documento


Primera parte........................................................................................ 7
Prólogo: Tiempo y Fuego .................................................................. 8
1.1 Ascensión .................................................................................. 10
1.2 Dozdormu ................................................................................. 12
1.3 Pacto ......................................................................................... 16
1.4 Calor.......................................................................................... 21
1.5 Declive ...................................................................................... 26
1.6 Sentencia .................................................................................. 32
1.7 Sombras .................................................................................... 36
1.8 Simbiosis ................................................................................... 44
1.9 Orgullo ...................................................................................... 49
1.9.2 Retorno .................................................................................. 54
2.1 Hierro ........................................................................................ 58
2.2 Cauterizar ................................................................................. 67
2.3 Embargo.................................................................................... 73
2.4 Hogar ........................................................................................ 81
2.5 Tormento .................................................................................. 87
2.6 Luciérnagas ............................................................................... 94
2.7 Lucidez ...................................................................................... 99
2.8 Respiro .................................................................................... 105
2.9 Insomnio ................................................................................. 115
2.9.2 Disturbios............................................................................. 120
2

2.9.3 Letargo ................................................................................. 124
3.1 Trance ..................................................................................... 130
3.2 Corvato ................................................................................... 136
Primer sueño ................................................................................ 146
3.3 Implosión ................................................................................ 150
Segundo sueño ............................................................................. 158
3.4 Descenso................................................................................. 165
3.5 División ................................................................................... 170
3.5.2 Agua ..................................................................................... 177
Tercer sueño ................................................................................. 180
3.6 Búsqueda ................................................................................ 187
3.7 Fatuo ....................................................................................... 195
3.8 Sacrificio ................................................................................. 199
3.9 Engaño .................................................................................... 207
3.9.2 Oxígeno................................................................................ 213
4.1 Penitencia ............................................................................... 216
4.1.2 Abandono ............................................................................ 224
4.2 Tregua ..................................................................................... 228
4.3 Revancha ................................................................................ 235
4.4 Coronación ............................................................................. 243
4.5 Destierro ................................................................................. 247
4.6 Mak'gora ................................................................................. 253
4.7 Honor ...................................................................................... 264
3

4.8 Senda ...................................................................................... 271
Cuarto sueño ................................................................................ 275
4.9 Éxtasis ..................................................................................... 279
Quinto sueño ................................................................................ 285
4.9.2 Desafío ................................................................................. 294
[P1]Notas del autor y Epílogo ....................................................... 301
Memoria: Danaryel....................................................................... 308
Memoria: Bazowe......................................................................... 312
Memoria: Synare .......................................................................... 320
Memoria: Zui Xeng ....................................................................... 323
Memoria: Ragnaros ...................................................................... 330
Memoria: Alterac.......................................................................... 336
Memoria: Karnosh ........................................................................ 341
Segunda parte .................................................................................. 351
Segundo prólogo: Marea .............................................................. 352
5.1 Dominancia ............................................................................. 356
5.2 Óxido....................................................................................... 363
5.3 Sello ........................................................................................ 372
5.4 Alcor........................................................................................ 383
5.5 Arena del Zenn'rok ................................................................. 391
5.6 Rastro...................................................................................... 402
5.7 Amanecer ............................................................................... 410
5.8 Orígenes.................................................................................. 418
4

5.9 Nexo........................................................................................ 428
5.9.2 Maná.................................................................................... 437
6.1 Réquiem.................................................................................. 443
6.2 Mentiras ................................................................................. 451
6.3 Caída ....................................................................................... 460
6.4 Tiempo .................................................................................... 466
6.5 Valor ....................................................................................... 469
6.6 Lealtad .................................................................................... 477
6.7 Esperanza................................................................................ 490
6.8 Epifanía ................................................................................... 497
Epílogo: Eternidad ........................................................................ 508
[P2]Notas del autor ...................................................................... 511
Capítulo extra: Archaux ................................................................ 515

5

Gracias a todas las personas que me han animado a
escribir esta historia. Espero que los seguidores de
World of Warcraft disfruten leyéndola tanto como
yo he disfrutado escribiéndola. Sólo deseo que esta
historia no quede en el olvido una vez leída. Hay
mucho de mí puesto en cada palabra, así que no es
una novela carente de significado o meramente
estética. Así que, sin más dilación, la historia.

6

Primera parte
“Las cadenas de la esclavitud solamente atan
las manos. Es la mente lo que hace al hombre
libre o esclavo”
(Franz Grillparzer)

7

Prólogo: Tiempo y Fuego
En ocasiones, cuando miro al cielo, veo algo
más que oscuridad. Mil ascuas de fuego bañan
el cielo, expectantes y oportunas, aguardando
a mi llegada. No somos tan diferentes,
supongo. El orgullo de los mortales es tan...
frágil, como una diminuta llama a dos pasos
del mar. Lo único que quedarán son las cenizas
de un mal menor, yo, que nací con cadenas. Y
no hay nada peor que tratar de pelear por la
libertad en un mundo condenado a la opresión
de sus propios hijos. Abandonaré este cuerpo
y abrazaré la muerte, aun pudiendo acabar
con la miserable inexistencia del humo que
envuelve este planeta. Ahora llegan, creyendo
haber impartido justicia, ansiosos de agarrar
con sus manos la recompensa prometida,
para, una vez más, demostrarme que este
monstruo nunca debería haber sido creado.

8

—Esto ya no lo necesitarás, monstruo—
comentó antes de pegarle otra patada que
dejaría al descubierto un montón de ceniza
esparcida por el suelo.

9

1.1 Ascensión
—¿No podemos cambiar el futuro? Yo he visto
el futuro y he hallado en él un destino horrible,
¿y aun así se nos está prohibido evitar la total
destrucción? ¡Absurdo! He visto la caída de
reinos y el renacer de un millar de guerras
empezadas por esos estúpidos mortales.
Gastan demasiadas vidas en conflictos que ni
ellos mismos comprenden, cuando realmente
deberían estar preparándose para algo mayor.
Necesitaré infinitas fuerzas e infinitos reinos.
A la larga me tocará a mí ser quien deba
cambiar el rumbo de este patético mundo.
Crearé algo superior a los mortales, ¡superior
al resto de dragones! Y nada... ¡Nada ni nadie
podrá detenerme! Contemplaré con mis ojos,
y de mi propia mano, la caída de los demás
dragones inútiles y de los peligros que
amenazan mi destino. Seré un auténtico
protector del tiempo y haré de este lugar algo
bello sin cabida para el mal. Aman'Thul nos
cedió la firme voluntad de proteger la única
10

realidad, y no dejaré que nadie se interponga
en nuestro deber. ¡Dozdormu, montón de
chatarra, tráeme a un esbirro de aquel al que
llaman Señor del Fuego!
—Sí, amo Kairoz. Iré al Núcleo de Magma.

11

1.2 Dozdormu
No era ningún dragón, por mucho que su
nombre pudiera sugerir lo contrario.
Kairozdormu se las ingenió, hacía ya mucho
tiempo, para robar un pequeño ser mecánico
de Ulduar. Era un robot de baja estatura, con
la misma forma que Mimiron y otros cientos
de mecánicos que habitaban aquel complejo
titánico, al que Kairozdormu confirió poderes
mágicos y una mejor capacidad para razonar e
idear lo que su amo le ordenara. Kairozdormu
lo bautizó con el nombre propio de un dragón
para burlarse de los de su raza, y juntos
crearon una instalación oculta llamada la
Forja del Tiempo. Ahí, ajenos a las pesadas
cargas
del
tiempo,
Kairozdormu,
irónicamente, pasaba los días con su fiel
ayudante. Dozdormu.
Y aquí se encontraba, a las puertas del Núcleo
de Magma. Unos ardientes elementales,
señores del fuego, se acercaron al pequeño
mecánico para amenazarlo de muerte. El
12

santuario del Señor del Fuego no era lugar
para que los débiles pasearan a su antojo. Los
elementales, viendo cómo Dozdormu
ignoraba sus amenazas, trataron de abrasarlo
con fuego.
—No podrás fundir este armazón, ardiente
elemental. Habiéndome demostrado tu
inutilidad quedas descartado para el gran
proyecto del amo.
Habiendo dicho esto, Dozdormu evaporó al
señor del fuego con un simple conjuro.
Viéndolo, el otro señor del fuego fue corriendo
a alertar al resto.
—No podrás huir, ardiente elemental.
Habiéndome demostrado tu cobardía quedas
descartado para el gran proyecto del amo—
dijo Dozdormu con su metálica voz, cuando el
elemental estaba a metros de distancia de él. A
los pocos segundos el esbirro de fuego estalló,
soltando numerosas chispas de fuego que se
evaporaban antes de llegar al suelo.
Pasaron poco más de dos minutos cuando un
ser naranja, de tamaño mucho mayor al de los
demás esbirros, se acercó al robot reptando
13

con su cola de serpiente. Tenía unos pocos,
pero enormes, pinchos en sus brazos y cabeza,
y cargaba con su mano derecha un largo
bastón rojo.
—¿Quién eres, pequeño ser?
Su voz desgarrada y aguda resonaba por
aquella sala cubierta entera por magma y
rocas.
—Soy el fiel ayudante del señor del tiempo,
Kairozdormu, y he venido aquí para llevarme
a un esbirro capaz de ayudarnos en un
interesante proyecto de gloria y poder. ¿Puedo
saber quién eres? —aunque el tamaño era
evidentemente diferente, Dozdormu no temía
los poderes de aquel ser. No había sido creado
para sentir dolor ni temor alguno.
—Soy Gehennas, uno de los esbirros más
notables del Señor del Fuego Ragnaros. Mi
palabra convierte en ceniza todo lo que toca, y
mis incontables esbirros me servirán allá
donde vaya. Ahora bien, tal vez me interese
formar parte de ese proyecto del que hablas.

14

Pero debemos darnos prisa, aquí no nos sobra
el tiempo.
—A nosotros sí—una corta risa, ligeramente
forzada, salió del pequeño robot, que a su
andar dejaba atrás el Núcleo de Magma—. Ven
y te contaré cuáles son los planes del maestro
y el encargo que tiene para ti, gran Gehennas.

15

1.3 Pacto
Sólo Kairozdormu conocía la ubicación de la
Forja del Tiempo, y nunca se lo había revelado
a Dozdormu. Ambos llegaban mediante
portales al interior de la estancia, donde no
había el más mínimo ventanal que mostrara el
exterior. Kairozdormu prefería que aquel sitio
siguiera siendo un secreto junto a todo lo que
ahí ocurriera. Las paredes eran de piedra
pulida, con algunas runas mágicas que daban
luz e iluminaban todas aquellas enormes
habitaciones. No había rincón sin amueblar.
No faltaban mesas ni sillas, como si ahí no
viviera él solo, y en todas las paredes había
estanterías repletas de libros, orbes y
extraños objetos mágicos. En la sala más
grande de todas había una chimenea de
piedra, sin encender, en el centro. Y justo en
frente se encontraba Kairozdormu sentado en
un sillón, con un libro en la mano, sin prestar
atención a la llegada de su ayudante y
Gehennas.
16

—Amo Kairoz, he hallado el candidato que
buscabas. Dispone de un amplio poder, así
como de una notable ayuda de esbirros
inferiores. Trata directamente con el mismo
Ragnaros, pero nos ayudará con la condición
de que todo se mantenga en secreto.
Kairozdormu no respondió. Se levantó con el
libro en sus manos y lo tiró encima de su sillón.
Se acercó lentamente a Gehennas, que estaba
justo detrás de Dozdormu, y le propinó una
patada a su ayudante para que se apartara.
Observó detenidamente a aquel ser de fuego,
que permanecía quieto observándolo a él de
una forma desafiante.
—Has hecho bien, Dozdormu—respondió
Kairozdormu, sin poder retener una pequeña
risa—, este sujeto será perfecto. Desprende
poder elemental desde aquí—comentó,
dirigiéndose directamente a Gehennas. Para
asegurarte que todo esto permanecerá oculto
evitaré preguntar quién eres. Sólo sé que
sirves a aquel al que llaman Señor del Fuego, y
eso será suficiente para confirmar tu
17

potencial. Ahora, si aceptas ayudarnos a
cambio de poder, sígueme.
Kairozdormu y Gehennas se dirigieron a una
sala cercana, oculta detrás de una estantería
de libros. Dozdormu les siguió, guardando
cierta distancia. No era la primera vez que
Kairozdormu se enfadaba con él por no
guardar las distancias, y no quería llevarse
otro golpe. Cuando los tres entraron en la sala
la puerta se cerró, y con ella la estantería que
la ocultaba. La sala era grande, sin runas ni
luces, pero con unas grandes ranuras en las
paredes por donde caía lava constantemente a
otras ranuras del mismo tamaño en el suelo de
piedra, protegido por un muro bajo también
de piedra. En el centro de la sala había una
pequeña base más elevada, y justo en medio
una base de piedra rectangular, más parecida
a un enorme altar que a una mesa. Gehennas y
Kairozdormu se acercaron al altar de piedra,
dejando a Dozdormu cerca de la puerta, y
vieron cómo encima del altar había el cadáver
de un elfo de sangre en estado de
descomposición. El cuerpo muerto del elfo de
18

sangre cargaba una pesada armadura,
impropia de alguien de su raza debido al gran
tamaño de la armadura y el peso que
significaba. Tal vez un orco habría podido
cargar esa armadura, pero no un elfo de
sangre.
—¿Qué significa esto? ¿Pretendes crear un
elemental a partir de un cadáver? Su patética
armadura no aguantaría el calor. —preguntó
Gehennas, incrédulo y enfadado al creer que
se trataba de una broma.
—No juzgues las cosas tan rápidamente—
respondió Kairozdormu, pasando su mano por
encima de aquella armadura—. Este muerto
estaba en Alterac, víctima de los estúpidos
conflictos de los mortales. Arca'aucax, se
llamaba el joven. Pero no me interesan los
elfos—dicho esto, Kairozdormu se giró hacia
Dozdormu y le hizo un gesto con la cabeza,
indicándole que se acercara—. ¡Dozdormu,
montón de chatarra, tráeme el yelmo y
empezaremos con esto!

19

Dozdormu se dirigió corriendo a un lado de la
sala, cerca de las paredes por donde la lava
caía sin parar, y abrió un gran baúl que se
encontraba expresamente ahí para guardar el
yelmo. Lo sacó con cuidado, como si se tratara
de algo frágil, y se lo dio a Kairozdormu. Éste
lo cogió y se lo colocó al cadáver.
—¿Sabes lo que tienes que hacer ahora? No
podemos permitirnos errores en esto—
preguntó Kairozdormu a Gehennas, quien
afirmó con la cabeza—. Esta patética
armadura está hecha con un acero parecido al
de mi ayudante y resiste perfectamente tu
fuego. Necesito todo tu potencial ígneo. El más
mínimo error podría significar el fracaso.
Empecemos.

20

1.4 Calor
Kairozdormu permanecía a cierta distancia de
Gehennas, puesto que se habían alejado para
evitar que la magia que iban a usar se mezclara
donde no debía, o incluso que se atacaran sin
querer el uno al otro. Guardaron silencio
durante unos segundos, inspirando y
relajándose para quitar cualquier posible
duda, y empezaron con el ritual. Kairozdormu
susurró unas palabras y sus manos se le
iluminaron. Un aura violeta y chispeante le
cubría las manos, indicio de que la magia
estaba lista. Gehennas apretó con fuerza su
bastón con ambas manos durante unos
segundos y sus ojos se tiñeron de un rojo
llameante. Estaba listo. Kairozdormu soltó un
rayo mágico que impactó directamente contra
la armadura del muerto, que permanecía
inmóvil a pesar del hechizo. Mientras
Kairozdormu permanecía energizando el
cadáver, Gehennas empezó a canalizar un rayo
de fuego que se mezclaba con el otro rayo
21

mágico. El cadáver empezó a agitarse y a arder
con más fuerza, a medida que pasaban los
segundos, pero la armadura seguía siendo
demasiado pesada como para que el cuerpo
amenazara con caer y entorpecer el ritual. La
carne del muerto ardió con fuerza y se
desintegró, y la armadura de metal se iba
soldando a los huesos. Todo iba perfecto, pero
algo empezaba a ir mal cuando la armadura,
que hasta entonces ardía con fuerza,
empezaba a apagarse.
—¿Se puede saber qué haces? No podemos
fallar ahora, ¡ahora no, no detengas tu fuego!
—Kairozdormu empezaba a alterarse ante la
idea de fracasar en ese proyecto que había
ansiado desde hacía tanto tiempo.
—No es mi culpa. Aquí falla algo, la armadura
se
está
fundiendo—ambos
seguían
canalizando sus hechizos, y ocasionalmente
miraban con apuros a Dozdormu, esperando a
que ayudara con lo que él mismo diseñó—.
—¡Inútil, no va a fundirse! ¡Dozdormu, ayuda
tú también! —ordenó Kairozdormu a su
22

ayudante, intentando reprimirse el odio que
fracasar le generaba y aguantándose las ganas
de limpiarse el sudor de la frente.
Ante esas palabras, Dozdormu se acercó y
empezó a canalizar el mismo hechizo que su
amo. Gehennas, por su parte, canalizaba el
hechizo con más fuerza, pero, harto de ver
refunfuñar a Kairozdormu, prendió en fuego
su cola y empezó a dar golpes al suelo con ella.
Las pequeñas llamas, que salían desprendidas
a causa de los coletazos, se convertían en
pequeños elementales de fuego que se
disponían alrededor de Gehennas para
ayudarle a canalizar. Se había generado un
peligroso torrente de fuego y magia que
impactaba directamente contra el muerto, que
ahora sí se agitaba con fuerza y se veía con
claridad cómo su cráneo se había
desintegrado parcialmente. Kairozdormu
canalizaba el rayo violeta con su mano
derecha, mientras con la otra mano alzada
empezaba a conjurar otro hechizo.

23

—¡Despierta y obedece, elemental! —aunque
no lo quería decir, Kairozdormu temía que, al
ser un elemental, respondiera a la llamada de
Gehennas antes que a la suya—. ¡Despierta
ahora y sírveme!
Kairozdormu lanzó un hechizo, que segundos
antes había empezado a generar, y cortó
instantáneamente los hechizos que hasta
ahora se estaban canalizando. El silencio se
hizo en la sala, a la espera de una señal que
indicara que todo había salido bien. La
armadura de aquel cuerpo muerto había
cogido una tonalidad ligeramente rojiza y
marrón, como consecuencia de la magia que
había recibido. Nadie decía nada. Todos,
incluido Dozdormu, parecían perder la
esperanza a cada segundo. Cuando parecía
que Kairozdormu y Gehennas iban a
enzarzarse en una pelea para discutir quién
tenía la culpa del fracaso, el cuerpo que
permanecía medianamente apagado empezó a
arder y a levantarse. Aquel muerto, que ahora
era un elemental con un armazón adherido a
24

los huesos que le quedaban, se había sentado
encima del altar y se contemplaba las manos
de metal con curiosidad. Su yelmo, que estaba
dotado de una visera con ranuras, ardía con
fuerza sin dejar ver rostro alguno. El
elemental levantó la vista hacia los tres
espectadores, que contemplaban sin palabras
la creación, y bajó del altar por sí mismo. Los
cuatro presentes ahora intercambiaban
miradas inexpresivas, a la espera de que
alguien hablara.

25

1.5 Declive
El elemental se encontraba frente a ellos,
limpiándose la armadura con las manos con
indiferencia. Kairozdormu no puedo evitar
esbozar una tenebrosa sonrisa de orgullo,
mientras que Gehennas esperaba su preciada
parte del trato. Pero Kairozdormu tenía ahora
otras ideas en mente. Se acercó al elemental y
lo miró fijamente, aún con la sonrisa en el
rostro.
—Bienvenido, elemental. Yo soy tu creador y
tú has acudido a mi llamada—Kairozdormu
trataba de dar a entender que el elemental era
ahora su esbirro, pero como no conocía su
poder no podía arriesgarse a enfadarlo.
—Si no te importa—interrumpió Gehennas—,
tengo prisa. Cumple con tu parte del trato y me
iré. ¿O acaso tu palabra no vale nada?
—Sigue a mi ayudante y él te dará tu parte del
trato—respondió Kairozdormu sin girarse.
Estaba demasiado asombrado con lo que
26

acababa de crear. El elemental parecía ignorar
todo cuanto ocurría a su alrededor.
Gehennas y Dozdormu desaparecieron por la
puerta sin mediar palabra, pero Kairozdormu
se quedó para analizar su creación.
—Dime
tu
nombre,
elemental—dijo
Kairozdormu, cruzando los brazos.
—No tengo nombre. Soy un elemental—su voz
era apagada y profunda, pero potente como el
mismo fuego.
Kairozdormu se dirigió caminando al baúl que
contenía el yelmo del elemental y lo miró sin
abrirlo.
—Ven—comentó—, aquí hay algo tuyo. Este
no es mundo para débiles, así que te he dejado
una espada nueva. Suficiente para que puedas
defenderte si se da el caso. Te espero fuera, no
tardes.
Kairozdormu quería dejar que el elemental
asimilara la situación. Ciertamente no era sitio
para débiles, pero Kairozdormu sabía que lo
que acababa de crear era todo lo contrario a
un ser débil. Y en parte eso le atemorizaba. El
elemental se dirigió caminando al baúl y de él
27

sacó una espada plateada y pulida. La miró y
pasó sus manos por el filo. A los pocos
segundos entró por la puerta Dozdormu que,
bastante deprisa, se plantó a un palmo del
elemental.
—Hola—dijo Dozdormu—. Yo soy quien te ha
diseñado, así que yo soy quien te reparará si
pierdes alguna tuerca. Me llamo Dozdormu, y
tú te llamas Arca'aucax. Yo lo sé todo sobre ti.
Soy tu guardián y herrero.
—Arca'aucax—respondió el elemental con un
tono de voz tranquilo y adormecido.
—Bien. Ahora vamos. El amo tiene algunos
trabajos para ti—Dozdormu se temía lo
mismo que Kairozdormu, pero tenía la certeza
de que su amo seguía siendo más poderoso.
Ambos salieron por la puerta, abandonando la
estancia, y se dirigieron a la sala donde
Kairozdormu les esperaba. El elemental, con la
espada en la mano, analizaba fríamente a su
creador. Estaba frente una de las numerosas
estanterías con libros, rebuscando entre ellos.
A su lado, encima de una mesa, había un libro
28

azul con pequeñas runas en su cubierta. Al
verlos, Kairozdormu agarró el libro y se giró.
—Excelente. Todo un éxito, sin duda—
Kairozdormu se acercaba lentamente a ellos,
con el libro en sus manos, mientras hablaba—
. Pero ahora que ya conoces tu condición de
esbirro tienes trabajo que hacer. Toma este
libro—dijo con un tono aborrecido, dejándole
el libro en sus manos de metal—, deberás
aprender tus obligaciones. Si me fallas te
arrepentirás.
El elemental agarró el libro sin intención de
ojearlo, mirando desafiante a Kairozdormu. La
idea de ser su esbirro no le agradaba para
nada.
—Dozdormu—prosiguió,
esta
vez
dirigiéndose a su ayudante—, ¿qué la pasa,
por qué no habla?
—Es normal—respondió Dozdormu—. Él es
un elemental y su fuego acaba de nacer. Ahora
mismo no es más que la pequeña llama de una
vela, por decirlo de algún modo. Aun así, amo
Kairoz...
29

—Bueno, pues será mejor que reaccione
pronto—Kairozdormu
miraba
con
superioridad al elemental—. O de lo
contrario...
El elemental permanecía quieto, observando
fríamente el sitio y las palabras de
Kairozdormu. Pero, cuando escuchó a
Kairozdormu dar a entender que era capaz de
matarlo, empezó a arder, quemando así el
libro que estaba en sus manos. Kairozdormu,
viendo cómo su esbirro quemaba el libro y
amenazaba con quemar todos los libros de la
sala, entró en cólera.
—¡Basta! ¿Acaso me amenazas, inútil?
Kairozdormu empezó a conjurar un hechizo
con su mano derecha, que se tiñó con un aura
azul, por si el elemental decidía atacarlo.
—Yo no obedezco a tu magia, sino al fuego.
Ahora déjame ir—su voz atemorizaba una
parte de Kairozdormu, que seguía sin conocer
el potencial del elemental.
—Lo que me temía. No me sirves para nada—
Kairozdormu lanzó el hechizo arcano que
había estado conjurando contra el elemental,
30

que permanecía quieto tras el impacto, como
si nada hubiera ocurrido.
—Tu magia es débil. Me has creado demasiado
bien, amo—dijo riéndose ligeramente
mientras se acercaba lentamente, paso a paso,
a Kairozdormu—. Ríndete y libérame, o…
En ese momento el elemental, que ardía con
fuerza, se apagó sin mediar palabra. El fuego
de su interior había perdido su fuerza, y sólo
un pequeño fuego permanecía en su interior.
Kairozdormu no tenía palabras para describir
lo que sentía.
—¿Qué habéis hecho mal, pedazo de chatarra?
—el miedo se dejaba entrever en su tono de
voz—. Tú o el lagarto habéis hecho algo mal.
Esto no es normal. Debo deshacerme de esto
antes de que todo el sitio peligre.

31

1.6 Sentencia
—Sí, el robot también va con él. Puedes
quedártelo—Kairozdormu vestía una túnica
marrón que ocultaba su rostro con una
capucha. No quería que le relacionaran con ese
negocio.
—¿Y dices que a base de golpes se enciende y
se apaga—preguntó el orco que se encontraba
frente a él con dos orcos armados
defendiéndolo—¿No puede resultar un
peligro?
—Su armadura resiste la magia y los golpes, y
eso va genial para el negocio que tú llevas, ¿no
crees? Si resulta un peligro basta con
desarmarlo y encadenarlo, o bien, si te
aburres, puedes tirarlo al río—añadió
Kairozdormu, soltando una leve risa.
—Está bien. Toma tus monedas—dijo el orco
con un semblante serio y amenazante,
mientras entregaba una bolsa llena de
monedas de oro a Kairozdormu. En seguida
hizo un gesto con la cabeza a los guardias y
32

éstos se llevaron al elemental y a Dozdormu
encadenados. Kairozdormu se limitó a contar
las monedas que llenaban sus manos,
ignorando las miradas del elemental y su
ayudante.
Ahora Dozdormu y el elemental se
encontraban encadenados dentro de un
carruaje, junto a dos orcos que tiraban del
carro y los vigilaban constantemente de reojo.
—Oye, Doz—dijo el elemental en voz baja—,
¿qué haces aquí, no se supone que tienes
suficiente poder como para romper estas
ataduras y teleportarte?
Dozdormu negó con la cabeza y le enseñó las
manos encadenadas.
—Amo Kairoz me ha incapacitado para la
magia. Ahora mismo sólo soy un herrero
normal—añadió.
—¡Silencio! —interrumpió uno de los orcos al
escucharlos hablar.
El viaje fue largo. El elemental y Dozdormu
permanecieron encadenados durante dos días
enteros, a pesar la lluvia y el calor de las áridas
tierras de Tanaris. Por suerte, el elemental y
33

Dozdormu no necesitaban comer ni dormir, y
en esos momentos no sentir hambre ni sueño
era un alivio. Pronto pararon.
—Ya casi hemos llegado—comentó uno de los
orcos a su compañero, que asintió con firmeza.
—¿A dónde nos lleváis? —preguntó el
elemental. Ambos orcos rieron al oír la
pregunta.
—Os llevamos a vuestro nuevo hogar—
respondió uno de los orcos.
A medida que pasaban los minutos se iban
distinguiendo a lo lejos el ruido de rugidos,
gritos, peleas y espadas. Hasta ahora el
elemental se había limitado a mirar a lo lejos
el mar y las montañas, pero ahora no pudo
evitar girarse para contemplar una gran
construcción
de
piedra
de
forma
medianamente circular y repleta de orcos,
trols, elfos de la noche y otras razas que el
elemental nunca había conocido. Al parar el
carruaje, uno de los orcos que conducía se fue
a hablar con uno de los numerosos guardias
que custodiaban el sitio.
34

—¡Traedlos! —gritó el guardia que había
estado hablando con el orco. Los guardias
llevaban enormes armaduras que les cubrían
el cuerpo y el rostro, así que era complicado
distinguir su raza—¡Sus celdas están listas!

35

1.7 Sombras
Ahora el elemental se encontraba encerrado,
con ambos brazos inmovilizados por unas
largas cadenas que conectaban con las
paredes de su celda y lo obligaban a
mantenerse de pie. Seguía sin entender nada.
¿Quién o qué era, y qué querían de él? Tras
haberse apagado frente Kairozdormu
despertó junto a Dozdormu y frente los orcos
que lo compraron. Poco recordaba sobre su
corta estancia en la Forja del Tiempo ni por
qué razón se apagó. Ni quería recordarlo.
Creía que había tenido bastante y que era hora
de salir, pero ni él mismo sabía bien dónde
estaba ni cómo escapar. Mientras agitaba sus
brazos, para zafarse inútilmente de sus
cadenas, un orco armado y acorazado entró en
su celda.
—Tú, monstruo, ha llegado tu hora—dijo
aquel gran orco, mientras detrás de él aparecía
otro orco que se acercaba al elemental para
quitarle las cadenas que lo aprisionaban—.
36

Más te vale cumplir y aguantar. Han pagado un
buen precio por ti.
El elemental salió de su celda, flanqueado por
aquellos dos orcos amenazantes, y se dirigió a
la salida del pasillo, donde otros grandes orcos
armados se apartaban para abrirle paso. Los
orcos que lo flanqueaban se quedaron a las
puertas, dejando que el elemental saliera solo.
Se encontró dentro de una enorme arena, solo,
bañada con los estruendosos gritos de
aquellos salvajes que se encontraban en la
grada levantando sus armas.
—¡Silencio! —gritó alguien—¿Quién eres,
novato?
Un orco se asomó a la parte frontal de las
gradas, donde había un pequeño balcón para
contemplar con mejor perspectiva las peleas
de la arena. El orco llevaba una armadura
reluciente de oro y empuñaba una espada
medianamente oxidada.
—Soy Arca...—el elemental dudó unos
instantes, puesto que no recordaba bien su
nombre, y lanzó al aire el nombre con el que se
37

le conocería de ahora en adelante—Soy
Archaux.
—¡Archaux, magnífico! —la sordera del orco,
causada por los gritos diarios de la arena,
habían hecho que no escuchara bien lo que el
elemental le había dicho—¡Saludad a Archaux,
la nueva promesa de la Arena!
Las estradas del público se llenaron de gritos
y de saludos violentos. El orco hizo un gesto
con su mano y el silencio reinó el sitio.
—Bien, joven gladiador. Veamos qué sabes
hacer—dijo el orco mientras contemplaba
pensativo aquella espada oxidada que
empuñaba—. He pagado mucho por ti.
Adelante—añadió, lanzando su espada para
que Archaux la cogiera.
Archaux se arrodilló y se adueñó de aquella
arma oxidada. A los pocos segundos se
escuchó abrirse la puerta del mismo pasillo
por donde había entrado a la arena. La figura
de algo parecido a un oso se asomó a la arena.
Aquel ser, un pandaren de pelaje blanco y gris,
y con cicatrices por todo el cuerpo, andaba de
pie y empuñaba un escudo y una espada. No
38

llevaba ningún yelmo, y eso explicaría las
heridas que le marcaban el rostro. Su escudo
era de metal y estaba ornamentado con nueve
grandes pinchos del mismo material. Su
espada, en cambio, parecía medianamente
hecha de piedra ardiente.
Ambos luchadores, ahora gladiadores, se
miraron callados durante unos segundos.
Archaux apretaba con fuerza el mango de su
espada, temiendo más el hecho de apagarse
que el de enfrentarse a ese ser. El pandaren lo
miró fijamente con un semblante tranquilo,
como si estuviera analizando cada tuerca de
su rival. A pesar de los gritos y ánimos del
público, entre ellos dos se hizo el silencio.
Hasta que el pandaren dio una patada al suelo
y levantó una nube de polvo que lo ocultó unos
segundos. Archaux perdió de vista a su rival un
instante y cuando quiso darse cuenta ya era
tarde. El rival le asestó una patada por la
espalda a Archaux, que parecía no entender
qué sucedía, y lo tiró al suelo. Cuando el
elemental levantó la vista vio la espada del
rival apuntando a su yelmo.
39

—¿Qué

demonios

eres?

—preguntó

el

gladiador, de pie y con un tono asqueado. —
No eres más que un monstruo. Muere.
El gladiador asestó un golpe decisivo al
elemental, pero éste detuvo la espada con su
mano metálica agarrándola como si fuera una
mera rama. Archaux empezó a arder, sin
siquiera darse cuenta. Tiró de la espada y se
encontraron ambos luchadores rostro con
rostro.
—¿Te has mirado, bestia? —preguntó
Archaux, soltando ceniza por su yelmo a
medida que hablaba—No somos tan
diferentes ahora mismo—añadió, empujando
para atrás a su rival, dejando distancia entre
los dos.
El silencio se hizo palpable en cualquier rincón
de la arena. El público contemplaba la escena
sin entender nada, y los dos gladiadores
parecían estar tan asustados como dispuestos
a seguir peleando. El pandaren volvió a la
carga con el mismo movimiento, pero Archaux
40

ya no estaba distraído. En cuanto el pandaren
apareció detrás de su espalda dispuesto a
golpear, Archaux movió rápidamente su
mano, como si supiera qué iba a ocurrir, y
agarró a su rival por el cuello.
—¿Pero... cómo? —el pandaren trataba de
zafarse de la firme mano que lo ahogaba—
Vamos, cobra tu victoria y mátame,
monstruo—añadió el pandaren, soltando su
escudo y su espada. Archaux, por su parte, no
emitía sonido alguno. Miraba fijamente al
pandaren a los ojos, ladeando su cabeza para
examinar todas las cicatrices de su rostro.
—No—dijo el elemental, soltando el cuello del
pandaren y girándose. Había dejado de arder
tras el silencio—No lograría nada acabando
con tu vida—añadió, andando hacia la puerta
de acceso a la arena.
—Salvarás tu vida—respondió el pandaren,
tosiendo en el suelo.
—Esto no es vida—dijo Archaux, parándose
para mirar fijamente a su rival—. Ni para los

41

mortales ni para los elem...—añadió,
apagándose sin llegar a terminar su frase.
El pandaren recogió su escudo y su espada y
se dirigió al orco que mandaba en la arena.
Ambos se miraron, cada uno esperando algo
del otro. El pandaren esperaba que el orco
mandara terminar el combate, puesto que
todos habían visto el estado en el que se
encontraba el elemental; el orco, por su parte,
esperaba que el pandaren siguiera peleando.
—¿Ahora qué, líder? —preguntó el pandaren,
clavando su espada en la arena.
—Mátalo. Ya conoces las normas, y no es la
primera vez que combates, monstruo—
respondió el orco, señalando con firmeza el
cuerpo apagado de Archaux.
—Para ti todos somos monstruos—murmuró
el pandaren—. Como quieras, líder—
respondió, dirigiéndose al cuerpo de Archaux,
que se encontraba medianamente frío y de pie
con la cabeza agachada.
El pandaren preparó su espada y su escudo,
por si el elemental reaccionaba nuevamente, y
42

se acercó lentamente a él. Con su espada
movió el yelmo del elemental suavemente,
cosa que provocó que del yelmo del elemental
cayera un puñado de ceniza al suelo.
—Dijeron que eras incapaz de sufrir—
murmuró el pandaren al ver mezclarse las
cenizas con la arena del suelo. Acto seguido el
pandaren bajó el arma y el escudo y
desapareció en la entrada de la arena.
Los gritos y abucheos llenaron la arena.
Algunos espectadores lanzaban piedras, e
incluso cuchillos, al cuerpo enfriado del
elemental.
—¡Silencio! —gritó el gran orco que reinaba la
Arena—¡Encerrad a esos dos monstruos
juntos!

43

1.8 Simbiosis
Archaux no podía evitar sentir la mirada del
pandaren clavándose en él. Se encontraban
ambos encerrados en la misma celda, esta vez
sin cadenas, sentados el uno alejado del otro.
El orco que dirigía la arena había mandado
encerrarlos para que se mataran el uno al otro
a espaldas de los guardias, puesto que había
visto cómo Archaux no suponía ningún peligro
en comparación con las incontables muestras
de valor y fuerza que el pandaren había
ofrecido a su público anteriormente.
—Deja de mirarme—espetó el elemental.
—Nos ejecutarán a los dos si salimos ambos
vivos de esta celda—respondió el pandaren,
sin apartar su mirada del elemental—. No
sería la primera vez que Orogmor lo planea
así—añadió, viendo cómo parecía haber
llamado la atención de Archaux.
—¿Orogmor? —preguntó el elemental,
levantándose lentamente.
44

—Orogmor el Impío, rey de la Arena. Levantó
este sitio con la sangre de esclavos, inocentes
y exiliados de las guerras entre pueblos. Lleva
años al cargo de este sitio, obligando a pelear
a sus esclavos contra los de su raza, familia o
clan—el pandaren parecía conmoverse ante
sus propias palabras—. No es la primera vez
que explico esto a un compañero de celda. Y
me temo que puede no ser la última.
Archaux no tenía más preguntas que hacer.
Sabía perfectamente lo que el pandaren quería
decir con que "no sería la última vez que lo
contaba", pero no le temía. Miró su espada
oxidada y luego el reluciente escudo del
pandaren.
—¿De dónde has sacado esas armas? —
preguntó, señalando el escudo.
—Orogmor deja que los gladiadores se
queden con el botín de su rival al ganar un
combate, pero también es cierto que, cada cien
combates ganados, te concede cualquier cosa
que tú le pidas. Cualquier cosa menos la
libertad—dijo el pandaren, levantando
45

ligeramente su escudo y contemplándolo con
una mirada que detonaba pena y orgullo—.
Aunque con tu primera victoria también te
dará lo que tú le pidas. Esas son las normas de
la Arena.
—Entiendo, ¿y cada cuánto se pelea en este
siti...? —Archaux no llegó a terminar la
pregunta, puesto que alguien abrió de golpe la
puerta de su celda. Un guardia armado había
aparecido para interrumpir su descanso.
—¡Vamos! —exclamó el guardia—¡Dejad de
vaguear, os toca salir!
Ambos gladiadores salieron a la arena con sus
respectivas armas, dispuestos a pelear entre
ellos nuevamente. Pero, para su sorpresa, no
era exactamente lo que esperaban. Orogmor,
el líder de la Arena, se asomó para hablarles.
—Bien, luchadores, os hemos visto pelear—
dijo el orco, arrodillándose para hablarles
ligeramente más de cerca, como quien
contempla los insectos del suelo—. Sin
embargo, las celdas son escasas y los
luchadores numerosos. Así que, sin más
46

dilación, ¡que empiece la purga! —en ese
momento las gradas del recinto se llenaron de
gritos que repetían las últimas palabras del
gran orco.
—¿Purga? —preguntó Archaux, girándose
para que el pandaren le diera una explicación.
—Más te vale no apagarte esta vez—
respondió el pandaren, mirando amenazante
la entrada de la arena mientras gruñía
mostrando sus dientes—. No estamos solos.
A los pocos segundos empezaron a entrar
rápidamente otros gladiadores de diferentes
razas, así como bestias y algún que otro
murloc. Todos se miraban desafiantes,
desconfiando unos de otros. Archaux y el
pandaren, en cambio, se juntaron lentamente
empuñando sus armas, cubriéndose la espalda
el uno al otro.
—Moriremos aquí—dijo para sí mismo el
pandaren.
—Hoy no—respondió el elemental, que lo
había escuchado.
47

Orogmor guardó silencio unos segundos, alzó
su espada lentamente y la mantuvo en el aire
unos segundos. Contempló a todos los
guerreros y ladeó la cabeza, extrañado, al ver
al pandaren cubriendo al elemental. Cuando
todos los guerreros parecían estar al límite de
la tensión, lanzó su espada a la arena para dar
inicio al combate.
—¡Que empiece la purga!

48

1.9 Orgullo
En cuanto la espada cayó al suelo,
acompañada del grito de Orogmor, todos los
combatientes empezaron a aniquilarse los
unos a los otros. La sangre cubría el suelo y el
ruido de los metales chocando empapaba el
aire. Archaux y el pandaren seguían
protegiéndose como podían. El elemental
había cogido una espada de dos manos que
otro gladiador había soltado al morir,
mientras que su aliado pandaren se protegía
constantemente con su escudo y mataba
rápidamente a sus adversarios a golpe de
espada. La pelea fue corta para los
espectadores y eterna para los combatientes.
Los pocos gladiadores restantes tenían el
cuerpo empapado en sangre suya y de otros.
El pandaren, que hasta ahora había cubierto la
espalda de Archaux debidamente, respiraba
con dificultad y escupía sangre por la boca.

49


Documentos relacionados


Documento PDF arenadelzennrok
Documento PDF ms192 195 la rioja 51
Documento PDF shofetim
Documento PDF mundo nexo 1
Documento PDF amos
Documento PDF guia tanques


Palabras claves relacionadas