296647910-177226483-154264611-Manual-de-Enfermeria-Quirurgica-Rinconmedico-Net.pdf


Vista previa del archivo PDF 296647910-177226483-154264611-manual-de-enfermeria-quirurgica-rinconmedico-net.pdf - Página 1/250
0.
MANUAL DE
ENFERMERÍA

QUIRURGIC A
Silvia Rosalía Rincón Sánchez
Martha García Flores

.M •

Lic. Enf. Silvia Rosalía Rincón Sánchez
Licenciatura en Enfermería por la Universidad Autónoma de Morelos.
Subjefe del Departamento de Gestión de Educación y Capacitación
en Enfermería, Hospital General de México O.D.
Profesora del Curso Postécnico de Enfermería Quirúrgica, HGM-IPN.
Asesora de la asignatura de Docencia en Enfermería ENEO-UNAM;
Sistema de Universidad Abierta.

Mtra. Martha García Flores
Maestría en Administración de Hospitales y Salud Pública.
Licenciatura en Enfermería por la Universidad Autónoma de Morelos.
Subdirectora del Hospital General de México.
Auditor interno para el Proceso de certifi cación
de Establecimientos de servicios de salud.
Integrante del Subcomité técnico de enfermería de la Comisión
Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud
y Hospitales de Alta Especialidad.
Secretaria del Comité Hospitalario de Emergencias y Desastres.
Plan acción para certificar el Programa Hospital Seguro.
Presidenta del subcomité de enfermería del Comité Nacional
para la Atención del Envejecimiento de la Secretaría de Salud
y la Red Mexicana para la Atención al Envejecimiento.
Coordinadora de Enfermería de la Asociación Mexicana de Hospitales.

Esta obra es parte de la Biblioteca del Hospital General de México

MÉXICO • BOGOTÁ • BUENOS AIRES • CARACAS • GUATEMALA
MADRID • NUEVA YORK • SAN JUAN • SANTIAGO • SAO PAULO
AUCKLAND • LONDRES • MILÁN • MONTREAL • NUEVA DELHI
SAN FRANCISCO • SIDNEY • SINGAPUR • ST. LOUIS • TORONTO

Director editorial: Javier de León Fraga
Editor de desarrollo: Manuel Bernal Pérez
Corrección de estilo: Alfonso Monroy Pérez
Supervisora de producción: Ángela Salas Cañada
Composición y formación: Griselda González Bastida
NOTA
La medicina es una ciencia en constante desarrollo. Conforme surjan nuevos conocimientos, se requerirán
cambios de la terapéutica. El (los) autor(es) y los editores se han esforzado para que los cuadros de dosi cación medicamentosa sean precisos y acordes con lo establecido en la fecha de publicación. Sin embargo,
ante los posibles errores humanos y cambios en la medicina, ni los editores ni cualquier otra persona que
haya participado en la preparación de la obra garantizan que la información contenida en ella sea precisa
o completa, tampoco son responsables de errores u omisiones, ni de los resultados que con dicha información se obtengan. Convendría recurrir a otras fuentes de datos, por ejemplo, y de manera particular,
habrá que consultar la hoja informativa que se adjunta con cada medicamento, para tener certeza de que
la información de esta obra es precisa y no se han introducido cambios en la dosis recomendada o en las
contraindicaciones para su administración. Esto es de particular importancia con respecto a fármacos nuevos o de uso no frecuente. También deberá consultarse a los laboratorios para recabar información sobre
los valores normales.

MANUAL DE ENFERMERÍA QUIRÚRGICA
Prohibida la reproducción total o parcial de esta obra,
por cualquier medio, sin autorización escrita del editor.
DERECHOS RESERVADOS © 2012, respecto a la primera edición por
HOSPITAL GENERAL DE MÉXICO

Editado, impreso y publicado, con autorización del Hospital General de México.

Editado por McGRAW-HILL INTERAMERICANA EDITORES, S.A. de C.V.
A subsidiary of e McGraw-Hill Companies, Inc.
Prolongación Paseo de la Reforma 1015, Torre A, Piso 17, Col. Desarrollo Santa Fe,
Delegación Álvaro Obregón
C.P. 01376, México, D.F.
Miembro de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana Reg. No. 736
ISBN: 978-607-15-0625-2
1234567890
Impreso en México

119876543210
Printed in Mexico

Contenido
Prólogo

vii

Prefacio

ix

Capítulo 1. Generalidades

1

Capítulo 2. Central de equipos y esterilización (CEYE)

15

Capítulo 3. Aparatos electromédicos

31

Capítulo 4. Clasificación de heridas

47

Capítulo 5. Clasificación de las cirugías

59

Capítulo 6. Lavado de manos

73

Capítulo 7. Preparación de la región a operar

83

Capítulo 8. Posiciones quirúrgicas más frecuentes

97

Capítulo 9. Procedimientos especiales en la sala quirúrgica

113

Capítulo 10. Tiempos quirúrgicos fundamentales

125

Capítulo 11. Colocación y manejo de mesas auxiliares

137

Capítulo 12. Ropa quirúrgica

153

Capítulo 13. Funciones de la enfermera circulante

171

Capítulo 14. Funciones de la enfermera instrumentista

189

Capítulo 15. Instrumental quirúrgico

203

Índice alfabético

227

v

Prólogo
Tradicionalmente, el Hospital General de México ha sido una institución
dedicada a la docencia no sólo en el rubro médico, sino en muchos otros
más, especialmente en el de enfermería. Los más de 100 años que nos
preceden desde su inauguración han ido fortaleciendo estos preceptos
hacia la docencia, en donde el conocimiento ha incrementado contundentemente los acervos de textos, revistas y bibliotecas, a tal grado que
resulta fácil perderse entre tanta información, por lo que hoy en día, ésta
debe ser cuidadosamente seleccionada y simplifi cada para darle una aplicación útil e inmediata en la asistencia de nuestros enfermos; el puro
acto de sintetizar tal cantidad de publicaciones, hacerlas entendibles
para quien las ocupará en su diaria labor y, además, hacerlo en espacios
breves y restringidos, sin duda se traduce verdaderamente en una labor
titánica.
El Manual de enfermería quirúrgica está basado en la experiencia
del cotidiano actuar de la enfermera quirúrgica de nuestra institución,
con y para los pacientes que se han decidido por nuestro hospital para
la atención de sus “padeceres”, siempre al cobijo de los principios científicos universalmente aceptados y con el rigor ético que nos caracteriza.
Asimismo, pretende proporcionar referencias reales y oportunas a las
enfermeras, que les permitan planear, priorizar y evaluar sus acciones
dentro del área quirúrgica. Los 15 capítulos que lo forman van desde
temas con miras panorámicas, hasta otros con acercamientos específi cos, todos útiles y de aplicación diaria en su día a día en el cada vez
más complejo mundo de los quirófanos. Este esfuerzo editorial inicia
describiendo el área f ísica del quirófano y su funcionalidad, pasando por
la central de equipos y esterilización, manejo de aparatos electromédicos en el quirófano, para después abordar temas de relevante actualidad
como el de clasifi cación de heridas y de cirugías. Posteriormente se enfoca al abordaje del paciente en el quirófano mismo, incluyendo capítulos
que versan sobre el lavado de manos, preparación de la región a operar,
posiciones quirúrgicas más frecuentes y procedimientos especiales en el
área quirúrgica, enfatizando los tiempos quirúrgicos fundamentales, la
colocación y manejo de mesas, así como lo referente a la ropa quirúrgica.

vii

viii

|

Prólogo

Finalmente describe las funciones de la enfermera circulante y las de la
instrumentista, para terminar con un capítulo sobre instrumental.
A todas luces, la estructuración del presente Manual de enfermería
quirúrgica, literalmente viaja por todos los aspectos reales a considerar
en tan pragmática orientación y, sin lugar a dudas, ocupará un prestigioso lugar entre la bibliografía existente del tema. Hoy ve la luz en su
primera edición que, dado el profesionalismo, nivel académico y dedicación de las autoras, se perfi la para ediciones futuras como un verdadero
referente para la enfermera que consagra su labor al interior de los quirófanos.
No queda más que agradecer la distinción de la que he sido objeto
al permitirme escribir las presentes palabras de otra obra científi ca que
hace crecer el acervo editorial del Hospital General de México, que a
la vanguardia en el cuidado de la vida, hoy en día es el General de los
Hospitales.
Dr. Francisco P. Navarro Reynoso
Director General
Hospital General de México

Prefacio
La principal intención del Manual de enfermería quirúrgica es entregar,
de una manera breve y sencilla, las técnicas y procedimientos básicos
que toda enfermera que incursiona en el área debe conocer. También
está dirigido especialmente a los estudiantes de nivel básico y de formación específi ca en esta fascinante, compleja y al mismo tiempo impactante área. Los 15 capítulos que contiene conforman una guía básica
para planear, priorizar y evaluar las actividades dentro del quirófano.
Este texto contiene información fundamental que parte desde la
conformación del área física y las condiciones óptimas de funcionamiento, hasta el equipamiento, etc. Asimismo, dedica un capítulo para
describir las funciones de la enfermera circulante e instrumentista en los
procedimientos especiales, como lo es el tiempo séptico y la sala contaminada que, si bien es cierto a la fecha no se ha determinado la magnitud
y alcance que tienen en la prevención de las infecciones, en esta obra
se pone a consideración del lector, ya que es una práctica de verdadera
cotidianeidad en instituciones de salud; se trata de medidas dirigidas a
impedir la llegada de microorganismos patógenos al medio aséptico, es
decir, orientadas a prevenir la contaminación microbiológica.
Es una obra construida esencialmente desde el punto de vista docente, asistencial y técnico, dada la experiencia de más de 50 años en
la formación de recursos humanos de enfermería en esta especialidad.
También está de manifi esto la visión directiva, en virtud de la amplia y
excelsa práctica de este hospital de alta especialidad, a este respecto.
Estamos convencidas de que será de gran apoyo para quien lo consulte, sobre todo para el personal que por primera vez se incorpora a
las áreas quirúrgicas. No se presenta un análisis exhaustivo de todos los
temas relacionados, pues es una obra concebida para abordar temas básicos o elementales; por ello, si se desea profundizar en el tema, la información vertida en este texto indudablemente debe complementarse con
la lectura de bibliograf ía complementaria.
Es muy importante para las autoras referir que este Manual de enfermería quirúrgica es el resultado de una cohesión de voluntades orientadas con fines meramente académicos, de una institución centenaria, la
cual se ha caracterizado siempre por su probada vocación por la enseix

x

|

Prefacio

ñanza, a donde acuden enfermeras no sólo de toda la República Mexicana, sino también de algunos países de América Latina, para recibir
formación específi ca en el área quirúrgica.
Se ha escrito para responder a la necesidad pujante que prevalece
entre el personal de enfermería del Hospital General de México de continuar transmitiendo las experiencias y evidencias al respecto del trabajo
que se realiza en las áreas quirúrgicas, de tal forma que estas técnicas y
procedimientos permanezcan y se repliquen, con lo cual se continuará
ofreciendo cuidados centrados en las necesidades propias de los pacientes candidatos a cirugía, además de otorgar una atención individualizada
con calidad y calidez y, ante todo, una cirugía segura y libre de riesgos.
Con todo ello se da respuesta a la confi anza que pacientes y autoridades
depositan no sólo en las enfermeras(os), sino también en todo el personal que conforma el equipo quirúrgico.
Es preciso enfatizar que escribir representa una responsabilidad histórica y social para con la población y con la misma profesión, por lo que
sabemos que no es una empresa fácil; sin embargo, con ello favorecemos
que nuestra institución dé continuidad a su labor como hospital-escuela.
Por último, las autoras expresamos un merecido agradecimiento a
las autoridades y demás personal que, de manera directa o indirecta,
apoyaron con entusiasmo la elaboración de este texto que hoy tiene usted en sus manos y que esperamos sea el inicio de todos los que el personal del Hospital General de México —“El General de los Hospitales”,
como bien suele referirlo el doctor Francisco Navarro Reynoso, actual
director de esta institución— debe y merece escribir. A todos, muchas
gracias.
Silvia R. Rincón Sánchez
Martha García Flores
México, D.F.

1

Capítul o

Generalidades

Aspectos legales
Enfermería es el cuidado que se otorga a las personas en las diferentes etapas de salud o enfermedad. Estos cuidados se realizan en común
con otras profesiones y también de manera autónoma. En general, la
enfermera tiene la responsabilidad de encaminar sus esfuerzos hacia el
fomento de entornos seguros no sólo para el paciente, sino también para
la práctica profesional.
Desde el punto de vista legal, la enfermera de quirófano está obligada a brindar cuidado oportuno y razonable, por lo que es importante
que para ejercer su profesión conozca las normas y reglas de los cuidados que proporciona, desarrollando una práctica documentada que le
permita optimizar su desempeño con los pacientes que requieren de su
servicio. Asimismo, dichos documentos servirán de apoyo para continuar con la investigación que redunde en una mejora de los cuidados
que proporciona, defi nir la conducta que debe seguir respecto al tratamiento de cada paciente y tener una participación más activa en las
políticas de salud.
La práctica profesional de la enfermería, en cualquiera de sus especialidades, está regida principalmente por la legislación de cada estado o
nación, cuyos códigos y reglamentos especifi can los deberes, responsabilidades y derechos de esta actividad.
Mediante el establecimiento de un contrato de trabajo público o
privado, el personal de enfermería otorga cuidados a las personas que
lo requieren a cambio de un salario y prestaciones por parte del patrón.
Esta relación de trabajo incluye deberes, derechos y obligaciones que es
preciso cumplir para evitar enfrentar procesos legales administrativos,
civiles o penales.
1

2

|

Manual de enfermería quirúrgica

Por lo anterior, la enfermera quirúrgica está obligada a:
• Proporcionar cuidados de manera efi
ciente y efi caz.
• Otorgar cuidados con base en las normas legales establecidas en
cada jurisdicción.
• Salvaguardar en todo momento la individualidad e integridad del
paciente.

Mala práctica
Conducta que supone una acción negligente o alguna omisión por parte
de un profesional de la salud, que se traduce en un daño o lesión al usuario y/o paciente.
Cabe recordar que la norma de cuidado que debe aplicarse en caso
de mala práctica es la que existía en el momento en que se produjo el
daño, ya que resulta inadecuado aplicar normas actuales a accidentes
que se produjeron tiempo atrás.
Por lo anterior, es importante que la enfermera quirúrgica esté familiarizada con las innovaciones en materia de legislación de la profesión,
los cambios en las políticas institucionales, así como contar con el conocimiento de las técnicas y procedimientos más efectivos mediante una
constante actualización.
Es primordial hacer hincapié en que cada miembro del equipo quirúrgico es responsable de la manera en que realiza las tareas que le corresponden, por lo que debe estar consciente de las responsabilidades
legales que adquiere con el paciente.
Todo acto producido por descuido se clasifi ca como negligencia, y
aun cuando ésta no constituye una transgresión como tal, el personal de
enfermería debe tener pleno conocimiento de las situaciones en que un
descuido puede poner en peligro al paciente, ya que no sólo se lesiona a
éste sino también al equipo de trabajo y, por tanto, a la institución.

Expediente clínico
La enfermera de quirófano tiene entre otras obligaciones la de aplicar las
mejores estrategias a fi n de asegurar el cumplimiento en tiempo y forma
de las normas administrativas respectivas para que un paciente pueda
ser sometido a procedimiento quirúrgico.

Capítulo 1

|

Generalidades

3

El expediente clínico es un documento médico de carácter legal,
pues contiene toda la información básica para la toma de decisiones con
respecto al tratamiento del paciente. Asimismo, es la base para aceptar
o negar la mala práctica o negligencia en caso de que se presenten demandas legales.
En vista de lo anterior, es primordial que la enfermera de quirófano revise de manera escrupulosa el contenido del mismo, con apego al
orden que dicta la norma ofi cial (NOM-168-SSA1-1998) del expediente
clínico con base en la jurisdicción que corresponda. El objetivo de dicha
norma es el establecimiento de los criterios de orden científi
co, tecnológico y administrativo obligatorios en la elaboración, integración, uso
y archivo del expediente clínico. En el expediente también deberán integrarse todas las notas de enfermería generadas durante el tratamiento
del paciente.

Hoja de enfermería
La hoja de enfermería, consistente en las notas preoperatorias, transoperatorias y posoperatorias, es un importante registro que permite una
comunicación efectiva entre el personal de salud mediante la información que, hora tras hora, desde el ingreso hasta el egreso del paciente,
se vierte en este documento. Permite confrontar las órdenes médicas y
los planes de cuidados de enfermería; contiene diversos elementos que
constituyen la base para el cuidado durante el periodo operatorio, con
lo que puede garantizarse la continuidad y calidad del mismo. En dicho
documento se registran también los hechos y actos relativos a la atención prestada al paciente.
Además, la enfermera asienta en esta hoja las observaciones relativas a la valoración, el diagnóstico, la intervención, la evaluación y la
respuesta del paciente.
El personal de enfermería nunca debe olvidar la responsabilidad ética y legal que se genera, al hacer estas anotaciones, de respetar la individualidad de los pacientes, así como protegerlos de prácticas ilegales o
deshonestas, por lo que debe considerar detenidamente las consecuencias positivas o negativas que genera el registro de esta información.
Cada institución tiene sus propias normas y reglamentos para la elaboración de la documentación que se genera antes, durante y después
de la atención de un paciente. Sin embargo, en cualquier caso dichos
registros deben cumplir con las siguientes características:

4

|

Manual de enfermería quirúrgica

• Letra clara y legible.
• Notas precisas y entendibles.
• Guardar un orden cronológico (fecha y hora).
• Hacer anotaciones objetivas, evitando describir juicios de valor.
• En caso de accidentes o incidentes, anotarlos de manera inmediata.
• Evitar tachaduras o enmendaduras.
• En caso de una nota elaborada fuera de orden cronológico, ésta deberá quedar registrada al fi nal con una leyenda de “nota posterior”.
• Utilizar abreviaturas generalmente aceptadas.
• No dejar líneas o espacios en blanco.
• Nombre y fi rma de la enfermera responsable.
• El color de tinta deberá corresponder al turno (matutino, azul; vespertino, verde; nocturno, rojo).

Consentimiento informado
Es un documento de carácter legal en el que se especifi can los riesgos
que puede enfrentar un paciente al ingresar a una institución de atención
médica. El personal de salud involucrado en el seguimiento del paciente
está obligado a obtener este consentimiento de manera voluntaria.
Para que dicho consentimiento sea considerado como válido debe
estar firmado por el propio paciente o por un familiar legalmente autorizado. Es importante proporcionar toda la información acerca de los
riesgos, benefi cios, alternativas y consecuencias del tratamiento.
Las autorizaciones de los pacientes de someterse a determinados
procedimientos (ya sean diagnósticos, curativos, de rehabilitación o de
cualquier otro tipo) deben solicitarse antes de llevarlos a cabo, en el entendido de que si se consiente el procedimiento con los riesgos que éstos
implican, no disculpa al responsable en caso de daños, toda vez que se
encuentre que actuó con negligencia, precipitación, impericia, dolo o
mala práctica. Estos consentimientos están establecidos en la Norma
Ofi cial Mexicana NOM-168-SSA1 para el manejo del expediente. Entre
otros fi guran:
• Ingreso hospitalario.
• Intervención quirúrgica.
• Amputación, mutilación o extirpación orgánica.
• Empleo de anestesia general.
• Medios invasivos.

Capítulo 1

|

Generalidades

• Métodos definitivos de planifi cación familiar.
• Disposición de órganos y tejidos.
• Todo acto que represente riesgo alto.
En la mayoría de los hospitales, es el personal de enfermería el que se
encarga de verifi car que estos formatos estén debidamente requisitados.
En caso de que no se encuentren estos documentos en el expediente, la
enfermera estará obligada a dar aviso para que se proceda a suspender el
procedimiento hasta recabar esta documentación, con lo que se evitará
que el personal y/o la propia institución enfrenten un confl icto legal.
El principal objetivo del consentimiento informado es deslindar responsabilidades, y debe obtenerse independientemente de la magnitud
del procedimiento quirúrgico al que será sometido el paciente.
No debe contener terminología médica o abreviaturas, y debe ser
claro y entendible para una persona que no pertenezca al equipo de profesionales dedicados al cuidado de la salud. Lo anterior ayudará a disminuir los riesgos a que está expuesta la profesión y, lo más importante, el
paciente podrá recibir una atención de calidad con apego a las normas y
procedimientos que establece la legislación vigente.

Recomendaciones
En ocasiones, y debido a su naturaleza, las cirugías se practican de manera urgente, y aun cuando éstas son programadas, los pacientes ingresan al hospital portando objetos de valor como anillos, pulseras, lentes
o collares.
Al respecto, se recomienda hacer un registro por escrito de estos
elementos, referir el lugar donde se resguardan y/o el nombre de la persona a quien se le entregan para custodia. Esto evitará que el personal
encargado de la recepción del paciente tenga problemas legales.
De igual manera, es fundamental el manejo, conservación e identifi cación de las piezas o muestras durante el periodo transoperatorio,
pues una manipulación incorrecta de éstas puede provocar diagnósticos equivocados, o atribuir éstos al paciente que no corresponde, lo que
traerá consecuencias de orden legal.
Finalmente, es importante hacer hincapié en la relevancia de hacer
una correcta identifi cación del paciente al ingresar a la sala de operaciones y justo antes de iniciar la cirugía, con lo que se evitará cualquier
error que pudiera acarrear consecuencias serias.

5

6

|

Manual de enfermería quirúrgica

Área física del quirófano
Descripción
A continuación se describen los principios básicos de un área quirúrgica. Es importante referir que existen muchos y muy variados estilos y
formas; sin embargo, por lo que respecta al común denominador de la
construcción, el diseño o esquema del quirófano debe enfocarse básicamente a establecer barreras o fi ltros para los posibles contaminantes del
medio, tales como materiales, equipos, aire e incluso personas, que también son fuentes potenciales de contaminación. Asimismo, debe establecerse una barrera entre las áreas contaminadas o sépticas y las asépticas.
La unidad quirúrgica es una instalación especialmente acondicionada dentro del hospital, así como un sitio ex profeso para practicar intervenciones quirúrgicas. Dicha unidad requiere de un diseño arquitectónico y f ísico exclusivo debido a que debe contar con zonas específi
cas y
restringidas para las actividades preoperatorias, transoperatorias y posoperatorias (fi gura 1-1). Está provista de material y equipo complejo, y
en ella circulan de manera constante médicos, enfermeras y en general

Figura 1-1. Ejemplo de unidad quirúrgica.

Capítulo 1

|

Generalidades

7

todo el equipo humano y el material necesario para la atención de los enfermos. Ahí se emplean técnicas y procedimientos específi
cos que evitan
o previenen al máximo la entrada de toda clase de bacterias y microorganismos a las instalaciones.
Para su buen funcionamiento, el quirófano debe estar ubicado en
una zona de fácil acceso y tener colindancia principalmente con el servicio de urgencias y la unidad de cuidados intensivos.
De ser posible debe estar alejado de áreas con tráfi
co pesado de personas, de servicios como consulta externa y en general de cualquier área
donde haya pacientes infectocontagiosos.
Es necesario que toda unidad quirúrgica cuente con servicios básicos como radiología e imagen, laboratorio e histopatología, entre otros.
La superfi cie de paredes y pisos debe ser lisa, de material no poroso, para
facilitar su mantenimiento y limpieza.

Objetivo
Asegurar al máximo el aislamiento de la unidad quirúrgica del resto del
hospital para impedir la contaminación y transmisión de infecciones, lo
que permitirá al equipo de salud evitar complicaciones al paciente.
La unidad quirúrgica se divide en tres grandes áreas:
• Área negra.
• Área gris.
• Área blanca.

Área negra
Es propiamente el área de acceso a la unidad quirúrgica; por ella circulan médicos, enfermeras, técnicos, camilleros y en general todo el personal involucrado en la atención del paciente. Se debe circular en esta
área portando bata o uniforme clínico; esta zona estará comunicada con
la zona gris mediante trampa de botas y trampa de camillas. Esta zona
también se designa como área preoperatoria y en ella se revisan las condiciones en que es presentado el paciente y se realiza la mayor parte del
trabajo administrativo.
En este sitio se ubican los sanitarios, las regaderas, los vestidores y
las oficinas administrativas; ahí el equipo quirúrgico cambia el uniforme
clínico (uniforme institucional) por el uniforme quirúrgico.

8

|

Manual de enfermería quirúrgica

Se encuentra delimitado por la llamada zona negra, lugar exclusivo
para la recepción de los pacientes, la cual debe estar provista de camascamilla, bancos de altura, tripiés y una central de enfermeras dotada del
material y equipo necesarios para la atención al paciente en el preoperatorio inmediato.

Zona gris
Como lo indica su color, esta área está sujeta a mayor restricción y también es conocida como zona limpia; es imprescindible transitar en esta
área con uniforme quirúrgico, el cual consiste en un pijama de algodón
que consta de dos piezas, fi lipina con cuello en “V” de manga corta, pantalón amplio y con una abertura lateral, además del cubrepelo (gorro o
turbante), cubreboca y botas desechables.
La enfermera de quirófano nunca debe olvidar que la correcta portación del uniforme contribuye a evitar contaminación o infecciones
cruzadas que pueden poner en peligro la vida del paciente, lo que representa un mayor costo para la institución y para el propio paciente.
Aquí se ubica el área de lavado del instrumental quirúrgico, la central de equipos y esterilización (CEYE) en la que se prepara, esteriliza y
almacena equipo y material necesarios para la cirugía, así como una habitación para anestesia, donde se almacenan medicamentos e insumos.
Cerca de los quirófanos están instaladas tarjas para el lavado quirúrgico de manos, las cuales deben tener una profundidad adecuada para
prevenir salpicaduras y evitar que se humedezca el uniforme. La salida
de agua es por medio de un tubo elevado, de manera que permita mantener los brazos en posición vertical; lo ideal es que las tarjas cuenten con
un sistema electrónico para accionarlas de modo que, una vez iniciado el
lavado, no se tenga contacto alguno con las mismas.
Las instalaciones por lo general cuentan con pasillos laterales por
los que se da acceso a la camilla del paciente; por dichos pasillos también
se traslada instrumental, ropa y material que ha sido utilizado en operaciones, y se consideran contaminados.
Dentro del área gris también se ubica la zona de posoperatorio, en
donde se recibe al paciente inmediatamente después de concluida la cirugía. Este sitio debe estar equipado con camas-camilla, tomas de oxígeno, aspiradores empotrados, tripiés, carro rojo, colchones térmicos, así
como una pequeña central de enfermeras dotada del material y el equipo
necesarios para la atención del paciente en el posoperatorio inmediato.

Descargar



Metadatos


  • Formato: PDF 1.5
  • 3 MB, 250 pages
  • Enviado el 21/09/2016 a las 18:45
  • Privacidad: archivo público
  • Página vista 3132 veces
  • Creado por: Microsoft® Word 2010
  • Resolución: 399 x 606 pts